Está en la página 1de 55

 

 
 
 
 
 
 
 
Aspiracional  
o  Todos  quisimos  ser  otra  cosa  
Inspirada  en  Las  preciosas  ridículas  de  J.  B.  P.  Molière  
De  Edgar  Chías   ∗

 
   

                                                                                                               

 Miembro  del  SNCA  del  FONCA  CONACULTA.  

  0
 
 
Personas  
 
 
 
 
 
 
 
S.  Granjas  
    Apoderados,  maduros  pretendientes  e  impostores  
S.  De  la  cruz  
 
 
Sra.   Lunfardo         Madre  y  tía  de  
 
 
Madalena  
                                Infantas  
Caterina  
 
 
Samarita                 Servicio  de  Sra.  Lunfardo  e  infantas  
 
 
 
 
 
   

  1
1  
 
S.  Granjas.  Voy  a  necesitar  años  de  terapia.  

S.  De  la  Cruz.  No  hay  que  tomárselo  tan  apecho.  

S.  Granjas.  ¿Cómo  puedes  estar  tan  tranquilo?  

S.  De  la  Cruz.  Tranquilo  no,  resignado.  

S.  Granjas.  Eso  es  peor.    

S.  De  la  Cruz.  Puede  ser,  pero  no  veo  otra  solución.  

S.  Granjas.  De  pronto,  siento  que  ha  sido  inútil  toda  mi  inversión  de  años,  amigo.  

S.  De  la  Cruz.  ¿De  qué  estás  hablando?  

S.   Granjas   Pues   nada,   el   plan   de   ejercicios,   la   dieta,   las   cremas   para   la   cara,   el  

bronceado.  

S.  De  la  Cruz.  ¿Lo  hacías  para  ellas?  

S.   Granjas   ¿Cómo   para   ellas,   De   la   Cruz?   No   las   conocía   siquiera.   Pero   no   surtieron  

efecto.  

S.  De  la  Cruz.  Todo  lo  contrario,  Granjas.  Estás  loco.  

S.  Granjas   ¿Tú   también,   De   la   Cruz?   Sólo   falta   que   un   perro   nos   siembre   un   regalo   en  

los  zapatos  o  decida  rociarnos  el  pantalón.    

S.  De  la  Cruz.  No  invoques,  Granjas,  no  invoques.  Lo  que  digo  es  que  sí  surtió  efecto  tu  

inversión.  

S.  Granjas  Ni  siquiera  nos  miraron.    

S.  De  la  Cruz.  Es  que  ese  es  otro  problema.  

  2
S.   Granjas  Eso  es  lo  que  te  digo.  Ahora  también  voy  a  tener  que  pagar  un  psiquiatra.  

No  voy  a  poder  superarlo.  

S.  De  la  Cruz.  No  me  lo  tomes  a  mal,  yo  creo  que  te  ves  muy  bien.  No  te  ves  acabado.  

Ya  no  somos  unos  muchachos,  Granjas.  

S.  Granjas  Pues  no,  ni  de  lejos.  

S.   De   la   Cruz.   Ah,   pues   si   lo   sabes   no   entiendo   el   berrinche.   No   estar   calvos   o  

chimuelos  a  estas  alturas  ya  es  ganancia.  

S.  Granjas  ¿A  ti  no  te  molestó?  

S.  De  la  Cruz.  Claro  que  me  molestó.  Ni  se  pregunta.  ¿Qué  somos,  sus  payasos?  

S.  Granjas  ¿Entonces?  Parece  que  te  pones  de  su  parte.  

S.  De  la  Cruz.  Pues  no,  amigo.  Pero  yo  creo  que  son  dos  cosas  distintas.  

S.   Granjas   ¿Cuáles   cosas?   Yo   no   me   siento   bien,   hasta   me   dio   taquicardia.   Deberías  

invitarme  un  trago.  Mira,  sigo  temblando.  

S.  De  la  Cruz.  No  empieces.  Además,  ya  no  bebo,  lo  sabes.  

S.  Granjas  Vamos  por  uno.  

S.  De  la  Cruz.  Que  no.  Mejor  escucha.  

S.  Granjas  Pero  vámonos  de  aquí.  

S.   De   la   Cruz.   Espera.   Yo   también   me   sofoqué.   Y   siento   que   no   me   sostienen   las  

rodillas.  

S.  Granjas  Estúpidas.  

S.  De  la  Cruz.  Calma.  

S.  Granjas  Es  que  son  unas  estúpidas,  por  donde  las  veas.  

S.  De  la  Cruz.  Pero  también,  por  donde  las  veas,  son  unas  bombonas.  

  3
S.  Granjas  Eso  es  lo  que  más  me  pudre.  

S.  De  la  Cruz.  Mira,  viejo.  

S.  Granjas  Los  cerros.  

S.  De  la  Cruz.  Ay,  amigo,  no  te  hagas.    

S.  Granjas  No  le  pongas  más  leña  al  fuego,  canalla.  

S.  De  la  Cruz.  Mira,  es  a  nosotros  a  quienes  nos  conviene  tener  la  cabeza  fría  y  ver  las  

cosas  con  claridad.  

S.  Granjas  Siento  que  me  carga  la  tristeza,  viejo.  

S.  De  la  Cruz.  Uno  se  cuida  para  estar  bien.  Para  no  acumular  años  y  achaques,  ¿no  es  

cierto?  

S.  Granjas  Pues  sí.  

S.   De   la   Cruz.   Pues   sí,   no   para   corretear   veinteañeras.   Los   primeros   equivocados  

somos  nosotros,  Granjas.  

S.  Granjas  Pero  no  fue  mi  idea,  De  la  Cruz.    

S.   De   la   Cruz.  Eso  está  claro.  Fue  mi  culpa.  Pero  no.  Fue  cosa  de  esa  vieja  urraca  de  

Lunfardo.  

S.  Granjas  Puerca.  Cuando  la  vea.  

S.  De  la  Cruz.  Que  no.  Ella  también  lo  hizo  en  buen  plan.  O  más  o  menos.  Quiere  casar  

a  las  muchachas.  Está  buscando  colocarlas  bien.  Yo  vi  la  oportunidad,  y  venos  

aquí.  

S.  Granjas  Colocarlas.  Lo  dices  como  si  fueran  floreros.  

S.  De  la  Cruz.   Pues   eso,   justamente.   No   son   floreros.   Ya   están   grandecitas.   Y   mira   que  

crecieron  bien.  

  4
S.   Granjas  Ya,  pues,  que  eso  es  lo  que  más  me  pudre.  Por  un  momento,  luego  de  verlas,  

mi   mente   se   dejó   ir   hasta   una   cama   del   hotel   más   cercano.   Ya   me   miraba  

desflorando  a  la  más  flaquita.  

S.   De   la   Cruz.  ¡Desflorando!  Eso  nos  da  la  justa  medida  del  problema.  No  creo  que  esas  

muchachas  estuvieran  enteras.  

S.  Granjas  ¿No?  ¿De  plano?  

S.  De  la  Cruz.  Claro  que  no.  Abre  los  ojos,  Granjas.  Estos  son  otros  tiempos.  La  cosa  es  

que  quisimos  encontrar  en  estas  muchachas  un  trato  como  el  de  las  muchachas  

de  tus  tiempos.  

S.  Granjas  O  de  los  tuyos,  carcacha.  

S.   De   la   Cruz.   Para   ellas   casarse   en   una   frivolidad   más.   Son   más   importantes   las  

razones  para  el  divorcio  que  otra  cosa.    

S.  Granjas.  Y  para  mantener  abogados  buitres  que  viven  de  eso  y  de  las  defunciones.  

S.  De  la  Cruz.  Para  nosotros  es  un  contrato  social,  es  tener  quién  cuide  de  la  hacienda.  

S.  Granjas.  Es  un  proyecto  de  vida.  Una  familia.  Una  cosa  duradera.  

S.  De  la  Cruz.  Pero  no  dura.  Es  una  tomadura  de  pelo  la  familia,  Granjas.  Es  una  cosa  

más  que  se  está  desbaratando.  Lo  sabemos.  ¿Cuántas  veces  te  casaste?  ¿Dónde  

están  tus  hijos  ahora?  

S.  Granjas.  Bueno,  bueno,  pues…  

S.  De   la   Cruz.  Me  doy  rabia  y  vergüenza  porque  por  mañosos  tuvimos  que  tragarnos  

las  groserías  de  estas  babosas.  

S.  Granjas  ¿Entonces?  La  culpa  la  tiene  la  Lunfardo  que  quiere  vender  esa  mercancía  

defectuosa.  

  5
S.   De   la   Cruz.   Mira,   todos   hacemos,   un   poco   sin   preguntar,   las   cosas   que   están  

puestas.   Que   hay   que   casarse,   que   hay   que   hacer   una   carrera,   que   el   servicio  

militar,  que  tener  una  casa.  

S.  Granjas  ¿Eso  qué  tiene  de  malo?  

S.   De   la   Cruz.   Todo,   Granjas.   Todo.   ¿No   tienes   de   pronto   la   impresión   de   que   nos  

lanzan  a  eso  justamente  porque  se  trata  de  fracasar,  de  hacerlo  para  nada?    

S.  Granjas  ¿A  dónde  quieres  llegar?  ¿A  que  la  decencia  no  existe  y  todo  tipo  de  abusos  

y  groserías  son  normales?  

S.  De  la  Cruz.   No.   A   que   el   mundo   es   otro,   Granjas.   Y   está   jodido,   por   cierto.   Si   no   nos  

subimos  a  este  tren,  nos  quedamos  fuera  de  la  jugada.  Lo  que  era  importante,  

ya  no  lo  es.  Y  ahora  tienen  valor  otras  cosas.  

S.   Granjas   Patrañas,   De   la   Cruz.   Ya   no   veas   esos   programas   de   curas   brasileños,   te  

estás  poniendo  un  poco  raro.  

S.  De  la  Cruz.  La  cosa  es  que  no  había  modo  con  esas  gandulas.  

S.  Granjas.  Si  ya  lo  sabías…  

S.  De   la   Cruz.  No  lo  sabía.  Me  estoy  dando  cuenta  ahora.  No  creemos  en  las  mismas  

cosas.    

S.  Granjas.  Lo  dices  como  si  hubiera  dos  mundos.  El  de  ellas  y  el  nuestro.  

S.  De  la  Cruz.  Seguramente  hay  muchos  más,  Granjas.  Hay  que  abrir  los  ojos.    

S.   Granjas.   La   manga.   Las   cosas   se   hacen   de   un   modo   y   ya.   Nosotros   somos   los   que  

sabemos.  Nosotros  somos  los  que  tenemos  el  poder.  

  6
S.  De  la  Cruz.  Ni  con  todo  el  dinero  del  mundo  por  delante,  Granjas.  Esa  hubiera  sido  

la   peor   de   las   estrategias,   tanto   como   decirles,   ven,   gástate   mis   ahorros  

mientras  me  hago  pendejo  pensando  que  me  quieres.  

S.   Granjas   Eso   sí.   Qué   triste,   caray.   Me   acabas   de   dar   motivos   para   deprimirme   un  

poco  más.  

