Está en la página 1de 8

Revised guidelines for the establishment of

global chronostratigraphic standards by the


International Commission on Stratigraph (ICS)
“Directrices revisadas para el establecimiento
de estándares cronoestratigráficos globales
por la Comisión Internacional de Estratigrafía
(ICS)”
Antecedentes
Estas Directrices revisadas son el resultado de una estrecha cooperación entre la Mesa y las
subcomisiones de ICS. J Remane, Presidente de ICS, preparó un primer borrador provisional
teniendo en cuenta las propuestas hechas por K H Gohrbandt, entonces Secretario General de
ICS. La Mesa de ICS estableció un borrador más formal sobre esta base en su reunión en
Neuchdtel (Suiza) en marzo de 1994. Este fue distribuido a todas las Subcomisiones para
comentarios. Ese borrador también fue discutido en el Simposio Internacional sobre
Estratigrafía Periniana en Guiyang (China) en septiembre de 1994, el 4º Simposio Internacional
sobre Estratigrafía Jurásica en Mendoza (Argentina) en octubre de 1994. y en el 2º Simposio
Internacional sobre Estratigrafía Cretácea en Bruselas (Bélgica) en septiembre de 1995. La
versión final, incorporando en la medida de lo posible los comentarios orales y escritos de los
miembros de los órganos de ICS, se elaboró en la reunión de la Mesa de ICS en Neuchtel en abril
de 1996, a la que asistió J Remane (Presidente), MG Bassett (primer vicepresidente), O
Michelsen (secretario general) y HR Lane (primer vicepresidente electo). y luego se sometió a
votación a la Comisión de ICS completa (compuesta por los cinco miembros de la Mesa de ICS y
los 16 Presidentes de las Subcomisiones de ICS).

En esta votación, las Directrices revisadas fueron aprobadas por la Comisión completa con una
mayoría abrumadora, con solo un voto opuesto. Las Pautas revisadas son, por lo tanto, un
documento formal y obligatorio que regula el procedimiento a seguir en la definición de los
límites cronoestratigráficos. La importancia particular de este texto radica también en el hecho
de que este es el primer documento sobre procedimiento estratigráfico emitido por ICS que
representa un acuerdo formal votado.

1 Introducción
El Comité de Límites Siluriano-Devónico fue el primero en poner en práctica (en 1960) el
principio de definir las unidades cronostratigráficas solo por su límite inferior, que se convierte
automáticamente en el límite superior de la unidad subyacente. El estratotipo limítrofe silúrico-
devónico en Klonk en la República Checa fue ratificado en el 24º Congreso Geológico
Internacional (CIG) en Montreal, 1972. Durante este proceso. El comité desarrolló los principios
de la definición de límites cronoestratigráficos. Estas 'lecciones aprendidas' (McL.aren, 1977: 23)
constituyeron la base de las primeras Directrices de ICS, donde se introdujo el concepto de
Sección y Punto de Estratotipo Estándar Global (GSSP).

Esta sección y punto del estratotipo límite es el designado tipo de límite estratigráfico
identificado en forma publicada y marcado en la sección como un punto específico en un
específico secuencia de estratos de roca y constituye el estándar para el definición y
reconocimiento del límite estratigráfico entre dos estratigráficos globales nombrados
(cronoestratigráficos)unidades (Cowie y otros, 1986:5).

Esta definición sigue siendo válida para el fanerozoico. Un GSSP votó por la Comisión Plena de
ICS (la Mesa de ICS y los Presidentes) de todas las Subcomisiones ICS, ver también Bassett, 1990)
y confirmado por el Ejecutivo de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) representa
una definición de límite ratificada.
La necesidad de una escala cronoestratigráfica global precisa es obvio. La investigación sobre
eventos globales significa la comparación de documentos estratigráficos de regiones distantes,
pero ¿cómo podemos estar seguros de lidiar con el mismo evento en todo momento, sin tener
una escala cronoestratigráfica precisa y confiable? Lo mismo es cierto para el establecimiento
de curvas eustáticas del nivel del mar o la reconstitución de los cambios climáticos globales en
el pasado. El progreso en estos y muchos otros campos de la investigación geológica solo es
posible si también se avanza en la definición de unidades cronoestratigráficas.

