Está en la página 1de 71

Capítulo 4

POR OTORGAMIENTO

Por tanto, Dios también lo exaltó soberanamente y LE DIO UN NOMBRE


QUE ES POR CADA NOMBRE,
para que ante el nombre de Jesús toda rodilla se doble, [de los seres] de los que
están en el cielo, [de los seres] y en la tierra, y [de los seres] debajo de la tierra,
y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de dios el padre
- Filipenses 2: 9-11 Dios le dio un Nombre que está
sobre todo nombre. Y.
W. Kenyon escribe:
La inferencia es que había un Nombre conocido en el cielo, desconocido en otros lugares, y que este
Nombre se guardó para dárselo a alguien que lo mereciera; y Jesús, como lo conocemos - el Hijo Eterno,
como es conocido en el seno del Padre - recibió este Nombre por donación, y ante este Nombre se doblará
toda rodilla en los tres mundos - en el Cielo, en la Tierra y en el Infierno - y en toda lengua Confesará que es
el Señor de los tres mundos, para gloria de Dios Padre.
Pablo estaba diciendo una oración por la Iglesia en Éfeso, en el primer capítulo
de Efesios. Quería que los miembros notaran algo, que entendieran algo. Por lo
tanto, oró para que los ojos de su espíritu fueran iluminados para ver verdades
que nunca podrían haber imaginado. Esta es su oración, inspirada y ungida por el
Espíritu:
Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé en su
conocimiento el espíritu de sabiduría y revelación,
Habiendo iluminado los ojos de tu entendimiento, para que sepas cuál es la
esperanza de tu vocación y cuáles son las riquezas de la gloria de tu herencia en
los santos.
Y cuán grande es la grandeza de su poder sobre nosotros, a quienes creemos,
según la operación de la fuerza de su poder,
Quien se manifestó en Cristo, LEVANTANDO DE LOS MUERTOS y
poniéndolo a su diestra en los cielos,
Sobre todo principado y potestad y potestad y señorío, Y DE CADA NOMBRE
QUE NOMBRE,
sólo en este siglo, pero también en el futuro.
Y tuvo todas las cosas bajo sus pies y, sobre todas las cosas, lo hizo cabeza de
la iglesia,
Que es tu cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todos.
- Efesios 1.17-23 Note que el Nombre se menciona
en conexión con Su
resurrección de entre los muertos.
La oración de Pablo no fue solo por la iglesia en Éfeso. Debido a que esta es
una oración dada por el Espíritu, pertenece a los creyentes en todas partes: aquí
en Tulsa, donde vivo y dondequiera que vivas. ¡El Nombre nos pertenece!
Es una oración para que los ojos de nuestro espíritu sean iluminados para
algunas cosas (aquí es donde necesitamos recibir el conocimiento de la Palabra
de Dios - en nuestro espíritu, en nuestro corazón, en lo profundo de nosotros
mismos. No podremos captarlo con nuestra mentalidad - nuestra mentalidad no
es lo suficientemente grande para entenderlo). Dios quiere que sepamos algunas
cosas, que veamos algunas cosas, que seamos iluminados en nuestro corazón
sobre algunas cosas. Aquí está la traducción de Moffatt de esa oración.
Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, Padre glorioso, te conceda el Espíritu de sabiduría y revelación
para el conocimiento de Sí mismo, iluminando los ojos de tu corazón para comprender la esperanza a la que
Él nos llama, la riqueza de Su herencia. glorioso en los santos, y la suprema grandeza de Su poder sobre
nosotros, los creyentes, un poder que obra con el poder de la fuerza que Él ejerció al levantar a Cristo de
entre los muertos y ponerlo a Su diestra en la esfera celestial, sobre todos los demás. soberanos soberanos,
autoridades, dominios y señores, por encima de todo nombre que pueda ser mencionado no solo en esta era -
sino también en la era venidera - pusieron todo bajo Sus pies, y lo colocaron como cabeza sobre todo PARA
LA IGLESIA, la Iglesia que es Su cuerpo, lleno de Aquel que llena el universo entero.
Dios no solo le dio un Nombre ante el cual todo ser en los tres mundos debe
inclinarse y confesar Su señorío, sino que Dios también lo sentó en el lugar más
alto del universo, a Su propia diestra, y lo puso a la cabeza de todo. las cosas.
¿Con qué propósito?
¡A LA IGLESIA! ¡Apuntando al beneficio de la Iglesia (v. 22)! Kenyon
escribe:
Dios hizo esta inversión en beneficio de la Iglesia; Él hizo este depósito y la Iglesia tiene derecho a
retirar del depósito para todas sus necesidades.
Dios le dio el Nombre que contiene la plenitud de la Deidad, la riqueza de las Eternidades y el amor
del corazón de Dios Padre; y este Nombre nos es dado.
Tenemos derecho a usar este Nombre contra nuestros enemigos. Tenemos derecho a utilizarlo en
nuestras peticiones.
Tenemos derecho a usarlo en nuestras alabanzas y en nuestro
Adoración.
Este Nombre nos ha sido dado. ¡Nos pertenece!
El cielo, la tierra y el infierno reconocen lo que hizo Jesús. Todo lo que hizo
Jesús, toda autoridad, todo poder, todos Sus logros, están en Su Nombre. Y
el Nombre en nuestros labios hará las mismas cosas ahora que hizo en aquellos
tiempos.
En la última semana de agosto de 1952, tenía una reunión en el este de
Texas. Una tarde, estaba acostado en mi cama, con mi Biblia y otro libro,
haciendo algunos estudios. No estaba necesariamente estudiando para el servicio
de esa noche, pero simplemente me alimenté de la Palabra de Dios para mi
propia edificación y beneficio espiritual.
Uno de los textos bíblicos que estaba examinando era Filipenses 2,9,10, sobre
el Nombre de Jesús, y cómo, en el Nombre de Jesús, los seres en el cielo, en la
tierra y debajo de la tierra deben inclinarse.
Momentáneamente, vislumbré algo
- en mi espíritu, no en mi mente natural. Vislumbré, solo por un momento, el
Nombre de Jesús - y la autoridad de este Nombre - lo que este Nombre podría
hacer
-y especialmente con respecto a la tierra. Sabes, aquí es donde vivimos, aquí
mismo en la tierra.
Ese Nombre obrará en el cielo; funcionará aquí en la tierra; Trabajará bajo
tierra. Funcionará en los tres mundos. Y es con estos tres mundos con los que
tenemos que lidiar.
Recuerdo cómo, esa tarde, con esta revelación en mi mente, aunque solo fue
un atisbo, ¡me levanté!
¡Sabía que este Nombre funcionaba! Dije: "¡En el Nombre de Jesús! ¡En el Nombre de
Jesús! En el Nombre de Jesús, rompo el poder del diablo sobre la vida de mi hermano Dub.
Reclamo su liberación. Reclamo su salvación".
Para mí, esto decidió la cuestión. En 10 días, nació de nuevo. Había orado y
ayunado por él, de manera intermitente, durante 15 años, y parecía que nunca
sirvió de nada. Pero en el momento en que me levanté con el Nombre de Jesús,
¡funcionó!
Sin embargo, no funcionará para usted hasta que lo haya revelado. Y no vas a
captar la revelación de esto sin estudiar. Estaba estudiando, alimentándome de la
Palabra de Dios. Por eso estoy enseñando al respecto. Es posible que no capte
inmediatamente la revelación de lo que estoy hablando, pero si continúa
alimentándose, si continúa estudiando, tarde o temprano (por qué, si tira el
mensaje o lo abandona, nunca lo hará). te sucederá), lo que dice la Palabra
amanecerá en tu corazón, en tu espíritu, en lo profundo de ti.
Creo que estas verdades no se registraron en nuestra conciencia espiritual. Creo
que el mundo de la Iglesia, en general, no sabe nada de ellos. Usamos el Nombre,
pero al igual que usamos cualquier otro nombre. No entendemos su
significado. No tenemos idea de la autoridad del Nombre. Él, sin embargo, nos
dio el derecho de usar el Nombre que le fue dado.

Capítulo 5

POR LOGRO

Pablo, en su oración por la iglesia, declaró que Dios resucitó a Cristo de entre
los muertos y lo colocó por derecho propio en los lugares celestiales, por encima
de todo principado, potestad, potestad y dominio, y todo nombre que se
mencione. .. (Efesios 1,20, 21).
¡A través de Su conquista de estos principados, potestades, potestades y
dominios, Jesús obtuvo este Nombre!

COLOSENSES 2.15
15 Y despojando a los principados y potestades, los expuso públicamente y triunfó sobre ellos en sí
mismo.
Otra traducción dice: NADA REDUCIÓ los principados y potestades,
haciéndolos manifestación pública, triunfando sobre ellos en la cruz. Otra
traducción dice: Los paralizó. Estos son los mismos principados y poderes a los
que se hace referencia en Efesios 6.12:

EFESIOS 6.12
12 Porque no tenemos que luchar contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades,
contra los príncipes de las tinieblas en este siglo, contra las huestes espirituales del mal en los lugares
celestiales.
Los principados y potestades contra los que luchamos son los mismos que Él
ganó, que despojó, que aniquiló o redujo a nada. En lo que a nosotros respecta,
¡los redujo a nada! ¡No es de extrañar que Él dijera: "En mi nombre echarán
fuera demonios"!
Jesús enfrentó a Satanás y sus legiones en su propio territorio y los venció. La
victoria que Jesús ganó contra el diablo, el pecado, la enfermedad y la dolencia,
está incluida en el Nombre. Y el Nombre nos pertenece. El Nombre, cuando lo
usemos, hará realidad lo que Jesús ya ha logrado en nuestras vidas. Creo que es
por eso que el diablo ha estado luchando tan duro para que no sepamos esto.
Simplemente puede repetir el nombre, como un loro que dice: "Louro quiere
una galleta", y esto no le servirá de nada. Pero, oh, cuando sabes lo que hay
detrás de este Nombre, cuando sabes la autoridad conferida en este Nombre,
cuando sabes lo que hizo Jesús y que se levantó de esa alegre mañana de
Resurrección, cuando sabes que Él dijo: "Todos Me ha sido dada autoridad en el
cielo y en la tierra. Ve, por tanto ... Yo te doy Mi Nombre. Te doy Mi autoridad.
Ve en Mi Nombre "- ¡HALLELUIA! ¡Toma este nombre!

COLOSENSES 1.13
13 Nos sacó del poder [de autoridad] de las tinieblas y nos llevó al Reino del Hijo de su amor.
Fue cuando despojó a los principados y potestades, cuando los redujo a nada,
cuando los conquistó y derrotó, que nos liberó del "imperio de las tinieblas". Esto
significa: el poder o la autoridad de Satanás.
Satanás no tiene autoridad para dominar al cristiano o la Iglesia.
Cuando conozca esta verdad, y sepa que el Nombre le pertenece, pondrá en
fuga a Satanás todo el tiempo. Realmente quiero decir: ¡en todas y cada una de
las ocasiones!
Algunas personas me dicen: "Bueno, traté de hacerlo de esa manera y no
funcionó".
Siempre les digo: "Si te arrepientes de la mentira, Dios te perdonará".
Dios nos ha liberado del poder de las tinieblas, de la autoridad de las tinieblas,
de la autoridad de Satanás, de la autoridad del reino de Satanás, ¡y nos ha
transportado al reino de Su amado Hijo!
Quiero mostrarles algo que confirmará lo que he estado enseñando. Primero,
veamos 1 Corintios
2.6 en la traducción de Almeida.

1 CORINTIOS 2.6
6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los perfectos [maduros]; pero no la sabiduría de este mundo,
ni la de los príncipes de este mundo, que son aniquilados.
Ahora, mire este mismo versículo en la traducción de Moffatt:

1 CORINTIOS 2.6 (Moffatt)


6 Discutimos la "sabiduría" con los maduros; pero no se trata de la sabiduría de este mundo o de los
poderes destronados que dominan este mundo.
La traducción de Almeida habla de los príncipes de este mundo, que se
aniquilan a sí mismos. La traducción de Moffatt los llama: Potentes
destronizados dominando este mundo.
Considere 1 Corintios 2.6 a la luz de Colosenses 2.15 y verá que fue cuando
Jesús despojó a los principados y potestades, convirtiéndolos en un espectáculo
público, triunfando sobre ellos en la cruz, que fueron reducidos a nada y
destronados.
¿Por qué, entonces, el diablo - depresión, opresión, demonios, enfermedades y
todo lo que viene del diablo - domina a tantos cristianos e incluso a iglesias?
Es porque no saben lo que les pertenece.
Tratan el Nombre de Jesús como alguien trataría a un talismán de la suerte: "Si
tomo esta pata de conejo, tal vez evitará que suceda algo malo". Parece que
piensan: "Si tomo el Nombre de Jesús, puede funcionar".
¡No! Descubra toda la autoridad detrás de este Nombre. Sepan que, con
respecto a Dios, y con respecto al creyente, estos dominadores, estos príncipes de
este mundo son destronados. Jesús los destronó.
No es que vayan a ser destronados, ya están destronados. "Bueno", dicen algunas
personas, "sabemos que durante el
Millennium será destronado ".
¡No! ¡Elect hizo el trabajo! Estamos en el mundo, pero no somos del mundo,
no tienen derecho a dominarnos.
Al enseñar acerca de la curación y la salud divina, a menudo he dicho: "No he
tenido un dolor de cabeza en tantos años" (han pasado 45 años hasta la fecha en
que escribo este libro).
Creo que el diablo se cansó de oírme decir esto. Hace unos meses, cuando salí
del edificio donde está la oficina y comencé a volver a casa, de repente me
empezó a doler la cabeza.
(Alguien podría decir: "Vaya, tuviste dolor de cabeza". ¡No, no lo tuve! No
tengo dolor de cabeza. No he tenido dolor de cabeza desde agosto de 1934.)
Entonces, como si alguien estuviera sentado en el asiento de atrás - y, por
supuesto, el diablo estaba ahí, pero no me molesta porque sé que se ha reducido a
nada - escuché estas palabras: "¡Eh! Tienes dolor de cabeza".
Dije: "En el Nombre de Jesús (¡entiendes, el Nombre representa toda Su
autoridad y poder!), No tengo dolor de cabeza. En el Nombre de Jesús, no tendré
dolor de cabeza. Y, en el Nombre de Jesús, sal >, ¡dolor! "
Ni siquiera las palabras salieron de mi boca y el dolor se fue. Simplemente
desapareció.
Alguien dijo: "Desearía que esto funcionara para mí".
No funciona a través del deseo, funciona a través del conocimiento.
La razón de la existencia de este libro es que la gente lo sepa. No olvide los
textos bíblicos que usamos. Échales un vistazo. Estudielos. Aliméntelos hasta
que se conviertan en parte de su conciencia interior. Ahí es cuando empiezan a
trabajar para ti.
Oh! Hay un Nombre que está por encima de todo Nombre: el Nombre de
Jesús. El cielo, la tierra y el infierno reconocen lo que significa el
Nombre. Necesitamos reconocerlo también.
No es de extrañar que el Sr. Kenyon llamara a su libro El maravilloso nombre
de Jesús. Este Nombre es tan maravilloso como Él. Este Nombre es tan efectivo
como Él. Este Nombre es tan poderoso como Él. Este Nombre es tan grande
como Él. Por eso es un Nombre de lo más excelente.
Piense en la excelencia de Jesús: su nombre es exactamente así de excelente.
Piensa en Jesús, que está por encima de todo, sobre todo dominio, sobre todo
poder, sobre todo principado y sobre todo nombre que se pueda nombrar, ¡así es
Su Nombre también!
¡Medita en ello! ¡Piense en eso!
Que la verdad de la Palabra de Dios surja en nuestros espíritus - levántenos por
encima de las cosas mundanas de esta vida, para sentarnos con Él en los lugares
celestiales y ejercer la autoridad que está investida en este Nombre y que se nos
ha dado.

Capítulo 6

AUTORIDAD EN EL NOMBRE
Hay autoridad en el Nombre de Jesús. Cuando Jesús se apareció a Juan en la
isla de Patmos, le dijo: Él es el que vive; Me mataron, pero aquí estoy vivo para
siempre. ¡Amén! Y tengo las llaves de la muerte y el infierno (Apocalipsis 1.18).
El que tiene la llave es la persona autorizada. Jesús está diciendo aquí: "Yo soy
la Persona autorizada". Tiene autoridad.
Justo antes de subir a sentarse a la diestra del Padre, Jesús dijo: Todo poder
[autoridad] en el cielo y en la tierra me es dado (Mateo 28.18). Inmediatamente
comenzó a delegar su autoridad en la tierra a la iglesia: Por tanto, ve ... (Mt
28,19). Luego prometió: Y estas señales seguirán a los que creen: EN MI
NOMBRE ...
¡En mi nombre! ¡En nombre de Jesús! Él nos autorizó. Él nos dio Su Nombre
como autoridad. Él nos dio el Nombre que está sobre todo nombre. Él nos dio el
Nombre que se reconoce en tres mundos: el Nombre que tiene autoridad en el
cielo, en la tierra y debajo de la tierra. Ángeles, hombres y demonios deben
inclinarse ante este Nombre, y este Nombre nos
pertenece. Estamos autorizados a utilizar este nombre.
Él nos encargó: Se me ha dado todo el poder en el cielo y en la tierra. Así que
vayan ... Y estas señales seguirán a los que creen: EN MI NOMBRE, echarán
fuera demonios; hablarán nuevos idiomas; recogerán serpientes; y si
bebe algo mortal, no les hará daño; y sobre los enfermos impondrán sus manos y
los sanarán (Mt 28.18.19; Mc 16.17.18).

Algunas personas nos dirían: "La curación ha sido abolida. El hablar en


lenguas ha cesado. La iglesia no tiene autoridad sobre el diablo y los demonios
hoy. No puedes echarlos".

¡No! ¡No! ¡No! Estos signos acompañan al Nombre de Jesús. Acompañan a los
que creen. Si su esposa, o un amigo, va a algún lugar con usted, lo
acompañará. Estas señales van bien con los creyentes.

,u Pero esto fue solo para la Iglesia primitiva ”, nos dicen los religiosos.

Si es así, el Nombre de Jesús no nos pertenece, porque es en Mi Nombre donde


los signos acompañan a los que creen. Si es así, el Nombre de Jesús pertenecía
solo a la iglesia primitiva. Y si no tenemos el Nombre de Jesús, entonces nadie
nace de nuevo hoy, porque debajo del cielo no hay otro nombre, dado a los
hombres, por el cual importe que seamos salvos (Hechos 4:12).

Pero, bendito sea Dios, ¡el Nombre de Jesús realmente nos pertenece! Y,
gracias a Dios, hay salvación en este Nombre.
Sin embargo, hay más que salvación en este Nombre. Este Nombre aún abarca
todo el poder, toda la majestad y toda la gloria que ha cubierto en cualquier
momento.

