Está en la página 1de 5

Dirección de Documentales

Michael-Rabiger

Alison Ramirez M.

Doc. Juan Carlos Guardela

Taller de televisión
VII Semestre
Comunicación social y periodismo
Unimeta
Dirección de documentales.

Esta obra es muy útil para la guía y enseñanza a través del proceso de creación
del documental.
No solo como estudiante o aprendiz que empieza en la incursión de descubrir y
aplicar como realizar un documental, si no también que complementa el
conocimiento para aquellos profesionales que ya han realizado esta labor, han
estudiado o por medio de la práctica han logrado realizar documentales.
También es de gran ayuda para los profesores que mediante la pedagogía busca
la forma de enseñar a sus alumnos, encontrando recursos dinámicos y formas
para su fácil entendimiento.

Dirección de documentales contiene claves prácticas para resolver los posibles


problemas que aparecen cuando se quiere llevar una idea hasta la pantalla.
Desde el momento en el que se escribe o se plantea la idea hasta en el lugar de
grabación.
En donde el autor propone soluciones útiles para aquellos momentos de confusión
como: “la documentación, soporte de vídeo la película, coordinar un equipo, saber
mantener el control durante las rodajes y las características propias de la
postproducción. Con un lenguaje ameno y sencillo, trufado de anécdotas
personales”.

Este realmente no es un libro cualquiera o que debamos leer por su historia de sus
experiencias pasadas, es un gran texto que nos sirvió, nos sirve y nos seguirá
siendo de gran ayuda por la contribución y la inmediatez de los equipos de vídeo
digital y la postproducción a través de ordenadores que parecen haber
revolucionado la producción visual en general y el documental en particular. Y
como lo dice “El futuro no puede presentarse más esperanzador para los
cineastas” pues cada vez más el cine sigue tomando fuerza y las personas son
críticas de ellas.

Un claro ejemplo nombrado en el libro es aquella película basada en hechos


reales que muestra a unos trabajadores en su fábrica de hojas de afeitar en donde
se diría que es una película industrial; pero si mostrará los efectos que la
fabricación repetitiva y de gran precisión produce en los trabajadores, esto invita al
espectador a sacar sus conclusiones que suponen una crítica social, donde
encontramos el documental, aunque también describa perfectamente el proceso
físico de la fabricación.
“Resaltando la inquietud y el interés por la calidad de vida y la justicia entre los
hombres lleva al documental más allá de los meros hechos, a una dimensión
moral y ética por cuanto es un examen de la organización de la vida humana y
constituye un acicate para la conciencia.”

Dice que los mejores documentales son modelos de pasión disciplinada, que
muestran lo conocido de manera no habitual y nos exigen un alto nivel de
conocimiento. Realmente así es lo, y a muchos espectadores deja confundido este
tipo de modelo, pues no se sabe cómo interpretarlo sin tener un conocimiento
previo de cine o del tema visto.
“Los documentalistas, al igual que los pintores, hacen sus distinciones críticas
guiados por sus convicciones, su ideología, su interés por las formas, y también
ellos desean convencer.” O como de alguna manera transmitir un hecho que les
haya sucedido o sea de su conocimiento, los documentales por tal motivo logran
no solo atrapar a la audiencia si no también nos hace susceptibles, nos
impresiona, facina, nos hace llorar, reir y sorprender con los historias que se
presentan.

Los documentales más importantes, como sucede también en el cine de ficción,


requieren una historia de cierta calidad, con personajes interesantes, tensión
narrativa y un punto de vista integrado. Todos estos elementos nos plantean que
son muy fundamentales en toda historia y están presentes tanto en los mitos y las
leyendas como en los cuentos populares —la narrativa más antigua de la
humanidad.
Pero el documental refleja la riqueza y la ambigüedad de la vida, y esto le lleva
más allá de la observación objetiva.

En muchos casos el documental tiene su sección en especial, su hora y momento


de mostrar, pues en la televisión vemos que hace su punto a parte, ya que se sale
de la ficción de las novelas y animaciones infantiles para mostrar aquella realidad
que trae. La realidad exterior y visible que busca formas de representar la vida
interior de los personajes que se está filmando, ya que sus pensamientos, sus
recuerdos, sus sueños y sus pesadillas forman parte de su realidad.
Respecto a eso el libro nos explica de como los escritores han sabido siempre
fluctuar entre la dimensión exterior y la interior de sus personajes, y a veces han
incluido las percepciones del autor como parte de la rica narrativa resultante. Y
que esas libertades, en el cine, están aún en proceso de desarrollo, es una de las
enseñanzas que da este gran libro en donde el documental es una construcción
hecha a base de evidencias.
El cine y especialmente el documental, es verdaderamente una forma de arte
social.