2 Objetivos y principios
2.1 Objetivos de la revisión
Las Directrices originales fueron emitidas por la Oficina de ICS (Cowie y otros, 1986) y resumidas
por Cowie (1986) en Episodios, el publicación oficial de lUGS, y por Cowie (1990, 1991). Ellos
tienen uniformidad guiada de definición para 20 límites cronoestratigráficos durante diez años
de aplicación exitosa. La experiencia adquirida en este proceso ha confirmado los principios
básicos de las Directrices originales. Sin embargo, una revisión cautelosa de las Directrices
parece útil por diferentes razones:

1) La Subcomisión Precámbrica de ICS ha propuesto un proyecto global subdivisión


estratigráfica para el Proterozoico donde los límites se definen en términos de edades
absolutas (ver sección 2.2), con nombres completamente nuevos para los nueve
sistemas Proterozoicos creados sobre esta base. La nueva subdivisión resultante del
Proterozoico fue votada por ICS y ratificada por lUGS en el 28 ° CIG en Washington, 1989;
se formaliza así (y, por lo tanto, no debería haberse omitido en la segunda edición del
ISG).
2) Durante los últimos años, se ha avanzado mucho en la aplicación de métodos de
correlación no bioestratigráficos (ver sección 3.1). Por lo tanto, se les debe dar más peso
en la elección de los niveles límite y las secciones tipo.
3) Ciertos problemas relacionados con la filosofía de definición de límites surgieron
repetidamente en las discusiones recientes de los candidatos del GSSP, como la
necesidad de respetar la prioridad, tener límites naturales (ver sección 2.4), el papel de
los fósiles en la definición de límites (ver sección 3.1), y el grado en que la correlación
global tiene que ser exacta antes de definir su límite (ver sección 2.3).
4) Desde la publicación de las Directrices originales (Cowie et al. 1986), han aparecido
publicaciones importantes sobre los principios de la estratigrafía. especialmente la
segunda edición (The International Stratigraphic Guide (ISG) Salvador, 1994), o Harland
(1992). La posición de las Directrices en este nuevo contexto tuvo que aclararse.

El papel de las Directrices permanece, sin embargo, sin cambios. Regulan los procedimientos de
definición de límites, la selección de un nivel límite apropiado y los procedimientos de votación
correspondientes (también se abordan en parte en los artículos 3 y 7.1 de los estatutos de ICS).
Definen además los requisitos que debe cumplir la sección de estratotipo que alberga el punto
límite.

2.2 El estándar precámbrico


La nueva definición de tipo límite, introducida por primera vez para el Proterozoico en 1989, fue
necesaria por la falta de fósiles adecuados en la mayoría de los precámbricos. Se denomina en
este documento la Edad Estratigráfica Estándar Global (GSSA). La definición de límites en
términos de edades absolutas significa que el valor numérico de la edad límite es un postulado
teórico, independiente del método aplicado para obtener edades numéricas. Pero, como en el
caso de los límites definidos por un GSSP, se debe dar una motivación explícita para la elección
del valor numérico propuesto, aclarando, al mismo tiempo, su relación con las definiciones de
límites tradicionales. Los GSSA tienen el mismo estado para la definición de límites en el
Precámbrico que los GSSP en el Fanerozoico.

2.3 La correlación precede a la definición


A excepción del precámbrico, este principio sigue siendo válido. Primero, definir un límite y
luego evaluar su potencial para una correlación de largo alcance (como se ha propuesto en
algunos casos) conducirá principalmente a definiciones de límites de valor práctico limitado. Por
otro lado, no sería realista exigir que un límite dado sea reconocible en todo el mundo antes de
que pueda definirse formalmente. En cada caso, debemos encontrar el mejor compromiso
posible, de lo contrario, la captura del Holy Grial del GSSP perfecto nunca terminará.

2.4 Prioridad y límites naturales


Nuestra tarea principal durante varios años será desarrollar definiciones precisas de límites para
las unidades cronoestratigráficas tradicionales. La mayoría de ellos fueron definidos en el siglo
pasado por sus contenidos fósiles característicos, y sus límites coincidieron con espectaculares
cambios bioestratigráficos y litológicos. Estos eran límites "naturales", en perfecto acuerdo con
la filosofía catastrófica de la época. En realidad, las pérdidas rápidas de fauna son, en cierta
medida, artefactos debido a lagunas estratigráficas o la condensación. Por lo tanto, la mayoría
de las ubicaciones clásicas de tipos no son adecuadas para una definición precisa de límites:
tenemos que buscar nuevas secciones donde la sedimentación sea continua a través del
intervalo de límites; pero entonces los límites rara vez corresponderán a un cambio litológico.

