Está en la página 1de 22

IX FORUM DE HISTORIA

Universidad de las Ciencias Informáticas

Título: José Martí su pensamiento ético, en la Revolución Cubana.

Universidad de las Ciencias Informáticas

Autores:

Danet Nasco Castrillón 1, Samuel Ojeda Pereira2

1
Facultad 3, grupo 320I dnasco@estudiantes.uci.cu

2
Facultad 3, grupo 3401 sojeda@estudiantes.uci.cu

Tutores:

Lic.Mónica Cortina Castellano.

Lic.Hilda Garrido

Universidad de las Ciencias Informáticas, Carretera a San Antonio de los Baños, km 2 ½,


Boyeros, La Habana, Cuba,
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

RESUMEN

La concepción ética martiana, incluyendo la política es acreedora de una rica tradición cubana
que recoge lo más valioso del pensamiento filosófico, pedagógico y cristiano, en un proceso de
creación, continuidad y ruptura, en correspondencia con su evolución ideológica.

Desde sus primeros trabajos la ética y la política convergen en Martí para concretar una vocación
patriótica, en términos de agonía y deber. Una voluntad de redención y ascensión humanas, capaz
de lograr hombres con ciencia y con conciencia para el bien de la Patria.

Palabras clave: José Martí, apóstol, ética, política.


IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

INTRODUCCIÓN

La ética proviene del griego "Ethos" cuyo significado es "Costumbre". Tiene como objeto de
estudio la moral y la acción humana. Su estudio se remonta a los orígenes de la filosofía moral en
Grecia y su desarrollo histórico ha sido diverso. Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones
o juicios. Esta sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que
contendrá términos tales como 'malo', 'bueno', 'correcto', 'incorrecto', 'obligatorio', 'permitido', etc,
referido a una acción o decisión. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando
moralmente a personas, situaciones, cosas o acciones.

La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y, desde este punto de vista, cómo se debe
actuar. Es decir, es la teoría o la ciencia del comportamiento moral.

El punto de partida de la cultura cubana está en la ética como principio rector de la política y
conduce a destacar el papel de la educación en el desarrollo y fortaleza de la civilización.

La cultura nacional surgió en combate contra la esclavitud a favor de la independencia nacional.


Parte de la mejor tradición intelectual y política del siglo XIX cubano del cual el más alto
exponente fue José Martí.

En el pensamiento de Martí se identifican tres ideas claves relacionadas con la ética y son:

• La utilidad de la virtud.

• El equilibrio del mundo.

• La cultura de hacer política.


IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

DESARROLLO

Acerca de la ética Armando Hart planteó:

“La ética es la clave más profunda y sólida para acercarse unos hombres a otros.”

“Es que una nueva ética sólo es posible sobre el fundamento de cumplir de verdad, pero toda la
humanidad sin excepciones, las ideas de libertad, igualdad y fraternidad y exaltar el mismo
espíritu independiente de los cubanos, que desde la formación y origen de la nación son parte de
nuestra identidad.”

“No hay nada más urgente e importante que debatir sobre el tema de la ética; el gran tema de la
política cubana desde Varela, Luz y Martí hasta hoy. Lo fue, en especial, desde los tiempos de
Vergüenza contra Dinero. Lo fue a partir del criminal golpe de estado del 10 de marzo de 1952,
cuya respuesta ética fue el Moncada. Es el gran tema de la Generación del Centenario. Nada es
hoy más urgente e importante que el debate moral, desde el fraude en los exámenes, hasta la
corrupción. ”

“Ética y desarrollo económico integran una unidad sobre la que debemos trabajar promoviendo
lo uno y lo otro.”

“Cuando hablamos de crisis en el mundo de hoy, saltan a la vista las grietas entre ética y
política. Ahí está la clave y el punto de partida para defender las ideas revolucionarias y
socialistas de nuestro País.”

Antonio Maceo precisando su concepto de ética planteó:

“... jamás vacilaré porque mis actos son el resultado, el hecho vivo de mi pensamiento, y yo
tengo el valor de lo que pienso, si lo que pienso forma parte de la doctrina moral de mi vida (..).
La conformidad de la obra con el pensamiento: he ahí la base de mi conducta, la norma de mi
pensamiento, el cumplimiento de mi deber. De este modo cabe que yo sea el primer juez de mis
acciones, sirviéndome de criterio racional histórico para apreciarlas, la conciencia de que nada
puede disculpar el sacrificio de lo general humano a lo particular.” Más adelante señala:

“Vislumbro en el horizonte la realización de ese mi ideal, casi parecido al ideal de la


humanidad, humanizado con los grandes bienes que tiene que realizar en el porvenir. (...) no
hallaré motivos para verme desligado para con la Humanidad. No es, pues, una política de odios
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
la mía, es una política de amor; no es una política exclusiva, es una política fundada en la moral
humana (...) no odio a nadie ni a nada, pero amo sobre todo la rectitud de los principios
racionales de la vida.”

Refiriéndose a Martí, Armando Hart dijo:

“El Apóstol asumió y enriqueció el inmenso saber filosófico de los maestros forjadores que le
antecedieron, le dio continuidad a una tradición y la elevó a escala superior; alcanzó, de esta
forma, las cumbres más elevadas del pensamiento occidental.” Más adelante añadió:

“Si se estudia su obra intelectual, recogida en 25 tomos, y dentro de ella lo que llamó la ciencia
del espíritu, y sus aspiraciones e ideas acerca de la necesidad de lo que denominó la búsqueda
del equilibrio entre los hombres y las naciones, se encontrarán claves esenciales para una
filosofía de síntesis como la que necesita el siglo XXI.”

