Está en la página 1de 2

4IO RECENSIONES

lación sobre enseñanza: anterior a 1820, Trienio, social 7 político que domina. Ante este hecho
Otras normas; Mapa escolar de Cataluña: Freinet plantea un cambio radical en la orien-
Escuelas de las Comarcas, Oferta escolar en tación de los educadores que les permita
Barcelona, Los diez colegios escolapios; Los observar la nueva vida que, a criterio SU70,
agentes educativos: Obstáculos para la forma- nace con fuerza 7 se adapten a ella para for-
ción, El Maestro, Los Maestros escolapios, mar a las nuevas generaciones. Éste es el cam-
Economía, Alumnos; El Proceso educativo po de la escuela popular, una nueva escuela
Edificio, Niveles de enseñanza, Sistemas o ajena al ámbito tradicional de la democracia
métodos, Programas y didáctica, Organiza- capitalista. Cambio hacia una nueva escuela a
ción, Tipología de las escuelas; El Pensa- la que deben adaptarse todos sus componen-
miento educativo: Ilustrados, Afrancesados, tes 7 ponerse al servicio de la vida: las con-
Liberales, Enseñanza tradicional, Los esco- cepciones pedagógicas, el material 7 las
lapios. A las conclusiones les siguen tres técnicas de trabajo. Todo ello no tiene sentido
apéndices (documentos, láminas, mapas), si no va acompañado de la masa de educado-
fuentes y bibliografía, índices. res, que son, quienes pueden hacer realidad la
escuela del pueblo.
V I C E N T E FAUBELL La segunda se refiere a «una pedagogía
moderna de sentido común», un conjunto de
reglas sencillas 7 eternas de la vida, generales,
FREINET, C : La escuela moderna francesa. Una naturales 7 válidas para todos los seres. Frei-
pedagogía moderna de sentido común. Las inva- net utiliza el conjunto de estas reglas sencillas
riantes pedagógicas. Ediciones Morata, 7 verdades de siempre, refranes populares, en
Madrid, 1996, 266 pp. la práctica del aula produciéndole, en muchos
momentos, una especie de duda, titubeos
El libro que presentamos versa sobre conducentes a una reflexión continua de los
Freinet y la escuela moderna utilizando fundamentos de la educación desarrollados a
como justificación la reflexión de Alber diario en las aulas, «cierto número de nocio-
Einstein: «Si alguien quiere estar en la van- nes 7 de prácticas psicológicas, pedagógicas,
guardia de su disciplina, debe conocer la his- técnicas 7 sociales que normalmente están
toria de su disciplina». Freinet significa para admitidas en los medios escolares 7 que la tra-
la historia de la humanidad una auténtica dición prohibe poner en duda».
revolución escolar, pedagógica; es una expe- Y la tercera es el conjunto de fórmulas
riencia irrepetible. desarrolladas por él a lo largo de su experien-
Dentro de su vasta producción pedagó- cia, «una nueva gama de valores escolares»
gica, recensionamos este texto que se compo- que tan sólo van en busca de la verdad bajo la
ne de tres obras especialmente significativas y bandera de la experiencia 7 el sentido común.
reveladoras de la «práctica técnica y pedagó- Se trata de las invariantes, todo aquello que
gica» del autor, como de su original «filosofía no varía ni puede variar 7 que es común para
educativa»: L' École Moderne Française todos los seres del planeta, sea cualquiera la
(1946), Les dits de Mathieu (1959)7 Les inva- latitud donde se encuentren 7 que se perfila,
riants pédagogiques (1964). por sí misma, como la base más sólida, el pun-
La primera es considerada como una to de ap070 de donde debemos arrancar en
obra eminentemente práctica dado que está nuestra práctica escolar diaria, 7a que, por
orientada a la organización de la nueva escue- otro lado, nos evita muchas decepciones 7
la, por él deseada, una nueva etapa en la evo- acumular errores, convirtiéndose en una per-
lución de la escuela, la escuela popular. Su fecta guía pedagógica.
tesis está avalada por el análisis histórico que Se perfila, pues, el libro como un mundo
realiza de la escuela 7 que le lleva a afirmar apasionante que cualquier maestro tiene la
que en todas partes 7 épocas la pedagogía 7 obligación de conocer 7 adentrarse por sus
las técnicas pedagógicas, estaban adaptadas al senderos, convencido de que el viaje es grati-
mismo fin, aquél que manifiesta que la escue- ficador. Si es ésta la impresión que cualquier
la se adapta lentamente al sistema económico, profesional de la enseñanza obtiene, no es

© EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Hist, educa., 18, 7999,pp. 389-447