Dios el Padre elevó a Jesús a la posición más alta del universo. Jesús está
sentado en lo alto a la diestra del Padre, muy por encima de cualquier autoridad
conocida. Dios el Padre le ha dado el Nombre más sublime del universo: el
Nombre que está por encima de todo nombre. Dios le dio honor, gloria y poder.
Jesús con Su cuerpo resucitado está allí, a la diestra del Padre. Este Nombre,
sin embargo, tiene toda la autoridad, todo el poder, toda la dignidad, toda la
majestad y toda la gloria que tiene la Persona de Jesús. El Nombre representa a la
Persona. ¡Este honor, esta gloria, esta autoridad, este poder, están investidos en el
Nombre de Jesús! ¡Y este Nombre nos es dado!
La iglesia ha sido rica desde sus inicios. A pesar de esto, nosotros, pensando
que estábamos mostrando humildad, nos sentamos a cantar: "Aquí peregrino
como un mendigo, sintiendo frío y calor", o: "Hazme una cabaña en un rincón
allá en la gloria". Esto no es ser humilde. Esto es ser ignorante. Tenemos una rica
herencia: ¡el Nombre de Jesús!
Que Dios nos ayude a vislumbrar lo que significa este Nombre. Muy a menudo
los textos bíblicos que estudiamos caen en oídos sordos. Que Dios nos permita
obtener la revelación de lo que la Palabra de Dios nos dice sobre este
Nombre. EW Kenyon lo logró. Quiero citar lo que escribió en el subtítulo: "Terra
Nova à Vista". Y recuerda, escribiste esto hace varios años. Estamos
profundizando en esto ahora de lo que era posible cuando escribió lo siguiente:
Ojalá se nos abrieran los ojos, que nuestra alma se atreviera a elevarse al reino de la Omnipotencia, donde
el Nombre significaría para nosotros todo lo que el Padre invirtió en Él; que vivamos a la altura de nuestros
altos privilegios en Cristo Jesús.
Esta es prácticamente una meseta inexplorada en la experiencia cristiana.
Aquí y allá, algunos de nosotros hemos experimentado la autoridad conferida al Nombre de Jesús. Hemos
visto andar cojos, oír sordos, ver ciegos; los que estaban al borde de la muerte recuperaron instantáneamente
la salud y el vigor; pero, de momento, ninguno de nosotros ha podido ocupar un lugar permanente en nuestros
privilegios y vivir donde podamos disfrutar de toda la fuerza de este poder.
Smith Wigglesworth profundizó en esto. En su libro Ever Increasing Faith 1 ,
nos dice que fue a Gales a orar por un hombre llamado Lázaro. Lázaro había sido
un líder en la asamblea, trabajó en las minas de estaño durante el día y predicó
por la noche, hasta que estuvo físicamente exhausto y sucumbió. La tuberculosis
se estableció en él. Estuvo confinado en cama durante seis años y quedó
discapacitado.
Dios le habló a Wigglesworth y le dijo que fuera a resucitar a Lázaro. Cuando
Smith entró en la habitación de Lazarus, parecía un esqueleto con la piel estirada
sobre él. Wigglesworth trabajó duro para lograr que liberara su fe, que creyera en
Dios. Pero Lázaro estaba amargado. Otros habían rezado por él. Pensó que Dios
debería haberlo sanado. Después de todo, ella le había dedicado su vida,
trabajando de día y predicando de noche.
Sin desanimarse, Wigglesworth dijo a las personas que lo acogieron: "¿Sería
posible encontrar siete personas para orar conmigo por la liberación de este pobre
hombre?"
Así que siete personas, más Wigglesworth, entraron en la habitación donde
Lázaro yacía al borde de la muerte. Los ocho creyentes formaron un círculo
alrededor de la cama, tomados de la mano. Uno de los hermanos tomó una de las
manos de Lázaro: Wigglesworth tomó la otra para incluirlo en el círculo.
Entonces Wigglesworth dijo: "No vamos a orar; solo vamos a usar el Nombre
de Jesús". Todos se arrodillaron y susurraron esa palabra: "¡Jesús! ¡Jesús!
¡Jesús!"
El poder de Dios cayó y luego se levantó de nuevo. Cinco veces cayó y volvió
a subir, mientras el pequeño grupo pronunciaba ese magnífico Nombre. El
hombre de la cama no se movió. La sexta vez que el poder de Dios cayó sobre
ese hombre, permaneció.
"El poder de Dios está aquí", le dijo Wigglesworth. "Solo tienes que
aceptarlo".
Los labios del hombre comenzaron a moverse. Hizo una confesión. Dijo: "He
tenido amargura en mi corazón y sé que he entristecido al Espíritu de Dios. Soy
incapaz. No puedo levantar mis manos, ni siquiera puedo llevar una cuchara a mi
boca".
Wigglesworth dijo: u Arrepiéntete y Dios te oirá ".
Se arrepintió y exclamó: "¡Oh Dios! ¡Que esto sea para Tu gloria!" Cuando
dijo eso, el poder de Dios pasó a través de él.
Wigglesworth dijo: "Como dijimos de nuevo, '¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!' La cama
se estremeció y el hombre tembló. Les dije a las personas que estaban conmigo:
"Pueden bajar ahora. Este trabajo es todo de Dios. No lo ayudaré". Me senté y
miré a ese hombre levantarse y vestirse y cantábamos doxología mientras bajaba
las escaleras.
Le dije: 'Ahora, cuéntame qué pasó'. Pronto se corrió la voz de que Lázaro
había resucitado, y la gente de todo el distrito que lo rodeaba vino para verlo y
escuchar su testimonio. Y Dios ha traído la salvación a muchas personas ".
Uno de los líderes de cierta denominación en el Evangelio Completo me contó
una experiencia que tuvo en su juventud. Comenzó a predicar a los 14
años. Cuando tenía 16 años, celebró una reunión de jóvenes y se quedó en la casa
del pastor, cuyos hijos regularon en edad con este joven ministro.
El pastor fue llamado a predicar en un funeral en otro estado. Durante su
ausencia, a las dos de la mañana, uno de los miembros de la iglesia llegó al hogar
pastoral. Una niña de 3 años estaba muy enferma. Había tenido convulsiones. La
esposa del pastor se preparó para ir a su casa.
a orar. Le pidió al evangelista, un chico de solo 16 años, que la acompañara.
Ella estaba en el ministerio con su esposo, pero no tenía vocación para
predicar. Entonces le pidieron al joven ministro que orara.
Me dijo: "La niña estaba convulsionando. Le puse las manos encima y oré.
Hice todo lo que había visto hacer a alguien. Dije todo lo que había oído decir a
alguien. No pasó nada. La niña todavía estaba convulsionando".
"Entonces la esposa del pastor comenzó a cantar: '¡Alabado sea el Señor!
¡Gloria a Dios! ¡Aleluya! ¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!'
"Estábamos de rodillas. Uno a uno, seguimos su ejemplo y cantamos alabanzas
y el Nombre de Jesús. Mientras cantábamos, la niña se quedó de repente en
silencio y las convulsiones cesaron".
"Dejamos de cantar, hablamos unos diez minutos, y la niña parecía estar bien.
Entonces, de repente, tuvo convulsiones. Oramos. Volví a poner mis manos sobre
ella, la ungí con aceite y dije todo lo que había escuchado. alguien que dijera.
Reprendí al diablo. Le ordené al niño que estuviera sano. ¡Todo! Parecía que
nada funcionaba ".
“Después de un rato, la esposa del pastor comenzó a cantar: '¡Jesús! ¡Jesús!
¡Jesús! ¡Gloria a Jesús! ¡Gloria a Dios! ¡Jesús! ¡Jesús!' "
Uno a uno, hicimos lo mismo. Cantamos alabanzas al Nombre y cantamos el
Nombre. De repente, todas las convulsiones cesaron ".
Continuó visitando esa casa durante varios días. El niño estaba perfectamente
bien.
¡Hay poder en este Nombre! De eso estaba hablando Kenyon cuando dijo:
"Algunos de nosotros hemos experimentado la autoridad
invertido en el Nombre de Jesús. Pero, hasta ahora, ninguno de nosotros ha
podido ocupar un lugar permanente en nuestros privilegios y vivir donde
podamos disfrutar de toda la fuerza de este poder ”.

Luego, el Sr. Kenyon continúa diciendo algo que expresa mis convicciones. Yo
mismo he dicho exactamente estas palabras:

Pero estamos convencidos de que, antes del regreso del Señor Jesús, habrá un
poderoso ejército de creyentes que aprenderán el secreto de vivir en el Nombre,
de reinar en vida, de vivir la vida victoriosa, trascendente y resucitada del Hijo de
Dios entre los hombres. .

¡Aleluya!

"Si tan sólo nuestra mente pudiera entender", continúa Kenyon, "el hecho de
que Satanás está paralizado, despojado de su armadura por el Señor Jesús, y que
la enfermedad y la dolencia son siervos de este Hombre; quien, al sonido de Su
voz, deben irse, sería fácil vivir en este Ámbito de Resurrección ".

MATEO 8.5-10
5Cuando Jesús entró en Capernaum, se le acercó un centurión y le suplicó
6 Y diciendo: Señor, mi siervo yace en casa paralizado y violentamente atormentado.
7Y Jesús le dijo: Iré y te daré salud.
8 Y el centurión respondió y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo, sino que di una sola
palabra y mi criado sanará.
9 Porque yo también soy un hombre bajo autoridad y tengo soldados a mis órdenes; y yo digo a esto:
ve, y él va; y el otro: ven, y viene; ya mi siervo: haz esto, y lo hace.
10 Y Jesús, al oírlo, se asombró y dijo a los que le seguían: De cierto os digo que no he hallado tanta fe
ni siquiera en Israel.
¿Qué dijo este centurión romano para admirar tanto a Jesús?
Dijo, en efecto: "Habla solamente la Palabra. Así como yo soy puesto sobre
estos cien hombres que obedecen mis órdenes, Tú fuiste puesto en enfermedad.
Tú eres el Señor de los demonios y las leyes de la naturaleza. Tú tienes autoridad
sobre la enfermedad y Todo lo que necesitas hacer es hablar y las enfermedades y
dolencias te obedecerán.
1
Smith Wigglesworth: Fe siempre en aumento , Springfield, Missouri, Gospel Publishing House.

Capítulo 7

EL NOMBRE: POSESIÓN DE LA IGLESIA


¡Toda autoridad, todo poder, que estaba en Jesús, está en Su Nombre! Y le dio
Su Nombre a la Iglesia. Los primeros creyentes sabían lo que poseían y lo
usaban.
Pedro y João, entrando al Templo alrededor de las 3 de la tarde, pasaron junto
a un lisiado que pidió limosna.

HECHOS 3.3-6
3 Cuando vio a Pedro y a Juan entrar en el templo, pidió que le dieran limosna.
4 Y Pedro y Juan, mirándole, dijeron: Míranos.
5Y él los miró esperando recibir algo.
6 Y Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero LO QUE TENGO, esto te lo doy. EN EL NOMBRE DE
Jesucristo, el Nazareno, levántate y camina.
En un capítulo posterior, examinaremos en detalle el uso del Nombre de Jesús
en este incidente, pero lo que quiero decir aquí es que Pedro sabía que tenía algo.
El mundo evangélico, en general, no sabe que tiene nada.
Algunas iglesias ni siquiera saben que han nacido de nuevo. No comprenden
que son criaturas nuevas. Piensan que todo lo que tienen es el perdón de los
pecados.
Verá, mientras crea que recibo el perdón de mis pecados, y nada más (no
perdón, sino solo perdón), entonces permaneceré en la posición en la que Satanás
me dominará durante toda mi vida. Pero cuando sepa que he nacido de nuevo,
que soy un nuevo hombre en Cristo Jesús y que soy la justicia de Dios en Cristo,
entonces venceré el pecado (2 Cor 5.17, 21; Rom 6.14).
Otras iglesias enfatizan el nuevo nacimiento; saben que la persona puede nacer
de nuevo, pero no saben que es posible obtener algo más que eso. Su actitud
parece ser: "Espera hasta el final y ora para que Jesús venga pronto, porque el
diablo está tomando el control de todo. Él es más grande que Dios y más fuerte
que la Iglesia. Solo tienes que mirar a tu alrededor para mira lo fuerte que es.
Está reinando y dominando sobre todo, y va a tomar el control del mundo entero.
Nos hemos quedado huérfanos, incapacitados. ¡Pobre de mí! ¡No puedo! Nunca
conseguiré nada. Pero no sé si podré hacerlo o no. Eso espero ".
Esto no es lo que enseña el Nuevo Testamento.
El cristianismo del Nuevo Testamento es: más grande es lo que hay en ti que
lo que hay en el mundo (1 Job 4.4).
El cristianismo del Nuevo Testamento es: Somos más que vencedores, por
aquel que nos amó (Rom. 8.37).
El cristianismo del Nuevo Testamento es: Él ha dicho: No te dejaré ni te
desampararé. Y entonces, con confianza, atrevámonos a decir: El Señor es mi
ayudador, y no temeré lo que pueda hacerme el hombre (Heb 13: 5,6).
Nos hemos derrotado y robado. Incluso algunos que sabían que tenían el
Nombre de Jesús no pensaron que fuera muy efectivo.
Charles Haddon Spurgeon (1834-92), un famoso predicador bautista inglés,
relató esta experiencia personal. Fue llamado
a la casa de una anciana que estaba confinada a la cama. La desnutrición la estaba
matando. Durante su visita, Spurgeon notó un documento enmarcado colgado en
la pared. Le preguntó a la mujer: "¿Es tuyo?
Ella dijo que sí y explicó que había trabajado como empleada doméstica en la
casa de una familia inglesa. "Antes de que muriera la condesa Fulano de Tal,
explicó la mujer," me lo dio. Trabajé para ella durante casi medio siglo. Estaba
tan orgulloso de este papel porque me lo dio. Lo hice poner en un marco.
Ha estado colgada en la pared desde su muerte, hace 10 años ".
El Sr. Spurgeon preguntó: "¿Me disculpa para llevarlo y hacer que lo examinen
más de cerca?"
"¡Oh! Sí", dijo la mujer, que nunca había aprendido a leer, "sólo asegúrate de
recuperarlo".
Spurgeon llevó el documento a las autoridades. Estos ya lo habían
buscado. Fue una herencia. La dama de la nobleza inglesa había dejado su casa y
dinero para su doncella.
Esa mujer vivía en una casa de una habitación, hecha de cajas de madera, y se
moría de hambre.
-pero había colgado un documento en la pared que la autorizaba a recibir todos
los cuidados y vivir en una excelente casa. El dinero acumulaba intereses. Le
pertenecía a ella. Spurgeon la ayudó a conseguirlo, pero el dinero no le sirvió
tanto como podría haberlo hecho antes.
Creo que este es un ejemplo de lo que le ha pasado a buena parte del mundo
evangélico. Vivimos en un tugurio colapsado, espiritualmente hablando, mientras
dejamos la Nueva Alianza en una mesa en alguna parte. Estamos orgullosos de
ella. Pero nunca nos tomamos la molestia de descubrir qué, dice, nos pertenece.
Pedro supo lo que le pertenecía cuando miró al lisiado de nacimiento, que se
sentó en Porta Formosa, diciendo: No tengo ni plata ni oro, pero LO QUE
TENGO, esto te lo doy: ¡EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO, EL Nazareno
anda!
"Ustedes saben, sin embargo", dicen algunos, "que Pedro y Juan eran
apóstoles. Los apóstoles tenían tanto poder para comenzar la Iglesia. Pero cuando
murió el último apóstol, todo se detuvo".
Cómo es posible que los hombres sensatos piensen así está más allá de mi
comprensión.
El diablo ya ha engañado a denominaciones enteras. No quieres que la gente
sepa lo que significa este Nombre. Tienes miedo del Nombre. Sabe que Jesús lo
venció. Sabes que Jesús dijo: "En mi nombre echarán fuera demonios" (esto
significa que ejercerán autoridad sobre el diablo y los demonios). Él lo sabe, pero
no quiere que tú lo sepas.
Mientras no lo sepas, él puede seguir dominándote. Así que ha estado
engañando a toda la iglesia. No le importa cuán religioso te vuelvas. Mientras no
tengas poder, no eres una amenaza para él.
Luego están aquellos que creen en el nuevo nacimiento, que creen que las
personas deben ser llenas del Espíritu Santo y que deben hablar en otros idiomas,
que creen en la sanidad divina, que creen en el poder de Dios, pero hay confusión
en este medio.
Aquí hay ideas de todo tipo. "El Señor puede sanar si quiere, pero no siempre
es su voluntad".
Las personas que están llenas del Espíritu, que hablan en lenguas, se acomodan
y dicen: "Ahora, si tuviéramos el poder, podríamos hacer lo que se hizo en los
Hechos de los Apóstoles. Oremos por el poder". Por lo tanto, cantan:
"Oh, debemos saber qué se invierte en este Nombre. Debemos saber qué hay detrás
de este Nombre.

Capítulo 8
APOYADO POR LA DIVINIDAD

Durante más de un cuarto de siglo, se ha librado una batalla furiosa. Comenzó


aquí mismo en los Estados Unidos, dentro de la Iglesia. Los grupos de iglesias,
cada vez más "modernos" ("liberales", como algunos los llamarían), comenzaron
a negar la divinidad de Jesús.
Leí un artículo escrito por uno de los principales líderes de una gran
denominación. Dijo allí: "Después de casi 50 años en el ministerio, ya no creo en
el nacimiento virginal de Jesucristo. Incluso llegué a la siguiente conclusión: no
es necesario creer en la divinidad de Cristo. No voy a discutir el tema, pero solo
diré: no sé si Es el Hijo de Dios o no ".
Por supuesto, para este hombre, el Nombre de Jesús no significa nada. Porque,
si Jesús no nació virgen, entonces no es divino; El no es Dios. Si no es Dios,
entonces su nombre no significa nada.
Kenyon dijo: "La deidad del Hombre de Galilea es el quid del cristianismo. Si
esta deidad puede ser desafiada con éxito, el cristianismo ha perdido su corazón y
dejará de funcionar: se convertirá en una religión muerta".
No se puede negar que el desafío contra su divinidad ya ha comenzado a tener
su efecto reaccionario en la sociedad. Si Jesús no es divino, no es Señor. Si no es
el Señor, entonces no puede interferir con nuestras actividades morales. Y si no
es Señor, entonces las leyes que fueron fundadas en nosotros
Sus enseñanzas perdieron su vigor. La moralidad que rodea al matrimonio, con
sus altos ideales, no se basa en hechos ".
Hoy podemos ver claramente el "efecto reaccionario" del que habló
Kenyon. Lo vemos en nuestro sistema educativo. Lo vemos en nuestras iglesias
liberales y modernistas. Lo vemos en nuestra sociedad.
Una persona tendría que ser un tonto para no darse cuenta de la ola de
crímenes e iniquidades que azota a nuestra nación. Es una consecuencia del
desafío modernista a la integridad del Señor Jesucristo.
Esta batalla, que se está librando en las iglesias, es una de las razones por las
que tantas personas viven juntas sin casarse. Nadie puede hacer esto y creer en la
divinidad del Hijo de Dios. Nadie puede ser permisivo en la sexualidad y creer
que Jesucristo es divino.
Si crees que Él es divino, seguirás Sus preceptos, Sus enseñanzas, Su
moralidad. Los seguirás en tu negocio y en tu vida diaria. Porque la Biblia dice
que todos debemos asistir - hablando de cristianos - ante el tribunal de Cristo
para rendir cuentas por los actos hechos a través del cuerpo (2 Cor. 5:10).
Kenyon lo expresó muy bien:
Decir que era un buen hombre es una ofensa. Decir que Él fue la más alta expresión de divinidad en la
humanidad es arrojar en Su rostro la acusación de mentiroso. Jesús es o no es lo que dijo que es.
¡Gracias a Dios! La Palabra de Dios es verdadera. El Señor Jesucristo es el
Hijo de Dios. Él es la Palabra viva. Él es Dios manifestado en carne. El es la
Verdad. El es divino. Él está vivo hoy y nos ha dado Su Nombre. ¡La Divinidad
es lo que existe detrás de este Nombre!

Capítulo 9

ESTE NOMBRE - EN SALVACIÓN


No hay salvación excepto en el Nombre de Jesús y en el Señor Jesucristo. Es el
único Nombre por el cual el pecador puede acercarse al Gran Dios Padre.

MATEO 1.21.23
21Y ella dará a luz un hijo, y lo llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
23 He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y será llamado por el nombre de
Emmanuel. (Emmanuel traducido es: Dios con nosotros).

HECHOS 4.12
12 Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en
el que podamos ser salvos.
Nadie puede venir a Dios de otra manera que a través del Nombre de Jesús. No
se puede llegar a Dios a través de la naturaleza. Al observar la naturaleza, puedes
aprender que hay un Dios. Pero no puedes alcanzarlo a través de la
naturaleza. No puedes venir a Él de ninguna otra manera que no sea por el
Nombre de Jesús.
"Es una idea radical", dicen algunas personas.
Si es radical, entonces es radical. Eso es lo que enseña la Biblia. No hay otro
nombre que le dé al hombre el derecho a ser escuchado ante el trono de Dios.
Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino
por mí (Juan 14: 6).

Capítulo 10

EL NOMBRE Y LOS BAUTISMOS


El creyente no solo es salvo por el Nombre, sino que el creyente también es
bautizado en el Nombre, y basado en el Nombre recibe el don del Espíritu Santo.

MATEO 28.19
19 Por tanto, vayan, enseñen a todas las naciones, bautizándolos en [EN EL] NOMBRE del Padre, y del
Hijo, y del Espíritu Santo.
HECHOS 2.38
38 Y Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros EN EL NOMBRE DE
JESUCRISTO para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Biblia enseña que hay tres bautismos disponibles para cada persona en el
Nombre de Jesús: (1) el bautismo que nos une al cuerpo de Cristo en el momento
del nuevo nacimiento; (2) bautismo en agua; (3) bautismo en el Espíritu Santo.
Los principios fundamentales de la doctrina de Cristo se enumeran en Hebreos,
capítulo 6. Uno de ellos se llama: la enseñanza del bautismo (v. 2). Tenga en
cuenta que la palabra "bautismos" está en plural.
Alguien que no haya estudiado la Biblia muy profundamente, pero que apenas
haya hojeado la superficie, en una lectura rápida, podría preguntar: "¿Cómo
puede ser eso, cuando la Epístola a los Efesios dice que solo hay un bautismo?"
Pablo escribió las dos epístolas: Efesios y Hebreos. El Espíritu de Dios,
hablando a través del apóstol Pablo, es
hablando en hebreos sobre toda la doctrina de los bautismos. En Efesios, él está
hablando del único bautismo que salva a una persona, el único bautismo que
pone a una persona en el cuerpo de Cristo.

EFESIS 4.4.5
4 Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como tú fuiste llamado a una sola esperanza de tu vocación;
5Un Señor, una fe, un bautismo.

Bautismo dentro del cuerpo

Bautizar significa sumergir, poner dentro. Cuando alguien nace de nuevo, es


bautizado, colocado, sumergido dentro del Cuerpo de Cristo.

1 CORINTIOS 12.13
13 Porque todos fuimos bautizados en un mismo Espíritu, formando un cuerpo ... '
Jesús es la Cabeza. Somos el Cuerpo. La Cabeza y el Cuerpo son uno. La
cabeza de la persona no se llama por un nombre y su cuerpo por otro nombre. La
gente no llamaría la cabeza de un hombre: Tiago, y su cuerpo: Henrique. Cristo
es la Cabeza, nosotros somos el Cuerpo, y el Cuerpo es Cristo. El que está
conectado con el Señor es un solo Espíritu. Somos uno con él.

GALATAS 3.27,28
27 Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo se han revestido.
28 En esto no hay judío ni griego; no hay siervo ni libre; no hay ni hombre ni mujer; porque todos sois
uno en Cristo Jesús.

Bautismo en agua

El creyente puede ser bautizado en agua como evidencia externa de lo que


sucedió en el nuevo nacimiento.
El bautismo en agua no salva a una persona.
Lo sé. ¡Fui bautizado en agua, morí y me fui al infierno! Grité en la oscuridad
mientras caía bajo la tierra: "¡Dios! ¡Pertenezco a la iglesia! ¡Fui bautizado en
agua!" Estaba tratando de decirle que estaba cometiendo un error, no debería ir
en esa dirección.
Grité más fuerte: "¡Dios! ¡¡Soy miembro de la iglesia !! ¡¡Fui bautizado en
agua !!" No hubo respuesta, solo mi propia voz resonando en la oscuridad.
La tercera vez, literalmente aullé: "¡¡¡Dios !!! ¡Dios !!! ¡¡¡Soy miembro de la
iglesia !!! ¡¡¡Fui bautizado en agua !!!" No hubo respuesta.
Llegué al fondo del abismo, la entrada al infierno. El calor golpeó mi cara. Una
criatura se me acercó y me tomó del brazo derecho para acompañarme al interior.
Entonces una voz habló desde el cielo. Sonaba como la voz de un hombre. No
sé lo que dijo; no hablaba en mi idioma. Pero, sea lo que sea, tuvo un efecto. Ese
lugar tembló como si hubiera un terremoto. Esa criatura retiró su mano de mi
brazo. Una succión en mi espalda, un tirón irresistible, me alejó de las puertas del
infierno. Empecé a trepar, con la cabeza en alto, desde ese abismo. Podía sentir la
brisa fresca de la tierra antes de llegar a la boca del abismo, arriba.
Mientras subía, comencé a orar. Decía: "Padre, vengo a Ti en el Nombre de
Jesucristo. Me arrepiento de mis pecados. Te ruego que me perdones".
Salí a la superficie al pie de la cama, en el dormitorio sur en 405 North College
Street, en McKinney, Texas, el 22 de abril de 1933. Salté del pie de la cama,
pasando
mi boca para entrar en mi cuerpo. Cuando entré en mi cuerpo, mi voz física
reanudó esa oración justo cuando estaba orando. Recé tan fuerte, me dijeron, que
el tráfico se detuvo a una distancia de varias cuadras, ¡gracias a Dios! ¡Fui salvo!
En ese mismo momento, tuve paz. En ese mismo momento, fue como si me
quitaran del pecho un peso de dos toneladas. En ese mismo momento, nací de
nuevo, bautizado en el Cuerpo de Cristo.
Pasaron varios años antes de que me bautizaran en agua. De hecho, ya estaba
predicando e imponiendo las manos sobre los enfermos durante dos o tres años
antes de ser bautizado en agua. Sabía que la primera vez que me bauticé en agua,
no fui salvo. Creo que el hombre que me bautizó probablemente no fue salvo. Así
que esperé hasta encontrar a alguien que fuera salvo y que tuviera el poder de
Dios en su vida para bautizarme.
Algunas personas han estado en controversia buscando detalles técnicos de
una fórmula para el bautismo en agua.
La fórmula bautismal no te salvará.
Creo que deberíamos ser bautizados en el Nombre de Jesús. No creo que
debamos ser bautizados en el nombre de "solo Jesús".
Cuando bautizo a la gente en agua, digo lo siguiente: "En el Nombre del Señor
Jesucristo, ahora os bautizo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu
Santo".
¡Gracias a Dios por el bautismo en agua!