La utilidad de la Virtud.

En su concepto sobre la utilidad de la virtud, el Apóstol expresa un pensamiento filosófico que


merece ser estudiado. Se fundamenta en que Martí relacionaba la bondad con la inteligencia y
con la felicidad. También relacionaba la maldad con la torpeza y con la estupidez.

No es posible olvidar que estamos en presencia de un hombre fundador, cuyo pensamiento y


praxis los puso en función de la formación humana del hombre de nuestra América. Toda su
obra es formativa, en esencia; siempre lleva un mensaje de perfección humana, para la
ascensión del hombre. Como cree en el hombre y concibe lo malo en la naturaleza humana solo
como accidente, echó pie a la obra para lograr que se desarrolle y prevalezca todo lo bueno,
bello y verdadero que lleva dentro su creciente humanidad.

El amor es el medio para lograr sus supremos objetivos. Toda su obra fue una obra de amor,
desde El Presidio Político en Cuba, cuando, siendo muy joven, evoca al padre que se abraza a su
pierna llagada y le hace exclamar: “¡Día amarguísimo aquel! Y yo todavía no se odiar!” ; idea
que se repite, con ligeras diferencias cuando en 1881, en el discurso del Club de Comercio de
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
Caracas, la vuelve a expresar al decir: “hay que devolver al concierto humano interrumpido la
voz americana, ( ) hay que deshelar con el calor del amor, montañas de hombres; hay que
detener, ( ) colosales codicias”. Todo está dicho en tan pocas palabras: devolver lo americano al
concierto humano con el amor.

¿Por qué esta idea persistente del amor? Porque el amor es una condición para la entrega; no el
amor a sí mismo que haría del hombre un ser egoísta capaz de sacrificarlo todo: patria, amistad
y hasta la estimación de sí mismo y de su dignidad; sino el amor generoso, que conduce al
desprendimiento, a la entrega al otro, a la dación que es la máxima expresión de la solidaridad
humana. El amor como concepto afectivo y cognoscitivo a la vez, como forma de ver, como
tacto no solo ético sino además y por encima de todo, político, como voluntad de ser, de existir
con dignidad.

Esta ética es el fundamento de su actividad moral y de su acción revolucionaria, en las mismas


páginas citadas de El Presidio expresa que su sentimiento se traduce en obligación para con su
patria y los demás: “Mi patria “-escribe- “me estrechó en sus brazos, y me besó en la frente, y
partió de nuevo señalándome el camino.” Ya desde entonces expresa su sentido de obligación
hacia su patria, su vida, que dedicará al servicio de esa noble causa, su solidaridad; y en la base
de su quehacer, estará siempre el AMOR, así, con mayúscula, porque es el amor al prójimo, el
amor a los demás.

Al propósito de fundar, con el esfuerzo reunido de todos y para el bien de todos, una República
moral que irradiara con su luz a toda América y al Mundo, basada en el decoro y la dignidad de
los hombres, dedicó toda su vida. En un discurso memorable: Con todos y para el bien de todos,
anunciaba: “Yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la
dignidad plena del hombre.”

Una sociedad así no podía utilizar al hombre como medio, ni permitir que fuera ultrajado,
humillado, negado en aquello que constituye lo medular de su moral y su condición humana,
este valor lo defendió, en primer lugar, en su persona, exigiendo y ganando el respeto de los
demás. Siempre confió en lo mejor del otro y en su perfectibilidad; por eso, nunca se cansó ni
dejó de elogiar lo positivo de todos, contribuyendo de esa manera, a su enriquecimiento
espiritual; de ello dan prueba sus numerosas cartas a amigos y compañeros, en el bregar agónico
de la revolución, a los que en cada momento les señala lo que les tiene que decir, sin dejar de
estimularles los méritos. Tampoco usó al hombre para encumbrarse ni se lo permitió a los
demás. Para quien la patria era agonía y deber, tenía que ser ella el fin supremo de todas sus
acciones, como máxima realización del amor triunfante, así lo expresa desde las primeras
palabras del discurso citado: “Para Cuba que sufre, la primera palabra: de altar se ha de tomar a
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
Cuba para ofrendarle nuestra vida y no de pedestal para levantarnos sobre ella.”
El decoro constituye otra exhortación moral martiana vinculado con la honradez, porque desde
las páginas de La Edad de Oro, lo exhorta a los niños, por eso decía: “Hay hombres que viven
contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los
hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro,
como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre
otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza
terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su
decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana.” y
en el propio discurso fundador, al que hemos hecho referencia, alerta que: “O la república tiene
por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, ( ); la pasión, en fin, por el decoro del
hombre; - o la república no vale una lágrima de nuestras mujeres ni una sola gota de sangre de
nuestros bravos.”

El decoro y la dignidad actúan como ejes de toda una ética que implica también el deber, que
viene de la raíz; el bien, para el que ser bueno era el único modo de ser dichoso, por eso, sólo el
que se da crece y ello está relacionado con la entrega, el servicio generoso a los demás, el
sacrificio, todo lo cual evidencia una maravillosa ética basada en el amor y la generosidad entre
los hombres; una ética de la praxis, presente en toda la extraordinaria obra de fundación de un
proyecto político profundamente humano y original del que aún hay mucho que aprender para
nuestras tareas presentes.

