Está en la página 1de 10

DISEÑO METODOLÓGICO PARA EL APRENDIZAJE

TÍTULO: HITLER - ESTADOS AUTORITARIOS

GRADO ASIGNATURA DMpA UNIDAD


5° A,B,C,D HISTORIA 11 III
NOS CONTACTAMOS Y RECORDAMOS
Actividad 1
Buenos días estudiantes-
Lo que tenemos que hacer a continuación es observar las imágenes con detenimiento

Autor: Shigueru Mizuki Responde las siguientes


Año: 1971 preguntas:
Es una obra sencilla,
que obviamente no
hace un análisis ¿Qué observas de la
complejo de la figura imagen?
de Hitler, pero es muy …………………………………………
útil para dar un repaso
breve y entretenido a
uno de los personajes
históricos que más
interés suscitan.
¿Cuál es el propósito de la
imagen?
…………………………………………

Actividad 2:
Fuente: Kershaw Ian, 1991, Hitler un perfil del poder, Editor digital: SibeliusePub base r1.0, Pag
13
El poder de Hitler un enigma
En la actualidad se considera que los enfoques sobre Hitler se pueden clasificar en dos
categorías, que han venido a denominarse, no del todo satisfactoriamente, «intencionalista» y
«estructuralista» (o «funcionalista»). En el conjunto de las interpretaciones «intencionalistas»,
el poder supremo de Hitler como
«señor del Tercer Reich»se da por sentado y se concibe la historia del nazismo en el poder
como la historia de la ejecución programada y consecuente de las intenciones ideológicas de
Hitler. En palabras de uno de sus máximos representantes, «se trataba en definitiva de la
Weltanschauung de Hitler y nada más que eso».
Según esta interpretación, Hitler es la encarnación clásica del poder en un Estado totalitario
Responde la siguiente pregunta
¿Cuál es tu opinión sobre la fuente? …………………………………………
INDAGAMOS Y CONTRASTAMOS
Actividad 3: Ahora lee y analiza.
Fuente: Daniel Fraenkel, 20014,
“En rigor, por obviamente absurda, inútil y ofensiva que nos parezca la ideología nazi, el
hecho es que durante doce años críticos esta ideología funcionó como la motivación
subyacente de un movimiento político que tomó el poder en una de las naciones
tecnológicamente más avanzadas y militarmente más poderosas del mundo.”
https://www.yadvashem.org/yv/es/holocaust/about/docs/nazi_racial_ideology_fraenkel.pdf
Fuente: Cuervo Álvarez Benedicto, 2015, El ascenso de Hitler y el partido Nazi al poder en
Alemania
El propio Hitler aseguró que esos años en los que estuvo en prisión fueron cruciales en el
aquilatamiento de su ideología antisemita y pangermanista. A tal fin, reconfiguró sus
experiencias de guerra con fines políticos y comerciales, y sus adeptos elaboraron una
frondosa mitología basada en su heroísmo y sus cualidades innatas de liderazgo
La actividad propagandística de la organización era financiada en un 90%, según Fensch, a
través de “donaciones oficiales u oficiosas de círculos financieros, agencias estatales,
instituciones particulares y personalidades de diferente origen”. Así, pues, estas élites
apoyaron económicamente al partido nazi y propagaron su ideología por todos los medios
de comunicación (revistas, periódicos…) ya que Alfred Hugenberg simpatizaba con el
partido nazi y poseía una cadena de periódicos, una agencia de noticias y una compañía
cinematográfica.
file:///C:/Users/USUARIO/Downloads/Dialnet-
ElAscensoDeHitlerYDelPartidoNaziAlPoderEnAlemania-5152855%20(2).pdf7