S.  De  la  Cruz.  Nada  de  eso,  Granjas.  Tampoco  tenían  derecho  a  tratarnos  como  basura.  

S.  Granjas  Pues  no.  

S.  De  la  Cruz.  Y  no  se  los  vamos  a  permitir.  

S.  Granjas  Eso  hubieras  pensado  antes  de  que  nos  vapulearan  como  a  perros.  

S.  De  la  Cruz.   Quiero   decir   que   hay   que   desquitarnos.   La   juventud   debe   entender   que  

hay  límites.  No  pueden  andar  por  la  vida  jodiendo  impunemente  a  los  demás.    

S.  Granjas  Claro  que  no.  

S.  De  la  Cruz.  Una  cosa  es  que  no  les  gustemos,  ni  modo.  

S.  Granjas  Carajo.  

S.   De   la   Cruz.   Y   otra   cosa   es   que   poco   a   poco   esas   canallas   devengan   criminales   en  

potencia.  Viven  un  mundo  sin  consecuencias.  Tienen  que  pagarnos  la  afrenta.  

S.  Granjas  ¿Quieres  que  les  peguemos,  amigo?    

S.  De  la  Cruz.  Claro  que  no.  No  es  necesario.    

2.  

Da.  Lunfardo.  Buenas,  buenas,  viejoverdes  mañosos.  Pero  qué  caritas.    

S.  Granjas  Ay,  señora.  

  7
Da.  Lunfardo.  ¿Todo  en  orden?  

S.  De  la  Cruz.  Mire,  si  no  hemos  quemado  su  casa  con  esas  demonias  dentro,  supongo  

que  todo  está  en  orden.  

S.  Granjas  ¿La  regañas  tú  o  nomás  la  agarro  a  patadas?  

Da.  Lunfardo.  Óigame,  más  respeto.  ¿Pero  qué  pasó?  

S.  De  la  Cruz.  Que  se  lo  cuenten  las  nenas.  

Da.  Lunfardo.  Me  están  asustando.    

S.  De  la  Cruz.  No,  no,  ni  al  caso.  Usted,  tranqui.    

S.   Granjas  Seguro.  Nada  más  le  voy  a  pasar  la  cuenta  de  mi  analista  y  se  pone  con  la  

mitad.  

Da.  Lunfardo.  ¿Se  pasaron  de  tueste  las  margaritas?  

S.  De  la  Cruz.  Mire,  por  mi  parte,  y  creo  que  por  parte  de  aquí,  mi  amigo,  le  queremos  

dar  las  gracias  por  sus  atenciones.  

Da.  Lunfardo.  Hay  que  ser  pacientes.  Son  unas  niñas.  Cabroncillas  y  desconsideradas,  

pero  ¿vieron  que  están  muy  lindas?  Y  en  el  fondo  no  son  malas  personas.  

S.   De   la   Cruz.   No   se   afane.   Todo   está   en   orden.   Hay   ciertas   diferencias  

irreconciliables…  

S.  Granjas.  Están  locas.  Son  unos  monstruos  de  egoísmo  y  vanidad.  

Da.   Lunfardo.  Uy,  pues  qué  pena  que  no  se  entendieran,  ¿eh?  Qué  pena,  en  serio.  Ya  

me  las  imagino.  Pero  es  justo  lo  que  les  digo,  que  sean  dóciles,  que  necesitan  un  

poco  de  disciplina  y  de  trato  duro.  Se  me  están  saliendo  del  huacal.  Si  ustedes  

quisieran…  

S.  Granjas.  De  querer,  quisimos,  señora,  pero  no  hubo  manera.  

  8
Da.  Lunfardo.  Roma  no  se  hizo  en  un  día.  

S.  Granjas  Ni  en  siete  años.    

S.   De   la   Cruz.  Y  tiempo  para  acostumbrarnos  a  lo  nuevo  no  es  lo  que  más  nos  sobra,  

doña  Lunfardo.  Tómelo  con  calma.  Sí  debería  regañarlas  y  fuerte.  Pero  que  se  lo  

cuenten  todo  ellas.    

Da.  Lunfardo.  No  me  lo  quiero  imaginar.  Me  muero  de  la  vergüenza.  Un  poco  por  todo  

esto  y  otro  tanto  porque  me  tengo  que  ir.  Ya  saben.  Salí  de  un  laburo  y  me  voy  

corriendo   al   otro.   Con   este   tren   de   vida   no   alcanzo   la   navidad,   ya   estoy  

reventando.  

S.  De  la  Cruz.  Qué  dice,  “madre  coraje  Lunfardo”  es  de  hierro.  

S.  Granjas  Nosotros  ya  nos  vamos.  

Da.   Lunfardo.   ¿En   serio   que   no   quieren   pasar   y   hablamos   con   ellas   rapidito?  

Caramba.  Me  hubiera  gustado  que  fueran  ustedes  los  afortunados…  

S.  Granjas.  A  nosotros  más.  

S.  De  la  Cruz.  No  le  veo  caso,  Granjas.  

Da.  Lunfardo.  Me  apena.  

S.  Granjas  Y  a  nosotros.  

S.  De  la  Cruz.  Vaya  tranquila.  Ya  encontrará  pretendientes  más  ad  hoc  para  sus  arpías.  

Da.  Lunfardo.  ¿Cómo  dice?  

S.  Granjas.  Que  puede  encontrar  aspirantes  más  acordes  para  sus  crías.  

Da.  Lunfardo.  Yo  me  los  pierdo  a  ustedes,  caray.  Y  esas  pequeñas  bestias  me  las  van  a  

pagar.  Los  dejo.  Luego  los  veo  para  que  me  cuenten  con  calma.  Besos  y  abrazos,  

¿eh?  Con  cuidado.  Chao.  

  9
3.  

Da.  Lunfardo.  ¿Tú  también,  Samaris?  

Samarita.  Samarita,  por  favor.    

Da.  Lunfardo.  Como  quieras.  ¿A  dónde  llevas  eso?  

Samarita.  Al  baño.  

Da.  Lunfardo.  ¿Por  qué,  se  tapó?    

Samarita.  No  sea  grosera,  señora.    

Da.  Lunfardo.  ¿Desde  cuándo  se  preparan  licuados  de  pepino  en  el  baño?  

Samarita.  No  sea  simple,  doña  Lunfardo.  

Da.  Lunfardo.  No  seas  llevada,  Samarita.  ¿Qué  pasó  con  las  visitas?  

Samarita.  ¿Cuáles  de  todas?  

Da.  Lunfardo.  Siempre  hay  una  a  la  vez,  Samarita.  No  te  hagas  bolas  ni  la  tontita.  ¿Qué  

les   hicieron?   Ya   se   habían   tardado   estas   condenadas   enanas   en   hacerme  

quedar  mal.  ¿Dónde  están  ahora  esas  demonias?  

Samarita.  En  el  baño.  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  hacen  ahí?    

Samarita.  Ahora,  ahora,  no  sé.  Cuando  me  fui  a  la  cocina,  se  pintaban  las  uñas  de  los  

pies  color  de  betabel.  Les  llevo  esto  para  la  mascarilla.    

Da.  Lunfardo.  ¿No  estarás  olvidando  algo?  ¿El  molcajete,  quizá?  

Samarita.  No,  ese  lo  usaron  para  las  cascarillas  de  huevo  que  le  pusieron  al  shampoo.  

Da.   Lunfardo.   Las   ensaladas   y   la   comida   van   por   dentro,   no   se   untan.   ¿Ya   se  

enteraron?  

  10
Samarita.  Usted  no  entiende.  

Da.  Lunfardo.  Ustedes  son  las  que  no  entienden  nada,  Samarita.  ¿Por  qué  les  sigues  el  

juego?  Ya  no  eres  una  niña.  

Samarita.  Vámonos  respetando,  Doña.  Tampoco  soy  su  contemporánea.  

Da.   Lunfardo.   Simplona.   Debiste   hacerlas   entrar   en   razón.   Esos   señores   tenían  

intenciones   serias.   Ya   se   pasaron   de   los   veinte   las   niñas,   si   no   “salen”   ahora  

luego  va  a  ser  más  difícil.  Ya  sabes  lo  complicado  que  es  bien  casarse  en  estos  

tiempos.  

Samarita.   Ay,   Doña,   ¿casarse   para   qué?   Eso   era   en   sus   tiempos.   El   amor   es   efímero,  

cambia,   se   acaba.   Casarse   es   como   amarrarse   una   piedra   al   cuello.   ¿Tiene   “eso”  

algo  que  ver  con  el  amor?  

Da.   Lunfardo.   ¿Quién   está   hablando   de   amor?   Casarse   es   otra   cosa.   Es   un   negocio.  

Es…  un  proyecto  grande.    

Samarita.  Gordo.  

Da.  Lunfardo.  Redondo.  

Samarita.  Pesado.  

Da.   Lunfardo.   De   vida,   carajo.   La   base   de   una   familia.   Las   mujeres   solas   en   este  

terruño   del   infierno   valen   muy   poco   o   nada.   Necesitan   un   hombre   que   las   haga  

valer.  

Samarita.  Eso  es  una  idea  vieja  y  fea  como  las  uñas  de  los  pies  de  mi  tía  Remedios.  Las  

mujeres   no   necesitan   un   hombre   que   las   haga   valer.   Necesitan   que   se   les  

respete,  nada  más.  

Da.  Lunfardo.  Argüendes.  

  11
Samarita.  Conciencia.    

Da.  Lunfardo.  Como  sea.  Ya  estás  igual  que  las  niñas.  Diles  que  vengan  ahora  mismo.  

Tienen  que  explicarme  muchas  cosas.  

Samarita.  Yo  se  los  digo.  No  garantizo  que  bajen.    

4.  

S.  Granjas  Poquianchi  miserable.  Le  da  lo  mismo,  ¿viste?  Lo  que  quiere  es  que  salgan  

las  gallinas  y  la  mantengan  los  yernos.  

S.  De  la  Cruz.  Yo  no  la  culpo.  Cada  quién  su  negocio.  

S.  Granjas  Pues  vámonos.  

S.  De  la  Cruz.  No  todavía,  pellejo.  Lo  de  cobrar  venganza  lo  decía  en  serio.  

S.  Granjas  Yo  no  te  entiendo,  pero    sí  tengo  ganas  de  fastidiarlas  un  poco.  

S.  De  la  Cruz.  Pues  vámoslo  haciendo.  

S.  Granjas  ¿Pero  cómo?    

S.  De  la  Cruz.  ¿Te  acuerdas  de  Jorge  Luis?  

S.  Granjas  ¿Me  hablas  del  ciego?  

S.  De  la  Cruz.  No,  hombre,  de  mi  chofer.  

S.  Granjas  Ah,  ese,  seguro.  Es  muy  amigo  del  mío.  

S.  De  la  Cruz.  Pues  ese  se  siente  hipster.  

S.  Granjas  ¿Y  está  muy  mal?  

S.  De  la  Cruz.  ¿Cómo  muy  mal?  

S.  Granjas  ¿No  es  una  enfermedad?  

  12
S.  De  la  Cruz.  Camello.  Claro  que  no.  Es  un  estilo  de  ser  de  muchachetes  presumidos.  

S.  Granjas.  ¿Cómo  el  David  Fornica?    

S.   De  la  Cruz.   Te   digo.   Son   iguales.   Una   especie   de   intelectual   hippie   de   poca   monta,   y  

está   de   moda.   Jorge   Luis   y   el   Fornica   dan   el   gatazo   de   patrón,   pero   no   tienen   ni  

un  clavo  para  salir  de  meseros.  

