Está en la página 1de 394

Capítulo 1000 Un Cheonsgam de color claro

¿Violarlo? Tratando de reprimir el impulso de vomitar, Sheffield respondió con voz suave:
"¡Bien, adiós!" Si no colgara con Joshua ahora, probablemente terminaría vomitando por
todas partes. Sheffield se dio la vuelta y fingió que acababa de ver a Evelyn. Dijo en un tono
sorprendido, "¡Señorita Huo!" Evitando mostrar cualquier emoción, Evelyn tomó dos copas
de vino de Nadia y le entregó una. "Sr. Tang, ya que ha venido hasta aquí en persona,
debería proponerle un brindis". Nadia se fue en silencio, dejándolos a los dos solos. Mirando
la copa de vino en la mano, Sheffield dijo: "Lo siento, señorita Huo. Últimamente no he
tenido buena salud. Ya no bebo".
"¿Tu salud es realmente mala o me estás avergonzando a propósito?" ella preguntó.
Sheffield miró a los empleados que los miraban desde una pequeña distancia. "Bien. No te
avergonzaré frente al personal". Extendió su mano hacia ella por el vaso. Cuando Evelyn le
entregó el vino, ella se acercó a él más de lo que él esperaba, y rápidamente tomó el
teléfono de su mano. Ella se alejó unos pasos de él mientras él todavía estaba confundido.
Sheffield se quedó boquiabierto. El hombre estaba aturdido, pero luego sonrió impotente.
"La gente está mirando y su comportamiento es muy engañoso". Haciendo caso omiso de
él, trató de desbloquear el teléfono. Tenía un bloqueo de contraseña. "¡Espere!" Sheffield
dijo con prisa culpable. Ella lo miró fríamente. "Señorita Huo, espero que sepa que lo que
está haciendo es una invasión de mi privacidad. Si revisa mis cosas privadas, seré obligado
a llamar a mi abogado y ... ¡Oye! "Él vio cómo ella desbloqueaba su teléfono con facilidad.
Solo si no hubiera tanta gente mirándolos ... Podría haberle quitado fácilmente el teléfono.
Pero estaba indefenso en su situación actual. Había cambiado su teléfono, pero su
contraseña seguía siendo la misma que antes. Después de que Evelyn ingresó la
contraseña anterior, el teléfono fue desbloqueado. Encontró sus registros de llamadas. La
última persona a la que llamó fue Joshua ". , fue Joshua por teléfono con él. ¡No una mujer!
Al devolverle el teléfono, Evelyn se burló, "Sr. Tang, está bien si ya no te gusto. ¿Pero solo
encontraste un hombre para hacerme sentir mal? Quiero decir, si realmente te gustara
Joshua, eso estaría completamente bien. Pero solo estabas tratando de hacerme sentir mal.
Sheffield estaba estupefacto; no se le ocurría nada inteligente que decir. No quería hacerla
sentir mal. Él solo quería enojarla y ponerla celosa. Evelyn levantó su copa y continuó: "Sr.
Tang, ha sido un honor tenerlo aquí con nosotros. Me gustaría proponer un brindis por usted
en nombre del Grupo ZL". Diciendo eso, ella vació su copa de vino. Luego, sin decir una
palabra más, se dio la vuelta y se fue, dejando atrás a Sheffield. Aunque no se habían visto
en dos años, Evelyn conocía bien a Sheffield. Había elegido irse cuando Tracy le sugirió
que Evelyn le propusiera un brindis. Al principio, ella realmente había pensado que él
estaba llamando a otra mujer. Había pensado que él estaba fingiendo cuando escuchó el
rugido de Joshua desde el otro extremo de la línea, a dos metros de distancia. Después de
que ella se fue, Sheffield vació el vino en su copa. Puso el vaso a un lado y salió del
restaurante sin siquiera despedirse de Gillian. En el auto, sosteniendo su cabeza aturdida,
Evelyn le dijo a Felix: "Pídele a Nadia que posponga mi próximo En el auto, sosteniendo su
cabeza aturdida, Evelyn le dijo a Felix: "Pídele a Nadia que posponga mi próxima cita para
mañana por la noche. Quiero volver a la mansión ahora". Ni siquiera podía mantener la
calma después de unas copas de vino. "Está bien, señorita Huo". Cuando llegó a la
mansión, Debbie estaba jugando con Gwyn. Se sorprendió al ver a Evelyn. "¿No dijiste que
llegarías tarde esta noche?" ella preguntó. "Tomé un poco de vino y estoy un poco mareado.
Así que tuve que posponer la cita para cenar". Evelyn caminó hacia Gwyn y la sostuvo en
sus brazos. "¿Estás bien? ¿Cuánto bebiste?" Debbie miró con preocupación la cara
enrojecida de su hija. "No mucho. Solo soy un bebedor ligero. Me sentiré mejor después de
dormir un poco". Besó a su bebé en la mejilla y agregó: "Te llevaré a la cama, Gwyn". La
niña puso sus manos alrededor del cuello de su madre sin decir una palabra. "No creo que
sea una buena idea. Deja que Gwyn duerma conmigo esta noche", sugirió Debbie. Evelyn
estuvo de acuerdo, "Está bien. Me ducharé después de ponerla a dormir". Sostuvo a Gwyn
en sus brazos y caminó hacia las escaleras. Ella no estaba tan borracha; ella estaba de mal
humor. Pero mientras sostenía a Gwyn con fuerza en sus brazos, se sintió mucho mejor.
Debbie la siguió. "Llámame si necesitas algo." "Bueno." Cuando llegaron al segundo piso,
Debbie saludó a la niña y le dijo: "Buenas noches, Gwyn". Gwyn la miró y agitó la mano sin
decir nada. Debbie estaba emocionada por la reacción de su nieta. Ella le lanzó un beso. La
tarde siguiente, tan pronto como Nadia terminó su informe, le dijo a Evelyn: "Anoche
cancelé la cena según sus instrucciones. El Sr. Xie no lo tomó bien. A la tarde siguiente, tan
pronto como Nadia terminó su informe, le dijo a Evelyn: "Anoche cancelé la cena según sus
instrucciones. El Sr. Xie no lo tomó bien. Lo habían estado esperando por casi una hora". El
asistente llamó un poco antes para decir que estaba decepcionado de que se cancelara la
cita ". Evelyn sabía que ella era la culpable. "Reserve una cabina privada en el Orchid
Private Club para cenar esta noche. Hágales saber que la cena es mía y personalmente me
disculparé con el Sr. Xie por cancelar la cita de ayer", dijo. "Sí, señorita Huo". Por la noche,
Evelyn entró en el salón y miró por el armario. No encontró nada que le gustara. Después
de un par de minutos, seleccionó un cheongsam de color claro bordado con orquídeas y se
lo puso. El vestido abrazaba sus curvas y mostraba su elegante figura perfectamente. En
Orchid Private Club Había tres personas en la habitación 669, esperando a Evelyn. Duran
Xie le dijo al hombre a su lado: "Sr. Zhu, no podemos tratar directamente con Carlos Huo,
pero podemos hacer cosas difícil para su hija ". Los dos hombres mostraron una sonrisa
malvada. Maddock Zhu dijo con un resoplido:" Tenemos que halagar a Carlos todo el tiempo
para ganar su favor. Dado que ahora está en un viaje de negocios, podemos tratar con su
hija. Podemos hacerle las cosas difíciles y hacer que pague por lo que su padre nos ha
hecho "." Tienes razón, pero no lo hagas demasiado obvio. De lo contrario, tendremos que
pagar un infierno si Carlos se entera ". Después de pensarlo por un momento, Maddock Zhu
sugirió:" Ella es la anfitriona esta noche, ¿no? Llama al mesero. Ordenemos antes de que
ella llegue. "" ¡Sí! La comida aquí es muy cara. Deberíamos llamar a nuestros amigos y
pedirles que cenen con nosotros también. De esa manera, la cena le costaría una fortuna y
le haremos un favor a nuestros amigos ". Duran Xie sacó su teléfono y comenzó a llamar a
sus amigos. Maddock Zhu sugirió:" Tenemos que llamar a aquellos que son socios del
Grupo ZL, o nuestro plan estará expuesto ".
"Cuando Evelyn llegó a la cabina privada, había más gente esperándola de lo que ella
esperaba. Al entrar, Duran Xie miró su figura vestida de cheongsam. Sus ojos casi se
salieron. Aquellos que lo conocieron por mucho tiempo. sabía lo mucho que le gustaban las
mujeres en cheongsam. En el cheongsam de color claro, Evelyn parecía más atractiva que
cualquier mujer que hubiera visto. Incluso esas modelos jóvenes con las que había salido
no podían sostenerle una vela.
Respira conmigo 1001

Maddock echó un vistazo a Duran y, efectivamente, tenía los ojos fijos en Evelyn. Su belleza hizo
que incluso Maddock entrara en trance, y mucho menos Durán, que amaba a una mujer en un
cheongsam. Evelyn estrechó la mano de Maddock, que estaba más cerca de ella, y luego se volvió
hacia Duran. Ella se disculpó, "Lo siento, Sr. Xie. Fue mi culpa ayer. Estoy aquí para disculparme".
"Está bien, señorita Huo. Es un honor haber estado esperando a una belleza como usted. Por favor,
siéntese", dijo Duran con simulada facilidad. Evelyn fue conducida al asiento de honor. Escuchó en
silencio mientras Nadia le presentaba a los demás. "Señorita Huo, este es nuestro proveedor, Sr. Li.
Y este es el Sr. Zhang ..." La reunión fue un poco inusual, considerando que el contrato aún no se
había resuelto. Pero Maddock y Duran parecían lo suficientemente ansiosos como para que ella
conociera a los proveedores. Ella asintió a los demás como saludo. Después de tomar unos vasos de
licor, Maddock dijo: "Señorita Huo, estamos esperando a otro invitado importante. Él estará aquí
pronto. Sugiero que esperemos para pedirle al servidor que traiga los platos hasta que llegue. Espero

eso está bien contigo ". Evelyn no estaba contenta. ¿Quién era lo suficientemente importante como
para hacerla esperar? Ella dijo en un tono plano:" Por favor, pídale a esta persona que lo haga rápido.
Tengo otra cita para llegar en media hora. "" ¡Oh! Preguntaré su paradero de inmediato. Evelyn echó
una mirada casual al asiento vacío a su derecha. Era para su último invitado. Unos cinco minutos
más tarde, las puertas de la habitación privada se abrieron y entraron Tobias y el camarero.
Sostuvieron las puertas abiertas a ambos lados para el hombre detrás de ellos. Mientras Evelyn
observaba, Sheffield entró, vestida con un traje a cuadros rojo vino. "¡Oh, señor Tang! ¡Estás aquí!
", Exclamó Duran. Todos se pusieron de pie para darle la bienvenida con el mismo entusiasmo con
el que habían recibido a Evelyn." Hola, Duran. Estaba cenando con el Sr. Yan arriba. Me disculpé
porque me invitaste aquí ", respondió Sheffield con una sonrisa. Echó un vistazo alrededor de la
habitación y sus ojos se posaron en la mujer sentada en silencio en el asiento de honor. Por un
momento, se congeló. Pero era normal para ellos. se encontraron en un lugar así porque estaban
en la misma ciudad y ambos en el mismo círculo de negocios. Su mirada se movió hacia su vestido.
"¿Qué lleva puesto? ¿Es un cheongsam?

¿Evelyn lleva un cheongsam? Sheffield finalmente entendió por qué Duran parecía inusualmente
entusiasta. "Por favor tome asiento, Sr. Tang. Lo hemos estado esperando". Como uno de los
hombres más populares y ricos de Y City, había muchos que querían jugar con Sheffield. Y gracias a
su relación con Peterson, Duran pudo obtener el número de teléfono de Sheffield. Sheffield fue
conducida al asiento al lado de Evelyn. Maddock le acercó la silla y dijo: "Le guardamos el mejor
asiento, señor Tang, justo al lado de la bella señorita Huo". Actualmente, la única empresa en Y City
que tenía la fuerza para competir contra ZL Group era Theo Group, pero ZL Group todavía era mucho
más poderoso que Theo Group. Por lo tanto, era natural que los invitados sintieran que Sheffield
tenía el derecho de sentarse al lado de Evelyn Huo. Sheffield tomó asiento y miró a la mujer
silenciosa a su lado. Él sonrió, sus ojos brillaban de afecto. "Señorita Huo, se ve hermosa hoy. Nunca
la había visto en un cheongsam antes". No sabía que a ella le gustaba usarlos en absoluto. Evelyn le
devolvió la sonrisa con gracia y dijo: "Gracias, señor Tang. También se ve guapo". El Sr. Zhang
interrumpió: "Haces una linda pareja". Los otros hicieron eco, elogiándolos a ambos. Después de
brindar por la poderosa pareja, Durán le pidió al camarero que le sirviera los platos. Una vez que
fueron servidos, Evelyn miró a los platos calientes.

No había verdes a la vista. Reconoció algunos de los platos: fauces de pescado con salsa de abulón,
abulón japonés estofado, pata de cocodrilo estofado con trufas blancas, cangrejo real de Alaska al
vapor, carne de estofado estofado, caviar negro y rojo y corvina amarilla grande y salvaje. Incluso
Evelyn, que solía cenar en este restaurante, nunca había pedido tantos platos caros a la vez.
Agarrando el caviar del camarero, Duran colocó un plato frente a Evelyn y dijo: "Señorita Huo, el
caviar superior es un manjar muy raro. ¡Somos muy afortunados de haberlo conseguido hoy!" Había
una parte del caviar para todos. El camarero anunció con orgullo: "Este fino caviar frente a usted es
del cuerpo de un pez remo chino de 60 años. Es increíblemente raro y valioso. Esperamos que lo
disfrute". Sheffield levantó las cejas y dijo casualmente: "La edad es la clave para un buen caviar.
Cuanto más viejo sea el pescado, mejor será el caviar. Y como tenemos la suerte de tener un caviar
tan fino hoy, sugiero que abramos una botella de champán. Nada puede superar la combinación de
un buen champán y caviar. Saca los mejores sabores, como un hombre con la mujer adecuada ".
Evelyn reflexionó

Ella sabía que lo decía en serio de manera erótica. ¿O solo estaba pensando demasiado? Resultó
que ella no era la única que tenía ese sentimiento. Duran sonrió cuando captó el subtexto erótico
de Sheffield. "Tiene toda la razón, señor Tang. Camarero, ¡tráiganos dos de sus mejores botellas de
champán!" "Por supuesto, señor, de inmediato".

Evelyn había tenido caviar antes. Pero esta era la primera vez que escuchaba a alguien asociar caviar
y champán con el sexo. Echó un vistazo a Sheffield solo para descubrir que él también la estaba
mirando. La sonrisa en sus ojos no se desvaneció cuando vio toda su belleza. Ella sacudió la cabeza
ligeramente con una pequeña sonrisa y se levantó de su asiento. "Disculpe, necesito usar el baño".
Sin embargo, solo había dado dos pasos cuando escuchó a Sheffield decir detrás de ella: "Disculpe,
necesito usar el baño también. Señorita Huo, por favor espere. Déjeme acompañarla". '¿Huh?'
Evelyn se dio la vuelta y dijo tan tranquilamente como pudo: "Solo hay un baño en la cabina. ¿Le
gustaría ir primero, Sr. Tang?" "No, usemos el que está afuera. Necesito hablar contigo". Extendió
la mano como un caballero, indicándole que saliera primero. No parecía que aceptara un "no" como
respuesta. Y Evelyn tenía curiosidad por saber de qué quería hablar, así que se fue con él. En el
momento en que Sheffield cerró la puerta detrás de él, el grupo comenzó a cotillear. "¿El Sr. Tang
tiene algo por Evelyn Huo?" "Bueno, tiene sentido que le guste. Ella es hermosa y rica. No creo que
ningún hombre en el mundo pueda resistirse a ella". "Creo que están familiarizados. Cuando el Sr.
Tang entró por primera vez, sus ojos se posaron inmediatamente en la señorita Huo".

los detalles. El licor fue de edición limitada por un grupo de licores, producido hace unos años.
Cuesta más de $ 20, 000
Respira conmigo 1002 solo una coincidencia

¿Por qué trajiste a Sheffield de todos modos? Ahora que está aquí, siento que somos invisibles para
Evelyn", se quejó Maddock a Duran. ¡Sería una mentira si Maddock dijera que no estaba
entusiasmado con Evelyn! Tal como dijo el Sr. Li, ningún hombre podría resistirse a una mujer como
Evelyn. Suspirando derrotado, Duran dijo: "Iba a tratar de hacerme amigo de él. ¿Quién hubiera
imaginado que conocía a Evelyn, y esos dos estaban lo suficientemente cerca como para ir al baño
juntos?" "Por supuesto que se conocen. Ambos son grandes personajes de negocios, y al menos se
verían en eventos de negocios. Theo Group organizó un evento de aniversario hace unos días, y
Peterson Tang se presentaron a Sheffield y Evelyn". " "Oh ya veo." Después de salir de la cabina
privada, Evelyn le entregó su bolso a Nadia y caminó hacia el baño con Sheffield. Cuando doblaron
una esquina, el hombre de repente la agarró de la muñeca y la empujó contra la pared. El rostro de
Sheffield estaba tan cerca del de ella que podía sentir su aliento por su cuenta. Al ver esto, Félix se
apresuró de inmediato. Sheffield le lanzó una mirada fría. Con un brazo apoyado contra la pared,
atrapó Evelyn en sus brazos, evitando que Felix la alcance. Sheffield le dio una mirada al
guardaespaldas, indicándole que debería irse. Había peligro en su mirada. Tayson le había contado
a Felix sobre este tipo, el hombre especial en el corazón de Evelyn, y se llamaba Sheffield Tang.
Tayson también le recordó que no se involucrara a menos que Evelyn se lo pidiera específicamente.
Al recordar esto, Félix dio un paso atrás y mantuvo su distancia de los dos. Evelyn miró a Sheffield y
no dijo una palabra. Pero no estaba dispuesto a devolverle el favor. Puso su mano derecha sobre su
cintura y la apretó. "¿Desde cuándo la CEO del Grupo ZL, Evelyn Huo, se inclinó ante los deseos de
los demás?" Había más que una pizca de ira. Prácticamente estaba gruñendo cada palabra. Evelyn
estaba confundida. "¿De qué estás hablando? ¡Déjame ir!" "¡Deja de fingir! ¡Todos los que conocen
a Duran saben que le gustan las mujeres en un cheongsam! ¿Crees que solo porque soy un novato
no lo sabría?" De repente, la abrazó con más fuerza, la punta de su nariz contra la de ella. Su
respiración estaba entrelazada. El olor del vino que bebieron flotaba alrededor de sus fosas nasales.
Un dolor agudo le atravesó la cintura. Evelyn cerró los ojos y respondió: "Es solo una coincidencia".
Ella realmente no sabía de qué estaba hablando. "¿Qué pasa si te arranco ese cheongsam? ¿Cómo
volverás a la cena?" Él agarró la esquina de su cheongsam con fuerza. ¿Parecía la cena? "Él agarró
la esquina de su cheongsam con fuerza. Parecía que iba a romperlo en cualquier momento. Evelyn
inmediatamente lo agarró de la muñeca y giró la cabeza." Si no quieres que me ponga un
cheongsam, ya no lo usaré ", dijo ella, tratando de hacer que se detuviera. Él miró su cuello rubio.
Si dejaba algunos mordiscos de amor, serían obvios. Pensando en esto, la besó en el cuello. Sus
besos calientes la hicieron temblar. Ella lo empujó y murmuró: "No ..." Estaban en público. Era
vergonzoso y era demasiado tentador. "¿No?" Evelyn podía sentir su respiración en su oído. "¿Pensé
que querías empezar de nuevo conmigo? ¿Cómo podemos volver a estar juntos si sigues diciéndome
que no? "Evelyn se mordió el labio inferior y declaró:" Entonces, tal vez no necesitemos estar juntos
". Había escuchado a los hombres pensar en sus regiones inferiores. Ahora ella lo creyó. Sheffield la
agarró por la barbilla y giró la cabeza hacia atrás, obligándola a mirarlo. "¡No uses un cheongsam de
nuevo! ¡Te hace ver como una puta! "'¿Una puta?' Evelyn estaba totalmente confundida. Todo lo
que hizo fue usar algo que le gustaba. Sí, era un cheongsam, pero ¿qué tenía de malo? "Estás
tratando de ponerlos calientes y molestos con un cheongsam, y luego serán más Es probable que
diga que sí. Ya veo lo que estás haciendo. No lo hagas de nuevo. O les diré exactamente lo que estás
haciendo ".Evelyn en sus brazos, evitando que Felix la alcance. Sheffield le dio una mirada al
guardaespaldas, indicándole que debería irse. Había peligro en su mirada. Tayson le había contado
a Felix sobre este tipo, el hombre especial en el corazón de Evelyn, y se llamaba Sheffield Tang.
Tayson también le recordó que no se involucrara a menos que Evelyn se lo pidiera específicamente.
Al recordar esto, Félix dio un paso atrás y mantuvo su distancia de los dos. Evelyn miró a Sheffield y
no dijo una palabra. Pero no estaba dispuesto a devolverle el favor. Puso su mano derecha sobre su
cintura y la apretó. "¿Desde cuándo la CEO del Grupo ZL, Evelyn Huo, se inclinó ante los deseos de
los demás?" Había más que una pizca de ira. Prácticamente estaba gruñendo cada palabra. Evelyn
estaba confundida. "¿De qué estás hablando? ¡Déjame ir!" "¡Deja de fingir! ¡Todos los que conocen
a Duran saben que le gustan las mujeres en un cheongsam! ¿Crees que solo porque soy un novato
no lo sabría?" De repente, la abrazó con más fuerza, la punta de su nariz contra la de ella. Su
respiración estaba entrelazada. El olor del vino que bebieron flotaba alrededor de sus fosas nasales.
Un dolor agudo le atravesó la cintura. Evelyn cerró los ojos y respondió: "Es solo una coincidencia".
Ella realmente no sabía de qué estaba hablando. "¿Qué pasa si te arranco ese cheongsam? ¿Cómo
volverás a la cena?" Él agarró la esquina de su cheongsam con fuerza. ¿Parecía la cena? "Él agarró
la esquina de su cheongsam con fuerza. Parecía que iba a romperlo en cualquier momento. Evelyn
inmediatamente lo agarró de la muñeca y giró la cabeza." Si no quieres que me ponga un
cheongsam, ya no lo usaré ", dijo ella, tratando de hacer que se detuviera. Él miró su cuello rubio.
Si dejaba algunos mordiscos de amor, serían obvios. Pensando en esto, la besó en el cuello. Sus
besos calientes la hicieron temblar. Ella lo empujó y murmuró: "No ..." Estaban en público. Era
vergonzoso y era demasiado tentador. "¿No?" Evelyn podía sentir su respiración en su oído. "¿Pensé
que querías empezar de nuevo conmigo? ¿Cómo podemos volver a estar juntos si sigues diciéndome
que no? "Evelyn se mordió el labio inferior y declaró:" Entonces, tal vez no necesitemos estar juntos
". Había escuchado a los hombres pensar en sus regiones inferiores. Ahora ella lo creyó. Sheffield la
agarró por la barbilla y giró la cabeza hacia atrás, obligándola a mirarlo. "¡No uses un cheongsam de
nuevo! ¡Te hace ver como una puta! "'¿Una puta?' Evelyn estaba totalmente confundida. Todo lo
que hizo fue usar algo que le gustaba. Sí, era un cheongsam, pero ¿qué tenía de malo? "Estás
tratando de ponerlos calientes y molestos con un cheongsam, y luego serán más Es probable que
diga que sí. Ya veo lo que estás haciendo. No lo hagas de nuevo. O les diré exactamente lo que estás
haciendo ".Evelyn en sus brazos, evitando que Felix la alcance. Sheffield le dio una mirada al
guardaespaldas, indicándole que debería irse. Había peligro en su mirada. Tayson le había contado
a Felix sobre este tipo, el hombre especial en el corazón de Evelyn, y se llamaba Sheffield Tang.
Tayson también le recordó que no se involucrara a menos que Evelyn se lo pidiera específicamente.
Al recordar esto, Félix dio un paso atrás y mantuvo su distancia de los dos. Evelyn miró a Sheffield y
no dijo una palabra. Pero no estaba dispuesto a devolverle el favor. Puso su mano derecha sobre su
cintura y la apretó. "¿Desde cuándo la CEO del Grupo ZL, Evelyn Huo, se inclinó ante los deseos de
los demás?" Había más que una pizca de ira. Prácticamente estaba gruñendo cada palabra. Evelyn
estaba confundida. "¿De qué estás hablando? ¡Déjame ir!" "¡Deja de fingir! ¡Todos los que conocen
a Duran saben que le gustan las mujeres en un cheongsam! ¿Crees que solo porque soy un novato
no lo sabría?" De repente, la abrazó con más fuerza, la punta de su nariz contra la de ella. Su
respiración estaba entrelazada. El olor del vino que bebieron flotaba alrededor de sus fosas nasales.
Un dolor agudo le atravesó la cintura. Evelyn cerró los ojos y respondió: "Es solo una coincidencia".
Ella realmente no sabía de qué estaba hablando. "¿Qué pasa si te arranco ese cheongsam? ¿Cómo
volverás a la cena?" Él agarró la esquina de su cheongsam con fuerza. ¿Parecía la cena? "Él agarró
la esquina de su cheongsam con fuerza. Parecía que iba a romperlo en cualquier momento. Evelyn
inmediatamente lo agarró de la muñeca y giró la cabeza." Si no quieres que me ponga un
cheongsam, ya no lo usaré ", dijo ella, tratando de hacer que se detuviera. Él miró su cuello rubio.
Si dejaba algunos mordiscos de amor, serían obvios. Pensando en esto, la besó en el cuello. Sus
besos calientes la hicieron temblar. Ella lo empujó y murmuró: "No ..." Estaban en público. Era
vergonzoso y era demasiado tentador. "¿No?" Evelyn podía sentir su respiración en su oído. "¿Pensé
que querías empezar de nuevo conmigo? ¿Cómo podemos volver a estar juntos si sigues diciéndome
que no? "Evelyn se mordió el labio inferior y declaró:" Entonces, tal vez no necesitemos estar juntos
". Había escuchado a los hombres pensar en sus regiones inferiores. Ahora ella lo creyó. Sheffield la
agarró por la barbilla y giró la cabeza hacia atrás, obligándola a mirarlo. "¡No uses un cheongsam de
nuevo! ¡Te hace ver como una puta! "'¿Una puta?' Evelyn estaba totalmente confundida. Todo lo
que hizo fue usar algo que le gustaba. Sí, era un cheongsam, pero ¿qué tenía de malo? "Estás
tratando de ponerlos calientes y molestos con un cheongsam, y luego serán más Es probable que
diga que sí. Ya veo lo que estás haciendo. No lo hagas de nuevo. O les diré exactamente lo que estás
haciendo ".Evelyn sintió que era imposible comunicarse con este hombre. "Eres increíble. Déjame
ir". Con el chasquido de su lengua, Sheffield gradualmente movió su mano hacia arriba. Antes de
que ella se diera cuenta, él apretó su agarre. Sssshhhrip! Su cheongsam estaba rasgado. Al momento
siguiente, se quitó rápidamente la chaqueta del traje y se la puso sobre los hombros. Una sonrisa
regodeadora cruzó por su rostro. La besó en la frente como si nada hubiera pasado y dijo: "Vete a
casa y cámbiate". Evelyn quedó sin palabras. Se apoyó contra la pared, rechinando los dientes. Él la
saludó con la mano y silbó mientras regresaba a la cabina privada. Estaba de buen humor. Evelyn
puso su mano detrás de su espalda y sintió la parte rota de su cheongsam. El agujero era lo
suficientemente grande como para evitar que dejara el lugar así. Expuso demasiado de su ropa
interior. Evelyn no pudo evitar preguntarse: "¿Por qué odia tanto mi ropa?" Sheffield había
arruinado dos de sus vestidos, un cheongsam, sin mencionar la ropa casual que había rasgado
cuando estaba tan caliente que no podía parar. Ella respiró hondo y llamó a Félix. "Vuelve a la cabina
y diles esto". Evelyn le susurró algo al oído. "Sí, señorita Huo".

Unos minutos más tarde, Felix entró en la cabina privada. Sheffield estaba a punto de salir de la
habitación. Felix les dijo: "Lo siento, todos. Algo ocurrió, y la señorita Huo dijo que tenía que irse. El
Sr. Tang se hará cargo de la cuenta de esta noche. No se preocupe por eso. Ordene lo que quiera.
Gracias por todo, Sr. Tang. ¡Adiós! " ¿Sheffield está comprando? Duran no esperaba que las cosas
fueran de esta manera. Tenía la intención de pedir artículos tan caros que Evelyn tendría dificultades
para pagar, pero Sheffield terminó siendo víctima de su plan. Él sonrió torpemente y dijo: "Bueno,
señor Tang. Nunca supe que era tan generoso". Sheffield se volvió hacia Felix en estado de shock.
No recordaba haber dicho que se haría cargo de la cuenta. Nunca le dio un mordisco, ¿y él fue el
que pagó? 'Entonces, ¿así es como quieres jugarlo?' Pero Félix ignoró su mirada sorprendida y salió
de la habitación privada después de entregar su mensaje. Cuando Tobias fue al cajero para pagar la
cuenta, Sheffield esperó a un lado usando solo una camisa blanca, su corbata en la mano. Después
de un rato, Tobias se le acercó con el billete en la mano. "Sr. Tang, la factura está más allá del límite
de reembolso financiero de nuestra compañía ..." "¿Cuánto es?" preguntó Sheffield casualmente.
Tobias lo miró. "499, 236", recitó. Sheffield le tendió la mano. "Dejame ver eso." Tobias le dio la
cuenta y pensó: "Evelyn definitivamente se ha vengado con el Sr. Tang esta vez". Así que Duran y
Maddock habían jodido

El proyecto de ley mostraba claramente los detalles. El licor fue de edición limitada por un grupo de
licores, producido hace unos años. Cuesta más de $ 20, 000 por botella. Ordenaron siete de ellos. El
té rojo costaba $ 1, 888 por bote. El champán costaba $ 5, 600 por botella, y compraron tres de
esos. El resto del daño fue por la comida. Algunos de los platos fueron cargados por la persona. El
plato más barato, Alaska King Crab, era de $ 3, 800 por persona, las fauces de pescado con salsa de
abulón $ 5, 800 por persona, caviar negro y caviar rojo $ 8, 000 por persona. Había ocho personas
en la mesa. Habían pedido más de 4 kg de carne de estofado. Cuesta más de $ 4, 000 por kilogramo.
Sin embargo, esos platos ni siquiera eran los más caros. El más caro fueron los abulones enviados
desde Japón por vía aérea esa mañana. Una acción de dos abulones tenía un precio de $ 9, 800.
Habían pedido ocho. La pata de cocodrilo con trufas blancas cuesta $ 99, 000.

Cuando tuvo la oportunidad de hablar, salió corriendo. Evelyn estaba confundida. Ella y Felix se
subieron al elevador.

respira conmigo cap 1003

Sheffield se está volviendo loco. Sheffield le puso casualmente la corbata en el hombro y sacó con
calma una tarjeta negra de su billetera. Le entregó la tarjeta a Tobias y dijo: "Está bien. Tengo esto".
Y Evelyn lo consiguió bien, haciéndolo responsable de la factura. Pero de todos modos le debía por
arruinar su cheongsam. Después de establecerse con el cajero, Tobias le devolvió la tarjeta. "Sr.
Tang, no deje que su padre vea la factura. Se enojará". La comida más cara que Peterson había
pagado alguna vez fue de menos de trescientos mil, pero Sheffield había batido ese récord solo unos
días después de convertirse en el CEO. Afortunadamente, había decidido pagarlo él mismo. De lo
contrario, podría ser llamado ante la junta directiva para dar cuenta del costo. "¡Wow, el viejo es
tacaño! Ha estado ganando dinero toda su vida. Tiene más dinero del que podría gastar, pero aún
así se molesta en una pequeña cantidad como esta. ¿Para qué sirve el dinero si no gasta?" ¡No
puedes llevártelo contigo! Tobias quedó estupefacto por la brusquedad de Sheffield. Pero este
nuevo CEO siempre dijo lo que pensaba. En el estacionamiento, Sheffield se detuvo frente al auto
por un par de segundos. "Regresa a la oficina". Decidió que había tomado una mala decisión cuando
se hizo cargo de Theo Group. Había un río interminable de documentos para tratar todos los días.

Evelyn volvió a la mansión con la chaqueta del traje de Sheffield. Ella no quería atraer ninguna
atención no deseada, particularmente de su madre. Se cambió el vestido en su habitación antes de
ir a la habitación de Debbie. Debbie acababa de hacer que Gwyn se durmiera. Al verla entrar, Debbie
se llevó la mano a los labios y le dijo en silencio que se callara. Evelyn susurró: "Hoy se durmió tan
temprano". Debbie sonrió. "Es una chica muy dulce. Le dije que su abuelo y mamá estaban muy
ocupados hoy, y que la acostaría esta noche. Creo que lo consiguió. Después de bañarse y beber un
poco de leche, se quedó dormida". Evelyn tocó la cabeza de su hija y dijo: "Primero me bañaré y
luego la llevaré a mi habitación". "Déjala dormir aquí. Tu padre está fuera por negocios. Déjala
dormir conmigo. Necesitas tu hermoso sueño". "Bueno." Después de besar a Gwyn en la mejilla,
Evelyn regresó a su habitación. Tres días después, Evelyn volvió a las oficinas de Theo Group, y otra
vez para ver a Sheffield. Ella le envió un mensaje en el camino. "Voy a tu oficina a verte". Luego
agregó: "Con la cena". Estaba segura de que su antigua cuenta de WeChat todavía estaba activa,
porque él no había cambiado su número de teléfono. Eso significaba que podía recibir su mensaje,
si se molestaba en comprobarlo. Aunque nunca lo había llamado antes, había visto su contacto

información en el directorio de la empresa. Cuando ella y Felix se detuvieron en la entrada del


edificio de oficinas de Theo Group, una vez más los detuvo un guardia, el mismo guardia de
seguridad que los detuvo la última vez. La última vez que estuvieron aquí, se encontraron con
Sterling, quien le pidió al guardia de seguridad que los dejara pasar. Hoy, sin embargo, Sterling no
estaba presente, por lo que el guardia de seguridad dudaba en dejarla entrar. "Lo siento, señorita
Huo. Será mejor que llame al Sr. Tang y le pida a su asistente personal que nos llame. no puedo
dejarte entrar así ". Evelyn asintió con la cabeza. Ella entendió que el guardia solo estaba haciendo
su trabajo. Entonces se recostó en su auto y llamó a Sheffield. Sonó por lo que pareció una eternidad.
Quince anillos. Finalmente, Sheffield respondió. "Sheffield Tang. ¿Quién es este?" Él fingió no
reconocer su número. Ignorando su afectación, Evelyn dijo: "Soy yo. Estoy abajo, en la entrada de
su edificio de oficinas". "Oh, ¿quieres verme?" "Si." ¿No le envió ya un mensaje? ¿Por qué seguía
preguntando? Obviamente, él deliberadamente estaba haciendo esto difícil para ella. Sheffield se
detuvo a propósito un momento antes de continuar, "Entonces espera un minuto. Joshua estará
aquí pronto. Le pediré que te acompañe hasta aquí". Evelyn estaba decepcionada al escuchar eso.
Tan pronto como terminó la llamada, Sheffield llamó a Joshua. El era bonito sacudió, y se notaba en
su voz. "¿Oye dónde estás?" "Mi oficina. Acabo de salir del trabajo". "Ven a mi oficina lo antes
posible. Evelyn está esperando en la puerta". "¿Qué? ¿Por qué? ¿Qué está pasando?" Sheffield
explicó: "Evelyn vino a verme. El guardia la detuvo. Le dije que estaría aquí pronto y que podría
llevarla a mi oficina". "¿Por qué involucrarme? ¿Por qué no bajas las escaleras y recoges a tu mujer?
Si estás ocupado, pregúntale a un asistente. O llama a la seguridad y haz que la dejen entrar. ¿Por
qué tengo que hacerlo? ¿Qué pasa? ¿contigo?" Joshua estaba cada vez más estupefacto por el
comportamiento de Sheffield. "Lo hice deliberadamente", admitió Sheffield. "¿Qué hizo? ¿Hacerla
esperar? ¿Por qué?" "Uno, sí, la estoy haciendo esperar. Dos, porque puedo". "Te arrepentirás de
esto. Déjame fuera de eso". Joshua se preguntaba si Sheffield había sido herido tan profundamente
por Evelyn que se había vuelto loco. "Te estoy dando la oportunidad de ser un buen amigo. ¿En serio
me rechazas?" "No veo nada bueno en esto. No voy a venir". Joshua no estaba loco.

Bien bien. Amigo, por favor haz esto por mí ", suplicó Sheffield con una voz suave. No quería hacerle
pasar un mal rato a Evelyn, pero sintió que tenía que hacerlo. Si volvía a estar demasiado rápido, lo
haría parecer desesperado. Y ella no lo amaría tanto si él se viera demasiado patético. Cuando
escuchó esto, Joshua realmente quería patear el trasero de Sheffield. "Entonces, pedirme que te
ayude a engañar a tu novia, ¿verdad? Un día, cuando ella te abandone, no me pidas que te ayude a
recuperarla. "" No te preocupes. Sé lo que estoy haciendo. No llevaré esto demasiado lejos ". Haría
que Evelyn lo amara aún más. Si mantenía su distancia, ella podría comenzar a quererlo más. Al
final, admitiría que lo amaba. Todo lo que él tendría hacer era difícil conseguirlo. Sentada en el
automóvil, Evelyn contempló el rascacielos de Theo Group. Estaba ubicado a menos de 1 kilómetro
de distancia de las oficinas de ZL Group. Sheffield probablemente pudo ver el edificio de ZL Group
desde su oficina. Luego Ella recordó lo duro que Sheffield solía tratar de colarse en su oficina para
verla, y ahora tenía que atravesar el infierno y el agua para verlo. ¡Qué irónico! Sabía muchas
maneras de entrar en las oficinas del Grupo ZL. , por otro lado, solo podía esperar a que Joshua
llegara y la acompañara. Después de mucho tiempo, alguien llamó a la ventana de su auto. No era
otro que Joshua parado allí. Félix abrió la puerta del auto desde afuera Evelyn salió del auto con la
chaqueta del traje de Sheffield en la mano.

Hola Evelyn. Lamento haberte hecho esperar. El tráfico era una pesadilla. "la miró disculpándose"
No, es genial. Acabo de llegar. ¡Vamos! "Evelyn se volvió hacia Félix y le dijo:" Toma el recipiente de
comida "." Sí, señorita Huo ". En su camino hacia la entrada, Joshua preguntó con cautela:" Sheffield
ha estado muy ocupado desde que asumió el cargo de CEO. De hecho, ha estado trabajando duro
durante tanto tiempo, creo que se ha vuelto loco. ¿Qué te parece? "'¿Sheffield está loco?' Evelyn
negó con la cabeza. "No, no he visto eso". "Bueno, ¿qué sé?" Muchos empleados de Theo Group
sabían que Joshua era el mejor amigo de Sheffield. Así que Joshua pudo entrar y salir cuando
quisiera. Ningún guardia de seguridad la detuvo cuando Evelyn entró al edificio con él. Justo cuando
estaban a punto de entrar al elevador, Joshua de repente miró su teléfono celular y dijo: "¡Oh,
mierda! Lo siento Evelyn. Me tengo que ir. Dígale a Sheffield que pasaremos el rato en otro
momento. "Sin darle la oportunidad de hablar, salió corriendo. Evelyn estaba confundida. Ella y Félix
subieron al ascensor y subieron. Cuando llegaron al piso superior, Tobias saludó "Señorita Huo, me
alegro de verte de nuevo" "Hola, Tobías. Estoy aquí para ver Sheffield ".

Al mirar las puertas cerradas de la oficina, Tobias dijo: "Por favor, espere un momento. Le haré saber
al Sr. Tang que está aquí". "Bueno." Al igual que la última vez, Evelyn se quedó allí, esperando
mientras el asistente personal hacía la llamada. Esta vez, no tuvo que esperar mucho. Tan pronto
como Tobias le dijo que Sheffield estaba listo para verla, se abrieron las puertas de su oficina
Capítulo 1004

Evelyn se dio la vuelta, tomó el contenedor de comida de Felix y entró sola en la oficina de
Sheffield. Dentro, Sheffield sostenía a un niño pequeño en sus brazos. Al verla entrar,
caminó hacia ella con el niño en brazos. "Amigo, saluda a tu hermana", le susurró. 'Podrías
usar un poco de práctica. Algún día, ella será tu cuñada. Evelyn los miró a los dos.
'¿Hermana? De Verdad? ¡Tengo treinta y un años y tengo la edad suficiente para ser su
madre! "¿Quien es este?" ella preguntó. El niño miró a Sheffield, luego a ella y llamó:
"Hermana". Evelyn dejó a un lado el recipiente de comida y dejó la chaqueta del traje de
Sheffield en el sofá. "Hola", saludó al bebé. Ella siempre tuvo una actitud distante, pero sus
ojos se suavizaron mientras Evelyn dejó a un lado el recipiente de comida y dejó la
chaqueta del traje de Sheffield en el sofá. "Hola", saludó al bebé. Siempre tuvo una actitud
distante, pero sus ojos se suavizaron cuando tomó la mano del niño entre las suyas. Ella lo
miró a los ojos: le recordaban a Gwyn, que tenía los mismos ojos brillantes. El bebé era tan
lindo que no pudo evitar pellizcarle la cara suavemente. Una sonrisa jugó en los labios de
Sheffield cuando vio esto. "Este es mi hijo", le dijo. "¿Qué?" La sonrisa en el rostro de
Evelyn se desvaneció de inmediato. "¿Quién es la madre?" ella preguntó. "No tengo idea",
se encogió de hombros. "¿No lo sabes?" ella preguntó, su voz fría. "No. Después de dar a
luz a él, me lo envió a través de alguien. Hice una prueba de paternidad. Resulta que él es
realmente mío". Intentando reprimir la amargura y la urgencia de golpearlo en la cara,
Evelyn lo miró con cara de piedra. "¿Ni siquiera sabes con quién te acostaste?" "Me acosté
con muchas mujeres después de nuestra ruptura. Sería imposible reducir a su madre. Es
una pena, y ahora, estoy atrapado con él". Sheffield miró al niño con fingida frustración. Sus
palabras le recordaron a Evelyn lo que Sterling había dicho sobre la obscenidad en la vida
privada de Sheffield. Ella lo miró con incredulidad. ¿Qué significa esto para Gwyn? ¿Es este
niño su medio hermano? Su corazón sangraba. Después de un tiempo, ella recuperó la
compostura. "Traje tu chaqueta de traje, y le pedí a mi cocinera que te preparara algunos
platos. Come mientras todavía estén calientes. Me voy". Evelyn agitó la mano hacia el niño
con una pequeña sonrisa y se volvió para irse. "¡Oye!" Sheffield la llamó. Evelyn hizo una
pausa, pero no miró hacia atrás. "Sabes, cuando estábamos juntos, cocinaba para ti todo el
tiempo. Pero ahora, ¿solo vas a dejar que tu cocinera se ocupe de mí? Evelyn Huo,
¿realmente quieres volver a estar conmigo? No lo hago" No veo mucha sinceridad ". Evelyn
caminó hacia el recipiente de comida y lo agarró. "En realidad, ¡no creo que quiera volver a
estar contigo!" Apretó los dientes y caminó arrogante hacia las puertas. Pero estaba
avergonzada porque las puertas no se abrían. Ella seguía tirando de ellos, pero parecían
estar cerrados. Sheffield colocó suavemente a la bebé en un montón de juguetes y se
acercó a ella, pero no mostró intención de abrirle las puertas. "¿Qué es esto? ¿Ya te estás
rindiendo? Esto no es como tú, señorita Huo". "No soy alguien que me rinda fácilmente,
pero todo esto me ha enfermado del estómago. No quiero estar con un hombre promiscuo.
Tengo muchos hombres fieles para elegir. ¿Por qué debería perder mi tiempo en ¿Un
hombre que ni siquiera sabe quién es la madre de su hijo? Sheffield sonrió y se apoyó en la
puerta. Inclinando su cabeza más cerca de ella, le preguntó juguetonamente: "¿Estás
celoso?" "¿Huh? ¿Celoso?" ella escupió enojada. "El viejo yo podría haberse puesto celoso,
pero eso nunca sucederá ahora. Sr. Tang, por favor abra las puertas". "No lo haré", dijo
Sheffield, sonriendo como un niño mimado Evelyn lo miró con incredulidad. "Joshua tenía
razón. Tienes un problema mental". ¿Ese imbécil está hablando mierda a mis espaldas?
¡Ese hijo de puta! "No escuches a Joshua. Él es el que se está volviendo loco". "¡Abre las
puertas!" exigió. Sheffield se quedó quieta, ignorando su berrinche. Al colocar el recipiente
de comida en el piso, Evelyn preguntó fríamente: "¿Realmente no vas a abrirme las
puertas?" Sheffield sacudió la cabeza. "¡Poo poo!" gritó una vocecilla detrás de ellos.
Sheffield miró al bebé y luego abrió mucho los ojos. "¿Qué? ¿En serio?" '¿Qué tengo que
hacer?' No tenía experiencia ocupándose de todo esto. "Espera ... Poo poo ..." dijo el chico,
levantando los brazos en el aire. '¿Huh? ¿Sostener? ¿Sostenerte mientras cacas? ¡Oh
Dios!' Sheffield corrió hacia el niño y lo miró de arriba abajo con asombro. "Pero no sé cómo
hacerlo". Con un puchero, Nastas dijo: "Poo ... viene ahora ..." "¡Nonononooo! No ahora.
Espera. ¡Yo ... llamaré a Tobias!" Evelyn lo miró atónita e incrédula y le preguntó: "¿Qué
clase de padre eres?" Era tan obvio que nunca había cuidado al niño antes. "¿Por qué
llamas a tu asistente? ¡Lleva al bebé al baño!" "¡Correcto!" Llevó a Nastas al baño y lo sentó
en el inodoro. En el momento en que acomodó al niño, un olor extraño envolvió el lugar.
Con claro disgusto en su rostro, Sheffield miró al pequeño hombre sentado en el inodoro,
haciendo sus negocios en una posición extraña. Él regañó, "¿No podrías esperar un poco
más? ¿Tuviste que hacerlo cuando tu padre no está cerca?" Miró al niño como si hubiera
sido tratado injustamente. Aún parada en las puertas, Evelyn sintió pena por el chico. Ella
asumió que Sheffield nunca había estado cerca de su hijo antes. ¿Qué tanto frío tiene? Si él
es tan irresponsable, ¿por qué tuvo al bebé en primer lugar? ¡Esto es inaceptable!' No
dispuesta a limpiar el desastre de Nastas, Sheffield llamó a Tobias y a la niñera. Cuando la
niñera entró, Evelyn aprovechó la oportunidad para salir de la oficina. Miró en silencio por la
ventanilla de su auto camino a su oficina. Algo la golpeó. El padre de Sheffield, Peterson,
había tenido un hijo que tenía la misma edad que Gwyn. Se sentó en el asiento trasero,
dándose cuenta de la verdad. 'Entonces, ¿ese era el chico de Peterson? ¡Es el hermano de
Sheffield! pensó, juntando las piezas. Todo ha cobrado sentido ahora. '¡Si él es el hermano
menor de Sheffield, entonces, por supuesto, yo sería su hermana!' Ella apoyó su mano
contra su cabeza impotente ¡Ese maldito Sheffield! Se está volviendo más audaz cada día.
¡Cómo se atreve a engañarme así! De vuelta en su oficina, Evelyn le pidió a Nadia que le
consiguiera una foto del hijo menor de Peterson. Cuando vio la foto, reconoció al niño.
Apretó los dientes y sintió ganas de estrangular a Sheffield. Terilynn y Joshua habían
acordado ir de compras el sábado. Pero justo cuando estaba a punto de salir de la casa,
Debbie se apresuró hacia ella. "Terilynn, ¿puedes cuidar a Gwyn? Tengo algo urgente que
resolver". Diciendo eso, Debbie le entregó a Gwyn y rápidamente se alejó. Terilynn ni
siquiera tuvo la oportunidad de decir nada. Debbie se fue en su auto. Terilynn retiró su
mirada del coche distante y miró a la niña en sus brazos. "Sheffield nunca fue tan paciente.
Después de secarse las lágrimas y los mocos, Sheffield finalmente vio claramente su carita.
Él asintió y dijo:" Linda y bonita. Ella será un rompecorazones cuando crezca ". Al escuchar
su voz, Gwyn nunca apartó su mirada de la cara de Sheffield de nuevo disfrazada, sacó a
Gwing de la mansión.
Capítulo 1005
Joshua y Terilynn ya tenían una pequeña tercera rueda en su cita. Joshua pensó: '¿Qué es
uno más? De todos modos, nada sorprendente va a suceder esta noche. "Hola, Sheffield,
voy a ver a mi ídolo. ¿Quieres venir?" "¿Tu ídolo? ¿Desde cuándo tienes un ídolo?"
"Terilynn está trayendo a la niña en mi foto de perfil de WeChat. Vamos, hombre. ¡Tienes
que conocerla!" Después de haber sido torturado por el pequeño Nastas todo el día,
Sheffield sintió que le daba vueltas la cabeza. Todavía sentía dolor de cabeza por ese
pequeño encuentro. "De ninguna manera." "¿Dejándome así como así? El bebé es parte de
la familia Huo. Quieres relacionarte con estos chicos, entonces debes aprender a quererlos.
Todos ellos. Al menos trata de ser civil". Joshua no iba a rendirse tan fácilmente.
"¡Jódete! Quieres ser un saco de boxeo para un niño pequeño, sé mi invitado. No es mi
estilo, lo siento". Evelyn tuvo que tomar su apellido. Su hijo no sería un Huo, no
técnicamente, de todos modos. Joshua insistió: "Necesitas un descanso. Un poco de R y R
te ayudarán. Vamos, conoce a la niña conmigo. Podemos pasar el rato mientras la
observamos". "¡Déjame en paz! ¡Me siento como una mierda!" "¡Bien! ¡Te acabo de ayudar
y no puedes ayudarme! ¡Mira lo que pasa la próxima vez que necesites ayuda!" Por
supuesto, Joshua lo tenía todo planeado. Jugaría con la niña por un rato, luego la
empeñaría en Sheffield e iría a su cita, sin niños. Sheffield puso los ojos en blanco y cedió
de mala gana. "Bien. ¿Dónde?" Joshua sonrió. "¡Agradable! La puerta norte de Shining
International Plaza". "Estaré allí", dijo Sheffield, cansado. Sheffield dejó caer su pluma sobre
el escritorio. Pero cuando pensó en quién se lo consiguió, Estaré allí", dijo Sheffield,
cansado. Sheffield dejó caer su pluma sobre el escritorio. Pero cuando pensó en quién se lo
había comprado, lo recogió, sopló el polvo imaginario, volvió a ponerse la tapa y la dejó caer
suavemente en el portalápices. En la puerta norte de Shining International Plaza, Joshua y
Terilynn estaban allí, pero Sheffield aún no había llegado. "Ella es incluso más linda que la
foto. Necesitas tomar mejores fotos, Terrilynn", comentó Joshua cuando vio a la niña. Él le
acarició el pelo cariñosamente. Ella llevaba una máscara. Sus grandes ojos parpadearon
adorablemente. Luego preguntó con curiosidad: "¿Por qué la máscara?" "Sus padres son
famosos y no quieren que su hijo tenga que enfrentarse a los paparazzi todavía", respondió
Terilynn. Ella ya había encontrado esta excusa antes de irse. "Ya veo. ¿Puedo abrazarla?"
Terilynn hizo una pausa y luego dijo: "Déjame preguntarle". Luego se volvió hacia Gwyn.
"Gwyn, este es tu tío Joshua. Él quiere abrazarte". Gwyn miró a Joshua que sonreía
inocentemente. Luego puso sus brazos alrededor del cuello de Terilynn y le dio la espalda.
La sonrisa en el rostro de Joshua desapareció de inmediato. "¡Incluso a los niños ya no les
gusto!" el se quejó. Terilynn lo tranquilizó: "No es así. Gwyn no es como los demás niños ..."
Hizo una pausa, sin saber cómo continuar. "Ella no era así antes. Era extrovertida y feliz ..."
La niña solía ser tan extrovertida como Sheffield. "Está bien. Entonces, ¿qué pasó?"
Cuando escuchó esto, Joshua entendió que algo debía haber cambiado la forma en que la
niña miraba el mundo. "Bueno, hace unos meses ..." Terilynn vaciló por un momento y le
aconsejó con seriedad: "Esto es solo entre nosotros. No se lo puedes decir a nadie". "¡No
hay problema!" Al darse cuenta de que ella hablaba en serio, asintió. Inclinándose más
cerca de él, Terilynn susurró: "Hace unos meses, fue secuestrada por un niñera que la cuidó
durante nueve meses. "Pensando en eso, Terilynn todavía quería llorar. Joshua se
sobresaltó." ¿Y luego qué pasó? "" La mujer tomó a su rehén ... "Se detuvo. Casi soltó todo.
verdad. Afortunadamente, Terilynn se dio cuenta antes de que fuera demasiado tarde. "No
es el lugar para eso. Te lo diré cuando no haya tantos oídos para escuchar ". Sus ojos se
enrojecieron al recordar el pasado." Está bien. "Joshua era consciente de la gravedad del
asunto y decidió no presionarla." Gwyn tiene sido retirada desde entonces ... "Justo en ese
momento, la niña, que descansaba dócilmente la cabeza sobre el hombro de Terilynn, de
repente se echó a llorar. Su repentino grito confundió a Terilynn. Inmediatamente la
consoló," Está bien. Está bien, Gwyn. Por favor, no llores ... "Terilynn la había estado
abrazando por mucho tiempo y le dolían los brazos. Pero Gwyn no lo haría. y otros la
sostienen, por lo que Terilynn tuvo que hacer todo lo posible para calmarla. Joshua intentó
tomar al bebé en sus brazos, pero el niño lloró aún más fuerte. "Es tan extraño. Casi nunca
llora, nunca tanto". Terilynn se sintió impotente. Gwyn nunca había sido así. El llanto del
bebé ya había atraído mucha atención. Si no fuera por el hecho de que Joshua y Terilynn
estaban bien vestidos y parecían personas decentes, la multitud los habría confundido con
traficantes de personas. "¿Tiene hambre?" "No lo creo. Ella tomó un poco de leche antes de
que saliéramos de la casa". Había visto a Gwyn terminar la botella. Joshua tampoco sabía
qué hacer. Estaban empezando a atraer a una multitud. "Ella debe haber escuchado lo que
dije". Terilynn se culpó a sí misma por molestar al bebé. "No te preocupes. Tómatelo con
calma. Mejorarás en eso". Joshua trató de consolarla.
Justo cuando Terilynn estaba a punto de llamar a Evelyn para pedir ayuda, Sheffield
apareció. De hecho, escuchó el llanto y fue a ver de qué se trataba. Pensó lo mismo que
todos los demás: la niña había estado llorando mucho. ¿Fue robada por un traficante? Para
su sorpresa, cuando llegó allí, vio a Joshua y Terilynn. Él se apresuró. "¿Hola Qué pasa?"
Terilynn estaba emocionada. "Oh, bien, Sheffield, estás aquí. Ve si puedes calmarla". Se
dijo que un padre y una hija tenían una conexión especial. Sheffield debería tener una
manera de evitar que llore. Para desconcierto de Sheffield, Terilynn finalmente se dio cuenta
de que estaba demasiado emocionada. Respiró hondo y dijo: "Joshua y yo lo hemos
intentado todo, pero todavía está llorando. ¿Puedes intentarlo?" "¿Yo?" Sheffield se señaló
sorprendido. "Sí, eres guapo. A Gwyn le gustan los chicos guapos. ¡Vamos, pruébalo!" Sí,
eres guapo. A Gwyn le gustan los chicos guapos. ¡Vamos, pruébalo!" Sin darle la
oportunidad de negarse, Terilynn puso a Gwyn en los brazos de Sheffield. Sheffield se vio
obligado a llevar al bebé que lloraba. Sus ojos estaban llenos de lágrimas. "Oye, ¿qué pasa
con la máscara?" "Para esconderla de la prensa. ¿Por qué preguntas?" Terilynn preguntó.
"Ya está sin aliento por tanto llorar. La máscara le dificulta la respiración. Tenemos que
quitárnosla". Sheffield quitó las correas suavemente y luego se quitó la máscara. La cara del
bebé estaba cubierta de lágrimas y mocos. Terilynn sacó un pañuelo para secar la cara de
la niña. Gwyn continuó llorando mientras miraba la cara de Sheffield. Con un brazo
sosteniendo el pequeño tío, Sheffield tomó el pañuelo de Terilynn para limpiarse la nariz.
"Dulce niña, no llores. El tío Sheffield está aquí contigo. Está bien ..." Sheffield nunca fue tan
paciente. Después de secarse las lágrimas y los mocos, Sheffield finalmente vio claramente
su carita. El asintió y dijo: "Linda y bonita. Será una rompecorazones cuando crezca". Al
escuchar su voz, Gwyn nunca más apartó su mirada del rostro de Sheffield.
Capítulo 1006

"Oye niña, ¿puedes decir tu nombre? ¿No? Vamos, no llores. Te compraré algo delicioso.
¿De acuerdo?" En los ojos de Sheffield, cada expresión en el rostro de la niña era tan
encantadora y adorable, derritiendo su corazón. Le gustó mucho el pequeño tío. Eso a
pesar de sí mismo. Gwyn hipo. Aunque no dejaba de llorar, al menos estaba más callada.
Una voz muy diferente los llamó. "¡Hola allí!" En ese momento, tres policías patrullados se
acercaron y los miraron de arriba abajo. "¿Qué pasa?" Joshua tuvo un mal presentimiento
sobre esto. '¿Están aquí respondiendo a un informe de trata de personas?' el se preguntó.
"¿Por qué está llorando? ¿Están relacionados?" La policía los miró a cada uno
cuidadosamente, buscando signos de malversación.
Terilynn puso los ojos en blanco y dijo: "Oficial, ¿necesita que le revisen los ojos? Este es
Joshua Fan, el hijo de Darius Fan. ¿Sabe, el ex alcalde?" Luego su mano sobre el hombro
de Sheffield. "Y este caballero aquí es el actual CEO de Theo Group. ¿En serio crees que
somos traficantes de personas?" Los tres policías se miraron el uno al otro, y luego uno de
ellos dijo: "Creo que necesitamos verificar las identificaciones, solo para asegurarnos. ¿Me
pueden dar, por favor?" Joshua, de forma cooperativa, sacó su tarjeta de identificación y
explicó: "El bebé está relacionado con mi novia. Esta niña me miró y comenzó a llorar.
Supongo que tenía miedo de los extraños". Ellos miraron. Él era quien decían que era. Sin
embargo, eso no fue suficiente para demostrar que él era el hijo de Darius Fan. Al ver la
mirada aún sospechosa en los ojos del policía, Terrilynn también sacó su tarjeta de
identificación para llevar el punto a casa. "Aquí está mi identificación. Mi padre es Carlos
Huo. ¡Somos dueños de este lugar!" Hizo un gesto hacia Shining International Plaza. Ella
continuó: "¿No me crees? Llamaré al gerente del Edificio Alioth y le pediré que venga aquí
para confirmarlo". Estaban bastante cerca del edificio Alioth. Entonces tuvo que encontrar el
gerente más cercano. Los gritos de Gwyn habían disminuido en gran medida, y ahora
estaba llorando y preocupada. Presionó su carita contra el pecho de Sheffield y se atragantó
un poco. Finalmente, la policía les creyó y se fue. Después de enviar a la policía, Terilynn
miró a Sheffield con sorpresa. "Ella realmente dejó de llorar!" ¿Y por qué debería estar
sorprendida? "Creo que tienen razón", pensó. 'Padres e hijas tienen un vínculo especial'.
Sheffield sostuvo a Gwyn verticalmente en sus brazos y le acarició suavemente la espalda.
"Tal vez no se sentía bien". Luego miró a la niña y la convenció con ternura: "Dime tu
nombre. Te llevaré a comprar algo delicioso, ¿de acuerdo?" Gwyn no dijo nada y apoyó la
cabeza sobre su hombro, mirando a Terilynn. "Por favor, no te preocupes por ella. Tiene
algo de trastorno de estrés postraumático ...", explicó Terilynn. ¿TEPT? Con una mirada
comprensiva en su rostro, opinión. "¿Te importa si me voy con ella? ¿Mostrarle algunas
cosas divertidas para hacer?" "Suena bien. ¿Dónde quieres reunirte cuando hayas
terminado?" "Si Gwyn pudiera tener más contacto con su padre biológico, tal vez eso ayude
con su TEPT", pensó Terilynn. "Nos vemos aquí más tarde. No vayas demasiado lejos", dijo
Sheffield. "Está bien, entonces. ¡Adiós, Gwyn! ¡Diviértete con tu tío Sheffield!" Terilynn
saludó a la niña felizmente. Gwyn no respondió. Terilynn se había acostumbrado al silencio
de la niña. Pero Sheffield no estaba acostumbrado a semejante escena; sintió pena por el
niño. Entonces, Sheffield entró al centro comercial con el niño en sus brazos. Tan pronto
como se fueron, Bennett se acercó a Terilynn por detrás y le susurró: "Señorita Huo, ¿está
segura de que está bien?" El guardaespaldas echó un vistazo a la figura en retroceso de
Sheffield. "No te preocupes. Es uno de los mejores amigos de mi hermana. Tal vez se
casará con ella en el futuro. "No te preocupes. Es uno de los mejores amigos de mi
hermana. Quizás se case con ella en el futuro. No lastimará a Gwyn", dijo Terilynn. Sheffield
era el padre biológico de Gwyn. Era el que menos probabilidades tenía de lastimar al niño.
"¿Quieres que lo siga?" el guardaespaldas preguntó con preocupación. "No, creo que ella
estará bien. Sé cómo se ve, pero él es bueno en artes marciales; ¡puede cuidarse solo!"
Hace unos días, Carlos había peleado con Sheffield, y Sheffield logró defenderse del viejo.
Terilynn escuchó la historia de Debbie. "Sí, señorita Huo". Bennett guardó silencio y se
mantuvo alejado de ellos. Cuando Joshua y Terilynn se quedaron solos, finalmente
preguntó: "¿No crees que ... Gwyn se parece mucho a Sheffield?" "¿Seriamente?" Terilynn
parpadeó y miró hacia otro lado. "No, en absoluto." "Sí, en serio. Vi su rostro después de
quitarle la máscara. Ella tiene los ojos de Sheffield, su forma general de rostro". "Estás
viendo cosas. No creo que se parezca a Sheffield en absoluto. Se parece a su padre".
¡No hable así, o podría causar problemas! "Terilynn lo amenazó deliberadamente. Joshua
también sintió que no era bueno hablar de eso, por lo que inmediatamente cambió el tema y
preguntó:" ¿Crees que Sheffield podría encargarse de eso? Gwyn? ¿Como si tuviera las
características de un buen padre? "" Bueno ... ¡tal vez! "Terilynn no estaba segura de eso.
Aunque Sheffield era el padre del bebé, no tenía experiencia en cuidar a un niño". Olvídalo.
Tenía leche en polvo y algo de fruta, así que no debería tener hambre. Lo único que debe
hacer es no perderla ", dijo encogiéndose de hombros. Joshua puso los ojos en blanco."
Definitivamente no eres su madre "." Oye, no hables así. Puede que no la trate como a mi
propio hijo, pero aún soy amable con ella. Me preocupo mucho por ella ". Hasta ahora solo
tenía una sobrina, así que, por supuesto, trató a Gwyn muy bien. Al igual que lo hizo ahora.
Creó una oportunidad para que el bebé se llevara bien con su propio padre. ¿Eso es algo
agradable de hacer? Joshua la miró y le preguntó: "Está bien. ¿A dónde nos dirigimos
ahora?" "Para un óptico. Perdí una lente de contacto". Lo perdió esta mañana. "Vamonos."
En el centro comercial, Sheffield llevó a Gwyn al piso con juguetes y juegos. Cuando
pasaron por un gran parque de diversiones cubierto, miró al pequeño en sus brazos y
señaló el lugar lleno de niños. "¿Quieres jugar allí, Gwyn?" La niña solo miró en la dirección
donde él señalaba. Después de un largo rato, ella de repente sostuvo su cuello con fuerza y
​enterró la cara en su hombro en lugar de mirar el parque de diversiones. Sheffield quedó
atónita por su reacción, sin saber a qué se refería. ¿Ella quería ir o no? "¿Qué tal si te llevo
en el carrusel?"
Gwyn tampoco respondió. Sheffield se comunicó con ella pacientemente. "Mira eso. Todos
esos niños están disfrutando de los paseos con sus padres. Vamos a montar uno juntos,
¿de acuerdo?" Luego descubrió que la cabeza de la niña, que había sido enterrada en su
hombro, se inclinaba lentamente hacia el tiovivo de dos pisos. Ella abrió uno de sus ojos y lo
miró fijamente. Tres minutos después, finalmente echó un vistazo a Sheffield. Sheffield
entendió de inmediato. Él sonrió y abrazó a la niña con fuerza. "Vamos. Vamos a montar a
caballo".
Cap 1007 y 1008

En la taquilla del carrusel, cuando Sheffield estaba gastando dinero, el cajero miró su
hermoso rostro y dijo tímidamente: "¡Tu hija es tan linda!" Sheffield miró a Gwyn y sonrió:
"Ella no es mi hija. Soy su tío". El cajero estaba un poco avergonzado. "Oh, lo siento. Pensé
que era tu hija. Te pareces mucho. Serán $ 80, por favor. ¡Gracias!" La cajera pensó para sí
misma: '¿No son padre e hija? Estoy seguro de que vi un parecido familiar. ¿Estaba
equivocado?' Después de pagar, Sheffield caminó hacia el carrusel con Gwyn en sus
brazos. "¿En cuál quieres montar, pequeña? ¿Un caballo azul, un avestruz amarillo o el
trineo de Papá Noel?" Durante mucho tiempo, no recibió respuesta alguna de Gwyn. Justo
cuando estaba a punto de darse por vencido y elegir un animal él mismo, ella extendió su
manita y señaló un caballo azul.
Sheffield se subió al pequeño caballo artificial con Gwyn y se aseguró de que estuviera bien
atada. Podían escuchar los alegres gritos de los niños a su alrededor. También había
parejas jóvenes sin hijos montando el carrusel. Decidió llevar a Evelyn aquí para montar el
carrusel un día. Estaba bastante seguro de que ella nunca vino aquí como adulta. Iba a
arreglar eso. Tres minutos después, el carrusel comenzó a girar. La canción "Fearless" se
escuchó en los altavoces. Sheffield comenzó a tararear la canción a Gwyn. "No le tengo
miedo a las cucarachas. Nada puede asustarme. No tengo miedo de dormir sola. Nunca me
falta coraje ..." Él sostuvo su pequeño cuerpo con un brazo y le estrechó suavemente la
mano con el otro, dejándola agita la mano de un lado a otro con el ritmo de la música. Gwyn
miró a Sheffield, que actuaba como un niño, permitiéndole balancear su mano hacia
adelante y hacia atrás. Ella no se resistió. ¿Y por qué debería ella? Ella se estaba
divirtiendo.
No podía expresarlo con palabras, pero tenía pensamientos en el sentido de: 'Este tipo es
muy diferente. Es como si fuera un niño, y creo que está disfrutando esto más que yo ''.
Cuando se detuvo el carrusel, Sheffield saltó primero. Hizo que Gwyn apretara el pomo con
fuerza, y luego la desabrochó y la ayudó a bajar. La bajó y luego sonó su teléfono. Gwyn se
quedó quieto y lo miró mientras hablaba por teléfono. Después de un rato, ella extendió su
mano y sostuvo uno de sus dedos. Con una sonrisa en su rostro, sostuvo su mano y le dijo
a Tobias: "Hablaremos de eso cuando regrese. Estoy ocupado ahora". Gwyn sacó su mano
y comenzó a caminar. Parecía que ella quería ir a algún lado. Sheffield se inclinó un poco
para seguirla.
La seguiría a donde ella fuera. La chica finalmente se detuvo en una tienda de jugos frescos
y miró las fotos en el menú. Era demasiado pequeña para ver claramente lo que estaba
arriba, por lo que miró los anuncios de sus productos en el lateral. Fue entonces cuando
Sheffield captó la indirecta; Ella tenía sed. Levantó a la pequeña chica del suelo, señaló las
fotos y preguntó: "¿Quieres un poco de jugo, verdad, Gwyn? Tienen jugo de mango, jugo de
pera, jugo de fresa y manzana, jugo de cereza, fruta de dragón y jugo de plátano". ¿Cuál
suena bien? Había pensado que Gwyn no podía responder a su pregunta. O tal vez solo
señalaría la imagen con el dedo. Para su sorpresa, Gwyn lo miró y dijo: "Cher ..." Su voz
suave y gentil hizo que Sheffield se sintiera aún más como ella. '¿Cher?' "¿Quieres jugo de
cereza?" Preguntó Sheffield, señalando la foto.
Gwyn asintió y señaló la imagen también. "Una taza de jugo de cereza recién exprimido, por
favor. ¡Gracias!" Sheffield le dijo al dependiente. "Sí, señor. El total asciende a $ 160, por
favor. Nuestras cerezas se cosechan frescas en Chile. Cada taza requiere una buena
cantidad de fruta. Pueden pasar unos minutos antes de que esté lista. ¿Efectivo o teléfono,
señor?" "Por teléfono". No tenía mucho dinero en efectivo. No le gustaba llevar mucho
efectivo, de todos modos. Después de pagar, Sheffield se hizo a un lado, con la mano de
Gwyn en la suya. Justo entonces, escuchó los tonos de sorpresa de un hombre.
"¿Sheffield?" Sin volver la cabeza, Sheffield sabía de quién era esa voz. Levantó a Gwyn y
se dio la vuelta. "¡Señor Tang! ¡Eres tú!" él dijo. Eran Sterling y su esposa, Kaylee Lou.
La mujer tenía 33 años. Ella era con quien Sterling acusaba a Sheffield de acostarse. Alta y
esbelta, vestía un vestido sin tirantes rojo vino y su largo cabello rizado le caía por la
espalda. Estaba maquillada en gran medida y expertamente; sus labios eran morados, y sus
ojos eran como los de un zorro, brillantes y atractivos. Se veía femenina y extremadamente
sexy. Cuando vio a Sheffield, un brillo apareció en sus ojos. Tan pronto como notó que un
par de extraños se acercaban, Gwyn inmediatamente enterró su cabeza en el hombro de
Sheffield. Sterling se sorprendió al ver a la niña en sus brazos. "Nunca antes había visto a
esta niña. ¿Quién es ella?" Sheffield no podía molestarse en contarles sobre Gwyn. "Ella es
la hija de mi amigo. Pero lo suficiente sobre ella. ¡Nunca los veo comprando juntos!" Kaylee
Lou curvó sus labios seductores y agitó las bolsas de la compra en su mano frente a
Sheffield. "Compré ropa interior nueva. Necesito la opinión de tu hermano sobre algo como
esto". Después de decir eso, le guiñó un ojo a Sheffield abiertamente.
"Huh, conmovedor. Soy gelatina". Sin embargo, no había signos de envidia en el rostro de
Sheffield. Simplemente ignoró sus comentarios. Sterling estaba más interesado en el bebé
en sus brazos. Él arqueó las cejas y preguntó: "¿Seguro que no es tuya? Si mal no
recuerdo, has tenido más de unas pocas mujeres". "¿El mío? Oh no, no". Sheffield lo miró.
"Lamento decepcionarte, pero no lo está. Su familia pronto la recogerá. Solo vine a
comprarle una taza de jugo". "¿Es eso así?" Sterling contempló la espalda de Gwyn con el
pulgar y el índice en la barbilla, pensativo. "Parece que está muy unida a ti". Sheffield se
echó a reír. "¿Qué puedo decir? A los niños les gusto. Toma a Nastas, por ejemplo. Él
siempre quiere jugar conmigo. Casi nunca los molesta". Él estaba en lo correcto. Todos los
miembros de la familia Tang sabían que Nastas estaba muy unida a Sheffield. Pero no
sabían por qué.
Al escuchar eso, Sterling decidió guardar sus pensamientos por el momento. Puso su brazo
alrededor del hombro de Kaylee Lou y dijo: "Te dejaré ir, entonces. Encantado de verte de
nuevo. Adiós". "¡Hasta la vista!" Sin mirar a la pareja por segunda vez, Sheffield se dio la
vuelta y le susurró a Gwyn: "No tengas miedo, cariño. Se han ido. Tu jugo está listo, creo".
Tomó la taza del mostrador y miró el número para asegurarse de que era de ellos. Antes de
dejar que Gwyn tomara un trago, llamó a Joshua. "Pregúntale a Terilynn cómo está el
estómago de Gwyn. ¿Es alérgica a algo?" Joshua le preguntó a Terilynn y luego respondió:
"Ella dijo que no. Ella dice que Gwyn está perfectamente saludable". "Eso es bueno." Solo
entonces le dijo suavemente a Gwyn, que había estado sosteniendo la taza y esperando
para beber, "Puedes beberla ahora".

Joshua sonrió, "Amigo, me conoces demasiado bien. Pero entiende esto: el Sr. Huo es muy
estricto cuando se trata de Terilynn. Apenas la veo. Pero esta es mi oportunidad. El Sr. Huo
está en un viaje de negocios, así que yo puedo pasar un buen rato con mi novia. Claro,
Terilynn y yo podemos ocuparnos de Gwyn. Pero, ¿y si no puedo controlarme a mi
alrededor e intentar algo? No es bueno si Gwyn se expone a eso, ¿verdad? " Sheffield no
quería perder más tiempo con Joshua. "Deja la mierda. Me quedaré con Gwyn, entonces.
Ve a tu cita. Puede dormir en mi casa esta noche. Puedo pretender que es mi hija de ahora
en adelante". Gwyn tenía mucha sed. Tomó un gran sorbo de jugo antes de detenerse para
tomar un respiro. "Iremos a buscarla cuando te canses. Muy bien, ¡te dejaré volver a
ocuparte de Gwyn, tío Sheffield!" Joshua bromeó
Sheffield resopló y colgó el teléfono. Después de beber un poco de jugo, Gwyn sostuvo la
taza y miró a Sheffield. Sheffield se guardó el teléfono en el bolsillo. Tomó el jugo de Gwyn
con una mano y la sostuvo en su otro brazo. "Vamos, Gwyn. Ignóralos. Te llevaré a comprar
algunos juguetes. ¿Qué tal un par de hermosos zapatos de princesa también?" Dos horas
después, Terilynn se estaba preocupando. No había escuchado una palabra de Sheffield.
"Vamos a buscarlos. Gwyn es tan linda, ¿y si Sheffield quiere quedarse con ella?" ella le dijo
a Joshua. En realidad, simplemente temía que Sheffield descubriera que Gwyn era su hija
biológica. Este secreto fue enorme. Tenía que ser informado correctamente, no descubrirlo
por accidente. "De ninguna manera. Te diré qué: si te quita a Gwyn, como su mejor amigo,
estoy dispuesto a entregarme a ti en el comercio", declaró Joshua. Terilynn puso los ojos en
blanco con una sonrisa y lo empujó. "Date prisa. Cuidar de un niño no es una hazaña.
Sheffield lo ha estado haciendo mucho tiempo. Debe estar cansado. Vamos a buscarlos".
De acuerdo! "Los dos encontraron a Sheffield y Gwyn en el área de descanso del piso de
ropa para niños. Gwyn dormía profundamente en los brazos de Sheffield, cubiertos por la
chaqueta del traje de Sheffield. Toneladas de bolsas de compras rodeaban los pies de
Sheffield." ¡Oh, Dios mío! ¿Compraste todo esto? ¿Qué conseguiste? Joshua abrió mucho
los ojos cuando vio todas esas bolsas. Había al menos diez bolsas de compras de todos los
colores. Sheffield no se molestó en mirarlo. Estaba enviando mensajes de texto a alguien
por teléfono. negocios, sus ojos parecían más serios que de costumbre. "Baja la voz. Gwyn
se quedó dormido ", susurró." Tengo algunos juguetes, comida y ropa. "Levantando las
cejas, Joshua susurró:" No sabía que te gustaban tanto los niños ".
"Sí", respondió Sheffield de manera superficial mientras editaba su mensaje. De hecho, solo
le gustaba Gwyn. A esta niña le gustaba mucho más que a su propio hermano pequeño,
Nastas. Si estuviera con Nastas hoy, nunca habría ido de compras con él. "Déjame abrazar
a Gwyn. La has tenido por mucho tiempo. Debes ser golpeada", ofreció Terilynn. Pero
Sheffield se negó a entregar a Gwyn. "No estoy cansada. Ustedes dos siéntense y
descansen. Solo la hice dormir. No la despertemos. Podemos esperar un poco e irnos más
tarde". Terilynn se sorprendió al escuchar lo que dijo. "¡O-está bien!" Sheffield aún no sabía
que Gwyn era su hija, pero él ya era muy bueno con ella. Terilynn no podía comenzar a
imaginar cómo la trataría una vez que descubriera la verdad. Él ya la trataba como a una
princesa, entonces, ¿cuánto más llegaría? Hasta ahora, Sheffield y Carlos al menos tenían
una cosa en común: malcriar a sus hijas sin preocuparse en el mundo.

Media hora después, Gwyn abrió lentamente los ojos. Lo primero que vio fue la cara de
Sheffield. Estaba mirando su teléfono pensativamente. Gwyn parpadeó y le dirigió la sonrisa
más linda. Sheffield vislumbró esa sonrisa encantadora cuando él se volvió para verla.
Estaba encantado y sorprendido. "Gwyn, estás despierta. Te ves feliz. ¿Buenos sueños?"
Terilynn y Joshua se susurraban el uno al otro sentados frente a Sheffield. Cuando
escucharon a Gwyn despertarse, inmediatamente se acercaron. "Sí, está despierta. Ven
aquí, Gwyn", dijo Terilynn. "Déjame abrazarla primero. Tanto tú como Sheffield han tenido
un turno. Todavía no he tenido la oportunidad". Joshua pensó que sería una tragedia si no
se tomaba una selfie con un niño tan encantador como Gwyn. Con una amplia sonrisa,
Terilynn dijo: "No tengo ningún problema en dejarte abrazarla. Pero Gwyn podría decir que
no. No lo sé. Pruébalo". Ella dio un paso atrás y lo dejó ir.
Joshua se quitó la chaqueta de Sheffield que Gwyn usó como una manta y la puso en el
sofá, lista para abrazarla. Intentó hacerse sonar lo más gentil posible. "Hola, Gwyn. ¡Ven al
tío Joshua!" En el momento en que Gwyn lo miró, volvió a apartar la mirada.
Inmediatamente. Ella nunca hizo contacto visual con extraños. No solo su sonrisa se
desvaneció, sino que su cara se arrugó como si fuera a llorar. Sheffield empujó
apresuradamente a Joshua y dijo: "Si quieres sostener un bebé, ve a hacer uno. No
molestes a Gwyn". Joshua no sabía qué decir. Solo quería abrazar a Gwyn por un tiempo.
¿Cómo la molestó él? Terilynn se rió y sostuvo a Gwyn en sus brazos. "Vamos, pequeña
monada. Tu abuela acaba de llamar. ¡Nos vamos a casa!" Cuando le quitaron a Gwyn, los
brazos de Sheffield se sintieron vacíos. También lo hizo su corazón. Fue muy extraño.
Nunca se había sentido así antes

Los tres salieron juntos del centro comercial. Joshua puso todas las bolsas en el maletero.
Cuando regresó al grupo, encontró a Sheffield despidiéndose de Gwyn. La besó en la
mejilla y dijo: "Ven a visitarme pronto, Gwyn". Por un momento, Gwyn lo miró fijamente.
Pero después de que Terilynn la metió en el auto, ella lo saludó con la mano por la ventana.
Sheffield le devolvió la sonrisa. No se metió en su propio automóvil hasta que el automóvil
de Terilynn se perdió de vista. En el camino de regreso a la mansión de la familia Huo,
Terilynn le decía a Joshua: "Le diré a los padres de Gwyn que compraste las cosas en el
maletero. No le digas a nadie que Sheffield compró todo esto, ¿de acuerdo?" "Está bien.
¿Por qué no?" Joshua no entendió. Terilynn evitó hacer contacto visual con él. Tenía que
inventar otra mentira. "Porque no la quieren cerca de extraños. Te mencioné a sus padres
una vez, así que no eres un extraño". Para mantener a Gwyn '
Con una identidad secreta, Terilynn sintió que había dicho más mentiras en este corto
tiempo que en toda su vida. "Tiene sentido", asintió Joshua, feliz de no haber sido un
extraño para Gwyn. Pero sentía que Terilynn estaba siendo un poco rara, y sin embargo no
podía entender exactamente qué estaba mal. Evelyn vigiló el apartamento de Sheffield
durante dos días antes de darse cuenta de que había estado durmiendo en su oficina. Ella
reservó dos boletos de cine en línea para esa noche y envió el enlace a Sheffield y dijo:
"Cenemos y veamos una película esta noche". Después de una larga pausa, él respondió:
"Ya tengo una cita para cenar". "Entonces vayamos al cine después de eso. Puedo cambiar
los boletos". La película comenzó a las 8 p.m. "No, no lo cambies. Tengo algo que enfrentar
esta noche. No puedo lograrlo". Leyendo el mensaje, Evelyn estaba aturdida. Después de
un largo rato, ella respondió: "Puedo esperarte en el teatro". "No es necesario."
Evelyn insistió que está vez no respondió
Evelyn llegó al teatro a las 10 p.m. Como era muy tarde, casi no había nadie. Solo unos
pocos jóvenes estaban pasando el rato esperando que comenzara su película
1009
Evelyn se sentó sola en su asiento, mirando inexpresivamente las entradas de cine en su
mano. Felix se sentó en un asiento dos filas detrás de ella, mirando alrededor con cautela. A
las diez y media, cuando la película estaba a punto de comenzar, el taquillero comenzó a
revisar los boletos. Después de mirar alrededor, Evelyn entró sola en el teatro,
decepcionada. Solo había unas pocas personas dentro del teatro. Encontró su asiento
fácilmente y se sentó. Para su absoluta consternación, Sheffield no apareció incluso
después de que comenzó la película. No tenía idea de lo que estaba pasando en la película.
Su mente estaba en otra parte, preocupada con pensamientos sobre él. Se dijo a sí misma
que tenía que ser tan paciente con él como él con ella en el pasado. Sin embargo, media
hora después, su paciencia se desvaneció y fue reemplazada gradualmente por la ira que
surgió en su corazón porque la había puesto de pie.
Cerró los ojos y se llevó la mano a la frente para recobrar la compostura. No se dio cuenta
de que la figura negra entraba al teatro. Félix estaba sentado en la última fila, en el extremo
izquierdo. La figura caminó hacia el lado derecho de Félix y se sentó en el asiento más
alejado. Félix se dio cuenta del hombre, pero como el teatro estaba muy oscuro y no
estaban sentados uno cerca del otro, no pudo distinguir la cara de la persona. Y después de
que la persona se sentó, no hubo más movimientos de su lado. Estaba sentado allí, viendo
la película. Félix no le prestó más atención. La película llegó a su fin, y Evelyn todavía no
podía ver ningún rastro de Sheffield. Se quedó quieta en su asiento y miró la pantalla en
blanco con una sonrisa amarga. Parecía que realmente no quería estar con ella otra vez.
Salió del cine, seguida de Félix. Cuando llegaron al auto, Evelyn se detuvo. Ella no entró.
"Quiero dar un paseo", le dijo a Félix. "Está bien, señorita Huo". Félix le pidió al chófer que
los esperara en el coche y él la siguió en silencio. Era principios de verano; El clima fue
agradable. Evelyn caminó lentamente por el camino de medianoche. Algunos coches
ocasionalmente zumbaban por ella; Una joven pareja se peleaba al otro lado de la carretera.
Se abrazaron por un rato, luego se separaron y discutieron nuevamente. A pocos metros
detrás de Evelyn, dos hombres susurraban en voz baja. "Vuelve. Yo me ocuparé de ella".
"Lo siento. Es mi deber seguir a la señorita Huo de cerca". "¡Dios! ¡Eres aún más terco que
Tayson! ¡Vamos, hombre! Soy la última persona en el mundo que podría dañar a Evelyn",
dijo Sheffield con firmeza.
Félix no estuvo de acuerdo, "No lo creo. Eres el único en este mundo que podría lastimarla.
Al igual que lo que hiciste esta noche". No fue hasta que las luces del teatro se encendieron
que Félix vio que la figura negra era en realidad Sheffield. Se sentó en la última fila y
observó a Evelyn, pero no se acercó a ella. "Tengo mis propios motivos, ¿de acuerdo? Si le
rompo el corazón ahora, terminará amándome más en el futuro". Sheffield había sido
demasiado amable con Evelyn en el pasado, lo que había resultado en que ella descuidara
sus sentimientos todo el tiempo. Félix estaba confundido por sus palabras. "Este tipo es tan
extraño", pensó. "Aunque no tengo mucha experiencia en asuntos de amor, he escuchado a
mucha gente hablar de eso. Esta es la primera vez que escucho que romper el corazón de
una mujer haría que la amara más. Sr. Tang , Estoy bastante seguro de que tienes algún
tipo de malentendido grave sobre el corazón de una mujer ", dijo.
¿Malentendido? Confía en mí, hombre. Sé cómo piensan las mujeres, y conozco muy bien a
Evelyn. Le mostraré que también puedo ser terca. Ya no puede ignorar mis sentimientos".
Félix estaba sin palabras. La estupidez de Sheffield era más de lo que podía soportar.
'¿Este chico habla en serio sobre este juego? ¿Realmente tiene las agallas para ser terco
frente a la señorita Huo? Antes de que Sheffield pudiera decir lo que estaba a punto de
decir, notó que la mujer frente a ellos estaba disminuyendo la velocidad. Rápidamente, se
escondió en el rincón oscuro. Evelyn se detuvo y se dio la vuelta; le pareció oír a alguien
hablando detrás de ella. Pero no había nadie a la vista, excepto Félix, que tenía una
expresión extraña en su rostro. ¿Fue una ilusión? Ella se preguntó. Felix se recuperó y
preguntó: "Señorita Huo, ¿debo llamar al auto?" Vamos, sube al auto ahora. O ese hombre
me lavaría el cerebro —le suplicó Félix en la cabeza.
Evelyn sacudió la cabeza. No había dado un paseo tranquilo por mucho tiempo. "Voy a
caminar un poco más". Revisó los mensajes en su teléfono mientras continuaba caminando.
Había muchos, pero ninguno de Sheffield. ¿Qué estaba haciendo ahora? ¿Estaba en el
trabajo? ¿Se fue a la cama? ¿O estaba jugando con otra mujer en alguna parte? Después
de ver sus ojos decepcionados bajo las farolas, Sheffield no pudo soportarlo más. Aceleró el
paso para alcanzarla desde el lado opuesto. Felix lo siguió, pero no pudo alcanzarlo antes
de que el hombre estuviera parado a un metro de distancia, frente a Evelyn. Ella se
sorprendió por su repentina aparición. "Tú ..." Estaba sin palabras. Había estado pensando
en él toda la noche y aquí estaba. Finalmente.
Sheffield fingió una expresión indiferente. "¡Oye! Qué coincidencia. Estaba de paso. ¿Cómo
estuvo la película?" '¿Coincidencia? En una gran ciudad como Y City, ¿pasó por aquí?
Evelyn se burló, "¿Qué? ¿Estás aquí para ver lo avergonzada que estoy después de ser
completamente ignorada por ti? ¿Viniste a alardear de cuántas mujeres has tenido esta
noche o de alguna bella dama con la que dormiste mientras te esperaba?" " «No», pensó.
Estaba en la punta de su lengua, pero se lo tragó y asintió con una sonrisa, "Eso es
correcto. Pero para ser honesto, de todas las mujeres con las que he estado, eres la más
terca. Nunca tratas de hacerme feliz o háblame dulcemente. Todas esas otras mujeres son
tan tiernas conmigo; actúan tiernas y mi corazón se derrite ". Sin embargo, la que más
amaba era esta mujer obstinada que nunca jugó débil frente a él o cualquier otra persona.
Evelyn agarró su bolso y se lo arrojó. "¡Piérdase!" Ella estaba enojada. Él era un idiota; ella
ni siquiera quería hablar con él en este momento. En lugar de esquivar, coqueteó, "¿Ves?
Admítelo, eres tan terco. Ven aquí". Dio un paso adelante y la tomó en sus brazos bajo su
mirada fría y enojada. "Déjame enseñarte cómo ser una mujer", ronroneó, bajando la
cabeza y besándola profundamente en sus labios rojos que había estado extrañando
durante los últimos dos años. Evelyn fue tomada por sorpresa. Después de unos segundos,
ella se liberó y lo abofeteó en la cara. Y mucho menos Sheffield, incluso Evelyn estaba
sorprendida por la bofetada. Ella no quiso hacerlo. El silencio entre ellos fue terrible. La
sonrisa y la mirada dandíaca en el rostro de Sheffield desaparecieron. Sus ojos estaban tan
tranquilos como el mar.
"¡Eres asqueroso, Sheffield! ¿Cómo te atreves a besarme con esos labios que acababan de
besar a otra mujer? ¡Me enferma!" Frotándose la mejilla, respondió: "Nunca los besé". Pero
se merecía la bofetada; básicamente lo había pedido. "Incluso si no los besaste, debes
haberlos abrazado. De todos modos, no me importa lo que hiciste con ellos. ¡Realmente me
enfermas!" Evelyn no sabía lo que estaba pasando dentro de la mente de Sheffield. La puso
de pie en la película, luego vino solo para decirle que había estado en la cama con otra
mujer. Ella no sabía qué hacer con su comportamiento. ¿Pensó que, para volver con él, ella
ignoraría el hecho de que él estaba durmiendo con otras mujeres? Ya había tenido
suficiente de este drama.
1010 EL PLAN DEL CAMPO DE GOLF DE SHEFFIELD

"Nunca he abrazado a ninguna de ellas tampoco", continuó explicando Sheffield, frotándose la cara.
Estaba empezando a ponerse colorado. La bofetada de Evelyn no lo lastimó. Pero estaba
avergonzado. Esa fue la primera vez que lo abofetearon.

