Está en la página 1de 16

“NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE”

RETIRO

www.tovpil.org 1 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

CUARTO DÍA
El Dolor de Una Pedagogía

Bienvenida
(Audio 1 Bienvenida 4to día)

Bienvenidos a este cuarto día y último de Retiro “Nada te turbe, nada te


Espante”. Ten preparada el área adecuada donde vas a vivir este tiempo
con el Señor: una mesa, una silla donde puedas estar cómodo para poner
Biblia, cuaderno, pluma, todos los materiales, que ocupas; no olvides los
anexos, para que los tengas listos a la hora que se van a ocupar. Si no
dispones de un área como esta, que no se problema, lo importante es que
estés en un lugar donde no se produzcan interrupciones. Te recuerdo el
cuaderno espiritual para estar haciendo las anotaciones a lo largo de las
charlas, ya que al final podrás tú identificar los momentos en los que tuviste
un encuentro personal con El Señor.

Pidamos al Espíritu Santo que hace TODO BIEN, que se quede con nosotros
y demos las gracias por habernos acompañado a lo largo de este día. “Ven
Espíritu de Dios, Ven Esposo de María y quédate con nosotros. Gracias por
darnos la oportunidad de crecer en tus dones: ¡Santifícanos! ¡Vivifícanos!
¡Renuévanos! Empezamos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo. Amen.

CHARLA IV El Dolor una Pedagogía


(Audio 2 Cuarta Charla parte 1)

Vamos a comenzar esta segunda reflexión, buscando en tu Biblia personal


el texto del Libro de Eclesiástico 2, 1-18. Por favor en este momento toma
tu Biblia y busca este texto Eclesiástico 2, 1-18. Busca el texto y ya que lo
encuentres sepáralo y cierra tu Biblia. Quiero que escuches al Señor, es Él
el que viene a hablarte con estas mismas palabras tan antiguas.

www.tovpil.org 2 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Abramos los oídos, la mente y el corazón; con actitud expectante para que
escuches estas Palabras como si fueran solo para ti.

Con tu Biblia cerrada escucha. Después de la proclamación nos quedaremos


dos minutos en silencio para meditar personalmente el texto. En seguida
podrás abrir tu Biblia y volver a leer este texto.

(Lectura del texto Bíblico)

Nos quedamos así, en silencio, meditando este texto (pausa). Enseguida


podrás abrir tu Biblia y volver a leer esta cita, identificando en que texto te
habló el Señor; por un espacio de dos minutos.

(Pasados los dos minutos de silencio, el Guía continúa)

(Audio 3 Cuarta Charla parte 2)

Es importante esclarecer que, a través de estas charlas no estamos


propiciando un hedonismo egocéntrico y cerrado: liberar al hombre del
sufrimiento y hacerlo feliz. En nuestro caso, queremos trascender ese
objetivo: buscamos dejar al hombre en tales condiciones que sea capaz de
amar, de modo que estamos así presentando un programa netamente
evangélico.

¿Qué significan mis sufrimientos? ¿Para qué sirven?


Esa es la pregunta más antigua del viejo corazón humano.

Y aún hoy resuena, pues no hay persona que, metida entre las llamas del
sufrimiento, no se haga, explicita o confusamente, y con carácter de
rebeldía esa misma pregunta: ¿Para qué?

El drama no está en sufrir, sino en sufrir inútilmente.


¿Para qué el dolor? ¿Para qué sirve? ¿Cuál es su sentido?
Y la respuesta, por cierto, será la receta más liberadora: eso sí, a condición
de tener y vivir una sólida fe.

www.tovpil.org 3 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Entremos pues, en el valle de la fe. Todo cuanto expusimos y propusimos


en las charlas anteriores, dado que nos hemos movido en un nivel
puramente humano, sirven de orientación tanto para los que no tienen fe,
o la tienen débil, y también para quienes tienen una fe recia.

Pero el horizonte que vamos a abrir en esta charla sólo será comprensible
y liberador para aquellos que viven vigorosamente el don de la fe. La viga
maestra que resume sostiene y da firmeza a todo cuanto vamos a exponer
son las palabras del apóstol Pablo: “Suplo en mi carne lo que falta a los
sufrimientos de Cristo por su Cuerpo, que es la Iglesia”.

