Está en la página 1de 6

1.

     Introducción

    Cada vez es mayor el porcentaje de personas jóvenes con problemas de obesidad, cardíacos,
respiratorios, óseos, etc., en definitiva con problemas de salud a edades cada vez más
tempranas. Desde el sistema educativo se ha confiado al área de educación física el tratamiento
de los contenidos relacionados con la salud y la actividad física.

    El tratamiento de estos contenidos, provoca en el alumnado unas reflexiones que crea una
disonancia cognitiva entre la forma de actuar en su vida cotidiana y cómo hacerlo para mejorar
su salud y calidad de vida. Con estos contenidos le estamos dando al alumnado los
conocimientos necesarios para llevar a cabo una vida más saludable alejándose de actitudes
perjudiciales para el organismo. Proponiendo una mezcla de ejercicio físico, alimentación
equilibrada, descanso e higiene como terapia preventiva a los problemas y enfermedades antes
citadas.

2.     Conceptualización

    La salud es un concepto muy amplio que abarca todas las funciones del organismo, tanto
físicas como psíquicas. La salud es un estado de la persona en que presenta un equilibrio entre
el organismo y su funcionamiento, el entorno y las necesidades que este le genera.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo
bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad”, por tanto se
pueden establecer estos tres componentes de la salud

 Componente físico (a nivel orgánico): hace referencia al funcionamiento óptimo de los


distintos aparatos, sistemas, órganos, tejidos etc. que integran el organismo humano y
cuyas alteraciones morfológicas y fisiológicas determinan las enfermedades.

 Componente mental (a nivel psicológico): indica la necesidad de un equilibrio interno,


mostrando un nivel adecuado de autoestima y aceptándose tal y como es, conociendo
sus capacidades y limitaciones.

 Componente Social: indica el grado de relación del individuo con su entorno. Con el
medio natural en el que se integra y muy especialmente con el grupo humano del que
forma parte en el ámbito familiar, laboral, de ocio y tiempo libre etc.

3.     Justificación de su presencia en el currículo

    En toda la legislación a nivel nacional y autonómico que hace referencia al currículo de
Educación Física se relaciona estrechamente la realización de actividad física con la salud y
calidad de vida, de hecho en Educación Primaria tiene un bloque de contenidos específico y en
Educación Secundaria aparece el bloque de contenidos de Condición Física y Salud, debido a la
relación que tienen ambas en el contexto educativo.

    Algunos ejemplos de lo mencionado anteriormente lo tenemos en el REAL DECRETO


1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas
correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria; que señala lo siguiente:
    “El cuerpo y el movimiento son, por tanto, los ejes básicos en los que se centra la acción
educativa en esta materia. Se trata, por un lado, de la educación del cuerpo y el movimiento en
el sentido de la mejora de las cualidades físicas y motrices y con ello de la consolidación de
hábitos saludables”.

    Siendo algunos de los criterios de evaluación citados en dicho decreto los siguientes:

 Identificar los hábitos higiénicos y posturales saludables relacionados con la actividad


física y con la vida cotidiana.

 Reflexionar sobre la importancia que tiene para la salud una alimentación equilibrada a
partir del cálculo de la ingesta y el gasto calórico, en base a las raciones diarias de cada
grupo de alimentos y de las actividades diarias realizadas.

4.     Propuesta práctica

    Esta propuesta práctica se aconseja llevar a cabo a lo largo de toda la etapa de la
Secundaria, profundizando y ampliando los contenidos conforme avanzamos en cada curso,
para poder conseguir los objetivos de consolidación de los hábitos saludables para el alumnado.

4.1.     Objetivos

 Conocer de forma básica los efectos que produce en el organismo la práctica de


ejercicio físico y su relación con la alimentación y la higiene corporal

 Conocer y adoptar hábitos de higiene individual y colectiva, de ejercicio físico y


alimentación que beneficien la salud.

 Conocer y adoptar hábitos de seguridad en la práctica y en el uso del material.