Aquellos que más se destacaban en el servicio a sus pueblos eran para Martí los hombres
nacionales:"Escasos, como los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten
con entrañas de nación o de humanidad. Y queda, después de cambiar manos con uno de ellos,
la interior limpieza que debe quedar después de ganar, en causa justa, una buena batalla".
Hombres nacionales en la obra del poeta cubano lo son Félix Varela y José de la Luz y
Caballero, Carlos Manuel de Céspedes e Ignacio Agramonte, Simón Bolívar, José de San
Martín y Miguel Hidalgo, Abraham Lincoln y Víctor Hugo.

Pensar por sí propio es el tercer rasgo que caracteriza a la dignidad. El ejercicio del criterio
tendría por base la independencia del pensamiento: "la primera libertad, base de todas, es la de
la mente". Tal independencia se hace decorosa cuando se ajusta al bienestar de la colectividad.
La obra magna de la redención humana no puede ser guiada por el pensamiento si de lo pasado
y de lo presente, sólo se tiene un legado de dogmas: en verdad, la cultura como herencia tiene
que ser asumida como un semillero de orientaciones cuya preocupación fundamental fuese, en
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
lo individual, el respeto de la capacidad libre de cada hombre, y en lo social, el ajuste del
pensamiento a las demandas reales de cada pueblo y cada época.
La ejercitación de la integridad propia y ajena, respetada esta última como de "honor de
familia", es el rasgo que con mayor profundidad tipifica a la dignidad. En el conjunto teórico de
ideas sobre la moral, la noción que nuestro héroe tenía del decoro abarca dos dimensiones. Una,
en su aspecto interno, en cuanto a lo estrictamente individual se refiere y que actúa como
pundonor. Otra en su calidad externa, en relación con la defensa de los demás hombres, y que
tiene proyección como honor. El mantenimiento de la propia dignidad y la defensa irrestricta del
decoro ajeno deben tener una armónica identidad en toda colectividad humana. La
correspondencia entre ambas dimensiones la ofrece el sentimiento patrio: "El patriotismo es, de
cuantas se conocen hasta hoy, la levadura mejor de todas las virtudes humanas".

Cuatro meses antes de su caída en combate, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano
expresaba: "Cada cual se ha de poner, en la obra del mundo, a lo que tiene más cerca, no porque
lo suyo sea, por ser suyo, superior a lo ajeno, y más fino o virtuoso, sino porque el influjo del
hombre se ejerce mejor y más naturalmente, en aquello que conoce y donde le viene inmediata
pena o gusto: y ese repartimiento de la labor humana, y no más, es el verdadero e inexpugnable
concepto de patria. Levantando a la vez las partes todas, mejor, y al fin quedará en alto todo: y
no es manera del alzar el conjunto el negarse a ir alzando una de las partes. Patria es humanidad,
es aquella porción de la humanidad que vemos más cerca, y en que nos tocó nacer: -y ni se ha
de permitir que con el engaño del santo nombre se defienda a monarquías inútiles, religiones
ventrudas y políticas descaradas y hambronas, ni porque a esos pecados se dé a menudo el
nombre de patria, ha de negarse el hombre a cumplir su deber de humanidad, en la porción de
ella que tiene más cerca. Esto es luz y del sol no se sale. Patria es eso. Quien lo olvida, vive
flojo, y muere mal, sin apoyo y estima de sí, y sin que los demás lo estimen: quien cumple, goza
y en sus años viejos siente y trasmite la fuerza de la juventud: no hay más viejos que los
egoístas: el egoísta es dañino, enfermizo, envidioso, desdichado y cobarde".

"Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud y en tí". Con


esa confesión a su hijo, que encabeza uno de los poemarios más bellos en habla hispana, José
Martí cifraba en palabras íntimos sentimientos que le animaban desde el instante aquel que
encontró el mejor sinónimo de magisterio, el de creación. Símbolo generacional de lo nuevo
Ismaelillo- era encarnación del objeto de su noble tarea de educador.

Los valores son inmanentes a toda la obra de José Martí, sin excluir la relación ético política de
su pensamiento. Es que el Maestro de América en perenne búsqueda de la ascensión del
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
hombre, encuentra en ellos los medios necesarios por antonomasia. El discurso martiano-
particularmente el ético-político- está permeado de un excelso numen formativo, que lo
convierte en programa pedagógico de acción comunicativa. Un programa que más que decir- y
dice mucho-, suscita y convoca, a través de un conjunto de valores que operan como axiología
de la acción.

Concepto martiano de la virtud en la Revolución Cubana.

Nuestro País se encuentra desarrollando una guerra sin cuartel contra la corrupción y las
ilegalidades. Males que se desataron producto a la crisis económica que vivió nuestro País en
los 90 y que hoy socavan nuestra sociedad.

Por esto en una de sus reflexiones Fidel Castro expresó:

“Toda manifestación de privilegio, corrupción o robo tiene que ser combatida y no hay excusa
posible en esto para un verdadero comunista. Cualquier tipo de debilidad en tal sentido es
absolutamente inadmisible. Nunca fue la característica de los miles de hombres y mujeres que
marcharon voluntariamente a cumplir los deberes internacionalistas que llenaron de gloria y
prestigio a la Revolución Cubana. En tales principios de ética y pureza se inspiró el
pensamiento de José Martí y todos los que lo precedieron.” Más adelante continuó:

“A lo largo de mi vida revolucionaria vi cómo estos vicios crecían al lado de las virtudes.
También se producen blandenguerías en algunos ciudadanos que se habitúan a recibir y dedican
poco tiempo a meditar, leer periódicos e informarse de las realidades. El enemigo conoce
sobradamente bien las debilidades de los seres humanos en su búsqueda de espías y traidores,
pero desconoce la otra cara de la moneda: la enorme capacidad del ser humano para el sacrificio
consciente y el heroísmo. Los padres quisieran legar bienes materiales a sus hijos, pero prefieren
dejarles la herencia de una vida digna y prestigiosa que los acompañe siempre”.

