Está en la página 1de 47

Aplicación articulo 27 Ley 1015 de 2006 en la Policía Nacional.

Cadete Eduardo Guerrero Erazo


CC. 1.061.796.674
Cadete Leonardo José Guerrero Pérez
CC. 1.045.692.452
Cadete Juan Camilo Gualtero Mira
CC. 1.017.180.509

Policía Nacional de Colombia


Dirección Nacional de Escuelas
Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander

Especialización en Servicio de Policía

Grupo de Investigación

2019
Nota de aceptación

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

______________________________________________________________

____________________________________________

Firma del Presidente del Jurado

____________________________________________

Firma del Jurado

____________________________________________

Firma del Jurado

Bogotá D. C., Mes / Año


Título: Aplicación articulo 27 Ley 1015 de 2006 en la Policía Nacional.

Autor(es): Documento de identidad:

Cadete Eduardo Guerrero Erazo CC. 1.061.796.674

Cadete Leonardo José Guerrero Pérez CC. 1.045.692.452

Cadete Juan Camilo Gualtero Mira CC. 1.017.180.509

Curso: 111 de Oficiales – Compañía Antonio Nariño y Álvarez

Ciudad: Bogotá DC. Año: 2019 Área: fundamentos jurídicos del Línea: Jurídica
servicio de policía

Palabras claves: Policía Nacional, Ley 1015 de 2006, debido proceso, procedencia, improcedencia, medidas preventivas,
comportamiento, registro, disciplina, articulo 27, defensa, contradicción.

Resumen

La Policía Nacional se rige bajo normatividad especial en materia disciplinaria, la cual regula las conductas del personal que
hace parte de la institución a través de herramientas jurídicas que orientan el comportamiento de los policiales. En este sentido,
la institución estableció los parámetros para efectuar el registro de medios preventivos para encauzar la disciplina de los
uniformados, como el Articulo 27 Ley 1015 de 2006 a través del aplicativo Portal de Servicios Internos de la Policía Nacional
y los cuales quedan asentados en el Formulario II de Seguimiento Policial.

Consecuente con lo anterior, el propósito fundamental de este escrito busca analizar la aplicación de dicho articulado con
respecto a la orientación oportunamente de aquellas conductas que, si bien alteran el normal desarrollo de las funciones de los
uniformados, no alcanzan la identidad de falta disciplinaria. Es de anotar que, los registros que se realizan en el sistema de
evaluación del desempeño policial EVA no disminuyen la evaluación anual del uniformado, por cuanto, se deja una constancia
que no genera afectación tasable al momento de dicha evaluación.

No obstante, la posición que adoptamos con respecto al tema objeto de estudio de la presente investigación, se inclina con
miras al derecho de defensa o contradicción que puedan ejercer los funcionarios de policía y la posibilidad de blindar la
institución evitando transgredir derechos fundamentales a sus miembros en la búsqueda del buen desempeño de sus funciones
encomendadas constitucionalmente.

Key words: National Police, Law 1015 of 2006, due process, origin, inadmissibility, preventive measures, behavior,
registration, discipline, article 27, defense, contradiction.

Abstract

The National Police is governed by special regulations in disciplinary matters, which regulates its personnel conducts, who
joint the police force, through legal tools that guide the behavior of police officers. In this sense, the National Police
established the parameters to carry out the registration of preventive means to channel the discipline of the officers, such
as Law 1015 of 2006 article 27th, through the internal app named Internal Services Portal (PSI), registrations which are
embodied in the Form II of Police Monitoring.

Consistent with the above, the fundamental purpose of this documente seeks to analyze the application of the mentioned
preventive mean, with respect to the timely orientation of those behaviors that, although they alter the normal
development of the functions of the uniformed perssonel, do not reach the identity of disciplinary offense. It should be
noted that, the records in the Police Performance Evaluation System (EVA), do not reduce the annual evaluation of the
officer, since a record does not generate a negative chargeable effect at the time of the evaluation.

However, the position we adopt with respect to the subject under study of this investigation is inclined towards the right
of defense or contradiction that may exercise police officers and the possibility of shielding the institution, avoiding
transgressing fundamental rights to its members. in the search of the good performance of its constitutional functions
entrusted.

Director temático

Director metodológico
APLICACIÓN ARTICULO 27 LEY 1015 DE 2006 EN LA POLICIA NACIONAL.

Introducción

Contextualización Problema interés objeto, motivaciones y su relevancia institucional

Antecedentes Nacionales. De acuerdo con Ortegón (2014), existe en Colombia una

dualidad de sistemas disciplinarios que operan tanto para la fuerza pública como para los

servidores que hacen parte de la administración pública (Régimen Disciplinario Único).

Desde su punto de vista, hace una valoración de los motivos que generan la existencia y

simultaneidad de dichos sistemas, además hace hincapié en el carácter especial del deber

funcional desarrollado por los miembros de la Fuerza Pública Colombiana, confrontado en

la realidad de un país inmerso en un conflicto armado, una sociedad exigente de justicia e

igualdad, para finalmente llegar a unas reflexiones normativas, en cuanto a su eficacia,

eficiencia, diferencias, similitudes y operatividad. En este artículo, la autora analizó la

posición de la Corte Constitucional, La Procuraduría General de la Nación y diferentes

doctrinantes en la materia, también realizó el estudio de cada una de las normatividades

como la Ley 734 de 2000, la Ley 836 de 2003 y 1015 de 2006.

El Derecho disciplinario hace parte del Derecho restrictivo el cual tiene como fin dotar

al Estado de herramientas legales que permitan investigar y sancionar a los funcionarios

públicos que por acción u omisión han incurrido en faltas violatorias de la Constitución, la

Ley o Reglamentos. En virtud de lo anterior Ortegón (2014), presenta como tema central el

estudio del régimen disciplinario único frente a los regímenes especiales de la Fuerza Pública,

entiéndase está la integrada por las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, sumado a

la actual realidad social colombiana, donde se visualiza la necesidad de la existencia de

estamentos especiales que propendan el encauzamiento de conductas y por ende la


correcta ejecución de funciones por parte de los funcionarios que hacen de las

instituciones, así como la imperante necesidad de dar una mayor formación y control a

quienes se les asigna la competencia para la aplicación y ejecución de dichos regímenes.

La autora resalta, la función que cumple la Policía Nacional y la labor fundamental

dentro de la organización política del territorio colombiano, ya que si bien, en términos

generales las autoridades de la república están instituidas constitucionalmente para proteger

a los individuos residentes en este país, en su vida, honra, bienes y demás derechos y

libertades, también lo es desde la concepción finalística del Estado, la cual mediante sus

atribuciones o facultades conferidas a los miembros de la fuerza pública se les ha venido

invistiendo de fundamentales tareas en la persecución de dicha finalidad, lo cual, como

consecuencia genera un vínculo más intenso que el originado frente a los demás servidores

públicos y esa relación acentuada o intensificada es la que marca el derrotero de la

responsabilidad disciplinaria y la autorización constitucional y legal para el ejercicio de la

potestad sancionatoria del estado, de manera especial y correlativa a las tareas asignadas,

estas sustancialmente diferentes a las de cualquier otra entidad estatal, por lo que se les ha

otorgado un marco jurídico especial.

Por otra parte Cardenas , Reyes , & Giraldo (2012) expone a través de su artículo que la

Policía Nacional con el fin de garantizar el cumplimiento de sus funciones constitucionales

y legales, deben encaminar sus labores a mantener la buena marcha, el orden y la Disciplina

de sus uniformados al interior de la Institución, durante la realización de estas labores en

muchas ocasiones sus policiales por múltiples razones incurren en conductas identificadas en

la norma Disciplinaria como sancionables, especialmente en aquellas actuaciones que ponen

en entre dicho la imagen, y prestigio de la Institución, quitándole credibilidad a la actuación


del Estado y especialmente a la Policía Nacional de Colombia; producto de la comisión de

estas conductas hay imposición de sanciones de tipo disciplinario.

En el ordenamiento nacional se tienen normas donde se estipulan las diferentes faltas

disciplinarias que pueden cometer los servidores públicos, y a nivel institucional existe ley

especial aplicable a sus policiales, en donde se establece un procedimiento para llevar a cabo

las actuaciones de investigación para el esclarecimiento de la responsabilidad del presunto

infractor y las respectivas sanciones aplicables en caso de hallarse responsables.

Todo con la finalidad de crear consciencia en estos funcionarios, proponer fórmulas de

mejora y profundizar en el conocimiento de la actividad disciplinaria a través de la

Procuraduría General de la Nación, Personerías y Oficinas de Control Interno Disciplinario

de la Administración Pública.

De acuerdo con esto, la Policía Nacional de Colombia en cumplimiento de su

competencia constitucional, desarrolla una serie de actuaciones encauzadas al mantenimiento

de los derechos de las personas, la seguridad y tranquilidad de la comunidad. Es entonces,

esta institución la que está de manera permanente al lado del ciudadano, interactuando con

él y siendo el puente de enlace entre el particular con la administración, a través de su cuerpo

de policiales. Es en este actuar diario, que los integrantes de esta fuerza pública del Estado

se ven en algunas ocasiones inmersos en irregularidades que afectan el deber funcional del

servidor público en cuestión, máxime si se observa el servicio que presta, fallas que conllevan

consigo investigaciones y posibles sanciones entre otras, de tipo disciplinario.

En el ámbito nacional, así como el institucional se tienen normas rectoras de la

disciplina, las cuales incluyen un catálogo de conductas disciplinables en que pueden incurrir

los Policiales, se define el procedimiento para llevar a cabo las investigaciones para el
esclarecimiento de la responsabilidad de los infractores y las sanciones aplicables,

enmarcando este proceso en el principio de legalidad. Lo anterior con el fin de mantener o

encauzar la disciplina de los uniformados de la Policía Nacional.