Algo que me ha parecido muy relevante entre los primeros capítulos del libro es el
Emplazamiento el cual explica que ha sido un término heredado del teatro para
denominar los movimientos de los participantes en el ámbito del plató y donde
nuestras simpatías se ven afectadas por los personajes que vemos y la forma en
que los vemos, de manera que no se pueden considerar por separado
los emplazamientos y el punto vista.

Pero no es así de sencillo como creemos que es, o donde las cosas nacen
espontáneamente, como todo lleva su proceso y orden para lograr este objetivo,
entre ellos conocemos las siguientes preguntas que debemos de realizarnos a la
hora de llevarlo a cabo si queremos que nuestro resultado sea el imaginado.
Tales como:
— ¿A quién va dirigido el diálogo o la narración?
— ¿De un personaje a otro?
— ¿A sí mismo? (pensando en voz alta, leyendo un diario o una carta).
— ¿A la audiencia? (narración, entrevista, declaración ya preparada).
— ¿Cuántos emplazamientos de cámara se emplearon? Utilizando el plano del
plató,
muestre:
— Las posiciones básicas de la cámara, rotulándolas A, B, C, etc.
— Los movimientos de la cámara con la dolly, señalando con una línea de puntos
la trayectoria.
— Los planos en el parte de cámara, con los ángulos de cámara A, B, C que
correspondan.
— La posición de la cámara a un lado del eje de la escena, o el eje principal
sujeto-sujeto, para que los personajes miren en la misma dirección y guarden la
misma dirección de pantalla en planos sucesivos. Si se rompe este principio, se
produce un salto de eje y se desorienta a los espectadores.
— ¿Cuántas veces se encuentra la cámara cerca del eje crucial entre personajes?
¿Cuántas veces comparte la cámara subjetivamente el punto de visión de un
personaje?
— ¿Cuándo y por qué adopta la cámara una actitud objetiva con respecto a la
situación? (bien sea un punto de vista distante o independiente de las líneas de
visión).

Y por otra parte encontramos el Emplazamiento de los personajes quienes


específicamente tienen sus movimientos casi exactos para transmitir lo requerido.
Las cuales son:
¿Cómo se desplazaron cámaras y personajes dentro de la escena?
— Al esbozo de la situación y de los movimientos de la cámara añádale líneas de
puntos que señalen los movimientos de los participantes (emplazamientos) para
mayor claridad puede utilizar diferente color para cada uno.
— Con qué punto/s de vista nos involucró el ”autor”
— Dejándose guiar por sus instintos, ¿a qué personaje corresponde el relato de
esta secuencia?
— Teniendo en cuenta el enfoque de cada personaje, ¿a qué personaje
corresponde el punto de vista con el que han inducido a identificarse?
— ¿Cuántos puntos de vista compartió? (algunos pueden haber sido
momentáneos o fragmentarios)
— ¿Hasta qué punto vienen dadas las simpatías de la audiencia por los ángulos
de la cámara y el montaje?
— ¿Hasta qué punto se moldea dicha simpatía independientemente, por medio de
la acción o por medio de la propia situación?

Pero tanto como estas preguntas que debemos de respondernos y acertar para
lograr un buen documental desde todo el montaje y el equipo que se pueda
realizar es tan importante la visión del director y el manejo de todo el equipo
Humano, los actores que participan en la creación de una película está fuera del
control de una sola persona, específicamente lo que nos da a entender es que no
se trata del simple “Yo” del director, y de la reacción del observador, sino del
descubrimiento artístico como de cualquier otro creado por un actor o novelista.
Todo esto es de aplicarse al documental y son obras de construcción, incluso
cuando toman los hechos de la vida real.
Sin embargo, estas herramientas hacen parte del proceso cinematográfico como
un espejo de aumento: “hace que la verdad parezca más verdadera y el artificio se
hace aún más artificial. Lo pequeño se hace grande, y lo grande se hace enorme”
.