Y luego afirmó:

“No sólo lucharemos sin tregua contra nuestros propios errores, debilidades y vicios, sino
también ganaremos la batalla de ideas en la que estamos enfrascados”.

Por otro lado se han hecho esfuerzos sobrehumanos por lograr elevar la calidad humana y
revolucionaria de nuestro pueblo.

Al respecto Fidel en ocasión de una visita que realizó a la Universidad de las Ciencias
informáticas dijo:
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
“Hay que formar un espíritu patriótico, hay que formar estudiantes poseedores de un número de
valores que se puedan inculcar, hacerlos conscientes de que pertenecen a una comunidad
científica comprometida”.
“Tenemos que formar una especie de vanguardia.”

“Es clave el trabajo con los estudiantes, formar una persona diferente y no enajenada.”

“Tenemos que tener, ante todo, buenos revolucionarios, cabales, íntegros y, a la vez, buenos
profesionales, humildad, solidaridad”.

Al respecto Carlos Valenciaga pronunció en uno de los claustros:

“ A ese que se debilite, a ese que se reblandezca y caiga en un vicio, hay que combatirlo los que
están al lado de él, y hay que ayudarlo; pero ayudarlo es ayudarlo a tiempo, no tolerarle que
haga las cosas, porque si no después saldrán los que lo hicieron y los que lo vieron y lo
compartieron”.

Desde la Batalla de Ideas se está luchando por lograr un hombre nuevo que se caracterice por su
dignidad, solidaridad, por anteponer los intereses del colectivo ante los propios y por su
humanidad. Un hombre que en este mundo lleno de egoísmo, de explotación, de abuso y de
saqueo, sea capaz de hacer la diferencia.

El equilibrio del Mundo.

La idea del equilibrio, como toda su cosmovisión fundada en la integridad de los diversos
órdenes de la realidad, procede de su concepción del equilibrio en cuanto ley matriz esencial
que rige tanto para la naturaleza como el espíritu, así como para el arte, la ciencia, la economía,
las relaciones sociales y la política, y como esta síntesis sólo es posible alcanzarla a escala
social con una cultura volcada hacia la acción, José Martí la llevó al terreno de la educación y la
política práctica.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
Como precisara Armando Hart: “Para Martí, el hombre, como individuo, tenía que esforzarse
por encontrar el equilibrio entre sus facultades emocionales y las de carácter intelectual;
subrayaba asimismo la necesidad de procurar el equilibrio de las naciones y el mundo”.

Además añadió:

"… no hay otra alternativa para que la humanidad pueda sobrevivir y alcanzar un desarrollo
estable y sostenido, que la de promover la cultura en toda su extensión y profundidad, y ello
sólo es posible si se le reconoce en la ética el eslabón primario y clave de la historia del hombre,
la del pasado y , sobre todo la del futuro”.

Al analizar a nuestros pueblos Martí adelantó el concepto de hombre nuevo y la necesidad de la


nueva escuela que concebía como un sistema de educación continuo y ascendente, basado en la
ciencia y útil, es decir, respondiendo de forma directa a la realidad concreta de cada país y cada
época; móvil y flexible como la propia ciencia sería garantía del desarrollo, donde la utilidad de
la educación descansaría en su universalización. En los años en que en la pedagogía
latinoamericana se abría paso el concepto elitista de progreso, enarbolado por el positivismo,
Martí define que el progreso verdadero es aquel que penetra en las masas populares, máxime
cuando la humanidad era testigo del advenimiento del capitalismo de los monopolios como
amenaza cierta.

Sin raíces no hay frutos. En tal coyuntura la nueva generación latinoamericana tenía que ser flor
y no producto estéril. Martí supo discernir la dialéctica entre educación y revolución populares.
La educación del hombre nuevo constituiría, junto a la práctica revolucionaria, vehículo seguro
mediante el cual las grandes masas se apoderarían del progreso, convirtiéndose en sus
protagonistas efectivos.

El proyecto educacional martiano tiene una raíz ética que lo fija al objeto que acabamos de
señalar. Al definir que "las cualidades morales suben de precio cuando están realzadas por las
cualidades inteligentes". El magno pensador distinguía las esferas complementarias de la
instrucción como ilustración del pensamiento y de la educación como guía de los sentimientos.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
La felicidad mayor de un pueblo estribaría pues en el fomento de ambas para todos sus hijos:
"un pueblo virtuoso vivirá más feliz y más rico que otro lleno de vicios, y se defenderá mejor de
todo ataque".

La inclusión del concepto de la dicha en la argumentación martiana conlleva al análisis de su


correlación en los planos individual y social.

Para Martí un hombre logra la felicidad en el terreno personal cuando piensa lo bello, siente lo
grande, ama a mujer, sirve a la patria, habla su lengua o escribe un libro. Pero todo ello es
legítimo moralmente si "con presentes dichas enamora y canta agradecido la buena forma y el
buen empleo de la existencia". En la arena social "la felicidad general de un pueblo descansa en
la independencia individual de sus habitantes. Una nación libre es el resultado de sus pobladores
libres".

