Está en la página 1de 18

INDICE

INTRODUCCIÓN

6.1 DEFINICIÓN DE HIDROMETRÍA

6.2 MEDICIÓN DE CAUDALES Y REGISTRO DE DATOS

6.3 INSTALACIÓN DE ESTACIONES HIDROMÉTRICAS

6.4 LA CURVA ALTURA GASTO O CURVA DE DESCARGA

6.5 AFOROS DIRECTOS PARA DETERMINAR CAUDALES POR MEDIO DE


ALTURA

6.6 AJUSTE DE AFOROS OBTENIDOS: CORRENTÓMETRO, FLOTADORES,


ETC.

6.7 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

6.8 BIBLIOGRAFÍA
INTRODUCCION.

El régimen de los caudales de una corriente de agua durante un periodo determinado es


el único termino del balance hidrológico de una cuenca que puede ser medido en su
conjunto con una buena precisión, los otros elementos de ese balance, como las
precipitaciones, la evaporación, etc. no puede ser sino estimados a partir de mediciones
observadas en distintos puntos de la cuenca o deducidos de formulas hidrológicas
siempre bastante aproximadas.

Por otra parte, en las técnicas de ingeniero, el régimen del caudal de la corriente de agua
es a menudo el dato básico indispensable para la formación de proyectos de obras
hidráulicas, así, la instalación de muchas “estaciones de foro” que permiten observar, en
una serie de años tan larga como sea posible, los caudales escurridos en puntos
característicos del río principal y, si fuere oportuno, de sus diversos afluentes.
6.1 DEFINICION DE HIDROMETRIA.

Es la parte de la hidrodinámica que trata del modo de medir el caudal, la velocidad o


la fuerza los líquidos en movimiento.

La medición se conoce con el nombre de aforo.

6.2 MEDICION DE CAUDALES Y REGISTRO DE DATOS.

METODOS DE MEDIDA.

A. VELOCIDAD-AREA

En estos sistemas de mensura es necesario medir ambos componentes


independientes y la descarga es el producto de ambos, es decir se aplica la
expresión Q = VxA. La velocidad determinada es, desde luego, la velocidad
promedio de la sección. En este grupo se hallan:

 Medida por correntometro.


 Medida flotadores.
 Gradiente / Sección.

El primero requiere utilizar el correntometro y los resultados son muy eficientes


y aunque algo laborioso es de fácil ejecución. El de flotadores es un método de
campo, fácil pero exige un gran cuidado para obtener resultadas satisfactorios.
El tercero corresponde a la aplicación de las ecuaciones.

Q = C . A . R 1/2 . S 1/2

Donde:

Q : Caudal.
V : Velocidad del agua.
A : Area de la sección.
R : Radio hidráulico = A/P,P : perímetro mojado.
S : Gradiente del cauce.
C : Coeficiente dependiente de la rugosidad y del radio hidráulico.

A.1 MEDIDA DEL ÁREA.

Para medir la sección se aplican métodos geométricos simples. En general se


trata de dividir la sección en triángulos y trapecios cuyas dimensiones son fáciles
de obtener y las áreas fáciles de calcular. El área total es la suma de las parciales.
La medida de las dimensiones se hace empleando a diversos métodos de campo.
En cauces pequeños se hace vadeando el río, en otros casos se utiliza pequeños
puentes o pasarelas (de construcción simple y económica).
En los cauces mayores, donde no haya un puente que permita establecer una
estación, es usual adoptar andariveles u oroyas adecuadamente instaladas. En los
ríos navegables se puede utilizar embarcaciones pequeñas, de fácil manejo, pero
es necesario acompañar métodos (a veces complejos) de mensura de distancias y
definición de trayectorias. En cada caso se definirá el método mas adecuado
pero, como regla general, se procederá muy cuidadosamente.

1. SECCIONES REGULARES.

Es el caso de canales y, en general acueductos, cuyas dimensiones de diseño


(y construcción) don conocidas, su forma es definida y su área también
conocida. En todo caso son fáciles de medir.

2. SECCIONES IRREGULARES.

La sección es dividida en trapecios y triángulos mediante medidas en vertical


(profundidad del agua) que hacen de bases de las figuras distancias
horizontales entre dichas verticales que fungen de catetos (triángulos,
rectángulos) o altura (trapecios).

