Está en la página 1de 7

Población armenia, muertos y supervivientes (1914–

1923)
No hay consenso respecto de cuántos armenios perdieron la vida durante el genocidio
armenio. Entre los historiadores occidentales, hay un acuerdo general de que más de
800 000 armenios murieron entre 1914 y 1918. Las estimaciones varían entre 800 000144 y
1,5 millones (por los gobiernos de Francia,145 Canadá146 y otros estados). La Encyclopædia
Britannica hace referencia a la investigación de Arnold J. Toynbee, un oficial de
inteligencia de la Oficina de Asuntos Exteriores del Reino Unido, quien estimó que
600 000 armenios "murieron o fueron masacrados durante la deportación" en un informe
compilado el 24 de mayo de 1916.108 Sin embargo, esta cifra representa únicamente el
primer año del Genocidio y no tiene en cuenta a los que murieron o fueron asesinados
después de mayo de 1916.147

Según documentos que pertenecieron a Talaat Pasha, más de 970 000 armenios otomanos
desaparecieron de los registros oficiales de población entre 1915 y 1916. En 1983, la viuda
de Talaat, Hayriye Talaat Bafralı, entregó los documentos y registros al periodista turco
Murat Bardakçı, quien los publicó en un libro titulado The Remaining Documents of Talat
Pasha (también conocido como "Libro Negro de Talat Pasha"). Según los documentos, el
número de armenios que vivían en el Imperio Otomano antes de 1915 era de 1.256.000. Sin
embargo, en una nota a pie de página del propio Talaat Pasha, se presumía que la población
armenia se había subestimado en un treinta por ciento. Además, no se tomó en cuenta la
población de armenios protestantes. Por lo tanto, según el historiador Ara Sarafian, la
población de armenios debería haber sido de aproximadamente 1,7 millones antes del inicio
de la guerra.148 En 1917, dos años más tarde, ese número se había reducido a 284 157.149

Mientras que los censos otomanos reclamaban una población armenia de 1,2 millones, Fa'iz
El-Ghusein (el Kaymakam de Kharpout) escribió que había aproximadamente 1,9 millones
de armenios en el Imperio Otomano150 y algunos estudiosos modernos estiman que hay más
de 2 millones.151 El funcionario alemán Max Erwin von Scheubner-Richter escribió que
menos de 100 000 armenios sobrevivieron al genocidio. El resto fue exterminado (en
alemán, ausgerottet).152:329–30

Durante la guerra turco-armenia de 1920,153:327 se calcula que entre 60 000 y 98 000 civiles
armenios fueron asesinados por el ejército turco.154 Algunas estimaciones sitúan el número
total de armenios masacrados en cientos de miles.43:327153 Dadrian caracterizó las masacres
en el Cáucaso como un "genocidio en miniatura".44:360

Testigos directos e informes


Cientos de testigos presenciales, incluidos diplomáticos neutrales de los Estados Unidos y
los propios aliados del Imperio Otomano, Alemania y Austria-Hungría, registraron y
documentaron numerosos actos de masacres patrocinadas por el estado. Muchos
funcionarios extranjeros se ofrecieron a intervenir en nombre de los armenios, incluido el
Papa Benedicto XV, solo para ser rechazados por funcionarios del gobierno otomano que
afirmaban que estaban tomando represalias contra una insurrección pro rusa.15:177 El 24 de
mayo de 1915, la Triple Entente advirtió al Imperio Otomano que "en vista de estos nuevos
crímenes de Turquía contra la humanidad y la civilización, los Gobiernos Aliados anuncian
públicamente a la Sublime Puerta que harán personalmente responsables de estos crímenes
a todos los miembros del gobierno otomano, así como los de sus agentes que estén
implicados en tales masacres".155

Misión de los Estados Unidos en el Imperio Otomano

Telegrama enviado por el embajador Henry Morgenthau, Sr. al Departamento de Estado de


los Estados Unidos el 16 de julio de 1915 describiendo las matanzas a armenios como "una
campaña de exterminio racial".