Fuente: El auge de los estados autoritarios


A partir de la década del 20 del siglo pasado surgieron en Europa regímenes autoritarios
(dictaduras) y totalitarios (Fascismo, Nacismo y comunismo). Estos últimos serán la máxima
expresión de un autoritarismo extremo. Ejercerán una fuerte intervención en todos los
órdenes de la vida, concentrando todos los poderes estatales en manos de un único grupo o
partido.
Las causas de su aparición fueron:
 Inestabilidad política: los nuevos regímenes de la posguerra resultaron frágiles y en
pocos años se convirtieron en dictaduras.
 Crisis económica: Como los gobiernos resultaron ineficaces, las masas apoyaron a
ideologías radicales que prometían la salida a la crisis.
 División social: Una economía deficitaria conllevo al descontento social, huelgas,
protestas y rechazo a los gobiernos vigentes que eran ineficaz de satisfacer las
demandas sociales.
ADAPTACIÓN DEL DOCENTE

INVESTIGAMOS
CONSTRUIMOS

Criterios de evaluación AD A B C
Introducción:
Propósitos de aprendizaje: Explica Evidencia de Argumento basado en la
los roles que cumplen los agentes contextualización del tema.
aprendizaje;
del sistema económico y financiero Desarrollo:
así como también la situación política Argumento Argumento y contraargumento
y la crisis social para comprender las razonado Secuencia de ideas, respaldo en
condiciones que dieron surgimiento a fuentes, y propias palabras
los estado autoritarios.
Conclusión:
Elabora su propia argumento
razonado respondiendo a la pregunta
Términos del área de historia:
Causa, consecuencia, perspectiva e
importancia.
Actividad 4: Lee la siguiente fuente y responde a la siguiente pregunta
¿Hasta qué punto fueron importantes las condiciones políticas y económicas de Alemania,
para dar lugar al surgimiento del Estado autoritario Nazi?
Fuente B: Rodulfo Juan, Estados Autoritarios IB
ALEMANIA DE HITLER

A).QUÉ CONDICIONES SE DIERON EN ALEMANIA PARA EL SURGIMIENTO DEL


ESTADO NAZI?

1. Las circunstancias políticas en Alemania después de 1918.


La derrota de Alemania en la I Guerra mundial implicó el fin del Imperio alemán. El Káiser
Guillermo II abdicó el 9 de noviembre de 1918 y se proclamó la república, en un contexto de
caos y agitación social.
El gobierno de la república, dirigido por el socialdemócrata Erbert, asumió la difícil tarea de
negociar la paz con los vencedores. Desde el primer momento los nacionalistas alemanes
consideraron que el gobierno traicionaba a Alemania, considerando que el ejército estaba en
condiciones de continuar la lucha. La república nacía bajo esa sombra, la del resentimiento de
los nacionalistas alemanes. La aprobación de una nueva constitución democrática en la ciudad
de Weimar, en 1919 quedaba empañada por la existencia de una profunda división política en
Alemania.

Las cosas empeoraron como consecuencia de las condiciones impuestas a Alemania por los
vencedores en el Tratado de Versalles de 1919: pérdida del 13% de su territorio; pérdida de
todas sus colonias; reducción de su ejército; desmilitarización de Renania; separación de Prusia
Oriental del resto de Alemania; pago de gigantescas reparaciones de guerra; prohibición de
que la población de Austria pudiera optar por la unión con Alemania. El sentimiento de
humillación se extendió poderosamente entre muchos alemanes.

La nueva constitución estableció una democracia plena en Alemania, pero su funcionamiento


estuvo marcado por la inestabilidad y la debilidad de los gobiernos. El sistema electoral
favorecía que hasta los más pequeños partidos estuvieran representados en el parlamento,
dificultándose la formación de mayorías claras que permitieran gobernar. Los cambios de
gobiernos fueron constantes.

El presidente de la república, de acuerdo con la constitución, tenía amplias facultades. Era


quien nombraba al canciller (el primer ministro o presidente del gobierno). Además, el art. 48
de la constitución le permitía aprobar decretos directamente, sin la participación del
parlamento, si las circunstancias del país lo exigían. Pensado para situaciones de emergencia,
este artículo tuvo mucha importancia, como veremos, en el establecimiento del régimen nazi.