Es obvio que existen otros manantiales de dolor, distintos de los que hemos
expuesto aquí, como guerras, epidemias, opresión, hambre… Hasta ahora,
hemos abordado tan sólo los sufrimientos intrapersonales, aquellas
tribulaciones que las personas pueden atenuar y superar por sí mismos, y
con los métodos indicados.

En esta charla vamos a abrirnos, como Cristo, a la universalidad del dolor


humano.

Jesús fue el varón de dolores.

La carta a los Hebreos (Heb 5, 8), después de decirnos que Jesús vivió
rodeado de debilidad, agrega que Cristo, sufriendo, aprendió a obedecer.
Llama la atención el término “obedecer”.

La palabra “obedecer” indica que Jesús asumía el dolor de una manera


activa y personal, como una ofrenda consciente y voluntaria, y así dio a su
sufrimiento una finalidad y un significado.

Sufrir voluntariamente no significa que Cristo saliera a buscar de modo


expreso el sufrimiento. Cuando el dolor se hizo presente en su vida, no lo
consideró como una ciega fatalidad o mala suerte, sino como una permisión
de la voluntad del Padre.

www.tovpil.org 4 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Asumió en silencio y con amor, la voluntad que permitía aquel sufrimiento.


Y, por haber sufrido, Jesús puede ayudar a los que sufren. Los atribulados y
Jesús están, pues, hermanados en el dolor. Por eso, Jesús tiene voz y
autoridad para convocar a todos los agobiados por las tribulaciones, para
ofrecerles una copa de alivio y descanso: “Venid a mí”.

Aquel que sufre en la fe, sufre con Jesús y como Jesús. Más aún, es Jesús
mismo el que sufre y muere de nuevo en el atribulado. El apóstol Pablo en
su carta a los corintios nos dice que: “Llevamos por todas partes, grabado
en nuestro cuerpo, el morir de Jesús” (2 Cor 4, 10).

Se trata precisamente, de lo siguiente: el que sufre en la fe, está sufriendo


con Cristo y como Cristo, y, además, está participando del dolor y de la
muerte del Señor.

Es decir, es Jesús mismo quien está sufriendo y muriendo de nuevo,


hermanado y convertido en una misma cosa con los agonizantes, inválidos
y traicionados.

Pero, hay un peligro... el peligro de que estas consideraciones vengan a ser


nada más que puras palabras, nada más que eso.

Si de verdad queremos que estas reflexiones se concreten en un consuelo


real y fuente de paz, es imprescindible cumplir con la condición de vivirlo
todo en la fe. Que quiere decir, que el cristiano que sufre debe unirse
conscientemente al Cristo doliente, debe acompañar cargando con paz su
propia cruz a Cristo que sube al Calvario, llevando con amor la suya.

Debe asumir el dolor amorosamente, de modo consciente y voluntario,


sabiendo que de esa manera su sufrimiento, igual que el de Jesús, se torna,
fecundo y creador, en fuente de vida y redención.

Reiteramos: todo esto con la condición de que asuman las pruebas de la


vida en el espíritu de Jesús, es decir, de una manera personal, activa y
consciente.

www.tovpil.org 5 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Podemos hablar del carácter creador del dolor cristiano. Es decir, el que
sufre en silencio y paz, como Jesús y por Jesús, no solo confiere al dolor un
sentido, sino también una utilidad dinámica y fecunda.

La conclusión salta a la vista: si Jesús redimió al mundo aceptando


silenciosamente el dolor, todo cristiano que se asocie a ese dolor con su
propio sufrimiento, participa del carácter redentor de Jesús. Redime junto
a Jesús.

Y si, en medio de las dudas, sufrimientos y culpas, de todos los dolores


físicos y morales, desconsuelos y rebeldías, si el verdadero cristiano,
muchas veces vacilante, consigue hacer aquel gesto liberador, de ofrecer al
Padre una confianza total y absoluta, como Jesús y con Jesús. Si, en
situaciones extremadamente desesperadas, cuando muere en sus labios el
murmullo de cualquier oración y él no dispone de más ninguna palabra, si
consigue permanecer delante de Dios, así simplemente vacío y árido, en
una confianza absoluta y radical, capaz no sólo de apaciguar su rabia y
rebeldía, sino hasta de soportar todo peso del dolor. Entonces, aunque no
se le encuentre explicación al dolor, se le puede soportar.