La desdicha es proclamada únicamente por necedad o egoísmo. La perspectiva martiana al


respecto no es sombría sino optimista. Al afirmar la existencia real de la felicidad sobre la tierra
proclama que su conquista se obtiene "con el ejercicio prudente de la razón, el conocimiento de
la armonía del Universo, y la práctica constante de la generosidad".

En el confluir de instrucción y educación el hombre alcanza la independencia personal que le


fortalece la bondad y le fomenta el decoro y al mismo tiempo conforma la dicha aprendiendo "a
hacer algo de lo que necesiten los demás". Tal independencia, adquirida con el cultivo de la
mente con nuevas virtudes es fomento para la dignidad.

Junto con el patriotismo como valor moral, la educación como función de los individuos y de la
sociedad, hace corresponder a las dos dimensiones (interna y externa) de la dignidad en una
identidad armónica. Sobre este particular el Maestro proclamaba:

"Al venir a la tierra, todo hombre tiene derecho a que se le eduque, y después, en pago, el deber
de contribuir a la educación de los demás".
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

En la reflexión del héroe cubano el hombre se constituía como objeto y sujeto de la educación,
esta última era derecho que la sociedad otorgaba a todo ciudadano y que al mismo tiempo se
traducía como obligación moral, adquiriendo la connotación de deber para cualquier individuo.

Todo hombre de bien, que se precie de serlo, actuará como educador.

La educación era proyectada por Martí como nueva cruzada por la redención humana. Ello
entrañaba una repercusión especial en los maestros como responsables directos, a los que se
exigía un elevado canon de ética profesional. Afirmaba el autor de Versos Sencillos:

"El profesor no ha de ser un molde donde los alumnos echan la inteligencia y el carácter, para
salir con sus lobanillos y jorobas, sino un guía honrado, que enseña de buena fe lo que hay que
ver, y explica su pro lo mismo que el de sus enemigos, para que se le fortalezca el carácter de
hombre al alumno, que es la flor que no se ha de secar en el herbario de las universidades (...) en
las que ninguna metafísica se ha de enseñar, ni la de ideología, ni la de la ciencia".

La instrucción y la educación conducen, complementadas, a la proyección feliz de la existencia


de los hombres y de los pueblos. Pero la felicidad en Martí sólo cristaliza en presencia de la
libertad. La piedra angular de tal relación es la moral. En síntesis enunciaba:

"Ser bueno es el único modo de ser dichoso. Ser culto es el único modo de ser libre. Pero, en lo
común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser bueno".

Al emparentar la prosperidad con la bondad, Martí explicaba que su camino se abría en el


conocimiento y aprovechamiento de los elementos inagotables de la naturaleza, objeto del
trabajo humano y fuente satisfacedora de sus necesidades. El acercamiento infinito del hombre
en su predominio ante la naturaleza implicaba conocerla mediante la ciencia y ello resultaría
también triunfo sobre el celo, la envidia, el odio, el miedo y otros defectos morales.

Ante la sociedad la reflexión martiana adquiere ecos definitivos:


IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
"El mejor modo de defender nuestros derechos, es conocerlos bien; así se tiene fe y fuerza: toda
nación será infeliz en tanto que no eduque a todos sus hijos. Un pueblo de hombres educados
será siempre un pueblo de hombres libres. La educación es el único medio de salvarse de la
esclavitud. Tan repugnante es un pueblo que es esclavo de hombres de otro pueblo, como
esclavo de hombres de sí mismo".

En la reflexión martiana la libertad es el conocimiento fecundo de la naturaleza y de la sociedad


que permite al hombre romper con la esclavitud en una y otra esfera de la realidad mediante un
accionar transformador. La educación conduce a la libertad por ser la forma más universal de
aprehensión del acervo cultural legado por la humanidad toda a lo largo de la historia. De ahí
que se persiguiese con ello un fin moral: hacer de cada hombre una antorcha.

Del nexo genético entre pensar y hacer, de su radical sentido de la vida, dimanó el ideario moral
de José Martí. Por todo ello aún hoy sigue siendo el primero entre los cubanos.

Concepto martiano del equilibrio en la Revolución Cubana.

La idea de Martí del equilibrio del mundo cobra gran magnitud en el mundo globalizado y
unipolar en el que se vive. Un mundo que como afirmara Fidel Castro: “esta especie está en un
real y verdadero peligro de extinción, y nadie podría asegurar, escuchen bien, nadie podría
asegurar que sobreviva a ese peligro”.

El mundo de hoy está plagado de hambre, contaminación ambiental y lo que es peor sufre del
agotamiento de los recursos naturales como el agua y el alimento.

Y la única forma de hacerle frente a esto es a través del crecimiento cultural del hombre.

Como diría Fidel Castro:


IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
“El hombre es un ser lleno de instintos, de egoísmos, nace egoísta, la naturaleza le impone eso;
la naturaleza le impone los instintos, la educación impone las virtudes; la naturaleza le impone
cosas a través de los instintos, el instinto de supervivencia es uno de ellos, que lo pueden
conducir a la infamia, mientras por otro lado la conciencia lo puede conducir a los más grandes
actos de heroísmo”.

Por estas razones se han dedicado todos los esfuerzos para lograr en el pueblo cubano una
cultura general integral que permita el crecimiento humano y social.

Todo esto también asociado a la Batalla de Ideas.