Las distancias horizontales deben ser medidas sobre la superficie del agua y
las profundidades referidas a puntos fijos, en cada caso.

A.2 MEDIDA DE LA VELOCIDAD DEL AGUA.

Es el problema más importante de los aforos. Como se indico hay hasta tres
métodos para medir esa velocidad y cualquiera de ellos tienen ventajas y desventajas
que hay que evaluar cuidadosamente cuando se va a decidir acerca de su aplicación. En
todos los casos como regla general, requieren cuidado y preocupación al aplicarlos. Para
medir velocidades hasta de 1.00 m/s las dificultades son pequeñas, pero estas crecen
geométricamente para velocidades superiores.

1. POR CORRENTÓMETRO.

El correntómetro (los hay de varias marcas) es un instrumento que convierte


velocidades angulares en tangenciales. Las velocidades angulares son mediadas en
tantas revoluciones por unidad de tiempo (segundos, minutos) que luego, con el
auxilio de tablas especificas para cada correntometro, según calibran individual, se
traducen a velocidades lineales.

Con este aparato se puede medir las velocidades de los filamentos líquidos que
discurren a cualquier profundidad, asegurando así mejores y mas precisos aforos.

En cuanto a la forma de hacer las mensuras, en si mismo, hay varias alternativas


cuya aplicación dependerá de las exigencias del caso y del ingenio del operador.
El fundamento de las variantes disponibles esta en los principios relacionados con
el movimiento del agua antes explicado.
 A 0.6 DE LA PROFUNDIDAD.

Se ajusta al correntometro, en cada posición, a 0.6 de la profundidad y a partir


de la superficie. La medida se hace, generalmente, sobre la vertical que sirve
para medir profundidad (casi siempre base de la figura parcial componente del
área, como se indico en el anterior A.1). se obtendrá entonces la velocidad
promedio del agua en la sección correspondiente.

 A.2 Y 0.8 DE LA PROFUNDIDAD.

Como se indico, la medida de las velocidades obtenidas a estas dos


profundidades es la velocidad promedio de la sección. Es le método mas usado
y, cuando la mensura ha sido bien hecha y las condiciones hidráulicas del tramo
son favorables, es casi exacto.

 A 0.2 DE LA PROFUNDIDAD.

Cuando es necesario aplicar este el método se hace en la consideración de que, a


esa profundidad o muy cerca de ella, se desplaza el filamento con velocidad
máxima de la sección. Conocida esta velocidad se multiplica por el coeficiente
apropiado para obtener la velocidad promedio.

Conviene indicar que las variaciones de la curva vertical de velocidades, en el


tramo alrededor de 0.2 de la profundidad, son muy pequeñas para, relativamente,
fuerte variación en vertical y que la relación entre velocidades media y máxima
es mas constante que entre media y superficial. De esto se sigue que los
resultados obtenidos, a partir del 0.2, son confiables y no es necesario extremar
el ajuste al 0.2 de la profundidad con preciso.

*MEDIDA EN TRES PUNTOS

Es una combinación de los anteriores. Hechas las medidas a 0.2 y 0.8 su


promedio será, a su vez, promediado con el de la medida a 0.6 obteniéndose el
valor más probable.

*MEDIDA DE LA VELOCIDAD SUPERFICIAL

Cuando la corriente es muy fuerte y no es posible introducir el correntometro a


las profundidades convenientes se usa este método alternativo. La velocidad
obtenida en la superficie del agua es multiplicada por el coeficiente o factor de
corrección antes comentado, para obtener la velocidad promedio.

*MEDIDAS EN VERTICAL

Consiste en medir las velocidades a diferentes alturas sobre una misma vertical y
trazar con ella la curva vertical de distribución de velocidades (“x” velocidades e
“y” alturas) mediante este gráfico determinar la velocidad promedia. Se usa en
los aforos de ríos muy profundos y el numero de puntos donde se midan la
velocidad debe ser de 6 en cada vertical, como mínimo.
*MEDIDAS INTEGRADAS

Es una complicada variante del método anterior. Se va tomando el numero de


revoluciones, que indique el correntometro, según este se desliza,
profundisandose a lo largo de la barilla (y viceversa si es necesario ajustar mejor
los resultados), determinándose así una serie de velocidades que permitan definir
el premedio de ellas.

