Está en la página 1de 3

Francisco Espinosa

00208749

COMENTARIO DEL TEXTO

“EL PLAN REGULADOR DE QUITO ELABORADO POR EL ARQUITECTO

GUILLERMO JONES ODRIOZOLA”

De Alfonso Ortiz Crespo

A partir de la vinculación del ferrocarril Quito-Guayaquil, la ciudad se incorporó al

desarrollo mundial y a la modernidad. El área comercial se expandió, se aceleró la migración

interna, se creó una infraestructura básica (agua, alcantarillado, luz eléctrica, tranvías, etc.) muy

importante para el desarrollo de una ciudad, aparecen nuevos modelos en la arquitectura,

incorporándose lentamente los novedosos materiales de construcción, como el cemento Portland

y el hierro.

Hacia 1930 la población de Quito llegó a ser de 130 000 habitantes, por necesidades

propias de la población, se inicia la expansión urbanística hacia el lado norte de la ciudad, con un

nuevo concepto urbanístico, innovador para la época; “La ciudad jardín”, con viviendas

unifamiliares, amplias vías de circulación, espacios verdes, servicios y áreas de recreación,

marcando una tendencia hacia el futuro de la ciudad.

Como consecuencia del flujo poblacional, 10 años más tarde, se comienza a establecer

una división natural de la ciudad, marcada por clases sociales: (Sur- Clase obrera),(Centro- Clase

media) y (Norte-Clase media-alta Residencial).


Quito al verse en la necesidad de tener un plan regulador de la ciudad y no contar con

profesionales expertos en este tema. El municipio y el Departamento de Dirección de obras

públicas, invita en 1939 al arquitecto uruguayo Armando Acosta y Lara, Decano de la Facultad

de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de la República del Uruguay, para estudiar las

condiciones urbanísticas de Quito, dando luces al Concejo Municipal, en la fijación de las bases

para su desarrollo futuro.

Dos años más tarde llega el Arquitecto Uruguayo Guillermo Jones Odriozola a Quito,

quien era de la misma facultad. En 1942 se firma el contrato para los estudios del primer plan

regulador de Quito el cual es concluido en 1945. Lo que este plan buscaba primordialmente era

mantener un desarrollo acorde a la modernidad, a las condiciones y mejoras en la calidad de vida

de sus habitantes.

A pesar de que éste no es aplicado en su totalidad, deja las bases hechas para futuros

planes. Los aspectos principales sobre los cuales se estableció el denominado “Plan Jones”,

fueron:

-Mantener la división de la ciudad, como tendencia en tres zonas: Sur obrera

especializada e industrial, centro clase media y administrativa y norte residencial.

-Establecer áreas deportivas, universitarias, administrativas y de esparcimiento.

-Crear grandes ejes viales, que facilitaran la movilidad e interconexiones entre distritos y

zonas de influencia.

Fue un estudio innovador a la época, audaz, porque cambio radicalmente la visión de la

ciudad, obligándola a mantener bajo parámetros técnicos el desarrollo futuro hacia los dos

extremos Norte y Sur. Se establecieron criterios de movilidad humana, se promulgó un


reglamento de construcción con aceras espaciosas y seguras para el peatón, retiros mínimos de

vivienda, espacios verdes, áreas para servicios comunitarios, ejes viales de interconexión, etc.

Como consecuencias, estas fueron muy buenas, se creó la Facultad de Arquitectura en la

Universidad Central en 1959, elevando y preparando a los futuros arquitectos del país. Y en 1967

y 1973 se emprendieron nuevos planes, basados en la reglamentación y ordenamiento, usando las

bases del Plan de Jones Odriozola.