Está en la página 1de 4

UNA PROPUESTA DE JUSTICIA SOCIAL.

En realidad, como lo reconoce el mismo Rawls, existen muchas formas de justicia y muchas cosas
de las que decimos que son justas e injustas. Así tenemos las leyes, las instituciones y las actitudes
y disposiciones de las personas, pero de todas ellas a él le importa una forma de justicia: la Justicia
Social. Nuestro tema es de Justicia social. Para nosotros el objeto de la justicia es la estructura
básica de la sociedad, más exactamente, el modo en que las instituciones sociales más
importantes distribuyen los derechos y deberes fundamentales y determinan la división de las
ventajas provenientes de la cooperación social. Por instituciones más importantes entiendo la Comentado [ecb1]: La justicia se define como el modo en
Constitución Política y las principales disposiciones económicas y sociales Si miramos con que las grandes instituciones definen las ventajas que
pueden tener de parte de la sociedad.
detenimiento la cita anterior podemos descubrir que el problema central de la Teoría de la Justicia
no es otro que el problema de la filosofía política en los momentos actuales, a saber: la
fundamentación racional de las bases de la convivencia social y política. O si preferimos, con
palabras más técnicas del lenguaje filosófico y político, el problema de la legitimación del orden
político, siempre y cuando nos parezca válida la empresa de la modernidad política, que consistía
en la búsqueda de una guía normativa mínima, es decir, racional, capaz de servir de punto de
referencia para el enjuiciamiento ético de las instituciones y la práctica política. Comentado [ecb2]: La modernidad política busca una guía
normativa racional.
Dicho de otra manera, el problema central lo podemos formular a partir de las siguientes
preguntas: ¿Cuáles son las condiciones de posibilidad y los límites de una justificación racional de
las teorías políticas y de los presupuestos normativos de la sociedad? Entendiendo esta -la
sociedad- como un sistema de cooperación que se dirige a la satisfacción óptima de los intereses
de todos y cada uno de sus miembros: ¿Cómo llegar a un acuerdo sobre los principios que pueden Comentado [ecb3]: La sociedad se en tiende como un
organizar nuestros desacuerdos, nuestros intereses personales, que se encuentran en nuestra sistema el cual busca los intereses de cada uno de los
miembros que la compone.
convivencia social en permanente conflicto?

Se trata, como dice Rawls: De una teoría diseñada para un tipo de objeto específico: la estructura
básica de la sociedad, las instituciones sociales, políticas y económicas de una democracia
constitucional moderna3. Para ello: Examino solamente los principios de justicia que regularían
una sociedad bien ordenada..., (preguntándome) ¿Cómo sería una sociedad perfectamente justa?

De lo anterior podemos concluir que la sociedad, tal y como funciona, no obedece a los criterios
de justicia; antes, por el contrario, da rienda suelta a los intereses personales por encima de una
concepción pública de justicia que permitiría, según Rawls, la asignación de derechos y deberes en
dichas sociedades, por un lado, y la justa distribución de los beneficios y las cargas de la vida
cooperativa, por otro.