Bautismo en el espiritu santo

El creyente puede ser bautizado en el Espíritu Santo y hablar en otros idiomas,


según el Espíritu de Dios le conceda hablar.
Jesús dijo: Porque, de hecho, Juan bautizó con agua, pero tú serás bautizado
con el Espíritu Santo, no mucho después de estos días (Hechos 1.5).
Estas palabras se cumplieron en el día de Pentecostés: Y todos fueron llenos del
Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas, como el Espíritu Santo
les permitió hablar (Hechos 2.4).
Es sobre la base del Nombre de Jesús que recibimos el don del Espíritu
Santo. Pedro, predicando el día de Pentecostés, dijo: Arrepentíos, y que cada uno
de vosotros sea bautizado EN EL NOMBRE de Jesucristo para el perdón de los
pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38).
Jesús mismo declaró: EN MI NOMBRE ... hablarán nuevas
lenguas (Marcos 16:17).

Todo en el nombre

Tres bautismos están disponibles para cada uno de nosotros


-pero todo está en el Nombre de Jesús. Fuera de este Nombre, ninguno de ellos
está disponible para nosotros.

Capítulo 11

EL NOMBRE DE JESÚS EN NUESTRO DÍA A DÍA


El nombre de Jesús tocó cada parte de la vida de los primeros creyentes. El
Nombre de Jesús ocupó un lugar en sus pensamientos, en sus oraciones, en su
predicación, cosas que hoy prácticamente ignoramos. Nosotros, sin embargo, en
nuestro caminar cristiano, en nuestra vida cristiana, en nuestras oraciones,
tenemos el mismo derecho a usar el Nombre de Jesús. Que el Señor abra nuestros
ojos y nuestro corazón para que conozcamos las riquezas de la gloria de Dios que
se esconden en este Nombre, mientras observamos de manera especial su lugar
en la vida diaria del creyente.

En oración
La mayoría de los cristianos saben, hasta cierto punto, que pueden usar Su
Nombre en oración, pero no tienen idea de lo que Él quiere decir.
Algunos repiten el nombre, como un loro, y no funciona. La mayoría de la gente
no espera que funcione. Muchas veces, la gente ha venido a mí, citando el
Escrituras, como Mateo 18.19.20. Ellos dicen:
"Hermano Hagin, ¿le gustaría estar de acuerdo conmigo en este asunto?"
Estoy de acuerdo con ellos, digo una oración y luego pregunto: "¿Estás de
acuerdo?"
Dicen: sí, sí, estoy de acuerdo ".
Yo digo: "Entonces, todo está hecho, ¿no?" "Sí, está hecho", dicen, y caminan.
En el transcurso del tiempo, hablando con estos mismos
gente, les pregunto sobre esto. Dicen: "Hermano Hagin, no esperaba que
sucediera mucho".
No hubo acuerdo. Ni siquiera esperaban que sucediera.
Habían citado la promesa de Jesús con respecto al uso de Su Nombre en la
oración de acuerdo, pero habían hablado. No funcionó, porque no estuvieron de
acuerdo con el corazón, el espíritu. No estaban en la dimensión espiritual. No
estaban en la dimensión bíblica. Estaban en la dimensión humana natural, en la
dimensión mental.
Es posible repetir los textos bíblicos, o el Nombre de Jesús, de memoria, o por
memorización, simplemente porque alguien más lo dice, y no funcionará.
Pero, bendito sea Dios, cuando sepa y reconozca lo que realmente dice la
Palabra de Dios, cuando lo crea desde el fondo de su corazón, ¡funcionará!
Y cuando realmente crea en la Palabra de Dios, desde el fondo de su corazón,
se quedará con esa Palabra, hablando naturalmente ahora, viviendo o muriendo,
hundiéndose o nadando, subiendo o bajando. A veces puede parecer que vas a
hacer todo esto: morir, hundirte, hundirte. Pero siempre que se ciña a ello, Dios
se mantendrá fiel a Su Palabra. ¡Funcionará!
Brevemente, veremos nuevamente la clásica promesa que hizo Jesús con
respecto al uso de Su Nombre en oración.
JUAN 16.23,24
1. Y ese día, no me preguntarás nada. De hecho, en verdad te digo que lo que le
preguntes a mi padre, en
MI NOMBRE, te lo dará.
2. Hasta ahora, no has pedido nada EN MI NOMBRE; pide y recibirás, para que tu gozo
se cumpla.
Tengo una llave que abre la puerta de mi auto. Puedo decir que abro la puerta,
pero realmente es la llave la que lo hace. Tengo una llave que encaja con el
encendido. Sin la llave, no podría arrancar el auto. La clave es el factor
importante para guiar el automóvil. No podría llegar a ningún lado sin él.
Hay una clave para la oración, y sin esta clave no podemos llegar a ninguna
parte. Esta llave abrirá las puertas y ventanas del cielo y satisfará todas nuestras
necesidades. Esta clave es el Nombre de Jesús.
Jesús es nuestro Mediador, Intercesor, Abogado y Señor. Él se interpone entre
nosotros y el Padre. En ninguna parte del
Biblia se nos ordena orar a Jesús. Nosotros somos siempre
se le ordenó orar al Padre en el Nombre de Jesús. Por lo tanto, para estar seguros
de que nuestras oraciones llegarán al Padre, debemos proceder de acuerdo con las
reglas establecidas en la Palabra.
Cuando Jesús dijo, "ese día", estaba hablando del día en que vivimos hoy. Hizo
esta promesa justo antes de ir al Calvario. El Nuevo Pacto iba a llegar a
existir. Una excelente manera de pensar en ello es: "En el día del Nuevo Pacto,
no me pedirás nada. Si le pides algo al Padre, en Mi Nombre Él te lo dará".
Mientras Jesús estuvo en la tierra, sus discípulos no usaron su nombre en
oración. Por lo tanto, Él dijo: Hasta ahora, no habéis pedido nada en Mi
Nombre. Fue después de que resucitó de entre los muertos, conquistó las huestes
del infierno y se sentó a la diestra del Padre, muy por encima de todo principado
y potestad y potestad. , y dominio - que la iglesia pudo orar en el Nombre más
excelente que Él obtuvo - ¡el Nombre sobre todos los nombres!
Pide y recibirás, para que tu alegría se cumpla.
¡Tu Nombre garantiza una respuesta a nuestra oración!
Al reclamar nuestros derechos

En estrecha asociación con el texto bíblico que acabamos de examinar - porque


el Nombre de Jesús está involucrado - pero diferente en su aplicación, hay otra
promesa que Jesús hizo con respecto al uso de Su Nombre.

JUAN 14.13,14
13 Y todo lo que pidáis EN MI NOMBRE, lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14Si pides algo EN MI NOMBRE, lo haré.
Jesús no está hablando de oración aquí (Él está hablando de oración en Juan
16, porque dijo: SI PIDAS A TU PADRE, ÉL LO DARÁ EN MI NOMBRE) Aquí,
Él dijo: Y todo lo que pidas en Mi Nombre , LO HARÉ. .. Si pides algo en Mi
Nombre, LO HARÉ.
No se refiere a la oración que pide al Padre que haga algo. Se trata de usar el
Nombre de Jesús contra el enemigo en nuestra vida diaria.
La palabra "pedir" también significa "exigir". "Y todo lo que pidáis en Mi
Nombre, lo haré [Yo, Jesús]".
Un ejemplo de esto se registra en el tercer capítulo de Hechos, cuando Pedro y
Juan estaban en Porta Formosa. Ya hemos demostrado que Pedro sabía que tenía
algo que dar cuando le dijo al lisiado: "No tengo ni plata ni oro, pero lo que
tengo, esto te lo doy ...
Entonces Pedro dijo: "¡En el Nombre de Jesucristo, el Nazareno, anda!" Pidió,
o exigió, que el hombre se levantara en el Nombre de Jesús.
Una vez enseñé así cuando un profesor de griego, que estaba calificado para
enseñar este idioma en cualquier universidad, estaba leyendo su Nuevo
Testamento en griego. Vino a verme después del servicio y me dijo: "Hermano
Hagin, nunca pensé en esto antes de que me lo señalara, pero el
El griego dice literalmente: 'Todo lo que exijas como tus derechos y privilegios,
lo haré' ". ¡Aleluya!
El acuerdo de Strong subraya este significado de la palabra griega que aquí se
traduce como 'pedir': "exigir algo que es debido". 1
Sin embargo, no puede reclamar estos derechos y privilegios si no sabe cuáles
son. Es en este punto que los cristianos fracasan. No tienen idea de que, según el
Nuevo Pacto que Dios estableció con la iglesia a través del Señor Jesucristo,
tenemos derechos y privilegios.
Tenemos el derecho - tenemos el privilegio - de usar el Nombre de Jesús. E,
investido en ese Nombre, está todo el poder, toda la autoridad, que Jesús siempre
tuvo.
Cuando Jesús estuvo en la tierra, sanó a los enfermos.
¿Ves ahora lo que hizo Peter? Pedro fue valiente. Él entendió la intención de
Jesús cuando dijo: "Todo lo que me pidas en mi nombre, lo haré". Pedro dijo, por
lo tanto, "Tengo este Nombre - y tengo el derecho de usarlo. Entonces, en el
Nombre de Jesucristo, el Nazareno, levántese y camine!"
¡Exigió esto en el Nombre de Jesús! ¡Y Jesús hizo que el hombre se levantara y
lo caminara!
Lea el libro de los Hechos, de principio a fin. Verá que los primeros creyentes
usaban el Nombre exactamente de esta manera. Se dice muy poco acerca de orar
por los enfermos - Pablo lo hizo en la isla de Malta (Hechos 28.8) - pero la
mayoría de las veces simplemente usaban el Nombre de Jesús.
Varios años después de la curación del hombre en Porta Formosa, por ejemplo,
Pedro le habló a un hombre que había estado en cama durante ocho años: Eneas,
Jesucristo te da salud; levántate y haz tu cama. Y luego se levantó (Hechos
9:34). ¡Se levantó inmediatamente!
No tenían ningún tipo de poder desconocido que no conocemos hoy. Fue el
Nombre de Jesús el que hizo el trabajo. Este Nombre no ha sido eliminado de la
Iglesia. Este Nombre nos pertenece.
¿Por qué este Nombre ahora no hace lo que hizo entonces? ¿Por qué este
Nombre no obra los mismos milagros que hizo entonces?
Creo que podemos localizar el problema a partir de las observaciones de
Pedro, que le hizo a la multitud que se agolpaba después de ver al hombre que
había pasado tantos años en Porta Formosa pidiendo limosna, ahora caminando y
saltando y alabando a Dios.

ACTOS 3.12,13,16
12 ... ¿por qué te sorprende esto? O, ¿por qué nos miras tanto, como si por nuestra propia virtud o
santidad hiciéramos caminar a este hombre?
13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su Hijo Jesús ... 16
Y, POR FE EN SU NOMBRE, hizo su nombre para fortalecer al que ustedes ven ...
Tenemos el Nombre, pero nuestra fe en el Nombre ha sido débil. Nuestra fe en
el Nombre no es la misma.
¿Qué podemos hacer para solucionar este problema? La Biblia dice: Así que la
fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios (Romanos 10:17) ¿Cómo puede
aumentar nuestra fe en el Nombre de Jesús? Escuchando lo que la Palabra de
Dios tiene que decir sobre el Nombre.
Necesitamos alimentarnos de la Palabra de Dios a este respecto hasta que
nuestro espíritu sea elegido efectivamente y nuestra fe se eleve a un nivel
superior. Así que será tan natural para nosotros actuar al nivel de la Palabra como
lo fue para Pedro.
1
James Strong: Concordancia Exhaustiva de Strong ( t " Concordancia Exhaustiva de Strong"), Diccionario del Nuevo
Testamento griego, p.63 (comp. De referencia 4441 a 154).

Capítulo 12

TODO EN EL NOMBRE

Y tanto como tú hagas de palabra o de hecho, LO HARÉ TODO EN EL


NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS,
dando gracias a Dios Padre.
- Colosenses 3.17 El Espíritu Santo, a través del
apóstol Pablo, dio estos
instrucciones a la Iglesia: Hagas lo que hagas, en palabras o
en acciones - haz todo en el Nombre del Señor Jesús.
Si barre el piso, hágalo en el Nombre de Jesús.
Si lava los platos, lávelos en el Nombre del Señor Jesús.
Si haces las camas, hazlas en el Nombre de Jesús.
Si enseña una clase de escuela dominical, enséñela en el nombre de Jesús.
Si canta un coro, cántelo en el nombre de Jesús. Si toca un instrumento, tóquelo
en el
Jesús.
Si trabaja en una gasolinera, trabaje allí en el Nombre de Jesús.
Si trabaja en una fábrica, trabaje en el Nombre de Jesús.
¡Hagas lo que hagas! ¡Sea en palabras, sea en acción! ¡Hazlo en el
Nombre! Este Nombre tiene que ver con nosotros en la vida diaria. ¡Todos
los días! ¡Todos los días, el Nombre!
En los primeros días de la Iglesia, se les enseñó a hacer todas las cosas en este
Nombre. Todo lo que hicieron, lo hicieron en el Nombre del Señor
Jesús. Dondequiera que fueran, estaban conscientes del Nombre de Jesús.
No es de extrañar que la gente fuera de la Iglesia temiera este Nombre más que
cualquier otra cosa. Las autoridades que detuvieron a Pedro y João, luego de la
curación del hombre en Porta Formosa, los amenazaron con no esparcirse más
entre la gente, los amenazamos para que no hablaran más EN ESTE NOMBRE
con ningún hombre, Y llamándolos, dijo los que absolutamente no hablaron, ni
enseñaron, EN EL NOMBRE de Jesús (Hechos 4:17, 18).
Este Nombre debe estar en nuestros labios hasta tal punto, y debe significar
tanto para nosotros, que la gente fuera de la Iglesia debería notarlo. Las
autoridades se enteraron de Pedro y João y quedaron asombradas. Aunque se
dieron cuenta de que Pedro y Juan eran hombres sin educación y sin educación,
reconocieron que habían estado con Jesús (Hechos 4:13).
No es que tuvieran una Iglesia en el primer siglo y que tengamos otra Iglesia
hoy. Somos miembros del mismo Cuerpo de Cristo. Lo que el Espíritu de Dios
escribió a la iglesia en Colosas, a través del apóstol Pablo, pertenece a la Iglesia
hoy. Pertenece a los creyentes de todas partes. Y cuando lo hagas, se nos manda,
con palabras o con hechos, que hagamos todo en el nombre del Señor Jesús,

Dando gracias en el Nombre

EFESIOS 5.20
20 Dando siempre gracias por todo a nuestro Dios y Padre, EN EL NOMBRE de Nuestro Señor
Jesucristo.
A los primeros creyentes se les enseñó a dar gracias a Dios por todos Sus
beneficios en este Nombre.
Lavado, santificado, justificado en este Nombre

1CORINOS6.11
11 Y eso es lo que algunos han sido, pero han sido lavados, pero han sido santificados, pero han sido
justificados EN EL NOMBRE del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios.
Y eso es lo que han sido algunos ... Sería mejor leer los versículos anteriores para
saber cómo éramos algunos de nosotros. Comenzaremos con el versículo 9.
¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se
equivoquen: [Mucha gente está siendo engañada hoy.] ... ni los libertinos, ni los
idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados ... [afeminados significa hombres que
son homosexuales] ... ni los sodomitas ... . [Esto medios Gay, también, incluyendo
lesbianas. ¿No tienes derecho?
Ciertamente lo han hecho: tienen derecho a ir al infierno, si quieren. Todo
pecador tiene derecho a rechazar a Jesús si así lo desea. Pero también tienen
derecho a ir al cielo. Tengo derecho a intentar evitar que se vayan al infierno. La
forma correcta de hacer esto es pasarles la Biblia. Jesús los amó y murió por
ellos, y queremos ayudarlos. Pero no ayudas a la gente poniéndote del lado de
ellos en sus transgresiones. Aquí está involucrada la moralidad, y la Biblia habla
claramente sobre el tema.]
... ni ladrones, ni avaros, ni borrachos, ni maldiciones, ni ladrones heredarán el
Reino de Dios (1 Cor. 6: 9,10).
¡Dios mio! ¡Qué terrible catálogo de pecados!
Pero, alabe a Dios por el poder en el Nombre de Jesús. El siguiente versículo
dice: ¡ Y es lo que algunos han sido, pero han sido santificados, pero han sido
justificados EN EL NOMBRE del Señor Jesucristo! ...
Dando gracias a Su Nombre

HEBREOS 13.15
15 Por tanto, ofrezcamos siempre, por él, sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que
confiesan SU NOMBRE.
¡Siempre, continuamente! ¡Debemos hacer esto continuamente! Debemos
ofrecer continuamente el sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de nuestros
labios que siempre dan gracias a Su Nombre.

Unción en el nombre

TIAGO 5.14
14 ¿Está alguno enfermo entre ustedes? Llama a los ancianos de la iglesia y ora por él, ungiéndolo con
aceite EN EL NOMBRE DEL SEÑOR.
Ahí está de nuevo. Todo lo que hicieron los primeros creyentes, lo hicieron en
el Nombre. Ungieron a los enfermos en el Nombre del Señor.

Creer en el nombre

1 JUAN 3.23
23 Y su mandamiento es este: que CREEMOS EN EL NOMBRE de su Hijo Jesucristo y nos amemos
unos a otros según su mandamiento.
No solo se nos ordena creer en el Señor Jesucristo, sino que también se nos
ordena creer en el Nombre. El mandamiento del Nuevo Pacto es que nos amemos
unos a otros y creemos en el Nombre.

Capítulo 13

EN MI NOMBRE EXPUSARÁ A LOS DEMONIOS


La primera señal que, según dijo Jesús, seguiría a los que creen es: En mi
nombre echarán fuera demonios (Marcos 16:17). En otras palabras, ejercerán
autoridad sobre los demonios.
No dijo que esta señal seguiría a los predicadores. No son solo los pastores
quienes tienen autoridad sobre los demonios en el Nombre de Jesús, sino todos
los creyentes.
Los creyentes deben saber que tienen esta autoridad. La Biblia, nuestro manual,
registra el siguiente ejemplo. En
Nombre de Jesús, Pablo expulsó a un demonio de una niña
endemoniado, la liberó y sacudió la ciudad de Filipos hasta sus cimientos.

HECHOS 16.16-18
16 Y sucedió que mientras íbamos a orar, vino a nuestro encuentro una joven que tenía un espíritu de
adivinación, la cual, adivinando, dio gran provecho a sus amos.
17 Este, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritó, diciendo: Estos hombres que nos anuncian el camino de
la salvación son siervos del Dios Altísimo.
18 Y esto lo hizo durante muchos días. Pero Pablo, turbado, se volvió y dijo al espíritu: EN NOMBRE
DE JESUCRISTO, te mando que salgas de él. Y al mismo tiempo, se fue.
Tenga en cuenta que esta chica estaba "poseída de espíritu". Paulo no le habló a
la niña. Le habló al espíritu. Dijo al espíritu: En el nombre de Jesucristo, te
mando que salgas de él. Y al mismo tiempo, {\. 18):
Ese espíritu tuvo que irse. No había ninguna posibilidad de que no se
fuera. Recuerda que Filipenses 2: 9,10 dice: Por tanto, Dios también lo exaltó
soberanamente y le dio un nombre que es sobre todos los nombres, para que el
nombre de Jesús doble toda rodilla de los que están [de los seres] en los cielos,
[de los seres] y en la tierra, y [de los seres] debajo de la tierra.
Ese espíritu tuvo que inclinarse ante el Nombre. Los demonios tienen que salir
antes de este Nombre. Es el Nombre que lo opera. Y este Nombre tiene el mismo
poder para la Iglesia hoy que en ese momento. ¡Qué tesoro tenemos en el nombre
de Jesús! Sin embargo, ¡cómo lo hemos descuidado!
EW Kenyon señaló:
Por supuesto, pensaríamos, al leer nuestra literatura religiosa moderna y escuchar los sermones
de un predicador promedio, que los demonios habían dejado de existir, o que estaban acorralados
juntos en los suburbios de la ciudad y que estaban pasando todo su tiempo entre las capas. lo más
bajo de la humanidad.