"No todo se trata de ti". Evelyn caminó hacia Félix. "Pídale al conductor que traiga el auto hasta
aquí".

"Sí, señorita Huo", respondió Félix obedientemente. Mirando hacia atrás, Sheffield gritó: "¿Crees
que lo sabes todo? ¡No lo sabes! ¡Ese chico que viste en mi oficina no es mi hijo!"

"¡No me importa!" Evelyn respondió sin volver la cabeza.

"¡No me acosté con nadie más!" No podía mantener su farsa por más tiempo. Esperaba que ella se
disculpara. Ahora, parecía imposible.

"¿Qué me importa? ¡No estamos juntos!" Gritó Evelyn.

"¿Entonces te disculpas?"

"¡Ya quisieras!” Ella decidió dejar a este hombre solo. ¡Estaba tan enojada con él!

"Pero, realmente te extraño. ¿Puedes quedarte conmigo esta noche?" Realmente quería acostarse
con ella. De repente, Evelyn se dio la vuelta y lo fulminó con la mirada.

"¡No vuelvas a decirme eso otra vez! ¡Sal con quien quieras! ¡No me importa!" Sheffield trató de
decir algo, pero una mirada de ella lo detuvo. "No. Ninguna. Palabra. Mas. ¿Me escuchas?" Evelyn
espetó.

En lugar de detener su charla, Sheffield se acercó a ella y la tomó en sus brazos. "Una reunión casual.
¿Qué podría ser mejor? Es tarde. ¿Seguro que no quieres venir a casa conmigo?"

"¡Vete!"

"Oye, no lo olvides, fuiste tú quien vino a mí y me pidió que volviéramos a estar juntos. ¿No puedes
decir algo suave y agradable?"

"¡Muevete, perdedor!" Ella pensó que eso era lo que quería, pero no si él iba a actuar de esta
manera. Comenzar de nuevo probablemente sería imposible. "Mira, se acabó, ¿de acuerdo? Tú vives
tu vida y yo viviré la mía". No era tan malo ser madre soltera.

"Oh, vamos. Fuiste a D City a verme. Creo que hay un futuro para nosotros, si solo le das una
oportunidad". Sin darle la oportunidad de replicar, comenzó a arrastrarla junto con él.

"¡Felix!" Para demostrar que no estaba bromeando, Evelyn llamó a su guardaespaldas.

Unos segundos después, Felix apareció frente a ellos. "¿Sí, señorita Huo?"

"Haz que Sheffield mmmff—" Cubriendo su boca con su mano, Sheffield miró a Felix y se rió entre
dientes.

"Cada pareja tiene sus problemas. ¡Manténgase alejado de esto!"


Evelyn retiró su mano y espetó: "¡No somos una pareja! ¡Felix, sácalo de mi vista!"

"¡Sí, señorita Huo!" Para su sorpresa, Sheffield la soltó antes de que Felix hiciera un movimiento.
En su ira, él de repente la miró desesperado. Miró a Evelyn con ojos tristes. "Supongo que realmente
se acabó. No importa cómo te hayas sentido acerca de mí en el pasado, nunca me enviaste tus
guardaespaldas contra mi. Creo que ya no te gusto".

Lo que dijo a continuación dejó a Félix estupefacto.

Sheffield sonrió amargamente. "De haber sabido que me harías esto, nunca habría regresado a esta
ciudad. ¿Es esto lo que quieres, Evelyn? Entonces bien, no te molestaré más. Cuídate".

Después de decir eso, pasó junto a ella y se fue.

Evelyn sintió que le dolía el corazón. Pero ella también estaba confundida. Ella fue la que se enojó,
pero ¿cuándo se convirtió él en la víctima de todo esto? ¿De dónde venía su desesperación?

Felix no podía entender qué estaba haciendo Sheffield. En un momento estaba sonriendo; al
siguiente era duro; luego estaba profundamente enamorado; y luego estaba desconsolado y
desesperado. El guardaespaldas pensó que incluso un cantante de la Ópera de Beijing con todas
esas máscaras no podía compararse con la cantidad de caras que mostraba Sheffield.

Cuando Evelyn no pudo escucharlo más, Sheffield tarareó una melodía feliz y se metió en su
automóvil. Podía imaginarse que lo que dijo todavía dolía.

Sí, todo fue un acto. Quería que le doliera, quería que ella tuviera problemas para comer o dormir
cuando pensaba en su expresión desesperada.

En unos minutos, recibió un mensaje de Evelyn. "¿Por qué volviste de todos modos? ¿Para hacerte
cargo de Theo Group o ...?"

Él curvó sus labios y no ocultó la verdad. "Theo Group fue solo una pequeña parte de la razón. ¿No
fuiste tú quien dejó la ciudad para seguirme? ¿Para preguntarme si podríamos juntarnos?"

Sheffield tenía razón. Las palabras que dijo la impactaron. Después de recibir este mensaje, durante
los siguientes días, ella estuvo hecha un manojo de nervios.

Ella estaba muy confundida. Realmente quería preguntarle a Sheffield si volverían a estar juntos o
no. Entonces, una noche, finalmente lo llamó y le preguntó. Pero Sheffield simplemente respondió:
"Déjame pensarlo".

EN EL CAMPO DE GOLF INTERNACIONAL DE Y CITY

El campo de golf cubría un área de 2, 000 acres. Tres hombres conversaban y jugaban al golf. Uno
en blanco, otro en negro y el tercero en gris. Cerca de ellos había tres caddies.

Con un movimiento profesional, Sheffield golpeó una bola blanca en el agujero. "Ya llevamos media
hora aquí. Si nos estás mintiendo, te desnudaré y te tiraré por el culo", amenazó.

"Oye, puedo bromear mucho, pero estoy hablando en serio ahora". Después de enderezarse la
gorra, Joshua agregó: "A menos que Evelyn cambie repentinamente su horario. Entonces, está fuera
de mis manos".
Cuando Sheffield escuchó su último comentario, sintió una necesidad incontrolable de golpearlo en
la cabeza con el palo.

Gifford desenroscó la tapa de una botella de agua y bebió un trago de agua. "Finalmente tengo
tiempo para salir con ustedes dos payasos. ¿Y me hacen esperar a una mujer? ¿Crees que no tengo
nada mejor que hacer?"

"También estoy ocupado", dijo Sheffield, como si estuviera tratando de argumentar que no fue su
culpa. Joshua le dio una palmada en el hombro y sugirió con resignación: "Bien, olvídalo. Solo finge
que nunca dije nada. ¡Tomemos algo de beber! Se giró y rodeó el hombro de Gifford con el brazo,
listo para salir del camino. La actitud de Sheffield se suavizó.

"¡Oye, no te vayas! Ya hemos perdido 30 minutos. ¿Por qué no 30 más? ¿Qué es una hora entre
amigos?"

"¡Humph! Quieres volver a verla. Eres demasiado terco para admitirlo. Y de alguna manera termina
siendo mi culpa que todavía no esté aquí. Sabes por qué estamos aquí hoy, ¿verdad? ¿Quién nos
pidió que viniéramos? he? ¡Dime!"

Sheffield sonrió obsequiosamente y dijo: "Está bien, es mi culpa. Todo es mi culpa. Lo siento por
eso".

"¡Eso está mejor! Pero, en serio, ¿cuál es tu plan? Has estado de regreso hace ya un tiempo ¿Por
qué no fuiste a hablar con Evelyn y decirle cómo te sientes?" Joshua se preguntó.

Sheffield hizo girar su garrote y dijo: "No quiero hablar con ella, quiero una disculpa. Y verla
desnuda. ¿Por qué no ambos?"

Los otros dos hombres a su lado estaban asombrados de lo abiertamente que hablaba de cosas así.
"Eres un pervertido", comentó Gifford con desdén.

Joshua suspiró y sacudió la cabeza. "Estoy impresionado de que Sheffield siempre diga lo que
piensa. No tiene filtro".

Sheffield nunca se avergonzó de hablar de lo caliente que estaba. No le importaron los comentarios
de sus amigos. Después de golpear la última bola en el hoyo, pasó el palo a Gifford.

Joshua puso una mano en el hombro de Sheffield. “Evelyn ya se ofreció a volver contigo, pero sigues
rechazándola. ¿No es lo mismo que estar tan cerca de anotar en el campo de futbol pero nunca
lanzar?

Sheffield lo miró antes de responder, “solo quiero quedarme un poco en la entrada. Soy el único en
el juego. Ni siquiera estoy ansioso. ¿0Que? ¿Crees que mi vida es un deporte para espectadores,
que vienes a comentarla?

“Ni siquiera estas en el campo de juego “argumentó Joshua.

Gifffors se hecho a reír “Oye ¡todavía están hablando de deportes? ¿Por qué seto que están
hablando de sexo?
1011 : LO QUE LOS AMIGOS HACEN

Sheffield lo miró fijamente. "¿Hablando de sexo? De ninguna manera. Estás escuchando cosas".
Gifford sacudió la cabeza. "¡Así es! Únete. Lo dominarás pronto", bromeó Sheffield.

Gifford usó el garrote para tocar el hombro de Sheffield y dijo: "Amable oferta, pero no, gracias.
Parece que ustedes dos están colgados de las hijas de Carlos. Yo no lo estoy. No tengo novia. No
tengo a nadie que me guste realmente, de todos modos. Tal vez la única para mí aún no ha nacido
".

"Deberías visitar el departamento de obstetricia / ginecología cuando tengas la oportunidad.


Podrías encontrarla allí", bromeó Sheffield, empujando a Joshua para agarrar el agua.

"Amigo, eso es asqueroso. Insípido incluso para ti, ¡y esa es una linea bastante baja!" A Gifford no
le gustaban las niñas pequeñas.

"Hey, échale un vistazo. Maestro Tang, ¿no es esa tu novia?" Joshua miró en dirección a un carrito
de golf que subía.

heffield se detuvo para mirar el carro que se acercaba. Una de las mujeres sentadas allí era Evelyn.

Bajó la botella e inmediatamente recogió un palo. "Saluden, muchachos. Fuera de mi camino,


caballeros".

Los chicos se miraron perplejos.

Al mirar los movimientos exagerados de Sheffield, Joshua de repente se dio cuenta de lo que estaba
haciendo. Le explicó a Gifford, que todavía estaba confundido: "Él quiere que atraigamos la atención
de Evelyn para que ella pueda ver lo increíble que es en el campo de golf".

Sheffield se dio la vuelta y le levantó el pulgar. Gifford finalmente entendió. "¡Maldición! ¡Estás lleno
de trucos, perra Tang!"

Sheffield maldijo sin volver la cabeza. "¡Vete a la mierda! ¡Eres una perra! ¡Date prisa! Si ella se va,
llegaré demasiado tarde". Entonces habrían esperado por nada.

Sentada en el carrito de golf, Evelyn vestía ropa deportiva de color rosa y blanco, zapatillas blancas
y una gorra de béisbol de color blanco rosado.

Ella sonreía y conversaba con su cliente que estaba sentado a su lado. "Casi nunca juego al golf. Pero
a veces voy a jugar al golf con papá. Probablemente me destruirás".

La gerente general, la Sra. Wu, agitó su mano con modestia y dijo: "Casi nunca practico golf
tampoco. No se preocupe. Probablemente podría vencerme en un buen día".

"¡Evelyn!" Alguien la llamó por su nombre.

Cuando Evelyn se volvió hacia la fuente de la voz en confusión, encontró a Gifford de pie a tres o
cuatro metros de su carro. Junto a él estaba Joshua, quien la saludaba con la mano, y alguien más
jugaba al golf de espaldas a ella. ¿Es Sheffield? Al ver al trío, Evelyn ordenó al conductor que se
detuviera.

"Lo siento, Sra. Wu. Veo a alguien que conozco. Quiero saludar. Será solo un minuto".

"Está bien. Adelante".

"Gracias. Oh, en realidad, hay un chico al que deberías conocer. Es el recién nombrado CEO de Theo
Group". Evelyn pensó que sería bueno que la Sra. Wu conociera a Sheffield. Una asociación
comercial entre su compañía y Theo Group podría ser beneficiosa.

"¡Suena bien!" La señorita. Wu estaba intrigada. Tanto Theo Group como ZL Group eran mucho más
grandes e influyentes que su propia compañía. Eran socios comerciales importantes. No podía
esperar para comenzar un charlar.

Evelyn salió del carro y miró al hombre, que estaba de espaldas a ellos todo el tiempo. "Hola Gifford,
¿cuándo llegaste aquí?" ella preguntó. Se dio cuenta de que Sheffield parecía ser bastante bueno
en el golf y acertó dos veces seguidas.

"Hola Evelyn. Llegué anoche", respondió Gifford con sinceridad.

"¿Es este tu cliente?" Joshua preguntó.

"Sí, déjenme presentarles chicos". Luego volvió los ojos hacia Sheffield y lo llamo por su nombre.

No fue hasta entonces que Sheffield se dio la vuelta, fingiendo que la acababa de ver. "Oh, es usted,
señorita Huo. ¡Qué coincidencia!"

Gifford y Joshua fruncieron los labios al mismo tiempo y juraron en silencio que debería cambiar su
profesión a actor.

Evelyn respiró hondo y presentó a la Sra. Wu a sus amigos. Después de que la pequeña charla se
calmó, Joshua sugirió: "Me encanta el hecho de que estemos aquí al mismo tiempo. ¿les gustaría
unirse a nosotros?"

Había que decir que él y Gifford realmente estaban haciendo todo lo posible para que la relación de
Sheffield con Evelyn funcionara.

Evelyn miró a la Sra. Wu. Como ella era su cliente, Evelyn respetaba su opinión. La Sra. Wu estaba
muy interesada en la idea. Ella dijo: "¿Por qué no? Podemos jugar uno contra el otro".

Eso hizo a Sheffield muy feliz. Puso su brazo alrededor del hombro de Joshua y dijo en voz baja:
"Gracias, hermano. Recordaré esto. Después de que Evelyn y yo nos casemos, haré lo que pueda
para unirlos a usted y a mi cuñada. ".

"Guárdatelo. Concéntrate en tus propios problemas. Conoces a Evelyn desde hace mucho tiempo,
incluso te has acostado con ella. Y todavía necesitas que vaya a rescatarte. ¿Qué demonios, hombre?
¿Qué te pasó? solía ser un jugador, y ahora una mujer te rechaza? Tienes una cara hermosa. ¿Por
qué no usarla? Qué desperdicio”.

"Entonces quieres decir... ¿Debería coquetear con ella?" Sheffield no pensó que fuera una mala
idea. Entonces, si Evelyn no se le acercara hoy, entonces él resolveria el problema por ella.
"Si puede volver a unir a Evelyn y a ti, ¿por qué no? ¿Cuál es el daño? No es que seas virgen". Joshua
amaba a su amigo, pero a veces podía ser realmente molesto. Como si su cerebro dejara de
funcionar alrededor de Evelyn.

"Oh, eres unico para hablar. Haces que parezca que cerraste el trato con Terilynn".

"¡Ya pasamos la etapa del primer beso! Tu apenas puedes hablar con Evelyn ahora", se jactó Joshua.
Su siguiente objetivo era hacerle el amor.

"Quítate esa estúpida sonrisa de la cara. Y ve si puedes encantar a la Sra. Wu. Déjame a mi chica".

"¿Yo? ¿Encanto, Sra. Wu?"

"Así es. Destella esos hoyuelos. ¡Convéncela!" Joshua realmente quería patearlo. "Sheffield ..."

Sheffield lo interrumpió, "Bien. Haré lo que quieras. ¡Siempre y cuando no vayas demasiado lejos!"

"Acuerdo." Joshua rio. Tendría la oportunidad de engañar a Sheffield. Gifford los miró perplejo.

"¿De qué estás susurrando?" Antes de que Sheffield pudiera decir algo, Joshua le dijo: "Oh, Sheffield
estaba tan conmovido que lo ayudamos a recuperar a su esposa y dijo que haría lo que quisiéramos.
¡Un favor para ti y otro para mí!" Sheffield trató de detenerlo, pero Joshua fue demasiado rápido.

Por supuesto, Gifford se dio cuenta de lo que estaba pasando. Actuó como si no supiera nada y
siguió el juego. Colocando un brazo sobre el hombro de Sheffield, con una falsa expresión de
gratitud en su rostro, dijo: "Amigo, somos amigos. Eso es lo que hacen los amigos. Y gracias de
antemano por ese favor. ¡Tengo que pensar en lo que quiero! "

"Joshua ..." Sheffield quería explicar. Gifford no le daría la oportunidad. "Lo entiendo. Dime qué
quieres que hagamos".

Sheffield se sintió impotente. Solo le había prometido a Joshua una cosa. No uno a cada uno. ¡Joshua
me la jugó! ¡Olvídalo! Tengo una novia para volver. Sheffield inclinó su cabeza hacia la Sra. Wu,
quien ya había recogido un garrote. "Tú y Joshua, manténgala ocupada". Gifford sonrió y le dio unas
palmaditas en el hombro. "No te preocupes. ¡Nos encargaremos de eso!"

Con grandes sonrisas en sus rostros, los dos caminaron hacia la Sra. Wu. Joshua preguntó: "Sra. Wu,
¿le gusta jugar al golf?"

Evelyn explicó: "Parece estar divirtiéndose".

"Bueno, eso es bueno. ¡Sería un honor para nosotros jugar golf con usted!" Le guiñó un ojo a Gifford,
y los dos se pararon a ambos lados de la Sra. Wu.

1012 : UN JUEGO QUE NO SEA GOLF


Dios los cría y ellos se juntan. Ese dicho podría ser trivial, pero era cierto cuando se trataba de
Sheffield, Joshua y Gifford. Todos eran guapos y educados. Mirar solo las caras bonitas de Joshua y
Gifford fue suficiente para alegrarle el día a la Sra. Wu. En poco tiempo, estaban conversando y
riendo. Dejada sola, Evelyn giró la cabeza para mirar a Sheffield y le llamó la atención. ¡La estaba
mirando! Miró hacia otro lado y fingió estar practicando su swing.

Con una sonrisa, ella se acercó y se detuvo a unos pasos de él. "Pareces ser bueno en esto. ¿Puedes
enseñarme?"

Sheffield miró deliberadamente a su alrededor y le preguntó a Evelyn: "Lo siento, ¿estabas hablando
conmigo?"

Evelyn puso los ojos en blanco y respondió: "Sí".

"Oh. Lo siento, señorita Huo. No soy tan bueno. Tal vez pueda contratar a un entrenador
profesional". Practicó algunas rodajas antes de finalmente golpear la pelota.

La pelota rodó por el césped y entró en el hoyo. Evelyn aplaudió. "¡Mírate! Creo que eres lo
suficientemente bueno. Enséñame".

¿Su amada mujer lo aplaudía? A pesar de sus esfuerzos por mostrar modestia falsa, una mirada
engreída se deslizó por las características de Sheffield. Le indicó que se acercara y le dijo: "Está bien,
dado que tus estándares para un entrenador son muy bajos, te enseñaré".

Miró en su bolso y seleccionó un club de damas para que ella usara. Evelyn, que estaba parada
donde había estado hace un momento, le quitó el garrote. Sheffield dijo algo a los caddies, y todos
se reunieron alrededor de la Sra. Wu, dejando a los dos solos.

Sheffield le enseñó a Evelyn cómo sostener el palo mientras él dijo: "Pones tu mano izquierda aquí
y sostienes el palo así. Y tu mano derecha aquí. No, eso no está bien. Así". Se acercó a ella y la abrazó
por detrás en una elegante maniobra.

Sus manos cubrieron las de ella. Sostuvieron el palo juntos. Sin saber si lo hizo a propósito o no, ella
sintió sus manos sobre las de ella, y su respiración era ardiente en su oído. Su voz era tan tierna y
masculina como ella recordaba.

Ella se sonrojó. Sheffield seguía hablando, su rostro tan cerca del de ella. "No vienes mucho aquí,
¿verdad?"

"No, el golf realmente no es para mí". Carlos le había enseñado un poco, pero a ella realmente no
le gustaba. Su instrucción le entro por un oído y salió por el otro. Apenas aprendió nada.

Matthew fue un caso totalmente diferente. Carlos nunca se ofreció a enseñarle, pero era natural.

"Me gusta venir aquí de vez en cuando. Es relajante", comentó Sheffield. Él sostuvo sus manos y
guió su swing. Ella golpeó la primera bola. Después de hacer esto, le besó la oreja cuando ella no
estaba mirando. A estas alturas, estaba segura de que él estaba tratando de seducirla.

"¡Enfoque! Necesitamos seguir la pelota y alinear el siguiente tiro", le recordó Sheffield y luego fue
a recoger la pelota. 'No es mi culpa. Me has distraído —replicó Evelyn por dentro. "Sosten el palo
así", dijo, haciendo una pausa para mostrarle. "Y columpia", le indicó después de tomar posición
detrás de ella, ayudándola a balancearlo. Ella estaba incómodamente consciente de su cuerpo cerca
del suyo.

"¡Espera!" Evelyn dijo de repente.

"¿Qué pasa?"

"No estoy seguro de haberlo entendido. ¿Quieres decir así?" Ella puso sus manos sobre el palo como
él le había enseñado. En este punto, sintió que la vieja atracción volvía. Ella habló desde el corazón.
"Eso servirá. Entonces balancea".

Ella hizo girar el palo. Torpemente todavía no había entendido bien el asunto. Después de un
tiempo, Evelyn gradualmente descubrió lo que estaba pensando en Sheffield.

Realmente no le estaba enseñando. Era solo una artimaña acercarse a ella. Mientras ella fuera mala,
él podría seguir abrazándola, ayudándola con la forma adecuada. Para decirlo sin rodeos, solo quería
abrazarla.

En lugar de darle a Evelyn la oportunidad de aprender, la sostuvo en sus brazos y le golpeó la pelota
una docena de veces o más. Luego se tomaron un breve descanso. Evelyn fue al baño. Cuando salió
del baño de mujeres, vio a Joshua hablando por teléfono cerca. Ella no quería escuchar a escondidas.
Sin embargo, lo que ella escuchó llamó su atención.

"Estoy afuera ayudando a mi amigo a recuperar a su novia. Chico inteligente. Sí, es Sheffield. ¿Quién
es ella? No puedo decírtelo ahora. Él puede decírtelo él mismo. De todos modos, su novia es lo
suficientemente increíble como para ponerte celoso ".

Un par de minutos después, Joshua colgó el teléfono. Hasta que se dio la vuelta no se dio cuenta de
que alguien estaba parado detrás de él. "¡Um, E-Evelyn!" tartamudeó, sin saber exactamente qué
decirle. ¿Cuánto tiempo lleva ella aquí? ¿Escuchó lo que dije?

"Joshua" Evelyn lo saludó sonriendo.

La sonrisa en su rostro era encantadora, pero le dio a Joshua un mal presentimiento. Tratando de
ocultar su vergüenza, se rió entre dientes y dijo alegremente:

"Ja, ja. Qué coincidencia. Busquemos a Sheffield".

Evelyn se quedó allí parada. "No tan rapido."

Bueno." Se sintió realmente nervioso.

"¿Por qué viniste aquí hoy? No fue para jugar al golf, ¿verdad?" ella preguntó.

"Bueno, porque recordaba que todavía tenía una membresía, y no quería que se desperdiciara ..."

"Muy bien. Ahora quiero la verdadera razón". La sonrisa en el rostro de Evelyn desapareció de
repente. Le lanzó una mirada severa a Joshua. En este momento, Joshua era como un niño atrapado
con su mano en el tarro de galletas.

"Está bien, está bien. Descubrí accidentalmente que estarías aquí, así que le dije a Sheffield e
hicimos planes para esperarte".
"¿Por qué? ¿Por qué esperarme? A Sheffield ni siquiera le importa. No le interesa volver a estar
juntos. Lo ha dejado muy claro. ¿Es algo de venganza?" No le importaba decirle eso a Joshua.
Después de todo, él era el mejor amigo de Sheffield.

"¿Te dijo eso?" Con un resoplido, dijo sin rodeos: "Evelyn, no te dejes engañar. Solo está fingiendo.
Quiere volver a estar contigo más que nada. Pero quiere que hagas el primer movimiento".

Evelyn no podía creer lo que oía. "Lo hice. Le pregunté, pero él me rechazó".

Había hablado con Sheffield sobre volver a empezar.

"¿Qué? ¡Ese imbécil!" Joshua estaba exasperado con el chico. Al ver lo enojado que estaba, Evelyn
no pudo evitar estallar en carcajadas.

"Lo entiendo. Él solo quiere hacer las cosas difíciles para mí".

"En realidad no ..." Joshua quería decir una buena palabra para su mejor amigo. Evelyn sacudió la
cabeza.

"Sé lo que está haciendo. No inventes excusas para él. ¿Puedes hacerme un favor?"

"Creo que sí. ¿Qué necesitas?" Unos minutos más tarde, Joshua regresó al curso. Corrió ansioso
hasta Sheffield y dijo, sin aliento, "Sheffield, Sheffield ..."

Sheffield miró hacia atrás y preguntó con impaciencia: "¿Qué?" ¿Por qué todavía no ha vuelto
Evelyn? el se preguntó.

"Nunca adivinarás lo que acabo de ver". Sheffield jugó mientras esperaba que Evelyn volviera del
baño.

"Escúpelo".

"Vi a Evelyn tomando pastillas", le susurró Joshua.

"¿Tomando pastillas?" Aturdido, Sheffield dejó el palo. "¿Qué tipo de pastillas?"

"Um, gripe ... algo ... xamina. ¡Oh, cierto! ¡Fluvoxamina! Eres médico. ¿Para qué es ese
medicamento?"

Si Sheffield mirara la pantalla del teléfono de Joshua, sabría que acaba de buscar en Google los
antidepresivos. El primer medicamento que apareció fue fluvoxamina.
1013: ME ARREPIENTO DE TODO

Fluvoxamina? Como médico, por supuesto, Sheffield sabía exactamente para qué era. Él frunció las
cejas. Cuando conoció a Evelyn por primera vez en ciudad D, ella le dijo que tenía un caso leve de
depresión. Por eso se fue de viaje.

En aquel entonces, había estado triste, inquieta y, a menudo, de mal humor.

Él fue el mejor antidepresivo. Cuando se juntaron, esos síntomas desaparecieron.

Pensó que se había recuperado, pero ¿por qué estaba tomando esos medicamentos entonces?

"¿Dónde está ella?" Sheffield preguntó.

"¿Por qué? ¿Qué estás planeando?" Joshua se preguntó.

'¿Qué piensas? Arreglar mi desastre, por supuesto. Pensando en lo que le había hecho hacía unos
días, Sheffield quería abofetearse. "Quiero hacer feliz a mi chica! "

Justo entonces, un carrito de golf llegó rodando. Evelyn salió del carro.

Con los ojos fijos en ella, Sheffield preguntó: "¿Dónde has estado?"

Evelyn le lanzó una mirada casual y respondió: "En el baño. A las chicas les lleva más tiempo que a
los hombres".

"¿Qué más hiciste?" Evelyn lo miró y le preguntó: "Ok. Esa es una pregunta extraña. ¿Qué quieres
decir?"

"¿Tomaste alguna píldora?"

"No es que sea de tu incumbencia, pero no", respondió con sinceridad. Sin embargo, Sheffield creía
que estaba mintiendo. "Evelyn, ¿eres feliz?"

La expresión de su rostro era tan seria que Evelyn quería reír. Pero sintiendo su preocupación, no
pudo. "Realmente no." Él no solo le mintió, sino que también le jugó una mala pasada. Esta fue un
gran engaño. Nadie estaría feliz por eso.

Sheffield sintió un dolor agudo en el corazón.

Estaba clínicamente deprimida de nuevo.

La culpa en su pecho lo estaba devorando. Él tomó su mano y le preguntó: "Bebé, ¿por qué no me
lo dijiste?"

"¿Decirte qué?" A Evelyn le costaba mucho contener la risa. Esto era muy gracioso.

Divertido por lo que estaba sucediendo frente a él, Joshua tuvo que alejarse. Se había llevado una
mano a la boca, pero sus carcajadas se podían escuchar a través de sus dedos.

"Decirme que ... er ... No importa. Sé que no eres muy buena en el golf. Vamos de compras, de
viaje, a bailar, cantar, lo que quieras hacer".
La idea de que ella estuviera deprimida llevó a Sheffield al borde de las lágrimas. Él era un idiota.
Evelyn había estado tan deprimida que estaba tomando medicamentos nuevamente, pero él
todavía estaba enojado con ella y seguía haciéndole las cosas difíciles.

Evelyn logró recuperarse. Después de adoptar una mirada seria, ella dijo: "Quiero que te disculpes
conmigo".

"Claro. Lo siento, Evelyn. Eve, cariño, todo es mi culpa". Mientras Evelyn estuviera feliz, disculparse
con ella era lo menos que podía hacer.

"¿De qué te arrepientes?"

"Todo. Me he equivocado desde el día en que te comprometiste con Calvert. No debería haber
dejado que las cosas llegaran tan lejos. Debería haberte dicho qué tipo de persona era en la
ceremonia de compromiso". Se había arrepentido. Pensó en eso un millón de veces desde
entonces. Despertó en medio de la noche con un sudor frío, sus pensamientos consumidos por eso.
Ignorando las miradas curiosas de los demás, Sheffield continuó cariñosamente: "No debería
haberme ido por dos años. No debería haber tratado de molestarte cuando viniste a verme..."

Evelyn ya estaba llorando. Había estado esperando este momento durante mucho tiempo, sin
importar el hecho de que lo había engañado para que dijera todo esto.

Incluso Joshua, el papel secundario en este drama, fue conmovido por las conmovedoras palabras
de Sheffield. Se sintió culpable antes porque él y Evelyn estaban tratando de engañar a Sheffield.

Ahora que Sheffield y Evelyn estaban limpiando el aire entre ellos, Joshua sintió que había hecho
algo bueno y que su culpa había desaparecido.

Sheffield continuó: "El niño que viste en mi oficina el otro día no es mi hijo. Él es mi medio
hermano. Eres el único amor de mi vida. Nunca ha habido otro. Hice todo eso para molestarte. Pero
ahora, estoy triste de haberte hecho eso. Evelyn, por favor no te enfades. No lo volveré a hacer".

Ella sonrió, "Lo sabía".

"¿Lo sabías? ¿Sabías qué?"

"Sabía que era tu hermano".

"Oh, eso es aún mejor. Por cierto, fui al cine el otro día. Nunca te dejé plantada. Llegué tarde. Eso
estuvo mal. Debería haberte hecho saber que estaba allí. No debería haberme sentado en la última
fila, solo mirándote. No debería haberte seguido afuera, fingiendo que los dos estábamos allí por
casualidad.”

Cuando escuchó todo esto, Evelyn se enojó. ¿Estuvo en el teatro todo el tiempo y no me habló?
¿Me estaba acosando? ¿Cuánto ha hecho eso? Argh! ¡Es tan imposible!

"Evelyn, déjame cuidarte como lo hice antes, ¿de acuerdo?" dijo Sheffield, tomándola en sus
brazos. Su tono estaba lleno de culpa y pena.

La Sra. Wu se sorprendió y le preguntó a Gifford: "¿Están...?"

Gifford guardó la expresión juguetona en su rostro y respondió con calma: "Amantes".


"Oh." La Sra. Wu entendió. "La hija mayor del CEO de ZL Group y el heredero de Theo Group están
enamorados".

Ella no pudo evitar exclamar: "¡Una pareja hecha en el cielo!"

"Un buen hombre y una mujer hermosa; son tan perfectos el uno para el otro".

Gifford estaba feliz de ver a Sheffield y Evelyn volver a estar juntos también. Evelyn preguntó de
nuevo: "¿No me dejarás sin importar lo que pase?"

"¡Nunca! ¡No te dejaré!" Sheffield lo prometió. La sensación de felicidad que no había sentido en
mucho tiempo se extendió en su pecho y le calentó el corazón. Ella respondió a su abrazo. Sin
embargo, la armonía y la felicidad no duraron mucho. Algo inesperado sucedió esa tarde.

Al mediodía, todo el grupo fue a almorzar juntos antes de irse por caminos separados. Tan pronto
como regresó a la oficina, Sheffield llamó a Carlos.

En el momento en que el hombre mayor respondió, fue directo al grano y dijo: "Sr. Huo, soy yo.
Sheffield".

Carlos dejó a un lado su trabajo. "¿Eh, qué? Debes extrañarme gritándote porque vas a escuchar
algo".

"¡Señor Huo! ¡Le estoy declarando la guerra!"

-De todos los locos ... – Carlos sintió que este tipo estaba loco. "¿Guerra? ¿Conmigo? ¡No tienes el
valor!" Él rió.

"Sí. Y es mi amor por Evelyn lo que me llevó a esto". ¡Esta vez, no la dejaré ir a menos que muera!
Sheffield se juró a sí mismo.

"No me hables de amor. ¡No te creo!" Anunció Carlos.

Girando el bolígrafo que Evelyn le había comprado, Sheffield continuó: "Solo quería que supieras
que amo a Evelyn. Me casaré con ella, te guste o no".

Carlos le había advertido que no hablara de amor, pero Sheffield lo ignoró e hizo lo contrario.

"Hasta donde yo sé, Sterling y la junta directiva quieren el control de Theo Group. Si no tienes
cuidado, te echarán. También renunciaste al hospital. Eso significa que si te despiden como CEO, no
tendrás dos monedas de cinco centavos para juntar. ¿Cómo puedes permitirte mantener a mi hija?
“Carlos preguntó. Además, ahora tenía una nieta. Si se trataba su hija o su nieta, no las dejaría llevar
una vida pobre. Con o sin Sheffield.

Sheffield respondió sin vergüenza: "Viviré en la mansión de la familia Huo con ustedes. Eres rico, Sr.
Huo. Incluso si hubiera diez de mí, no podría gastar todo tu dinero. Es más, ni siquiera le importa
tanto el dinero. Además, me es más cómodo para cuidar a Evelyn si vivo allí ".

Carlos sintió la sangre correr por su rostro. "¡No recibirás ni un centavo de mi dinero!"
"Tío Carlos, mi querido futuro padre, no pediré mucho. Dejaré de beber y fumar. También puedo
dejar de comprar ropa de marca. Solo dame algo de dinero para comprar alimentos todos los
meses. Eso estará bien ".

"¡Esfúmate! ¡No soy tu padre! ¡No tengo un hijo cuyo apellido sea Tang!" A Carlos le dolía la cabeza
al hablar con este hombre. ¿Cómo se suponía que debía tratar con este joven audaz?
1014: ELLA LE MINTIÓ

"Entonces pueden llamarme Sheffield Huo de ahora en adelante. Sabes que soy un gran tipo. Si me
convierto en un miembro de la familia Huo, entonces los haré sentir orgullosos", dijo Sheffield con
confianza.

"¡Vete a la mierda!" Carlos tronó. "Sigue hablando así y haré que Evelyn tenga más citas a ciegas".

Con una mirada seria, Sheffield dijo: "Tío Carlos, Evelyn sufre de depresión nuevamente. Está
tomando antidepresivos. ¿Estás seguro de que todavía quieres entrometerte? ¿Realmente amas a
tu hija?"

"¿Depresión? ¿Evelyn está tomando antidepresivos? ¡Mierda! ¡Creo que tu eres el que necesita
medicamentos! Mi hija es una niña feliz. ¿Qué tonterías estás diciendo? ¿Soy demasiado amable
contigo? ¿Quieres que compre Theo Group y cierre? ¿Es lo que quieres?"

Si ZL Group se enfrentara a Theo Group ahora, tanto Sheffield como su compañía sufrirían una
pérdida.

"Tío, no te mentí. Tomó fluvoxamina, un tipo de medicamento para tratar la depresión. Prometo
que seré bueno con Evelyn. ¡Te escucharé mientras aceptes darme a Evelyn! " Sheffield sonaba muy
serio, e incluso había mencionado el nombre de la medicina.

El corazón de Carlos se hundió. "¿Viste a Evelyn tomar las pastillas tú mismo?" preguntó
preocupado.

Sheffield no la vio con sus propios ojos. Joshua le contó al respecto. "No. Joshua lo vio y salió
corriendo a decirme".

"¿Te dijo que lo vio con sus propios ojos?"

"Bueno, sí ..." La línea de preguntas de Carlos le dio un mal presentimiento.

Ya no había una guerra tensa entre ellos. Carlos se calmó y dijo: "Si lo que dijiste es cierto, los
dejaré comenzar a salir de nuevo. Pero Sheffield, si Evelyn no está tomando antidepresivos, y solo
estás jugando conmigo, ¡te castigaré!"

Antes de que Sheffield pudiera decir algo más, el viejo colgó el teléfono. El mal presentimiento se
hizo más fuerte en su corazón. Solo para asegurarse, marcó rápidamente el número de Joshua. Tan
pronto como se conectó el teléfono, preguntó: "Joshua, ¿me mentiste sobre algo?"

Joshua tardó un tiempo en responder a su pregunta. "No, no lo hice. ¿Por qué haría eso?"

"¿Cómo se veían las pastillas que Evelyn tragó?"

"¿Qué?" Joshua finalmente se dio cuenta de lo que estaba sucediendo.

"Oh, lo olvidé."

"¡Humph! Solo estás fingiendo. Evelyn ya me dijo que mentiste", dijo Sheffield con un resoplido.

"¿Ella dijo eso? ¡Amigo, eso no está bien! Evelyn me pidió que te mintiera ... ¡Espera ... bastardo!
¡Me engañaste!"
Si Joshua hubiera estado justo frente a él ahora, Sheffield le habría dado un puñetazo.

"¡Gilipollas! Te voy a dar una paliza cuando te vuelva a ver. ¿Me mientes y haces que mi mujer
también lo haga? ¿Con amigos como tú, quién necesita enemigos?"

Joshua respondió en voz baja: "Mira, ella lo descubrió. No había nada que pudiera hacer. Además,
tengo que hacer que Terilynn sea mía. Y Evelyn puede ayudarme".

Sheffield estaba tan enojado que colgó el teléfono sin decir una palabra más.

Sentado en su oficina, sintió crecer su ira. Evelyn se la jugó totalmente. No se había imaginado que
ella le mentiría y le haría derramar su corazón. ¡Bien! Él admitía que todo fue culpa suya. Era
demasiado confiado, y perdia la cabeza cuando se trataba de Evelyn. Sin embargo, Joshua estaba en
modo de pánico. Después de que Sheffield lo engañó para que le contara todo, el joven supo que
necesitaba hacer algo. Levantó el teléfono y llamó a Evelyn. "Hola Evelyn. Malas noticias..."

"¿Qué pasa?"

"Sheffield descubrió que nos metimos con su cabeza".

"¿Qué ... así de rápido?" Evelyn se pellizcó el lugar entre las cejas con tristeza.

"Sí, lo descubrió ..." Joshua también estaba sorprendido. No tuvo la oportunidad de preguntarle a
Sheffield cómo llegó a esa conclusión.

"Ya veo. Gracias". Después de colgar el teléfono, Evelyn envió un mensaje de texto a Sheffield.

"No culpes a Joshua. No hizo nada malo". Esta vez, Sheffield respondió rápidamente.

"No lo cubras. ¿Cómo podrían ustedes dos unirse para engañarme? ¡No quiero volver a verlos, ni a
ti ni a Joshua nunca más! ¿Entendido? ¡Ya terminamos!" Cuando Evelyn vio el mensaje, ella le
devolvió el mensaje.

"¿Hay alguna manera de que puedas perdonarme?"

"No esta vez. Necesitas disculparte. Te comprometiste con otro hombre, por el amor de Dios. ¿Por
qué me hiciste pedir disculpas?"

Evelyn podía imaginar la mirada arrogante de Sheffield al otro lado de la línea. Ella se rió entre
dientes y escribió: "Sheffield ..."

"No me llames. Estoy demasiado enojado. Incluso si me llamas 'cariño', no dejaré de estar
enojado".

Después de una breve pausa, Evelyn escribió "Cariño". Entonces ella envió el mensaje.

"¡Hola!" él respondió en un instante. Mirando su pronta respuesta, Evelyn no pudo evitar estallar
en carcajadas.

Ella bromeó, "¿No dijiste que todavía estarías enojado?"

"Estoy enojado. Me engañaste y usaste a mi mejor amigo para hacerlo". Se cubrió la frente con la
mano. Sheffield era tan infantil como siempre.
Cuando Carlos llamó a Evelyn para confirmar su depresión, finalmente se dio cuenta de cómo salió
la mentira. Después de todo, ella solo lo hizo por capricho y no lo había planeado bien. Ella
preguntó: "Papá, ¿te llamó Sheffield?"

"Sí. Me declaró la guerra y dijo que estabas tomando antidepresivos. Entonces, ¿es eso cierto?"

"No. Estoy bien, papá. Fue una mentira. No pensé que te llamaría para confirmarlo". Evelyn suspiró
sombríamente. Carlos se sintió aliviado al escuchar que ella no estaba tomando medicamentos.

Comenzó a quejarse, "No me estaba llamando para asegurarme de nada. Solo quería molestarme.
No te cases con ese tipo. Su plan para un futuro seguro es vivir a costa de nosotros. Incluso me
declaró la guerra. Es hora de que le enseñe una lección. De lo contrario, no sabrá quién es el
verdadero jefe en Y City ".

"¡Papá! No hagas esto. Acaba de hacerse cargo de Theo Group ..."

"¿Y? ¿Por qué debería importarme? Él me provocó primero".

"Papá, es mi culpa. Le mentí".

Carlos resopló, "Ya veremos eso". Evelyn estaba estupefacta. ¡Otro hombre infantil!

Esa noche, después del trabajo, Evelyn fue al centro comercial a recoger una corbata y pagar la
factura. Luego, antes de dirigirse al Grupo Theo, también le había pedido a un asistente que
empacara algunos bocadillos nocturnos del Edificio Alioth. Esta vez, Evelyn no subió las escaleras
después de llegar a la entrada de Theo Group.

Por orden suya, Félix le dijo a un guardia de seguridad: "Estos son de la señorita Huo. Por favor,
ayúdenos a dárselos al Sr. Tang. Gracias".

Sabiendo que Evelyn era una invitada especial, el guardia de seguridad agarró la bolsa y dijo: "Está
bien".

Cuando estaba a punto de entrar al edificio, salió una mujer. Era Gillian. Reconoció a Félix a
primera vista. Miró a su alrededor y vio a Evelyn parada no muy lejos y mirando al guardia de
seguridad.

"¡Espere!" Gillian detuvo al guardia de seguridad.

"Hola, señorita Chi", saludó el guardia de seguridad. Ciertamente sabía quién era Gillian. Ella era la
hermana menor de la esposa actual del ex CEO.

"¿A dónde vas?" Ahora que no estaban en el Grupo ZL, Gillian ignoró por completo a Evelyn.

"Oh, así está la cosa. La princesa mayor del Grupo ZL me pidió que le trajera algo al Sr. Sheffield
Tang. Me tengo que ir".

¿La princesa mayor? Gillian se burló, sintiéndose molesta. 'Este es el siglo XXI. Ella se llama a sí
misma una princesa? ¡Evelyn Huo, eres una perra! pensó. Luego dijo con una voz que podía ser
escuchada por todos los presentes allí: "Acabo de salir de la oficina de Sheffield. Él está trabajando
duro. Dame la bolsa y me aseguraré de que la reciba".
"No. No puedo dejar que haga eso. Estoy bien con esto, señorita Chi". El guardia de seguridad miró
a Evelyn.
1015: NO ABIERTO AL PUBLICO

Gillian fingió enojo y reprendió al guardia de seguridad: "Cuida tus modales. ¿Por qué no puedo
ayudar a la señorita Huo con eso? No es un asunto menor. Señorita Huo, lo sentimos mucho. Le
haré saber a mi cuñado y Sheffield para que enseñen a estos guardias de seguridad algunas
lecciones debidas ".

Evelyn no se movió de su lugar. "No importa, señorita Chi, gracias. Ha sido muy amable al hacerme
este favor".

"De nada, señorita Huo. Puedo ir e venir a la oficina de Sheffield a mi antojo. Entonces, ¿es algún
tipo de refrigerio nocturno para él?" Gillian miró las cajas de comida para llevar con el logotipo del
restaurante en el quinto piso del edificio Alioth.

"Sí", dijo Evelyn con franqueza.

La sonrisa de Gillian se profundizó. "Oh Dios." Tomó las cajas de comida para llevar, junto con la
bolsa de regalo, de las manos del guardia de seguridad. "Se los daré. Me dirijo a su oficina ahora".

"Gracias", dijo Evelyn y caminó hacia su auto. No entró hasta que Gillian desapareció en la empresa.

"Señorita Huo, ¿por qué no subió para encontrarse con el Sr. Tang?" Félix preguntó, confundido por
su decisión. Los había visto abrazarse más temprano ese día. ¿No restauraron su relación?

Evelyn sonrió resignada. "Lo hice enojar de nuevo". Si ella pasara en la puerta de Theo Group o por
la puerta de la oficina de Sheffield nuevamente, sería vergonzoso. Es mejor que0 no subiera en
absoluto. Félix vio la mirada impotente en su rostro, pero había una sonrisa feliz tirando de las
comisuras de sus labios. Se abstuvo de hacer más preguntas y se sentó en el asiento del conductor.

EN LA OFICINA DEL DIRECTOR GENERAL DE THEO GROUP

Cuando Gillian llegó a la oficina del asistente, no vio a Tobias allí. Otro asistente estaba de servicio.
El asistente se levantó tan pronto como la vio y saludó: "Hola, señorita Chi".

"Hola. Estoy aquí para ver a Sheffield".

"Espere un momento, señorita Chi. Se lo haré saber al señor Tang".

"Bueno." Había venido a buscar al asistente de Sterling antes, pero había decidido no ir a la oficina
de Sheffield en ese momento. Ella sabía que él no la dejaría entrar sin una buena razón.

Cuando Sheffield escuchó de su asistente que Gillian estaba fuera de su oficina, él se negó sin
dudar: "Dile que estoy ocupado".

El asistente le informó con calma, "Lo siento, señorita Chi. El Sr. Tang está ocupado en este
momento y no quiere invitados".

"Justo como se esperaba", pensó. Sacó su teléfono y llamó a Sheffield directamente. Cuando él
respondió, ella dijo:

"He venido a pedido de Evelyn".

La puerta de su oficina se abrió en unos segundos.


Gillian entró en la oficina, llevando las cajas de comida para llevar y la bolsa de regalo.

Adentro, Sheffield la miró rápidamente y preguntó: "¿Qué es?"

Ella puso las cosas sobre su escritorio. "¿Tienes hambre? Ven a comer algo. Todavía hace calor".

Sheffield tenía mucha hambre, por lo que no se negó. Dejó la pluma y fue a lavarse las manos antes
de sentarse a la mesa.

Gillian colocó dos platos delicados y un plato de arroz frente a él.

Había dos pares de palillos en la bolsa de plástico. Ella se sentó junto a Sheffield y le entregó un par
de palillos, mientras sostenía el otro par en su mano. Ella iba a comer con él.

"¿Viniste aquí a pedido de Evelyn?" Sheffield preguntó mientras se ponía un bocado de arroz en la
boca.

"Sí, ella me pidió que te trajera esta comida y el regalo", dijo Gillian. Mentir no le haría ningún bien.

La mano de Sheffield se congeló en el aire. "¿Evelyn me compró esta comida?"

"Sí. Y esto también". Ella le dio la bolsa de papel. Sheffield dejó los palillos y abrió la bolsa. Dentro
había una corbata a rayas rojo vino.

"¿Donde esta ella?" preguntó, con los ojos fijos en la corbata.

"Dijo que estaba ocupada y me pidió que te los trajera aquí", dijo Gillian mientras ponía una
pechuga en el tazón de Sheffield.

"Entonces ... ¿compró la comida y la corbata?" Sheffield preguntó de nuevo.

"Sí", asintió Gillian, preguntándose por qué seguía preguntando lo mismo.

En un instante, bajó la corbata y acercó los dos platos de la mesa a su lado.

Luego, despiadadamente agarró los palillos de la mano de Gillian y dijo: "Esto es mío. Si tienes
hambre, consigue tu propia comida".

Tiró sus palillos usados a la basura y comenzó a comer los platos, ignorando a la aturdida Gillian.

Ella se sentó allí, sorprendida por sus acciones. Le llevó mucho tiempo encontrar su voz.

"Solo quería comer contigo". Era la primera vez que veía a un tipo tan malo.

"No, gracias. No soy Nastas. Puedo comer solo. No necesito tu compañía", respondió
rotundamente. Si ella le hubiera dicho antes que Evelyn había comprado la comida, no le habría
ahorrado ni una rodaja de zanahoria.

Gillian estaba estupefacta. "¿Desde cuándo te volviste tan infantil, Sheffield?"

Al escuchar sus palabras, Sheffield redujo la velocidad y se preguntó: "¿Soy infantil ahora?"

Recordó que a Evelyn le gustaban los hombres maduros.


"¡Sí mucho!" Nunca antes había conocido a un hombre que era reacio a compartir algo de comida
solo porque ella no era la que lo había comprado. Ella no sabía que Sheffield podía ser tan malo e
infantil.

"Oh ya veo." Decidió intentar actuar más maduro en el futuro.

'Y...?' Gillian quería preguntar.

Ella parpadeó hacia él, confundida por la falta de respuesta.

Como Sheffield continuó comiendo sin prestarle atención, no tuvo más remedio que irse.

Unos minutos después de que ella salió del Grupo Theo, Gillian encontró la cuenta privada WeChat
de Evelyn del grupo WeChat de la compañía, y le envió una solicitud de amistad.

Cuando Evelyn llegó a la entrada de la mansión, vio la solicitud de amistad de Gillian. Después de
algunas dudas, hizo clic en el botón "Aceptar".

En poco tiempo, recibió un mensaje de Gillian.

"Señorita Huo, llevé su regalo a Sheffield. La comida estaba deliciosa. ¿En qué restaurante la
compró? La próxima vez le llevaré lo mismo".

Evelyn podía leer entre líneas.

Gillian decía que había comido la comida con Sheffield.

Ignorando su jactancia, Evelyn respondió: "El quinto piso del edificio Alioth".

“He estado allí varias veces, pero no sabía que estaba abiertos tan tarde en la noche".

"No te molestes. Deberías obtenerlo en otro lado", escribió Evelyn.

"¿Por qué? ¿Es porque hay demasiada gente por la noche?" Gillian le respondió rápidamente.

"Porque no está abierto al público".

Después de enviar el mensaje, Evelyn volvió a guardar su teléfono en su bolsillo.

Gillian apretó los dientes con rabia mirando el último mensaje. 'Ella está presumiendo! ¡Ella lo hizo
a propósito! Humph! ¿A quien le importa? Puedo conseguirle algo de comida de otro buen
restaurante. ¿Cree que es el mejor restaurante de la ciudad? pensó enojada.

La puerta de la habitación de Carlos estaba abierta.

Cuando Evelyn se acercó a la habitación, pudo escuchar la voz de su madre desde adentro. "¡Gwyn,
mírame! ¡Me voy a transformar en un enorme dinosaurio y comerme a tu abuelo! ¿Qué piensas?
¿No es una gran idea?"

Sin expresión, Gwyn miró a su abuela jugando con un juguete de dinosaurio colocado sobre su
cabeza.

Cuando la niña vio a Evelyn parada en la puerta, se quedó atónita por unos segundos y luego
caminó lentamente hacia su madre, sosteniendo otro pequeño dinosaurio en su brazo.
"¡Mi bebé! Hola, papá. Hola, mamá".

Evelyn dejó su bolso sobre el escritorio y recogió a su pequeña hija.

"Has vuelto. ¿Tienes hambre? ¿Debo pedirle al cocinero que te haga algo?" Carlos preguntó con
preocupación.

Debbie dejó el juguete a un lado y solo le sonrió a su hija.

"No tengo hambre, papá. ¿Se comportó Gwyn? Mamá, ¿quién le compró este dinosaurio?"

Evelyn no recordaba haber comprado este juguete para Gwyn.

"Terilynn dijo que fue Joshua", explicó Debbie.

"¿Joshua?" Evelyn preguntó con el ceño fruncido. "¿Conoció a Gwyn?"


1016: EL COMPORTAMIENTO INUSUAL DE GWYN.

"Sí. Estaba ocupada el otro día, así que le pedí a Terilynn que cuidara a Gwyn. Ella y Joshua la llevaron
a divertirse. Joshua le compró los dinosaurios. Terilynn le dijo que Gwyn era la hija de su primo".

Debbie se sintió mal porque Terilynn tuvo que mentir sobre la identidad de Gwyn.

"Oh." Evelyn se sintió un poco aliviada.

En ese mismo momento, Gwyn miró al dinosaurio en su mano y murmuró: "tio ..." Los tres adultos
en la habitación quedaron atónitos al mismo tiempo y se miraron el uno al otro en completo silencio.
Pero no tenían idea de a quién llamaba Gwyn.

Evelyn se sorprendió de que su hija hablara. "Gwyn, ¿acabas de decir 'tío'? ¡Dilo de nuevo, bebé!"
Por lo general, Gwyn apenas hablaba. Las pocas palabras que habló incluyeron mamá, abuelo,
abuela y algunas otras palabras simples. Evelyn había olvidado cuánto tiempo había pasado desde
que Gwyn había hablado por última vez y ahora estaba diciendo una nueva palabra.

Los tres se sorprendieron gratamente al escuchar su voz. Gwyn miró a Evelyn por un momento y
luego, alentada, volvió a decir: "tio". Aunque no sabía a quién se refería su hija, Evelyn se alegró de
escucharlo.

"¡Cariño, bien hecho! Mami te enseñará nuevas palabras. ¡La siguiente será 'Tía'!" Gwyn no
respondió esta vez. Esa noche, tan pronto como llegó Terilynn, Debbie la arrastró a su habitación y
le preguntó: "¿Le enseñaste a Gwyn a decir 'tío' el otro día cuando la sacaste?"

"¿Qué? ¿Por qué lo preguntas?" Terilynn estaba confundida.

"¡Gwyn dijo la palabra de repente esta noche! ¡Dos veces! Quería saber si le habías enseñado eso",
dijo Debbie.

Terilynn estaba sorprendida y feliz de escuchar la nueva información. "¿Ella hizo?"

"Si." 'Guau. Conocer a su padre realmente la ha ayudado. Gwyn está dispuesta a hablar ahora ',
pensó Terilynn.

"La llevaré conmigo la próxima vez para pasar el rato con Joshua". No podía decirle a nadie que
estaba llevando a Gwyn a ver a su padre. Debbie frunció el ceño, pensando. Se volvió hacia Carlos,
que estaba leyendo algo en su iPad, y le preguntó: "Carlos, ¿es posible que Gwyn no hable con
frecuencia porque nunca la sacamos mucho?"

Carlos no se opuso. Después de una breve pausa, dijo: "Si salir con otras personas es bueno para
ella, entonces saquémosla de la casa con más frecuencia". Por supuesto, él organizaría más
guardaespaldas para proteger a su querida nieta.

Debbie se volvió hacia Terilynn. "¡Una cosa más! Parece que a Gwyn realmente le gusta Joshua.
Desde que recibió los dinosaurios de él, siempre tiene uno de ellos en la mano todos los días".

Habían pensado que los dinosaurios eran juguetes de niños, por lo que nunca habían comprado
ninguno para la niña. Pero ahora, parecía que en realidad le gustaban esos juguetes. Terilynn se rio
entre dientes. No eran los dinosaurios los que le gustaban a la niña, sino la persona que los había
comprado para ella: Sheffield.

"La llevaré de nuevo en mi próximo día libre". Para evitar algún desliz frente a Carlos, Terilynn
pensó que sería mejor salir de la habitación de sus padres lo antes posible. "¡Está bien! Ve a
descansar un poco ahora", le dijo Debbie.

"Buenas noches, papá. Buenas noches, mamá". En los días siguientes, Evelyn descubrió algo extraño
sobre su hija.

Cada vez que Gwyn jugaba con el dinosaurio, ella seguía diciendo "Tío". Incluso sucedió tarde en las
noches.

Gwyn miraba al dinosaurio en silencio y decía "Tío ..."

Evelyn estaba perturbada por el comportamiento inusual reciente de Gwyn. Ella decidió llevar a su
hija a su médico de familia. Después de hacer la cita, ella misma llevó a la niña al consultorio del
médico.

Ella le contó al médico sobre el comportamiento anormal reciente de su hija. Al principio, el médico
descartó todas las demás posibilidades y preguntó: "¿Gwyn tiene un tío?"

Evelyn finalmente recordó los incidentes de ese día cuando Gwyn había dicho la palabra por primera
vez.

"Tengo un amigo. Le compró los juguetes a mi hija. ¿Es posible que ella pregunte por él?" preguntó
ella, preocupada.

"Eso es posible. Obviamente ha dejado una profunda impresión en Gwyn, y parece que le gusta
mucho. Si es posible, trata de llevar a Gwyn a verlo con más frecuencia".

¿Ver a Joshua más seguido? Evelyn se sintió un poco frustrada al respecto. Además, Joshua estaba
ocupado preparándose para una prueba para obtener un ascenso. Después de abandonar el
consultorio del médico, Evelyn colocó suavemente a Gwyn en la silla de seguridad.

Ella sacó su teléfono para hacer una llamada rápida. "Terilynn, ¿estás ocupada?"

"No, ¿qué pasa?"

“Acabo de llevar a Gwyn a ver al médico. Ella sugirió que Gwyn pasara más tiempo con Joshua. ¿Ha
estado ocupado últimamente?"

"No realmente. Todavía tiene tiempo para acompañar a Gwyn de vez en cuando. No te preocupes.
Llevaré a Gwyn a verlo mañana por la noche".

De repente, a Terilynn se le ocurrió que había olvidado concertar una cita con Sheffield.

"Bueno, dale las gracias por mí". Después de una breve pausa, Evelyn preguntó: "Terilynn, ¿te
gusta?"

Ella había estado saliendo con Joshua por algún tiempo. Evelyn pensó que era hora de confirmar su
relación.
"Tal vez ..." Terilynn vaciló.

"¿Qué quieres decir con 'tal vez'? ¿Aún no has superado a Tayson?"

"¡No! ¡No tiene nada que ver con él! Y, por favor, no menciones a Tayson frente a Joshua. Se enoja
mucho con ese tema".

Joshua tenía muy buen genio, excepto cuando se mencionaba el nombre de Tayson. Perdía la cabeza
cada vez que eso sucedía.

Evelyn le aseguró: "Está bien. Estoy de tu lado en esto. Y si mi padre se opone a tu relación, te
ayudaré".

"¿En serio? Muchas gracias, Evelyn", dijo Terilynn, su voz llena de emoción.

"Soy tu hermana, así que, naturalmente, apoyaré tu decisión. Y sabemos que mamá estará de
nuestro lado. Matthew ciertamente también te apoya. Papá estará solo en esta pelea. No puede
ganar esta batalla "Evelyn se rió entre dientes.

"¡Genial! Pero él no me impedía ver a Joshua, ¿verdad?" Terilynn preguntó. Mucho había sucedido
en el pasado, pero Joshua nunca la había lastimado. Evelyn no sabía cómo responder a eso, y no
había manera de que pudiera entender lo que estaba pensando en su padre.

"Espero que no llegue a tal punto esta vez". Más tarde ese día, Evelyn volvió a encontrarse con
Sheffield en un restaurante de cinco estrellas.

No estaban en la misma cabina privada, sino que se encontraron en el vestíbulo. Estaba segura de
que él también la había visto, pero no intercambiaron saludos porque estaban un poco lejos el uno
del otro.

En medio de la cena, Evelyn salió de la cabina y se encontró con un conocido en el pasillo.

"Hola, señor Qi", lo saludó con voz fría. Roscoe Qi estaba de pie allí con más de otros diez jóvenes.
Parecía que acababan de tener una reunión.

Cuando la vio, la expresión de Roscoe Qi se volvió repulsiva y comentó en un tono hostil: "Oh, es
usted, señorita Huo. Qué sorpresa verla aquí".

Sus amigos también la vieron y la observaron. "¡Santa vaca! ¿Quién es esta belleza? ¡Roscoe,
preséntanos!"

"Roscoe, ¿quién es esta chica? ¡Ella es realmente sexy!"

"Roscoe, ¿ya no tienes novia?" exclamaron en voz alta. Evelyn ignoró a la multitud. Tampoco volvió
a mirar a Roscoe Qi, y esperó a que salieran del restaurante.

Pero algunos de ellos no tenían intención de dejarla sola.

Roscoe Qi no quería presentarle a Evelyn a sus amigos, pero como había tanta gente incitándolo,
tuvo que decirlo simplemente: "Esta es Evelyn Huo, la hija mayor del CEO del Grupo ZL".

Roscoe Qi sintió amargura al pronunciar su nombre. Su hermano era uno de los ex novios de Evelyn.
1017: MI NOVIA

"¿Qué? Así que ella es Evelyn Huo. Entonces me voy de aquí. No voy a molestarla".

"¿Esa es la hija de Carlos Huo? No es de extrañar que se vea tan segura de sí misma. Vamos a
evitarla".

"Esto está por encima de mi salario. ¡Vamos a volar! ¡Vamos, Roscoe! ¡Muévete!" Roscoe lanzó una
mirada de reojo a Evelyn y susurró: "Sí, es la hija de Carlos Huo. ¿Y qué? Ella es mala suerte para sus
novios, la mayoría de ellos han muerto. ¿Quién va a salir con una chica así?"

"¿En serio? ¿Era ella la novia de tu hermano ..." El hombre no era lo suficientemente valiente como
para terminar su oración.

Siguió un breve y extraño silencio. El hermano de Roscoe había estado muerto por varios años.
Muchos de los amigos de Roscoe sabían cómo murió.

"Sí, ella es la mujer que engañó a mi hermano y lo mató". I

ncluso después de tantos años, Roscoe aún guardaba rencor contra Evelyn, su voz llena de odio. Si
no fuera por esta mujer, su hermano aún estaría vivo. T

odos los amigos de Roscoe decidieron guardar silencio.

No se atrevieron a enojar a Roscoe ni a Evelyn, así que se dirigieron a las puertas del restaurante.
Tenían la intención de irse.

Roscoe tenía demasiada mala sangre hacia Evelyn. Discutir con él no mejoraría las cosas, así que se
dio la vuelta y regresó a la cabina.

Ella no vio lo que sucedió después. Justo cuando Roscoe se dio vuelta, dos hombres se interpusieron
en su camino bloqueando el pasillo.

Uno de los dos hombres llevaba un traje gris plateado y el otro vestía un traje azul oscuro.

Obviamente, sabían quién era Roscoe y querían asegurarse de que no fuera a ningún lado.

"¡Sr. Fan! ¡Qué sorpresa! ¿Qué puedo hacer por usted?" Roscoe inclinó su cabeza hacia el hombre
del traje gris. "¿Y quién es él?" Roscoe preguntó con impaciencia.

No todos los amigos de Roscoe habían salido del restaurante. El más cercano corrió hacia él y le
susurró: "Ese es el nuevo CEO de Theo Group, el joven Sr. Tang".

Roscoe no conocía a Sheffield. Pero sabía que Theo Group tenía un nuevo CEO. No pudo evitar
saberlo. Estaba en todas las noticias.

Sabiendo lo poderoso que era Theo Group, Roscoe decidió mostrarle un poco de respeto al nuevo
CEO.

Entonces, comenzó de nuevo y saludó a Joshua y Sheffield cortésmente, "¡Sr. Tang, Sr. Fan!"

Luego inclinó la cabeza hacia cada uno de ellos a modo de saludo.


No eran amigos, por lo que el tono de Roscoe era frío y formal.

Con un palillo de dientes en la boca, Sheffield le preguntó a Roscoe: "¿Con quién estabas hablando
ahora?"

Atónito, Roscoe miró en dirección a la cabina privada de Evelyn. "Evelyn Huo. ¿Por qué?"

"Nada. Sr. Qi, ¡tengo algo que preguntarle!" Sheffield sonrió.

Roscoe avanzó dos pasos y preguntó: "¿Sobre qué?"

Sheffield también dio un paso adelante.

Cuando estuvo lo suficientemente cerca de Roscoe, de repente lo agarró del cuello, inclinó la cadera
y tiró a Roscoe al suelo. Tomado por sorpresa, Roscoe maldijo, "¿Qué carajo—"

Sheffield pisó el pecho del hombre antes de que Roscoe pudiera ponerse de pie y miró al hombre
con ojos furiosos. "¿Quién acabas de decir que era mala suerte para sus novios?"

Roscoe lo pensó un poco antes de responder. Finalmente, preguntó: "¿Conoces a Evelyn Huo?"

"¡Bingo, ella es mi novia!" Sheffield respondió con franqueza.

Roscoe se burló, "¡Vamos, hombre! ¡Todos dicen eso! ¿Cuál es el problema? ¿No tienes miedo de
que ella también te traiga mala fortuna? ¡Argh!"

Tan pronto como terminó de hablar, Sheffield puso más peso sobre el pecho de Roscoe. El hombre
en el suelo gimió de dolor.

Los amigos de Roscoe querían ayudarlo, pero no querían entrar en conflicto con Theo Group, por
lo que dudaron y se quedaron allí.

"¿Amigo, en serio? ¿En qué siglo crees que estamos viviendo? ¿mala suerte? ¿Qué tan estúpido
eres?" Sheffield lo miró con burla en los ojos.

Indignado, Roscoe intentó sacar el pie del hombre de su pecho. Pero Sheffield no se movió ni un
poco.

Roscoe usó hasta el último de sus fuerzas en vano.

Miró a sus amigos asustados que estaban de pie y dijo: "¿Qué demonios están haciendo allí? ¡Hagan
alguna mierda! ¡Antes de que me mate!"

Su gruñido devolvió a varios de sus amigos a sus sentidos. Se acercaron a Sheffield e intentaron
arrastrarlo lejos.

No fue un asunto sensillo, y las personas en habitaciones privadas comenzaron a ver el espectáculo.

Sheffield mantuvo el pie sobre el pecho de Roscoe. Con sus habilidades en artes marciales, podría
derrotar a cuatro o cinco hombres solo. Aunque Joshua no era un luchador tan hábil como su amigo,
podía manejarse en una pelea.
Joshua fue por los derribes fáciles. Agarraría a alguien y lo golpearía contra el suelo, con fuerza. Si
eso no lo funcionara, les reventaría en la cara.

Sheffield agarró a un chico y le pasó un brazo por la garganta. Si alguien se acercara demasiado,
maniobraría a este hombre entre él y el otro atacante. Entonces, podría golpear a cualquiera que se
acercara demasiado.

Pronto, el corredor se llenó de maldiciones y gemidos.

Después de manejar a los secuaces de Roscoe, Sheffield levantó a Roscoe del piso y lo golpeó en la
cara.

Roscoe no era rival para Sheffield, por lo que todo lo que pudo hacer fue desplomarse en los puños
de Sheffield, sangrando.

Cuando Sheffield terminó de golpearlo, señaló la nariz del hombre y le advirtió: "No dejes que te
escuche hablar una vez más sobre Evelyn. Puede que no sea tan amable la próxima vez".

Roscoe escupió un bocado de sangre y declaró desafiante: "¡Tres de sus novios están muertos! Uno
es un accidente, dos es mala suerte, pero ¿tres?"

"¿Y? ¿Cuál es tu punto?" Sheffield lo fulminó con la mirada.

"Mi hermano era su segundo novio. ¡Y está muerto! ¿Por qué mató a mi hermano?"

Roscoe miró a Sheffield con los ojos rojos por el resentimiento.

Sheffield resopló, "Eso es entre ella y tu hermano. No tiene nada que ver contigo. ¿Tu hermano
culpó a Evelyn? Además, Evelyn no mató a tu hermano. Si eres lo suficientemente hombre, averigua
quién lo hizo. ¿Cuál es el punto de acosar a personas inocentes? "

“No pude encontrar al maldito asesino, tampoco Carlos". Roscoe comenzó a reír, pero terminó
salpicando la sangre que se deslizaba por su garganta.

"Así que eres su novio. Buena suerte con eso. ¡Espero que sobrevivas!"

"No te preocupes por eso. Me he librado de algunos rasguños bastante malos. Pero en cuanto a ti,
deja de hablar mal de mi novia. ¿Capiche?"

"Así que no solo es mala suerte, sino que también es una bruja. Seguro que te tiene bajo su hechizo".

El hermano de Roscoe lo tenía mal. No importa qué, no importa quién, su hermano haría todo lo
posible para estar con ella. "¿Una bruja? ¡Bruh! Parece que no sabes cómo respetar a las mujeres.
¡Déjame enseñarte!"

Sheffield lo agarró por el pelo y lo golpeó de nuevo.

"¡Sheffield!" Era la voz de Evelyn.

Sheffield se volvió para mirarla. Ella caminaba hacia él rápidamente, luciendo ansiosa. Ella agarró la
mano de Sheffield para detenerlo.

"Déjalo ir".
"Solo un minuto. No creo que haya aprendido su lección, y soy yo quien le debe enseñar". Extendió
su mano izquierda y la tomó en sus brazos.

Evelyn miró a Joshua e instó: "¡Haz algo!"

Finalmente, Joshua se acercó con Felix, y los dos arrastraron a Sheffield.

Mirando las contusiones en la cara de Roscoe, Evelyn le ordenó a Felix: "Pídale a alguien que lleve
al Sr. Qi al hospital. Yo cubriré la cuenta".

"Sí, señorita Huo". Felix comenzó a hacer una llamada telefónica.

Sheffield seguía agarrando a Roscoe, negándose a dejarlo ir.

"¡Todavía no! Tiene que prometerme algo".

Evelyn sostuvo la mano de Sheffield y dijo pacientemente: "Detente, Sheffield. Esto no está bien
para mi"

. Jadeando por aire, Roscoe se apoyó contra la pared y dijo: "Entonces, eres Sheffield Tang, ¿eh?
Pagarás por esto".

"¿En serio? Tal vez sea mejor que te mate ahora". Sheffield corrió hacia él otra vez.

Evelyn le rodeó la cintura con los brazos y dijo: "Maldita sea, ¿ya no me escuchas?"

En ese momento, vinieron dos guardaespaldas. Un guardaespaldas tomó un brazo, el otro tipo
colocó el brazo de Roscoe sobre sus hombros y preguntó: "¿Sr. Qi?"

Roscoe asintió con la cabeza. "¡Te llevaremos al hospital!"

1018: HARÉ QUE LO HAGAS DE BUENA GANA


Roscoe se sacudió a los hombres que lo sostenían. Miró a Evelyn con resentimiento.

"Estoy bien. Deja de pretender ser amable. ¿Crees que no puedo pagar los honorarios médicos?
¿Por qué no te quedaste en la mansión de la familia Huo? ¿Por qué tuviste que salir de la casa y
traer mala suerte a la gente? ¡Eres un maleficio! ¡Eso es todo lo que siempre serás! "

Esta vez, Sheffield sacudió las manos de Evelyn y cargó contra Roscoe, pateándolo con fuerza en el
abdomen.

"¡Ah!" gritó su víctima. Esa fue la patada más cruel que Sheffield le había dado a nadie.

Roscoe, incapaz de detenerse, golpeó la pared con fuerza y luego cayó al suelo.

La gente en el corredor estaba tan asustada que ni siquiera se atrevieron a respirar, mucho menos
detener a Sheffield.

Evelyn se tambaleó cuando Sheffield se soltó de su mano. Si no fuera por Felix atrapándola, se habría
caído.

"¡Sheffield!" Ella se estabilizó y llamó al furioso CEO, tan ansiosa que su voz estuvo cerca de gritar.

En pánico, le dijo a Felix: "¡Mantén a esos dos separados!"

"Sí, señorita Huo".

Para su sorpresa, Sheffield atrapó a Felix y lo apartó. Felix se recuperó rápidamente y comenzó una
secuencia de golpes de fuego rápido, que Sheffield bloqueó hábilmente.

Joshua no podía simplemente ver a Sheffield golpear a Roscoe hasta la muerte, por lo que trató de
detenerlo. "Amigo, cálmate".

Sheffield se sacudió a Joshua y Felix y una vez más corrió hacia Roscoe. Cuando estaba a punto de
patearlo nuevamente, Evelyn corrió y se paró frente a Roscoe.

Miró a Sheffield y dijo: "¡Alto! ¡Ahora!"

Su repentina aparición sorprendió a Sheffield. Afortunadamente, bajó el pie a tiempo para que no
la pateara.

Evelyn tomó su mano y dijo seriamente: "Esto no está bien. Sigue haciendo esto y me enojaré".

Él se encogió de hombros, ajustó su ropa, la miró y no dijo nada. Aprovechando la oportunidad,


Evelyn le pidió a alguien que ayudara a Roscoe a ponerse de pie y sacarlo de allí.

Evelyn le susurró a Félix: "Esto está sobre mí. Haz que alguien limpie esto y yo pagaré la cuenta".

"Como usted ordene, señorita Huo". Evelyn se volvió para hablar con Sheffield solo para descubrir
que ya se dirigía a la puerta.

Sin dudarlo, ella lo siguió y lo llamó por su nombre.

Sheffield caminó más rápido.

Era evidente que no tenía la menor intención de esperarla.


"¡Ah!" El grito de dolor de Evelyn lo hizo detenerse y girar para encararla. Se apoyó contra la pared
y se tocó el tobillo.

La angustia estropeaba sus facciones encantadoras. Miró al hombre frente a ella, mostrando tristeza
y agravio en sus ojos.

"Es mi tobillo. Creo que me lo torcí".

El corazón de Sheffield se suavizó.

Cerró los ojos, impotente, se acercó a ella y la tomó en sus brazos. "¿Qué creías que estabas
haciendo?"

Evelyn acunó su cuello y se quejó: "Te seguía. Caminaste demasiado rápido y no me esperaste".

Cuando Sheffield la llevó a su auto, Joshua les abrió la puerta del asiento trasero y les recordó: "Ten
cuidado".

Después de acomodar a Evelyn en el auto, Sheffield salió.

Luego se volvió hacia Joshua. "La llevaré a casa. Consigue un taxi".

Joshua no podía creer lo que oía. "¿Planeas destruir todas las posibilidades que tienes?"

Pero después de mirar a Evelyn, admitió: "Bien. Tú eres el médico".

Saludó a Evelyn y dijo: "Adiós, Evelyn".

"Gracias, Joshua".

"¡De nada, adios!" Luego se fue.

Sheffield volvió al auto. Puso su tobillo sobre sus piernas y le quitó los zapatos antes de encender la
luz del techo y la linterna de su teléfono para revisar cuidadosamente su lesión.

"¿Duele cuando aplico presión aquí?"

"No."

"¿Que tal aquí?"

"No. Supongo que no fue tan malo. Ya no duele más". No era serio.

Sheffield apagó el LED de su teléfono, colocó sus dedos sobre algunos puntos de acupuntura en su
tobillo y los frotó suavemente. "Podrías considerar tacones que no sean tan altos".

"Son solo cuatro centímetros ..." Otros incluso usaban tacones de ocho centímetros de alto.

"¡Escúchame! ¡No me respondas!" La cara de Sheffield no era feliz.

Al principio él estaba enojado con ella porque ella lo había engañado para que derramara su
corazón. Antes de que él pudiera perdonarla por eso, ella había tratado de evitar que le diera una
buena paliza a Roscoe. Y ahora ella no lo escucharía, por lo que su rostro se puso agrio.

Evelyn se sintió perjudicada.


Ella solo estaba tratando de razonar con él. Y era un hecho simple que sus tacones no eran tan altos.

Después de un rato, Evelyn retiró el pie de su regazo y acercó su mano derecha para revisar. "¿Tiene
un botiquín de primeros auxilios en su automóvil?"

Había un rasguño en el dorso de su mano. "Sí. En el maletero".

La ayudó a ponerse los zapatos. "Ahora vuelvo. Te traeré un poco de hidrocortisona para tu mano".

"¿Por qué hacer eso? No duele", se negó Sheffield.

Evelyn se dio cuenta de que era como otra versión de Carlos. Ella usó sus palabras exactas para
replicar: "¡Escúchame! ¡No me respondas!"

Esta vez, fue el turno de Sheffield de quedar atónito en silencio. Miró a la mujer con una profunda
mirada de asombro en los ojos.

De repente se volvió tan silencioso dentro del auto que parecía que incluso el aire se hubiera
detenido.

Su mirada hizo que el corazón de Evelyn se acelerara. Ella apresuradamente dijo: "Traeré el kit ...
Mmmph ..."

Él la detuvo rápidamente, la presionó y la besó.

Ambos se pusieron calientes y torpes. Sus manos buscaron los lugares prohibidos del otro. Estaba
teniendo dificultades para mantener su concentración, y obviamente él tenía una cosa en mente.

Unos minutos más tarde, Evelyn agarró su mano y dijo en voz baja: "No podemos hacer esto ahora.
Tengo que ir al hospital y visitar a Roscoe".

Ante la mención de Roscoe, Sheffield estaba enojado. Pero su deseo por ella ahogaba su ira.

"No te preocupes por ese perdedor". Él continuó besándola.

"Tengo que ..." Después de un rato, Evelyn se negó nuevamente, "¿Qué tal si retomamos donde lo
dejamos mañana?"

Además de visitar a Roscoe, se sintió incómoda haciéndolo en su auto.

Estaban en el estacionamiento. La gente seguía yendo y viniendo a su alrededor. La ponía nerviosa.

La cara de Sheffield se oscureció. La sostuvo en sus brazos con fuerza y dijo: "En otras palabras,
simplemente no me quieres".

"No, no es así ..." No se habían visto en dos años. Ella también lo deseaba. Pero ella no podía hacerlo
hoy.

Finalmente, Sheffield perdió los estribos. Él se bajó de ella, abrió la puerta y salió del auto.

El golpe de la puerta la sobresaltó. En silencio se arregló la ropa y el cabello, abrió la puerta del otro
lado y salió también.
Sheffield estaba apoyado contra la puerta del coche y fumaba. Ni siquiera se dio la vuelta cuando
escuchó el ruido.

Evelyn se acercó a él y le dijo en voz baja: "Mira, me encargaré de Roscoe. Voy a verlo ahora. Te
llamaré si hay algún problema".

Sheffield solo dio otra calada al cigarrillo y no dijo nada. Evelyn suspiró impotente y se acercó a él.
Ella se puso de puntillas, tratando de besarlo.

Cuando estaba a punto de besar su mejilla, él la detuvo.

Se miraron el uno al otro.

No había emoción en sus ojos, en comparación con su vergüenza. "Solo necesito estar solo".

Evelyn se sintió herida. Ella retrocedió decepcionada.

Sin embargo, cuando se dio vuelta para irse, fue arrastrada de regreso al auto de repente. La estrelló
contra la puerta del coche y besó sus labios rojos con la boca llena de humo.

El espeso olor a tabaco se extendió en su boca.

Evelyn frunció el ceño, pero solo podía dejar que continuara con su travesura.

Después de lo que pareció una eternidad, finalmente la soltó y presionó su frente contra la de ella.
"Haré que lo hagas de buena gana".
CAPITULO 1019: HABRÍA ESTADO BIEN CON UNA PALIZA MODESTA
Evelyn jadeó por aire. Por supuesto que ella sabía lo que Sheffield quería decir.

