Está en la página 1de 4

“EL PROCESO TEOLÓGICO DE LA CONSEJERÍA BÍBLICA"

 10. Cómo desarrollar una relación adecuada con los aconsejados: una de las criticas mas
frecuentes que tienen las personas con el personal médico es su atención tan deshumanizada
cuando están en consulta médica; estos pacientes expresan que les hablan sin mirarle a los ojos,
no dan muestras de prestar real atención y muchas veces los médicos responden con un tono
áspero que raya en lo petulante o con tintes de menosprecio. Como consejeros, creo que
debemos de cuidarnos siempre de no llegar a ser percibidos como los médicos que acabo de
mencionar anteriormente. Siempre he considerado que un error en el que puede caer todo
consejero es en el de comenzar a ser muy rudo en su trato con el aconsejado por el hecho de
que aconseja a muchas personas de manera muy frecuente, y muchas veces esto les hace sentir
que tienen todas las respuestas o que esta o aquella situación puedo tratarla como ya he tratado
otras consejerías. Creo que debemos tener en cuenta las palabras de este autor, pues debemos
luchar por no perder ese sentimiento de compasión por cada persona que llega a la consejería,
como si considerándonos a nosotros mismos, mostrándole respeto (verbal y no verbal), tomando
en serio sus problemas así nos parezcan triviales. Quiera Dios y tengamos almas que muestren
un gran amor por los hermanos y que esto se vea reflejado no solo en el consejo sino también en
la forma como lo expresamos. Obviamente esta opinión no excluye para nada la firmeza y
seriedad que deberá expresarse en momentos específicos y dependiendo de la consejería.

 11. Infundir esperanza en el aconsejado: sinceramente, después de leer esta sección, doy
gracias a Dios por la iglesia en la que estoy, pues esta hace un gran énfasis en la instrucción
bíblica, por lo menos en lo básico, a través de la teología sistemática y la escuela dominical. Esto
lo menciono, porque al avanzar en la lectura de este capítulo para mí se hacía más notorio el
hecho de que con instrucción bíblica básica y seria, se puede prevenir y corregir muchos de los
problemas descritos en esta sección de la esperanza, por ejemplo, ¿tienes desesperanza por tu
situación? La doctrina de Dios nos da la tranquilidad de que en su soberanía nada se sale de su
control providencial. ¿me entristece la actitud de mi amigo o familiar impío? La doctrina del
hombre me explica la situación en la que se encuentra la raza humana y la doctrina de la
Salvación me infunde aliento para predicarle el evangelio por medio de la seguridad que me da la
doctrina de la elección a la hora de evangelizar. La verdad es que la esperanza tiene como pilar
la enseñanza firme, amorosa y pura de la palabra del Señor, pues vemos esto reflejado en el
hecho de que las personas que han dedicado mas tiempo en la instrucción bíblica en la iglesia
son las personas que menos consultan en consejería. La esperanza en si misma no es una
expectación de zozobra por si sucederán las cosas, sino mas bien, la esperanza es la
expectación de algo que seguro sabremos como será su final, por lo tanto, la verdadera
esperanza se genera en el aconsejado cuando se le enseña correctamente la Escritura y en su
contexto damos la seguridad que en realidad da cada pasaje y no lo que las personas quieren
entender. Por ejemplo, al pecador la Escritura le da la seguridad de que Dios no echa fuera a
aquel que le busca arrepentido y humillado, lo cual, al enseñar correctamente este pasaje al
aconsejado, se le deberá generar una esperanza o seguridad de que Dios le perdonara si tiene
un corazón que reconoce su pecado y gira nuevamente hacia la persona de Cristo y la ley de
Dios.

