Está en la página 1de 4

Señor:

JUEZ MUNICIPAL DE BELLO (Reparto)


E. S. D.

REFERENCIA: ACCIÓN DE TUTELA


ACCIONANTE: EDWIN ANUAR PALACIOS PINILLA
ACCIONADO: MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL, COMANDO
GENERAL FUERZAS MILITARES, EJERCITO NACIONAL,
DIRECCIÓN DE SANIDAD

MÓNICA JULIETH ÁLVAREZ DUQUE, identificada como aparece al pie de mi firma,


actuando en mi calidad de agente oficiosa del señor EDWIN ANUAR PALACIOS
PINILLA, mayor de edad, vecino y residente del Municipio de Bello, identificado con
Cedula de Ciudadanía N° 4.851.948 de Bahía Solano (Choco), ante Usted respetuosamente,
me dirijo a su Despacho, con el fin de presentar ACCIÓN DE TUTELA, por vulneración
al DEBIDO PROCESO y SISTEMA DE SALUD DE LAS FUERZAS MILITARES, en
contra del MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL, COMANDO GENERAL
FUERZAS MILITARES, EJERCITO NACIONAL, DIRECCIÓN DE SANIDAD a fin
de que se le ordene dentro de un plazo prudencial perentorio, se ordene la valoración por la
Junta Médico – Laboral, Lo anterior con base en los siguientes,

HECHOS:

PRIMERO: Indica el accionante que esta ingreso al Ejercito Nacional desde el año 1988
como soldado voluntario, y que posteriormente el 01 de enero de 1992 se incorporó
laboralmente a dicha entidad en el grado de SOLDADO REGULAR, ascendiendo en el
escalafón hasta llegar al grado de SARGENTO PRIMERO, cargo que ocupó hasta el 20 de
mayo de 2017 cuando mediante resolución 00873 de 2017 se retira del servicio activo de
las Fuerzas Militares.

SEGUNDO: Relata el accionante que durante los 25 años de servicio fue participe en varios
combates por pertenecer a unidades de lotes de combate que le afectaron notablemente su
integridad física, incluso ha sido objeto de varias valoraciones por parte de la junta médica,
sin embargo, en dichas evaluaciones han omitido diagnósticos que actualmente siguen
afectado su salud.

TERCERO: Añade el accionante que también se vio afectado psicológicamente pues


presenció la muerte de varios de sus compañeros, incluso, fue objeto de la toma del billar
en Caquetá cuando la FARC asesinaron 60 soldados voluntarios y secuestraron 62 más,
pertenecientes al escuadrón contraguerrilla # 52 de la Brigada Móvil #3 a la cual el señor
EDWIN ANUAR PALACIOS PINILLA pertenecía.

CUARTO: Narra el accionante que de manera escrita, le solicitó a la Dirección de Sanidad


del Ejército Nacional la convocatoria de la Junta Médica Laboral para las especialidades de
ortopedia y psiquiatría, teniendo en cuenta que fue diagnosticado con ESPONDIOLOSIS
LEVE, OSTEOCONDROSIS L5-S1, ARTROSIS FACETARIA BILATERAL
MULTINIVEL, HERNIA UMBILICAL, LUMBAGO NO ESPECIFICADO Y
TRASTORNO DE ANSIEDAD NO ESPECIFICADO, diagnósticos que no han sido
valorados por la Junta Médico Laboral.

QUINTO: La petición fue negada a través del oficio con radicado N°20193381325121 del
15 de julio de 2019.

SEXTO: Estimo que la negativa a la referida solicitud vulnera el debido proceso, y


desconoce la jurisprudencia del Consejo de Estado1 y de la Corte Constitucional2.

SÉPTIMO: Actuó en calidad de agente oficioso, en razón a la dificultad que tiene el


accionante por su diagnóstico de TRASTORNO DE ADAPTACIÓN.

PRETENSIONES

En ejercicio de la acción consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política, de manera


respetuosa solicito la protección del derecho fundamental al debido proceso del señor
EDWIN ANUAR PALACIOS PINILLA vulnerado por el Ejército Nacional – Dirección
de Sanidad.

Solicito al juez de tutela, que en amparo del derecho invocado se le ordene a la parte
accionada lo siguiente:

PRIMERO: Dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de la providencia


respectiva, fije fecha y hora para practicarle valoración por junta médico – laboral para las
especialidades de ortopedia por los diagnósticos que aún no han sido valorados y
psiquiatría.

SEGUNDO: Que con fundamento en los resultados del examen antes señalado, realice las
actuaciones pertinentes para garantizar el reconocimiento y pago de las prestaciones
asistenciales y económicas a que tiene derecho.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

DEBIDO PROCESO Y SISTEMA DE SALUD DE LAS FUERZAS MILITARES -


Derecho a que se defina su situación médico laboral no prescribe.

En ese orden de ideas se reitera que no es cierto que la responsabilidad de tramitar la


realización del examen médico – laboral sea exclusiva del personal retirado, y que el hecho
de que hayan transcurrido algunos años desde el retiro a la práctica de dicho examen, no
exime de tal obligación a la entidad accionada, sobre todo cuando están en riesgo derechos
fundamentales como la salud, porque del examen que se realice se definirán entre otros
asuntos, si las dolencias que padece el interesado son por causa o con ocasión del servicio,
y por ende, si le asiste el derecho a recibir la atención médica por parte del Sistema de
Salud de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional.