Joshua estaba de pie junto a la carretera, observando los autos que pasaban volando. No
tenía elección. Tenía que tomar un taxi. «Maldito sea», pensó. '¡un amigo!'
Pero ya era hora pico. Había pocos taxis. Y los que vio estaban llenos de pasajeros.
Justo cuando pensó en llamar a Terilynn y pedirle un aventón, un automóvil familiar se
detuvo frente a él. La ventana del asiento del pasajero se bajó lentamente, revelando el
apuesto rostro de Sheffield. "¡Sube!"
"¿Tan rápido?" Joshua preguntó sorprendido. Pensó que no los volvería a ver esta noche.
¿No pasó nada? O ...
Sheffield frunció el ceño. "Conozco esa cara. ¿Qué está pasando en tu cabeza?"
Joshua abrió la puerta y subió al auto. "Pensé que ibas a pasar un tiempo, eso es todo. No
has visto a Evelyn desde hace algún tiempo. Terminaste muy rápido. ¿Tienes problemas con
tu fontanería, hermano? Conozco a un buen médico ..."
Tenía mucha curiosidad. sobre esta pregunta que no se molestó en abrocharse el cinturón
de seguridad.
Sheffield ya estaba de mal humor ya que no tuvo la oportunidad de tener sexo con Evelyn.
Ahora, el ser molestado por Joshua solo agregaba combustible al fuego. Él dejó escapar un
comentario mordaz. "¡Vete a la mierda!" El CEO se rascó la oreja. "Podría decirte lo mismo.
Después de todo, tú y Terilynn ..."
"No sé. No lo he probado todavía. ¡Pero estoy seguro de que duraría más!" Joshua se
volvería eunuco si fuera impotente.
Sheffield cayó en silencio.
Joshua dejó de bromear y dijo seriamente: "¿Conoces a Sexton Qi? ¿CEO del Grupo Qi?
Roscoe es su hijo. Después de que su hermano mayor murió, Roscoe se convirtió en la niña
de los ojos de su padre. Golpearlo así probablemente no fue lo mejor idea. Miraría por
encima del hombro si fuera tú ".
"¡Lo que sea! No tengo miedo". A Sheffield le importaba un comino.
"Solo ten cuidado, ¿de acuerdo? Ahora eres el jefe de grupo de Theo Group. No puedes
hacer lo que quieras, porque necesitas pensar en tus empleados. Sexton Qi podría querer
tomar tu empresa. Deberías tomar eso en serio ", le recordó Joshua a su amigo.
"Bueno, ¡pues es mejor que la cara de Roscoe tome mi puño en serio!" Sheffield respondió
con indiferencia, sin tomar el consejo de su amigo.
Los labios de Joshua se torcieron. "Has perdido la cabeza por una mujer".
"Lo tomaré como un cumplido", dijo Sheffield con seriedad.
Joshua puso los ojos en blanco y dijo: "Bien, no me preocuparé por ti, entonces. Te aconsejo
y haces lo que quieres de todos modos. Si necesitas ayuda, avísame. Si está involucrado,
dame tiempo para prepararme".
Sheffield asintió, "Oye, tengo un poco de hambre. ¿Quieres ir a un snack bar?"
"No, he estado ocupado con los exámenes recientemente. Quiero irme a casa y revisar los
libros". A Joshua le dolía la cabeza pensar en los exámenes de vez en cuando. Vivir y
aprender—ese era su trabajo, y así lo hacia—.
"Entonces te dejaré allí".
"Bueno."
EN EL HOSPITAL.
Evelyn permaneció en silencio en el pasillo, escuchando los gritos de Roscoe y las
reconfortantes palabras de su abuela provenientes de la sala.
Después de mucho tiempo, varios médicos salieron de la sala, seguidos de Sexton Qi.
Su rostro se oscureció en el momento en que vio a Evelyn. Pero debido a su estado, él
contuvo la lengua. Apartó su ira y la saludó normalmente. "Hola, Evelyn, ¿tú también estás
aquí?"
Evelyn asintió, "Sí, tío Sexton. Estoy aquí para ver a Roscoe. ¿Cómo está?"
"Varias costillas rotas. Está enyesado, gracias a Sheffield Tang", respondió rotundamente.
"Lo siento, tío. Todo es mi culpa". Después de todo, si Sheffield no estuviera loco por ella,
no habría golpeado a Roscoe.
Los labios de Sexton Qi temblaron de ira. "No, no es tu culpa. Pero voy a demandar a
Sheffield Tang en el suelo. Asegúrate de decirle, ¿de acuerdo? ¡Quiero que se preocupe por
eso hasta que presente la demanda!"
Su hijo tenía amigos, y se corrió la voz. También sabía que Sheffield había golpeado a su hijo
porque había hablado mal de Evelyn.
Después de una breve pausa, Evelyn no quería meter a Sheffield en problemas, por lo que
trató de calmarlo.
"Tío Sexton, por favor no te enojes con él. Es todo culpa mía. No tuvo nada que ver con
esto".
Sexton Qi levantó la voz. "Señorita Huo, no tiene que cubrirlo. Lo triste es que habría estado
bien con una modesta paliza. Roscoe no tiene filtro, y no debería hablar así de usted. Pero
Sheffield Tang fue demasiado lejos. Le rompió varias costillas. ¡Enviaré a un ajustador para
que verifique el grado de la lesión de mi hijo y proporcione la prueba, y luego lo demandaré
por una gran suma de dinero!"
La abuela de Roscoe salió de la sala después de escuchar el ruido afuera. Cuando vio a
Evelyn, su rostro cambió.
"Señorita Huo, Richard murió gracias a usted. ¿También vino aquí para matar a Roscoe?"
Evelyn sacudió la cabeza. "Lo siento, Sra. Qi. Fue solo un accidente. No teníamos la intención
de lastimar a Roscoe así".
"Las disculpas son inútiles. Señorita Huo, por favor, vete". La anciana no había aceptado su
dolor. Su nieto mayor murió a causa de Evelyn. Ahora su nieto más joven también resultó
herido debido a esta mujer, por lo que odiaba a Evelyn aún más.
Justo entonces, una voz sonó desde el pasillo.
"Sr. Qi, la señorita Huo vino aquí para disculparse. No ha sido más que respetuosa. ¿Y la
trata como basura?"
Vestido con el mismo traje gris y los zapatos de cuero, caminó lentamente hacia Evelyn, con
una mirada juguetona en su rostro.
"Mira, lastimé a tu hijo. Si tienes un problema con alguien, soy yo. Entonces, adelante,
descárgate conmigo, ahora que no tienes una mujer a quien intimidar".
Mirando al culpable, Sexton Qi apretó el puño. "¿Tienes las bolas para aparecer aquí, señor
Tang?"
La anciana no sabía quién era Sheffield al principio, pero después de escuchar las palabras
de su hijo, se dio cuenta de que era el hombre que lastimó a su nieto.
"Por supuesto. Es culpa de tu hijo. No es un caballero, eso es seguro. Habló mal de mi mujer
y pagó por ello". Esto seguro no parecía una disculpa, pero Sheffield no creía que él hubiera
hecho nada malo. Mantuvo la cabeza alta y se paró al lado de Evelyn.
Su actitud irritó a Sexton Qi.
"¿Por qué estás aquí?" Evelyn preguntó en voz baja.
"¡Vine a disculparme con el Sr. Qi!" Alguien tenía que disculparse con la familia. Y no era el
trabajo de Evelyn.
"Mira tu actitud. ¿Realmente quieres disculparte con nosotros? ¿Es esto un truco para
molestarnos?" La anciana resopló.
Sheffield curvó sus labios y respondió: "No quería disculparme contigo. Pero tampoco
quería que Evelyn se responsabilizara por mis actos".
Entonces, quiso decir que tenía que venir, por el bien de Evelyn.
Sexton Qi reprimió su ira. "¡Solo salga de aquí, Sr. Tang! Ya le he pedido a mi abogado que
redacte una carta. ¡Solo regrese a casa y espere!"
"¡Que la traiga!" Al dejar caer la frase, Sheffield agarró la mano de Evelyn, con la intención
de llevársela. Pero Evelyn no se movió.
"Sra. Qi, tío Sexton, le pido disculpas a Roscoe". La anciana resopló y entró en la sala. Sexton
Qi asintió a regañadientes.
Después de entrar en el ascensor, Sheffield soltó su mano y se apoyó contra la pared. "No
tienes que preocuparte por esto. Tengo un abogado. Me encargaré de eso".
"El abogado de mi padre es Xavier Shangguan. Le pediré que ..."
"No, gracias. Ya es tarde. Deberías volver a casa y dormir un poco". Después de mirar la
hora en su reloj de pulsera, rechazó su oferta.
Evelyn no respondió. Cuando salieron del departamento de pacientes hospitalizados,
Evelyn se quedó donde estaba, mirando a Sheffield caminar hacia el estacionamiento.
Al darse cuenta de que ella no lo estaba siguiendo, se dio la vuelta y miró a la mujer que
estaba allí. "¿No te vas a casa?"
Ella dio unos pasos más cerca de él, "Roscoe es el hermano menor de mi segundo ex novio,
el que fue el ex CEO de una de las sucursales del Grupo ZL".
Sheffield asintió sin mirarla.
“¿Y? ¿Te sientes culpable? ¿Es por eso dejas que te traten así?”
1020: NO TE DEJES LLEVAR POR EL MAL CAMINO.
"Sí", dijo Evelyn. No tenía sentido negarlo. No importaba si ella era realmente una maldición
o no; Era indudablemente cierto que Richard Qi había muerto a causa de ella.
La ira de Sheffield creció. "Evelyn, eres una fanática de los principios. ¿Por qué no tienes
límites para tu culpa? ¿Cómo puedes dejar que ese gilipollas te humille así? ¡Puedes
tolerarlo, pero yo no puedo! ¡Cada vez que lo vea, lo golpearé. Lo digo enserio ".
Con eso, se dio la vuelta y se alejó de ella.
Evelyn lo alcanzó, lo agarró de la mano y dijo rápidamente: "¡Sheffield! Si humillarme puede
hacer que la familia Qi esté un poco más feliz, al menos me sentiré menos culpable. Y Roscoe
simplemente lanzó algunos abusos verbales. Realmente no puede herirme.” Roscoe
significaba poco para ella. A ella no le importaba lo que él dijera.
"¿Estás diciendo que soy yo el equivocado aquí?" Preguntó Sheffield, mirándola a los ojos.
Evelyn sacudió la cabeza. Ella podía entender su ira. "Sé que hiciste eso por mí, así que ..."
"¿Y? ¿Entonces quieres soportar todas las consecuencias tú misma?" preguntó,
completando la oración por ella.
Evelyn se calló. ¿Cómo sabía él lo que estaba pensando? Sin previo aviso, Sheffield la tomó
en sus brazos y la abrazó tan fuerte que apenas podía respirar.
Él le susurró al oído: "Evelyn, puedo tratar con la familia Qi yo mismo, incluso sin que Theo
Group me respalde. Déjame decirte algo. La gente a mi alrededor piensa muy bien de mí
porque soy el CEO, pero para mí, esa compañía no es más que una carga. Theo Group solo
me detendrá en lugar de brindarme algún tipo de apoyo, y no me importa. Puedo luchar
contra la familia Qi yo mismo. Si no me crees, solo espera y ve."
Evelyn jadeó por aire en sus brazos. Lo que él reclamaba la sorprendió aún más. Ella lo miró
inexpresivamente a la cara. Las expresiones en su rostro cambiaron mientras hablaba: al
principio tenía confianza, luego sus ojos se nublaron de ira. Y en medio de todo eso había
un indicio de impotencia.
Sheffield bajó la cabeza para mirar a la mujer inexpresiva. Soltó su abrazo y dijo: "¿Todavía
no crees en mí?"
Ella asintió con la cabeza y envolvió sus brazos alrededor de su cintura. "Te creo." Ella sí
creía en él. El podía hacer cualquier cosa.
Su ira finalmente desapareció cuando escuchó sus palabras. Él inclinó la cabeza y besó sus
labios rojos.
Cuando Evelyn regresó a la mansión, Gwyn ya estaba dormida en la habitación de Carlos y
Debbie. Carlos estaba trabajando en su estudio.
Al oír sus pasos, abrió la puerta del estudio y llamó: "Evelyn, ven aquí".
Evelyn y Debbie se miraron. Ella le dijo a su madre: "Ya vuelvo".
"Adelante. Veré a Gwyn", asintió Debbie.
"Gracias."
En el estudio, Evelyn se sentó frente a Carlos. Él preguntó: "¿Sabes por qué te pedí que
vinieras?"
"Si, más o menos." Ella supuso que él había oído lo que había sucedido.
Carlos expresó su postura. "Deja este asunto en paz. Este fue el error de Sheffield. Debería
resolverlo él mismo".
"No, papá. No puedo hacer eso. Peleó contra Roscoe por mí. Y ahora, Sexton lo va a
demandar. ¿Cómo puedo sentarme y mirar?" Evelyn no podía mantenerse al margen
incluso si fuera alguien más quien había golpeado a Roscoe por su bien. Pero este era
Sheffield.
Carlos suspiro. "¿Qué quieres hacer?"
Ella pensó por un momento y dijo: "Pídele al tío Xavier que lo ayude".
"Xavier solo toma casos comerciales importantes ahora. No se involucrará en un caso tan
insignificante como este".
Evelyn miró boquiabierta el comportamiento infantil de su padre. Ella sabía que él
deliberadamente estaba haciendo las cosas difíciles para Sheffield y para ella.
Si Carlos preguntaba, Xavier seguramente le haría este favor, sin importar cuán pequeño
fuera el caso.
Ni Carlos ni Evelyn hablaron. El silencio cayó sobre el estudio.
"¡Bien! En ese caso, contrataré al mejor abogado que pueda encontrar. No dejaré que
Sheffield asuma ninguna responsabilidad por este incidente. Y si alguien tiene que ser
castigado por esto, debería ser yo, no él".
"¿Qué dijo Sheffield?" Carlos preguntó.
"Él ..." Después de una pausa, Evelyn dijo: "Me dijo que no me preocupara por eso".
Pero, ¿cómo podía dejarlo solo en esta batalla?
Carlos asintió, "Entonces ya no tienes que preocuparte por eso. Evelyn, si no puede resolver
un problema tan pequeño, ¿cómo puede estar calificado para estar contigo?"
"Papá, conoces al Sr. Qi. Ciertamente hará que esto sea un problema mayor y se desquitará
con Sheffield en los negocios. Acaba de hacerse cargo de la empresa. Ya le resulta difícil
administrar todo el escenario. Si el Grupo Qi pone más presión sobre él ahora ... "Lo que
más le preocupaba era la idea de que Sexton podía enfrentarse con Sheffield en los
negocios.
"Evelyn, eres un CEO. ¿Crees que cualquiera podría sentarse en esa posición? Peterson
había repudiado a Sheffield hace muchos años. Es obvio que no le gustaba mucho este hijo.
Pero se tragó su orgullo y tomó la iniciativa para encontrar a Sheffield y convencerlo de que
se hiciera cargo de la empresa. ¿Entiendes lo que eso significa? Significa que Sheffield es
más capaz y tiene más potencial de lo que crees ". Carlos había descubierto recientemente
lo que había sucedido entre Peterson y Sheffield.
Y de su investigación, parecía que Sheffield no tenía una buena reputación dentro de la
familia Tang.
Evelyn entendió lo que su padre estaba implicando.
Si Sheffield no tuviera el potencial, Peterson no se habría tomado el tiempo y la molestia de
encontrar al hijo que no le agradaba.
Bajo la presión de los accionistas de la compañía, y después de ignorar a sus hijos mayores,
Peterson dejó que Sheffield se hiciera cargo de la compañía.
"Una cosa más", dijo Carlos, después de pensarlo un poco.
"¿Qué es?"
"Siempre sospeché que Sheffield es Star Anise. ¿Qué piensas?" Al principio, Carlos creyó a
Sheffield cuando dijo que era el discípulo de Star Anise.
Pero después de su último encuentro con Matthew, comenzó a tener dudas. Ahora que
sabía que Sheffield era el hijo de Peterson, lo sospechaba más que antes.
'¿Que pienso?' Se preguntó Evelyn, aturdida por esta nueva información.
Ella no sabía nada de esto. Cuando estaba con Sheffield, estaban principalmente
preocupados por asuntos de amor y su relación. No había prestado atención a ningún otro
asunto. Evelyn se sintió avergonzada.
Carlos resopló, "Lo sabía. Él también te está mintiendo".
"No, no es así. Nunca le he preguntado al respecto". Ella creía que, si le preguntaba, él le
diría la verdad.
"Bien. Ve y descansa. Sheffield es un zorro astuto. Tiene muchas ideas perversas en su
mente. Ten cuidado, no te dejes llevar por el mal camino".
"En realidad, papá, es un buen hombre", dijo Evelyn con firmeza.
Carlos la miró de reojo. "Conozco a un buen hombre cuando lo veo, Evelyn. No necesito que
le digas hables a su favor".
Evelyn sabía que era difícil llegar a un consenso con su padre cuando se trataba de asuntos
relacionados con Sheffield. Ella decidió terminar la discusión.
"Me voy a la cama."
"Vale, buenas noches."
"Buenas noches."
Al día siguiente, Sexton tomó medidas. Sheffield recibió una carta del abogado de Saxton.
Peterson también se enteró.
EN LA OFICINA DEL CEO DE THEO GROUP
Sheffield repasó la carta. Sexton exigía una disculpa pública a Roscoe, y cinco millones en
compensación. Sheffield sonrió ante las demandas y preguntó. “Sr. Tag, ¿El grupo Qi está a
punto de declararse en quiera?”
1021: YO NO COMETO ERRORES.
La forma en que Sheffield se dirigió a él molestó a Peterson. Le dio a su hijo una mirada
dura. "¿Grupo Qi? ¿En bancarrota? Me estás tomando el pelo. Está valorado en más de 50
mil millones, clasificado entre las 300 principales empresas del país".
ZL Group era el primero entre esos 300, por supuesto. Theo Group solía ser el segundo.
Pero las malas decisiones comerciales en los últimos dos años los sacaron de los 30 mejores.
"Entonces, si Qi Group está bien, ¡eso significa que Sexton es simplemente codicioso!"
Sheffield arrugó la carta del abogado y luego la arrojó contra el escritorio y a la papelera.
En este momento, llamó Tobias. "Sr. Tang, el abogado del Sr. Qi quiere hablar con usted".
"Un poco ocupado ahora. ¿No puede hablar con nuestro departamento legal?" Sheffield
colgó el teléfono después de eso.
Tobias estaba confundido. Sheffield estaba siendo demandado, y él no tenía abogado.
Rechazó ofertas de representación. Entonces, ¿con quién más debería hablar el abogado?
Peterson no estaba contento por cómo Sheffield manejaba las cosas. Anunció con dureza:
"Creo que estás cometiendo un error".
Y sabía que todo era por Evelyn. 'Las mujeres son realmente problemáticas'.
" Yo no cometo errores", Sheffield estuvo desacuerdo acuerdo en un tono arrogante,
alzando las cejas con desaprobación.
Peterson se sintió impotente. Sheffield siempre había sido impulsivo. “no lo ignoraría. Él
tiene muchas conexiones e los lugares adecuados. Podría dificultar las cosas para Theo
Group".
"¿Y qué?" Sheffield replicó mientras garabateaba algo en un archivo. Pero, poco después,
se le ocurrió algo. Miró al hombre en el sofá y le preguntó: "¿Le tienes miedo?"
Peterson se sorprendió por su pregunta. '¿Yo? ¿Miedo de Sexton? ¿Es una broma?' "Por
supuesto que no. Creo que debes hacerte responsable de lo que hiciste. Además, rompiste
las costillas de ese chico".
"Ahora, eso no es justo. Suena a que piensas que soy el tipo equivocado. Su hijo tiene la
boca sucia. Si Sexton Qi no sabe cómo criar a su hijo, entonces depende de mí. Si mi hijo
alguna vez insulta a una mujer tan encantadora y elegante como esa, también le rompería
las costillas. Todas ".
A estas alturas, Peterson comenzó a arrepentirse de haber comenzado esta conversación.
Se encontraba cada vez más molesto. "¿Entonces también debería romperte las costillas?"
preguntó.
Comenzó a preguntarse si estaba siendo demasiado amable. Era un milagro que no hubiera
dado una paliza a Sheffield por todas las payasadas que había hecho en el pasado.
"¿Por qué harías eso? Soy un gran tipo. Tomé el control de tu empresa y la hice rentable
nuevamente. No tienes que preocuparte por nada ahora. Solo siéntate y recoge las
ganancias. Cuando me case, solo dale un gran sobre rojo a mi esposa. Eso debería hacerla
feliz. Tendremos una bella princesa como hija, y tú puedes ayudar a cuidarla. ¿Trato? "
'¿Una pequeña princesa?' Peterson imaginó la imagen que Sheffield le acababa de describir.
Él tuvo dos hijas. Pero cuando sus hijas eran jóvenes, trabajó muy duro. Nunca las vio,
porque nunca estuvo cerca. Realmente no había sentido la felicidad de ser un padre para
las chicas.
Ahora estaba avanzando en años, y se dio cuenta de lo que se estaba perdiendo. Después
de escuchar lo que dijo Sheffield, se conmovió. Sería bueno cuidar de una hermosa pequeña
nieta.
Se levantó de su asiento. "Bien, me lavo las manos. Carlos intervendrá de todos modos".
Evelyn tenía a Carlos envuelto alrededor de su dedo meñique. No haría la vista gorda a cómo
Roscoe había insultado a su hija. Entonces, Peterson decidió dejarlo en manos de Carlos.
Sheffield suspiró y sacudió la cabeza. "Te equivocas. Si hubiera sido otra persona la que
hubiera golpeado a Roscoe, Carlos se encargaría de eso. Pero él me odia. Así que no
levantará un dedo para ayudar. Quiere verme sufrir, así que no recibiré ninguna ayuda de
él ".
"¿Qué? ¿Por qué? ¿No aprueba que ustedes salgan?" Peterson sabía que Sheffield tenía
algo con Evelyn, pero eso era todo lo que sabía sobre la vida amorosa de su hijo.
"No. Pero no lo culpo. Hice algo malo. Hice daño a Evelyn. Entonces, en lugar de hacerme
todas estas preguntas y molestarme sobre cómo tratar con Sexton, ¿por qué no vas a Carlos
Huo y hablas bien de tu hijo? Tal vez eso sirva de algo ".
Peterson sintió que nunca ganaría una discusión con Sheffield. "¡Hmph! Tal vez debería
haberte puesto en ventas. Puedes ser bastante convincente".
"¡Eso es una pérdida de mi talento! ¡Esta oficina es el mejor lugar para mí!"
Peterson no pudo evitar refutar: "Eres tan engreído".
"No, solo confiado", dijo Sheffield sin ningún cambio de expresión.
Peterson estaba estupefacto. Al igual que su madre, Sheffield también era muy seguro de
si mismo.
Como no había forma de convencer a su hijo, Peterson decidió abandonar la oficina. No
mucho después de que el viejo se fue, Joshua entró corriendo a la oficina de Sheffield. Tan
pronto como vio a su amigo, dijo: "Amigo, escuché que estabas en un gran problema".
Sheffield continuó lidiando con los documentos sin levantar la cabeza. "¿De qué estás
hablando?"
"¿No lo sabes?" Joshua estaba confundido.
"Sé que me están demandando", admitió Sheffield.
Joshua sintió ganas de maldecir. "Entonces, ¿por qué me preguntas?"
Finalmente, Sheffield lo miró. "¿Estás aquí para ayudarme?"
"No, estoy aquí para hacerte sentir mejor".
"No es necesario. Hermano, estoy un poco ocupado ahora".
"Le pregunté a mi padre sobre Sexton. Él no perdona ni olvida. Después de que su hijo
mayor murió, incluso trató de causarle problemas a Carlos. Solo ten cuidado".
"Lo haré", respondió Sheffield con un movimiento de cabeza.
"¿Qué piensa Evelyn sobre esto?"
Había una pila de documentos frente a Sheffield. Necesitaba ir a trabajar y estaba perdiendo
la paciencia con su amigo. "Ella quiere disculparse con Roscoe y asumir la responsabilidad".
"¿Ella? ¿Por qué haría eso?"
"No tengo idea".
"No se parece en nada a ella", murmuró joshua. Conocía a Evelyn lo suficientemente bien
como para saber eso.
Sheffield le lanzó otra mirada y dijo: "Creo que se siente culpable por la muerte de Richard
Qi. Tal vez necesite un poco de tiempo para solucionarlo". Finalmente dejó el bolígrafo en
la mano. "Imagina esto: si tres mujeres fueran asesinadas por tu culpa, ¿no te culparías por
su muerte? ¿no te sentirías mal por sus familias?"
"Entiendo el punto", asintió Joshua. Pensaba que todos se sentirían culpables en ese caso.
"Está bien, mi padre se fue. Necesitas hacer lo mismo. No me hagas echarte". Estaba muy
ocupado. Y tenía que encontrarse con un cliente más tarde.
"Oh, oye— ¿Recuerdas la monada, Gwyn?"
"¡Por supuesto que sí!" La idea de Gwyn trajo una sonrisa genuina a la cara de Sheffield.
Al ver su sonrisa, Joshua se quejó, "Soy tu mejor amigo, y solo viste a Gwyn una vez. ¿Por
qué tu cara no se ilumina así cuando me ves?"
"¿Te estás comparando con Gwyn? ¡No te hagas ilusiones!" ¡El corazón de Joshua estaba
roto!
"Sheffield Tang, hemos terminado!"
"¿Qué pasa con Gwyn? ¡Terminamos si no me lo dices ahora!"
Joshua caminó detrás de Sheffield y le rodeó el cuello con el brazo. "Realmente quiero
estrangularte".
"Estrangúlate. ¡Hazle un favor al mundo!"
"Oye, está bien, te lo diré". Joshua se soltó el cuello y dijo: "Terilynn me dice que Gwyn
siempre dice 'tío'. Entonces piensa que sería una buena idea si pasaras más tiempo con ella.
Dado su trastorno de estrés postraumático, tal vez incluso podría ayudarla. Entonces, ¿qué
piensas? "
1022: HERIDAS DE SÉPTIMO GRADO
"¿Para ella? En cualquier momento. Solo dime cuándo y liberaré mi horario", dijo Sheffield,
emocionado ante la perspectiva. Amaba a esa pequeña niña.
Joshua se puso celoso. "Sabes, sigues tratando de echarme. Estuviste tan ocupado que ni
siquiera me miraste. Incluso me pediste que me fuera. Pero tan pronto como mencioné a
Gwyn, dices que harás tiempo para ella. Yo soy tu mejor amigo. ¿Cómo puedes ser más
amable con un niño pequeño que conmigo?”
Sin embargo, su queja no hizo que Sheffield fuera más amable con él. "¿Qué tal esto? La
próxima vez si no traes a Gwyn contigo, no te molestes en venir a verme".
Joshua gritó: "¿Qué demonios? ¿Aún somos amigos?"
"Sí, si llamas a Terilynn ahora y le preguntas cuándo traerá a Gwyn. De lo contrario, no".
Joshua estaba tan enojado que se dio vuelta para irse. "Oye, no olvides que si dejas a Gwyn
aquí, puedes pasar un buen rato con tu amada. Como conseguir un cuarto. Ahí hay algo de
motivación para ti", le recordó Sheffield con calma.
Joshua pensó en eso.
Tenía que admitir que sonaba bastante bien. Entonces sacó su teléfono y marcó a Terilynn.
Luego, se metió en el salón de Sheffield para comenzar a coquetear con ella por teléfono,
dejando a Sheffield sin posibilidad de escuchar a escondidas.
Sentado en su escritorio, Sheffield no pudo hacer nada más que observar cómo Joshua
cerraba la puerta de su salón. '¡Imbécil! Esa es mi habitación privada.
Diez minutos más tarde, Sheffield llamó a la puerta y dijo: "Oye hermano, me tengo que ir.
Tengo una reunión. ¿Qué dijo Terilynn? ¿Ya tenemos una cita ?"
Joshua no abrió la puerta hasta un minuto después. Su cabello parecía un nido de pájaro.
"Sí. Antes de las 10 a.m. de mañana. ¿Te importa si me quedo aquí un rato?" preguntó con
una sonrisa tonta.
Un rubor rojo se extendió por su rostro. "¿Usaste mi cama?" preguntó Sheffield, mirando
el cabello desordenado de Joshua. Joshua volvió a mirar la cama. Cuando habló con
Terilynn, estaba tan embelesado que no pudo evitar rodar sobre la cama, olvidando por
completo que Sheffield era un maniático del orden . '¡Oh mierda!' "Ja, ja, lo siento, hombre.
¡Lo arreglaré por ti ahora mismo!" él sonrió.
Sheffield lo arrastró y lo pateó con fuerza en el trasero. "¡Vamos, sal!"
Joshua se enfureció. Se llevó el teléfono a la oreja. "Nunca traigas a Gwyn aquí, Terilynn.
¡Sheffield está siendo un imbécil!" dijo rápidamente.
Sheffield miró a Joshua y comenzó a ver rojo. Así que inmediatamente se acercó a Joshua y
agarró su cuello.
"¡Oye, oye!" Joshua dijo. "¡Solo estaba bromeando! No le haría eso a mi mejor amigo".
Sheffield se calmó un poco y soltó el cuello de su amigo.
Joshua preguntó: "¿No crees que me debes una disculpa?"
"Lo siento, Sr. Fan".
"Eso está mejor. ¡Papá, me tengo que ir! ¡Hablamos más tarde!"
'¿Papá?' Sheffield agarró su teléfono y echó un vistazo a la pantalla de su llamada. Junto
con el tiempo que había estado en la llamada, Sheffield pudo ver que estaba hablando con
su padre. Entonces, él engañó a Sheffield.
Joshua se escapó de él, riendo. "Terilynn estaba ocupada. Solo hablamos durante unos
minutos y luego colgó. Antes de que pudiera hacer otra cosa, papá llamó".
Sheffield se arremangó las mangas y avanzó hacia él. Estaba completamente enojado ahora.
Pero antes de alcanzar a Joshua, su amigo ya había salido corriendo de la oficina.
De pie en la puerta, Sheffield solo pudo gritar impotente al hombre que acababa de entrar
en el ascensor. "¡Ya terminé contigo! ¡No vuelvas!"
Su voz resonó por las oficinas. Los trabajadores estaban de pie y se asomaban de sus
cubículos. Todos se preguntaron qué había causado la ira de su CEO.
Tobias decidió desafiar la ira de Sheffield. Al verlo, el asistente personal caminó hacia él
rápidamente.
"Sr. Tang, es hora de la reunión con el Sr. Xu. Deberíamos irnos ahora".
"Está bien. ¡Dame un segundo!" Sheffield se alisó el pelo y volvió a su oficina a buscar los
documentos.
Después de que Sheffield se negó a hablar con el abogado de Sexton, el anciano Qi comenzó
los procedimientos legales. Unos días después, dos funcionarios de la corte llegaron a la
oficina de Sheffield con la esperanza de resolver esto.
Sheffield fue muy amable con ellos. "Gracias por venir aquí en persona. Dígale a Sexton que
continúe con la demanda. Mi abogado está listo. Lo veré en la corte".
Los funcionarios querían que se resolviera en el lugar. Uno de ellos dijo: "Sr. Tang, le sugiero
que no vaya a la corte si puede evitarlo. Su compañía tendrá una mala reputación. Atacó a
Roscoe Qi. Incluso incluyó documentos de tratamiento en los registros de la corte. Dice sus
heridas son del séptimo grado. Si fuera a juicio ... "
Antes de que la persona pudiera terminar, Sheffield se echó a reír. "Lo siento. No quise
ofenderlos. Solo creo que Sexton es tan ridículo. Sé lo mal que lo golpearon. ¿Lesiones de
séptimo nivel? ¿Cree que soy un idiota? ¿Sus riñones no funcionan? ¿Le saqué los ojos? Si
no me creen, puedes ir al hospital y verlo por ustedes mismo. Las lesiones de Roscoe son
en el nivel 15 como máximo. Deben haber olvidado que solía ser un médico. Tacha eso, no
tienes que ir allí para comprarlo. Séptimo nivel, ¿eh? No hay problema. Iré al hospital más
tarde y lo golpearé al menos al nivel siete, y luego iremos a ¡Corte!"
Las mandíbulas de los funcionarios cayeron.
Sheffield pensó por un momento y luego continuó: "No, eso no es suficiente. Dígale a Sexton
que puedo arreglar las lesiones de primer nivel si lo desea. Por supuesto, tendrá que
presentar una demanda enmendada, pero ese es el precio de la eficiencia De esa manera,
si él realmente quiere que lastime a su hijo, puedo arreglarlo ".
Las dos personas se miraron con asombro y se fueron. Cuando Sexton escuchó lo que dijo
Sheffield, golpeó su mano sobre la mesa y gritó: "¡Qué terco idiota! ¡Nunca admitirá que se
equivocó! ¿Cree que puede amenazar a mi hijo y salirse con la suya?"
Cuando se calmó, organizó más guardias de seguridad en la puerta de la sala de su hijo en
caso de que Sheffield realmente golpeara a su hijo para que fuera un discapacitado de
séptimo nivel.
En este momento, su asistente entró en su oficina e informó: "Sr. Qi, el Sr. Tang del Grupo
Theo quiere discutir la demanda durante la cena".
"¿Qué señor Tang?"
"Peterson Tang, señor". ¿Peterson Tang?
"¡Humph! ¡Solo quiere tratar de convencerme de acabar con esto! ¡Dile que no!" El
asistente dudó y le recordó: "Sr. Qi, estamos cooperando con Theo Group en varios
proyectos. ¿Por qué no se reúne con él? De todos modos, están equivocados".
Sexton consideró lo que dijo el asistente.
El Grupo Qi y el Grupo Theo estaban trabajando juntos en proyectos importantes, por lo
que no fue prudente forzar la relación. Después de un momento, asintió y dijo: "Muy bien,
entonces. Prepáralo".
En el quinto piso del edificio Alioth, Peterson abrió una botella de licor de 30 años y sirvió
un vaso para Sexton. "Sr. Qi, nunca ando por las ramas. Estoy aquí por mi hijo. Pido disculpas
en su nombre a usted y su hijo".
"Sr. Tang, su hijo no se disculparía, e incluso amenazó con lastimarlo aún más. Apuesto a
que no sabe que está haciendo esto", dijo Sexton con una sonrisa burlona.
Sheffield siempre fue un testarudo e impulsivo. Nunca dejaría que su padre se disculpara
con los Qis. Peterson explicó: "El ladrido de mi hijo es peor que su mordisco. Simplemente
actúa con dureza y no sabe cómo comportarse. Nos conocemos desde hace mucho tiempo,
Sr. Qi. Por favor, perdónelo".
"Oye, Peterson, ¿por qué no he visto a este hijo tuyo antes? ¿Por qué demonios lo pusiste
a cargo? Sterling es un buen tipo. ¿Por qué no convertirlo en CEO? Es mucho más maduro
y prudente que Sheffield. Yo no entiendo. ¿Por qué lo elegiste a él por sobre Sterling?”
Sterling había estado trabajando para Theo Group durante años, por lo que casi todos en
los círculos empresariales lo conocían.

1023: POR QUÉ NO


Peterson le dijo a Sexton: "A decir verdad, me siento culpable por arruinar la vida de
Sheffield. Cuando su madre fue encerrada y encarcelada, no creía que fuera inocente. Murió
de depresión. Sheffield fue rebelde y estaba enojado conmigo. Hizo muchas cosas que me
cabrearon. Pero en lugar de reconocer mi parte en todo eso, lo repudié. Pero me arrepentí
de todo con el tiempo, así que decidí compensarlo. ¿Quieres saber ¿por qué es así? Es mi
culpa ".
"Hay mejores maneras de compensarlo. No se le puede entregar una gran empresa como
esa. Él hace lo que quiere, solo porque tiene el apoyo de Theo Group".
Peterson no respondió a eso. Sabía mejor que nadie que Sheffield no se comportaba así
debido por Theo Group, sino porque había sido así desde que era un niño. Y Peterson había
sido menos que un padre ideal.
Había limpiado muchos desórdenes de Sheffield. Y después de haber repudiado a Sheffield,
nunca más se preocupó por la vida de Sheffield.
Lo que no esperaba era que Sheffield tuviera el dinero para invertir en investigación. Y sus
proyectos resultaron ser historias de éxito.
El hijo que había repudiado había ganado más de diez mil millones gracias a su negocio y
ganaría aún más en los próximos días.
Lo que más molestó a Peterson fue que Sheffield llegó a un acuerdo con ZL Group, y
obtuvieron la mayor parte de las ganancias de su investigación. Theo Group no se benefició
en absoluto. Parecía que Evelyn era más importante para Sheffield de lo que su padre
pensaba.
"Es complicado. Sr. Qi, brindemos por el futuro. Este es un licor fino que ha envejecido
durante 30 años". Peterson levantó su copa.
"¡Está bien! ¡Por el futuro!" Chocaron los vasos.
Antes de que terminara la reunión, Sexton insistió: "Ahora, abandonaré la demanda si
Sheffield se disculpa con Roscoe en público y paga tres veces la cantidad en gastos
médicos".
Peterson no dijo nada. Sabía que Sheffield nunca se disculparía. Peterson y Sexton
terminaron la reunión con una nota alta, pero ninguno de los dos pensó que iba bien. Nada
se resolvió, y Sheffield y Theo Group estaban en un muchos prolemas.
Antes de que Sexton pudiera abandonar el Edificio Alioth, otro hombre entró en el edificio.
Ambos se reconocieron, pero Sexton estaba extremadamente nervioso. El hombre habló
primero. "Sr. Qi, ¡qué coincidencia!"
Sexton sabía que esto no era una coincidencia. Con una sonrisa forzada, se adelantó y dijo:
"Hola, señor Huo. Encantado de verlo. ¿Está aquí para cenar?"
"Sí, no esperaba verte aquí". Carlos se volvió hacia Dixon, "Pídele a alguien que traiga una
botella de licor añejo. Como el Sr. Qi y yo estamos aquí, me gustaría conversar".
Carlos siempre había sido un hombre tan dominante. Incluso tomó la decisión de Sexton,
sin pedir su opinión sobre el asunto. "Sí, señor Huo".
Dixon fue a hacer arreglos de inmediato. Cuando la cabina privada estuvo lista, Carlos y
Sexton entraron.
La última persona con la que Sexton quería hablar era Carlos. Una vez que Carlos se
involucraba, arreglaba las cosas para su satisfacción. No importaba lo que nadie más
quisiera.
La situación parecía cada vez más complicada, y Sexton se estaba frustrando cada vez más.
Primero, tuvo que lidiar con Sheffield, y ahora, tenía que enfrentar al dominante Carlos.
Sexton se había preparado mentalmente para lo peor.
Ya había bebido esta noche, y ahora Carlos también estaba ofreciendo bebidas. Para evitar
emborracharse y hacer una promesa sin pensar, Sexton simplemente le dijo a Carlos: "Sr.
Huo, no quiero beber demasiado. Ya he tomado unos vasos con el Sr. Tang. Tengo conducir
al hospital para cuidar a Roscoe más tarde ".
Quería decir que ya había bebido demasiado en este momento, por lo que ya no podía
beber más.
Carlos asintió, "Lo entiendo. Debes cuidar a tu hijo".
"Gracias por su comprensión, señor Huo".
"No lo menciones. ¿Resolviste las cosas sin una demanda?" Carlos era un tirador directo.
Llegó al punto tan pronto como terminaron las bromas.
Aunque se sintió emboscado, Sexton respondió rápidamente a la pregunta. "Quería que
Sheffield se disculpara con Roscoe. Pero es terco. La única opción que quedaba era
presentar una demanda".
"Oh, ya veo. ¿Por qué no nos olvidamos de esa demanda? Me haré responsable de las
lesiones de su hijo". La primera mitad de las palabras de Carlos irritó a Sexton, y la última
parte lo sacudió.
"Sr. Huo, ¿está ofreciendo pagar los servicios médicos?” A pesar del gesto de Carlos, Sexton
no tenía las agallas para dejarlo hacer eso.
"¡Si!" Carlos respondió.
"Sr. Huo ... usted ... debe estar bromeando".
Sin embargo, Sexton no se reía. Estaba demasiado intimidado para fingir una sonrisa.
Carlos les sirvió un vaso de licor y dijo casualmente: "Como padre, lo entiendo, Sr. Qi.
También tengo un hijo".
Sexton se sintió un poco aliviado y asumió un tono triste. "Sr. Huo, muchas gracias por su
comprensión. ¡Después de la muerte de Richard, Roscoe significa todo para mí!"
Pero Carlos ignoró sus palabras. Girando el licor en su vaso, dijo en un tono plano: "Amo a
mis hijas. Su hijo insultó a Evelyn. Iba a hacer que mi equipo de abogados presentara cargos
en su contra. Pero retrocedí en consideración a Richard. Pero puedo dañar la reputación de
Roscoe ".
El humor de Sexton fluctuaba como si estuviera montando una montaña rusa. "¿En serio,
señor Huo? ¿Y dónde está esta consideración de Richard, ahora?" Sexton exigió a Carlos
enojado.
Una pizca de disgusto pasó por los ojos de Carlos. "He sido tolerante con Roscoe. Nos
conocemos desde hace años. Si alguien más le hubiera hecho esto a mi hija, lo habría puesto
tras las rejas sin dudarlo. Me aseguraría de que lo perdiera todo". Sexton dedujo la amenaza
y advertencia de Carlos de sus palabras.
No quería ir por este camino, pero no podía hacer nada al respecto. Sabía que Carlos
hablaba enserio.
Quien amenazaba a la familia de Carlos terminaba en desgracia, en quiebra o muerto.
Pensando en esto, Sexton admitió. "Sr. Huo, todo lo que pido es una disculpa de Sheffield
Tang. Después de todo, golpeó a mi hijo. ¿Es demasiado pedir?"
"¿Cómo va a hacer que se disculpe? Sr. Qi, por favor piense así. Si fuera su propia hija,
¿cómo se sentiría? ¿No querría matarlo a golpes? Sheffield Tang hizo algo que yo hubiera
hecho. ¿Estás diciendo que debería disculparme con Roscoe?”
"No, no. Sr. Huo ..."
"¡Si eso es lo que quieres, puedo!" Carlos estaba seguro de que Sexton no tenía el descaro
de pedirle que lo hiciera, incluso si él se lo ofrecía. Un sudor frío estalló en la frente de
Sexton.
Él suspiró profundamente. "Sr. Huo, ¿por qué defiende a Sheffield?"
"¿Defenderlo? ¿Por qué haría eso? Simplemente no quiero verte preocupado por la
demanda con tu apretada agenda. Si estás dispuesto a comprometerte, entonces todos
estarán felices".
Sexton se dio cuenta de que no tenía elección. Pero aún sentía curiosidad por la actitud de
Carlos hacia Sheffield.
"Sr. Huo, ¿es porque le gusta y quiere que sea su yerno?" preguntó.
Carlos tragó un vaso de licor y respondió: "Tanto Sheffield como Evelyn son solteros. ¿Por
qué no?"

1024: FUTURO SUEGRO


Eso hizo callar a Sexton.
Las palabras de Carlos tenían sentido.
Sheffield y Evelyn provenían de familias de igual estatus social. Él era competitivo e
inteligente, y ella atractiva y brillante. Hacían una buena pareja.
Carlos salió del edificio y se metió en su auto. Debbie preguntó con ansiedad: "¿Cómo te
fue?"
"¿Has terminado de comprar?" preguntó en su lugar.
"Sí. Quería subir a buscarte, pero tenía miedo de interrumpir".
Ella y Carlos habían abandonado la mansión juntos. Mientras Carlos se reunía con Sexton,
ella había ido de compras para mantenerse ocupada mientras tanto.
Mientras Debbie lo miraba fijamente, aún esperando una respuesta, Carlos finalmente
respondió: "¿Qué crees? Me pediste que lo manejara. ¿Cómo podría enfrentarte sin hacerlo
bien?" Él resopló.
Debbie había estado extremadamente ansiosa desde que descubrió que Sheffield estaba
siendo demandado, especialmente después de darse cuenta de que había actuado
desafiante por el bien de Evelyn.
Carlos no podía soportar ver su rostro sombrío todo el día. Finalmente se sintió aliviada
después de que él accediera a ayudar a Sheffield a solucionar el problema.
Los ojos de Debbie se iluminaron. "Sexton acordó abandonar la demanda?"
"Si."
¡Ella estaba emocionada! Ella agarró su mano e instó, "¡Llama a Evelyn! Dile las buenas
noticias".
"¡De ninguna manera!" Carlos se negó arrogantemente.
"Bien. Se lo diré yo misma". Debbie se alegró de que el asunto se hubiera resuelto.
Después de unos minutos, Carlos dijo pensativamente: "Sexton es el tipo de hombre que
guarda rencor. Es cierto que prometió retirar la demanda, pero no estoy seguro de si planea
dejar a Sheffield tranquilo. Podría tratar con el mocoso de alguna otra manera ".
"¡Oh! ¿Qué debemos hacer?"
"'¿Nosotros?' No vamos a hacer nada. Es el problema de Sheffield. ¿Qué me importa? No
soy al que Sexton odia ".
Debbie puso los ojos en blanco y espetó: "Muy bien, vamos a ver como se desarrollan las
cosas. Si Sheffield necesita tu ayuda, entonces podemos hablar de eso".
"¡No! No habrá más de que hablar". Carlos no quería tener nada que ver con Sheffield
después de esto. Esta vez solo lo había ayudado para hacer feliz a Debbie.
"Bien, ¡entonces yo lo ayudaré!"
Carlos estaba furioso. No entendía por qué Sheffield era tan importante para su esposa.
Primero, Evelyn se había enamorado de ese hombre y había luchado contra su propio padre
para estar con él, y ahora, su esposa lo amenazaba con ayudar a Sheffield. Carlos no podía
entender por qué ella era tan protectora con él.
Dos de las mujeres más importantes en la vida de Carlos estaban ahora del lado de
Sheffield.
En este punto, Carlos realmente quería matar al chico. Bueno, antes de hacer eso,
necesitaba asegurarse de que las noticias de su muerte no rompieran los corazones de su
esposa e hija. Estaba frustrado extremo.
En su camino de regreso a casa después de la reunión con Sexton, Peterson recibió una
llamada de Tobias. "Sr. Tang, le envié un video de la entrevista a su teléfono".
Peterson colgó y reprodujo el video en el que Sheffield respondía las preguntas de la prensa.
Se había emitido solo hace unos momentos.
Las primeras preguntas fueron sobre su trabajo como CEO.
Sheffield les respondió rápidamente, considerando los intereses generales del grupo y se
aseguró de no ofender a nadie en el proceso.
Las preguntas posteriores fueron sobre su vida personal. Uno de los periodistas preguntó:
"Sr. Tang, ahora es un tema candente en Internet y tiene muchos admiradores que se
preocupan por usted. ¿Le importaría si le hiciera algunas preguntas fuera de su trabajo?"
"Por favor, adelante", asintió Sheffield.
"Está bien. Sr. Tang, ¿tiene novia?"
"Lo tengo, y nos queremos mucho", dijo con una sonrisa amable.
"¡Oh! ¡Tus fans estarán desconsolados!" exclamó el periodista.
"Espero que no", respondió Sheffield con una risa baja. "Si realmente les gusto, estarán
contentos de verme feliz".
El periodista sonrió: "Es un hombre muy interesante, señor Tang. ¿Podría decirnos quién es
la chica con suerte?"
"Todavía no, pero te lo diré tan pronto como ella asienta mi propuesta".
"¡Wow! Estaremos ansiosos por escuchar todo al respecto". Sheffield solo asintió una vez
en respuesta.
"Gracias por responder todas las preguntas, Sr. Tang. Una última pregunta. Terminó un
proyecto de investigación hace dos años. Los resultados han asombrado a todo el mundo.
Debe haber algunas personas que le ofrecieron su apoyo. ¿a quieres quisieras agradecer
más? "
Todos en la sala pensaron que Sheffield agradecería a sus compañeros de equipo, o que él
otorgaría su éxito a su mujer, que siempre había estado allí para él.
Bueno, el expresó su gratitud a su equipo por el arduo trabajo. Pero continuó: "Además de
mis compañeros de trabajo, que han trabajado duro conmigo desde el principio, estoy muy
agradecido con mi futuro suegro. Cuando estaba atrapado en una situación difícil, él invirtió
mucho dinero en mi proyecto de investigación y desarrollo incondicionalmente. Por eso,
quiero agradecerle a él especialmente ".
Todos estaban conmocionados. Durante un tiempo, la periodista se quedó desconcertada,
pero pronto respondió: "Dado que su futuro suegro pudo invertir tanto en su proyecto,
debe ser una figura importante en la sociedad. Estoy en lo cierto, Sr. Tang ? "
Sheffield sonrió y sus ojos se llenaron de admiración cuando dijo: "Sí, es un hombre muy
poderoso. Es mi ídolo y modelo a seguir. Deseo aprender más de él y esforzarme por ser
tan sobresaliente como él en el futuro. Y Aprovecho esta oportunidad para prometerle que
le daría a su hija lo mejor de todo, y también para que él y mi futura suegra tengan una
excelente vida de jubilados".
"Ha logrado aumentar nuestra curiosidad, Sr. Tang. Buena suerte con la propuesta. Estamos
ansiosos por el anuncio del compromiso".
"Gracias."
'Futuro suegro ...' reflexionó Peterson. ¿Fue Carlos quien le había dado dinero? Nadie más
podría haber ayudado a Sheffield con una cantidad tan grande.
Además, Sheffield y Evelyn habían estado en una relación en ese momento, por lo que
Peterson supuso que debía haber sido Carlos.
No es de extrañar que Sheffield estuviera dispuesto a renunciar al lucrativo beneficio de la
investigación al Grupo ZL. Debe debió haber estado haciendo un esfuerzo por impresionar
a Carlos.
Esa noche, en la mansión de la familia Huo, Debbie tenía los brazos apretados alrededor de
la cintura de Carlos. Terilynn estaba bloqueando la puerta. Sosteniendo a Gwyn, Evelyn
observó con calma lo que sucedía en el dormitorio.
"¡Suéltame! ¡Voy a matar a ese bastardo!" La cara de Carlos se oscureció con furia. ¿Quién
demonios es su futuro suegro? ¿Invertió dinero en su investigación incondicionalmente?
¡Ese idiota debe estar cansado de su corta vida! ¡Con gusto lo enviaré a la otra vida! Debbie
trató de sujetarlo.
"Ganó ese dinero. ¿Por qué estás tan enojado? ¡Si quieres que te devuelvan ese dinero,
devuélveselo!" Terilynn secundó con un movimiento de cabeza.
"Mamá tiene razón, papá. Sheffield no te robó nada. Se lo ganó justamente. ¿Qué tiene de
malo eso?"
Debbie y Terilynn no sabían sobre Star Anise. Ambas pensaron que Carlos había invertido
en la investigación de Sheffield. El no podía admitirles que Sheffield lo había engañado.
"Él conspiró contra mí. No lo perdonaré", amenazó, mirando a la puerta cerrada.
Evelyn no había dicho una palabra hasta ahora. "Papá, instaló el sistema de defensa de
nuestra compañía. ¿Qué pasa si lo destruye cuando vas tras él?"
Ahora, Evelyn sabía que Sheffield era Star Anise. También pensó que, dado que él era tan
bueno en TI, debía ser pan comido para él destruir todo su sistema de defensa en un abrir
y cerrar de ojos.
Recordó los momentos en que Sheffield se había ofrecido a solucionar los problemas de su
computadora, pero en ese entonces ella creía que él solo estaba tratando de crearle algún
tipo de problema.
Ahora se daba cuenta de lo ignorante que había sido en ese momento y de lo poco que
había creído en él.
"¡T-t-tu!" Carlos le gruñó a Evelyn. "¡Me quitó bimillones! ¡Volveré a él! ¡Solo espera y
verás!"
"Vamos, Carlos. Escuché de Dixon que ZL Group ha ganado miles de millones de dólares a
través del proyecto de investigación de Sheffield. Por mucho que te haya quitado, ya lo ha
pagado por duplicado y más. Solo toma la victoria", dijo Debbie antes de que Evelyn pudiera
responder, lanzándole una mirada ardiente.
Pero viendo lo molesto que estaba, ella no tuvo el corazón para enojarse con él. Ella le
palmeó la espalda para hacerlo sentir mejor.
"Cálmate. Deja de hacer un berrinche. Podrías asustar a Gwyn".
CAPITULO 1025: TONTA

Cuando oyó mencionar a Gwyn, Carlos se calmó un poco.

Tomó a la niña de Evelyn. "No podemos dejar que Sheffield sepa que tiene una hija", advirtió. Se
dio cuenta de que no podían ocultarlo para siempre, por lo que agregó: "¡Al menos, no hasta que
tenga tres años! Recuerden lo que está en juego".

Hizo una pausa y lanzó una mirada severa a Terilynn. "Especialmente tú, Terilynn, si le haces saber
a Sheffield, tú y Joshua lo pasarán mal. Y, Evelyn, no puedes decirle a Sheffield hasta que se casen.
Si lo hacen, no permitiré que el matrimonio suceda. ".

Evelyn reaccionó rápidamente y sus ojos se iluminaron con esperanza. "¿Casado? ¿Quieres decir
que puedo estar con Sheffield?"

Los labios de Carlos se torcieron. ¿Dijo la parte tranquila en voz alta?

Terilynn sintió que no estaba siendo razonable y aulló: "Papá, ¿por qué meterte conmigo y
Joshua? No puedes intimidar a Sheffield, así que te desquitas con nosotros. ¡Eso es injusto!"

"¿Justo? ¿Quién dijo algo al respecto? Será mejor que hagas que tu novio siga la línea", resopló
Carlos. Aunque no podía intimidar a Sheffield ahora, al menos podía hacerle las cosas difíciles a
Joshua, un fiscal común.

Soplando sus uñas, Terilynn le guiñó un ojo a Carlos. "Entonces nos escaparemos".

"Tú ..." Carlos ni siquiera pudo completar su pensamiento.

"Baja la voz, cariño. No asustes a Gwyn", le recordó Debbie.

Carlos rápidamente le dio unas palmaditas en la espalda a la niña y la convenció con voz suave: "Lo
siento, Gwyn. No quise decir eso. No tengas miedo. Estás bien. Sí. Estás bien. " Le alisó el pelo
hacia atrás.

Su encantadora nieta era lo único que podía calmarlo. Las otras tres mujeres sacudieron la cabeza
sin decir una palabra.

A la mañana siguiente, Joshua y Terilynn entraron a las oficinas de Theo Group. Tenían a Gwyn a
cuestas.

Entraron en el ascensor desde el estacionamiento subterráneo y fueron directamente al piso


superior, por lo que casi nadie los vio.

En la oficina del CEO, Sheffield estaba trabajando duro.

Gillian bajó a Nastas, se ajustó la ropa y se acercó al escritorio del joven CEO.

Ella puso su mejor sonrisa y dijo: "Mi cuñado me pidió que dejara a Nastas contigo. Te ha estado
extrañando".

Sheffield estaba a punto de rechazarla, pero cambió de opinión cuando pensó en Gwyn. La niña
estaba de visita hoy, y un compañero de juegos sería una buena idea.
"Ya veo. Solo déjalo aquí. Yo me ocuparé de él".

Gillian se sintió resignada ante su actitud distante. Echó un vistazo a su reloj de pulsera y su turno
estaba a punto de comenzar. Ella se fue.

Cuando Terilynn y Joshua llegaron allí, un niño pequeño ya estaba allí, jugando entre un montón
de juguetes.

Joshua saludó al niño y le dijo: "Oh, Nastas también está aquí. ¡Genial! Gwyn tiene un compañero
de juegos".

Al verlos, Sheffield dejó su trabajo a un lado y se levantó. Se acercó a Terilynn. Con una cálida
sonrisa en su rostro, le dijo a la niña: "Hola Gwyn. ¿Tu tío recibe un abrazo?"

Gwyn no se movió. Ella solo lo miró fijamente.

Sheffield fue paciente. Extendió las manos y esperó.

Al principio dudaba, pero luego el momento se convirtió en un abrazo completo.

En este momento, la felicidad floreció en su corazón. Sostuvo a la niña en sus brazos y besó su
carita. "No nos hemos visto en mucho tiempo. ¿Me extrañaste?"

Gwyn extendió sus manos y las envolvió alrededor de su cuello, sin decir nada.

Junto a ellos, Joshua recogió al niño que jugaba con juguetes y dijo: "Hola pequeño, llámame
'Hermano'"

"¡Hermano!" dijo el niño pequeño. Estaba lo suficientemente cerca.

Nastas volvió su mirada hacia Gwyn.

Gwyn lo miró a los ojos por accidente y rápidamente giró la cabeza y enterró la cara en el hombro
de Sheffield.

Después de jugar con Nastas por un tiempo, Terilynn le preguntó a Sheffield, "¿Entonces estás
viendo a dos niños hoy?"

Sheffield inclinó la cabeza hacia el niño en los brazos de Joshua y dijo: "No, él solo está aquí por un
rato".

"Déjalo jugar un poco con Gwyn. Sé que tienes mucho trabajo por hacer", sugirió Terilynn.

"Sí. Si tú y Joshua necesitan un poco de tiempo de calidad, me encargare de esto", asintió


Sheffield.

Joshua bajó al niño y rodeó a Terilynn con un brazo. "Si llega a ser abrumador, llámenos.
Estaremos cerca".

"No hay problema." Sheffield dejó a Gwyn en el suelo y sostuvo su manita para saludar a Terilynn.

"Nastas, Gwyn, vamos. ¡Dile adiós al tío Joshua y a tu hermana!" Nastas miró a Joshua con una
mirada bastante perpleja en su rostro. ¿No era él un hermano? ¿Por qué era tío ahora? Joshua le
lanzó a Sheffield una mirada furiosa. Luego saludó a los niños y dijo con una sonrisa: "Adiós, niños.
Volveremos más tarde".

Nastas agitó su mano también y se despidió de ellos.

Gwyn observó a Terilynn salir de la oficina.

No apartó la vista de ella hasta que se perdió de vista.

Sheffield puso a Gwyn en el sofá y dijo suavemente: "Espera aquí, Gwyn. Te traeré un poco de
jugo. Nastas, ven aquí y cuida a Gwyn".

Nastas no sabía lo que significaban las palabras "cuidar", pero sabía que Sheffield lo estaba
llamando. Entonces se acercó a Gwyn y se paró a su lado.

Los dos niños se miraron sin decir una palabra después de que Sheffield se fue.

Por fin, Nastas decidió hacer algo. Recogió un puñado de juguetes y se los ofreció a Gwyn.

"Juguetes", dijo simplemente. Gwyn miró los juguetes, pero no habló ni se movió.

Él le habló de nuevo, "Gwyn?" La niña seguía sin hacer ruido.

Sheffield regresó. Sabía que se ocuparía de Gwyn, así que compró algunos bocadillos.

Regresó a la oficina con las manos llenas de golosinas.

"¿Tienen hambre? Oye Gwyn, ven aquí y mira cuál quieres".

Nastas extendió su mano para agarrar un paquete de tabletas masticables de leche dulce, pero
Sheffield lo detuvo. Dijo pacientemente: "Nastas, eres un niño y mayor que Gwyn. Deja que ella
elija primero".

Nastas asintió con la cabeza, sin comprender realmente, pero hizo lo que le dijeron. Gwyn escogió
al azar una fresa fresca.

Entonces Sheffield le dijo al niño: "Te toca a ti".

El niño recogió nuevamente el paquete de tabletas de leche y torpemente sacó un pedazo. Se lo


entregó a Gwyn. "Come por favor."

Pero Gwyn volvió la cara. El niño parecía un poco enojado ahora y ladró, "¡Ella no hablará!"

'¿De Verdad?' La cara de Sheffield se oscureció de inmediato ante las palabras del niño. "Hey, tú.
¿De qué estás hablando?"

"¡Ella es tonta!" Nastas dijo esto en voz alta, temeroso de que su hermano mayor no escuchara lo
que dijo.

Al segundo siguiente, Sheffield agarró el brazo del niño y le dio un golpe en el trasero. "¡Eres tan
grosero! No señalamos las faltas de las personas aquí. ¡Además, no es tonta ni muda! Ahora, no
dirás eso de nuevo, ¿verdad?

En realidad, no dolió en absoluto.


Sheffield no estaba apuntando a eso.

Pero era la primera vez que Nastas había sido disciplinado por Sheffield.

Estaba triste y asustado, así que lloró, balbuceando, "N-no".

Solo entonces Sheffield lo soltó y lo levantó del sofá. "Eres un hombre. ¡Actúa como tal y deja de
llorar!"

"Lo siento, hermano mayor". El niño hipo y dejó de llorar.

"Eso está mejor. ¡Comamos!" Sheffield se volvió hacia Gwyn y la levantó en sus brazos. Con voz
tierna, dijo: "Gwyn, ¿esta buena tu fresa?"

Sacó un pañuelo y le limpió el jugo de la cara. Pero ella no respondió a su pregunta.

Gwyn solo dio otro mordisco a la fresa y asintió.

"Lo siento, hermano mayor". El niño hipo y dejó de llorar.

"Eso está mejor. ¡Comamos!" Sheffield se volvió hacia Gwyn y la levantó en sus brazos. Con voz
tierna, dijo: "Gwyn, ¿es una buena fresa?" Sacó un pañuelo y le limpió el jugo de la cara. Pero ella
no respondió a su pregunta. Gwyn solo dio otro mordisco a la fresa y asintió.
CAPITULO 1026: JUGANDO BASQUETBOL

Al ver a Sheffield sosteniendo a Gwyn en sus brazos, Nastas miró a su hermano mayor con tristeza.
No lo estaba sosteniendo. Entonces él pidió: "Hermano, abrazo".

Sheffield se agachó y lo sostuvo también. Un niño en cada brazo.

Sintiéndose amado, Nastas aplaudió alegremente y exclamó: "¡Impresionante!"

Los dos niños jugaron en la oficina durante al menos media hora más antes de que Lea viniera a
recoger a Nastas.

Al ver a un extraño, Gwyn se escondió instantáneamente en los brazos de Sheffield.

Mirando a la niña de rosa, Lea preguntó, asombrada: "Sheffield, ¿de quién es hija?"

"Ella es la hija de un amigo", respondió con indiferencia.

"Oh." Sin molestarse en pensarlo demasiado, Lea miró a su hijo y dijo alegremente: "Nastas, bebé,
es hora de irse a casa".

Después de que Lea y Nastas se fueron, Sheffield limpió la oficina y también se fue, con Gwyn en
sus brazos.

Había un parque al lado de las oficinas de Theo Group, que tenía una impresionante variedad de
plantas.

Las flores y otras plantas estaban en macetas, y también crecían alrededor del área, podadas para
proporcionar acceso a senderos y demás. También había un campo de fútbol y una cancha de
baloncesto.

El aire era fresco y era un día hermoso.

Sheffield puso a Gwyn en el césped y señaló el sol cuando él le dijo: "Gwyn, ¿quieres jugar aquí un
rato? El sol se siente bien".

Gwyn solo lo miró sin decir nada.

Sheffield fue paciente y agregó suavemente: "Lo tomaré como un sí".

Inesperadamente, esta vez, Gwyn respondió: "Está bien".

Su corta respuesta envió un cosquilleo de felicidad a través de él. Sintió que le gustaba a la niña,
tanto como le gustaba ella a él.

Después de caminar de la mano con la niña, llamó a Tobias. "Estoy en el parque al lado de
nuestras oficinas. ¿Puedes hacer que alguien traiga una pelota de baloncesto aquí?" "

Sí, señor Tang".

Pronto, llegó un asistente, una pelota de baloncesto nueva en sus manos.

Miró a Gwyn con curiosidad y le entregó el balón a Sheffield sin cuestionarlo.


"Aquí está el balón que solicitó, Sr. Tang".

"¡Gracias!"

"De nada, señor. Si eso es todo, volveré a trabajar, ahora".

"¡Adiós!" Después de que el asistente se fue, Sheffield se agachó y le entregó el balón a Gwyn.

"¡Vamos a jugar baloncesto!" Gwyn tomó el balón y corrió detrás de Sheffield a la cancha de
baloncesto.

Había dos puestos de baloncesto en la cancha. Otros dos ya estaban usando uno de ellos.
Sheffield llevó a Gwyn al otro.

Le quitó el balón a Gwyn y lo rebotó un par de veces. "Aléjate un poco", dijo, haciendo un gesto.

La niña guardó silencio por un momento, luego se volvió y caminó obedientemente un poco más
lejos.

"Te mostraré cómo jugar". Sheffield hizo rebotar la pelota un par de veces más y luego levantó los
brazos, lanzando la pelota hacia arriba y hacia el aro de metal en la parte superior. Hizo un sonido
swooshing cuando la red lo atrapó por un segundo.

Sheffield corrió para recuperar la pelota.

Ella se quedó allí parada y lo vio lanzar la pelota y correr tras ella.

Fue interesante. Encestó tres cestas y le indicó a Gwyn que se acercara.

"¡Ven aquí, cariño! ¡Déjame enseñarte cómo lanzar!" Ella caminó hacia él lentamente. Sheffield le
entregó el baloncesto y le dijo: "Espera".

La pequeña niña sostuvo el balón con fuerza. Entonces Sheffield la levantó y la dejó sentarse sobre
sus hombros.

De repente, ella comenzó a reírse.

Sheffield levantó la vista para ver si era ella.

Antes de que pudiera hacer mucho más, Gwyn dijo: "Vete".

Estaba seguro de que Gwyn se estaba riendo. Si ella era feliz, él también estaba encantado.

Se sintió vivo. "Está bien, siéntate bien. ¡Aa y dispara!" Se acercó a la canasta.

Aunque Gwyn se sentó sobre sus hombros, la canasta todavía era demasiado alta para ella.

"¿Recuerdas lo que hice, Gwyn? ¡Levanta la pelota sobre tu cabeza y tírala a la canasta!" él la
instruyó pacientemente.

Luego, escuchó a Gwyn hacer algunos ruidos extraños.

No estaba seguro de lo que estaba haciendo, pero podía sentirla arrojar la pelota, y luego, el
balón cayó al suelo. Aun así, elogió, "Así se hace. ¡Esa es mi chica! Vamos a buscar la pelota ".
Corrió a buscar la pelota, llevando a Gwyn sobre sus hombros.

Ella se aferró a su cabeza en busca de apoyo, lo que terminó con ella cubriendo a veces sus ojos.
Pronto, la escuchó reír.

La niña tenía un poco de miedo a las alturas. Envolvió sus brazos alrededor de la cabeza de
Sheffield con fuerza, y su pequeño cuerpo se balanceó hacia adelante y hacia atrás con sus pasos.

Finalmente alcanzaron la pelota.

Sheffield la bajó y la dejó levantarla, y luego volvió a poner a la niña sobre sus hombros.

Así como así, jugaron en la cancha durante media hora, corriendo detrás del baloncesto.

Gwyn se divirtió mucho, pero Sheffield estaba exhausto.

Cuando terminaron de jugar, Sheffield caminó hacia el puesto de bebidas, con un brazo
sosteniendo la pelota de baloncesto y el otro sosteniendo a Gwyn.

"¿Sedienta? Bebamos un vaso de jugo y tomemos un respiro. Después jugaremos un poco más".

Gwyn no dijo nada, pero asintió.

Se tomaron un descanso de diez minutos en el puesto de jugos.

Acariciando su cabello, Sheffield le pidió su opinión. "Hay muchas cosas que podemos hacer más
tarde. Podemos agarrar juguetes en una máquina de garras, puedo leerte en una librería,
podemos ir al acuario, jugar en una piscina de pelotas, o tal vez ir a una clase de juegos para niños,
jugar con bloques y tocar los instrumentos en el aula de música. Elige uno y lo haremos".

Antes de que Terilynn dejara a Gwyn, Sheffield había considerado todas las cosas que podía hacer
con la chica. Estos lugares que él había mencionado estaban cerca, así que era bastante fácil
llevarla allí.

Sin embargo, Gwyn simplemente señaló el baloncesto.

"¿Quieres jugar más baloncesto?" Sheffield preguntó sorprendido.

Gwyn lo miró sin decir una palabra.

Él entendió que su silencio significaba que sí. Pero no entendía por qué Gwyn disfrutaba tanto del
baloncesto.

Aunque la llevaba sobre sus hombros, ella no podía hacer una canasta. No tenía la satisfacción de
ser buena en el juego. ¿Por qué ella todavía quería jugar baloncesto? Aunque estaba confundido,
regresó a la cancha de baloncesto con ella en sus brazos. Pero ahora, las dos canastas estaban
ocupadas.

"Pequeña princesa, ¿crees que deberíamos esperar un rato o jugar a algo más?" preguntó
Sheffield.

Gwyn no dijo una palabra mientras miraba la cancha de baloncesto.


Sheffield trató de alejarla. "Vamos a hacer otra cosa."

El pequeño no se movió. Ahora lo entendía.

Él le soltó la mano y dijo: "Está bien, veamos un poco".

Sacó un paquete de pañuelos de su bolsillo y extendió varios pañuelos sobre la hierba. Se sentó
primero.

Tenía la intención de que Gwyn se subiera a su regazo. Cuando metió el paquete de pañuelos en
su bolsillo, Gwyn, con el balón en sus brazos, estaba luchando por hacer eso. Ella era tan linda!

Lo que estaba haciendo divirtió a Sheffield. Él extendió la mano y la tomó en sus brazos.
CAPITULO 1027: EL SR TANG LO HIZO.

Una vez que Gwyn se acomodó en los brazos de Sheffield, comenzó a parlotear: "Gwyn, tú y yo
nos hemos visto dos veces, pero aún no te escuché llamarme 'tío'. Y dado que los dos nos
gustamos mucho, ¿podrías llamarme 'tío' ahora?

Ella no respondió. Continuó: "¿Solo una vez, por favor? Eso es todo lo que le pido. Vamos, dílo: ti-
o, ti-o. ¡Tío!"

Gwyn lo miró fijamente.

Inmediatamente, Sheffield se detuvo.

Él vio algo en sus ojos. ¿Qué fue eso? ¿Una mirada de disgusto? ¿Pensó ella que estaba hablando
demasiado? "Probablemente una ilusión", pensó.

Entonces continuó: "Vamos a intentarlo de nuevo, Gwyn—"

"¡Tío!" Gwyn llamó antes de que Sheffield pudiera acabar de decirlo.

Una gran sonrisa se extendió por su rostro.

Estaba eufórico.

Había pensado que podría llevarle más tiempo convencerla.

Sheffield besó suavemente la mejilla de Gwyn. "Esa es mi chica. ¡Ya que soy tu tío favorito ahora,
estarás bajo mi protección desde hoy en adelante! Si alguien se atreve a intimidarte en Y City, solo
llámame y me encargaré".

Gwyn lo escuchó parlotear, sin entender muy bien de qué estaba hablando. Se preguntó cómo
alguien en el mundo podría reírse tanto y hablar tanto como su tía Terilynn.

Pero su voz era agradable; ella no lo odiaba, a pesar de que él seguía parloteando.

Finalmente, Sheffield se cansó de hablar demasiado. Se tumbó en el césped para disfrutar del sol,
a pesar de su obsesión por la limpieza.

Gwyn dejó caer la pelota de su mano por accidente, por lo que corrió tras ella. Sheffield la
observó atentamente mientras ella daba saltitos tras la pelota.

Cuando regresó sosteniendo el balón, camino alrededor de èl, buscando un lugar cómodo para
sentarse.

Después de mucha consideración, ella eligió sentarse sobre su estómago.

Sheffield se echó a reír. "Eres una chica muy inteligente. Este es realmente un lugar cómodo para
sentarse. Suave, ¿eh?"

Era casi mediodía cuando regresaron a su oficina.


Sheffield había planeado reservar una mesa en un restaurante e invitar a Joshua y Terilynn a
almorzar. Pero Terilynn le dijo que Debbie le había pedido al chef que preparara el almuerzo de
Gwyn en casa. Entonces, ella regresó con Gwyn a la mansión.

Dos días después, otra noticia importante sobre Evelyn causó revuelo en Internet. Un hombre
profesaba públicamente su amor por Evelyn usando la pantalla gigante de Theo Group en el
centro de la ciudad.

El edificio tenía un total de noventa y nueve pisos, y la pantalla LED exterior era lo suficientemente
grande como para cubrir varios de ellos.

Los rascacielos de Theo Group y ZL Group eran hitos de Y City. La mitad de la ciudad podía ver la
gran pantalla.

Por lo general, las empresas usaban la pantalla para publicitar sus productos, para su
comercialización.

Algunas personas también usaban la pantalla para expresar su amor, pero era muy raro. Ya que
era demasiado caro.

El costo era de mil dólares por minuto, como mínimo. El precio del alquiler para una reproducción
24/7 sería de diez millones.

En este momento, en la pantalla estaban las palabras: Evelyn Huo, ¡te amo!

Cambiaba de color, y ocasionalmente se mostraba una foto particular de Evelyn.

En la foto, ella estaba alimentando a un elefante. Llevaba un vestido de color claro, gafas de sol y
sonreía suavemente. Sin embargo, no había firma en la enorme carta de amor.

La propuesta extravagante se convirtió en un tema candente en Y City.

Los ciudadanos y los internautas de todo el mundo se preguntaban quién era tan romántico como
para haber reservado una pantalla tan lujosa para complacer a la princesa de la familia Huo.

Era bastante fácil adivinar que solo podía ser un CEO de alto perfil o alguien de una familia muy
rica.

Esa noche, Evelyn estaba atrapada en un embotellamiento cerca del edificio de Theo Group. Bajó
la ventanilla y miró la pantalla grande. Era el tercer día desde que se había presentado esa
propuesta. Ella pensó que la confesión estaría en la pantalla durante una semana.

Dos scooters esperaban lado a lado junto a su auto. La chica de un scooter, que llevaba una
máscara, le dijo a su amiga: "¿Ves esa pantalla? El Sr. Tang hizo eso. Él es el que persigue a Evelyn
Huo".

"¿Tu CEO, el Sr. Tang?"

"¡Sí! Peterson Tang encontró a este hijo de la nada para hacerse cargo de su posición, ¡y gracias a
Dios por eso! ¡Es tan guapo! Las chicas de nuestra compañía se sienten atraídas por él. Te dije que
estoy en el departamento de publicidad, ¿Verdad? Escuché a Tobias, el asistente personal del CEO,
hablar sobre eso cuando traje café a la oficina de mi gerente el otro día ".
"¡Wow! Él es muy romántico". La chica con la máscara estaba tan emocionada que se quitó la
máscara, revelando su bonita cara.

"Sí, y lo que es más importante, es una persona muy agradable. Tan pronto como se convirtió en
CEO, aumentó el salario de los empleados, que es la forma más directa de preocuparse por sus
empleados. ¡Es simplemente increíble!"

“¿Lo hizo?"

“Bueno, transfirió a muchas personas, incluso a Sterling Tang, su propio hermano. Sterling solía ser
el gerente general, pero el Sr. Tang lo transfirió a otra ciudad para ser el CEO regional. "

" Es bueno que haya recibido un ascenso, ¿verdad? "

"En realidad, no lo es. Mi gerente me dijo que parecía que Sterling fue ascendido, pero en realidad
fue para debilitar su fuerza en la empresa. Ese día, los dos hermanos casi tuvieron una pelea
dentro de la oficina".

Cuando la luz se puso verde, las motos se fueron. Pero algo que la chica había dicho quedó
grabado en la mente de Evelyn. 'el Señor. Tang hizo eso. Él es el que persigue a Evelyn Huo.

Más tarde, le pidió a Felix que se detuviera frente al edificio de Theo Group.

Ella llamó a Sheffield.

"Estoy afuera de tu oficina".

"Oh", Sheffield simplemente respondió. No dijo nada más y cayó en un profundo silencio.

"Tengo algo que preguntarte." Ella ignoró su actitud despreocupada.

"Dispara". Se levantó de su asiento y caminó hacia la ventana francesa en su oficina. Miró hacia
abajo, esperando ver su figura abajo, pero estaba en el piso 99. No podía ver nada en el suelo
desde esa altura.

Evelyn insistió: "Solo puedo preguntártelo cara a cara".

"No estoy en mi oficina en este momento", mintió, apoyado contra la ventana.

"Bien, olvídalo".

"Está bien", respondió rotundamente.

Evelyn no colgó todavía. Ella le dijo a Felix: "Llévame al Rock Bar".

"Sí, señorita Huo".

"¡Espere!" dijo Sheffield con ansiedad.

Evelyn le guiñó un ojo a Félix, quien estaba a punto de encender el auto.

Él entendió y se detuvo. "¿Por qué vas a un bar tan tarde en la noche?"


Evelyn sonrió de lado. "¿Qué crees que haría en un bar tan tarde en la noche? El segundo hijo de la
familia Li y el hijo menor de la familia Cao son mis alumnos. Simplemente me invitaron a una
reunión allí".

"¿Pero por qué eligieron un bar para tener una reunión?" preguntó, con la frustración clara en su
voz.

"¿No es eso normal? Hemos terminado aquí, Sr. Tang. Puede volver a lo que sea que esté
haciendo. ¡Adiós!" Evelyn colgó sin dudar.

Miró su teléfono y contó: 'Uno, dos, tres, cuatro...' Antes de que su cuenta llegara a cinco, su
teléfono sonó.

Ella sonrió al ver su identificador de llamadas.


CAPITULO 1029: ME CASARÉ CON ÉL DE INMEDIATO
Durante bastante tiempo, el teléfono de Evelyn había estado sonando. Mientras miraba
el identificador de llamadas, la sonrisa en sus labios llegó a sus ojos. Ella eligió ignorar su
teléfono mientras salía gentilmente del auto.
Evelyn caminó hacia la puerta del edificio de oficinas de Theo Group y se quedó allí
mientras miraba su teléfono, todavía sonando sin parar.
En menos de dos minutos, un hombre corrió hacia la entrada desde adentro con un
teléfono en la mano. Cuando Sheffield vio a la mujer en la puerta, se dio la vuelta y corrió
lo más rápido que pudo. Fingió no haber visto a Evelyn allí.
Sin embargo, ya era demasiado tarde, Evelyn ya lo había visto.
Poniendo los ojos en blanco, se volvió hacia su teléfono y finalmente respondió.
"Sheffield Tang, ¡nunca podrás volver a verme si no llegas aquí en un minuto!" Medio
minuto después, apareció de nuevo en la entrada. Lo primero que hizo fue gritarle a los
guardias.
"¿No sabías quién es? ¿Cómo te atreves a no dejar entrar a la señorita Huo? ¿Quieres
perder tu trabajo?"
"Lo siento, Sr. Tang, es nuestra culpa. Por favor, perdónanos".
Los guardias rápidamente inclinaron sus cabezas en disculpas. Pero por dentro, todos se
estaban quejando. ¡Es muy difícil ser guardia! ¿Por qué es culpa nuestra? Nunca nos dijo
que la dejáramos entrar.
Con ojos indiferentes, Evelyn solo observó a Sheffield actuar. Después de reprender a los
guardias de seguridad, finalmente se volvió para mirarla. "Yo, señorita Huo, entre.
Lamento esto. Vayamos a mi oficina y tomemos una taza de té". Evelyn se quedó dónde
estaba parada.
"Pensé que no estabas en tu oficina". Sus palabras llegaron a él como un tornado furioso.
Si se tratara de otra persona, este sería un momento incómodo porque acababa de ser
atrapado en una mentira. Pero como Sheffield era realmente insensible a las críticas o
insultos, era demasiado fácil para él salirse con la suya.
"¿En serio? ¿Quién te dijo eso? Como puedes ver, estoy aquí. De todos modos, subamos
las escaleras".
No estaba realmente de humor para discutir con él, Evelyn simplemente lo siguió en
silencio.
En la oficina del CEO, Sheffield colocó una botella de jugo frente a ella. Mientras se
sentaba frente a ella, le preguntó casualmente: "¿Asumo que hay una razón muy
específica por la que vino a verme a esta hora, señorita Huo?"
"Eres el Star Anís”. No era una pregunta, sino más bien un hecho.
"Sí, lo soy", admitió sinceramente.
"Èl ijo de Peterson Tang, el hacker Star Anise, el maestro Tang, un médico, el aprendiz de
Vernon. ¿Cuántas identidades tienes exactamente? Más importante aún, ¿qué más me
estás ocultando?" Evelyn tenía suficiente.
Inicialmente, ella simplemente pensó que él era solo un médico que era demasiado débil
para protegerse.
Más tarde, se reveló como el respetado Maestro Tang en el círculo de carreras
Hace solo unos días, se descubrió su identidad como hijo de Peterson Tang, el ex CEO de
Theo Group.
Más recientemente, descubrió que él era el hacker de primer nivel, Star Anise.
Con demasiadas identidades y el engaño que los acompañaba, sentía que no conocía a
este hombre en absoluto, aunque él estaba sentado frente a ella e incluso habían tenido
una relación romántica antes.
Ella no sabía si era porque él era demasiado bueno para ocultárselo o ella era demasiado
ingenua para subestimarlo.
"Tengo una identidad más que no conoces. Pero no importa. Podemos ..."
"No, me importa. Dime", lo interrumpió Evelyn.
Estaba cansada de ser mantenida en la oscuridad y adivinar. Ella quería saberlo todo.
"También soy el señor T."
¿Señor T? El nombre le resultaba familiar a Evelyn que no le llevó mucho tiempo recordar
por qué.
"¿El diseñador de armas, señor T?"
Hace algún tiempo, ZL Group había comprado los dibujos de sus diseños de armas. Pero
por alguna razón, no diseñó nada después de eso.
"Así es." En ese momento, Sheffield lo había dejado todo sobre la mesa.
No tenía más secretos que ocultos de Evelyn.
De alguna manera, se sintió desnudo.
De hecho, para un hombre como Sheffield que estaba acostumbrado a disfrazarse, era
una situación muy comprometedora e incómoda. Pero, cuando se trataba de Evelyn, no
le importaba que ella supiera todo sobre él.
Frotándose la frente con impotencia, Evelyn dijo: "Si no hubiera venido a preguntarte,
¿cuánto tiempo ibas a guardarlo como un secreto para mí? O, ¿incluso planeas
decírmelo?"
'¿Cómo era eso posible?' Pensó Sheffield. Él nunca tuvo la intención de mantenerlo en
secreto, pero durante mucho tiempo, no pudo encontrar la oportunidad de contárselo.
"No hay dudas ahora. Ya sabes todo sobre mí". Apoyándose perezosamente contra el
sofá, miró a la mujer sentada frente a él.
Evelyn cerró los ojos para calmarse y pasó al siguiente tema. "¿Quién publicó la confesión
de amor en la pantalla grande afuera?"
"Honestamente no lo sé". Sheffield bajó la cabeza y fingió mirar su teléfono.
"Si descubro quién es, definitivamente regañaré a la persona. Hicieron algo tan ostentoso
usando mi edificio de oficinas. Es solo un desperdicio de recursos públicos. Es tan
aburrido..."
Después de mirarlo por un largo rato, Evelyn se levantó y se alisó la ropa. "Entonces, no
fuiste tú. Lo siento. Parece que me equivoqué. Solo pediré al departamento de publicidad
de Theo Group que averigüe quién lo hizo. Una vez que sepa quién es, ¡me casaré con él
de inmediato! "
Al escuchar esas palabras, Sheffield quedó completamente sorprendido y un poco
furioso. Sus ojos se abrieron mientras trataba de decir algo, pero se contuvo. "¿Cómo se
atreve a pensar en casarse con otro hombre cuando estoy sentada aquí frente a ella?"
En un movimiento rápido, él la agarró por la muñeca y la tomó en sus brazos.
Decir que Evelyn estaba completamente sorprendida fue quedarse corto. Con la cabeza
sobre su pecho, lo único que podía hacer era abrir mucho los ojos.
Antes de que Evelyn pudiera reaccionar, Sheffield la presionó rápidamente contra el sofá.
La encarceló en sus brazos, a pesar de su débil resistencia. Luego dijo: "¡Ya no se te
permite tener pensamientos así!"
Evelyn dejó de intentar salir de sus brazos y luego lo miró a los ojos. "¿Qué quieres decir?"
Ella fingió ignorancia.
Sheffield abrió la boca y estaba a punto de decir algo. Pero estando tan cerca de ella, olió
su perfume e instantáneamente cambió de opinión. Sin dudarlo, bajó la cabeza y besó sus
labios rojos.
En la oscuridad de la noche, solo estaban ellos dos. Era una rara oportunidad. Si no
tomaba la iniciativa, desperdiciaría una buena oportunidad ya que ella estaba justo aquí.
Las cosas sucedieron tan naturalmente. Se movieron del sofá de la oficina al salón como
si bailaran con gracia.
Su mano agarró su cintura, sus manos jugaron con su cabello, sus labios tocaron cada
parte de su piel, incluso ella perdió la noción de dónde estaba él. Una hora después,
Evelyn buscó el teléfono en la mesita de noche mientras jadeaba. Ella comprobó
rápidamente la hora. Ya eran más de las diez, era hora de que ella se fuera.
Ella luchó para sentarse de la cama.
El hombre que tenía una gran sonrisa en su rostro mientras limpiaba el desorden se
detuvo cuando vio que estaba a punto de ponerse la ropa.
'¿Ella se está yendo? ¿Cómo podría tener la fuerza después de todo lo que hicimos? Cada
vez que tenían relaciones sexuales antes, Evelyn ni siquiera tenía la fuerza para levantarse
de la cama, y mucho menos salir de las instalaciones.
Sheffield tiró su camisa y presionó su cuerpo sobre ella nuevamente. "¿Qué crees que
estás haciendo? No nos hemos visto en dos años. Estaba demasiado ansioso antes.
Entonces, eso no cuenta. ¡Segunda ronda!"
'¿Segundo round?' El corazón de Evelyn dio un vuelco mientras lo miraba, sorprendida y
perpleja. Si lo volvieran a hacer, definitivamente no tendría fuerzas para levantarse de la
cama. Gwyn todavía la estaba esperando en casa. Ella no podía quedarse esa noche.
Evelyn cubrió sus labios con su mano. "Ya lo hicimos una vez. ¿Ahora quieres hacerlo de
nuevo? ¿Por qué me tomas?"

¿Por qué la tomó? Por supuesto, ella era la mujer que más amaba. "¿No podemos?" "
"SI

"¡De ninguna manera! Tengo estándares, ya sabes. No me meto con hombres al azar
casualmente". Ella trató de empujar su cuerpo fuera de ella, pero estaba demasiado débil
por lo que acababan de hacer.
"Pero no soy un hombre al azar y esto no es solo sexo casual".
"Oh, creo que lo es, Sr. Tang. ¡Entonces, por favor déjeme ir!"
La decepción estaba escrita en toda la cara de Sheffield.
"¿Qué te pasó? Eras una mujer tan entusiasta en este momento. ¿Qué cambió? ¿Hice algo
mal?"
La cara de Evelyn que se había puesto un poco roja debido a su actividad sexual. Ahora,
se puso más sonrojado que nunca. Ella admitió sin rodeos: "Por supuesto que estaba
entusiasmada. Soy una persona normal. Tengo mis deseos y necesidades.
Definitivamente sentiré algo si me tratas así. Pero se está haciendo tarde ahora.
¡Suéltame!"
"¡Evelyn Huo!" Sheffield exclamó. Podía sentir que ella tenía tanta prisa por irse, y no
podía entender por qué. "¿Hay alguien a quien no puedas esperar para ver?" preguntó,
un poco molesto.
Evelyn estuvo confundida por un segundo, y luego finalmente confirmó su sospecha con
un suave "Sí".
La expresión en su rostro cambió instantáneamente. Él agarró sus muñecas, las sostuvo
sobre su cabeza y le preguntó con voz dominante: "¿A quién vas a ver a esta hora?"
CAPITULO 1029: ¿QUÈ SOY PARA TI?
"Alguien que no conoces". Evelyn miró a Sheffield directamente a los ojos mientras ella
respondía a su pregunta.
Le había preguntado a quién se iba a encontrar tan tarde en la noche. Lo que parecía una
simple pregunta en realidad era muy difícil de responder. Pero Sheffield nunca antes
había conocido a Gwyn así que técnicamente, que no estaba mintiendo.
"¿Un hombre o una mujer?" exigió una vez más.
"¿Por qué te importa? ¿Quién eres para preguntar?"
"Tal vez, la única forma en que podría salir de aquí más rápido es enojándolo", pensó.
Con este pensamiento en mente, su resolución de no decirle nada quedo grabada en
piedra. Como se esperaba, enfureció por completo a Sheffield.
"¿Qué soy para ti entonces? Evelyn Huo, habíamos dormido juntos hace dos años. Y justo
esta noche, dormimos juntos de nuevo. ¿En serio me preguntas quién soy para
preguntar?"
"Realmente necesito irme ahora. ¿Puedo venir a verte mañana si quieres? Solo que no
esta noche".
Durante los últimos dos años, nunca había salido tarde por la noche.
En realidad, la razón era porque necesitaba cuidar a su hija. Todas las noches, ella no
podría dormir en paz hasta que hubiera visto a Gwyn. En lugar de responder a su
pregunta, Sheffield presionó sus labios sobre los de ella con un poco de fuerza.
Después de un tiempo, Evelyn salió de su agarre. Un poco sin aliento, murmuró: "¡Si te
atreves a tocarme otra vez, juro que nunca te perdonaré! ¡Te odiaré por el resto de mi
vida!"
"¡Entonces hazlo! ¡Odiame todo lo que quieras!" Como Sheffield se estaba desesperando,
pensó que sería mejor si ella lo odiara. De esta manera, ella todavía tendría pensamientos
sobre él, en lugar de olvidarlo por completo.
Evelyn se dio cuenta de que había cambiado. Solía convencerla y hacer lo que ella dijera.
Nunca la había obligado a hacer nada antes. Pero ahora, ya no parecía importarle lo que
ella quería.
Él no la escuchó e incluso le estaba haciendo las cosas difíciles.
Esta vez, se vio obligada a sufrir el escrutinio de su ira.
Esa noche, su encuentro terminó en la cuneta a pesar de que acababan de involucrarse
hasta lo más íntimo que podían dos personas.
Ya era pasada la medianoche cuando Evelyn regresó a la villa. Gwyn ya se había quedado
dormida en la habitación de Debbie. Después de pararse frente a dicha habitación por un
momento, finalmente llamó a la puerta.
Carlos todavía estaba despierto. Abrió la puerta y preguntó con el ceño fruncido, "¿Por
qué no regresaste antes? ¿Sabes qué hora es?"
Debido a demasiada inquietud, Evelyn no pudo responder. En cambio, ella preguntó:
"¿Dónde está Gwyn?"
"Se fue a la cama temprano. No quiero despertarla, así que déjala dormir con nosotros.
También debes descansar un poco".
"Está bien, solo quería verla". Pasó junto a su padre y entró en la habitación. Debbie, que
estaba durmiendo junto a su nieta, abrió los ojos soñolientos y murmuró: "Evelyn, ¿por
qué regresaste tan tarde? ¿Estabas tan ocupada?"
Sacudiendo la cabeza, Evelyn respondió suavemente, "No, algo sucedió, así que no pude
volver tan pronto".
Luego se volvió hacia Gwyn y acarició suavemente su carita con el dorso de su mano.
Luego, besó a la niña en la frente. Solo entonces pudo calmarse mientras respiraba
aliviada.
Cuando estaba a punto de cerrar la puerta al salir, Carlos gritó suavemente: "Evelyn".
Confundida, ella volvió la cabeza. Una expresión oscura pareció aparecer en el rostro de
su padre mientras él la miraba de pies a cabeza. Luego declaró seriamente: "Deberías ser
más cuidadosa".
Evelyn se miró a sí misma para comprobar su atuendo. Entrecerrando los ojos, pensó que
no tenía nada de malo. '¿Por qué debo tener más cuidado?' se preguntó para sí misma.
¿Es mi cabello? ¿A papá no le gusta que lo lleve desatado? Eso no debe ser.
"¿Qué pasa, papá?" ella finalmente preguntó. Carlos caminó hacia ella e intentó
empujarla fuera de la habitación.
"Eres una molestia. Vete a dormir", dijo de manera concluyente. Sintiéndose confundida
e impotente, Evelyn miró la puerta que su padre había cerrado de inmediato.
No sabía porque estaba enojado Carlos hasta que fue al baño. Cuando se miró en el
espejo, lo primero que le llamó la atención fueron las muchas marcas rojas en su cuello.
Incluso con el pelo suelto, se podían ver fácilmente dos o tres chupones. Carlos debe
haberlos visto.
Evelyn se sintió muy avergonzada. ¡Todo esto es culpa de Sheffield! ella exclamó en su
cabeza.
A la mañana siguiente, Joshua pasó por Theo Group camino a su trabajo. Llevó el
desayuno a la oficina de Sheffield y lo colocó rápidamente sobre la mesa. Luego,
deliberadamente dijo: "No pude terminar mi desayuno, así que te traje mis sobras.
¿Quieres comerlo? Si no lo haces, lo llevaré a mi oficina y se lo daré de comer al perro ".
Cuando Sheffield escuchó lo que Joshua había dicho, sus ojos se atenuaron
abruptamente. "¡Vete a la mierda!" el maldijo.
Joshua se rio entre dientes. "Bueno, ¿por qué parece que no eres tú mismo hoy? No estás
de acuerdo con mis bromas y parece que ni siquiera te has lavado la cara. ¿Siquiera te
cepillaste los dientes? ¿Te levantaste tan tarde? Ya son más de las ocho en punto".
Había comprado el desayuno para Sheffield antes, así que sabía que el hombre siempre
se levantaba muy temprano. Sheffield se arremangó las mangas y estaba a punto de
lavarse la cara. "Me divertí demasiado anoche".
"¿Te estabas divirtiendo? ¿Dónde?" Joshua preguntó, extremadamente sorprendido.
"Aquí mismo."
"¿En tu oficina? ¿Qué tipo de diversión podrías realmente hacer aquí?" Joshua estaba
confundido. Estaba decidido a no creerle a Sheffield.
"¡Estaba conduciendo un auto chocón!" Sheffield respondió brevemente antes de que ir
al baño para refrescarse.
No fue hasta más tarde, cuando Joshua ya estaba en su automóvil, que finalmente se dio
cuenta de lo que Sheffield había querido decir. Sacó furiosamente su teléfono y envió un
mensaje a Sheffield.
"Sheffield Tang, ¡hijo de puta cachondo!"

Esa mañana, Evelyn descubrió algo triste y frustrante. Pensó que había puesto su reloj en
la bolsa que tenía anoche.
Cuando lo miró esta mañana, descubrió que no estaba allí.
No había otra explicación.
Ella debía haberlo dejado en el salón de Sheffield.
Después de vestirse, le envió un mensaje a Sheffield. "¿Dejé mi reloj en tu oficina?"
"Encontré el reloj de una dama en mi cama, pero no estoy seguro si es tuyo", le envió un
mensaje de texto a Sheffield mientras frotaba el reloj en su bolsillo con el pulgar. ¿Estaba
insinuando que también había estado durmiendo con otras mujeres? Evelyn rodó
impotente los ojos al pensarlo.
Sin embargo, debido a que Evelyn lo conocía muy bien, estaba segura de que solo estaba
diciendo eso para molestarla.
Entonces ella ignoró la última parte de su comentario. "¿Debo ir a buscarlo o me lo
traerás?"
"¿Siempre esperas que las cosas que perdiste vuelvan a tu bolsillo automáticamente? ¿No
es un poco tonto?"
Cuando leyó su mensaje, Evelyn estaba completamente sin palabras. Su intuición le decía
que él estaba insinuando algo más con esa oración.
Lo que sucedió en aquel entonces fue una calle de doble sentido. Ella también lo perdió.
¿Estaba diciendo que no debería esperar que él tomara la iniciativa de volver con ella?
¿Quería decir que ella debería ser la que hiciera el primer movimiento esta vez? ¿Era así?
"Iré a verte después del trabajo esta noche".
Teniendo en cuenta lo que había sucedido la noche anterior, decidió salir del trabajo
temprano esa noche. No quería dejar de decir buenas noches a Gwyn durante dos noches
seguidas.
Inesperadamente, cuando llegó a su oficina, recibió una respuesta de Sheffield. "Estaré
en mi casa esta noche".
Evelyn se mordió el labio inferior. Lo que quería era muy claro. La dejó inquieta por el
resto del día. Para evitar que Sheffield le causara problemas, decidió llamar a Debbie
antes de irse a verlo.
Por teléfono, trató de sonar lo más natural posible. "Mamá, no volveré a casa esta noche.
¿Podrían papá y tú cuidar de Gwyn por mí?"
"¿Por qué no vienes a casa? ¿Te vas de viaje de negocios?"
"Sí", respondió Evelyn, decidiendo en ese momento que un viaje de negocios sería una
buena excusa. Al momento siguiente, sin embargo, la voz de Carlos vino desde el otro
extremo de la línea.
"Evelyn Huo, ¿realmente crees que voy a creer esa pobre excusa tuya?"
Con una conciencia culpable, Evelyn intentó saludarlo tan normalmente como pudo.
"Hola papá." 'Papá estaba en la oficina hace un momento. ¿Cómo es que vuelve a casa
tan pronto?
"¿Vas a abandonar a tu propia hija por ese pequeño bastardo?"
"No, papá. Por favor, no te lo tomes a mal, ¿de acuerdo? Volveré más tarde. Sabes cuánto
amo a Gwyn".
Evelyn inmediatamente defendió sus intenciones. Gwyn era su propia carne y sangre.
¿Cómo podría abandonarla por Sheffield?
Con un resoplido, Carlos dijo: "Mientras se trate de Sheffield Tang, siempre estás tan
ansiosa. Nunca has sabido cómo mantener la calma. Solo preguntaba. ¿Por qué estás tan
nervioso? Ya le has dicho a tu madre que no volverías. ¿Cómo puedes cambiar tus
palabras tan fácilmente? "
CAPITULO 1030: EL NUEVO PLAN DE SHEFFIELD
‘Estaba nerviosa porque me asustaste ', pensó Evelyn. Pero no quería arriesgarse a estar
en el extremo receptor de la ira de Carlos, por lo que mantuvo esa parte para sí misma.
"Es solo un problema menor. Volveré a casa para cuidar de Gwyn después de lidiar con
esto".
"No hay necesidad de eso. Haz lo que tengas que hacer. Tu madre y yo queremos pasar
más tiempo con Gwyn".
Carlos sabía que Gwyn finalmente sería llevada por la familia Tang. Por lo que, mientras
todavía podía, quería pasar más tiempo con su nieta.
A pesar de su terquedad, Evelyn sabía que su padre había aceptado a Sheffield. Quería
que se llevaran bien el uno con el otro.
No odiaba mucho a Sheffield ahora.
Debbie le había dicho que era Carlos quien se había encargado del asunto con Sexton.
También le había dicho a Debbie que le pidiera que le recordara a Sheffield que tuviera
cuidado, porque era probable que Sexton buscara venganza mezclando asuntos
personales y negocios.
Evelyn se conmovió hasta las lágrimas cuando Debbie le había dicho.
"Gracias, papá", dijo cálidamente.
Carlos esbozó una sonrisa, pero su tono tercamente mostró un rastro de molestia. "No
me lo agradezcas todavía. Te daré seis meses. ¡Si ese mocoso no se casa contigo para fines
de este año, juro que no le daré otra oportunidad!"
"Está bien, papá!" Tenía que trabajar duro para su propia felicidad, para que sus padres
pudieran dejar de preocuparse por ella.
Si Sheffield todavía no estaba dispuesta a ceder, entonces tendría que cambiar su
estrategia.
Debbie estaba parada junto a Carlos con Gwyn en sus brazos.
Después de que él colgó, ella preguntó con ansiedad: "¿Cómo sabías que Evelyn iba a ver
a Sheffield?"
"Conozco a mi hija mejor que nadie", dijo Carlos con una mirada insondable en su rostro.
Debbie suspiró. "¿Crees que fue Sheffield quien hizo esa declaración de amor en la
pantalla del edificio de Theo Group?"
Incluso Miranda, que se había mudado a Alemania, había oído hablar de la declaración
pública de amor. Entonces, por supuesto, Debbie también lo sabría.
"¿Quién más podría ser tan ostentoso?" Carlos se burló.
Debbie no estuvo de acuerdo, "¿Cómo es ostentoso? Es romántico y es un hombre
emocionalmente disponible. Es una vista rara en estos días. Deberías aprender de él. He
sufrido tanto por tu indiferencia".
Carlos estuvo desanimado al recordar los viejos tiempos.
Extendió la mano y abrazó a su esposa y nieta.
Sonriéndole a Debbie , dijo: "Eso fue hace mucho tiempo, Deb. ¿Por qué estás
mencionando el pasado ahora?"
Decidió pisar con cuidado. No quería molestarla y volverla a llevar lejos de casa. Debbie
puso los ojos en blanco y luego se rió de la niña en sus brazos.
Se bromeo de Gwyn en un tono mimador: "Cariño, dile al abuelo que se vaya. Tú y yo
somos los más cercanas, ¿verdad?"
"¿Qué? ¿No dijiste que yo era el más cercano a ti?" Carlos estaba celoso.
"Eso fue antes." Debbie se rió y se acurrucó más cerca de su pecho.
"No estoy de acuerdo. ¡No importa cuánto tiempo pase y cuántos años tengamos, tú y yo
siempre seremos la mejor asociación! Después de que Gwyn sea llevado a la familia Tang,
¿no quieres viajar por el mundo conmigo?" Carlos llevaba mucho tiempo preparado para
su gira mundial.
Debbie sacudió la cabeza y dijo burlonamente: "No, no voy a llevarte conmigo. Encontraré
a un apuesto joven y pasaré el resto de mi vida con él".
La cara de Carlos se puso sombría. "Los hombres jóvenes no satisfarán tus gustos. Esta
noche, después de que Gwyn se duerma, te demostraré que los hombres mayores
siempre son más encantadores".
Debbie se sonrojó con vergüenza.
Ella lo fulminó con la mirada y espetó: "Gwyn está aquí. Mira lo que dices".
Para ocultar su rostro tímido, Debbie se alejó de Carlos.
Mirando el balón de basquetbol que sostenía Gwyn, Carlos preguntó: "Es extraño, ¿no?"
"¿Que es extraño?"
"¿Por qué le gusta tanto Joshua?" Gwyn solía sostener los dinosaurios que Joshua le había
comprado todo el tiempo, y ahora no soltaba la pelota.
Debbie lo rechazó. "No creo que sea gran cosa. Tal vez ella piense que él es guapo".
Carlos frunció el ceño y dijo: "¿Crees que todos prefieren chicos guapos como tú?"
"¿Y qué hay de malo en eso? Si no fueras guapo, no me habría enamorado de ti".
"¿Oh? ¿Estás diciendo que soy guapo?" Debbie no tuvo más remedio que hacer eco.
"Sí, sí. Mi esposo es el más guapo de todos". Carlos sonrío. Besó a Debbie en la mejilla y
le dijo al oído: "Y mi esposa es la mejor".
Debbie extendió una mano para golpearlo juguetonamente. "Gwyn está mirando. ¿No te
da vergüenza?"
Carlos se rio por lo bajo. Besó la frente de Gwyn y dijo: "Mi dulce nieta, ven con el abuelo".
Había vuelto a casa temprano para pasar un tiempo con Gwyn. La niña se inclinó
obedientemente hacia Carlos. Tan pronto como la sostuvo en sus brazos, el estado de
ánimo de Carlos mejoró.
"Vayamos al patio y recojamos algunas flores".
Debbie gimió. "No hagas eso. Gwyn esparció flores por todo el jardín la última vez".
"Nada de eso se desperdició. Los sirvientes secaron las flores y Terilynn las usó todas".
Ella suspiró impotente, "¡Bien! Mientras seas feliz".
Carlos la corrigió con una sonrisa, "No, siempre y cuando Gwyn sea feliz".
Debbie le devolvió la sonrisa y fue a la cocina a preparar la cena para Gwyn.