S.  Granjas.  No  están  tan  tirados  al  traste.  

S.  De  la  Cruz.  Hasta  se  ven  bien,  de  lejos  y  de  espaldas.  Les  ayuda  mucho  todavía  estar  

lozanos.  ¿A  poco  no  pintan?  

S.   Granjas   ¿Me   lo   cuentas   para   que   me   anime   con   alguno   de   ellos?   No   es   cosa   que  

quiera  probar,  ¿viejo?  Yo  por  un  solo  lado…  

S.  De  la  Cruz.  No  entiendes.  Eres  lento  como  tu  digestión.  

S.  Granjas  No  te  lleves.  

S.   De   la   Cruz.   Pues   atiende,   la   cosa   es   esta.   Se   los   mandamos   de   visita   a   estas  

chachalacas.  Al  Jorge  Luis  y  al  David  Fornica.  

S.  Granjas  ¿Pero  para  qué?  A  la  primera  que  puedan  las  van  a  querer…  

S.   De   la   Cruz.   Pues   sí,   pues   sí.   Pero   no   lo   vamos   a   permitir.   Pero   piensa,   así   estas  

payasitas  pretenciosas  se  pueden  llevar  un  buen  chasco.  Cuando  descubran  que  

son  unos  gatos  zarrapastrosos  y  que  lo  hicimos  para  joder…  

S.   Granjas   ¿Pero   cómo   los   controlamos?   Digo.   No   le   vamos   a   meter   un   par   de  

alacranes  a  Lunfardo  en  la  casa  para  que  le  mancillen  aún  más  la  mercancía.    

S.  De  la  Cruz.  Bueno,  no,  tienes  razón.  Carajo.  Debe  haber  una  manera.  Debe  haberla.    

S.  Granjas.  Menos  para  entrarle  a  esas,  mano.  Qué  lástima.  

S.  De  la  Cruz.  Vente.  Ya  se  me  ocurrió.  Te  lo  voy  platicando.  

  13
5    

Da.  Lunfardo.  Vaya.  Llegaron  las  lechugas.  

Madalena.  ¿Qué?  ¿Quién?  ¿Alguien  habló?  ¿Oíste  algo,  lindi?  

Caterina.  Equis,  lindi.  

Madalena.  Ay,  nena,  ya  decidimos  que  la  mascarilla  luego.  Te  tardas,  nena.  Ve  a  dejar  

eso  por  allá.  Vamos  a  escuchar  música.  

Caterina.  Y  vamos  a  hacer  nuestro  yoga.  

Samarita.  Es  que  me  entretuvo  la  señora.  

Madalena.   ¿Señora?   ¿Cuál   señora?   Acá   sólo   veo   unas   feas   paredes   que   se   caen   de  

mugrosas.  

Caterina.  Equis.  

Madalena.  Sí.  Equis  mil.  

Samarita.  La  señora,  aquí  presente,  quiere  hablar  con  ustedes.  

Caterina.  ¿Quiere  hablar  con  nosotras?  ¿Quién?  ¿Quién  se  atreve  a  querer  hablar  con  

nosotras?  Vamos  a  meditar.  

Madalena.  ¿Quién  podría  hablar  con  nosotras?  Om.  

Caterina.  ¿Quién  merecería,  y  por  qué,  hablar  con  nosotras?  Om.  

Samarita.  Su  tía,  su  madre,  de  ustedes.  

Madalena.  ¿Tengo  una  madre,  Caty?  

Caterina.  ¿Y  yo  tendré  una  tía,  Maggie?  

Madalena.  ¿Tenemos  familia?    

Caterina.  No  que  yo  recuerde.  Quizá,  una  tía  rica,  que  no  conocemos…  

  14
Madalena.  Cero  tacaña.  

Caterina.  Buena  onda…  

Madalena.  Una  que  no  nos  llene  la  casa  de  ancianos  y  mamarrachos  acosadores…  

Caterina.   Sensible.   Una   mujer   sensible   y   alivianada,   que   entienda   los   nuevos   tiempos,  

como  aparecen  cada  tanto  en  el  cine  o  la  televisión.  

Madalena.  Bueno,  en  cierto  cine  y  cierta  televisión:  Alternativos.  

Caterina.  Una  tía  o  una  madre  alternativa,  cool…  

Madalena.  Una  capaz  de  entender  lo  que  necesitamos…  

Da.   Lunfardo.   Y   ¿qué   necesitan?   Pero   que   necesiten   de   verdad,   además   de   seguir  

yendo   a   la   escuela,   verrugas.   Samarita,   tráeme,   por   favor,   mis   cosas   del  

siguiente  turno.    

Caterina.  Ash.  

Samarita.  ¿Quiere  que  le  ponga  comida?  

Madalena.  Ash.  

Da.  Lunfardo.  No,  porque  pienso  regresar  pronto  para  vigilar  a  las  tortugas.  Pónganse  

a  leer  algo,  a  estudiar.  

Madalena.  Ash.  ¿Leer?  

Caterina.  ¿Estudiar?  Ash.  

Madalena.  La  escuela  equis,  cero.  ¿Para  qué,  si  ya  existe  Wikipedia?  

Caterina.  Ash.  Una  tía  que  no  sea  una  pesadilla  estaría  bien  chidita.  

Madalena.  Una  madre  que  entienda  que  el  amor  es  libre  y  es  caprichoso.  

Caterina.  Que  no  es  un  negocio  que  se  impone.  

Madalena.  Sino  una  experiencia  viva,  diversa,  nueva  cada  día  y  cada  vez.  

  15
Caterina.  Que  no  se  agota  en  una  sola  persona.  

Da.  Lunfardo.  Claro,  buenos  argumentos  para  tener  corazón  de  burdel.  

Madalena.  Porque  un  amor  así  no  es  amor  sino/  

Da.  Lunfardo.  ¿Promiscuidad?  ¿Calentura?  ¿Putería?  

Madalena.  Suicidio.  Ash.  Equis.  

Caterina.  ¿Una  tía  así  de  cool  es  la  que  quiere/  

Madalena.  Intenta/  

Caterina.  Osa/  

Madalena.  Se  atreve/  

Caterina.  A  querer  hablarnos,  Samarita?  Om.  

Madalena.  Contesta,  Samarita.  Om.  

Da.  Lunfardo.  ¿Nacen  o  se  hacen?  En  todo  caso,  ya  están  y  se  juntan  para  su  desgracia  

y  para  la  de  todos  los  demás.  

Caterina.  Zumba  una  mosca,  Maggie.  

Madalena.  Una  muy  gorda,  Caty.    

Caterina.  Qué  horror.  

Da.   Lunfardo.   A   ver,   par   de   dos.   Se   callan   y   me   escuchan.   Esos   señores   que  

seguramente  espantaron…  

Caterina.  Esos  vejetes.  

Madalena.  Esos  pesados.  

Caterina.  No  sé  a  quién  se  parecen.  

  16
Da.   Lunfardo.  Pues  esos,  como  decidan  llamarlos,  eran,  son,  podrían  seguir  siéndolo,  

la  esperanza  de  esa  vida  mejor  que  tanto  cacarean.  Pongan  los  pies  en  el  piso,  

hijas.  

Madalena.  No,  qué  asco.  

Caterina.  Hay  polvo.  Om.  

Da.  Lunfardo.   En   serio,   muchachas.   Véanlo   como   una   inversión.   Esos   señores   pueden  

darles  una  buena  vida.  Ya  casadas,  en  su  casa,  ustedes  hacen  lo  que  quieran  si  

ellos  se  los  aguantan.  

Madalena.  ¿Y  la  decencia?  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  tiene?  

Madalena.   Siempre   estás   poniéndola   por   delante.   ¿Te   parece   decente   vendernos   a  

unos  macacos  destartalados?  

Da.   Lunfardo.   No   es   una   venta.   Es   un   negocio.   Familiar.   Así   se   vienen   haciendo   las  

cosas  desde  siempre.    

Caterina.  No  seas  pesada,  Lunfrida.  

Da.  Lunfardo.  Tía  Lunfardo,  igualada.  

Madalena.  Como  sea,  equis.  La  pobre  no  entiende  que  en  estos  tiempos  la  autoridad  

apesta.  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  tienen  de  malo  ellos?  

Caterina.  ¿Arrugas,  panza,  disfunción  eréctil?  

Samarita.  ¿Halitosis?  

Madalena.  ¿Qué,  además  de  tarjetas  doradas,  podrían  tener  de  bueno?  

  17
Caterina.   ¿Usan   moto?   ¿Esquían?   ¿Combinan   bebidas   energéticas   con   alcohol?  

¿Andarán  chidos  todo  el  tiempo?  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  cosa?  

Madalena.  ¿Son  activistas  globalifóbicos?  

Caterina.  ¿Hacen  arte  conceptual?    

Madalena.  ¿Tienen  su  propio  programa  en  la  Web?  

Caterina.  ¿Tendrán  sus  cultivos  hidropónicos?  

Madalena.   ¿Estarán   firmando   cartas   para   detener   guerras   o   salvar   especies   en  

extinción?  

Caterina.  ¿Hacen  documentales?  ¿Se  entachan?  

Da.  Lunfardo.  ¿Que  qué?  

Maggie.  No  entiende,  es  inútil.  

Samarita.  Hablan  de  estar  hiperconectados,  Doña.  De  ponerse  en  línea.  

Da.  Lunfardo.  ¿De  ponerse  qué?  

Samarita.  Hasta  las  manitas,  incróspidas,  de  ponerse  hasta  el  queque.  

Da.  Lunfardo.  ¿Cómo  dices?  

Samarita.  De  drogarse,  doñita,  entre  otras  cosas.  

Da.  Lunfardo.   ¿A   eso   le   llaman   ustedes   bienestar?   ¿Esa   es   la   buena   vida,   quemarse   el  

cerebro  con  sustancias?  ¿A  eso  se  refieren?  

Caterina.  Y  a  ir  y  venir  de  Valle  de  Bra  cada  fin.  Buenos  spas,  ¿eh?  

Madalena.  Y  a  la  buena  ropa.  

Caterina.  A  rockear  durísimo.  

Madalena.  A  la  lívido  libre.  

  18
Caterina.  Y  al  peligro  sin  consecuencias.  La  vida  es  corta.  

Madalena.  La  vida  es  loca.  

Caterina.  Peligro  puro.  

Ambas.  Ts.  

Da.  Lunfardo.  ¿Esa  es  la  buena  vida?  

Caterina.  Algo  parecido.  

Madalena.  Y  los  tacos  al  pastor  con  cerveza  muy  fría.  

Caterina.  O  los  hotchos  atascados.  

Da.   Lunfardo.   Pues   hagan   un   esfuerzo.   Voy   a   traer   de   vuelta   a   esos   señores.   Se  

entienden,  o  fingen  que  se  entienden.  Y  luego  viene  todo  lo  demás,  todo  eso  que  

ustedes  dicen  querer,  no  sean  bobas.  

Caterina.  Esos  chavo  rucos  quieren  atascarse  con  nosotras.  

Madalena.  Pero  luego  luego  se  nota  que  no  tienen  con  qué.  

Caterina.  Y  que  no  pueden.  

Samarita.  Siempre  pueden  recurrir  a  las  pastillitas  azules…  

Madalena.  Bah.  Seguro  se  quedarían  dormidos  a  la  mitad  de  la  acción.  

Caterina.  Con  todo  y  pastillita.  

