Está en la página 1de 4

“FUNDAMENTOS TEOLÓGICOS DE LA CONSEJERÍA BÍBLICA"

 4. Las Escrituras y la consejería bíblica: en este capítulo vimos el método integracionista de los
“dos libros”, el método sin libro y el método del libro regla. De estos métodos, quisiera destacar, la
importancia de conocer, explicar y memorizar el argumento a favor de la posición integracionista
(Cristianismo/Psicología) de los dos libros junto con nuestra critica a dicho argumento, pues en
cualquier momento alguien puede respondernos con esta justificación y debemos estar
preparados, sobre todo cuando este argumento es tan popular entre los psicólogos cristianos
estudiosos. El argumento integracionista, en resumen y en mis propias palabras dice: toda
verdad proviene de Dios, sea que venga por medio de la revelación especial o por revelación
general, por lo tanto, no podemos desechar la verdad obtenida por medio de la investigación y
descubrimiento humano, y las verdades de la psicología caben dentro de lo que es revelación
general, por esta razón, podemos y debemos integrar la la Biblia con la Psicología. Nuestros
argumentos a favor, en resumen, son los siguientes: Primero, que esta posición integracionista
confunde y distorsiona el significado intrínseco de la palabra “revelación”, pues en la definición
cristiana y bíblica de esta palabra hay un elemento de NO “descubribilidad” pues el hombre solo
puede conocer estas verdades si Dios se las revela. Segundo, esta posición integracionista
confunde y distorsiona el significado de la expresión “general”, pues la teología NUNCA usa esta
expresión para referirse a lo que contiene esta categoría, sino que la usa para referirse es al
alcance de personas a quienes esta revelación está destinada. Me parece que esta es una
excelente respuesta que debemos conocer y dominar para rebatir a quienes argumentan con la
biblia de que la psicología sin ningún problema puede tomar el control de la consejería dentro de
la iglesia de nuestro Señor Jesucristo.

 5. La consejería y la pecaminosidad humana: creo que una de las características principales de


todo consejero es saberse un pecador y que cualquier virtud y don que tenga ha sido dado por la
gracia inmerecida de nuestro buen Dios. Todo consejero debe reconocerse como un ser
depravado totalmente pero que ha sido redimido por la obra del Señor Jesucristo, y al mismo
tiempo, debe considerar al aconsejado como alguien en la misma situación por lo que no deberá
acudir a elevar la autoestima de este, sino que le animara a ver su pecado, a quien se ha
ofendido y el perdón provisto en Jesucristo junto con el recordatorio de que tiene al Santo Espíritu
de Dios por lo cual no tiene excusa de no poder superar dicha condición. Esta semana en
particular ha sido claramente usada por Dios para recordarme mi condición espiritual de no haber
sido escogido y unido a Cristo hace tantos años que le conocí. Esta semana de recordatorio
comenzó con el estudio de la doctrina de la depravación total hace dos domingos atrás en la
escuela dominical, luego reafirmarla por medio de la doctrina de la elección incondicional tanto en
la predicación del ultimo domingo y ademas reforzada con la escuela dominical con el mismo
tema, y por si fuera poco, en esta lectura de la licenciatura vuelve a recordarme la doctrina de la
depravación total. ¿habrá alguna duda de que Dios quiere recordarme quien he sido y la
condición en la que nace todo ser humano sin cristo? Dios quiere consejeros humildes, que
reconozcan que si pueden dar algún consejo bíblico no es por méritos o capacidades propias,
sino porque Dios les ha sacado de una masa perdida en sus pecados para darles vida espiritual
en Cristo capacitándoles por medio de Su Santo Espíritu. Quiera Dios que se extienda la
predicación bíblica y las doctrinas de la gracia a todas las iglesias de mi ciudad y siga rescatando
a los verdaderos creyentes de las artimañas de los falsos maestros de las iglesias
contemporáneas, que lo único que quieren es que veamos a los pecadores como víctimas de
cualquier otra cosa pero nunca como responsables de sus propios pecados, y ahí es donde cobra
importancia la doctrina de la depravación total, porque, ¿Cómo podremos aconsejar a alguien
que cree que básicamente es bueno y que debe tener buena autoestima?
 6. La unión con Cristo: Sus implicaciones para la consejería bíblica: el tema de la unión con cristo
examinado en este capitulo es la muestra del tipo de consejería que estamos viendo en la
materia: consejería para creyentes, o en el peor de los casos, alguien que confiesa con su boca
que es creyente, pero que no sabemos si esa profesión de fe es real hasta que vemos fruto en su
vida sobre esa área o si le vemos apartarse de la fe. Este tema es vital para el consejero pues,
primero, le da la seguridad de que, si el aconsejado es un verdadero creyente, entonces el
Espíritu Santo obrara en favor de este pues es un hijo de Dios y está unido a Cristo, segundo,
también le permitirá al consejero estar tranquilo a la hora de mostrar los indicativos que cubren a
este creyente aconsejado y así pasar a mostrarle los indicativos que le animan, impulsan y
ordenan al aconsejado una vida en conformidad a la ley de Dios. Por otro lado, este tema le da
también al aconsejado la seguridad de que el Espíritu Santo le dará la victoria sobre el pecado
pues ya no está unido a Adán sino que está unido a Cristo, tiene una nueva vida, ha sido
justificado y es nueva criatura que ahora no esta bajo el control del pecado. Este tema debe ser
bien entendido y conocido por el consejero, pues este debe pedir a Dios la sabiduría para mostrar
la realidad de quienes están unidos a Cristo pero cuidándose de no dar una falsa seguridad a un
falso creyente.

