Está en la página 1de 2

Pontificia Universidad Javeriana

Carrera: Artes escénicas


Cuarto semestre
Puesta en escena de teatro colombiano
Primer parcial

La creación artística de Luis Enrique Osorio en la


investigación de Víctor Viviescas
El teatro colombiano ha experimentado cambios sustanciales en su historia. Se
registra en un principio su afinidad y exclusividad propiciada por la aristocracia
criolla, como también su acelerada fijación por conquistar la cultura popular años
después. La representación del individuo en el teatro colombiano estudiado por
Víctor Viviescas en “los dos cuerpos del centenario” al abordar la producción
dramatúrgica de Luis Enrique Osorio, ilustra de manera magistral la razón de las
particulares características de sus personajes en la obra “Nueve de abril”.

En su comedia popular estrenada después del Bogotazo, Osorio realiza una


representación de la idiosincrasia colombiana y su estructura social familiar
mediante los personajes de la obra y sus relaciones de poder. La ética de valores,
así como sus coincidencias ideológicas narran la perspectiva que Osorio explora
en su creación. El patriotismo arraigado en Hermogenes y su hijo Darío, o la
hegemonía frente al rol de la mujer presente en Eudosia y Marina son solo
algunos ejemplos de la representación estudiada por Viviescas respecto a la
producción de Osorio. En este orden de ideas es preciso destacar la marcada
brecha de diferenciación que realiza Osorio entre una clase burguesa en declive
(como la familia protagonista) y sus vecinos (la clase popular). Gallino, Mosca, La
Siempreviva o Mirlo resultan ser la clara encarnación de esa clase popular con
tendencias criminales tan sumida en la corrupción, mientras Darío es el héroe
burgués perfecto que según el autor necesita nuestra nación para generar un
impacto positivo en nuestra sociedad. De igual forma el dramaturgo acusa a la
violencia como un rasgo característico de la sociedad colombiana que de alguna
forma se ha naturalizado en las estructuras sociales a nivel general. En
consecuencia a esto, estamos acostumbrados a convivir y ejercer la violencia sin
escrúpulos cotidianamente, de modo que ningún personaje de la obra (a
excepción de Darío) se inmuta frente a los disturbios que sufre la ciudad en su
desarrollo.

A manera de conclusión es correcto afirmar que en su obra “nueve de abril” el


dramaturgo Luis Enrique Osorio realiza una genuina crítica a la sociedad
colombiana, contribuyendo a la investigación de Víctor Viviescas en su glosa
respecto la representación del individuo en el teatro colombiano. Su comedia de
carácter popular aborda los valores hegemónicos arraigados en la cultura de
nuestra sociedad y a su vez retrata la naturalización de la violencia hasta el punto
de aceptarla sin problema alguno como sucede en su producto teatral.

Por: Juan Pablo Martínez Díaz