Por lo anterior, se podría traer a colación lo establecido en el artículo 22 del Código

Disciplinario Único Ley 734 de 2002, el cual define que la prestación del servicio público o

la función pública que desempeña el personal uniformado de la Policía Nacional de Colombia

en cualquiera de sus áreas se enmarca en la observancia de la moralidad pública,

transparencia, objetividad, legalidad, honradez, lealtad, igualdad, imparcialidad, celeridad,

publicidad, economía, neutralidad, eficacia y eficiencia en el desempeño de sus funciones.

Es así como existe una delgada línea entre los principios orientadores de la Función

Pública y la falta disciplinaria, pues la observancia o no de los primeros en el ejercicio de

deberes, derechos, funciones, prohibiciones, régimen de inhabilidades, impedimentos y

conflictos de intereses repercute en la disciplina de los funcionarios, y sin lugar a dudas en

la calidad del servicio a la comunidad, así como la imagen institucional a la mismas.

Atendiendo a la relación especial de sujeción.

De igual manera Hernández (2006), plantea desde su trabajo investigativo el nacimiento

en el Derecho colombiano de una nueva rama del Derecho especializada, independiente y

autónoma, que se ocupa de definir las conductas que atentan contra la fidelidad, la ética y el

servicio por parte de los servidores públicos que se ha denominado Derecho disciplinario o

Derecho administrativo disciplinario. No obstante, la construcción que expone el autor, tiene

variadas confusiones que hacen que dentro del ordenamiento jurídico colombiano no exista

claridad o uniformidad en torno a los criterios manejados por la doctrina y las altas cortes en

materia del reconocimiento del conjunto de normas que regulan la conducta de los servidores

públicos y todas aquellas personas naturales que se encuentran en algún grado, vinculadas al
Estado, pues si bien es cierto coinciden en denominar este conjunto de normas como derecho

disciplinario, no existen conceptos o razonamientos suficientemente estructurados que

determinen si esta es una rama autónoma e independiente del derecho, así como tampoco hay

claridad en relación a los principios aplicables a este, no en cuanto su existencia, pues estos

se encuentran en el texto de la norma que regula el tema que es la Ley 734 de 2002 o Ley

1015 de 2006.

Asimismo (Pavajeau, 2004) desde su libro titulado “Dogmática del derecho

disciplinario” en el que señala que en Colombia se está en la construcción de un derecho

disciplinario que lo instituya como ciencia autónoma pero que no hay una posición

consistente y unificada en torno al tema de parte de la doctrina y de la jurisprudencia nacional.

En este sentido, se evidencia la importancia de abordar el estudio de la problemática que

encierre determinar la naturaleza del derecho disciplinario, esto es, si el mismo es una especie

del derecho penal o si es un derecho eminentemente administrativo, nos muestra que a partir

de esta concepción deberían aplicarse los principios que aparecen plasmados en la Ley 734

de 2002 y/o Ley 1015 de 2006, normativa disciplinaria que se aplica a los servidores públicos,

FFMM y Policía Nacional en la actualidad.

Se afirma que se está en el camino hacia la construcción de un derecho, al referirnos al

tema disciplinario, puesto que antes de la expedición de la Ley 200 de 1995, norma que

regulaba esta temática antes de la expedición de la Ley 734 de 2002, el compendio normativo

existente en esta materia era muy extenso y disgregado en cuanto a las calidades de los sujetos

a quienes se les aplicaba este derecho.


Pregunta Problema.

¿Desde la órbita jurídica del derecho de defensa y contradicción, es procedente la aplicación

del Artículo 27 Ley 1015 de 2006 en el formulario II de seguimiento policial?

Tesis

La institución ha emitido instructivos en donde establecen los parámetros para efectuar el

registro de medios preventivos existentes para encauzar la disciplina de los uniformados,

entre estos el Articulo 27 Ley 1015 de 2006 a través del aplicativo Portal de Servicios

Internos de la Policía Nacional y los cuales quedan asentados en el Formulario II de

Seguimiento Policial.

Una vez enunciado lo anterior, este grupo de investigación pudo evidenciar que el

propósito fundamental que busca la aplicación de dicho articulado es orientar oportunamente

aquellas conductas que, si bien alteran el normal desarrollo de las funciones de los

uniformados, no alcanzan la identidad de falta disciplinaria, evitando con ello una afectación

a la función pública.

Cabe resaltar, que los registros que se realizan en el sistema de evaluación del desempeño

policial EVA no disminuyen la evaluación anual del uniformado, por cuanto, se deja una

constancia que no genera afectación tasable al momento de dicha evaluación. Es decir, lo que

busca la institución es tener soportada en una bitácora el desempeño diario de los

funcionarios de policía en virtud del deber especial de sujeción que los cobija sin que

implique generar un detrimento en los periodos evaluables del servidor público.

No obstante, la posición que adoptamos con respecto al tema se inclina con miras al

derecho de defensa o contradicción que puedan ejercer los funcionarios de policía y la


posibilidad de blindar la institución evitando transgredir derechos fundamentales a sus

miembros en la búsqueda del buen desempeño de sus funciones encomendadas

constitucionalmente.

Justificación

La investigación cobra importancia respecto al caso en concreto (aplicación del art.

27 Ley 1015 de 2006), con referencia al Estado Social de Derecho, siendo este fundado en el

garantismo, el cual busca la protección de los Derechos fundamentales de las personas. Es

por esta razón que, la Constitución Política de Colombia posee en ella predominio sobre las

demás normas, teniendo un apoyo en el denominado bloque de constitucionalidad. También,

Colombia al ser un Estado garante de los Derechos iusfundamentales para sus conciudadanos,

incluyendo a los funcionarios públicos en relación con su actuar ceñido a la norma, brinda

las suficientes herramientas jurídicas o legales para que puedan proteger tales Derechos.

Teniendo en cuenta lo anterior ha dicho la doctrina:

Colombia es un Estado de naturaleza antropocéntrica y, por lo tanto, fundado en el

respeto de la dignidad humana. Es igualmente un Estado: (i) social y, como tal, garante de

un conjunto de derechos fundamentales que no pueden suspenderse ni siquiera en Estado de

excepción; (ii) democrático, por ende, su Constitución y sus leyes son de origen y legitimidad

democrática; y (iii) de derecho, es decir, que no basta la legalidad, es indispensable la justicia;

es así como la sumatoria de la legalidad y la justicia constituyen la legitimidad del Estado

(Constitución Política de Colombia, 1991, Preámbulo). (Gil-García, Scielo, 2017).


Ahora bien, teniendo claro la importancia del Estado Social de Derecho y enfocándonos

en el régimen disciplinario especial para la Policía Nacional Ley 1015 de 2006 Articulo 27,

contiene los métodos para “encauzar la disciplina” de los funcionarios de la Policía Nacional

de Colombia. De esta manera, se observa la importancia del presente documento en donde

se plasma unos medios que los servidores requieren conocer para generar control hacia sus

subalternos y esto a su vez conocer el procedimiento que se le está aplicando.

En concordancia a lo anterior, hace parte intrínseca el debido proceso hacía cualquier

procedimiento de tipo administrativo o judicial, por lo tanto, la doctrina ha hecho énfasis en

reconocer al Derecho al debido proceso en todo momento cuando requiera la idónea

protección al mismo y a los demás que mantienen una correlación con criterios

fundamentales en busca de cumplir con los fines esenciales del Estado colombiano, por lo

tanto:

Es concebido como la garantía constitucional y legal que tiene toda persona en las

actuaciones que se le adelanten judicial o administrativamente y se materializa al seguir los

procedimientos establecidos para cada caso, so pena de vulnerar dicho derecho, por tanto, las

autoridades deberán respetar como mínimo aspectos tales como notificar la apertura de una

investigación, permitir el derecho a la defensa, controvertir y solicitar pruebas, presentar

recursos, etc. (Marroquín, 2013).

En comparación a lo dicho con anterioridad, las maneras de encauzar la disciplina la

Policía Nacional por parte de los superiores hacía sus subalternos de acuerdo al art. 27 y

nuestro modo de ver, debe tener una forma o mecanismo de defensa, es aquí donde radica la

importancia de este producto, buscando una focalización y punto de vista imparcial referente

a la aplicación del mandato legal en mención pues se tienen las maneras de encauzar la
disciplina y de generar la subordinación y respeto hacía el superior y la norma, pero que al

no ser este tipo de acciones absolutas, pues se estaría volcando hacía la arbitrariedad, hacía

el desconocimiento de Derechos universales reconocidos por el Derecho colombiano atraído

desde el año 1991 a través de la Constitución Nacional, es por ello que se debe tener proteger

el Derecho a la Defensa, esto sin desconocer la naturaleza de la Institución, respetando los

principios fundamentales de la misma.

La importancia de todo el escrito radica, en blindar la institución de incurrir en

vulneración a derechos fundamentales y buscar alternativas en Derecho para que el

subalterno o el sujeto objeto de este artículo ejerza su defensa o contradicción, lo anterior

orientado al respeto por los Derechos fundamentales y su protección, garantizando los

principios fundantes de lo que en esencia es el Estado colombiano, un Estado Social de

Derecho.

Exposición de Tópicos a Desarrollar

La administración pública goza de un poder disciplinario para someter a sus servidores

y obtener de ellos la obediencia, disciplina, moralidad y eficiencia necesarias para el

cumplimiento de sus deberes y demás requerimientos que impone la respectiva investidura

pública, a fin de que se cumpla con el propósito para el cual han sido instituidos, como es el

servicio al Estado y a la comunidad. Se configuran, así, los servidores públicos como

destinatarios de la potestad disciplinaria, debido a la subordinación que los mismos presentan

para con el Estado. (Corte Constitucional. M.P. Dr. Hernando Herrera Vergara, 1998).