Madalena.  Si  no  los  mata  un  infarto  antes.  

Da.  Lunfardo.  ¿Cuál  acción?    

Caterina.  Una.  Una  acción  que  es  importante  cuando  la  gente…  

Samarita.  Enchufamiento  intenso,  señora.  

Madalena.  Poneduras  rudas.  

Da.  Lunfardo.  No  entiendo.    

  19
Samarita.  Están  hablando  de  machacarse,  doña  Lanfruda.  

Da.  Lunfardo.  Lunfardo.  

Samarita.  Por  eso,  doña  Farlunda.  

Da.  Lunfardo.  ¿De  ponerle  cómo,  niñas?  

Caterina.  ¿De  veras  quieres  saber?  

Da.  Lunfardo.  Cuéntenme.  

Samarita.   Hablan   de   raspar   ombligo,   de   morder   la   almohada,   de   que   los   talones   se  

queden  mirando  al  techo,  de  mojar  la  brocha,  de  darle  de  comer  al  monstruo,  

de…  

Da.  Lunfardo.  Escuinclas  descaradas.  

Caterina.  ¿Qué  tiene  de  malo?  

Madalena.  Es  natural.    

Da.   Lunfardo.  No,  pues  no,  a  fin  de  cuentas  no  tiene  nada  de  malo.  Es  natural,  como  

dicen.  Pero  yo  no  le  veo  el  problema.  Ni  que  fuera  la  primera  vez  que  le  pasa  a  

alguien.   Ustedes   podrían   hacer   lo   que   quisieran,   escúchenme   bien,   lo   que  

quisieran,  siempre  y  cuando,  porque  en  serio  se  los  digo,  les  conviene  atender  

la   propuesta   de   esos   señores   de   casarse   con   ellos,   siempre   y   cuando,   pues  

fueran  libres,  pero  discretas.  ¿Entienden,  muchachas?    

Samarita.  Pues  francamente  no.  

Da.   Lunfardo.   De   eso   se   trata   la   decencia,   no   de   no   hacer   las   cosas,   sino   de   ser  

discretas.  ¿No  entienden?  

Madalena.  ¿Pero  esconderse  para  qué?    

Caterina.  Esa  es  una  costumbre  horrorosa.  

  20
Madalena.  ¿En  qué  mundo  las  cosas  pueden  hacerse  pero  a  escondidas?  

Caterina.  En  el  mundo  de  las  cavernas,  creo.  

Da.  Lunfardo.  No  entienden.  

Caterina.  Tú  no  nos  entiendes  a  nosotras.  

Madalena.  No  tomas  en  cuenta  que  parte  de  la  atracción.  

Caterina.  La  pasión.  

Madalena.  Y  de  la  belleza  consiste  justamente  en  ser  libres  y  no  esconderse  y  en  no  

sentirse  culpables  por  tener  un  cuerpo  y  elección.  

Da.  Lunfardo.  Ustedes  son  las  que  no  entienden  nada.  Pueden  tenerlo  todo,  la  cosa  es  

que  se  den  bien  cuenta  de  que  el  amor  es  una  cosa  y  el  matrimonio  es  otra.  La  

decencia  no  la  inventé  yo,  y  aquí,  aunque  se  habla  mucho  de  libertades,  todos  

sabemos,  que  se  quedan  en  las  intenciones  nada  más.  

Caterina.   Pues   entonces   yo   estoy   loca,   porque   quiero   todo   en   una   misma   persona.  

Además  me  gustaría  ser  honesta.  

Madalena.   No   como   la   gente   de   antes.   Que   se   enredan   en   mentiras   y   mentiras   y   las  

sostienen  idiotamente,  para  nada.  

Caterina.  Yo  quisiera  estar  con  quien  quiera  estar  hasta  que  me  diera  la  gana.  

Madalena.  El  mundo  corre  a  otra  velocidad.  

Caterina.  Muchas  ideas  de  la  gente  de  antes  se  están  cayendo  a  pedazos.  

Madalena.  ¿Quién  se  casa  en  estos  días?  ¿Y  para  qué?  

Caterina.  ¿Quién  se  deja  gobernar  en  estos  días?  

Madalena.  Y  sobre  todo,  ¿por  quiénes?  

Caterina.  ¿Y  para  qué?    

  21
Madalena.  ¿Por  qué  esos  señores  o  tú  deciden  sobre  nosotras?  

Caterina.  ¿Por  qué  nosotras  no  decidimos  por  nosotras,  tía?  

Madalena.  ¿Madre?  

Samarita.  ¿Doña?  

Da.   Lunfardo.   Se   enojan.   Se   ponen   roñosas.   No   entienden   nada.   Las   cosas   no   son  

como  ustedes  las  sueñan.  Las  cosas  son  como  deciden  otros.  

Caterina.  ¿Cuáles  otros,  tía?  

Da.  Lunfardo.  Pues  otros,  que  nosotros  no  vemos  ni  conocemos,  pero  les  pagamos.  

Madalena.  ¿De  quién  habla?  

Caterina.  Ni  idea.    

Da.  Lunfardo.  Lean  un  periódico.  

Madalena.  ¿Qué  es  eso?  

Caterina.  Lo  que  había  antes  del  Twitter;  de  papel  y  te  manchaba  las  manos  de  tinta.  

 Da.  Lunfardo.  Ya  no  vean  tanto  Internet.  

Madalena.  Como  si  tuviéramos  una  buena  conexión.  

Da.   Lunfardo.  Lo  que  quiero  es  ayudarlas,  y  a  veces  eso  tiene  que  hacerse  contra  la  

voluntad  de  los  interesados.  Un  día  me  lo  van  a  agradecer.  Nos  vemos,  ya  se  me  

hizo  tarde.    

Caterina.  ¿Escuchas  algo,  Maggie?  

Madalena  Es  la  misma  mosca  pedorra  de  hace  rato,  pero  nada  más.  

Da.  Lunfardo.  Niña,  tú  al  menos,  ponme  atención…  

Samarita.  Samarita,  por  favor.    

Da.  Lunfardo.  Cuida  que  no  se  vacíen  el  guacamole  encima  mientras  vuelvo.    

  22
Samarita.  No  creo,  ya  lo  habían  hecho.  

Da.  Lunfardo.   Cuida   que   no   hagan   destrozos   en   casa   y   que   no   se   la   pasen   conectadas  

a  esa  cosa  toda  la  tarde.  

Samarita.  No  creo,  ellas  tienen  razón,  mire,  desde  hace  media  hora  estoy  tratando  de  

mandar  un  mensaje  y  no  me  deja…  

Da.  Lunfardo.  Pero  sobre  todo,  cuida  que  no  metan  a  nadie…  

Samarita.  No,  ¿cómo  cree?  ¿Ellas?  ¿Meter  a  alguien?  ¿Dónde?    

Da.  Lunfardo.  Y  que  no  se  salgan.  

Samarita.  ¿Ellas?  ¿Salirse?  ¿Cómo  cree?  ¿A  dónde  se  irían?  

Caterina.  Sobre  todo,  ¿con  qué  dinero?  

Samarita.  Se  hará  lo  humanamente  posible.  

Da.  Lunfardo.  Cuídense,  niñas.  

Madalena.  Ash.  Ya  era  hora.  

Caterina.  Mira  cómo  me  estresó.  

Madalena.  Yoga  time.  

Caterina.  Samarinda.  

Samarita.  Samarita,  por  favor.  

Caterina.  Prepáranos  te,  plis.  

6  

Samarita.  Chicas,  el  te.  

Madalena.  Ash.  Estábamos  meditando.  

  23
Samarita.  Me  lo  llevo.    

Caterina.  No,  déjalo.  Ya  habíamos  terminado.  

Madalena.  No  te  ofendas,  Caty,  y  tú  tampoco,  Sami.  

Samarita.  Samarita,  por  favor,  aunque  le  cueste  trabajo,  así  me  llamo.  

Madalena.  Como  sea.    

Samarita.  No  como  sea,  así  me  llamo.  

Madalena.  Equis.  

Caterina.  Déjala  hablar,  Made.  

Madalena.  Maggie,  aunque  te  cueste  más  trabajo.  

Samarita.  Pero  si  te  llamas  Madalena.  

Madalena.  Tú  no  entiendes  mucho  de  la  sofisticación.  No  es  la  cosa,  sino  el  punto  de  

vista.  No  es  cómo  me  llame,  lo  que  importa,  sino  cómo  me  gusta  que  me  digan.  

Catarina.  Samarita,  ¿puedes  traer  endulzante?    

Samarita.  ¿Azúcar  o  piloncillo?  

Madalena.  Sustituto/  

Caterina.  Piloncillo/  

Samarita.  Volando.  

Caterina.  ¿Qué  decías?  

Madalena.  ¿Quieres?  

Caterina.  ¿Vamos  a  fumar  aquí?  

Madalena.  ¿Qué  tiene?  

Caterina.  ¿Se  va  a  quedar  el  olor?  

Madalena.  Ahorita  abrimos  la  ventana.  

  24
Caterina.  A  ver,  pasa.  ¿De  qué  hablabas?  

Madalena.  Es  que  quiero  que  lo  escuche.  

Caterina.  Cuánto  misterio.  

Madalena.  ¿Está  bien  si  pongo  un  poco  de  music?  

Caterina.  Pero  a  un  volumen  no  tan  atascado.  

Madalena.  ¿No  quieres  una  de  estas?  

Caterina.  No,  Maggie.  Tienen  madrolinas.  

Madalena.  ¿Y  eso  qué  es?  

Caterina.  Cosas  que  te  dan  parriba.  

Madalena.  Por  eso.    

Caterina.  No  están  chidas.  

Samarita.  Piloncillo  y  sustituto.  Guau.  Huele.  

Caterina.  Te  dije.  

Madalena.  Samash,  dile  a  Caty  si  no  están  buenas  las  pastillas  que  tomo.  

Caterina.  ¿Huele  mucho?  

Samarita.  ¿Buenas  para  qué?  

Madalena.   Me   dan   energía,   me   dan   concentración,   se   me   quita   el   hambre.   En   dos  

semanas  bajé  tres  quilos  con  estas  y  haciendo  ejercicio.  

Samarita.  Ah,  no,  sí  es  por  eso,  sí  están  bien  buenas.  ¿Y  qué  cosa  tienen?  

Madalena.  Cambogia,  Ginseng,  Rhodiola  y  te  verde.  

Samarita.  Puras  yerbas.  Mmm.  

Madalena.  Exacto/  

Caterina.  Pues  no  nada  más/  

  25
Samarita.  Pensé  que  tendrían  otras  cosas.  

Madalena.  Pues  no/  

Caterina.  Pues  sí/  

Samarita.  ¿No  me  van  a  convidar,  Caterina?  

Caterina.  Caty,  por  favor.  

Madalena.  ¿Ves?  De  eso  es  de  lo  que  quería  que  habláramos.    

Caterina.  A  ver,  desembucha.  

Samarita.  ¿De  plano  no?  

Madalena.  Pues,  yo  pienso,  y  esto  es  nada  más  mi  opinión,  que  aunque  parezca,  y  en  

todas  partes  se  diga  que  sí,  pues  no,  no  somos  todos  iguales.  

Caterina.  ¿Cómo,  Maggie?  

Madalena.   Pues   que,   y   perdónenme,   no   es   que   me   ofenda   ni   quiero   molestarlas,   pero  

es  como  es,  hay  niveles,  ¿no?    