La idea de que los límites estratigráficos de los ronquidos siempre deben corresponder a algo
'visible' también ha llevado a 'definiciones' regionales conflictivas de límites cronoestratigráficos
internacionales, que se adaptaron a los límites litoestratigráficos regionales de diferentes
edades.

No existe una regulación de prioridad formal en estratigrafía. Por lo tanto, al redefinir los límites,
se puede dar prioridad al nivel con el mejor potencial de correlación. La redefinición le dará a
LIS la oportunidad de usar grupos fósiles (como los conodontos) y métodos de cronocorrelación
(como la magnetoestratigrafía) desconocidos o poco desarrollados en ese momento (si la
definición original. Esto no significa que la prioridad deba descuidarse por completo)
Consideraciones prácticas incitaran a LIS a limitar los cambios al mínimo necesario. Sin embargo,
el potencial de correlación interregional de un límite tradicional no corresponde a las
necesidades de la estratigrafía moderna, su posición debe ser cambiada.

Los límites cronoestratigráficos son límites convencionales. Son una cuestión de ciencia
normativa y pueden decidirse por mayoría de votos (Cowie y otros, 1986). Hasta cierto punto,
este principio puede conciliarse con la demanda de límites naturales. Como se indicó
anteriormente, la mayoría de los límites clásicos no están bien definidos, sino que corresponden
a transiciones críticas bióticas y/o climáticas. Colocar un límite dentro de dicho intervalo
preservará la ventaja de tener unidades sucesivas que se distinguen por su contenido. Pero
donde exactamente se debe colocar el límite, son cuestiones de convención y consideraciones
prácticas.

Una vez que un límite es (re) definido por un GSSP o GSSA, debe usarse en todas las figuras y
tablas publicadas. Tal obligación no impedirá que ningún autor exprese sus opiniones
personales.

2.5 Estratotipos de límite en lugar de estratotipo unitario


Si las unidades cronoestratigráficas se definieran por estratotipos de unidad, el límite entre dos
unidades adyacentes se definiría por dos GSSP separados: como el límite superior de la unidad
inferior en una unidad de estratotipo y como el límite inferior de la unidad siguiente en la otra.
Sin embargo, la escala cronoestratigráfica global debe comprender unidades estrictamente
contiguas, sin solapamientos y sin espacios entre ellas. Pero no existe un método de correlación
que garantice una isocronía perfecta de dos puntos límite separados, incluso a una corta
distancia (Harland, 1992).

Este problema ya fue reconocido en la primera edición del ISG (Hedberg, 1976), pero los
estratotipos de unidad para unidades cronoestratigráficas todavía se admitían como una
posibilidad alternativa. En la segunda edición (Salvador, 1994). Se da una preferencia más fuerte
a los estratotipos de límites, pero en general, la posición sigue siendo ambigua: 'Dado que el
único registro del tiempo geológico ... radica en las rocas mismas, el mejor estándar para una
unidad cronoestratigráfica es un cuerpo de rocas formadas entre dos instantes designados de
tiempo geológico ". (Salvador, 1994: 88).

Las pautas de ICS no son ambiguas: las unidades cronoestratigráficas del estándar global
fanerozoico solo se pueden definir a través de estratotipos de límites . Incluso si surge la
situación (por ejemplo, en los estratotipos silurianos en Gran Bretaña) de que los GSSP que
definen los límites inferior y superior de una y la misma unidad se encuentran en la misma
sección, esto no implica que el intervalo estratigráfico y su La biota entre los dos GSSP
representa un estratotipo unitario.

Para varios sistemas, los límites superior e inferior ahora están definidos por GSSP. Tras la
elección de la mejor sección tipo, estas se ubican en regiones distantes: la base del Siluriano en
Escocia, Reino Unido; la del Devónico en la República Checa; la del Carbonífero en la Montague
Noire - Francia del Pérmico en Kazajstán: y la base del Cuaternario en Italia.

Los límites inferiores de las unidades cronoestratigráficas de rango superior (series, sistemas,
etc.) se definen automáticamente por la base de su etapa más baja. En otras palabras: el límite
inferior de un sistema siempre es también una serie y un límite de etapa.