 7. La obra del Espíritu y la consejería bíblica: Creo que ya queda bastante claro que la consejería
bíblica, que es de lo que estamos hablando en esta materia, es única y exclusivamente para
creyentes, pues si el aconsejado no tiene el Santo Espíritu de Dios, la consejería bíblica seria
equivalente a echar las perlas a los cerdos, o en el mejor de los casos, seria solo un impulso a
hacer algún tipo de cambio externo, que al final de cuentas, no servirá para nada pues así este
cambio externo dure toda la vida, esto no le servirá a esa persona para ser salvo ni para
apartarse de la ira eterna de Dios. El espíritu Santo es el motor que impulsa y capacita a todo
creyente a conformarse cada día mas a la imagen de Jesucristo y mientras este no este en la
persona aconsejada, esto seria equivalente a decir a un muerto que se levante y deje de pecar.
El autor claramente dice en que “la prioridad del consejero bíblico será determinar si el
aconsejado es o no es creyente”, y si de antemano es claro y conocido que es un incrédulo, lo
que se le daría ya no sería consejería bíblica sino más bien un llamado a que crea en Jesucristo
por medio de la predicación del evangelio, para que así este aconsejado levante su mirada y la
dirija hacia cristo, pues como bien lo dice el autor esta es la meta final de toda consejería bíblica,
lo cual se ve reflejado en la santificación del creyente.

 8. La disciplina espiritual y el consejero bíblico: este capitulo es maravilloso, porque nos da unos
muy buenos consejos, que a pesar de no ser desconocidos para nosotros los creyentes, siempre
nos alientan nuevamente a tenerlos en mente y practicarlos, como por ejemplo, leer la palabra de
Dios y estudiarla, memorizar las Escrituras, ser un hombre de oración, estar relacionados con una
iglesia local, crecer siempre en adoración a Dios, tenemos tener instrucción teológica correcta,
buscar creer en semejanza a la imagen de Cristo, ser un evangelizador, buscar discipular a los
aconsejados y ser servicial. Es bastante importante de esta sección el llamado al consejero de
ser un evangelista y a tener un corazón doliente por las almas y anhelar siempre llevarlas a Cristo
por medio de la predicación del evangelio, claramente, un consejero puede dar orientación a
incrédulos en el contexto de que estos lleven un tiempo o estén asistiendo a la congregación y
estando ya expuestos a predicación del evangelio desde el pulpito; a lo que me refiero cuando
digo que la consejería bíblica no debe dársele a un incrédulo es cuando pienso el alguien que
viene por primera vez a una iglesia, sin conocer ni en lo mas remoto el evangelio, y quiere que
únicamente se le aconseje sobre su problema personal sin siquiera querer saber nada de Cristo
ni del evangelio, de los cuales hemos tenido muchos ejemplos en nuestra iglesia local, de
personas que en la primera vez que asisten a una iglesia, quieren ser aconsejados y salen
molestos del tiempo de conversación porque no se les dijo que tenían que hacer sino que solo se
les hablo de Cristo y de la biblia y del evangelio.