Teniendo en cuenta lo anterior, la posición de la Honorable Corte Constitucional instruye

a que el servidor público debe una obediencia y una subordinación tanto a la norma como

hacía sus superiores esto en consecuencia a la marcada jerarquización dentro de la Policía


Nacional, es decir que, la obediencia, respeto y acatamiento del funcionario de la Institución,

en consecuencia existe el art. 27 de la Ley 1015 de 2006, en el cual menciona los medios

para encauzar la disciplina, pero que no debe ser absoluto pues el Estado colombiano, en

concordancia a sus mandatos constitucionales y legales debe brindar mecanismos de defensa

a las personas, esto incluye a los servidores públicos.

La Policía Nacional en búsqueda de ese compromiso nacional, estableció pautas

disciplinarias para el direccionamiento de los funcionarios que integran la misma,

conllevando a que el cuerpo legislativo (Constitución Política, artículo 15º: 1991) promulgará

la Ley 1015 de 2006, donde en su calificación y graduación de las sanciones describe la

inasistencia al servicio como falta grave con consecuencias verdaderamente rígidas,

permitiendo con ello, la aplicación de la tarifa legal, lo que conlleva a observar por parte de

este grupo investigador que la aplicación de la sanción por este tipo de conducta conllevaría

al juez natural a aplicar de manera radical una sanción de manera elevada con relación a la

antigua norma (Decreto 1798:2000), que cobijaba hechos de iguales características a los

miembros de la Policía Nacional, con reproches en menor grado sin afectar intereses y

derechos fundamentales. (DUVERNEY ALVAREZ MORENO, 2012)

En consecuencia a lo anterior, esta posición que se ha citado con anterioridad, busca

plasmar la importancia del direccionamiento que deben tener los funcionarios hacía la norma

y que su actuar se vea asistido por la legalidad de la norma, con esto se quiere decir que, es

importante que el funcionario tenga una subordinación hacía la norma pero que a su vez el

mismo Estado a través de sus Instituciones que está a la vanguardia genere un respaldo hacía

los mismos, aunado a lo anterior genere cambios para la protección de los Derechos

fundamentales, que para el caso en concreto radicaría en la importancia de los Derechos

fundamentales de los funcionarios públicos.


Régimen disciplinario de la Policía Nacional: El Estado colombiano a través del poder

legislativo llama a estructurar todas las funciones de la policía nacional y que esa

estructuración se vea diferenciada de las fuerzas militares, pero sin dejar de mirar la parte

preventiva como función primordial de la Policía Nacional, sin dejar de lado su función

colaborativa frente a las demás instituciones cuando se requiera. (Gil-García, Scielo, 2017).

La Policía Nacional al ser una Institución con un régimen especial, debe de tener una

serie de tratamientos diferenciales al momento de aplicar su normatividad, pero no se debe

confundir esa diferenciación de aplicación de la normatividad con respecto a la protección

de los Derechos de carácter fundamental como lo es el debido proceso, el derecho a la

contradicción y defensa que es el caso que nos atañe en este escrito, es así mismo que, el

Estado debe generar cambios idóneos para la protección de los mismos y que se dé

cumplimiento a cabalidad de los principios fundamentales del Estado Social de Derecho

como lo es el Estado colombiano.

Debido proceso: Colombia al ser un Estado Social de Derecho pues debe brindar

herramientas jurídicas para defender sus Derechos fundamentales a todos sus habitantes, en

este caso, también debería cobijar por los menos en su debido proceso a los funcionarios de

la Policía Nacional, generando mayor confianza por parte del ciudadano hacía la Institución

y creando un mayor respaldo, así mismo dando cumplimiento a los fines esenciales de la

Nación, siendo el Estado a través de sus instituciones el indicado para protegerlos.

(Constitución Nacional, 1991).

Este autor enuncia la importancia de los Derechos fundamentales de las personas, y que

esa misma importancia que se le da hacía las demás personas pues se le tutele a los
funcionarios públicos, generándole a estos últimas ayudas legales, que vienen

desarrollándose desde la Constitución Nacional en busca de la consagración y respeto al

Estado Social de Derecho.

Metodología

Tipo de Investigación

La investigación se fundamenta en una investigación de tipo mixta, contando con

elementos de tipo cuantitativos y cualitativos, debido a que, uno de los instrumentos que se

utilizaron fue la encuesta, la cual se realizó bajo una serie de preguntas de tipo general y

posterior a ello más específicas, esto con el fin de poder constatar el porcentaje de

conocimiento que tiene el funcionario público acerca del art. 27 de la Ley 1015 de 2006.

Aunado a lo anterior, se presenta como resultado que coadyuva a la investigación.

Por otro lado, la investigación maneja elementos de tipo cuantitativo, pues de acuerdo al

análisis de contenido y documental se obtuvo un resultado en virtud de lo establecido en la

jurisprudencia, el ordenamiento jurídico vigente y lo reglado en la doctrina institucional;

Asimismo, se buscó un enfoque en el desarrollo de los resultados arrojados por los resultados

que se presentan en concordancia a las respuestas emitidas por la Inspección General y la

Secretaria General de la Policía Nacional.

Por lo tanto, al ser una investigación que cuenta con elementos de tipo cuantitativo o

cualitativo, se optó por presentar una investigación de tipo mixta.


Método de Investigación. En el presente documento se abordaron una serie de objetivos

que buscaban cumplir con el propósito principal del ensayo. En ese orden de ideas, se hace

importante para el desarrollo metodológico de estos, el uso de determinados instrumentos

para la recopilación y análisis de información, los cuales también son conocidos como

herramientas o formas de proceder que le permiten a cualquier persona que indague sobre un

tema en específico, obtener información sobre el objeto de estudio.

Por lo anterior, se empleó inicialmente el análisis documental con el fin de ayudar a

identificar los acontecimientos históricos, jurisprudenciales y legales que rodean la

aplicación del Artículo 27 Ley 1015 de 2006 en la Policía Nacional. Seguidamente, se hizo

de uso de una encuesta estructurada la cual está compuesta de una lista de preguntas cerradas

que se formularon a un grupo de uniformados adscritos a varias Metropolitanas y Regiones

de la Policía Nacional y por último se realizó un análisis de contenido el cual permitió

estudiar el contenido manifiesto de las comunicaciones oficiales emitidas por la Inspección

general y la Secretaria General de la policía nacional el cual es un recurso de suma

importancia para la construcción de un concepto en torno a dicho documento.

Técnica de Recolección. El análisis documental es aquella secuencia de acciones que

tiene que ver con recurrir a distintos tipos de documentos para tratar de conocer y comprender

mejor el fenómeno objeto del presente estudio. En este sentido, se acudió al ordenamiento

jurídico, la jurisprudencia y la doctrina policial con el fin de determinar la aplicación,

función, finalidad, pasos y procedimiento establecido con relación al Artículo 27 Ley 1015

de 2006.
Por otra parte, se empleó la técnica de encuesta la cual es una herramienta de utilidad

para describir tendencias y frecuencias de actitudes u opiniones de una población

determinada. Al respecto (Rojas, Año 39-40) expone que la encuesta se puede utilizar no solo

para realizar investigaciones de tipo exploratorio o descriptivo, sino también para analizar y

explicar las relaciones existentes entre diferentes y múltiples variables. Consecuente con lo

anterior, a través de dicha herramienta se estableció la percepción que tienen los uniformados

al interior de la institución, lo cuales pueden ser objetos en cualquier momento de la

aplicación de la medida para encauzar la disciplina tipificada en la Ley 1015 de 2006.

Asimismo, se acude al análisis de contenido con el fin de realizar una descripción

objetiva, sistemática y cuantitativa del contenido de la comunicación oficial proyectada por

la Inspección General de la Policía Nacional, como respuesta a la solicitud incoada por este

grupo de investigación. Esta técnica, se define como una herramienta cuantitativa de

recopilación de la información que permite cuantificar los distintos elementos de información

que constituyen la respuesta emitida en mención.

Es de anotar, que los elementos que más se repiten permitirán que se pueda inferir el

verdadero contenido y propósito del tema de investigación que se llevó a cabo (Balcells I.

Junyet (1994), y así poder determinar el impacto jurídico en la actualidad de la aplicación del

artículo 27 Ley 1015 de 2006.

Análisis

Aplicación de instrumentos. El objeto de estudio del presente escrito fue

desarrollado en primera medida a través del análisis documental de lo reglado en el

ordenamiento jurídico vigente como la Constitución Política Colombiana de 1991, Ley 1015
de 2006, Ley 1801 de 2016, Decreto 1800 de 2000, Resolución 04089 de 2015,

jurisprudencia expuesta por la Honorable Corte Constitucional, extractos de sentencias

emitida por diferentes Despachos Judiciales del país e Instructivos expuestos por el mando

institucional con el fin de orientar oportunamente las conductas que, si bien alteran el normal

desarrollo de las funciones de los uniformados, no alcanzan la identidad de falta disciplinaria.

Aunado a esto, se llevó a cabo la aplicación de una encuesta dirigida solo al personal

uniformado de la Policía Nacional, en donde participaron de manera voluntaria y de acuerdo

con su interés en el tema, 132 miembros activos de la institución adscritos a las siguientes

unidades y de la reserva activa, así:

Tabla 1. Población encuestada discriminada por unidad laborada.