En diciembre de 1952, mientras un pastor y yo estábamos orando en la cocina


de su hogar pastoral, el Señor Jesucristo apareció ante mí en una visión. Él dijo:
"Te voy a enseñar sobre el diablo, los demonios y los espíritus malignos. A partir
de esta noche, lo que en Mi Palabra se llama 'el discernimiento de los espíritus'
obrará en tu vida y en tu ministerio, cuando estés en el espíritu."
Me sentí abrumado por esa visión durante una hora y media mientras Jesús me
enseñaba.
Durante la visión, vi un espíritu trabajando a través de cierto individuo,
perturbando a un pastor y creando problemas que podrían haber causado una
división en la iglesia.
"No trates con la persona", me dijo Jesús. "Trata con el espíritu".
(Hemos perdido nuestro objetivo al tratar de tratar con la persona. Paul le
habló al espíritu, no a la niña).
"¿Cómo hago esto?" Yo pregunté. El pastor estaba en el mismo estado que yo,
pero esa otra persona estaba en otra parte del país.
"No hay distancias en la dimensión del espíritu", dijo el Señor. "Simplemente
hable a ese espíritu y ordénele, en Mi Nombre, diciendo: 'Espíritu inmundo que
obra en la vida de (pronunció el nombre de la persona), que perturba y
avergüenza el ministerio del siervo del Señor (pronunciado el su nombre), le pido
que abandone su operación y que detenga sus maniobras en este mismo momento
'. "
En la visión, pude ver el espíritu que trabajaba a través de ese
individuo. Cuando dije lo que Jesús me dijo que dijera, ese espíritu se agachó,
gimiendo y lloriqueando como un cachorro castigado.
Luego me dijo: "Sé que tengo que irme si me despides, pero no quiero ir".
Dije: "Ya te envié, en el Nombre de Jesucristo". No se trataba de que me tuviera
miedo - Kenneth Hagin -
(por mí mismo), pero recordé cómo Jesús murió y fue
al infierno en mi lugar, y cómo, allá en las regiones oscuras de los perdidos, en el
propio reino de Satanás, Jesús lo derrotó. Recordó cómo Jesús se levantó y
rechazó las fuerzas de las tinieblas; cómo despojó a los principados y
potestades. Recordó cómo Jesús paralizó a Satanás. Recordó cómo lo
destronó. Entonces ese espíritu tuvo miedo. Antes del Nombre de Jesús, se fue y
nunca más causó problemas en el ministerio de ese hombre.
Poco después, celebré una reunión en Pueblo, Colorado. Un hombre vino por
el orden de la cola mientras imponíamos las manos a los enfermos. Me dijo que
estaba nervioso y que no podía dormir. (Su esposa me dijo más tarde que tenía
problemas
salud mental y que no había podido trabajar durante seis meses. Los médicos le
habían dicho que el siguiente paso necesario sería enviarlo al hospital psiquiátrico
estatal).
Puse mis manos sobre él y oré por su curación, que sus nervios se curaran y que
pudiera dormir. Luego comencé a orar por la siguiente persona en la fila. Seguí
ministrando a cuatro o cinco personas más. Habían pasado unos diez minutos desde
que este hombre regresó a su asiento, que estaba a mi derecha.
Por casualidad miré en su dirección, y con los ojos bien abiertos, Dios me
permitió ver la dimensión espiritual (el don de los espíritus que disciernen es ver u
oír dentro de la dimensión espiritual). Vi un demonio sentado en tu hombro
derecho. Parecía un pequeño mono. Mantuvo la cabeza del hombre en un brazo
cerrado. Entendí lo que le pasaba al hombre.
Le dije: "Vuelve aquí".
Cuando vino caminando, pude ver al demonio sentado en su hombro tan
claramente como vi al hombre.
Le dije al demonio: "Tendrás que ir".
Él dijo: "Lo sé. Sé que tengo que irme, si me envías".
Dije: "En el Nombre, en el Nombre del Señor Jesucristo, deja la mente y el
cuerpo de este hombre, ahora mismo". Lo vi caer del hombro del hombre al
suelo. Él yacía allí, lloriqueando, lloriqueando y temblando. Dije: "No se trata
simplemente de dejar el cuerpo del hombre, sino también de dejar esta
habitación". Salió corriendo por una puerta lateral.
El hombre levantó las manos y comenzó a alabar a Dios. Su rostro se
iluminó. Luego dijo, sin saber lo que había visto (solo se lo dije después): "Sentí
como si tuviera una banda de hierro alrededor de mi cabeza, y solo
se rompió con una grieta. ¡Estoy libre! ¡Soy libre! "Lo vi 16 años después, y
todavía estaba libre.
Cuando el Señor me ha permitido ver dentro de la dimensión espiritual, cada
vez estos espíritus tiemblan y convulsionan. Pero esto siempre sucede, lo vea o
no, porque conozco la autoridad del Nombre de Jesús. Y puedo hablar con el
diablo sin verlo, así como puedo hablar con Dios sin verlo.
Si esta verdad llega a nuestro corazón como creyentes, la vida será
diferente: este Nombre nos pertenece y el diablo nos tiene miedo.
Una vez prediqué en una iglesia donde encontré extremadamente difícil
conducir mi predicación. La gente era buena. Amaba al Señor. Amaba mi
predicación. Pero fue difícil predicar allí. La atmósfera en sí era dura. Todo lo
que dije pareció rebotar en la pared contra mi cara.
Unos meses más tarde, estaba de regreso en esos vecindarios, predicando un
avivamiento en otra iglesia. Regresé a esa primera iglesia y pasé un tiempo con el
pastor y su familia. Prediqué en su iglesia en un servicio de Nochevieja. Al día
siguiente, la esposa del pastor preguntó: "Hermano Hagin, ¿ve alguna diferencia
en nuestra iglesia?" Le dije: "¿Qué quieres decir con eso?" Ella dijo: "¿Es más
fácil predicar? ¿Qué dices ahora sobre el púlpito?"
Le respondí: "Hay tanta diferencia entre la luz del día y la oscuridad. No
parece ser el mismo púlpito. No parece ser la misma iglesia".
Ella dijo: Copa mi marido te lo cuento todo '. Dijo: "No le digo a la gente nada
sobre esto, porque podrían pensar que estoy loco".
(El mundo espiritual debe ser tan real para nosotros como el agua lo es para un
pez, porque este es el mundo en el que estamos nadando. Sin embargo, cuando
alguien ocasionalmente toca este mundo espiritual, ya que la mayor parte de la
iglesia vive en las cosas naturales y está motivado por la carne, creen que esa
persona está loca, es fanática.)
"No lo digo a todos", dijo el pastor, u pero yo le dirá a usted. "Yo estaba muy
preocupado. Esta fue la iglesia más difícil cuando he predicado. El púlpito
parecía permanecer en cautiverio. Yo sabía que los miembros me querían. Nos
dieron un buen apoyo, tuvimos una buena hermandad con ellos en sus casas, pero
ese púlpito fue como una buena cárcel.
"Comencé a ayunar y orar por eso. En el séptimo día de mi ayuno, estaba
arrodillado en la plataforma, a un metro detrás del púlpito, cuando miré
casualmente directamente sobre el púlpito. El revestimiento del techo
desapareció".
Se manifestó el discernimiento de espíritus. Dios le permitió ver la dimensión
espiritual. Vio, sentado allí en las vigas directamente sobre el púlpito, un espíritu
enorme. Parecía un gran mandril. Era del tamaño de un hombre.
El pastor dijo: U me encontré diciendo, No dijo nada, pero él pareció
encogerse, como si él no quiere obedecer dije, "Usted va a tener que bajar.".
"Desciende en el Nombre del Señor Jesucristo."
“Se cayó encima del púlpito: luego saltó al suelo. Yo dije: '¡Fuera de aquí!' Él
no dijo nada, pero me miró como diciendo: 'No quiero'. Yo dije: 'Ve a marchar
fuera de aquí, en el Nombre de Jesús'. Él marchó hasta que se bajó de la
plataforma. Yo marché justo detrás de él. o cinco pasos, y luego dejó de mirarme,
casi suplicando. Le dije: 'No, sigue'.
se negó a moverse hasta que dije: ' En el nombre de Jesús'.
"Fuimos por el pasillo entre los bancos, flotando después de cada cuatro o
cinco pasos. Estaba por delante de él para abrir las puertas de la sala. (El espíritu
puede reír se ha cruzado las puertas, por supuesto, pero eso es lo que el
pastor Lo hizo.) Esa cosa no quería pasar por la salida hasta que dije: "En el
Nombre de Jesús".
"Luego abrí la puerta principal. Di un paso atrás y dije: ' Sal'. Se quedó allí. No
dijo una palabra, pero me di cuenta por la expresión de su rostro que me estaba
suplicando: 'No lo hagas'. ¡Esto !, dije: 'En el Nombre de Jesús', y él estaba
caminando ”.
"Bajó las escaleras de la iglesia y llegó al medio del patio. Luego se detuvo,
se volvió y me miró de nuevo. Dije: 'Nada de esto. Camina en el nombre de
Jesús'".
"Llegó a la acera. Le dije: Tendrás que caminar. Y nunca más volverás a este
lugar". Se quedó allí hasta que dije: " En el Nombre de Jesús". Luego cruzó la
calle y corrió por la otra. lado de la calle, como a medio kilómetro. Lo vi correr
hacia un club nocturno llamado: Cabana Verde. A la noche siguiente, el club
nocturno se incendió ".
"Desde entonces, ha sido fácil predicar aquí. Los miembros han notado este
hecho. Se han estado preguntando: '¿Qué pasó? Pero no te lo dije'.
Después de que Jesús se me apareció en 1952 y me enseñó sobre el tema de los
demonios, basado en la Palabra de Dios, fui guiado a estudiar este tema más de
cerca. Descubrí que las Escrituras enseñan mucho sobre los demonios, sus
hábitos, su influencia y su poder sobre los hombres.
Efesios 6 destaca una pelea. Esta lucha no es contra otros seres humanos; no es
contra la sangre y la carne.

EFESIOS 6.12
12 Porque no tenemos que luchar contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades,
contra los príncipes de las tinieblas en este siglo, contra las huestes espirituales del mal en los lugares
celestiales.
Lea todo el pasaje (Efesios 6: 11-18) y encontrará que esta lucha está
especialmente relacionada con el área de la oración.
Note lo que Pablo le escribió a la iglesia en Colosas sobre un ministro llamado
Epafras:

COLOSENSES 4.12
12 Epafras, que es uno de tus siervos de Cristo, te saluda siempre en oración por ti, para que
permanezcas firme, perfecto y cumplido en toda la voluntad de Dios.
La palabra griega traducida aquí para esforzarse es interpretada por otras
traducciones para luchar. Significa contender, luchar, luchar. Epafras siempre
estaba luchando, luchando, luchando por los efesios en sus oraciones.
¿Con quién estaba luchando? ¿Contra quién estaba muriendo? Ciertamente no
con Dios Padre, es la voluntad de Dios bendecir a los hombres.
La oración no cambia a Dios. Dios no cambia. No puede haber ni una sombra
de cambio en él (Santiago 1:17).
Podemos orar de acuerdo con la voluntad de Dios (la Biblia) y recibir los
suministros que Él tiene guardados para nosotros. Pero no luchamos, no
luchamos, no luchamos ni luchamos contra Él. La lucha es contra la fuerza
invisible que inteligentemente está librando la guerra contra el propósito de Dios.
Esta fuerza invisible es, por supuesto, el diablo y los demonios y toda su
actividad. El diablo hace la guerra contra el plan de Dios.
Ha estado en guerra con el ministerio que Dios me ha llamado a cumplir. Me
encerré en la última iglesia que pastoreé durante dos o tres días seguidos, solo
ayunando y orando. Dios estaba tratando conmigo para dejar el pastorado e ir al
ministerio del campo. Entonces dejé esa iglesia en 1949 y salí al campo. He
estado haciendo esto desde entonces.
Pero les diré que, en esos primeros seis meses, luché contra más demonios de
los que había hecho durante los quince años de mi ministerio. Me atacaron como
una pandilla. Verá, si hubieran podido frustrar el plan de Dios, habrían dejado de
hacer lo que estamos haciendo hoy. ¡Hubo una pelea! Y no sabía todo lo que sé
ahora (así es como aprendí mucho).
Además, los demonios dominan a las personas de tantas formas que no
tenemos ni idea. Buscan evitar que la gente se acerque a Dios. Buscan evitar que
los cristianos crezcan espiritualmente.
En octubre de 1963, vine a Tulsa para hablar un sábado por la noche en un
banquete de la Asociación de Empresarios del Evangelio Completo, para luego
enseñar, desde el lunes hasta el viernes siguiente, un seminario sobre el Espíritu.
Santo para ADHONEP. Realizamos el seminario en una iglesia local. Dios
comenzó a actuar y, en lugar de cinco noches, la reunión duró ocho semanas.
Ministraba en dos servicios al día: la mañana y la tarde.
-durante esas ocho semanas. Una tarde, entre los servicios, estaba en uno de los
salones de la Escuela Dominical, orando por el servicio vespertino. Estaba
cansado de arrodillarme y estaba acostado de espaldas sobre la alfombra, orando
en otros idiomas.
De repente, el Espíritu de Dios me habló de mi yerno, Buddy Harrison.
El Reverendo Harrison es, en el momento en que se está escribiendo este libro,
pastor fundador de la Comunión Cristiana de la Fe en Tulsa, Oklahoma. También
es presidente de la Harrison House Publishing House. Pero en 1963 tuvo
problemas.
No podía soportar nada. No quería conservar ningún trabajo; Simplemente lo
dejé y me fui. No fue en la iglesia. Un día pudimos verlo en la iglesia dirigiendo
el coro y todo sería genial. Otro día pudimos verlo afuera de la iglesia, soplando
humo de cigarro en mi cara. Nunca dije nada. Simplemente lo amaba. Sabía que
el diablo tenía garras en él. Era una montaña rusa o un yoyo cristiano. Arriba y
abajo. Dentro y fuera.
Entonces, mientras estaba acostado boca arriba orando en otros idiomas sobre
el servicio esa noche, el Espíritu de Dios de repente me dijo: "Hay tres demonios
que siguen a Buddy dondequiera que va".
Tuve una rápida visión espiritual. Lo vi caminar por la acera. Lo seguían tres
cachorros, al parecer, uno a la derecha de la acera, uno a la izquierda y otro en el
medio.
El Espíritu de Dios dijo: "Regresará a la derecha y se rendirá al demonio de la
derecha. Luego regresará a la izquierda y se entregará al demonio de la izquierda.
Luego, regresará y se entregará al demonio del medio. A veces parece que es un
persona diferente ".
Dependiendo del demonio al que Buddy se entregó, actuó de esa manera. Los
familiares incluso habían observado: "No entiendo, Buddy. ¿Eres
esquizofrénico?"
Buddy era un cristiano lleno del Espíritu y nacido de nuevo.
Pero no es porque alguien haya sido lleno del Espíritu Santo que ya no puede
entregarse al diablo. La persona todavía tiene voluntad propia. Puedes rendirte al
diablo y dejar que el diablo te domine cuando quieras. Puedes ceder a la carne y
dejar que domine. La Biblia enseña que tenemos que lidiar con el mundo, la
carne y el diablo. Pero no estás obligado a ceder ante ninguno de estos, ¡gracias a
Dios!
El Señor me dijo: "Habla con esos espíritus. Envíalos en Mi Nombre, el Nombre
de Jesús, abandona tus maniobras. Ordena que se detengan". Dije: "Estoy en
Oklahoma. Buddy está en Texas". Dijo: "En la dimensión espiritual no hay
distancia". Le respondí: "Dime de nuevo exactamente cómo hago esto".
Él dijo: "Ustedes dicen: 'En el Nombre del Señor Jesucristo, les mando a ustedes,
los tres espíritus inmundos que siguen a Buddy dondequiera que vaya, que dejen
sus maniobras y cesen sus operaciones'". Me senté y dije eso. Entonces vino a mí
la Palabra del Señor, diciendo: "En diez días tendrá un trabajo. Se quedará en el
trabajo hasta que yo haga algo más que tengo para él".
Lo escribí en papel, puse la fecha y guardé el papel en mi billetera. La próxima
vez que vi a Buddy, dijo: "Mi suegro, conseguí un trabajo". Dije: "Lo sé". Saqué
ese papel de la cartera y se lo entregué. Dijo: "Fue exactamente en este día que
conseguí el trabajo", contando diez días a partir de la fecha marcada allí.
Permaneció en ese trabajo y fue un gran éxito. Lo nombraron subdirector y
querían ponerlo a cargo de otro negocio. Pero Dios lo llamó a Minneápolis para
ser el director de un coro de la iglesia.
Su jefe le comentó lo siguiente a alguien que me dijo: "No entiendo a ese
joven. Se fue a ese lugar lejano a cantar canciones por $ 100 a la semana. Yo le
ofrecí $ 20,000 al año para que manejara este negocio. Le aseguré $ 30,000 en 18
meses. No hay duda de que dentro de 5 años podría estar ganando $ 50,000 o $
60,000 ".
Pero Buddy quería obedecer a Dios, y ha estado caminando con Dios desde
entonces.
No luché contra sangre y carne. No me ocupé de Buddy. Nuestro problema es
que seguimos tratando con la persona, mientras que el problema puede no ser con
la persona.
persona.
Como pastor, vi personas que parecían estar atrapadas por fuerzas
invisibles. Esto me causó mucha preocupación. Pensé para mis adentros cómo
podría ayudarlos. A menudo fui guiado para ordenar que se rompieran los
poderes invisibles sobre ellos. Funcionó. Sólo decía: "En el nombre de Jesús,
ordeno que se rompa el poder de Satanás sobre esta vida". Al instante, la persona
fue liberada. Vi que esto sucedía una y otra vez.
Esto es lo que dijo Kenyon al respecto:
Descubrí que la razón por la que muchos hombres no aceptaban a Jesús como
su Salvador era porque estaban atrapados por el poder de los demonios.
La gente tiene hambre; quieren liberación del pecado; anhelan la vida eterna,
pero muchos de ellos son incapaces de romper las ataduras que los unen.
Cientos de personas me dijeron: "No puedo convertirme en cristiano. Quiero
hacerlo, pero algo me detiene".
Simplemente puse una mano sobre el hombro de esas personas, diciendo: "En
el Nombre de Jesús de Nazaret, ordeno que el poder que te sostiene sea
quebrantado. Ahora, en Su poderoso Nombre, ponte de pie".
Con lágrimas de alegría, han obedecido.
He orado con hombres que fueron encarcelados por hábito: fumar, beber,
lujuria, y en el mismo Nombre poderoso, los he visto liberados, generalmente
instantáneamente.
No creo que Dios quiera que sus hijos sean arrestados por nada. Simplemente
no dejo que nada se apodere de mí.
Como joven pastor bautista en una iglesia rural, acepté un trabajo en una tienda
el mes de Navidad para ganar dinero adicional. Varias veces al día, nosotros, los
empleados, nos turnamos para comprar refrescos tipo cola en el restaurante de al
lado. Bebía de cuatro a seis al día. Cuando terminó el tiempo de servicio, cada
vez que pasaba por ese café, me sentía obligado a beber cola. Un día, me paré
frente a ese café y dije: "No dejaré que las colas me dominen. A partir de hoy, no
volveré a tomarme otra". Nunca tomé pegamento desde ese día hasta hoy, y ha
pasado casi medio siglo.
No digo que sea pecado beber refrescos de cola. Pero si eres alcohólico,
cafeína o cualquier otro tipo de "latra", no te dejes abrumar. Si se siente obligado
a tomar algo, déjelo caer. Afectará su fe, evitará que su fe funcione.
Me niego a dejar que nada me domine. Bebo té helado. Recientemente, parecía
que no podía prescindir de él. Luego, lo dejé caer por un tiempo, solo para
demostrar que no estaba obligado a tomarlo.
Un hombre se acercó a mí con lágrimas en los ojos después del servicio
vespertino. Él dijo: "Hermano Hagin, no me ha condenado, pero mi propio
corazón me condena. Tengo 63 años. He estado fumando cigarrillos desde que
tenía 12 años. Quiero ser libre. ¿Pueden ayudarme?".
Le dije: "Ciertamente puedo. Todo lo que tienes que hacer es darme permiso
para actuar".
Él dijo: "Te disculpo. Quiero que me ayuden". Puse mi mano en su hombro y
dije: "En el nombre de
Jesús, rompo el poder de la nicotina sobre tu vida. Y voy
di esto por fe: el próximo cigarrillo que fumes te enfermará ".
Más tarde me dijo: "Me fui a casa esa noche. Por lo general, lo último que
hacía antes de acostarme era fumar un cigarrillo. No sé por qué, pero no fumé esa
noche. No fumé a la mañana siguiente". cigarrillos en el bolsillo cuando salga de
casa ".
Este hombre era camionero. Esa mañana, llevó a un conocido. El pasajero
fumaba cuando se subió a la cabina del camión.
"Nunca en mi vida había estado tan enfermo", me dijo el hombre. "Bajé la
ventana para tomar más aire. Finalmente, tuve que pedirle que apagara el
cigarrillo".
Este hombre vino en busca de ayuda. No podría hacer eso por nadie y por
todos. Puede que no quieran ser ayudados. Pero, gracias a Dios, cuando las
personas quieren ser ayudadas, hay autoridad en el Nombre de Jesús para
ayudarlas.
Los demonios buscan obstaculizar a las personas en todos los aspectos de la
vida espiritual. Buscan mantener a la gente alejada de todas las bendiciones de
Dios.
A los cristianos que eran demasiado tímidos para testificar u orar en público,
se les soltó la lengua al instante, en el nombre de Jesús.
Siempre debemos ser sensibles al Espíritu Santo cuando tratamos con
personas. Cuando, por ejemplo, oramos para que los cristianos sean llenos del
Espíritu, a veces es la
diablo que los detiene. No siempre es así, pero soy sensible al Espíritu Santo
cuando oro con la gente y sé cuándo es así.
Supe que era así con cierta mujer cuando me dijo la cantidad de años que había
durado su búsqueda. Puse mi mano en su hombro y dije: "Te reprendo, inmundo
espíritu de duda. En el nombre de Jesús, deja a esta mujer". Inmediatamente,
comenzó a hablar en otros idiomas.
Esto ha sucedido una y otra vez. Simplemente pongo mi mano sobre el hombro
de la persona y, muy tranquila, muy tranquila, a veces casi inaudible, digo:
reprendo a todo demonio que esté arrestando a esta persona ". Inmediatamente, la
persona levanta ambas manos y comienza a hablar en otros idiomas.

Capítulo 14

¿PUEDE SER POSEIDO UN CRISTIANO?


La gente ha estado enturbiando el agua sobre este tema de los demonios. Es
lamentable que la Iglesia caiga en la cuneta de un lado [del camino, o en la
cuneta del otro lado, en lugar de viajar por el medio. Se escucha la pregunta: ¿Se
puede poseer a un cristiano? El hombre es un espíritu, tiene un alma, y vive en un
cuerpo. Cuando la persona está completamente poseída (poseída), el diablo ha
tomado control sobre su espíritu, su alma (mente) y su cuerpo. La persona sería
considerada demente. Aquí en los Estados Unidos, debido a que tenemos tanta
luz y tanto cristianismo, rara vez vemos a una persona verdaderamente
demonizada.
Mi yerno, por ejemplo, no estaba poseído por el diablo. Se rindió ante el
diablo.
El loco de Gadara, dice la Biblia, estaba "poseído" de un espíritu inmundo, y
"tenía" una legión (Marcos 5.15). Solo un demonio lo poseía; una legión habitaba
en él. Estaba completamente dominado: espíritu, alma y cuerpo.
El cristiano no puede ser dominado en espíritu, alma y cuerpo. Por tanto, el
cristiano no está demonizado.
Pero aquí tenemos otra pregunta: ¿Puede el cristiano tener un demonio?
Decididamente, ¡sí!
Algunas personas están poseídas por el dinero. El dinero es tu dios:
domínalos. Tengo dinero, pero no estoy poseído por el dinero.
Uno puede tener un demonio sin estar poseído. A veces esto sucede en la
carne, en el cuerpo.
Al lidiar con la enfermedad, Jesús a veces expulsa un demonio. En cierto caso,
por ejemplo, dijo: Espíritu sordo y mudo, te ordeno: sal de eso y no te metas
más (Marcos, 9.25). Ese demonio no estaba en el espíritu de la persona, estaba en
su cuerpo.