Si por un lado la derecha nacionalista y las élites conservadoras observaban con desconfianza
y resentimiento el nacimiento de la joven república, desde la izquierda la Liga Espartaquista de
Rosa Luxembirgo jugó la carta de la revolución. Entre 1919 y 1923 la agitación revolucionaria
se extendió por diversas ciudades de 16

Alemania, en las que obreros y soldados llegaron a tomar las armas para poner en marcha la
revolución comunista. Con el apoyo de excombatientes de la I Guerra mundial (denominados
“Freikorps”), el gobierno logró aplastar la revolución. No obstante, el partido comunista
alemán (KPD), heredero de la Liga Espartaquista, continuó disfrutando de una gran influencia
entre la clase trabajadora y obtuvo importante respaldo en las elecciones.
La extrema derecha nacionalista también intentó hacerse con el poder mediante la fuerza. La
violencia desarrollada por los “Freikorps” en el periodo 19201922 fue muy intensa, pero el
mejor ejemplo fue el intento fracasado de Adolf Hitler de noviembre de 1922, el conocido
como “Putch de Múnich”.

A partir de 1924 la situación se estabilizó, lográndose formar gobiernos de coalición


moderados. Pero los efectos de la crisis de 1929 radicalizaron las posturas y la inestabilidad y
la violencia política regresaron.

2. La importancia de las circunstancias económicas en el periodo 1919-1929.


El bloqueo económico que padeció Alemania durante la guerra y las condiciones impuestas
en el Tratado de Versalles hundieron la economía alemana. Las manifestaciones más graves
fueron la extensión del paro ente los soldados desmovilizados y la imposibilidad de hacer
frente al pago de las reparaciones de guerra. Como consecuencia de esto, las tropas francesas
ocuparon en 1921 las cuencas mineras del Ruhr.
Los mineros y los obreros del Rhur reaccionaron a la ocupación con la resistencia pasiva, con la
huelga. Para pagar sus salarios durante la huelga, el gobierno alemán no disponía de dinero,
por lo que ordenó la impresión de billetes. Esta fue la casa de la generación de una gigantesca
inflación, de un descomunal incremento de los precios, del periodo conocido como el de la
“hiperinflación”. Entre sus consecuencias más graves podemos señalar que la clase media
había perdido sus ahorros. Hacia 1924 la situación económica se estabilizó gracias a las
medidas del “Plan Dowes”, que facilitó la llegada de préstamos americanos. Pero eso supuso
que la economía alemana quedara en su situación de dependencia de la estadounidense, con
letales consecuencias tras la crisis de 1929.

3. La importancia de la crisis de 1929 para el acceso al poder.


a) Catástrofe económica y ascenso electoral de los nazis.
El hundimiento de la bolsa de Nueva York sumergió a los Estados Unidos en una profunda
depresión económica. La retirada de los préstamos americanos y el colapso de los mercados
que compraban las exportaciones alemanas, provocaron catastróficas consecuencias en
Alemania. El desempleo pasó de contabilizar dos millones de parados en 1928, a cuatro
millones y medio en 1931, y seis millones en 1932. Casi una tercera parte de los alemanes pasó
a carecer de ingresos estables. Esta hecatombe social suministró gasolina a los partidos
extremistas (como los nazis o el Partido Comunista), que criticaron la incapacidad del gobierno
para afrontar la situación y ofrecieron promesas radicales que garantizarían la prosperidad
futura.
Los nazis se presentaban como un partido nacional, plenamente alemán, capaz de erradicar la
amenaza comunista y de garantizar el regreso de los valores tradicionales y la grandeza de la
nación alemana. Pero no especificaba como acabaría como el desempleo o financiaría las
necesidades de los granjeros y comerciantes.