Samarita.  ¿Tú  le  entiendes,  Caty?  

Catarina.  No  mucho,  Samarita.  

Madalena.  Que  no  me  parece  bien  que  se  traten  como  amigas,  ¿ves?  

Samarita.  Bueno,  no  somos  amigas.  

Caterina.  Pues  no.  

Madalena.  Claro  que  no,  porque  ella  trabaja  para  nosotras.  

Caterina.  ¿Y  eso  qué,  Maggie?  

Madalena.  Pues  que  eso  es  lo  que  establece  el  nivel,  ¿no?  

Samarita.  ¿Y  cuál  es  mejor,  Maggie?  

Madalena.  ¿Tengo  que  explicártelo?  

  26
Caterina.   Ese   es   un   tema   muy   sensible,   Maggie,   y   sabes   que   me   molesta   mucho   en  

particular.  

Samarita.  A  mí  francamente  también.  

Madalena.  Pues  entonces  a  todas.  Por  eso  lo  abro.    

Catarina.  ¿Qué  trabaje  para  nosotros  le  resta  puntos  en  algo?  

Madalena.  Ash.  No  me  obliguen  a  explicar.  Es  evidente  que  hay  una  diferencia.  

Samarita.  ¿Estás  tratando  de  decir  qué  cosa,  Maggie?  

Caterina.  ¿Que  es  otro  tipo,  otro  nivel,  otra  especie  de  persona?  

Samarita.  ¿En  estos  tiempos,  a  estas  alturas?  

Madalena.  Pues  no  es  que  lo  diga  yo,  ¿eh?  Sólo  me  resulta  un  poco  incómodo…  

Caterina.  ¿Quién  será?  

Madalena.  ¿Puedes  ir  a  ver,  Samy?  

Samarita.  Sam/  

Madalena.  Samarita,  Samarita,  ¿puedes,  cariño?  

Samarita.  Vengo.  

Caterina.  ¿Y  te  llevas  los  trastes?  ¿Y  nos  preparas  unas  quecas?  Luego  quiero  que  me  

des  un  masaje,  porfis.  

Samarita.  Claro.  Vengo.  

Madalena.  ¿Ves?    

Caterina.  ¿Qué?  

Madalena.   Que   aunque   te   pese,   y   a   ella   también,   hay   niveles.   Ella   trabaja   para  

nosotras.  

Caterina.  Pues  eso  no  la  hace  menos  persona.  

  27
Madalena.  No,  que  trabaje  no,  el  trabajo  mismo  es  el  que  degrada,  y  conste  que  no  me  

empeño  por  nada.  Sólo  creo  que  no  deberías  permitirle  que  piense  que  es  igual  

que  nosotras.  

Caterina.  ¿No  lo  es?  

Madalena.  Claro  que  no.    

Caterina.  Bueno,  bueno,  luego  me  dices.  Saca.  

7  

Samarita.  Ay,  nanita.  

S.  De  la  Cruz.  Calma.    

S.  Granjas.  ¿Lo  ves?  Te  lo  dije,  no  iba  a  funcionar.  

S.  De  la  Cruz.  Calma  los  dos.  

Samarita.  Nadie  cumple  años  hoy.  

S.  De  la  Cruz.  Necesitamos  de  tu  silencio  discreto.  

Samarita.  Se  ven  muy.  Muy.  ¿Cómo  decirlo?    

S.  Granjas.  ¿Cómo  lo  dirías?  

Samarita.  Simpáticos.  

S.  Granjas.  ¿Payasos,  ridículos,  miserables?  

Samarita.   Yo   lo   dejaría   en…   simpáticos.   ¿Quieren   hacerlas   reír?   Sería   un   muy   buen  

momento  ahora.  

S.  Granjas.  ¿Y  eso?  

  28
S.   De   la   Cruz.   Necesitamos   que   no   digas   nada,   que   nos   ayudes,   siguiéndonos   la  

corriente,  y  que  nos  presentes  como  Jorge  Luis  y  David  Fornica.  

Samarita.  ¿Sus  choferes?  

S.  De  la  Cruz.  Amigos  de  Granjas  y  De  la  Cruz.  ¿Está  claro?  

Samarita.  Híjole,  la  verdad  es  que  la  doña  me  dijo  que  no  dejara  pasar  a  nadie.  

S.  De  la  Cruz.  No  tenemos  muy  malas  intenciones.  

Samarita.  Ah,  bueno,  muy  malas  no.  Ya  me  estaban  asustando.  

S.  De  la  Cruz.  No  vamos  a  abusar,  pues.  

Samarita.  ¿Y  yo  cómo  lo  sé?    

S.  Granjas.  Te  lo  está  diciendo  el  señor.  

Samarita.  Eso  dice,  pero  ¿por  qué  iba  yo  a  creerle?  

S.  De  la  Cruz.  Porque  me  conoces,  soy  amigo  de  doña  Lunfardo.  

Samarita.  ¿Y  por  qué  iba  a  desobedecerla  a  ella  por  hacerle  caso  a  ustedes?  

S.  Granjas.  Bueno,  ella  tiene  razón.  

S.  De  la  Cruz.  No  es  que  la  desobedezcas,  es  que  nos  ayudes  a  nosotros.  

Samarita.  ¿A  meterse  a  la  casa,  a  ver  a  las  niñas,  vestidos  así?  

S.  Granjas.  ¿No  parecemos  convincentes?  

Samarita.  No  mucho,  francamente.  Y  tengo  órdenes  estrictas.  

S.  De  la  Cruz.  Ayúdanos.  

Samarita.  No  puedo.  

S.  Granjas.  Ayúdala  a  ayudarnos.  

S.  De  la  Cruz.  Ni  modo.  Ahí  está.  

Samarita.  ¿Y  esto?  

  29
S.  De  la  Cruz.  Y  habrá  más  si  todo  sale  bien.  

Samarita.  Pero,  pero,  pero…  

S.  Granjas.  ¿No  lo  quieres?  

Samarita.  Pues  no,  digo,  sí.  Pero  no.  Así  no.  No  es  correcto.  

S.  De  la  Cruz.  Quiere  más.  

S.  Granjas.  Ahí  está,  pues.  ¿Ya  te  alcanza?  

Samarita.  Es  que.  Es  que.  Es  que.  Bueno,  mire.  Yo  los  dejo  pasar,  conste  que  porque  

los  conozco,  y  porque  sé  que  en  efecto,  son  amigos  de  la  señora,  pero  si  acaso  se  

entera  o  nos  cacha.    

S.  De  la  Cruz.  Eso  no  va  a  pasar.  

Samarita.   Si   acaso   eso   pasa,   yo   no   me   puedo   hacer   responsable,   que   quede   claro.   Voy  

a  decir  que  me  obligaron.  

S.  Granjas.  Ándale,  eso  le  dices.  

Samarita.  Que  me  obligaron  a  dejarlos  pasar  y  a  que  me  gastara  esto  para  adormilar  

mi  conciencia.  

S.  De   la   Cruz.  Oh,  si  no  nos  dejas  pasar  por  las  buenas,  me  regresas  el  dinero  y  nos  

metemos  por  la  mala.  

Samarita.  Conste  que  ustedes  responden.    

S.  Granjas.  Sí,  sí.  Aquí  mi  amigo  responde,  al  fin  que  fueron  novios.  

S.  De  la  Cruz.  Eso  fue  hace  mucho,  Granjas.  Y  fue  un  golpe  bajo.  

Samarita.  Pasen,  pero  me  esperan  en  el  pasillo,  tengo  que  avisarles  antes  a  ellas.  

  30
8  

Samarita.  Amigas.  

Madalena.  Patronas.  

Caterina.  Muchachas.  

Madalena.  ¿Cómo  muchachas,  si  la  muchacha  es  ella?  

Samarita.  Ash.  Como  sea.  Señoritas,  las  buscan.  

Madalena.  ¿A  nosotras?  

Caterina.  ¿Quién?  ¿Y  por  qué?  

Madalena.  ¿Huele  mucho?  

Samarita.  Ayudaría  que  abrieran  un  poco  la  ventana.  

Madalena.  Pero  los  vecinos…  

Caterina.  ¿Son  ellos?  ¿O  es  la  policía?  Tira  todo,  Maggie.  Tíralo  todo  a  la  taza  del  baño.    

Samarita.  No,  nenas.  Nada  de  eso.  Son  unos  muchachos.    

Madalena.  ¿Cuáles  muchachos?  

Caterina.  ¿De  qué  se  ríe?  

Samarita.  Unos  amigos  de  doña  Lunfardo.  

Madalena.  ¿Otros  vejetes?  

Caterina.  Ay,  guácala.  

Samarita.  No,  no  son  otros  vejetes.  

Madalena.  ¿Son  los  mismos?  

Caterina.  Hueva  infinita.  

Samarita.  Pues  no.  Tampoco  son  los  mismo.  

  31
Madalena.  ¿Entonces?  

Caterina.  ¿Qué  quieren?  

Samarita.  Ya  les  dije,  son  unos  muchachos,  amigos  de  tu  madre.  Quieren  conocerlas,  

creo.  

Madalena.  Que  sean  amigos  de  mi  madre  hace  sospechosa  una  cosa:    

Caterina.  que  sean  muchachos.  

Madalena.  Exacto.  

Samarita.  Estos  son,  ¿cómo  decirlo?  Unos  muchachos  simpáticos.  

Madalena.  A  ver,  a  ver,  que  pasen.    

Caterina.  ¿Ya  no  huele  tanto?  

Madalena.  Ash,  pues  si  huele  ni  modo.  

Samarita.  Que  pasen.  

9  

S.  Granjas. Nos  dijeron  que  aquí  dos  mamiselas  se  aburren.  

Samarita.  Damiselas,  será,  y  somos  tres.  

S.  De  la  Cruz.  Ay,  cábula.  Aquí  quemaron  petate.  

S.  Granjas. Te  dije  que  esto  era  otro  mundo,  canalla.  

S.  De  la  Cruz.  De  haber  sabido  que  podía  ser  todo  tan  fraternal  me  hubiera  traído  mi  

pipa.  

Madalena.  Buenas.  

S.  Granjas.  ¿Qué  onda,  chiquibeibis?  

  32
S.  De  la  Cruz.  ¿Quihúboles,  nenas?  

Caterina.  ¿Qué  onda?  

Madalena.  ¿Quiénes  son  ustedes?  

S.  Granjas.  Ps  aquí,  suave.  

Madalena.  ¿Qué  querían?  

S.  Granjas.  Alivianar.  Hacer  que  pase  coqueta  la  tarde.  Es  que  nuestros  papis…  

S.   De   la   Cruz.  Primero  lo  primordial,  amigo.  Hay  un  orden  en  las  cosas.  Lo  presento.  Él  

es  Jorge  Luis.  Es  un  capo,  groso,  enorme.  La  pura  onda  cotorrona.  Le  hace  al  DJ,  

VJ  y  a  la  performancia.  

Samarita.  ¿Performancia?  

S.  De  la  Cruz.  Arte  acción.  Imagen  líquida,  acontecimiento  efímero.  

S.  Granjas.  Como  las  danzas  caóticas  y  liminales  del  Dr.  Simi  a  media  plaza,  pero  más  

acá.  Acción  volátil,  nomás.  

Caterina.  Guau.  