UNIDAD PARTICIPA UNIDAD PARTICIPANTES

MEVAL 60 MECAR 1

ECSAN 7 MEBUC 1

DECAU 1 PRECI 1

DEATA 1 INSGE 1

DINCO 5 DECUN 1

DIJIN 2 ESJIM 1

MEBOG 4 DEVAL 4

DEANT 4 DIPRO 1

MESAN 1 POLFA 3

SUBDIRECCION 3 SIPOL 1

DEMET 1 RECAR 1

RESERVA ACTIVA 6 GUTUR 1


DIPOL 2 GAULA 1

MEBAR 3 ESAVI 1

DINCO 4 DECAQ 1

MEMAZ 2 PUTUMAYO 1

MEPER 1 DENAR 1

SETRA 1 MECAL 6

MEBAR 3

Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com

Asimismo, se solicitó por medio de comunicación oficial a las dependencias

competentes para el mantenimiento de la disciplina al interior de la institución y

asesoramiento del mando institucional en este caso Inspección General y Secretaria General

de la Policía Nacional respectivamente, información relacionada con la aplicación de

medidas para encauzar la conducta de los uniformados, los cuales indicaron por medio

comunicaciones oficiales datos de la aplicación del Artículo 27 Ley 1015 de 2006, en los

años 2017, 2018 y lo transcurrido del 2019, tanto al personal que pertenece al Nivel Directivo

de la Policía Nacional en los grados correspondientes a (ST) Subteniente, (TE) Teniente,

(CT) Capitán, (MY) Mayor y (TC) Teniente Coronel, como al Nivel Ejecutivo, Agentes y

Patrulleros de la institución.

Resultados

Como se enuncio en puntos anteriores se realizó un análisis documental de lo contemplado

en el ordenamiento jurídico a los siguientes documentos, relacionados así:

 Constitución Política de Colombia


 Ley 1015 de 2006

 Ley 1801 de 2016

 Sentencia C-1076 de 2002

 Sentencia T-152 de 2017

 Consejo de Estado (Sentencia Tutela Radicado 68001233300020160110301)

 Tribunal Superior de Medellín Sala Civil (Radicado 05001310300520180065601)

 Juzgado Veinte Administrativo Oral del Circuito de Medellín (Sentencia de Tutela

Radicado 05001 33 33 020 2018-00075 00)

 Juzgado Quinto Civil del Circuito de Oralidad (Sentencia de tutela Radicado

05001310300520180065600)

 Juzgado Décimo Octavo Civil del Circuito de Medellín (Sentencia de Tutela

Radicado 05001310301820180000400)

 Decreto 1800 del 2000

 Resolución 04089 de 2015

 Instructivo N° 018 DIPON – INSGE (Aplicación)

 Instructivo N° 018 DIPON – INSGE (Constancia de la aplicación)

 Comunicación oficial S-2019-008346/ INSGE - ASJUR

 Comunicación oficial S-2019-007303/ INSGE - ASJUR

 Comunicación oficial S-2018-019100/ INSGE - GUSEC

 Comunicación oficial S-1019-037752/ SEGEN - ARJUR

Los cuales proporcionaron valiosa información con respecto al objeto de estudio que hoy

nos ocupa y que por consideración de este grupo de trabajo traemos a colación más adelante

en el desarrollo del debate que se propone plasmar en el presente escrito sobre la procedencia
C1 C2 C3 C4 C5 C6 C7 C8 C9 C10 C11 C12 C13 ARTF SUMA OF
B1 0 - 0 - - - 50 - 0 2 - 0 - 0 - 573 625
B2 0 - 171 - - - 119 - 127 101 38 70 542 1.170 1
B3 0 280 - 284 174 86 112 126 140 117 132 139 134 1.725 1
B4 100 - - - 121 36 42 43 51 26 43 45 43 550
B5 180 97 102 109 115 107 107 108 120 100 116 118 120 1.500 1
B6 150 81 93 82 103 91 95 102 106 85 110 85 98 1.280 1
B7 77 162 153 149 181 172 155 171 163 150 189 166 171 2.060 2
B8 92 38 32 41 64 30 42 57 43 35 48 55 48 625
SUMA 598,5 658,0 551,3 665,0 759,5 572,3 672,0 609,0 750,8 614,3 675,5 679,0 1729,8
DEMANDA 598,5 658,0 551,3 665,0 759,5 572,3 672,0 609,0 750,8 614,3 675,5 679,0 1729,8
485597

de la aplicación del Artículo 27 Ley 1015 de 2006 en el formulario de seguimiento del

personal uniformado.

Por otra parte, después de emplear la encuesta que constaba de 11 preguntas cerradas al

personal uniformado adscrito a diferentes unidades a nivel nacional, se escogieron 5

preguntas con sus respectivas respuestas, las cuales de acuerdo con su importancia en el

aporte brindaron más información, con el fin de alcanzar el objetivo que buscaba dicha

herramienta. En este sentido, se tomó en primera medida la respuesta aportada por la

población encuestada con respecto a la siguiente pregunta:

Grafica 1. Aplicabilidad articulo 27 Ley 1015 de 2006.

Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com

Antes de abordar el análisis de esta gráfica, es del caso mencionar la importancia que

tiene esta pregunta, ya que de acuerdo con la respuesta aportada por el uniformado se puede
evidenciar que nivel de conocimiento tiene del régimen competente que disciplina las

conductas que pueda desplegar durante a la ejecución de su función pública. Aunado a esto,

se debe tener en cuenta que la aplicación de la medida para encauzar la disciplina es del

resorte de los mandos del nivel ejecutivo y nivel directivo de la Policía Nacional, por lo

tanto, son personas que llevan un trasegar en la institución con una vasta experiencia del

servicio de policía y que su deber ser seria conocer el régimen especial al que están sujetos.

No obstante, esto no quiere decir que el personal de la línea base (Patrulleros) puedan

desconocer la ley que regula los comportamientos que van en contra de los lineamientos,

ordenes, directivas y demás estipulado por el mando institucional.

Ahora bien, con respecto al resultado evidenciado en la gráfica anterior se pudo

determinar que el 44% de la población encuestada conoce como se aplica el articulo 27 Ley

1015 de 2006 y que el 56% no conoce cómo se puede impartir la medida a los subalternos

que tengan bajo su mando en la Policía Nacional, razón por la cual se puede abordar un tema

a desarrollar relacionado con la mala aplicación del articulado en mención en virtud del

desconocimiento a la hora de hacer los llamados de atención preventivos.

A continuación, se presenta la segunda pregunta con la respuesta planteada por los

uniformados participantes, así:

Grafica 2. Registro del articulo 27 Ley 1015 de 2006.


Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com

De esta grafica se puede traer a colación, los diferentes documentos que hacen parte

de la doctrina policial, los cuales fueron creados con el fin de reglamentar el sistema de

evaluación y clasificación anual que se le adelanta a todos los policiales en virtud de las

responsabilidades que cumple según el manual de funciones de la Policía Nacional.

Asimismo, se puede resaltar los sistemas tecnológicos que ha desarrollado la institución

buscando la innovación en sus procesos y procedimientos y la facilidad que tienen a la hora

de hacer uso de ellos los miembros de dicha entidad.

Una vez enunciado lo anterior, se hace alusión a lo manifestado por parte del personal

que decidió contestar de manera autónoma la encuesta, encontrando que un 56% saben que

plataforma se encuentra habilitada para plasmar los registros de los llamados de atención

preventivos aplicados a otros uniformados de menor rango y un 44% desconocen cómo

puede materializarse dicho articulado el cual coadyuva al mantenimiento de la disciplina al

interior de las filas y que se presenta como un instrumento inicial de modelación de

comportamientos no acordes al que hacer policía.

Grafica 3. Objeto de aplicabilidad articulo 27 Ley 1015 de 2006.

Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com


La anterior grafica muestra la manera tan frecuente con que puede ser aplicada la

medida preventiva al personal policial, el cual se ve inmerso en conductas que no tienen

alcance disciplinario, pero que son objetos de llamados de atención registrado en su

respectivo formulario de seguimiento. Consecuente con esto, el resultado que arrojó el

interrogante muestra que el 44% de los participantes han sido objeto de llamados a mejorar

su comportamiento a través de alguna de las medidas establecidas en el artículo 27 ley 1015

de 2006, mientras que el 56% argumentó no tener ningún registro en su formulario por faltar

a la disciplina propia de un servidor público.

Grafica 4. Reclamación articulo 27 Ley 1015 de 2006.

Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com

La anterior gráfica y su resultado es considerada para este grupo de trabajo como la más

importante del presente escrito, pues es el tema principal para tratar y por el cual fue llevada

a cabo esta investigación. Ahora bien, con respecto al resultado obtenido es menester poner

de presente que la apelación al registro de un articulo 27 en el formulario de seguimiento no

se encuentra establecido taxativamente en la norma de manera en que los funcionarios objeto

de esta puedan hacer uso del recurso en mención. No obstante, existen otros mecanismos por

medio de los cuales los uniformados pueden efectuar sus reclamaciones y ejercer su derecho

a la defensa como, por ejemplo, una comunicación oficial informando la novedad a su


evaluador y/o la acción de tutela establecida en el artículo 86 de la Constitución Política de

Colombia.

Ahora bien, de acuerdo con los resultados recibidos en este interrogante por parte de la

población encuestada se puede inferir que el 44% de los funcionaros conoce la manera de

ejercer la defensa a las conductas que se le endilgan mientras que el 56% de los encuestados

manifestaron desconocer el proceso a seguir al momento de ser notificado del registro

descrito en su formulario, plasmado por el llamamiento a encauzar su conducta.

Grafica 5. Solicitud derogación articulo 27 Ley 1015 de 2006.

Fuente: Elaboración propia encuesta Google formulario desde gualtero414@gmail.com

De esta grafica se puede mostrar la forma en como el procedimiento debe cumplir con

unas etapas procesales, se debe respetar un rito jurídico y permitir al uniformado acceder

ante una instancia para declarar su inconformismo por la aplicación de la medida preventiva.