Frente a las opciones radicales de nazis y comunistas, los partidos moderados fueron
incapaces no solo de plantar cara a la gravedad de la crisis, sino de garantizar un gobierno
estable. La Gran Coalición de partidos moderados se rompió en 1930, y los cancilleres que
ostentaron la dirección del país debieron gobernar sin mayoría en el parlamento, haciendo uso
de la facultad de gobernar mediante decretos que les permitía el art. 48 de la constitución de
modo abusivo. En tan solo tres años se celebraron cinco elecciones generales.
En las elecciones de 1930 los nazis pasaron de tener 12 diputados a conseguir 107. En las de
marzo de 1932, obtuvieron el 30,2% de los votos, y en las de abril de ese mismo año
ascendieron al 36,7%. En las que se celebraron en julio obtuvieron 237 diputados,
alcanzando el respaldo del 37,3% de la población y llegando a ser el partido con mayor
representación en el parlamento. Las milicias nazis de las SA presentían que le momento de
tomar el poder había llegado. Sin embargo, en las nuevas elecciones de noviembre de 1932 los
nazis retrocedieron. Parecía que habían llegado a su techo.

Por su parte, los comunistas continuaban en ascenso. Llegaron a tener 100 diputados en esas
mismas elecciones. Radicalizados, rechazaron cooperar con los socialistas (121 diputados) y su
sonora presencia en las calles contribuyó a asustar a las élites conservadores, cada vez más
dispuestas a apoyar a Hitler.

COMPILACIÓN 2015 DE LIBROS DE OXFORD, CAMBRIDGE

Responde a la siguiente pregunta: ¿Hasta qué punto fueron importantes las condiciones
políticas y económicas de Alemania, para dar lugar al surgimiento del Estado autoritario
Nazi?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Actividad 5:
Fuente Antony Beevor, La segunda guerra mundial, ESPA DF.

Su política de agresión quedaba perfectamente de manifiesto en la primera página de Mein


Kampf. Aunque todas las parejas de alemanes que contraían matrimonio debían adquirir un
ejemplar de su libro, parece que pocas se tomaron en serio sus belicosas predicciones.
Preferían creer sus últimas declaraciones, repetidas hasta la saciedad, en las que manifestaba
no desear la guerra. Y los osados movimientos de Hitler ante la flaqueza británica y francesa
venían a confirmarles sus esperanzas de que el Führer podría conseguir todo lo que quisiera
sin que se desencadenara un grave conflicto. No veían que la sobrecalentada economía
alemana y la firme determinación de Hitler de hacer uso de la ventaja armamentística del país
hacían que la invasión de países vecinos se convirtiera en un hecho mucho más que probable.
Hitler no pretendía simplemente recuperar los territorios perdidos por Alemania con el
Tratado de Versalles. Consideraba una infamia limitarse a dar solo un paso tan tímido como
aquel. Hervía de impaciencia, convencido de que no viviría lo suficiente para hacer realidad su
sueño de una supremacía alemana

Quería que toda Europa central y todos los territorios de Rusia hasta el Volga quedaran
integrados en el Lebensraum alemán. Su sueño de subyugar regiones del este había sido
alimentado por la breve ocupación alemana en 1918 de los estados bálticos, parte de
Bielorrusia, Ucrania y el sur de Rusia hasta Rostov del Don. Esta expansión fue consecuencia
del Tratado de Brest-Litovsk, un Diktat de Alemania al flamante régimen soviético. El
«granero» de Ucrania tenía un interés especial para Alemania, sobre todo tras la hambruna
vivida en este país durante la Primera Guerra Mundial a causa del bloqueo británico. Hitler
estaba firmemente decidido a impedir que en Alemania volviera a reinar una desmoralización
como la de 1918, que dio paso a la revolución y al hundimiento del país. Esta vez serían otros
los que pasarían hambre. Pero uno de los principales objetivos de su proyecto del Lebensraum
era apropiarse de la producción petrolífera del este de Europa. El Reich se veía obligado a
importar, incluso en tiempos de paz, alrededor del 85 por ciento del petróleo que consumía, lo
que se convertiría en el talón de Aquiles de Alemania durante la guerra. Parecía que la
posesión de colonias en el este era la mejor solución para que Alemania asegurara su
autonomía, pero las ambiciones de Hitler iban mucho más allá que las de cualquier otro
nacionalista. En línea con su pensamiento social darwinista de que la existencia de una nación
dependía de la lucha por su hegemonía racial, Hitler pretendía reducir drásticamente la
población eslava utilizando deliberadamente unos medios salvajes: el hambre y la
esclavización de los supervivientes, convirtiéndolos en siervos.