RECENSIONES 4II

menor, en modo alguno, la que puede obte- en la historia de la educación, finaliza la pri-
ner el historiador de la educación, el que en un mera parte, no sin efectuar una revisión criti-
momento dado, se encuentra trasladado al ca y documentada del mismo como actividad
mundo de la práctica diaria. Se convierte, de lúdica desde la Antigüedad clásica, Medievo y
esta forma, el libro en un obligado peregrinar Humanismo, hasta la Contemporaneidad,
por sus páginas. destacando el maridaje entre juego y educa-
ción, ocio y escuela, así como -también- los
BIENVENIDO M A R T Í N FRAILE prolongados divorcios entre «el jugar» y «el
aprender», en un ambiente escolar donde la
llamada pedagogía de la vara ha prevalecido
GARFELLA, P. R. y L Ó P E Z M A R T Í N , R., El jue- durante siglos. Serán Pestalozzi o Frôebel,
go como recurso educativo. Guía antológica, entre otros autores, los que pondrán fin a esa
Valencia, Tirant Lo Blanch, 264 pp. dolorosa separación, demostrando la eficacia
del juego como recurso educativo.
Es este libro un ejemplo paradigmático Es en la segunda parte del libro -Guía
de la complementariedad de la historia y la pedagógica dejuegos- donde reside la verdadera
teoría en el ámbito de la educación. El traba- razón pedagógica de la obra, en la que se
jo de los profesores Pedro R. Garfella y R. armonizan de modo magistral la teoría y la
López Martín, el primero titular del Depar- práctica educativa, con un notable aporte ico-
tamento de Teoría de la Educación y, el nográfico digno de mención. Consiste en la
segundo, del de Educación Comparada e presentación de diez agrupaciones de juegos
Historia de la Educación de la Universitat de (de pelota, con tabas y dados, de tablero, de
Valencia, nos aproxima a la realidad del juego corro, con peonzas y perinolas, de lanzamien-
infantil, amenazado hoy por diversas dificul- to y precisión, de construcción, ensamblaje y
tades e inconvenientes cotidianos, y -sin encaje, de simulación, de suelo y -finalmente-
embargo- tan necesario para el libre e inte- de persecución y búsqueda), deducidas de la
gral desarrollo de la personalidad del niño. cultura popular y presentes en nuestra histo-
Agotada la primera edición (1997), realizada ria desde la antigüedad grecorromana hasta
por el Servei de Publicacions de la Universi- la actualidad. En cada una de ellas, se presen-
tat de Valencia en el marco de la Serie Minor ta la misma estructura de análisis: una icono-
de los Cuadernos del Departamento de Edu- grafía o representación gráfica alusiva al
cación Comparada e Historia de la Educa- grupo de juegos a tratar, que ofrece al texto
ción (n.Q 37), presentamos ahora la segunda, un elemento enriquecedor y válido por si mis-
bajo la firma editorial de Tirant Lo Blanch . mo; la revisión de los antecedentes históricos
El juego como recurso educativo supone el y testimonios literarios de su utilización, sin
reencuentro de la pedagogía española con un renunciar a adentrarse en el campo de la etno-
tema tan apasionante como los fundamentos grafía pedagógica; la exposición de sus vir-
educativos del juego, entendido éste como un tualidades educativas; y, para finalizar, el
medio de enculturación y, en definitiva, como estudio psicopedagógico detenido de un jue-
una estrategia privilegiada para la interven- go prototipo y característico de la agrupación
ción educativa. Dos partes - d e modo desi- en cuestión.
gual, mas razonable- presenta su estructura. Se realiza especial hincapié en la enorme
Se aborda en la primera, tal como recoge el versatilidad del juego como recurso educati-
profesor León Esteban en un prólogo de su vo y en la gran variedad de adaptaciones
firma, los fundamentos pedagógicos del jue- pedagógicas a las que puede dar lugar. El
go y su devenir en la historia de la educación, desarrollo físico a través de la coordinación
no faltando un análisis conciso y aun preciso senso-motora, la mejora de destrezas de carác-
de las formulaciones teóricas desde la concep- ter intelectual (memoria, atención, etc.), el
ción clásica a las teorías constructivistas y de desarrollo de funciones afectivas básicas o el
la coherencia teórica del juego con el paradig- fomento de hábitos de convivencia a modo
ma científico-tecnológico de la pedagogía y de vehículo de civilidad y formación del indi-
de los principios del aprendizaje. Con el juego viduo como miembro de un colectivo, son

© EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Hist, educa., iS, 19 yy, pp. 389-447

También podría gustarte