De esta manera, se surtiría lo reglado en la legislación y que es también tema de debate

jurisprudencial a lo largo de este escrito. Por otra parte, se puede concluir con base a la

respuestas brindadas por las uniformados encuestados la cual tiene estrecha relación con la

pregunta anterior, que el 44% respondió tener conocimiento ante que dependencia de la

Policía Nacional solicitar la derogación del articulo 27 Ley 1015 de 2006, contrario al 56%
que manifestó no tener claro o desconocer ante quien se solicita el análisis del caso para que

se resuelva en derecho los reproches que se le hace por su supuesta falta a la disciplina.

Por otro lado, se obtuvo del análisis de contenido como tercer instrumento empleado en

la investigación, inicialmente información estadística a través de la cual la Inspección

General de la Policía Nacional comunicó una serie de datos de relevancia para el desarrollo

del objetivo propuesto, el cual era el impacto de la aplicación de la medida para encauzar la

disciplina.

Los resultados alcanzados se pueden evidenciar discriminados de la siguiente manera

para el año en curso; así:

Imagen 1. Estadística expuesta por la INSGE.

Fuente: Inspección General Policía Nacional

Asimismo, dicha dependencia a través de comunicación oficial S-2019-019100/

INSGE – GUSEC, de fecha 23 de julio de 2019, indicó que después de consultar el Sistema
Jurídico de la Policía Nacional “SIJUR” Versión 2.0 implementado a partir del año 2003

para la Policía, se pudo evidenciar que se aplicó a los uniformados el articulo 27 Ley 1015

de 2006 en los años 2017, 2018 y lo transcurrido del 2019, así:

Imagen 2. Comunicación Oficial S-2019-019100/ INSGE – GUSEC.

Fuente: Inspección General Policía Nacional

En este sentido, de acuerdo a la anterior tabla se pudo evidenciar que para el año

2017 se le aplicó el articulo 27 Ley 1015 de 2006 a 81.746 funcionarios como medio

preventivo para encauzar la disciplina, el cual es un número elevado sobrepasando el 60 %

del personal activo de la Policía Nacional con respecto a la fuerza total de la institución.

Asimismo, la Inspección General informo que para el año 2018 disminuyeron a 67.481 el

número de registros por este articulado, sin desconocer que aún una gran cantidad de

uniformados siguen incurriendo en conductas que van en contra de la disciplina y demás

postulados que hacen parte de la doctrina policial, y por ultimo indicaron que en lo

transcurrido del presente año se han impuesto 23.656 articulo 27 Ley 1015 de 2006,

quedando a la espera de los 4 meses restantes del año en curso, en donde por lo general se

incrementan los servicios, requerimientos, eventos, fiestas y demás actividades que son del

resorte de la institución como entidad garante de derechos y libertades públicas de todos los

asociados del territorio nacional y que por ende se incrementan la supervisión y control de

los subalternos.

Aunado a esto, de acuerdo con la solicitud incoada por este grupo de investigación,

la Secretaria General de la Policía Nacional informó el número de acciones de tutela


interpuestas a la Policía Nacional por la aplicación del articulado en mención, a uniformados

en los años 2017, 2018 y lo fechado en el año hogaño, y las sentencias emitidas por la

activación de este mecanismo de protección declaradas favorables o improcedentes por los

diferentes despachos judiciales del país, así:

Imagen 3. Comunicación Oficial S-2019-037752/SEGEN-ARJUR.

Fuente: Secretaria General Policía Nacional.

En este sentido, es pertinente mencionar que para el año 2017 allegaron a las

diferentes instalaciones policiales 24 acciones constitucionales, a través de las cuales se

invocó la protección a derechos fundamentales de tutelantes que motivaron sus solicitudes,

manifestando la inconformidad por la aplicación de la medida preventiva de las cuales fueron

objeto. De igual manera, se pudo evidenciar que para el año 2018 incrementaron a 45 las

acciones de tutela incoadas, pero con la tendencia a fallos favorables en 38 oportunidades en

sentencias emitidas por los diferentes despachos judiciales, los cuales al momento de evaluar

los argumentos de defensa presentados por los tutelados determinaron la improcedencia de

las mismas y por último se obtuvo información de los meses en curso del 2019 en donde se

presentaron 31 acciones constitucionales pero con tendencia al alza en fallos desfavorables.

Cabe resaltar, que las anteriores cifras demuestran una inconformidad y discrepancia

presentada por funcionarios que no estaban de acuerdo con el registro en su formulario II de

seguimiento de un articulo 27 Ley 1015 de 2006 y la presunta vulneración de derechos

fundamentales a un personal de uniformados que en el ejercicio de sus funciones recibieron


un llamado de atención a través del medio preventivo, el cual quedo registrado por escrito y

que por ende accedieron a los despachos judiciales con el fin de salvaguardar su derecho a

la defensa, el buen nombre, el debido proceso y los demás consagrados en la Constitución

Política de Colombia.

Interpretación

La Ley 1015 del año 2006 “por medio de la cual se expide el Régimen Disciplinario

para la Policía Nacional”, encierra las conductas reguladas para los funcionarios de la

Policía Nacional de Colombia, generando un mayor control y acompañamiento para el

superior con el subalterno, para ello, el art. 27 ibidem muestra los “medios para encauzar la

disciplina”, con este fundamento legal el superior jerárquico puede realizar los debidos

llamados de atención o anotaciones en el folio de vida del funcionario de la Institución, con

el fin de dar cumplimiento al reglamento de la misma, generando disciplina basada en la

prevención.

Por lo tanto, de acuerdo con el precepto normativo mencionado con anterioridad,

existen los medios para encauzar la disciplina preventivos y de tipo correctivo, los primeros

hacen referencia a el ejercicio del mando con el fin de orientar el comportamiento, mientras

tanto, los segundos tienen un enfoque diferencial el cual es, la aplicación del procedimiento

disciplinario.

Ahora bien, de acuerdo con la Corte Constitucional:

En concordancia con ello, la misma Ley define qué tipo de sanción se impone a cada una de

las faltas tipificadas como gravísimas, graves y leves. En concreto, para la falta leve cometida

de manera culposa la Ley 1015 de 2006 establece una sanción correspondiente a una
amonestación por escrito (núm.5, art. 39), la cual consiste “en el reproche de la conducta o

proceder, por escrito, que debe registrarse en la hoja de vida”. (2017)

Con lo anterior, es importante saber que, al momento de aplicarse esta normatividad que

todo está regulado dentro de la Institución pues, lo que busca es la generación de

reglamentación en aquellas conductas que vayan en contra vía de la normatividad que se

fundamentan en un régimen especial, como lo es la Policía Nacional. Con esto se ostenta que

la función de esta Ley cumple con una función de tipo preventivo y busca la corrección de la

conducta con el fin de la no repetición en la misma, buscando encapsular la actuación con el

fin de crear un precedente en la comunidad policial y que no se cometa de nuevo esa

actuación.

Ahora bien, en un Estado Social de Derecho como es el caso colombiano, de acuerdo a

la Constitución Política de 1991, de manera general expone que, todas las “actuaciones

judiciales o administrativas” (Corte Constitucional, 2009), deberá realizarse con base al

debido del proceso, respetándosele sus derechos como un sujeto que hace parte del proceso,

es por ello, que de manera general este tipo de procedimiento no cuenta con esas garantías

constitucionales; sino se llegare hacer pues, se estaría vulnerando Derechos fundamentales

de las personas. La relación de lo explicado hasta el momento, se consolida en la vulneración

de los Derechos que se tienen como funcionario de la Policía Nacional.

En concordancia a lo estipulado hasta aquí, hay ausencia de claridad entorno al manejo

que se le da a este tipo de casos, como lo son el aplicar el art. 27 de la Ley 1015 de 2006,

como medio educativo (preventivo) o correctivo (ejecución), puesto que, se está desviando

la naturaleza de la norma, que lo que busca es la aplicación correcta de ésta pero no tiene un

fundamento claro del porqué del desconocimiento del Derecho a la defensa y a la

contradicción, traducido a la defensa del funcionario cuando posiblemente se le estén


vulnerando sus Derechos como persona y posterior a ello, como funcionario público; siendo

el garantismo de la norma para poder aportar a la defensa de los Derechos de las personas y

al caso en concreto en funcionarios de la ya mencionada Institución.

Respecto al segundo objetivo, sobre la percepción que se tiene dentro de la Policía acerca

del art. 27 de la Ley 1015 de 2006, cerca de un 93.9% de los funcionarios de la Policía

Nacional no tiene conocimiento de cómo funciona la aplicación del articulado en mención,

es por ello que la importancia de estudio del mismo, pues dentro del régimen disciplinario

especial para los funcionarios de la Institución mantiene una función de prevención, pero que

a su vez buscan la sanción disciplinaria, un herramienta por medio de la cual los superiores

dentro del rango jerárquico de la misma buscan encauzar la disciplina.