Responde la siguiente pregunta:


¿En qué medida las ideologías se vieron reflejadas en los aspectos económicos políticos y
sociales de Alemania?
……………………………………………………………………………………………………..

Fuente; Cuervo Benedicto Álvarez, Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS,
Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS, 2015

Actividad 6:
Oposición interna al nazismo La sociedad alemana en la época nazi no era monolítica. Había
focos de resistencia al nazismo. No obstante, estos grupos tenían su labor muy complicada por
las delaciones, la vigilancia continúa y por qué la Alemania nazi era un estado policiaco
A pesar de las dificultades creadas por el aparato terrorista del régimen nazi, la oposición de
las minorías más activas y resueltas se manifestó sirviéndose de mil canales, atravesó fases
alternas de mayor o menor intensidad y sufrió también la represión más dura y despiadada,
contando con la adhesión de la mayor parte del pueblo alemán a los postulados del III Reich.
Entre 1933 y 1939, la oposición al nazismo persiguió el fin genérico de derribar la dictadura.
Solo después de estallar la guerra comenzó a tener su propaganda un contenido más concreto
y a proponerse objetivos precisos y claramente especificados como podía ser el hacer salir a
Alemania del conflicto a toda costa. Disueltos los partidos políticos y los sindicatos,
violentamente dispersado su personal político y dirigente, establecido el control total por la
Gestapo, incluso en las organizaciones de masas y en la vida laboral; sometidos los judíos a
presiones físicas y morales inauditas, el III Reich había instaurado un aparato de poder y de
intimidación sin precedentes; lo cual dificultaba, en extremo, las actividades contrarias al
régimen nazi; así como la emigración, no solo política sino también intelectual, de muchos
representantes del mundo científico y cultural que abandonaron Alemania para irse hacia
Suiza o Estados Unidos, lo que sirvió para hacer más profundo el vacío que se abría entre los
posibles factores de oposición al nuevo régimen totalitario71 . Otro factor importante que
pudo explicar, junto con los anteriores, la débil oposición al Gobierno nazi fue la división y
enfrentamiento entre los partidos políticos democráticos. División en el seno de un partido
político determinado. Enfrentamientos entre varios de ellos como, por ejemplo, entre
socialdemócratas y comunistas. En 1932 el dirigente comunista alemán Erns Thäelmann, en un
discurso dirigido a los obreros expresaba: “Nosotros, comunistas, sólo ponemos una condición
a esta unidad (con los social
TRANSFERIMOS
Actividad 5:
Ahora después de la lectura, del análisis y de responder a las preguntas del tema

Elabora un texto argumentativo en base a la siguiente pregunta ¿En qué medida punto los
problemas de los sindicatos alemanes propiciaron el surgimiento del partico nazi? De
acuerdo a la siguiente estructura: Introducción, desarrollo y conclusión.
NOS EVALUAMOS Y REFLEXIONAMOS
Actividad 6: …… (Metacognición final)
Los estudiantes responden la siguiente pregunta:
¿Por qué es importante para ti, el tema de hoy?
Actividad Meta cognición: (5…..minutos)
Previo un análisis y reflexión personal, responde la siguiente pregunta:
¿Qué estrategias propones para lograr tus metas?

Bibliografía:
GARCIA MARGARITA, GATELLI CRISTINA (2013). Historia del mundo contemporáneo. Editorial
Vicens Vives. España.
FERRO, M. (1985). La revolución rusa. Revista historia 16. España.
FONTANA, J. (2017). El siglo de la revolución. Edición Digital.
LOWE, N. (2016). Guía ilustrada de la historia moderna. Tercera Edición. Fondo de Cultura
Económica. México.
ROJAS, R. (2015). Historia mínima de la revolución cubana. Turner Publicaciones. México.
SOLE, FORCADELL y GIL (1985). Hitler al poder. Revista historia 16. España