Una vez que Sheffield salió del trabajo, le envió un mensaje de texto a Evelyn. "Señorita
Huo, ¿está libre ahora?"
Evelyn sintió un dolor sordo en las sienes cuando vio que todavía se dirigía a ella como
"señorita Huo".
"En un minuto", respondió ella.
"¡Está bien! Me ducharé y te esperaré desnudo".
Evelyn jadeó. ¿Qué tan desvergonzado es este hombre? pensó, sacudiendo la cabeza.
Podía imaginar su cara juguetona.
Sheffield subió a su auto pero no arrancó el motor.
Agarró su computadora portátil y contactó al jefe de una compañía de medios que tenía
una buena reputación.
Él envió por correo: "Tengo noticias de última hora sobre Sheffield Tang. Te lo daré por
cinco millones de dólares. ¿Estás interesado en comprar?"
"¡Lo tomaré por tres millones!" la jefe regateó.
Sheffield era un hombre poderoso en ascenso en Y City y el tema de conversación más
candente en estos días. El jefe de la compañía de medios consideró que valía la pena
pagar tres millones por una noticia sensacional sobre él.
Sin embargo, Sheffield estaba frustrado. ¿Las noticias sobre mí valen solo tres millones?
Eso no fue lo suficientemente bueno para él. "También concierne a Evelyn Huo. Cinco
millones. Si no estás dispuesto, buscaré a alguien más".
"¡De acuerdo! ¿Hablamos cara a cara?"
"No es necesario. Prefiero hacer la transacción en línea", le dijo Sheffield. Había una
plataforma especial de transacciones para que los medios y los informantes hicieran tales
acuerdos.
"Bueno."
"Bien. Haz que alguien espere en la entrada de la oficina del Grupo ZL para seguir el auto
de Evelyn. Ya verás". El jefe le envió un emoji furioso.
"¿Estás bromeando? Ella tiene guardaespaldas. ¿Qué pasa si Carlos Huo descubre que
alguien está siguiendo a su hija? ¡Estaremos terminado!"
"Bien, entonces sigue a Sheffield Tang. ¡Ahora!"
"¡Entendido!" Después de esperar unos minutos, Sheffield encendió el auto. Tan pronto
como salió del estacionamiento, un automóvil doméstico de bajo perfil lo alcanzó por
detrás. Él sonrió y pensó: 'El hombre es eficiente. Me gusta.'
Sheffield sabía que el periodista no podría ingresar a su comunidad. Entonces, le dijo al
guardia de seguridad en la puerta con anticipación: "El auto de mi amigo está justo detrás
del mío. Déjenlo entrar".
"Está bien, señor Tang".
CAPITULO 1031: ¿LAS COMPRARAS O NO?
El periodista ingresó a la comunidad de alta gama de Sheffield sin encontrar ningún problema. Estaba
confundido en cuanto a cómo había logrado ingresar a un complejo de apartamentos de primer nivel
tan fácilmente, sin ningún tipo de dificultad, sin ser cuestionado por ninguna seguridad. Pero de todos
modos, ese no era el punto. El punto era no perder de vista a Sheffield Tang.

Cuando Evelyn terminó con su trabajo, estaba completamente oscuro afuera. Le pidió a Felix que la
llevara a la casa de Sheffield.
Después de que Sheffield había abandonado la ciudad hace dos años, Evelyn había estado allí varias
veces. Pero cuando se dio cuenta de que él no regresaría, había dejado de ir allí.
Había pasado casi un año desde que ella había estado en su departamento.
Evelyn vaciló antes de colocar su dedo en el escáner de huellas digitales. Para su sorpresa, la puerta se
abrió con un pitido.
La sala estaba en silencio. No había nadie alrededor.
Cuando entró en la habitación, Sheffield salió del estudio.
"Hola, señorita Huo. Estás aquí".
Estaba en pijama. Acababa de darse una ducha y su cabello todavía estaba un poco húmedo. Se apoyó
contra la puerta y la miró con una sonrisa.
Evelyn lo miró y dijo con calma: "Estoy aquí para recuperar mi reloj".
"Está bien. ¿Por qué no te vas a duchar primero?"
Su reacción fue tal como ella había esperado. No había necesidad de que ella fingiera más. Bajó su bolso
y entró en su habitación.
Media hora después, Evelyn salió del baño. Sheffield estaba acostado en la cama, hablando por su
teléfono.
"¿De qué estás preocupado? Si no puedo vencerlos decentemente, entonces jugaré sucio. Les mostraré
cuán capaz puede ser una nueva flor delicada y floreciente como yo. Lamentarán haberse metido en mi
camino".
¿Una nueva flor delicada y floreciente? Joshua no solo se quedó sin palabras, sino que Evelyn también
se sorprendió por lo que acababa de decir.
"Es tarde. No quiero perder más tiempo contigo. Me voy a la cama. ¡Es cierto! Es saludable acostarse
temprano. No te quedes despierto hasta tarde, o te quedarás calvo. Buenas noches”. Colgó.
Evelyn, que ahora estaba sentada frente al tocador, finalmente habló. "Quiero unas albóndigas fritas".
Sorprendido, Sheffield miró por la ventana y se quejó: "Es tarde. ¿Por qué quieres albóndigas fritas
ahora? Puedes quedarte conmigo. ¿No soy lo suficientemente rico?"
Evelyn sacudió la cabeza y dijo en un tono serio: "Tengo mucha hambre. Quiero las unas albóndigas fritas
del restaurante de Croft Road".
Ella no estaba bromeando. Cenó en la oficina, pero solo había comido un poco. Ella se estaba muriendo
de hambre.
"¿Tienes fideos instantáneos aquí? Eso también servirá".
"¿Crees que soy el tipo de hombre que dejará que su mujer coma fideos instantáneos?" él resopló.
"¿Vas a comprar las albóndigas para mí entonces?" Los ojos de Evelyn se iluminaron con expectación
cuando se volvió para mirarlo. Sheffield se levantó de la cama.
"¿Por qué iba a hacer eso? ¿Qué eres para mí? Iré a ver si hay fideos caducados en la nevera. Puedes
cocinar por ti misma".
A pesar de que sabía que él no lo decía en serio, sintió un aguijón en el corazón. Pero para su sorpresa,
Sheffield caminó hacia el vestidor.
"La cocina está allá", señaló.
"Esta es mi casa. No necesito que me digas dónde está mi cocina", se burló.
Evelyn permaneció en silencio. Actuaba como un niño mimado. Unos minutos después, salió del
armario con una camisa informal.
Miró a la mujer sin expresión y dijo: "No hay nada en el refrigerador. Bajaré y compraré unos fideos
instantáneos".
"Podría pedirle a Felix que lo compre". Evelyn podría haberle pedido a Felix que lo comprara antes,
pero quería saber si Sheffield lo haría por ella.
"Nuh-uh. Te compraría las cosas buenas. No quiero que comas cosas buenas".
Evelyn estaba furiosa por su sarcasmo. Ella dejó caer la crema para los ojos y golpeó el tocador. "¡No te
molestes! Ya no tengo hambre. Puedes quedarte mi reloj. ¡Buenas noches!"
Al darse cuenta de que estaba realmente enojada ahora, Sheffield entró en pánico. Rápidamente
corrió hacia ella y le bloqueó el paso, dijo en un tono mejor: "Estoy en camino a comprarlo. ¿Por qué
estás enojada? Espera aquí. No compraré ningún fideo caducado. ¿De acuerdo?"
"No, gracias. ¿Cómo podría pedirle al señor Tang que me compre comida? ¡Me halaga que incluso haya
aceptado comprar fideos caducados!" Evelyn lo empujó y caminó hacia la puerta.
"¡Hey! Ya me comprometí con los fideos. ¡Deja de empujarme!" Con los brazos en jarras, miró la
espalda de la mujer.
Evelyn se detuvo y se dio la vuelta.
Ignorando la mirada perpleja en su rostro, ella se acercó a él y le pellizcó la cara.
"¡Uy, eso duele!" gritó.
"¿Lo comprarás o no?"
"¡Lo haré!"
"¿Comprar qué?"
“¡Albóndigas fritas!" Añadió con voz débil: "En realidad, iba a comprar las albóndigas".
Evelyn le frunció el ceño. "Entonces, ¿por qué dijiste que ibas a comprar fideos instantáneos? ¿Me
mentirías de nuevo?" ¿Por qué tenía que hacerla perder los estribos todo el tiempo?
"No, no lo haré".
"¡Entonces vete ahora!"
"¡Sí, señora!" Así, el Sr. Sheffield Tang, el joven CEO más popular de Y City, el hombre soñado de miles
de mujeres, salió trotando de la habitación para comprar albóndigas fritas, temiendo que su mujer lo
golpeara si no lo hacía.
Tan pronto como salió de su departamento, vio a Félix. "¿Todavía estas aquí?"
"Estaba a punto de irme a casa". Evelyn le había dicho que no tenía que esperar.
"Espera un poco más. Saldré a comprar algo. Puedes irte cuando regrese".
Felix asintió, "Está bien". El guardaespaldas vio a Sheffield entrar en el ascensor.
En su camino, Sheffield ordenó la comida para que cuando llegara a la cafetería, la comida estuviera
lista para recoger. También ordenó otros dos bocadillos. No tardó mucho en volver a casa. Cuando
abrió la puerta de su departamento, Evelyn estaba sentada en la mesa del comedor, jugando con su
teléfono mientras lo esperaba.
Mirando a la mujer, asumió ese tono hostil de nuevo. "Señorita Huo, sus fideos instantáneos vencidos
están aquí".
Evelyn le lanzó una mirada fría. "Alguien olvido la lección de nuevo, ¿eh?"
Él cerró la boca y se cambió los zapatos. Después de servir la comida, los colocó frente a ella y le dijo:
"Disfruta. No sabía qué relleno querías, así que pedí todo lo que tenían". La cara de Evelyn se iluminó
mientras tomaba los palillos en su mano.
"Gracias", dijo ella.
Tomó un plato pequeño y colocó una bola de masa sobre él. Se lo entregó y ella ordenó: "Come".
Era la recompensa para el chico de los recados.
"Hm" Obedientemente se comió la bola de masa, llevándose todo a la boca de inmediato. Evelyn miró
sus abultadas mejillas y comentó: "Nadie va a escapar con la comida".
"Quiero hacerlo rápido y luego ir a la cama". No había estado satisfecho la última vez. Evelyn no sabía
qué decir. Pero estaba de buen humor desde que consiguió las albóndigas.
Pero había demasiado y no pudo terminarlo. Le preguntó a Sheffield, que la había estado mirando
todo el tiempo, "¿Debería tirarlo o ponerlo en el refrigerador?"
"Ponlo en la nevera. Lo freíré mañana por la mañana para el desayuno".
"Bueno." Evelyn comenzó a limpiar la mesa. Solo había dos platos para lavar. Sheffield agarró la vajilla
de ella.
"Pon el resto de las albóndigas en la nevera".
"Bueno." Después de colocar la comida en la nevera, Evelyn fue a la cocina.
"¿Está hecho?" ella le preguntó.
"Acabo de poner los platos en el lavavajillas. Estará pronto".
CAPITULO 1032: ELLA NO DIRÀ QUE SI
Sin decir nada más, Evelyn salió de la cocina y fue al baño de Sheffield.
Mientras se lavaba los dientes, Sheffield llegó a la puerta y se apoyó contra ella. "¿Ya terminaste?"
"En un minuto", articuló.
Se acercó a ella y le rodeó la cintura con los brazos por detrás. En el espejo, parecían estar en una
posición erótica. Evelyn se detuvo para darle un codazo.
"¡Vete!"
Él ignoró su resistencia, dejando que sus manos vagaran por todo su cuerpo.
Cuando terminó de cepillarse, él agarró el cepillo de su mano. Asumiendo que iba a devolvérselo,
Evelyn se negó: "Puedo hacerlo yo misma, gracias".
Agarró la pasta de dientes en el mostrador y exprimió un poco en su cepillo de dientes. "¡Ya me
cepillé!" Dijo Evelyn, molesta. Aunque era una fanática de la limpieza como él, no se cepillaba los
dientes dos veces a la vez.
"Lo hiciste, pero yo no".
"¿Entonces?"
"Entonces, me estoy lavando los dientes ahora. No me importa si te quedas atrás para molestarme".
Bromeando con ella, le puso el cepillo de dientes en la boca.
"¡Ew! ¡Eso no es higiénico en absoluto!" Evelyn trató de quitarse el cepillo de la boca, pero era
demasiado alto. 'Era un fanático de la higiene. ¿Ya no le importa la limpieza después de estos dos
años? Él rió.
"¿Tienes algún tipo de enfermedad oral?" Preguntó vagamente.
"No."
"Bueno, yo tampoco". Continuó cepillándose los dientes.
Incapaz y sin ganas de razonar con él, Evelyn volvió a la habitación.
Cuando salió del baño, ella estaba sentada en la cama. Ella le dirigió una rápida mirada y luego volvió a
lo que estaba haciendo en su teléfono.
"¿Quién era la novia de la que estabas hablando el otro día durante la entrevista?" ella preguntó.
"No tu", mintió Sheffield.
Gritó en su corazón: "¡Esto es una venganza por tu engaño!"
"Oh." La cara de Evelyn permaneció sin emociones. "¿Vas a proponerle matrimonio?"
"Sí, lo haré." ‘Quiero casarme con ella más que nada en el mundo’.
"Suerte. Pero ella no dirá que sí. ¡Así que sigue intentándolo!" Ella sabía que él la estaba irritando a
propósito. El chico necesitaba una dura lección.
Sheffield se deprimió al escuchar eso de sus labios. "¿Por qué no me preguntas quién es mi futuro
suegro?"
"No me importa". Ella ya sabía quién era.
Él se abalanzó sobre ella y la presionó debajo de su cuerpo. Él le quitó el teléfono y lo mantuvo a un
lado. Su aliento mentolado cayó sobre su rostro.
"Me parece que ya sabes quién es". Evelyn puso los ojos en blanco, incapaz de ocultar la sonrisa en sus
labios.
"Eres pesado. No puedo respirar", se quejó.
"¿A sí?" preguntó con una sonrisa juguetona y bajó la cabeza para besar sus labios apasionadamente.

Temprano a la mañana siguiente, Evelyn fue despertada por el cálido beso de Sheffield. Ella lo empujó,
se dio la vuelta y trató de volver a dormir. Pero él tenía otros planes en mente. La giró para encararlo y
la besó de nuevo, y luego continuó haciendo lo que quería. Ella rogó con voz ronca: "Estoy cansada,
Sheffield. No..."
Él sonrió, "Entiendo. Cuando una mujer dice que no, significa que realmente lo quiere".
Evelyn lo golpeó en el hombro mientras él se inclinaba para besar su cuello. "¡No significa no!"
Él rió. "¡Muy bien! Pero en realidad no lo dices en serio. Así que ..." dijo, inmovilizándola.
Media hora después, sonó su teléfono, interrumpiendo su momento romántico. Evelyn suspiró
aliviada, agradeciendo mentalmente a la persona que había llamado en el momento adecuado. Si no
fuera por la llamada telefónica, ella habría muerto en la cama.
Sheffield ignoró la llamada, pero Evelyn tomó su teléfono.
Era un numero; sin nombre. Ella deslizó el botón de respuesta y colocó el teléfono en su oído.
La voz de Peterson era claramente audible desde el otro extremo de la línea. "Sheffield, algo ha
sucedido en la empresa. ¡Ven a casa ahora!"
"Iré al mediodía", respondió Sheffield con impaciencia, molesto por la sincronización del anciano.
Estaba llegando a la parte buena con su amada.
"¡La compañía se habrá ido para el mediodía! ¡Qi Group está trabajando con las compañías de
Langston y Duran para aplastarnos! ¿Estás seguro de que quieres esperar hasta esta tarde para lidiar
con esto?"
Sorprendida, Evelyn le dio un codazo a Sheffield y articuló: "¡Levántate!"
Sheffield le quitó el teléfono, se dio la vuelta y miró al techo. Él espetó: "Estoy en el medio de algo y tú
estás interrumpiendo. Deja que hagan lo que quieran. Como CEO, no estoy preocupado. ¿De qué estás
preocupado?"
"En este punto, ¿cómo puedo no estarlo? Estás demasiado confiado. No me importa lo que haces
habitualmente, pero hoy, ¡te necesito aquí de inmediato!"
El tono de Peterson era inusualmente serio.
"Bien, deja de quejarte". Sheffield colgó y miró a Evelyn, que parecía un poco preocupada por la
llamada telefónica. Él besó suavemente sus labios. Cuando se levantó, dijo: "Me tengo que ir. Me
esperas aquí. Volveré pronto".
"¿Vas a volver pronto?" Sheffield se puso una bata de baño y le guiñó un ojo.
"¡Por supuesto! Para terminar lo que empezamos". Evelyn dejó caer los hombros y sacudió la cabeza.
"Estás loco." Después de que él entró al baño, ella rápidamente se levantó de la cama, sintiendo el
dolor en todo el cuerpo. Cuando vio que Evelyn estaba completamente vestida, su primer pensamiento
fue desnudarla nuevamente y llevarla a su cama. Pero entonces, algo se le ocurrió.
Bajaron juntos las escaleras. Como de costumbre, Félix la estaba esperando. Pero antes de que
pudiera entrar al auto, Sheffield gritó: "¡Espera!"
Se dio la vuelta y se sorprendió cuando Sheffield la presionó contra el auto y la besó en los labios.
Evelyn estaba confundida por su repentino beso. Estaba a punto de subirse al auto. ¿Por qué la
repentina muestra de afecto?
Era temprano en la mañana. La gente de la familia Tang abandonaba la casa uno por uno para ir a
trabajar cuando Sheffield entró con la chaqueta del traje en la mano. Parecía guapo y encantador, y sus
ojos estaban llenos de satisfacción por la noche anterior.
Kaylee lo vio entrar. Ella curvó los labios y dijo suavemente: "Hola, Sheffield. Hoy te despertaste junto a
una mujer, ¿no?" Con los ojos fijos en su rostro, se rió y le silbó.
"Tienes los ojos agudos, cuñada. Sí, la mujer con la que estuve anoche era cien veces más hermosa que
tú. Y si no fuera por la abrupta llamada de Peterson Tang, no me verías aquí ahora mismo."
Kaylee no mostró ninguna ira. Ella cruzó los brazos sobre su pecho y pasó sus atractivos ojos sobre el
cuerpo de Sheffield de arriba a abajo.
"La belleza no debe juzgarse solo por su apariencia. Solo conocerás la verdadera belleza de una mujer
después de haber estado realmente con ella. No lo has hecho conmigo. ¿Cómo puedes estar tan
seguro de que no soy más hermosa que tu amiga?
Kaylee encontraba a Sheffield más atractivo y mucho más sexy que su esposo, Sterling Tang. Y era más
guapo que antes. Ella simplemente no pudo resistir su encanto.
"¿En serio? ¿Estás sugiriendo que lo intentemos algún día?" Sheffield se acercó a ella para ver mejor su
descarado rostro.
CAPITULO 1033: MIRA QUIEN ESTA EN LAS NOTICIAS
Sheffield olía a perfume. Kaylee podía olerlo, de pie tan cerca. Si tuviera que adivinar, debía pertenecer
a la mujer con la que pasó la noche.
"¡Adelante, pruébalo, si no tienes miedo de que tu papá te rompa las piernas!"
"Como dice el refrán: nada es más rico que las albóndigas, ninguna mujer es más divertida que una
cuñada. ¡Haré que mi hermano se una a nosotros!"
Era obvio a qué tipo de "diversión" se refería. Sheffield era el único miembro de la familia Tang que
diría algo así.
El hombre casualmente se puso la chaqueta del traje sobre su hombro y se alejó. Cada uno de sus
movimientos fue encantador. Mirando a su espalda, Kaylee respiró hondo. Este hombre era un
coqueteo serio. No necesitaba hacer nada para seducirla. Ella ya lo estaba.
EN EL ESTUDIO EN EL SEGUNDO PISO.
Sheffield se sentó en el sofá y colocó casualmente su chaqueta sobre el brazo del sofá. Luego miró a los
otros dos hombres en la habitación y dijo: "Sterling, ¿por qué sigues aquí? Tu esposa se irá con otro
chico. ¿No vas a detenerla?"
Cada vez que hablaba, siempre decía algo malo. Peterson lanzó una mirada penetrante a su hijo. Pero
no recibió respuesta de Sheffield. En cambio, el joven miró provocativamente a Sterling. Pero el
hermano mayor parecía estar completamente tranquilo.
Sterling sonrió. "No seas ridículo. Kaylee no es ese tipo de chica".
"¿Quieres decir que soy ese tipo de hombre? Para decirte la verdad, no me importaría probar a mi
cuñada ..."
"¡Sheffield Tang!" Peterson rugió con gran furia.
Asumiendo una mirada impotente, Sheffield fingió ponerse en línea y dijo: "Bien, me detendré. ¿Pero
por qué querías que volviera?"
Peterson estaba enojado, pero Sheffield actuó como si nada hubiera pasado. Su viejo estuvo aún más
furioso. "¡Estamos perdiendo dinero, mucho dinero! ¡Dinero y clientes! ¿Cuándo vas a crecer y dejar de
molestarme a mí ya tu hermano?"
Sheffield no tenía una respuesta. Entonces no dijo nada. No estaba asustado por la ira de su padre. En
cambio, le preocupaba que si continuaba discutiendo con él, su padre sufriría un derrame cerebral o un
ataque cardíaco. Como dice el refrán, salvar una vida es mejor que construir una pagoda. Su silencio en
este momento estaba destinado a salvar la vida de su padre.
Sin Sheffield incitándolo, Peterson se calmó un poco. Respiró hondo y continuó: "Theo Group está en
problemas. Sexton ha logrado poner a Langston y Duran de su lado. No solo eso, sino que alentó a
varias compañías a que nos golpearan donde más nos duele. Un par de ellas nos quitaron proveedores,
otros se burlan de nosotros en las redes sociales, convenciendo a los clientes de que vayan a otro lado.
Tenemos piratas informáticos que montan ciberataques. Nos están atacando desde todos los lados. Un
par de bancos incluso han comenzado a congelar nuestros préstamos. ¿Qué te parece? La última
pregunta fue dirigida a Sheffield.
Esta vez, Sheffield decidió responder con seriedad: "Solo pídale a Sexton que se detenga".
Peterson cerró los ojos para contener su ira. Comenzó a preguntarse si había hecho lo correcto,
dejando que Sheffield se hiciera cargo de la empresa.
"Sheffield, Sexton está decidido a fastidiarte. ¿Le pedirás que se detenga? ¿Cómo? ¿Vas a rogarle?"
Sterling se burló.
"¿Rogar? Bueno, todavía es demasiado pronto para decir quién rogará", replicó Sheffield con una
sonrisa falsa. Tenía su carta de triunfo.
"¿Qué quieres decir?" Peterson lo miró fijamente.
Sheffield recogió su chaqueta y se levantó del sofá.
"No quiero decir nada. Solo quiero que sepas que Sexton y Langston van a pagar por esto,
especialmente Duran Xie, a quien le gustan las mujeres que usan un cheongsam y Mad Duck. ¡Me
estafaron por miles en ese restaurante!"
Peterson rechazó su ira y gruñó: "¡El señor Zhu se llama Maddock!"
"Maddock o Mad Duck. Me importa un comino", dijo Sheffield con desprecio.
Sterling se rió, "No te estoy menospreciando, Sheffield. Pero no eres realista. Estos tipos son
enormemente poderosos. Langston y Duran son lo suficientemente malos, pero agregas a Sexton a la
mezcla y estás pidiendo problemas. Todos ellos son una pesadilla. ¿Qué te hace pensar que puedes
lidiar con ellos? "
"¡Porque soy yo! He estado situaciones peores".
Con eso, Sheffield caminó hacia la puerta, sin ánimo de decir una palabra más a su hermano.
En este momento, sonó el teléfono de Peterson. Verificó el identificador de llamadas. Era Tobias.
Peterson le gritó a Sheffield: "¡Espera un minuto!"
Sheffield se volvió impaciente. Peterson contestó el teléfono. "Si, soy yo."
Después de escuchar a Tobias por un tiempo, Peterson miró a Sheffield y preguntó: "¿Está apagado el
teléfono?" Sheffield sacó su teléfono del bolsillo y estaba apagado.
"Oh, anoche estuve ocupado con mi mujer y olvidé cargarlo".
Peterson lo fulminó con la mirada y le dijo a Tobias: "Está conmigo. Adelante. ¿Qué? Está bien. Ya veo".
Después de finalizar la llamada, miró a Sheffield con una mirada complicada en los ojos.
"¿Estuviste con Evelyn Huo anoche?"
"¿Si lo hice?"
"La prensa es realmente eficiente".
En su corazón, Sheffield le dio el visto bueno a los periodistas. Intentó encender su teléfono y llegó un
mensaje: Estimado Sr. Tang, su cuenta bancaria acaba de acreditar cinco millones de dólares. No tuvo
tiempo de pensarlo, porque su teléfono murió.
"¿Entonces?" se burló Peterson. "¡Así que Theo Group ha sido asediado por los periodistas! ¡Estamos
en las noticias por las razones equivocadas!" él continuó. Por eso había llamado Tobias.
Sheffield asintió con la cabeza. "Lo entiendo. Oye, ¿tu último chequeo no muestra que tienes presión
arterial alta? Cuídate. No te preocupes por los negocios. ¡Nos vemos!"
Cuando la puerta del estudio se cerró, Peterson tuvo la sensación de que tarde o temprano Sheffield lo
llevaría al límite.
En el Grupo ZL, Evelyn conducía una reunión matutina cuando Nadia trotó con un iPad en la mano.
"Señorita Huo, encienda las noticias", susurró al oído de Evelyn.
Evelyn le quitó el iPad y frunció el ceño ante el título.
"Evelyn Huo fue vista en el apartamento del CEO". Ella frunció el ceño, leyendo más. "¿Pasó la noche
con Sheffield Tang?" se leía en el subtítulo.
A continuación había una serie de fotos, incluidas fotos de Sheffield saliendo de su automóvil, ella
saliendo de su automóvil y entrando a su apartamento, así como saliendo juntos a la mañana
siguiente. La foto más sensacional fue la última, la foto de ellos besándose junto a su auto esa mañana.
Nadia informó en voz baja: "Los periodistas de abajo están bloqueando la entrada del edificio. Theo
Group tiene el mismo problema. Nuestros teléfonos están sonando".
La noticia había causado una gran sensación en Internet, mucho más sensacional que las noticias de la
relación de Evelyn Huo y Calvert Ji en el pasado.
Para este momento, todos sabían que la declaración de amor en la pantalla exterior de las oficinas de
Theo Group era de Sheffield.
"Señorita Huo, ¿qué debemos hacer?" Evelyn echó otro vistazo al iPad y lo cerró. Se puso de pie y les
dijo a los ejecutivos: "Lo siento. Tengo algo más que tratar. Por favor, continúen sin mí".
Tan pronto como salió de la sala de reuniones, llamó a Sheffield.
CAPITULO 1034: UN PLAN PERFECTO

Tan pronto como Sheffield enchufó su teléfono en el automóvil y se encendió, llegaron llamadas
tras llamadas. La mayoría de las llamadas provenían de números desconocidos, por lo que no se
molestó en devolverlas.

Silbando una melodía mientras arrancaba el auto, salió de la casa de la familia Tang de buen humor.
Cuando fue detenido por una luz roja en el camino, su teléfono volvió a sonar. Notó la identificación
de la persona y descubrió que era Evelyn. En un instante, se puso los auriculares Bluetooth y
contestó el teléfono.

"Hola, señorita Huo".

"Tú eres quien lo hizo", dijo Evelyn con calma; La certeza en su voz era tan evidente.

'¡Guau! ¡Mi mujer es muy inteligente! pensó con una sonrisa. Pero no quería ceder tan fácilmente,
así que se hizo el tonto.

"¿Qué hice?"

"Sobre las noticias. Lo hiciste a propósito". Obviamente, el beso de esa mañana fue intencional.

Sheffield curvó sus labios en una sonrisa y dijo: "Sí. ¿Pero sabes qué? Acabo de ganar cinco millones
por vender esa noticia. Iré por ti después del trabajo. Podemos compartir las ganancias por igual".

Por un lado, ahora que su relación era pública, podía anunciar abiertamente al mundo que Evelyn
era su novia. Por otro lado, podría obtener una gran suma de dinero vendiendo bits de información
a los medios. ¡Qué plan tan perfecto! Obtuvo lo mejor de ambos mundos.

Frotándose las sienes doloridas, se quejó, "¿Me traicionaste solo por cinco millones?"

"¿Cómo puedes decir que te traicioné? De ahora en adelante, la gente siempre pondrá nuestros
nombres juntos. Eres mi mujer y soy tu hombre. Somos felices juntos. Y sobre todo, podemos sacar
algo de dinero de esta relación. Es una situación de ganar-ganar, ¿no te parece?

Evelyn solo podía suspirar mientras lo escuchaba. Honestamente se estaba enojando con este
hombre astuto.

"¿Estás enojada conmigo? Evelyn, ¿puedo recordarte que me mentiste? También fuiste tú quien me
abandonó hace dos años. Pero ahora, todo lo que hice fue decirle a todo el mundo que estamos
juntos. ¿De qué tienes tanto miedo? ¿O todavía quieres ocultar nuestra relación? "

La amplia sonrisa en su rostro se desvaneció cuando su tono gradualmente se volvió abatido y


molesto.

"No, no es así ..." La verdad era que realmente no le importaba a Evelyn. Simplemente se sintió un
poco sorprendida. Su relación todavía no era estable y ni siquiera tuvieron la oportunidad de
discutirlo. Pero de repente, su relación se reveló al público de una manera que ella no esperaba o le
hubiera gustado.
"Debido a esto, ahora será imposible para el Sr. Huo encontrar a otro hombre que me reemplace.
Le dije al reportero que tomara fotos usando lentes de alta definición para que mi rostro se vea
claramente. Desde cualquier ángulo, cualquiera podría decir que era yo ".

Evelyn se frotó las sienes doloridas de nuevo. Podía imaginar la expresión engreída en el rostro de
Sheffield en el otro extremo de la línea. "De todos modos, ¿qué le hizo Sexton a Theo Group?"

"Todavía no he llegado a la compañía, así que no sé los detalles. Pero no te preocupes por Sexton o
las noticias relacionadas con nuestra relación. Me encargaré de todo. Si los periodistas vienen a
entrevistarte sobre nosotros, hay dos opciones para ti. Una es simplemente dar rodeos y la otra es
reconocerlo descaradamente".

‘¿Había alguna diferencia entre las dos opciones? No importa lo que elija, solo admitiré que estamos
saliendo ', pensó Evelyn en silencio para sí misma.

Cuando se dio cuenta de sus opciones, solo suspiró impotente. Ella sabía que no había nada más
que pudiera decir, así que simplemente dijo: "¡Conduzce con cuidado!"

Ella decidió dejarlo en paz, siempre y cuando él fuera feliz. Tan pronto como Evelyn colgó, Carlos
llamó.

"Papá", saludó ella.

"¿Por qué se revela tu relación con él en ese momento?" Preguntó Carlos, yendo directo al grano.

"Fuimos fotografiados accidentalmente por reporteros". Evelyn no se atrevió a decirle a su padre


que fue Sheffield quien lo reveló a los medios. Tenía miedo de que su padre golpeara a Sheffield
nuevamente.

"¿Necesitas que saque todas las noticias sobre esto?"

"No, papá. No hay necesidad de eso". Evelyn trató de calmar a su padre. Además, ¿cuál sería el
punto? No planeaba estar con ningún otro hombre que no fuera Sheffield en esta vida. Estaría bien
revelar su relación al público. Tal como Sheffield había dicho, las personas pondrían sus nombres
juntos de ahora en adelante. Si ella era marcada como la mujer de Sheffield, también sería al revés.
Ninguna otra mujer trataría de acercarse a él ahora.

"Está bien, entonces. Por cierto, Sexton ha hecho un movimiento en Theo Group. Había estado
conspirando con Langston y algunos otros. ¿Sabías esto?"

"Sí, lo sé. Me enteré cuando Peterson llamó a Sheffield esta mañana", respondió abiertamente.

"¿Qué va a hacer Sheffield con él?" Evelyn sacudió la cabeza incluso si su padre no podía verla.

"No lo sé. Me dijo que no me preocupara por eso. Dijo que lo manejaría". En su voz, había tanto
impotencia como afecto. Ella no sabía o ni siquiera le importaba si su padre podía sentir lo último.

"Bueno, entonces solo concéntrate en tu trabajo. Yo vigilaré lo que está sucediendo del lado de
Sheffield".

"Está bien, papá. Gracias. Cuídate". Ella le dijo adiós con una sonrisa.
Inmediatamente después de que Sheffield llegó a la compañía, su automóvil fue rodeado por un
grupo de reporteros antes de que pudiera presionar por completo los frenos. Lentamente, el auto
avanzó mientras los reporteros continuaban siguiéndolo.

"Vi al Sr. Sheffield Tang conduciendo este auto la última vez. ¡Debe estar en él!" exclamó un
reportero.

"Justo ahora, vi su rostro claramente. ¡Definitivamente es Sheffield Tang dentro del auto!"

"Sr. Tang, salga del auto y responda algunas preguntas".

"¡Señor Tang, por favor!" Una docena de guardias de seguridad vinieron para mantener el orden y
trataron de alejar a los reporteros del auto.

Aun así, Sheffield todavía no podía maniobrar el automóvil hacia el estacionamiento. Sin otra
opción, simplemente apagó el motor, agarró su teléfono y abrigo y salió del auto. Al darle las llaves
del auto a uno de los guardias de seguridad, se enfrentó a docenas de periodistas de medios que
eran como lobos hambrientos.

Mientras se abría camino hacia la entrada, saludó a todos cortésmente, "¡Buenos días!"

"Sr. Tang, ¿las noticias de esta mañana fueron verdaderas o falsas?"

"Sr. Tang, ¿realmente está saliendo con la señorita Evelyn Huo?"

"¿La señorita Huo realmente durmió en su casa anoche?"

"¿La publicidad que se exhibía en la pantalla LED de Theo Group era su confesión de amor por la hija
mayor de la familia Huo? "

Los periodistas bombardearon a Sheffield con preguntas tras preguntas mientras empujaban sus
cámaras y micrófonos hacia su rostro.

Él se ajustó el abrigo en el brazo, colocó una mano en el bolsillo y respondió con calma: "Gracias por
su interés. Estaba planeando contarles sobre nuestra relación después de comprometernos en el
futuro cercano. No esperaba que fuera revelado de antemano. Pero es cierto. He estado en una
relación estable con Evelyn. Y sí, eso fue por ella. La confesión de amor en la pantalla LED del edificio
de mi compañía fue para Evelyn Huo ".

Después de pensarlo por unos momentos, agregó: "Evelyn es realmente muy reservada y no le gusta
ninguna atención del público. Una de las cosas que me gusta de ella es que sea discreta. Me da paz
y tranquilidad. Me gustaría devolvérselo. Así que si tienen alguna pregunta que hacerle, solo vengan
a mí. Por favor, no la molesten. Gracias ".

Mientras Sheffield hablaba de Evelyn, tenía una tierna sonrisa con ojos llenos de afecto por ella.
Hizo que todos tuvieran mucha envidia. "¡El Sr. Tang es tan romántico!"

"Hasta donde yo sé, la hija mayor ha heredado la personalidad de su padre. Es muy dominante y
mandona. Entonces, Sr. Tang, ¿siente alguna presión por estar con una CEO tan poderosa?"
Sheffield estaba a punto de irse, pero la pregunta lo detuvo en seco. Con una expresión tranquila
en su rostro y una sonrisa, respondió: "Por supuesto que no, ¿por qué lo haría? Ella es muy fuerte y
dominante frente a los demás. Pero cuando somos solo nosotros dos, es dulce y amorosa, no podría
pedir nada más ".

"¡Wow, estoy tan celosa de ti! Cuando estás con la señorita Huo, ¿solo la escuchas o ella te escucha
a ti?"

Con una de sus cejas levantadas, respondió: "Eso depende de dónde estemos".

Como adultos, casi todos los reporteros entendieron de inmediato lo que Sheffield quería decir. No
esperaban escuchar una respuesta con un tono sexual de él.

Jadeando por aire, una reportera se apretó frente al grupo y preguntó: "Algunos reporteros te han
fotografiado previamente con muchas modelos jóvenes en diferentes lugares públicos. ¿Por qué no
te mantienes alejado de otras mujeres si realmente la amas?"

"Señor Tang, ¿Eres realmente serio con la señorita Huo?"

"Para ser honesto, la he amado durante mucho tiempo. ¡Para mí, ella es el único amor verdadero
de mi vida! Todo esto es demasiado complicado de explicar. Solo Evelyn y yo podíamos entenderlo.
Pero una cosa que yo puedo decirles es que he sido leal a Evelyn y que nunca he amado a otra mujer
excepto a ella. Ahora que no tengo que eliminar las sospechas de nuestra relación, no me verán con
otra mujer excepto ella. Todos ustedes pueden ser los testigos directos de esto".

Uno de los periodistas preguntó: "Sr. Tang, ¿es el llamado futuro suegro que mencionó en su
entrevista anterior, Carlos Huo?"
CAPITULO 1035: SHEFFIELD CONTRATACA

"Sí. Pero mi futuro suegro no está contento conmigo. ¡Todavía tengo que trabajar duro!" Sheffield
respondió medio en broma. Ya había llegado a la entrada de la compañía, pero los reporteros
todavía se apiñaban a su alrededor, bombardeándolo con preguntas.

"Sr. Tang, hemos escuchado rumores de que Theo Group está en problemas. ¿Le gustaría iluminar
a nuestros lectores?"

Sheffield levantó las cejas ante el periodista que hizo la pregunta y respondió: "¿Dónde escuchaste
eso? No he escuchado nada así. Comprobaría mis fuentes antes de publicar cualquier cosa. Las
demandas por difamación no son baratas".

Tobias había estado esperando en la entrada de la compañía por un tiempo. Cuando Sheffield vino,
él inmediatamente dio un paso adelante y se interpuso entre los reporteros y su jefe.

"Todos, es todo por hoy. El Sr. Tang está ocupado. Si tienen más preguntas, podemos concertar una
entrevista más tarde", dijo en tono de disculpa e hizo una reverencia.

Lo primero que hizo Sheffield cuando regresó a su oficina fue encender su computadora portátil. No
era una presa fácil. Desde que ellos cruzaron la línea, necesitaban lidiar con las consecuencias.
Primero trataría con la familia Ji y el Grupo Ji.

Por la tarde, las joyerías del Grupo Ji estaban abarrotadas de clientes, porque su sitio web anunciaba
diamantes a un precio muy barato: $ 1 por quilate.

Causó murmullos en todo el país, y había colas para entrar en las joyerías propiedad del Grupo Ji.

Los empleados no estaban dispuestos a dejar ir los diamantes a un precio tan increíblemente bajo.
Pero eso solo enfureció a los clientes, y los que esperaban en la fila expresaron sus quejas. Algunos
incluso amenazaron con disturbios.

Ahora, Langston no estaba de humor para pensar en Sheffield. Él y Calvert celebraron una
conferencia de prensa juntos y se disculparon con los clientes, diciendo que de alguna manera el
sitio web tenía un problema técnico. Alguien hackeó el sitio web y difundió noticias sobre ese precio
falso. Ahora la policía policía estaba informada.

Los clientes no los escucharon y se pusieron furiosos. Pensaban que se trataba de prácticas
comerciales engañosas por parte de la empresa. ¡Los clientes amenazaban con demandarlos por
fraude!

Por fin, para apaciguar a sus clientes, Langston prometió que reduciría a la mitad los precios de los
diamantes para compensar la confusión.

Aunque el tiempo era limitado, los diamantes se vendieron con un descuento del 50%.

Como resultado, en media hora, todos los anillos de diamantes y diamantes desnudos en las tiendas
de todo el país se agotaron.

El Grupo Ji sufrió grandes pérdidas debido a esto. Eran varios miles de millones en rojo.
La pérdida de varios miles de millones ya había provocado problemas de rotación de capital para el
Grupo Ji.

En ese momento, Theo Group anunció que iban a comprar el Grupo Ji.

Langston, por supuesto, nunca estaría de acuerdo. Nunca entregaría los frutos del trabajo de su vida
a nadie más, especialmente cuando ese otro era Sheffield.

Rápidamente se fue a buscar a Sexton.

Sexton sintió una punzada de pánico, particularmente en el pecho.

Langston y él se preguntaban si Sheffield estaba detrás de todo esto, pero no tenían pruebas.

El Grupo Ji llamó a la policía, pero aún no había noticias sobre el pirata informático que les hizo
esto.

Fue idea de Sexton tratar con Theo Group. Como el Grupo Ji había estado en un problema tan
grande, no podía simplemente sentarse y no hacer nada. Le pidió a su banco que ofreciera un
préstamo enorme al Grupo Ji.

Pero esto no se limitó solo al Grupo Ji. El Grupo Qi también estaba bajo asedio.

No solo había algo mal con el sitio web oficial, sino que su propia intranet estaba comprometida.

Alguien había lanzado un terrible desbordamiento del búfer de la pila a sus respaldos. Esta aplicación
maliciosa afectó a miles de servidores del Grupo Qi en todo el mundo. Como resultado, cada vez
que alguien hacía algo tan inocuo como hacer clic con el mouse, el servidor se bloqueaba y se
mostraban las palabras "Fallo de segmentación", así como la dirección del espacio de memoria al
que intentaba acceder. Y si llamabas al sitio web oficial, verías aparecer algunas palabras. "¡Sexton
Qi es un imbécil!"

Sin embargo, el sistema de defensa del Grupo Qi no se había desmoronado por completo.

Todos sabían que no había sido que el sistema de defensa del Grupo Qi fuera lo suficientemente
poderoso para resistir al pirata informático, sino que el pirata informático había renunciado.

Aun así, todo esto había causado pérdidas significativas al Grupo Qi.

Estos dos eventos habían causado confusión en los círculos financieros de Y City. Mucha gente
estaba nerviosa.

Para que Sexton abandonara su lucha contra Theo Group y se disculpara, Sheffield lanzó su segunda
ola.

Aunque no fue tan poderosa como la primera ola, fue suficiente para que Sexton perdiera el sueño
por la noche.

Unos días después, con una cara pálida y demacrada, Sexton fue a visitar a Peterson.

Sexton le suplicó a Peterson que hiciera parar a su hijo, pero Peterson no lo permitió. Simplemente
dijo: "Mi hijo ha estado trabajando duro todos los días. No creo que esté detrás de esto. Es solo un
niño de unos veinte años. Nunca haría algo como esto".
Solo el propio Peterson sabía si creía lo que Sexton decía o no. Tal vez lo creía, y simplemente no
quería causarle problemas a su hijo.

Sexton sacudió la cabeza. "¿Sabes quiénes son los diez mejores piratas informáticos del mundo, Sr.
Tang? Ahí está Kevin Mitnick. ¿Sabes lo que hizo? Hackeó el NORAD. ¿Lo conoce? Es el Comando de
Defensa Aeroespacial de América del Norte. Es responsable de movilizar amenazas aéreas y
marítimas. Tenía solo 15. Usaba teléfonos celulares clonados para ocultar su ubicación de la policía.
Y busca a Julian Assange y Jonathan James. Todos crearon un sinfín de problemas cuando tenían
alrededor de quince años ".

Peterson había pasado por muchos altibajos en el mundo de los negocios, por lo que no era un
problema para él mantener la calma con los demás, sin importar cuán sorprendido estuviera.
"¿Pueden los adolescentes hacer cosas así ahora?" Preguntó sorprendido.

"Sr. Tang, Kevin Mitnick tiene más o menos nuestra edad", dijo Sexton con una cara hosca.

"Bueno, nunca lo supe", dijo Peterson con calma.

Las dos personas en la habitación privada estaban pensando en cosas diferentes. Después de un
rato, Sexton dijo tentativamente: "Todos dicen que Sheffield es Star Anise. Yo también lo creo. Y
solo Star Anise podría haber logrado algo como esto".

Peterson sacudió la cabeza. "¡De ninguna manera! Tal vez quiera repensar eso, Sr. Qi. Conozco muy
bien a mi hijo. Simplemente no es así. Lo repudié cuando era más joven". Las palabras del otro
hombre sorprendieron a Sexton sin palabras. No era fácil tratar con Peterson, y Sexton ra incapaz
de descifrarlo.

Quería saber más sobre lo que Sheffield estaba haciendo, pero Peterson simplemente dijo que Theo
Group era un desastre y que Sheffield había estado ocupado trabajando allí.

Si Peterson hubiera dicho algunas palabras más sobre Sheffield, Sexton podría confirmar su
sospecha. Una vez que estuviera seguro de que Sheffield era Star Anise, lo llevaría a los tribunales y
lo demandaría por atacar el sitio web del Grupo Qi. Esperaría a que las autoridades lo llevaran ante
la justicia.

Sin embargo, Peterson era un viejo zorro astuto y, al final, Sexton no estaba feliz.

Después de salir de la habitación privada, Peterson subió al ascensor del Grupo Theo y llegó al piso
superior. Salió, intimidó al asistente y logró entrar a la oficina del CEO.

En la oficina, le preguntó a la persona que estaba trabajando: "¿Eres Star Anís?"

"¡Gracias por pensar tan bien de mí!" Sheffield dijo sin levantar la cabeza. No lo admitiría. ¿Qué pasa
si Peterson lo traicionaba y exponía su identidad? Entonces él sería el objetivo de muchas personas.

"En cuanto a lo que pasó con Qi Group y Ji Group, ¿hiciste eso?"

"Sí, contraté al hacker". No lo negó.

"¿Cómo contrataste al hacker?"


CAPITULO 1036: TENEMOS UNA COLECCIÓN ESPECIAL

Sheffield levantó la cabeza y se echó a reír. "Es muy fácil encontrar un pirata informático. ¿Quieres
uno? Solo dilo. Conozco a algunos tipos que pueden encontrarte miles de piratas informáticos en
cuestión de minutos".

"¿Para qué necesito un hacker?" Peterson preguntó. Estaba bastante exasperado, pero no podía
hacer nada al respecto.

"Sexton Qi no está de humor para tratar contigo en este momento. Por lo tanto, solo concéntrate
en tu trabajo. En cuanto a los asuntos entre tu y Evelyn, debes planificar tus próximos pasos con
cuidado. Después de todo, su relación se ha revelado al público ya ".

"No te preocupes. Sé exactamente qué hacer". Sheffield continuó con su trabajo sin siquiera
levantar la cabeza para mirarlo.

Al darse cuenta de que su hijo lo ignoraba a propósito, Peterson decidió no humillarse más. Se dio
la vuelta y salió de su oficina sin despedirse.

A pesar de que Sheffield les había pedido a los periodistas que no molestaran a Evelyn, algunos de
ellos todavía fueron a la entrada del edificio del Grupo ZL para esperar a la heroína de la historia de
amor más prominente en las noticias.

Cuando Evelyn estaba a punto de abandonar el edificio, dos periodistas la detuvieron. "Señorita
Huo, ¿puedo tomar unos minutos de su tiempo?"

Como por instinto, Félix impidió que los periodistas se acercaran más. Les dijo que mantuvieran su
distancia de Evelyn. Mientras tanto, Evelyn gentilmente se detuvo y asintió con la cabeza. "Seguro."

"Señorita Huo, todos sus fanáticos están hablando de su relación actual en este momento.
Escuchamos que está saliendo con Sheffield Tang, el nuevo CEO de Theo Group. También
escuchamos que usted es tres años mayor que él. ¿Es esto cierto?"

Evelyn asintió y respondió brevemente: "Sí".

"Cuando era médico en el Primer Hospital General, se decía que era el futuro yerno de Sidell Xiang.
Luego, después de eso, fue de compras con la hija del Rey de los Jugadores. ¿Cómo explica esto? "

Evelyn lo pensó por un momento. '¿Cómo explico eso? No necesito explicar nada. En lugar de
enojarse, Evelyn se echó a reír y dijo: "Lo siento, tengo que irme. Tengo una actividad que atender.
Haré que mi abogado se lo explique".

'¿Abogado?' Cuando los reporteros escucharon la palabra, inmediatamente dejaron de acosarla por
respuestas.

Con una sola palabra, Evelyn pudo caminar cómodamente hasta su auto sin ser interrumpida por
más reporteros.
Al caer la noche, Sheffield masajeó el lugar entre sus cejas y dejó el papeleo en sus manos. Había
sido un día largo y agotador. Tan pronto como el trabajo estuvo fuera de su mente, sus
pensamientos fueron inmediatamente a Evelyn.

No la había visto en unos días. Con esa comprensión, suspiró impotente.

Esa mujer ni siquiera tuvo la iniciativa de llamarlo o enviarle un mensaje de texto. Se sintió tan
abatido. No solo estaba triste porque la echaba de menos, sino porque parecía que a ella ni siquiera
le importaba.

Sacó su teléfono y marcó su número.

Estuvo un poco sorprendido porque ella respondió de inmediato. "¿Dónde estás?"

Cuando Evelyn escuchó su voz, la pregunta del periodista apareció en su mente. ¿El futuro yerno de
Sidell Xiang, que también fue de compras con la hija del Rey de los Jugadores? Su estado de ánimo
de repente se agrió con ese pensamiento, por lo que respondió con indiferencia: "¿Por qué te diría
dónde estoy? ¿No dijiste que teníamos una conexión especial en nuestros corazones? Entonces
deberías poder sentirlo, ¿verdad? ¡Usa tu telepatía para encontrarme! "

¿Qué demonios está diciendo? Sheffield estaba estupefacto. ¿Por qué lo estaba tratando así? Él solo
hizo una pregunta simple y obtuvo una respuesta llena de desdén.

Más tarde, se llevó a cabo una ceremonia de premiación del mundo de la moda en la ciudad en el Y
City International Trade Hotel. Fue un evento muy glorioso y cientos de estrellas caminaron por la
alfombra roja. Como CEO regional de ZL Group, Evelyn asistió a la ceremonia para premiar a los
ganadores.

Hubo más de 40 premios.

Evelyn, que vestía un elegante y profesional traje occidental rosa, se acercó al escenario.

El primer premio fue el anual "Trabajador público más influyente del año".

Una estrella femenina de perfil relativamente bajo del círculo de entretenimiento ganó el premio.

En total, presentó diez de los premios con una fina sonrisa en su rostro. Después de la ceremonia
de premiación, Evelyn estaba a punto de irse mientras se entrevistaban a algunas celebridades.

Sin embargo, cuando pasó por una esquina del corredor, de repente vio a una persona familiar. El
hombre llevaba una chaqueta de traje de rayas negras y una mirada abatida en su rostro. Otro
hombre con una chaqueta de traje blanco lo detuvo desde el otro extremo del pasillo. El hombre de
la chaqueta blanca estaba de espaldas a Evelyn por lo que no veía. Pero el hombre de la chaqueta
de traje negro a rayas estaba frente a Evelyn, así que la notó de inmediato. Evelyn se quedó allí con
gran interés y observó lo que sucedía a la distancia.

Cuando el hombre de blanco finalmente habló, todos a pocos metros de ellos lo escucharon
claramente. "Soy un director de renombre de una serie de televisión histórica. Puedo decidir quién
interpretará al héroe". El hombre de blanco dio otro paso adelante, cerrando la pequeña distancia
entre él y Sheffield.
"Con tu hermoso rostro, puedo convertirte en el rey del círculo de entretenimiento por el tiempo
que quieras".

La voz del director era suave y cálida. Luego, audazmente extendió su mano hacia la cara de
Sheffield, pero cuando notó la mirada de advertencia en los ojos de Sheffield, sonrió avergonzado.
Y en cambio, movió su mano un poco más abajo para darle una palmadita en el hombro al joven.

Mientras observaba cómo se desarrollaba la interacción, Evelyn no pudo evitar reírse. Supongo que
es una molestia tener un novio guapo. Tengo que vigilarlo y no solo preocuparme por las mujeres
curiosas, sino también por los hombres ', pensó Evelyn en silencio para sí misma.

Sin embargo, a medida que pasaban los segundos, los llamados avances del director se volvían cada
vez más coquetos.

"¿Qué tal si tenemos una habitación arriba y nos conocemos un poco mejor?" Sheffield comenzaba
a sentirse enfermo. Usando sus habilidades telepáticas, había encontrado a Evelyn y se apresuró a
verla.

Sin embargo, en lugar de venir a ayudarlo, ella se quedó allí, riendo en silencio para sí misma. Él la
fulminó con la mirada y Evelyn finalmente se dirigió a los dos hombres.

"Cariño", lo llamó con tanto entusiasmo. Su voz era tan suave y dulce que Sheffield quedó fascinado.

Al instante, una amplia sonrisa apareció en su rostro. Extendió la mano y gritó con ternura:
"¡Cariño!"

El director se dio la vuelta para echar un rápido vistazo a Evelyn. Luego, se volvió para mirar a
Sheffield confundido. "¿Su esposa?"

Sheffield pasó junto al director y tiró de la mujer a sus brazos. Sosteniendo su cintura firmemente,
él asintió, "¡Sí!"

Luego, plantó un beso afectuoso en sus labios. El director miró de un lado a otro entre Evelyn y
Sheffield. Con las manos en las caderas, declaró explícitamente: "Pero ustedes dos no parecen una
pareja en absoluto. ¿Qué clase de combinación horrible es esta? ¡Deben estar mintiéndome!"

¿Una combinación horrible? Sheffield fue desconcertado por esas palabras. Luego sonrió mientras
decía: "Si lo que estás diciendo es cierto, es muy fácil de arreglar. De ahora en adelante, voy a besar
a mi esposa más a menudo. ¡Si la beso más, naturalmente haremos la combinación perfecta!" Para
demostrar su punto, Sheffield bajó la cabeza y besó apasionadamente a Evelyn mientras el director
solo podía abrir la boca sorprendido.

¿Bésarme más y haremos una pareja perfecta? ¿Cómo se le ocurrió una explicación tan absurda?
pensó Evelyn mientras se quedaba sin palabras.

Después de verlos besarse por un tiempo, el director aún se negaba irse.

Evelyn empujó a Sheffield, se alisó la ropa y se volvió hacia el llamado director con las cejas
arqueadas.
"Mi esposo es un hombre tan guapo. Ya sea un gato o un perro, no pueden evitar perseguirlo. Sabes,
ya que ha pasado tanto tiempo desde que estamos juntos, ya me acostumbré. Pero jamás he visto
a alguien tan desvergonzado como tú! Realmente no te conozco ya que es la primera vez que te
veo. Pero tú no me conoces tan bien. No sabes lo que puedo hacer. Así que te sugiero que
abandones esta persecución sin sentido ahora mismo antes de que se ponga feo. Respeto tu
orientación, pero también debes respetar la de mi esposo. Déjame decirlo lentamente para que
puedas entenderlo alto y claro. Mi esposo solo está interesado en las mujeres. Además, ¿eres
realmente un director? ¿Qué película o serie de televisión estás filmando? Por favor, dime ".

Evelyn estaba muy segura de la orientación sexual de Sheffield. Pero el director se estaba volviendo
una molestia para ellos. Aunque Evelyn no estaba en la industria del entretenimiento, tenía muchos
contactos que iban desde actores a directores debido a su trabajo. Era la primera vez que veía a este
hombre que decía ser director.

El hombre quería discutir con ella, pero entonces vio la mirada penetrante en los ojos de Evelyn.
Decidió no hacerlo y se fue después de dejar caer las palabras. "No es asunto tuyo".

El hombre huyó de la escena bastante rápido con una expresión incómoda en su rostro. Evelyn se
volvió para mirar a Sheffield y dijo con una voz más suave: "Debes tener un ojo más agudo a partir
de ahora. No todos los que dicen ser directores son directores reales. Si realmente quieres ser una
celebridad, solo dime . Estaré muy contenta de apoyarte ".

Sheffield podía sentir una pizca de ira en su tono. ¿Está enojada? ¿Qué hice para molestarla de
nuevo? se preguntó.

Cuando se dio cuenta de que Evelyn estaba a punto de quitarle la mano de la cintura y marcharse,
Sheffield inmediatamente se acercó a ella y le dijo: "Sí, cariño, por favor, apóyame. Realmente me
gustaría".

"¡No me llames cariño!"

"¡Sí, señora!" Él respondió obedientemente.


CAPITULO 1037: ENGAÑARLO.

Como hombre digno, Sheffield era consciente de que la razón por la cual los hombres eran tan
miserables y desafortunados no era porque no tenían suficiente conocimiento sobre las mujeres,
sino porque no las escuchaban.

En el estacionamiento, Evelyn caminaba hacia su propio auto. Cuando estuvo lo suficientemente


cerca de su auto, Sheffield la agarró de la muñeca y la arrastró hacia el Maybach rojo vino al lado.
Ella notó que los dos autos estacionaron muy cerca el uno del otro y comentó: "¡Qué coincidencia!
Nuestros autos están estacionados uno al lado del otro".

No era de extrañar que la siguiera en este gran estacionamiento.

"No, no es una coincidencia. A propósito busqué tu auto y estacioné junto a él", dijo Sheffield
casualmente. No quería esconderle nada. Pensó que no tendría sentido. Después de todo, condujo
por todo el estacionamiento solo para encontrar su auto.

Evelyn se quedó sin palabras. Parecía que Sheffield siempre sabia abrumarla. Sin embargo, ella no
entendía. "¿Tiene esto un objetivo?"

"Por supuesto que tiene un objetivo". Guiándola hacia el asiento del pasajero, dijo galantemente:
"Siéntese, señorita Huo. La llevaré a casa esta noche".

Se abrochó el cinturón de seguridad y lo miró a los ojos. "Primero, dejémoslo claro. Voy a ir a mi
casa esta noche", dijo Evelyn, poniendo énfasis en la palabra "mi".

La sonrisa en el rostro del hombre se congeló cuando escuchó eso. No pudo evitar sentirse abatido.
"¿No hemos decidido eso ya? Me llamaste 'cariño', entonces ¿por qué no podemos vivir juntos
todavía?"

Se había estado preparando consciente y meticulosamente para vivir con ella. Por lo que, lo que ella
dijo fue como una ola tremenda rompiendo contra sus joviales planes.

A Evelyn le tomó un momento poder hablar, cayendo el silencio dentro del auto.

"¿Ya no estás enojado conmigo por mentirte?" ella preguntó finalmente.

Desde que Sheffield se disculpó con ella en el campo de golf y luego su mentira fue expuesta, él la
había acusado de engañarlo y herir sus sentimientos.

"¡Humph!" Sheffield resopló y gruñó mientras él se sentaba en el asiento del conductor.

Arrancó el auto y negoció con ella: "Bien, si quieres ir a casa, entonces ve a casa. Pero con una
condición. No voy a pedir demasiado. Simplemente pasa un tiempo conmigo primero y
satisfáceme".

Evelyn suspiró impotente. "Bien, no hay problema. Ven a casa conmigo y me aseguraré de que seas
feliz. ¿Qué piensas?"

"¿Qué casa? ¿Tu departamento?" preguntó.

"La mansión de la familia Huo", dijo con una sonrisa burlona.


"¡De ninguna manera! El Sr. Huo ciertamente me matará a golpes. Puede que no salga de allí con
todas las partes de mi cuerpo intactas".

Todavía era incierto si Carlos ya había aceptado a Sheffield como su yerno, por lo que no se
arriesgaría a aparecer en su mansión tan casualmente.

Evelyn se rió por lo bajo. "Bueno, entonces, ahí va nuestro plan para esta noche. No estoy ocupada
mañana por la tarde. ¿Por qué no voy a verte en tu casa?"

"Hecho." No tuvo más remedio que esperar hasta mañana.

"Pero en realidad estoy preocupado por una cosa". Evelyn se volvió para mirar a Sheffield con una
expresión seria en su rostro.

"¿Qué es?"

"¿Qué pasa si no puedo entrar al edificio del Grupo Theo?" preguntó ella mientras fingía estar muy
molesta por eso.

Sheffield le dedicó una sonrisa de disculpa. Con una mano sosteniendo el volante, agarró su mano
con la otra y la colocó en su regazo. "¿Por qué estarías preocupada por eso? ¡Si alguien se atreve a
detenerte, bajaré y golpearé a esa persona en la cara!"

"¿Y si eres tú quien me detiene?"

"No, no. ¡No lo volveré a hacer!" exclamó con mucha convicción.

Cuando Evelyn escuchó la respuesta que quería, se recostó en el asiento del pasajero con una
expresión de satisfacción y una amplia sonrisa en su rostro. Luego dijo suavemente: "Está bien, se
está haciendo tarde. Felix todavía nos sigue. No es necesario que me lleves a casa. Puedes detenerte
en el próximo cruce y dejarme".

"Está bien, no me plantes mañana".

"¿Crees que todos son como tú?" Evelyn puso los ojos en blanco y le recordó cómo la plantó la
última vez.

Rápidamente entendió que ella estaba hablando de la película que se suponía que verían.

"Eso no cuenta. En realidad fui al teatro, pero no me viste", se defendió rápidamente. Los hermosos
ojos de Evelyn se entrecerraron hacia él.

"Viniste al mismo teatro al que fui solo para sentarme en la última fila para poder evitarme. ¿Por
qué no fuiste a otro teatro?"

Sheffield sabía muy bien que sería mejor que abandonara este problema, así que se disculpó
rápidamente: "Lo siento. Es mi culpa. No lo volveré a hacer". La miró con una sonrisa pintoresca y
agregó: "¿Eres feliz?"

"¡Humph!" Ella puso los ojos en blanco, pero en realidad se sintió mucho mejor con su disculpa.

Cuando llegaron al cruce, Evelyn salió del auto de Sheffield y se subió sola al que Felix había estado
conduciendo.
Cuando Evelyn llegó al segundo piso de la casa, escuchó algunas risas, aparentemente de un niño.
Para ella, no había duda de que era la voz de Gwyn.

Era raro que Evelyn escuchara a su hija reír, por lo que inmediatamente caminó hacia la voz. Sin
embargo, antes de que Evelyn pudiera ir a ver a su hija, Terilynn de repente la detuvo y la arrastró
a una habitación.

Evelyn no podía esperar para ver a su hija, así que estaba un poco molesta.

Ella apartó con fuerza su mano de la de Terilynn y preguntó: "Terilynn, ¿qué pasa? ¿Es algo urgente?
Si no es así, hablemos de eso más tarde. Quiero ver a Gwyn primero".

"Evelyn, escuchaste su risa, ¿no?" Terilynn dijo emocionada.

"¡Si!" Ella exclamo. Eso era exactamente por qué tenía tanta prisa por ver a su hija. La niña no se
había reído así en mucho tiempo y Evelyn estaba ansiosa por ver qué hacía reír así a su preciosa hija.

"Evelyn, se trata de Gwyn. Hay algo que debes saber".

Inicialmente, Terilynn no pensaba en decirle a Evelyn sobre esto tan pronto. Pero Gwyn había
cambiado mucho en los últimos días. Terilynn pensó que sería mejor avisarle a Evelyn en ese
momento.

"¿Qué pasa? Dime rápidamente".

Terilynn vaciló y luego, como si estuviera considerando cada una de sus palabras, dijo lentamente:
"Um ... De hecho, a Gwyn no le gusta Joshua. Bueno ... no lo odia, pero simplemente continuo
negadose a abrazarlo ".

"¿Y entonces?" Preguntó Evelyn, confundida sobre a dónde iba esta conversación.

"Por lo tanto, no fue Joshua quien jugó con Gwyn dos veces. No fue él quien le compró los juguetes
de dinosaurios, lindas faldas, sombreros y el balón de basquetbol". Terilynn finalmente confesó
todo.

De repente, el corazón de Evelyn se apretó con esta revelación. Olvidando que quería apresurarse
y ver a su hija. En cambio, ella simplemente miró a su hermana con los ojos muy abiertos y preguntó
seriamente: "Entonces, ¿quién fue?"

"Bueno ... fue Sheffield". Avergonzada, Terilynn agregó rápidamente: "No te preocupes. Le dije que
Gwyn era la hija de nuestro primo. Todavía no sabe que Gwyn es su hija biológica. Creo que sería
más apropiado si tu se lo cuentas, así que mentí."

Evelyn estaba aturdida. Ella no sabía cómo sentirse o reaccionar con esta repentina información.
Así que todo este tiempo, Sheffield ya había conocido a su hija y parecían llevarse muy bien.

Terilynn se preocupó cuando Evelyn no dijo nada. No tenía idea de lo que estaba pensando, así que
le proporcionó a Evelyn más detalles. "Desde el principio, el tío al que Gwyn siguió mencionando
era Sheffield. Después de jugar al baloncesto con él, se convirtió en una niña muy feliz. Sonríe con
más frecuencia después de eso. Te estoy contando todo esto ahora porque yo quiero que pienses
si ya es hora de decirle a Sheffield sobre esto ".
Terilynn sentía que Sheffield tuvo una gran influencia en Gwyn. No hizo nada especial cuando estaba
con la niña. Él solo jugó con ella dos veces, pero hubo un cambio evidente e inmediato en el
comportamiento de Gwyn. Terilynn pensaba que sería mejor para Gwyn tener una mayor presencia
de su padre biológico en su vida.

Después de una breve pausa, Evelyn dijo: "Ya veo. Definitivamente se lo diré pronto, pero aún no es
el momento adecuado".

Aunque su relación había mejorado bastante, su padre aún no había aprobado su relación. Evelyn
temía que si algo ocurriera y no terminara con Sheffield al final, sería demasiado problemático si
Gwyn fuera involucrada.

Asi que, tal como había dicho a Terilynn, Evelyn estaba decidida a encontrar una oportunidad para
contarle a Sheffield al respecto. Ella se lo diría lo antes posible, pero aún no era el momento
adecuado.

En la habitación de los niños, Debbie y Carlos estaban jugando con Gwyn.

Había muchos juguetes esparcidos sobre la alfombra. Cuando Evelyn entró en la habitación, sus ojos
captaron la pelota de baloncesto cerca de Gwyn. Evelyn no tenía idea de que fue Sheffield quien la
compró hasta ahora.

Cuando la niña vio a su madre, se levantó del piso y caminó hacia ella. Evelyn notó que la reacción
de Gwyn fue más rápida que antes. Aunque no se puso de pie tan rápido como los niños normales
de su edad, ahora estaba mucho mejor.

"Cariño." Con una amplia sonrisa en su rostro, Evelyn se agachó y extendió las manos, esperando
que la niña corriera a sus brazos.
CAPITULO 1038: DIVERSIÓN AL TELÉFONO

Gwyn se acercó a Evelyn y envolvió sus brazos alrededor del cuello de su madre. La niña inicialmente
permaneció en silencio mientras Evelyn la llevaba, pero finalmente dijo: "Mami ..."

Evelyn se conmovió por lo que dijo. Besó a su dulce hija en la mejilla y dijo: "Hola, cariño".

Debbie se acercó, tomó la mano de Gwyn y le dijo a Evelyn: "Gwyn realmente hizo un buen trabajo
hoy. Dijo 'Papá' y 'Nana'. Es lo que puede manejar a esta edad ".

Evelyn sonrió y le preguntó a Gwyn con voz suave: "¡Genial! ¿Quieres algo especial? Te lo mereces".
Gwyn sostuvo su juguete y no respondió.

Evelyn estaba acostumbrada a esto. Ella les dijo a Debbie y Carlos: "Papá, mamá, descansen un poco.
Esta noche me ocuparé de Gwyn".

Debbie respondió: "Está bien, se ha bañado esta noche. Haznos saber si necesitas ayuda".

"Todo está bien."

Después de que Evelyn llevó a Gwyn a su habitación, Carlos llamó a una criada para que limpiara el
cuarto de niños. Entonces Debbie le preguntó en voz baja: "¿Querías decir algo?"

Carlos la miró, dudó un momento y luego respondió: "Estoy bastante seguro de que Gwyn no está
saliendo con Terilynn y Joshua".

"¿Oh?" De hecho, Debbie también había sospechado de esto. Ahora sabía que Carlos tenía la misma
idea. "Entonces, ¿Quién la ha estado viendo?"

El viejo resopló, "Creo que tu querida hija no está haciendo nada bueno".

Sospechaba que Terilynn estaba dejando a Gwyn en la oficina de Sheffield en Theo Group.

"Carlos Huo, ¿qué quieres decir con eso? ¿Mi querida hija? ¿No es Terilynn tu hija también? ¿Y a
qué te refieres con nada bueno?” exigió Debbie.

Carlos la ignoró. Cuando él y Debbie pasaron por la habitación de Terilynn, se detuvo y llamó a la
puerta.

Le tomó un poco de tiempo, pero escuchó una voz desde adentro. "Ya voy."

Terilynn abrió la puerta, solo para encontrar a sus padres parados allí. Se sentía nerviosa, mientras
su padre estaba allí, ceñudo. Las líneas en su rostro eran más profundas, y era obvio que no estaba
contento. Tuvo que luchar contra el impulso de cerrar la puerta en su cara. Pero Carlos ya lo había
tenido en cuenta. Su pie estaba bloqueando el cierre de la puerta. Cuando se dio cuenta de que no
podía evitar lo que venía, Terilynn sonrió y los saludó. "Papá, mamá, ¿qué pasa?"

"¿A dónde llevas a Gwyn durante el día?" Carlos fue directo al grano.

"Sabía que papá lo descubriría", pensó Terilynn con frustración.

Entonces, ella decidió aclararse. "A ver a Sheffield. Por favor, no te enfades. ¿No puedes ver que se
ve mucho más feliz? No ha sido más que bueno para ella".
Carlos la miró de soslayo sin decir nada. "Lo hice por ella. No puedes interponerse en el camino.
Solo deja que Gwyn vea a su propio padre, ¿de acuerdo?"

Terilynn hizo todo lo posible para ayudar a su sobrina a reunirse con su padre biológico.

Carlos no dijo nada. Dándole una mirada de advertencia, agarró la mano de Debbie y la condujo
hacia el dormitorio. Debbie volvió la cabeza para mirar a su hija y le guiñó un ojo.

Terilynn sabía a qué se refería su madre. 'Papá se rindió'. Bailó de alegría en la puerta. ¡Su
encantadora Gwyn pronto se reuniría con su padre, y su hermana pronto se casaría con el hombre
que más amaba en el mundo!

Como si tuviera un ojo en la parte posterior de su cabeza, Carlos giró bruscamente la cabeza y la vio
moverse. Cogida por sorpresa, Terilynn se detuvo y difícilmente explicó: "Um, solo estaba
estirándome".

Carlos finalmente rompió su silencio. "Te perdonaré si Gwyn se mantiene feliz. Pero si ella o Evelyn
son lastimadas, ¡La suerte está echada!"

El corazón de Terilynn se hundió. "Papá, no puedo controlar el futuro".

"Entonces haz lo que puedas", advirtió Carlos.

Bueno, fue idea de ella llevar a Gwyn a ver a Sheffield. Ahora que sabía que estaba equivocada,
asintió y dijo en voz baja: "Oh, está bien, papá".

Al siguiente mediodía, Sheffield recibió una llamada de Evelyn. Cuando vio el identificador de
llamadas, sonrió. Se aclaró la garganta y dijo en un tono relajado fingido: "Hola, señorita Huo".

Evelyn simplemente dijo: "Algo le sucedió al director del espectáculo de ropa masculina. Tengo que
reemplazarlo. No puedo ir a verte hoy. Lo siento".

La sonrisa en su rostro desapareció de inmediato. Se tomó la molestia de limpiar su calendario para


ella. Y ahora ella le estaba diciendo que no podría hacerlo. Pero él entendía. ¿Qué podría hacer él al
respecto, de todos modos? Al final, dijo impotente: "Está bien, ya veo".

"No te enojes. Cenaremos mañana. ¡Yo invito!" Ella había estado enojada con él por haberla
plantado en el teatro. Esta vez, era su turno.

"Oh, vamos, ¿crees que necesito que me lo compenses?" Él protestó.

Evelyn estaba divertida. "Por supuesto no."

"Eso esta mejor".

"¡Creo que eres súper quisquilloso, y realmente, realmente necesitas que te lo compense!"

"¡Wow, mujer! ¡No olvidemos quién dejó la cama!" Sheffield gritó, fingiendo estar enojado.

Evelyn estaba sin palabras. Afortunadamente, estaba sola en su oficina. "¿Podrías bajar la voz?"

"¿Alguien está contigo?"


"No."

"Entonces, ¿por qué debería hacerlo? Evelyn, te extraño. Quiero besarte por todo el cuerpo ..."
Evelyn se sintió tan avergonzada que ya ni siquiera podía escucharlo. Se cubrió las mejillas ardientes
con la mano y lo interrumpió con decisión. "

Cállate. Tienes mucho tiempo libre hoy. ¿Theo Group va a la quiebra?"

"De ninguna manera. El lugar funciona por si solo a veces. Todo lo que tengo que hacer es revisar
los contratos y asegurarme de que nuestras asociaciones traigan resultados. Francamente, es
aburrido".

Evelyn puso los ojos en blanco. Se había hecho cargo de Theo Group como CEO. ¿Cómo podría
funcionar el lugar por si solo? ¿Cómo podía pensar que era aburrido?

Ella sugirió: "Si estás aburrido, tal vez intente hacer una investigación de mercado. Podría ayudarte
a ganar más dinero".

Sheffield estuvo de acuerdo con ella. "Es una buena idea."

"Bueno, déjame hacerte una pregunta, entonces. Theo Group posee toneladas de hoteles. Todas
las sábanas son blancas, ¿verdad?"

"Si, ¿y?" Había literalmente miles de hoteles propiedad de Theo Group.

"¿Por qué blanco?"

Apoyado en el respaldo de la silla, respondió perezosamente: "Primero, el blanco se ve limpio y


ordenado; segundo, fácil de limpiar; tercero, el blanco no se desvanece; cuarto, el blanco es fácil de
combinar con otros colores; quinto, el blanco hace la habitación parece más espaciosa; sexto, el
blanco parece elegante ".

Su respuesta fue una sorpresa para Evelyn. "Has sido el CEO por solo unos días, y ya sabes esto.
¡Muy bien!"

Él sonrió. ¡Me gusta presumir frente a ella! "Lo sabía antes de asumir el control de la empresa".

Evelyn admitió: "Está bien, tú ganas".

Ella solo había aprendido eso después de convertirse en el CEO regional.

"Ahora es mi turno." En este punto, Sheffield estaba enérgico, para nada como un CEO aburrido en
el trabajo.

"¡Adelante!"

"Es una pregunta muy simple. Has estado en el mercado de agricultores, ¿verdad?"

"Er ... solo una o dos veces". Evelyn se sintió un poco avergonzada. Ella no cocinaba y tampoco
necesitaba comprar verduras. Había ido allí con Savannah un par de veces. Las dos chicas querían
cocinar algo juntas, así que decidieron ir.
CAPITULO 1039

A Sheffield no le importaba con qué frecuencia Evelyn iba al mercado de agricultores. Después de
todo, ese no era el propósito de su pregunta. Él continuó: "Has visto los puestos de verduras,
¿verdad?"

"Sí", respondió Evelyn.

"¿Qué ves en esos puestos de verduras?"

"Verduras y el arduo trabajo de los granjeros y vendedores ..." Ella enumeró algunos detalles.

"Tienes razón, pero no obtienes la calificación completa. No subestimes a estos vendedores de


verduras. Usan ciencias naturales, logística moderna, marketing, precios, métricas, economía,
psicología del consumidor y matemáticas, por nombrar algunos".

Evelyn lo pensó. Lo que dijo parecía legítimo. "Lo harás bien. Solo mantente al tanto de las cosas".

Estaba alentando no solo a Evelyn sino también a sí mismo. Su discurso inspirador hizo que Evelyn
sonriera. "Correcto. Trabajemos duro los dos".

Los labios de Sheffield se curvaron en una sonrisa astuta cuando una idea cruzó por su mente.
"¿Quieres apostar?"

"¿En qué?"

"Sobre las ganancias de nuestras compañías. Vamos hasta a fin de año. Luego compararemos las
ganancias netas. ZL Group vs. Theo Group. ¿Suena interesante?"

"Bueno, ¿pero no te preocupa perder? Si la respuesta es no, cuenta conmigo".

¿Competir contra el Grupo ZL? Evelyn no quería asustarlo hasta hacerlo llorar.

Pero Sheffield tenía una sonrisa maliciosa en su rostro. "Por supuesto que no estoy preocupado.
Aún no has escuchado mis términos. Si Theo Group publica una ganancia más alta, te casas conmigo
y me dejas apoyarte. Si ZL Group muestra un margen de ganancia más alto ..."

"¿Qué?" ella preguntó expectante.

"Bueno, entonces todavía me casaré contigo. Puedes apoyarme y viviré de ti. ¿Qué piensas?" Evelyn
casi se rió a carcajadas.

"¿Cuál es la diferencia? ¿Además de quién se encarga de quién?" Su corazón estaba lleno de


felicidad. Todo esto era muy dulce.

"La diferencia es que, si te casas conmigo, tomarás mi apellido, Tang. Si me caso contigo, tomaré el
tuyo. Seré Sheffield Huo. ¿Te gusta mi nuevo nombre?" Sonaba serio.

Evelyn se puso un mechón de pelo detrás de la oreja y dijo: "Me gusta más Evelyn Tang".

"También a mi. Trabajaré más duro para hacer que las ganancias netas de Theo Group excedan las
de ZL Group. Entonces, cásate conmigo. ¿De acuerdo?"
Ella dijo con voz suave: "¡Tiene un trato, señor Tang!"

La llamada lo motivó mucho. Con el objetivo de casarse con Evelyn en su mente, se centró en su
trabajo.

Después de finalizar la llamada, ambos estaban sonriendo de oreja a oreja.

Evelyn hurgó en su almuerzo, y luego finalmente se dirigió al desfile de modas. Fue un evento con
más de cien modelos y mil personas en la audiencia. Todo era muy ruidoso.

Evelyn no necesitaba subir al escenario para pronunciar un discurso. En cambio, trabajó como
supervisora temporal detrás del escenario.

Poco después de que comenzara el espectáculo, Nadia trotó hacia Evelyn y le dijo ansiosamente:
"Señorita Huo, uno de nuestros modelos masculinos tenía apendicitis aguda y fue trasladado de
urgencia al hospital".

Evelyn respondió con decisión: "Encuentra un sustituto".

"Tenemos dos. Uno de ellos ya está sustituyendo a alguien más, y el otro aún no ha llegado".

Era una situación complicada. "Esto es bastante urgente ya que las cosas ya están en marcha. ¿Debo
tomar un modelo al azar y ponerlo aquí?" Sugirió Nadia.

"¿Nos queda tiempo suficiente para encontrar a alguien más?"

Mirando su reloj, Nadia dijo: "Lo intentaré. Estoy en eso ahora mismo".

En ese momento, una voz familiar llegó a sus oídos.

"Hola, Eve!" Evelyn se dio la vuelta y vio a un hombre con un traje negro. No era otro que Sheffield.
Ella estaba sorprendida. "¡Sheffield! ¿Por qué estás aquí?"

Caminando hacia ella, saludó a Nadia que todavía estaba hablando por teléfono. Luego dijo: "No
podías venir a verme. ¡Así que vine a ti!"

Habían decidido encotrarse, pero sus planes fueron estropeados. Entonces Sheffield decidió ver si
podía pasar el rato con ella aquí.

"Puede que esté demasiado ocupado para hablar o algo", dijo Evelyn.

"No te preocupes por eso". Sheffield se inclinó y le susurró: "No estoy bromeando. Mientras pueda
estar cerca de ti, estoy feliz. Así de bueno soy, por ahora, de todos modos".

Evelyn se conmovió por sus palabras melosas. Pero ella seguía actuando como si no le creyera. "¿En
serio, señor Tang? ¿Por eso estás aquí?"

Sheffield respondió con una sonrisa y admitió: "Es un desfile de modas sobre ropa de hombre. Tiene
sentido que haya un millón de hombres aquí. Supuse que debía estar al pendiente de ti. ¿Y si te
fueras con un modelo masculino? Me mataría ".

Evelyn puso los ojos en blanco. Ella sabía que no podía ser tan simple. "¡Vete!" exigió.
"Señorita Huo, encontré a alguien, pero no puede hacerlo. Está haciendo otro desfile de modas", le
dijo Nadia a Evelyn con ansiedad.

Con las cejas fruncidas, Evelyn reflexionó sobre la situación y luego miró a Sheffield, que miraba a
su alrededor. De repente, una idea la golpeó. Ella agarró su mano. "Sheffield, ¡puedes ser mi
modelo!"

"¿Qué? Ok, claro, ¡no hay problema!" estuvo de acuerdo después de una breve pausa.

"Nadia, encuentra a alguien que le muestre los vestidores", ordenó Evelyn.

"Sí, señorita Huo".

Nadia miró a Sheffield de arriba abajo y descubrió que estaba en buena forma y lo suficientemente
caliente. Luego se fue apurada a buscar a alguien que lo ayudara.

Evelyn explicó: "Estoy a cargo de la ropa".

"No hay problema. ¿Entonces voy desnudo o vestido? Cualquier cosa por ti, querida " 'Ella es
realmente importante para mí. Quiero hacerla feliz.

Evelyn lo fulminó con la mirada y dijo: "¿Quieres que te castigue?"

"No eres divertida. Ropa puesta, entonces", dijo con una sonrisa.

Pronto apareció un modelo masculino muy conocido. Miró a Sheffield, que se había quitado la
chaqueta del traje, y le dijo a Evelyn: "Él resulta familiar. Buena elección, señorita Huo. ¿Quiere que
le muestre qué hacer?"

"Está bien. Nos estamos quedando sin tiempo. Enséñale lo más rápido posible y luego llévalo al
escenario".

"No hay problema."

Así como así, el primer trabajo de modelaje de Sheffield estuvo hecho. El estilista lo maquilló y le
aplicó gel en el cabello y lo peinó. Llevaba una cazadora larga con estampado verde, un par de
pantalones a cuadros de color oscuro y puntiagudos zapatos de cuero negro.

Tan pronto como llegó al escenario, todo el lugar permaneció en silencio por unos segundos. Luego
hubo gritos y murmullos de la audiencia. Gritaron porque era muy guapo. Y hablaban de eso porque
lo reconocieron. Nadie imaginó que el CEO de Theo Group subiría al escenario como modelo
masculino.

Preocupada, Evelyn corrió a una esquina cercana para ver su actuación. A pesar de ser su primer
desfile de modas, para su sorpresa, él era muy natural. Se movía como la modelo le había enseñado.
También podía seguir el ritmo de la música, con cada paso en la nota.

Un profesional encontraría fallas, pellizcando cada minuto. Pero eso no cambió el hecho de que el
primer show de Sheffield fue un éxito.

