Está en la página 1de 10

resumen

1. El nombre de Jesús 1
1. El nombre más excelente: cómo surgió 21
2. Porherança 23
3. Por donación 29
4. Para el logro 35
5. Autoridad de nombres 41
7. El nombre: posesión de la Iglesia 49
1. Apoyado por la divinidad 55
2. Este Nombre - en la salvación 57
10. El nombre y los bautismos 59
11. El Nombre de Jesús en nuestra vida diaria 65
1. Todo en nombre 71
2. En mi nombre echarán fuera demonios 75
3. ¿Se puede poseer a un cristiano? 91
4. Tres pasos necesarios 93
5. Espíritus malignos en lugares celestiales 97
6. En ella 101
18. ¡ Lo milagroso! la norma del cristianismo 109
19 La fe y el nombre 113
1. Reinando por nombre 115
2. Hay sanidad en el Nombre 117
3. La confesión y el nombre 131
4. Escrituras para la meditación 145
Prefacio

En febrero de 1978, estaba enseñando en nuestro seminario anual en el Centro


de Entrenamiento Bíblico, "RHEMA", Tulsa, sobre la oración. Este es un
seminario abierto; el público, y no solo el estudiantado, lo frecuenta. Una noche,
mientras estaba ministrando a las personas en la línea de sanidad, el Señor me
habló de una manera muy específica acerca de que yo estaba enseñando un
seminario sobre el Nombre de Jesús. Este seminario se convirtió en el contenido
de este libro.
En ese momento, prediqué sobre este tema maravilloso, pero nunca lo había
enseñado de manera extensa. Empecé a investigar para ver qué podía encontrar
escrito sobre él. Después de todo, otras personas también tienen revelaciones de
Dios.
Me asombró darme cuenta de la poca cantidad de material impreso que hay
sobre este tema. El único libro bueno que he encontrado, dedicado enteramente al
tema, es el de EW Kenyon: El maravilloso nombre de Jesús 1 ["El maravilloso
nombre de Jesús"]. Le aconsejo que compre una copia de este libro. Es
conocimiento por revelación. Es la Palabra de Dios.
El Sr. Kenyon fue al hogar celestial para estar con el Señor en 1948. No fue
hasta 1950 que supe de sus libros. Un hermano en el Señor me preguntó: "¿Has
leído alguno de los escritos del Dr. Kenyon?"
Respondí: "Nunca oí hablar de él".
Él dijo: "Predicas la sanidad y la fe exactamente como él lo hace".
Me dio algunos de los libros de Kenyon. De hecho, predicó la fe y la curación
exactamente como yo. después de todo
si uno predica el nuevo nacimiento y la otra persona predica el nuevo nacimiento,
será necesariamente lo mismo. Solo hay un nuevo nacimiento. De manera
similar, si predica la fe y la curación, y me refiero a la fe bíblica y la curación
bíblica, debe ser lo mismo. Podemos tener diferentes formas de expresarlo, pero
si es de acuerdo con la Palabra de Dios, es la misma verdad.
Entonces comencé a revisar la vida del Sr. Kenyon. La Biblia enseña que
debemos ser imitadores de aquellos que, por fe y paciencia, heredan las
promesas (Heb. 6.12). Me gusta ver si un hombre vive lo que enseña.
Algunas personas parecen querer encontrar a alguien para quien la Biblia no
funcionó, para que les sirva de ejemplo. Siempre hablan de alguien que no ha
recibido su curación. Ahora, cuando predica la salvación, no habla de alguien que
no ha sido salvo. No, hablas de aquellos que realmente fueron salvos. No anima a
los cristianos a seguir el ejemplo de los que se descarrían. Habla de personas que
caminan a la luz de la Palabra de Dios y que disfrutan de Sus bendiciones.
Me gusta mirar a la gente. Me gusta seguir a los que heredan las promesas. Es
por eso que cada año enseño a los que se entrenan para el ministerio en el Centro
de Entrenamiento Bíblico "RHEMA", usando el libro de FF Bosworth: Cristo el
Sanador 2 ("Cristo sanador "). Conocí a Bosworth personalmente. La última vez
que asistí a una de sus reuniones tenía 77 años. Con 80 años, anunció un día:
"Este es el día más grande de mi vida. Dios me ha mostrado que me voy a
casa". Invitó a un amigo a quedarse con él unos días. Luego se fue a casa.
Kenyon también fue al hogar celestial para estar con el Señor, sin enfermedad
ni dolencia, a la edad de casi 81 años. Estaba enseñando clases de Biblia en el sur
de California poco antes de su muerte, enseñando varias veces al día.
(su hija, Ruth Housworth, que mantiene su ministerio y sus escritos más activos
que nunca, dijo que los jóvenes del equipo que viajaron con él tuvieron
dificultades para seguirle el ritmo). Acababa de escribir The Hidden Man of de
Heart 3 ("El hombre oculto de corazón"). Y llegó a casa para descansar. Una
mañana, su esposa e hija le preguntaron qué quería desayunar. Él respondió:
"Chicas, vayan a comer. No creo que vaya a comer ahora". Poco tiempo después,
estaba en mi hogar celestial con el Señor. Se fue a casa de la manera bíblica, sin
enfermedad ni dolencia.
En el seminario sobre el Nombre de Jesús que dirigí en abril de 1978, cité
libremente el libro de EW Kenyon El maravilloso nombre de Jesús, me gusta
especialmente la forma en que agrupa las Escrituras para su estudio. Me gusta tu
boceto. Reconozco aquí mi profundo agradecimiento por el conocimiento de la
revelación que Dios les ha dado acerca de este maravilloso Nombre, por su
disposición y obediencia para enseñar y vivir esta revelación. También quiero
expresar mi especial agradecimiento a Ruth Housworth por su dedicación para
difundir el mensaje en forma impresa y por darnos permiso para citar su libro en
nuestro libro, para la edificación del cuerpo de Cristo, para la gloria de Dios el
Padre. .
1
E. W. Kenyon: El maravilloso nombre de Jesús (Lynnwood, Washington, Kenyon's Gospel Publishing Society).
1. FF Bosworth: Cristo el Sanador (Old Christ Healing), Old Tappan, Nueva Jersey, Fleming H. Revell.
2. EW Kenyon: El hombre oculto del corazón (Lynnwood, Washington, Kenyon's Gospel Publishing
Society).