Este método presenta inconvenientes de operación muy serios: (1) no es fácil


mantener un ritmo constante de avances en profundidad, que es condición
específica para obtener resultados correctos; (2) no es posible medir la velocidad
de fondo; (3) el movimiento vertical introduce una componente en la misma
dirección y de intensidad proporcional al ritmo de desplazamiento que introduce
un error inicial inevitable. Es poco usado.

2. POR FLOTADORES.

Es un método de campo, rápido y que no requiere de aparatos especiales pero si


exige observar ciertas condiciones tanto para el cauce como para la corriente
misma, que no siempre se puede conseguir a fin de reducir los errores al mínimo
compatible con el método. El sistema es simple: se lanza sucesivamente a la
corriente objetos capaces de flotar y se mide el tiempo que invierte cada uno en
recorrer una distancia predeterminada.

El fundamento de este método es que los objetos flotantes se mueven a la misma


velocidad que el agua, en el cual flotan, por consiguiente medir la velocidad del
objeto flotante es medir la del filamento en el cual se mueven.

Los resultados que se obtengan son proporcionalmente satisfactorios al mayor o


menor cumplimiento de los requisitos que luego son descritos.

 CONDICIONES DEL CAUCE.

El cauce del cual se va a medir la descarga debe ser, a lo largo del tramo
necesario, de sección tan constante como sea posible. La longitud del tramo de
control depende de la magnitud de la corriente que se va a medir y va desde un
mínimo de 10 mts hasta un máximo de 100 mts, tanto aguas arriba como aguas
debajo de la sección de la medida. El tramo elegido debe ser de trayectoria recta
o casi.

 SECCIÓN DE CONTROL: MEDIDA DEL ÁREA.

Se medirá el área de la sección de aforos por cualquiera de los métodos


conocidos. Cuando el tramo es muy largo o haya variación de secciones se
medirá las de los extremos del tramo y se promediarán con la del control. Si
fuese necesario se medirá algunas intermedias más.

Este proceso se aplicará cuando las diferencias entre secciones estén dentro de
límites admisibles.
 USO DE LOS FLOTADORES.

Los flotadores serán lanzados a diferentes distancias, con respecto a la s orillas,


a fin de medir las velocidades de muros, filamentos superficiales y obtener un
promedio confiable.

 LOS FLOTADORES.

Se usarán para flotar cualquier objeto que puede flotar a continuación algunos
tipos de ellos:

SUPERFICIALES.

Maderas, botellas encorchadas, latas vacías, estas últimas convenientemente


lavadas y otros objetos cuya trayectoria en la corriente sea fácil observar.

SUB – SUPERFICIALES.

Son aquellos objetos que pueden flotar a media agua, sin aparecer en la
superficie. Pueden ser artefactos ad – hoc (cilindros, huecos, lastrados, por
ejemplo) equipados con banderines para poderlos observar al desplazarse.

TARUGOS.

Troncos de madera, ya sea de sección circular o cuadrada, que puedan ser


observados fácilmente.

 DETERMINACIÓN DE LA VELOCIDAD.

La velocidad superficial, promedio, es la obtenida mediante los flotadores


multiplicada por el factor de corrección que corresponda. El operador deberá
observar, cuidadosamente, las condiciones del cauce para definir el factor
apropiado.

El caso más frecuente corresponde a valores entre 0.85 y 0.95, con una media,
más probable, de 0.85.

3. MEDIANTE LA GRADIENTE HIDRÁULICA.

Este método se basa en la aplicación de la fórmula de Chezy a la cual sé a echo


referencia. Los pasos son:

 MEDIDA DEL ÁREA.

Se mide el área de la sección de control. Se dispondrá del área y del perímetro


mojado. Se determina el valor del radio hidráulico para cada tirante de agua.
 DETERMINACIÓN DE LA GRADIENTE HIDRÁULICA.

Determinar la gradiente del pelo de agua no es un problema fácil. Se hará


mediante un aparato adecuado: un nivel de ingeniero, un teodolito eligiendo,
cuidadosamente, los puntos que deberán estar situados a distancias apropiadas
entre ellos.