Autoría:
Docente: Nohemi Machicao Bustamante – COAR Apurimac
Anexo
Democracia y totalitarismo 1918 -1939

Surge el movimiento nazi, que consiguieron el poder en Alemania en 1933. Se consolido como
dictadura totalitaria, en las cuales el Estado controlaba todos los aspectos de la vida política y
privada. Su política exterior de carácter agresivo e intimidatorio se impuso a la de los estados
democráticos que, atemorizados ante la crisis económica y el miedo a la revolución social, se
mostraron sumisos a la voluntad de los dictadores,

La debilidad de la República de Weimar.- La nueva república, basada en una Constitución


ampliamente democrática, fue incapaz de crear un sistema político estable. En sus primeros
años, la republica tuvo que hacer frente a los intentos insurreccionales tanto de la derecha
como de la izquierda, que deseaban acabar con el régimen. En 1919 se produjo el
levantamiento de la Liga Espartaquista, los comunistas, que pretendían proclamar un
gobierno de consejos obreros según el modelo soviético. El levantamiento duramente
reprimido y los comunistas mantendrían, desde ese momento un fuerte rechazo a la República
de Weimar.

En 1920, el auge de grupos nacionalistas radicales, que acusaban al gobierno de traición por
haber firmado el armisticio y haber aceptado las condiciones del Tratado de Versalles, se
tradujo en un contrato de ocupación de Berlin. El golpe de Estado, que contaba con el apoyo
de un sector del ejército, fracasó gracias al estallido de una huelga general. En 1923, también
fracasaría el putsch nacionalista y antidemocrático protagonizado por Adolf Hitler, en Munich,
con el apoyo del general Luderdorff.

La situación económica era muy difícil. Las deudas de guerra y las fuertes reparaciones que
Alemania debía pagar a los vencedores originaron un aumento vertiginoso de la inflación y una
espectacular depreciación del marco alemán. Las personas que vivían de capitales fijos se
arruinaron y una buena parte de las pequeñas empresas tuvieron que cerrar, provocando con
ello una gran subida de los índices de desempleo. La crisis llego a su cenit en 1923, cuando los
alemanes no pudieron pagar las deudas de guerra contraídas con Francia y las tropas galas
ocuparon el rico territorio minero del Ruhr como garantía de cobro.

Entre 1924 y 1929, Alemania vivió un periodo de relativa estabilidad gracias a una mejora
económica. Sin embargo, la crisis de 1929 agravo dramáticamente la situación. La producción
disminuyo enormemente y el desempleo alcanzo los seis millones de parados en 1931.

Los partidos gubernamentales de la llamada Coalición de Weimar (Partido Socialdemocrata,


Centro Catolico y Partido Democrática) fueron perdiendo el apoyo de los asalariados y de la
pequeña burguesía empobrecida. A partir de 1930, los diferentes gobiernos de coalición no
tuvieron una mayoría suficiente en el Parlamento y se utilizó, con demasiada frecuencia, el
recurso de disolverlo. La inestabilidad ministerial (19 gobiernos en trece años) era una prueba
fehaciente de la fragilidad del sistema parlamentario.

La formación del partido nazi.- Adolf Hitler inicio su carrera política en un pequeño grupo
extremista, racista y agresivo, con eslóganes anticapitalistas, que en 1920 hizo público su
programa y se denominó Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDSP). En
1921, Hitler se puso al frente del Partido, reorganizándolo y dotándolo de un carácter violento
con la creación de unos escuadrones paramilitares, la SA (Sección de Asalto), que ejercía la
amenaza y la coacción contra sus adversarios. También dio al partido un componente antijudío
y adopto una serie de emblemas parecidos a los del fascismo italiano (camisa parda, saludo a
la romana, cruz gamada…).En 1923, tras el fallido intento de golpe de Estado contra la
República de Weimar (putch de Munich), Hitler fue detenido y cumplió seis meses de prisión.
Durante este periodo escribió la obra Mein Kampf (M lucha), en la que exponía su
pensamiento y programa político: desprecio por la democracia parlamentaria, odio al
bolchevismo, y necesidad de un liderazgo único y fuerte para dirigir al pueblo alemán.
Defendía el antisemitismo, la superioridad de la raza aria y la necesidad de forjar un Gran Reich
con todos los territorios de población germánica en base a un programa de expansión
territorial.