 12. Cómo llevar un inventario del aconsejado: recolección de datos: considero que este capitulo
puede llegar a ser algo abrumador para alguien que se acerca a la consejería noutetica por
primera vez, pues normalmente se cree que solo debemos conocer las Escrituras, saber las
interpretaciones correctas y en parte se un ejemplo de vida en relación con lo que sabe, sin
embargo, vemos que hay muchas cosas que deberían tenerse en cuenta y es a lo que se refiere
el autor en estas secciones y los muchos consejos y recomendaciones que da. Es cierto que
normalmente no se está de manera consciente atento a todas estas recomendaciones que da el
autor, pero creo que en muchos casos algunos consejeros de manera “natural” o “instintiva” si
logran ver estos detalles y logran tener en cuenta muchos de estos consejos y ahí es don si
considero que es un don especial que el Señor da a algunos consejeros, pues de manera natural
tienen la palabra precisa en el momento indicado, tienen un discernimiento especial; con esto no
quiero decir que solo unos pocos pueden ser consejeros, pues la verdad es que todo cristiano de
una u otra forma es llamado a aconsejar y a capacitarse, pero creo que no se puede negar que
hay hermanos en quienes si parece que Dios le ha dotado de manera especial en la consejería.
Creo que los consejos y recomendaciones que da el autor son en muchos casos provechosos, y
por lo menos dan un parámetro de inicio para saber como preguntar e indagar con nuestras
propias palabras a la persona aconsejada. En este punto si creo que el consejero debe ser
cuidadoso con las preguntas que decide hacer y debe tomarse el tiempo de ser escuchar mas
antes de dar un diagnóstico, pues, si no escuchamos bien, entonces podríamos terminar
atacando a las ramas y no a la raíz del problema.

 13. Interpretar los datos del aconsejado: Debo ser sincero y decir que, aunque mucho de este
capitulo son consejos sabios y deben ser tenidos en cuenta, me parece percibir que el autor si
tiene en mente en gran parte del desarrollo de su argumento un consejero bíblico que ejerce este
rol a parte de la iglesia local; algo así como un consejero que se desenvuelve en un espacio
diferente; como un tipo de terapeuta. Esto se deduce de varias frases que se expresan en el
capítulo, como por ejemplo, el autor dice que una pregunta que ha de hacerse el consejero y si el
aconsejado tiene pastor o no. Entonces en estos casos, entendería que se hagan muchas de las
preguntas descritas aquí y se tengan en cuenta las recomendaciones que da el autor en este
capítulo, sin embargo, si yo tengo en mente una consejería bíblica dentro del contexto de la
iglesia, donde un oficial lo hace como parte de la instrucción o de la disciplina, entonces en ese
caso creo que mucho de lo expresado en este capitulo puede obviarse, o mas bien, puede
ahorrarse. Por ejemplo, Si el propio pastor de la persona es quien está dando el consejo, ya de
entrada se ahorraría muchas preguntas pues este pastor tiene presente, por lo menos en lo
general, si esta persona asiste a la iglesia regularmente, hace uso de los diferentes espacios de
formación y todo esto ya dará un panorama inicial de la condición espiritual del aconsejado que
ahorrara grandemente mucho de lo dicho aquí por el autor. Todo esto lo menciono, porque la
verdad dentro del ejercicio de la consejería al interior de la iglesia muy pocas veces he llegado a
saber o experimentar de consejerías que llevan muchas “sesiones” (Exceptuando las consejerías
prematrimoniales que es mas una instrucción bíblica antes de casarse), sino mas bien que en la
mayoría de los casos en un consejería logra abarcarse la cuestión. Leyendo este capítulo da la
sensación de que toca llevar una metodología estricta que prácticamente hace que se desanime
alguien que quiere aprender a aconsejar bíblicamente.

 14. Instrucción mediante la consejería bíblica: Siempre he dicho que un hermano instruido es un
consejería menos. Este capítulo es una confirmación de la gran importancia que tiene la
instrucción bíblica dentro de la consejería, y aunque es claro que la instrucción sola no es
siempre lo único necesario, la instrucción bíblica es en la mayoría de los casos suficiente para
que la persona encuentre la aplicación de este principio para si misma con la ayuda del Espíritu
Santo de Dios. A veces tendremos que dar indicaciones mas precisas de qué se debe de dejar de
hacer o si se debe cortar de inmediato con algo que desagrada a Dios, pero en general con la
instrucción bíblica es suficiente para mí. En esta sección si se explica el significado biblio de la
expresión esperanza y me gusto bastante que se haya hecho correctamente, y también me
alegro mucho saber que en nuestra iglesia se procura que la iglesia tenga un buen conocimiento
bíblico, pues sabemos que esto genera una iglesia madura.