Pero eso solamente, si a pesar de todo, el cristiano pronuncia el “hágase”,


el eterno “amén”, y se abandona, que se haga su voluntad, con amor,
veneración y adoración.

Entonces, habrás contribuido a la Redención del mundo asociándote a la


tarea redentora de Jesús con tu propio dolor, habrás abierto surcos
indelebles en las entrañas de la transhistoria que no los borrarán ni los
vientos, ni las lluvias; habrás realizado una labor que trasciende los tiempos
y los espacios.

Así se comprende la expresión de Pablo cuando dice: “¡Ahora me alegro de


mis padecimientos!” (Colosenses 1, 24).

Dejo ahora sobre sus cabezas dolientes esta bendición:

www.tovpil.org 6 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

“Bienaventurados los que sufren en paz la tribulación y la enfermedad


porque serán coronados con una diadema de oro”.

El que no ha sufrido, se parece a una caña de bambú: no tiene meollo, no


sabe nada. Un gran sufrimiento se parece a una tempestad que devasta y
arrasa una amplia región. Pasada la prueba el paisaje reluce lleno de calma
y de serenidad.

Una gran tribulación hace crecer al hombre en madurez y sabiduría más que
cinco años de crecimiento normal. Lo que sucede es lo siguiente: cuando la
tribulación cae de sorpresa sobre el hombre, y le envuelve como la noche,
él no ve nada. En ese momento, es muy difícil disponer de una mirada de fe
porque la persona no ve más que la perversidad humana y las causas
inmediatas.

Pero cuando se toma cierta distancia, se abre la perspectiva y el hombre


extiende una larga mirada, la mirada de la fe. En ese momento el hombre
comienza a comprender que lo que aconteció fue una pedagogía de Dios y,
en el fondo, una predilección liberadora.

Si te detienes un momento, miras atrás en tu vida y reflexionas un poco,


descubrirás que ciertos acontecimientos dolorosos de tu pasado que, en su
momento, te parecieron tremendas desgracias, hoy, diez años después,
resultaron providenciales, estás comprobando que te han traído mucha
bendición, desprendimiento de ti mismo y sabiduría.

A través de una visión de fe se distinguen dos niveles: El fenómeno y la


realidad: el fenómeno es lo que se ve y la realidad es lo que no se ve. Lo que
se ve son las reacciones psicológicas, las leyes biológicas etc., que
eventualmente pueden incidir en nuestras tribulaciones. Lo que no se ve es
la Realidad, el Señor Dios, fundamento fundante de todo.

Abandonarse consiste, pues, en desprenderse de sí mismo para entregarse,


todo entero, en las manos de Aquel que me ama. No se encontrará ruta más
rápida y segura de liberación que la “terapia” del abandono.

www.tovpil.org 7 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Liberarse consiste en depositar en Sus Manos todo lo que está consumado,


todo lo que es impotencia y limitación: la ley de la precariedad, la ley de la
transitoriedad, la ley de la insignificancia humana, la ley del fracaso, la ley
de la enfermedad, la ley de la ancianidad, la ley de la soledad, la ley de la
muerte. Consiste, en suma, en aceptar el misterio universal de la vida.

¡Y nuestra morada se llamará PAZ!

CT. 26 Canto Hazme un Instrumento de Tu Paz


(Audio 4. Canto Hazme un Instrumento de Tu Paz)

Busquemos el canto 26/Cantoral del Tallerista: “Hazme un instrumento de


tu paz”.

Hazme un instrumento de tu Paz,


donde haya odio, lleve yo tu amor,
donde haya injuria, tu perdón, Señor,
donde haya duda, fe en Ti.

Maestro ayúdame a nunca buscar


querer ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como yo amar.

Hazme un instrumento de tu Paz;


que lleve tu esperanza por doquier,
donde haya oscuridad, lleve tu luz,
donde haya pena, tu gozo, Señor.

Maestro…

Hazme un instrumento de tu Paz:


es perdonando que nos das perdón;
es dando a todos que Tú te nos das;
muriendo es que volvemos a nacer.

www.tovpil.org 8 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Maestro…

Hazme un instrumento de tu Paz.