Capitulo 1

EL NOMBRE DE JESUS
EW Kenyon comenzó su libro El maravilloso nombre de Jesús con este relato
personal:
Una tarde, mientras estaba dando una conferencia sobre "El Nombre de Jesús", un abogado me interrumpió
y me preguntó:
"¿Quiere decir que Jesús nos dio el 'poder notarial', el derecho legal a usar su nombre?"
Le dije: "Hermano, usted es abogado y yo soy laico. Dígame: ¿Jesús nos dio el 'Poder'?"
Dijo: "Si el lenguaje significa algo, entonces Jesús le dio a la Iglesia el 'Poder'".
Entonces le pregunté: "¿Cuál es el valor de este 'Poder notarial'?" Él respondió: "Depende de cuánto hay
detrás,
cuánta autoridad, cuánto poder representa este Nombre ".
Entonces, comencé una búsqueda para averiguar cuánto poder y autoridad tenía Jesús.
¡Todo el poder y la autoridad que tenía Jesús está invertido en Su Nombre!
La pregunta es: ¿Tenemos poder notarial para usar su nombre?
La Palabra de Dios enseña que tenemos. Dijo que podemos usar Su Nombre
para tratar con los demonios. Dijo que podemos usar Su Nombre para ministrar
sanidad.
De hecho, aquí es donde reside el secreto: ¡en el uso de este Nombre! Hemos
dependido demasiado de nuestra propia capacidad para liberar a alguien, cuando,
en realidad, es el Nombre el que lo hace.
Kenyon escribió:
La medida de Su habilidad [la medida de la capacidad del Señor Jesucristo] es la medida del valor de este
Nombre, y todo lo que se invierte en este Nombre nos pertenece, porque Jesús nos dio el uso incondicional de
Su Nombre.