Cuando los ríos son muy anchos los cuales presentan, generalmente gradiente
muy suaves, habrá que tomar niveles sobre varios puntos y en ambas márgenes
para obtener resultados adecuados disponiendo de la gradiente más precisa.

 COEFICIENTE DE RIGUROSIDAD.

Es el paso más difícil de resolver. La observación debe ser sumamente


cuidadosa y el criterio muy claro. Si fuese necesario y posible se hará una
apreciación mediante una medida al correntómetro por ejemplo, para ajustarlo
mejor, en todo caso hay que tener en cuenta los criterios dados en el cuadro.

B. MEDIDA DIRECTA.

La medida, en estos sistemas, es inmediata y por observación directa de los


aparatos ad – hoc con los cuales es necesario efectuarla. Los más importantes
son:

 Medidores. Tipo Parshall, por ejemplo, y otros.


 Vertederos.
 Aberturas, por contracción.

Además de estos y aplicables a casos diferentes de los cauces naturales y/o


canales abiertos es posible mencionar varios más, muchos de ellos muy
ingeniosos. Como : Flumes Venturi, Tubos Pitot, Boquillas, Gravimétrico,
Volumétrico, Método Gibson, Orificios, Método California, por Colorantes,
Químico, etc.

B.1. PROCESOS DIRECTOS.

Consiste en la medición directa en recipiente de un volumen conocido. Se mide


el tiempo obteniéndose:

Q = Vol
t

Cuanto mayor es el tiempo de determinación, tanto mayor es la precisión. Este


proceso, generalmente es aplicable en los casos de pequeñas descargas, como
por ejemplo, de fuentes, riachuelos, manantiales y tuberías de pequeño diámetro.
En los laboratorios de hidráulica, la medición directa de los caudales puede ser
hecha en un tanque o depósitos de dimensiones conocidas. Se puede además
emplear una balanza (medida por el peso).
B.2 ORIFICIOS

Los orificios son aplicados para el control y medida de caudal en recipiente,


tanques y tuberías. En las instalaciones de tratamiento de agua, son empleados
frecuentemente, orificios calibrados y ajustables, para medir caudal de
soluciones químicas. El nivel del agua es mantenido constante por una válvula
de boya.

B.3 BOQUILLAS

Boquilla de Kennison, es una boquilla calibrada, cuyo empleo es indicado para


la medida de caudal en tuberías que conducen líquidos lodoso. En las
instalaciones de aguas negras, las boquillas Kennison son empleadas
comúnmente para la determinación de caudal de lodos. El caudal es determinado
por la posición de la vena en régimen de descarga libre. El Brasil fue uno de los
primeros países en emplearla.

B.4 VERTEDORES

Los vertedores son de empleo generalizado en hidrometría. Deben ser tomados


los siguientes cuidados:

a.- Se debe usar un vertedor de tipo experimental.


b.- La carga debe ser libre.
c.- La cresta debe ser bien tallada y debe quedar en posición horizontal.
d.- Toda agua debe pasar sobre el vertedor.
e.- La carga H debe ser medida aguas arriba, a una distancia comprendida entre
cerca de 3H y 10H y nunca inferior a 2.5H.

Dimensiones sugeridas y limites de aplicación para vertedores rectangulares (con


contracciones rectangulares):

Límites Hmax, L, B, E, C, D,
De caudal, cm cm cm cm cm cm
L/s
2.0 – 85.0 30.5 30.5 121.5 91.5 45.5 45.5
5.7 – 160.0 38.0 45.5 151.5 99.0 53.0 45.5
7.0 – 225.0 38.0 61.0 183.0 106.5 61.0 53.0
9.4 – 480.0 45.5 91.5 213.5 122.0 61.0 61.0
14.2 – 650.0 45.5 122.0 274.0 122.0 76.0 61.0
21.0 – 990.0 45.5 183.0 351.0 137.0 84.0 76.0
Los vertedores rectangulares más usuales son los de contracción completa.

Adoptándose, con aproximación, las dimensiones indicadas a continuación, se puede


obtener una apreciable precisión.