Se han creado programas como la municipalización de las universidades, los instructores de


arte, se convirtieron presidios en escuelas, la Universidad de las Ciencias Informáticas, los
Joven Club de Computación, los Institutos Politécnicos de Informática, Cursos para
desvinculados laborales, la Universidad del adulto mayor, el de profesores integrales entre otros.
Son programas que están dirigidos a todas las capas sociales del pueblo cubano, sin distinción
de edades, estratos sociales, color o sexo. Se ha extendido por todo el país la Feria del libro que
hoy por hoy llega a todos los rincones del país convirtiéndose en una fiesta para todos los
cubanos.

Se han invertido grandes sumas de dinero para brindarle condiciones tecnológicas a todos los
centros estudiantiles. Hoy por hoy están provistos de televisores, videos, paneles solares y de
todo el equipamiento necesario para que todos los niños cursen sus estudios.

Se creó la Mesa Redonda que es un espacio televisivo donde se le informa al pueblo del
acontecer nacional e internacional y se dan elementos esclarecedores que permiten una mejor
comprensión de los cambios que hoy se viven.

Todo esto y mucho más se ha llevado a cabo con la idea de ser un pueblo cada vez más culto y
preparado como siempre soñó Martí.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

La cultura de hacer Política.

Martí es un hombre de alma política, pero de la política que funda y despliega humanidad,
decoro y dignidad al pueblo. En su concepción, la política verdaderamente humana "requiere del
arte, la mesura, el estudio y el buen gusto como ella”. Considera que "el gobierno es un encargo
popular: dalo el pueblo; a su satisfacción debe ejercerse; debe consultarse su voluntad, según
sus aspiraciones, oír su voz necesitada, no volver nunca el poder recibido contra las confiadas
manos que nos lo dieron, y que son únicas dueñas suyas." La creación humana debe presidir a la
política, como arte previsor, capaz "(...) de adecuarse al momento presente, sin que la
adecuación cueste el sacrificio, o la merma importante del ideal que se persigue (...)"

La república soñada "con todos y el bien de todos", prefigura la utopía martiana, en términos
ético-políticos, como forma de organización social capaz de realizar el ser cubano en todas sus
mediaciones.

La guerra misma, en la concepción martiana no es en sí misma, un fin; sino un medio, para


realizar un proceso humano de emancipación. No es una guerra de venganza y odio
desinteresado, contra el español, sino contra un sistema colonial que asfixia a su pueblo e
impide el progreso de la nación, pues como bien afirma Martí" (...) los españoles buenos, los
españoles trabajadores los españoles rebeldes, esos no tendrán nada que temer de sus hijos, no
tendrán nada que temer de un pueblo que no se lanza a la guerra para la satisfacción de un odio
que no siente, sino para el desestanco de su persona y para la conquista de la justicia".

Esto lo ratifica en el programa de la revolución: El Manifiesto de Montecristi; lo lleva a la


práctica en la Circular a los jefes -que cursa el 26 de abril de 1895- en la que les explica que “La
guerra por la independencia ( ), y por el decoro ( ), es una guerra sagrada ( ), es un servicio
universal “, con lo que este valor se transforma en solidaridad para los demás hombres del
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
continente y el mundo, en cuyo destino también piensa haciendo realidad que “Patria es
Humanidad”.

Para el Apóstol, la guerra de independencia de Cuba se hace para evitar que los Estados Unidos
se apodere de las Antillas, caiga con esa fuerza más sobre las tierras de América y ponga en
peligro el equilibrio del mundo. En su concepción, se incluye un mensaje al pueblo
norteamericano porque Martí también afirmó, en otro trabajo suyo, que aquella guerra se hacía
para salvar el honor de la gran república del Norte, que en el desarrollo de su territorio obtendrá
más segura grandeza que en el oficio inhumano de apoderarse de sus vecinos menores, o en la
guerra que tendrá que echar contra el mundo, coaligado contra su ambición.

Es una revolución, cuya alma organizativa, el Partido Revolucionario Cubano, según Martí "(...)
es el ímpetu tierno, de heroico amor, por donde los corazones abrazados, bajo la guía de la
mente fuerte y justa, vuelven, con la lección sabida, a los días de aurora de nuestra redención.
Se trata de un partido para la guerra y el bien de la república, que antes de esta, proclama su
"redención de los vicios que afean al nacer la vida republicana" . Un partido, que resumiendo
críticamente las experiencias de la guerra grande, en sus éxitos y fracasos; las realidades y
vicios de las repúblicas de Nuestra América y las acechanzas de los Estados Unidos, devienen
autoconciencia crítica de una nación en revolución, que se resiste a ser y a no reproducir el
espíritu de las repúblicas hermanas del continente. Una organización político-cultural que
sintetiza una conciencia histórica en pos de la unidad, el equilibrio de fuerzas y factores, la
libertad y la independencia total, por una república, donde impere " (...) el culto de los cubanos
a la dignidad plena del hombre".

El Partido Revolucionario Cubano encarna el espíritu de la revolución de Martí y discurre como


obra ético-moral para realizar la independencia de la patria. Es una empresa que si bien
proclama la guerra inevitable, esta mediada por objetivos socioculturales en función del hombre.
Persigue ante todo, " ordenar la revolución del decoro, el sacrificio y la cultura- enfatiza el
manifiesto de Montecristi -de modo que no quede el decoro de un solo hombre lastimado, ni el
sacrificio parezca inútil a un solo cubano, ni la revolución inferior a la cultura del país, no a la
extranjeriza y desautorizada cultura que se enajena el respeto de los hombres viriles por la
ineficacia de sus resultados y el contraste lastimoso entre la poquedad real y la arrogancia de sus
estériles poseedores, sino el profundo conocimiento de la labor del hombre en el rescate y sostén
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
de su dignidad:- esos son los deberes, y los intentos, de la revolución. Ella se regirá de modo
que la guerra pujante y capaz dé pronto casa firme a la nueva república."

