Está en la página 1de 4

Arquitectura Romana

La arquitectura romana recuerda de inmediato el poder político-militar de la antigua Roma. No es


casualidad. La espacialidad expresada por la arquitectura romana ha sido diseñada específicamente
para esto, y ha sido bien estudiada si, después de siglos, el mensaje resultante sigue siendo el
mismo.

Historia de la arquitectura romana

El acueduto de Segovia.

Los romanos favorecían la arquitectura entre las artes y la actividad del diseñador se consideraba la
más noble, incluso si todas las demás artes se consideraban herramientas de propaganda eficaces
para imponer y luego transmitir la grandeza de Roma. Los orígenes de la ciudad se remontan al 753
a. C. Fecha de la legendaria fundación de Roma.

El 509 a. C. marca la derrota de los etruscos y el establecimiento de la República. En los primeros


siglos, coincidiendo con la edad de los siete reyes, culturalmente Roma había sufrido esencialmente
la influencia de las ciudades etruscas cercanas. En la era de la República, Roma se estableció sobre
Lazio, los etruscos y Magna Graecia, y, en el siglo II a. C. Después de las guerras púnicas, se convirtió
en la potencia más grande del Mediterráneo occidental. Las obras artísticas procedentes de estas
áreas, fueron tomadas como botín de guerra. Esto favoreció ese enriquecimiento progresivo del
repertorio artístico romano, que adoptará las nuevas adquisiciones como patrimonio cultural
propio.
El mercado de Trajano.

A partir del II Siglo Antes de Cristo, los romanos construyeron ciudades, aplicando el sistema
ortogonal de Ippodamo di Mileto, que se convierte en la planta más extendida en las ciudades
conquistadas y refundadas por los romanos como sus colonias. Los ejes principales llamados cardo
y decumano, fueron elegidos para caminos más importantes. Las nuevas ciudades se ubicaban
preferiblemente en áreas bajas y en la intersección de las carreteras principales. Roma también
dividió el territorio en propiedades agrícolas regulares, con la conocida “centuria”. Una subdivisión
que, incluso de forma discontinua, aún sobrevive hoy en día, en la orientación de las divisiones
propietarias.
Primero, los romanos tenían la capacidad de planificar grandes áreas sin perder de vista la visión
general de los territorios en su posesión y, el diseño del territorio, también se convirtió en un
instrumento de gobierno de las poblaciones conquistadas y funcional a las necesidades del vasto
imperio. Las redes de carreteras, puentes y acueductos, todavía muestran hoy en qué nivel de
experiencia los romanos habían llegado para construir obras a escala territorial. También mostraron
un progreso considerable en las técnicas de construcción. A finales del período republicano, el
concepto utilitario de gobierno de la ciudad se unirá al concepto de decoro, y posteriormente los
emperadores con su deseo de dejar un recuerdo imborrable enriquecerán a Roma con edificios
monumentales y soberbios.
Desde el 29 a. C. a los 14 AD Octavio Augusto inaugurará el período del Imperio. El arte estará
inspirado en el clasicismo griego y tendrá propósitos representativos. El período del Imperio verá
un florecimiento de obras públicas, como teatros y templos, en los que se sentirá la influencia
helenística; y es precisamente en el período de máxima floración que se atestiguan las mayores
afinidades del arte romano con los modelos helenísticos. La arquitectura es reconocida como la
forma más adecuada para celebrar el poder de Roma y hacerla visible y comunicable. A lo largo de
los siglos, los emperadores de la casa Julio-Claudio se sucedieron el uno al otro; los de la casa Flavia,
que producirá algunas de las obras más impresionantes de toda la arquitectura romana y las
designadas para su adopción, incluida Adriano.
Con Adriano, la arquitectura romana experimentó un período de evolución en forma y contenido.
Adriano fue un emperador refinado y educado, un gran amante de Grecia; se sabe que las obras
construidas bajo su gobierno expresan el llamado clasicismo adriano precisamente porque quería
afectar la cultura de su tiempo a través del otorgamiento de una impronta clásica. Villa Adriana en
Tivoli ejemplifica todos los componentes de este refinamiento. Está concebido en relación con el
paisaje y los edificios contenidos en él no renuncian a la relación con él.
Fue Adriano quien también reconstruyó el Panteón al fijar la tipología ideal del “templo redondo”.
El clasicismo de Ardriano se extendió en África y Asia Menor, pero perdió su contenido original,
dando como resultado una variedad de soluciones formales que se fusionaron con las corrientes
helenísticas tardías. Más tarde será el tiempo de los emperadores antoninos. De 193 a 235 dC en
cambio tendremos la edad de Severi y en 284 DC Diocleciano dividirá el Imperio en cuatro partes
gobernadas por los tetrarcas. El mundo del arte se abrirá a nuevas contribuciones y los primeros
síntomas de decadencia comenzarán a surgir, incluso en presencia de una intensa actividad
constructiva con gran sentido de los efectos escenográficos. El año 312 d. C. marca el comienzo del
período de Constantino, que otorgará libertad de culto a los cristianos con el edicto de 313. En
Constantino también se debe la transferencia de la capital a Constantinopla.