Un GSSP no se puede comparar con el holotipo de la nomenclatura zoológica, sino que


corresponde a un estándar de medida en física (Harland, 1992). Por lo tanto, se debe evitar el
uso de términos como holostratotipo, parastratotipo, etc. (Cowie y otros, 1986). Si las secciones
y puntos de referencia parecen necesarios para poder comprender mejor el límite en otras facies
o contexto paleobiogeográfico, se puede definir un punto de estratotipo auxiliar. Dichos puntos
auxiliares están subordinados a un GSSP.
3 La elección del mejor nivel límite
3.1 Algunas consideraciones generales sobre métodos cronoestratigráficos
La cronoestratigrafía y la cronocorrelación se han discutido en Lenn en el ISG (Salvador, 1994).
Por lo tanto, podemos limitar la siguiente discusión a temas seleccionados que son de particular
importancia para la elección del nivel límite.

Se han hecho progresos considerables en los pocos años rápidos en el desarrollo y la mejora de
los métodos de cronocorrelación no bioestratigráfica. Algunos de ellos se basan en señales
geoquímicas, como el famoso lr-spike utilizado como guía para la definición del límite Cretáceo
- Paleógeno, o en cambios de isótopos estables que deberían ser útiles en la definición del límite
Pérmico-Triásico (Baud y otros, 1989).

Las reversiones del campo magnético de la Tierra son importantes, ya que son un fenómeno
mundial y prácticamente instantáneo, lo que proporciona un medio preciso y confiable de
cronocorrelación. Las reversiones del Jurásico tardío al reciente se han calibrado a la escala de
tiempo de polaridad magnética en función de las anomalías oceánicas (Hailwood, 1989).

Los eventos geofísicos y geoquímicos son, sin embargo, repetitivos y no permiten una
determinación inequívoca de la edad. Necesitan calibración mediante datación radioisotópica o
bioestratigráfica. De manera uniforme, los isótopos radiactivos rara vez están disponibles donde
sea necesario, de modo que el trabajo de rutina estratigráfica depende principalmente de otros
métodos. Pero las fechas radioisotópicas son muy importantes para la calibración cuantitativa
de edades relativas.

Los límites bioestratigráficos, es decir, los límites de la ocurrencia estratigráfica material de las
especies, son diacrónicos (ISG). Este hecho, sin embargo, ha sido exagerado. Una especie existe
por un período de tiempo finito y, por lo tanto, es característica de cierto intervalo geológico.
En linajes que evolucionan rápidamente, esto puede ser inferior a un millón de años, por lo que
la mayoría de las fechas bioestratigráficas alcanzan un mayor grado de resolución que el uso de
radioisótopos.

El uso de fósiles para calibrar unidades cronoestratigráficas no solo implica el rastreo de límites
bioestratigráficos. De hecho, es menos una cuestión de correlación que de determinar las
edades relativas dentro de un estándar de referencia biocronológico. La biocronología es la
reconstrucción de la sucesión de especies en el tiempo a través de la síntesis de datos
bioestratigráficos locales y regionales (para una visión general reciente, ver Remane, 1991). La
fiabilidad cronoestratigráfica de los límites bioestratigráficos se puede probar comparando
datos de diferentes especies. En este proceso, los enfoques matemáticos (estratigrafía
cuantitativa) juegan un papel cada vez más importante (Gradstein y otros, 1985; Guex, 1991 ;
Mann y Lane, 1995).

Las especies fósiles dependen del medio ambiente y están limitadas biogeográficamente. Una
elección apropiada de especies generalizadas puede disminuir, pero nunca eliminar por
completo estas deficiencias. Los isótopos radiactivos no sufren estas restricciones geográficas:
pero su resolución disminuye con el aumento de la edad. Por lo tanto, los marcadores no
bioestratigráficos como las inversiones magnéticas y los isótopos estables han ganado una
importancia cada vez mayor en la correlación lateral de largo alcance.
3.2 El mejor nivel límite
Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, el potencial de correlación de cualquier nivel
límite debe probarse mediante un estudio detallado de varias sucesiones continuas que cubran
el intervalo crítico, si es posible en diferentes continentes. La más adecuada de estas secciones
puede seleccionarse para la definición del GSSP. Si hay disponibles dos niveles límite de igual
potencial de correlación, el mejor candidato (ver capítulo 4) decidirá la elección del nivel límite.