EFESIOS 4.27
27 No deis lugar al diablo.
Si el cristiano conoce sus derechos y sabe cómo mantener al diablo afuera, no
puede entrar. Pero si no, puede entrar.
Muchos cristianos se entregan inconscientemente al diablo. No lo hacen
deliberadamente, simplemente no conocen nada mejor.
Seamos claros en este asunto. No nos dejemos llevar por el fanatismo. Pero no
vamos al otro lado hasta el punto de negar la existencia de demonios.
Cuando el diablo está operando en ciertas iglesias, niegan que el diablo y los
demonios siquiera existan.
Corinto era una ciudad libertina. Los espíritus inmorales que dominaban la
ciudad lograron ingresar a la iglesia. Pablo escribió a la iglesia de Corinto,
diciendo: Generalmente, se oye que hay fornicación entre vosotros ... (1 Cor
5,1). Ciertamente, la iglesia se salvó. Ciertamente estaban llenos del
Espíritu. Pero les diré esto: esa no fue la última iglesia donde entraron los
demonios.

Capítulo 15

SE NECESITAN TRES PASOS


Hay tres cosas que se necesitan para llevar a otros a
liberación y victoria sobre los demonios.
Primero, debes ser un hijo de Dios.
Los siete hijos de Ceva vieron a Pablo expulsar demonios
| en nombre de Jesús. Entonces, intentaron hacer lo mismo. Encontraron a un
hombre poseído por espíritus malignos y le dijeron: Te confío con Jesús, a quien
Pablo predica.
(Hch 19.13).
Oh espíritu maligno usó la voz del hombre y dijo : Sé que yo, Jesús, sé
acerca de Pablo; ¿pero quien eres tú? (v. 15).
Entonces ese hombre, en quien estaba el espíritu maligno, saltó sobre esos
siete, los venció y les quitó la ropa, de modo que huyeron de esa casa desnudos y
yo herido.
No tenían derecho a usar ese Nombre. El Nombre pertenece a los hijos de
Dios. El Nombre nos pertenece. Para usar este Nombre, debemos estar seguros
de que somos hijos de Dios.
En segundo lugar, no debe tener ningún pecado sin confesar o perdonado
en su corazón.
Si es así, los demonios se reirán de tus oraciones.
La Biblia dice: Amados, si nuestro corazón no nos reprende, tenemos
confianza en Dios (1 Job 3:21).
También serás valiente en presencia de demonios. No dejes que el diablo te
moleste por tu vida pasada. Si confesaste lo que hiciste, eres perdonado (1 Job
1.9). Ríase en su cara.
En tercer lugar, debe conocer el poder del Nombre de Jesús y cómo
usarlo.
¡Jesús los aniquiló! Esto significa que los ha reducido a nada. Ahora, los
estamos reduciendo a nada. Finalmente están condenados a desaparecer. Pero
ahora mismo se están reduciendo a nada, porque Jesús los derrotó y nos dio Su
Nombre para usar contra ellos.
"En Mi Nombre, ejercerán autoridad sobre ellos", dijo Jesús. Otra forma de
decir esto es: "En Mi Nombre, los demonios serán incapacitados. Se reducirán a
la nada".
Cuando sepas esto, harás lo que yo hago. Cuando el diablo ataca, me pongo a
reír. Yo digo: "Nada, lárgate de aquí". Yo lo llamo "Nada".
Algunas personas le abren la puerta al diablo y le dicen: "Puedes entrar". Se
levantan por la iglesia y la glorificación, testificando sobre todo lo que está
haciendo.
Me gusta la forma en que la Nueva Biblia Inglesa expresa el
caso:

1 CORINTIOS 2.6 (Nueva Biblia en inglés) 6 ... no una sabiduría que pertenezca a esta era, ni a
ninguno de sus PODERES GOBERNANTES, QUE SE ESTÁN DECLANDO PARA SU FIN.
¡Declinando hasta el final! El diablo ha engañado al mundo de la iglesia. La
gente siempre comenta lo fuerte que se está volviendo el diablo. La Biblia dice
que está en declive. No se está volviendo cada vez más fuerte, mucho menos en
nuestras vidas. Está decayendo hasta su fin.
¿Por qué mantienes el dominio en tantas vidas? Porque la gente no conoce el
poder del Nombre de Jesús.
Ésta es la razón de la existencia de este libro: enseñar a las personas cuáles son
sus derechos y privilegios.
Ahora, examinemos varias traducciones de 1 Corintios 2.6:

Almeida revisada y corregida


... no, sin embargo, la sabiduría de este mundo, ni de los PRINCIPIOS DE ESTE MUNDO, QUE
CUALQUIER TOBILLO.

Moffatt
... pero no es la sabiduría de este mundo o los PODERES DESTRONIZADOS QUE GOBIERNAN
ESTE MUNDO.

Traducción literal de Young


... y sabiduría que no es de esta era, NI DE LOS GOBERNADORES DE ESTA ERA DE LOS QUE SE
ESTÁN HACIENDO INÚTILES ...

Expandido
... transmitimos sabiduría incluso superior; pero realmente no es una sabiduría de la época actual ni de
este mundo, NI DE LOS LÍDERES Y GOBERNADORES DE ESTA EDAD, QUE SE ESTÁN
REDUCIENDO A NADA Y QUE ESTÁN CONDENADOS A DESAPARECER.
EW Kenyon escribió:
No puedo concebir cómo se puede lograr un trabajo exitoso hoy, ni cómo los creyentes pueden estar en un
lugar de victoria continua, a menos que sepan que la fuente del peligro está en el poder demoníaco [No se
detenga allí. Algunas personas magnifican los poderes demoníacos, no hablan de nada más. Kenyon no se
detuvo allí], y que el poder para vencerlo está en el Nombre de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios.
Cuanto antes reconozcamos que el mismo aire que nos rodea está cargado de fuerzas hostiles, que buscan
destruir nuestra comunión con el Padre y privarnos de nuestra utilidad al servicio de nuestro Maestro, mejor
será para nosotros ”.
Ellos existen. Estos principados, potestades y gobernantes de esta época
gobiernan.
Vemos a personas visibles gobernando como jefes de gobierno. Sin embargo,
detrás de escena, muy a menudo, los espíritus malignos dominan a esas personas.
Sin embargo, debemos tener presente que Jesús despojó a los principados y
potestades. ¡Los mismos principados y potestades con los que luchamos, los ha
saqueado! ¡Los expuso públicamente al desprecio, triunfando sobre ellos en la
cruz!

COLOSENSES 2.15
15 Y despojando a los principados y potestades, los expuso públicamente y triunfó sobre ellos en sí
mismo.
Capítulo 16

ESPÍRITUS MALIGNOS EN LUGARES


CELESTIALES

Porque no tenemos que luchar contra sangre y carne, sino contra los
principados, contra los poderes, contra los príncipes de las tinieblas de este
siglo, contra la HOSPEDA ESPIRITUAL DEL MAL, EN LOS LUGARES
CELESTIALES
- Efesios 6.12 En los márgenes de una buena
Biblia de referencia, encontramos la siguiente paráfrasis: espíritus malignos en
los lugares celestiales.
¿Hay espíritus malignos en el cielo?
Los eruditos bíblicos están de acuerdo en que el apóstol Pablo estaba hablando
de su propia experiencia cuando dijo: Conozco a un hombre en Cristo que, hace
catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo
sabe) , fue arrebatado al TERCER CIELO ... Fue arrebatado al PARAÍSO y
escuchó palabras inefables ... (2 Cor 12,2,4).
La Biblia habla de tres cielos. El primero es el cielo atmosférico
inmediatamente encima de nosotros. Por encima de esto, está el cielo donde están
las estrellas. Por encima de esto está el cielo desde el cielo, el paraíso, donde está
el trono de Dios.
Cuando Efesios 6:12 dice, "espíritus malignos en los lugares celestiales", está
hablando del primer cielo, la atmósfera que nos rodea.
La atmósfera que nos rodea está literalmente infestada de demonios y espíritus
malignos. Así enseña la Palabra de Dios.
Creo que la mayoría de los cristianos conocen los dos primeros requisitos
previos (vea el capítulo anterior), pero no conocen el tercer paso como
deberían. No conocen el poder del Nombre de Jesús, ni cómo usarlo.
La Biblia es nuestro manual.
He leído muchos libros en esta línea de pensamiento, pero no puedo tragarme
todo lo que hay en ellos, porque no está en armonía con la Biblia. Los autores
pueden ser buenas personas. Pueden ser amigos míos. Puedo amarlos en el Señor,
pero no puedo estar de acuerdo con todo lo que dicen cuando no está en armonía
con los Hechos de los Apóstoles; cuando no está en armonía con la Palabra de
Dios. No seguiré a nadie mientras se aparten de la Palabra de Dios.
El Nombre de Jesús ahora funcionará exactamente como lo hizo en los días de
los Hechos de los Apóstoles. Tratar con los demonios hoy funcionará
exactamente como lo hizo entonces.
Lea el libro de los Hechos con atención. Note cómo los discípulos usaron el
Nombre. Subraye, o escriba, todos los versículos sobre cómo usar el Nombre en
relación con los demonios. Vea lo que sucedió, generalmente al instante.
Si su propia vida ha sido derrotada y exprimida por el poder del adversario,
levántese en este Nombre Todopoderoso de Jesús, rechace al enemigo y acepte
su liberación. Entonces ve y libera a otros.
No puedes liberar a otros hasta que seas libre. Empiece por lidiar con el diablo
en su propia vida. No quiero decir que necesites expulsar a un demonio de ti
mismo. Pero el diablo está listo para atacarte, así que
como es para atacarme a mi tambien Nuestra lucha no es contra sangre y carne,
sino contra principados y potestades. Si la Iglesia los combatió entonces,
nosotros combatimos ahora. ¡Pero entraremos en esa lucha con la conciencia de
que JESÚS ES EL GANADOR!
Haz estas confesiones con tu boca, en voz alta, porque crees con tu corazón lo
que estás diciendo:

El Nombre de Jesús me pertenece.


En el nombre de Jesús, tengo autoridad sobre los demonios. Me niego a dejarme dominar por ningún
demonio.
En el Nombre de Jesús, oh Satanás, rompo tu poder sobre mi espíritu, mi alma y mi cuerpo; Rompo todas
las formas en que intentas dominarme. Y proclamo mi liberación y victoria.

Eres un enemigo derrotado.


Jesús te destronará a ti y a todas tus cohortes. Ya no te tengo miedo.
Una vez, Satanás, eras mi señor y yo tu esclavo. Pero ahora soy tu amo; porque Jesús me hizo señor de
todos los poderes del mal y de todos los demonios. Y
¡estoy libre! Está escrito:
"Si, por tanto, el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres". ¡Soy verdaderamente libre! ¡Soy
verdaderamente libre!

El Maestro dijo:
"Conocerás la verdad y la verdad te hará libre". Ahora sé la verdad ...
Jesús te derrotó.
Los demonios, todos los espíritus malignos y el mismo Satanás están sujetos al Nombre de Jesús.
Porque cada rodilla se doblará.
De cosas, o seres, en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra. El cielo, la tierra y el infierno saben que
Dios resucitó a Jesús de entre los muertos y lo sentó a su diestra, muy por encima de todo principado,
y poder, y poder, y dominio,

¡Y le dio un NOMBRE! ¡SOBRE TODO EL NOMBRE! Y


este Nombre me pertenece.
¡Hay poder en este nombre! ¡Hay gloria en este Nombre!
¡Hay Majestad en este Nombre! ¡Hay autoridad en este Nombre!

¡Y tengo derecho a usar este nombre! Entonces: ¡sal, Satanás!


¡Fuera, enfermedad! ¡Dolor, deja mi cuerpo! ¡Todo mal, déjame! ¡Estoy libre!
Porque conozco la verdad. ¡La verdad me ha liberado!

Capítulo 17

EN ÉL
La gente me pregunta a menudo cómo estudiar la Biblia. Aunque tengo muchas
sugerencias, hay una que presento por encima de todas las demás.
Te lo presento aquí. Como cristiano, como creyente, lea el Nuevo Testamento
de principio a fin, primero las Epístolas, porque las Epístolas son las cartas
escritas para la Iglesia.
Mientras lee, busque todas las expresiones tales como: en Cristo, en Él, en
Quien, en Quien, etc. Subrayar los. Hay aproximadamente 140 textos bíblicos de
este tipo, que le dicen quién es, qué es y qué tiene porque está en Cristo.
Te muestran tu posición como creyente (¡estás en Cristo!). Te muestran tu
situación legal. Te muestran tu lugar en la familia de Dios. Le muestran su lugar
en el plan y propósito de Dios.
A través del estudio de estos textos descubrirás lo que la Palabra de Dios dice
sobre ti. Verás tu lugar en Cristo. Verá que cuando Jesús le dio a la Iglesia el
derecho de usar Su Nombre, nos autorizó a ser Sus representantes en la tierra.
De hecho, en las Epístolas, ¡la Iglesia se llama Cristo!
La Iglesia aún no se ha dado cuenta de que somos Cristo. Cuando
reconozcamos el hecho, comenzaremos el trabajo que debemos hacer.
2 CORINTIOS 6.14-16
14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué sociedad tiene la JUSTICIA con la
injusticia? ¿Y qué comunión tiene la LUZ con la oscuridad?
15 ¿Y qué acuerdo hay entre CRISTO y Belial? ¿O qué parte tiene el que cree con un infiel?
16 ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque tú eres el templo del Dios viviente,
como Dios dijo: Moraré en ellos y caminaré entre ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

El creyente tiene prohibido estar en yugo desigual con los incrédulos.


Y luego al creyente se le llama justicia, al incrédulo se le llama iniquidad.
Al creyente se le llama luz, al incrédulo se le llama tinieblas (v.14).
Ahora, note la siguiente declaración: ¿Qué armonía hay entre CRISTO y el
maligno? (v.15). ¡El creyente se llama Cristo!
La iglesia se llama creyentes. La iglesia se llama justicia. La iglesia se
llama luz. ¡La iglesia se llama Cristo! ¡Eso es lo que somos!
Cristo es la cabeza; somos el cuerpo. Somos Cristo. Mira, esto es lo que Jesús
está diciendo: "Tomen Mi Nombre; sean Mis representantes".
Cristo, con Su cuerpo resucitado de carne y huesos, está a la diestra del Padre.
Estamos aquí como Sus representantes, no solo colectivamente, sino también
individualmente.
Cuando oramos en el Nombre de Jesús, estamos tomando el lugar del Cristo ausente; estamos
usando Su Nombre, usando Su autoridad para llevar a cabo Su voluntad en la tierra.
- Kenyon
Según lo es
Si no está realmente basado en las Escrituras, es posible que el siguiente texto
bíblico no le parezca verdadero. Pero y:

1 JUAN 4.17
17 En esto, la caridad es perfecta para nosotros, para que en el día del juicio tengamos
confianza; porque, QUE ES, TAMBIÉN ESTAMOS EN ESTE MUNDO.
¿Según quién es? ¡Según Jesús lo es!
Entonces, ¿dónde estamos? ¿Cuándo llegamos al cielo? ¡No! ¡En este
mundo! ¡Gloria!
Según Jesús, ¡nosotros también estamos en este mundo! Y Jesucristo es el mismo
ayer, y hoy, y será para siempre (Heb. L3.8).
Jesús es el mismo ahora, en este momento, tal como era cuando caminaba por las
playas de Galilea.
Es lo mismo ahora, en este momento, como cuando Bartimeo, el mendigo ciego,
se sentó a un lado del camino cerca de la ciudad de Jericó y gritó: "¡Jesús! ¡Ten
piedad de mí!"
La gente a su alrededor, incluso los discípulos, al parecer, estaban tratando de
callarlo. Pero no quería callarse.
Jesús se detuvo y le dijo que lo llamaran. Le dije: "¿Qué quieres que haga por ti?"
El mendigo ciego respondió: "Maestro, ¿puedo volver a ver?".
Hasta cierto punto, la Palabra dice que Jesús tuvo compasión
su.
Mantén esto en mente. Considere, entonces, "como Él es" y "Jesucristo es el
mismo ayer y hoy, y será por los siglos".
Él es ahora todo lo que siempre fue, y según Él, nosotros también estamos en
este mundo. Jesús tuvo compasión y sanó.
John G. Lake, un poderoso apóstol de Dios, fue a Sudáfrica a principios de
siglo. Después de cinco años, construyó 500 iglesias allí.
La esposa de uno de los líderes del gobierno estaba a punto de morir de
cáncer. Sabiendo que Lake enseñaba sanidad divina, su esposo le pidió que fuera
allí y orara.
Debido al gran dolor, la esposa estaba tomando analgésicos. Pero tomó la
decisión de detenerse. Dijo: "Me voy a sumergir completamente en la
misericordia de Dios. Ni siquiera tomaré nada contra el dolor".
Lake dijo: "Si esta es su posición, y si esta es su fe, le haremos compañía en
esto".
Él y algunos otros pastores estaban junto a su cama, orando las 24 horas del
día. La única manera de que ella descansara era rezar hasta que se durmiera.
Una mañana, Lake llegó a casa para bañarse y cambiarse. En el camino de
regreso, a unas dos cuadras de su casa, la escuchó gritar de agonía. Corrió hacia
allí. Declaró que mientras corría, se apoderó de él la compasión. Se apresuró a
entrar en la casa, inmediatamente se acostó y, sin pensarlo, levantó el cuerpo
demacrado de la mujer y la sostuvo en sus brazos mientras él se sentaba en la
cama, llorando de compasión. Mientras él lloraba, ella se curó por completo:
salieron todos los síntomas del cáncer incurable.
Noté en mi propio ministerio que cuando puedo entregarme al Espíritu de Dios
y permitir que la compasión de Jesús brote en mí y fluya de mí, ocurren mayores
curaciones.
Tenemos tu nombre.
Tenemos su autoridad. Tenemos su compasión. Según Él, ¡nosotros también
estamos en este mundo!
... toma el lugar de Jesús y usa el nombre de Jesús como si el mismo Jesús estuviera aquí.
La única diferencia es que en lugar de Jesús hacer el trabajo que estamos haciendo para él, lo que hacemos
es a través del su mandamiento.
Nos dio la misma autoridad que tenía cuando estuvo aquí, y la posición que ocupa el creyente en Cristo le
da la misma categoría ante el Padre que tenía Cristo cuando estuvo aquí.
- Kenyon
Deje que esas palabras se filtren en su conciencia más íntima. Es un hecho
totalmente bíblico. Tenemos la misma categoría ante Dios que tenía Cristo
cuando estuvo en la tierra.
Jesús estaba orando por los creyentes - y estamos incluidos - en el capítulo 17.
En su oración, dijo:

JUAN 17.23
23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, y que el mundo sepa que tú me enviaste y
que los has amado como me has amado a mí.
¿Qué dijo Jesús? Dijo que el Padre amaba a los creyentes como ama a
Jesús. ¡No amas a Jesús más de lo que nos amas a nosotros!
Un famoso erudito de la Biblia dijo: "¡Ojalá pudiera creer eso!"
¡Gracias a Dios puedo creer! Puedo, porque esto está en la Biblia. Él nos ama
de la misma manera. Tenemos la misma categoría ante el Padre.
2 CORINTS5.21
21 El [Jesús], que no conoció pecado, lo hizo pecar por nosotros; para que en él seamos hechos justicia
de Dios.
¡En él, somos la justicia de Dios!
Alguien dijo: "Estoy buscando ser justo". Es una pérdida de tiempo.
La justicia es uno de los temas más incomprendidos en el
mundo eclesiástico de hoy.
Una vez estaba enseñando el tema en una iglesia en Pensilvania. Para ilustrar a
la gente el verdadero significado de la palabra, de repente me detuve y le dije a
un hombre en la primera fila (el pastor me había dicho que este individuo era el
hombre más espiritual que jamás había pastorado): "¿Eres justo?"
"Por qué", tragó saliva, "estoy buscando serlo".
Le dije: "No quiero ser descortés, pero quiero hacerte una pregunta. ¿Eres
hombre o mujer?" "Soy un hombre".
"¿Cómo te convertiste en hombre?" "Nací de esta manera."
"Así es como se mantiene justo", dije. "Nosotros
nace así ”.
Justicia significa la posición correcta ante Dios.

JUAN 15.5.8
5 Yo soy la vid, ustedes son las ramas; el que está en mí y yo en él, él da mucho fruto ...
8 En esto es glorificado mi Padre: que llevéis mucho fruto ...
Cuando miras un árbol, no piensas que las ramas son una cosa y que la parte
principal es otra. Es todo un árbol. Jesús dijo: "Yo soy la vid, ustedes son las
ramas".
¿Dónde crecen las frutas?
¡En las ramas! Es por la vida de la vid, pero allí se producen en las ramas.
Debemos estar haciendo las obras de Cristo. Estamos en Cristo. Tenemos
derecho a usar Su Nombre para la gloria de Dios el Padre.
"El uso ilimitado del Nombre de Jesús", enfatiza Kenyon, "nos revela la
confianza implícita que Dios Padre tiene en la Iglesia. Esto, en sí mismo, es un
desafío".
Dios es un Dios de fe. Está revelando su fe. Depende de nosotros aceptar el
desafío.

Capítulo 18

¡EL MILAGROSO!