En consecuencia a lo anterior, en años pasados, se notaba la necesidad de un buen

funcionamiento en la Institución que ése deber funcional de los servidores públicos, sea de

manera profesional que puedan mantener una adaptación rápida al cambio social y a los

cambios que pudiera presentar la comunidad en la cual estuvieran realizando labores

directivas, tácticas u operacionales, es por ello que la necesidad del cambio, desarrollo dentro

de la Institución se debía afrontar con un acompañamiento legal y que ése respaldo estuviera

a cargo del poder legislativo, emitiendo una normatividad con fundamentos constitucionales

y legales que mostraran un marco jurídico estable en concordancia a la necesidad presentada,

es por ello que es esencial tener en cuenta la conceptualización que ha dado el Consejo de

Estado en sentencia de la sala de lo Contencioso Administrativo Sección Segunda –

Subsección A. Consejero Ponente: Gabriel Valbuena Hernández:

…El Régimen Disciplinario para la Policía Nacional, Ley 1015 de 2006, establece las reglas

del procedimiento sancionatorio en el cual se dicta un procedimiento, las respectivas

sanciones a que están expuestos por las diferentes faltas disciplinarias que puedan cometer,
los deberes y derechos de dichos servidores públicos, todo con la finalidad del deber

profesional y el buen funcionamiento de la institución. Se entiende que la sanción

disciplinaria cumple una función, preventiva, correctiva y de garantía de la buena marcha de

la institución y de la función pública… (2017)

Es importante presentar que, al existir unos medios correctivos de tipo preventivo buscan

no encauzar la disciplina realizando la apertura de procesos disciplinarios de manera directa,

por el contrario busca prevenir al servidor público subalterno del superior que ha evidenciado

una falta al régimen disciplinario, buscando con ello hacerle entender el error que está

cometiendo, es por ello que, es necesario dar aplicación a ese debido proceso y que posterior

a ello, si sigue encauzando la disciplina mediante el mismo mandato legal pues es debido

proceder de acuerdo a los requisitos legales bajo una investigación que se vea acompañada

de los Derechos fundamentales que tiene como servidor público.

Por lo tanto, la aplicación de este artículo en busca del encausamiento de la disciplina

del policía no es más que el respaldo legal de la norma hacía el superior jerárquico. Ahora

bien, la percepción que se ha evidenciado gracias a la investigación es que un gran

porcentajes de los funcionarios tienen desconocimiento de este mandato legal, desconocen

también la forma de aplicación y su metodología al momento de apertura de un proceso por

medio del mismo, de acuerdo a lo expuesto hasta el momento, se hace reiterativo el

entendimiento acerca del proceder puesto que, a modo de observación, es relevante tener en

cuenta que más que la aplicación de un artículo es la evaluación constante, es decir, el control

que debe hacer el superior sobre su grupo de trabajo, subalternos que son susceptibles de la

aplicación del mismo.

La importancia de lo anterior, se funda en el desconocimiento de más del 90% de los

funcionarios de la Policía Nacional de la aplicación de este articulo y la manera en cómo se


debe proceder, por otro lado, la importancia también radica en lo siguiente, cuando se hace

apertura del proceso disciplinario respecto al art. 27 de la Ley 1015 de 2006, suspende

cualquier tipo de ascenso en este proceso de carrera que tiene el policía en cualquiera de sus

niveles, como bien se sabe las implicaciones respecto al tema, se busca que se opere una

mayor percepción positiva hacía el conocimiento del art. 27 ibidem, esto en conocimiento de

los Derechos fundamentales que encierra la Constitución Nacional, que por medio de los

cuales los ciudadanos pueden hacer valer los mismos a través.

El impacto jurídico por medio del cual se busca la evaluación del servidor público, es

una evaluación de tipo continua, un proceso por medio del cual, la Institución busca un

mejoramiento permanente en el que se proyecta para brindar un buen servicio de policía, el

impacto de acuerdo al instrumento como lo es el cuestionario que se realizó en la Inspección

General de la Policía Nacional, se puede evidenciar que es un impacto estable, pues personas

en promedio conocen del tema, y conocen de su aplicación, pero cuando se hace referencia

cuando el servidor público se encuentra inmerso en un proceso disciplinario por la aplicación

del art. 27 del Ley 1015 de 2006, obtiene otras connotaciones de tipo negativas dentro de su

historia laboral, pues con la apertura de este tipo de proceso al estar el servidor público

sometido a una constante evaluación y al pertenecer a un régimen especial y jerarquizado, la

posibilidad de acceder a los ascensos dentro de la misma puede verse afectado, es por ello de

la importancia que tiene el encauzar la disciplina del superior jerárquico hacía sus

subalternos.

Lo anteriormente mencionado, busca brindar alternativas legales para la policía Nacional

y que pueda blindarse la misma cuando se vea sometida a este tipo de procesos que van en

contravía de los Derechos fundamentales de los servidores públicos, que se tenga en cuenta

la protección de los mismo bien sea en actuaciones de tipo judicial o administrativo.


Aunado a lo anterior, ha dicho la Corte Constitucional:

Del mismo modo, el citado acto administrativo determina los objetivos de la

evaluación del desempeño policial, que consisten en establecer y valorar los logros de la

gestión desarrollada por el personal en servicio activo de la Policía Nacional, en un período

determinado para formular perfiles ocupacionales y profesionales, establecer planes de

capacitación, otorgar estímulos y ascensos, facilitar la reubicación laboral, asignar cargos y

decidir sobre su permanencia en la Institución, precisando que en ningún caso, el decreto de

evaluación del desempeño policial sea un instrumento sancionatorio. (Corte Constitucional,

2009)

Con la cita mencionada con anterioridad, es preciso asegurar que, el impacto jurídico

que puede tener la aplicación del art. 27 de la Ley 1015 de 2006 por ser el régimen

disciplinario para el Policía, buscando que el impacto sea positivo, que se cumplan con las

garantías tanto constitucionales como legales.

Conclusiones.

El artículo 27 de la Ley 1015 del año 2006, es un mecanismo que permite encauzar

la disciplina de los uniformados de la Policía Nacional, el cual se implementó con la firme

convicción de generar estrategias de modelación de conductas al interior de la Institución,

debido a las constantes faltas disciplinarias que se venían presentando en el ejercicio de sus

funciones naturales del servicio.

Lo anterior, hace alusión a los aspectos básicos como llegar tarde al servicio, falta de

cortesía policial, uso inadecuado de medios tecnológicos, mal porte del uniforme e incurrir

en contravenciones de tránsito, los cuales eran constantes y se desorientaba los valores


institucionales de vocación policial, honestidad, compromiso, honor policial, disciplina,

solidaridad y respeto por las normas que hacen parte de la doctrina institucional, por faltas

que a simple vista pueden ser comunes, pero que sin embargo, debido a la importancia con

respecto a lo representa nuestra institución, su función y su misionalidad constitucional, no

deben presentarse tales conductas por parte de los miembros que la conformamos. Maxime

cuando el uniformado es visto como el ejemplo a seguir de la sociedad.

En ese orden de ideas, la Ley 1015 del 2006 con su artículo 27 se comenzó a

implementar para generar control en el cuerpo uniformado de la Policía Nacional de los

Colombianos, sin embargo, dicha aplicación del artículo con el trascurrir de los años ha

venido siendo criticada y objeto de acciones constitucionales como se pudo evidenciar líneas

antes, debido a que al momento de encauzar la disciplina por medio del aplicativo PSI este

no permite que el funcionario objeto de la medida ejerza su derecho de contradicción por

parte del personal que se le aplica, es decir, no contempla la oportunidad de una segunda

instancia como mecanismo de defensa, por lo tanto, surgen interrogantes producto de esta

investigación como, ¿la aplicación del artículo 27, afecta o vulnera en cierta medida los

derechos fundamentales?, ¿Por qué no está permitido una segunda instancia al momento de

la aplicación del artículo 27?.

Consecuente con lo anterior, este equipo de trabajo a través del análisis documental,

la encuesta y el análisis de contenido, plantea a continuación de acuerdo a la controversia

que se ha generado por la aplicación de la medida preventiva al interior de la institución, una

propuesta de mejorar, complementar y darle un uso adecuado a la herramienta de

encauzamiento de disciplina de los subalternos y/o registrarla en un documento que no haga

parte de la hoja de vida del funcionario. Lo anterior, con el fin de evitar transgredir derechos

fundamentales al personal, encauzar la disciplina de los uniformados de acuerdo al


ordenamiento jurídico vigente y blindar la institución con respecto a los procedimientos que

se adelantan en virtud de futuras demandas administrativas que de ello puedan derivar.

Propuesta

Antes de enunciar una proposición que pueda coadyuvar a la solución del problema

planteado en la presente tesis, se debe abordar dos perspectivas (procedencia -

improcedencia) que desencadena la necesidad de acudir al Derecho para llegar al punto más

importante del escrito. En este sentido, es menester inicialmente enunciar argumentos

jurídicos que ilustran por qué el artículo 27 Ley 1015 de 2006 puede resultar procedente es

su aplicación, así:

La disciplina policial permite que la institución mantenga altos estándares de

eficiencia para la prestación de un servicio de policía con calidad y cercano al ciudadano, la

cual es ejercida a través de quienes ostentan un grado determinado, por medio del ejercicio

del mando, buscando orientar a los uniformados en su actuar y trabajo diario.

Se debe tener en cuenta que la disciplina se evalúa con respecto a situaciones como

el acatamiento y cumplimiento cabal de las ordenes que emanan del superior con autoridad,

que a su vez se convierte en legitima, lógica, en el momento oportuno, clara y relacionada

con el servicio o función actual del policial. Además, se debe tener en cuenta el estricto

cumplimiento a las normas, reglamentos, manuales y demás documentos que hacen parte de

la doctrina institucional los cuales contribuyen a preservar el decoro y pulcritud en el uso del

uniforme, los buenos hábitos, el respeto por la dignidad humana, haciendo uso de su

autoridad, ejecutando el mando con justicia y responsabilidad.