 15. Consejería bíblica e inducción: me gusto mucho la frase de esta sección que tanto le hemos
escuchado a nuestro pastor Gabriel de que normalmente cuando alguien en consejería dice que
“no puede” es en realidad “no quiero”. Es muy importante en esta sección tener en cuenta que no
se trata solamente de dejar de pecar, sino que esto debe ser reemplazado por la piedad y el uso
activo de los medios de gracia, y esto lo vemos claramente en la carta a los efesios. En esta
sección si me parece que en algo que se debe mejorar en la consejería es en el seguimiento,
pues normalmente después de una cita de consejería donde creemos que todo ha salido bien,
pasa el tiempo y no citamos nuevamente a esa persona a preguntarle como siguieron las cosas y
si mejoraron. Pues muchas veces el aconsejado después de haber recibido la instrucción bíblica,
sino tiene éxito, por vergüenza no vuele a buscar al pastor y ambos lados terminan
desentendiéndose de esta situación que debe cuidarse pues puede manchar el nombre de Cristo.
Creo que entonces debemos hacer seguimiento a las personas que aconsejamos, por lo menos
en el hecho de preguntarle nuevamente después de un tiempo como terminaron las cosas.

 16. Implementación de la instrucción bíblica: esta sección es bastante especifica de consejos en


diversos casos de como puede mortificar el pecado y salir de ciertas prácticas problemáticas que
puedan asediar a un aconsejado. Creo que en este punto si es importante diferencia que en
muchas ocasiones nuestras soluciones deberán darse como consejos y no como ordenes pues el
aconsejado deberá tomar la decisión por si mimos y así también sus consecuencias. Sin
embargo, en otras ocasiones si considero que debemos ser mas insistentes en la premura de
hacer ciertas cosas, y aunque no como una orden, si deberíamos insistir en la realización de
estas cuando se logran identificar claros indicios de fuentes de pecados, por ejemplo, si alguien
lucha con la pornografía, claramente se le deberá animar a la persona a poner el computador y el
televisor en un lugar visible y al mismo tiempo se le deberá insistir en que no use el computador
en los horarios que precisamente le son ocasión de pecar. Creo que notar esta diferencia a la
hora de dar aplicaciones practicas de los principios nos puede ayudar mucho, pues no podemos
caer en dejar como opcional el hacer cosas que claramente están incitando a pecar a alguien
contra Dios.

VIDEO: “PANORAMA DEL LIBRO CAPACITADOS PARA ORIENTAR DE JAY ADAMS - PARTE
1”

Concepto:

 En muy importante saber que la labor de aconsejar, exhortar y demás es deber de toda la iglesia,
no solo de algunas personas especiales, pero esto no de cualquier forma, sino de la mera bíblica,
es decir, nouteticamente. Con esta expresión queremos referirnos a la labor de ayudar a alguien
que tiene un problema particular a que vacíe su mente de lo pecaminoso y reemplace eso con el
conocimiento bíblico que podemos administrarle a través de la enseñanza de la palabra de Dios,
para que así esta persona pueda ir transformándose a la imagen de Cristo. Ahora, esta
orientación o enseñanza bíblicamente debe hacerse cara a cara de manera verbal, siempre con
el propósito amoroso de que esta persona se ajuste a la palabra de Dios. ¿Cómo la corrección
puede ser amorosa? Precisamente por el propósito que este busca: que el aconsejado se ajuste
a la voluntad de Dios, y esto siempre se hace considerandole al aconsejado como a nuestro
hermano, padre, madre o hermana.

¿QUÉ ENSEÑANZA PRACTICA TOMA DEL ESTUDIO DE ESTA SEMANA?

Personalmente me entristece la condición tam deplorable en la que se encuentra la iglesia


contemporánea incluso en el área de la consejería. Pero esto no es de sorprendernos, pues, si
desde el pulpito se comienza a pallar aguando el contenido bíblico de la predicación, esto traerá una
afectación a todas las áreas de la iglesia. Si un pastor no estudia correctamente las Escrituras,
definitivamente se sentirá incapacitado para aconsejar, por lo tanto, le dejara esta labor a supuestos
profesionales en el tema. Todo esto lo que nos muestra es que debemos estar firmes en la labor de
aconsejar bíblicamente y no ceder ante la presión de la sociedad a que aconsejemos de cierta
manera, y debemos rogar a Dios para que no nos suceda en Colombia lo que ahora sucede en
México, de que ya el gobierno sancionara si es necesario con cárcel a quienes aconsejen a los
homosexuales a que dejen de serlo, o que se les anime a salir de esta comunidad LGTBI. Quiera
Dios que esto no llegue a nuestro país pues seguramente será un motivo para que persigan la
iglesia, pues nosotros no dejaremos de dar todo el consejo de Dios.

También podría gustarte