Las luces estroboscópicas debajo del escenario brillaron como locas, como si Sheffield fuera la
estrella más brillante en el escenario hoy.
CAPITULO 1040: LA IRA DE LA PRINCESA EVELYN
Al final de la pasarela, Sheffield se volvió gallardamente mientras adulaba su
gabardina verde hasta la rodilla. Su movimiento fue tan encantador que incluso
Evelyn se sonrojó mientras lo miraba. Cómo deseaba poder alzar la voz y animarlo
como lo hacían las otras chicas.
Afortunadamente, los ojos de Sheffield eran solo para Evelyn.
En el mar de gente, él la vio de inmediato y no pudo evitar guiñarle un ojo. Su
gesto encantador encantó no solo a Evelyn sino también a las otras mujeres que
lo vieron. Simplemente no podían quitarle los ojos de encima.
Cuando Sheffield se dirigía al backstage, Evelyn lo siguió de inmediato.
Atraída por su encanto, a ella ni siquiera le importó el hecho que él se estaba
cambiando de ropa. De repente, fue como si fuera una persona diferente, tan lejos
de su tímido y reservado yo habitual. Mientras todos la miraban con ojos curiosos,
ella lo siguió tranquilamente al vestuario.
No fue hasta que Evelyn vio el pecho desnudo de Sheffield que se dio cuenta de
que se había excitado demasiado y había entrado sin pensar.
"¡Bien hecho!" dijo después de toser torpemente para ocultar su vergüenza.
"Mientras seas feliz", dijo Sheffield mientras él se acercaba con confianza a ella.
Se detuvo frente a ella y la besó en los labios sin dudarlo.
Evelyn fingió toser de nuevo. Esta vez, para ocultar sus mejillas ardientes. Dijo
torpemente: "Creo que estuviste genial. ¡Date prisa y cámbiate de ropa ahora!"
De hecho, necesitaba modelar siete conjuntos más de ropa.
Consciente de que no tenían mucho tiempo, Sheffield se controló y se alejó de
ella. Después de que Evelyn había salido del probador, se puso rápidamente el
siguiente conjunto de ropa.
Cuando Sheffield estaba modelando el tercer conjunto de atuendos, el evento casi
se había convertido en su desfile de modas personal. Cada vez que subía al
escenario, la atmósfera se transformaba a la de un concierto de algún cantante
popular.
Se escucharon gritos y aclamaciones agudas en cada rincón del lugar. Todos
tenían sus teléfonos en alto, documentando cada uno de sus movimientos.
El video y las fotos de él modelando pronto se publicaron en Internet, y se podían
ver todo tipo de temas sobre él en todas las plataformas de redes sociales. En
cada página, la gente admiraba a Sheffield por modelar en la pista sin reservas
para apoyar la carrera de su novia y hacerla feliz.
Entre las imágenes de Sheffield en el escenario había una en la que Evelyn estaba
parada al pie del escenario. Ella lo miraba con adoración mientras aplaudía a mas
no poder .
Muy pronto, las discusiones en línea se centraron en el hecho de que era el Grupo
ZL quien organizó el evento y Evelyn era la responsable. Así que, naturalmente,
Sheffield modeló en el escenario para ayudar a Evelyn.
El amor entre los dos era tan encantador a los ojos de los internautas. Todos
estaban felices por la pareja. Un internauta cuyo nombre de usuario era Lovely
Duckling comentó: "Después de romper con Calvert Ji, Evelyn Huo ha encontrado
un mejor novio".
Otro usuario llamado Trece dijo: "Cuando Evelyn todavía estaba con ese Calvert,
nunca vi amor en sus ojos cuando miró a ese tipo. Resulta que no era mi
imaginación. ¡Era verdad! ¡Todos ven la forma en que Evelyn ve a Sheffield? ¡Eso
es amor verdadero!
Cool CEO's Jackfruit, comentó: "No puedo creer que Sheffield Tang haya hecho
esto por Evelyn, dejando atrás a su compañía y siendo modelo. Ahora, ¿quién
dudaría alguna vez de que la ama?"
Fan de la princesa Evelyn dijo: "Le deseo a nuestra princesa Evelyn y Sheffield
Tang nada más que felicidad a partir de ahora".
El desfile de modas de ZL Group fue un gran éxito. En el backstage, Sheffield se
quitó agresivamente el maquillaje mientras miraba el espejo.
Era la primera vez que usaba maquillaje, por lo que no esperaba que fuera tan
difícil de quitar. Afortunadamente, después de restregarse vigorosamente la cara
durante diez minutos, finalmente terminó.
Mientras tanto, Evelyn estaba hablando con algunos empleados sobre el trabajo
mientras lo esperaba.
Cuando se dio cuenta de que estaba a punto de salir, rápidamente se separó de
los empleados y caminó hacia él.
Vio la persistente irritación en su rostro e inmediatamente preguntó: "¿Qué pasa?"
"De ahora en adelante, deberías dejar de usar maquillaje", aconsejó seriamente
mientras la miraba.
"¿Por qué?" preguntó con curiosidad, completamente ignorante de por qué
Sheffield había dicho eso. Después de todo, era tan normal como respirar que las
mujeres usaran maquillaje.
"Me acabo de enterar hace unos momentos que es demasiado problemático
eliminarlo. Además, no necesitas ningún maquillaje", explicó.
Sheffield pensó que la piel de Evelyn era clara y joven, por lo que no necesitaba
ningún maquillaje. Evelyn estaba muy divertida por la impaciencia en su rostro en
ese momento. "¿No me veo bien cuando me pongo maquillaje?"
"No, eso no es lo que quise decir. Otras usan maquillaje para cubrir sus
imperfecciones mientras que en ti, el maquillaje solo te hace ver más hermosa".
Entonces, Sheffield la atrajo hacia él y la abrazó. Pensó: "Se siente tan bien poder
finalmente sostenerla en público".
"Tienes tanta labia". Evelyn lo rechazó mientras trataba de ocultar la sonrisa en
su rostro. Incluso durante ese momento muy íntimo y privado, muchas personas
tomaban fotos con sus teléfonos. Pero a ella no le importaba. Ella dejó el lugar
con Sheffield mientras se tomaban de las manos y se reían entre sí.
Lo que no sabían era que dos hermanas los habían estado esperando afuera. Las
dos mujeres se acercaron a ellos tan pronto como vieron a la pareja.
"¡Sheffield! ¡Señorita Huo!" llamó una de las mujeres. Evelyn miró y vio a Lea y
Gillian paradas no muy lejos de ellas. Ambas llevaban un vestido, obviamente
haciendo un esfuerzo.
En un instante, la dicha del momento que Evelyn estaba teniendo con Sheffield se
desvaneció. Inconscientemente, se inclinó hacia Sheffield.
Lea saludó a Evelyn con falsa cordialidad. "Hola, Evelyn. Es bueno verte de
nuevo".
"A ti también", respondió Evelyn con una leve sonrisa. Gillian, sin embargo, ni
siquiera fingió estar contenta de ver a Evelyn.
Para empeorar las cosas, miró a Sheffield como si Evelyn no estuviera allí y dijo:
"Nos vamos a casa. Sheffield, ¿y tú?"
Levantando las cejas, Sheffield le dio a Gillian una mirada significativa y
respondió: "Casualmente, también llevaba a mi esposa a casa".
"¿Se han reconciliado ustedes dos?" Gillian preguntó descaradamente.
"Aún no." Su respuesta hizo que las tres mujeres, incluida Evelyn, se
sorprendieran. Evelyn se volvió hacia él y lo miró confundida.
Luego agregó: "Todavía no me he disculpado formalmente con mi esposa. Por lo
tanto, debido a esto, aún no nos hemos hecho las paces. No puedo disculparme
tan casualmente. Después de todo, una disculpa necesita ser hecha em un
escenario de absoluta sinceridad. Quizás, ustedes dos puedan decir algo bueno
sobre mi para que sea mucho más fácil para Evelyn perdonarme ".
Las dos hermanas se quedaron atónitas por un rato. Poco a poco intercambiaron
miradas incómodas. ¿Lo oyeron bien? ¿Dijo que quería que suplicaran a Evelyn
por él?
Estaban tan confundidas que se preguntaron si Sheffield las estaba halagando o
si las avergonzaba conscientemente. A pesar de su incertidumbre sobre las
intenciones reales de Sheffield, Lea rompió el silencio. En un tono teñido de
superioridad, ella dijo: "Evelyn, Sheffield es una buena persona. Es muy juguetón.
¿Por qué no dejar que el pasado sea el pasado? Perdónalo".
Luego, Gillian frunció los labios y se burló con una sonrisa malvada en su rostro:
"Hermana, hay muchas personas que no aprecian lo que tienen. Hay más de estas
personas desagradecidas de las que crees. Siempre se sienten superiores.
Incluso si saben que están equivocadas, solo esperarán a que la otra persona se
disculpe con ellos. Huh, tan ingenuas y estúpidas. De todos modos, Sheffield
siempre ha sido popular. A donde quiera que vaya, las mujeres siempre se
arrojaran sobre él. Así que, en realidad, es mejor que te aferres a él.”
Cuando Sheffield escuchó ese ridículo monólogo, estuvo a punto de golpear a la
mujer. Pero como por instinto, Evelyn le agarró la mano y le dijo en silencio que
no lo hiciera.
Pero Evelyn no iba a dejarlo pasar. Entonces, en cambio, se enfrentó a Gillian.
"Gillian, ¿has olvidado tu lugar? Voy a simplificar esto para ti, ¿de acuerdo? Como
tu jefe, te doy dos opciones. Una, no aparezcas frente a mí de ahora en adelante,
o dos, ten tu carta de renuncia en mi escritorio, a primera hora de la mañana ".
Como Gillian la había provocado una y otra vez, Evelyn finalmente decidió
deshacerse de esta alborotadora de una vez por todas.
Gillian no esperaba que Evelyn le diera el ultimátum. La fuerte y directa
declaración de Evelyn hizo que el interior de Gillian se crispara.
"Evelyn Huo, no estamos en la compañía en este momento. No tienes derecho a
obligarme a hacer nada", espetó Gillian.
"Tienes razón. De hecho, no estamos en las instalaciones de la compañía en este
momento. Pero eso no cambia nada. Sigo siendo tu jefe. Puedo hacerte volver a
la oficina y convertir tus horas fuera de servicio en horas de oficina. Te vas por
tecnicismos, ¿eh? ¿Quieres que repita lo que acabo de decir mientras estamos
en la oficina? Definitivamente puedo hacer eso ".
La cara de Gillian casi se deformó. Pero aun así, ella se defendió. "¿Qué pasa con
mi elección? ¿Qué pasa si no elijo entre las opciones que me diste? ¿Qué puedes
hacer al respecto?"
"Es simple. Si no lo haces, entonces te despediré. Aquí mismo. Ahora mismo. Así
que como puedes ver, es mejor si tomas una decisión", dijo Evelyn casualmente
mientras enfatizaba sus palabras.
Notando que Sheffield no tenía intenciones de interceder por Gilliam, Lea puso a
su furiosa hermana a un lado para hacer que se detuviera y la acerco a si misma.
Entonces dijo a Evelyn con una sonrisa “No creo que sea apropiado que hagas
esto, Evelyn. Peterson ha sido un líder dúrate toda su vida, nunca lo he visto tartar
así a sus empleados. Si alguien sabe lo que hiciste a Gilliam, no será bueno para
tu reputación.
CAPITULO 1041: DEFENDIENDO SU AMOR
"Te creo cuando dices que el Sr. Tang nunca ha tratado a sus empleados de esta
manera. Pero eso es porque nadie lo ha provocado como Gillian me ha provocado
a mí". Evelyn miró fríamente a las dos hermanas, emitiendo un aura intimidante.
Lea permaneció en silencio por un rato. Evelyn tenía razón. Teniendo en cuenta
el estatus de Evelyn y teniendo en cuenta el hecho de que Gillian lo había
comenzado, Lea hizo un esfuerzo por suavizar la situación. "Tienes razón. Es
culpa de Gillian. Me aseguraré de que ella no repita esto".
Con una actitud displicente, Sheffield le dijo a Gillian: "No muestres tu cara a
ninguno de los dos otra vez. No te quiero cerca de mí o de mi novia". Cada vez
que Gillian estaba involucrada, Evelyn se enfurecía. No quería que ella fuera
infeliz, y la mejor solución era sacar a Gillian de sus vidas.
Las palabras de Sheffield golpearon a Gillian con fuerza. No le importó lo que dijo
Evelyn, pero la advertencia de Sheffield la lastimó. Ella preguntó: "¿Cómo pudiste
hacerme esto, Sheffield?"
Él tomó la mano de Evelyn y preguntó confundido: "¿Por qué no puedo hacerte
esto? ¿Qué me importa?"
Avergonzada, Gillian se mordió el labio inferior y argumentó: "Yo ... soy la cuñada
de tu padre; ¡soy tu tía! ¡Deberías respetarme!"
Pero ella no quería ser su tía. Ella quería ser su esposa.
Sheffield se echó a reír y Evelyn se burló de su patético intento. Él respondió
sarcásticamente: "Ni siquiera acepto a tu hermana como mi madrastra. ¿Crees
que me importa un comino?"
Las dos mujeres estaban avergonzadas por sus palabras, y la cara de Lea se
congeló. Sostuvo la mano irritada de Gillian y dijo: "Sheffield, no está bien decir
esas cosas. Somos tu familia ahora. Gillian y yo solo queríamos saludar. No
queríamos que todo esto sucediera. Evelyn, no despidas a Gillian. Le encanta este
trabajo y también trabaja duro. No creo que ZL Group quiera perder a un empleado
honesto. ¿Estoy en lo cierto? "
Evelyn no estaba convencida. "Apreciamos a las personas con talento. Pero no
permitiré que alguien tan poco ético trabaje para mí".
Agarrando la mano de Gillian con fuerza, Lea continuó con una sonrisa forzada:
"Evelyn, no olvides que somos la familia de Sheffield. Si yo fuera tú, no iría en
contra de la familia Tang antes de casarme con la familia".
Evelyn entendió que Lea estaba dando a entende, si era lo suficientemente
inteligente, no haría enemigas a las hermanas antes de casarse con Sheffield.
¿Me está amenazando esta mujer? Ella sonrió ante su audacia. Un aura fría
emanaba de Evelyn. "Si no puedo casarme con Sheffield por Gillian..."
Cambió su mirada aguda hacia Gillian y continuó fríamente, "... Me aseguraré de
que ella nunca se case tampoco".
Sheffield soltó la mano de Evelyn y aplaudió con todo su corazón, ignorando el
color que desaparecía de los rostros de las hermanas.
Él solía pensar que Evelyn era solo una mujer distante, pero se dio cuenta de que
ella era una CEO malvada. Dijo lo que pensaba y mantendría sus palabras, sin
importar quién fuera el oponente. No tenía miedo a las amenazas, y no se lo pensó
dos veces antes de lanzar amenazas a quien se atreviera a meterse con ella.
Tenía suficiente dinero y guardaespaldas más que capaces. Y bueno, ella tenía a
Carlos Huo. Nadie podía tocarla. Evelyn podría arrodillar a cualquiera si así lo
deseara.
Le lanzó una mirada fría a Sheffield, que seguía aplaudiendo y riendo. Ella tenía
que tratar con estas dos mujeres por su culpa. ¡Y aquí estaba, divirtiéndose viendo
el espectáculo! "¡Sheffield Tang! Dime qué piensas realmente sobre esto", exigió.
La tomó en sus brazos y la besó en los labios mientras las dos mujeres miraban
con desprecio.
"¿Lo que realmente pienso? ¿No es obvio?"
"Contéstame. Tienes demasiadas moscas a tu alrededor. Estoy cansada de lidiar
con ellas". Primero fue Dollie, y ahora Gillian.
"¿A quién llamas mosca?" Gillian preguntó enojada.
Volviéndose hacia ella, Evelyn dijo: "Estoy hablando de ti, Gillian Chi. Tú eres la
que sigue a Sheffield como una mosca. ¿Qué? ¿Tienes algún problema conmigo?
Entonces, deja el trabajo y vete".
Gillian se estaba volviendo loca. "¡Cállate! ¡No te atrevas a amenazarme! ¡Nunca
había visto a una mujer tan arrogante en mi vida! ¡Eres una monstruosidad!"
Se apresuró hacia adelante y levantó la mano para abofetear a Evelyn. Sheffield
intervino al agarrar su muñeca y la empujó.
Lea exclamó en estado de shock e intentó atrapar a Gillian. Pero él era fuerte, y
ella tuvo que ver a su hermana caer al suelo.
Ignorando la mirada avergonzada y herida en el rostro de Gillian, Sheffield se paró
frente a Evelyn. Dijo en tono frío: "Ahora solo lo estás pidiendo problemas, Gillian.
¿Cómo te atreves a levantar tu mano contra mi mujer? Intenta eso de nuevo y te
cortaré la mano. Esto no es una amenaza, es una advertencia. "
"Sheffield ..." Gillian miró al hombre con incredulidad. Nunca antes había visto
una expresión tan aterradora en su rostro. La había tratado tan duramente por otra
mujer. «Por esa mujer», pensó, mirando a Evelyn.
Como ya no quería tener nada que ver con Gillian, Evelyn se volvió hacia Lea.
"Sra. Tang, espero que le enseñe algunos modales a su hermana. Si se atreve a
meterse conmigo o con mi novio nuevamente, las cosas no serán tan fáciles la
próxima vez".
Lea ayudó a su hermana. Estaba enojada por lo que le había sucedido a Gillian,
pero no tuvo más remedio que aguantar a la pareja, ya que eran Evelyn Huo y
Sheffield Tang. Eran demasiado poderosos para ella. Con un simple asentimiento,
dijo: "Esto fue culpa de Gillian. Como su hermana mayor, me disculpo en su
nombre. Lo siento".
Evelyn no se molestó en responder. Tomó la mano de Sheffield y abandonó el
lugar. Después de que entraron en el auto, ella suspiró.
Sheffield sonrió y besó suavemente sus labios. Haciendo mimos: "No te enojes
ahora, ¿de acuerdo?"
Evelyn le devolvió la sonrisa y dijo: "Estoy tan molesta con ella".
Sheffield le cogió la mano. "Fue mi culpa."
Su tono suave disipó la molestia en ella. "Bueno, ya que estás de acuerdo en que
fue tu culpa, ¡aléjate de otras mujeres de ahora en adelante!"
"Sí, cariño. ¡Como digas!" Sheffield la abrazó y la besó de nuevo. Evelyn le
devolvió el beso.
"Este beso es tu recompensa por tu buen comportamiento esta tarde y por
hacerme un gran favor".
Sheffield sonrió, "El beso no es suficiente. Eve ..."
Se acercó a ella, pero ella lo empujó. "Bien. ¡Pero no ahora, y definitivamente no
aquí! Vámonos. Tengo una cena importante. Recógeme cuando termine, e iremos
a tu casa, ¿de acuerdo?"
"Suena bien", la comprometió y la besó de nuevo antes de dejarla ir.
Esa noche, antes de que Sheffield pudiera recoger a Evelyn de la cena, lo llamaron
por una emergencia en la sucursal.
Tenía que ir a lidiar con eso.
En su camino, la llamó. Ella estaba en medio de la cena. "Peterson Tang no puede
hacerlo, así que tengo que ir allí. Es la forma más fácil de resolver el problema ".
CAPITULO 1042 : PAPI
"Entiendo, Sheffield. Mi padre tiene que hacer viajes de negocios de emergencia
todo el tiempo. Te estaré esperando", dijo Evelyn por teléfono.
"Buena chica", dijo Sheffield.
Hablaron un rato más. Más exactamente, se burló de Evelyn por un tiempo más.
Ella regresó a su cena después de la llamada telefónica.
Cuando regresó a la mansión esa noche, Gwyn todavía estaba despierta. Carlos
y Debbie no estaban en casa, así que estaba jugando con Terilynn.
Cuando la niña vio a su madre, abrió mucho los ojos. La miró por unos segundos
y luego caminó hacia Evelyn con la pelota de baloncesto en sus manos. "Mami..."
El corazón de Evelyn se derritió cuando escuchó su dulce voz llamándola. Ella
aceleró el paso y corrió hacia Gwyn. "Cariño, ¿estás jugando baloncesto con tu
tía?"
Carlos les había dicho a las criadas que limpiaran la pelota para que Gwyn pudiera
jugar con ella en el interior también.
Gwyn no dijo nada. Ociosamente apoyada contra la cabecera de la cama, Terilynn
dijo con voz hambrienta: "Hermana, finalmente has venido a liberarme. ¡Gracias
a Dios! ¡Estoy agotada!" Gwyn era una niña dulce, pero cuidar niños era muy
agotador.
Si se tratara de un travieso niño en lugar de Gwyn, habría perdido fácilmente
algunas libras todos los días.
"¿A dónde fueron papá y mamá?" Preguntó Evelyn.
"A un concierto. Sabes, sacrifiqué la oportunidad de tener una cita para estar con
ella, pero esta niña todavía no muestra ningún aprecio. Ni siquiera me llama 'Tía'.
No es lindo." Terillynn hizo un puchero. Gwyn le sonrió ampliamente, revelando
pequeños dientes blancos.
Esa sonrisa encantadora tomó a Terilynn por sorpresa, e involuntariamente le
devolvió la sonrisa a su dulce y pequeña sobrina. "¡Ah, ah, es suficiente! Sé que
eres adorable. ¡Deja de persuadirme con tu ternura!"
Evelyn se rió de su interacción juguetona. Besó a Gwyn en su mejilla. "Querida,
dile buenas noches a tu tía. Ahora iremos a nuestra habitación".
No hubo respuesta de Gwyn, excepto una sonrisa.
Algo se le ocurrió a Terilynn en ese momento. Se sentó y le guiñó un ojo a Gwyn
antes de volverse hacia Evelyn. "Eve, ¿vas a contarle a Sheffield sobre el bebé
después de casarte?"
Evelyn había pensado en esto antes. Ella sacudió su cabeza. "Nunca he visto
cómo se llevan Sheffield y Gwyn. Encontraré una oportunidad para pasar el rato:
tú, yo, Sheffield y Gwyn. Decidiré si decírselo o no después de saber con certeza
si se conectan bien."
Si a Sheffield realmente le gustara Gwyn, ella le contaría sobre su verdadera
identidad. Gwyn finalmente tendría a su padre. Pero si a él no le gustaba la niña,
ella decidió mantener la identidad de Gwyn en secreto para él el mayor tiempo
posible.
"Bueno, está bien. Pero realmente creo que él adora a Gwyn. He visto la forma en
que la mira, al igual que un padre miraría a su hija".
"Hmm" Después de todo, Gwyn era su hija biológica. Era algo natural.
Evelyn llevó a Gwyn a su habitación y la puso sobre la cama. Se puso en cuclillas
al lado de la cama, miró a su hija y dijo: "Gwyn, mamá te va a decir algo".
Sosteniendo la pelota de baloncesto en sus pequeñas manos, Gwyn la miró, como
si esperara que su madre continuara.
Después de dudar un momento, Evelyn finalmente volvió a hablar. "Mami nunca
te ha mencionado a papá, ¿verdad? Gwyn, tienes un padre".
Evelyn no sabía si era solo su imaginación, pero parecía que los ojos de Gwyn se
iluminaron ante la mención de su padre. Se había ido cuando miró más de cerca.
Ella continuó: "Tu padre es un hombre muy guapo y muy vigoroso. Solía ser
médico, pero ahora trabaja en una compañía como mamá". Evelyn sonrió y se
sentó más cerca de su bebé. "Es mucho más capaz que mamá. Sabe todo sobre
tecnología de la información, puede tocar el piano, realizar operaciones
complicadas, jugar al golf y muchas otras cosas. ¿Qué tal si te llevo a ver a tu
padre algún día pronto, eh?"
El cuarto estaba muy tranquilo. Gwyn parpadeó, pero todavía no dijo nada.
Evelyn enterró la cara en el pequeño hombro de su hija y dijo: "Lo tomaré como
un sí".
Gwyn soltó la pelota de baloncesto y acarició suavemente la espalda de Evelyn,
tal como Debbie lo hacía para consolarla. Con lágrimas en los ojos, Evelyn
continuó: "Cariño, tu abrazo es tan cálido. Me encanta".
"Mami." Su voz infantil sonó claramente en la habitación tranquila.
Evelyn levantó la cabeza para tocar la frente de la niña. "Bebé, estoy aquí".
Gwyn aplaudió con una amplia sonrisa. "¡Papi!"
'¿P-papi?' Evelyn estaba aturdida.
Esta era la primera vez que escuchó a Gwyn decir "Papi". Y sonaba tan dulce
como cuando dijo "Mami".
La voz de Evelyn se quebró cuando dijo: "¡Mi niña, te llevaré a conocer a tu papá
tan pronto como él regrese!"
Gwyn volvió a aplaudir y Evelyn se echó a reír junto con su hija. No podía esperar
a que Sheffield volviera.

EN LA FAMILIA TANG
Peterson abrió la puerta de la habitación con el abrigo en la mano. Al escuchar el
sonido, Lea se secó rápidamente los ojos. Su acción no escapó a la atención de
Peterson. "¿Que pasó?"
Lea sacó un pañuelo y se limpió los ojos nuevamente. Luego se dio la vuelta y
dijo: "Nada. Has vuelto".
Podía decir por sus ojos rojos que había estado llorando por un tiempo.
"¿Alguien te molestó? ¿Quién fue?" La cara de Peterson se oscureció. Le entregó
su abrigo.
Su aliento olía a alcohol. Obviamente, acababa de regresar de una cena de
negocios.
Aunque la compañía había sido entregada a Sheffield, él todavía era un accionista
importante y tenía que asistir a diversas actividades sociales.
Lea sacudió la cabeza y dijo con voz suave: "Nadie. ¡Ve a tomar una ducha!"
Peterson frunció el ceño. Ella se veía muy molesta.
"Dime." La voz del hombre no dio espacio para discusión. Mordiéndose el labio
inferior, Lea habló vacilante.
"Bueno, Gillian y yo nos encontramos con Sheffield y Evelyn en el desfile de moda
masculina organizado por ZL Group hoy".
Peterson había oído que Sheffield había modelado esa tarde. ¿Cómo podría no
saberlo? Actualmente, todos en Y City lo sabían.
Si Sheffield lo hubiera hecho por cualquier otra mujer, habría explotado de rabia.
Pero esto fue para Evelyn Huo, la hija de Carlos Huo. Entonces, había hecho todo
lo posible para mantener su ira bajo control.
"Continua."
"Naturalmente, Gillian y yo fuimos a saludarlos. Dado que pronto seremos una
familia, pensé que era necesario mantener una buena relación con ellos".
"Eso es lo correcto".
"Y como sabes, Gillian es la ex novia de Sheffield. Evelyn la odia e incluso
amenazó con despedirla. Gillian estaba enojada y discutió con ella. Evelyn
amenazó con que, si no podía casarse con la familia Tang por culpa Gillian,
entonces ella ¡se aseguraría de que Gillian nunca pudiera casarse con nadie en
su vida! ¡E incluso llamó a Gillian una ... una mosca! ¡Nos estaban intimidando! "
Peterson no estaba interesado en conflictos entre mujeres. Preguntó
pacientemente: "¿Qué estaba haciendo Sheffield mientras todo esto sucedía?"
CAPITULO 1043:
CAUSANDO UN LIO.
"Fui realmente herida por Sheffield. No solo se negó a reconocerme como su
madrastra, sino que también dijo que no le importaba Gillian. Peterson, he estado
tratando de desarrollar una buena relación con Sheffield desde que regresó. Pero
como puedes ver, él no lo aprecia, y nos trata como si no fuéramos nada para él.
E incluso lastimó a Gillian. No lo entiendo. Ella todavía siente algo por él. ¿Qué
tiene de malo?” Las lágrimas se derramaron por las mejillas de Lea nuevamente.
Peterson ahora tenía una idea clara de lo que había sucedido. Lea y Gillian habían
sido avergonzadas por Evelyn y Sheffield. Entonces ahora, Lea estaba tratando
de vengarse de ellos, esperando que Peterson tomara represalias.
Juntando las cejas, Peterson respondió: "Te lo dije antes. Sheffield es rebelde;
siempre lo ha sido. No escucha a nadie. Por lo tanto, no tiene sentido enojarse
con él. Y sobre Evelyn ... bueno, nació con una cuchara de plata en la boca. Al
igual que su padre, Carlos, es mandona y dominante. Nadie en esta ciudad se
atrevería a ofender a la familia Huo. De ahora en adelante, aléjate de Sheffield y
Evelyn. Y dile a Gillian que no interfiera en sus asuntos. Todo estará bien si solo
los dejan ".
Aunque Sheffield era rebelde, tenía una cualidad que Peterson realmente
admiraba: era bastante insensible a criticas o insultos.
Peterson supuso que Evelyn debía haber aceptado salir con él debido a su
descarada persistencia. Por supuesto, era obvio que Sheffield tenía un profundo
amor por Evelyn. De lo contrario, nunca habría regresado para hacerse cargo de
Theo Group.
A Peterson no le importaba quién le gustara Sheffield mientras regresara y se
hiciera cargo de la empresa.
Y dado que Sheffield estaba aquí ahora, ocupándose de los negocios como CEO,
a cambio, Peterson estaba dispuesto a ayudar a su hijo en todos los demás
aspectos de su vida.
Si se cruzaba en el camino de Sheffield, Peterson asumía que su hijo enfurecido
podría cambiar el destino de la familia Tang en cuestión de minutos y dejar a Theo
Group en un completo desastre.
No tenía más remedio que dejar que su hijo tuviera lo que quisiera para poder vivir
una vida feliz.
Lea miró a su esposo en estado de shock. Ella había dejado de llorar. No podía
creer que él acabara de decir eso. ¿Que quiso decir con eso? ¿Quiso decir que
todo fue culpa suya y de Gillian? "Peterson, ¿vas a dejar que Sheffield sea tan
terco todo el tiempo?"
“Sé muy bien lo terco que puede ser. En solo unas pocas semanas desde que se
hizo cargo de la compañía, el declive de la tasa de valor de mercado de Theo
Group se ha desacelerado. Aunque puede no ser demasiado obvio en este
momento, no continúa cayendo. El precio de la acción también está mejorando.
Su capacidad y contribución al rápido crecimiento valen la pena. Él sabe lo que
está haciendo. Él trabaja duro todos los días. Así que deberías dejar de tratar de
encontrarle fallas ". Si Peterson fuera completamente honesto, habría dicho que
no le importaba si Sheffield las había insultado a ambas. Mientras continuara
haciendo maravillas para la compañía, Sheffield podía hacer lo que quisiera con
su vida personal.
En lo que respectaba a Peterson, Lea era alguien que lo atendía, que lo
acompañaba cuando iba a un compromiso social y satisfacía su deseo sexual
cuando regresaba del trabajo. Era todo lo que quería de ella. Y esta no tenía que
ser Lea necesariamente. Si no era ella, podría conseguir otra mujer que pudiera
satisfacer sus necesidades.
Nunca se volvería contra Sheffield por el bien de otra mujer.
Tal vez fue porque ella estaba al tanto de sus pensamientos y su perspectiva
sobre una mujer que Lea pensó que no debería seguir haciendo escándalo.
"Tienes razón. Sheffield ya tiene dificultades para dirigir la compañía. Le pediré a
Gillian que no lo moleste de nuevo".
Tenía treinta y dos años, todavía era joven y hermosa. Peterson tenía sesenta y
seis. Estaba claro por qué había renunciado a muchos hombres de su edad y se
había casado con un hombre que tenía la edad suficiente para ser su padre.
Dinero. Su herencia.
La familia Chi no era pobre, pero no eran nada en comparación con la familia
Tang.
Y después de casarse con Peterson, nunca tuvo que preocuparse por el dinero.
Gillian estaba loca por las marcas famosas. Su gasto mensual era enorme. Lea
era quien la apoyaba financieramente.
Peterson asintió con la cabeza. "Me alegra que lo entiendas. Masajea mis sienes
ahora. Bebí demasiado esta noche".
"Seguro."
En el Grupo ZL
Evelyn firmó el documento en su mano y se lo entregó a Nadia. "Deja de hacer lo
que estés haciendo y ven al departamento de finanzas conmigo. No pude
comunicarme con el gerente Wang por teléfono. Debo encontrarla de inmediato.
Es importante". Se levantó de su asiento y salió de la oficina, sin molestarse en
ordenar los documentos en el escritorio.
En el departamento de finanzas
Evelyn leyó el archivo en sus manos mientras caminaba, con Nadia siguiéndola
de cerca. Evelyn ordenó: "Deje este asunto al Sr. Xu. El contrato contiene un bono
de cinco por ciento. Para fin de año, no debería haber menos de—"
"¡Señorita Huo, tenga cuidado!" Nadia llamó e intentó arrastrar a Evelyn, pero ya
era demasiado tarde.
¡Bang! La taza de té en la mano de Gillian cayó al suelo, y el té y sus hojas se
derramaron sobre el traje de Evelyn y el piso.
Gillian parecía nerviosa, como si no hubiera notado a Evelyn antes. Se disculpó,
"Lo siento, señorita Huo. No la vi".
Evelyn no podía ver un rastro de culpa en los ojos de la mujer. Ella trató de
recordar lo que había sucedido—estaba caminando hacia la esquina, y esta
persona chocó con ella de repente.
Al principio, no estaba segura de si Gillian lo había hecho intencionalmente, pero
estaba segura después de ver la mirada engreída en el rostro de Gillian.
Evelyn miró su traje azul claro, que ahora estaba manchado por el té. Era difícil
quitar las manchas de té de la tela, por lo que su traje estaba estropeado.
El caos llamó la atención de todos en el piso.
Nadia rápidamente tomó prestados pañuelos mojados de las damas cercanas.
Varias empleadas se adelantaron y le entregaron sus pañuelos a Nadia.
"Señorita Huo, use la mía".
"Mi pañuelo húmedo contiene detergente. Úselo rápidamente".
"Déjeme limpiarlo para usted, señorita Huo. Mejor nos apuramos antes de que la
mancha se extienda".
Un par de colegas se reunieron alrededor de Evelyn para ayudarla a lidiar con la
situación.
Miró a Gillian, que estaba parada no muy lejos de la pequeña multitud que la
rodeaba. En ese momento, Gillian se sintió complaciente debido a la mancha en
el traje de Evelyn.
Evelyn les dijo a los empleados: "Gracias, chicas. No es gran cosa. Vuelvan a
trabajar ahora".
Su traje estaba acabado. No tenía sentido ningún control de daños ahora.
Gillian sabía que no era rival para Evelyn en términos de antecedentes familiares,
por lo que su única forma era usar trucos sucios como este. Después de que las
chicas se fueron, fingió una mirada de disculpa una vez más. "Lo siento mucho,
señorita Huo. Llevaré su traje a la lavandería de inmediato".
"No, gracias", Evelyn se negó fríamente. No tenía tiempo de tratar con Gillian
porque tenía algo importante que discutir con Tracy.
En este momento, dos personas caminaron hacia ellos desde detrás de Evelyn.
Su presencia calmó a todo el departamento de finanzas. Los empleados ni
siquiera se atrevieron a levantar la cabeza de su trabajo.
Evelyn no los notó y estaba a punto de irse.
Para su sorpresa, lo que dijo Gillian a continuación sonó aún más escandaloso
que sus acciones. "Señorita Huo, sé que me equivoqué. Por favor, no me
despidan".
Evelyn la miró confundida. ¿Qué quiere esta mujer ahora? Ella se preguntó.
CAPITULO 1044
QUERIDO SHEFFIELD
Gillian suplicó: "Sheffield y yo estamos profundamente enamorados. Señorita
Huo, por favor, deje de molestarlo. Sé que nació con una cuchara de plata en la
boca y no soy tan buena como usted, pero no me haga esto. . ¡Por favor no robes
a mi novio! "
Casi todos en la ciudad sabían sobre Sheffield y Evelyn; Los empleados del
Grupo ZL no eran la excepción.
Pero el repentino estallido de Gillian los tomó por sorpresa. Aunque estaban
sorprendidos por la noticia, no se atrevieron a levantar la cabeza para mirar a
Gillian o a Evelyn. Solo podían usar sus oídos mientras fingían estar absortos en
el trabajo.
Muchos en el departamento de finanzas sabían que Sheffield había ido una vez
como acompañante de Gillian para la cena del departamento. Por lo tanto, al
menos algunos de ellos no estaban seguros de qué creer.
"¿Que está pasando aqui?"
Una voz familiar vino desde detrás de Evelyn. Se dio la vuelta y preguntó
sorprendida: "¿Papá?"
"¿Sr. Huo?" Gillian dijo en fingida sorpresa. Ella lo había visto mucho antes
caminando hacia ellos.
Carlos y Dixon se acercaron a las dos mujeres. Carlos miró a Gillian, sus ojos tan
afilados como puñales.
"¿Que acabas de decir?" preguntó.
Hubo un silencio a su alrededor. Ese era el tipo de poder que Carlos ejercía; la
situación estaba ahora bajo su completo control.
Gillian se sorprendió por su mirada penetrante. Bajó la cabeza para evitar su
mirada aguda e intentó sonar molesta.
"Sheffield me dijo que estaba siendo forzado a estar con la señorita Huo. Ella es
tan dominante que no tiene más remedio que escucharla".
Había escuchado que Carlos estaba en contra de la relación de Evelyn y Sheffield,
por lo que supuso que él aprovecharía esta oportunidad para separarlos para
siempre.
Después de todo, Sheffield estaba en otra ciudad en este momento. No había
forma de que se defendiera.
Carlos pasó junto a la señora de la limpieza y miró la mancha de té en el traje de
Evelyn. "¿Quién ensució tu traje?"
Su tono se suavizó cuando se acercó a su hija. Evelyn lanzó una mirada de reojo
a la ansiosa Gillian y explicó: "Me choqué con la señorita Chi por accidente". No
estaba segura de si su padre creería las palabras de Gillian y mal entendería su
relación con Sheffield.
Carlos se volvió hacia Gillian. "¿No eres la supervisora del departamento de
finanzas que fue degradada por Evelyn recientemente?"
Algunos de los empleados levantaron la vista discretamente a este punto. Gillian
se sintió avergonzada de que él lo hubiera mencionado. Sin embargo, ella
respondió: "Sí, señor Huo".
"Evelyn, eres demasiado amable. ¿Cuál es el punto de mantener a una empleada
como ella en el Grupo ZL? Deberías haberla despedido", dijo Carlos con frialdad,
y luego se volvió hacia Gillian. "Acabas de decir que Sheffield te amaba. Entonces,
¿por qué se casa con Evelyn?"
Evelyn sabía que Carlos no abandonaría el asunto fácilmente. Ella tiró de su traje
y le susurró: "Papá, hay empleados aquí. Hablemos de eso cuando volvamos a la
oficina, ¿de acuerdo?"
Carlos la miró mientras ella trataba de tirar de él. Evelyn, esto debería resolverse
delante de ellos. De lo contrario, la gente lo malentenderá y te arrojará barro. Se
mantuvo firme. "¿Por qué deberíamos irnos? Todos han visto y escuchado lo que
está sucediendo aquí. Por lo tanto, es mejor que resolvamos este problema de
inmediato".
Su tono era firme, y Evelyn sabía que no tenía sentido discutir con su padre
después de que él hubiera tomado una decisión. Eso solo serviría para hacerlo
enojar.
Pero Gillian todavía esperaba que Carlos no permitiera que su hija estuviera con
Sheffield después de esto. Ella respiró hondo y dijo: "Sr. Huo, como dije, Sheffield
se ve obligado a estar con la señorita Huo. Me dijo que había ido sola a D City
para volver a estar con él".
Evelyn no pudo evitar resoplar. '¿De Verdad? ¿Ella quiere jugar este pequeño
truco delante de mi padre? Qué ingenuo.
Carlos respondió con voz fría: "Bien. Te creo".
Luego, se volvió hacia Evelyn. "¿Por qué no lo dejas ahora? Veamos si todavía
está dispuesto a elegirte por encima de la señorita Chi".
Gillian no estaba segura de a dónde iba esto, pero asintió y dijo: "Está bien.
Gracias, señor Huo".
Después de un momento de consideración, Carlos dijo: "En realidad, tenemos a
mucha de nuestra gente aquí, mientras estás sola. La gente podría pensar que te
estamos intimidando. ¿Qué tal esto? Llamas a Sheffield y le dices que Evelyn no
lo quiero más. Veamos qué dice. Oh, no olvides ponerlo en el altavoz. Queremos
escuchar lo aliviado que está después de ser abandonado por Evelyn ".
Gillian se congeló. ¿Me pide que llame a Sheffield? Ella logró forzar una sonrisa
mientras sus manos y piernas temblaban. "Sr. Huo, está en un viaje de negocios.
Puede estar ocupado".
Carlos levantó las cejas. "Eso no es verdad. No importa cuán ocupado esté un
hombre, siempre se tomaría el tiempo para atender una llamada de su amada
mujer. Yo también he estado en el lugar de Sheffield y nunca perdería una llamada
de mi esposa".
Justo cuando Carlos terminó sus palabras, los empleados volvieron la cabeza
hacia él. Alguien exclamó en voz baja: "¡Oh, Dios mío! ¡El señor Huo mima tanto
a su esposa! Simplemente confesó su amor por ella en voz alta".
"¡Es un esposo increíble!"
"Tiene razón. La señorita Chi solo necesita hacer la llamada telefónica y sabremos
si está diciendo la verdad".
Gillian se quedó allí parada, sin saber qué hacer. La cara de Carlos se oscureció.
La temperatura a su alrededor parecía haber disminuido a niveles de congelación.
"¿Sabes cuánto está perdiendo esta compañía mientras Evelyn y yo estamos
parados aquí, sin hacer nada? ¿Puedes permitirte compensarlo? No pierdas
nuestro tiempo. ¡Llámalo ahora!"
Carlos ladró, sus ojos ferozmente fijos en ella.
Gillian tembló de miedo. Buscó el teléfono en su bolsillo y lo abrió lentamente.
Carlos sabía que ella estaba perdiendo el tiempo. "Haz la llamada por ella", le
ordenó a Nadia.
"Sí, señor Huo", respondió ella, mirando a la mujer con desprecio. Primero, fue
Dollie. Y ahora, esta señora. ¿Por qué hay tantas mujeres sin cerebro alrededor
de Sheffield? pensó para sí misma.
¿Realmente cree que puede competir con la señorita Huo? La señorita Huo puede
tratar con esta mujer incluso sin la ayuda del señor Huo. Ella no era una presa
fácil.
No importa cuántas mujeres aparezcan para destruir su relación con Sheffield, la
señorita Huo siempre encontrará la forma de lidiar con ellas.
Nadia arrebató el teléfono de Gillian de sus manos temblorosas y buscó en su
lista de contactos. "Señorita Chi, ¿cómo guardó el contacto del Sr. Tang?"
Gillian no respondió. Evelyn suspiró y dijo con indiferencia: "Busca el número,
1881212 ..." Se detuvo después de decir "1212". Era su cumpleaños.
Después de recitar los últimos cuatro dígitos del número de teléfono de Sheffield,
la voz de Evelyn se apagó. Ella recordó que su cumpleaños era en marzo.
Fue entonces cuando finalmente se dio cuenta de que su número de teléfono era
una combinación de sus cumpleaños.
Cuando Nadia vio el nombre guardado en el teléfono de Gillian, tosió avergonzada
y dejó que Evelyn viera el nombre del contacto –Querido Sheffield.
Gillian se sonrojó. Ella trató de recuperar su teléfono, pero Nadia le recordó
fríamente: "Señorita Chi, por favor, compórtese".
Presionó el botón de llamada y se escuchó el tono de llamada de Sheffield. Era
una canción de Debbie.
Evelyn lanzó una rápida mirada a Carlos, que miraba furioso el teléfono de Gillian.
Si las miradas pudieran matar, ¡su teléfono ya habría explotado!
No tenía idea de que Sheffield se había convertido en fanático de su esposa.
Mientras esperaban a que Sheffield contestara la llamada, Evelyn le dijo a la
sombría mujer: "Su número de teléfono es una combinación de mi cumpleaños y
el suyo. Y su tono de llamada es la canción de mi madre. ¿Entiende lo que esto
significa, señorita Chi?"
Gillian estaba sin palabras.
CAPITULO 1045:
TODOS ATACAN A ALGUIEN CUANDO ESTAN DESVENTAJA

Al escuchar la pregunta de Evelyn, la gente que no creía en Gillian comenzó a


maldecirla.
"Gillian es tan audaz. ¡Intentó separar al señor Tang y la señorita Huo!"
"Estoy bastante seguro de que están enamorados. ¿Viste su declaración de amor
a la señorita Huo? Lo colocó en la pantalla LED de Theo Group para que todos
pudieran verlo. ¿Por qué no lo hizo por Gillian? ¡Probablemente porque ella es
una mentirosa!”
"El Sr. Tang es muy romántico. Incluso hizo un número de teléfono personalizado
que combinaba los cumpleaños de él y de la señorita Huo. ¡Realmente es mi tipo
ideal!"
Los empleados seguían susurrándose mientras esperaban que Sheffield
contestara el teléfono.
Pero él no respondió.
A petición de Carlos, Nadia volvió a llamar. Aun así, nadie respondió.
Todos dieron un suspiro colectivo de alivio cuando la llamada fue respondida a la
tercera vez.
La atractiva voz de Sheffield resonó en todo el departamento de finanzas. "Gillian
Chi, te advertí que no te metieras más conmigo. ¿Recuerdas? Será mejor que sea
importante. No me gusta perder el tiempo". Su voz estaba llena de evidente
impaciencia.
La cara de Gillian estaba tan roja como un tomate. Estaba tan avergonzada que
deseó poder desaparecer en el aire.
Después de un momento de silencio, la voz del otro lado se volvió más fría. "No
me llames de nuevo". "Bip, bip, bip—"
Colgó el teléfono.
Evelyn sonrió. Sheffield había jugado bien su papel, aunque no tenía idea de lo
que estaba pasando aquí.
Las voces que se susurraban se volvieron moletas. No se imaginaban que Gillian
podría ser tan perra.
Sin darle a Gillian la oportunidad de hacer nada, Evelyn sacó su teléfono e hizo
una llamada a Sheffield.
El teléfono volvió a sonar. Era el mismo tono de llamada. Pero la diferencia fue
que Sheffield la tomó casi apenas comenzaba a sonar.
La voz suave y sorprendida del otro lado era totalmente diferente de la anterior
impaciente. "Eve, mi amor, ¿ya me extrañas?"
"¡Ejem!" Evelyn se atragantó con la saliva y tosió.
Gillian pronto fue abandonada como tema de discusión. Ahora de lo único que
querían hablar era de lo dulce que Sheffield era con Evelyn.
Su tos no fue fuerte, pero Sheffield lo notó de todos modos. Inmediatamente se
puso nervioso. "¿Estás enferma? Deberías cuidarte mejor. Eve ..." El personal no
escuchó lo que dijo después porque Evelyn apagó el altavoz. Evelyn puso su
teléfono cerca de su oreja y bajó la cabeza para mirar sus zapatos.
"No estoy enferma. Hablamos más tarde", dijo en voz baja.
"Bueno, está bien. Cuídate. Volveré cuando pueda".
"Bueno."
Después de que Evelyn colgó, Carlos le dijo a Dixon: "¡Dixon, despide a esa mujer
ahora! ¡ZL Group nunca la volverá a contratar! ¡Oh, no olvides deducir la tarifa de
compensación por el traje de Evelyn de su salario!"
"Sí, señor Huo".
Después de eso, ignorando la reacción de Gillian, se volvió hacia Evelyn y le
preguntó: "¿También estás aquí por la señorita Wang?"
"Sí, no puedo comunicarme con ella". Hubo una emergencia, por lo que Evelyn
fue al departamento de finanzas.
Carlos le preguntó a otro empleado: "¿La señorita Wang vino a trabajar hoy?"
"No, ella no vino a la oficina hoy".
Carlos asintió y le dijo a Evelyn: "Vete a casa. Yo me encargaré".
"Gracias Papa."
Padre e hija salieron del departamento de finanzas con sus asistentes.
Gillian sostuvo su teléfono celular y se apoyó contra la pared débilmente. Ella
recibió miradas extrañas de sus compañeros de trabajo.
"Gillian Chi". El nuevo supervisor del departamento de finanzas se acercó y miró
a Gillian con burla. "¿Qué creías que estabas haciendo, jugando con la señorita
Huo? ¿Quieres morir?"
Gillian guardó silencio.
"Casi mata a tres empleados varones haciéndolos correr hasta que cayeron al
suelo. ¿Nadie te lo dijo?"
Gillian nunca había escuchado esta historia antes.

"Esos tres eran verdaderas piezas trabajo. Siempre fueron groseros y ofensivos
con las mujeres que trabajan aquí. La señorita Huo decidió darles una lección. Y
los observó todo el tiempo. ¡Sus corazones podrían haber estallado!" Si los tres
empleados desobedecían la orden o decidían renunciar, tendrían que pagar una
tarifa de terminación del contrato. Entonces, no tuvieron más remedio que aceptar
el castigo.
"Y, uno de los gerentes de nuestra compañía estuvo muy enamorado de ella y
trató de perseguirla. Ella despidió a ese tipo. Deberías haber agradecido que solo
te degradara. Pero aun así fuiste y la molestaste de nuevo. ¡Te lo mereces!" se
burló el supervisor.
Una de las mujeres le susurró a su compañero de trabajo: "La señorita Huo es la
imagen de la confianza. Solo se sonrojó un par de veces cuando habló con el
señor Tang. Es la verdadera princesa y novia del señor Tang. La señorita Chi
simplemente actuó como una niña asustada. Así que intentó trucos sucios para
intentar que el Sr. Tang y la señorita Huo rompieran. ¡Qué puta! "
Todos critican a alguien cuando están en desventaja. Esa era exactamente la
situación en la que Gillian estaba ahora. Desde que fue despedida por la
compañía, todos querían deshacerse de ella. Gillian obviamente no era popular
entre sus colegas. Eso era así porque era arrogante y dominante sin importar en
qué posición se encontraba.
El empleado que la llamó puta no era otro que Lily Xu, a quien Gillian había
regañado. Lily finalmente tuvo la oportunidad de vengarse de ella.
Gillian apretó los dientes. Cuanto más lo pensaba, más se enojaba. Sacó su
teléfono y le envió un mensaje a Evelyn, diciendo: "Crees que ganaste, ¿eh?
Bueno, ¿sabes que Sheffield se acostó con su cuñada? Coqueteó con una mujer
casada. Es absolutamente cierto. Y ahora que él está de vuelta en la familia Tang,
se volverá a enrollar con ella. Piensas que eres tan sexy. Pero Kaylee Lou es
mucho más sexy que tú. Todos los chicos babean por ella ".
Después de cambiarse de ropa, Evelyn estaba a punto de hacer una llamada
telefónica cuando vio el mensaje de Gillian.
Sterling ya se lo había dicho. Entonces, la cuñada de Sheffield era Kaylee Lou.
Ignorando el mensaje de Gillian, Evelyn llamó primero a alguien más.
Gillian estaba segura de que Evelyn estaba devastada. Por eso le envió un
mensaje de texto nuevamente. "No tienes que fingir que amas mucho a Sheffield.
No puede vivir sin mujeres a su alrededor. Hace dos días, lo vi coquetear con
Kaylee de nuevo. Apuesto a que nunca te lo dijo. Porque estoy segura de que
Sheffield nunca pensó en presentarte a la familia ".
Gillian aún no había terminado. Ella continuó escribiendo: "Cuando estaba con él,
él dijo que le gustaban las mujeres lindas y dulces, como una pequeña princesa.
Pero tú te comportas más como una reina mandona. Ustedes son terribles el uno
para el otro. Incluso si están juntos ahora, su relación no durará mucho "
Después de colgar, Evelyn miró el flujo constante de invectiva que Gillian estaba
enviando a su bandeja de entrada. Ella realmente quería bloquear a Gillian.
Finalmente, ella respondió con calma. "Gracias por el cumplido. No soy una reina,
solo Evelyn Huo. Pero ya que fuiste allí, piénsalo de esta manera: seré una
pequeña princesa cuando esté con Sheffield, y sin él, soy la Reina. Además, si él
realmente me ama, me amará pase lo que pase. ¡No le importará si soy una linda
princesa o una reina mandona! ¿Y qué si él tiene un pasado? Todos lo tienen.
¿Quieres algún consejo? Hazlo mejor. No te molestes en responderme. ¡Adiós! "
Mirando fijamente el mensaje, Gillian apretó los dientes y con enojo destruyó su
teléfono en el suelo.
El fuerte ruido sorprendió a todos en ese departamento.
CAPITULO 1046
NOCHE DE CITA
Durante una buena cantidad de tiempo, la supervisora del departamento de finanzas
miró a Gillian antes de decir bruscamente: "Ni siquiera pienses en crear problemas
aquí. Ya no eres un empleado del Grupo ZL. ¡Vete, ahora! ¡O llamaré a seguridad!"
"Sí, me despidieron, ¿pero y qué? ¡No me importa! ¡De todos modos, esta es una
compañía jodida! Además, puedo trabajar en la compañía de mi cuñado. Mi
hermana solo necesita preguntarle a mi cuñado y él me dará el puesto de gerente
general, si no el puesto de supervisor ", respondió Gillian furiosamente.
"¡Entonces date prisa y vete! ¿Qué sigues haciendo aquí?"
Gillian quería abofetearla en la cara. Pero ella contuvo su ira y dijo: "¿Por qué eres
tan arrogante? Solo obtuviste esta posición después de que me degradaron.
Recuerda este momento y cómo me trataste. ¡Porque ciertamente no olvidaré esto
una vez que vengas a suplicarme por ayuda! "
"Eso es ridículo. Como supervisora del departamento de finanzas de ZL Group, ¿por
qué necesitaría tu ayuda? Sal de aquí o les pediré a los guardias de seguridad que
saquen tu trasero de aquí”.
Después de empacar sus cosas, Gillian dejó el edificio del Grupo ZL. En un instante,
todo en las oficinas volvió a la normalidad. Al caer la noche, se pudo ver a Evelyn
saliendo del edificio de oficinas. Dio la casualidad de que un superdeportivo rojo
estaba estacionado afuera. Cuando el hombre en el auto la vio, inmediatamente
salió y se acercó a ella.
Evelyn estaba bastante sorprendida de verlo. "¿No deberías estar en un viaje de
negocios en este momento? ¿Cuándo volviste?"
Sheffield le guiñó un ojo, sacó las rosas que sostenía por detrás y se las dio a Evelyn.
"Vine aquí para verte tan pronto como regresé". Bajó la cabeza y plantó un beso en
sus labios.
En ese momento, los empleados de la compañía también estaban bajando del
trabajo. Debido a que el elegante superdeportivo era notable, los empleados que
salían del edificio lo vieron al instante.
Evelyn se dio cuenta de esto, así que apoyó una mano contra el pecho de Sheffield
para evitar que la besara nuevamente. "La gente está mirando. Salgamos de aquí".
"Está bien." Sheffield la condujo al asiento del pasajero con una mano alrededor de
su cintura.
En cuestión de minutos, el auto deportivo rojo se fue. En el camino a su casa,
preguntó: "¿Qué quieres comer esta noche? Cocinaré para ti en casa".
Después de oler las flores en su regazo, Evelyn inclinó la cabeza y bromeó: "¿Va a
cocinar el chef Tang? ¡Qué suerte!"
"Así es. Ordena lo que quieras". Sheffield siguió su chiste.
"¡Está bien! Quiero algo ligero".
"No hay problema. Arroz y anguila japonesa a la parrilla con brócoli salteado y
ciruelas en conserva; ensalada de frutas; y albóndigas dulces con frijoles rojos y
ciruelas en conserva. ¿Qué te parece?" Sheffield sugirió.
Así que, él todavía recuerda que me gusta comer ciruelas en conserva, pensó Evelyn
para sí misma mientras sonreía con satisfacción. La hizo realmente feliz que
recordara esos detalles. "En realidad, no he comido ciruelas en conserva en dos años.
"
"¿Por qué? ¿Ya no te gustan?"
"Me gustan. Pero no quiero comer ciruelas en conserva de cualquiera. ¡Quiero que
vengan de ti, pero no me las comprarías!"
En los dos años que él había estado lejos, Evelyn aparentemente se había perdido.
Ella no era como había sido antes. No tenía apetito por ningún bocadillo,
especialmente ciruelas en conserva, su bocadillo favorito.
Sheffield la miró brevemente antes de concentrarse una vez más en el camino. Con
la mayor sinceridad, dijo: "Lo siento. De ahora en adelante, te compraré ciruelas en
conserva todos los días".
"Está bien, ¡solo comeré las que me compres!"
"Esa es mi chica. ¡Ven aquí!" dijo suavemente.
"¿Por qué?"
"Quiero darte una recompensa por hacer esa promesa. Ven aquí y bésame".
Evelyn se rio. "Soy yo quien recibe una recompensa, ¿no deberías inclinarte y
besarme?"
"Estoy conduciendo. Vamos, bésame".
"Entonces, concéntrate en conducir. ¡Deja de estar tan distraído!" Evelyn se negó
una vez más.
Sheffield no insistió. "Bueno, está bien. Todavía hay muchas posibilidades de que
pueda recibir un beso tuyo. Comenzaré esta noche".
Él se burló de ella y luego le guiñó un ojo.
"Córtalo."
Efectivamente, en la cena, Sheffield sirvió los platos que él había mencionado.
Incluso abrió una botella de vino tinto y sirvió dos vasos. Con la presencia del otro,
su cena fue cálida y romántica.
Esa noche, Evelyn no volvió a la mansión. Ella se quedó en casa de Sheffield mientras
hacían que la noche fuera aún más romántica.
A la mañana siguiente, Sheffield ya estaba preparando el desayuno cuando Evelyn
se despertó. Ella apareció en la puerta de la cocina en pijama. Todavía tenía mucho
sueño mientras se frotaba los ojos, tratando de ver qué estaba pasando. Cuando vio
lo ocupado que estaba Sheffield, preguntó: "¿Por qué te levantaste tan temprano?"
"Hice tostadas con azúcar morena y ciruelas en conserva para ti. Ve a refrescarte".
"Bueno." Con una sonrisa de satisfacción, apoyó la cabeza contra el marco de la
puerta y miró la espalda de Sheffield mientras él continuaba preparando su
desayuno. En ese preciso momento, estaba tan feliz que quería congelar el tiempo.
Sheffield no oyó a Evelyn ir al baño. Así que cuando él se dio la vuelta, ella todavía
estaba allí, sonriéndole.
Miró su espalda y preguntó: "¿Hay algo en mi espalda?"
"No. Sabes, estaba pensando que cuando tengas tiempo, podemos pasar el rato
juntos. Traeré a Gwyn también".
¿Gwyn? Su sonrisa llegó a sus ojos cuando escuchó el nombre. "Esa pequeña chica
me extraña de nuevo, ¿verdad? Tú decides cuándo y solo házmelo saber. Cualquier
momento está bien conmigo. Si tengo algo en la agenda, lo cancelaré de inmediato".
Al ver el brillo en sus ojos, Evelyn se sintió menos preocupada.
Sheffield dejó la vajilla, se lavó las manos y se las secó con una servilleta. Luego se
acercó a ella y la abrazó. "Tus ojos me tientan", le susurró.
"¿Qué?" Ella estaba aturdida.
De repente la tomó en sus brazos y dijo suavemente: "Ahora, debes asumir la
responsabilidad de excitarme".
¿Quiere hacerlo de nuevo? ¿Alguna vez se cansa? Sé que yo sí ', pensó para sí misma.
Con una mirada seria, dijo: "Deberías darte un respiro, Sheffield. Dañarás tus riñones
si sigues así".
"No te preocupes. Solía ser médico, así que sé cómo proteger mis riñones. Estaré
bien".
La llevó a la habitación y la colocó suavemente sobre la cama. Un segundo después,
estaba presionando su cuerpo sobre el de ella.
Ella no quería cansarse de hacerle el amor algún día. Entonces, rogó sinceramente:
"Pido disculpas por excitarte. Créeme, no fue mi intención. Voy a refrescarme y
desayunar. Por favor, Sr. Tang, déjame ir".
Después de darle un beso en los labios, Sheffield la sacó de la cama y le dijo: "Esa es
mi chica. Iré al baño contigo".
La mente de Evelyn vagó de vuelta al pasado. Para ser honesta, realmente echaba
de menos la forma en que se veía con el uniforme de médico. Se preguntó si alguna
vez volvería a verlo en su uniforme medico de nuevo.
Dentro del baño, la ayudó a poner pasta de dientes en su cepillo y le entregó un vaso
de agua tibia para enjuagarse la boca. Evelyn comenzó a cepillarse los dientes.
Se apoyó contra la puerta. Ahora era su turno de mirarla cuidadosamente. Entonces,
de repente pensó en algo. "¿Despediste a Gillian?"
Evelyn hizo una pausa y asintió. Con la boca llena de pasta de dientes, ella dijo: "Sí".
Después de eso, no dijo nada más. Una vez que terminó de cepillarse los dientes,
Evelyn miró al hombre que estaba junto a la puerta y le preguntó: "Entonces, ¿hiciste
todo lo posible para complacerme anoche solo para hacerme cambiar de opinión?"
Sheffield estaba confundido.
"¿Cambiar de tu opinión sobre qué?"
"Sobre Gillian, para darle la oportunidad de volver al Grupo ZL". Realmente no le
gustaba Gillian. Pero, ¿y si él realmente le pidiera que se moderara con esa mujer?
Cuando Sheffield escuchó esto, quiso estrangularla. "Señorita Huo, ¿es esa su forma
de decir que no estuvo satisfecha con mi actuación de anoche? Si no lo estuvo,
¡hagámoslo de nuevo ahora mismo!"
Mientras decía eso, comenzó a caminar hacia ella. A pesar de su resistencia, él
sostuvo su cintura, la levantó y la puso en el mostrador detrás de ella. En un suspiro,
la encerró con sus manos a ambos lados.
Temerosa de que pudiera caerse, Evelyn le rodeó el cuello con los brazos y le dijo
nerviosamente: "Sí. Estoy satisfecha. Llamaré a RR. HH. Ahora mismo". Sheffield
nunca podría decepcionarla en la cama.
"¿Por qué los llamarías?"
"Para contratarla de nuevo. ¿No es eso lo que quieres?"
"Evelyn Huo, ¿estás tratando de hacerme enojar?" preguntó con los dientes
apretados.
"¿Qué hice?" ella preguntó.
Él impotentemente presionó su frente contra la de ella. "¿Qué tal si la contrato para
trabajar para Theo Group?"
"¿Ah, por qué?"
"La convertiré en mi asistente personal. Incluso puedo poner un escritorio más en
mi oficina para que podamos trabajar juntos muy cerca. ¿Qué piensas?"
Por supuesto, Evelyn se dio cuenta de que lo decía con el único propósito de
molestarla. "No está mal. Pero no creo que sea necesario otro escritorio. ¿Por qué
no trabajan juntos en tu salón?"
CAPITULO 1047
EL GRAN GESTO
"¿Por qué no nos saltamos el desayuno? ¡Puedo pensar en mejores cosas que hacer
que desayunar!" Sugirió Sheffield, agarrando a Evelyn y levantándola. Ella soltó un
grito de sorpresa y bajó la cabeza para mirar al hombre que la sostenía.
"No, el desayuno está listo. Me equivoqué. ¡Bájame!"
"¿Oh? ¿Te equivocaste sobre qué?" Preguntó con una sonrisa.
"Um ... yo ... no lo sé". Se dio por vencida. Sintió un dolor de cabeza venir.
"Escucha. ¡Te lo diré!" Ella asintió. "Me importa un bledo lo que le pasó a Gillian. No
me importa a dónde vaya. ¡Puede vivir en las calles por todo lo que me importa!"
Cuando esa mujer decidió meterse así con Evelyn, arrojó el último vestigio de su
amistad con Sheffield por el desagüe.
"¡Lo hiciste!" Se sintió agraviada.
"Sí, lo hice. Era una pregunta simple. Esa perra Lea se quejó de mí a Peterson. Me
envió un mensaje de texto y me preguntó al respecto. Es por eso que no dije nada.
¿Lo entiendes?"
"Sí. ¿Me puedes bajar ahora?" Todavía no se había lavado la cara. Sheffield la bajó
suavemente para que pudiera ponerse de pie.
"Estás salvada por ahora. Pero si me haces infeliz la próxima vez, yo ..." Su voz
desapareció en la fingida mirada seria de la mujer.
"Sheffield", dijo en tono expectante.
'Uh-oh, esto no puede ser bueno'. Él sonrió y besó su mejilla.
"¿Sí, cariño?"
"¿Qué harás?"
"¡Te ... te pediré disculpas honestamente!" Esto no era absolutamente lo que iba a
decir.
"Te fastidié. ¿Por qué disculparte conmigo?"
"Si no soy feliz, eso solo significa que estoy siendo mezquino. No debería pelear
contigo. Sería todo culpa mía si las cosas se deterioraran".
Evelyn guardó silencio. Ella no sabía qué decir de su lengua melosa.
Después del desayuno, acordaron salir y divertirse la tarde siguiente. Y llevar a Gwyn
con ellos. Luego se fueron por caminos separados.
En Theo Group
Cuando Joshua llegó a la oficina de Sheffield, Sheffield estaba hablando por teléfono.
"Me escuchaste, quiero 9, 999 rosas azules y rosas rojas entregadas por vía aérea en
dos días. Cuanto antes, mejor. Es urgente".
Cuando escuchó a Sheffield hacer un pedido tan grande, Joshua murmuró:
"¡Mierda!" en voz baja. Si Sheffield no hubiera estado hablando por teléfono, Joshua
lo habría hecho más fuerte.
Tan pronto como colgó, Joshua se inclinó hacia delante y le susurró al oído: "Sr. Tang,
déjeme vivir de usted. Puedo hacer mucho por usted. Puedo mantenerlo caliente
por la noche, tengo un gran apetito, obviamente puedo comer y sé cómo gastar
dinero. Será como en los viejos tiempos. ¿Qué dices? "
"¡Apártate!" Sheffield bramó bruscamente.
Joshua se recostó en su silla y chasqueó la lengua. "Bueno, definitivamente sabes
cómo llenar un conjunto de ropa. No importa cómo estés vestido, te ves como un
profesional. En uniforme médico, parecías un médico malvado. Ahora pareces un
CEO malvado". Con todo, su punto era que Sheffield era una persona terrible.
Sheffield resopló, "¡Humph! ¿Soy malvado? Dijo la tetera a la olla. ¡Tal vez soy
malvado, pero no eres un santo!"
"¡Vete a la mierda! Eres malvado, y amas serlo. Entonces, sobre esas flores, ¿es algún
tipo de gran gesto?"
"Sí. Evelyn y yo hemos pasado por muchas cosas. Y luego estuvimos separados por
dos años... Ahora que tengo todo, es hora de formar una familia".
Su vida sería perfecta si pudiera tener una niña tan linda como Gwyn.
Mirando el techo, Joshua se recostó en su silla y suspiró: "Estoy celoso, hombre.
Sabes lo que quieres y lo haces. Tal vez debería resolver mi propia vida".
"No te preocupes. Después de que Evelyn y yo nos comprometamos, te ayudaré a
atrapar a Terilynn. Después de todo, si todo funciona entre ustedes dos y ustedes se
casan, seré tu cuñado", consoló Sheffield él con una sonrisa.
"Sí, tal vez. El problema es que soy dos años mayor que tú, y por antigüedad, ¿serás
mi cuñado mayor? ¡Eso apesta!" Joshua se quejó.
Sheffield dijo con una sonrisa petulante: "Bueno, ¿qué puedes hacer al respecto? Te
gusta la hermana menor. Si no te gusta, puedes casarte con otra persona".
"Olvídalo, prefiero llamarte a ti 'cuñado' que alguien más".
"Ese es el espíritu. Me sorprende verte aquí. ¿Querías algo?"
"No, solo vine. ¿Entonces le estás proponiendo matrimonio a Evelyn?"
"Sí. Necesito tu ayuda. La de Terilynn también. Pero no se lo digas a Evelyn. Quiero
sorprenderla". Joshua asintió con la cabeza.
"Lo sé. Tengo que ser testigo. Solo llama y estaré allí".
"Tiene sentido. Y tendremos que reservar algo de tiempo, para que pueda enseñarte
cómo hacer que Terilynn se enamore de ti. ¡Entonces también podrás casarte!"
"Espera un minuto. ¿Por qué no proponemos el mismo día?" Joshua pensó que era
una idea brillante.
"Sal de aquí. Quiero que sea una propuesta inolvidable. Espero que puedas quedarte
a mi lado y animarme. No quiero que robes mi gran momento".
Joshua le dirigió una sonrisa astuta. "¡Vamos! Siempre estás en el centro de atención.
¿Cómo podría robar tu momento? Hagámoslo juntos".
"¡Si se lo propones el mismo día que yo, te lo propondré! Haré que Terilynn piense
que te gustan los chicos".
Sheffield y Evelyn se querían mucho. Evelyn nunca creería que era gay. Terilynn
podría confundirse más fácilmente.
"Hurl ..." Joshua fingió vomitar.
Hizo un gesto con la mano a Sheffield y dijo: "Tú ganas. Olvida lo que dije".
"¡Humph!"
"¿Ya tienes el anillo?"
"Sí, lo conseguí ayer en la tienda", respondió Sheffield con un movimiento de cabeza.
"¿No estabas en un viaje de negocios?"
"Llegué ayer por la mañana. Luego fui a recoger el anillo".
El anillo había sido personalizado para Evelyn. No quería que nadie más lo tocara.
Entonces, fue a la tienda a buscarlo él mismo.
"Muy bien. ¡Buena suerte, hermano!" Joshua lo animó. Tenía casi treinta años. Y
Sheffield estaba a punto de sentar cabeza. Joshua no pudo evitar pensar que tal vez
debería comenzar a considerar su propia boda también.
Esa noche, Sheffield regresó solo a su departamento. Como iban a encontrarse la
tarde siguiente, Evelyn no estaba allí con él.
Sheffield iba a dormir en la oficina, pero recordó que el aroma de Evelyn estaba por
todas partes de su casa. Echó de menos eso. Así que decidió regresar a casa, sin
importar el hecho de que ya había pasado la medianoche.
Salió del ascensor y caminó hacia la puerta. Antes de abrir la puerta, notó algo
sospechoso en la cerradura. Vislumbró la cámara en la esquina superior derecha del
corredor. No podía ver la pequeña luz LED que generalmente estaba encendida.
La cámara no estaba funcionando.
Estaba seguro de que la cámara todavía estaba bien cuando salió de su
departamento esa mañana. Aun así, abrió la puerta de todos modos. Empujó la
puerta para abrirla pero no se apresuró a entrar.
De pie allí, prestó atención a ruidos sospechosos. Pero no escuchó nada. Sin
embargo, estaba seguro de que no era un robo. Un ladrón ordinario no podría entrar
en su apartamento fácilmente.
Entró en la sala de estar vigilante, encendió la luz y miró a su alrededor. No había
nadie más allí.
Fijó su mirada en la puerta medio cerrada de la habitación, pero estaba demasiado
lejos para asegurarse de que había alguien adentro.
Como de costumbre, se quitó la chaqueta y caminó hacia el perchero. Aprovechó
esta oportunidad para mirar a la habitación por el rabillo del ojo.
La cama y la mesa estaban en los mismos lugares que antes. Nada inusual. Se dio la
vuelta y caminó hacia la nevera. Cuando estaba a punto de abrir la nevera, de
repente encontró algo que cubría el mango. Aunque era transparente, el extraño
olor alertó a Sheffield. Sacó su teléfono y llamó a Joshua.
"Josh, ¿qué estás haciendo? Oh, acabo de llegar a casa y sentí un poco de hambre.
¿Qué tal si salimos a tomar un refrigerio de medianoche?"
CAPITULO 1048
LA IRRUPCIÓN Y LA TRAMPA
Joshua rodó en la cama perezosamente. "Voy a pasar. Es medianoche y ya estoy en
la cama".
Sheffield caminó tranquilamente hacia la puerta y dijo: "Está bien. ¿Dónde nos
encontraremos?"
"¿Qué? ¡Dije que no iré, amigo!" Joshua estaba exhausto. Había estado muy
ocupado últimamente y solo quería dormir.
"Lo tengo. Estaré allí pronto". Tan pronto como Sheffield puso su mano en el pomo
de la puerta de su casa, escuchó un ruido detrás de él. Intentó abrir la puerta
rápidamente, pero la cerradura había sido manipulada deliberadamente.
De repente, las luces de la sala se apagaron. Una figura corrió hacia él en la oscuridad
y una brillante daga vino hacia él.
Sheffield esquivó rápidamente el ataque. Se alejó unos metros del atacante y lo
midió. La persona llevaba un abrigo largo de látex negro, con su capucha sobre su
cabeza y una máscara de ghost-face que cubría toda su cara, excepto sus ojos.
Normalmente aquí era donde cualquiera corría gritando, pero Sheffield no tenía
miedo. Reaccionó rápidamente y lanzó una patada.
El atacante esquivó hábilmente, y así, la lucha comenzó.
Después de algunos movimientos, Sheffield estaba seguro de que este era el hombre
que había tratado de matarlo en los suburbios la última vez.
"¿Quién diablos eres tú?" preguntó. Sin responder, el hombre se lanzó hacia
adelante para apuñalar a su objetivo.
Sheffield saltó sobre el sofá para poner cierta distancia entre ellos. "Tengo que saber
por qué estás haciendo esto. Intentaste matarme hace dos años, y aquí estás de
nuevo. Dime, ¿esto es personal o alguien te envió?"
El tipo enmascarado parecía ser muy hábil en kung fu. Cada movimiento que hacia
tenía como objetivo matar. Por sus movimientos y por ver cómo había saboteado su
departamento, Sheffield estaba seguro de que definitivamente no era la primera vez
que este tipo hacía esto. El era un profesional.
De nuevo, el atacante permaneció en silencio. Sacó algo de su bolsillo y lo lanzó al
aire. Sheffield se dio cuenta rápidamente de lo que era. '¡Maldición! ¡Eso es droga
en polvo! ¡Esto no podía ser bueno!
Contuvo el aliento y corrió hacia el estudio para mantenerse alejado del polvo
venenoso. El atacante se apresuró a alcanzarlo.
Cuando Sheffield llegó al estudio, para su consternación, descubrió que los cables
del estudio habían sido cortados. Tenía la intención de usar algunas herramientas
para protegerse, pero esa ya no era una opción.
Sabiendo que el hombre estaba bien preparado, Sheffield se concentró en tratar con
él primero y esperó la oportunidad de someterlo. Atacó al hombre de frente y
lucharon con sus propias manos por unos minutos.
Todo el estudio era un desastre para el final. De la nada, el hombre salió corriendo
del estudio como si se hubiera quedado sin paciencia.
Sheffield quedó desconcertado. Confundido por lo que el hombre estaba haciendo,
lo siguió fuera del estudio.
El hombre se detuvo en la puerta principal del departamento. En su mano izquierda
había un encendedor encendido. Y también sostenía algo en su mano derecha.
Sheffield miró de cerca. Era el anillo que había comprado para Evelyn.
Su vecindario siempre era muy seguro y planeaba proponerle matrimonio muy
pronto. Entonces, Sheffield había puesto el anillo en el cajón de la mesa de noche.
El hombre enmascarado guardó el anillo y el encendedor en su bolsillo, sacó una
llave o alguna herramienta y rápidamente abrió la puerta. Salió corriendo sin
pensarlo dos veces.
Sheffield lo siguió sin dudarlo. Pero cuando llegó al pasillo, el ascensor de la izquierda
ya había llegado al estacionamiento subterráneo. Entró en otro ascensor y siguió al
hombre hasta el estacionamiento.
Todo estaba en silencio. El hombre no se encontraba por ningún lado. Pero Sheffield
sabía que el tipo debía estar al acecho en alguna parte, esperando su oportunidad.
De pie en el estacionamiento, inspeccionó cuidadosamente los alrededores,
buscando algún rastro de su atacante.
En ese momento, un automóvil gris plateado cobró vida en la esquina derecha del
estacionamiento. Sheffield corrió hacia él; el auto no tenía matrícula. Y había sido
estacionado justo al lado de su propio auto.
Se metió en su Maybach y siguió el auto fuera del estacionamiento. Fue entonces
cuando se dio cuenta de que algo estaba mal. Parecía demasiado fácil.
Reflexionó sobre todo el incidente y concluyó que el hombre había estado tratando
de atraerlo fuera de su departamento, mostrarle el anillo era parte del plan.
Obviamente, había logrado que Sheffield lo siguiera. Estaba bastante claro que
seguir al hombre sería peligroso. Pero entonces, pensó en el anillo con su nombre y
el de Evelyn grabados en él, y siguió el auto del atacante de todos modos.
Llamó a Joshua. "Estoy en problemas. ¡Levántate! ¡Trae algunos hombres también!
¡Estoy en Imperial City Avenue!"
Joshua se levantó de la cama de inmediato. "¿Qué? ¿No acabas de decir que querías
tomar un bocadillo de medianoche? ¿Qué pasó?"
"Eso fue solo una artimaña para salir de mi departamento sin alertar al hombre que
irrumpió en el. Pero no esperaba que manipulara mis cerraduras. No pude salir".
"Entonces, ¿cómo saliste ahora?" Joshua preguntó. Puso su teléfono en el altavoz,
agarró su ropa y se la puso lo más rápido que pudo.
"Ese imbécil tomó el anillo de compromiso que compré para Evelyn y me atrajo".
"Deja de perseguirlo, Sheffield. Es demasiado peligroso. Puedes comprar otro anillo.
Puedes permitírtelo ahora. ¡Vuelve a casa!" Joshua lo instó. Era cierto que Sheffield
era excepcionalmente rico ahora. Pero Joshua no tenía idea de lo caro que era el
anillo.
"Lo siento, no puedo hacer eso. No se trata solo del anillo. Hay algo sobre este tipo
que me inquieta. Él fue quien me atacó hace dos años. Tengo la sensación de que si
no resuelvo esto de una vez por todas, vendrá a por mí otra vez ", explicó Sheffield
mientras aceleraba hacia el atacante.
"¿Qué auto conduce? Mantente en contacto. ¡Llevaré a algunas personas ahora!"
"No tiene matrícula y no puedo distinguir el modelo. Está conduciendo por Imperial
City Avenue en este momento. Al final de esta avenida se encuentra la intersección
que conduce a Lush Hill Road y Sward Road. Supongo que él se dirigirá a Lush Hill
Road, ya que está en los suburbios y habrá muy poca gente allí ".
"¡Lo tengo! Estaré allí". Con el pelo todavía desordenado, Joshua agarró su chaqueta
y salió corriendo de su habitación. Tenía tanta prisa que se había abrochado la
camisa completamente, pero no podía importarle menos.
Cuando pasó por la habitación de su padre, se le ocurrió una idea. Se volvió y empujó
la puerta de Darius. Darius estaba dormido.
"¡Papá! Alguien va detrás de Sheffield. Me dirijo a Imperial City Avenue para
ayudarlo. ¡Envía a algunos policías!" dijo Joshua en voz alta en el cuarto oscuro.
Darius encendió la lámpara de la mesilla de noche. Al escuchar que Sheffield estaba
en peligro, se aclaró la cabeza y dijo con decisión: "Está bien, adelante. ¡Estoy en
eso!"
Joshua condujo en dirección a Imperial City Avenue. En su camino, llamó a otros para
pedir ayuda.
Sheffield siguió al otro automóvil hasta el final de Imperial City Avenue. Como se
esperaba, el hombre enmascarado se dirigió a Lush Hill Road. Sin embargo, poco
después, varios otros autos comenzaron a aparecer de la nada, siguiéndolo de cerca.
"Era una trampa", se dio cuenta Sheffield. Giró en una intersección y se detuvo en
un camino que conducía a un área apartada.
No fue hasta la tarde siguiente que Evelyn se enteró de lo que le había sucedido a
Sheffield. Acababa de vestir a Gwyn con un hermoso vestido rosa. Su cabello era tan
corto que apenas podía estar atado. Pero Evelyn lo logró y ató el cabello de su hija
con dos adorables lazos para el cabello. "Cariño, vas a conocer a tu papá pronto. Pero
debes escuchar a mami, Gwyn. Si te pido que lo llames 'tío', deberías llamarlo 'tío'. Y
si mamá te dice que puedes llamarlo 'papá', entonces puedes llamarlo 'papá'. ¿Ok
dulzura?" Gwyn asintió rápidamente.
Su reacción se había vuelto más y más normal en estos días, lo que hizo feliz a Evelyn.
Si la presencia de Sheffield podría ayudar a Gwyn a volver a la normalidad y darle
una familia completa, Evelyn estaba dispuesta a proponerle matrimonio a Sheffield.
CAPITULO 1048: DESAPARECIDO
Evelyn se imaginó cómo ella, Gwyn y Sheffield vivirían una vida feliz juntos. Una amplia sonrisa
se formó en sus labios. La felicidad y la alegría llenaron su corazón.
Ese día, se puso un vestido rosa, un par de hermosos zapatos beige con tacones, y finalmente
se aplicó una fina capa de maquillaje. Cuando estaba a punto de salir de su habitación con Gwyn,
vio que Carlos caminaba apresuradamente hacia ellas. Cuando vio a Evelyn, rápidamente abrió
la boca, aparentemente para decir algo, pero no pudiendo pronunciar las palabras. "Padre, ¿qué
pasa? ¿Por qué tienes tanta prisa?"
Evelyn rara vez había visto a su padre tan ansioso.
Carlos notó que Evelyn y Gwyn se habían vestido delicadamente, así que preguntó: "Evelyn, ¿vas
a encontrarte con Sheffield?"
Evelyn estaba impresionada por lo perceptivo que era su padre. Ella no tenía intención de
ocultarle nada, ya que él ya lo había notado. Entonces ella respondió brevemente con un sí.
Temerosa de que Carlos no le permitiera llevar a Gwyn a conocer a Sheffield, agregó
rápidamente: "Gwyn ha estado haciendo progresos espectaculares últimamente. Quiero que
vea a Sheffield con más frecuencia".
Carlos había estado con Gwyn todos los días. Ciertamente sabía sobre el progreso de Gwyn. Sin
embargo ...
"Algo le pasó a Sheffield", finalmente le dijo.
"¿Que acabas de decir?" Evelyn no podía creer lo que acababa de escuchar. Estaba tan
confundida que solo podía mirar a su padre.
"Es verdad, Evelyn. Pero primero, por favor cálmate y escúchame con atención". Carlos trató de
calmar a Evelyn mientras tomaba a Gwyn de sus brazos.
Las manos de Evelyn temblaron. "¿Lo que le sucedió?"
"Sucedió después de que regresó a su departamento anoche. Llamó a Joshua. Pero cuando
Joshua llegó a la avenida Imperial City, no pudo encontrar Sheffield. Joshua ya había segregado
a sus hombres en dos grupos. Las tropas habían buscado en Lush Hill Road y Sward Road.
Finalmente, encontraron el auto de Sheffield en los suburbios ". La cara de Evelyn se puso pálida.
Pero se las arregló para preguntar mientras aún temblaba, "¿Y entonces?"
"Había huellas de lucha alrededor del auto, y ... había sangre". No fue fácil para Carlos contarle
a su hija al respecto. No quería preocuparla, pero sabía que sería mejor si viniera de él. "Todavía
no está seguro de si se trata de la sangre de Sheffield, pero se está comprobando en este
momento".
"¿Entonces, ¿dónde está él ahora?"
"Nadie lo sabe", respondió Carlos honestamente.
Nadie sabe dónde está Sheffield. Esto fue lentamente procesado por Evelyn. Se sintió mareada
como si su cabeza estuviera a punto de explotar o si estuviera a punto de desmayarse. Sin
pensarlo dos veces, se levantó el vestido y corrió hacia la puerta.
Carlos la agarró de la mano y gritó: "¡Evelyn! Evelyn, cálmate".
"Padre, si fuera en cualquier otro momento, te habría escuchado. Pero ahora te lo ruego, por
favor no me detengas. ¡Debo encontrarlo!" Evelyn exclamó lentamente mientras las lágrimas
amenazaban con caer de sus ojos.
Carlos sintió un profundo remordimiento mientras escuchaba a su hija.
Con gran preocupación, dijo sinceramente: "Eve, no es que no quiera que lo busques. Pero no
permitas que tus emociones te controlen. Muchas personas experimentadas ya lo están
buscando. Ellos saben lo que están haciendo. Darius y Peterson ya han enviado a todos los
hombres disponibles. Ellos harán todo lo posible para encontrarlo. Te lo haré saber tan pronto
como tenga noticias ".
"Pero papá, él está desaparecido. Yo ... y la sangre. ¿Cómo puedo sentarme aquí? Moriré de
ansiedad si no hago nada".
Carlos entendió cómo se sentía. "Evelyn, en este punto, lo que debes hacer es componerte.
Debes ser fuerte. Gwyn te necesita. Ella es tu hija. Estoy segura de que Sheffield no querrá que
te olvides de ella, así que cuida de Gwyn . También enviaré algunos hombres para que lo busquen
".
Evelyn se volvió hacia Gwyn como si acabara de darse cuenta de que su hija estaba allí. 'Sí, Gwyn
... todavía tengo a Gwyn. Tengo que protegerla a ella. Tengo que ser fuerte por ella ', se dijo
Evelyn.
Contuvo las lágrimas, respiró hondo y tomó a su hija de los brazos Carlos. Con respiraciones
sofocadas, dijo: "Papá, cuidaré cuidadosamente de Gwyn. Por favor, infórmame tan pronto
como tengas información. No me importa cuán pequeño sea el detalle, tengo que saberlo, ¿de
acuerdo?"
"Sí, no te preocupes. Sheffield es un tipo duro. ¡Estoy seguro de que va a estar bien!" Aunque
Carlos tenía sus reservas sobre Sheffield, todavía se sentía mal por la situación actual.
"¡Gracias Papa!" Con eso, Evelyn se quedó en casa con Gwyn. Ella trató realmente de distraerse,
a ambas. Pero cuando llegó la noche, todavía no había noticias sobre Sheffield.
Estuvo inquieta todo el día, tratando de evitar volverse loca. Incapaz de soportar más la
ansiedad, le entregó a Gwyn a Debbie y le pidió a Felix que la llevara al departamento de
Sheffield.
Para ese momento, la policía había sellado temporalmente el apartamento. A nadie se le
permitía entrar.
Afortunadamente, Evelyn todavía podía decirle a la policía quién era y su relación con Sheffield.
Solo después de eso se le permitió entrar.
El apartamento, que solía estar muy limpio y organizado, ahora era un desastre, especialmente
en la sala de estar y el estudio. Por suerte, el dormitorio de Sheffield todavía estaba cerca de lo
que solía ser. Las fotos de ellos en la pared todavía estaban allí. Sin embargo, Evelyn notó que
faltaba una foto.
De pie frente a la pared cubierta con las fotos, rozó con la mano el espacio vacío donde solía
estar la imagen que faltaba, preguntándose por qué faltaba. ¿Cuándo fue quitada de la pared?
Evelyn reflexionó.
No le había prestado mucha atención la noche anterior, cuando había pasado la noche aquí.
Lo pensó un momento y se dio cuenta de que la foto que faltaba era aquella en la que montaba
un elefante.
Pero no pudo descifrar si había sido Sheffield quien tomó la foto. "¿Por qué es la única foto que
falta?" Se preguntó Evelyn.
Después de salir del departamento de Sheffield, Evelyn no volvió a la mansión. En cambio, fue a
la casa de la familia Tang.
La familia Tang tenía muchos miembros, por lo que Peterson compró dos villas exclusivas de tres
pisos a la orilla del río y las conectó para formar un gran jardín.
Felix le abrió la puerta del auto. Justo cuando Evelyn salía del auto, otro auto se detuvo frente a
la casa. Cuando vio a Evelyn, Kaylee entrecerró los ojos y sonrió: "¿Es usted, señorita Huo?"
Evelyn se volvió hacia ella, confundida. Aunque Kaylee la conocía por su nombre, Evelyn no tenía
idea de quién era. Solo podía adivinar que esta mujer era miembro de la familia Tang.
Evelyn miró discretamente a Kaylee y pensó que era extremadamente seductora y encantadora.
Esta mujer vestía un vestido rojo sin tirantes que abrazaba su figura y un par de botas martens
mientras sostenía un bolso de diseñador negro.
Evelyn asintió con la cabeza a Kaylee y dijo un breve saludo.
Kaylee se acercó a ella un poco más y los dos se pararon una frente a la otra. Una de ellas lucia
atractiva y tentadora, mientras que el otro lucia elegante y recatada. "¿Estás aquí por Sheffield?
Él no está aquí", afirmó Kaylee.
"Lo sé. Estoy aquí para ver a su padre", respondió Evelyn. Kaylee curvó sus labios rojos y dijo:
"Está bien. Ven conmigo. Te llevaré".
"Disculpe, pero ¿quién es usted?" Evelyn no se movió a pesar de la insistencia de Kaylee.
Cuando Kaylee escuchó esta pregunta, estaba completamente sorprendida y un poco ofendida.
Ella preguntó: "¿No me conoces?"
¿Por qué debería conocerte? Se preguntó Evelyn.
"Soy con quien Sheffield durmió hace más de diez años. ¿Cómo puedes no conocerme?" No
había signos de vergüenza o culpa en su tono. En cambio, miró a Evelyn con asombro. Evelyn
finalmente entendió. Con calma, ella simplemente respondió: "Todo está en el pasado".
'Entonces, ella es la esposa de Sterling, con quien Sterling y Gillian afirmaron que Sheffield se
había acostado', pensó Evelyn, finalmente teniendo cierta sensación de claridad.
Kaylee se interesó aún más en Evelyn después de escuchar lo que dijo. "¡Impresionante! Señorita
Huo, como una de las mujeres más exitosas e influyentes de Y City, es realmente tolerante".
Kaylee pensó que no todas las mujeres podían soportar ese tipo de cosas, por lo que felicitó a
Evelyn. Aunque, pudiera no haber sonado como un cumplido.
Kaylee sacó el cigarrillo de dama de su bolso y lo encendió frente a Evelyn. Luego dijo: "Hace
unos días, tu novio me dijo que ninguna mujer es más divertida que una cuñada. Quería tener
sexo conmigo. ¿Sabías eso?" Su tono y acción eran salvajes y encantadoras, era del tipo que le
gustaba a muchos hombres.
Evelyn se quedó atónita por un segundo, pero luego recuperó la compostura y dijo con una
sonrisa: "Sheffield siempre habla sin pensar. Podría haber estado jugueteando. Si te ofendió, por
favor, perdónalo".
Sosteniendo el cigarrillo entre sus dedos, Kaylee miró cuidadosamente a la mujer frente a ella,
que aun se veía digna. Parecía que quería romper la compostura de Evelyn. Pero para su
decepción, Evelyn solo le dio una leve sonrisa.
CAPITULO 1050: EL APROVIO DE KAYLEE
Kaylee encendió su cigarrillo. "Eres una mujer tan sensata, señorita Huo. Mereces ser directora
ejecutiva".
"Gracias por el cumplido, mi cuñada. Solo creo en Sheffield", sonrió Evelyn.
"¿Confías tanto en él? ¿Lo amas tanto?"
Evelyn la miró a los ojos y admitió: "¡Sí!"
Kaylee exhaló una bocanada de humo de una manera sensual. "Sheffield es un tipo afortunado.
Encantó a una mujer hermosa como tú. Pero no te preocupes por mí. Sabes que muchas mujeres
están locamente enamoradas de él. Eres solo una de ellas. Los hombres son codiciosos. Debes
vigílalo."
Evelyn estaba parada allí, sus ojos desprovistos de cualquier emoción. "Puede que tengas razón.
Pero estoy bastante segura de que Sheffield no es así. Sin embargo, gracias por la advertencia".
Su tono era plano, pero era naturalmente noble y agresiva. Brillaba a través de sus palabras, y
Kaylee estaba intimidada.
¡Eso fue realmente molesto! "De nada. Vamos. Te guiaré". Kaylee arrojó al azar la colilla al suelo
y la pisó para apagarla, luego entró en la casa de la familia Tang.
Evelyn miró la colilla del cigarrillo en el suelo. Frunciendo el ceño, se volvió hacia Felix y extendió
la mano.
"Pásame un pañuelo", solicitó. Felix sacó un pañuelo de su bolsillo y se lo entregó. Evelyn se
agachó y recogió la colilla del suelo, envuelta en un pañuelo de papel.
Kaylee caminando hacia adelante sintió que Evelyn no la estaba siguiendo. Cuando volvió la
cabeza, vio que el CEO se inclinaba para recoger la colilla. Ella sonrió, "Parece que también eres
un germófobica, al igual que Sheffield".
Sin responder a su pregunta, Evelyn envolvió el extremo del cigarrillo en el pañuelo. No encontró
cestas de basura en ningún lugar cercano, así que se la entregó a Félix y dijo: "Tire esto a la
basura".
"¡Sí, señorita Huo!" Entonces, Evelyn se volvió hacia la mujer que abría la puerta y sacudió la
cabeza.
"No soy una fanática de la limpieza. No quiero que esta colilla afecte la forma en que la gente ve
a la familia".
Eres tan buena fingiendo, pensó Kaylee con desdén. Sin embargo, ella solo sonrió y no dijo nada.
Peterson aún no se había acostado. Todavía estaba quemándose las pestañas a medianoche en
su estudio.
Sheffield estaba AWOL, por lo que naturalmente, tuvo que hacerse cargo de la empresa
nuevamente. Tan pronto como Kaylee llamó a la puerta del estudio, escuchó a Peterson a través
de la puerta.
"¡Adelante!" él dijo. Ella empujó la puerta para abrirla. En lugar de entrar en la habitación, se
recostó contra el marco de la puerta. "Papá, la hija mayor de la familia Huo está aquí para verte",
le dijo a Peterson.
Él levantó la cabeza y vio a Evelyn parada en la puerta. Sin dudarlo, dejó el bolígrafo y la saludó
calurosamente: "Hola, Evelyn, por favor entra".
Con su permiso, Evelyn le agradeció a Kaylee antes de entrar.
"Kaylee, ¿podrías preparar una taza de mi mejor té y traerla aquí?" Peterson le pidió a su nuera,
y luego le pidió a Evelyn que se sentara en el sofá.
"Está bien, papá", prometió Kaylee perezosamente y salió del estudio.
A solas con Peterson, Evelyn fue directo al grano. "Tío Peterson, lamento molestarlo. Solo
deseaba saber sobre Sheffield".
"No tienes que ser tan formal conmigo, Evelyn. Esta será tu casa tarde o temprano. Puedes venir
aquí cuando quieras. Pero sobre Sheffield ..." Peterson estaba realmente preocupado por su hijo.
Continuó: "Desapareció, y no puedo encontrarlo. Por ahora he tomado el control de la compañía,
pero no quiero que nadie sepa que se ha ido. Así que tenemos que volar bajo el radar y
encontrarlo. "
Evelyn entendió. La compañía entraría en crisis si el público supiera que su líder estaba
desaparecido.
Pronto, Kaylee entró con dos tazas de té. Se agachó a medias para ponerlas delante de la pareja.
Evelyn le agradeció cortésmente.
Kaylee se puso de pie, miró a la mujer que levantaba con elegancia la taza de té y dijo: "He oído
que la señorita Huo es mala suerte para sus novios. Entonces, señorita Huo, ¿qué cree que le
pasó a Sheffield?"
“¡Kaylee! ", Advirtió Peterson. Evelyn dejó la taza de té y miró a Kaylee a los ojos.
" Estoy un paso por delante de ti. Mi padre también ha enviado personas a buscarlo ".
Sin temor a la advertencia del anciano, Kaylee miró a Evelyn y volvió a provocar: “Puesto que
sabes de la mala fortuna que traes a tus novios, ¿por qué te metiste con Sheffield? "
Peterson se levanto de su asiento y la regañó, "Kaylee, ve a tu habitación! ¡No estás ayudando!
Evelyn consoló al viejo con una sonrisa: "Está bien, tío".
Ella había escuchado eso muchas veces, y simplemente ya no le afectaba. Miró de nuevo a
Kaylee y dijo: "No creo en la suerte. ¡Es solo alguien que juega trucos a mis espaldas!"
"¡Incluso si hay alguien que te está asechando, Sheffield está en peligro por tu culpa!"
"¡Sí! Soy responsable de esto. Sra. Lou, lo entiendo. Está preocupada por Sheffield. Después de
todo, usted es su cuñada. ¡Pero ... no me voy a sentar aquí y aceptar esto de alguien como tú! "
Evelyn replicó.
'¿Como yo?' Kaylee continuó cuestionándola en un tono irónico: "Me llamaste 'Cuñada' hace un
momento. Pero ahora, me llamas 'Sra. Lou'. ¿Por qué? ¿Perdiste la paciencia? "
"Porque no me gusta tu tono". Evelyn podía hacer la vista gorda ante las mentiras de Kaylee,
pero no le gustaba que la insultasen así delante del padre de Sheffield. La cara de Peterson se
oscureció.
Gritó de nuevo: "¡Kaylee, ve a tu habitación! ¡Estás siendo insufrible!"
Esta vez, Kaylee resopló fríamente, se volvió y salió del estudio.
El silencio cayó sobre el estudio. "Lo siento, Evelyn", se disculpó.
Evelyn sonrió, "Tío Peterson, no necesitas disculparte. No me importa eso. Todo lo que me
importa es Sheffield".
"Está bien, vamos al grano".
Media hora después, Evelyn y Felix salieron juntos de la residencia de la familia Tang.
Sheffield había estado desaparecido por tres días. Gwyn también estaba de mal humor. No lo
había visto en mucho tiempo, por lo que se volvió más retraída.
Cuando Evelyn regresó a casa esa noche, Gwyn ni siquiera la llamó mamá. Parecía que la niña
estaba enojada con ella.
Durante los últimos tres días, Evelyn siguió marcando el número de Sheffield, pero su teléfono
seguía apagado.
Ella había conducido su automóvil y buscado en todas partes de la ciudad, pero no pudo
encontrar ningún rastro de él.
El día 5, antes de acostarse, Evelyn recibió una llamada de un número desconocido. La persona
del otro lado habló en un dialecto que era difícil de entender.
"¿Eres Evleen Kuo?"
"Um ... ¿Disculpe? ¿Quién es?"
"Ev ... Evleen ... Evelyn". El hombre se esforzó por pronunciar su nombre.
"Sí, es ella. ¿Y usted quién es?"
"Estoy ..." En medio de la noche, Evelyn salió de la mansión con un grupo de guardaespaldas.
Carlos quería ir con Evelyn, pero ella se negó.
"Papá, quédate aquí y cuida a Gwyn. Gwyn y mamá te necesitan. Tengo un pequeño ejército de
guardaespaldas. Estaré bien".
"Está bien. Mantente en contacto", Carlos asintió con resignación.
“Lo haré."
Condujeron por la autopista toda la noche. No fue hasta el amanecer que Evelyn vio el letrero
de "Van City". Como estaba a solo treinta kilómetros de su destino, su corazón latía cada vez más
rápido.
Evelyn finalmente encontró a Sheffield en una choza destartalada. Cuando llegó a la cabaña, vio
a una multitud de aldeanos reunidos afuera. Ella puso varios guardaespaldas para vigilar la
puerta y luego entró sola.
CAPITULO 1051: NUESTRA NIÑA
Ya habían pasado cinco días desde que Sheffield desapareció.
Evelyn finalmente recibió información sobre él, pero ella era la única que fue informada.
En el momento en que vio a Sheffield, Evelyn, que se había mantenido fuerte durante cinco días,
no pudo evitar estallar en llanto. Sus rodillas comenzaron a rendirse y se aferró a la puerta.
La pequeña cabaña estaba llena de un fuerte olor a sangre. Dondequiera que mirara, había
manchas de sangre. En el suelo, un hombre cubierto de sangre yacía sobre un montón de heno.
Desde donde estaba parada, ella podía ver las heridas en todo su cuerpo.
"Shef ..." Evelyn sollozó, su nombre atrapado en su garganta.
Ella caminó hacia él muy lentamente. Había estado rezando por este momento, pero al verlo de
esa manera, su corazón dolía con cada pesado paso que daba.
Antes de poder ver claramente su rostro, pensó que podría estar equivocada. Una parte de ella
deseaba que no fuera él. No había forma de que este hombre herido y destrozado, casi sin vida
en el suelo, fuera su Sheffield.
Cuando Sheffield escuchó el sonido de la puerta, se movió un poco y giró la cabeza, que también
estaba cubierta de heridas y sangre. Cuando vio que era la mujer que tanto había extrañado,
sonrió con gran dificultad.
"Ev—" Tenía la garganta seca ya que no había tenido agua durante días. La sangre manaba de su
boca mientras trataba de sonreír.
Evelyn se cubrió la boca con ambas manos. Aunque las lágrimas corrían por sus mejillas como
un torrente, hizo todo lo posible por no llorar en voz alta.
Extendió su mano herida hacia ella y dijo con voz ronca: "Eve ... te extrañé".
A lo largo de esta penosa experiencia, hubo momentos en los que pensó que nunca volvería a
verla. Gracias a todos los dioses en este universo. Él era capaz de dar un último vistazo a la mujer
que amaba tan profundamente.
Evelyn no sabía cómo logró caminar hacia él. Lo siguiente que supo fue que estaba arrodillada
en el suelo y sostenía la mano cicatrizada de Sheffield. "Sheffield". Ella lo llamó llorando.
El hombre juguetón y animado que vio hace solo unos días ahora estaba cubierto de heridas y al
borde de la muerte. Ella no podía comprender la situación en absoluto. ¿Cómo se convirtió todo
esto en un desastre? Evelyn pensó para sí misma.
Soportando todo el dolor, Sheffield sacó algo de su bolsillo y se lo entregó a Evelyn.
"Eve, yo ... te amo". Temía que, si no se lo decía ahora, no tendría la oportunidad de hacerlo en
el futuro.
La amaba con todo su corazón. Para él, no había dudas sobre ella. Evelyn era más importante
que su vida.
Evelyn bajó la cabeza para mirar su mano. Era un anillo, brillando en toda su gloria sobre su mano
herida. Montado en el centro del anillo había un diamante rojo del tamaño de un huevo de
paloma, rodeado de muchos pequeños diamantes incoloros.
El diamante rojo era muy diferente del rubí. El primero era más raro y caro.
Los diamantes rojos naturales eran los diamantes más misteriosos del mundo de las piedras
preciosas. A diferencia de otras piedras preciosas conocidas, los diamantes rojos naturales eran
muy raros de encontrar en estos tiempos. Raramente se los veía en el mercado de diamantes,
¡e incluso muchos d los joyeros más respetados no podían encontrarlos!
Fue difícil encontrar un diamante rojo que tuviera más de un quilate, ¡pero el anillo que Sheffield
le estaba dando tenía un diamante rojo de al menos cinco quilates!
En la actualidad, el diamante rojo se vendia al precio de mercado en varios millones por quilate.
Además, los diamantes incoloros con incrustaciones en el anillo eran diamantes de nivel D con
un corte perfecto.
Este anillo de diamantes era realmente raro. Uno podía ver fácilmente cuánto valía. No tenía
precio. Era una verdadera muestra y testimonio de cuánto la amaba Sheffield.
A cualquier costo, haría todo lo posible para darle las mejores cosas que este mundo tenía para
ofrecer.
Al mirar más de cerca, el anillo de diamantes estaba manchado de sangre. El diamante rojo e
incluso los incoloros a su alrededor estaban contaminados con un tinte oscuro de rojo. La sangre
se había secado en las piedras.
Evelyn agarró su mano con el anillo de diamantes con fuerza, llorando en voz alta.
Nunca había experimentado un dolor tan extremo. Dijeron que era una maldición. No les creyó
hasta ese momento cuando tuvo al hombre que más amaba en sus brazos.
Incluso Sheffield se vio afectado por su mala suerte.
"No llores ..." Le tomó la mano con fuerza y la consoló amorosamente. "Evelyn, no llores. Me
duele el corazón cada vez que lloras".
Con eso, Evelyn trató de contener las lágrimas. "Lo sé, lo sé. No lloraré".
"Buena chica", dijo feliz Sheffield.
Mordiéndose el labio inferior, dijo con voz suave: "Sheffield, ¡estarás bien!"
"Yo espero que sí." No quería morir. Aún no se lo había propuesto formalmente. Aún había
tantas cosas que quería hacer con ella. Todavía se iban a casar y viajar por el mundo. Todavía
tendrían hijos juntos que jugarían con Gwyn. Todavía tenía muchos planes para ellos. No podría
terminar de esta manera.
"¿No dijiste que una vez que conociera a mi Sr. Correcto, él nunca me dejaría? No puedes
retroceder en tus palabras, Sheffield. ¡No puedes dejarme!" Su único amor verdadero era
Sheffield. Nunca podría dejarla. Ella nunca podría soportarlo.
Sin querer ver su cara triste, suspiró y bromeó: "Evelyn, siempre pensé que moriría por tener
sexo excesivo contigo. ¡Maldita sea! Esa hubiera sido una mejor manera de morir que morir en
esta cabaña abandonada. ¡una pena!"
Evelyn no sabía si reír o llorar. En ese momento, sin embargo, parecía que estaba haciendo
ambas cosas.
"¡No hables de esas tonterías! No digas que te estás muriendo. Te llevaré al hospital ahora
mismo. ¡No morirás!"
Cuando estaba a punto de levantarse y pedir ayuda, Sheffield la agarró del brazo. "Evelyn, no te
vayas. Siento que estoy muriendo ... Quédate conmigo en este último momento de mi vida, ¿por
favor?"
No quería morir de esa manera, pero también sabía que no tardaría mucho. Incluso antes de que
Evelyn lo encontrara, se encontraba entrando y saliendo de la conciencia.
'¿Qué? ¿El último momento de su vida? Cuando Evelyn comprendió sus palabras, ella sollozó al
instante. "¿El último momento de tu vida? ¿Cómo puedes decir eso? ¡No! ¡Lo superarás! Confía
en mí. Solo necesito ..."
"Haré todo lo que pueda para vivir ...", dijo Sheffield suavemente. Por Evelyn, por su brillante
futuro, haría todo lo posible por sobrevivir. De repente, Evelyn pensó en algo muy importante.
Independientemente de la advertencia de Carlos, ella decidió decirle la verdad a Sheffield.
"Sheffield, en realidad tenemos una hija".
'¿Una niña?' Los ojos de Sheffield se abrieron en estado de shock. De repente, una pequeña
figura pasó por su mente. ¿Podría ser...?
Sabiendo en quién estaba pensando, Evelyn asintió con lágrimas en la cara.
Ella confesó con la mayor sinceridad: "Gwyn es tu hija. Ella es nuestra hija".
"¿En serio? ¿Es cierto? ¿Solo dices esto porque me estoy muriendo?" Estaba tan emocionado
que sus ojos se iluminaron.
"Es verdad. Ella es nuestra hija. No te mentiría, especialmente en un momento como este".
¿Gwyn es mi hija?
Sheffield escupió un bocado de sangre. "Eve, te odio!"
Y con esas últimas palabras, cayó en coma.
Unos minutos más tarde, llegaron cinco autos de lujo con una docena de personas. Levantaron
al hombre herido que se había desmayado debido a la gran emoción. Inmediatamente, todos
salieron del pequeño pueblo de Van City.
Una semana después, Evelyn llevó a Gwyn al hospital como de costumbre. El hombre acostado
en la cama estaba estable, pero aún no se había despertado.
Después de poner a la niña en el suelo, Evelyn sacó una paleta y la desenvolvió.
"Toma un poco. Mami va a limpiar la cara de papá". Gwyn tomó la paleta y se la puso en la boca.
Cuando Evelyn entró en el baño, la niña se subió a la cama. Se arrastró muy cerca de Sheffield,
cuyos ojos aún estaban cerrados. Luego sacó la paleta llena de saliva de su boca y se la puso en
la boca.
"Caramelos, come caramelos", dijo. Muy pronto, los labios y la barbilla de Sheffield se cubrieron
con saliva y el caramelo pegajoso.
Cuando Evelyn salió del baño, vio a Gwyn acostada junto a Sheffield mientras todavía se lamía la
piruleta. Luego, la sacó y la colocó en los labios de Sheffield nuevamente. "Una lamida para ti,
una lamida para mí".
Evelyn estaba divertida. En lugar de regañar a su hija, solo le recordó a la niña. "Gwyn, no puedes
compartir una piruleta con otros, especialmente cuando alguien, como tu papá aquí, está
durmiendo".
Gwyn miró a su madre y protestó: "Pero si papá come suficientes dulces, pronto se despertará".
"Bien, mientras seas feliz". Gwyn había cambiado mucho desde que descubrió que Sheffield era
su padre. Aunque todavía dudaba en encontrarse con extraños, había mejorado mucho en
comparación con hace varios meses.
Limpiándose la saliva y el azúcar pegajoso en las comisuras de los labios, Evelyn dijo suavemente:
"Si no te despiertas pronto, tu hija pronto te golpeará".
Tan pronto como terminó de hablar, se escuchó un fuerte golpe en la habitación. Era tan ruidoso
que resonó en todos los rincones de la habitación.
Evelyn estaba tan atónita que miró a la niña con absoluta incredulidad. La niña no parecía saber
que había hecho algo mal. Levantó su manita y le dio a su padre otra bofetada.
CAPITULO 1052
SU HIJA