C = 2H y D = 3H

B.5 MEDIDORES DE RÉGIMEN CRITICO

Los medidores de régimen critico pueden consistir en un simple estrechamiento


adecuado de sección, en rebajamiento o en la elevación del fondo, o aun en una
combinación conveniente de estas singularidades, capaz de ocasionar el régimen critico.

Hay una gran variedad de medidores de ese tipo, siendo bastante conocido los
medidores Parshall. Los medidores Parshall son constituidos por una sección
convergente, una sección estrecha y una sección divergente, dispuestas conforme
muestra la figura.

Los medidores Parshall son muy indicados para la medida del caudal de alcantarillas,
por el hecho de no presentar aristas vivas u obstáculos a la corriente liquida. Como la
perdida de carga es relativamente pequeña, su empleo tiende a generalizarse.

6.3 INSTALACION DE ESTACIONES HIDROMÉTRICAS

PARTES COMPONENTES.

Los diferentes métodos de medida del agua exigen también diferentes tipos de
instalaciones, estructuras o conjuntos de obras que faciliten las operaciones.

Tres son los componentes fundamentales para instalar una estación de aforos adecuada.

A. TRAMO DE CONTROL

Para la medición en las mejores condiciones y obtener resultados eficientes, a lo largo


del tiempo, es necesario buscar un tramo de río cuya longitud sea varias veces (con un
mínimo de por lo menos 2 veces) el ancho del cauce o cuando menos 100 mts aguas
arriba y abajo en ríos muy anchos, cuya sección sea uniforme o tanto como sea posible,
sin cambios bruscos de pendiente y de trayectoria recta o suficientemente aproximada.
Debe además, para eficiente utilización por mucho tiempo, no tener propensión a
cambios bruscos tanto de sección como de trayectoria. Este es el componente mas
relevante y debe ser escogido con sumo cuidado.

En este tramo de control se elige la sección de control y/o de aforos. El tipo de material
en el cual se ha formado el cauce del río tiene mucha importancia en cuanto se relaciona
con la estabilidad de la sección del cauce y, en especial, con la validez de los
hidrogramas de aforo. Las secciones en materiales erosionables varían con el tiempo y
por ello si fuese posible establecer una sección en roca se obtendrá una estación
operable por muchos años.
B. SECCIÓN DE AFOROS

Es la sección transversal, en el tramo de control, en la cual se efectuara las operaciones


de medida. Puede ser la misma sección de control o ligeramente aguas arriba de tal
manera que no haya distorsiones en los resultados teniendo en cuenta, sobre todo, que
debe haber relaciones claras y directas entre descargas y alturas de mira y/o de tirante de
agua.

La razonable precisión de las medidas, dentro de limites de error aceptable, depende de


la influencia de la sección de control en la de aforos.

Para asegurar, tanto la persistencia de la sección como la precisión de las medidas, si


fuese necesario, se construirán estructuras ad-hoc que estabilicen el área y perímetro de
control. Se puede revestir la sección y un tramo de cauce, construir un umbral o dique
de fondo para entabizarlo, etc. Se suele, asimismo, mejorar la hidráulica de un tramo ad-
hoc mediante enrocados laterales, mandiles de piedra enmallada, etc.
Las condiciones que es necesario tener en cuenta y mantener insistentemente son las
siguientes:

1. El tramo en el cual se establecerán las secciones de control y/o de aforos debe ser
suficientemente recto y uniforme por unas 5 veces el ancho del cauce, hacia aguas
arriba y alrededor de 2 hacia aguas abajo, en cauces pequeños y/o canales. En
cauces mayores habría un limite menor de 2 veces.
2. El fondo y, en general el perímetro del cauce debe ser adecuado, suficientemente
liso, uniformemente, sin vegetaciones, perdones u obstrucciones que introduzcan
disturbio en la corriente. Se debe evitar, hasta donde sea posible, los pilares de los
puentes.
3. Tanto la sección de control como, en especial, la de aforos debe ser perpendicular a
la trayectoria del río, al menos tanto como sea posible.
4. Conviene un lugar donde las velocidades del agua durante la mayor parte del año o,
por lo menos durante el estiaje, estén entre 0.30 a 1.20 m/s. Esta disposición
concurre a disminuir los márgenes de error de los aforos.
5. Como condición esencial, tanto el fondo como las paredes de la sección deben ser
estables durante, por lo menos el periodo de uso para las observaciones. Es
necesario revisar, cada vez que haya sospecha de variación, esta estabilidad.
6. El ancho del espejo de agua, durante las grandes riadas, no debe resultar excesivo
comparándolo con el de estiaje, es decir, se debe buscar un grado conveniente de
capacidad de la sección para diversos tirantes.
7. La accesibilidad a la estación de aforos debe estar garantizada cualquiera sea la
época del año.
8. Tanto para facilitar las medidas, en si mismas, como para el calibrado posterior del
sistema, es necesario y conveniente disponer de puntos fijos, de referencia, para
definir niveles, distancias y alineamientos. Los pertinentes puntos fijos deben estar
sólidamente colocados en lugares a cubierto de daños, inundaciones y otros.
C. INSTALACION Y FACILIDADES PARA LAS MEDICIONES