 9. El enfoque hacia Dios de la consejería bíblica: la lectura de esta semana no pudo terminar de
una mejor manera, pues ha terminado con la enseñanza de que la meta de todo consejero es
hacer que su aconsejado de toda la preeminencia, gloria y exaltación a Dios y que este sea el
principal motivante para querer cambiar y apartarse del pecado, y así, esta actitud teocéntrica sea
lo que tome el control de las actitudes de quien está en pecado y busca consejo. Esto, por lo
tanto, debe alertar al consejero para no caer en los errores de: exaltar el ego del aconsejado, ni
tampoco en el error de autoexaltarnos delante del aconsejado, pues solamente a Dios es toda la
gloria, y cualquier destello de sabiduría que podamos exhibir no es mas que el reflejo de la gloria
y hermosura de Cristo a quien pertenece de manera exclusiva. Así que, el consejero debe ser
una persona invadida por el animo de exaltar a Dios y glorificarle en cada sesión de consejería,
pues es el único que puede proveer la fuerza y las capacidades necearías para que el
aconsejado sea libre de su pecado.

VIDEO: “PANORAMA DEL LIBRO CAPACITADOS PARA ORIENTAR DE JAY ADAMS - PARTE
1”

Concepto:

 Es bastante ofensivo para mi como cristiano el saber que la mayoría de iglesias en Latinoamérica
envían sus miembros a un psicólogo para que éste, no siempre creyente, termine afrontando la
situación a través de las filosofías Freudianas que lo único que hacen es una apología a la
irresponsabilidad, pues, pasa al creyente de pensar que ésta pecando a hacerle creer que solo
tiene una enfermedad mental o que algo en su pasado es lo que le genera esos actos
pecaminosos. La verdad es que esta filosofía llamada psicología lo único que ha hecho es
normalizar y normatizar la irresponsabilidad. He conocido hermanos en la iglesia que van al
psiquiatra a que les mediquen porque se sienten estresados por la presión que se les genera en
sus trabajos o por su familia, o por su situación económica; no pueden dormir, no rinden en sus
trabajos, y cuando están medicados, pero aún, por qué no pueden rendir en sus trabajos, esto
les deprime más y vuelve y comienza el ciclo. Todos tenemos nuestras luchas, es verdad, pero
cuando se afrontan estos casos a la luz de la conserjería biblica, nos damos cuenta que son
hermanos inmaduros en la fe y que no descansan en la providencia de Dios porque ni siquiera se
han tomado el tiempo de tomar estudios bíblicos que les ayuden a madurar espiritualmente. Se
que no se debe generalizar, sin embargo, en la mayoría de los casos, estas visitas de creyentes a
los médicos terminan haciendo que ellos ya vean como algo normal el tratar con medicamentos
algo que se ha identificado como un resultado de la inmadurez espiritual. Es más fácil medicarse
y estar dopado todo el día a enfrentar la realidad de que tenemos responsabilidades, qué hay que
esforzarse mucho para lograr tener sustento en medio de un mundo caído y que al mismo tiempo
debemos descansar en Dios. Es cierto, por experiencia propia se que no es fácil ser espiritual
cuando él hambre y los problemas se asoman por la ventana, pero cuando tenemos un buen
conocimiento teológico y escritural como consecuencia de un buen uso de los medios de Gracia
tanto públicos como privados, La Paz que sobrepasa todo entendimiento nos inunda, porque
sabemos el Dios que tenemos y que nunca nos dejará sin sustento ni abrigo, y que si aún la
muerte llega a nuestra puerta, con la salvación eterna ya lo tenemos todo.

¿QUÉ ENSEÑANZA PRACTICA TOMA DEL ESTUDIO DE ESTA SEMANA?


Esta semana ha dejado tantas enseñanzas que es difícil ponerlas todas aquí. He aprendido lo
importante que es que el consejero tenga una robusta madurez espiritual, que debe ser de ejemplo,
instruido en la palabra y un hombre de oración. También he aprendido la importancia de determinar,
en la medida de lo posible, si el aconsejado es creyente, alguien inmaduro o si solo es un incrédulo
que quiere que se le solucione su problema temporal. Claramente esta semana se ha resaltado la
importancia de las doctrinas fundamentales del cristianismo a la hora de aconsejar pues ésta es la
instrucción que en realidad podrá capacitar al aconsejado a madurar por medio del Espíritu Santo. La
verdad es que estoy bastante agradecido con el Señor por tenerme en una iglesia bíblica que me ha
permitido crecer en santidad por medio de la instrucción bíblica.

También podría gustarte