Está en la página 1de 73

Clase 5: PLANTACIÓN: Especies y variedades de árboles frutales.

Descripción botánica, características agronómicas y comerciales de


las principales especies y variedades de frutales de pepita.

 Manzano

El manzano proviene de la familia de las Rosáceas (Rosaceae).


Porte: alcanza como máximo 10 m. de altura y tiene una copa globosa.

Tronco derecho que normalmente alcanza de 2 a 2,5 m. de altura, con


corteza cubierta de lenticelas, lisa, adherida, de color ceniciento verdoso sobre los
ramos y escamosa y gris parda sobre las partes viejas del árbol.

Tiene una vida de unos 60-80 años. Las ramas se insertan en ángulo
abierto sobre el tallo, de color verde oscuro, a veces tendiendo a negruzco o
violáceo.

Los brotes jóvenes terminan con frecuencia en una espina.

 Hojas: ovales, cortamente acuminadas, aserradas, con dientes


obtusos, blandas, con el haz verde claro y tomentosas, de doble longitud que el
pecíolo, con 4-8 nervios alternados y bien desarrollados.

 Flores: grandes, casi sentadas o cortamente pedunculadas, que se


abren unos días antes que las hojas. Son hermafroditas, de color rosa pálido, a
veces blanco y en número de 3-6 unidas en corimbo.

 Floración: tiene lugar en primavera, generalmente por abril o mayo,


las manzanas más precoces maduran en junio, aunque existen razas que
mantienen el fruto durante la mayor parte del invierno e incluso se llegan a recoger
en marzo o abril.

 Fruto (manzana): pomo globoso, con pedúnculo corto y numerosas


semillas de color pardo brillante.

Las flores son sensibles a las heladas tardías de primavera, la utilización de


riego anti-heladas u otros sistemas de protección son habituales en aquellas
zonas con elevado riesgo.

El manzano soporta temperaturas inferiores a los -10ºC, sin que por ello se
afecte su corteza, aunque al descender por debajo de los -15ºC pueden perderse
algunas yemas florales.

La principal limitación para el cultivo del manzano en comarcas


meridionales es el requerimiento de horas frío, por encima de las 1.000 horas frío
(en función de las variedades).

En las exposiciones sur y sureste, la gran intensidad luminosa puede


producir frutos vítreos y los grandes calores favorecen el oscurecimiento interno, la
escaldadura superficial o los golpes de sol.
Las razas y variedades de manzano son innumerables (pasan del millar), ya
que ha acompañado al hombre desde tiempos remotos. En España las más
conocidas son:

Golden Delicious (color dorado, jugosa y perfumada).

Red Delicious (roja, jugosa y aromática).

Starking (mutación de Red Delicious, carne amarilla).

Belleza de Roma (roja y amarilla, tardía).

Starkrimson (roja, pulpa algodonosa).

Granny Smith (verde brillante, jugosa, origen australiano).

Verde Doncella (tradicional española, cubierta cérea, jugosa, tardía).

Esperiega de Ademuz (tradicional española, amarilla y roja, tardía).

Gala (amarilla, neozelandesa).

Reineta (color verde, carne jugosa y ligeramente acidulada, tardía, se usa


para asar y en confitería para la preparación de tartas y pasteles).

Otras variedades: Camuesa, Perominga, Morro de liebre, Staymans,


Johnatan, Richardred, Galiaxis, Harroldred...

 Membrillero

Pertenece a la Familia de las Rosáceas (Rosaceae).

Porte: arbolito caducifolio de 4-6 m de altura con el tronco tortuoso y la


corteza lisa, grisácea, que se desprende en escamas con la edad. Copa irregular,
con ramas inermes, flexuosas, parduzcas, punteadas. Ramillas jóvenes
tomentosas.

Hojas: alternas, de 5-10 cm de longitud, de aovadas a redondeadas, con


pecíolo corto. El haz es glabro y el envés tomentoso.
Flores: solitarias de color blanco o rosado que aparecen en las axilas de las
hojas. Miden 4-5 cm de diámetro y tienen 5 pétalos y 20 estambres. Florece en
primavera, de marzo a mayo.

Fruto: pomo piriforme, de color amarillo-dorado, muy aromático, de 7.5 cm


de longitud o más, dependiendo de la variedad, con el ápice umbilicado. La pulpa
es amarillenta y áspera, conteniendo numerosas semillas.

Los frutos se forman en la extremidad de los pequeños brotes, sobre


brindillas o en ramos del año anterior. Requiere climas templados o relativamente
fríos, de inviernos largos y veranos calurosos.

La exigencia de frío va de 100-500 horas-frío, según la variedad. En zonas


elevadas las flores y frutos recién formados pueden verse afectados por las
heladas tardías.

Requiere además situaciones aireadas, y si se cultiva en valles cerrados u


hondonadas, por ser muy sensible a la invasión del hongo causante de la lepra o
moteado puede perderse parte del fruto.
Se trata de uno de los frutales que reclama más cantidad de luz.

Las principales variedades de membrillo son:

Membrillero de Portugal (variedad lusitánica) (una subvariedad llamada


Gamboa es la que se utiliza en Andalucía para elaborar la carne de membrillo)
(piel amarilla, pulpa amarilla fragante, madura en octubre).

De Angers (variedad macrocarpa, recolección en octubre, piel amarilla y


pulpa fragante, como su nombre indica tamaño grande, octubre).