EL ESTÁNDAR DE CRISTIANISMO

En el corazón mismo del libro del Sr. Kenyon hay un capítulo llamado "El
hombre y los milagros". Es tan importante que me gustaría considerarlo palabra
por palabra, pero aquí solo reproduciré algunas citas elegidas. Una vez más, le
animo a que compre una copia de su libro y estudie este capítulo hasta que lo
domine.
"¡Jesús! El Nombre mismo tiene el poder de obrar milagros, incluso hoy ... La vida de Jesús fue un
milagro".
"De las manos de los apóstoles fluyó un río de milagros que trastornó el judaísmo y sacudió al gobierno
romano hasta sus cimientos. Hicieron un descubrimiento: el nombre del hombre que amaban, a quien vieron
desnudo y colgado de esa cruz, ahora este mismo nombre ha poder igual al poder que ejercía cuando estaba
entre ellos ".
"El cristianismo comenzó con milagros; se propaga a través de milagros. Cada nuevo nacimiento es un
milagro, cada respuesta a la oración es un milagro, cada victoria sobre la tentación es un milagro".
"Cuando la razón toma el lugar de lo milagroso, el cristianismo pierde su virilidad, su fascinación y su
capacidad de dar frutos".
"El hombre anhela hoy un Dios que haga milagros ... El hombre quiere un Dios vivo. El hombre anhela un
milagro".
"La respuesta al anhelo universal del hombre por lo sobrenatural se encuentra en el nuevo nacimiento y en
la presencia del Espíritu Santo que habita en el creyente y en el Nombre de Jesús".
"Dios es un hacedor de milagros. Jesucristo fue un milagro y sigue siéndolo. La Biblia es un Libro de
Milagros ... Es la historia de la ruptura entre la dimensión sobrenatural y la natural".
"Cuando Jesús comenzó Su ministerio público, fue un ministerio de milagros.
Cuando la Iglesia comenzó su ministerio, fue un ministerio de milagros. Cada
avivamiento desde Pentecostés que ha honrado al humilde Galileo ha sido un
avivamiento milagroso".
"La Iglesia nunca ha sido levantada de sus escollos por los grandes maestros
filósofos, sino por humildes laicos que han tenido una nueva visión de Cristo, de
Aquel que es el mismo ayer, hoy y será por los siglos".
"Anhelamos la presencia manifiesta del Espíritu en nuestros servicios
religiosos ... Todos los hombres normales anhelan lo sobrenatural; anhelan ver la
manifestación del poder de Dios y sentir la emoción del toque de lo invisible".
"El hombre fue creado por un Dios obrador de milagros
 este elemento milagroso está en el hombre ".
"El hombre anhela obrar milagros y vivir en la atmósfera de lo sobrenatural".
"Este elemento milagroso en el hombre lo ha convertido en un inventor, un
descubridor e investigador".
"El reino milagroso es el reino natural del hombre; él es, por creación, el
compañero de un Dios Padre que hace milagros".
La Biblia dice que somos colaboradores de Dios (\ Co 3.9). Ahora, si
cooperamos con Dios, tendremos que ser hacedores de milagros, ¡porque Él es un
Dios hacedor de milagros!
"El pecado ha destronado al hombre del reino de los milagros, pero, por gracia, está volviendo a
lo que le pertenece. Para nosotros, la lucha ha sido difícil para comprender los principios de esta vida
de fe, que nos es extraña. El pecado ha hecho los que trabajan para nosotros, la gracia quiere
convertirnos en aquellos que confían ".

"Al principio, el espíritu del hombre era la fuerza dominante en el mundo; cuando pecó, su mente
se volvió dominante
- el pecado destronó el espíritu y coronó el intelecto; pero la gracia está restaurando el espíritu a su
lugar de
dominio, y cuando el hombre llegue a reconocer el dominio del espíritu, vivirá sin esfuerzo en la
dimensión de lo sobrenatural. La fe ya no será un esfuerzo y una lucha, sino un vivir inconsciente en
la dimensión de Dios ".
"La dimensión espiritual es el hogar normal del hombre; él la coloca en el lugar donde la
comunión con Dios es una experiencia normal, donde la fe en el Dios milagroso y obrador de
milagros es inconsciente, donde el hombre ejercerá el tipo más elevado de fe, pero será tan
inconsciente de haber ejercido su fe como cuando escribe un cheque ".
El problema de la Iglesia radica en el hecho de que hemos vivido tanto tiempo
bajo nuestros privilegios que pensamos que es un cristianismo normal. Pero es
anormal. ¡Es un cristianismo totalmente anormal!
Toda la Iglesia, incluidos los movimientos pentecostal, carismático y del
Evangelio completo, está en su etapa de infancia. Buscamos tener fe. Intentamos
creer.
Pero, gracias a Dios, algunos vienen a ver la luz de la Palabra de Dios. Y estoy
más convencido hoy que ayer, que en estos últimos días surgirá un grupo de
creyentes que se darán cuenta y conocerán su autoridad, sus derechos y sus
privilegios en Cristo. Sabrán que el Nombre de Cristo les pertenece. Tomarán este
Nombre y comenzarán a usarlo tan inconscientemente como cuando toman las
llaves del auto y abren la puerta del auto, lo ponen en el encendido y lo encienden.
El conocimiento de lo que ha sido revelado todo el tiempo, en la Palabra de Dios,
está llegando. Pero no lo percibimos porque tratamos de comprenderlo con el
razonamiento humano.
La Biblia dice claramente: Ahora bien, el hombre natural no entiende las cosas
del Espíritu de Dios, porque parecen insensatas; y no puede entenderlos, porque se
disciernen espiritualmente (1 Cor 2,14).
Podrías interpretarlo así: "la mente natural no acepta las cosas del Espíritu de
Dios".
Recuerde que la Palabra de Dios proviene del Espíritu de Dios.

2 PEDRO 1.20,21
20 Sabiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación
particular;
21 Porque la profecía nunca fue producida por la voluntad de ningún hombre, sino que los
santos hombres de Dios hablaron inspirados por el Espíritu Santo.
La Palabra de Dios contiene los pensamientos de Dios. Estos pensamientos son
más altos que los pensamientos del hombre, así como los cielos son más altos que la
tierra (Is 55: 8,9).
Necesita dejar que la revelación de la Palabra de Dios entre en su corazón - su
espíritu. Tu mente natural no puede aceptar las cosas del Espíritu de Dios. Son
discernidos espiritualmente.
La Iglesia nunca se dará cuenta de estas cosas a menos que se prediquen (Dios ha
puesto maestros en la Iglesia para enseñar), pero la verdad llegará poco a poco. Y
cuando llegue a su máxima expresión, y crezcamos más allá de la etapa de la
infancia cristiana, y conozcamos nuestros derechos y privilegios, y la autoridad y el
poder que hay en este Nombre, y nos levantemos para usar este Nombre, se le dirá a
nuestros Respeto, tal como se dijo de los primeros discípulos: Estos que han
conmovido al mundo también han llegado aquí (Hechos 17,6).
Podrías interpretarlo así: "la mente natural no acepta las cosas del Espíritu de
Dios".
Recuerde que la Palabra de Dios proviene del Espíritu de Dios.
2 PEDRO 1.20,21
20 Sabiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación
particular;
21 Porque la profecía nunca fue producida por la voluntad de ningún hombre, sino que los
santos hombres de Dios hablaron inspirados por el Espíritu Santo.
La Palabra de Dios contiene los pensamientos de Dios. Estos pensamientos son
más altos que los pensamientos del hombre, así como los cielos son más altos que la
tierra (Is 55: 8,9).
Necesita dejar que la revelación de la Palabra de Dios entre en su corazón - su
espíritu. Tu mente natural no puede aceptar las cosas del Espíritu de Dios. Son
discernidos espiritualmente.
La Iglesia nunca se dará cuenta de estas cosas a menos que se prediquen (Dios ha
puesto maestros en la Iglesia para enseñar), pero la verdad llegará poco a poco. Y
cuando llegue a su máxima expresión, y crezcamos más allá de la etapa de la
infancia cristiana, y conozcamos nuestros derechos y privilegios, y la autoridad y el
poder que hay en este Nombre, y nos levantemos para usar este Nombre, se le dirá a
nuestros Respeto, tal como se dijo de los primeros discípulos: Estos que han
conmovido al mundo también han llegado aquí (Hechos 17,6).

Capítulo 19

FE Y NOMBRE
Si tuviera suficiente fe, podría estar pensando, podría usar este Nombre.
Puedes usarlo de todos modos. Te pertenece.
Si estudia las Escrituras cuidadosamente, encontrará que en ninguna parte Jesús
menciona la fe o la creencia cuando habla en el uso del Nombre de Jesús, excepto
en tiempo futuro.
Kenyon escribe: "El derecho a usar Su Nombre es una bendición otorgada a la
Iglesia: es un derecho que pertenece a todo hijo de Dios". Luego, cita nuestro
cuádruple derecho a usar el Nombre:
1. Nacimos en la familia de Dios y el Nombre pertenece a la familia. 2. Hemos sido bautizados en el
Nombre y, habiendo sido bautizados en el Nombre, somos bautizados en Cristo mismo.
3. Nos lo dio Jesús, quien nos otorgó el poder. 4. Fuimos comisionados como Embajadores para ir y
proclamar este Nombre entre las naciones.
"No puedo ver", observa Kenyon, "dónde necesitamos tener una fe especial para
usar el Nombre de Jesús, porque es legalmente nuestro. Si tuviera mil dólares en el
banco, no sería necesario ningún acto de fe consciente de mi parte para firmar un
cheque por cien dólares ...
Si eres un hijo de Dios, entonces eres un heredero de Dios, un coheredero con
Cristo, tienes derecho a usar el Nombre de Jesús, y si tienes este derecho, es por tu
lugar en la familia ".
La fe es normal y natural para los hijos de padres amorosos que se preocupan por
sus necesidades. No se preocupan por la próxima comida. No paran de jugar para
entrar a la casa diciendo: "Mamá, yo sé que si te pido un trozo de pan me lo
das". Saben esto automáticamente. Y pon este conocimiento en práctica. Ejercen
una fe inconsciente. No es de extrañar que Jesús dijera: Si no se convierten y se
vuelven como niños, de ninguna manera entrarán en el reino de los cielos (Mt 18:
3). Necesitamos llegar al punto en que tengamos una fe inconsciente en Dios, una fe
inconsciente en la Palabra.
Kenyon declara: "Creo que llegará el momento en que grandes grupos de
creyentes vivirán esta vida sencilla de fe; la vivirán inconscientemente, la vivirán a
diario; vivirán en esta región superior donde verán en el Nombre de Jesús la
plenitud de la autoridad y poder que había en Cristo cuando caminó sobre la tierra ".
Nuestro problema es que hemos mantenido a las personas en su infancia cuando
se trata de crecimiento espiritual.
Uno de los defectos que he encontrado en la mayoría de las enseñanzas de los
últimos años sobre el discipulado, la sumisión, etc., es que ha mantenido a las
personas en la condición de bebés. No pudieron desarrollarse. No pudieron tomar
decisiones. No pudieron obtener la guía de Dios por sí mismos. Alguien más tenía
que ejecutarlos. Esto es contrario a las Escrituras, la Palabra de Dios y, de hecho,
contrario a la inteligencia. Mantiene a la gente en esclavitud y en un estado infantil.
Dios quiere que sus hijos maduren, que crezcan espiritualmente. Quiere que sean
hacedores de la Palabra, no solo oyentes. Quiere que empiecen a reinar en el ámbito
de la vida.

Capítulo 20

REINANDO POR NOMBRE


Porque si por la ofensa de alguno reinó la muerte sobre él, mucho más los que
reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por uno,
Jesucristo.
- Romanos 5.17
Sería posible entender este versículo de la siguiente manera: "Si por la ofensa de
Adán la muerte espiritual (que es la naturaleza de Satanás, a saber: odio, mentira,
pobreza, enfermedad) reinó a través de uno, mucho más los reciben la abundancia
de la gracia y el don de la justicia, reinarán en vida por uno, a saber, Jesucristo ".
La traducción extendida, y varias otras, traducen:
reinarán como reyes en la vida.
¿Sobre qué deberíamos reinar? Sobre las circunstancias, la enfermedad, la
enfermedad, el pecado, el odio y todo lo demás que pertenece al diablo.
Estas cosas no nos dominarán. Los dominaremos. Este es el significado de reinar
en la vida.
Uno pensaría que alguien que vive en Rua Can-do-Dificultad, justo al final de la
cuadra, cerca de Beco dos Queixumes, que va por la vida sin mucho que comer,
enfermo, demacrado, atrapado en un trabajo monótono, es una persona. que reina en
la vida? No, no lo pensaría.
Es cuando penetramos en la Palabra y pensamos profundamente en sus verdades
que realmente comenzamos a reinar en vida a través de Cristo Jesús.
COLOSENSES 1.12.13
12 Dando gracias al Padre, que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en la
luz.
13Nos sacó del poder de las tinieblas y nos llevó al Reino del Hijo de su amor.
El apóstol Pablo está hablando de dar gracias a Dios Padre por algo que nos
pertenece en este momento. Dios nos ha capacitado para ser partícipes de la
herencia de los santos en la luz. ¡Los santos heredaron algo!
En el versículo 13 comienzas a hablarnos de esta herencia. Primero, Dios el
Padre nos ha liberado del poder o autoridad, de las tinieblas. En otras palabras: nos
liberó de la autoridad de Satanás. Los demonios. De enfermedades. De
enfermedad. Pobreza. Dios nos ha liberado de todas las demás cosas que pertenecen
a Satanás.
Una traducción dice: "Él nos sacó del dominio y dominio de las tinieblas".
En lugar de que Satanás reine sobre nosotros, somos nosotros los que reinaremos
sobre él.
Con demasiada frecuencia, los cristianos llenos del Espíritu son gobernados y
dominados por el diablo, las circunstancias y todo lo demás en este mundo. Deben
estar felices, alegres, llenos de vida y luz.
Levantémonos y disfrutemos de lo que nos pertenece. ¿Cómo reinamos? ¡Por Cristo
Jesús!
Creo que podemos expresarlo de esta manera: debemos reinar
por el Nombre de Cristo Jesús. Porque Él nos dio Su Nombre, diciendo: "En Mi
Nombre echarán fuera demonios".

Capítulo 21 HAY SANIDAD EN EL NOMBRE

Tenemos un tesoro y ni siquiera lo sabíamos.


Puede preguntarle a la gente: "¿El nombre de Jesús pertenece a la Iglesia?"
"Si"
"¿Para que sirve?"
"¡Oh! Sólo para ser adorado y alabado".
Realmente adoramos y alabamos el Nombre de Jesús, pero este no es Su único
propósito. El Nombre nos ha sido dado para nuestro beneficio.
Hay sanación en este Nombre. Debe haber, porque Jesús dijo: En mi nombre,
pondrán las manos sobre los enfermos y serán sanados. Debe haber curación allí,
porque Pedro dijo al hombre cojo: "Lo que tengo, esto te lo doy: en el nombre de
¡Jesucristo, el Nazareno, anda! "

Salvación completa

HECHOS 4.12
12 Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los
hombres, en el que podamos ser salvos.
El Nombre de Jesús es salvación.
Cuando usamos la palabra "salvación", porque hemos sido entrenados de esta
manera, automáticamente pensamos en la remisión de los pecados, el nuevo
nacimiento. Pero es solo una parte
de la salvación, y si su pensamiento sólo llega a este punto, se está limitando a Dios.
En la Biblia de referencia Scofield, el Dr. Scofield indica el significado completo
de la palabra salvación en la siguiente referencia a Romanos 1.16 (Romanos 1.16
dice: Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo, porque es el poder de Dios
para la salvación de todo el que cree. , primero por el judío y también por el
griego.):
Las palabras hebreas y griegas para "salvación" implican las ideas de la liberación, la
seguridad, la conservación, la curación y la integridad. La salvación es la gran palabra inclusiva del
Evangelio, que reúne todos los actos y procesos redentores.
- Scofield
Cuando Dios dice "salvación", está hablando de más de lo que la gente cree. El
evangelio de Cristo es el poder de Dios para la liberación. El Evangelio de Cristo es
el poder de Dios para la seguridad. El Evangelio de Cristo es el poder de protección
de Dios. El Evangelio de Cristo es el poder sanador de Dios .
Cuando la Palabra de Dios dice: "No hay otro nombre, dado a los hombres, por el
cual sea importante que seamos salvos", no se trata solo del nuevo
nacimiento. También se trata de curar nuestro cuerpo.
En ningún otro nombre hay cura.

Sanación en redención

Necesitamos saber que la curación de nuestro cuerpo físico es una parte integral
del Evangelio del Señor Jesucristo. No solo tomó nuestros pecados sobre sí
mismo; también tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades.
ISAÍAS 53.4.5
4 Ciertamente, tomó nuestras debilidades y se esforzó por nuestros esfuerzos; y lo llamamos
afligido, herido de Dios y oprimido.
5 Pero él fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó
el castigo que nos trae la paz, y por sus heridas fuimos sanados.

MATEO 8.17
17 Para que se cumpla lo dicho por el profeta Isaías, quien dice: Él tomó nuestras
enfermedades y tomó nuestras enfermedades.

1 PEDRO 2.24
24 Él llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos a los pecados,
pudiéramos vivir para la justicia; y por tus heridas fuiste curado.

La sanidad que Él ya ha proporcionado se vuelve real para nosotros a través de


Su Nombre. "En mi nombre, sobre los enfermos impondrán sus manos y serán
sanados". ¿Porque? Porque la cura nos pertenece. Jesús lo proporcionó en nuestra
redención.

Pero, ya sabes, nos enseñaron a compartirlo. Nos enseñaron a pensar así: sé que
el Señor salva hoy. El Nombre funcionará cuando traicione (así lo llamamos
nosotros) la salvación. Pero el Nombre no funciona más allá de eso. Trato cerrado.
¡No! ¡Este Nombre hará todo lo que ha hecho! Si no, entonces no tengo derecho a
creer que hay salvación en este Nombre.

¡Gracias a Dios, hay sanidad en este Nombre!

Si nos hubieran enseñado acerca de la sanidad en el Nombre de Jesús de la


misma manera que se nos enseñó acerca de lo que llamamos salvación en el
Nombre de Jesús, no habría más dudas al respecto. Tendríamos
fe inconsciente en la curación, como la tenemos en la remisión de los pecados.

La remisión de los pecados

Jesús terminó con el problema del pecado. Él llevó


nuestros pecados.
Cuando lo creemos y lo aceptamos personalmente, se convierte en una realidad
para nosotros individualmente. Nacemos de nuevo.
Nos convertimos en una criatura completamente nueva, una creación totalmente
nueva, sin pasado.

2 CORINENTE 5.17
17 Así que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí, todo
está hecho de nuevo.
¡Las cosas viejas han pasado!
Los viejos pecados que cometimos antes de nacer de nuevo no existen en la
mente de Dios. No los recuerda.

ISAÍ COMO 43.25


25 Yo mismo soy el que borro tus transgresiones por mi causa y tus pecados, no me acuerdo.

MIQUÉIAS 7.19
19 Él volverá a compadecerse de nosotros, subyugará nuestras iniquidades y echará todos
nuestros pecados en las profundidades del mar.

Si junta Isaías 43.25 y Miqueas 7.19, se dará cuenta de que Dios escondió
nuestros pecados en el Mar del Olvido:

Como dijo Corrie Ten Boom, "¡No vayas a pescarlos!"

Déjalos ahí. Ya no existen. Dios los borró. No existen en la dimensión


espiritual. Jesús los cargó.
SALMO 103.12
12 Cuando el Oriente de Occidente está lejos, así trata nuestras transgresiones de nosotros.
¡Esta distancia no se puede medir! Puedes empezar a viajar por el mundo,
siempre hacia el este, y seguir avanzando. Si vivieras hasta los 1000 años y
circularas por el mundo todos los días durante 1000 años, todavía estarías viajando
hacia el este.
No es así en el caso del norte y del sur. Si viajaba hacia el norte, pasaría el polo
norte un día determinado y comenzaría a viajar hacia el sur.
¡Jesús tomó nuestros pecados tan lejos de nosotros como lo está el Este de
Occidente!
Sin duda, el diablo intentará hacerte recordarlos. Quiere mantenerlo fuera de la
situación en la que el Nombre de Jesús funcionará para usted. Si está bajo
condenación, no puede ser valiente al usar este Nombre.
El diablo traerá a tu mente una imagen de algo que hayas hecho en el pasado.
Cuando me hace esto, me río de él y le digo: "Ciertamente hice eso. Pero me
estás mostrando una mera imagen de eso, que Dios borró. Dios se ocupó de ese
pecado y lo quitó. Lo escondió en el Mar del Olvido. No puedes meterte con eso, es
solo una foto de él lo que me traes ".
Pensar en estas imágenes que trae es un poco como mirar fotografías antiguas que
tomaste hace varios años. Ya no parecen ser ustedes. ¡Las imágenes que trae el
enemigo no son realmente ustedes! Eres una nueva criatura.

El perdon de los pecados

Pero, ¿qué pasa con los pecados que ha cometido desde que nació de nuevo?
1 JUAN 1.9
9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y
limpiarnos de toda injusticia.
Después de convertirse en cristiano, 1 Juan 1.9 es la forma de perdonar los
pecados.
La gente a menudo usa este versículo cuando trata con pecadores. Pero no estaba
dirigido al pecador.
El pecador no pudo cumplir las condiciones. No podía confesar todas las cosas
malas que has hecho, porque no podía recordarlas. Toda tu vida está mal.
Sin embargo, después de convertirse en cristiano, en el mismo momento en que
hace algo mal, lo sabe en lo más profundo de su ser. Nadie necesita decirte
nada; usted ya sabe. Puede detenerse allí mismo y decir: "Perdí el objetivo. Dios,
perdóname". ¡Y Él te perdonará!
En el Nombre de Jesús, el perdón de los pecados pertenece al cristiano.
Pero lo que quiero que se dé cuenta es esto: es tan fácil ser sanado como ser
perdonado de sus pecados.
Si la gente comenzara a creerlo, ¡funcionaría para ellos!
En la década de 1950, la polio se estaba propagando. Una madre con su hija de 6
años, ambas víctimas de esta enfermedad, fueron llevadas a mis reuniones.
Más tarde supe lo desesperada que era su situación. La madre no usaba sus
piernas y casi no usaba sus brazos y manos. Alguien fue contratado para hacer las
tareas del hogar a tiempo parcial porque no podía pagar un ama de llaves a tiempo
completo. Así que mientras el padre estaba fuera
Tengo el 90% de mi uso corporal y recuperaré el resto. Ya estoy haciendo todas mis
tareas domésticas. Cuido de nuestra hija. Barro la casa y limpio el piso. Yo cocino
todas las comidas.
"Quiero que sepas que fue el resultado de las cintas que escuché una y otra vez,
sentado en esa silla de ruedas ..."
En aquellos días, no teníamos cintas disponibles. Pero habían grabado las
reuniones en su grabadora. Los había escuchado durante varios años antes de que
las verdades de la Palabra de Dios sobre la sanidad entraran en su espíritu, para que
pudiera recibir su sanidad.
Mucha gente buena, totalmente nacida de nuevo, ha recibido solo una parte del
Evangelio. Piensan que todo comienza y termina con el nuevo nacimiento. Les
resulta difícil creer más. Por eso tarda tanto.
Por Dios, no toma mucho tiempo.
Esa niña, con una fe infantil, simplemente aceptó lo que le enseñaron y fue
sanada. Su madre siguió sentada en la silla de ruedas.
Algún incrédulo podría haber dicho: "Eso no puede ser correcto. ¿Por qué no ha
sido sanada la mujer?"
Ella tuvo algo que ver con eso.
Mira: tenemos algo que ver con el tema. Dios le ha proporcionado al pecador la
remisión de los pecados. Proporcionó el perdón de los pecados a los cristianos. Él
también nos proporcionó una cura. Pero tenemos algo que ver con el caso. Y todo
está incluido en el Nombre de Jesús.
La Palabra de Dios es verdadera. Y podemos poner esa Palabra en práctica.
En el momento en que confieso mis pecados, Él es fiel y justo para perdonar mis
pecados (1 Juan 1.9). En el
en el momento en que confieso, me perdona. Cuando Él me perdona, soy
perdonado, ya sea que me sienta así o no, me guste o no.
"Sobre el mismo fundamento", dice Kenyon, "en el momento en que confieso que
Satanás puso una enfermedad o dolencia en mí, justo en ese momento, Él [Dios] es
fiel y justo para sanarme, ¡y estoy sano!"
La enfermedad proviene de la misma fuente que el pecado. No viene del cielo. No
hay ninguna enfermedad ahí arriba. Jesús les dijo a los discípulos que oraran, en la
oración llamada Oración dominical: "Hágase tu voluntad en la tierra como en el
cielo". ¿Es la voluntad de Dios que haya enfermedad en el cielo? Todo el mundo
sabe que no lo es. Por lo tanto, no puede ser Su voluntad en la tierra.
Escuche lo que dice Kenyon al respecto:
"... cuando Él nos dio el derecho de usar Su Nombre para sanar a los enfermos,
fue simplemente para que pudiéramos llevar al escenario, mediante el uso de este
Nombre, la plenitud de Su obra completa, y para que los afligidos supieran que en el
uso de este Nombre, el Cristo Viviente, que sana, está presente.
No se trata de buscar creer, no se trata de buscar
acepta la cura.
La fe se vuelve innecesaria en el sentido actual de la Palabra. La cura es
nuestra; este Nombre lo pone a nuestra disposición.
Este Nombre es nuestro, y en este Nombre está toda la ayuda, toda la
victoria, todo poder, toda salud.
No lo intentes; no te esfuerces, solo úsalo.
Use este Nombre con la misma libertad que usa su chequera.
El dinero ya está depositado; emite el cheque sin ejercer ninguna fe especial; es
decir: no se da cuenta de que lo está ejercitando, aunque lo está utilizando.
Y al usar el Nombre de Jesús, realmente ejercitas la Fe
o es la fe inconsciente, la fe que nos transmite la evidencia que nos
convence más allá de cualquier sombra de
duda.
Cualquier otro tipo de fe es anormal.
En la segunda venida de Cristo, ningún acto de fe de nuestra parte será
necesario para ser arrebatados, ni requerirá ningún esfuerzo para recibir la
inmortalidad.
o simplemente seremos inmortales, seremos trasladados al cielo.
Eso está en el plan de Dios, en Su programa eterno.
No se necesitará ninguna fe especial para resucitar; la resurrección está en el
programa.
Pero, ¿qué pasa con el programa de Dios para hoy? Kenyon hace la siguiente
observación: "Si entendiéramos Su programa para hoy, los enfermos
simplemente se curarían en el momento en que la enfermedad los tocara".

