Está en la página 1de 8

3-1 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

3. EL HORMIGÓN

El hormigón es un material que se presenta habitualmente en los problemas de modelación


numérica geotécnica como elemento de contención o de refuerzo, como por ejemplo en:
muros, pantallas, pilotes,... Por ello se le dedica un apartado a fin de estudiar de manera lo
más general posible cómo tratar este material dentro de la modelación. Si bien en los
apartados posteriores en los que se abordan las pantallas se estudiará de manera concreta y
extendida el hormigón, es de interés tener un primer enfoque de este material antes de entrar
en la complejidad de la modelación de un problema completo.

3.1 Modelos constitutivos

Los modelos constitutivos que se emplean para el hormigón en las modelaciones geotécnicas
son principalmente dos:

 El modelo elástico y lineal


 El modelo de Mohr-Coulomb

Ambos modelos tienen sus ventajas y desventajas y cada uno tiene su campo de aplicación en
función de lo que se pretende estudiar en cada caso. A continuación se pasan a estudiar
ambos modelos aplicados al hormigón.

3.1.1 Modelo elástico y lineal

Este modelo considera que el hormigón tiene unas ciertas propiedades elásticas, estando
definidas por el módulo de elasticidad del material (E) y por su coeficiente de Poisson (ν).
Ambos parámetros están relacionados con las deformaciones, de manera que las tensiones
que se generan en el modelo son de tipo hookeano, es decir, directamente proporcionales con
la deformación (Figura 3.1).

Figura 3.1.- Comportamiento deformacional de un material elástico y lineal (material


hookeano).

Daniel del Olmo Abedul


3-2 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

Este modelo puede ser expresado empleando distintas variables. A continuación se muestran
los parámetros más comunes que son empleados en su definición y que utilizan como entradas
básicas, el módulo de elasticidad (E) y el coeficiente de Poisson (ν).

 Módulo de corte (G)

𝐺 = 𝐸 ⁄2(1 − 𝜐) (3.1)

 Módulo edométrico (Eoed)

𝐸 = 𝐸(1 − 𝜐)⁄(1 − 2𝜐)(1 + 𝜐) (3.2)

 Módulo de compresibilidad (K)

𝐾 = 𝐸 ⁄3(1 − 2𝜈) (3.3)

A continuación, lo que hace falta es obtener los parámetros que definen el modelo elástico
lineal, para ello, se recurre a resistencia característica (fck) del hormigón, de manera que el
módulo de elasticidad del material se puede estimar empleando (3.4). Dicha expresión ha sido
extraída de la norma española de hormigón estructural (EHE).

𝐸 = 8500 𝑓 + 8 (3.4)

Donde; E es el módulo de elasticidad en MPa; y fck es la resistencia característica del hormigón


en MPa.

Por otro lado, el coeficiente de Poisson del hormigón tiene un valor conocido e igual a 0,25.

Este modelo es adecuado siempre y cuando se considere que el comportamiento tensional del
hormigón no va a tener relevancia en comparación con el del terreno, como podría ocurrir por
ejemplo en un muro de contención de tierras y siempre y cuando la característica que más nos
interese de la posible interacción terreno hormigón, sea la deformabilidad del segundo.

3.1.2 Modelo de Mohr-Coulomb

Este modelo engloba las propiedades del anterior y le añade un comportamiento tensional de
fallo a través de la envolvente de Mohr-Coulomb como ya se mostró en el capítulo dedicado a
los modelos constitutivos de los suelos. Por lo tanto, con este modelo, cabe la posibilidad de
que el hormigón pueda alcanzar unas ciertas tensiones de plastificación.

Al contrario de cómo suele definirse la plastificación del hormigón, empleando una


deformación o tensión de plastificación, para definir dicho estado, se recurre a la envolvente
de Mohr-Coulomb. Ello obliga a que se defina para el hormigón una cierta cohesión y ángulo
de rozamiento interno.

Daniel del Olmo Abedul


3-3 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

Para realizar esta estimación se considera nuevamente la resistencia característica del


hormigón, de manera que si se representa una prueba de rotura a compresión simple de una
probeta de dicho hormigón en unos ejes tensión normal – tensión tangencial se obtendría algo
similar a lo mostrado por la Figura 3.2.