¿Por qué para Rawls las sociedades modernas no están bien ordenadas? La razón fundamental no Comentado [ecb4]: Para Rawls las sociedades modernas
la encuentra en el «egoísmo natural» que habita en los hombres -doctrina que sostienen los no están bien ordenadas por que las personas no han podido
llegar a un acuerdo en común para el beneficio común.
utilitaristas-, sino en que no hemos sido capaces de llegar a acuerdos en una posición razonable
para todos5. Esta posición razonable para todos, que no es únicamente racional, sino también
razonable, es, a mi manera de entender, el punto central de la investigación rawlsiana y la Comentado [ecb5]: Busca que las personas sean
encontramos a lo largo de toda su producción teórica bajo el nombre de «Posición Original». Se racionales y razonables para comprendernos más
profundamente a nosotros mismos.
trata, entonces, de buscar una teoría moral que sea congruente con una comprensión profunda de
nosotros mismos en tanto seres racionales y razonables y que, además, nos permita encontrar en
las tradiciones arraigadas de nuestra vida pública lo más justo para todos. Esta es, entre otras, la
novedad y originalidad de nuestro autor. Buscar y hallar el punto de vista moral o, si se prefiere, la
satisfacción óptima de los intereses de todos los que hacemos parte de una sociedad desigual no
es fácil, e incluso, dada las situaciones reales y la violencia que nos azota en un país como el
nuestro, parece ilusorio y, sin embargo, Rawls se esfuerza en encontrar dicho punto de vista: Aquí
el concepto intuitivo es que esta estructura (la estructura básica de la sociedad) contiene varias
posiciones sociales y los hombres nacidos en posiciones sociales diferentes tienen diferentes Comentado [ecb6]: Rawls dice que las personas nacidas
expectativas de vida, determinadas en parte, tanto por el sistema político como por las en un estatus social diferente tienen aspiraciones diferentes
circunstancias económicas y sociales. De este modo las instituciones de una sociedad favorecen y más altas a las personas que no son de su mismo estatus y
esto en gran parte gracias al sistema político.
ciertas posiciones sociales frente a otras. Estas son desigualdades especialmente profundas... y sin
embargo, no pueden ser justificadas apelando a las nociones de mérito o desmérito. Es a estas
desigualdades de la estructura básica de la sociedad, probablemente inevitables, a las que deben
aplicar en primera instancia los principios de la justicia social. Estos principios regulan, pues, la
selección de una constitución política y los elementos principales del sistema económico y social6 Comentado [ecb7]: El principal objetivo es pensar por
Se trata, en últimas, de pensar, de reflexionar -así sea hipotéticamente, como lo hace Rawls- una nosotros mismos y formar una sociedad libre en la que las
personas puedan vivir justamente.
sociedad en la que los hombres «libres e iguales» podamos vivir justamente. ¿Puede existir acaso
una utopía más grande y excitante que esta? ¡No lo sé! Pero para Rawls, como para los que aún
soñamos un mundo otro, ciertamente no. La justicia como imparcialidad en la teoría ética de
Rawls

Desde los inicios del pensamiento filosófico, la justicia siempre ha sido considerada como una
virtud ética fundamental. Para garantizar nuestra convivencia con los demás es necesario que la
justicia se respete. Pero ¿qué es exactamente la justicia? De acuerdo con la definición
generalmente aceptada, la justicia consiste en dar a cada persona lo que corresponde. Comentado [Ec8]: La justicia se puede definir como darle
a alguien lo que realmente le corresponde.
En las sociedades tradicionales, donde existía un rígido reparto de papeles para las distintas
funciones sociales, estaba bastante claro lo que correspondía a cada uno. Es estos casos existía
una visión compartida sobre lo que era justo e injusto. Nuestras igualitarias sociedades modernas,
por el contrario, son mucho más diversas y complejas, de manera que no siempre es fácil saber lo
que es justo o injusto. En el mundo actual conviven muchos grupos distintos de personas, que
suelen tener opiniones diferentes acerca del bien. No todos estamos de acuerdo a la hora de
determinar cuáles son los objetivos más importantes que debemos tratar de alcanzar en la vida.

En circunstancias resulta imprescindible encontrar la manera de elaborar normas mínimas de


convivencia que todos podamos aceptar. Las éticas de la justicia se centran precisamente en
analizar cómo podríamos crear esas normas armonizando la pluralidad de valores e intereses que
caracterizan el mundo actual. Las éticas de la justica pretenden encontrar una forma adecuada
para elaborar las normas que regulan nuestra convivencia respetando el pluralismo de las
sociedades contemporáneas.

La teoría de la justicia de Rawls

Las reflexiones sobre la justicia del filósofo norteamericano John Rawls comienzan planteando una
pregunta aparentemente sencilla: ¿Qué condiciones deberían cumplirse para que podamos decir
que las normas que rigen nuestra sociedad son justas?