Cualquiera sea el método de mensura que se aplique, es necesario disponer de


instalaciones y facilidades que concurran a la eficiencia en la utilización de tales
métodos, como:

1. Las instalaciones deben estar bien hechas y firmes. Cualquier desplazamiento, por
pequeño que sea (de las miras, por ejemplo) dará lugar a errores sistemáticos
bastantes serios.
2. Las miras de lectura o limnimetros deben tener graduaciones y marcas muy claras y
fácilmente legibles. En su lugar se puede instalar artefactos, mas o menos,
sofisticados que permitan mensuras automáticas y constantes, como los limnigrafos.
3. Los anteriores instrumentos debe ofrecer sistemas de lectura muy sensibles a los
cambios, aun pequeños, de las alturas de agua para lograr lecturas correctas en cada
ocasión. Una de las formas de hacerlo es inclinando las miras.
4. Cuidar, meticulosamente, que la ubicación de una estación de aforo que de en
lugares tales que las operaciones (en especial las lectura en miras) de medida no
sean afectadas ya sea por muy graves distorsiones en las mensuras. Conviene evitar
la influencia debida a la confluencia de ríos o derivaciones de estos.
5. Los instrumentos, en especial deben quedar instalados en lugares protegidos contra
la acción destructora de las corrientes, objetos flotantes, etc.

6.4 LA CURVA ALTURA GASTO O CURVA DE DESCARGA

Para llegar a conocer los recursos hidráulicos de una cuenca es necesario averiguar el
caudal diariamente, a la misma hora y durante el mayor numero posible de años. Así es
como se llega a conocer el régimen de los ríos. Todo los piases cuidan de organizar este
servicio, estableciendo estaciones de aforo y publicando los resultados, en el perú esta
labor la realiza principalmente Senamhi.

Los términos: caudal, gasto y descarga son sinónimos. Aforar significa medir los
caudales. El principal método para aforar corrientes naturales es el correntometro, el
cual es descrito en el apartado siguiente.

Después de seleccionar adecuadamente la sección del río se establece la sección de


aforo y se precede a medir diariamente el caudal, también se mide el nivel. Luego de un
tiempo es posible dibujar la curva de descarga del río en el lugar de la estación. Es una
curva de caudales versus niveles o altura de agua. Se usa en proyectos.

Los niveles se miden con limnimetros o limnigrafos instalados a un costado de la


estación de aforos.

Dibujada la curva de descarga pueden suspenderse los aforos directos, pues bastara
entonces con medir el nivel para conocer el caudal. Se recomienda revisar
periódicamente la curva de descarga con mediciones directas de caudal.
6.5 AFOROS DIRECTOS PARA DETERMIBAR CAUDALES POR MEDIO DE
ALTURA.