Figura 3.2.- Círculo de Mohr de rotura de una probeta de hormigón a compresión simple.

Por otro lado, la resistencia a tracción también puede conocerse, bien por pruebas de tracción
directa o indirecta o bien como un cierto porcentaje de la resistencia a compresión simple.
Normalmente se adopta un valor del 10 % de la resistencia a compresión simple y llevando
dicho valor a los mismos ejes de la Figura 3.2, se obtiene la Figura 3.3, donde ya se puede
establecer la envolvente de rotura conociendo ambos círculos de rotura.

Figura 3.3.- Envolvente de rotura de un hormigón, conocida su resistencia característica y su


resistencia a tracción.

Daniel del Olmo Abedul


3-4 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

Si se plantean unas ecuaciones en las que se puedan calcular directamente la cohesión y el


ángulo de rozamiento del hormigón equivalente, conocida su resistencia característica y su
resistencia a tracción, se tendrían:

𝜑 = 𝑎𝑟𝑐𝑠𝑒𝑛 (3.5)

𝑐= (1 + 𝑠𝑒𝑛 𝜑) (3.6)

Donde; c y 𝜑 son la cohesión y el ángulo de rozamiento interno equivalente del hormigón; 𝑓


es la resistencia característica del hormigón; y RTS la resistencia a tracción simple del hormigón
(en valor absoluto).

De esta forma y con las simplificaciones mencionadas se puede obtener un comportamiento


elasto-plástico perfecto para el hormigón, conociendo únicamente dos parámetros del mismo;
su resistencia característica y su resistencia a la tracción.

3.2 Modelación habitual

En este apartado se muestra de manera sintética las dos formas en las que puede introducirse
el hormigón dentro de un modelo. Estas formas son:

1. Como un elemento viga.


2. Como un material con sus dimensiones reales.

El primero es una simplificación propiamente dicha, ya que el hormigón se simplifica a un


elemento lineal de área y rigidez equivalente al de las dimensiones reales, mientras que el
segundo introduce el hormigón como un material más del modelo con sus dimensiones reales
sin aplicarle ningún tipo de modificación.

3.2.1 Modelación como elemento viga

Esta modelación consiste en simplificar el hormigón y sus dimensiones reales a un elemento


viga equivalente, para ello se utilizan como datos, su módulo de elasticidad, su área
equivalente y su inercia. Es decir, los datos que serán empleados en el cálculo serán:

 E·A; el producto del módulo de elasticidad por el área del elemento equivalente y que
más adelante se estudia que valores adquiere.
 E·I; el producto del módulo de elasticidad por la inercia del área del elemento
equivalente.

Para determinar la geometría del elemento equivalente se pueden seguir dos procedimientos;
o bien una igualdad de áreas; o bien una equivalencia de inercias.

Daniel del Olmo Abedul


3-5 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

El proceso de igualdad de áreas expresa que entre el hormigón en el modelo real y el


equivalente al elemento viga son iguales. A modo de ejemplo, pensemos en una cierta pantalla
de pilotes con las condiciones mostradas en la Figura 3.4 (vista en planta) y en la situación
equivalente mostrada también en la misma Figura del elemento viga.

Figura 3.4.- Pantalla de pilotes y elemento viga, realizando una equivalencia de áreas.

Si se establecen las condiciones de igualdad de áreas entre ambos modelos para una rebanada
de dimensiones B y atendiendo a la Figura 3.4, se tiene:

𝐵·𝑒 =𝐴 +𝐴 (3.6)

De esta forma se puede llevar una estructura que en la realidad es discontinua (pantalla de
pilotes) a un elemento viga equivalente continuo.

Si por el contrario la equivalencia que aplicamos se establece a través de las inercias, se


tendría una situación similar a la anterior aunque esta vez todo tendría que calcularse para un
eje centrado en ambas disposiciones, tal y como se muestra en la Figura 3.5. De manera que
expresando la igualdad de inercias entre ambas situaciones, se tiene de forma simplificada y
general:

𝐵·𝑒 =𝐼 , +𝐼 , (3.7)

Daniel del Olmo Abedul


3-6 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

Figura 3.5.- Equivalencia de una pantalla de pilotes a un elemento viga empleando


equivalencia de inercias.