S.  Granjas.  A  eso  le  llama  intervención  del  espacio  público,  re  apropiación  de  la  calle,  

expansión  degradada  del  campo  laboral  informal.  

S.  De  la  Cruz.  Hey.  Y  él  es  el  David  Fornica.    

Madalena.  Qué  credenciales.  

S.  Granjas.  No,  no  se  asusten,  porque  su  nombre  espanta  o  antoja,  pero  tiene  además  

otras  nobles  habilidades.  Es  un  maestro  del  parkour,  fotógrafo  respetado,  y  un  

activista  consciente  que  está  ayudando  a  salvar  a  los  delfines  en  Dinamarca.  

Madalena.  Qué  padre.  

Caterina.  ¿Y  das  clases?  

  33
S.  Granjas.  Y  limosnas  cada  que  puede.  

Samarita.  ¿Y  qué  los  trae  por  acá?  

S.  Granjas.  Hace  rato  les  decía  que  nuestros  papis…  

S.   De   la   Cruz.   Perdonen   la   paranoia.   No   es   muy   mi   estilo,   pero   ¿tenemos   seguridad  

acá?  

Madalena.  ¿Seguridad?  

S.  De  la  Cruz.  Sí,  nena,  es  que  dejamos  a  los  changos  afuera.  

Caterina.  ¿Changos?  

S.  Granjas.  A  los  guaruras.  Ya  saben,  ¿no?  Mi  papi  que  se  espanta  de  todo,  no  deja  que  

salga  de  la  casa  sin  dos  de  esos  metecos.  

Samarita.  ¿Les  ofrezco  algo?  

Madalena.  Por  lo  pronto,  sillas.  

S.  Granjas.  ¿Qué  te  pasa?  No  seas  sólida.  

Madalena.  ¿Sólida?  

S.  Granjas. O  paralelepípida.    

Caterina.  ¿Y  eso  es…?  

S.  De  la  Cruz.  Cuadrada,  pesada,  plana,  sobradona.  

Samarita.  ¿Mamerta?  

S.  De  la  Cruz.  Xacto.  

S.   Granjas.   ¿Para   qué   necesitamos   sillas   si   podemos   ponernos   a   gusto   aquí,   en   el  

suelano.  

Caterina.  ¿Suelano?  

S.  Granjas.  Aquí  mero.  

  34
Caterina.  ¿Dónde?  

S.  De  la  Cruz.  En  el  piso.  

Madalena.  ¿Qué,  qué?  

S.   Granjas.  ¿Qué  es  lo  que  no  entienden?  ¿Nada  más  están  mariguanas  o  ya  eran  lentas  

de  nacimiento?  

Samarita.  ¿Qué?  Fue  muy  gracioso.  

Madalena.  Grosera.  

S.  De  la  Cruz.  Cálmex,  morras.  

Madalena.  ¿Morras?  ¿Quién  dice  morras?  

S.  Granjas.  Nosotros,  nenulfa.  Es  lo  de  hoy.  

Caterina.  ¿Lo  de  hoy  en  dónde?  

S.   De   la   Cruz.   A   ver,   a     ver.   Aguado   el   lodo.   No   se   espanten   ni   se   esponjen.   No  

terminamos  el  ciclo.  Nosotros  ya  nos  presentamos.  ¿Ustedes  qué?  

Madalena.  ¿Que  de  qué?  

S.  Granjas.  ¿Ps  quiénes  son,  o  qué?  

Caterina.  Yo  soy.  

S.   De   la   Cruz.  Nel.  A  ver.  No  rompan  la  dinámica.  Fluyan.  Fluyan.  No  ser  sólidos.  Eso  es  

lo  de  hoy.    

S.  Granjas.  Tú  la  presentas  a  ella,  y  ella  a  ella,  y  ella  a  ti.  

Madalena.  ¿Ella?  Ash.  ¿Ella  qué?  

S.   De   la   Cruz.  Ella  ahí  está,  con  sus  rotundas  y  macizas,  y  con  sus  macizas  y  rotundas…  

Tiene  unos  ojos  muy  profundos.  

S.  Granjas.  Ella  está  aquí  y  no  está  pintada.  

  35
Caterina.  ¿Qué  tiene  de  malo  el  maquillaje?  

S.  De  la  Cruz.  Todo.  Te  cosifica.  Te  oculta.  Te  niega.  Te  saca  granos  y  es  caro.  

S.  Granjas.  Como  sea.  Lo  de  hoy  es  la  inclusión,  nenas.  Y  ella  juega  porque  aquí  todos  

aceptamos  a  todos,  ¿o  no?  

Madalena.  Pues.  

S.  De  la  Cruz.  Venga.  Lo  de  hoy  es  la  inclusión.    

Caterina.  Ella  es  Maggie.    

S.  De  la  Cruz.  Ajá.  

S.  Granjas.  ¿Qué  más?  

Caterina.  ¿Quieren  su  edad  y  su  apellido?  

S.  De  la  Cruz.  Iban  a  escuelas  públicas  en  la  infancia,  ¿verdad?  

Madalena.  ¿Por  qué?  

S.  De  la  Cruz.  Por  nada.  No  se  les  nota.  

S.   Granjas.   ¿Qué   pasó,   Fornica?   Dígannos   algo   que   esté   bueno   conocer.   Algo   de   sus  

deseos,  de  sus  planes  a  futuro.  

Caterina.  A  ver.  Ella  es  Maggie.  Quiere  ser  biólogo  marino  para  salvar  focas  y  ballenas.  

Es  muy  espiritual,  aunque  no  lo  parece.  

Madalena.  Perris.  

Caterina.  Le  gusta  estar  en  forma,  verse  bien.  

Madalena.  Estar  bien.  

Caterina.  Está  soltera  y  se  aburre.  

Madalena.  Mucho,  mucho.  

S.  De  la  Cruz.  Eso  es  una  buena  noticia.  Lo  anotamos.  

  36
Samarita.  Me  toca,  me  toca.  

S.  Granjas.  A  ver,  vas.    

Samarita.  Pues  ella  es  Caty.  Es,  como  lo  pueden  ver,  muy  guapa,  es  muy  noble.  Muy  

sana.  

S.  De  la  Cruz.  No  estoy  bostezando,  es  que  me  hizo  falta  azúcar,  ¿eh?    

Samarita.   Es   muy   liberal.   Su   forma   de   pensar   no   le   gusta   mucho   a   los   adultos   porque  

es  adelantada.  Tampoco  la  entienden  mucho  sus  amigas  de  generación  porque  

es  un  poco  revolucionaria.  

S.  Granjas.  ¿En  serio?  

Caterina.  Más  o  menos.  

Samarita.  Sí,  está  metida  en  una  organización  de  muchachas  que  quieren  quitarse  de  

encima  el  pie  colonial  del  machismo…  

S.  Granjas.  Ad-­‐mi-­‐ra-­‐ble.  

S.  De  la  Cruz.  A  ver,  a  ver.  ¿Y  ella?  

S.  Granjas.  Sí,  a  ver,  ¿y  ella?  

Madalena.  No  pues  fácil.  Ella  es  el  servicio.  

S.  De  la  Cruz.  Ajá.  

S.  Granjas.  El  servicio…  

Madalena.  Exacto.  Ella  lleva  y  trae,  tronamos  los  dedos,  ella  obedece…  

S.  De  la  Cruz.  ¿Y  tiene  nombre  o  nada  más  una  patrona  gandalla?  

Caterina.  Se  llama  Samarita.  

S.  Granjas.  Noble  hasta  en  el  nombre.  

S.  De  la  Cruz.  Y  piel  suave.  Y  tersa.  Y.  Y.  Y.  Acércate  acá.  Estás  muy  lejos.  

  37
S.  Granjas.   Bueno,   bueno,   bueno.   Ya   nos   conocemos   todos.   Circula   la   energía   y   no   nos  

enganchamos  con  las  malas  vibras.  Bienvenida  al  círculo,  Samarita.  Pues  nada.  

Nosotros   somos   amigos   de   doña   Lunfardo.   Bueno,   ella   es   amiga   de   nuestros  

jefes.  

Madalena.  ¿Y  en  qué  trabajan?  ¿De  dónde  conoce  mi  madre  a  sus  patrones?  

S.   De   la   Cruz.   Nena,   a   ver,   en   serio.   Vuelve   a   fumar   esa   cosa   y   relájate   un   chingo,  

¿quieres?  

S.   Granjas.  Doña  Lunfardo  conoce  a  nuestros  padres,  Maggie.  Fornica,  pásate  para  acá.  

Eso  es  lo  que  pasa,  Maggie.  ¿Por  qué  no  ponemos  un  poco  de  música?  ¿Estaría  

bueno,  no?  

Caterina.  ¿En  serio  no  quieren  tomar  algo?  

S.   De   la   Cruz.   Sí,   claro   que   sí   queremos.   Queremos   y   podemos.   Es   más,   exigimos.   Y  

más.   Trajimos   nosotros   el   mero   buen   trago   para   hacerlas   conocer   la   calidad.  

Ahí  está.  

Catalina.  Guau.  Mezcal.  

S.  De  la  Cruz.  ¿No  te  gusta?  

Catalina.  Me  encanta,  pero  es  un  poco  fuerte.  

S.  Granjas.  ¿En  serio?  ¿No  tienes  algo  más  under?  

Madalena.  ¿Más  under?  

Samarita.  ¿Quieren  que  traiga  unos  vasos?  

Madalena.  Ve.  

S.  De  la  Cruz.  No,  no  te  vayas.  

S.  Granjas.  ¿No  te  parece  muy  mainstream  eso  que  escuchas?  

  38
Madalena.  Pues…  

Caterina.  ¿Con  qué  nos  lo  tomamos?  

S.  Granjas. A  ver.  Ponte  esto.  

S.  De  la  Cruz.  Si  tuvieran  naranjas  o  manzana  estaría  muy  bueno.  

Madalena.  ¿Un  CD?  

Samarita.  No  tenemos.  Hay  unos  pretzels  de  queso.  

Madalena.  Ve  por  ellos.  ¿En  serio  un  CD?  

S.  De  la  Cruz.  Guácala.  

Caterina.  Y  por  vasos.  

S.   Granjas.  ¿Qué?  Es  la  más  pura  y  dura  onda  vintage.  Ya  basta  de  aparatejos  que  te  

obligan  a  comprar  y  “actualizarte”  cada  tercer  día.  

Madalena.  ¿Y  de  qué  es?  

S.  Granjas.  Anarco-­‐corridos,  Roleros,  Ruprestres,  Norteños…  

Madalena.  ¿En  serio?  

S.  Granjas. Electro-­‐banda,  Street  Sound,  free  jazz  trovero…  

S.   De   la   Cruz.   Pues   ya   está   decidido.   Vamos   por   esas   cosas   asquerosas   y   por   unos  

vasos  para  el  trago.    

Caterina.  Vamos.  

S.  De  la  Cruz.  No,  no.  Espéranos,  vamos  a  ir  Samarita  y  yo.  

Caterina.  Pero…  

S.  De  la  Cruz.  Calma.  No  nos  tardamos.  

  39
10  

S.  Granjas.  Suave,  ¿no?  

Caterina.  Me  recuerda  a  Daft  punk  pero  con  banda.  

S.  Granjas.  Cambia  tus  referentes,  nena.  Hay  mucho  más  que  la  cultura  dominante.  

Madalena.  Seguro.  Pero  nos  la  pasamos  muy  encerradas.  Ustedes  cayeron  un  poco  al  

rescate.  