E. 33 Oración de Abandono
(Audio 5 Oración de Abandono)

Abandonarse consiste pues en desprenderse de sí mismo para entregarse.


Dice Padre Ignacio que no habrá derrota para aquel que se abandona; que
no habrá en el mundo satisfacción más grande para aquel que se supera a
sí mismo y sus propios límites. Y esto solo se consigue con el abandono.
Iniciemos pues, esta oración. Te invito a que cierres tus ojos y trates de
sentir esta oración como si saliera de tu corazón, como si fueras tú mismo
el que la hubieras escrito.

Padre,
en tus manos me pongo.
Haz de mi lo que quieras.
Por todo lo que hagas de mí,
te doy gracias.

Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo,


con tal que tu voluntad se haga en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más. Dios mío.
Pongo mi alma entre tus manos,
te la doy, Dios mío,
con todo el ardor de mi corazón
porque te amo,
y es para mí una necesidad de amor
el darme, el entregarme
entre tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre. Amén.

www.tovpil.org 9 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Quédate así, en silencio, dejando que esta Oración inunde tu alma, tus
sentidos, tus pensamientos, tus sentimientos, quédate así, y enseguida
podrás buscar la Oración y volver a repetirla en tu corazón hasta hacerla
tuya. Por el momento, así como estas pon el siguiente audio y escucha esta
canción, Nada te turbe, nada te espante.

S. 7 Canto Nada te Turbe


(Audio 6. canto Nada te Turbe)

Busquemos el canto 7/Libro Senda “Nada te Turbe”.

Nada te turbe, nada te espante,


quien a Dios tiene nada le falta.
Nada te turbe, nada te espante,
solo Dios basta.
Nada te turbe…
(boca cerrada)
Nada te turbe….

Clausura
(Audio 7 Clausura y Orientaciones Practicas)

Queridos Hermanos y Hermanas hemos llegado al fin de este Retiro,


llevando en nuestra mente que todo lo que nos sucederá o nos ha sucedido
en la Vida hay que entregarlo en las manos amorosas del Padre a través de
la Oración de Abandono.

Para finalizar quiero compartir con ustedes unas orientaciones Prácticas


que nos deja Padre Ignacio. Si tú ya has vivido los Talleres de Oración y Vida
y tienes el libro Encuentro, las podrás encontrar en la sección “Para Orar”.

No es lo mismo orar que rezar, rezar puede ser fácil, rezar un rosario, rezar
una oración escrita; pero para orar, para orar se necesita más que eso; nos

www.tovpil.org 10 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

cita Padre Ignacio que orar no es fácil, pero con un método, orden y
disciplina como lo ofrece y lo ha dejado en su herencia en los Talleres de
Oración y Vida, esto resulta muy práctico.

Te voy a Compartir estas “Orientaciones Practicas”


(Libro Encuentro Pág. 113-115)

1.- Cuando al orar sientas sueño, ponte de pie, cuerpo recto y talones
juntos, tus puntas de los pies separadas.

2.- Cuando sientas sequedad o aridez, piensa que puede tratarse de


pruebas divinas o emergencias de la naturaleza. No hagas violencia para
“sentir”. Hazte acompañar por los tres ángeles: PACIENCIA. Acepta con Paz
lo que tú no puedes solucionar. PERSEVERANCIA. Sigue orando, aunque no
sientas nada. ESPERANZA. Todo pasará mañana será mejor.

3.- Nunca olvides que la vida con Dios es vida de Fe. Y la fe no es sentir sino
saber. No es emoción sino convicción. No es evidencia sino certeza.

4.- Para orar necesitas método, orden, disciplina, pero también flexibilidad,
porque el Espíritu Santo puede soplar en el momento menos pensado. La
gente se estanca en la Oración por falta de método. El que ora de cualquier
manera llega a ser cualquier cosa.

5.- Ilusión no, esperanza sí. La Ilusión se desvanece, la esperanza


permanece. Esfuerzo sí, violencia no. Una fuerte agitación por sentir
devoción sensible produce fatiga mental y desaliento.