El nombre en oración

Jesús dijo, con respecto al uso de Su Nombre en oración:

JUAN 16.24
24 Hasta ahora, no has pedido nada en MI NOMBRE; pide y recibirás, para que tu gozo se cumpla.
Hasta ahora significa hasta la actualidad. En otras palabras, hasta que Jesús les
habló a los discípulos aquí, no habían pedido nada en Su Nombre.
Ahora, les está hablando de un "nuevo día" en la tierra, y les está
diciendo: Pidan y recibirán, para que se cumpla su gozo.
No, no pedimos por amor a Jesús. Pedir por el amor de Jesús no es pedir en su
nombre. Estamos preguntando por nosotros mismos. No es Jesús quien necesita
sanidad: somos nosotros los que necesitamos sanidad. No es Jesús quien necesita
una respuesta a la oración. Somos nosotros los que lo necesitamos. Debido a la
falta de conocimiento al respecto, muchas oraciones han sido destruidas y no han
funcionado, porque se oraron por amor a Jesús, y no en el Nombre de Jesús.
Aquí en Juan, Jesús no solo nos da el uso de Su Nombre en la oración del
Nuevo Pacto, sino que también declara que la oración pronunciada en Su
Nombre recibirá Su atención especial:

JUAN 16.23
23 ... De cierto, de cierto os digo que todo lo que le pidáis a mi Padre, EN MI NOMBRE, os lo dará.
Note lo que Jesús está diciendo: le pides al Padre en Mi Nombre, yo respaldaré
la petición, y el Padre te la dará.
¡Qué maravillosa promesa sobre la oración! Pero debido a que no entendemos
lo que dijo Jesús y porque nos lavaron el cerebro religiosamente en lugar de ser
enseñados por el Nuevo Testamento, diluimos las promesas de Dios. Agregamos
algo que Jesús no dijo. Agregamos algo más. "Dios lo hará, si es Su
voluntad, pero puede que no sea Su voluntad", hemos dicho.
Este tipo de conversación no se encuentra en el Nuevo Testamento. La gente
ha acordado quedarse sin respuestas a las oraciones, diciendo: "Ciertamente no
fue Su voluntad, porque Él no la hizo. Si hubiera sido Su voluntad, Él lo habría
hecho".
Jesús declaró la voluntad de Dios aquí en Juan 16:23, 24. Me convertí el 22 de
abril de 1933. Cuando nací
de nuevo, estaba en cama por enfermedad y discapacidad. Fue allí donde aprendí
algunos de los secretos de la oración y el uso del Nombre de Jesús que estoy
compartiendo aquí. Me tomó algo de tiempo aprender - estuve confinado a la
cama durante 16 meses
-pero en agosto de 1934, aprendí a rezar la oración de fe y recibí mi sanidad.
Ahora voy a decir algo, y quiero que prestes mucha atención a mi forma de
decirlo (algunas personas toman parte de lo que decimos y pierden el
todo). Entiende que cuando se trata de orar por alguien, su voluntad se mete en la
situación. Nadie puede, ni por la oración ni por la fe, imponer a otro lo que no
quiere. Si pudiéramos, todos pasaríamos la salvación a todos, ¿no es así? Cuando
se trata de orar por otras personas, su voluntad entra en escena y tu duda puede
anular los efectos de mi fe. Sin embargo, la incredulidad de otra persona no
puede afectar mis oraciones por mis propias necesidades.
Ahora, habiendo dado esta explicación, esto es lo que quería decir. No he
hecho una sola oración en 45 años (quiero decir, por mí y mis hijos cuando eran
pequeños) sin obtener una respuesta. Siempre recibí una respuesta, y la respuesta
siempre fue u sí ".
Algunas personas dicen: "Dios siempre responde a las oraciones. A veces dice
'Sí' y otras veces dice 'No'".
Nunca leí eso en la Biblia. Es solo un razonamiento humano.
Jesús no dijo: "Hasta ahora no has pedido nada en mi nombre; pide y recibirás;
sin embargo, a veces Dios dirá, 'No', y a veces dirá 'Sí', y a veces dirá, 'Espera un
poco'. ".
Hemos agregado tales cosas a la Biblia en nuestro intento de dar a la gente una
respuesta de por qué la oración no les ha funcionado. Sin embargo, la razón por
la que no ha funcionado para esas personas es porque no han hecho funcionar la
Palabra. Si no funcionó para mí, sería porque no estaba en armonía con la
Palabra.
Una persona puede ser un buen creyente, santificado, separado y santo y aún
así no hacer el trabajo cuando se trata de contestar la oración. Creemos que las
personas deben vivir una vida correcta, pero no puedes jactarte de ti mismo
cuando vienes a orar. No puedes subir al trono de la gracia diciéndole a Dios todo
lo que has logrado, jactándote de ello y aún obteniendo una respuesta.
¡No! ¡Venimos al trono de la gracia y traemos el Nombre de Jesús! Y la
Palabra de Dios funciona hoy, tanto como funcionó en el pasado.
"Le pregunté al Padre en Mi Nombre " , dijo Jesús. "Yo respaldaré eso, y el
Padre se lo dará".
Kenyon dice:
Esto coloca la oración sobre una base puramente legal, porque Él nos ha dado el derecho legal de usar Su
Nombre.
Al tomar nuestros privilegios y derechos bajo el Nuevo Pacto y orar en el Nombre de Jesús, el asunto pasa
de nuestras manos a las manos de Jesús; Luego asume la responsabilidad de esa oración, y sabemos que dijo:
'Padre, te doy gracias porque me escuchaste. De hecho, sé que siempre me escuchas *.
En otras palabras, sabemos que el Padre siempre escucha a Jesús, y cuando oramos en el Nombre de Jesús,
es como si Jesús mismo estuviera orando: Él toma nuestro lugar.
Esto no solo da a la oración una base legal, sino que la convierte en una transacción práctica.
Cuando oramos, ocupamos el lugar de Jesús aquí para hacer Su voluntad, y Él toma nuestro lugar ante el
Padre.