Según Rawls, las normas no son justas cuando están diseñadas para beneficiar a un grupo Comentado [Ec9]: Para poder decir que vivimos en una
concreto de personas perjudicando al resto de la población. Para que podamos decir que en una sociedad justa se tienen que tratar a todas las personas con
imparcialidad, sin importar su estatus, color de piel etc.
sociedad reina la justicia, hace falta que todas las personas sean tratadas con imparcialidad. Esto
significa que las normas no deben establecer diferencias injustas basadas en características
personas como el color de la piel, el sexo, la inteligencia o la riqueza. Si queremos establecer unas
normas válidas que sean justas e imparciales, lo que debemos hacer es llegar a un acuerdo que sea
aceptable para todos, independientemente de las circunstancias personales o de la posición en la
sociedad.

La Posición originaria y el velo de la ignorancia

Para comprender cómo podríamos llegar a un acuerdo de este tipo, Rawls nos invita a imaginar
que pudiéramos participar en el proceso por el cual se crean las leyes que regulan nuestra vida en
común. Supongamos que todas las personas que van a formar parte de la sociedad pudieran
reunirse para fundar su convivencia. En ese encuentro se tiene que llegar a un acuerdo sobre las
normas que van a organizar la sociedad. ¿Cuál es el procedimiento que debemos seguir para que
esas reglas sean justas? Si queremos conseguir que las normas sean imparciales, ninguno de los Comentado [Ec10]: Para que las reglas sean realmente
participantes deben tratar de obtener privilegios basados en sus características personales. Rawls justas es necesario que las personas no sepan cuáles van a
ser las consecuencias a futuro para que no puedan
explica que esto podría conseguirse si las personas que están elaborando las reglas de convivencia determinar si les conviene o no.
no supiesen cuáles van a ser sus circunstancias a futuro.

Rawls llama posición originaria a esta situación ficticia que pretende reproducir las condiciones
adecuadas para alcanzar acuerdos justos. En esta posición, los participantes no saben cuál va a ser
su papel en la sociedad, como si existiese sobre ellos un velo de ignorancia que les impidiera
conocer su situación futura. La teoría de la justicia de Rawls introduce la idea de una posición
originaria en la que los participantes estuvieran bajo un velo de ignorancia. En estas condiciones,
las normas elaboradas entre todos serían justas porque respetarían la imparcialidad.

Supongamos que las personas que tienen que establecer las normas no pudieran saber cuál va a
ser su inteligencia, su sexo, su etnia, su clase social o su riqueza en esa sociedad futura. Rawls
piensa que en esa situación tratarían de hacer leyes justas e imparciales de manera que no se viera
perjudicadas si en el nuevo reparto de papeles sociales les tocasen en suerte unas circunstancias
desventajosas.

Los principios de una sociedad justa

Si las normas que regulan nuestra sociedad pudieran establecerse en la posición originaria tras un
velo de ignorancia, ¿cuáles serían los principios básicos que habría que respetar? Rawls piensa que
en esas circunstancias todos los participantes tratarían de conseguir que la posición social más
desfavorecida tuviera las mejores condiciones posibles de vida. Esto, en la práctica, se traduce en
dos principios fundamentales que constituyen la base de la justicia social: Principio de igualdad:
todas las personas deben gozar de derechos y de la máxima libertad posible. Lo único que puede
limitar nuestros derechos y libertades es el respeto a los derechos y libertades de los demás.
Principio de diferencia: las diferencias sociales solo son justas cuando producen un beneficio para
todos los individuos, incluyendo a los más desfavorecidos. Esto significa que en una sociedad justa
no es preciso que todas las personas gocen de los bienes y privilegios. Sin embargo, la desigualdad
en la distribución solo es justa cuando también favorece a los que están en peor situación.
Además, para que haya una verdadera igualdad de oportunidades es necesario que la sociedad
compense las desigualdades que pueden existir entre las personas y que no se deban a una
diferencia de mérito entre ellas. Comentado [Ec11]: La sociedad es justa cuando las
personas con mejor situación económica ayudan a los más
desfavorecidos sin querer recibir algo a cambio esto haría
que la sociedad estuviera más equilibrada.

También podría gustarte