Esto implica la integración de datos de diferentes ciudades y provincias paleogeográficas en una


síntesis global. El GSSP perfecto, donde todos los elementos de tal síntesis están bien
representados, a menudo no estará disponible. Por lo tanto, la flexibilidad es necesaria para
tomar una decisión oportuna.

La definición de límite normalmente comenzará a partir de la identificación de un nivel que


puede caracterizarse por un evento marcador de potencial de correlación óptimo. Este evento
marcador puede ser una inversión magnética, algún tipo de señal geoquímica o isotópica, o la
primera aparición o última aparición de una especie fósil. Sin embargo, solo el punto límite en
la sección, el GSSP (Cowie et al. 1986) define formalmente el límite. Esto significa que una
aparición del marcador primario no determina automáticamente el límite. Por lo tanto, otros
marcadores deberían estar disponibles cerca del nivel crítico, con el fin de apoyar la correlación
cronoestratigráfica en secciones distintas al GSSP. Si el marcador primario es una especie fósil.
Las primeras apariciones son generalmente más confiables que los eventos de extinción,
especialmente si se puede observar la transición gradual entre el marcador y su antepasado.

4 Los requisitos para un GSSP


El peligro de eternizar la búsqueda del mejor sección tipo ya se ha abordado en la sección 2.2.
La sección de estratotipo debe contener el mejor registro posible de los eventos marcadores
relevantes. En este sentido, los requisitos enumerados a continuación caracterizan la sección
ideal. No todos se pueden cumplir en todos los casos, pero el hecho de que ICS vote todos los
GSSP de acuerdo con las presentes directrices asegura que la flexibilidad no se degenerará en
arbitrariedad.

4.1 Requisitos geológicos


• La exposición sobre un espesor adecuado de sedimentos es primer requisito para
garantizar que la sección represente un intervalo de tiempo suficiente, de modo que el
límite también se pueda determinar por interpolación, utilizando marcadores auxiliares
cercanos al límite.
• Sedimentación continua: sin espacios, sin condensación en la proximidad del nivel
límite.
• La velocidad de sedimentación debería ser suficiente para que los sucesivos eventos
puedan separarse fácilmente.
• Ausencia de perturbaciones syndimentarias y tectónicas.
• Ausencia de metamorfismo y alteración diagenética fuerte (identificación de señales
magnéticas y geoquímicas).

4.2 Requisitos bioestratigráficos


• Abundancia y diversidad de fósiles bien conservados a lo largo del intervalo crítico.
Las biotas diversificadas ofrecerán la mejor posibilidad de correlaciones indirectas .
• La ausencia de facies verticales cambia en o cerca del límite. Un cambio de lito- o
biofacies refleja un cambio de condiciones ecológicas que pueden haber controlado la
aparición de una especie determinada en el nivel límite. Un cambio litofacial agudo
también puede corresponder a una pausa. "Un límite obvio debería ser sospechoso"
(Cowie y otros, 1986).
• Facies favorables para correlaciones bioestratigráficas de largo alcance; esto
normalmente corresponderá a un entorno marino abierto donde las especies con un
amplio rango geográfico serán más comunes que en los entornos costeros y
continentales. Por lo tanto, esto último debe evitarse.

4.3 Otros métodos


La magnetoestratigrafía, la estratigrafía secuencial, la cicloestratigrafía, el análisis de isótopos
estables debe tener el debido peso en la selección de un GSSP. Si se debe elegir entre candidatos
que tienen más o menos las mismas cualidades bioestratigráficas, se debe preferir el que ofrezca
las mejores aplicaciones de los métodos no bioestratigráficos.

• Datación radioisotópica. Siempre que sea posible, es importante lograr la calibración


cuantitativa directa (edad numérica) de un límite cronoestratigráfico en el GSSP.
• Magnetoestratigrafía. Una estratigrafía de inversión magnética reproducible es un
requisito deseable para saber en qué parte de la secuencia magnetoestratigráfica se
encuentra el GSSP.
• Quimioestratigrafía. incluido el estudio de los cambios verticales de las proporciones
de isótopos estables, que pueden ser indicativos de eventos globales.
• Se debe aclarar el contexto paleogeográfico regional y las relaciones de facies de la
sección de estratotipo. El conocimiento de la estratigrafía secuencial contribuirá a una
comprensión de estas relaciones.