Consecuente con lo anterior, el mantenimiento de la disciplina se encuentra reglado

en la Ley 1015 de 2006 “Régimen Disciplinario para la Policía Nacional”, en donde su

artículo 27 objeto del presente estudio, es utilizado como un mecanismo para encauzarla,

relacionando una serie de medios preventivos y correctivos, evitando conductas contrarias a

la doctrina institucional, basado en un procedimiento sencillo, ágil y fácil de aplicar, el cual

permite que los comportamientos realizados por los uniformados que transgredan estos

postulados no se vean inmersos en investigaciones de tipo disciplinario, exigiendo un

procedimiento donde se les garantice todas y cada una de las etapas procesales conllevando

otro tipo de desgaste institucional.

Cabe resaltar, lo que se ha anunciado anteriormente con respecto a la aplicación de

estos medios, cuyo propósito es orientar oportunamente aquellas conductas que si bien

alteran la disciplina no alcanza la equivalencia a falta disciplinaria y pueden ser corregidas

por medio de llamados de atención verbal, acciones de tipo pedagógico, asistencia a cursos

de formación ética y trabajos escritos. En este sentido, se creó como herramienta la aplicación

de los medios preventivos a través de la intranet policial más conocida como Polired – Portal

de Servicios Interno, generando una anotación sin disminución en el formulario de

seguimiento del policial objeto de la medida preventiva.

Aunado a ello, la institución emitió la Resolución 04089 del 11 de septiembre del

2015 “Por la cual se establecen los parámetros para el diligenciamiento de los documentos

en el proceso de evaluación del personal uniformado hasta el grado de Coronel de la Policía

Nacional y se determinan las funciones de la Junta de Calificación de la Gestión”, trayendo

consigo el artículo 35, uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), el

cual fue empleado en la gestión y el trámite de las diferentes etapas del proceso de evaluación

del personal uniformado, para tal efecto, la herramienta tecnológica se denominó “Sistema
de Evaluación del Desempeño Policial EVA”, permitiendo consolidar expedientes digitales

de la trayectoria institucional del uniformado, asegurando la autenticidad, integridad y

disponibilidad de la información al momento que se requiera.

De igual manera, la Policía Nacional realizó el Instructivo 018 DIPON – INSGE del

06 de julio del 2016 “Parámetros en el registro de los medios preventivos para encauzar la

disciplina”, con el fin de darle a conocer al personal que tiene la facultad de ejercer el mando

al interior de la institución, las pautas a tener en cuenta al momento de aplicar tal medida, las

cuales deben estar enmarcadas en los principios de justicia, respeto, veracidad e integralidad.

Por otra parte, el artículo 19 del Resolución en mención, establece que el documento

idóneo para realizar anotaciones en forma cronológica de aquellos eventos que afecten

determinado factor – subfactor y que tienen ciertos casos incidencia directa con la evaluación

del uniformado es el Formulario II de Seguimiento Policial, los cuales quedan como

constancia de la aplicación de un medio derivado del encauzamiento de la conducta.

Se debe agregar que, en el artículo 23 de la misma Resolución se establecieron las

clases de anotaciones que se pueden consignar en tal documento, que, para este caso seria de

forma preventiva, por tal virtud, se registraría una anotación de seguimiento la cual consta

de un relato en donde se consignan circunstancias que no inciden o afectan la evaluación

anual cuantitativa de los uniformados, pero que busca dejar plasmado los hechos relevantes

concernientes al policial. Es decir, como se enuncio líneas antes, lo que busca la institución

es tener soportada en una bitácora el desempeño diario de los funcionarios de policía.

Cabe resaltar, que la aplicación del articulado no requiere las formalidades de una

proceso administrativo o disciplinario, toda vez que obedece a una orden preventiva emitida

con el fin moldear un comportamiento y el trabajo en equipo del uniformado, situación que
desde el ámbito jurídico no lesiona ni amenaza derecho fundamental alguno, persiguiendo

con esta medida, corregir comportamientos de los subalternos que puedan derivar o causar

infracciones al régimen disciplinario por medio de un llamado de atención, tareas

pedagógicas, cursos de formación y trabajos escritos.

Este llamado de atención no es de tipo sancionatorio, así como tampoco es

considerado como antecedente disciplinario, no es susceptible de reclamación por ser de

aplicación inmediata, de forma verbal y no estar constituido como acto administrativo. Es de

anotar que, se debe dejar plasmado como constancia a través del PSI, para que en el evento

de reincidencia de la conducta se pueda identificar en qué momento el uniformado habría

infringido la normatividad y se pueda iniciar otro tipo de medidas como la correctiva, esto

con el fin de que el llamado a modelar el comportamiento no quede en un limbo y el evaluador

tenga sustento jurídico para la reconvención o trámite ante la autoridad disciplinaria.

Ahora bien, es pertinente traer a colación el Decreto 1800 de 2000 “Por el cual se

dictan normas para la evaluación del desempeño del personal uniformado de la Policía

Nacional”, el cual a la luz del debido proceso en su artículo 51 permite la manifestación de

inconformidades por parte del evaluado con respecto a la aplicación de los medios

preventivos registrados por escrito, así:

Imagen 4. Decreto 1800 de 2000

Fuente: Policía Nacional.


Sumado a lo anterior, se estableció en el artículo subsiguiente el tiempo para efectuar las

reclamaciones anteriormente enunciadas y ante quien deberá presentarlas los uniformados

objeto de anotación en su formulario de seguimiento, así:

Imagen 5. Decreto 1800 de 2000

Fuente: Policía Nacional.

Aunado a ello es del caso mencionar que, aun cuando la Ley 1015 de 2006 en su

artículo 27, no determina la existencia de ningún tipo de recurso o reclamación en cuanto a

la aplicación de los medios preventivos utilizados para encauzar la disciplina, se puede

justificar en que corresponden a la mera observación realizada por un superior legitimado

para ello en búsqueda del buen desempeño policial.

Por tal razón, la Inspección General de la Policía Nacional a través de la comunicación

oficial S-2019-007303/ INSGE – ASJUR de fecha 04 de abril del presente año, precisó la

necesidad de que los señores Directores, Comandantes de Región, Metropolitanas o

Departamentos de Policía y Jefes de Oficinas Asesoras, como garantes y directos

responsables del acatamiento de las normas y la disciplina por parte de los policías adscritos

a cada una de sus unidades, realicen de forma personal las verificaciones necesarias

tendientes a los reclamos o inconformidades presentadas por lo uniformados a quienes se les

hubiere realizado un llamado de atención en virtud de lo contemplado en la norma ibidem.

Para finalizar, se dejó claro que, ante la manifestación de la inconformidad de un

policial al momento de la aplicación de los medios preventivos para encauzar la disciplina,


ya se designó por parte de la Inspección General de la Policía Nacional el personal que deberá

realizar la verificación del caso, debiendo valorar los supuestos de hecho y derecho a la luz

de lo establecido al interior de los instructivos emitidos por tal dependencia.

Una vez expuesto lo anterior, se enunciará a continuación la perspectiva opuesta, en

este caso argumentos jurídicos que señalan la aplicación de la medida preventiva como

improcedente, así:

Para el Estado colombiano, al ser un Estado que cuenta con un régimen especial para

sus fuerzas militares y la Policía Nacional teniendo por un lado la Ley 734 de 2002 y al referir

la Policía Nacional de Colombia con un régimen disciplinario que se regula por la Ley 1015

del año 2006, cuenta este precepto con un elemento normativo para encauzar la disciplina

referente a las actuaciones que realice el servidor público, como lo es para el caso en concreto

el articulo 27 Ley 1015 de 2006.

Ahora bien, ha dicho la doctrina lo siguiente:

“En Colombia los miembros de la Policía Nacional ostentan doble condición: Por un

lado, la de funcionarios o servidores públicos lo que hace que deban observar las reglas

generales que rigen para todos los funcionarios del Estado y por otro lado la de servidor de

la Policía Nacional dadas las relaciones especiales e intensificadas de sujeción con el

Estado, por ser una institución armada de naturaleza civil”. Efectividad de los medios

preventivos para encauzar la disciplina en el Departamento de Policía de Santander. Estudio

año 2015 Darío Fernando Rojas Zambrano.

Lo citado anteriormente, hace referencia a la condición en la que se encuentran el

Policía en Colombia, debiendo tener la previsión con su accionar, el cual implica la Ley 734

del año 2002 de manera general y la Ley 1015 de 2006 de manera específica; ahora bien, se
muestra la improcedencia de la aplicación del artículo 27 del régimen disciplinario para la

Policía Nacional debido a que siendo el Estado colombiano, un Estado Social de Derecho

busca brindar en cualquier actuar garantías constitucionales como lo son el derecho de

defensa y contradicción, tampoco se puede dar el juzgamiento a un servidor público por la

aplicación de este mandato legal dos veces por el mismo hecho o como se conoce como el

non bis in ídem.

Una vez explicado la aplicación de la medida preventiva como fundamento para poder

encauzar la disciplina, es del caso mencionar que aunque su aplicación no obedece a un

procedimiento reglado e instituido como el de los actos administrativos, se debe respetar lo

establecido en el ordenamiento vigente, tal y como lo expone la corporación, así:

“…la connotada normatividad no permitía a la parte demandada emprender frente al actor

una conducta contraria a la prefijada en la ley, de ahí que, si lo que ésta pretendía era

encauzar la disciplinan del uniformado, debió para ese fin, acudir a la amonestación verbal

y alguno de las formas de disuasión allí previstas, más no, como lo hizo, consignar en los

formularios, apuntes no contemplados como efecto de la aplicación de medidas

preventivas”. Tribunal superior de Medellín, sala civil. 05001-31-03-005-2018-00656-01.

febrero 12 de 2019. M.P. Martín Agudelo Ramírez.