6.- Piensa que Dios es Gratuidad. Por eso su pedagogía para con nosotros
es desconcertante; debido a eso, en la oración no hay lógica humana; a tales
esfuerzos tales resultados, a tanta acción, tanta reacción; a tal causa tal
efecto. Al contrario, no habrá proporción entre tus esfuerzos en la oración
y los resultados. Sabe que la cosa es así y acéptela con paz.

www.tovpil.org 11 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

7.- La oración es relación con Dios. Relación es movimiento de las energías


mentales, un movimiento de adhesión a Dios. Es pues, normal que se
produzca en el alma emoción o entusiasmo. Pero ¡Cuidado! Es
imprescindible que ese estado emotivo quede controlado por el sosiego y
la serenidad.

8.-La visitación divina, durante la actividad orante, puede producirse en


cualquier momento, al comienzo, en medio o al final; en todo tiempo o en
ningún momento. En este último caso, ten cuidado, no dejarte llevar por el
desaliento y la impaciencia. Al contrario, relaja los nervios, abandónate y
continúa orando.

9.- Te quejas: rezo, pero no se nota en mi vida. Para derivar la fuerza de la


oración en la vida, primero sintetiza la oración de la mañana, en una frase
simple; por ejemplo: ¿Qué haría Jesús en mi lugar? Y recuérdatela en cada
nueva circunstancia del día. Y segundo, cuando llegue una contrariedad o
prueba fuerte, DESPIERTA y toma conciencia de que tienes que SENTIR,
REACCIONAR Y ACTUAR COMO JESÚS.

10.- No pretendas cambiar tu vida, te basta con mejorar. No busques ser


humilde, te basta con hacer actos de humildad. No pretendas ser virtuoso,
te basta con hacer actos de virtud. Ser virtuoso significa actuar como Jesús.

Con las recaídas no te asustes. Recaídas significa actuar según tus rasgos
negativos. Cuando estés descuidado o desprevenido, vas a reaccionar según
tus impulsos negativos. Es normal, ten paciencia. Cuando llegue la ocasión,
procura no estar desprevenido, sino despierto, y trata de actuar según los
impulsos de Jesús.

11.-Toma conciencia de que puedes muy poco. Te lo digo para animarte.


Para que no te desanimes cuando lleguen las recaídas. Piensa que el
crecimiento en Dios es sumamente lento y lleno de contramarchas. Acepta
con Paz estos hechos. Después de cada recaída, levántate y anda.

www.tovpil.org 12 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

12.- La santidad consiste en estar con El Señor y de tanto estar, su figura se


graba en el alma; y luego, en caminar a la luz de su figura. En eso consiste
la Santidad.

13.- Para dar los primeros pasos Padre Ignacio nos deja este programa al
que llama programa de Santificación Cristificante, mediante la práctica de
la oración ser más parecidos a Jesús, ir copiando sus rasgos, encontrar el
Encanto de la vida y la Alegría de Vivir. Así como en un Taller trabajando se
aprende a trabajar, en un Taller de Oración; Orando se aprende a Orar, y
llevar los frutos de esta oración a la Vida; por eso es un Taller de Vida:
Dinámico, sencillo y práctico; adaptable a diferentes modos de orar, pues
cada uno de nosotros tiene diferentes personalidades. Así al terminar un
Taller encontrarás la mejor manera de orar para Ti y herramientas que estoy
segura llevarás a lo largo de tu vida. Pues bien, enseguida vas a escuchar un
audio explicando qué son los Talleres de Oración y Vida.

Y para dar Clausura a este Retiro, te invito a que te pongas de Pie, y vamos
a ponernos en una posición orante. Esto se enseña en los Talleres de
Oración y Vida. ¿Qué es una posición orante? De pie, tus talones juntos.
Puntas separadas, espalda recta; estas en equilibrio sin peligro de caerte;
así puedes orar al Señor.

Para terminar y dar Gracias por todo lo que nos regaló en estos cuatro días
de retiro con la oración que el mismo Jesús nos enseñó; con tus brazos
erguidos al cielo digamos todos juntos:

“Padre Nuestro que estas en el cielo…

Puedes bajar tus brazos, para pedirle desde el cielo la bendición a Nuestro
Señor.

El Señor nos bendiga y nos guarde.