A. MEDIDORES DE PARSHALL

Es uno de los más usados (ver cuadro). Puede ser construido de varios materiales:
concreto, madera, metal y para una amplia gama de caudales desde unas pocas decenas
de litros hasta miles de litros cúbicos por segundo. No solamente funcionan como
medidores muy precisos (cuando el diseño es correcto), sino como controladores del
flujo debido a la facilidad de su lectura pues convienen adecuar la mira para lectura en
cifras directas de caudal, y disponer así de datos inmediatos. La formula general
aplicable a estos aparatos es:

Q=k .Hn

MEDIDOR PARSHALL: DIMENCIONES Y CAPACIDADES

CAUDAL °°
W A B C D F G K° N
MAX MIN
7.6° 0.47 0.46 0.18 0.26 0.15 0.30 3.8 0.06 31 1
15.2° 0.62 0.61 0.39 0.40 0.30 0.61 7.6 0.11 111 1
22.9° 0.88 0.86 0.52 0.57 0.30 0.75 7.6 0.11 250 2
30.5° 1.37 1.34 0.61 0.85 0.61 0.91 7.6 0.23 455 10
45.7° 1.45 1.42 0.76 1.02 0.61 0.92 7.6 0.23 700 15
0.61 1.52 1.50 0.91 1.20 0.61 0.91 7.6 0.23 940 20
0.91 1.67 1.64 1.22 1.57 0.61 0.91 7.6 0.23 1430 25
1.22 1.83 1.79 1.52 1.94 0.61 0.91 7.6 0.23 1930 35
1.83 2.13 2.09 2.13 2.67 0.61 0.91 7.6 0.23 2940 75
2.44 2.44 2.39 2.74 3.40 0.61 0.91 7.6 0.23 3960 130
3.05 4.35 3.05 3.66 4.75 0.91 1.83 15.2 0.34 5700 170
° Cifras en centímetros. Otras en metros
°° Descarga libre: en LPS
S = 2/3 A para todos los casos, menos para W = 3.05 – 1.83

1. CONDICIONES DE DISEÑO

Es muy importante que el flujo critico, que se produce en la garganta ocurra sin
interferencias desde agua bajo. Para que esto suceda se han fijado relaciones permisibles
o limites para la sugerencia entre los tirantes Hb de aguas debajo de la garganta y Ha de
aguas arriba, como los siguientes:

Ancho de garganta Hb/ Ha


(m)
Menos de 0.20 0.6
0.25 a 2.5 0.7
más de 3.00 0.8
Como regla general cuanto más deprimida es la altura de aguas abajo mayor es la
seguridad de obtener medidas precisas. Valores de sumergencias mayores que los antes
indicados determinan flujos retardados que complican la medición y las formulas a
aplicar son más complejos.

2. TAMAÑO MÁS ECONOMICO

Dada las ordenes de magnitud de los caudales a medir conviene examinar varios
tamaños de medidor, tamaño que esta dado por el ancho de la garganta capaces de
conducir esas descargas de diseño y definir así el mas económico, normalmente el
tamaño mas económico, se encuentra entre1/2 y 1/3 del ancho normal del canal o río a
medir.

B. MEDIDOR DE RESALTO

El principio fundamental es el mismo, es decir, producir el escurrimiento critico por un


corto tramo. El cambio de régimen se provoca mediante una disminución de sección tal
que se produzca un descanso de tirante de por lo menos 0.30 mts. Con el siguiente
aumento de velocidad en un tramo reducido. Después de la sección restringida el canal
recupera sus dimensiones normales.

La manera de obtener esa restricción de sección puede ser:

 Por acercamiento de las paredes del canal.


 Por medio de un umbral, algo por encima del fondo.
 Convinando el estrechamiento de paredes y un umbral.

La expresión general que permite obtener el caudal en función del tirante medio
mediante esta estructura es:

Q = u . w . H . 2g . H

Siendo:

U = 0.385 + 0.108 –2 ( H / (H + a ) )2

Q: caudal en mt/s.
H: tirante del agua sobre el resalto.
a: altura de resalto (m).
w: ancho mínimo ósea el de la garganta (M).
r: relación entre anchos: de garganta y de canal de la sección estrangulada (b)= w/2.
g: aceleración de la gravedad m/s2.
Desde que la aceleración de la gravedad es una constante y la relación H/H+a que
depende de H también lo será, se llega a la expresión:

Q=K .w. .H. 3/2

Donde k es una constante que engloba todos los factores invariables.

Este tipo de medidor puede servir muy bien en ríos adecuando una sección restringida
mediante estructuras apropiadas. Un puente también puede adecuarse para los mismos
fines.