Los Estados Unidos tenían consulados en todo el Imperio Otomano, incluyendo


ubicaciones en Edirne, Elâzığ, Samsun, Esmirna, Trebisonda, Van, Constantinopla y Alepo.
Era oficialmente neutral y nunca declaró la guerra al Imperio Otomano. Además de los
consulados, había numerosos misioneros protestantes estadounidenses establecidos en las
regiones pobladas por armenios, incluidos Van y Kharput. Las atrocidades se publicaron
regularmente en periódicos y revistas literarias de todo el mundo.42:282–5

A su regreso a casa en 1924, después de treinta años como cónsul de Estados Unidos en
Oriente Próximo, y durante la mayor parte de la década anterior como cónsul general en
Esmirna, George Horton escribió su propia "reseña del exterminio sistemático de las
poblaciones cristianas por parte de los mahometanos y de la culpabilidad de ciertas grandes
potencias: con una historia verdadera de la quema de Esmirna" (subtítulo de 1926, El
destrozo de Asia).156 El relato de Horton citó numerosas comunicaciones contemporáneas e
informes de testigos presenciales, incluida una de la masacre de Phocea en 1914, por un
francés, y dos de las masacres armenias de 1914/15, por un ciudadano estadounidense y un
misionero alemán.156:28–29, 34–37. También citó al empresario estadounidense Walter M.
Geddes con respecto a su tiempo en Damasco: "varios turcos[,] a quienes entrevisté, me
dijeron que el motivo de este exilio era exterminar la raza".157
Muchos estadounidenses se manifestaron en contra del genocidio, entre ellos el
expresidente Theodore Roosevelt, el rabino Stephen Wise, Alice Stone Blackwell y
William Jennings Bryan, el secretario de Estado de los Estados Unidos hasta junio de 1915.
En los Estados Unidos y el Reino Unido, a los niños se les recordaba regularmente limpiar
sus platos mientras comían y "recordar a los hambrientos armenios".158

La historia del embajador Morgenthau

Al promulgarse las órdenes de deportaciones y masacres, muchos funcionarios consulares


informaron sobre lo que estaban presenciando al embajador Henry Morgenthau, Sr., quien
describió las masacres como una "campaña de exterminio de razas" en un telegrama
enviado el 16 de julio de 1915 al Departamento de Estado de los Estados Unidos. En las
memorias que completó durante 1918, Morgenthau escribió:

Cuando las autoridades turcas dieron órdenes para estas deportaciones, simplemente
estaban dando la sentencia de muerte a toda una raza; entendieron esto bien y, en sus
conversaciones conmigo, no hicieron ningún intento particular por ocultar el hecho ...67:213

Las memorias e informes describieron vívidamente los métodos utilizados por las fuerzas
otomanas y documentaron numerosos casos de atrocidades cometidas contra la minoría
cristiana.159 El canónigo francés Eugène Griselle publicó en 1912: 'Armenia mártir, víctima
del pangermanismo', donde contabiliza en bloque muertes, violaciones, y conversiones
forzosas.

Fuerzas aliadas en Oriente Medio

En el frente de Oriente Medio, los militares británicos se enfrentaron a las fuerzas otomanas
en el sur de Siria y Mesopotamia. La diplomática británica Gertrude Bell presentó el
siguiente informe después de escuchar la cuenta de un soldado otomano capturado:

El batallón abandonó Alepo el 3 de febrero y llegó a Ras al-Ain en doce horas ... unos
12 000 armenios estaban concentrados bajo la tutela de unos cien kurdos ... A estos kurdos
se les llamaba gendarmes, pero en realidad eran simples carniceros; Se ordenó
públicamente a bandas de ellos que llevaran a grupos de armenios, de ambos sexos, a varios
destinos, pero tenían instrucciones secretas para destruir a hombres, niños y ancianas ...
Uno de estos gendarmes confesó haber matado a 100 hombres armenios él mismo ... Las
vacías cisternas y cuevas del desierto también estaban llenas de cadáveres ...77:327

Winston Churchill describió las masacres como un "holocausto administrativo" y señaló


que "el despacho de la carrera de Asia Menor fue tan completo como tal acto, en una escala
tan grande, que podría ser... No hay duda razonable que este crimen fue planeado y
ejecutado por razones políticas. La oportunidad se presentó para limpiar el territorio turco
de una raza cristiana que se oponía a todas las ambiciones turcas, acariciando ambiciones
nacionales que solo podían satisfacerse a expensas de Turquía y plantadas geográficamente
entre turcos y caucásicos musulmanes".77:329
Arnold Toynbee: The Treatment of Armenians

El historiador Arnold J. Toynbee publicó la colección de documentos The Treatment of


Armenians in the Ottoman Empire («El tratamiento de los armenios en el Imperio
Otomano») en 1916. Junto con el político e historiador británico Vizconde James Bryce,
compiló declaraciones de sobrevivientes y testigos presenciales de otros países, entre ellos
Alemania, Italia, los Países Bajos, Suecia y Suiza, que también atestiguaron la masacre
sistemática de armenios inocentes por las fuerzas del gobierno otomano.160