Ilumine su Rostro sobre nosotros,
y se apiade de nosotros.
Nos muestre su rostro y nos conceda la Paz.

www.tovpil.org 13 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

El Señor nos Bendiga. En el Nombre del Padre, del Hijo y del


Espíritu Santo. Amén.

Despedida
(Audio 9 Despedida y Promoción)

Querida familia ha sido un placer compartir estos cuatro días de retiro. Me


despido haciéndoles esta última invitación para que en la primera
oportunidad puedan vivir un taller. Los Talleres de Oración y Vida son un
servicio Apostólico para aprender el arte de orar. En ellos encontraras una
relación personal y amistosa con el Señor a través de varias modalidades de
oración desde los primeros pasos hasta las alturas de la contemplación bajo
dos líneas fundamentales: una descendente Dios habla y el hombre escucha
y otra ascendente el hombre habla con Dios. Conocerás a un Dios tierno y
misericordioso y su predilección por cada uno de nosotros.

Conocerás a María como modelo de fe y vida de silencio y humildad.


Trabajaras el perdón y la reconciliación con los demás. Podrás superar
angustias, ansiedades, miedos y tristezas llenándote de una paz nunca
imaginable.

En suma, los Talleres de Oración y Vida están basados en el amor y de lo


que este es capaz de realizar y no en el temor ni en el castigo. Por eso
decimos que son una respuesta al mundo de hoy. Los Talleres lanzan a la
persona a ser cada día más parecidos a Jesús preguntándonos a cada paso
a cada situación en nuestras vidas: ¿Qué haría Jesús en mi lugar?

Los Talleres de Oración y Vida son una escuela oración donde un grupo de
personas se reunirán una vez por semana por un espacio de dos horas en
quince reuniones en un taller para adultos. Pero también tenemos talleres
dirigidos para los jóvenes, adolescentes, niños y cursos para matrimonios.
Estos varían de seis a doce reuniones.

Para más información comunícate con el Guía facilitador de tu grupo con el


que viviste este retiro él o ella te ayudaran a encontrar un taller para ti.

www.tovpil.org 14 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

También podrás visitar nuestra página oficial www.tovpil.org donde


encontraras audios, oraciones, meditaciones y algunos libros de Padre
Ignacio y mucho más de nuestra espiritualidad.

Me despido deseándote paz y bien para ti y tu familia. Dios te bendiga,


hasta pronto.

¿Qué son los Talleres de Oración y Vida?

Los Talleres de Oración y Vida son una nueva forma de EVANGELIZACIÓN.


Más VIVA y con una visión más positiva de lo que se ha mostrado siempre.
Es una presentación más vibrante y activa de JESÚS que posee una mayor
ADAPTACIÓN a las necesidades de la SOCIEDAD ACTUAL y a lo que
realmente las personas necesitan.

Está basada en el AMOR y lo que éste es capaz de realizar, no en el temor


ni en el castigo.

Por eso decimos con pleno convencimiento que los Talleres de Oración y
Vida son una respuesta al mundo de hoy…

Es un método de evangelización que está íntegramente basado en la


Palabra.

Jesucristo es, en los Talleres, el Principio, el Centro y la Meta para pensar,


sentir, actuar y amar como Jesús, con la eterna pregunta en el corazón:
«¿Qué haría Jesús en mi lugar?»

Y cuando en humildad comienzo a copiar Sus rasgos pareciéndome a Él,


esto me hace más libre y más feliz, sufriendo menos y experimentando
PAZ.

¡No te pierdas de vivir un Taller una vez que esta contingencia


sanitaria haya pasado!

www.tovpil.org 15 CI.RV.3.052020
Retiro: Nada te turbe, nada te espante, Talleres de Oración y Vida

Servicios presenciales que ofrecemos:

▪ Taller para ADULTOS. 15 sesiones (1 sesión por semana), para


participantes de 27 años en adelante.
▪ Taller para JÓVENES. 10 sesiones, para participantes de 20 a 30 años.
▪ Taller para ADOLESCENTES. 9 reuniones, para participantes de 13 a 19
años.
▪ Taller para NIÑOS. 10 reuniones, para participantes de 7 a 12 años.
▪ Curso para MATRIMONIOS. 6 reuniones.

VÍSITANOS EN: www.tovpil.org

www.tovpil.org 16 CI.RV.3.052020