Está en la página 1de 7

ACTIVIDAD 3.

BIPOLARIDAD, HACIA UN DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


CASO CLINICO

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA IBEROAMERICANA


PSICOPATOLOGÍA
FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES
PROGRAMA DE PSICOLOGÍA
2020
1. MOTIVO DE CONSULTA

AC, paciente masculino de 14 años de edad, quien asiste a consulta en compañía de

cuidadores. Quienes comentan “ es el menor de tres hermanos, este presenta desde hace dos

semana un estado de alertas, hipervigilante, trasgresor, con alteraciones conductuales

severas tanto en el hogar como en la escuela, presenta cambios brusco de ánimos pasa de

estar gritando, agresivo a estar calmado y tranquilo, es decir momentos de exaltación –

excitación, con ganas de hacer muchas cosas que piensa al mismo tiempo, manifestación de

satisfacción y felicidad excesiva, fuga de ideas, en otras ocasiones irritable– disfórico,

conductas oposicionistas, agresor, reaccionando con descontrol, momentos en que se sentía

aplanado, dificultad para conciliar el sueño e hiperorexia durante periodos de exaltación”.

2. HISTORIA DEL PROBLEMA

AC, paciente masculino de 14 años de edad, es el menor de tres hermanos, huérfano de

madre de hace 5 años, vive en un hogar sustituto separado de sus hermanos hace 4 meses,

había sido diagnosticado un año atrás con trastorno disocial debido a problemas de

conducta, hace 6 meses le ordenaron medicación con Olanzapina. Se desconoce

antecedentes familiares psiquiátricos, no antecedentes médico – quirúrgico, los cuidadores

comentan insuficiencia de cuidado emocional y físico personal y sus hermanos por parte

del padre, no consume alcohol u otra sustancias psicoactivas.

3. DESCRIPCION DEL PROBLEMA

Previamente al inicio del cuadro presentado motivo de consulta los cuidadores refieren

estabilidad sintomática por lo cual, se decidió la disminución de la dosis de olanzapina,

irregularidad en el tratamiento durante los fines de semana, los cuidadores refieren “ varios
episodios de mucha energía, como si estuviera loco y exaltación en los que manifiesta

realizar intensa actividad física sin cansarse ni percibir el riesgo, expresando que sentir

mucha energía como satisfacción, felicidad, además de hacer muchas cosas al tiempo(leer,

bailar, cantar, saltar de un lado a otro, etc.), fuga de ideas “de tanta energía que tengo

pienso en pocas cosas”, por otro lado los docentes manifestaban que AC, presentaba

momentos irritable – disfórico, agresividad intensa ante mínimas frustraciones, difícil

contención en dichos momentos, conductas oposicionistas, trasgresor, en otros momentos

estado de ánimos aplanados, la duración de estos episodios eran de 2 a 3 días, máximo 5

días.

4. CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR CON


DESCRIPCIÓN DE LAS CONDUCTAS QUE DAN CUENTA SI SE CUMPLEN
O NO DICHOS CRITERIOS.

Según el DSM –V los criterios diagnósticos para este trastorno son:

Episodio maníaco

A. Un período bien definido de estado de ánimo anormal y persistentemente elevado,

expansivo o irritable, y un aumento anormal y persistente de la actividad o la

energía, que dura como mínimo una semana y está presente la mayor parte del día,

casi todos los días. (Lo cumple).

B. Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía o la

actividad, existen tres (o más) de los síntomas siguientes (cuatro si el estado de

ánimo es sólo irritable) en un grado significativo y representan un cambio notorio

del comportamiento habitual: (Los cumple).

1. Disminución de la necesidad de dormir


2. Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación.

3. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad.

4. Facilidad de distracción (es decir, la atención cambia demasiado fácilmente a

estímulos externos poco importantes o irrelevantes), según se informa o se observa.

5. Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o

sexual) o agitación psicomotora (es decir, actividad sin ningún propósito no dirigida

a un objetivo).

6. Participación excesiva en actividades que tienen muchas posibilidades de

consecuencias dolorosas.

C. La alteración del estado del ánimo es suficientemente grave para causar un deterioro

importante en el funcionamiento social o laboral, para necesitar hospitalización con

el fin de evitar el daño a sí mismo o a otros, o porque existen características

psicóticas. (Lo cumple).

D. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej.,

una droga, un medicamento, otro tratamiento) o a otra afección médica. (Lo

cumple).

4.1. Posibles Trastornos Covariantes:

1. Rasgo de THAD: debido al abandono de las figuras paternas y falta de pautas de

crianzas.

2. Trastorno disocial diagnosticado con anterioridad: como manifestación de

encontrarse nuevamente en su núcleo familiar (necesidad de afecto, atención) y al

no tenerlo busca un mecanismo a través del incumplimiento de normas,

evidenciándose más una reacción de angustia.


3. Rasgo de trastorno de la conductas: mostrando conductas oposicionista,

reflejándose como causa de un sufrimiento interno debido a la muerte de su madre,

el abandono efectivo del padre, el estar alejado de sus hermanos, y cambiar de hogar

sustituto.

5. HIPÓTESIS DIAGNÓSTICA.

Según los criterios del DSM – V se puede inferir que el paciente AC presentan un

diagnostico presuntivo de TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR o TRASTORNO

BIPOLAR I, con episodios Maniacos Grave, sin característica Psicóticas.

6. DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

TDAH: diferenciándose por la aceleración del pensamiento, disminución de la necesidad de

dormir y la distractibilidad.

Trastorno de Ansiedad: No presenta síntomas, ni signos.

Trastorno Disocial: Se diferencia por la alteración en el estado de ánimo, donde persiste la

irritabilidad y es particularmente grave.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

APA (2016). Manual Diagnostico y Estadístico de Trastornos Mentales, Quinta Edición

DSM-5. Recuperado de https://dsm.psychiatryonline.org/pb-

assets/dsm/update/Spanish_DSM5Update2016.pdf

Confederación de Adolescencia y Juventud de Iberoamérica y el Caribe (CODAJIC). (s.f.).

Manual de psicología clínica infantil y del adolescente. Recuperado

de http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Manual%20de%20Psicologia

%20Clinica%20Infantil%20y%20del%20adolescente%20-%20S.A..pdf, revisar las

páginas 72-85.

Estrada-Jaramillo, S, Zapata-Barco, A. M., Tamayo, L. A., Botero Franco, D. y Palacio, J.

D. (2009). Trastorno afectivo bipolar en niños. Revista Colombiana de Psiquiatría,

Vol. 38 (1), 125-139. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?

id=80615448008

Ortiz Soto, P., Duelo Marcos, M. &  Escribano Ceruelo, E. (2011). La entrevista en salud

mental infanto-juvenil. Revista Pediatría de Atención Primaria, Vol. 13 (52), 645-

660. Recuperado de http://scielo.isciii.es/pdf/pap/v13n52/14_colaboraciones.pdf

Villarroel G., J., Jerez C., S., Montenegro M., M. A., Montes A., C., Igor M., M. y & Silva,

H. (2013). Conductas autolesivas no suicidas en la práctica clínica. Rev Chil Neuro


Psiquiat, Vol. 51 (1), 38-45. Recuperado

de https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchnp/v51n1/art06.pdf