S.  Granjas.  ¿En  serio?  Qué  raro.  Internet  es  Internet  es  internet  es  Internet…  

Caterina.  Pero  no  nos  dejan  mucho.  

S.  Granjas. ¿Y  eso?  

Madalena.  Nada.  Nos  dejan  aquí,  sin  buena  conexión  y  no  salimos  mucho.  

S.  Granjas. ¿Y  ustedes  muy  obedientes?  

Caterina.  Pues  no  conocemos  a  mucha  gente.  

S.  Granjas. ¿Cómo  puede  ser  eso  posible?  

Madalena.   Es   que   durante   varios   años   estuvimos   estudiando   en   Chihuahua,   en   casa  

de  mi  tía.  

Caterina.  Mi  madre.  

Madalena.  Porque  la  mía.  

Caterina.  Mi  tía.  

Madalena.  Tuvo  problemas  económicos  y  no  podía  muy  bien  con  los  gastos,  ¿ves?  

Caterina.  Pero  ahora  está  un  poco  mejor.  

Madalena.  Trabaja  mucho.  

Caterina.  Y  nos  vinimos  para  acá,  a  estudiar  en  la  universidad.  

  40
S.   Granjas.  Bah.  La  Universidad  no  es  nada.  Muchos  estudian,  pocos  entienden.  Yo,  por  

ejemplo,   no   hice   la   universidad   y   no   terminé   el   bachillerato,   pero   tengo   buen  

olfato  para  los  negocios.  No  me  hizo  falta  un  título.  

Madalena.  ¿A  qué  se  dedica  tu  jefe?  

S.  Granjas. ¿Quién?  

Caterina.  Tu  padre.  

S.   Granjas. Ah,  mi  padre.  Pues  tiene  una  cadena  de  restaurantes.  El  de  David  Fornica  

tiene   varios   talleres   mecánicos.   ¿Pero   eso   qué?   Nosotros   queremos   hacer   lo  

nuestro,  aportar  algo  por  nuestra  cuenta.    

Madalena.  ¿En  serio?  

Caterina.  Qué  padre.  

S.   Granjas.   Lo   que   queremos   ahora   el   Fornica   y   yo   es   comprarnos   una   combi,  

adaptarla   como   una   casita   rodante   e   irnos   a   rolar   hasta   la   Patagonia.   Buscando  

nuestro  camino  y  la  aventura.  

Madalena.  Guau.  Qué  envidia.  

Caterina.  ¿Y  de  qué  vivirían?  

S.  Granjas. La  vida  en  comuna  es  dura,  pero  es  noble.  Haríamos  lo  nuestro,  cada  uno.  

Dar   tallercitos,   generar   obra.   Yo   le   sé   un   poco   a   la   hidroponía.   Queremos  

renunciar   al   mainstream.   Vamos   a   generar   nuestra   energía,   por   ejemplo,   la  

combi   va   a   ser   híbrida,   adaptada   con   paneles   solares   y   para   combustión   de  

aceite  reciclado  de  las  grandes  cadenas  de  restaurantes.  

Caterina.  Qué  increíble.  

Madalena.  ¿Y  se  van  ustedes  dos  solos?  

  41
S.   Granjas.   En   principio   sí.   Queremos   hacer   el   viaje   sin   dinero.   Sin   conexión.   Sin  

ataduras   de   ninguna   especie.   Queremos   probar   un   nuevo   modelo   de  

humanidad  fuera  del  sistema.  

Caterina.  Yo  me  reclutaba  sin  pensarlo  con  ustedes.  

Madalena.  Y  yo,  si  necesitan  voluntarios…  

S.  Granjas. Guau.  Eso  que  tienes  ahí,  ¿es  un  tatuaje  o  un  lunar?  

Madalena.  Es  un  lunar.    

S.  Granjas. ¿Lo  puedo  ver?  

Caterina.  Está  muy  escondido.  

S.  Granjas.  Sí,  ¿verdad?  Como  que  estorba  la  ropa.  

Madalena.  Sí,  pues.  Ni  modo.  

Caterina.  Pero  es  de  familia,  yo  también  lo  tengo.  ¿Quieres  verlo?  

Madalena.  Caterina.  

Caterina.  ¿Qué?  

S.  Granjas. A  ver,  tranquilos  todas.  No  tienen  que  enseñarme  nada.  No  es  necesario.  

Caterina.  Pero  yo  quiero.  

Madalena.  Caterina,  no  los  conocemos.  

Caterina.  ¿Y  cuando  lo  haces  tú  con  desconocidos  sí  está  bien?  ¿Por  qué?  Además,  no  

me  está  obligando.  Yo  quiero  enseñarlo  y  es  mi  cuerpo,  y  eso  no  significa  nada.  

S.  Granjas.  Yo  a  cambio  te  puedo  enseñar  un  tatuaje  que  me  hice  en  el  trasero.  

Caterina.  ¿En  serio?  

Madalena.  Como  que  ya  se  tardaron  mucho  Samarita  y  Fornica,  ¿no?  

S.  Granjas. Algo,  seguramente  están  aprovechando  el  momento.  

  42
Madalena.  Zorra.  

Caterina.   ¿Pero   zorra   por   qué?   Ella   puede   hacer   lo   que   ella   quiera.   Yo   puedo   hacer   lo  

que  yo  quiera  y  eso  no  me  vuelve  una  zorra,  Madalena,  ¿te  enteras?  

S.  Granjas. Íbamos  muy  bien.  Vamos  a  retroceder  en  el  tiempo.  Yo  les  iba  a  enseñar  mi  

tatuaje.  Y  no  necesitan  enseñarme  nada  ustedes.  Es  pura  cortesía.  

Caterina.  ¿Por  qué  te  tatuaste  el  trasero?  

S.   Granjas. Por   pura   locura.   Y   también   me   tatué   algo   en   la   ingle   derecha,   ¿quieren  

verlo?  

Madalena.  ¿Samarita?  

Caterina.  A  ver.  

S.  Granjas.  ¿El  de  adelante  o  el  de  atrás?  

11  

Samarita.  Aquí  están.  

Madalena.  ¿Qué  tanto  hacían?  

S.  De  la  Cruz.  Cosas  interesantes.    

Samarita.  Muy,  muy  interesantes.  

Madalena.  Ash.  Qué  mal  gusto,  ¿eh?  

S.  Granjas.  Hey,  ya  le  bajaron  bastante  al  elixir.  

S.  De  la  Cruz.  Esta  muchacha  trae  furia  atrasada.  

S.  Granjas.  Vamos  emparejándonos.  

Caterina.  Yo  quiero.  

  43
S.  De  la  Cruz.  ¿Tú  no?  ¿Te  da  miedo    te  sacas  de  onda?  

Madalena.  Ash.  Para  nada.  

S.  Granjas.  Fondo.  

S.  De  la  Cruz.  Fondo.  

Caterina.  Fondo.  

Samarita.  Fondo.  

Madalena.  Fondo.  

S.  Granjas.  Arg.  Raspa.  

S.  De  la  Cruz.  Sólo  la  primera  vez,  ya  luego  resbala.  

Caterina.  Otro.  

Samarita.  Ea.  

Madalena.  Venga,  otro.  

S.  De  la  Cruz.  Ea,  despacio.  

Samarita.  Vamos.  

S.  Granjas.  Venga,  otro.  A  fondo.  Todos.  Fondo.  

S.  De  la  Cruz.  Fondo.  

Caterina.  Fondo.  

Samarita.  Fondo.  

Madalena.  Fondo.  

Samarita.  Música.  

S.   Granjas.   Le   estaba   platicando   aquí   a   Maggi   y   a   Caty   del   viaje   en   combi   que  

planeamos.  

S.  De  la  Cruz.  Ay,  cabrón.  Lo  planeamos,  ¿verdad?  

  44
Caterina.  Y  yo  le  decía  al  Jorge  Luis  que  si  necesitan  reclutas,  ya  tienen  un  soldado.  

S.  De  la  Cruz.  ¿En  serio?  ¿En  donde?  

Madalena.  Bueno,  soldadas.  Dos  soldadas.  

Samarita.  ¿Cuál  viaje?  ¿Por  qué  no  me  invitan  a  mí?  

Madalena.  Es  que  tú  te  vas  a  quedar  a  cuidar  a  mamá.  

Samarita.  Ay,  no,  ella  ya  sabe  cuidarse  bien  sola.  Ya  está  grande.  

Caterina.  ¿Me  das  más?  

S.  De  la  Cruz.  ¿Estás  segura?  Yo  pienso  que  no  deberían  cruzar  alcohol  con…  

Madalena.  Ay,  no  seas  nena,  bebé.  

Caterina.  Esa  me  gusta.  Me  gusta  mucho.  ¿Bailas?  

S.  De  la  Cruz.  Este.  No  mucho.  

Caterina.  Dale.  

S.  De  la  Cruz.  ¿A  quién?  

Samarita.  Que  baile.  Es  decir,  báilale,  cochino  traidor,  mujeriego  miserable.    

Caterina.  Samarita,  no  estés  tomando  fotos,  plis.  

Samarita.  No  son  fotos,  son  videos.  

S.  De  la  Cruz.  Tengo  para  dar  y  repartir,  beba.  

Samarita.  A  ver,  parando  la  trompita,  los  dos  juntos.  

Madalena.  ¿Y  tú  no  bailas?  

S.  Granjas.  No  mucho.  

Caterina.  Deja  de  tomar  fotos,  Samy.  

Samarita.  QUE  ME  LLAMO  SAMARITA,  CHINGAOS.  

S.  De  la  Cruz.  ¿Está  bien?  

  45
Caterina.  Déjala.  Ahorita  se  le  pasa.  

Madalena.  ¿Y  no  quieres?  

S.  Granjas.  Podría  ser.  

Madalena.  ¿Lo  intentamos?  

S.  Granjas. Hago  el  ridículo  con  estilo,  ¿eh?  

Madalena.  Vamos  a  ver.  

Samarita.  ¿Y  yo  qué?  

S.  De  la  Cruz.  Sin  llorar,  nena.  

Samarita.  ¿Y  por  qué  no?  A  ver,  ¿por  qué  no?  

Madalena.  Pareces  un  pingüino.  

S.  Granjas.  Te  dije  que  hago  el  ridículo  con  estilo.  

Caterina.  Vamos  a  jugar  Limbo.  Ven,  Samarita.  Agárrala  aquí.  Tú  la  agarras  de  acá.  

S.  De  la  Cruz.  Ajá.  

Caterina.  Y  nosotros  vamos  pasando  por  debajo  al  ritmo  de  la  música.  

S.  De  la  Cruz.  Ahí  te  encargo,  padrino.  

S.  Granjas.  Yo  zafo.  

Madalena.  Nada.  Nadie  se  raja.  Ea.  

Caterina.  Ea.  

Samarita.  EA.  

S.  Granjas.  Auch.    

Madalena.  Más  abajo.  Ea.  

Caterina.  Ea.  

Samarita.  Re  EA.  

  46
S.  Granjas.  Re  auch.  

Caterina.  Me  siento  bien.  

Madalena.  Yo  igual.  

Caterina.   ¿Por   qué   tu   madre   nos   mandaba   puro   gorila   carcamal?   ¿Dónde   tenía   a  

estos?  