C. MEDIDORES DE SECCIÓN CONTRAIDA.

La conveniencia de utilizar un estrechamiento actual en un cauce, la presencia de un


puente por ejemplo, para medir los caudales exige como condición especifica, que este
estrechamiento provoque un desnivel u onda del pelo de agua de cómo mínimo
0.30mts. es caso siempre posible observar en los estribos o pilares de los puentes la
marca de esa caída de agua, producida por una riada anterior, la altura de la cual permite
aplicar la formula apropiada para determinar el caudal.

Q = C . .M . a . H1/2
Donde:

Q: caudal
H: desnivel o caída
a: área
C: coeficiente =Cc de contracción x Cv de velocidad.
M: coeficiente dependiente de la relación entre el área neta de la sección de paso o
control: a, y el área de la sección del cauce aguas arriba, es decir, antes del
estrechamiento: A.

2g
2
1- a
A

g: aceleración de la gravedad.

D. VERTEDEROS
Los medidores de vertederos (generalmente de sección rectangular y a veces triangular)
son utilizados en la practica, para medir caudales mas bien pequeños y que tengan poca
variación, sobre todo en cuanto a la velocidad de aproximación se refiere. Las formulas
hidráulicas generales que se aplican para vertederos son:

Q = 2/3 2g . H3
Q = 2/3 . L 2g [ ( H + h )2/3 - h2/3

Q: caudal
L: ancho del vertedero
H: tirante de agua
h: altura determinada por la velocidad de aproximación

En cualquiera de los casos es necesario considerar, además, un coeficiente por


contracción de lamina vertiente, fricciones, etc. La magnitud de estos coeficientes varia
con el tipo de vertedero.

6.6 AJUSTES DE AFOROS OBTENIDOS: CON CORRENTOMETROS,


FLOTADORES,ETC.

Por varias razones, derivadas no solamente de errores propios de las medidas en si


mismas, de las curvas y gráficos, sino también de cambios físicos en la sección en si
misma (algún grado de erosión o deposición) o del cauce puede deteriorarse la
correspondencia entre las alturas medidas y los valores de caudal, área, velocidad del
gráfico correspondiente. Uno de sus efectos es por ejemplo, las diferencias entre valores
de subida (medidas sucesivas de caudales en ascenso) y los de bajada (medidas
sucesivas de caudales en descenso) diferencias que falsean las estadísticas.

Cuando el calibrado es eficiente las curvas especificas permitirán estrapulaciones


ajustadas sobre todo para grandes riadas. En efecto mientras mayor es la crecida, la
gradiente hidráulica será mas precisa, de tal manera que, siendo el área y dicha
gradiente constantes, para cada tirante habrá (o radio hidráulico), el caudal será
proporcional a la potencia 2/3 del radio hidráulico, pues la expresión se convierte en
Q=K.R.

Se recomienda el calibrado periódico de la estación teniendo en cuenta lo siguiente:

1. Antes de las grandes riadas ósea al finalizar el estiaje.


2. Con tanta frecuencia como sea necesario durante el periodo de crecidas, en especial,
cuando hay indicios o sospecha de alguna variación de la sección de control o del
tramo pertinente.
3. Al termino de las crecientes, al iniciarse el estiaje.

6.7 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

Las estaciones de aforo nos permite medir el balance hidrológico de una cuenca en
forma directa.
Las estaciones de aforo deben estar ubicadas en lugares accesibles y protegidos contra
agentes extraños.

El correntómetro es el instrumento más adecuado para la medición de la velocidad


lineal del cauce de un río el cual nos permitirá determinar el aforo el mismo.

La medición de los aforos nos permitirá realizar los diseños adecuados de obras
hidráulicas como por ejemplo de embalses, bocatomas, canales de riego, defensa contra
desborde del cause de los ríos, etc.

6.8 BIBLIOGRAFIA.

 Manual de hidráulica.
J.M Azevedo-Guillermo Acosta A.

 Hidrología para estudiantes de ingeniería civil.


Wendor Chereque Moran.
TRABAJO ENCARGADO N0 06

CURSO : HIDROLOGÍA

TEMA : HIDROMETRIA

DOCENTE : Ign. JOSÉ DEL C. PIZARRO BALDERA

ALUMNO : CARLOS BETETA BARTRA

CODIGO : 203932

FECHA : 05 de julio de 2004

TARAPOTO - PERÚ