Evelyn acarició la cabecita de Gwyn y la persuadió: "Gwyn, no deberías golpear a tu papá.


Está mal".
Gwyn abrió mucho los ojos hacia su madre y continuó abofeteando a Sheffield en la cara
nuevamente, ignorando sus palabras.
"¡Gwyn! ¿Por qué no me escuchas? Mamá va a estar muy molesta", dijo Evelyn
pacientemente.
Al ver que su madre no estaba contenta, la niña se sintió agraviada y puso mala cara. "Pero
papi ... no se levantará ..."
"Papi está enfermo. Se levantará, pero todavía no. ¿Entiendes?"
"Golpéalo, él se levantará", soltó la niña para sorpresa de Evelyn. El tío Joshua se lo había
dicho. Con las palabras del buen tío en mente, levantó su manita y dio palmaditas en la cara
de Sheffield una y otra vez.
Evelyn dejó la toalla a un lado y caminó hacia Gwyn con un suspiro.
En ese momento, Sheffield estaba teniendo un sueño. Había mucha gente en el, rodeándolo
y llamándolo. Uno de ellos era tierno. Ella lo miró enojada y le preguntó por qué seguía
durmiendo. Cuando él no le respondió, la niña lo abofeteó varias veces en la cara.
"Gwyn ..." murmuró mientras dormía. Evelyn se congeló cuando estaba a punto de recoger
a su hija. ¿Estaba escuchando cosas? Ella no estaba segura.
En su sueño, Gwyn se quedó allí y lo miró enojada, frunciendo los labios.
"Gwyn ..." Sheffield dijo su nombre otra vez.
Esta vez, Evelyn estaba segura de que no escuchaba mal. El hombre estaba en la cama del
hospital, con la cara pálida como una sábana, y seguía gritando el nombre de su hija. Estaba
emocionada y las lágrimas amenazaban con caer de sus ojos. Estaba gritando el nombre de
Gwyn incluso en coma. Estaba emocionada, pero un poco molesta. '¿Que hay de mí?' pensó.
¿Podría ser que ella era menos importante para él que su hija ahora?
Por supuesto, el inconsciente Sheffield no tenía idea de los celos crecientes de Evelyn. En
su sueño, centró toda su atención en la niña. Esta vez, Gwyn finalmente reaccionó a él. A
diferencia de su silencio habitual, ella dijo con fluidez: "Deja de dormir. Levántate y juega
conmigo. Tengo una paleta para ti. ¿No lo quieres?"
¿Dormir? ¿Estaba durmiendo? Sheffield trató de abrir los ojos. Lo primero que vio fueron
los grandes ojos brillantes de la misma chica de su sueño. Pero la luz en la habitación del
hospital era tan deslumbrante que tuvo que cerrar los ojos nuevamente.
Gwyn se subió encima de él. Evelyn se paró a su lado y la observó atentamente para que la
niña no tocara accidentalmente el tubo de infusión en el dorso de su mano.
¡Bofetada! Parecía que Gwyn realmente disfrutaba abofetear a Sheffield.
Abrió los ojos nuevamente. Ella estaba sentada sobre él. "Gwyn ..."
Evelyn suspiró, "Has estado dormido durante una semana sin movimiento, pero cuando tu
hija te golpea, gritas su nombre inconscientemente y finalmente te despiertas. Esta es la
tercera vez que dices su nombre ".
'¿Mi hija?' Fue entonces cuando recordó lo que Evelyn le había dicho antes de desmayarse.
¡Gwyn era su hija!
"Papi ..." Gwyn lo llamó con una gran sonrisa en su rostro. Los ojos de Sheffield se pusieron
rojos en un instante. Intentó extender la mano para sostener a su bebé, pero descubrió que
estabacon suero. Puso su otra mano sobre la cara de la niña suavemente.
"¡Gwyn!" la llamó, su voz llena de amor.
Gwyn se tendió encima de él, riendo, y luego dijo claramente, "¡Papá!"
Su voz era música para sus oídos. "Hola mi princesa."
No tenía idea de que tenía una hija, y ya se habían conocido antes. Nunca podría haber
sabido que el afecto que había tenido por la niña desde el principio era porque estaban
atados por la sangre. Estaba tan inmerso en la alegría de tener una hija que ignoró a la mujer
que estaba a su lado.
Evelyn silenciosamente llevó la fuente al baño y vertió el agua sucia en el desagüe. No salió
hasta que lo hubo limpiado todo.
"Eve", finalmente llamó Sheffield.
Él la miró con ternura. Evelyn lo miró de reojo y dijo rotundamente: "Oh, ¿estás despierto?
Llamaré al médico por ti".
Sheffield sintió la frialdad en su voz. Él estaba confundido. ¿Cómo me las arreglé para
molestarla? ¡Me acabo de despertar! ¿Que hice ahora?' se preguntó desesperadamente.
Pronto, un médico y dos enfermeras llegaron a su habitación y comenzaron su chequeo.
Gwyn aún no había terminado la piruleta. Evelyn trató de quitarle los dulces. "Gwyn, no
deberías comer tanto azúcar. Vamos, dáselo a mamá".
"¡Comer!" Dijo Gwyn, mordiendo la piruleta con sus pequeños dientes. Ella no quería
entregárselo a su madre.
"Perderás los dientes si sigues así. Vamos, sé una buena chica". Gwyn a regañadientes se
sacó la piruleta de la boca y se la dio a su madre. Bajo la mirada de la niña, Evelyn envolvió
cuidadosamente el dulce restante en un trozo de papel y lo dejó a un lado. Y cuando la niña
no estaba mirando, lo tiro a la basura tan rápido como pudo.
Sacó un pañuelo húmedo y se limpió la boca y las manos de la pequeña. El doctor ya había
terminado el chequeo para entonces. Se quitó la máscara y le dijo a Evelyn: "Señorita Huo,
el Sr. Tang se ha recuperado. Todavía tiene algunas heridas leves. Necesitará descansar bien
y recuperarse".
"Ya veo. Gracias, doctor".
"De nada. Sr. Tang, descanse bien".
El doctor se fue, seguido de cerca por las dos enfermeras. La nueva familia de tres se quedó
atrás en la sala. Pero Evelyn se negó a mirar a Sheffield.
Él no la molestó. En cambio, levantó a Gwyn y la abrazó.
Él le dijo: "Gwyn, papá tiene hambre". Gwyn parpadeó hacia él.
Evelyn tuvo que preguntarse quién era el niño entre los dos. Después de una breve pausa,
Gwyn se dio la vuelta y le dijo a Evelyn: "Mami, papi tiene hambre".
Evelyn le sonrió. "No te preocupes, bebé. Tu papá es un excelente cocinero. Él puede
cocinar por sí mismo".
Sheffield ahora estaba seguro de que estaba molesta.
Con una sonrisa amarga en las comisuras de su boca, dijo en un tono serio: "Evelyn, ¿no te
sientes mal por Gwyn y por mí en este momento? La mantuviste alejada de mí por más de
dos años. La dejaste crecer sin un padre, y me has negado la felicidad de verla crecer
también. Realmente no entiendo por qué estás enojado conmigo al final ".
Evelyn finalmente lo miró. Sus emociones eran reales.
Respiró hondo y explicó: "Quería decírtelo. Cuando te fuiste ese año, pensé en contarte
sobre Gwyn. Te envié un mensaje, pero no respondiste. Y te negaste a responder mis
llamadas. "
"Mi culpa. ¿Qué hay de cuando nos volvimos a encontrar? ¿Por qué no me hablaste de ella
antes? Hemos estado juntos por tanto tiempo". Él se estaba ahogando en un océano de
remordimientos. Si hubiera sabido que Evelyn estaba embarazada en ese momento, no la
habría dejado. Se había perdido su embarazo y el nacimiento de Gwyn.
"Me dijiste que no podíamos volver a estar juntos. Fui a verte a tu oficina, pero te negaste
a reunirte conmigo. Incluso declaraste que había muchas mujeres a tu alrededor y que no
había espacio para mí. ¿Por qué te hablaría de Gwyn cuando no te interesaba estar con su
madre? Evelyn lo apuñaló con su mirada.
Sheffield se sintió impotente mientras contaba todas las estupideces que había dicho y
hecho. Se había buscado esto por sí mismo. "Es mi culpa. Fui un idiota. Me disculpo, Eve.
Ahora, ¿puedo tener un abrazo? ¿Por favor?"
Se quedó de pie en su lugar y dijo infantilmente: "No es necesario. Ahora tienes a tu hija.
Puedes abrazarla a ella. ¿Qué podría importar yo ahora?"
"Bueno, ella es mi hija recién descubierta. Pero también quiero abrazos de mi encantadora
novia". Sheffield descubrió la razón de su ira.
Ignorándolo, Evelyn sacó su teléfono e hizo una llamada. "Tío Peterson, Sheffield está
despierto. Sí. Oh, ya veo".
Sheffield frunció el ceño. Tenía que engañarla para que le prestara atención.
"¡Ah!" Sheffield gimió con una expresión dolorosa en su rostro. "Evelyn, yo ..."
Al escuchar su afligida voz, Evelyn inmediatamente se acercó a él y le preguntó: "¿Qué pasa?
¿Tienes dolor? ¿Dónde duele?"
CAPITULO 1053
ESTOY HERIDO

"Mi estómago ..."


"¡Llamaré al doctor!" Evelyn exclamó a toda prisa.
Sheffield la agarró de la mano y rápidamente explicó: "No, no. Solo tengo hambre.
Obviamente nunca has atendido a un paciente. No he comido nada en días, así que, por
supuesto, ¡me muero de hambre!"
Evelyn estaba un poco avergonzada. De hecho, ella nunca se había ocupado de nadie en el
hospital antes. Ella le sacudió la mano e hizo una llamada. "Traiga algo de comida adecuada
para un paciente. Sí, comida líquida".
Después de colgar, Sheffield volvió a tomar su mano y miró sus dedos. Solo había un
colorido anillo de ojo de gato en su dedo. "¿Dónde está el anillo que te di?"
"Lo tiré." Ella lo molestó a propósito.
"Eve, dime la verdad", suplicó.
Mirando el anillo en su dedo, Evelyn sonrió. "Es verdad. Pensé que no te despertarías, así
que lo tiré a la basura. Iba a encontrar a alguien más para comprarme un anillo nuevo".
Haciendo un puchero hacia ella, rodeó a Gwyn con la mano para evitar que la pequeña se
cayera de su regazo. "Eve, estoy herido", dijo en un tono angustiado.
"Lo sé."
"Dime por qué estás molesta".
"¡No estoy molesta!" Ella solo estaba ... un poco triste.
"Lamento lo que hice. Pero mira todas estas heridas. Por favor, no te enojes conmigo ahora,
¿de acuerdo?" Le soltó la mano y le mostró el tubo de infusión en el dorso de la mano.
Evelyn lanzó un suspiro y fue a recoger a la niña en sus brazos.
"Gwyn, ven a mamá. Deja que tu papá descanse un poco". Sheffield había dormido durante
siete días seguidos y estaba de buen humor; no sintió la necesidad de descansar más.
"Estoy bien. Ven a mí, Gwyn". Evelyn estaba realmente preocupada por su salud. Acababa
de despertarse. Temía que se cansara fácilmente si continuaba jugando con Gwyn. Por lo
que ella decidió mantener a la bebé alejada de él por un tiempo. Sin embargo, la niña
extendió los brazos y se inclinó hacia Sheffield, casi cayendo de sus brazos. Evelyn se
sobresaltó y rápidamente la agarró con fuerza. Luego, cuidadosamente puso a la niña junto
al hombre.
Esta vez, Sheffield se aseguró de abrazar a su novia también. Con su mano izquierda
alrededor de su hija y la mano derecha sosteniendo a Evelyn, dijo: "Evelyn, gracias por
darme una hija tan adorable".
Todavía sentía que estaba en un sueño. Después de todo, de repente tenía una hija
encantadora que tenía más de un año. ¡Él era un padre!
Al día siguiente, Carlos y Debbie vinieron a visitar Sheffield.
Todavía era temprano, por lo que Sheffield estaba dormido cuando llegaron. El ruido de la
puerta lo despertó. Al escuchar a alguien entrar, lentamente abrió los ojos. Antes de que
pudiera saludarlos, Carlos se dirigió hacia él como un torbellino y lo golpeó en la cabeza. El
golpe no fue doloroso, pero Sheffield quedó estupefacto. "Tío Carlos, ¿qué ...?"
"¿Tío? ¿Alguna vez has oído hablar de un suegro que ayude a su yerno a deshacerse de otras
mujeres por él?" Bramó Carlos.
Sheffield quedó atónito por unos segundos, pero luego asumió que el viejo estaba hablando
sobre el asunto de Gillian. Aparentemente, ella había causado algunos problemas en el
Grupo ZL el otro día. Entonces, él respondió con una sonrisa halagadora, "¡Oh, papá! Tú
eres mi papá".
"¡Basta de mierda! ¡No tengo un hijo que sea tan desvergonzado como tú!" Sheffield era
mucho más descarado que Matthew. Se sentó con una sonrisa y cambió de tema.
"Tío Carlos, no te dije que era Star Anise, y no me dijiste acerca de Gwyn. Entonces, estamos
bien ahora, ¿de acuerdo?"
Carlos se inclinó más cerca de él. "¿Estamos bien? ¡Sueña! ¡Me extorsionaste por más de
mil millones! ¿En qué mundo crees que puedes salirte con la tuya? Ya que estás en el
hospital, no te acosaré ahora. Una vez que te recuperes, ¡Te devolveré al hospital! "
Debbie tiró de su manga y defendió a Sheffield. "¿No llegamos a un acuerdo sobre cómo
trataríamos a Sheffield? ¿Por qué estás actuando así de nuevo?"
"No llegué a ningún acuerdo. ¡Me enfado mucho cuando lo veo!"
Sheffield se rió de sus pequeñas bromas y luego se disculpó: "Tío Carlos, ¿me perdonas todo
lo que ha sucedido hasta ahora?"
Antes de que Carlos pudiera responder, Debbie interrumpió: "Mira. Sheffield está siendo
muy amable con nosotros. ¡No seas tan tacaño!"
‘¿Tacaño? ¿Yo?' Carlos estaba demasiado enojado como para decir una palabra después de
ser regañado por su esposa. Decidió desahogar su ira en Sheffield como de costumbre. "¡No
pretendas ser amable frente a mi esposa! Siempre eres tan orgulloso y arrogante frente a
mí, pero finges ser dulce cuando mi esposa está cerca".
"No es así, tío Carlos. Realmente quiero casarme con Evelyn. Quiero ser tu hijo. Por favor,
no me hagas las cosas más difíciles", suplicó.
"Solo decir eso no es suficiente. Tienes que mostrar tu sinceridad". Sheffield recordó algo
que Carlos había querido hace mucho tiempo. "¿Qué tal una tetera hecha de barro azul?"
¡Funcionó! La curiosidad de Carlos se despertó de inmediato y sus ojos brillaron.
"¿Tú tienes una?"
"¡Sí Sí!"
"Bueno, déjame ver primero la tetera de barro azul". Carlos no quería prometer nada tan
fácilmente. ¡No quería que la gente dijera que se había casado con su hija por una tetera!
"No hay problema. Te aseguro que es genuino". Sheffield finalmente tenía la oportunidad
de arreglar las cosas con Carlos y no estaba dispuesto a arruinarlo.
Sheffield se aburrió de quedarse en el hospital después de unos días. Evelyn hizo todo lo
posible para que se quedara dos días más, pero después de eso, él insistió en irse sin
importar cuánto lo persuadiera. Y así, Evelyn lo recogió del hospital, junto con Gwyn.

El departamento de Sheffield estaba recién decorado. Gwyn miró a su alrededor con


curiosidad. Donde quiera que fuera, Sheffield seguía a la niña como un lacayo. Cuando ella
mostrara interés en algo de su casa, él le explicaría en detalle lo que era. Y seguía pidiéndole
a Gwyn que lo llamara "papá". ¡Ya lo había llamado así miles de veces desde que se había
despertado! Evelyn estaba aburrida de escucharlo.
Ahora, de nuevo, el feliz padre le dijo a su hija: "Gwyn, llámame 'papi' y todos nos
quedaremos aquí esta noche juntos. ¿Suena bien?" Gwyn miró alrededor de su habitación
y lo miró con desprecio.
"Pequeño." '¿Pequeño?' Sheffield miró alrededor de su habitación, que cubría más de
cuarenta metros cuadrados. ¿Gwyn pensaba que esto era pequeño? Él gimió, sintiéndose
frustrado consigo mismo por no haberlo notado antes. "¡Muy bien! ¡Si me llamas 'papi’ otra
vez, te compraré una casa más grande! ¿Qué dices?"
"¡Papi!" dijo de nuevo con una amplia sonrisa.
A pesar de que la había escuchado llamarlo "Papi" miles de veces, todavía se sentía
complacido por eso cada vez. "¡Cariño, mañana te llevaré a ver una casa grande!"
"¡Bueno!" De pie en la puerta de la habitación, Evelyn sacudió la cabeza con resignación.
"No es necesario que compres una casa nueva. Esto es suficiente".
Él estuvo en desacuerdo sin pensarlo dos veces. "¡De ninguna manera! Mi hija dice que la
casa es pequeña, así que tenemos que mudarnos a una más grande. Está decidido".
Su apartamento tenía unos doscientos metros cuadrados. Había estado viviendo aquí solo
cómodamente, pero no era lo suficientemente grande para una familia. Además de eso, no
sentía que este apartamento fuera seguro después del incidente. No quería poner a su
esposa e hija en peligro.
Evelyn no discutió. Fue amada y protegida por Carlos, por lo que sabía muy bien cómo un
padre amoroso malcriaría a su hija sin preocuparse por nada en el mundo. Se dio cuenta de
que Sheffield también era un esclavo de su hija, al igual que Carlos.

CAPITULO 1054:
UNA PROPOSICIÓN FORMAL DE MATRIMONIO

Más tarde esa noche, con la ayuda de Evelyn, Sheffield bañó personalmente a Gwyn y la
metió en la cama. Luego, le pidió a alguien que le trajera una pila de libros de cuentos para
niños y comenzó a leerle algunas de esas historias.
Evelyn los dejó para reforzar su vínculo y entró en el baño. Las risas de Gwyn se escucharon
desde el dormitorio.
Tenía que aceptar que Sheffield realmente sabía cómo cuidar a los niños. Después de jugar
con su papá durante aproximadamente media hora, la niña se fue quedando dormida
mientras Sheffield le leía la historia de un dinosaurio feliz. Después de asegurarse de que
Gwyn estaba bien metida en la cama y de confirmar que Evelyn todavía estaba en la ducha,
Sheffield se dirigió al estudio para hacer una llamada telefónica urgente.
"Viejo Fan, necesito un favor", dijo cuando Joshua contestó la llamada.
"¡Vete a la mierda! ¡Tu eres el viejo Fan!" Bramó Joshua.
"Oh, por favor, querido Joshua. ¿Dónde está tu novia ahora? Necesito un favor de ella".
"¡Piérdete! ¡Y no me llames 'Querido Joshua'!"
Sheffield gruñó, "¿Me vas a ayudar o no?"
"Veamos. Llámame 'Hermano mayor".
Sheffield puso los ojos en blanco con tanta fuerza que podrían haberse caído de la parte
posterior de su cabeza. Pero lo dijo de todos modos. "Hermano mayor."
Después de todo, Joshua era mayor que él, por lo que no era un gran problema. Sin
embargo, una vez que se casara con Evelyn, sería el cuñado mayor. Y eso, naturalmente, le
garantizaría que Joshua le mostrara un poco de respeto. Sheffield planeaba sacar el máximo
provecho de su superioridad entonces.
Sintiéndose perfectamente contento, Joshua respondió con entusiasmo: "Maestro Tang,
¿qué quiere de su hermano mayor?"
"Cuando mi vida estuvo en juego ese día, le había dado a Evelyn el anillo de diamantes, pero
ella no lo usa. Supongo que lo dejó en la mansión de la familia Huo. Pídale a Terilynn que lo
busque en la sala de colección de Evelyn y que me lo traiga. No, solo pídale que averigüe si
está allí. Iré a buscarlo yo mismo ".
"¿Qué? ¿Cómo puedes recuperar el anillo que ya le diste? ¿Estás tratando de retractarte de
tus palabras? Eso no está bien, hombre".
"¿Crees que me retractaría de mi palabra, tu, idiota hermano mayor?" Sheffield reprendió.
"No tuve más remedio que darle rápidamente el anillo a Evelyn ese día. Estaba bastante
seguro de que iba a morir. No pensé que sería lo suficientemente afortunado como para
sobrevivir. Ahora que me he recuperado, tengo que disculparme con mi amada por mis
errores y hacer una propuesta formal de matrimonio. Quiero personalmente poner el anillo
en su dedo ".
Sheffield estaba sin dinero otra vez, así que no había forma de que él comprara otro anillo
de diamantes. Tendría que esperar la ganancia de Theo Group o ganar algo de dinero
asumiendo tareas como Star Anise. ¡Y de repente cayó en cuenta de que le debía a Joshua
unos seis millones de dólares!
Fue demasiado difícil obtener el diamante rojo. Él había dedicado mucha mano de obra y
dinero al anillo. Además, incluso había vendido algunos diseños de armas.
"Wow, Maestro Tang. Realmente eres un romántico. Bien, se lo diré a Terilynn. ¿Pero y si
no esta en la mansión?"
"Estoy seguro de que sí. La mansión Huo es el lugar más seguro para guardar el anillo", dijo
Sheffield afirmativamente.
"Está bien. Espera mi mensaje". Era un favor trivial. A Joshua no le importaba ayudarlo.
"¡Gracias, mi querido! Vamos, ahora dame un beso. ¡Muah!" Sheffield bromeó. Le
encantaba burlarse de Joshua.
"Sheffield".
La fría voz de una mujer sonó de repente.
Evelyn estaba parada en la puerta, mirándolo, inexpresiva.
Sheffield estaba tan sorprendido que casi dejó caer el teléfono. Pero reaccionó rápidamente
y le dijo a la persona del otro lado: "Espera, hermano. Estoy bastante seguro de que Evelyn
nos ha entendido mal. Por favor, dile algo por mí".
Joshua se sentía enfermo después de tener que escuchar las burlas de Sheffield. Ahora, era
su turno de regodearse. "Limpia tu propio desastre, hermanito". Se rio y colgó.
Sheffield miró el teléfono impotente. Luego se apresuró a mostrarle a Evelyn el registro de
llamadas. "Cariño, te juro que solo estaba hablando con Joshua. Compruébalo por ti
misma".
Sin molestarse en echar una sola mirada a su teléfono, Evelyn preguntó fríamente: "¿Alguna
vez has considerado mis sentimientos cuando coqueteas casualmente con otras mujeres?"
"No, era Joshua por teléfono. Yo—"
"¡No estoy hablando de Joshua!" ¿Realmente pensaba que ella no tenía emociones? ¿Que
no le importaba si él coqueteaba con otras mujeres? ¡Bueno, estaba equivocado!
Evelyn también era una mujer y amaba a Sheffield. Cada vez que lo veía coqueteando con
otras mujeres, o cuando una mujer venía a provocarla en su nombre, ella solo pretendía
estar tranquila. Pero en el fondo, siempre había deseado poder despellejar a Sheffield en
vida. Nunca había tenido la oportunidad de saldar cuentas con él. Ahora era el momento de
finalmente aplastarlo.
"¿Qué? ¿De quién estás hablando entonces? No he coqueteado con ninguna mujer
recientemente. ¡Lo juro!"
Cruzando los brazos sobre su pecho, Evelyn se apoyó contra la puerta y levantó las cejas
inquisitivamente. Ella fue al grano. "¿Escuché que querías acostarte con tu cuñada?" ella
preguntó fríamente.
Sheffield se sorprendió por un momento y luego dijo: "Oh, te refieres a Kaylee Lou". 'Deben
haberse conocido. Y Kaylee le habló de mi', pensó.
"Entonces, ¿lo admites?"
Guardando su teléfono, dijo en un tono relajado, "¿Admitir qué? ¿Qué quería acostarme
con Kaylee Lou, esa mujer viciosa? ¿En serio, Eve? ¿Crees que tengo tan mal gusto con las
mujeres?"
"¿No le dijiste esas palabras a ella tú mismo?" ella presionó. Sheffield no lo negó.
"Lo hice. Solo quería molestar a Sterling. Evelyn, nunca podría—"
"¡No estoy convencida!" ella respondió con decisión, luego se dio la vuelta y se fue.
Sheffield se rascó la parte posterior de la cabeza y la siguió hasta el dormitorio. "¿Qué puedo
hacer para hacerte entender? Realmente odio a esa mujer".
Evelyn lo evitó y se fue a la cama. Al ver la cara dormida de Gwyn, bajó la voz. "Entonces
dime por qué te acostaste con tu cuñada cuando apenas tenías dieciséis años".
Algo siniestro brilló en los ojos de Sheffield en ese momento, pero desapareció tan rápido
como había llegado. "Sterling se lo contó", pensó a regañadientes.
Acostado al otro lado de la cama, miró el rostro tranquilo de su hija. Luego, miró a la madre
de la niña. "Evelyn, ¿piensas en mí como un playboy sin límites?"
Bajo la tenue luz, Evelyn vio cuán tiernamente miraba a su hija. "No", dijo con firmeza. Ella
confiaba en él.
La sonrisa de Sheffield era amarga. Sabía que era hora de contarle sobre su pasado.
Apoyado en la cabecera, comenzó: "Déjame decirte por qué Peterson me repudió. Hay tres
razones detrás de esto. La primera fue que me acosté con mi cuñada. En segundo lugar, se
transfirieron tres millones de dólares a mi cuenta bancaria de repente. Él dijo que estaba
involucrado en un asunto turbio. Y la última razón fue que quemé las notas de medicina
tradicional china de mi abuelo. Eso lo llevó al límite ".
Las notas de medicina tradicional china de Mooney valían al menos cien millones de dólares.
Por supuesto, la pérdida financiera no fue la razón por la que Peterson estaba enojado. Lo
que más importaba era que esas notas eran los minuciosos esfuerzos de toda la vida de
Mooney.
Sheffield levantó sus gruesas cejas hacia Evelyn y preguntó: "Entonces, ¿cuál es tu
suposición? ¿Crees que me acosté con Kaylee?"
El corazón de Evelyn dio un vuelco. Luego recordó lo que le había dicho mientras estaban
en D City hace mucho tiempo. Le había dicho que nunca se había acostado con ninguna otra
mujer antes que ella. Ella respondió: "No lo hiciste".
"Estás equivocada. Me acosté con Kaylee".
La cara de Evelyn se puso pálida. Ella miró al hombre con incredulidad, quien ahora tenía
una sonrisa juguetona en su rostro.
"Pero", agregó, lo que puso a Evelyn extremadamente nerviosa. Con una sonrisa misteriosa,
continuó: "Sí, dormimos bajo la misma colcha. Pero no pasó nada. Fue el mismo caso
cuando el Sr. Huo nos la jugó hace dos años. ¿Recuerdas? Te hizo dormir a ti y a Joshua en
la misma cama para separarnos ".
CAPITULO 1055
COSA DEL PASADO

Al principio, el corazón de Evelyn se hundió, pero luego, después de un momento, lanzó un


suspiro de alivio. Esperaba que Sheffield no estuviera mintiendo.
Mientras recordaba el pasado, Sheffield dijo con voz tranquila: "Permítanme tratar de
recordar quién me vio acostado en la misma cama con Kaylee. ¡Oh, todos! ¡Sí! Todos en la
familia Tang nos vieron. Todo sucedió demasiado rápido en ese momento. Antes de que
supiera lo que estaba sucediendo, Sterling me estaba arrastrando furiosamente fuera de la
cama y golpeándome. Mi padre también estaba furioso. No solo dejó que Sterling me
golpeara, sino que también pidió a su hijo mayor, Willis, y su segundo hijo, Pierson, que me
enseñaran una lección. Al mismo tiempo, las mujeres de la familia Tang comenzaron a
burlarse y maldecirme. Dijeron que me convertí en una persona tan insolente porque era
un niño que no tenía una madre para diciplinarme. La tercera hija de Peterson, Sandra, dijo
que, después de todo, podría no ser miembro de la familia Tang. ¿Cómo podrían tener un
hijo tan desvergonzado como yo? Ella solo quiso insinuarle a mi padre que mi madre tuvo
una aventura amorosa alguien más y que yo no era su hijo biológico ".
Mientras escuchaba a Sheffield, el corazón de Evelyn se rompió más de lo pensaba que
podía. Incluso comenzó a temblar un poco. Sin embargo, Sheffield estaba muy tranquilo
como si solo estuviera contando la historia de otra persona. Evelyn no podía imaginar por
lo que tuvo que pasar. Fue muy doloroso escucharlo. Fue como si ella pudiera sentir lo que
él había sentido en aquel entonces. Debe haber sido muy difícil ser acusado de esa manera
por tu propia familia. En ese entonces, solo era un adolescente, pero tenía que soportar
tanta agonía y sufrimiento.
Ella cuidadosamente movió a Gwyn un poco. Su hija había estado durmiendo
profundamente por un tiempo. Luego, apoyó la cabeza sobre el brazo de Sheffield, lo
sostuvo y dijo: "Olvídalo. Confío en ti".
Con una sonrisa amable, Sheffield acarició su largo cabello "Lo sé. Estás celosa. Es normal
sentirse así". Evelyn no lo negó y solo asintió con la cabeza como respuesta. Ella lo amaba
tanto y él también la amaba. Más importante aún, ambos estaban seguros del amor del
otro, por lo que no era vergonzoso admitir que estaba celosa. Era solo una prueba más de
que realmente se preocupaba por él. "Desde el momento en que nací, he sido como una
espina ante los ojos de Sterling. Y solo porque tenemos el mismo padre, pero diferentes
madres. Estoy seguro de que fueron Sterling y su esposa quienes me tendieron una trampa.
Me querían fuera de la familia Tang o golpeado hasta la muerte por mi padre.
La primera esposa de mi padre dio a luz a dos hijos y una hija: Willis, Pierson y Sandra. Sin
embargo, mientras daba a luz a Sandra, murió de distocia laboral. Su segunda esposa, la
madre de Sterling, también le dio tres hijos. Ella tiene dos hijos y una hija. Su hija es la mayor
entre los tres. Más tarde, se divorció de mi padre. Por lo que escuché, no está realmente
bien ahora, por lo que quiere volver a casarse con él. ¿Quién sabe si es verdad o no?
De todos modos, después del divorcio, mi padre se casó con su tercera esposa, mi madre,
Ingrid. De hecho, puedo sentir que él se preocupaba más por mi madre que por sus dos
primeras esposas. Cuando mi madre falleció, él estuvo muy triste, pero no fue por mucho
tiempo. Su cuarta esposa es Lea. La has conocido. Sé que es mi padre, pero es el hombre
más despiadado que he conocido en lo que respecta a las mujeres. Creo que él nunca le ha
dado amor genuino a ninguna mujer. Las mujeres no son más que una herramienta para él
".
Evelyn no entendía. "Acabas de decir que tu padre ya se casó con cuatro mujeres. Así que
Sterling y los tres hijos de la primera esposa de tu padre también tienen madres diferentes.
Pero, ¿por qué Sterling solo tiene sus ojos en ti?"
Con una sonrisa engreída en su rostro, Sheffield comenzó a alabarse a sí mismo: "¡Porque
soy más listo que ellos!"
Evelyn lo golpeó ligeramente en la cintura, diciéndole que fuera más serio.
"Lo digo en serio. Hace mucho tiempo te dije que a menudo me saltaba grados en la escuela
porque mis capacidades eran demasiado avanzadas. Mi coeficiente intelectual también
superó a otros estudiantes. ¿Te has olvidado de eso?"
"No, no lo he hecho".
"Bueno, en ese momento, mi padre me quería más. A menudo me elogiaba frente a sus
otros hijos. También dijo que quería que heredara la compañía en el futuro. Sé que Sterling
está celoso de mí. Y él gradualmente se puso en mi contra. Eso es todo ". Resultó que los
hombres también podían estar terriblemente celosos el uno del otro.
"Todos los miembros de la familia Tang, excepto Nastas y yo, ya se han casado. Pero ninguno
de ellos es leal a sus parejas. Después de que te cases conmigo, nunca volveremos a un
lugar tan desordenado a menos que sea completamente necesario. Incluso si tenemos que
ir allí, no confíes en nadie de la familia Tang. Si alguien se atreve a molestarte, ¡defiéndete!"
Al escuchar eso, Evelyn se sorprendió por completo. "¿Qué quieres decir con que ninguno
de ellos es leal a sus parejas?"
"Willis a menudo pasa un tiempo a solas con su secretaria en una habitación de hotel.
Pierson tiene una aventura con la esposa de Felton. Oh, Felton es mi sexto hermano. Sandra
no ha tenido una aventura con otro hombre. Después de todo, ella es maestra, así que ella
es un modelo de virtud para los demás. Pero ella y su esposo viven casa de la familia Tang
desde que contrajeron matrimonio. Su esposo muestra interés en Kaylee. Creo que después
de casarnos, también puedo vivir en la mansión de la familia Huo ¿Qué piensas de eso?
"¡Eso está bien!" Era costumbre que cada hija saliera de la casa de sus padres después de
casarse. Pero Evelyn quería seguir viviendo en la mansión de la familia Huo después de
casarse con Sheffield.
Sheffield curvó sus labios y continuó hablando de su familia. "La hija menor de mi padre es
aficionada a los prostitutos. Sterling y Kaylee tienen una relación abierta y tienen sus
respectivos amantes. Felton tiene muchas amantes. Soy el séptimo hijo de mi padre. Solo
te amo, Evelyn. Hoy y todos los días que tenemos por delante, eres y serás solo tú. No sé si
Nastas, el hijo menor de mi padre crecerá para convertirse en ellos en el futuro. De todos
modos, su madre, Lea, no es una mujer justa. es muy probable que sea tan inmoral como
ellos cuando crezca ".
Evelyn no pudo evitar sentirse abrumada cuando se enteró de lo que sucedía en la familia
Tang. Con la excepción de Sheffield, ninguno de los miembros de la familia Tang era una
persona íntegra. No es de extrañar que Sheffield no quisiera volver con ellos.
Ella lo miró y le preguntó: "¿Qué pasa si de alguna manera sutil, te han influenciado
inconscientemente?" Después de todo, quien ha estado en compañía de lobos aprenderá
a aullar.
"¡De ninguna manera! Soy diferente de ellos. Aunque los miembros de la familia Tang son
muy inmorales, yo siempre seré honorable y mantendré mi integridad".
"Es la primera vez que veo a alguien a quien le encanta alabarse tanto a sí mismo", comentó
Evelyn mientras rodaba los ojos.
"Sí, es verdad. Soy orgulloso y a veces puedo tener demasiada confianza. Pero si no fuera
así, no habría sido capaz de hacerte mía". Sheffield bajó la cabeza y besó a Evelyn en la parte
superior de su cabello. Solo con tenerla a su lado, estaba contento y feliz. No podía pedir
nada más.
Con una sonrisa, Evelyn suspiró impotente. "¿Simplemente le dices esto a otras personas
tan casualmente? ¿Qué acepté estar contigo solo porque eres lo suficiente confiado para
perseguirme?"
"Sí, estas en lo correcto. Dos días después de que se revelara nuestra relación, alguien ya
me había preguntado cómo pude ganar tu corazón. Entonces les dije que el secreto para
perseguirte era ser confiado y persistente".
"Entonces sabes que eres muy seguro de ti misma", se burló Evelyn. Cuando lo conoció por
primera vez en D City, Sheffield ya era bastante desvergonzado.
Sosteniendo a la mujer fuertemente en sus brazos, suspiró, "¡Por supuesto! Eso es lo que
debemos hacer. ¡Deberíamos conocernos y tener confianza!"
"Está bien, ¡tú ganas!" Sheffield se dio vuelta en la cama y se presionó contra ella. Sabiendo
lo que iba a hacer a continuación, Evelyn señaló a su hija y dijo suavemente: "¡No! Gwyn
está aquí".
"Está bien mientras nos mantengamos callados". No había tenido relaciones sexuales
durante mucho tiempo, así que estaba desesperado por hacerlo con ella.
"No. Generalmente se despierta en medio de la noche. Tiene que ir al baño o tomar leche.
No ..." tartamudeó Evelyn, un poco avergonzada. De hecho, ella estaba mintiendo. Gwyn
rara vez se despertaba por la noche, excepto por ese período de tiempo en particular
después de haber sido secuestrada y rescatada.
La verdad era que Evelyn no quería una tercera persona presente en la cama mientras
hacían sus asuntos, incluso si la niña no sabía nada.
Más o menos, Sheffield sabía lo que pensaba Evelyn. Después de alejarse de ella, la besó en
los labios, con demasiada fuerza, como si tratara de compensar la intimidad. Apagó la
lámpara de la mesilla de noche y de repente recordó algo importante. "¿Qué le pasó a
Gwyn? ¿Por qué tiene TEPT? ¿Ha sido así desde su nacimiento?"
Ante la mención de la situación de Gwyn, Evelyn enterró la cabeza en su pecho y explicó:
"No. Estaba muy sana y activa cuando acababa de nacer. Algo sucedió. Fue una de las
sirvientas de la mansión".
Aunque era cosa del pasado, Evelyn pensó que el padre de Gwyn tenía derecho a
saberlo. Cuando Gwyn tenía varios meses, fue secuestrada por la criada que la había estado
cuidando. Era un día normal y estaban jugando casualmente afuera cuando la sirvienta se
la llevó.
CAPITULO 1056
RECONOCERLA COMO PARTE DE LA FAMILIA TANG

La criada llamó a Carlos y le pidió un rescate de mil millones de dólares a cambio de liberar
a la bebé. Advirtió que, de lo contrario, la mataría. Cuando Carlos y Evelyn llegaron a la
escena, Gwyn, que tenía solo unos meses en ese momento, estaba atada con una cuerda.
Junto a la bebé, la criada estaba apuñalando a un perro ya muerto una y otra vez con un
cuchillo de cocina. Era una escena cruel y sangrienta, suficiente para hacer que el estómago
de cualquiera se revolviera de miedo, por no hablar de un niño que apenas tenía un año.
¿Quién podría haber imaginado que una criada normal podría convertirse en algo tan
inhumano? Otra criada, que estaba con ella en ese momento, intentó abandonar el
secuestro y entregarse a la policía porque estaba empezando a asustarse demasiado.
La criada loca no estuvo de acuerdo, y cuando las dos no pudieron llegar a un acuerdo, la
loca mató a la otra criada con el mismo cuchillo. Evelyn lloró histéricamente, mientras
gritaba a Gwyn que cerrara los ojos. Pero después de presenciar la muerte del pequeño
perrito, Gwyn estaba tan asustada que se quedó congelada en una esquina, incapaz de
responder a los gritos de su madre. Todo ese tiempo, mantuvo los ojos bien abiertos y vio
a la loca criada apuñalar a su compañera.
De pie en el balcón del tercer piso del edificio, la criada amenazó a Carlos y Evelyn con que
Gwyn moriría de la misma manera si no le entregaban el dinero pronto.
Carlos había venido con algo de efectivo con él, por si acaso. Levantó la maleta y dijo: "Hay
200 000 dólares en esto. Haré que te transfieran el resto. Deja ir a la bebè".
"¡Oh, no! ¡Quiero ver la cantidad transferida primero! ¡Mil millones! ¡Date prisa, o la
mataré!" La criada negó cualquier negociación. También sabía que, si no se iba
rápidamente, la policía la rodearía.
La mujer loca continuó agitando el cuchillo ensangrentado frente a Gwyn. La niña estaba
tan asustada ahora que se echó a llorar. La criada se irritó y le gritó al bebé horrorizado:
"¡Cállate! ¡Si lloras, te mataré con este cuchillo!" Ella apuntó con el cuchillo a la niña,
sonriéndole cruelmente.
El corazón de Evelyn se rompió en un millón de pedazos cuando escuchó los gritos de su
bebé. Le gritó a la criada: "¡Necesitamos tiempo para preparar el dinero! Por favor, danos
a mi bebé. ¡Subiré y seré tu rehén! ¡Por favor, no la lastimes!"
"¿Eh? ¿Crees que soy un idiota?" La criada se rió salvajemente. Luego agarró a Gwyn por el
cuello y la levantó en el aire. "¡Rápido! Contaré hasta tres; quiero ver el dinero en mi cuenta
al final. ¡De lo contrario, la mataré y la arrojaré desde aquí!"
La cara de Gwyn se puso roja mientras luchaba por respirar. Evelyn no podía soportar ver
sufrir a su bebé. Ella luchó por liberarse de Carlos y corrió hacia la escalera, pero él volvió a
tomar su mano. La consoló con una voz urgente pero suave: "Evelyn, cálmate. Escúchame.
Esto terminará pronto". Pero Evelyn no estaba escuchando. Estaba al borde de un colapso.
"Papá, se está muriendo. Se está muriendo ...", gritó. Hubo un fuerte estallido en ese
momento, seguido de cerca por el grito de la criada.
Todo quedó en silencio por un segundo.
Conteniendo el aliento, Evelyn levantó la vista y vio que Gwyn había caído al suelo. La criada
sostenía su muñeca donde había sido alcanzada por la bala y gritó histéricamente: "¡Voy a
matarla! ¡La mataré!"
Alcanzó el cuchillo en el suelo, lista para apuñalar al bebé.
¡Bang! ¡Bang! Dos disparos más.
El cuchillo cayó al suelo, y la criada también con un ruido sordo.
Un grupo de hombres uniformados se apresuró al tercer piso.
Evelyn quería seguirlos para ver a su hija, pero sus piernas estaban demasiado débiles para
moverse. Cuando los hombres de Wesley llevaron a Gwyn a Evelyn, la niña había llorado
tanto que su voz estaba ronca. La niña forcejeaba ferozmente en los brazos del oficial.
Nadie era capaz de calmarla. Evelyn la abrazó con fuerza en sus brazos y continuó
consolándola. Después de llorar por mucho tiempo, finalmente se quedó dormida por el
agotamiento.
Gwyn tuvo fiebre alta esa noche. Cuando se despertó a la mañana siguiente, era sensible a
cualquier ruido y a menudo lloraba en voz alta.
En poco tiempo, Gwyn comenzó a mostrar síntomas de TEPT.
Carlos contrató a docenas de psicólogos, todos de fama mundial. Pero cada vez que veía
extraños, lloraba en voz alta y se negaba a dejar que alguien se acercara a ella. Al darse
cuenta de que obligarla a mezclarse solo la haría más agresiva, Evelyn finalmente renunció
a los tratamientos psicológicos.
Más tarde, la criada fue condenada a muerte y fue ejecutada de inmediato. Pero el trauma
que le había causado a Gwyn era irreparable.
A partir de entonces, los miembros de la familia Huo comenzaron a cuidar a Gwyn por si
mismos.
Incluso aquellas sirvientas que habían trabajado para la familia Huo durante mucho tiempo
no podían acercarse a la niña o estar a solas con ella.
Poco a poco, Gwyn se volvió más y más silenciosa. Dejó de llorar cuando veía extraños, pero
tampoco habló con nadie. Ella solo escondería su rostro y permanecería en silencio.
No fue hasta que conoció a Sheffield que la niña comenzó a sonreír y hablar.
Después de contarle a Sheffield todo lo que había sucedido, Evelyn tembló cuando el miedo
la invadió. Tenía miedo de que tan terrible situación volviera a ocurrir. Le rompería el
corazón ver a su hija sufrir algún tipo de daño alguna vez.
Mientras narraba el pasado, Sheffield se movió en silencio y se tumbó en el medio de la
cama, entre Gwyn y Evelyn. Con su brazo izquierdo alrededor de Gwyn y su brazo derecho
alrededor de Evelyn, susurró con ternura: "Evelyn, no tengas miedo. Prometo que nunca
dejaré que algo así le vuelva a pasar a nuestra hija".
Ella asintió. "Confío en ti, Sheffield. Realmente no quiero que ella pase por eso en el futuro".
Una lágrima solitaria cayó por su mejilla.
"Ella no tendrá que hacerlo", prometió. "Te protegeré a ti y a nuestra hija".
Cualquiera que quisiera lastimar a sus preciosas chicas tendría que pasar por encima de su
cadáver.
"Hmm" Ella le creyó. Estaba dispuesta a confiarle su futuro y el de Gwyn a Sheffield.
La noche se hizo más oscura. Evelyn se recostó en el pecho de Sheffield y se quedó dormida
escuchando los latidos de su corazón, sintiendo una sensación de absoluta seguridad.
EN THEO GROUP
Temprano a la mañana siguiente, Peterson llegó a la compañía. Entró en la oficina de su hijo
y lo miró fijamente.
Sheffield estaba trabajando y no se molestó en saludarlo ni siquiera en mirarlo. Después de
un largo momento de vacilación, el anciano finalmente preguntó: "¿Quién es ella?"
"¿Quien?" Sheffield preguntó de nuevo, aunque sabía de quién estaba hablando su padre.
"La niña que Evelyn estaba abrazando".
"¿Que te importa?" Peterson sabía que Sheffield aprovecharía todas las oportunidades que
se le presentaran para molestarlo, pero aún así se había apresurado a encontrarlo temprano
en la mañana.
Era un asunto de importancia. Tenía que saber si la pequeña era su nieta. "¿Ella es tuya?"
"¿Por qué haces preguntas para las que ya sabes las respuestas?" Sheffield finalmente lo
miró y preguntó con una ceja levantada. "Sr. Tang, ¿qué piensa? ¿Se parece ella a mi o a
Evelyn?"
Peterson lo miró boquiabierto. Sheffield no actuó como un padre en absoluto.
"¿Estás seguro de que es tu hija?"
Disgustado por las palabras del anciano, Sheffield respondió con frialdad: "Cuidado, señor
Tang. ¿Qué quiere decir? Ella es mi hija".
"¿Has hecho una prueba de paternidad? ¿Por qué Evelyn no te contó sobre esta niña
antes?"
"No necesito una prueba de paternidad para saber que ella es mía. Sr. Tang, ¿vino aquí
temprano en la mañana solo para molestarme?"
Sheffield dejó la pluma y miró a Peterson a los ojos. Estaba listo para la pelea. Parecía que
Peterson no quería reconocer a Gwyn como su nieta.
"No, no es por eso por lo que estoy aquí. Si ella es realmente tu hija, tienes que reclamarla
para la familia Tang".
CAPITULO 1057
LA PROPUESTA

"No me importa si Gwyn es reconocida por la familia Tang. Siempre y cuando ella sea
reconocida por mí, por supuesto. ¿A quién le importa si la reconoces como tu nieta? No a
mí". Sheffield se encogió de hombros con indiferencia.
'¿Qué? ¡Maldición! ¿Qué está haciendo?' Peterson cerró los ojos y trató de contener su ira.
"¿Cómo podría no reclamarla como mi nieta? Trae a la niña algún día y tendremos una
charla adecuada".
"Sí, tal vez. Por cierto, me voy a casar. Eso significa que puedes comenzar a trabajar en los
regalos de boda. Creo que deberías saber quién es mi novia. Depende de ti decidir el precio
de la novia. Pero recuerda, nosotros no lo conseguiremos si decides estafarme".
Peterson sintió que su corazón se hundía. Sabía que la novia de Sheffield era la hija de
Carlos. Los Huo eran bastante ricos. Uno podría imaginar cuánto dinero estaría la familia
Tang condenada a pagar.
El 21 de mayo, Sheffield hizo otro movimiento de alto perfil. Uno del que todo el mundo
sabría.
Alrededor del mediodía, Evelyn le entregó una pila de documentos a Nadia. "Entrégalos
ahora. No estaré en la reunión de altos ejecutivos esta tarde. Recuerda mencionar el bono
de fin de año".
"Sí, señorita Huo". Evelyn planeaba volver a casa y almorzar con su hija. Ella hacía eso
cuando no estaba ocupada.
Salió del ascensor con su bolso. De repente, sintió que algo había excitado al personal.
Muchos empleados la saludaban mientras pasaban apresuradamente a su lado. Ella los
escuchó chismorrear. "¿Qué está pasando? ¿Es verdad?"
"Por supuesto que es verdad. Lo vi con mis propios ojos, ¡así que corrí escaleras arriba para
decirle a los chicos! Pero no sé para quién es todo esto. Esas decoraciones no estaban allí
esta mañana, y ahora, todo un de repente, están justo afuera ".
Mirando fijamente a sus figuras en retirada, Evelyn le preguntó a Félix: "Está bien, morderé
el anzuelo. ¿Qué está pasando?"
"Me tienes. Podría preguntarle a alguien". Felix estaba esperando en su oficina. No había
mirado afuera, así que no sabía lo que pasaba.
"No importa. Salgamos a echar un vistazo nosotros mismos". Tan pronto como salieron del
edificio, lo primero que vio Evelyn fue una larga alfombra roja. A ambos lados de la alfombra
había rosas rojas en flor, que se extendían hasta la plaza frente al edificio de oficinas.
Había muchas rosas azules en la plaza. Muchos chocolates empacados en rosa se colocaron
junto a las rosas azules, formando un corazón.
En el centro de la plaza estaban las palabras "TE AMO" deletreadas con flores.
Pétalos estaban esparcidos alrededor de las palabras. Docenas de globos rosados y blancos
se mecían con el viento; se colocaron cajas de dulces de colores en varios tamaños a ambos
lados de las decoraciones.
Una multitud se había reunido para ver el espectáculo, y algunos de ellos sostenían carteles
con las palabras "Cásate conmigo" o "Te amo" en sus manos.
Era un espectáculo digno de ver, y los silenciosos susurros y jadeos eran testimonio de ello.
Dos guardaespaldas estaban en el otro extremo de la alfombra roja. Cuando vieron a Evelyn,
se acercaron a ella y la llevaron a la alfombra roja.
"Señorita Huo, por aquí, por favor". El corazón de Evelyn dio un vuelco mientras miraba a
su alrededor. ¿Es esta idea de Sheffield otra vez? Ella se preguntó. Ella le preguntó al
guardaespaldas: "¿Quién hizo esto?"
"Señorita Huo, lo sabrá cuando llegue allí. "
Esta no era la primera vez que Evelyn había caminado por la alfombra roja. Ella había
asistido a muchas fiestas y había estado en la alfombra roja con frecuencia. Pero esta vez,
estaba de un ánimo muy diferente. Su corazón comenzó a acelerarse cuando se detuvo en
medio del corazón en la plaza bajo la mirada de todos. El aire estaba lleno de la fragancia
de las rosas.
Evelyn tenía que estar en un sueño. Sabía que incluso mil rosas no eran suficientes para
crear un efecto tan fantástico. Era muy probable que hubiera decenas de miles de flores
aquí.
"¡Guau! ¡Entonces esto es todo para la señorita Huo! ¡El Sr. Tang debe estar proponiéndole!
"
" Creo que sí. ¡El Sr. Tang es muy romántico! "
Al escuchar sus exclamaciones, Evelyn también estaba emocionada. Justo en ese momento,
tres autos deportivos rojos llegaron a toda velocidad. Los autos se detuvieron frente a la
forma del corazón al mismo tiempo. Inmediatamente después, tres hombres salieron de
sus autos. Cuando la multitud vio claramente sus caras, estallaron en un alboroto. La
multitud se hizo más y más ruidosa.
"¡Oh, Dios mío! ¡Es tan guapo! ¡Es realmente el señor Tang!"
"¡Evelyn es tan afortunada! ¡Debe ser feliz!"
El hombre que salió del primer auto era Joshua con un traje blanco, el segundo era Sheffield
con un traje negro y el tercero fue Gifford con su uniforme militar.
Tres hombres, tres estilos. Con un gran ramo de rosas rojas y azules en sus brazos, Sheffield
caminó hacia la mujer paso a paso, una sonrisa encantadora adornando su hermoso rostro.
¡Es realmente él! Evelyn estaba feliz de ver a Sheffield.
Él caminó hacia ella, flores en sus brazos.
No fue hasta entonces que Evelyn notó que la corbata que llevaba era la que ella le había
comprado.
Se miraron el uno al otro cariñosamente. Preguntó suavemente, "¿Te gusta?"
Evelyn se ahogó con sollozos, solo asintió.
Sheffield estaba satisfecho con su reacción.
Con una sonrisa feliz en su rostro, le entregó el ramo de rosas. "Pensé en darte algunas
otras flores al principio. Después de todo, te he dado rosas muchas veces. Tenía miedo de
que no te interesaran. Pero las rosas simbolizan 'Te amo'. Esta era la mejor opción. Así que
elegí rosas ".
En verdad, a Evelyn no le importaba qué flores le había regalado. Lo más importante era
quién se las dio.
Ella le quitó el ramo y dijo: "Me gustan las flores que me das, Sheffield".
Él acarició sus mejillas con amor. Estaba realmente conmovido de que ella pensara de esta
manera. Al momento siguiente, sacó una caja de brocado de su bolsillo y se arrodilló frente
a todos.
Evelyn vio venir esto antes de que Sheffield llegara, y era exactamente como se lo había
imaginado. Pero cuando él realmente lo hizo, se encontró mucho más emocionada de lo
que imaginaba.
A pesar de que había estado tratando de calmarse, su corazón todavía latía rápidamente,
como si fuera a saltar de su pecho en cualquier momento.
Dentro de la caja estaba el anillo de diamantes rojos que le regaló el otro día. Ahora, bajo
la luz del sol, deslumbraba brillantemente.
Ella estaba un poco sorprendida. "¿Cómo conseguiste el anillo?" Recordó que lo había
puesto en su cuarto de colecciones.
"Ese no es el punto, Evelyn. ¿Sabes por qué elegí el diamante rojo?"
"Porque ... ¿es raro y costoso?"
"Esa es solo una razón. El diamante rojo representa un amor leal, único y a largo plazo.
Evelyn, me equivoqué los últimos dos años. Te debo una disculpa. ¡Te juro que nunca te
dejaré sin importar qué! ¡Por favor, perdóname! "
Evelyn lo había perdonado hacía mucho tiempo. Estaba preocupada de que Sheffield
todavía estuviera molesto con ella. Ella asintió con firmeza, "Está bien. Tratemos de hacer
que el futuro sea más brillante".
"Sí. Entonces, señorita Evelyn Huo ..." Sheffield levantó la voz. "Es el sueño de toda mujer
usar un vestido de novia y el sueño de cada hombre de casarse con la persona que ama.
Evelyn, eres mi ángel, la que más amo en mi vida. ¿Cumplirás mi deseo? ¿Cásate conmigo y
déjame comprarte el vestido de novia perfecto "
Evelyn levantó la cabeza para mirar al cielo, tratando de contener las lágrimas. Fue entonces
cuando vio las pantallas LED de los edificios de oficinas alrededor de la plaza, que se
utilizaban para mostrar diferentes anuncios comerciales. Pero ahora, todas las pantallas LED
contenían las mismas palabras: "Evelyn Huo, ¡cásate conmigo por favor!"
CAPITULO 1058
LA PRUEBA

"¡Cásate con él!"

"¡Di que sí!" La multitud gritó en aprobación. Todo el mundo estaba tratando de decir una palabra,
y era bastante ruidoso. A todos les gustó la idea, y estaban tratando de hacérselo saber a Evelyn.

Sheffield continuó haciendo una confesión de su amor. "Evelyn, por favor cásate conmigo".

Hace dos años en el Phoenix Resort, ella no tuvo más remedio que rechazar su propuesta. No
importa qué, ella no lo rechazaría esta vez. Las cosas eran diferentes y nadie podía detenerla. Ella
dejó a un lado el ramo de rosas, se agachó y lo abrazó frente a todos. "Sí, me casaré contigo,
Sheffield", respondió ella con voz ahogada.

La multitud estalló en vítores y aplausos. "¡Oh, Dios mío! ¡Bésala!"

"¡Beso beso beso!"

Estas dos voces pertenecían a Joshua y Gifford, quienes agitaron a la multitud detrás de ellos.
Entonces Sheffield le puso el anillo de diamantes rojos en el dedo. Numerosos sentimientos
brotaron en su corazón. "Cuando estuve rodeado por una docena de atacantes hace dos semanas,
pensé que estaría muerto y nunca tendría la oportunidad de darte este anillo. Pero por la gracia de
Dios, estoy vivo y puedo ponerte este anillo. Evelyn , a partir de ahora, nunca te defraudaré ".

Con lágrimas en los ojos, la mujer dijo: "Sheffield ..."

"¿Sí?"

"¡Yo también te amo! ¡Muchísimo!" Estaba realmente perdidamente enamorada del hombre
frente a ella.

Desde que conoció a Evelyn hace tres años, ansiaba escucharla confesar su amor por él. La tomó
en sus brazos y le dijo suavemente: "Yo también, Evelyn". Después de decir eso, se inclinó y besó
sus labios rojos.

"¡Si si si!" cantaba la multitud. En parte, estimulado por Joshua y Gifford.

El ambiente alcanzó un punto eufórico. Desde el momento en que Sheffield hizo su propuesta, las
palabras "Evelyn Huo ¡Cásate conmigo! ¡Te amo!" se reflejaron en todas las pantallas LED de Y
City, incluidos los centros comerciales y los edificios de oficinas.

Al mismo tiempo, en Orchid Private Club los padres de Evelyn y Sheffield se encontraron en una
cena. Carlos estaba viendo un video en particular en su teléfono, en el que Sheffield le propuso a
Evelyn. Carlos de repente pensó en algo. "Quiero ver si realmente se aman", dijo.

Peterson estaba sin palabras. "Así que Carlos todavía está tratando de hacerle pasar un mal rato a
Sheffield". Aun así, preguntó cortésmente: "Entonces, ¿qué está pensando, señor Huo?"

"Tengo una idea, pero necesito tu ayuda para lograrlo". Peterson de repente tuvo un mal
presentimiento sobre esto.
Esa noche, cuando Evelyn regresó a la mansión de la familia Huo, vio a Carlos esperándola con una
cara larga, Gwyn en sus brazos.

"¡Papá! ¡Gwyn!" Los saludó a los dos con entusiasmo. Evelyn sintió que nada podía agriar su
estado de ánimo.

Carlos no respondió. Gwyn saludó a su madre en respuesta. "Mamá."

"Buena niña." Ella quería abrazar a su hija, pero Carlos se negó. Hasta entonces, Evelyn no notó
que su padre estaba de mal humor.

"¿Estás bien, papá?" ella preguntó con cautela.

"¿Dijiste que sí a Sheffield?"

"Si." Evelyn no estaba sorprendida de que Carlos supiera lo que pasó. Su abuela Miranda también
lo sabía. Incluso llamó a Evelyn y le preguntó al respecto.

La cara de Carlos se oscureció. "¿Te di permiso? ¿Discutiste esto con tu familia primero?" Evelyn
no podía creer lo que oía.

"¿Por qué debería hacerlo? Soy un adulto y quiero casarme con Sheffield". ¿Qué le pasa a papá
hoy? Pensé que estaba bien con Sheffield. ¿Paso algo?' pensó para sí misma.

"¡Humph! ¡Tenemos reglas en esta familia! Así que Sheffield te ha enseñado la desobediencia.
Última oportunidad: ¡Es él o yo! Elige sabiamente".

'¿Qué? ¿Qué está mal con él?' Evelyn estaba sin palabras. Su padre se estaba volviendo cada vez
más irrazonable. Ella respiró hondo y con calma respondió: "Papá, hemos estado separados por
dos años. No quiero perder más tiempo. ¡Me voy a casar con él sin importar qué!"

"Y si te repudio, ¿entonces qué? ¿Lo quieres tanto?" preguntó.

'¿Repudiarme?' Evelyn estaba aturdida.

"Papá, tú ... ¿Hablas en serio?"

"¿Has sabido que hago bromas así? ¡No me opongo a tu matrimonio con Sheffield, pero ya no eres
mi hija!"

Mientras tanto, en la casa de la familia Tang, Sheffield golpeó el escritorio frente a Peterson con la
palma de su mano y preguntó con el ceño fruncido: "No tenías un problema antes, ¿verdad? ¿Por
qué estás haciendo esto? ¿Por qué ahora, cuando aceptó mi propuesta?"

El corazón de Peterson dio un vuelco, pero logró mantener la calma en la superficie. Miró la mano
de Sheffield y sintió dolor por él. "¿Por qué estoy haciendo esto? Ustedes dos no están hechos el
uno para el otro. ¡Si insistes en casarte con ella, tienes que renunciar a Theo Group!" él amenazó.

"¿Theo Group? ¿Crees que me importa? Déjame aclararte, Peterson Tang. Diez Theo Group no son
lo suficientemente importantes como lo es Evelyn para mí".
Peterson se sintió bastante enojado; No podía creer que a su hijo le importara un comino el
negocio familiar. Le dio una palmada en el hombro y gritó: "¡Cómo te atreves! ¡Cómo te atreves a
decir mi nombre!"

"¿Y qué? Lo que sea. No te molestes con el precio de la novia. Tengo dinero. Yo mismo apoyaré a
Evelyn". Luego se volvió y salió del estudio. ¡Bang! Sheffield cerró la puerta con todas sus fuerzas.

Peterson se estremeció de nuevo. Su hijo era tan arrogante que podría tener que repensar su plan.
Se preguntó si debería avisarle a Carlos.

En el primer piso, Sheffield se dirigió hacia la puerta con cara larga. Había bastantes personas
sentadas en la sala de estar. Acababan de terminar la cena.

Al ver a Sheffield, Kaylee sonrió, "Hey, Sheffield, ¿te vas?"

Sheffield miró de soslayo a las personas en la sala de estar. De repente se le ocurrió una idea.
Como estaba pasando un mal rato por lo que acababa de pasar, no dejaría a estos muchachos de
buen humor. Con una sonrisa malvada en su rostro, decidió comenzar con Kaylee y dijo: "Hola,
Kaylee. Sé algo que tú no sabes. La amante de tu esposo es de la familia Xiang".

La mujer de la que estaba hablando era Dollie. Ahora era la amante del hermano de Sheffield.
¿Cómo podría Kaylee no saber esto? Sin embargo, la pareja tenía su propia diversión y
pretendieron que no sabían lo que estaba pasando.

Ahora que Sheffield dijo esto frente a todos, su rostro se puso pálido. "¿De qué estás hablando?
Deja de difundir tus noticias falsas", dijo.

"Lo entiendo. No lo sabes, porque no te preocupas por tu marido. Solo te importan los demás
tipos” dijo.

"¡Sheffield Tang!" ella gritó.

Independientemente de su reacción, Sheffield se volvió para mirar a Pierson, que estaba cerca de
él, y le preguntó: "Pierson, ¿qué piensas de la esposa de Felton?"

Sus palabras cambiaron los rostros de las cuatro personas presentes. De hecho, Felton Tang, el
sexto hijo de Peterson, casi nunca estaba en casa.

Hoy lo estaba, y Sheffield decidió aprovechar esta oportunidad para hacerles daño. La esposa de
Pierson había sospechado que él y la esposa de Felton tenían una aventura por mucho tiempo.
Ahora estaba confirmado. Ella se enfureció. Las dos parejas comenzaron a pelear. Esto era lo que
Sheffield esperaba.

Ignorando a las parejas, se volvió para mirar a Willis y preguntó: "¿Cómo está tu secretaria?
Escuché que ustedes dos obtuvieron una habitación en cierto hotel de cinco estrellas. Habitación
708, ¿no? Pero para ser sincero, tu secretaria no esta tan buena. Tu esposa es más bonita".

La cara de Willis se puso tan roja como un tomate. "¿De qué estás hablando, Sheffield?" Su
relación siempre había sido mala. Ahora que Sheffield expuso su aventura con su secretaria,
realmente quería matarlo.
La esposa de Willis tiró de su oreja y maldijo: "¡No es de extrañar que te envíe mensajes de texto
todos los días!"

Y solo así, otra gran pelea.


CAPÍTULO 1059
PUEDO APOYARTE

Sandra estaba inquieta a pesar de que tenía la conciencia tranquila. Estaba preocupada por su
esposo, quien podría haber hecho algo dudoso o cuestionable.

Como era de esperar, Sheffield le dedicó una sonrisa maliciosa antes de decir: "Sandra, deberías
prestar más atención al cuidado de tu piel y peso. Además, realmente deberías comprar ropa más
atractiva. De lo contrario, no evitarás la atención que tu marido tiene por Kaylee, cuya idea de un
vestido es mostrar siempre al menos la mitad de su piel ". Al escuchar esa declaración, el esposo
de Sandra, que había estado sentado en un rincón, corrió inmediatamente hacia Sheffield. "¿De
qué disparates estás hablando? ¿Estás loco?"

"En caso de que te lo estés preguntando, estoy hablando de ti. Pero no vas a admitirlo, ¿verdad?
Por suerte para Sandra, no necesitamos tus palabras. ¿Sabes lo fácil que es para mí saber todo lo
que haces? Si quieres pruebas, puedo dártelas. Será mejor que creas cuando te digo que tengo
pruebas sólidas ".

Sheffield no exageraba. Tenía hasta la más mínima evidencia con todo lo que los miembros de la
familia Tang habían estado haciendo. Con eso, Sandra y su esposo comenzaron a discutir entre
ellos.

En medio de ese caos, Wanda Tang, la cuarta hija de Peterson, subía las escaleras pacíficamente.
Para llamar su atención, Sheffield levantó un poco la voz. "Wanda, escuché que ninguno de tus
amantes podría satisfacerte. Resulta que conozco a muchos chicos jóvenes y guapos, algo de carne
fresca si quieres. ¿Qué tal si te los presento?"

Con gran esfuerzo, Wanda Tang trató de mantener la compostura. Ella levantó la barbilla hacia él y
replicó: "Deberías ir a un terapeuta. No le causes problemas a mi matrimonio".

"¿Por qué no le mostramos a su esposo los recibos de tus gastos en esos clubes nocturnos?
Veamos a quién le creerá".

El esposo de Wanda Tang no estaba en casa en ese momento, pero uno de los sirvientes de la
familia era un pariente suyo. Si dicho sirviente estuviera cerca de ellos, no pasaría mucho tiempo
antes de que su esposo se enterara de sus amantes. "Pero por qué deberías sentir culpa de algo,
¿verdad? Escuché que tu esposo ha desarrollado cierto afecto por una mujer particularmente
hermosa que resulta ser una de tus amigas más queridas. De hecho, los vi en un hotel la semana
pasada. Pero no sé, tal vez solo estaban hablando o jugando a las cartas allí. Puedes preguntarle
sobre eso más tarde ", dijo Sheffield con franqueza como si temiera que no hubiera suficiente caos
en la familia Tang.

Como Wanda Tang y su esposo eran ricos y poderosos, tenían muchos hombres y mujeres
compitiendo por su atención. Pero ¿no era este siempre el caso con su tipo de personas? Desde el
comienzo de los tiempos, desde la época de las reinas y los reyes, los hombres y las mujeres de
poder siempre tuvieron amantes aparte de sus parejas legales. La única diferencia era la legalidad
de la situación o si sus parejas legales lo sabían. Como miembro de la clase alta, Sheffield podía
enterarse fácilmente de todos estos asuntos románticos siempre y cuando él quisiera saberlo.
Además, los de su tipo solo componían el % del 1% de la sociedad. Para empezar, no había
muchos. Todos querían ser ellos o al menos ser parte del grupo. Pero debido a esto, muchos ojos
siempre estaban puestos en ellos.

Cuando Sheffield notó cuán molesto se estaba poniendo Wanda Tang, ya no pudo contener su
risa.

Pero, aun así, no había terminado. Continuó agregando combustible al fuego. "Ah, y ¿cómo podría
olvidarme de Felton? Por favor, no te enojes conmigo. Después de todo, si estamos hablando de
números, estás en la delantera. ¿Cuántas mujeres tienes a los lados? Si no me equivoco, ¿más de
diez? ¿Te acuerdas de esa chica que tuvo un aborto el mes pasado? En realidad, me pidió tu
número de teléfono. Espero que no te importe que se lo diera. Parecía que ella quería hablar
contigo sobre algo importante. Simplemente no podía recordar de qué se trataba. Llámala cuando
tengas tiempo, ¿quieres? "

Si los miembros de la familia Tang habían estado manteniendo sus esqueletos en sus armarios
realmente bien, Sheffield había logrado arrojar esos huesos a la intemperie uno por uno. Desde el
momento en que Sheffield abrió la boca, fue consciente de lo que estaba haciendo. Entonces,
cuando se dio cuenta de que estaba haciendo efecto en todos ellos, la ira que había estado dentro
de él durante tanto tiempo finalmente disminuyó un poco. Silbó con satisfacción mientras salía de
la casa de la familia Tang.

Tan pronto como salió por la puerta, Felton y su esposa comenzaron a pelear entre sí.

Cuando Sheffield regresó a su departamento, notó que la luz de la sala estaba encendida. Evelyn
estaba sentada en el sofá. Ella era la única en el departamento, pero aún mantenía su compostura
elegante y digna.

Sus ojos se encontraron. Mientras caminaba hacia ella, gritó suavemente: "Evelyn ..." ‘Mi propia
familia me repudió de nuevo’, quería decirle.

"Sheffield ..." murmuró Evelyn. Las palabras que quedaron sin decir fueron: "Mi propio padre me
repudió".

Se habían conocido por demasiado tiempo, Sheffield podía sentir que ambos tenían algo que sacar
de su pecho.

Después de sentarse a su lado, la tomó en sus brazos y le dijo: "Tú primero".

Evelyn suspiró. "Bueno, tu dímelo primero".

La besó en la frente y sonrió antes de decir suavemente: "Las damas primero, por favor".

"Bien. ¿Sabes qué? Mi padre me echó de la casa", dijo Evelyn suavemente.

Sheffield estaba aturdido. Durante los primeros segundos, no podía creer lo que ella acababa de
decirle. No podía creer que Carlos, un padre que atesoraba y protegía a sus hijas, estaba dispuesto
a echar a Evelyn. ¿Cómo pudo hacer algo así? ¡Es increíble!' pensó en silencio.
Evelyn podía sentir lo que estaba pensando, por lo que dijo con la mayor sinceridad: "Es verdad.
Mi papá en realidad me está repudiando. No te estoy mintiendo". Ella sabía que sería difícil para él
creerle. Ella no podía culparlo. Después de todo, la propia Evelyn no esperaba que Carlos odiara a
Sheffield en tal medida.

Sheffield asintió y puso una expresión tranquila en su rostro. "No te preocupes. ¡Te apoyaré!" Por
el bien de todos, esa era la mejor solución. A partir de entonces, ya no tendría que complacer a
Carlos por el bien de Evelyn.

Conmovida y abrumada por sus palabras, Evelyn solo pudo decir: "Gracias, Sheffield".

"¿Cómo me llamaste?" No le gustaba la forma en que ella lo llamaba. Se iban a casar pronto, así
que era apropiado si ella lo llamaba "cariño" fuera de su habitación también.

"¡Ejem!" Evelyn era un poco tímida. Después de unos minutos de reunir su confianza, ella dijo
suavemente, "Cariño".

"¡Eve, te amo!" Estaba tan feliz que no pudo controlarse y la besó en los labios. Después del beso,
se miraron a los ojos por un breve momento. Evelyn recordó que tenía algo que decirle cuando
entró en el departamento.

"Bueno, es tu turno ahora. ¿Qué querías decirme antes?"

"¿Por qué no trajiste a Gwyn contigo?" Sheffield preguntó en respuesta, decidiendo no contarle lo
que sucedió entre él y su padre, en caso de que ella se preocupara.

"¿Es eso realmente lo que querías decir?"

"Sí. ¿Qué más te diría?" Originalmente, quería decirle que también fue expulsado de su propia
familia. Pero ahora que sabía lo que le había sucedido, decidió que sería mejor si ella no lo supiera.
No quería que ella se preocupara por él.

"Mi papá dijo que podía irme, pero su nieta debía quedarse. No podía llevarmela, lo siento".
Debido a la firme y severa decisión de Carlos, Evelyn no tuvo más remedio que abandonar la
mansión de la familia Huo sola.

"Todo estará bien. Vamos a tomar fotos prenupciales y celebrar una ceremonia. Después de que
todo esté arreglado, traeremos a Gwyn de vuelta y cambiaremos el nombre de su familia a Tang.
Los tres pasaremos nuestros días juntos". Sheffield trató de consolarla con seguridad.

"¿Fotografías prenupciales? ¿No crees que es demasiado pronto?" Evelyn se sintió abrumada de
repente. Después de todo, él acababa de proponerle matrimonio así que ella no estaba
mentalmente preparada para todo esto.

"Realmente quiero casarme contigo. Simplemente no puedo esperar", dijo Sheffield mientras la
miraba con adoración. Era la cara de Evelyn lo que quería ver cuando se despertara por la mañana
y lo último que viera cuando se durmiera. Quería pasar cada hora del día con ella. No había nada
más que él quisiera. Quería pasar el resto de sus días con ella.
Después de un breve tiempo de considerar la situación, Evelyn dijo: "¿Qué tal si me ocupo de esos
asuntos? Mi padre me ha repudiado. De todos modos, ya no tengo que trabajar en el Grupo ZL, así
que no tengo nada más que hacer".

Una de las cosas buenas de esta situación era que Evelyn finalmente tenía tiempo de prepararse
para su boda, como organizar su sesión prenupcial y la ceremonia en sí. Después de que se
casaran y todo se resolviera, ella podría encontrar otro trabajo.

De repente, estaba llena de expectación y entusiasmo por el futuro. "Esa no es una buena idea.
Ambos debemos participar en los preparativos. Y podría no estar demasiado ocupado en estos
días. ¡Entonces, hagamos esto juntos!"

De hecho, Peterson no había dicho nada sobre los asuntos del Grupo Theo. Sin embargo, incluso si
Sheffield ya no quisiera lidiar con los problemas de la compañía, no podría ser tan insensible como
para ignorar todo el trabajo de una vez.