1
Cita la sentencia del 22 de marzo de 2007, expediente 25000-2324-000-2006-02565-01, emitida por la
Sección Segunda, Subsección B, con ponencia de la Dra. Bertha Lucía Ramírez de Páez.

2
Cita la sentencia T-103 de 2006.
Por las consideraciones expuestas estimo que el Ejército Nacional en el caso concreto esta
en contravía a lo preceptuado en el derecho fundamental del debido proceso, ya que en
amparo del derecho fundamental antes señalado, es necesario que se establezca la situación
de sanidad, y posteriormente se adelanten los trámites pertinentes para el reconocimiento de
las prestaciones a tenga derecho el accionante.

La jurisprudencia constitucional ha considerado que la adecuada valoración de la pérdida


de capacidad laboral es un derecho. Ello, teniendo en cuenta que, por medio de ésta se
garantizan los derechos fundamentales a la seguridad social y al mínimo vital. Y es que el
resultado de tal valoración no sólo tiene la vocación de especificar las causas que la
originan la disminución de la capacidad laboral, también determina en gran medida, la
titularidad del derecho a dicha prestación, a través de la cual se pretende asegurar el
sustento económico de las personas cuyo estado de salud les disminuye físicamente.

De allí, que la Corte haya señalado en múltiples oportunidades que el debido proceso como
garantía fundamental debe ser respetado en todas las instancias. Ahora bien, el debido
proceso, de acuerdo con la jurisprudencia, se materializa en el cumplimiento de las normas
que regulan la adopción de decisiones por parte de las juntas de calificación de invalidez o
las juntas o tribunales médicos de la Policía Nacional o de las Fuerzas Militares.

PROCEDENCIA Y LEGITIMIDAD

Respecto a la procedibilidad de la acción objeto de estudio, basta con señalar que esta
Subsección en múltiples oportunidades [3], siguiendo la jurisprudencia establecida por la
Corte Constitucional [4], ha establecido que la acción de tutela es procedente para
garantizar los derechos fundamentales de las personas que prestaron sus servicios en las
Fuerzas Militares o en la Policía Nacional, los cuales pueden verse afectados en virtud de
las controversias que se generen con ocasión a la definición o revaloración de la situación
médico – laboral con posterioridad al retiro, y respecto a si es o no responsabilidad del
sistema de salud de la parte accionada, atender al personal retirado que formalmente no es
afiliado o beneficiario del mismo. Lo anterior, en atención a que la mayoría de las veces el
personal retirado de la Fuerza Pública que acude a la acción de tutela para la definición o
revaloración de su situación de sanidad o la prestación del servicio médico, padece
problemas de salud de significativa importancia que se ocasionaron por causa o con ocasión
al servicio que le prestaron a la sociedad, frente a los cuales es necesario definir si se
encuentran en una situación de vulnerabilidad, y en caso afirmativo adoptar de forma
inmediata las medidas de protección que se requieran, que en virtud de la naturaleza de la
acción de tutela pueden brindarse de forma eficiente y eficaz.

En cuanto a la presunta pretermisión del principio de la inmediatez, es procedente afirmar


que el accionante tiene un interés actual, consistente en que se defina su situación de
sanidad y se le reconozcan las prestaciones a que tiene derecho, porque éste argumenta que
actualmente padece problemas físicos (fuertes y constantes dolores de espalda) ocasionados
por causa o razón del servicio y un problema psiquiátrico a raíz de las masacres de las que
fue testigo.

Añádase a lo expuesto que el actor manifiesta que después de su retiro de las Fuerzas
Militares ha insistido en la definición de su situación de sanidad, y como prueba de ello la
solicitud que radicó, dirigida a la Dirección de Sanidad, y la respuesta correspondiente.
No existe otro mecanismo judicial de protección, idóneo y eficaz para lograr la
convocatoria de la Junta Médico Laboral y la prestación del servicio de salud que solicita el
actor, y sobre todo, en atención a la reiterada jurisprudencia que existente en la materia.

JURAMENTO

Manifiesto bajo la gravedad de juramento que no he presentado otra tutela por los mismos
hechos.

PRUEBAS Y ANEXOS

 Resumen de la historia clínica del actor.


 Respuesta al Derecho de petición elevado ante la entidad accionada.
 Hoja de vida.
 Resolución 00873 de 2017.
 Copia del documento de identidad del accionante.

NOTIFICACIONES

ACCIONANTE:
Dirección: Carrera 63 # 74 – 25 Villas del Sol, Bello (Antioquia).
Teléfono: 4981663 - 3183785151
Email: monialvarez07@gmail.com

ACCIONADO:
Dirección: Carrera 7 # 52 – 48 DISAN
Email: disanejc@ejercito.mil.co

Agradeciendo su atención,

MÓNICA JULIETH ÁLVAREZ DUQUE


C.C. 1.017.190.407 expedida en Medellín