ROMANOS 8.11
11 Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de los muertos mora en vosotros, el que levantó a Cristo
de los muertos vivificará también vuestro cuerpo mortal por su Espíritu que mora en vosotros.
Esto se refiere a nuestro cuerpo ahora. Medios mortales
condenado a muerte o: destinado a muerte.
Tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo solo porque tu cuerpo es el templo
de tu espíritu humano. El Espíritu Santo no morará en su cuerpo después de que
su espíritu humano se haya ido. El Espíritu Santo no morará en su cuerpo en la
tumba. Ahora habita en tu espíritu. Es una de las razones para morar en ti, no el
único propósito, sino uno de ellos, es avivar tu cuerpo mortal; sana tu cuerpo
físico.
Vivificar significa estar lleno de vida.
Las únicas veces que me han atacado en el cuerpo (excepto en aquellas
ocasiones en que violé una ley de la naturaleza, como salir al aire frío de la noche
mientras tenía calor y sudor después de predicar, y sin llevar abrigo) fue cuando
perdí mi El objetivo de Dios.
No quiero decir que haya cometido un gran pecado. Simplemente falló en
obedecer a Dios exactamente. No era en el ministerio que quería que
ocupara; Estaba haciendo lo que quería hacer yo mismo. Él estaba predicando, y
lo que hizo fue correcto, pero no fue Su perfecta voluntad. Entonces la puerta
estaba abierta para que Satanás me atacara.
En todas las ocasiones, esto es lo que me sucedió cuando fui sanado: el Espíritu
de Dios en mí avivó mi cuerpo mortal , resucitó dentro de mí.
La muerte vino, más de una vez, y se fijó en mí.
Una vez, un evangelista de la Asamblea de Dios estaba conmigo, que había
estado en el ministerio durante muchos años. (Pesaba solo 62 kilos y estaba muy
delgada. Por eso era tan fácil para mí detectar los latidos de mi corazón).
Más tarde me dijo: "Hermano Kenneth, puse una mano sobre su corazón y la
otra detrás de su espalda mientras estaba acostado allí. Su corazón se había
detenido por completo. Pero cuando se detuvo, se levantó de la cama y se puso
de pie. No te solté por un momento. Mantuve mi mano en tu corazón mientras
caminabas por esta casa pastoral [dormitorio y sala de estar] dos veces. Y tu
corazón no latió ni una vez. La tercera vez que empezaste volviendo, el corazón
empezó a latir perfectamente ".
Te diré lo que pasó. No me levanté de esa cama. El Espíritu de Dios en mí
apareció y avivó mi cuerpo. Ese poder dentro de mi
simplemente me levantó, me puso de pie y me hizo empezar a caminar.
Al mismo tiempo, iluminó mi mente para decirme dónde fallé el
objetivo. Había forzado demasiado mi cuerpo. (Nuestros cuerpos siguen siendo
mortales. No podemos trabajar demasiado sin que nuestros cuerpos reaccionen).
Había trabajado demasiado, me había calentado demasiado y había tenido algún
tipo de insolación.
Cuando me volví para caminar por esa casa pastoral por tercera vez, mientras
el poder de Dios me sostenía, le prometí a Dios: "Nunca volveré a forzar tanto mi
cuerpo".
En el momento en que te hice esta promesa, mi corazón comenzó a latir de
nuevo.
En otra ocasión, llegó la muerte y fijó en mí sus últimos estertores (lo sé: he
muerto dos veces). Había fallado el objetivo de Dios, había estado fuera de su
voluntad y el diablo me atacó. El escalofrío de la muerte estaba en mi frente.
Pero en el mismo minuto que sucedió, dentro de mí (el Espíritu Santo habita
en las personas) se levantó y avivó mi cuerpo. La vida pasó por todo mi cuerpo.
El Señor me dijo una vez en el invierno de 1948 (y no entendí lo que estaba
diciendo, excepto ahora): "No puse los dones de sanidad y el Nombre de Jesús en
la Iglesia para que la gente se sanara a sí misma. Puse el Nombre en la Iglesia de
Jesús y los dones de curación en la Iglesia para que la Iglesia sane al mundo con
ellos ".
Verá: ¡la Iglesia debe caminar en Romanos 8:11! Escuche a Kenyon de nuevo:

... una de las razones por las que Él habita en nosotros es para sanar nuestro cuerpo físico de las
enfermedades que continuamente se nos adhieren.
Cuando comprendamos este hecho, no estaremos tratando de ejercer fe por nuestra cura, o por cualquier
otra necesidad; simplemente reconocemos el hecho de que esta cura, esta necesidad, está en el programa y es
parte de él, y aceptaremos lo que nos pertenece. .
Él llevó nuestros pecados sobre Su cuerpo en el madero, y murió a causa de estos pecados, y creemos que
morimos con Él; por lo tanto, no necesitamos morir de nuevo al pecado.
Él fue vivificado y nosotros fuimos vivificados con él.

En Efesios vemos esa palabra nuevamente


acelerado. Recuerda: significa estar lleno de vida.
EFESIOS 2.1,5,6
1 Y os dio vida, estando muertos en delitos y pecados. 5Mientras aún estábamos muertos en nuestras ofensas,
él nos vivificó juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
6Y nos resucitó con él, y nos hizo sentarnos en los lugares celestiales en Cristo Jesús.

Morimos al pecado en Cristo. Fuimos vivificados (llenos de vida) con Él.


Morimos por nuestros pecados. Morimos por nuestra vieja naturaleza. También
morimos a causa de nuestras enfermedades. Resurgemos en la plenitud de Su
vida. Así es la plena salvación.

Cuando llegamos a comprender esto, sabemos que nuestra vieja naturaleza pecaminosa no tiene ningún
derecho, ningún privilegio, de reinar sobre nosotros, porque está muerta, y no aceptaremos ninguna imitación
de ella que Satanás quiera imponernos en nuestra ignorancia, ni reconoceremos ninguna condenación. por
cualquier pecado que hayamos cometido en el pasado, porque Cristo los cargó, y nunca más tendremos que
cargar con ellos, ni tendremos que sufrir ninguna condenación por ellos, porque Él fue condenado a causa de
ellos y los cargó.
Como consecuencia, somos libres y: 'Ahora, pues, ya no hay condenación para los que están en Cristo
Jesús'.
La misma verdad se aplica a nuestras enfermedades. Isaías 53.4: "Él tomó nuestras debilidades sobre sí
mismo, y tomó nuestras penas sobre sí mismo".
Ahora bien, la enfermedad no tiene derecho a imponerse sobre nosotros, y Satanás no tiene derecho a
imponernos ninguna enfermedad.
¡Eran libres!
Y cuando llega la enfermedad y la dolencia, todo lo que tenemos que hacer es tratarlos exactamente como
tratamos nuestros viejos pecados.
- Kenyon

No he tenido un solo día de enfermedad en 45 años. No dije que el diablo no


me atacó. Pero antes de que termine el día, estoy sano.
Cuando el diablo me ataca, le digo: "Satanás, estas enfermedades fueron
llevadas sobre el cuerpo de Jesús. No tienes derecho a traer su imagen aquí para
asustarme. Ahora, toma tus cosas, póntelas. en la maleta y lárgate de aquí. No
aceptaré esas cosas ”.
Otra persona dice: "Me estoy resfriando". Es un error. Ella lo aceptó.
Jesús quitó el pecado. Él "cargó" con nuestros pecados.
Además, "tomó" nuestras enfermedades y "llevó" nuestras enfermedades. Las
palabras griegas y hebreas traducidas "llevar" significan "quitar" o llevarse ".
Esa enfermedad no existe. Satanás está buscando traérmelo. Si lo acepto, me lo
puede poner. Pero no lo aceptaré porque Jesús se ocupó de ello.
Esta profunda declaración de Kenyon resume el tema:
Ya no es necesario llevar nuestras enfermedades a nuestro cuerpo, ya que no es necesario llevar un pecado
no perdonado a nuestra naturaleza espiritual.

Capítulo 22
CONFESIÓN Y NOMBRE
La confesión ocupa un lugar importante en relación con el Nombre de
Jesús. Debemos confesar nuestra fe en Jesús como Persona, pero también
debemos confesar nuestra fe en el Nombre de Jesús.
Me di cuenta de esto cuando era un niño bautista hace 45 años. Vi marcos
23.11 y 24. Y comencé a decir en voz alta - confesé con la boca - lo que creía en
mi corazón, y en ese mismo momento desapareció la parálisis, desapareció la
enfermedad cardíaca, desapareció la enfermedad sanguínea incurable. Gozaba de
buena salud. Y hasta ahora estoy bien de salud.
Algunos cristianos se oponen. Dicen: "No creo en esta confesión".
Yo los amo. No estoy en contra de ellos; Estoy a favor de ellos. Lo siento
mucho por ellos. Podría llorar por esto. Pero si no hay nada en este asunto de la
confesión, tampoco hay nada en la salvación.

ROMANOS 10.9.10
1. A saber: si con tu boca confiesas al Señor Jesús y crees en tu corazón que Dios lo
levantó de los muertos, serás salvo.
2. Ya que con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.
No hay salvación sin confesión. No hay remisión de pecados ni un nuevo
nacimiento sin confesión.
Nuestra experiencia cristiana comienza con la confesión.
El problema con el mundo de la iglesia en general es que comenzó y se detuvo
allí mismo. Comenzó en el punto de partida, y esto lo mantuvo en la etapa
infantil del desarrollo espiritual.
El cristianismo se llama "nuestra confesión".

HEBREOS 3.1
1 Por tanto, hermanos santos, participantes de la vocación celestial, considerad a Jesucristo, apóstol y
sumo sacerdote de nuestra confesión.
La palabra confesión aquí se traduce a la misma palabra griega traducida
como confesión en Romanos 10: 9 y 10.
WEVine: Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento define la
palabra con el siguiente significado: declarar abiertamente por medio de
pronunciar libremente, siendo dicha confesión el efecto de la profunda
convicción de los hechos. Kenyon indica que significa "testificar con una
confesión de nuestros labios".
La gente puede no tener idea de lo que está diciendo cuando lo dice, pero
cuando dice "No creo en la confesión", es lo mismo que decir "No creo en el
cristianismo".
Percibimos el lugar que ocupa la confesión en la experiencia del nuevo
nacimiento. Ocupa el mismo lugar en nuestro día a día.
Esto se debe a que el andar diario del cristiano es un andar de fe (2 Co 5,7).
HEBREOS 4.14
14 Puesto que tenemos un gran sumo sacerdote, Jesús, el Hijo de Dios, que ha entrado en el cielo,
retengamos nuestra confesión.
El cristianismo es una confesión.
Mantengamos firme el testimonio y la confesión de nuestros labios.
Permanezcamos firmes en decir quiénes somos, qué somos y qué tenemos
porque estamos en Cristo.
Mantengamos la confesión de nuestro lugar en Cristo, la confesión de nuestros
derechos y privilegios en Cristo Jesús, la confesión de lo que Dios Padre ha
hecho por nosotros en Cristo, y de lo que el Espíritu, mediante la Palabra de
Dios, ha hecho en nosotros y puede hacer a través de nosotros.
Nuestra fe se mide por nuestra confesión. Nunca podremos reconocer más de
lo que confesamos.
El Nombre de Jesús comenzará a trabajar para nosotros cuando comencemos a
confesar lo que hará ese Nombre.
Sin embargo, Kenyon señala un peligro: existe un grave peligro de tener dos
confesiones.
Uno sería de la integridad de la Palabra y el otro sería de nuestras dudas y
temores.
Confesar la integridad de la Palabra de Dios y luego volvernos a confesar
dudas y temores incrustará confusión en nuestro espíritu.
Si la Palabra de Dios es verdadera - y es verdadera - y si creemos en la
integridad de la Palabra de Dios, la duda y el miedo no pueden estar con
nosotros. Ellos tienen que ir.
Alguien dijo: "Cuando la fe entra por la puerta principal, la duda sale por la
puerta trasera. Cuando la fe entra por la puerta principal, el miedo sale por la
puerta trasera". Tampoco puedes tener fe y dudar. No puedes tener fe y miedo.
Recuerdo la lucha que tuve para aprender a mantener firme mi confesión. No
había leído ningún libro sobre el tema, desearía haberlo hecho; me hubiera
ayudado inestimable.
Después de criarme y sanar, volví a la escuela.
Medía casi dos metros de altura y pesaba 40 kilos. Me llamaron el esqueleto
andante.
Un médico que atendió mi caso le preguntó a mi tía: "¿Ese chico está fuera de
la cama?"
"Si".
Dijo: "Lo vi en la ciudad el otro día y pensé que estaba viendo un fantasma.
Creo que ese niño tiene la fuerza de voluntad más poderosa que haya visto en mi
vida. Pero no se levantará de la cama por mucho tiempo. Le doy máximo 90 días
para sobrevivir ".
Caminé 2 vi km al día hasta la escuela. Subir y bajar escaleras para llegar a mis
clases. Naturalmente, estaba débil. Los síntomas de la enfermedad cardíaca
comenzaron a volver a mí.
El director me llamó a su oficina.
Él dijo: "Kenneth, ¿crees que deberías venir a la escuela? Los maestros en
particular temen que caigas muerto en clase".
Uno de ellos había llamado al médico. Él le había dicho: "No sé cómo lo hizo.
Está caminando por pura fuerza de voluntad. No podrá vivir. Subir esas escaleras
con ese estado de corazón puede hacer que caiga muerto en cualquier momento.
Es posible que la Sra. ver en el aula muerto en su billetera ".
¡Realmente ayudó a esas damas!
Entonces el director me dijo: "La educación es maravillosa. Soy un educador.
Pero tu salud es lo primero. ¿Deberías venir a la escuela?"
Le dije: "Señor, no me levanto de la cama por fuerza de voluntad". Ahora,
estaba lejos de estar lleno del Espíritu, pero había vislumbrado la verdad. Dijo
(hice mi confesión): "No estoy caminando por la fuerza de
será. Camino por fe. Y mi fe se mantendrá firme ".
Los síntomas cardíacos realmente volvieron a mí. Pero nunca se lo dije a nadie.
Luché con eso por la noche. No había nadie que me ayudara. Cualquiera con
quien hablé me convenció de lo contrario. No sabía todo lo que sé ahora. Pero
recuerdo cómo, a las cuatro de la mañana, en punto, me di cuenta de que estaba
haciendo dos confesiones.
Verá: puede hacerse confesiones erróneas a sí mismo.
Dije: "Sí, según la Palabra de Dios, mi fe funcionará. Según la Palabra de Dios,
estoy sano".
Pero también dijo: "Sí, tengo síntomas cardíacos. En realidad, si la situación
empeora, no sé qué voy a hacer".
La segunda confesión anuló la primera.
Así que esa mañana a las cuatro, corté la segunda confesión.
Ni siquiera me dijo: "Tengo síntomas cardíacos".
Me dije (me quedé dormido confesándolo): "Según Su Palabra, estoy
curado". Citó el texto bíblico, con el capítulo y el versículo.
Asistió a una convención que se estaba llevando a cabo en una iglesia grande
cuando un pastor, conocido por todos, sufrió un ataque al corazón. Los médicos
le dijeron a su esposa que nunca volvería a estar consciente. Sabía que la
convención estaba en marcha, así que corrió desde la habitación del hospital
hasta un teléfono y nos pidió que oraramos.
Raymond T. Richey, un destacado predicador de la sanidad divina, estaba
allí. Lo llamaron a la plataforma para dirigir las oraciones.
Dijo: "Levantemos la mano y oremos por la curación del hermano S".
Levantamos nuestras manos y oramos en el nombre de Jesús para que ese
hombre viviera y no muriera. Dos mil de nosotros oramos al mismo tiempo. El
sonido fue tremendo. Después de un rato, comenzamos a calmarnos, uno por uno,
hasta que nos quedamos todos callados.
El Sr. Richey dijo: "¿Cuántos de ustedes creen que Dios nos escuchó?"
Levanté mi mano. Al menos el 90% de la audiencia levantó la mano.
"Levantemos la mano y alabemos a Dios por la respuesta", dijo Richey.
Todos alabamos a Dios por un momento, por la curación del hombre. El Sr.
Richey bajó de la plataforma. El líder de la canción comenzó dirigiendo una
canción.
Entonces el hermano Richey, nunca olvidaré esto, porque yo estaba junto a él,
de repente se volvió y corrió, subiendo las escaleras hasta el púlpito. Rodeó al
líder de la canción con el brazo y dijo algo. El hombre dejó de cantar. Todos se
detuvieron. Todos estaban callados.
Raymond T. Richey dijo: "¿Cuántos de ustedes van a seguir orando por el
hermano S?"
No levanté la mano. No rezaría más. Alabo a Dios por la respuesta, porque
creo que el Nombre de Jesús funciona. Pero miré a mi alrededor y estoy seguro
de que el 90% de la audiencia levantó la mano.
El hermano Richey dijo: "¿Para qué? Pensé que ya creías que Dios te
escuchó".
Asistencia en el peso no entendió lo que dijo. Los predicadores que estaban a
mi alrededor parpadearon y dijeron: "¿De qué está hablando?
Perdieron el hilo. Vivían en otra dimensión.
Varios años después, escuché al hombre por quien oramos para contar cómo,
mientras yacía inconsciente en el hospital a unas cuadras de donde estábamos
celebrando la convención, Jesús apareció junto a su cama, lo miró y dijo: "Yo soy el
Señor que te sana ". Se levantó curado.
Alguien podría haber dicho: "Vaya, esa gran convención, con todos esos miles de
personas orando, hizo el trabajo".
No. Éramos el hermano Richey y yo, y tal vez uno o dos más. Si ese hombre
hubiera dependido de esa multitud, habría muerto. Porque, si hubieran continuado
orando, ¡habrían anulado los efectos de sus propias oraciones!
Cada vez que confesamos debilidad, fracaso y duda, bajamos a su nivel.
Podemos orar muy ferviente y sinceramente y declarar en nuestras oraciones nuestra fe en la Palabra, pero
en el momento siguiente nos preguntamos si Él nos escuchó o no, porque confesamos que no recibimos las
cosas por las que oramos.
Esta última confesión destruye nuestra oración.
- Kenyon
Muchas oraciones ya han sido destruidas. Los cristianos son buenos en esto. Y, la
mayoría de las veces, no saben lo que están haciendo.
La gente a menudo viene a mí después de un servicio y me pide que ore por su
curación. Pongo una mano sobre ellos, oro y reclamo sanidad, y agradezco a Dios
por ello. Porque la Palabra de Dios dice: "En el nombre de Jesús ... sobre los
enfermos impondrán sus manos y serán sanados".
Luego declaro con valentía: "Está hecho en el Nombre de Jesús. Tú sanarás.
Gloria a Dios, eso creo".
A menudo dicen: "Hermano Hagin, quiero que continúe orando por mí".
Yo digo: "¿Para qué?"
"Por qué", dicen, "por mi curación".
Yo digo: "No servirá de nada. Simplemente negó la Palabra de Dios.
Simplemente negó que se curará, porque quiere seguir orando".
Entiendes, hice la oración de fe. Pero, por su confesión, anularon mi oración y
destruyeron los efectos de mi fe.
¡El Nombre de Jesús y la fe en este Nombre siempre funcionan! Sin embargo, es
posible que alguien más niegue los efectos de su oración.
Algunos de los estudiantes de nuestro Centro de Entrenamiento Bíblico RHEMA
me preguntaron sobre la muerte de un familiar.
Dijeron: "Hermano Hagin, le impusimos las manos. Oramos por él. Teníamos
toda la fe del mundo, pero murió. ¿Dónde fallamos?
Le dije: 'No has fallado. Dios los escuchó ".
Entiendes: la otra persona puede anular los efectos de mi fe. Dejaría que me
cortaran la cabeza antes de decir que Dios no me escuchó. Me escuchó cuando
oré. Si alguien realmente muere, Dios todavía me escucha. Y envió la respuesta. No
lo recibieron.
Pasé muchas horas orando junto al lecho de enfermo de un misionero que
regresaba del campo. Estaba siendo devorado por el cáncer en todas las partes del
cuerpo. Con solo 37 años, estaba discapacitado, la imagen misma de la muerte.
Un día, había orado durante dos horas y media. De repente, a unos 30 cm del pie
de la cama Jesús
apareció. Llevaba una capa blanca. Lo vi tan claramente como lo he visto a
cualquiera. No le dije al misionero que estaba viendo a Jesús, pero al menos le
dije: "Jesús vino a curarte".
(La cura se compró hace casi 2000 años, pero Jesús quería tanto que el hombre
fuera curado que vino personalmente a manifestar la curación).
Cuando dije esto, el hombre hizo algo que no pudo hacer. Saltó de la cama,
corrió a los pies de la cama y se paró directamente frente a Jesús, frente a él.
(Me dijo más tarde, después de que le dije que vi a Jesús: "No lo vi, pero Él
estaba allí, ¿no es así? Sentí Su Presencia". Una presencia estaba allí tan real
como si había un hombre allí).
Se sentía como si Jesús estuviera sosteniendo algo en sus manos como si la
gente estuviera sosteniendo un cuenco. Debe haber sido la cura del
hombre. Era algo de forma extraña. Se lo tendió al hombre.
El hombre extendió las manos para tomarlo. Luego los dejó caer, bajó la
cabeza y un ceño fruncido apareció en su rostro. Dio un paso atrás. Se sentó en
un taburete al pie de la cama, apoyó la cabeza entre las manos y dijo: "No puedo.
No puedo. No puedo".
Dije: "¿Qué no puedes hacer?"
Dijo: "No puedo recibir mi curación".
Le respondí: "Sí, puedes. Puedes recibir tu sanidad. Jesús vino a curarte".
Se puso de pie y caminó hacia Jesús. Se paró directamente frente a él.
Jesús extendió las manos para darle algo.
El hombre extendió las manos para aceptarlo (no vio nada, pero lo sintió en su
espíritu). Pero luego las manos cayeron a su lado. El ceño fruncido cubrió su
rostro. Regresó al taburete y se sentó, puso la cabeza entre las manos y exclamó
entre lágrimas: "No puedo. No puedo. No puedo".
Dije: "¿Qué no puedes hacer?"
Dijo: "No puedo recibirlo. Simplemente no puedo recibir mi sanidad".
Le respondí: "Sí, puedes. Jesús vino a curarte".
Se puso de pie por tercera vez, dio un par de pasos hacia adelante, extendió las
manos y Jesús extendió las manos para transmitir lo que sabía que era su
cura. Pero, nuevamente, el hombre dejó caer las manos, dio un paso atrás, se
sentó en el taburete, dejó caer la cabeza entre las manos y dijo: "No puedo. No
puedo recibir mi curación".
Nunca olvidaré esto. Pude haber extendido la mano y tocado a Jesús mientras
me decía con tono de tristeza en su voz: "Mira, vine a curarlo y no quiere irse.
Ahora, estará muerto dentro de (tantos) días".
Y fue.
¿Era esta la voluntad de Dios?
¡No! Me alegro de que haya ido al cielo. Estoy feliz porque él está ahí arriba
ahora, regocijándose por las calles doradas.
Pero estoy muy triste porque perdiste lo que deberías haber tenido en esta
vida. Debería estar de vuelta en el campo misionero.
¿Fue la voluntad de Dios curarte? ¿Escuchó Dios mi oración?
Sí. Dije la oración de fe y Jesús, en una manifestación sobrenatural, vino
personalmente a entregar la cura.
¿Qué anuló los efectos de la oración de fe? La incredulidad del hombre.
Dios siempre me escucha (cuando sabes eso, Él te escucha). Vine en el
Nombre de Jesús. Él me dijo, y no puede mentir: "Todo lo que le pidas al Padre
en Mi Nombre, te lo concederá". No puedes hacer una declaración más fuerte que
"Yo lo haré" o "Él lo hará", Él te lo dará.
La gente reemplaza sus pensamientos con pensamientos de la Biblia cuando
dicen: "Ahora, si dices la oración de fe por mí, funcionará, tenga fe o no".
Esta forma de pensar es errónea y no bíblica.
"Si rezas la oración de fe por mí, funcionará, ya sea que viva bien o mal".
No, no funcionará.
La Biblia dice claramente: ¿Pueden dos caminar juntos , a menos que estén de
acuerdo? (Amós 3.3) No pueden.
Mi confesión es: "¡Él siempre me escucha!" Me escuchó en nombre de ese
misionero de 37 años. Pero ese amado anuló mi oración; destruyó los efectos de
mi fe.
¿Me gusta? Por confesión errónea.
Tu confesión debe estar completamente de acuerdo con la Palabra. Después
de haber orado en el Nombre de Jesús, debe mantener firme su confesión. No
destruyas los efectos de tu propia oración mediante una confesión negativa.
Hemos incluido algunas confesiones aquí. Dílas en voz alta con tu boca,
porque las crees en tu corazón.