4.4 Otros requisitos


• El GSSP debe estar indicado por un marcador fijo permanente.
• Accesibilidad: las secciones candidatas en regiones remotas que solo pueden visitarse
organizando expediciones costosas normalmente deberían excluirse de la selección.
• Acceso libre para la investigación de la ecuación de tipografía para todos los
estratigráficos, independientemente de su nacionalidad.
• Al realizar una presentación formal a ICS, la Subcomisión correspondiente debe tratar
de obtener garantías de la autoridad respectiva con respecto al libre acceso para la
investigación y la protección permanente del sitio.

5 Procedimiento para la presentación de un GSSP


5.1 Edición de la presentación
Los envíos deben ser en inglés. Con el fin de proporcionar una imagen clara de las cualidades del
candidato propuesto para el GSSP, la presentación formal al ICS o la Subcomisión
correspondiente debe proporcionar la siguiente información:

1) nombre del límite;


2) indicación de la ubicación exacta (coordenadas) de la sección de estratotipo en un
mapa topográfico detallado o fotografía aérea, si posible a una escala no inferior a 1:
50,000;
3) ubicación en un mapa geológico detallado;
4) descripción detallada de la sección de estratotipo que incluye un litólogo y fotos de la
sección, indicando el lecho en el que se define el punto límite y los niveles clave para
todos los marcadores físicos y bioestrafigráficos;
5) motivación para la elección del nivel límite y la sección de estratotipo, con una discusión
sobre los candidatos encarcelados y su facilidad de correlación intercontinental;
6) cualquier comparación con el uso anterior debe discutirse a fondo;
7) discusión de todos los marcadores utilizados en la determinación del nivel límite;
8) ilustración de fósiles importantes;
9) resultados de datación radioisotópica, que indican claramente qué método se ha
utilizado;
10) resultados de todos los votos dentro del Grupo de Trabajo y la Subcomisión.
Nota: Dentro de estos procedimientos, solo los ítems 1, 6, 7, 9, 10 y la motivación para la
elección del nivel límite son relevantes para el establecimiento de un GSSA.

Después de la aceptación de la presentación dentro de estas Directrices, el Presidente o el


Secretario de ICS acordarán un voto por parte de la Comisión en un plazo de no más de 60 días.

5.2 Procedimiento de votación


De acuerdo con los estatutos de ICS, toda votación formal debe realizarse por correo, dando un
plazo de 60 días para la recepción de los votos. Los miembros votantes (del Grupo de Trabajo,
Subcomisión o Comisión completa) pueden votar 'SÍ', 'NO'. o 'ABSTAIN'. El último paso en la
selección de un candidato final para un nivel límite y/o GSSP siempre debe ser un voto sobre un
solo candidato (Cowie et al. 1986).

En resumen, este procedimiento incluye los siguientes pasos:

1) Votación sucesiva de los miembros del grupo de trabajo en cuestión que conduzca a la
elección de un nivel límite y la selección final de un único candidato GSSP o GSSA.
2) Si esto obtiene la mayoría de trabajo legal del Grupo de Trabajo, los miembros de la
Subcomisión respectiva votarán si el candidato será aprobado o no.
3) En el caso de que la mayoría legal esté a favor, la presentación formal del candidato a
ICS para su aprobación.
4) Nuevamente, en el caso de una mayoría legal, la presentación del candidato GSSP o
GSSA al Comité Ejecutivo de IUGS para su ratificación, junto con un resumen de la
presentación, preparado por el organismo responsable del ICS.

ICS debería intentar finalizar, dentro de tres años después de la ratificación del IUGS,
cualquier medida oficial restante para la protección del sitio con las autoridades del país en el
que se encuentra el GSSP.

6 Revisión de un GSSP
Un GSSP o GSSA se puede cambiar si surge una fuerte demanda de la investigación posterior a
su establecimiento. Pero mientras tanto, vivirá un punto de referencia estable. Normalmente,
esta estabilidad debe mantenerse y el valor práctico de la definición de límite debe probarse por
un período mínimo de diez años. Las revisiones por otros motivos deben hacerse solo en
circunstancias excepcionales, tales como:

1) La destrucción permanente o la inaccesibilidad de un GSSP establecido;


2) una violación de los principios estratigráficos aceptados descubiertos solo después de la
ratificación de un GSSP.