"Está bien. ¿Has decidido cuándo tomar fotos prenupciales?" Preguntó Evelyn. En realidad, podría
tomar las fotos prenupciales en cualquier momento, por lo que el horario dependería de él.

"He concertado una cita con el director de la compañía de planificación de bodas del Grupo Theo.
Actualmente, ya está haciendo un plan de bodas para nosotros. Todos los asuntos relacionados
con la boda, incluida la sesión prenupcial, deberían ser incluidos allí. No tienes que preocuparte
por nada. Solo necesitas sentarte, relajarte y esperar para tomarte fotos conmigo ".

"Bueno." Evelyn le dedicó una amplia sonrisa.

"Te llevaré con los planificadores de bodas mañana. Si tienes alguna especificación, puedes
decirles. Quiero que nuestra boda sea exactamente como quieres que sea".

Evelyn se acurrucó justo debajo de su cuello y apoyó la cabeza contra su pecho. "En realidad, no
voy a pedir nada. Mientras pueda estar contigo, ni siquiera me importará si no tenemos una
ceremonia".

"Bueno, entonces no tienes que preocuparte por la boda. ¡Solo déjamelo a mí!"

"Bueno." Las lágrimas brotaron de los ojos de Evelyn. Le resultaba difícil creer lo amable que
Sheffield era con ella. Siempre le daría prioridad a sus preferencias y consideraría sus sentimientos.
Nunca pensó que podría ser amada y cuidada de esta manera.

"¡Por cierto!" De repente recordó una cosa y lo miró. "Dijeron que el tipo de mujer que te gusta es
linda y dulce, como una pequeña princesa. ¿Es eso cierto?"

"¿Qué? Eso es absurdo. No me gusta ese tipo de mujer en absoluto. El tipo de mujer que me gusta
es alguien dependiente y fuerte. Alguien como tú, una mujer que puede cuidarse sola. Una mujer
que puede protegerme porque en realidad me gusta estar protegido ", dijo Sheffield mientras
enterraba su cabeza en el pecho de Evelyn.

¿Qué demonios acaba de decir? ¿Quién protegería a quién? Recuerdo que en cada circunstancia
que hemos enfrentado, fue él quien me protegía cada vez '', pensó Evelyn, completamente
confundida ante la declaración de Sheffield.
CAPITULO 1060
LA CHICA DE MI CORAZÒN

Evelyn frunció el ceño a Sheffield. "Deberías haber nacido mujer y casarte con un hombre como
Gifford".

"¿Eh?" ¿Yo y Gifford? El mero pensamiento le hizo querer vomitar. Envolviendo sus brazos
alrededor de ella, Sheffield dijo: "No. Prefiero a mi Evelyn. Es mandona a veces, y otras veces tan
gentil como una cierva. Además, ella me llama 'cariño'. ¡Ella y yo somos perfectos el uno para el
otro! "

"Usted habla mucho, señor Tang".

"¡Oh! ¡He sido expuesto!" exclamó con una sonrisa. "En realidad, solo tomé un poco de miel.
¿Quieres probar algo de esa dulzura persistente de mis labios?" Presionó su cuerpo contra el de
ella.

Evelyn se echó a reír. "¡Suéltame, pervertido! ¡Eres pesado!"

"Vamos. Es tarde, y estamos solos. No debemos desperdiciar tan buenos momentos".

"Vete. Todavía no me he duchado".

"¡Maravilloso! Yo tampoco. Vamos a ducharnos juntos", sugirió en un tono lujurioso.

"¡De ninguna manera!"

"Entonces, estás atrapada debajo de mí". La presionó aún más. Podía sentir el calor irradiando de
su cuerpo ahora.

"¡Está bien, bien! Como quieras", dijo Evelyn rápidamente. Sheffield sonrió y le robó un beso.
"Espera. Voy a llenar la bañera. Has tenido un día agotador. Un baño sería lo mejor".

"Sí, eso suena bien. Uno de mis empleados recolectó los pétalos de rosa del lugar de la propuesta
y me pidió que los usara cuando me baño. Están en el auto. Le pediré a Felix que los traiga".
Después de la propuesta, Sheffield había pedido a los guardaespaldas que limpiaran el lugar. Pero
cuando los empleados se enteraron de que las rosas eran rosas búlgaras importadas, cada uno se
llevó algo a casa.

Una de las empleadas, Lily, recogió algunos pétalos limpios y le pidió específicamente a Nadia que
se los diera a Evelyn. "Está bien. Llámalo. Voy a abrir una botella de vino tinto para nosotros".

Después de unos minutos, ambos estaban en la bañera. Fue refrescante. Una suave sonrisa se
dibujó en los labios de Sheffield. Estaba en el baño con su amada mujer en brazos, bebiendo vino
de la viña. Sintió que estaba en la cima de su vida en ese momento.

Observó a Evelyn atar su cabello mojado. Tomando un sorbo de vino, dijo: "Quiero que Gwyn
también tenga el pelo largo". Le gustaban las mujeres de pelo largo, pero el de Gwyn eran tan
largo como el suyo.
"¿Por qué? Es problemático manejar el cabello tan largo", dijo Evelyn, exasperada por su propia
experiencia. Las mujeres tenían demasiadas cosas problemáticas para cuidar en la vida diaria.

"Está bien. Me encargaré de ella. Aprenderé a peinar y trenzar". También podía lavar y secar el
cabello de su hija.

Evelyn lo miró con un puchero. Preguntó en un tono celoso: "He tenido el pelo largo todo este
tiempo. ¿Por qué no te has ocupado del mío?"

Sheffield estaba un poco aturdido. Luego dejó la copa de vino, la tomó en sus brazos y le susurró al
oído con una sonrisa satisfecha: "¿Te sientes celosa de nuestra propia hija, cariño?"

Cuando se despertó en el hospital el otro día, se preguntó si Evelyn estaba enojada con él porque
estaba celosa de que le estuviera dando toda su atención a Gwyn. Parecía que había acertado.
Estaba realmente celosa.

"¡No lo estoy!" Evelyn negó. Si alguien escuchara que la CEO regional de ZL Group estaba celosa
de su propia hija, se reirían de ella.

Èl le mordió suavemente el lóbulo de la oreja y dijo con voz ronca: "Me gusta cuando estás
celosa". Significaba que ella se preocupaba por él y lo amaba lo suficiente como para no
compartirlo con nadie más.

"Ejem ... dije que no estaba celosa". Para ocultar su vergüenza, rápidamente cambió de tema. "¿Te
contactó la policía con respecto al progreso del caso?" Ella deslizo sus dedos sobre las cicatrices en
su cuerpo.

"Todavía no tienen evidencia", respondió mientras acariciaba su rostro.

"Algo está mal, Sheffield", dijo Evelyn con el ceño fruncido.

"Hmm. Creo que tienes razón". Olía a juego sucio. Las personas involucradas en el ataque
parecían tener conocidos en la estación de policía.

"Hemos cooperado con ellos hasta ahora. Es por su certeza que mi padre lo autorizó a investigar el
incidente". Como resultado, Carlos abandonó su propia investigación sobre el incidente.

"¿Èl quien?" Preguntó Sheffield, dejándola descansar la cabeza sobre su pecho.

"Papá conoce al Sr. Tao, el jefe de policía". Evelyn pensó que el Sr. Tao tenía una buena relación
con su padre. Cada vez que se encontraban, el Sr. Tao parecía muy entusiasmado.

Sheffield pensó por un momento y dijo: "Las personas que me atacaron ese día eran de tres
grupos diferentes. No sé de uno de ellos, pero ..." Hizo una pausa antes de continuar en voz baja,
"Los otros dos grupos de hombres pertenecían a Pierson y Sterling ".

Los tres grupos lo habían atacado juntos. Tuvo la suerte de haber sobrevivido ese día.

"¿Qué?" Evelyn estaba sorprendida. "¿Estás seguro?"

"Nunca digo nada sin absoluta certeza". Aunque tenía muchos enemigos, la mayoría de ellos no
estarían lo suficientemente desesperados como para perseguirlo y matarlo.
Por supuesto, cuando era un hacker, hizo enemigos que lo odiaban lo suficiente como para
matarlo. Pero hasta ahora, solo los miembros de la familia Huo sabían que él era Star Anise.
Incluso su propio padre no sabía sobre esa identidad.

"¿Pero por qué? ¿Está Sterling detrás de la compañía? ¿Y qué hay de Pierson?" Evelyn estaba
confundida por su repentina revelación.

"Pierson es doctor en medicina tradicional china. Trabaja en el Y City Hospital de TCM".

"Entonces, ¿alguien te atacó por las notas de tu abuelo? Pero, ¿no haz quemado ese libro ya?"

"¿Me creerías si dijera que quemé un libro que valía millones?" Él le dirigió una sonrisa misteriosa.

"¿No lo hiciste?" Estaba perdida ahora.

"Lo hice." Después de una pausa, continuó: "Pero Pierson no cree que pudiera quemar un libro tan
valioso. Él reiteradas veces se andaba por las ramas para preguntarme sobre las notas".

"Pero ustedes son hermanos. ¿Cómo podría lastimarte?" Ella estaba conmocionada por lo cruel
que era su familia con él.

"¿Hermanos?" Una pizca de burla revoloteó en los ojos de Sheffield. "Solo soy su medio hermano.
No le importaría matar a su propio hermano por algo tan valioso. Los miembros de la familia Tang
son egoístas de ese modo. Nada es más importante para ninguno de ellos que sus propios
intereses".

Evelyn sintió pena por él. "Entonces, ¿por qué volviste con la familia Tang y te hiciste cargo de la
empresa?" Sabía que a Sheffield no le importaban la riqueza y el poder. Le encantaba ser médico
más que nada.

Sheffield suspiró, "Fue todo por una mujer".

"¿Una mujer? ¿Qué mujer?"

Él bajo la mirada a su pecho y dijo: "La mujer que está en el espacio que está a un centímetro de la
unión de la línea media de mi clavícula izquierda y mi quinta costilla".

"¿Qué? A un centímetro de la unión de ..." Evelyn murmuró para sí misma mientras miraba el
centro de su clavícula izquierda, "Y la quinta costilla ... Sheffield, ¿dónde está la quinta costilla?

Sheffield estaba divertido por su mirada confusa pero seria. La besó en la mejilla, que se había
vuelto rosa por el baño caliente. "La mujer que está en mi corazón".

"La mujer en tu corazón ..." Se detuvo abruptamente.

"Sí, la mujer en mi corazón", repitió, sonriéndole.

De repente se sonrojó y evitó mirarlo a los ojos. Ella fingió ignorancia y preguntó deliberadamente:
"¿Y quién podría ser?" Ella quería escucharlo de él.
"Adivina."

"¿Cómo puedo saber?"

Él sopló suavemente sobre su oreja. "¿Quién más podría ser aparte de la distante Evelyn Huo?"
preguntó, acercándola a él.

"¡Oye, para! ¡Aún no hemos terminado de hablar!"

"Está bien. Regresé por esta mujer llamada Evelyn Huo. Ella vino hasta D City para encontrarme un
par de veces. No tuve el corazón para decepcionarla, así que regresé. Y para asegurarle a mi
suegro que podía cuidar a su preciosa hija, me hice cargo de Theo Group. Quería que supiera que
no soy un perdedor, que soy el CEO de una empresa. Pero no pensé que sería tan exigente.
Continúa rechazándome y se niega a bendecir nuestro matrimonio ".

"No importa", dijo Evelyn con una sonrisa. "Él tiene a Terilynn y a mi madre haciéndole compañía.
Solo tendré que mudarme por un tiempo y dejar que se calme".
CAPITULO 1061
ESTAMOS DESTINADOS A ESTAR JUNTOS

"Gracias, Eve". Sheffield fue tocado por sus palabras. No esperaba que Evelyn dejara a su
familia por él. Ella ya había hecho mucho por él. Incluso había dado a luz a un hermoso bebé
para él. ¿Qué más podría pedir?
"¿Por qué?" ella preguntó. Todo lo que ella quería era estar con él. Ella no quería perderlo
de nuevo. El no dijo nada.
Se sentaron en el baño por un rato, y luego él dijo: "Gifford, Joshua y yo vamos a jugar
mahjong mañana, y necesitamos un cuarto jugador. ¿Te gustaría unirte a nosotros?"
Como Gifford no había estado ocupado últimamente, los tres hombres tenían tiempo libre
para pasar el rato juntos.
Ella se burló de él deliberadamente, "Mejor me uno, solo en caso de que invites a otra mujer
a jugar contigo en mi ausencia".
Sabiendo que ella estaba bromeando, él sonrió y preguntó: "¿Sabes cómo jugar mahjong?"
"No." Nunca había jugado antes, pero había visto jugar a otros. No pensó que hubiera
necesidad de aprender hasta ahora.
"Te enseñaré mañana".
"Bueno." Después de unos minutos más de acurrucarse en la bañera, salieron del baño y
saltaron directamente a la cama. Justo cuando Sheffield estaba a punto de ponerse encima
de Evelyn, su teléfono sonó, interrumpiendo su momento romántico.
Sheffield gimió de ira. "¿Quién es?" Él escupió.
Evelyn lanzó una mirada casual a su teléfono y respondió: "Es Matthew".
Sheffield sintió ganas de golpear a Matthew en la cara por su terrible sincronización. "¿Por
qué está llamando a esta hora?"
Evelyn, a diferencia de Sheffield, agradeció la llamada de Matthew. Todo lo que Sheffield
quería hacer era abrazarla todo el día y tener relaciones sexuales 24/7. Era demasiado
pegajoso.
"Hola Matthew, ¿qué pasa?" Preguntó Evelyn, contestando la llamada, ignorando las
protestas de Sheffield.
"Evelyn, ¿has tenido noticias de mamá?" preguntó.
"¿No por qué?"
"Está planeando huir de casa otra vez".
'¿Esto de nuevo?' Pensó Evelyn. Estaba tranquila a pesar de las noticias. "ya conoces a
mamá. No es nada nuevo". 'Ella debe haber escuchado que papá va a romper todos los lazos
conmigo. Probablemente solo le está haciendo un berrinche ', pensó.
"No lo sé. Estaba realmente enojada cuando me llamó y también estaba llorando. Dijo que
papá estaba hablando de romper los lazos contigo y que ya no quería verlo más. Se va a
escapar para Estados Unidos, y me pidió que la recogiera ".
"¿Debo volver a la mansión y ver cómo está?" Preguntó Evelyn, con un poco de
preocupación en su voz.
"No. Creo que será mejor si voy", se negó Matthew al instante. No había estado en casa en
mucho tiempo de todos modos, así que era hora de que volviera.
"Es demasiado problema para ti, Matthew. Iré. Estoy más cerca".
"No te preocupes por eso. Ya le he pedido a mi asistente que reserve el boleto. Llegaré a
mediodía mañana", dijo.
Evelyn cedió. "Está bien".
Hablaron durante otro minuto antes de colgar.
Sheffield la dejó colocar su cabeza sobre su brazo. "¿Debería disculparme con tu papá?"
Parecía que las cosas se estaban poniendo cada vez más serias.
"No te preocupes por eso. Mi mamá siempre se enoja con mi papá. Ella huía de casa e iba
a la casa de algún amigo, solo para cabrearlo. Y en cuanto a papá, él no puede vivir sin ella
ni por un solo día. Pronto correría a disculparse con ella ".
Matthew dijo que Debbie había llorado durante su llamada, pero Evelyn sabía que todo era
solo para pretender. Debbie quería que Carlos se rindiera.
Debbie estaba protestando sin decirlo en voz alta: «Mira lo molesta que está tu esposa. ¿No
te da vergüenza hacerla llorar?
"Bueno, eso es un alivio", dijo Sheffield y rodó hacia Evelyn. "¿Deberíamos continuar?"
La besó suavemente en el cuello. Evelyn se echó a reír y envolvió sus brazos alrededor de
él.

Era pasada la medianoche. Sheffield esperó hasta que Evelyn se durmiera. Se puso el
pijama y fue al estudio.
Encendió su computadora y publicó un mensaje en un foro.
Pronto, el foro cobró vida con mensajes de populares hackers y honker.
"¡Star Anise ha vuelto! ¿Va a tomar trabajos otra vez?"
"¿Qué? ¿No se retiró?"
"No lo sé. Solo sé que estoy a punto de perder mi trabajo. Por favor, ten piedad de nosotros,
Star Anise".
Los trabajos destinados a Star Anise eran muy bien recompensadas. En menos de diez
minutos, los miembros del grupo de Star Anise le enviaron cinco tareas.
"Jefe, si no le importa, tómelos a todos".
"¡Vete a la mierda! No tengo tanto tiempo en mis manos. Tomaré cualquiera por ahora".
Había comprado el anillo de compromiso para Evelyn usando un préstamo de un banco.
Entonces, tenía que aceptar un trabajo para pagar el dinero que debía.
Tenía que ganar más dinero que antes para asegurarse de que su esposa e hija pudieran
vivir lujosamente.
"¡Está bien! Entonces, toma esta. Cien millones de dólares para romper el sistema de
defensa del Grupo ZL".
¿El sistema de defensa del Grupo ZL?
"Dile a quien sea que haya enviado ese trabajo que fui yo quien creó el sistema de defensa
para el Grupo ZL".
"¡Maldita sea! ¿Por qué no sabíamos eso?" El compañero de equipo más joven se
sorprendió. No es de extrañar que ZL Group tuviera un sistema de defensa tan
sorprendente.
"Eres el único que no lo sabía", dijo Star Anise, también conocido como Sheffield.
"Jefe, ¿participaremos en la competencia de hackers en la segunda mitad del año?"
"Ustedes chicos, adelante. No me uniré". Su respuesta fue tal como la habían esperado los
demás.
Otro compañero de equipo preguntó: "Jefe, ¿cuándo tendremos la oportunidad de
conocerlo en persona?"
"Solo soy un perdedor ordinario. No hay nada especial en mí para que sientas curiosidad.
Solo concéntrate en tu trabajo".
Cada vez que hacían la pregunta, él daba la misma respuesta. Star Anise era una figura
misteriosa para el mundo.
Al final, Sheffield eligió una tarea relativamente fácil.
Al día siguiente, después del almuerzo, Sheffield le pidió a Tobias que le trajera un traje
tradicional.
La noche anterior, Evelyn había expresado su deseo de verlo con todo tipo de trajes
tradicionales, en diferentes colores y estilos. Decidió que el primero sería blanco.
Aunque no sabía por qué ella quería verlo con trajes tradicionales, era su deseo ver que
todos sus deseos se hicieran realidad.
Evelyn esperó en la sala mientras se vestía. Unos minutos más tarde, el hombre guapo salió
con el traje blanco tradicional.
Sus ojos brillaron. Él llevaba una peluca. El largo cabello negro estaba atado con una cinta
blanca como la nieve. Se veía encantador en él. Y cuando le sonrió, se veía más guapo que
nunca.
Sheffield se paró frente a ella y giró una vez. Fue entonces cuando Evelyn recordó al chico
que había conocido hacía mucho tiempo. Ella espetó: "Sheffield, ¿has usado un traje
antiguo antes?"
"Hmm, sí. Hace casi diez años, mi amigo había organizado una fiesta de cosplay y me pidió
que lo ayudara".
El corazón de Evelyn dio un vuelco. "¿La fiesta se celebró en un centro comercial?"
"No, pero fuimos a comer a un centro comercial cercano. ¿Por qué? ¿Qué pasa?" Sheffield
preguntó dudoso.
'¡Era el! ¡Guauu! Nos conocimos hace mucho tiempo.
Ella se rió y cuando vio la expresión confusa en su rostro, explicó: "Una vez vi a un niño con
un traje blanco tradicional como este en un centro comercial. Aunque solo lo vi por detrás,
me sentí atraído por él de alguna manera ".
Las mujeres siempre prestaban atención a las cosas bellas. Ella no era la excepción.
Aunque tuvo que irse sin ver su rostro, el chico de blanco permaneció en su corazón durante
varios días.
Los ojos de Sheffield se iluminaron. "Eve, ¿estás diciendo que me conociste hace una
década?"
Evelyn no lo negó. "Si."
Corrió a abrazarla y exclamó exageradamente: "¡Eva! ¡Estamos destinados a estar juntos!"
"¿Qué? Solo te vi por detrás, Sheffield. No es tanto así como el destino, ¿verdad?" preguntó
ella, divertida por su entusiasmo.
"¿No has oído hablar de la Ley de Atracción? Has estado obsesionado con mi espalda por
tanto tiempo. ¡Es por eso que te encontré!" dijo emocionado.

CAPITULO 1062
MUJERES RICAS Y ERUDITOS

Evelyn se echó a reír. Le divertía la extraña lógica de Sheffield sobre el amor. Justo cuando
abrió la boca para contrarrestarlo, sonó el timbre. Miró a Sheffield confundida. "¿Estás
esperando a alguien?"
Todavía estaba en pijama ya que no había salido del departamento en todo el día.
"No. Probablemente sea solo Joshua o Gifford". Sheffield se encogió de hombros. Además
de Evelyn, solo esos dos irían a su apartamento sin previo aviso.
Pero cuando abrió la puerta, Sheffield se sorprendió al ver a dos de las personas que menos
esperaba que llamaran a su puerta.
Matthew estaba parado afuera de la puerta con su ceño habitual, acompañado por una
adolescente.
Parecía una niña ingeniosa y traviesa. Sheffield nunca la había visto antes. Le preguntó a
Matthew: "¿Tu novia?"
'Ella se ve menor de edad. Matthew, pequeño ... 'Sheffield pensó con incredulidad, mirando
a la pareja.
Antes de que Matthew pudiera responder, la niña sacudió la cabeza de un lado a otro a toda
prisa.
"¡Hola, guapo! No, no soy su novia. Apenas nos conocemos". Miró de reojo a Matthew.
El mayor contacto que había tenido con él fue hace un año cuando se fue a Estados Unidos
y tuvo que quedarse en su casa por unos días. Pero incluso entonces, rara vez hablaban
entre sí. Apartó la vista de Matthew, más interesada en el guapo hombre que les había
abierto la puerta.
"¿Erica?" dijo Evelyn. Estaba a punto de ir a la habitación a cambiarse cuando escuchó la
voz de la niña desde el pasillo. Confundida, caminó hacia la puerta.
Sheffield se hizo a un lado para dar paso a los invitados. Tan pronto como entraron en la
sala de estar, Erica corrió a los brazos de Evelyn.
"¡Evelyn! ¡Te extrañé mucho!" Había pasado medio año desde la última vez que se
encontraron.
Evelyn todavía estaba sorprendida, pero también abrazó a la niña. "¡Realmente eres tú!
¿Cuándo llegaste a Y City?" ella sonrió radiante. Estar cerca de Erica siempre había sido
maravilloso para ella.
"Encontré a Matthew en el aeropuerto. Dijo que vendría a verte. Así que le seguí", dijo Erica
con voz alegre.
Cuando el vuelo de Matthew aterrizó en el aeropuerto, se le informó que Wesley y Blair
también iban a Y City con Erica. Entonces, los había esperado en el aeropuerto.
"¡Wow, es una sorpresa tan agradable! Bueno, siéntate. Tengo que cambiarme de ropa. Ya
vuelvo", dijo Evelyn.
Erica asintió, "Está bien".
Justo cuando Evelyn estaba a punto de entrar en la habitación, Erica la agarró del brazo.
Señalando a Sheffield, que estaba hablando con Matthew, le preguntó: "Evelyn, ¿es él ... tu
novio?"
Evelyn sonrió, "Sí".
"¡Wow! ¡Es tan guapo!”
"Gracias. No está nada mal", respondió Evelyn modestamente con una sonrisa.
Erica miró con admiración a Sheffield, que todavía vestía la vestimenta tradicional blanca y
suspiró: "No es de extrañar que a las mujeres ricas de los viejos tiempos les gustaran esos
gentiles y guapos eruditos. Si yo fuera tú, no dudaría en romper los lazos con mi familia y
¡Huir con un novio tan guapo tampoco! "
Ella ya había escuchado de sus padres que Carlos estaba a punto de romper sus lazos con
Evelyn. Esa fue la razón por la cual Wesley y Blair estaban de vuelta en Y City. En cuanto a
Erica, ella vino con sus padres porque tenía curiosidad sobre lo que realmente estaba
sucediendo.
Evelyn se divirtió con su confesión. Matthew tenía cara de póker, como siempre, mientras
Sheffield junto sus manos y dijo: "Muchas gracias por sus elogios, señorita".
Erica respondió rápidamente de manera tradicional: "¡De nada, señor!"
Evelyn sacudió la cabeza con una sonrisa y caminó hacia el dormitorio.
"Cariño, espérame. Debería cambiarme también", dijo Sheffield.
Había planeado realizar un baile tradicional para Evelyn en su disfraz. Pero con la llegada de
sus dos invitados inesperados, tuvo que posponer el baile a otra cita.
Entraron juntos al dormitorio y cerraron la puerta. Erica miró alrededor del departamento
como un niño curioso, mientras Matthew se sentaba en el sofá y miraba su teléfono.
Ninguno de los dos habló entre sí, justo como habían permanecido en silencio en su viaje
en automóvil al departamento.
Solo habían tomado el mismo auto porque ambos se dirigían al mismo lugar.
Sheffield salió primero de la habitación. Fue a la cocina y sirvió un poco de té para los
invitados. Saludó a Erica. "Erica, ¿verdad? Ven a tomar un té".
Ella tomó la taza de él con una dulce sonrisa. "Gracias, guapo. Mi nombre es Erica Li. Puedes
llamarme Rika".
"Lindo nombre. ¿No tienes clases para asistir, Rika?" Como Matthew era un hombre
reservado, Sheffield tuvo que conversar solo con la chica.
"Solicité un permiso en la escuela. Tuve que persuadir a mi padre durante mucho tiempo
antes de que finalmente aceptara traerme". Erica apretó los labios. Wesley era un padre
estricto, por lo que era difícil para ella salir y divertirse a cualquier parte.
"¿En qué grado estás ahora?" Sheffield preguntó, mostrando interés en ella.
"Estoy a punto de graduarme de la secundaria". Lo había adivinado bien. Ella solo estaba en
la secundaria.
"¡Oh! Entonces, debes tener mucho que estudiar. Espero que te vaya bien".
"¡Gracias, guapo! Sin embargo, está bien. No es tan difícil para mí". Porque ella era
inteligente y rápida para aprender cualquier cosa.
Sheffield se volvió hacia Matthew. "¿Cuándo terminarás tus estudios en los Estados
Unidos?"
Lanzando una mirada a Sheffield para asegurarse de que estaba hablando con él, Matthew
respondió sucintamente: "El año que viene".
"¿Entonces te harás cargo de la compañía?"
"Todavía no. Mi padre todavía es muy joven". Quería decir que no tenía prisa por hacerse
cargo del Grupo ZL.
Erica interrumpió: "¡El tío Carlos se ve joven! No parece un hombre de cincuenta y tantos
años. La gente puede pensar que, como mucho, tiene cuarenta y tantos años".
"Tiene sesenta y uno", la corrigió Matthew.
Erica frunció el ceño. ¿Por qué tuvo que señalarlo con tanta precisión?
Sheffield asintió con la cabeza, "Estoy de acuerdo con Erica. El tío Carlos parece que todavía
tiene cuarenta y tantos años. Alguien debería descubrir el secreto de su eterna juventud".
Aunque Carlos ya tenía más de sesenta años, todavía había muchas mujeres a las que les
encantaría perseguirlo. Matthew desvió la mirada del teléfono hacia Sheffield. Después de
una breve pausa, preguntó: "¿Qué tan poco riguroso eres? ¿Por qué no puedes manejar a
un anciano como él?"
¿Acaba de llamar a Carlos Huo un anciano? Sheffield sacudió la cabeza con una sonrisa. "Tu
padre no es un viejo ordinario. Lo sabes".
"Tampoco eres un hombre común. No me quedaré de brazos cruzados y veré cómo mi
hermana se separa de nuestra familia. Vas a venir a la mansión de la familia Huo conmigo
más tarde para probar todos los medios necesarios para obtener la aprobación de papá".
"Suena como un plan, pero tengo una cita con Joshua y Gifford esta tarde. ¿Tiene que ser
esta noche?"
"¿Gifford? ¿Conoces a mi hermano?" Erica miró a Sheffield con asombro. Solo entonces
Sheffield se dio cuenta de que tenían el mismo apellido: Li.
"¡Oh! Entonces, ¿tú eres Mi, quiero decir, la hermana de la que Gifford siempre habla?" Dijo
Sheffield.
"Ibas a decir 'señorita Troublemaker', ¿no?" Erica se burló. Ella conocía a su hermano lo
suficientemente bien como para saber eso, pero no le importaba. "Mi hermano no dijo nada
bueno de mí. Lo sé".
"Estoy seguro de que Gifford estaba exagerando. Eres una chica linda", dijo Sheffield
sinceramente. Después de todo, ella solo tenía quince años. Era normal que una niña de su
edad fuera enérgica y causara pequeños problemas aquí y allá.
"Sí, definitivamente está exagerando. De hecho, soy una chica muy agradable", declaró
Erica con orgullo.
Si Wesley o Gifford estuvieran presentes allí en ese momento, habrían arrojado a Erica fuera
de la habitación. Ella era la peor alborotadora que habían conocido.
Sheffield se echó a reír. Estaba impresionado por la personalidad de la niña. "Tienes razón.
De todos modos, voy a ver a Gifford esta tarde. ¿Quieres venir conmigo?" preguntó.

CAPITULO 1063
MAHJONG
Los ojos de Erica se iluminaron. "Por supuesto, iré contigo. No he visto a mi hermano en
mucho tiempo. Además, me he quedado sin dinero. Necesito que él reponga mi asignación",
dijo, guiñándole un ojo a Sheffield.
En realidad, estaba desesperada por algún apoyo financiero. Su padre era estricto y no le
daría un centavo más que su asignación mensual asignada. Sheffield estaba sorprendido.
Hasta donde él sabía, eran una familia militar. Y Gifford estaba cargado. ¿Cómo podría Erica
no tener dinero?
"¿En serio? ¿Necesitas un préstamo? Puedo ayudar", ofreció.
"¡No! Gracias, sin embargo. Solo necesitas llevarme con mi hermano. Puedo obtener algo
de él".
Gifford no le había dicho que estaba de permiso. Ahora que sabía que él había regresado,
aparecería para sorprenderlo.
"Muy bien, te llevaré con él", Sheffield asintió con la cabeza. Se giró hacia Matthew.
"Matthew, únete a nosotros".
Matthew preguntó, "¿Cuál es el plan de Evelyn esta tarde?"
"Ella viene conmigo".
"Bien entonces."
Después de pasar un tiempo en el departamento, al mediodía, los cuatro fueron al Orchid
Private Club. Cuando llegaron, encontraron a Gifford y Joshua acostados perezosamente en
el sofá, hablando.
"¡Evelyn!" Los dos caballeros se pusieron de pie de un salto y la saludaron.
Evelyn sonrió y dijo juguetonamente: "Esta vez me entrometeré en su tiempo de chicos".
"Por favor, siempre eres bienvenida. Eres uno de nosotros. No hemos tenido la oportunidad
de vernos en mucho tiempo. Ven, siéntate con nosotros", dijo Gifford con una sonrisa. Sus
dientes blancos brillaban más contra su piel bronceada.
Cuando estaba a punto de acostarse en el sofá, una voz clara vino detrás de ellos, "¡Gifford!
¡Mi querido hermano, te he extrañado tanto!" Erica irrumpió en la habitación. Ella le sonrió
ampliamente, pensando: '¡Ah! ¡Ahí está mi querido ingreso! Atravesó la multitud y se arrojó
a los brazos de su hermano.
Gifford estaba estupefacto. Sosteniendo a su hermana menor en sus brazos, se preguntó
cómo se había enterado de su regreso. Las comisuras de sus labios se torcieron. "¿Cómo
sabías que estaba aquí?" preguntó. "Ella definitivamente tiene un motivo oculto para
hablarme a mí tan amablemente".
Erica parpadeó inocentemente. "Regresé con mamá y papá".
Y qué suerte tuvo ella. Si no hubiera venido, no tendría idea de dónde obtener dinero. Había
sido un proceso largo y doloroso convencer a Wesley para que la trajera. Ahora que su
hermano estaba aquí, estaba llena de esperanza una vez más. Claramente, Dios no podía
soportar verla sufrir.
Gifford la soltó. "¿Dónde están mamá y papá?"
"Fueron al encuentro del tío Carlos y la tía Debbie".
"Bien, está bien". Los seis se sentaron y se pusieron al día con sus vidas.
Erica era mucho más joven que el resto, así que mientras los adultos hablaban sobre el
intento de asesinato contra Sheffield, ella corrió a jugar al golf y probó algunos de los otros
juegos en la sala. Pronto se aburrió.
"Gifford, Evelyn, quiero irme".
Gifford fue el primero en preguntar: "¿A dónde quieres ir?"
"Con mamá y papá", respondió Erica con una cara aburrida.
Gifford lanzó un silencioso suspiro de alivio. Él dijo: "Está bien".
Evelyn caminó hacia ella y le tomó la mano. "¿No esperarás un poco más?"
"No. Chicos, diviértanse. Los veré en la mansión".
Erica la abrazó con fuerza. Evelyn era su musa. Esperaba volverse tan digna y elegante como
Evelyn cuando creciera. Gifford se levantó para verla salir. "Le pediré a alguien que te lleve
allí".
"Bueno." ¡Esta era su oportunidad! Esperaba hablar en privado con Gifford. ¿De qué otra
manera podría mencionar el dinero?
En el pasillo fuera de la habitación privada, Erica lo agarró del brazo. "Gifford, ¿estás de
buen humor ahora?"
"¿Cuánto cuesta?" Gifford preguntó a quemarropa. Él ya sabía lo que su hermana estaba
haciendo. Había una comprensión tácita entre ellos.
"Podemos hablar de eso otro día si estás de mal humor", dijo Erica.
"¿$ 10, 000 es suficiente?" Gifford preguntó, ignorando lo que dijo.
"Hmm ... ¿Sería realmente suficiente?"
Gifford conocía muy bien a su hermana. "¡$ 20,000! ¡No más!"
"Tu sabes, hermano, si me pongo de mal humor, podrías terminar en un mal lugar también".
Los ojos de Erica brillaron con picardía. Era una amenaza.
'Esta pequeña bruja ...' Gifford apretó los dientes y finalmente dijo: "$ 50, 000!"
"¡Hecho!" Ella se rió triunfante.
Gruñendo, Gifford sacó su teléfono del bolsillo y le transfirió el dinero. "No viniste a visitar
a tu hermano por amor. ¡Solo querías el dinero!"
Wesley era más estricto con Erica que con sus otros hijos. Él había establecido un límite en
su asignación mensual. Pero cada mes, ella se quedaría sin dinero antes de fin de mes. Y
ella iría a pedir ayuda a Yvette o Gifford.
Erica no lo sabía, pero todos, incluido Wesley, conocían sus pequeños trucos.
Entonces, Wesley encontraría maneras de compensar la disparidad en las cuentas de
Gifford e Yvette cada mes.
Gifford no estaba casado y no tenía otros gastos. Entonces, estaba dispuesto a darle su
dinero a Erica sin tomar el dinero compensatorio que Wesley le ofrecía.
Yvette, por otro lado, era un caso diferente. Ella era una estudiante universitaria, y la
universidad era cara. Pero aun así, cada vez que Erica le pedía dinero, ella se lo daba. Y a
diferencia de Gifford, cuando Wesley le diera dinero, ella lo tomaría sin dudarlo.
"¡Hermano, eres el mejor! Ah, y no le digas a papá", advirtió Erica a Gifford con una mirada
severa.
"¿Alguna vez lo he hecho?" Preguntó Gifford, mientras levantaba una ceja hacia ella y decía
en su cabeza: "¡Ya lo sabe, idiota!" Erica todavía pensaba que estaba engañando a su padre.
Olvidaba que su padre era el famoso Wesley Li.
Lo único que le importaba a Erica era que su hermano nunca la delatara, porque Wesley
nunca la había preguntado sobre tomar dinero de su hermano y hermana. Ella sostuvo su
brazo con fuerza, adulándolo. "¡Es tan bueno tener hermanos tan amorosos!"
"Oh, déjalo. ¿A dónde va todo este amor cuando tratas de engañarnos?" Gifford siempre
era la victima de este pequeño demonio de hermana. Yvette de alguna manera se había
escapado la mayoría de las veces.
"¿Qué? ¿Yo? ¿Cuándo te engañé?" Erica preguntó, fingiendo inocencia. Gifford ya no quería
discutir con ella. La vio subir al automóvil y le pidió al conductor que la llevara a la mansión
de la familia Huo.
EN EL CUARTO PRIVADO
Después de despedir a su hermana, Gifford fue directamente al baño. Para cuando hubo
terminado, tres de los otros ya estaban en la mesa automática de mahjong.
El asiento frente a Joshua estaba vacío. Matthew estaba sentado en el sofá ocupado con su
teléfono celular. Gifford le preguntó: "Matthew, ¿no quieres jugar?"
"Tengo que lidiar con algo. Adelante", dijo Matthew sin levantar la vista de su teléfono.
Como no estaba en la oficina, tenía que ocuparse de todos sus asuntos de negocios por
teléfono.
"¡Esta bien!" Gifford tomó el asiento vacío.
Después de que Sheffield le diera las instrucciones a Evelyn, incluyendo qué era una victoria
y qué era un pung, comenzaron a jugar. El juego fue normalmente al principio. Pero Evelyn
nunca había jugado mahjong antes, por lo que continuó perdiendo.
Sheffield se sintió desconsolado al verla perder una y otra vez, por lo que se acercó
sigilosamente a ella cuando fue al baño de mujeres y le susurró un truco en el oído. Media
hora después, Evelyn se aclaró la garganta y anunció: "Sheffield cocinó pescado para
almorzar hoy".
Tanto Joshua como Gifford miraron a Evelyn, confundidos.
Sheffield, que estaba sentado frente a ella descarto una ficha. "¡Un bambú!"
Evelyn reaccionó rápidamente. "¡Pung!"
Mientras tanto, ella también descartó una ficha. "Dos de bambú".
Joshua y Gifford no tenían idea de lo que estaba pasando. Desde que había sido entrenada
por Sheffield, tenía su M.O.
Después de un tiempo, Evelyn dijo: "Los pendientes que compré el otro día se ven geniales".
Sheffield descartó otro azulejo. "¡Tres personajes!"
"¡Kong!" dijo Evelyn. Agarró el mosaico de tres caracteres y lo colocó junto a sus tres
mosaicos de tres caracteres, todos boca arriba.
CAPITULO 1064
HOMBRE MALO

En dos rondas más, Evelyn dijo: "Todo está listo excepto ..."
Sheffield captó la indirecta y descartó otra ficha. "¡Viento del este!" Tenía dos fichas de
viento del este como el par en su mano. Pero, él renunció a uno. No le importaba, mientras
Evelyn se estuviera divirtiendo.
Ella sonrió y mostró sus fichas a todos. "¡Señores, tengo mahjong!"
Joshua y Gifford quedaron atónitos. Evelyn era nueva en Mahjong después de todo. ¿Cómo
podía ganar tan fácilmente? Miraron sus fichas y luego las de Sheffield. ¡Rápidamente se
dieron cuenta de lo que había sucedido! "¡Sheffield, hiciste trampa!"
"¡Has ido demasiado lejos, hombre!"
Evelyn estaba confundida.
"¿Dar pistas no está permitido en el juego?" Sheffield le había dicho antes que podía avisarle
sobre las fichas que necesitaba.
"¡Por supuesto, no está permitido!" Joshua dijo, agitando sus manos con frustración. Lanzó
una mirada ardiente a Sheffield y, a regañadientes, le entregó algunas de sus fichas a Evelyn.
Sheffield se sentó allí con una expresión tranquila, como si no tuviera idea de lo que estaban
hablando.
"Oh", dijo Evelyn, mirando a Sheffield. Se dio cuenta de que él había hecho trampa para
ayudarla a ganar. No es de extrañar que los otros dos permacecieran en silencio durante el
juego, sin dar pistas.
Sheffield se echó a reír. Le dijo a Joshua y Gifford: "¿Por qué las caras largas? Solo estaba
tratando de hacer feliz a mi novia. Es solo una pequeña suma. No sean tan mezquinos".
Gifford resopló, "La amante tiene la prioridad, ¿eh? Somos tus amigos; ¡haznos felices
también!"
Sheffield respondió sin ningún rastro de culpa: "Los amigos son importantes, pero los
traicionaré por mi novia cualquier día".
"¿Es así? Bien, lo tendremos en cuenta", dijo Joshua enojado. La siguiente ronda comenzó.
Ahora que Evelyn conocía las reglas, no tenía intención de hacer trampa otra vez. Mientras
sacaban fichas, Joshua dijo: "Evelyn, déjame contarte una historia".
"Está bien", dijo ella. Él comenzó a narrar. "Había una vez un hombre que amaba mucho a
una mujer, pero esta mujer se comprometió con otra persona. Con el corazón roto, el
hombre se fue por dos años".
Sheffield se enderezó y miró a Joshua. ¿Qué hace este idiota hasta ahora?
Joshua continuó: "Dos años después, regresó y le dijo a su mejor amigo que ser fiel a una
mujer era una idea tan estúpida y que se olvidaría de ella y ..."
Sheffield se levantó de su asiento y cubrió la boca de Joshua. Luchó por salir del alcance de
Sheffield, y una vez que lo hizo, terminó en voz alta, "¡durmió con tantas mujeres como
pudo!"
Sheffield le cubrió la boca de nuevo y le explicó a Evelyn con una sonrisa: "Siempre es así,
es un mal perdedor. Me insulta cada vez que pierde".
Joshua intentó apartar su mano, pero falló. Evelyn frunció el ceño a Sheffield. En un
gruñido, amenazó a Joshua, "Si te atreves a decir una palabra más sobre mí, ¡te juro que te
romperé los huesos!"
"¡Mmmph ...!" Joshua intentó replicar y decir: "¡Bien! ¿Qué me importa?" Pero solo podía
hacer sonidos ininteligibles.
Gifford siguió jugando y agregó combustible a las llamas. "Es cierto, Evelyn. Yo también
estuve allí. Dale una lección a Sheffield cuando llegues a casa".
Sheffield miró boquiabierto a sus dos mejores amigos. "Jodidos traidores", pensó.
Con una ligera sonrisa, Evelyn dijo casualmente: "No te preocupes por eso ahora. Mi papá
no quiere que esté con él de todos modos. Tal vez debería escucharlo y casarme con otra
persona".
Sheffield aflojó rápidamente su control sobre Joshua y trotó hacia ella. "Cariño, ni siquiera
estaba hablando en serio en ese momento. Solo estaba enojado", se disculpó. Joshua y
Gifford se divirtieron con su sincera disculpa.
Evelyn le quitó sus mano de los hombros y miró a los dos que aún se reían.
"¡Joshua, Gifford! Por favor, vigílenlo de ahora en adelante y cuéntame todo lo que dice".
"A tu servicio, Evelyn. ¡Te diremos todo!" Joshua prometió con gusto.
Gifford repitió: "No te preocupes, Evelyn. Joshua y yo estamos de tu lado. Te llamaremos si
no se porta bien".
"¡Está bien, es un trato!" Dijo Evelyn. Sheffield, impotente, los vio a los tres llegar a un
acuerdo. Al final, cedió y asintió con la cabeza en señal de derrota.
Regresó a su asiento y advirtió a los dos traidores con los dientes apretados: "¡Está bien,
señor Fan, señor Li! ¡Espere y vean lo que les hago! Y Joshua, ya no voy a ayudarte a
perseguir a Terilynn".
Evelyn jugó su ficha. Ella declaró: "Lo ayudaré".
"¡Gracias, Evelyn!" Joshua sonrió.
"¡¿Qué?!" Fue una pérdida total y absoluta para Sheffield.
Después del juego, se fueron a la mansión. Sheffield le pidió a Felix que condujera el auto.
Tiró de Evelyn al asiento trasero y dijo: "Cariño, eso fue todo en el pasado. Nunca volveré a
decir esas cosas, ¿de acuerdo?"
"Bueno." Evelyn tenía que tratar con Carlos ahora, y necesitaba que Sheffield la apoyara.
Entonces, ella decidió dejarlo temporalmente.
"Entonces, ¿me perdonas?"
"Si." Hablaremos de eso cuando volvamos al apartamento, pensó Evelyn.
'¿Huh? Eso fue fácil ', pensó Sheffield con incredulidad.
EN LA MANSIÓN DE LA FAMILIA HUO
Como su familia también estaba en la mansión, Gifford los acompañó a la casa de la
familia Huo.
La sala estaba animada. Gwyn era la más popular entre los adultos. La sostuvieron en alto,
la abrazaron y la besaron. Todos querían malcriarla.
"¡Gwyn!" Sheffield llamó una vez que estuvieron dentro de la casa. En el momento en que
escuchó su voz, la niña miró hacia la puerta. Cuando lo vio, Gwyn tiró la nuez en su mano y
corrió hacia él. Antes de que Evelyn pudiera abrazarla, Sheffield levantó a la niña y la besó
en la mejilla. "Mi bebé, ¿me extrañaste?"
Gwyn asintió con la cabeza. "¡Te extrañe papi!" dijo ella con una amplia sonrisa.
Sheffield sonrió y la abrazó con fuerza. Ella era su pequeña bola de sol.
Gifford se congeló cuando escuchó a Gwyn llamar a Sheffield 'Papi'. Aturdido, miró a la
niña y luego a su amigo. "Sheffield, ¿te acaba de llamar 'Papi'?"
Los miró a los dos. "¿Qué demonios está pasando?" se preguntó en estado de shock.
"¿Qué? No sabias. Ella es mi hija.”
Gifford se quedó boquiabierto y se volvió para mirar a Evelyn, que estaba sonriendo.
Nunca había oído hablar de ella estando embarazada. Quería preguntarle a Sheffield si
estaba seguro, pero no se atrevió porque no quería ser noqueado por él. En su lugar,
preguntó: "¿Cuándo sucedió esto? ¿Por qué no sabía sobre esto hasta ahora? "
Blair estaba aún más confundido que él." ¿No lo sabías, Gifford? Te lo dije."
"No, no lo hiciste. ¿Tú y papá lo sabían?"
"Sí, por supuesto." Wesley y Blair lo sabían desde el principio. Gifford sintió ganas de
golpear a Sheffield hasta la muerte. Parecía que él era el único en la habitación que no
sabía que su mejor amigo tenía una hija. Pero no era el momento adecuado para saldar
cuentas con Sheffield. Intentó parecer gentil y saludó a Gwyn.
"Hola pequeña, soy ..." Estaba atrapado. Dirigiéndose a Blair, preguntó: "Mamá, ¿cómo se
supone que me llame?"
"Bueno, tú serías su tío". Gifford miró a la niña y sacudió la cabeza.
"No. Sheffield, Joshua y yo habíamos acordado que nuestros hijos serían los ahijados de
los demás. Pequeña monada, puedes llamarme 'Padrino'. ¿Puedes decir 'Padrino'
pequeña? O puedes llamarme 'Papi' ".
La gente de la sala se rió a carcajadas. Se divertían con él.
Sheffield simuló patearlo. "Sal de aquí. Gwyn, llámalo 'Hombre malo'".
"M-malo... hombre", llamó obedientemente Gwyn. Tan pronto como ella dijo eso,
Sheffield se echó a reír. Gifford frunció el ceño. Sheffield era un malísimo padre.
CAPITULO 1065
LA ÚNICA CONDICIÓN DE CARLOS

Evelyn intervino para detener a Gwyn.


"Cariño, papá estaba bromeando. No puedes llamar a tío Gifford así". Luego, se volvió hacia
Sheffield, "¿Cómo puedes ser un mal ejemplo para tu hija?"
Gifford le hizo eco, "Sí Gwyn, tu madre tiene razón. Ven aquí, pequeña monada, ¡dame un
abrazo!"
Por un momento, pareció que Gwyn dudaba, y luego extendió sus pequeños brazos hacia
Gifford. Sosteniendo a la niña en sus brazos, Gifford fue muy cuidadoso con cada uno de
sus movimientos.
Reprendió a Sheffield en voz baja, "¡Vaya amigo! ¿Cómo no podías decirme que tienes una
hija? ¡Y tan linda además! ¡Ni siquiera preparé un sobre rojo para Gwyn!"
Sheffield puso los ojos en blanco. "En mi defensa, hace poco descubrí que soy el padre de
Gwyn. Entonces, ¿cómo podría haberte dicho antes?" Si él fuera sincero, Sheffield aún no
podía creer que Gwyn fuera su hija. Cada vez que veía a la niña, sentía como si estuviera
soñando.
"¡Sí, sí! ¡Te creo!" Gifford dijo sarcásticamente mientras miraba a Sheffield. Luego dirigió su
atención a Gwyn mientras la llevaba al sofá. Con una gran sonrisa en su rostro, dijo: "Lo
siento, Gwyn, no preparé ningún regalo. La próxima vez, iré a verte con un sobre rojo, ¿de
acuerdo?" Gwyn no entendía de qué estaba hablando. Solo cuando escuchó la última
palabra respondió con entusiasmo: "Está bien".
"¡Mi ahijada es tan dulce!"
Mientras tanto, Carlos había estado esperando que dejaran de hablar. Una vez que Sheffield
y Gifford terminaron, él saludó a Sheffield sin ninguna expresión en su rostro. "Ven aca."
Sheffield y Evelyn intercambiaron una mirada antes de caminar juntos hacia Carlos.
Sheffield luego saludó formalmente a los demás: "Hola, tío Carlos, tía Debbie, tío Wesley,
tía Blair, Matthew y Erica. Soy Sheffield Tang, un buen amigo de Gifford, el prometido de
Evelyn y el padre de Gwyn". Él dejó su identidad clara para todos.
Cuando Gwyn lo escuchó decir su nombre, ella respondió: "¡Papá!"
"¡Buena niña!" Sheffield se volvió y le guiñó un ojo a su hija.
Debbie estaba encantada de ver a su yerno. Ella le sonrió cálidamente a Sheffield y dijo:
"Sheffield, toma asiento".
Blair escudriño a Sheffield de pies a cabeza antes de preguntarle a Debbie: "Parece un buen
hombre. ¿Por qué Carlos impediría que Evelyn estuviera con él?"
"¡Solo quiere problemas!" Debbie exclamó, molesta al pensar en lo que Carlos había hecho
para meterse en la relación de Evelyn con Sheffield. Una vez que Sheffield y Evelyn se
sentaron, Debbie colocó toda la comida frente a ellos.
Mientras tanto, Wesley no tenía una buena impresión de Sheffield ya que lo había visto
coquetear con otra mujer.
Mientras miraba a Sheffield a los ojos, lo provocó. "¿Por qué no salimos y resolvemos esto?"
Sheffield miró en pánico. "¡No, no, no me atrevería! Tío Wesley, tus habilidades son
incomparables a las mías".
Cuando Carlos escuchó lo que dijo Sheffield, se burló de sí mismo: "¿No se atrevería?"
Luego, Carlos instó a su amigo: "Wesley, este chico tiene mucha labia. Está mintiendo. ¡Solo
arrástralo y golpéalo!"
Carlos realmente sabía lo bueno que era Sheffield en las artes marciales, por lo que podía
decir que Sheffield estaba mintiendo. Debbie le dio unas palmaditas en la espalda a Carlos
para calmarlo. Luego le reprochó con voz suave: "¿Qué estás haciendo? ¿No podemos
simplemente tener una conversación agradable y pacífica como familia?"
Blair pensó que Debbie tenía razón. Sostuvo la mano de Wesley y dijo con insatisfacción:
"¿En serio? Eres mucho mayor que él. ¿Es así como tratas a las personas que son más
jóvenes que tú? ¿Usar los puños es la única forma de resolver un problema?"
Wesley se enderezó de inmediato y permaneció en silencio.
Cuando todos se calmaron, Sheffield anunció: "Tío Carlos, tía Debbie, creo que iré directo
al punto sobre por qué vinimos aquí. Le propuse matrimonio a Evelyn y ella dijo que sí. Nos
hemos estado preparando para nuestra boda e incluso fijamos una fecha para tomar fotos
prenupciales. En conclusión, nos amamos. No hay duda de eso en nuestros corazones. Por
nuestro bien y por el bien de Gwyn, tío Carlos, por favor, no le hagas las cosas difíciles a
Evelyn. Si tienes algo con lo que no estás satisfecho, por favor, no lo tomes con ella. Por
favor, hazlo conmigo y podemos solucionarlo ".
"Ella es mi hija. ¡Por supuesto, no le haré las cosas difíciles! Si quieres casarte con Evelyn,
puedes". Evelyn estaba confundida por la repentina actitud amable de Carlos. Ella no pudo
evitar preguntarse por qué su padre cambió repentinamente de opinión. ¿No dijo él que
preferiría repudiarla que permitirle casarse con Sheffield?
Sheffield podía sentir que había un "pero" al final de la oración de Carlos. A pesar de esta
ansiedad, todavía estaba feliz de escuchar esas palabras. Incluso si Carlos añadiera algunos
términos a su disposición, estaría bien porque eso significaba que había esperanza. "Tío
Carlos, por favor avísame si tienes algunas condiciones. Haré todo lo posible para
satisfacerlas", declaró Sheffield con la mayor sinceridad.
"De hecho, tengo una condición. Se trata de Gwyn. Mi nieta puede tener el nombre de tu
familia, pero no puedes llevártela. Ya que nos quitarás a Evelyn, deberías dejar que Gwyn
se quede aquí. Suena justo, ¿verdad? "
Todos en la sala de estar estaban asombrados, llenando la habitación con nada más que
silencio. A pesar de sus impresiones o sentimientos personales hacia Sheffield, todos
pensaron que era demasiado pedir.
Instintivamente, Debbie quería hablar en nombre de Sheffield, pero Carlos agarró su mano
para detenerla. Todos se preguntaban qué iba a decir Sheffield. Pero en lugar de enojarse,
mantuvo la calma e incluso sonrió. "Solo tienes esta condición, ¿verdad? Pensé que sería
algo imposible. Puedo ver cuánto Gwyn es amada aquí. Así que ahora que lo preguntas, por
supuesto, no es un problema para mí".
En ese momento, todo tenía sentido para Sheffield. Finalmente entendió por qué Carlos
había arriesgado la relación de su padre y su hija con Evelyn. Sheffield nunca creyó que
Carlos tuviera el corazón para repudiar a su amada hija. ¡Y resultó que el viejo solo estaba
fingiendo! Era solo la forma en que Carlos los hacía aceptar su condición de permitir que
Gwyn se quedara en la mansión de la familia Huo.
La verdad del asunto era que Sheffield nunca había pensado en llevar a Gwyn a la casa de
la familia Tang porque sabía de primera mano que su propia familia era un desastre. No era
un buen lugar para que un niño creciera.
Evelyn miró a Sheffield, que tenía una amplia sonrisa en su rostro. Ella se confundió aún
más sobre la situación. Tenía muchas preguntas en mente. ¿No era tan protector con Gwyn
hace un rato? Siempre ha amado a la niña. ¿Por qué está renunciando a Gwyn en este
momento?
"Tío Carlos, ya acepté tu mandato. ¿Tengo tu permiso para casarte con Evelyn ahora?"
Sheffield preguntó.
"¡Claro, cumpliré mi promesa!" Carlos exclamó fácilmente. Estaba genuinamente feliz.
Sheffield aprovechó la oportunidad y dijo: "¡Genial! Gracias, tío Carlos. Le pediré a Peterson
Tang que venga a hablar de esto contigo muy pronto. ¿Cuándo sería un buen momento para
ti?" Por mucho que Sheffield odiara a Peterson, seguía siendo su padre, después de todo.
Necesitaba que el viejo hablara con Carlos sobre el asunto.
"Cualquier momento es un buen momento para mí. ¡Pídale al Sr. Tang que venga en
cualquier momento que sea conveniente para él!" Carlos parecía de tan buen humor que
Sheffield no podía creer que todo esto sucediera.
Después de mucho tiempo de estar estresada por la desaprobación de Sheffield por parte
de su esposo, Debbie estaba extremadamente aturdida. Era la primera vez que veía a Carlos
tan amable con Sheffield. Lo que la confundió aún más fue que estaba segura de que Carlos
no estaba actuando. Después de todo, las personas presentes eran muy cercanas a la familia
Huo. No había necesidad de fingir.
Para entonces, Matthew había tomado a Gwyn de Gifford. Entonces Gifford tuvo tiempo de
ayudar a Sheffield. Con un tono serio, dijo: "Tío Carlos, tía Debbie, aunque a veces Sheffield
parece infantil, es un buen hombre. Nuestros años de amistad pueden dar fe de eso. Desde
que se enamoró de Evelyn, nunca lo escuché mencionar a ninguna otra mujer. Realmente
la ama. Por favor, dejen que estén juntos. Hará que Evelyn esté muy feliz ".
Carlos no respondió.
No hace falta decir que Debbie siempre había estado del lado de Sheffield. Con una sonrisa
de satisfacción en su rostro, dijo: "Lo sé. Realmente creo que Sheffield tratará muy bien a
Evelyn".
Sheffield agradeció a su futura suegra en su corazón. Prometió que trataría a Debbie con
amor filial y respeto, tal como había tratado a su propia madre. Por supuesto, él también
sería filial con Carlos. Después de todo, Carlos sería su suegro muy pronto.
Siendo un hombre frío y arrogante como Carlos, Matthew nunca hablaba mucho. Pero en
ese momento, mientras sostenía a Gwyn en sus brazos, dijo: "Papá, has sido duro conmigo
durante los últimos veintiún años de mi vida. Ahora que Sheffield será parte de la familia,
es hora de que intimides a alguien más. Necesito un descanso ".
"Jaja." Gifford se echó a reír. Se dio cuenta de que Matthew era aún más miserable que él.
Wesley solo era estricto con él en el entrenamiento, pero no menospreciaba a su hijo. Sin
embargo, Carlos no solo entrenó a Matthew, sino que fue estricto con él en todos los
aspectos. Nada de lo que hacía su hijo era lo suficientemente bueno para él.
Carlos le lanzó una mirada fulminante a Matthew y espetó: "¡Si lo deseas! ¡Los intimidaré a
los dos juntos!" En los días venideros, tendría dos hombres como sacos de boxeo.
CAPITULO 1066
EL ESTANDAR DE NOVIO DE ERIKA

Las palabras de Carlos tenían un toque de amenaza en la forma en que lo dijo, con un
gruñido bajo subyacente en sus palabras. Sheffield tembló ligeramente, e inmediatamente
se imaginó cómo sería su vida como futuro yerno.
Tomando la mano de Evelyn entre las suyas, Sheffield le susurró al oído: "¿Por favor dime
que me salvarás cuando llegue el momento?"
Evelyn se rió, empujándolo suavemente en el hombro y dijo: "¿No me digas que vas a dejar
que te intimide?" . Hasta donde ella podía recordar, el ingenio rápido de Sheffield y su
astuto uso del engaño lo llevaron a través de cualquier obstáculo que Carlos le arrojó en el
pasado.
De hecho, aunque Carlos nunca lo admitiría, su incapacidad de tratar con Sheffield lo
enfureció aún más, tanto que quería golpear la cara engreída de Sheffield cada vez que lo
veía.
"Quiero decir ... eso fue todo en el pasado. Todo va a cambiar cuando me convierta en su
yerno", dijo Sheffield, con el rostro pálido con cada palabra. Sheffield tenía un punto válido,
porque al final del día una vez que él y Evelyn se casaran, Carlos se convertiría en su suegro.
¡Incluso él sabía bien que el padre siempre sería el jefe de la familia! Sheffield nunca pensó
que Carlos lo dejaría casarse con su hija tan fácilmente.
Cuando salió de la mansión, vio a Gifford fumando tranquilamente un cigarrillo. "¿Recibiste
lo que te pedí?"
Gifford inclinó la cabeza, haciendo un gesto hacia su auto y dijo: "Está dentro de la guantera.
Has pasado dos años buscándolo. ¿Es un regalo para el tío Carlos?"
"¡Si!" Sheffield admitió sin dudarlo.
Gifford le dio unas palmaditas en el hombro y le dijo: "Hermano, tengo que admitir que
tengo mucho que aprender de ti".
Sheffield no solo trató a Evelyn con profundo afecto, sino que también cuidó de sus futuros
suegros. Después de todo, ¿cómo podría no ser bueno con Carlos y Debbie?
"Han criado y cuidado a Evelyn durante treinta años y ahora voy a llevármela lejos de ellos.
Comprarles regalos no es suficiente para mostrarles mi gratitud por darme la mano de su
hija en matrimonio".
"¿Qué pasa con Gwyn? ¿No crees que dejarla sola en esa mansión es un poco duro?"
Preguntó Gifford.
"¿Crees que no lo sé? Ella es mi hija. ¿Cómo podría un padre soportar estar lejos de sus
hijos?" Los labios de Sheffield se abrieron en una sonrisa astuta y continuó: "Esto también
se convertirá en mi hogar después de casarnos. Traeré a Evelyn todos los días".
En ese caso, no importaba dónde viviera Gwyn porque Sheffield podía verla en cualquier
momento que quisiera.
Gifford admiraba la perseverancia de Sheffield y su devoción hacia Evelyn. "¡Parece que
planeas convertirte en un yerno!"
"¿Y qué? Al menos Evelyn será feliz. No todas las mujeres del mundo pueden vivir con sus
padres después de casarse. Esto es un gran problema para ella. Quiero que Evelyn sea feliz
sin ningún remordimiento", argumentó Sheffield.
Además, se oponía firmemente a la idea de que las visitas frecuentes a la mansión de la
familia Huo lo convertirían en yerno. Había comprado un nuevo departamento en el
vecindario en caso de que quisieran pasar un tiempo a solas. Sería el nuevo hogar de él y
Evelyn; un lugar solo para los dos.
Además, la mansión de la familia Huo estaba a solo unos minutos de distancia si querían ver
a su hija. Parecía que Sheffield había planeado todo hasta el más mínimo detalle.
Gifford sacudió la cabeza con incredulidad, completamente impresionado por la resolución
de Sheffield. "Solías ser un mujeriego. ¿Quién hubiera pensado que serías un compañero
tan fiel y considerado? No sé qué decir; no podría sostenerte una vela. Pero, oye, ¿y si tu
padre no está de acuerdo? "
"Bueno, ya no depende de él. Es mi decisión y tendrá que aceptarlo. Si es amable con Gwyn,
dejaré que la vea ocasionalmente. Pero solo tendrá una oportunidad con mi hija ... así que
espero que no lo arruine. De todos modos, no creo que lo haga. Cuando sea viejo, lo apoyaré
para que no tenga que preocuparse por nada ".
"Eso tiene sentido. Bueno, si eso es todo. No olvides avisarme tan pronto como tú y Evelyn
fijen una fecha para la boda".
"¡Claro! Espero que tú y Joshua sean mis mejores hombres. Prepárate".
"Está bien, ¡prepararé mi sobre rojo!"
"Que sea grande. Necesito comprar un auto, una casa y ..."
"¡Sueña! ¡No vas a obtener más de un dólar!"
Sheffield replicó con desdén: "Eres un tacaño. Nunca le digas a nadie que me conoces".
"Claro. ¿Quieres uno?" Gifford sacó otro cigarrillo y se lo ofreció.
Sheffield se negó, "No, gracias. Entremos".
No quería parecer un gran fumador ante los miembros de la familia Huo.
Los dos hombres entraron a la sala con el regalo que Sheffield había preparado para Carlos.
Sheffield le dio la caja a Carlos, que estaba hablando con Wesley, y le dijo: "Tío Carlos, tengo
un regalo para ti".
Abrió suavemente la caja y reveló una tetera de bocarro colocada de forma segura dentro.
Carlos levantó los ojos muy abiertos para mirarlo. Sin decir una palabra, sacó la tetera de
bocarro y la examinó cuidadosamente.
La tetera tenía un color rojizo oscuro con un tinte de cian. Wesley lo miró y dijo: "Carlos, tu
futuro yerno es un hombre atento, de hecho. La última vez te dio un cenicero de barro azul,
y ahora una tetera de barro azul. Bien hecho, niño".
Wesley sabía que un artículo tan raro como ese no era fácil de obtener. Después de todo,
los materiales necesarios para fabricarlos eran históricamente escasos.
Carlos finalmente curvó sus labios y dijo: "¿De qué otra forma iba a probar su determinación
de casarme con mi hija?"
Wesley aceptó su punto con un simple asentimiento. Sus sienes palpitaban dolorosamente
mientras miraba a su hija, que estaba jugando videojuegos. "Espero poder encontrar un
buen esposo para mi Rika. Estoy tan desesperado que no me importaría tirar una tetera de
barro azul si puedo encontrar a alguien con quien casar a mi hija", suspiró Wesley. Todo lo
que quería era un buen hombre para su hija; algo que todo padre quería.
Cuando escuchó su nombre, Erica dejó su teléfono y se sentó, rodando los ojos hacia su
padre. "Papá, ¿eso es todo lo que soy para ti?"
"No es así, cariño. Solo sentía pena por mi futuro yerno, pero espero que aparezca pronto
y te aleje de mis manos".
Wesley no podía esperar a que llegara ese día porque ya no tendría que preocuparse por
ella todos los días. Esa responsabilidad sería luego transferida al esposo de Erica.
"¿Yerno? ¡Papá, solo tengo quince años! ¿No crees que estás apurando un poco las cosas?"
"¿Y qué si tienes quince años? Una vez que alcances la edad legal, ¡te casaré de inmediato!"
La hija menor de Wesley era la fuente de su dolor de cabeza y de su incipiente calvicie.
¡Pobre de mí! Si tan solo pudiera aprender de Yvette. La hija mayor de Wesley era la niña de
sus ojos, principalmente porque ella lo obedecería sin dudarlo.
"¡Humph! Si la fila de autos nupciales no es lo suficientemente larga, no me casaré; si él no
es lo suficientemente rico, no me casaré; si no es lo suficientemente guapo, no me casaré;
si no es lo suficientemente alto, ¡no me casaré! "
"¡Eh! ¿Crees que eres lo suficientemente buena para hacer tales demandas? ¡Sé realista!"
Wesley casi inmediatamente se desesperó, temiendo la posibilidad de que ningún hombre
quisiera casarse con Erica.
Erica preguntó inocentemente: "Padre, ¿crees que estoy siendo exigente? Teniendo en
cuenta la posición de nuestra familia y la influencia de mi hermano en el país, no creo que
esté elevando mis estándares demasiado alto. El matrimonio es sobre dos personas con el
mismo estatus social y antecedentes familiares similares que se unen. Matthew, ¿estoy en
lo cierto? "
Sin embargo, la atención de Matthew estaba centrada en ver jugar a Gwyn. Todos se
preguntaban si había escuchado lo que Erica había dicho, y él respondió de manera
superficial: "Sí, creo que Erica tiene razón".
"¿Ves? Papá, ¡hasta Matthew cree que tengo razón!" Erica ladeó la cabeza hacia un lado
con una sonrisa maliciosa, como una niña que persuadiendo a un adulto por un regalo.
Wesley le lanzó una mirada hosca a Matthew, que se había vuelto hacía mucho tiempo
hacia Gwyn. Él resopló irritado hacia Erica y dijo: "¿Dos personas con el mismo estatus social
y antecedentes familiares? No hay problema. Encontraré un joven de una familia militar
para ti. Será una buena combinación".
"Por favor, no hagas eso, papá. Los militares rara vez están con su familia. ¡Me temo que
podría hacer algo mal si no regresa a casa por mucho tiempo!" Erica soltó las palabras sin
siquiera pensar, pero todos entendieron lo que quería decir con las palabras "algo mal".
Wesley se puso de pie de inmediato y levantó la mano con la palma abierta. Blair y Debbie
habían subido las escaleras para tener una conversación privada y Terilynn no estaba allí en
este momento. Las únicas personas sentadas alrededor de la sala eran Carlos, Evelyn,
Matthew, Sheffield, Wesley, Erica y Gifford.
Gifford había visto esta jugada antes. Cuando se trataba de Erica, el ladrido de Wesley
siempre era peor que su mordisco. Aunque había levantado la mano, en realidad nunca la
golpearía. Incluso en el caso de que lo hiciera, nunca la golpearía lo suficiente como para
lastimarla. Sin embargo, las otras personas en la sala no tenían idea de eso.
Evelyn saltó de su asiento a toda prisa e insistió: "Tío Wesley, no te enfades. Creo que Erica
estaba bromeando".
Carlos dejó la tetera, se levantó y agarró la muñeca de Wesley. "¿Qué estás haciendo? Ella
es solo una niña. Un buen regaño haría el trabajo. ¿Por qué le levantarías la mano?"
CAPITULO 1067
TORMENTA DOMESTICA

Wesley no estaba tan furioso como pretendía estar. Siempre asumía una fachada estricta
frente a Erica, porque de lo contrario, ella nunca le tendría miedo. Pero ya había renunciado
a regañarla. Durante este tiempo, Matthew susurró algo al oído de Gwyn. Cambiando su
mirada hacia atrás para mirar al enojado Wesley, corrió hacia él con los brazos extendidos
y llamó con voz dulce: "¡Abuelo! Abrazo".
Al ver a la niña, la ira de Wesley se desvaneció por completo. Se agachó y la levantó, riendo.
"Gwyn, ¿el abuelo te asustó?"
Ah, no es de extrañar que Carlos esté haciendo todo lo posible para mantener a Gwyn a su
lado. ¿Quién no querría pasar su vejez con una nieta tan encantadora?
Erica vio que el humor de su padre había cambiado e hizo una mueca a Wesley antes de
sentarse al lado de Evelyn. "Evelyn, eres mucho más amable conmigo que papá. ¡Me
quedaré aquí contigo de ahora en adelante! ¡Puedo cocinar bistec frito, muslos, hacer papas
y pollo frito! Puedo lavar la ropa y limpiar. Soy una experta. Déjame quedarme aquí como
tu hermana".
Wesley la traicionó.
"Evelyn, no confíes en ella. ¿Crees que ella puede hacer todo eso? ¡Lo único que hace bien
es comer!"
Evelyn se rio entre dientes. Sostuvo a Erica en sus brazos y dijo: "Erica es solo una
adolescente, tío Wesley. Pronto aprenderá".
Erica asintió violentamente. "¡Sí! ¡Sí! Aprendí a cocinar papas fritas y ..."
"¡Y casi volaste la cocina!" Wesley intervino sin piedad.
"¡Pero no lo hice! La cocina todavía está intacta. También cociné bistec una vez".
"Quieres decir, bistec carbonizado".
La cara de Erica se oscureció. Ella protestó en voz alta, "¡Papá! ¿Cómo puedes tratarme así?
¡Soy tu hija! ¿Me recogiste de la calle o algo así? ¿Por qué eres tan malo conmigo?"
Todos en la sala se rieron de sus acaloradas protestas. Wesley fingió pensar en su
argumento por un momento, y luego asintió. "En realidad, te encontré en un basurero. No
eres mi hija biológica", dijo, encogiéndose de hombros casualmente. Era difícil no creer eso.
Después de todo, Erica no se parecía a Blair o Wesley.
"¡Bien! ¡Llamaré a mamá y le diré que sospechas que ella te engañó!"
"¿Qué? ¡Hey, nunca dije eso! ¡Ven aquí! ¡Vas a ser castigada por eso!"
Con Gwyn en sus brazos, Wesley dio dos pasos hacia su hija.
Gifford suspiró. "Papá, no eres más que palabras. Nunca la castigas. Así que, ¿podrías dejar
de decir eso?"
Todos rieron. Sabían que Wesley no tenía el corazón para ser duro con su pequeña hija.
Wesley miró de ida y vuelta entre el dúo de hermanos y hermanas y respondió
obstinadamente: "No quiero avergonzarlos a ustedes dos en presencia de su tío Carlos. ¡Les
enseñaré una lección a ambos después de llegar a casa!"
Pero Erica ya había sacado su teléfono móvil para jugar, ignorando por completo a su padre.
Gifford tampoco le tenía miedo a Wesley, porque sabía que su madre lo respaldaría.
La familia Li se quedó en la mansión esa noche.
Sheffield también se quedó.
Era la primera vez que entraba a la habitación de Evelyn abiertamente, y pasó toda la noche
con ella. Erica jugó con Gwyn en la habitación de Evelyn por un tiempo. Ella no quería
quedarse y entrometerse en su tiempo familiar, así que después de un tiempo, se excusó y
salió de la habitación.
Tan pronto como cerró la puerta detrás de ella, vio a Matthew que estaba a punto de volver
a su habitación. Ella dijo rápidamente: "Hola Matthew, gracias por ayudarme hace un rato".
Matthew sabía que ella hablaba de él dándole la razón más temprano. Pero después de
echarle una rápida mirada, entró silenciosamente en su habitación y cerró la puerta.
'¿Huh? ¿Me acaba de ignorar? Humph! ¡Qué descortés y arrogante tipo! Erica se burló.
A la mañana siguiente, Sheffield abandonó la mansión y regresó directamente a la
residencia de la familia Tang.
La familia estaba desayunando cuando él llegó.
Nastas todavía estaba dormido.
En la mesa estaban Peterson, Lea, Sandra y su esposo, la segunda nuera de Peterson:
Daphne Bi, Sterling y Kaylee, y Felton. Los otros parecían haberse ido ya después del
desayuno o Sheffield asumió que no habían regresado a casa la noche anterior.
Cuando lo vieron entrar, la atmósfera armoniosa en la mesa cambió de repente.
A Sheffield no le importaba.
Se sentó a la mesa, pero descartó el desayuno servido por un criado. Se giró hacia Peterson.
"Deberías visitar a la familia Huo en los próximos dos días". Peterson dejó los palillos y no
habló hasta que se tragó la comida en la boca.
"Carlos Huo no ha dado su bendición, ¿Lo hizo?"
"Él lo hizo."
"¿En serio? ¿Qué le hizo cambiar de opinión?" Peterson no entendía en lo que Carlos estaba
pensando en absoluto; Primero, pretendió dejar a su hija fuera de su familia, y ahora,
parecía que había aceptado el matrimonio.
Sheffield levantó las cejas y perezosamente se apoyó contra el respaldo de la silla. "No
tienes que preocuparte por eso. ¿Has preparado los regalos de compromiso?"
Peterson guardó silencio por un momento y anunció sin preocuparse por la presencia de
los demás: "Un cheque por unos 990 millones de dólares, cinco por ciento de las acciones
de Theo Group, dos casas urbanas, cuatro autos y algunas otras propiedades. ¿Estás
satisfecho?"
La multitud en la mesa jadeó sorprendida. Miraron incrédulos a Peterson; estaba siendo
demasiado generoso con Evelyn Huo.
Lo que los molestó aún más fue que Sheffield todavía no estaba satisfecho. Él dijo: "¿5%?
Estaría satisfecho con un 15."
Peterson se esforzó por contener su ira y gruñó sarcásticamente: "Solo me queda el 20% de
las acciones después de que te di las acciones. Lo sabes. ¿Por qué no entregas Theo Group
a la familia Huo como regalo de bodas?"
"Hmm, pensé en eso. Pero la familia Huo es tan rica que les importa una mierda el grupo
Theo".
"¡Sheffield Tang! ¿Cómo te atreves?" Peterson bramó, sus manos temblando.
Kaylee interrumpió suavemente: "Sheffield, cuando me casé con la familia, solo obtuve
unos pocos millones de dólares, una casa y un auto como regalos de compromiso. Papá te
ha dado mucho más. Deberías estar satisfecho con eso".
Felton repitió con enojo: "¡Es cierto! El regalo de compromiso de mi esposa también fueron
solo unos pocos millones de dólares. ¡Papá le ofrece a tu esposa más de mil millones y, sin
embargo, está siendo desagradecido y codicioso!" Se volvió hacia Peterson y le dijo: "Papá,
¿cómo puedes ser tan parcial con él?"
Sheffield estaba a punto de obtener mil veces más fortuna de la que habían obtenido.
Sheffield miró alrededor de la mesa y preguntó con calma: "Tanto Kaylee como Felton
tienen un problema con el regalo de compromiso. Daphne, Sandra, ¿qué hay de ustedes?
¿También tienen un problema?"
Cuando Daphne Bi se casó con la familia Tang, su regalo de compromiso también había sido
el mismo que el de los demás. Pero ella era más inteligente que el resto de ellos. Ella sacudió
levemente la cabeza y dijo: "Mientras papá esté contento con la decisión".
Como nuera, Daphne Bi no tenía derecho a discutir. Pero Sandra era la hija de Peterson. No
tenía miedo de decir lo que pensaba.
"¿Cómo puede ser feliz papá después de regalar tanto dinero? Sheffield, no lo pongas en
una posición incómoda. La familia Tang es un gran clan. Necesita ser justo con todos. Si
muestra una parcialidad como esta, él no podrá gobernar a esta familia ".
Lea no tenía voz en tales asuntos. Se sentó en silencio junto a Peterson, desayunando. Si
Peterson regalara todas las cosas buenas a Sheffield, ¿qué le quedaría a su hijo de un año?
Pero a pesar de que estaba insatisfecha, solo podía soportar la conversación en silencio.
CAPITULO 1068
TRISTE PASADO

Por fin, Sheffield se volvió hacia Lea. Parecía que ella no tenía intención de hablar, por lo
que se volvió hacia Kaylee.
"Kaylee, usa tu cerebro de vez en cuando. ¿De qué tipo de familia eres? ¿Cómo podrías
siquiera compararte con personas como Evelyn Huo? Lo mismo va para ti y tu esposa,
Felton. Estas mujeres deberían sentirse honradas de que sean capaz de sentarse en esta
mesa con la familia Tang. Sin embargo, el caso con Evelyn es diferente. Ella ha aceptado
casarse conmigo, y todos deberían sentirse honrados de que esté dispuesta a ser la nuera
de esta familia. ¿Crees que darle un millar de dólares como regalo de compromiso es
demasiado? Sandra Tang, esa es la misma cantidad de dinero que has gastado todos estos
años. ¿Me equivoco? Evelyn pronto será una de las hijas de la familia Tang. Peterson Tang
finalmente tendrá una hija decente ".
Sus palabras asombraron tanto a Kaylee como a Felton. De hecho, era cierto que ninguna
de las nueras podía comparar sus familias con la familia Huo.
Sandra estaba furiosa. Ella siempre había odiado a Sheffield y argumentaba: "¿Qué se
supone que significa eso, eh? ¿Crees que no soy una buena hija? Gasto el dinero de mi
propio padre. ¿Qué tiene de malo? Y Evelyn Huo ... No esta incluso casada contigo todavía,
pero ¿sabes cuánto has gastado en ella? ¡Gastaste cientos de millones en un anillo de
compromiso! Y la boda costará miles de millones de dólares. ¿Cómo podemos gastar tanto
dinero en ella? Sería mejor para ti casarte con la hija de una familia común, como lo hicieron
nuestros hermanos ".
Sheffield estaba molesto. Dijo en un tono mucho más duro: "Lo que gasté en el anillo de
compromiso no tiene nada que ver contigo ni con esta familia. Lo compré con mi propio
dinero. Y no necesito la ayuda de la familia Tang para mantener a mi esposa. Puedo ganar
suficiente dinero para mantenerla yo mismo. El anciano está dando el regalo de
compromiso por su buena voluntad. Y ya he decidido darle a la familia Huo otro regalo de
compromiso de mi parte. Sandra, si estás incómoda con esta decisión, ¿Por qué no te
divorcias y te casas con un hombre rico? Quizás su familia podría darle mejores regalos de
compromiso ".
La mesa estaba en silencio. Sheffield siempre era muy directo con todos ellos. No le
importaban sus sentimientos.
El esposo de Sandra estaba sentado justo al lado de ella y, sin embargo, no tuvo reparos en
pedirle que se divorciara y se casara con otra persona.
La cara de Sandra Tang se oscureció de ira. Perdió el apetito y gritó: "¡Lo estás llevando
demasiado lejos, Sheffield! ¿Quién crees que eres? ¿Pretendes ser el próximo jefe de la
familia Tang después de papá? No olvides que tiene otros hijos e hijas. ¡Ni siquiera estas
calificado para ser la cabeza de esta familia! "
Sheffield se burló con disgusto: "¿Es así? Espero que aún recuerdes que el principal ingreso
de la familia Tang depende de Theo Group. Ahora que he asumido el control de la empresa,
depende de mí decidir quién obtiene cuánto de la familia. Como ya estás casada, no tienes
derecho a gastar un centavo ganado por la familia Tang. De la misma manera que después
de casarme con Evelyn, no dejaré que gaste un centavo de la familia Huo. Es el deber del
marido cuidar de su esposa ".
Así, Sheffield privó a Sandra y su esposo del dinero de la familia. Sandra estaba a punto de
explotar. El dinero para sus gastos mensuales provenía de la familia Tang. Su salario nunca
podría cubrir sus gastos. "¡Bastardo!" ella gritó.
"¡Sandra!" Peterson, que había estado en silencio todo este tiempo, la interrumpió.
"¡Papá, ha ido demasiado lejos! ¿Incluso te pidió tu opinión antes de quitarme mis
ingresos? ¡Este hombre es arrogante y sin ley!" Sandra estaba tan llena de tanta ira y asco
que su rostro se distorsionó.
Peterson miró la cara tranquila de Sheffield y finalmente dijo: "Como dijiste, te daré el
quince por ciento de las acciones. Pero con una condición".
El dúo padre e hijo se miraron. Esta vez, Sheffield no dijo nada. Sabía lo que Peterson iba a
decir.
La razón por la cual muchas personas en la ciudad no conocían su identidad durante todos
estos años era porque su nombre había sido eliminado del folleto de residencia de la familia
Tang después de que Peterson lo repudiara.
Una leve sonrisa apareció en los labios de Sheffield y él se levantó de su asiento. "Déjame
pensar en ello."
Con esas palabras, se dio la vuelta y caminó hacia la puerta principal. Peterson lo alcanzó.
"¡Sheffield!" Sheffield se dio la vuelta y le mostró el cigarrillo en la mano.
"Voy a fumar. ¿Quieres unirte?"
"Bueno."
Salieron juntos de la casa.
En el comedor, Sandra Tang miró a la silenciosa Lea. "Eres nuestra madrastra. ¿Por qué no
hablaste por nosotros mientras ese bastardo nos insultaba a todos?"
Lea se sorprendió por un momento por sus palabras. Cuando ella respondió, su voz era
débil. "Sabes cómo es tu padre. Una vez que toma una decisión, pocas personas pueden
cambiar de opinión. Y no puedo interferir en asuntos relacionados con Sheffield. Mis
palabras no tienen peso, por eso no dije nada. Por favor, no te enojes conmigo, Sandra ".
Sandra sabía que Lea tenía razón. Pocas personas podrían cambiar la opinión de Peterson.
Estaba deprimida y desesperada. Ella pasó su hostilidad hacia Evelyn Huo.
Afuera, Sheffield se apoyó contra su auto. Encendió un cigarrillo y le dio uno a Peterson
también.
Ambos fumaban en silencio.
Cuando su cigarrillo estaba a punto de apagarse, Peterson dijo lentamente: "Lo siento. Me
equivoqué con tu madre".
En un instante, la cara de Sheffield cambió. Lo único que más odiaba era que Peterson
mencionara a Ingrid. Su padre no estaba calificado para hablar de ella o del pasado. Pero
antes de explotar, Peterson dijo: "Escúchame primero".
Sheffield tardó un tiempo en recuperar la compostura. Apartó la vista con indiferencia,
esperando que su padre continuara. "He estado con muchas mujeres en mi vida, pero solo
he amado a tu madre. ¡Y tú eres como ella! Siempre fui feliz con ella. Era mucho más joven
que yo, y a veces se comportaba como una niña. Cuando Sidell incriminó a tu madre por
traficar drogas falsas, pensé que era solo una niña que había cometido un error. Pero se
negó a admitir la acusación e insistió en discutir conmigo. Quería ayudarla cuando la
encarcelaron, pero ella se negó ".
Peterson solo podía ofrecer su ayuda en secreto, y había logrado reducir su sentencia.
"Antes de fallecer, tú eras el único por el que estaba preocupada. Quería contactarte
después de que te fueras, pero estaba demasiado avergonzado. No quería ver a mis hijos
matándose, así que ..."
Sheffield le dirigió una mirada burlona. Peterson no lo miró. Sus ojos estaban fijos en la
distancia.
"Pierson siempre quiso las notas de tu abuelo, pero tu abuelo te lo dio. Dijiste que lo
quemaste todo, y yo te creí. Pero Pierson no. Ese día, deliberadamente hice una escena
para hacer que se rindiera por completo. " Peterson sabía muy bien lo que Pierson le había
hecho a Sheffield. "Usé el incidente sobre Kaylee como una excusa para alejarte de aquí.
Pero lo que no tomé en cuenta es que eres tan terco como tu madre. Estaba enojado en
ese momento. Te golpeé, pero aun así te negaste a aceptar los errores. Me dejaste
golpearte con sangre ... "
Cuando Peterson recordó la escena de su pasado, la culpa extrema se apoderó de él.
"Deja de hablar." Sheffield miró a su padre con frialdad. Estaba avergonzado de su pasado
y no quería escuchar más divagar al viejo. "No vine a hablar sobre el pasado. Si no quieres
dar los regalos de compromiso, está bien. No espero que hagas nada por mí".
CAPITULO 1069
CONSTRUIRÉ MI PROPIA FAMILIA

Sheffield se dio la vuelta para irse.


Peterson ignoró su tono áspero y continuó explicando con un suspiro: "Solo quiero que
vuelvas formalmente a la familia Tang. Ahora eres un hombre fuerte. Incluso sin mi
protección, puedes cuidarte. Estoy aliviado ".
Ignorándolo, Sheffield abrió la puerta del auto.
"Sheffield", Peterson llamó desesperadamente.
Hasta donde Sheffield sabía, Peterson solo estaba actuando sentimentalmente para
obtener su perdón. Se quedó allí y se rascó el cabello con impaciencia. "No tienes que jugar
conmigo la carta de amor. No podría importarme menos. Si no fuera por Evelyn, habría
dejado Y City después de probar la inocencia de mamá. No habría tomado el control de
Theo Group tampoco. Pero como lo hice, me he convertido en el blanco de enemigos de
todas partes, y algunos de ellos están más cerca de lo que piensas, solo esperando
apuñalarme por la espalda. No quiero más problemas ". Y además del peligro para su vida,
había una tormenta interminable de archivos que revisar todos los días y no tenía tiempo
para descansar. Era frustrante. La única razón por la que no había renunciado a su trabajo
como CEO era Evelyn.
Si Sheffield era la bestia legendaria rebelde, entonces Evelyn era la domadora de bestias, la
única capaz de conquistarlo.
Peterson trató de persuadirlo. "Ya que has llegado tan lejos por Evelyn, ¿no sería bueno que
retomaras tu lugar en la familia Tang e incluyeras los nombres de Evelyn y de tu hija en
nuestro árbol genealógico?"
"No, gracias. Construiré mi propia familia. Seremos solo nosotros tres en nuestro folleto de
residencia. ¡No hay otros Tangs! ¡Necesito paz!" No quería que ninguna otra persona se
entrometiera en su paraíso, excepto tal vez otro niño lindo. Y de todos modos, ¿qué tenía
de bueno ser parte de la familia Tang? ¡Nada! No había una buena razón para insertar sus
nombres en ese árbol genealógico.
Peterson suspiró profundamente ante la terquedad de su hijo y lo dejó irse.
El viejo se quedó allí, reflexionando durante mucho tiempo. Y luego, tuvo una mejor idea
para persuadir a Sheffield.
EN EL GRUPO ZL
Evelyn estaba trabajando en su computadora cuando Nadia entró. "Señorita Huo, el Sr.
Tang del Grupo Theo está aquí para verla".
"¿Qué señor Tang?" Estaba segura de que no era Sheffield. No habría esperado el permiso
para entrar en su oficina. Entonces, el visitante era Peterson o Sterling. Muy probablemente
era Peterson, adivinó Evelyn.
"Es Peterson Tang", informó Nadia. Evelyn no sabía por qué el padre de Sheffield quería
verla. Sin embargo, rápidamente guardó los archivos en su computadora. "Deja entrar al Sr.
Tang y tráenos un té".
"Sí, señorita Huo", dijo Nadia.
Un minuto después, ella llevó a Peterson. Cuando vio a Evelyn revisando algunos archivos,
el anciano se disculpó: "Evelyn, lamento haber interrumpido tu trabajo".
Le gustaba mucho Evelyn. Ella era mejor mujer que cualquiera de sus otras nueras. Además,
ella era la hija de Carlos. A Sheffield le vendría bien estar con ella. Evelyn se levantó de su
silla y lo invitó con voz suave: "Está bien, tío Peterson. Por favor, tome asiento".
Se sentaron en el sofá y conversaron un rato sobre el trabajo. Después de eso, Peterson
saltó directamente al grano. "Evelyn, vine aquí para pedirte un favor".
'¿Un favor?' "Por favor, dime qué quieres, tío. Haré todo lo posible para ayudarte".
Soltó un suspiro y continuó: "Debes haber escuchado todo sobre el desagradable pasado
entre Sheffield y yo".
Evelyn asintió, "Sí. Más o menos".
"Sheffield estaba enojado conmigo en ese momento, por lo que quitó su nombre del folleto
de residencia de la familia Tang. Todavía no se ha registrado de nuevo. Como está a punto
de casarse, quería registrar su nombre en nuestro folleto nuevamente, para que tú y su
bebé también puedan formar parte de nuestra familia formalmente. Pero él me rechazó
por completo. No quiere tener nada que ver con la familia ".
Evelyn sabía de qué se trataba el favor ahora.
"Por favor, Evelyn. Persuade a Sheffield para que te traiga a ti y al bebé a la familia Tang y
registren sus nombres en nuestro árbol genealógico. No me escuchará, y no puedo hacer
nada para convencerlo. No tengo otra opción ahora, más que pedirte ayuda ". La voz de
Peterson estaba llena de agotamiento y estaba llena de remordimientos.
Evelyn permaneció en silencio mientras escuchaba su deseo. Ella había decepcionado a
Sheffield una vez por Dollie.
Y ahora esto.
"Tío Peterson, sé que solo quieres lo mejor para nosotros, pero creo que debemos respetar
la decisión de Sheffield. Me temo que no puedo ayudarte. Lo siento mucho".
La cara de Peterson cayó. "Está bien, Evelyn. No necesitas disculparte. Pero si tienes la
oportunidad, solo díselo. No te estoy obligando a hacer nada. Después de todo, tu relación
es más importante. Solo quiero que seas feliz."
La reacción de Evelyn fue tal como la había esperado. "Veré lo que puedo hacer", dijo con
una sonrisa. Peterson había sido tan amable con Evelyn que se sintió culpable por no poder
ayudarlo. Como él había pedido, ella decidió tratar de persuadir a Sheffield. Pero ella no lo
obligaría a hacer nada que él no quisiera. No quería ignorar los sentimientos de Sheffield
como lo había hecho hace dos años.
Su felicidad era lo más importante para ella en este momento.
"Gracias, Evelyn. Pero recuerda, no discutas con él por esto, ¿de acuerdo?" Peterson
aconsejó.
"No te preocupes, tío, no lo haré".
Después de despedir a Peterson, Evelyn pensó en lo que había dicho. Estaba confundida,
pero quería hacer todo lo posible para ayudarlo. Después de todo, era el deseo de un padre.
Unos días más tarde, Peterson eligió un día soleado para visitar la mansión de la familia Huo
con Sheffield.
Después de escuchar que llevarían los regalos de compromiso a la familia Huo, Sheffield se
emocionó e inmediatamente se subió al auto de Peterson.
Al principio, Peterson había planeado llevar a Lea con él, pero Sheffield no estuvo de
acuerdo. Al final, el dúo padre-hijo, junto con algunos de los amigos de Sheffield, fueron a
la mansión de la familia Huo.