Confesión

El Nombre de Jesús está sobre todos los nombres. El Nombre de Jesús es más
grande que todos los nombres.
El Nombre de Jesús tiene autoridad en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra.
El Nombre de Jesús tiene toda la autoridad en el trono de Dios.

El Nombre de Jesús me da autoridad sobre los demonios del infierno.


El Nombre de Jesús me pertenece hoy, en la tierra. "También les digo que si dos
de ustedes están de acuerdo
todo lo que pidas a la tierra, te lo hará mi Padre que está en los cielos.

Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo entre ellos
”(Mt 18.19.20).

Jesús está aquí.

Él está aquí para asegurarse de que mi oración sea escuchada y respondida.


Él está aquí para honrar lo que digo, porque "Si pides algo en mi nombre, lo
haré" (Job 14:14).

Tu Nombre tiene autoridad.

Él me autorizó a usar este Nombre contra mis enemigos - la totalidad del


infierno, todos los demonios, enfermedades y dolencias, y también el pecado -
opresión y depresión.
Por tanto, en el Nombre de Jesús, soy libre. Hoy declaro mi libertad. Porque
Jesús me liberó.
Y todo lo que Él hizo, y la totalidad de Su poder, y toda Su autoridad, y el
poder de todas Sus conquistas, están investidos en el Nombre.
¡Y este Nombre me pertenece!
Soy más que un ganador a través de Aquel que me amó y se entregó a sí mismo
por mí.
Por lo tanto, tomo el Nombre y camino victorioso.

Capítulo 23

ESCRITURAS PARA MEDITACIÓN

Puede aprender mucho revisando todas las Escrituras del Nuevo Testamento
que se relacionan con Su Nombre.
Es esclarecedor. Es emocionante. Es fascinante. Es edificante para la fe. Es
instructivo.
De modo que la fe es por oír y oír por la palabra de Dios (Romanos 10:17). Sin
meditar en la Palabra de Dios sobre este tema, el Nombre de Jesús, no tendrá la fe que
debería tener.
Por ejemplo, creyó en el Nombre de Jesús antes de leer este libro. Pero a través
de la enseñanza, su fe en este Nombre se ha fortalecido. Tu confianza, tu
seguridad, tu respeto por este Nombre se han vuelto más fuertes.
Tómese el tiempo para meditar en todos los textos de las Escrituras del Nuevo
Testamento que se relacionan con este Nombre.
Tómese el tiempo para averiguar todos los textos de las Escrituras del Nuevo
Testamento sobre Su Nombre.
Aquí hemos incluido algunos de ellos para ti.
En el libro de los Hechos se encontrará cara a cara con el hecho de que la
iglesia primitiva debe haberse tomado el tiempo de instruir a la gente sobre el
Nombre de Jesús. Debieron haber entendido que tenían lo que llamamos un
"poder", es decir: el derecho legal a usar el Nombre de Jesús.
Jesús les dio este poder.
Pero no solo se lo dio a ellos. Se lo dio a toda la iglesia. Esto significa que nos
lo diste.
Creo que esto es lo que sucedió: el diablo nos ha cegado los ojos a la verdad
debido a las enseñanzas de la Iglesia que no eran bíblicas.
La gente no se tomó el tiempo de escudriñar las Escrituras por sí misma. Se
enseñaron cosas como esta:
"Los apóstoles tenían ese tipo de poder. Podían sanar a los enfermos y demás,
para establecer la Iglesia. Pero cuando murió el último apóstol, todo se detuvo".
Entonces, en general, la Iglesia pensó que había cesado, por lo que no se hizo
ningún esfuerzo por estudiar esas cosas y aprender sobre ellas. La gente pensaba:
"Eso era para ellos en ese entonces".
Pero cuando una persona comienza a estudiar las Escrituras por sí misma, en
detalle, se enfrenta a hechos que plantean algunas dudas en contra de tales
enseñanzas.
Si se realizaran curaciones y milagros en el Nombre de Jesús, y ninguna
persona inteligente podría negar el hecho
-y si no son para nosotros hoy, entonces el Nombre de Jesús no es
para nosotros ahora. Si el Nombre de Jesús no es para nosotros ahora, nadie se
salva, porque no hay salvación en ningún otro nombre. Y si Su Nombre funciona
solo cuando se trata del nuevo nacimiento, este Nombre ha perdido la mitad de su
poder, Jesús está disminuyendo, Dios se está volviendo cada vez más pequeño, la
Iglesia se está volviendo más y más débil, y el diablo se está volviendo más y
más más grande.
¡Esto no es lo que enseña la Biblia!
Si pensamos bien en estas cosas, no aceptaremos conclusiones de ese tipo:
todo se detuvo con el último apóstol.

El problema con la mayoría de las personas es que no estaban pensando.

No estoy dispuesto a dejar que nadie más piense por mí. Pensé mucho cuando
estuve en cama durante 45 años. Y comencé a ver cosas en mi Biblia que mi
iglesia no enseñaba. Aunque era solo un adolescente, decidí: no dejaré que mi
iglesia piense en mi lugar, aceptaré la Palabra de Dios según lo que dice.

Los evangelios

MATEO 1.21
21 Y dará a luz un hijo, y lo llamarás JESÚS, porque salvará a su pueblo de sus pecados.

MATEO 1.23
23 He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y será llamado por el nombre de
Emmanuel. (Emmanuel traducido es: Dios con nosotros).

MATEO 1.24.25
24 Y José, despertando de su sueño, hizo como le había mandado el ángel del Señor, y recibió a su
mujer,
25 Y no la conoció hasta que dio a luz a su hijo, el primogénito; y le puso por nombre Jesús.

MATEO 10.22
22 Y seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, se salvará.

MATEO 12.18.21
18 Aquí está mi siervo a quien he escogido, mi amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu
sobre él y declararé el juicio a los gentiles.
21 Y en su nombre esperarán los gentiles.
MATEO 18.5
5 Y el que reciba a un niño en mi nombre así, a mí me recibe.

MATEO 18.19.20
19 También les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que
pidan, mi Padre que está en los cielos lo hará por ustedes.
20 Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo entre ellos.

MATEO 19.29
29 Y cualquiera que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, mujer, hijos o tierra, por
mi nombre, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.

MATEO 28.19
Por tanto, vayan, enseñen a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo.

MARCAS 9,8-41
38 Y Juan le respondió, diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echa fuera demonios,
que no nos sigue; y lo prohibimos, porque no nos sigue.
39 Jesús, sin embargo, dijo: No lo prohibáis, porque no hay nadie que haga un milagro en mi nombre y
pronto pueda hablar mal de mí. 40Porque el que no está contra nosotros, por nosotros es.
41 Porque cualquiera que les dé de beber en mi nombre, por ser discípulos de Cristo, de cierto les digo
que no perderá su recompensa.

MARCAS 16.17.18
17 Y estas señales seguirán a los que crean: en mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevos
idiomas;
18 Cogerán serpientes; y si beben algo mortal, no les hará ningún daño; y pondrán las manos sobre los
enfermos y los sanarán.

LUCAS 10.17
17 Y los setenta volvieron con gozo, diciendo: Señor, por tu nombre, hasta los demonios se nos sujetan.
LUCAS 24.46,47
46 ... y así convenía que Cristo padeciera y, al tercer día, resucitara de entre los muertos;
£ 47 , en su nombre, si se predicase el arrepentimiento y la remisión de los pecados en todas las
naciones, comenzando por Jerusalén.

JUAN 1.12
12 Pero a todos los que lo recibieron, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios: a los que creen en su
nombre.

JUAN 2.23
23 Y mientras él estaba en Jerusalén en la Pascua, durante la fiesta, muchos, viendo las señales que
hacía, creyeron en su nombre.

JUAN 3.18
18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no cree en el
nombre del unigénito Hijo de Dios.

JUAN 14.13,14
13 Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14Si pides algo en mi nombre, lo haré.

JUAN 14.26
26 Pero ese Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas
las cosas y les recordará todo lo que les he dicho.

JUAN 15.16
16 Tú no me elegiste a mí, sino que yo te elegí a ti y te asigné a ti para que vayas y lleves fruto, y tu
fruto permanezca, para que todo lo que pidas al Padre en mi nombre, él te lo conceda.

JUAN 16.23,24.26
23 Y ese día no me preguntarás nada. De hecho, en verdad les digo que todo lo que le pidan a mi Padre,
en mi nombre, él les dará.
24 Hasta ahora, no has pedido nada en mi nombre; pide y recibirás ... 26 Ese día pedirás en mi nombre
...
JUAN 20.31
31 Sin embargo, estos fueron escritos para que creas que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que,
creyendo, tengas vida en su nombre.

Actos de los apóstoles

HECHOS 2.21
21 Y sucederá que todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.

HECHOS 2.38
38 Y Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para
perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

ACTOS 3.6
6 Y Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo, te lo doy. En el nombre de Jesucristo, el
Nazareno, levántate y camina.

HECHOS 3.16
16 Y por la fe en su nombre, hizo su nombre para fortalecer al que tú ves y conoces; y la fe que es para
él le ha dado, en presencia de todos ustedes, esta perfecta salud.

ACTOS 4.7,8,10,12,17,18
7 Y poniéndolos en el medio, preguntaron: ¿Con qué poder o en nombre de quién hiciste esto?
8Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: ...
10 Os sea sabido todos vosotros y todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo, el Nazareno,
a quien crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos, en el nombre de éste está sano
delante de vosotros. 12 Y en ninguno, no hay otra salvación, porque no hay otro nombre debajo del
cielo, dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.
17 Pero, para que no se propague entre el pueblo, amenacémoslo para que no hable más en ese nombre
a nadie.
18 E invitándolos, se les dijo que no hablaran ni enseñaran en el nombre de Jesús.

ACTOS 4.29,30
29 Ahora pues, Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que hablen tu palabra con toda
denuedo;
30 mientras extiendes tu mano para sanar, y para que se hagan señales y prodigios en el nombre de tu
santo Hijo Jesús.

ACTOS 5.28,40,41
28 ¿No le advertimos expresamente que no enseñara en ese nombre? Y he aquí, has llenado a Jerusalén
con tu doctrina, y quieres derramar la sangre de ese hombre sobre nosotros.
40 Y estuvieron de acuerdo con él. Y llamando a los apóstoles y azotándolos, les dijeron que no
hablaran en el nombre de Jesús y que los dejaran ir.
41 Así que se retiraron de la presencia del concilio, alegres de haber sido juzgados dignos de sufrir una
afrenta por el nombre de Jesús.

HECHOS 8.12
12 Pero como creyeron a Felipe, que les predicaba el Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se
bautizaron hombres y mujeres.

HECHOS 9: 14-16
14 Y aquí tienes el poder de los principales sacerdotes para arrestar a todos los que invocan tu nombre.
15 Pero el Señor le dijo: Ve, porque este es un vaso escogido para mí para llevar mi nombre delante de
los gentiles, los reyes y los hijos de Israel.
16Y te mostraré cuánto tendrás que sufrir por mi nombre.

ACTOS 9.21,27,29
21 Todos los que le oyeron se asombraron y dijeron: ¿No es esto lo que en Jerusalén perseguía a los que
invocaban este nombre y venían aquí para llevarlos a los principales sacerdotes?
27 Entonces Bernabé, llevándolo consigo, lo llevó a los apóstoles y les contó cómo había visto al Señor
en el camino, y él
le había hablado, y como en Damasco había hablado con valentía en el nombre de Jesús.
29 Y habló con denuedo en el nombre de Jesús. También habló y disputó contra los griegos, pero ellos
trataron de matarlo.

HECHOS 10.43
43 A él todos los profetas dan testimonio de que todos los que crean en él recibirán el perdón de los
pecados por su nombre.

HECHOS 10.48
48 Y les mandó que fueran bautizados en el nombre del Señor. Luego le pidieron que se quedara con
ellos unos días.

HECHOS 15.25.26
25 Nos pareció bien, reunidos, elegir algunos hombres y enviarlos con nuestros amados Bernabé y
Pablo. 26 Hombres que ya han expuesto sus vidas por el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

HECHOS 16.18
18 Y esto lo hizo durante muchos días. Pero Pablo, turbado, se volvió y dijo al espíritu: En el nombre
de Jesucristo, te mando que salgas de él. Y al mismo tiempo, se fue.

HECHOS 19.5
5 Y los que oyeron, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.

Las epístolas

ROMANOS 1.5
5 Por lo cual recibimos gracia y apostolado, por la obediencia de la fe entre todos los pueblos por su
nombre.

ROMANOS 10.13
13 Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.

1CORINENTES 1.2
2 A la iglesia de Dios en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados santos, con todos los que a
lo largo del
lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, su Señor y el nuestro.

1 CORINTIOS 1.10
10 Pero les ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos digan lo mismo y
que no hay
disensiones entre ustedes; más bien, estén unidos, en el mismo sentido y en la misma opinión.

1 CORINTO 6.11
1 £ es lo que algunos han sido, pero han sido lavados, pero han sido santificados, pero han sido
justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios.

EFESIOS 5.20
20 Siempre dando gracias por todo a nuestro Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

FILIPINAS 2.9-11
9 Por tanto, Dios también lo exaltó soberanamente y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
10 para que toda rodilla de los que están en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra se doblen ante el
nombre de Jesús,
11 Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

COLOSENSES 3.17
17 Y todo lo que hagas de palabra o de hecho, hazlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a
Dios Padre por él.

2 TESALONICENSES 1.12
12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, según la
gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

2 TIMOTEO 2.19
19 Sin embargo, el fundamento de Dios permanece firme, y lleva este sello: El Señor sabe que los suyos,
y cualquiera que diga el nombre de Cristo, apártate de la iniquidad.
HEBREOS 1.4
4 Hizo mucho más excelente que los ángeles, puesto que heredó un nombre más excelente que ellos.

HEBREOS 6.10
10 Porque Dios no es injusto al olvidar tu obra y la obra de caridad que hiciste por su nombre,
mientras servías a los santos y seguías sirviendo.

HEBREOS 13.15
15 Por tanto, ofrezcamos siempre por él un sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que
confiesan su nombre.

TIAGO 5.14
14 ¿Está alguno enfermo entre ustedes? Llama a los ancianos de la iglesia y ora por él, ungiéndolo con
aceite en el nombre del Señor.

1 PEDRO 4.14
14 Si os reprocha el nombre de Cristo, benditos sois, porque el Espíritu de la gloria de Dios reposa
sobre vosotros.

1 JUAN 2.12
12 Hijitos, les escribo porque, por su nombre, sus pecados son perdonados.

1 JUAN 3.23
23 Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y nos amemos unos a
otros, según su mandamiento.

1 JUAN 5.13
13 ¿Estas cosas te he escrito para que sepas que tienes vida eterna y para que creas en tu nuera? del
Hijo de Dios.

APOCALIPSIS 19.12,13,16
12 Y sus ojos eran como llama de fuego; y sobre su cabeza había muchas diademas; y tenía un nombre
escrito que nadie conocía excepto él mismo.
13 Y estaba vestido con un manto rociado con sangre, y el nombre por el cual es llamado es Palabra de
Dios. 16 Y en su manto y en su muslo ha escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.

APOCALIPSIS 22.3.4
3 Y nunca más habrá maldición contra nadie; y habrá el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos le
servirán.
4Y verán tu rostro, y tu nombre estará en tu frente.
El siguiente pronunciamiento profético llegó en lenguas y fue interpretado
mientras Kenneth E. Hagin enseñaba "El nombre de Jesús" en un seminario en
abril de 1978:

Pero sí, ven, dice el Señor con el corazón abierto,


y con una mente receptiva a Mi Palabra; Y
la verdad de la Palabra de Dios
amanecerá en tu espíritu, y reconocerás que estás completamente equipado,
con todo lo necesario, para enfrentarte al enemigo en combate día tras día.

Y así, saldrás victorioso


No solo de vez en cuando, sino todos los días de tu vida. Porque ahuyentarás al
enemigo,
Y disfrutarás de la victoria en cada pelea.

Pero algunos dirían: "Oh, suena demasiado bueno para ser verdad. He intentado
caminar en la luz antes.
en lo que pensé que era la Palabra de Dios. Y simplemente no quiere
funcionar para mí. Realmente no sé qué pasa ".
Sí, dice el Señor,
Humíllate ante mí y ante mi palabra, y reconoce con toda sinceridad:
"Tu Palabra es la verdad,
y me mantendré firme en tu palabra;
Y proclamaré Tu Palabra; Y tomaré este Nombre

Con toda tu autoridad,


y majestad y excelencia y gloria; A saber: el Nombre que está encima de cada
nombre. Porque este Nombre es mío; Y a partir de este día, me negaré a ceder,
me negaré a ser derrotado; Pero me mantendré firme y disfrutaré de la plenitud
de todas las bendiciones que me pertenecen ".

Sí, dice el Señor:


Aprenda todo lo que le pertenece.
Estudia para saber, y el Espíritu del Señor te mostrará el poder de Su gloria y
grandeza.
de Su autoridad, la realidad de Su presencia Y te mantendrás firme en Su
nombre, Y él será una torre fuerte para ti Para protección contra todas las
tormentas de la vida Y contra los ataques del enemigo Y contra todo lo que el
enemigo
buscar hacer en tu contra. No necesitas gritar de miedo, ni llorar de
desesperación, aunque esto a veces es
por falta de conocimiento. Él escuchará. Pero con toda la calma y la paz,
y con serenidad de corazón y mente,
Puede decir: "Descubro la verdad.
Sí, encontré el camino de la vida y la verdad. Encontré el camino de la majestad,
realeza y bondad. Porque Jesús ganó
Y Su Nombre, con toda Su majestad y gloria Hoy es el mismo. Ejerceré mis
derechos y caminaré a la luz de su Palabra "
Este documento está destinado a personas con discapacidad visual y su reproducción
no está destinada a fines comerciales o lucrativos.
(LEY N ° 9.610, DE 19 DE FEBRERO DE 1998 - Capítulo IV - Limitaciones al derecho de
autor - Art. 46. No constituye delito al derecho de autor: -
I - la reproducción: - d) de obras literarias, artísticas o científicas, para uso exclusivo
de las personas con discapacidad visual, siempre que la reproducción, sin fines
transacciones comerciales, ya sean realizadas a través del sistema Braille o cualquier
otro procedimiento en cualquier medio para esos destinatarios.)