Con respecto a lo anexado con anterioridad, se puede constatar que, el superior realiza

una anotación en el formulario de seguimiento del subalterno a través de la herramienta

digital Portal de Servicios Internos – PSI, con el fin de encauzar la disciplina del uniformado,

siendo este el principal tema de discusión del Honorable Despacho en donde ilustra

manifestado que no se deben consignar este tipo de llamados de atención en los formularios

que hacen parte de la hoja de vida de los uniformados.


Con respecto a lo anterior, el Consejo de Estado se ha pronunciado sobre el caso en

concreto de la siguiente manera: “En términos sencillos, si la falta cometida no suficiente

para dar apertura a una investigación disciplinaria, bastará con utilizar uno de los medios

correctivos para encauzar la disciplina. Los cuales son taxativos y no establecen anotaciones

en el formulario de seguimiento o en las hojas de vida”. C.P. Gabriel Valbuena Hernández.

Radicación 68001 23 33 000 2016 01103 01, dos (02) de febrero de dos mil diecisiete 2017.

Por otro lado, la Honorable Corte Constitucional después de realizar control de

constitucionalidad al Código Único Disciplinario ha dicho:

“En ese marco si se trata de una actuación sin formalismos procesales, no se advierte

motivos para que el llamado de atención si se rodee de los mismos, al consignarse por escrito

pues tal decisión debe obedecer a la misma lógica de la actuación que le precedió. No puede

discutirse que un llamado de atención afecte la hoja de vida del servidor y por ello se opone

a la finalidad de la norma y a su cumplimiento mediante actuaciones desprovistas de

solemnidad alguna. Por este motivo, se declarará la inexequibilidad de la expresión “por

escrito” que hace parte del inciso primero del artículo 51”.

De otro lado, la Corte advierte que la alteración del orden interno que conduce a un

llamado de atención, en las condiciones que se han indicado, se caracteriza por no afectar los

deberes funcionales del servidor público, circunstancia que habilita que se prescinda de

formalismos procesales.

No obstante, lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 51, en el sentido de que el

llamado de atención se anotará en la hoja de vida, pierde de vista la ausencia de ilicitud

sustancial de la conducta que condujo al llamado de atención pues no puede desconocerse

que esa anotación le imprime a aquél un carácter sancionatorio. Ello es así al punto que
cualquier persona que tenga acceso a la hoja de vida del servidor, no valorará ese llamado de

atención como un mérito sino como un reproche que se le hizo al funcionario y es claro que

esto influirá en el futuro de aquél.

Esta consecuencia es irrazonable si se parte de considerar que el presupuesto que

condiciona el llamado de atención y no la promoción de una actuación disciplinaria es la

ausencia de ilicitud sustancial en el comportamiento. Por tal motivo, la Corte declarará

inexequible la expresión “se anotará en la hoja de vida” que hace parte del inciso segundo

del artículo 51.” Sentencia C 1076 de 2002, M.P Clara Inés Vargas Hernández.

De acuerdo a lo anterior, si bien en cierto que los argumentos de la Corporación hace

referencia al artículo 51 de la Ley 734 del año 2002, que se conoce como el Código Único

Disciplinario, tienen aplicabilidad en el artículo 27 de la Ley 1015 de 2006 puesto que,

cuando se realiza una anotación en la hoja de vida del funcionario público cumple o debe

cumplir con un formalismo, dicho formalismo es realizar trámite mediante la Ley

disciplinaria o en su defecto lo reglado en la Resolución 04089 del 2015.

En conclusión, la aplicación del artículo 27 del código disciplinario para la Policía

Nacional de acuerdo a lo planteado y traído a colación resultaría improcedente como hasta el

momento se viene ejecutando puesto que, no presenta una herramienta que permita la

sustentación del uniformado a quien se le ha efectuado el llamado de atención, en donde

manifesté los supuestos facticos que pueda valorar su evaluador y la cual además queda

registrada en su formulario de seguimiento documento que hace parte de la hoja de vida del

uniformado.

Consecuente con lo anterior y después de abordar las dos perspectivas planteadas,

analizar de fondo su connotación, tener de presente el ordenamiento jurídico de la materia y


consultar la jurisprudencia disponible del tema que hoy nos ocupa, este equipo de trabajo

propone lo siguiente:

1. Dado que el articulo 27 Ley 1015 de 2006 no tiene un procedimiento reglado

como lo puede tener todo acto administrativo emitido por la voluntad de la

administración, aunque es tratado como tal puesto que no le procede recurso

alguno como por ejemplo los establecidos en el artículo 75 Ley 1437 de 2011, que

a letra dice “(…) Improcedencia. No habrá recurso contra los actos de carácter

general, ni contra los de trámite, preparatorios, o de ejecución excepto en los

casos previstos en norma expresa(…)”, se propone inicialmente implementar

previa coordinación con la Inspección General de la Policía Nacional y la Oficina

de Telemática, para que a través del Portal de Servicios Interno PSI, al momento

de que se registre el articulo 27 Ley 1015 de 2006, se despliegue de esta

herramienta la opción “SUSTENTAR”, con el fin de que el uniformado objeto de

la medida plasme los motivos por los cuales se encuentra inconforme con el

llamado de atención y estos a su vez sean analizados por su evaluador de forma

personal realizando las verificaciones necesarias tendientes a examinar dichas

inconformidades presentadas a quienes se les hubiere realizado un llamado de

atención en virtud de lo contemplado en la norma ibidem.

Cabe resaltar que, aunque anteriormente se explicó la manera en como los

uniformados tiene la opción de manifestar tales inconformismos, resulta arcaico

y difuso a la hora de llevarse a cabo tal ejercicio, razón por la cual a través de la

mejora que se propone en la aplicación de la medida, se facilita tanto para el

personal subalterno como para sus respectivos evaluadores explorar los motivos
del llamado de atención y la sustentación presentada en un tiempo igual al

establecido para los registros demeritorios (Resolución 04089 de 2015) si así lo

decide el funcionario objeto de la medida.

Referencias:

Tribunal superior de Medellín, sala civil, 05001-31-03-005-2018-00656-01, 2018.

Juzgado Veinte Administrativo Oral del Circuito, Medellín, 05001 33 33 020 2018-00075 00, 2018.

Corte Constitucional, C-1076 de 2002. M.P Clara Inés Vargas Hernández.

Corte Constitucional, T-941 de 2009. M.P. Dr. Jorge Ignacio Pretelt Chaljub.

Corte Constitucional, T-152 de 2017. M.P. Dr. Alejandro Linares Cantillo.

Consejo de Estado, 68001 23 33 000 2016 01103 01, 2017.

Juzgado Quinto Civil Del Circuito De Oralidad, 050013103005 2018 00656 00, 2019.

JUZGADO NOVENO PENAL DEL CIRCUITO, 5001-40-09-009-2018-00259-00, 2018.

TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL CAUCA. 19001233300320150003500, 2015.

CONSEJO DE ESTADO, SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN SEGUNDA,


SUBSECCIÓN B. 110010325000201200902-00, 2012.

Corte Constitucional, C-095 de 1998. M.P. Dr. Hernando Herrera Vergara.

Cardenas , I., Reyes , Y., & Giraldo , A. (2012). Conductas mas reiterativas cometidas por el
personal uniformado. Obtenido de
http://repositorio.unilibrepereira.edu.co:8080/pereira/bitstream/handle/123456789/399/
CONDUCTAS%20DISCIPLINABLES%20M%C1S%20REITERATIVAS%20COMETIDAS.PDF?sequ
ence=1

DUVERNEY ALVAREZ MORENO, J. J. (20 de Abril de 2012). DSpace. Obtenido de


http://ridum.umanizales.edu.co:8080/jspui/bitstream/6789/148/1/140_Alvarez_Moreno_
%20Duverney_2012.pdf

Gil-García, D. J. (Junio de 2017). Obtenido de Scielo:


http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-
182X2017000100010&lng=en&nrm=iso&tlng=es

Hernandez, N. (2006). El principio de culpabilidad en el derecho Disciplinario Colombiano: un


concepto por definir. Obtenido de repositorio.uac:
http://repositorio.uac.edu.co/bitstream/handle/11619/1068/El%20principio%20de%20cul
pabilidad%20en%20el.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Marroquín, C. A. (2013). Universidad Militar Nueva Granada. Obtenido de
https://repository.unimilitar.edu.co/bitstream/handle/10654/11219/JimenezJimenezCrist
hianAlberto2013.pdf;jsessionid=5D699D84EB554AEBF9E85D9220A6E8EF?sequence=1

Ortegon Guzman , C. (2014). Disimilitud sustancial del régimen disciplinario único respecto a los
regímenes disciplinarios especiales de la fuerza pública. Obtenido de repository.unimilita:
https://repository.unimilitar.edu.co/handle/10654/11899

Tabla de Graficas.
Grafica 1. Aplicabilidad articulo 27 Ley 1015 de 2006. ................................................................... 21
Grafica 2. Registro del articulo 27 Ley 1015 de 2006. ..................................................................... 22
Grafica 3. Objeto de aplicabilidad articulo 27 Ley 1015 de 2006..................................................... 23
Grafica 4. Reclamación articulo 27 Ley 1015 de 2006. .................................................................... 24
Grafica 5. Solicitud derogación articulo 27 Ley 1015 de 2006......................................................... 25

Tabla de Imágenes.
Imagen 1. Estadística expuesta por la INSGE. ................................................................................. 26
Imagen 2. Comunicación Oficial S-2019-019100/ INSGE – GUSEC. ............................................ 27
Imagen 3. Comunicación Oficial S-2019-037752/SEGEN-ARJUR. ............................................... 28
Imagen 4. Decreto 1800 de 2000 ..................................................................................................... 39
Imagen 5. Decreto 1800 de 2000 ..................................................................................................... 40

Tabla de Tablas.
Tabla 1. Población encuestada discriminada por unidad laborada. ................................................... 18