La llegada al poder del nazismo.- La difícil coyuntura económica derivada de la crisis de 1929
fue la que ofreció una nueva oportunidad a los nacionalsocialistas, ya que el aumento del
malestar social favoreció la difusión de su discurso radical y provoco una polarización política.
Asi, en las elecciones de 1932, salieron elegidos 196 diputados nazis y 100 comunistas. Ante el
resultado, las fuerzas conservadoras, mas alarmadas por la influencia comunista que por el
nazismo, prefirieron llegar a un acuerdo con Hitler, y en enero de 1933, este fue nombrado
canciller en un gobierno de coalición. Hitler juro la Constitución, pero su intención era
convertir la república en un Estado autoritario.Las razones del éxito electoral de los nazis hay
que buscarlas en el apoyo que hallaron entre las clases medias, los campesinos arruinados y
los obreros desesperados ante la miseria y el paro. Por otro lado, su nacionalismo radial les
hizo ganar adeptos entre los militares y antiguos combatientes y entre la burguesía, que
deseaba un poder fuerte. Para una parte importante de la opinión pública alemana, Hitler era
un eficaz defensor del orden frente al comunismo. Ademas, Hitler contaba con el apoyo de
importantes personalidades de la industria y de las finanzas, y disponía de ayudas económicas
procedentes de algunos grandes empresarios (Thyssen, Stinnes y Krupp)

La construcción de un régimen totalitario.- En pocos meses, los nazis transformaron Alemania


en un régimen totalitario, en el que Hitler y el partido nazi controlaban las instituciones, la
sociedad y los individuos. Durante el año 1934 se decretó la disolución de los partidos y
sindicatos y se suprimieron las libertades y las garantías individuales. Solo fue autorizado el
NASDAP, y todos los trabajadores fueron conminados a afiliarse en el único sindicato, el Frente
del Trabajo Nacionalsocialista.La Administración Publica fue depurada con una ley que
autorizaba el despido por razones políticas y raciales. La judicatura desapareció como poder
independiente y quedo sometida a la voluntad del partido al tiempo que se formaban unos
tribunales excepcionales para delitos políticos. Los poderes locales de los diversos Estados
(Lander) fueron suprimidos y transferidos al Reich. Se inició la identificación entre partido y
Estado, que se constituyó como un Estado unitario y centralizado.

Bajo la autoridad incontestable del Fuhrer, un grupo de dirigentes del partido organizo, con
mano de hierro, el nuevo Estado. Una serie de organismos ejecutivos, a modo de despachos
ministeriales dirigidos por hombres plenamente identificados con Hitler, competían por ganar
mayor influencia y poder en la gestión del régimen. La política fue sustituida en sus tareas de
control y represión por las formaciones paramilitares de los nazis, fundamentalmente por la
SS, bajo la dirección de Heydrich. En 1934 se creó la Gestapo (Policía secreta), dirigida por
Hinmmler, encargada de la represión de los opositores al régimen del control sobre la opinión
pública. En 1933 se abrieron los primeros campos de concentración (Dachau), y hacia 1934 ya
existen unos cincuenta. Desnutridos y obligados a trabajar forzados, muchos prisioneros
alemanes perdieron su vida en ellos.
Solo quedaba por conseguir la total sumisión del partido a las directrices de Hitler, ya que un
sector de la SA, liderado por Rohm, mantenía diferentes políticas con el fuhrer e insistía en las
primitivas consignas anticapitalistas. Su neutralización se llevó a cabo durante la Noche de los
cuchillos largos (1934) , en la que fueron asesinados Rohm y más de 300 dirigentes de la SA. A
partir de este momento el control de Hitler del Estado y del Partido fue absoluto.

Garcia Margarita, Gatell Cristina 2013, Historia del mundo contemporáneo, Bachillerato
Editorial Vicens Vives. España.