El nombre en combate

El Nombre de Jesús debe usarse en la lucha contra las fuerzas invisibles que
nos rodean. Tenemos autoridad en el Nombre de Jesús contra todos los poderes
de las tinieblas.

MARCAS 16.17.18
17 Y estas señales seguirán a los que creen: EN MI NOMBRE, echarán fuera demonios; hablarán
nuevos idiomas;
18 Cogerán serpientes; y si beben algo mortal, no les hará ningún daño; y pondrán las manos sobre los
enfermos y los sanarán.
Traducción al igual que dice: Y estas señales se siga ... El que sigue es caminar
detrás de ti, pero que los monitores están caminando al lado de usted. Esta
traducción concuerda con la Escritura que dice que somos colaboradores con Él
(2 Cor 6,1).
Literalmente, en griego, Marcos 16:17 dice: Estas señales acompañarán a los
creyentes; EN MI NOMBRE ellos ... Cada hijo de Dios es un creyente. Dado que
estos signos se operan EN MI NOMBRE, deben pertenecer a todo hijo de Dios,
porque el Nombre de Jesús pertenece a todo hijo de Dios.
EN MI NOMBRE, echarán fuera demonios; hablará nuevos idiomas
... [Tenemos derecho a hablar en idiomas en nombre de
¡Jesús!]; recogerán serpientes; y si beben algo mortal, no les hará ningún
daño; y pondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán.
"Aquí", dice Kenyon, "Jesús está revelando su parte en la Gran Comisión.
Examinemos ese gran documento en Mateo:

MATEO 28.18-20
18 Jesús se acercó y les habló, diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
19 Por tanto, vayan, enseñen a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y
del Espíritu Santo;
20 enseñándoles a guardar todas las cosas que les he enviado; y he aquí, estoy contigo todos los días,
hasta el fin de los tiempos. ¡Amén!
La traducción de Almeida Revista e Corrigida registra que Jesús dijo: Todo
poder ... Más de una palabra griega se traduce por poder en el Nuevo
Testamento. El Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento
de WE Vine 1 demuestra que la palabra traducida por poder en este caso es una
palabra traducida con mayor frecuencia por autoridad. Tantas traducciones
dicen.
Jesús dijo: Toda AUTORIDAD me fue dada en el cielo y en la tierra.
Ahora, si dejas de leer allí mismo, podrías regocijarte diciendo: "Gracias a
Dios, Jesús tiene la autoridad. Él tiene la autoridad en el cielo y en la tierra. Él
puede hacer lo que quiera. Depende de Él, porque Él tiene".
Pero esto no es todo lo que dijo Jesús. ¡Inmediatamente, Él autorizó a la
Iglesia a salir en Su Nombre! Se me ha dado todo el poder en el cielo y en la
tierra. ¡ASÍ, IDE ...!
Cierto pastor me escribió después de que apareciera en el programa de
televisión "El Club de los 700". Siempre le habían enseñado a creer que si Dios
quiere hacer algo, lo hace. Él tiene la autoridad, tiene el poder, simplemente
déjelo
Cuenta de Dios. Sin embargo, había enfermedad en la casa de este pastor. Había
depresión mental en su propia vida. Simplemente aceptó la idea de que Dios
estaba haciendo algo. Así que continuó en el ministerio así durante años,
personalmente deprimido y oprimido, y con enfermedades y dolencias en su
familia. No había obtenido ninguna victoria en su vida en años.
"Pero", me escribió, "Dios ya estaba tratando conmigo
-y creo que estaba listo para escuchar lo que dijiste ".
Dios estaba tratando de traer la verdad al espíritu de este pastor, y esto no
depende tanto de Dios, con respecto a los problemas de esta tierra, como de
nosotros.
Escribió: "Cuando empezaste a decir algunas cosas, se me abrieron los ojos.
Empecé a ver. Parecía que el Señor me hablaba al corazón y me decía: 'Esto es lo
que he estado tratando de decirte todo el tiempo'".
(Debido a que nuestra mente se ha educado de cierta manera, a veces nos
resulta difícil escuchar con el corazón).
"Estoy empezando a darme cuenta", dijo, "que depende de nosotros hacer algo
con respecto a estas situaciones que existen, que Él nos ha autorizado a hacerlo".
En resumen, esto es lo que dijo Jesús: "Toda autoridad me ha sido dada en el
cielo y en la tierra. Ahora te autorizo. Te envío a hacer discípulos de todas las
naciones ... Y he aquí, yo estoy con ustedes siempre. . "
¿Cómo está con nosotros?
Regresemos al capítulo 18 de Mateo.

MATEO 18.19
19 Les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, lo
hará mi Padre que está en los cielos.
¡Qué maravilloso verso! Es una maravillosa declaración de hechos. Pero creo
que no entendemos lo que Jesús
Que está diciendo porque tomamos ese verso fuera de contexto y el aislamiento
citado; después de todo, es en el siguiente versículo donde nos da la razón y el
secreto.
MATEO 18.20
20 Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo entre ellos.
¡Aleluya!
Ahora bien, también en este caso, cuando tomamos este verso 20 y la tomamos
su contexto, citando solo, lo que decimos es cierto, sin duda, pero dejó la
impresión de que este es el impacto total del verso.
Un ejemplo de esto es cuando nos reunimos en un servicio de la iglesia y
decimos: "El Señor está aquí, porque dijo: 'Donde dos o tres están reunidos en Mi
Nombre, allí estoy Yo'".
Esto es cierto en cierto sentido, pero no es realmente de lo que estás hablando
en este versículo. Sin hablar de una iglesia. Estás hablando de esos dos en la
tierra que están de mutuo acuerdo. Es revelador por qué esto funcionará para esos
dos, o incluso para un tercero.
De cierto te digo que todo lo que conectes en la tierra se conectará en el cielo,
y todo lo que desconectes en la tierra se desconectará en el cielo. También les
digo que si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra sobre cualquier cosa
que pidan, mi Padre que está en los cielos lo hará por ustedes, porque
dondequiera que estén dos o tres reunidos EN MI NOMBRE, allí estoy Yo en
medio de ellos. .
¡Ahí estoy! ¡Está muy presente para asegurar que suceda lo que acuerden
esos dos o tres!
Ahora, volvamos al capítulo 28 de Mateo, donde dijo: He aquí, estoy contigo
todos los días.
¿Cómo está con nosotros?
Bueno, dijo que donde esas dos o tres personas están de acuerdo en cualquier
cosa que pidan: EN MI NOMBRE, YO SOY en medio de ellos.
Este es el secreto. ¡Él está con nosotros en el poder y la autoridad de Su
Nombre!

