Está en la página 1de 3

“Páginas Libres, libro mayor de nuestras letras, donde el autor fustiga violentamente a las

instituciones y personajes de la República”

En “Discurso en el Politeama” de 1888, González Prada expone las conclusiones a las que había
llegado en Tútume, reafirmadas por los resultados de un traumático episodio: la ocupación de
las provincias peruanas de Tacna y Arica por parte de Chile, como desenlace de la Guerra del
Pacífico (1879-1883). Tras ese resultado adverso, el escritor ya no podrá escindir producción
intelectual y actividad política.

Manuel González Prada sobre Chile ladrón: “Chile no olvida el camino del Perú, volverá. Y sus
venidas son de temerse, porque él destruye todo lo inmueble, desde la casa del rico
hacendado hasta la choza del pobre indio; él traslada a Santiago todo lo mueble, desde el
laboratorio de la escuela hasta el urinario de la plaza pública. Quien fabrique una habitación,
trabaje una mina o siembre un campo, debe pensar que fabrica, trabaja o siembra para Chile.
La madre que se regocije con su hijo primogénito, debe pensar que ha de verle acribillado por
balas chilenas; el padre que se enorgullezca con su hija predilecta, debe pensar que ha de verla
violada por un soldado chileno”. - “Chile buscará frívolos achaques para denigrarnos y
acometernos, porque persigue la obra sistemática y brutal de imprimirnos en la cara un
afrentoso estigma, de clavarnos un puñal en el corazón”. - El mensaje futurista de Don Manuel:
“Que la codicia de Chile engulla guano y salitre; ya vendrá la hora de que su carne coma hierro
y plomo”
Discurso en el Politeama.

“¿Por qué se perdió la guerra?” es la pregunta que motiva el discurso leído por un niño, en una
velada desarrollada en el Teatro Politeama de Lima para recaudar fondos destinados al rescate
de las provincias perdidas. Los culpables son dos: el pasado y el presente. La historia peruana,
desde la colonia hasta el período independiente. La república, que carece de una nación y cuya
sociedad atraviesa una profunda crisis moral y terminal.

La intervención se abre y se cierra, enfáticamente, con una serie de preguntas y


exclamaciones. A través de oraciones y breves contundentes, un lenguaje sencillo y una
voluntad de estilo propio, que recurre a referencias cultas –desde la historia local y europea
hasta reflexiones sociológicas y filosóficas– combinadas con adjetivaciones, comparaciones y
metáforas del mundo natural, Prada expone sus ideas y críticas.

El problema de la nación lo obsesiona. La subordinación del indio –“siervo, sin libertad”, leal a
los intereses de los gamonales– y la fragmentación política causadas por esa “descendencia
degenerada y despilfarradora de la nobleza española”, conviven en un Perú que son dos,
antítesis de un sólido sustrato nacional. El diagnóstico es todavía más incisivo cuando precisa
que “no forman el verdadero Perú las agrupaciones de criollos i extranjeros que habitan la  faja
de tierra situada entre el Pacífico i los Andes; la nación está formada por las muchedumbres de
indios diseminadas en la banda oriental de la cordillera”. La imagen del Perú partido social y
políticamente, se refuerza aquí por la división étnica y geográfica. González Prada localiza la
futura nación peruana, ya no en los mestizos, ni en los extranjeros… sino en los indígenas

¿Cuáles son las implicancias de lo dicho? No existirá el Perú “nación” hasta que la élite no
procure su integración, pues los criollos no pueden ni podrán constituirla por sí mismos. Y sin
nación, ni Tacna ni Arica volverán a ser parte del territorio peruano.

En el Politeama, Manuel González Prada plantea acabar con el régimen y la política heredados
de la colonia y “sacudir” a las élites liberales y a los jóvenes para regenerar la nación, a través
de la integración del indio.
Conclusión

En el aspecto político, es un mensaje de profunda reflexión para los gobernantes del Perú,
quienes deben ponerse en conciencia con la realidad peruana y procurar el desarrollo. En el
aspecto Social, la obra se refiere que el Perú tiene discriminación racial por superar y sólo
depende de cada peruano para superar este otro prejuicio social. En el aspecto Literario,
sugiere que los intelectuales que cultivan el campo literario deben tener originalidad y no
deben ser la degradación de las obras maestros existentes. En lo cultural, sugiere que los
peruanos debemos tomar conciencia de nuestra realidad y cambiar a fin de sobreponernos a
los problemas de orden territorial frente a Chile, así mismo pensar en un futuro desarrollo
sólido. También nos enseña a seguir el ejemplo de personajes que dieron todo por nuestra
libertad y desarrollo.

También podría gustarte