Características de la arquitectura romana

Dibujo de una arquitectura romana.

Las características de la arquitectura romana son esencialmente el uso de materiales pobres para
la construcción de mampostería que determina la posibilidad de autonomía entre la estructura y la
decoración. Por lo tanto, las columnas o las traiciones, a menudo servían a los romanos para cubrir
una obra arquitectónica en lugar de sostenerla estáticamente. A menudo se utilizará la
superposición de las órdenes, que, además de las ya conocidas como jónicas y corintias, se
incrementará con el orden compuesto típicamente romano, que presentará un capitel corintio con
la nueva adición de volutas jónicas. Los materiales más utilizados fueron travertino, arcilla, pero
también toba. Se colocaron pequeños bloques, que luego se unieron con un mortero de
cemento obtenido de la mezcla de cal, arena y puzolana. Las técnicas utilizadas para las paredes se
basaron en la construcción de las llamadas paredes de saco. Entre los diversos tipos de albañilería,
se distinguieron los siguientes: – el opus caementicium, en el que se arrojaba una mezcla
de mortero y fragmentos de piedra en arcones de madera, para que tomara forma; el opus incertum
y el opus reticulatum. Debido al opus latericium, hecho con ladrillos, tenemos la construcción de
superficies curvas que favorecerán el desarrollo de la bóveda de crucería y la cúpula. La arquitectura
griega había establecido sus arquitecturas en líneas rectas, la romana elige la curva como un
principio compositivo desde la pequeña a la gran escala.
Las generales de la ley de la arquitectura romana es, por lo tanto, son: una línea curva tanto en
planta, donde encontramos exedras, ábsides y redondeos, como en edificios donde destacan arcos,
cúpulas y bóvedas.
El arco romano es un arco redondo. Se deriva de la tradición etrusca, pero encuentra en la
organización compositiva de la arquitectura romana, un uso muy amplio, en la construcción, así
como en obras de servicios públicos, en la arquitectura monumental representativa e incluso de
forma aislada, cuando se convierte en un arco triunfal. Al principio, el arco triunfal consistía en dos
enormes pilares, en los que un arco estaba abierto, con un ático arriba. Luego, el arco triunfal se
cubrirá con referencias clásicas: columnas a los lados de la abertura y el tímpano. En el Arco de
Constantino, los arcos se convertirán en tres, dando lugar a otros dos arcos laterales más pequeños
del central.

Las bóvedas romanas

Las bóvedas representan otro elemento arquitectónico característico de la arquitectura romana. No


son más que el desarrollo de la estructura arqueada para cubrir entornos, incluso los muy grandes.
La bóveda romana es otra estructura que esta vez deriva de la rotación del arco es la cúpula. Tiene
una forma hemisférica y se establece sobre una base circular o poligonal mediante conexiones
apropiadas. Finalmente otro elemento recurrente fue la cuenca. Era un techo hemisférico capaz de
cubrir habitaciones semicirculares, llamado ábside cuando se colocaba en la parte final de un edificio
o exedra si era un entorno semicircular en forma de nicho.

Tipos de arquitectura romana

Las tipologías de la arquitectura romana son los templos romanos, las basílicas, los foros romanos,
los teatros y anfiteatros, los baños termales o termas romanas.