Hay que destacar que para poder aplicar cualquiera de las dos simplificaciones siguientes,
debe conocerse que el comportamiento en campo será como el de un elemento continuo a
pesar de ser elementos puntuales. Para ello, hay que valorar la separación entre los elementos
“puntuales” a fin de poder aseverar que la misma es inferior a un cierto valor respecto de la
dimensión de dichos elementos. De manera general, se considera que dos elementos
“puntuales” están lo suficientemente próximos para generar un elemento o estructura
“continua” siempre y cuando la separación entre los ejes de los elementos no exceda 4 veces
la dimensión de los mismos. Es decir, si tuviéramos un pilote de diámetro D, siempre que los
adyacentes estuvieran a una distancia (entre ejes) igual o inferior a 4·D, se podría afirmar que
los elementos se comportarán como una pantalla continua.

3.2.2 Modelación como material real

Por otro lado, el hormigón puede modelarse como un material más del modelo, incluyéndolo
con sus dimensiones reales dentro del modelo completo, por ejemplo, como podría hacerse
ante el caso de modelar un muro de hormigón de contención de tierras. Un ejemplo de un
problema de este tipo se muestra en la Figura 3.6, junto con la misma situación en caso de que
se hubiera modelado como un elemento viga, aplicando las reglas mostradas en el apartado
anterior.

Daniel del Olmo Abedul


3-7 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

Figura 3.6.- Modelo de un problema de un muro de hormigón de contención de tierras como


un material real y como un elemento viga simplificado.

Para aplicar este tipo de modelación, basta con dar al hormigón las dimensiones reales y un
modelo de comportamiento de los dos posibles y que han sido estudiados y expuestos en el
apartado 3.1.

3.2.3 Adecuación del modelo a la realidad

Tras lo expuesto en ambas simplificaciones, se puede resumir que la aplicación de un tipo de


modelación u otro depende de lo que se pretenda estudiar en cada caso o bien de las propias
características únicas del problema que se esté modelando. Como rasgos generales, se dan
una serie de pautas con las que poder discernir qué tipo de modelación es más apropiada en
función de los condicionantes que tengamos:

1. Para aquellos modelos en los que se tengan elementos discontinuos como por
ejemplo, pantallas de pilotes tanto secantes como tangentes, es conveniente emplear
la modelación tipo viga, realizando la equivalencia al mismo bien por el método de las
áreas o de las inercias.

2. Siempre que se tenga un elemento continuo, como por ejemplo en el caso de un muro
de contención o una pantalla continua realizada mediante excavación con cuchara, se
pueden utilizar los dos tipos de modelaciones y dependiendo de:

 Si se quiere estudiar una potencial superficie de fallo por minoración de los


parámetros resistentes del modelo sin que se contemple una superficie de
fallo que rompa el muro, conviene emplear la simplificación tipo viga. Mientras

Daniel del Olmo Abedul


3-8 Manual de modelación numérica geotécnica: El hormigón

que si se contempla el posible fallo del muro, entonces se debe emplear la


modelación tipo material real.
 Sin embargo, si se pretende estudiar cómo se comporta tensionalmente el
hormigón, basta con usar una simplificación tipo viga.

3. En general, la simplificación tipo viga es adecuada siempre y cuando se considera que


el comportamiento del hormigón no va a dejar el campo elástico en ningún momento,
mientras que se debe modelar el hormigón como un material más, siempre que se
tenga un cierto grado de seguridad en que el hormigón trabajará en el campo plástico.

4. También como norma general, se debe modelar el hormigón como un material


siempre que las dimensiones del hormigón en la realidad sean de entidad, como por
ejemplo en el caso de un dado de hormigón que sea el apoyo de una cimentación. Es
decir, siempre y cuando el volumen de hormigón presente tenga unas dimensiones
tales que la simplificación por elemento viga no sea posible.

Daniel del Olmo Abedul