4.2.     Contenidos

4.2.1.     Hábitos saludables

    Llamamos hábitos saludables a todas aquellas conductas y comportamiento que tenemos
asumidas como propias y que inciden prácticamente en nuestro bienestar físico, mental y social.
Dentro de esta propuesta voy a desarrollar los hábitos higiénicos a nivel individual y a nivel
colectivo; y los hábitos alimenticios.

a.     Hábitos higiénicos

    Se puede definir como las normas de prevención de accidentes y enfermedades, y de


respeto por el entorno; proporcionan las condiciones idóneas para una mejor calidad de vida y
hacen referencia a uno de los principios de la prevención: la higiene.

    Los hábitos higiénicos protegen la salud del individuo (hábitos individuales) y la de los demás
(hábitos colectivos) .Deben aplicarse durante toda la vida, pero, sobre todo, en la práctica de la
actividad física. Aquí expongo algunos de los hábitos que son necesarios incluir en la vida
cotidiana de las personas.

 Hábitos higiénicos individuales:

o Higiene del cuerpo: Limpieza diaria de la piel mediante la ducha; cepillado de


dientes después de cada ingesta de alimentos

o Indumentaria: Se debe llevar una ropa limpia, cómoda y adecuada a la


actividad que se va a llevar a cabo; el calzado ha de ser transpirable, cómodo e
igual que la ropa adecuada a la actividad a realizar.

o Elementos de seguridad: respetar las normas, hacer un uso adecuado del


material y de las instalaciones son elementos necesarios para evitar accidentes
y prevenir lesiones.

 Hábitos higiénicos colectivos:

o Durante la práctica de actividad física: estar bien hidratado, mantener limpia las
instalaciones y en buen estado el material, comunicar al profesor o a la persona
encargada de material cualquier incidencia con éste.

o En el entorno urbano: hacer un buen uso de las papeleras, respetar los


espacios, evitar hacer ruidos molestos para los demás, recoger cualquier
desperdicio o basura que es nos caiga al suelo.

o Respecto al entorno natural y el medio ambiente: respetar las señales


indicadas, no hacer fuego en zonas no habilitadas para ello, hacer un consumo
responsable del agua y de la energía, no dejar residuos a nuestra marcha,
reciclar lo máximo posible, mantener el medio ambiente.

b.     Hábitos alimentarios

    Los hábitos alimentarios se definen como Rutina diaria que acompaña el acto de comer;
incluye horarios, cantidades, tipo de alimentos, preparaciones y gustos. Estos son afectados por
creencias, herencia cultural familiar, capacidad de compra y el conocimiento que se tenga
acerca de la alimentación.

    Las necesidades del cuerpo humano, por lo que se refiere a la actividad física, son, además
de estructurales y reguladoras para el correcto funcionamiento del organismo, energéticas. En
general, mantener unos hábitos alimentarios correctos ayuda a prevenir enfermedades, permite
el buen funcionamiento de todos los órganos, aparatos y sistemas del organismo, y proporciona
la energía necesaria para practicar actividad física.

Los elementos a tratar son los siguientes:

 Conocer los beneficios de una buena alimentación.


 Crear actitudes críticas frente a los mensajes de los medios de comunicación y la
publicidad.

 Conocer y aplicar las normas básicas para llevar unos buenos hábitos alimenticios.

 Conocer y trabajar sobre la pirámide alimenticia para analizar la calidad de nuestra


alimentación.

 Exponer las numerosas enfermedades que son consecuencia de unos malos hábitos
alimenticios.

 Conocer los trastornos alimenticios: anorexia y bulimia.

Consejos para una alimentación saludable:

 La higiene tanto personal como del lugar en que comemos.

 El tiempo destinado a comer: no se debe comer con prisas, hay que masticar y comer
con calma, aunque tampoco excesivamente, ya que de lo contrario se puede derivar en
problemas gástricos (úlceras, hernias,…).

 Se debe realizar al menos cuatro comidas diarias (desayuno, comida, merienda y cena)
y con unos horarios marcados.

 Hay que comer de todo pero olvidarse de alimentos que aporten sólo calorías y no
lleven vitaminas ni componentes sanos.

 Comer bien no engorda. Si llevamos una dieta equilibrada conseguiremos salud tanto
interior como exterior.

 No comer antes ni inmediatamente después de realizar ejercicio físico.

 Asociar la alimentación adecuada con la práctica de ejercicio físico.