Madalena.  Ni  idea,  pero  hasta  que  hizo  algo  bueno.  

Caterina.  Quiero  fumar.  

Madalena.  Vas.  

Caterina.  Estoy  chida.  

Madalena.  Yo  igual.  

Samarita.  Ea.  Bolita.    

S.  De  la  Cruz.  No,  no  creo  que  sea  una  buena  idea.    

Samarita.  Bolita,  bolita.  Bolita.  

S.  De  la  Cruz. No,  en  serio.  

Madalena.  Bolita.  

Caterina.  Bolita.  

S.  Granjas.  Chicas,  yo  creo  que  no…  

S.  De  la  Cruz.  Auch.  

S.  Granjas.  No  me  lo  vayan  a  tronchar,  por  favor.  

12  

Da.  Lunfardo.  ¿Pueden  bajarle  a  su  escán/  

  47
S.  Granjas.  Les  dije  que  no  lo  aplastaran.  

Da.  Lunfardo.  ¿Granjas?  

S.  Granjas. Sí.  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  haces  aquí?  

S.  Granjas.  Bailando  Limbo,  nomás.  

Madalena.  Mamá.  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  te  dije,  Samarita?  

Samarita.  Yo  les  advertí.  Se  los  dije.  No  tuve  nada  que  ver.  Ellos  insistieron.    

S.  Granjas. No  llores.  

Da.  Lunfardo.  No,  claro.  Quienes  van  a  llorar  son  otros.  ¿Quién  es  ese  de  ahí?  

S.  De  la  Cruz.  Buenas  noches.  

Da.  Lunfardo.  ¡De  la  Cruz!  

S.  De  la  Cruz.  Ajá.  

Caterina.  Son  tus  amigos,  tía.  

Da.  Lunfardo.  Mis  muy  viejos  amigos,  niñas.    

Madalena.   ¿Por   qué   no   nos   los   habías   presentado   a   ellos   y   nos   mandabas   puros  

pellejos  a  merodearnos?  

Da.  Lunfardo.  ¿A  qué  huele?  

Madalena.  Quién  sabe.  

Da.  Lunfardo.  ¿Ustedes  se  la  dieron?  

S.  Granjas.  No,  te  juro  que  no.  

Da.  Lunfardo.  ¿De  dónde  la  sacaron?  ¿Salieron  a  comprar?  Contesten.  

Caterina.  Es  de  la  que  tenías  escondida  en  tu  cajón,  tía.  

  48
Samarita.   Chancros   y   re   chancros.   En   menos   de   veinte   minutos   tenemos   ciento  

setenta  likes  en  las  fotitas.  

Madalena.  ¿Subiste  las  fotos?  

Samarita.  A  mi  muro.  Nos  la  estábamos  pasando  re  bien  hasta  que  llegó  la  doña.  

Madalena.  Egoísta.  ¿Por  qué  no  nos  hablaste  de  ellos?  

Caterina.  ¿Y  por  qué  escondes  tu  yerba,  tía?  

Da.   Lunfardo.   Par   de   taradas.   ¿Estaban   más   enyerbadas   en   la   mañana   o   qué?   Estos  

son  los  mismos  vejetes  que  corrieron  ustedes  hace  rato.  

Madalena.  No.  

Da.  Lunfardo.  Sí.  Babosas.  

Caterina.  No.  

S.  Granjas.  Pues  sí,  corazón.  

S.  De   la   Cruz.  Sólo  queríamos  demostrarles  que  son  ustedes  unas  lindas  y  pequeñas  

retrasadas  mentales.  

Da.  Lunfardo.  Eso  ya  lo  sabíamos.  Lo  que  hicieron  ustedes  no  tiene  nombre  ni  madre.  

Voy  a  llamar  a  la  policía.  

Madalena.  Mamá,  ¿tú  los  mandaste?    

Da.  Lunfardo.  Claro  que  no.  

Samarita.  Pasaron  porque  se  aferraron.  

S.  De  la  Cruz.  Y  te  juro,  querida,  que  no  nos  propasamos.  Sólo  queríamos  la  revancha.  

Por  la  humillación  de  hace  rato.  

Da.   Lunfardo.   ¿Y   eso   es   lo   que   hacen   los   hombres   experimentados?   ¿Humillar   a   la  

juventud?  ¿Para  enseñarle  qué?  

  49
S.  Granjas.  Creo  que  nos  excedimos,  amiga.  

Da.   Lunfardo.   Pues   sólo   demostraron   que   son   igual   de   tarados.   No   son   mejores.   No  

tienen  razón.  Y  me  están  colmando  el  plato.  Todos.  

S.   De   la   Cruz.   No   llames   a   la   policía.   ¿Qué   sentido   tiene   volver   público   lo   que   es   un  

desastre  menor  y  privado?  

Samarita.  Privado,  privado,  pues  no.  

Da.  Lunfardo.  A  ver,  muchachas,  ¿se  propasaron  en  algo  estos  miserables  patanes?  

Caterina.  Pues  no.  

Madalena.  No.  

Da.  Lunfardo.  Pues  lárguense.  Ahora.  No  quiero  volver  a  verlos  ni  de  lejos.  

S.   De   la   Cruz.   Perdónanos.   Y   a   ellas,   pues,   no   las   regañes   mucho,   digo.   No   hicieron  

nada  que  no  hicieran  de  todos  modos  sin  nosotros.  

Da.  Lunfardo.  Fuera  de  aquí.  

S.  Granjas.  Adiós.  

Da.   Lunfardo.   Y   ustedes,   tontitas.   Recogen   este   cochinero   y   se   me   encierran   en   su  

cuarto  a  la  voz  de  ya.  Samarita,  borra  todo  eso  que  subiste.  

Samarita.  Sí,  señora.  

Da.  Lunfardo.  ¿Qué  hacen  aquí?  

Madalena.  Dijiste  que  recogiéramos.  

Da.  Lunfardo.  Largo  de  aquí.  

Caterina.  Pero  tía.  

Da.  Lunfardo.  Pero  ya.  ¿Tú  a  dónde  vas?  

Samarita.  También  a  mi  cuarto.  

  50
Da.  Lunfardo.  No  te  hagas.  Ven  acá.  

Samarita.  Pues  si  no  me  he  ido.  

Da.  Lunfardo.  Lo  mío.  ¿Cuánto  fue?  

Samarita.  Más  que  la  semana  pasada.  

Da.  Lunfardo.  No  me  distraigas  con  la  estadística.  Los  datos  duros.  

Samarita.  Ahí  está.  

Da.  Lunfardo.  ¿Eso  es  todo?  ¿Estás  segura?  

Samarita.  Que  sí.  

Da.  Lunfardo.  Ouch.  Pues  sí  es  más.  Sí  es  más  que  la  semana  pasada.    

Samarita.  Se  lo  dije.  

Da.  Lunfardo.  Caray.  La  culpa  sí  paga.  

***  

Madalena.  Oye.  

Caterina.  ¿Qué?  

Madalena.  ¿Ya  estabas  dormida?  

Caterina.  Claro  que  no.  

Madalena.  ¿Cómo  viste?  

Caterina.  ¿Qué  cosa?  

Madalena.  ¿Qué  te  parecieron  los  tipos?  

Caterina.  ¿Hablas  en  serio?  

Madalena.  Obvio  no.  

Caterina.  Ah,  bueno.  Entonces  duérmete.  

  51
Madalena.  ¿Tú  qué  vas  a  hacer?  

Caterina.  Pensar.  

Madalena.  ¿En  qué?  

Caterina.  En  los  tipos  esos.  

Madalena.  ¿En  serio?  

Caterina.  Claro  que  no.  

Madalena.  Pues  entre  broma  y  broma.  

Caterina.  A  ver,  respóndeme  una  cosa.  

Madalena.  No  sé  si  quiera.  

Caterina.  Me  arriesgo.  

Madalena.  A  ver.  

Caterina.  Está  re  mala  onda  lo  que  hace  la  tía,  ¿no?  

Madalena.  Un  poco  demasiado,  sí.  

Caterina.  No  se  puede  obligar  a  nadie  a  elegir.  

Madalena.  Pues  no,  ya  no  sería  elección,  ¿no?  

Caterina.  Y  medio  nos  obliga  a  salir  de  esta  casa  del  brazo  de  un  fulano.  

Madalena.  Como  que  tiene  prisa.  

Caterina.  O  piensa  que  es  un  deber.  Que  no  valdríamos  ni  cacahuates  si  remotamente  

a  una  de    nosotras  o  a  las  dos  se  nos  ocurriera  quedarnos  solas.  

Madalena.  No  le  parece  aceptable.  

Caterina.  ¿Por  qué?  

Madalena.  No  sé.  

Caterina.  ¿Estaría  mal?  

  52
Madalena.  No  sé.  No  creo.  

Caterina.  ¿Tú  lo    has  pensado?    

Madalena.  Sí.  Como  que  no  me  veo  necesariamente  junto  a  un  fulano.    

Caterina.  Pues  no.  ¿Por  qué  sólo  uno?  

Madalena.  Bueno,  tampoco  es  que  tengan  que  ser  diecisiete.    

Caterina.  Claro  que  no.  Pero  que  pudiera  ser  el  que  tú  quisieras.  Aunque  fuera  un  

pelafustán.  O  una  pelafustana,  ¿pues  qué?  

Madalena.  Me  estás  asustando.  

Caterina.  ¿En  serio  te  asustarías?  

Madalena.  Pues  no  mucho,  la  verdad.  

Caterina.  ¿Lo  has  pensado?  

Madalena.  ¿Ahora  mismo  o  antes?  

Caterina.  Ah,  cochinota.  

Madalena.  ¿Qué  te  parecieron  los  tipos?  

Caterina.  ¿La  verdad  o  la  mentira?  

Madalena.  La  que  quieras,  pero  suéltala.  

Caterina.  Casi  me  estaban  convenciendo.    

Madalena.  Igual  a  mí.  

Caterina.  ¿Qué  hacemos?  ¿Los  elegimos?  

Madalena.  ¿Sería  diferente?  Piensa  que  no  están  muy  nuevos  que  digamos.  

Caterina.  Yo  creo  que  sí  sería  diferente.  Podemos  probarlos  un  rato.  Y  si  no  la  arman,  

los  bajamos.  

Madalena.  Qué  cochinota.  

  53
Caterina.  Al  menos  esos  sí  tendrían  para  invitarte  a  comer  otra  cosa  que  tortas  o  

gansitos.  

Madalena.  Interesadota.  

Caterina.  ¿Cómo  la  ves?  

Madalena.  Lo  vamos  pensando,  ¿no?  

Caterina.  Pero  que  no  sea  mucho  tiempo,  se  les  podría  enfriar  la  cartera.  

Madalena.  Yo  pensé  que  el  corazón.  

Caterina.  ¿Y  no  es  lo  mismo?  

Madalena.  Sí,  ¿verdad?  

Caterina.  Pues  ya  quedamos.    Pero,  oye,  ¿cómo  los  vamos  a  encontrar?  

Madalena.  Bah,  es  lo  de  menos.  Seguramente  van  a  regresar.  

Caterina.  Pues  sí,  ¿sverdad?  Lo  vamos  viendo.  

Madalena.  Eso.  Eso  mero.  Justo  eso.  Lo  vamos  viendo.  Lo  vamos  viendo  despacio.  

***  

  54

También podría gustarte