Está en la página 1de 2

MONICIONES Y PRECES E INDICACIONES PARA EL

MIERCOLES DE CENIZA
MONICIÓN DE ENTRADA ANTES DEL CANTO

Al empezar la Santa Cuaresma la Iglesia nos invita a acoger la misericordia


divina que sale a nuestro encuentro como amor que nos acoge
interesadamente para enternecer nuestro corazón endurecido, dejándonos
reconciliar por Cristo para que reconozcamos que sin Dios somos solo polvo de
la tierra.

Celebremos, pues, la obra de nuestra redención pues cada vez que


celebramos estos divinos misterios se hace presente el sacrificio salvador de
Cristo.

Cuando el Sacerdote llega al altar lo venera de modo acostumbrado, luego


desde la sede saluda a la asamblea de la forma habitual después del saludo el
coro entona el Kyrie Elesión (el acto penitencial se suprime, pero no el canto
del Kyrie) después del canto del Kyrie el sacerdote que preside dice oremos y
pronuncia la oración colecta:

Señor, fortalécenos con tu auxilio al empezar la Cuaresma para que nos


mantengamos en espíritu de conversión; que la austeridad penitencial de estos
días nos ayude en el combate cristiano contra las fuerzas del mal.

Por nuestro Señor Jesucristo…

Amén.

Después se continúa con la liturgia de la Palabra.

MONICIÓN A LAS LECTURAS

La Palabra de Dios que va a ser proclamada en las lecturas inspiradas de los


dos testamentos nos exhorta a permitir que la misericordia divina entre en
nuestras vidas y nos reconcilie con Cristo. Acojamos la proclamación de las
Sagradas Escrituras, reconociendo en la antífona del Salmo: Misericordia,
Señor; porque hemos pecado1.

MONICIÓN A LA IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Siguiendo la tradición de la liturgia papal, como iglesia romano latina


comenzamos nuestras prácticas cuaresmales en este miércoles con el ayuno y
la abstinencia y el rito de imposición de la ceniza que como signo de pobreza
expresa nuestro deseo de conversión.

1
Miserére, Domine, quia peccavimos: literal Misericordia, Señor, porque hemos pecado

1
PRECES; ORACIÓN UNIVERSAL O DE LOS FIELES

Pidamos, amados hermanos, a Dios, nuestro Padre, que escuche las oraciones
de su pueblo penitente.

1. Para que durante este tiempo de Cuaresma la Iglesia escuche con


más atención la palabra de Dios y, perseverando en la oración y en la
caridad, celebre con sinceridad la Pascua, roguemos al Señor.

2. Para que los niños y jóvenes que se preparan para recibir los
sacramentos de la iniciación cristiana lleguen a la madurez de la fe, los
convertidos perseveren, los penitentes se vean auxiliados en su deseo
de volver a Dios y los discípulos de Cristo se conviertan en este tiempo
de cuaresma, roguemos al Señor.

3. Para que los pueblos de toda la tierra, progresen por los caminos de
la fraternidad y de la paz, roguemos al Señor.

4. Para que Dios consuele a los enfermos y dé paz y serenidad a los


que sufren, roguemos al Señor.

5. Para que el ayuno, la oración y la limosna nos conceda el perdón de


nuestros pecados y la absolución de nuestras culpas, roguemos al
Señor.

Oh Dios, rico en misericordia, atiende las súplicas de tu pueblo y haz que


observemos las prácticas cuaresmales realizando obras agradables a tus ojos,
para que viviendo en austeridad, nos acerquemos con el corazón renovado a la
celebración de la Pascua. Por Jesucristo nuestro Señor 2.

MONICIÓN A LA COLECTA DE LA EUCARISTÍA

El tiempo de cuaresma es un tiempo propicio para la generosidad, la limosna,


la ayuda con un pequeño donativo a Caritas y la colaboración con las
necesidades de la parroquia. La primera colecta de cuaresma, que ahora
realizaremos, nos ayuda a unirnos con Cristo, al recordar la enseñanza de San
Pablo: Ya sabéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor de
vosotros se hizo pobre, siendo rico; para que vosotros con su pobreza fueseis
enriquecidos.

2
Oración de los Materiales de Ramón Clavería. Pbro.

También podría gustarte