4.2.2.     Contenidos Transversales: Educación para la vida en sociedad: Respeto a las


normas de clase. Coeducación: Agrupaciones mixtas. Cultura andaluza: Dieta mediterránea.

4.2.3.     Contenidos Interdisciplinares

    El contenido de este trabajo está relacionado con el resto de las áreas, fomentándose así su
enfoque globalizador. Algunas de las relaciones con otras áreas son las siguientes:

 Ciencias Naturales: Mejora del conocimiento y posibilidades corporales, de actitudes


re respeto a la naturaleza, de sustancias nocivas para la salud.

 Matemáticas: Números, espacios, calculo de calorías, etc.

 Lengua: Lectura y vocabulario.


 Educación Plástica: Creación de murales.

4.3.     Metodología

    Para llevar a cabo este trabajo no existe una metodología única, aunque sí destacar que en
los primeros momentos el profesor debe presentar y motivar al alumnado en el conocimiento y
puesta en práctica de las diferentes acciones que van a llevar a adoptar unos hábitos
saludables.

    Posteriormente y a lo largo del gran grueso del trabajo la metodología a usar debe ser
cognitiva, basada en el descubrimiento guiado y la resolución de problemas, para que sea el
alumnado, de forma cada vez más autónoma, el que vaya conociendo y aplicando los diferentes
hábitos.

    Para la realización de trabajos teóricos individuales y en grupos se utilizará un estilo de


enseñanza tradicional, en particular la asignación de tareas. Y para los trabajos en grupos
parece idóneo un estilo socializador, donde el alumnado reflexione sus acciones cotidianas y
tiendas a contrastarlo con el de resto de los compañeros, siendo orientado por el docente hacia
los hábitos y conductas correctas.

    Otra técnica utilizada y de gran importancia será la reflexión con el alumnado, haciendo al a
éste pensar sobre lo correcto o incorrecto de sus acciones.

4.4.     Recursos

4.4.1.     Recursos materiales: Cuadernillo del alumnado y en ocasiones, material aportado


de casa, para murales. T.I.C. (El cuerpo humano con Pipo), recursos tecnológicos (ordenadores
e internet).

4.4.2.     Recursos espaciales: el gimnasio o el aula común

4.5.     Evaluación

4.5.1.     Criterios de evaluación: - Relaciona salud corporal con hábitos saludables y con
actividad física, y entiende su importancia.

4.5.2.     Instrumentos: - Observación directa, escala de clasificación, listas de control, fichas


del cuadernillo, ficha de tallas, cuestionario de autoevaluación y ficha de evaluación.

4.6.     Atención a la diversidad

    Estas tareas no tienen una carga física importante como para que alumnado enfermo o con
problemas físico-motores puedan realizar, así que en un primer momento, este trabajo será
practicado por la totalidad del alumnado, siempre teniendo en cuenta el ritmo evolutivo de cada
uno.

    Algunas ayudas a proporcionar al alumnado que necesite una enseñanza más individualizada
son los siguientes:
 Aumentar el tiempo al alumnado para la realización de las tareas si es pertinente.

 Puede usarse la ayuda familiar para la realización del trabajo en casa con las fichas y
los murales.

4.7.     Temporalización y secuenciación

    La temporalización del trabajo será a lo largo de todo el curso, incluyéndose sesiones dentro
del resto de las unidades didácticas desarrolladas, realizándose de forma itinerante.

    Con ello conseguimos que el alumnado tenga presente estos contenidos a lo largo de todo el
curso y no de forma puntual en un momento de éste.

4.8.     Tipología de actividades a realizar

a. Actividades de Ejecución

o Cuestionario sobre hábitos cotidianos.

o Aseo personal (al finalizar las sesiones).

o Vestimenta adecuada.

o Mural de dieta adecuada y equilibrada: “Pirámide de alimentación” (Programa


“5 al día”).

o Hábitos de sesión: calentamiento, relajación, estiramientos,...

o Seguridad en la práctica

o Hábitos higiénicos,…

b. Actividades de Evaluación: Fichas realizadas del cuadernillo, aportación de trabajos


y juegos recopilados, y puesta en práctica de las indicaciones dadas en clase.

c. Actividades Finales: Reflexiones de las actividades realizadas.