EN LA MANSIÓN DE LA FAMILIA HUO


La mansión estaba llena de gente.
La mayoría de ellos eran amigos de Carlos. Wesley y Blair ya estaban en la mansión. Luego
vinieron Damon y Adriana, seguidos por Curtis y Colleen. Ivan y Kasie también estuvieron
presentes, junto con Dixon y Garnet, Xavier y su esposa e incluso Kinsley y Yates,
acompañados por sus esposas.
De camino a la mansión, Sheffield recogió a Joshua y sus padres.
Gifford se dirigía a la mansión por su cuenta.
La mansión era grande. Incluso con más de veinte personas y algunos sirvientes en la sala
de estar, todavía no parecía estar abarrotado.
Como era un evento importante, todos estaban vestidos formalmente. Los hombres vestían
trajes y las mujeres vestían delicadamente. La sala estaba llena de expectación. Gwyn
estaba jugando con un molino de viento en la mano. Todos se turnaban para abrazarla, y la
niña estaba muy feliz de ver a todas estas personas en un solo lugar.
Ella exclamó en voz alta cuando vio a Sheffield, "¡Papi! ¡Papi!" Ella corrió hacia él con una
gran sonrisa en su rostro.
La niña estaba vestida de púrpura, y se veía tan adorable que incluso Peterson, a quien no
le gustaban los niños, estaba emocionado de verla. Estaba tan contento de que esta linda
niña fuera su nieta.
CAPITULO 1070
LOS REGALOS DE COMPROMISO

Peterson ya tenía algunos nietos, niñas y niños. Pero nunca les dio mucho cariño.
No había escasez de niños en la familia Tang. Peterson también había tenido un hijo
recientemente, ahora de más de un año. Tenía hijos y nietos de todas las edades. Por lo que
un niño no era nada especial a sus ojos. Gwyn, por otro lado, era especial. Se encontró cada
vez más encariñado con ella, a pesar de sí mismo.
Sheffield sostuvo a su hija en sus brazos y besó su frente. "¿Me extrañaste, Gwyn?"
"Si." Gwyn asintió y respondió con una linda voz, aferrándose al cuello de Sheffield.
"Extraño papá ..." era lo que podía manejar a una edad tan joven.
"¡Buena niña!" Después de jugar con su hija por un tiempo, él pensó en entrenarla para
llamar a Peterson "Papa". Pero Peterson estaba ocupado saludando a Carlos y a las otras
personas. No estaría cerca para escucharlo.
Evelyn caminó entre la multitud hacia Sheffield y dijo con una sonrisa: "Gwyn no es tan
tímida como solía ser. Probablemente seas una buena influencia para ella". Evelyn llevaba
un vestido de color claro. Su maquillaje y peinado habían sido hechos por un estilista
profesional.
Hoy era un día para ser feliz, y Evelyn lucia en parte—encantadora, enérgica y sonriente.
"¡Mi Gwyn es increíble!" Sheffield exclamó dramáticamente mientras miraba a su hija.
"Papá no puede evitarlo. ¡Te voy a conseguir un regalo!"
Gwyn sonrió tímidamente y apoyó su cabecita sobre su hombro sin decir una palabra.
Había toneladas de regalos apilados en la mesa cerca de Sheffield, junto con una docena o
más de cajas de vinos y cigarrillos caros.
Examinó las mesas, luego encontró la bolsa especial y colorida que había comprado. Se la
entregó a Gwyn. "Mira esto, cariño. ¡Papá eligió esto solo para ti!"
Cuando la niña tomó la bolsa de papel y miró con curiosidad dentro, Sheffield le dio la niña
a Evelyn y le susurró: "Cariño, por favor cuídala. Tengo que ir a ser sociable".
"¡Bueno!" Evelyn tomó a la niña.
Con una caja de cigarrillos caros en la mano, Sheffield se unió a la multitud y se paró junto
a Peterson. En una pausa apropiado en la conversación, Peterson lo presentó. "Este es mi
hijo, Sheffield Tang".
Dios los cría y ellos se juntan. Todos aquí eran ricos o poderosos, y todos eran buenos
amigos de Carlos. Entonces Sheffield los saludó a todos respetuosamente.
Las damas se sentaron a un lado, charlando y comiendo los aperitivos. Peterson y Sheffield
también se acercaron a ellas y saludaron a todas cortésmente.
Sheffield era muy educado en ocasiones como esta, a diferencia de su yo juguetón habitual.
Era un caballero educado y decente ahora. Era un verdadero camaleón. Se ganó los elogios
de todos. Debbie, como su suegra, tuvo una gran sonrisa en su rostro todo el tiempo.
Cuando todo el mundo llego, cada uno encontró un asiento en la sala de estar. Peterson le
pidió a Tobias que pusiera los regalos de compromiso sobre la mesa. Saludó a todos y les
dijo: "Estoy encantado de conocerlos a todos. Este es un pequeño regalo de mi parte. Espero
que no les importe".
Tobias abrió una carpeta y sacó los papeles del interior. "Sr. y Sra. Huo, aquí hay un cheque
para la señorita Huo". Había nueve 9 escritos en el cheque: 999, 999, 999 dólares, apenas
un dólar menos de mil millones.
"Y un certificado de bienes raíces, el título del automóvil, un contrato de transferencia de
acciones del quince por ciento con Theo Group y algunos otros bienes inmuebles. Todos
están bajo el nombre de la señorita Evelyn Huo ahora". Después de poner todos los
documentos frente a Carlos y Debbie, Tobias retrocedió unos pasos y se paró junto a
Sheffield.
Sheffield agarró otra carpeta de archivos y se la presentó a Tobias para que pudiera abrirla.
"Tío Carlos, tía Debbie, aquí hay otro contrato de transferencia del quince por ciento de las
acciones de Theo Group y también se transfieren a Evelyn. Entonces, ahora tiene el treinta
por ciento de propiedad de Theo Group. Yo también tengo el treinta por ciento de las
acciones. Tenemos lo mismo. Y compré una isla en M. Country. Hace calor todo el año.
Ahora también está a nombre de Evelyn. Lo último es que compré la casa de huéspedes
donde Evelyn y yo nos conocimos. Esta casa de huéspedes también está a nombre de
Evelyn. Estos son de mí parte. Espero que les gusten ".
Joshua no pudo evitar susurrarle a Gifford: "Sheffield realmente hizo todo lo posible,
¿verdad? Este es un gran regalo para Evelyn. Me pregunto si esto normal cuando los CEO
se juntan".
Gifford levantó las comisuras de la boca y dijo: "No te pongas celoso. Después de que
Sheffield se case, será tan pobre como nosotros".
"¡Idiota! Theo Group está mostrando ganancias bastante altas cada trimestre. ¡Solo se hará
cada vez más rico!" Joshua se preguntó si debería hacer negocios con Sheffield.
"Bueno, ¡parece que debemos confiar en Sheffield en el futuro!" Gifford se rio entre
dientes.
"No puedo estar en desacuerdo contigo en eso". De hecho, habían dicho esas palabras
innumerables veces.
Evelyn nunca había pensado en pedir acciones del Grupo Theo, ni esperaba que la familia
Tang realmente se las diera. Los regalos de boda eran ciertamente exorbitantes.
'Treinta por ciento ...' Solo tenía el veintisiete por ciento de las acciones del Grupo ZL.
No era correcto rechazarlas durante la fiesta, por lo que la familia Huo tuvo que aceptar los
regalos de momento.
Los regalos de compromiso fueron arreglados entonces. Sheffield y Evelyn ya habían fijado
una fecha de boda. Como Sheffield no podía esperar más, la fecha de la boda estaba a unos
tres meses de distancia.
Los otros detalles se resolverían más adelante.
Los invitados cenaron en la mansión de la familia Huo. Carlos había contratado a varios
chefs para preparar el almuerzo.
Los hombres estaban disfrutando de la costumbre del licor en una gran mesa redonda,
mientras que las mujeres bebían vino tinto en una mesa rectangular en el comedor.
Todo el mundo estaba de buen humor ese día, así que la hora del almuerzo se prolongó y
era bien entrada la tarde cuando terminó.
Cuando Peterson estaba a punto de irse, Carlos le dijo: "Sheffield le dio a Evelyn una parte
importante de su compañía. ¿Qué pasa si no puede permitirse el lujo de mantener a mi hija
más tarde? Lo discutí con Debbie y le daremos diez por ciento de las acciones del ZL Group
como regalo".
El diez por ciento de las acciones de ZL Group valía mucho más que el treinta por ciento de
Theo Group.
Peterson estaba sorprendido. Le estrechó la mano a Carlos y dijo un poco emocionado: "Eso
es muy amable de su parte, Carlos. Crió a Evelyn muy bien. Ahora que se va a casar con
nuestra familia, deberíamos darle esos regalos como agradecimiento a ustedes. No necesita
darle nada a Sheffield ".
"Por favor, acéptalo. Por el bien de Evelyn y Gwyn", insistió Carlos.
Peterson gritó el nombre de Sheffield y le indicó que se acercara. Sheffield interrumpió su
conversación con Damon y dejó su bebida. Su padre le contó todo al respecto. Quería que
Sheffield le agradeciera a Carlos.
Al enterarse del diez por ciento de las acciones del Grupo ZL, Sheffield pensó que estaba
escuchando cosas. Había bebido mucho, después de todo. Sacudió la cabeza para
asegurarse de haberlo escuchado bien. "Tío Carlos, eso es generoso de tu parte. Pero no lo
necesito. Puedo mantener a mi esposa e hija".
"Si digo que lo necesitas, lo necesitas. ¡Solo tómalo!" La orden de Carlos no era negociable.
No le dio a Sheffield ninguna posibilidad de negarse.
Después de pensar por un momento, Sheffield propuso: "¿Qué tal esto, tío Carlos? Escriba
el nombre de Gwyn en el contrato de transferencia de acciones. Soy su tutor, y ella es la
beneficiaria. ¿Qué te parece?" Esa era una buena idea también. Carlos aceptó con facilidad.
CAPITULO 1071
SEÑORA TANG

Carlos había registrado el nombre de Gwyn en el folleto de residencia de la familia Huo.


Ellos no habían cambiado la tarjeta de identificación o el apellido de la niña todavía. Por lo
que, decidieron hablar sobre las acciones que le fueron transferidas después de que
manejaron todo lo demás.
Después de que la familia Huo y la familia Tang despidieran a todos sus invitados, Sheffield
también se despidió de la familia Huo. Estaba a punto de subirse al auto de Peterson cuando
Evelyn lo llamó.
Ella trotó y dijo: "Voy a pasar por la noche. Tenemos que hablar".
"Está bien. Te recogeré—si puedo salir del trabajo temprano".
"No, gracias. Haré que Felix me lleve a tu casa".
"Está bien, nos vemos esta noche", dijo Sheffield con voz suave, y la besó en la frente.
"Hmm. Apestas a alcohol. Recuerda descansar antes de regresar a tu oficina".
"¡Sí, señora!" Sheffield le guiñó un ojo juguetonamente.
Llevaba esa sonrisa que decía que no estaba haciendo nada bueno. ¡Le estaba tomando el
pelo otra vez! Evelyn lo empujó al asiento trasero del auto de Peterson. Ella no regresó
hasta que el auto se perdió de vista.
Esa noche, en el departamento de Sheffield, Evelyn sudaba profusamente. Después de
hacer lo que normalmente hacen las parejas, su cabello estaba desordenado y todavía
estaba tratando de recuperar el aliento. Miró al hombre que se estaba preparando para
ducharse. Ella gritó: "¡Cariño!"
Él se dio la vuelta y soltó una risita: "Voy a darme una ducha primero. Espera un momento.
Volveré para otra ronda contigo".
Evelyn no sabía qué decir. Ella no quiso decir eso en absoluto.
"Tengo algo que decirte."
Sheffield bajo la mirada el brillo del sudor en su cuerpo y preguntó: "¿Es tan urgente? ¿No
puede esperar hasta que termine mi ducha?"
"Bien, báñate primero". Ella necesitaba una también.
"¿Qué tal...” Sheffield regresó a la cama y sostuvo a la mujer en sus brazos “¿Vamos a
ducharnos juntos, y luego puedes decirme? ¿Cómo suena eso?"
Un cosquilleo de placer atravesó su corazón. Eso sonaba maravilloso. La recogió para
llevarla al baño con él. Evelyn envolvió sus brazos alrededor de él y le acarició el cuello.
La dejó abajo suavemente y abrió la ducha, sintiendo el cálido rocío golpearlo. Tan pronto
como obtuvo la temperatura correcta, la tomó en sus brazos. "¿De qué querías hablar?"
"¡Obtengamos nuestras licencias de matrimonio tan pronto como podamos!"
"¿Es eso?"
"Si." No era que él no estuviera tan ansioso como ella.
Acercó la cabeza a ella y la besó en los labios. "Eso es lo que quiero también". Quería
registrar su matrimonio hoy, pero descubrió que pasado mañana era el momento más
propicio. Incluso si Evelyn no se lo hubiera dicho esta noche, él mismo lo habría
mencionado.
Evelyn sonrió, el agua tibia cayendo por su cabello. Preguntó en un tono informal fingido:
"Entonces, cuando conseguiremos nuestros certificados de matrimonio, ¿cómo funciona
eso con el registro familiar de Gwyn? ¿Y el mío? ¿Nos incluyen automáticamente en el
folleto de residencia de la familia Tang?"
Su pregunta hizo que Sheffield se quedara en silencio.
Después de esperar unos segundos, ella no lo escuchó decir nada. Con la conciencia
culpable, ella levantó la cabeza para mirarlo.
Sheffield le dio una sonrisa. En lugar de responder a su pregunta, él preguntó: "¿Entonces
realmente quieres casarte?"
La cara de Evelyn se enrojeció. "Bueno, sí. ¿Tú no?"
"Puedes apostar. No puedo esperar más. ¿Qué tal pasado mañana pasamos a la Oficina de
Asuntos Civiles y lo hacemos oficial?"
"Genial." Evelyn ya no mencionó el registro familiar de la familia Tang.
Sin embargo, un momento después, se sorprendió cuando Sheffield dijo de repente:
"Peterson habló contigo".
Parecía muy seguro de que tenía razón.
Evelyn no esperaba que fuera tan astuto. Ella lo miró y dijo ansiosamente: "No quise decir
nada con eso. Era solo una pregunta tonta. Sé que no te llevas bien con ellos. No me importa
mientras Gwyn y yo podamos estar contigo."
Mirando la expresión ansiosa y aparentemente preocupada en su rostro, Sheffield se rió
entre dientes, "Evelyn, solo pregúntame. Lo haré".
"No tienes que hacer eso, Sheffield. Te lo dije ... Mmmph ..." Sus labios estaban cubiertos
por los de él.
Después de mucho tiempo, él le susurró al oído con impotencia: "No es tu problema. Sé que
no puedo evitarlo. Después de todo, estoy atado a los Tangs por sangre. No puedo desear
eso sin importar cuanto no pueda soportarlos. No quería volver con la familia Tang. Pero
cambié de opinión. Quiero que seas la nuera legal de la familia Tang. Será mejor para ti y
Gwyn ". Se sintió mal. Necesitaba esforzarse más para poner sus necesidades primero. Por
no hablar de las necesidades de Gwyn.
Mordiéndose el labio inferior, Evelyn le acarició la mejilla con amor. "Pero es difícil para ti.
Todavía seré tu esposa, incluso si construimos nuestra propia familia y tenemos nuestro
propio folleto. No te molestes". Ella sabía cuánto odiaba a la familia Tang.
Él le alisó el cabello largo y húmedo y dijo suavemente: "No te preocupes por mí. El nombre
de mi madre todavía está en el árbol genealógico Tang. Si construimos nuestra propia
familia, ella estará sola allí. Probablemente sea una buena idea registrarnos también allí,
para que su espíritu no esté tan solo ".
Entonces cambió de opinión. "Entonces está bien."
"Está bien. El registro familiar se hace mañana. Y el matrimonio se licencia al día siguiente.
Luego, después de eso, iremos a visitar a nuestra madre. Los vestidos para las fotos de la
boda llegarán a tu oficina mañana. Tomaremos las fotos de matrimonio cuando todo este
cubierto".
Cuando él dijo "nuestra madre", ella sabía a quién se refería. "Bueno." También quería
agradecer a su suegra por dar a luz a un tipo maravilloso como Sheffield.
Las cosas salieron como Sheffield lo había descrito. Hizo el registro de la casa al día
siguiente.
Tan pronto como recibió la noticia, Peterson llamó a Evelyn para agradecerle. Pero Evelyn
dijo: "No puedo tomar ningún crédito por eso, tío Peterson. Sheffield decidió por su
cuenta".
"Pero debes haber jugado un papel importante en ello. Sheffield siempre te escucha.
Gracias, Evelyn".
Evelyn tuvo efecto en Sheffield. Peterson no pudo persuadir a su hijo para que hiciera algo
sin importar cómo lo intentara. Pero Evelyn lo logró diciendo algunas palabras.
Peterson se sintió afortunado de que Evelyn fuera una mujer razonable y generosa. No era
algo malo que Sheffield escuchara a su esposa.
"De nada, tío Peterson", respondió Evelyn con modestia.
"No seas tan formal conmigo. Estás a punto de casarte con Sheffield, y pronto seremos
familia. Evelyn, no te preocupes. La familia Tang será buena contigo". Evelyn era su nuera
favorita. Ella se destacaba del resto. Él la protegería sin importar qué.
"Gracias, tío Peterson".
"Bueno, entonces te dejaré ir. Sé que tienes mucho que hacer".
"¡De acuerdo, adios!" El día en que se registraron para casarse, Sheffield se vistió
formalmente con un traje oscuro, con la corbata que Evelyn le regalo.
En el auto, mientras ella le enderezaba el cuello, dijo: "Si hubiera sabido que te gustaba
tanto mi regalo, te habría dado unas corbatas más. De esa forma no tendrías que usar la
misma corbata todo el tiempo."
"No solo corbatas. Tienes un gran ojo para la moda. De ahora en adelante, Sra. Tang, ¡por
favor encárgate de mi armario, las corbatas, ropa, zapatos y relojes! Sheffield sonrió.
'Señora. Tang ... ¡Evelyn no pudo evitar sonreír! "No hay problema. Es un honor servirle, Sr.
Tang".
Sheffield intentó besarla. Sin embargo, Evelyn lo detuvo presionando un dedo sobre sus
labios. "No. Vamos a tomar una foto más tarde cuando registremos nuestro matrimonio.
No arruines mi lápiz labial". El matrimonio era un evento único en la vida. Ella quería
asegurarse de que se vería increíble en la fotografía.
CAPITULO 1072
TODOS LOS BUENOS DESEOS SE HICIERON REALIDAD

"Está bien. No te besaré ahora, pero tienes que darme tres besos después de que
terminemos aquí", dijo Sheffield, con la familiar sonrisa en su rostro.
"¡Codicioso!" Evelyn hizo un puchero.
"¡Ese soy yo!" Nunca podría tener suficiente de sus besos. Finalmente, él besó suavemente
su cabello negro, inhalando su aroma.
Cuando llegaron a la Oficina de Asuntos Civiles, Sheffield salió del auto primero y luego
ayudó a Evelyn a salir. Entraron en la Oficina de Asuntos Civiles de la mano. Había bastantes
parejas esperando su turno para registrar su matrimonio. Afortunadamente, Sheffield había
concertado una cita por adelantado, por lo que no tuvieron que esperar mucho.
Cuando estaban llenando los formularios, los otros recién casados descubrieron quiénes
eran y tomaron fotos de ellos.
Durante la sesión de fotos, se despojaron de sus abrigos. Ya fuera en camisa de vestir o
blusa, ellos estaban completamente de blanco. El largo cabello de Evelyn estaba recogido.
Parecía joven y vital.
Todo salió bien y pronto tuvieron dos licencias de matrimonio con sellos en relieve. Mirando
las licencias, Sheffield exclamó con satisfacción: "Después de tres largos años, Evelyn
finalmente es mía. ¡Señora Tang, vamos a hacer un mejor futuro!"
Evelyn se rió, su rostro radiante de alegría. "Tengo la suerte de ser la Sra. Tang. Sr. Tang,
por favor regrese a casa todas las noches, no importa lo tarde que sea". Y ahora pensó en
un poema que describía el mejor amor del mundo: "Me encanta la puesta de sol contigo en
mi tiempo libre; en la cocina, me preguntas si la papilla está caliente con una sonrisa".
"Por supuesto. De ahora en adelante, no coquetearé con ninguna otra mujer. ¡Te seré fiel
por siempre!"
"¿En serio? ¡Eso no es lo que dijiste antes!" Evelyn se burló. Sheffield de repente recordó
que había dicho que dormiría con tantas mujeres como pudiera. "Ser fiel es para tontos ..."
Recordaba vagamente que había dicho algo así.
¡Cómo deseaba poder abofetearse! Dijo amablemente: "¡Cariño, estaba bromeando! ¡Mi
querida señora Tang, vamos a casa!"
"¡Por supuesto!" Por un capricho, Evelyn tomó una foto de sus licencias de matrimonio y la
subió a las redes sociales, incluidos su WeChat Moments.
Casi nunca publicaba nada allí. Muchos de sus amigos se sorprendieron al ver su
actualización, ¡y era una imagen de licencias de matrimonio!
Como se esperaba, Internet colectivamente alucinó.
Sheffield compartió la foto de Evelyn de las licencias en Weibo y escribió: "Todos los buenos
deseos se hacen realidad".
Era un hombre privado y no publicaba mucho. Pero cuando se trataba de su relación con
Evelyn, no dudaría en dejar que todo el mundo supiera cómo se sentía.
Entonces, también descargó algunas otras aplicaciones de redes sociales que nunca usó, e
hizo cuentas una por una. Después de verificar sus cuentas, también publicó la imagen de
sus licencias de matrimonio. Tencent QQ y Douban estaban entre los que descargó.
No pasó mucho tiempo antes de que todos los chismes fueran sobre ellos. Todos admiraban
su muestra de afecto.
Sheffield, Evelyn y Gwyn fueron al condado de Sunny Mountain. Iban a visitar la tumba de
Ingrid.
El cementerio estaba cerca de un río al pie de la montaña. Estaba muy tranquilo allí. El canto
de los pájaros y la fragancia de las flores llenaban el aire fresco. Dondequiera que miraran,
las hojas verdes se encontraban con sus ojos.
Con Gwyn en un brazo, sostuvo la mano de Evelyn mientras se dirigían a la tumba. Evelyn
sostenía un gran ramo de claveles en su otra mano. Finalmente, se detuvieron frente a una
lápida.
Esta era la primera vez que Evelyn y Gwyn veían a Ingrid. Ni siquiera habían visto su foto
antes.
La foto en la lápida fue tomada cuando Ingrid tenía unos treinta años. En ese momento, el
tiempo no había dejado ningún rastro en su rostro. Parecía bastante joven en la foto. Ella
tenía la misma sonrisa que Sheffield.
Después de dejar a Gwyn suavemente, Sheffield tomó sus dos manos y miró la foto de
Ingrid. "Mamá, esta es Evelyn. Te he contado sobre ella. Hermosa, ¿verdad? Quiero decirte
algo más. ¿Ves a esta niña? Es mi hija. Evelyn la dio a luz. Linda, ¿eh? Eso creo."
Gwyn abrió mucho los ojos ante la foto de la mujer, como si se preguntara quién era. Evelyn
soltó la mano de Sheffield, colocó el ramo de claveles frente a la lápida y dijo suavemente:
"Mucho gusto, mamá. Soy Evelyn Huo. Siento no haber venido a verte antes, pero
simplemente no sabía ... " 'Gracias por dar a luz a un tipo tan genial. Gracias por dejarlo
estar conmigo. El es maravilloso. El me trata bien. Yo también lo cuidaré bien. Por favor,
descanse en paz.
Al escuchar sus disculpas, Sheffield se agachó y se tocó la cabeza. "Es mi culpa. Nunca te lo
dije, nunca te traje a verla". Evelyn le devolvió la sonrisa.
Sheffield luego acercó a la niña y señaló la foto en la lápida. "Ven aquí, Gwyn. Déjame
presentarte. Esta es tu abuela. Vamos, llámala 'Abuela'".
Aunque confundida, la niña todavía grito con una linda voz, "Abuela".
La alegría estaba escrita en toda su cara. Sheffield le dijo a su madre: "Mamá, ¿escuchaste
eso? Gwyn te llamó 'abuela'"
Gwyn sacó un caramelo del bolsillo, lo desenvolvió lentamente de la forma en que su padre
se lo dijo y luego lo levantó frente a la foto de Ingrid. . "Come ... abuela, come ..."
Sheffield se divirtió con ella. Tomó el caramelo de su mano y lo colocó frente a la lápida.
"Pondremos los dulces aquí, y la abuela puede tenerlos".
Luego, como de costumbre, puso una caja de dulces delante de la lápida. Evelyn se puso de
pie, sostuvo la mano de Gwyn y dio un paso atrás, dejando espacio para él.
Sheffield continuó: "Mamá, traspasé mi registro familiar de regreso a la familia Tang, y allí
también registraré los nombres de Evelyn y de la nena. Me llevo bien con Peterson por el
momento. Por lo tanto, no te preocupes por mí. Por favor cuídate allí ".
Tomando un respiro, continuó: "Ahora que estoy casado, estoy feliz. Por favor, bendice la
felicidad de nuestra familia para siempre y da tu bendición para que Gwyn crezca feliz y
saludable".
Sheffield continuó por un tiempo con su madre.
Evelyn lo escuchó con paciencia. Se dio cuenta de que Sheffield amaba mucho a su madre.
No es de extrañar que haya hecho todo lo posible para revertir el veredicto del caso de su
madre, a pesar de que habían pasado más de diez años.
Finalmente, se inclinaron ante la lápida antes de partir.
Después de regresar a Y City, lo más importante fue elegir los vestidos de novia para la
sesión fotográfica previa a la boda. Sheffield le dio su trabajo a un subordinado y se dirigió
a la oficina de Evelyn en el Grupo ZL. La vio probarse los vestidos de novia uno tras otro.
Finalmente, escogió algunos de ellos con los que ambos estaban contentos.
Comenzaron a viajar a diferentes lugares para tomar las fotos de la boda. Sheffield dejó que
Peterson se hiciera cargo de la compañía por el momento y contrató a un planificador de
bodas para que se encargara de todo para su ceremonia de boda. Se centró en su viaje con
Evelyn.
El primer lugar donde se detuvieron fue un pequeño pueblo en H Country, donde había un
conocido, el hermoso lago llamado Lago Posey. Había miles de flamencos rodeando el agua
cristalina. Sus hermosas figuras se reflejarían en el lago cuando volaran en todas las
direcciones.
Evelyn llevaba un vestido de novia verde que combinaba con el color del agua, mientras que
Sheffield vestía un traje blanco. Se pararon en un bote en el centro del lago, rodeados por
una bandada de flamencos en busca de comida. Retocado con un software de edición de
fotos, las imágenes se veían grandiosas y elegantes.
Cuando se tomaron un descanso, Sheffield aprovechó el tiempo para tomar algunas fotos
de los flamencos y se las envió a Terilynn, diciéndole que le mostrara las fotos a Gwyn. Como
si eso no fuera suficiente, puso a su pequeña niña en un video chat y le preguntó si quería
ver a los hermosos flamencos. Gwyn señaló al pájaro y asintió, "¡Sí, sí! ¡Quiero!"
CAPITULO 1073
EL VIAJE PARA LAS FOTOS DE BODA

"¿Qué tal esto? La próxima vez, te traeré aquí para ver estas aves, ¿de acuerdo?" Sheffield
preguntó.
"¡Bueno!" Gwyn estuvo de acuerdo con un asentimiento. Evelyn se enderezó el vestido de
novia, preguntándose si solo lo estaba diciendo para que Gwyn se sintiera mejor. Si
realmente estaba planeando traer a Gwyn aquí para ver los flamencos, ¿debería venir con
ellos?
"Gwyn, ¿puedes ver lo que está comiendo?" Preguntó Sheffield, apuntando su teléfono a
un flamenco que tenía algo en el pico. Gwyn pensó por un momento y dijo: "Pequeños
camarones ..."
"¡Sí, muy bien! ¡Está comiendo camarones!" Charló por un rato.
Evelyn sonrió. Solo habían pasado dos días desde que se habían ido de viaje. Sheffield nunca
había dejado de hablar de Gwyn todo el tiempo. Extrañaba a la niña mucho más que Evelyn.
Ahora que finalmente podía verla en video, conversaron durante casi una hora antes de que
él terminara la llamada de mala gana.
Pasaron dos días disparando junto al lago Posey. El primer día, Evelyn llevaba el vestido de
novia verde y Sheffield llevaba el traje blanco. El segundo día, escogió un traje negro
mientras ella elegía usar un vestido de novia blanco.
En su tercer día, llevaron cuatro magníficos vehículos todoterreno de diferentes colores al
desierto más grande de M Country. Evelyn llevaba un flamante vestido de novia rojo de cola
catedral, con una rosa roja justo encima de la oreja. Ella se veía encantadora. Para hacer
juego con ella, Sheffield llevaba un traje rojo vino.
Se acurrucó cerca de ella, poco dispuesto a dejarla sola ni por un segundo. Evelyn le susurró
al oído: "Todos se están riendo de ti. No te aferres a mí así todo el tiempo".
"¡Pero quiero! Evelyn, deberías usar más rojo. En realidad, deberías usar más rojo en casa
para mí", dijo, guiñándole un ojo. Raramente usaba ropa roja, y se veía tan sexy en ella. No
podía imaginar cuán hermosa se vería esta mujer el día de su boda.
Evelyn se alisó el pelo con un ligero sonrojo en la mejilla. "¿Te gusta?" Ella nunca se hubiera
probado el vestido rojo si no fuera porque Sheffield insistió en que debía.
"¡Por supuesto que sí!" el Confirmó. "Te ves ardiente, cariño".
"Si tú lo dices." Ella decidió obtener más ropa roja después de que llegaran a casa.
No tenía mucha en su armario. El color le recordaba algunas cosas desagradables del
pasado. Pero lo que estaba hecho no se podía deshacer ahora. Tal vez era hora de que ella
dejara ir el pasado y siguiera adelante.
El sol se ponía. El fotógrafo ordeno que se sentaran en el techo del todoterreno negro. Se
sentaron uno al lado del otro. El velo rojo de Evelyn, que tenía más de diez metros de largo,
bailaba en el viento del desierto. Con la puesta de sol en el fondo, sus fotos resultaron
increíbles.
Luego, el equipo de cámara trajo un camello y le pidió a Evelyn que se subiera para poder
tomarle algunas fotos en solitario. Pero ella estaba demasiado nerviosa.
Sin decir una palabra, Sheffield se subió encima del animal y se acercó a ella.
"Iré contigo", dijo tranquilizadoramente. Evelyn puso su mano en la suya. Después de que
ella puso su pie sobre el escalón, Sheffield la tomó en sus brazos.
El camello se levantó bruscamente y Evelyn casi dejó escapar un grito. Esta era su primera
vez montando un camello.
Una vez, hace mucho tiempo, había venido con Debbie al desierto, pero se negó a montar
en camello. Al final, tuvo que tomar el vehículo todoterreno hasta el destino.
El camello comenzó a caminar lentamente. Se sentía muy diferente de montar un elefante.
El elefante estaba estable, pero el camello se balanceaba demasiado. Ella descansó en los
brazos de Sheffield, mientras se balanceaban al paso del camello.
Ella sostuvo su mano con fuerza. Al darse cuenta de que estaba asustada, la tranquilizó con
una voz suave: "No tengas miedo, Eve. Solo cabalgaremos una corta distancia. No estabas
tan asustada mientras montabas el elefante".
El elefante era mucho más alto que este camello, y Evelyn había permanecido tranquila en
ese momento.
Ella agarró su mano que estaba firmemente alrededor de su cintura y respondió
nerviosamente: "El camello ... no está ... firme. ¡Woah!" Bajaron una cuesta y el cuerpo del
camello se inclinó hacia abajo. Evelyn gritó en voz baja.
"Jajaja." Sheffield se echó a reír, divertido por su reacción. Envolvió a la mujer
completamente en sus manos. "Camina por este desierto innumerables veces todos los
días. No va a tropezar. Además, incluso si lo hace, te protegeré. ¡Así que sé valiente!"
Ella estaba de espaldas contra su fuerte pecho, y sus palabras de consuelo le dieron fuerzas.
Su respiración se estabilizó y se calmó.
El fotógrafo siguió al camello por casi un kilómetro. Hizo clic en muchas fotos de ellos
hablando y riendo, captando sus sinceros momentos íntimos. Después de un tiempo, el
personal los ayudó a bajar del camello.
El equipo había montado un probador improvisado en el desierto, y una empleada siguió a
Evelyn adentro para ayudarla a cambiarse a otro vestido de novia.
Este era blanco con hombros a la vista. El maquillador esperó a que saliera. Cuando Evelyn
estuvo lista, se sentó y la esteticista sacó un nuevo tono de lápiz labial.
Cuando pasó junto a ella, Sheffield le dio un beso en la esquina de los labios antes de entrar
a cambiarse de ropa. La esteticista se rió y miró a Evelyn con admiración. "El Sr. Tang
realmente la ama. No quiere dejarla salir de sus brazos en absoluto".
El corazón de Evelyn se aceleró, pero ella respondió con modestia: "Supongo que sí". Pero
ella sabía en su corazón que ella era el amor de su vida.
En el quinto día de su viaje, llegaron a D City. Sheffield reservó la misma habitación en la
que se había alojado Evelyn la última vez. Tenía sentimientos encontrados cuando entró en
la habitación después de tres años. Había conocido a Sheffield allí, y había compartido su
cuerpo y alma con él en esa habitación. Y ella había concebido a su hijo mayor en esa
habitación, su bebé a quien no tuvieron la suerte de conocer.
La sesión de fotos estaba programada para la mañana siguiente, así que tuvieron el resto
del día para deambular. Después de descansar durante dos horas, Sheffield llevó a Evelyn
al restaurante donde habían cenado la última vez que estuvieron en la ciudad.
Pidió los mismos platos que antes, uno de los cuales fueron las setas salteadas rápidamente.
Estaba tan picante que casi había hecho llorar a Evelyn la última vez.
Los platos fueron servidos pronto. Mirando a la mujer frente a él, Sheffield levantó las cejas
y preguntó: "¿Quieres probar el plato otra vez?"
Evelyn frunció el ceño mientras intentaba recordar lo que había sucedido la última vez que
estuvieron allí. Ella le sonrió al hombre. ¡La había besado después de pretender ayudarla!
Ella dejó el pañuelo húmedo en la mano y preguntó: "¿Esperas volver a besarme?"
Sheffield sonrió. "Culpable. Pero esta vez es diferente. Vas a ser mi esposa. Tengo el
derecho".
Ella lo fulminó con la mirada. "Eres molesto."
Puso el plato de sopa frente a ella y le preguntó: "¿Estás diciendo que no quieres que te
bese?" Fingió pensarlo y luego sacudió la cabeza. "No, eso no puede ser. Cada vez que te
beso, pareces disfrutarlo tanto como yo ..."
"¡Cállate!" Cómo Evelyn deseaba poder estrangularlo. Siempre hablaba sucio sin la más
mínima vergüenza.
Con la misma sonrisa brillante, Sheffield tomó la comida para ella. "Cariño, has estado muy
ocupada con la sesión de fotos. Mira tu cara, está muy delgada. ¡Come!"
CAPITULO 1074
LA VERDAD TARDIA

Evelyn se tocó la mejilla instintivamente y preguntó: "¿Delgada? ¿Estás seguro?"


Recientemente, ella había comenzado a preguntarse si había aumentado de peso, porque
cada vez que cenaba con Sheffield, él llenaba su plato con montones de comida. Él seguía
alimentándola hasta que ella no podía comer más.
"¡Estoy seguro! Tu barbilla se ha vuelto puntiaguda. Deberías tener más carne en tu cara",
insistió Sheffield.
"Durante mi embarazo, aunque hacía yoga todos los días, mi cara se volvió tan redonda.
Mis padres me mantenían bien alimentada todo el tiempo. ¡Mi figura permaneció igual,
pero mi cara se hinchó!" Evelyn se había negado a mirarse al espejo todo el tiempo que
estuvo embarazada.
La mención de su embarazo hizo que Sheffield se sintiera culpable. Bajó los palillos y la
expresión juguetona en su rostro desapareció. "Evelyn, debe haber sido muy difícil para ti
durante el embarazo".
"Bueno, mis padres tuvieron más dificultades que yo. Sufrí náuseas matutinas. Estaban tan
cansados cuidando de mi. Teniendo en cuenta lo que sucedió durante mi primer embarazo,
ellos fueron muy cautelosos. Exigieron que me quedara en cama la mayor parte del tiempo,
y me cuidaron personalmente hasta que di a luz a Gwyn. Ah, y fue una cesárea ".
Teniendo en cuenta su estado de salud, el parto natural era arriesgado. Entonces, ella había
elegido tener una cesárea.
"¿Te quitaron las cicatrices?" Sheffield preguntó, dándose cuenta de que no había visto
ninguna cicatriz de la operación en su cuerpo. Y el sexo fue tan maravilloso como siempre.
Nada hubo cambiado.
"Sí, recibí una cirugía estética después", confesó Evelyn con una sonrisa. La operación había
sido muy exitosa, y la atención posterior fue tan excelente que no hubo rastro de la cicatriz
cuando habían intimado después del regreso de Sheffield.
Sheffield sostuvo su mano entre las suyas. "Lo siento, Eve. Desearía haber estado allí para
ti. Desearía poder haberte agarrado de la mano mientras dabas a luz a nuestra pequeña".
Él no estaba a su lado cuando ella había pasado por el embarazo fallido la primera vez; él
ni siquiera se había enterado hasta hace poco. Y la había dejado sin siquiera saber que
estaba embarazada de su segundo hijo. Pensaba que era un novio terrible; Era un gilipollas.
Nunca podría compensar el dolor que Evelyn había experimentado debido a su ausencia.
"Está bien, Sheffield. Eso está todo en el pasado. Además, ahora estoy bien. No tienes que
sentirte culpable". Evelyn no lo culpó. Ella no le contó sobre los embarazos en primer lugar.
No había forma de que él lo supiera, y ella estaba absolutamente segura de que, si él lo
hubiera sabido, Sheffield nunca se habría apartado de su lado. De hecho, él habría estado
molestamente cerca de ella en todo momento.
Sheffield la abrazó. "¡La próxima vez, me quedaré contigo todos los días durante tu
embarazo y nunca te dejaré sola!" prometió, tal como ella había esperado.
Evelyn le dio unas palmaditas en la mano y dijo con timidez: "Nunca dije que quería un
tercer hijo contigo. Ahora, come tu comida".
Para distraerse del tema, tomó un hongo y se lo puso en la boca después de respirar
profundamente. Al principio, ella no sintió la especia. Sin embargo, se volvió más picante
mientras continuaba masticando.
Sheffield la observó hacer frente a la especia y le dijo: "No olvides que nunca usamos
ninguna protección. Quién sabe, tal vez ya estamos teniendo nuestro tercer bebé". Sonaba
bastante complaciente. Ella sabía que él no estaba usando condones. Él le había dicho eso
tantas veces en medio de la noche, pero igual había tenido sexo con ella.
Aunque la comida era picante, Evelyn no mostró ninguna molestia en su rostro. Ella tomó
otro hongo y se lo colocó en los labios. "Come."
Sheffield abrió la boca y se la comió como si no fuera picante. Al final de la cena, los labios
de Evelyn estaban tan rojos que parecía que se hubiera puesto una nueva capa de lápiz
labial. Y al igual que la última vez, Sheffield la besó profundamente con el pretexto de hacer
desaparecer el sabor picante.
Después de la comida, caminaron de la mano por las calles. Querían visitar todos los lugares
donde habían estado la última vez. Cuando pasaron por un callejón, Evelyn vio a una mujer
vestida de civil con un niño de dos o tres años. El niño era delgado y pequeño, y su rostro
estaba cubierto de tierra. Estaban siendo regañados por un hombre.
"¡Perra! ¿Cómo te atreves a seguir seduciendo a hombres? No has aprendido tu lección,
¿verdad?" Golpeó a la mujer en la cara. El corazón de Evelyn tembló ante el sonido de la
bofetada. '¡Que cruel!' El niño pequeño comenzó a llorar. Agarró la ropa del hombre y le
suplicó: "¡Alto! ¡No le pegues a mi madre!"
"¡Bastardo! ¡Vete!" El hombre empujó al niño y este cayó al suelo.
La mujer se cubrió la cara hinchada y corrió silenciosamente para ayudar al niño a ponerse
de pie. No le importaban las miradas desdeñosas de las personas que los rodeaban y le dijo
al hombre: "Estamos divorciados. ¿Por qué sigues aquí?"
"¿Y qué? ¿De quién fue la culpa? ¡Si no me hubieras estado engañando con ese hombre,
aún podríamos haber estado juntos! ¡Mierda, perra!" Ahora, los espectadores entendieron
lo que estaba sucediendo.
"Deberías irte. Tengo trabajo que hacer". La mujer contuvo las lágrimas y trató de volver a
lavar su ropa. Pero el hombre no tenía intención de irse. Se adelantó y derribó su cubo de
ropa. La ropa estaba esparcida por todo el suelo.
Los vecinos la señalaron y se hicieron eco del sentimiento del hombre. "Ella ya debería
morir. ¿Cómo podría engañar a su esposo y aun así quedarse aquí?"
"Correcto. ¡Y tuvo el descaro de dar a luz al bastardo!"
"No es de extrañar que la abandonara. Ella lo engañó y dio a luz al hijo de otra persona.
¿Quién querría una esposa así?"
Los comentarios eran diabólicos, como dagas envenenadas. Sheffield nunca se interesaba
por los chismes a su alrededor, y esto no era asunto suyo. Tomó la mano de Evelyn en la
suya y estaba a punto de pasar. Cuando, justo entonces, el hombre abofeteó a la mujer con
fuerza en la cara nuevamente. La mujer cayó a los pies de Evelyn. Aunque el rostro de la
mujer era negro y azul y la sangre rezumaba por la comisura de su boca, nunca suplicó
piedad.
El hombre la agarró por el pelo y la golpeó de nuevo. Sheffield no pudo mirar más. Soltó la
mano de Evelyn y le pidió que se apartara antes de acercarse.
"Ten cuidado", advirtió Evelyn, viendo lo bárbaro que era el otro hombre. Ella tampoco
quería involucrarse en este asunto. Después de todo, simplemente estaban pasando, y esto
parecía ser un asunto familiar.
Pero el hombre había ido demasiado lejos. Ella no podía tolerarlo más.
Sheffield caminó hacia el hombre y lo agarró del brazo justo cuando estaba a punto de
golpear a la mujer nuevamente. Miró al hombre con frialdad y preguntó con desprecio en
su voz: "¿Qué tipo de hombre golpea a una mujer?"
El hombre lo miró de arriba abajo y luego le preguntó a la mujer en el suelo: "¿Conoces a
este hombre?" La mujer miró a Sheffield y sacudió la cabeza.
El hombre se burló, "Esto no es asunto tuyo. ¡Todos en esta ciudad saben que esta perra
me engañó! ¡Suéltame, maldita sea!" El hombre intentó soltarse de las garras de Sheffield,
pero fue en vano.
"Estás divorciado, ¿no?"
"¿Y? ¡Ella me engañó! ¡Me debe todo el tiempo que viva!" el hombre ladró.
"¡Hace tres años, ella se acostó con un hombre en esa elegante casa de huéspedes! ¡Nunca
lo hubiera sabido! ¡Pero se quedó embarazada porque yo había dañado todos los condones
en esa casa de huéspedes!"
Su última oración llamó la atención de Sheffield. "¿Dañaste los condones en la casa de
huéspedes?" ¡Por eso Evelyn quedó embarazada! finalmente lo entendió.
"¡Sí, así es!" El hombre retiró de su mano, lo que le dolió debido al fuerte agarre de Sheffield.
Él dijo con desprecio: "Esa casa de huéspedes de allí, el Rainbow Guesthouse. Escuché que
un hombre la compró recientemente y se la dio a su esposa como regalo. ¡Qué broma!"
"Los condones que dañaste, ¿estás hablando de los gratuitos que estaban en la máquina?"
Sheffield preguntó.
"¡Sí! ¡Mi amigo y yo lo hicimos! Él estuvo vigilando mientras yo dañaba los condones. ¡No
pensé que realmente me ayudaría a descubrir que esta puta estaba teniendo una aventura!
¡Joder!"
CAPITULO 1075
LA VERDAD SALE A LA LUZ

Sheffield respiró hondo para contener su ira. "¿Por qué demonios hiciste eso? ¿Sabes lo que
hiciste? ¿Por qué causas problemas como ese?"
"No es asunto mío. Solo los hombres y mujeres que tienen una aventura necesitarán esos
condones. ¡Las parejas comunes no los necesitarán!"
Parecía que el hombre no sabía los peligros que venían en su camino, y todavía estaba
orgulloso de lo que había hecho.
Incluso Evelyn, que no estaba muy lejos de ellos, se dio cuenta de que algo andaba mal. Ella
era una chica inteligente. Cuando escuchó lo que dijo el hombre, se acercó y preguntó en
un tono serio: "¿Estás seguro de que fue hace tres años? ¿En abril?"
La expresión en los ojos del hombre cambió dramáticamente al ver a Evelyn. Una pizca de
obscenidad brilló en sus ojos. Era la primera vez que veía un bombón tan bueno. Él la miró
y no dijo nada.
La forma en que el hombre lascivo miró a Evelyn irritó a Sheffield aún más. Tiró de Evelyn
detrás de él y se paró frente a ella. "¡Contéstale!" ordenó con frialdad.
La voz helada de Sheffield devolvió al hombre a sus sentidos. Él sonrió y respondió: "Sí. Creo
que fue abril, tal vez mayo. Hacía un poco de calor entonces ... Ah ..."
Sheffield soltó la mano de Evelyn y le dio un puñetazo en la cara. ¡Este hombre fue
responsable del embarazo de Evelyn! Era el tipo que había perforado los condones en la
casa de huéspedes hace tres años. ¡Por eso Evelyn sufrió un embarazo ectópico!
Esa fue la razón principal por la que ofreció servicios médicos gratuitos en un pequeño
pueblo de D City. Por qué desapareció durante dos años. Quería saber las circunstancias
reales detrás del embarazo de Evelyn.
Pero había pasado demasiado tiempo, y el registro de las imágenes de la cámara de la casa
de huéspedes ya se había perdido. No había forma de que pudiera verlo.
Incluso había iniciado una investigación sobre la fábrica donde esos condones era
fabricados. Su investigación lo llevó a la empresa matriz. No era el tipo de empresa que
produciría productos de baja calidad.
Ahora, la verdad salió a la luz. Sheffield no pensó que él descubriría la verdad por puro
accidente. ¡Que suerte!
El golpe había dejado al hombre boca abajo. Se quedó quieto, aturdido por un momento,
antes de levantar la cabeza. "¡¿Qué estás haciendo?!"
En lugar de darle una explicación, Sheffield continuó golpeándolo para desahogar su ira, lo
que hizo que el hombre llorara de dolor.
La mujer no estaba de humor para ayudarlo. Él ya le había mostrado sus verdaderos colores,
y ella tenía los moretones para probarlo. Simplemente agarró la mano del niño y se llevó a
su hijo a casa.
Finalmente, Evelyn le pidió a Felix que intentara detener a Sheffield. Ella no quería que su
esposo se metiera en problemas.
"Eso es suficiente, Sheffield. Dejémoslo por la policía". Ella tenía planes de demandar al
hombre.
Sheffield fulminó con la mirada al hombre magullado y dijo enojado: "Solo espera y verás.
¡Te pudrirás en la cárcel!"
Todo se vino abajo a causa de este hombre. Evelyn tuvo un embarazo ectópico,casi
terminando con su vida. Por eso, Carlos odiaba a Sheffield, y el joven médico tuvo que
demostrar su amor. Él y Evelyn habrían estado casados si no fuera por este hombre.
Pensando en esto, Sheffield sacó decisivamente su teléfono celular y llamó a la policía.
Cuando llegó la policía, el hombre estaba confundido sobre lo que sucedió y se lo llevaron.
Tanto Evelyn como Sheffield habían llamado a un abogado. Ambos presentaron cargos
contra el hombre y su otro compañero.
Como el crimen ocurrió en D City, sus abogados se fueron rápidamente después de
preparar el material. Trabajaron juntos para que el hombre y su compañero fueran juzgados
en los tribunales allí.
El caso era fácil. Los dos acusados habían malgastado su dinero, por lo que no tenían fondos
para contratar a un abogado. Y no estaban calificados para solicitar asistencia legal. Solo
podían esperar la sentencia.
Sheffield había ordenado que dos asistentes aparecieran en la corte en su nombre y en el
de Evelyn.
No iban a contarle a Carlos al respecto, porque el viejo estaba lo suficientemente informado
como para descubrir la verdad en poco tiempo.
Efectivamente, Carlos llamó a la pareja. Sus abogados y asistentes todavía estaban en
camino, tratando de llegar al juzgado.
Estaban tomando fotos previas a la boda con atuendo ceremonial, en una ciudad con una
larga historia. Evelyn cogió la llamada y le explicó todo a Carlos. Ella quería decirle que
Sheffield era inocente desde el principio, pero no parecía apropiado. Entonces, al final,
agregó: "Entonces papá, Sheffield no tuvo nada que ver con esto. Te equivocaste con él".
"Está bien, lo sé." Carlos ya no iba a mencionar el incidente. Después de todo, Sheffield y
Evelyn ya se habían casado, y no tenía sentido volver a mencionarlo. Pero no esperaba que
la verdad saliera a la luz tan repentinamente.
"Papá, no te preocupes. No retrasará la sesión de fotos de la boda. Enviamos asistentes para
que nos representen". Normalmente, una demanda no se decidiría tan rápido, pero
Sheffield tomó algunas medidas para impulsar el caso.
"Está bien. No dejes que esto te afecte, ¿de acuerdo? Pasa un buen rato".
"Sí papá." Después de colgar, Evelyn le entregó su teléfono a Felix y regresó con Sheffield,
sosteniendo el dobladillo de su vestido.
Estaba vestida con una corona de fénix y túnicas de rango—una especie de vestido de novia
tradicional chino. La cola de tres metros de largo estaba bordado con los patrones de un
fénix con hilos de seda dorada; y la corona de fénix tenía brillantes y magníficas borlas
doradas. Parecía una emperatriz de la antigüedad.
Por otro lado, Sheffield llevaba un traje negro, una réplica de la dinastía Han, bordado con
un dragón dorado. Combinaba perfectamente con el vestido estampado de fénix de Evelyn.
Llevaba una larga peluca negra, con el pelo hacia atrás y sostenido por una corona de jade.
Se recostó perezosamente contra el banco y esperó a su mujer.
Pronto, Evelyn se le acercó. Sheffield volvió a examinar su atuendo y preguntó: "No es
demasiado tarde si quieres cambiar la boda occidental por una china. ¿Estás segura de
esto?"
Evelyn arregló el largo rastro de su vestido con la ayuda de la estilista y respondió
afirmativamente: "Estoy segura".
Sheffield había estado cambiando de opinión con frecuencia en estos días. Cuando vio lo
hermosa que estaba con un vestido de novia rojo, quiso que ella usara ese vestido durante
la ceremonia.
Cuando ella llevaba un vestido de novia rosa, él dijo que se veía tan encantadora en rosa
que pensó que debería usar rosa en su gran día.
Ahora, con un vestido de novia chino ceremonial, dijo que parecía una emperatriz y que
quería que la boda fuera de estilo tradicional. ¿Cómo podría este hombre seguir cambiando
de opinión? Supuso que, si usaba un vestido de novia blanco en los próximos días, él diría
que se veía bien así y volvería a cambiar de opinión.
Habían estado viajando durante dos semanas para la sesión de fotos previa a la boda. Su
última parada fue el castillo de Neuschwanstein en Baviera, Alemania.
Después de que llegaron al hotel, Evelyn llamó a Miranda.
Antes de subir al avión, ya le había enviado un mensaje de texto a Miranda, haciéndole
saber que se dirigían al castillo de Neuschwanstein para tomar fotos antes de la boda, y que
la visitarían.
Miranda estaba ahora en Munich y estaba muy cerca del castillo. Esa fue también la razón
por la que eligieron Baviera como su última parada.
Miranda ya había salido de Munich. Tan pronto como recibió la llamada de Evelyn, se dirigió
hacia ellos con su asistente.
Vestida con un vestido verde oscuro, la dama de cabello gris entró con elegancia en el
restaurante. Con ojos agudos, Sheffield notó a Miranda en el momento en que entró y
corrió hacia ella. "¡Abuela!"
Estaba tan entusiasta, como si saludara a su propia abuela.
"¡Wow, Sheffield, estas aún más guapo que la última vez que te vi!" Miranda se alegró de
ver al joven. Ella lo saludó cortésmente y lo abrazó.
CAPITULO 1076
LA BODA

Sheffield sostuvo el brazo de Miranda y la llevó a la mesa del comedor, y respondió con
orgullo: "Gracias, abuela. Después de todo, estoy tomando fotos de boda con esta hermosa
mujer. Debo asegurarme de estar en mi mejor forma".
Miranda se echó a reír. "Estoy muy contenta de que Evelyn y tú se casen pronto. No ha sido
un viaje fácil para ninguno de los dos". Cuando Miranda se enteró de su partida hace dos
años, había querido ir a buscarlo en lugar de Evelyn. Pero Evelyn no parecía tener prisa por
encontrarse con él, por lo que la anciana había decidido no intervenir.
"He esperado mucho tiempo para esto, abuela. Finalmente podemos estar juntos ahora",
dijo Sheffield con una sonrisa de satisfacción.
"El camino a la felicidad está cubierto de contratiempos". Miranda le sonrió al joven.
Con una conducta elegante, Evelyn se acercó a su abuela y la abrazó. "¡Abuela, te extrañé
mucho!" Miranda le dio unas palmaditas en la espalda.
"Yo también te extrañé, mi querida nieta".
"Toma asiento, abuela". Sheffield le acercó la silla a Miranda. Los tres se sentaron a la mesa
y conversaron mientras comían.
"Escuché de tu madre que Gwyn está mucho mejor ahora. ¿Es eso cierto?" Incluso hasta el
día de hoy, Miranda tenía pesadillas solo de pensar en lo que le había pasado a Gwyn.
Evelyn asintió con una sonrisa. "Si." Miró al hombre sentado frente a ella y dijo: "Su papá
ha sido una gran influencia para ella". Si hubiera sabido que la presencia de Sheffield
ayudaría a Gwyn a recuperarse tan rápido, habría ido a buscarlo hace mucho tiempo.
"Desearía haber estado allí cuando sucedió. No pude cumplir con mi deber como padre en
los últimos dos años. No volverá a suceder", dijo Sheffield lentamente, con la voz llena de
remordimiento.
"No es tu culpa, mi querido muchacho. Evelyn no te contó sobre Gwyn. Entonces, no te
culpes. Solo espero que los tres puedan vivir felices juntos de ahora en adelante", dijo
Miranda, acariciando la mano de Sheffield.
"Tenga la seguridad, abuela, de que las cuidaré bien", juró Sheffield.
"Bueno, me alivia escuchar eso. Por cierto, lamento tener que molestarlos a los dos. Esta es
su última parada, ¿no? Me preguntaba si podría volver a Y City ustedes después de terminar
la sesión de fotos. ¿Les importa? " Ya había traído su equipaje y no tenía intención de volver
a Múnich. Sería más inteligente volar de regreso a Y City desde allí.
La pareja se miró el uno al otro Sheffield sonrió sin poder hacer nada y dijo: "Abuela,
estamos felices de acompañarte de vuelta. ¿Por qué nos importaria?"

Miranda se sintió aliviada. "Eso es bueno. Celebrarán una ceremonia, ¿verdad? No puedo
estar ausente de su boda. Es por eso que decidí volver antes. Me encantaría ayudarte con
los arreglos".
Con una risa suave, Evelyn dijo: "No necesitas ayudar, abuela. Yo tampoco tengo mucho en
que ayudar". Sheffield se ocupaba de todos los preparativos para la boda. Todo lo que tenía
que hacer era probarse el vestido de novia para la ceremonia y esperar a ser la novia.
"Está bien, si no necesitas que te ayude con la boda, ¡puedo ayudarte a cuidar de Gwyn!"
Miranda sonrió. También tenía algunos amigos en Y City a quienes quería visitar.
"Muy bien, entonces dejaremos a Gwyn contigo. En realidad, ella puede comer por su
cuenta ahora. Por lo que, no tienes que preocuparte por ella en absoluto", dijo Evelyn,
radiante de orgullo.
El ambiente de la cena fue de lo más agradable. Tuvieron una buena comida, hablando y
riendo juntos.
Después de la cena, Miranda regresó al hotel, dejando a la pareja sola.
Al día siguiente, comenzaron su sesión de fotos previa a la boda en el castillo de
Neuschwanstein como estaba previsto. Se vistieron de forma real y aristocrática. Mientras
tomaban fotos, Miranda se sentó en una esquina, comiendo y bebiendo, y a intervalos,
dando consejos a Evelyn de vez en cuando.
Pasaron por dos sesiones de fotos temáticas diferentes en dos días. Después de eso,
regresaron a Y City. Pero la sesión de fotos aún no había terminado. Todavía necesitaban
dos juegos más de fotos de bodas tradicionales, que debían tomarse dentro del estudio.
La cantidad de fotos que se había tomado y las sonrisas que había dado en los últimos días
eran más de las que había tenido en los últimos treinta años de su vida. Afortunadamente,
los dos últimos juegos de fotos se tomaron en interiores, por lo que no tuvo que deambular
por aquí y por allá y no fue tan agotador como su viaje.
Tan pronto como se realizó la sesión de fotos previa a la boda, ambos se dedicaron a su
propio trabajo.
La mayoría de las veces, Sheffield llevaría a Gwyn a su oficina. La niña jugaría en su oficina
mientras él trabajaba. Una criada confiable, que había trabajado para la familia Huo durante
diez años, ayudaría a vigilar a Gwyn mientras se concentraba en los archivos de su oficina.
El vestido de novia principal para la ceremonia estaba listo. Sheffield logró dedicar algo de
tiempo para acompañar a Evelyn para la prueba.
Tal como Evelyn había esperado, el hombre dijo lo mismo que decía cada vez que se
probaba un nuevo vestido.
Cuando salió del probador con el vestido de novia blanco, los ojos de Sheffield se iluminaron
como la Navidad. "¡Eve, te ves increíble! ¡Eres mi diosa!" Alabó. Evelyn le dio la mano y
caminó hacia el espejo de cuerpo entero.
Con una sonrisa, dijo: "Según tú, me veo bien, no importa lo que use. Si fuera por ti,
¡querrías que use todos estos vestidos de novia en todos los colores!"
Él sonrió, "Pero por supuesto. ¡Justamente estaba pensando eso! Estamos conectados por
nuestros corazones, Eve. También encontré tu paradero usando mi telepatía el otro día.
Somos la pareja perfecta, cariño. No hay duda".
Evelyn sacudió la cabeza impotente. Ella no podía hacer nada alrededor de este dulce
charlatán.
Evelyn tenía una buena figura, y el vestido de novia de cola de pez le quedaba
perfectamente, tal como había dicho Sheffield. Siguiendo su sugerencia, el diseñador hizo
que el vestido de novia se diseñara al estilo de la cola de pez con un largo tren y con una
capa de gasa ligera por fuera.
El color se decidió como blanco, para representar su amor puro.
Inicialmente, el diseñador había querido hacerlo sin hombros, pero Sheffield no estuvo de
acuerdo. Entonces, se agregó un encaje al hombro, que le gustó.
Había un largo collar de perlas en la parte posterior del vestido. Al principio, Sheffield no
estuvo de acuerdo porque era casi sin respaldo. No quería que la gente viera la hermosa
espalda de su esposa. Pero, dado que el velo de novia tenía unos cinco metros de largo,
cubría más o menos su espalda. Entonces, a regañadientes lo aprobó.
Sheffield ya se había ocupado de los otros detalles, como los regalos de boda, las tarjetas
de invitación, los dulces para acompañar la invitación, etc.
En una semana, todos recibieron la tarjeta de invitación y los dulces de boda. La tarjeta de
invitación estaba decorada en un elegante rosa bebé con las fotos de boda de la pareja
impresas en ella. Los nombres de los invitados fueron escritos a mano por el propio
Sheffield. En el reverso de la tarjeta estaban estas palabras: "Sé que te estás acercando a
mí, con un río de estrellas como tu regalo. Así que camino hacia ti también, con las sombras
del crepúsculo como mi regalo a cambio". Además de algunos viejos compañeros de clase,
Evelyn también había querido que Savannah fuera su dama de honor. Pero debido a sus
piernas discapacitadas, Savannah declinó. No quería causarle problemas a Evelyn en su día
especial, pero Savannah le dijo que no se perdería su boda por nada del mundo.
Evelyn tuvo seis damas de honor al final. Para que coincidiera con ella, Sheffield también
invitó a seis padrinos de boda.
Todo salió bien como estaba planeado. El día de la boda más esperado llegó muy pronto.
La familia Huo y la familia Tang estaban ocupadas incluso antes de que amaneciera.
Un deportivo Aston Martin rojo vino conducía por el ancho camino, seguido de dos autos
clásicos británicos rojos. Detrás de ellos había dos filas de Emperors rojos y negros. Hubo
un total de sesenta y seis autos.
CAPITULO 1077
ESTOY AQUÍ PARA CASARME CONTIGO

El convoy inició en la mansión de la familia Tang, en la parte norte de la ciudad, y se dirigió


hacia la mansión de la familia Huo en el extremo oriental de la ciudad.
La larga fila de autos de lujo atrajo la atención de todos mientras se abrían paso, y muchos
en la multitud sacaron sus teléfonos para tomar fotos o grabar videos del evento. Varios
periodistas ya sabían del gran evento que unía a dos de las familias más poderosas de la
ciudad. Esos tipos habían encontrado los mejores lugares para acampar, los mejores lugares
para las mejores fotos.
Cuando el convoy llegó a la mansión de la familia Huo, ya había un montón de personas
esperando allí. Todos charlaban entre ellos y reían. Los autos llegaron a la puerta de la
mansión.
Vestido con un traje formal de diseñador negro, Sheffield salió de su Aston Martin con un
gran ramo de rosas champán.
Los seis padrinos de boda también dejaron sus autos, incluidos Gifford y Joshua. Gifford
conducía un McLaren F1, y Joshua estaba en un Lotus Esprit. Ambos autos británicos por
excelencia lucían trabajos de pintura roja brillante.
Los otros cuatro padrinos de boda eran buenos amigos de Sheffield. Ninguno de ellos
pertenecía a familias comunes. Algunos de los espectadores pronto descubrieron que uno
de ellos era una superestrella nacional, y otro era un príncipe de M Country.
Gwyn vestía un vestido de princesa color rosa y Blair la sostenía. Colleen se paraba junto a
ellas. Cuando ella vio a Sheffield, la niña inmediatamente se retorció en los brazos de Blair
y exclamó: "¡Papá! ¡Papi!" Blair dejó a la niña con cuidado, asegurándose de que la pequeña
se mantuviera firme y corrió ella hacia Sheffield. Los ojos de Sheffield estaban llenos de
ternura cuando vio a su pequeña niña corriendo hacia él. Sostuvo las rosas en una mano y
recogió a su hija en la otra. "¡Vamos con mamá, cariño!"
Gwyn aplaudió. "Mami arriba. El vestido, heeemoso". Ella trató de decir "hermoso", pero
esa era una gran palabra, llena de sonidos sutiles y difíciles de dominar.
Sheffield entendió lo que quería decir. Evelyn se veía impresionante en su vestido de novia.
"Oh, ¿en serio? Entonces, ¿podrías por favor llevar a papá a ver a mamá?"
"¡Si!"
Mientras Sheffield caminaba hacia la villa con Gwyn en sus brazos, muchos invitados se
sorprendieron de lo feliz que estaba— y de su suerte. "Nunca ves a los novios cargando a
sus hijas antes de la boda. Ese tipo lo tiene todo. Se casó con la persona más sexy de la
ciudad y tiene una hija adorable".
"Lo sé, ¿verdad? ¡tipo afortunado!"
Las damas de honor escucharon al novio entrar. Entonces se apresuraron a cerrar la puerta
de la habitación de Evelyn para que no pudiera ver a la novia fácilmente.
Había una multitud ya reunida en el pasillo. Terilynn se acercó a Sheffield tomando a la
pequeña. "Pequeña, tu papá todavía está ocupado. ¿Quieres un caramelo?"
Gwyn se dio la vuelta para mirar a su padre dando la señal, y asintió con la cabeza, "Está
bien".
Había seis códigos QR impresos y pegados a la puerta de la habitación de Evelyn. El maestro
de ceremonias le dijo a Sheffield: "Estos códigos son para las cuentas WeChat Pay de las
damas de honor. Si pudieras darles algo de efectivo, estaría bien. ¡Pero asegúrate de que
no piensen que eres un tacaño!"
Joshua chasqueó la lengua. "Seguro saben cómo estafar al novio". Afortunadamente,
Sheffield estaba cargado.
"¡Seguro!" Gifford estaba de acuerdo con Joshua.
Si quería casarse con su mujer, tenía que hacer esto. Sheffield le pidió a Tobias que le trajera
su teléfono y abrió la aplicación sin dudarlo. Escaneó uno de los códigos QR y transfirió 99,
999 dólares. Podía escuchar a una de las damas de honor decir "¡guau!" a través de la
puerta.
"¡Qué gran tipo! ¡Vamos a abrir la puerta y dejarlo entrar!"
"¡No caigas en eso, hermanita! ¡Cálmate!" dijo otra dama de honor. Gifford levantó una
ceja hacia Sheffield y se burló de él.
"Eres tan generoso con otras chicas. ¡Ten cuidado, o tu esposa te hará arrodillarte en tu
noche de bodas!"
"¡De ninguna manera! Los amigos de mi esposa son mis amigos también".
Joshua también se burló de él, "¿Dejarme ser la dama de honor de Evelyn por un tiempo?
Puedo poner mi código QR allí y obtener una infusión de efectivo. Todavía seré tu padrino
de bodas después".
Ansioso por ver a su novia, Sheffield continuó escaneando los otros códigos QR uno por uno
y envió el dinero rápidamente, mientras respondía a Joshua: "Amigo, te daré 999, 999 si
llevas un vestido de dama de honor".
"¿Solo seis cifras? Bueno, olvídalo, ¡mi reputación es más importante que el dinero!" Joshua
no se tragaría su orgullo por dinero.
En menos de dos minutos, había completado todas las transferencias bancarias. Sheffield
guardó su teléfono y llamó a la puerta. "Hola señoritas, tengo un sobre rojo más grande en
mi bolsillo. ¿Lo quieren?"
"¡Sí, por supuesto!"
"Bueno, abran un poco la puerta y empujaré el sobre a través del hueco".
"¡Por supuesto!"
Sheffield escuchó a alguien girar la cerradura, y luego otra chica gritó: "No abras la puerta.
¡Es una trampa!"
Pero era demasiado tarde. Solo abrieron la puerta un poco, pero el grupo de hombres entró
por la fuerza.
Las damas de honor protestaron: "Oye, ¿dónde está el sobre rojo? ¡Y el novio! ¿A dónde
vas?"
En el momento en que el novio vio a su novia, no prestó atención a lo que decían las otras
damas de honor y corrió hacia la cama.
Evelyn se sentaba en el borde de la cama, vestida con un sencillo vestido de gasa con cuello
en V blanco y sin hombros. Un colgante de diamante blanco colgaba de su cuello. Su largo
cabello estaba recogido en un moño y decorado con una corona con incrustaciones de rubí.
Ella se veía fabulosa.
"¡Cariño, estoy aquí para casarme contigo!" Sheffield gritó. Todos se echaron a reír. La cara
de Evelyn estaba tan roja como un tomate.
El maestro de ceremonias vino a detenerlo. "Disminuye la velocidad, chico. Tienes algunas
cosas que hacer antes de poder reclamar a tu novia. Esto es para los padrinos de boda—y
el novio. Ustedes tienen que mostrarnos que tan bien se llevan".
Joshua se rió a carcajadas, "No nos agrada. ¡Haz que haga todo por sí mismo!"
Sabiendo que solo estaba bromeando, todos estallaron en carcajadas también. Sheffield se
volvió hacia sus amigos y le dijo al maestro de ceremonias: "Confío en estos tipos con mi
vida. Si hay algo que hacer, solo dígannos".
Una dama de honor se acercó y apartó al novio, manteniéndolo alejado de la novia. Ella dijo
con una sonrisa: "Por supuesto que tenemos juegos para los padrinos de boda, pero no
puedes acercarte a la novia antes de responder nuestras preguntas".
"¿Esa es la hija mayor de la familia Qiao?" Joshua le susurró a Gifford. Al igual que Evelyn,
la hija mayor de la familia Qiao era una de las más ricas de la alta sociedad de la ciudad.
"No la conozco". Gifford no reconoció a la dama de honor que acababa de hablar, pero
agregó con un suspiro: "Supongo que es verdad. Las personas hermosas siempre se juntan
con personas hermosas".
La novia y las damas de honor fueron increíblemente encantadoras. Sheffield se alisó la
ropa y dijo con confianza: "No hay problema. ¡Dispara!"
"Escucha. Tienes que rodear la habitación tres veces con un padrino de boda en tu espalda
por cada respuesta incorrecta". Sheffield miró asombrado al grupo de damas de honor y
trató de hacerlo más fácil para sus amigos.
"¿Por qué no pedirle a un padrino de boda que camine por la habitación tres veces con una
dama de honor a la espalda?"
"¡Gran idea!" Gifford aplaudió. Joshua también quería gritar su aprobación, pero no se
atrevió. Terilynn era parte de esto. Entonces dio un paso atrás y dejó que otras personas
solteras se unieran al juego.
Libby Qiao, la dama de honor principal pensó por un momento y dijo: "Está bien".
"Vamos, Libby. ¡Sabes que no es justo!" gritó una de las damas de honor.
Otra dama de honor respondió con calma: "No entres en pánico. Solo pídele a Libby que lo
haga. No olvides que ella también es una dama de honor".
"Tienes razón." Libby Qiao sonrió y le recordó a Sheffield: "Deja de robar miradas a la novia.
Ahora, para la primera pregunta ..."
Las palabras de la dama de honor llamaron la atención de Sheffield.
Muchos invitados vieron a Sheffield tratando de mirar a Evelyn, y la multitud volvió a reír.
"Pregunta número 1: ¿Cuál es la comida favorita de Evelyn?"
CAPITULO 1078
PRUEBAS DE AMOR

¡La primera pregunta era tan fácil que se sintió como un pedazo de pastel! Sheffield
respondió rápidamente: "Los aperitivos favoritos de Evelyn son las ciruelas en conserva, su
fruta favorita es el mango y, entre los postres, le encanta más el tiramisú. ¿Es mi respuesta
lo suficientemente buena? Si no, puedo continuar".
Una simple respuesta con las palabras "ciruelas en conserva" habría sido suficiente para las
damas de honor, que no esperaban que enumerara tantas cosas. Libby levantó la mano y
asintió. "Eso es suficiente. Siguiente pregunta, por favor recita el número de teléfono de la
novia al revés".
Sheffield estaba dotado de una memoria aguda y, como tal, podía recitar el número de
Evelyn al revés desde que ella le dio su número. Sabía que iba a pasar estas preguntas con
facilidad.
Bajo la mirada desconcertada de todos, respondió la pregunta fácilmente y agregó: "Esto
no es divertido. ¿Puede hacer algunas preguntas más difíciles?"
Joshua no pudo evitar preguntar: "Amigo, ¿echaste un vistazo por adelantado a las
preguntas?"
Una de las damas de honor explicó: "Estoy segura de que no lo hizo. Se nos ocurrieron estas
preguntas justo esta mañana. Como el novio vino con ustedes, no hay forma de que las haya
sabido antes".
"Muy bien, ¡tomaré tu palabra!" dijo Joshua. Luego se volvió para mirar a Sheffield,
levantándole el pulgar y dijo: "¡Bien hecho, hombre!"
Las damas de honor continuaron con su interrogatorio. "Siguiente pregunta: ¿cuál es el
tamaño de los zapatos de la novia?"
"36."
"¿Cuáles son los diez apodos de la novia?"
"Eve, Evelyn, querida, Piggy, cariño, mi reina ..."
La sala se echó a reír, sin mencionar a las damas de honor que se rieron a carcajadas. "La
última pregunta. ¿Cuál es la suma total del número de tarjeta de identificación de la novia?"
"¡Eso es demasiado difícil! ¿Cómo puede alguien esperar que él sepa eso?" los padrinos de
boda exclamaron al unísono.
"¡Apuesto a que Sheffield no sabe la respuesta!"
"Gifford, eres el más fuerte entre nosotros tres. Ve a buscar a una de las damas de honor y
llévala a tu espalda por la habitación tres veces".
Todos estaban listos para burlarse de Sheffield, pero en menos de dos segundos, dio la
respuesta correcta con una sonrisa misteriosa a Evelyn. "76", dijo.
Hace dos años, descubrió cuál era el número de tarjeta de identificación de Evelyn cuando
habían planeado ir a Francia. Mientras la esperaba en el aeropuerto, por puro aburrimiento,
había escrito sus nombres y los de Evelyn en una hoja de papel. Luego, sumó los números
de sus tarjetas de identificación respectivamente. Al final, después de hacer los cálculos,
Sheffield concluyó que él y Evelyn eran una pareja perfecta. El total de sus números de
tarjeta de identificación era exactamente el mismo que el suyo: ¡76!
El grupo de damas de honor, al escuchar la respuesta, gritó en voz alta: "Sr. Tang, ¡es tan
increíble!"
"¡Amor verdadero! ¡Es amor verdadero!" El maestro de ceremonias inmediatamente le
pidió al novio que diera dos pasos hacia Evelyn. "El Sr. Tang es un pretendiente ejemplar.
Ha pasado la primera prueba. Ahora, a la siguiente".
Entonces una de las damas de honor sacó un lápiz labial y una venda en los ojos, anunció:
"Vamos a jugar un juego. ¡Uno de los padrinos de boda tendrá que aplicar lápiz labial en los
labios del novio, con los ojos vendados!"
"¿Qué?" Los jadeos asombrados volaron por la habitación mientras los padrinos de boda e
incluso el propio Sheffield retrocedieron en estado de shock.
La diversión de las damas de honor al ver la mirada de asombro en los rostros de los
hombres era evidente en su risa.
Sin más demora, insistieron: "Elige a alguien de tu grupo para jugar".
Cinco de los muchachos volvieron la vista hacia el sexto, quien, por cierto, tenía los ojos
puestos en Joshua. Gifford notó el incómodo silencio y el peso de todos los ojos sobre él.
"¿Por qué todos me miran así? Chicos, nunca en mi vida he tocado un lápiz labial". Gifford
no estaba mintiendo. El hombre no tenía novia y su conocimiento sobre cosméticos era, de
hecho, inexistente.
Los otros padrinos se rieron y Joshua dio un paso adelante con la esperanza de cambiar de
opinión a Gifford. "Nadie aquí es más adecuado para este juego que tú. Te he visto disparar
con precisión con los ojos cubiertos, ¡no lo niegues!"
Gifford miró a Sheffield con pena, pero cuando se dio cuenta de que era Sheffield quien
usaría el lápiz labial y no él, dijo a regañadientes: "¡Bien! ¡Lo haré! Dame el lápiz labial".
Sheffield trató de ocultar su aprensión detrás de una sonrisa. "¿Podemos usar uno
transparente?"
Desafortunadamente, las damas de honor no iban a dejar pasar semejante rara oportunidad
tan fácilmente. "No te preocupes. Tenemos artistas de maquillaje aquí con nosotros. Ten la
seguridad de que te verás tan guapo como siempre después del juego".
Gifford torpemente torció el tubo, revelando un lápiz labial rojo y lo sostuvo entre los
dientes mientras una dama de honor le ataba la venda alrededor de la cabeza.
Sheffield sabía que era demasiado tarde para escapar del juego, así que le dijo resignado a
Gifford: "Amigo, no espero que lo hagas bien, pero por favor trata de terminarlo lo antes
posible". Cuanto más rápido terminara todo esto, más rápido podría casarse con el amor de
su vida.
"No te preocupes, amigo", lo consoló Gifford inarticuladamente. Mientras la multitud se
reía y se reía entre ellos, Gifford se acercó lentamente a Sheffield. Con una expresión de
disgusto en su rostro, Sheffield miró al hombre con aprensión mientras el lápiz labial se
acercaba más y más a él. Gifford no tuvo que pararse de puntillas o agacharse ya que eran
aproximadamente de la misma altura. El único problema era que el lápiz labial estaba
ligeramente inclinado.
"Sé que este no es el momento adecuado para bromear sobre esto, pero te pareces a tu
pequeño amigo debido a que el lápiz labial te sale de la boca", bromeó Sheffield.
"¿De qué estás hablando?" Gifford estaba confundido. "
Tu perro."
"Jajaja ..." Un estruendo de risas atravesó la habitación. Gifford apretó los dientes con rabia,
maldiciendo en su corazón: «¡Cómo se atreve a compararme con un perro! ¡Le pintaré una
imagen en la cara!
Cuando el lápiz labial aterrizó en la esquina de la boca de Sheffield, Libby de repente les
recordó: "Olvidé decirte que si el trabajo no es lo suficientemente bueno, el novio y su
séquito tendrán que hacer 20 flexiones".
"¡De ninguna manera!" los hombres lloraron. Joshua agarró el brazo de Gifford antes de
que pudiera continuar.
"Hombre, ¿escuchaste eso? ¡20 flexiones! Por favor, haz tu mejor esfuerzo para que
Sheffield se vea bonita. ¡Por nuestro bien!"
Gifford se quejó incoherentemente, señalando con las manos que solo eran 20 flexiones,
no 200; ¿Por qué Joshua estaba haciendo tanto alboroto?
A medida que la distancia entre él y Gifford se acortaba, Sheffield podía sentir el cálido
aliento de Gifford en su rostro. Comenzó a sentirse muy incómodo. De hecho, tenía miedo
de no poder evitar patear a Gifford lejos de él.
El lápiz labial se deslizó por sus labios. Hubo momentos en que ambos hombres casi se
besaron en el medio, enviando a la audiencia a llorar de emoción. Al final, los labios de
Sheffield parecían salchichas gordas e incluso había un tono rojo debajo de su nariz.
Sheffield empujó a Gifford con furia y dijo: "Encuentra una mujer para practicar tus
habilidades tan pronto como vuelvas a casa".
Luego, en lugar de quejarse, Sheffield se puso boca abajo, seguido de sus padrinos de boda,
para comenzar con el castigo.
Afortunadamente, los padrinos de boda eran asiduos en el gimnasio y, como tal, 20
flexiones no fueron un gran esfuerzo para ellos. Las damas de honor cumplieron su palabra
y ayudaron a Sheffield a limpiarse antes de jugar dos juegos más.
Después de una larga espera, el novio finalmente se acercó a la novia. Tomó el ramo de
flores de Joshua y cariñosamente dijo: "Evelyn, estoy aquí para tomar tu mano en
matrimonio".
El presentador de las ceremonias comentó: "No se limite a hablar. Simplemente arrodíllese
y entréguele las flores a la novia".
¡pum! Sheffield se arrodilló inmediatamente sobre la alfombra al lado de la cama. Casi en
respuesta, una explosión de risa sacudió la habitación, porque Sheffield se había
arrodillado. El maestro de ceremonias le recordó al novio con impotencia: "¡Oye, señor
Tang, se supone que debes ponerte en una rodilla!"
Sheffield fingió reír y dijo: "Lo siento. Estaba emocionado de ver a mi esposa".
Evelyn estaba tan conmovida por sus palabras que casi no pudo contener las lágrimas. Este
hombre se estaba volviendo cada vez más adorable.
Le entregó el ramo y se aclaró la garganta antes de decir: "Evelyn Huo, eres la única mujer
con la que deseo pasar el resto de mi vida. Por favor, cásate conmigo".
CAPITULO 1079
LA BODA

"Sí lo haré." Evelyn sonrió dulcemente y tomó el ramo de Sheffield.


Para entonces, los procedimientos en el segundo piso ya habían terminado. Sheffield
puso los tacones altos para Evelyn y la cargó estilo princesa en sus brazos. La acunó
suavemente y bajó las escaleras, una gran multitud los seguía.
Los ancianos los esperaban pacientemente abajo. Carlos y Debbie habían preparado los
sobres rojos para la nueva pareja, y Miranda estaba sentada a su lado. Sheffield colocó
suavemente a Evelyn frente a Carlos y Debbie. Pensativo enderezó el vestido de novia de
Evelyn antes de dirigirse a los ancianos.
Con la guía del maestro de ceremonias, Sheffield sirvió té a Carlos y Debbie y dijo
respetuosamente: "Papá, mamá". Debbie tomó un sorbo de té y le dio un grueso sobre
rojo con una sonrisa.
Carlos también bebió el té y le dio a Sheffield el sobre rojo. "Ahora que soy tu padre, será
mejor que te mantengas a mi lado y luches contra mis enemigos conmigo", le dijo a
Sheffield.
"Por supuesto, papá", dijo Sheffield alegremente.
Carlos miró a Joshua, que estaba parado detrás de Sheffield, y preguntó con picardía:
"Dime, hijo, ¿quién es más importante para ti: tu padre o tu mejor amigo?"
"Mi papá, por supuesto", respondió Sheffield sin dudarlo. Carlos sonrió ante la
conmocionada reacción de Joshua y asintió con satisfacción.
Joshua miró a Sheffield con incredulidad. ¿Nuestra amistad no significa nada para este
imbécil? ¿Me ayudará incluso a conseguir a Terilynn después de esto o va a ser el fiel
compañero de Carlos? Sintió que su amigo lo había abandonado por completo.
Después de la ceremonia en la mansión de la familia Huo, Sheffield condujo a Evelyn a la
casa de la familia Tang.
En el camino, le dijo a Evelyn que solo tenía que cambiar la forma en que se dirigía a
Peterson, y le pidió que ignorara al resto de la familia. Cuando llegaron a la residencia de
la familia Tang, entraron en la sala de estar donde se encontraba la placa memorial de
Ingrid sobre la mesa. Después de que la novia y el novio se inclinaran ante su placa
memorial, continuaron al lugar de la boda.
La boda se celebró al aire libre en los suburbios, junto al mar.
El organizador de bodas usó blanco y azul para decorar el lugar para que así coincidiera
con el color del mar. Los iris blancos, que representaban lealtad y tesón, eran las flores
principales, mientras que las rosas azules y champán eran el contraste. El lugar era tan
maravilloso que parecía una tierra de fantasía.
Había cuatro áreas para los invitados, una plataforma de gran altura para el altar y una
gran entrada que conducía al lugar.
En la entrada había una foto prenupcial de la pareja en la que Sheffield llevaba un traje
negro. Evelyn, con un ramo de rosas en sus manos, estaba felizmente acurrucada en sus
brazos.
Cuando llegaron al lugar, Sheffield llevó a Evelyn al vestuario.
La ceremonia comenzó al mediodía y sus invitados ya habían llegado. Reporteros de muy
pocos medios habían sido invitados.
Cuando el maestro de ceremonias comenzó a pronunciar su discurso, Evelyn apareció a la
vista con su glamoroso vestido de novia.
Ella se veía hermosa.

El vestido de novia de sirena le hizo justicia a su figura perfecta. El velo de cinco metros
tenía incrustaciones de perlas.

Su conjunto de joyas de esmeralda fue hecho por un famoso joyero y era una pieza del
tesoro del museo nacional de M Country. No tenía precio, y fue uno de los regalos de
boda de Carlos para su hija. Evelyn se detuvo elegante en la alfombra cubierta de pétalos
de rosa. Carlos estaba a su lado con un traje azul marino.
Suspiró en silencio mientras observaba a Sheffield sonriendo entusiasmado al altar. "Ese
mocoso consiguió lo que quería después de todo".
Evelyn no pudo evitar reírse de lo exasperado que era su padre. "Papá, ¿no es genial que
tengas otro hijo ahora?"

"Supongo. Tengo dos sacos de boxeo ahora".


Riéndose entre dientes, ella dijo: "Tranquilízate con él, papá. Solo hay un Sheffield Tang en
el mundo. Si lo ahuyentas, no podría encontrar a otro hombre que pueda reemplazarlo".
"Si se comporta, ¿por qué le haría daño?" A Carlos solo le preocupaba que Sheffield no
pudiera hacer feliz a Evelyn.
"Está bien, le pediré que se mantenga alejado de ti".
"¡A ver!, ¿por qué harías eso? ¡No voy a comerlo! Y no será un gran problema, incluso si lo
golpeo; es fuerte. Puede recibir un golpe o dos de un anciano, "Dijo Carlos hoscamente. Si
Sheffield se mantuviera alejado, no podría ver a Evelyn y Gwyn. Preferiría dejar a un lado
su deseo de patear a Sheffield. Evelyn le sonrió y luego dejó que sus ojos vagaran hacia la
multitud. Vio a su hermano sentado en la primera fila.
"¿Matthew se quedará después de la boda?" ella preguntó. Los estudios de Matthew en el
extranjero casi habían terminado. Él se haría cargo de la compañía pronto.
"Se irá por un tiempo, pero volverá pronto", respondió Carlos. Luego cambió de tema.
"¿Cuándo vas a ir de luna de miel?"

"Partiremos pasado mañana". El primer destino de su luna de miel era Francia. La última
vez que habían planeado viajar a París, Evelyn había plantado a Sheffield. Entonces,
cuando acordaron ir a Francia esta vez, exigió una buena taza de café tan pronto como
llegaran a París.
"Hmm. Diviértete. Encontré un maestro de desarrollo de primera infancia para Gwyn. Las
lecciones comenzarán pronto. No te preocupes. Tu madre y yo nos ocuparemos de ella",
la tranquilizó Carlos. Debido al incidente anterior, eran muy cautelosos sobre tener
extraños cerca de Gwyn.
Cada individuo que necesitaba estar cerca de ella era investigado a fondo, y la familia Huo
estaba en alerta total en todo momento. "Gracias Papá."
"No necesitas agradecerme, Evelyn. A partir de hoy, serás la nuera de alguien y llamarás a
ese hombre 'papá'. Pero no olvides que soy tu padre ".
Las palabras de Carlos trajeron lágrimas a los ojos de Evelyn. Ella se atragantó. "¿Cómo
podría olvidar eso? ¡Eres mi querido padre!"
"Está bien. ¡Y si ese mocoso te vuelve infeliz, llámame de inmediato! ¡Le patearé el
trasero!"
Evelyn se rió, "Lo haré. Pero no tienes que preocuparte por mí, papá. Él es muy bueno
conmigo". Ella era quien lo intimidaba. Pero quién sabía qué les depararía el futuro.

“Será mejor que lo sea. El día que te pidió tu mano en matrimonio, le advertí en presencia
de todos tus padrinos. ¡Si se atreve a maltratarte, no se librará fácilmente!" Ese día,
Sheffield les había prometido que atesoraría a Evelyn, y sus padrinos estaban satisfechos
con sus sinceras palabras.
"Lo sé, papá".

"Aunque tú y Sheffield no vivirán con los otros Tangs, tendrás que socializar con ellos de
vez en cuando. Pero recuerda, todos son venenosos. Si alguien se atreve a ofenderte,
defiéndete. Ten en cuenta, soy tu roca. Te respaldaré sin importar qué ".
Los ojos de Evelyn se volvieron borrosos; las lágrimas amenazaban con caer. Ella iba a ser
la esposa de alguien, estaba a punto de vivir con otro hombre y convertirse en miembro
de otra familia. Carlos estaba tan preocupado que le había estado recordando muchas
cosas desde la noche anterior.
"No te preocupes, papá. Si Sheffield deja que la familia Tang me intimide, no lo
perdonaré". Aunque su padre era quien siempre la había apoyado, ahora era el trabajo de
Sheffield cuidar de ella. Si no podía confiar en él, ¿por qué se iba