Bryce había presentado el trabajo a los académicos para su verificación antes de su


publicación. El profesor Gilbert Murray de la Universidad de Oxford declaró: "...la
evidencia de estas cartas e informes soportará cualquier escrutinio y superará cualquier
escepticismo. Su autenticidad se establece sin lugar a dudas". Otros profesores, entre ellos
Herbert Fisher, de la Universidad de Sheffield y el expresidente de la Asociación de
Abogados de Estados Unidos, Moorfield Storey, llegaron a la misma conclusión.44:228–29

Misión conjunta austrogermana

Como aliados durante la guerra, la misión imperial alemana en el Imperio Otomano incluía
componentes militares y civiles. Alemania había negociado un acuerdo con la Sublime
Puerta para encargar la construcción del ferrocarril de Bagdad, que se extendería desde
Berlín hasta Oriente Medio. A principios de 1915, la misión diplomática de Alemania fue
dirigida por el embajador Hans Freiherr von Wangenheim, quien, tras su muerte en 1915,
fue sucedido por el conde Paul Wolff Metternich. Al igual que Morgenthau, von
Wangenheim comenzó a recibir muchos mensajes perturbadores de funcionarios consulares
en torno al Imperio Otomano que detallaban las masacres de armenios. Desde la provincia
de Adana, el cónsul Eugene Buge informó que el jefe de la CUP había jurado masacrar a
los armenios que habían sobrevivido a las marchas de deportación.42:186 En junio de 1915,
von Wangenheim envió un cable a Berlín informando que Talaat había admitido que las
deportaciones no se habían "llevado a cabo debido a 'solo consideraciones militares'". Un
mes más tarde, llegó a la conclusión de que "ya no había dudas de que la Sublime Puerta
estaba tratando de exterminar a la raza armenia en el Imperio turco".78:213

Cuando Wolff-Metternich sucedió a von Wangenheim, continuó enviando cables similares:


"El Comité [CUP] exige la extirpación de los últimos restos de los armenios y el gobierno
debe ceder ... Se asigna un representante del Comité a cada una de las administraciones
provinciales ... Turquificación significa licencia para expulsar, matar o destruir todo lo que
no sea turco".161162:161
Informe de un misionero alemán sobre la masacre de armenios en Erzerum, el 31 de julio
de 1915.

Otra figura notable en el campamento militar alemán fue Max Erwin von Scheubner-
Richter, quien documentó varias masacres de armenios. Envió quince informes sobre
"deportaciones y asesinatos en masa" a la cancillería alemana. Su informe final señaló que
menos de 100 000 armenios quedaron con vida en el Imperio Otomano: el resto fue
exterminado (en alemán, ausgerottet).77:329–30 Scheubner-Richter también detalló los
métodos del gobierno otomano, señalando su uso de la Organización Especial y otros
instrumentos burocratizados de genocidio, así como la forma en que los otomanos
provocaban y exageraban la autodefensa armenia para crear la ilusión de una rebelión. Esto
sirvió para justificar la deportación de los armenios, que hoy todavía discuten los
negacionistas del genocidio.163 Richter dijo que las deportaciones tenían el propósito de
encubrir la masacre de armenios:

He conducido una serie de conversaciones con personajes turcos competentes e influyentes,


y estas son mis impresiones: Un gran segmento del partido Ittihadista [Juventud Turca]
mantiene el punto de vista de que el Imperio turco debe basarse únicamente en el principio
del Islam y el Panturquismo. Sus habitantes no musulmanes y no turcos deberían ser
islamizados por la fuerza o, de lo contrario, deberían ser destruidos. Estos señores creen
que el tiempo es propicio para la realización de este plan. El primer punto de esta agenda se
refiere a la liquidación de los armenios. Va a colgar ante los aliados el espectro de una
supuesta revolución preparada por el partido Dashnak Armenio. Además, los incidentes
locales de malestar social y los actos de autodefensa armenios serán provocados e inflados
deliberadamente y se utilizarán como pretextos para efectuar las deportaciones. Sin
embargo, una vez en ruta, los convoyes serán atacados y exterminados por bandidos kurdos
y turcos, y en parte por gendarmes, quienes serán instigados para ese propósito por
Ittihad.164
Según Bat Ye'or, un historiador israelí, los alemanes también fueron testigos de la muerte
de los armenios. Ye'or escribe: "Los alemanes, aliados de los turcos en la Primera Guerra
Mundial... vieron cómo las poblaciones civiles estaban encerradas en las iglesias y
quemadas, o reunidas en masa en los campamentos, torturadas hasta la muerte y reducidas a
cenizas".165 Los oficiales alemanes estacionados en el este de Turquía cuestionaron la
afirmación del gobierno de que habían estallado revueltas armenias, lo que sugiere que las
áreas estaban "tranquilas hasta que comenzaron las deportaciones".78:212 Otros alemanes
apoyaron abiertamente la política otomana contra los armenios. Como Hans Humann, el
agregado naval alemán en Constantinopla, le dijo al Embajador de los Estados Unidos
Henry Morgenthau:

He vivido en Turquía la mayor parte de mi vida ... y conozco a los armenios. También sé


que armenios y turcos no pueden vivir juntos en este país. Una de ellos tiene que irse. Y no
culpo a los turcos por lo que les están haciendo a los armenios. Creo que están totalmente
justificados. La nación más débil debe sucumbir. Los armenios desean desmembrar
Turquía; están en contra de los turcos y los alemanes en esta guerra, y por lo tanto no tienen
derecho a existir aquí.67:257

En una conferencia sobre genocidio celebrada en 2001, el profesor Wolfgang Wipperman


de la Universidad Libre de Berlín presentó documentos que evidencian que el Alto Mando
alemán estaba al tanto de los asesinatos en masa en ese momento, pero optó por no
interferir o denunciar.77:331 En sus informes a Berlín en 1917, el general Hans von Seeckt
apoyó los esfuerzos de reforma de los Jóvenes Turcos, escribiendo que "la debilidad
interior de Turquía en su totalidad, exige que se escriba la historia y la costumbre del nuevo
imperio turco".166 Seeckt agregó que "solo se mencionan unos pocos momentos de la
destrucción. Los niveles superiores de la sociedad se han vuelto poco bélicos, y la razón
principal es la creciente mezcla con elementos extraños de una antigua cultura no
tradicional".166 Seeckt culpó a los judíos y los armenios de todos los problemas del Imperio
Otomano, a quienes retrató como una quinta columna al servicio de los Aliados.166 En julio
de 1918, Seeckt envió un mensaje a Berlín diciendo que "es una situación imposible el
aliarse con los turcos y defender a los armenios. En mi opinión, cualquier consideración
cristiana, sentimental y política debería ser eclipsada por una dura, pero clara necesidad de
guerra".166

Una fotografía muestra a dos oficiales del ejército alemán no identificados, en compañía de
tres soldados turcos y un hombre kurdo, de pie en medio de restos humanos. Su
descubrimiento llevó al periodista inglés Robert Fisk a trazar una línea directa desde el
Genocidio armenio al Holocausto. Fisk, aunque reconoció el papel que desempeñó la
mayoría de los diplomáticos y parlamentarios alemanes en la condena de los turcos
otomanos, señaló que algunos testigos alemanes del holocausto armenio jugarían un papel
en el régimen nazi. Por ejemplo, Konstantin Freiherr von Neurath, quien estuvo vinculado
al 4.º Ejército turco en 1915 con instrucciones para monitorear las "operaciones" contra los
armenios, más tarde se convirtió en el ministro de Relaciones Exteriores de Adolf Hitler y
"Protector de Bohemia y Moravia" durante el terror de Reinhard Heydrich en
Checoslovaquia.167

Armin T. Wegner
El aspirante a escritor alemán Armin T. Wegner se inscribió como médico durante el
invierno de 1914–1915. Desafió la censura tomando cientos de fotografías168 de armenios
que fueron deportados y posteriormente murieron de hambre en los campamentos del norte
de Siria77:326 y en los desiertos de Deir-er-Zor. Wegner era parte de un destacamento alemán
bajo el mariscal de campo von der Goltz estacionado cerca del ferrocarril de Bagdad en
Mesopotamia. Más tarde declaró: "Me aventuro a reclamar el derecho de presentar ante
ustedes estas imágenes de miseria y terror que pasaron ante mis ojos durante casi dos años,
y que nunca se borrarán de mi mente".169 Finalmente, fue arrestado por los alemanes y
llamado a Alemania.

Wegner protestó contra las atrocidades en una carta abierta presentada al presidente de los
Estados Unidos, Woodrow Wilson, en la conferencia de paz de 1919. La carta defendía la
creación de un estado armenio independiente. También en 1919, publicó Der Weg ohne
Heimkehr («El camino sin retorno»), una colección de cartas que había escrito durante lo
que consideraba el "martirio" (alemán: "Martyrium") de los armenios.170

Destination Nowhere: The Witness es un documental producido por J. Michael Hagopian


que representa el relato personal de Wegner del Genocidio Armenio a través de las propias
fotografías de Wegner. Antes de la publicación del documental, Wegner fue honrado en el
Museo del Genocidio Armenio en Ereván por defender la difícil situación de los armenios a
lo largo de su vida.171

También podría gustarte