Recursos de Jesús

EWKenyon hace estas poderosas declaraciones y luego plantea un desafío


emocionante a la iglesia:
Cuando Jesús nos dio el derecho legal de usar este Nombre, el Padre sabía todo lo que el Nombre
implicaría cuando fue susurrado en oración ... y es Su gozo reconocer este Nombre.
Por lo tanto, las posibilidades cubiertas en este Nombre están más allá de nuestro entendimiento, y
cuando Él le dice a la iglesia: 'Todo lo que le pidan al Padre en Mi Nombre', nos está dando un cheque
con cargo a los recursos del cielo y nos invita a llenarlo.
Valdría la pena que la Iglesia comenzara un estudio exhaustivo de los recursos de Jesús para evaluar
la medida de las riquezas que este Nombre le ofrece hoy.
Los cristianos están donde están en la vida, porque han llenado su propio
boleto (o su propio cheque), por así decirlo, para llegar allí. La mayoría de ellos
emitieron cheques pequeños porque tenían una pequeña visión de Jesús y este
Nombre.
Algunas veces, cuando fue necesario, firmé mi nombre en un cheque y dejé
que alguien más lo llenara. Naturalmente, dio órdenes a la gente sobre cómo
llenarlo. No quería que completaran lo que quisieran. Pero lo que Jesús hizo es
esto: firmó un cheque y nos lo entregó.
Hay demasiadas personas que escribieron el cheque por mil reales, pensando
que estaban siendo humildes, cuando deberían haber escrito una suma de cien.
millones de reales. Por lo tanto, han vivido con un nivel de vida bajo.
Jesús les dio este cheque a los pastores de las congregaciones locales, por
ejemplo, diciendo: "Solo tienes que llenarlo". Por lo tanto, lo rellenaron por unos
pocos reales y durante 25 años se instalaron en un edificio mal terminado que
avergüenza el Nombre de Jesús. ¿Fue eso todo lo que Tu Nombre pudo
proporcionar?
En la vida individual, se aplica la misma verdad. Muchos cristianos nacidos de
nuevo y llenos del Espíritu viven con un nivel de vida bajo, vencidos por el
diablo. En realidad, hablan más del diablo que de otra cosa. Cada vez que
cuentan una desgracia, exaltan al diablo. Cada vez que cuentan lo enfermos que
se sienten, exaltan al diablo (él es el autor de la enfermedad y la dolencia, no
Dios). Cada vez que dicen: "Parece que no lo lograremos", exalta al diablo.
¡No! ¡Hablemos de Jesús! ¡Hablemos del Nombre de Jesús! Nos dio,
individualmente, un cheque firmado,
diciendo, "Llénelo". Nos dio un cheque firmado
a cargo de los recursos del cielo.
Nuestras vidas se transformarían si hiciéramos un estudio exhaustivo de los
recursos de Jesús a fin de evaluar la medida de la riqueza que este Nombre
contiene para la Iglesia y para cada creyente de hoy.
Si tenemos el Nombre en baja estima, con poco respeto, no esperaremos
mucho, porque no sabemos lo que nos pertenece.
1
W. E. Vine: Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento, (" Diccionario expositivo de palabras del Nuevo
Testamento "), Old Tappan, Nueva Jersey, Fleming H. Revell, p. 89.