La revolución de Martí no solo sintetiza las experiencias revolucionarias de Cuba y

América. Esta avalada por una concreta eticidad que media su concepción del hombre y su
espiritualidad, encarnada en valores para la nueva sociedad que intenta fundar.

Martí dijo: “La política es el arte de inventar un recurso a cada nuevo recurso de los contrarios,
de convertir los reveses en fortuna; de adecuarse al momento presente, sin que la adecuación,
cueste el sacrificio, o la merma importante del ideal que se persigue; de cejar para tomar
empuje; de caer sobre el enemigo, antes de que tenga sus ejércitos en fila, y su batalla
preparada”.

Martí concibe la política como una categoría de la práctica, pero ella está condicionada en sus
fines por la ética. El la concibe como una vocación de servicio al pueblo, como un sacrificio,
con una correspondencia entre el decir y el hacer. Uno de sus rasgos esenciales es el superar el
divide y vencerás de la vieja tradición reaccionaria de Maquiavelo y aún de antes, de la época de
Roma, y asumir el principio unir para vencer. Ese viejo principio de divide y vencerás ha
perdido eficacia práctica en el complejo mundo actual. La tuvo en el pasado para los intereses
explotadores, pero hoy los problemas que enfrenta la humanidad tienen un alcance global y es
preciso unir voluntades para encarar su solución. Ya no funciona como antes el divide y
vencerás.

Para hacer eficaz la política de unir para vencer hay que tener en cuenta como elemento clave un
pensamiento radicalmente universal. Defender a los individuos, pero defender a todos los
individuos por igual. Hay quienes hablan de defensa de los derechos humanos, de democracia,
de respeto a la individualidad, pero en realidad están defendiendo los derechos de unos cuantos.
Los ideólogos burgueses exaltan el concepto del individualismo, pero no tienen en cuenta los
millones y millones de individuos que no tienen esos derechos. Como dijo Martí: “... dígase
hombre, y ya se dicen todos los derechos”.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

Concepto martiano de la cultura de hacer política en la Revolución Cubana.

En Fidel y Martí encuentran las ideas más puras de unión latinoamericana. Ellos transforman la
idea de Divide y Vencerás en Une y Vencerás. Y que mejor ejemplo que el ALBA.

Si bien nace como propuesta alternativa al ALCA, el ALBA responde a una vieja y permanente
confrontación entre los pueblos latinoamericanos caribeños y el imperialismo. Monroísmo
versus Bolivarianismo, tal vez sea la mejor manera de plantear los proyectos en pugna. El
primero, aquel que se resume en “América para los americanos”, en realidad “América para los
norteamericanos”. Ese es el proyecto imperialista, de dominación, saqueo y rapiña. El segundo
es la propuesta de unidad de los pueblos latinoamericanos caribeños, la idea del Libertador
Simón Bolívar de conformar una Confederación de Repúblicas. En síntesis: una propuesta
imperialista enfrentada a una propuesta de liberación. Hoy ALCA versus ALBA.

Por lo tanto debemos de entender que el ALBA reconoce sus antecedentes en la mejor tradición
de las luchas independentistas y por la unidad.

Pero esto no solo se limita a los países latinoamericanos sino que la ayuda y colaboración de
Cuba se extiende a los países del Caribe, al hermano continente africano e incluso al Lejano
Oriente.

Hoy con orgullo se puede afirmar que por todo el mundo hay médicos, educadores y
especialistas cubanos de todas las ramas, brindando su aporte desinteresado y su apoyo a estos
países hermanos.

Se mantienen estrechas relaciones con estos países y todas basadas en el respeto mutuo, respeto
a la hegemonía y a la libre determinación. Cuba ha sabido mantener sus más puras tradiciones y
riqueza cultural, lo que la hace más fuerte en sus ideas e idiosincrasia.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas

Cuba tiene grandes amigos en el pueblo norteamericano siempre distinguiendo a los dirigentes
yanquis del pueblo. Como expresara Fidel:” Cuando digo imperio no digo pueblo
norteamericano, entiéndase bien. El pueblo norteamericano salvará muchos de los valores
éticos, salvará muchos principios que han sido olvidados, se adaptará al mundo en que vivimos,
si este mundo puede salvarse y este mundo debe salvarse.”

Hoy se libra la batalla del humanismo contra la deshumanización, la batalla de la hermandad y


la fraternidad contra el más grosero egoísmo, la batalla de la justicia contra la más brutal
injusticia, la batalla por nuestro pueblo y la batalla por otros pueblos.

MATERIALES Y MÉTODOS (O METODOLOGÍA COMPUTACIONAL)

Dada la situación problemática expuesta anteriormente, se plantea como problema a resolver:


¿Cómo difundir los pensamientos Martianos de la virtud, el equilibrio del mundo y la forma de
hacer política? A raíz de esto, se toma como objeto de estudio: Los pensamientos Martianos de la
virtud, el equilibrio del mundo y la forma de hacer política, enmarcándose en el campo de acción:
de los estudiante universitarios en la asignatura de filosofía e Historia de Cuba. En aras de dar
solución al problema planteado se tiene como objetivo general: apoyar el estudio de los conceptos
martianos de la virtud, el equilibrio del mundo y la forma de hacer política.
Teniendo en cuenta el problema a resolver se formuló la siguiente hipótesis: Si se desarrolla un
sistema web que ayude al estudiante a consultar y debatir los de los conceptos martianos.

1 Enfoque a utilizar
El enfoque a utilizar sería el Prescriptivo, ya que existe una poca preparación del equipo
en el sentido de que no son especialistas. El Software no tiene grandes dificultades, es
por ello que conlleva a un desarrollo simple, con gran nivel de abstracción, centrado en
el análisis y diseño, con una amplia documentación del mismo.

2 El Modelo de proceso
Como propuesta es el modelo Evolutivo, específicamente el Espiral: debido a que en
dicho modelo se barre por cada una de las etapas hasta pulirlas completamente, y solo así
se pasa a la siguiente, para que no queden errores en este proceso.

3 Metodología
La metodología propuesta es RUP, dado que la misma es usada ya sea para los modelos
evolutivos como incrementales. El equipo de trabajo está familiarizado con esta
metodología y la misma es enfocada a los casos de uso.

Tecnología con la que fue desarrollado Características de WordPress:


-No importa dónde se instale
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
WordPress fue diseñado para ser instalado en su servidor web (no importando si es
dedicado o compartido), y le otorga poder absoluto de su bitácora. A diferencia de los
servicios de bitácora externos, puede estar seguro que será capaz de acceder y modificar
cualquier aspecto de su bitácora, en caso de que lo necesite. WordPress también puede
ser instalado en su computador, o incluso en una Intranet.
-Núcleo Flexible
Puede elegir tener el conjunto de archivos de WordPress, que es la trastienda de lo que
muestra su bitácora, en el mismo directorio de éste o en un directorio diferente. Por
ejemplo, puede desear que su bitácora se muestre en http://ejemplo.com (o el directorio
public_html cuando se accede por FTP), y desea almacenar los archivos relacionados con
WordPress en (public_html/wordpress). Con WordPress, ¡esto es posible!
-Todas las fechas son UTC
WordPress permite fijar la hora como diferencia del Tiempo Universal Coordinado , para
que así todos los elementos relacionados con el tiempo (hora y fecha de los comentarios,
por ejemplo) sean guardados con la hora GMT, que es un estándar universal. Entre
algunas ventajas, esto ayuda a mostrar la hora correcta en su bitácora, incluso si el
servidor donde está su sitio se encuentra ubicado en otra zona horaria.
-Compresión gzip activada
Puede ahorrar ancho de banda activando la opción de compresión gzip en las opciones
de WordPress. WordPress comprime el contenido cuando el navegador que es usado
soporta este tipo de compresión. Esta característica requiere que el servidor web Apache
tenga activado el módulo mod_gzip. -Administración de usuarios
WordPress, para limitar el acceso a partes sensibles, usa el sistema de niveles de usuario;
por lo que puede restringir la capacidad de usuarios individuales de crear o modificar
contenido de su bitácora, cambiando sus niveles de usuario.

Características de Adobe Photoshop CS6

-La herramienta actualizada Content Aware Patch que permite a los usuarios eliminar las
áreas no deseadas de la imagen y sintetizar el fondo
-Las herramientas de Recortar han sido rediseñadas
-Filtro de ángulo ancho para corregir imágenes automáticamente
-Efecto Desenfoque e Iluminación
-Filtro de pintura al óleo
-Edición de vídeo
-Capaz de detectar caras y seleccionar el tono de la piel
-Opciones de auto ajuste
-Máscaras vectoriales para crear objetos vectoriales
-Motor de gráficos Mercury Graphics Engine
-Capas mejoradas
-Cámara RAW7
-Compatible con aplicaciones Adobe Touch

CONCLUSIONES

Cuba defiende si identidad en medio de la crisis de valores éticos, políticos e incluso jurídicos,
que se expresan en el inmenso vacío y la angustia espiritual de la moderna civilización.

El sentido ético, jurídico y políticos presentes en la historia del país, constituyen una necesidad
práctica del pueblo cubano de hoy y de mañana.
IX FORUM DE HISTORIA
Universidad de las Ciencias Informáticas
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Andrés Roig Arturo Etica y liberación: José Martí y el hombre natural.

Castro Ruz Fidel y Valenciaga Carlos Tropa del Futuro. - La Habana : Oficina de Publicaciones
del Consejo de Estado, 2003.

Hart Dávalos Armando Etica, Cultura y Política. - La Habana : Centro de Estudios Martianos,
2006.

Hart Dávalos Armando José Martí: La tradición ética de la nación cubana. - La Habana :
www.Cubasi.cu, 2003.

Hart Dávalos Armando La ética en José Martí [Informe]. - La Habana : [s.n.], 2000.

Lozano Ros Jorge Juan Etica y Educación en José Martí. - La Habana :


Instituto de Filosofía, 2005. - 3.

Mora Sánchez Alina del Pilar Pensamiento ético de José Martí como antecedente para una
reflexión bioética desde nuestra realidad.. - Ciudad de la Habana : www.monografías.com, 2008.

Pupo Pupo Rigoberto La relación ética- política en el pensamiento de José Martí

Ruz Fdel Castro Discurso pronunciado por Fiedl Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba,
en la clausura del VIII Congreso de la UJC, Palacio de las Convenciones, Ciudad de la Habana,
5 de diciembre del 2004. - Ciudad de la

Habana : Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado del la República de Cuba, 2004.

Ruz Fidel Castro Podemos construir la sociedad más justa. - La Habana :


Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado., 2005.

Valenciaga Carlos Una misión permanente: Difundir la verdad sobre Cuba. - La Habana : Oficina
de Publicaciones del Consejo de Estado, 2006.

También podría gustarte