Común (tamaño medio, piel dorada, pulpa fragante, octubre).

Otras variedades de membrillero: de Fontenay, Champion


(norteamericana), Maliforma (forma de manzana), Pineaple (norteamericana,
sabor a piña), Dulce de Persia, De Puente Genil y Wranja.

 Nashi, pera oriental

Nombre común o vulgar: Nashi, Pera oriental, Pera japonesa, Peral de las
arenas. Nombre científico o latino: Pyrus pyrifolia.
El árbol mide de 5-10 m de altura.

Hojas oval-oblongas de 7-12 cm de longitud, con la base redondeada o


cordada, finamente aserradas, de textura gruesa.

Flores de 3-3,5 cm de diámetro, lanosas.

Además de la pera conocida en Europa, se cultivan otros frutos de especies


próximas, como el Nashi, o Pera asiática, cultivado sobre todo en China, Japón,
Corea del Sur, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia.

El Nashi es un fruto más o menos globoso, a veces algo aplanado. Pueden


llegar a ser muy grandes.

El color varía entre el bronceado-dorado, con frutos algo rugosos, y el


amarillo, con frutos lisos.

Los requerimientos de suelo y clima son semejantes al peral europeo, con


la diferencia de que se disponen de variedades con menor requerimiento de horas
de frío.

 Peral
Pertenece a la Familia de las Rosáceas (Rosaceae).

Árbol piramidal, redondeado en su juventud, luego oval, que llega hasta 20


metros de altura y por término medio vive 65 años.

Tronco alto, grueso, de corteza agrietada, gris, de la cual se destacan con


frecuencia placas lenticulares.

Las ramas se insertan formando ángulo agudo con el tronco (45º), de


corteza lisa, primero verde y luego gris-violácea, con numerosas lenticelas.

Hojas: ovales, finamente dentadas o enteras, coriáceas, glabras o rara vez


tomentosas, algo lustrosas por el haz, con pecíolo de igual longitud que la lámina
o más corto; al principio son algo pelosas, pero terminan por hacerse lampiñas y
tienen el margen crenado-serrado o casi entero.

Flores: tienen largos cabillos y forman corimbos umbeliformes en la


terminación de las ramillas; son de buen tamaño, con ovario ínfero y de color
blanco o blanco-rosado; el cáliz está formado por 5 sépalos lanceolados,
estrechados en punta; los pétalos miden generalmente 12-15 mm y son obovados
y libres.

Fruto: en pomo, estrechado en la base; ésta puede ser redondeada o


atenuada y prolongada en el pedúnculo.

Prospera bien en climas templados y algo húmedos, siendo más resistente


al frío que al calor. Los veranos extremados desecan los frutos y les impiden
crecer.

Aunque el clima más adecuado se caracteriza por inviernos con suficiente


frío invernal, pocas heladas tardías y primaveras y veranos soleados con
temperaturas no muy elevadas, aunque la gama varietal existente permite su
cultivo en climas diversos dentro de la zona templada.

Durante la floración le perjudican los rocíos, las nieblas, la humedad y las


heladas tardías. En las comarcas calurosas únicamente darán buenos resultados
las variedades de verano.

Florece a 7ºC y resiste temperaturas de -18ºC a -20ºC y hasta -40ºC en


pleno reposo invernal. Prefiere las situaciones aireadas de las grandes llanuras.
Los perales requieren cerca de 900 a 1000 horas de frío, por debajo de
7.2ºC durante el invierno para salir de su reposo.

Sólo prospera bien en las tierras limosas y silíceo-arcillosas, sanas y


permeables.

Requiere suelos homogéneos y profundos, ni muy secos ni demasiado


húmedos.

En suelos arenosos puede aguantar un exceso de humedad en invierno, a


condición de poder evacuar este exceso con rapidez.

Los suelos demasiado secos en verano no le permiten desarrollarse


normalmente, formándose unas masas esclerosas en la pulpa del fruto.

Los suelos idóneos para plantar peral sobre membrillero son aquellos cuyo
pH está entre 6.5 y 7.5, cal activa menor del 7%, fértiles, con profundidad mínima
de 50 cm y sin salinidad. Si se planta con patrón franco, el pH puede alcanzar el
8.2-8.3 y la cal activa el 11-12%.

Las variedades de peras más conocidas en España son:

Blanquilla: Piel lisa verdosa, carne muy jugosa, buena conservación


frigorífica, recolección agosto-septiembre, también se llama Blanca de Aranjuez y
pera de agua.

Ercolini: Piel fina amarillenta, mediano tamaño, pulpa blanca, recolección


temprana junio-septiembre.

Limonera: Fruta un poco deforme, piel amarilla limón, pulpa blanca, se


deshace en la boca, buena conservación, julio-agosto, también se llama Dr. Jules
Guyot, se dedica parcialmente a exportación.

Buen Cristiano William's: Piel verde-amarilla limón, carne blanca y jugosa,


utilizada por la industria conservera, agosto-septiembre.

Conferencia: Similar a la blanquilla, buena conservación frigorífica, agosto-


octubre.

Buena Luisa de Arranches: Piel lisa amarilla-verdosa, a veces con estrías


rojizas, carne blanca y jugosa, septiembre-octubre.
Decana de los Comicios: Piel verdosa algo rojiza, carne blanca muy jugosa
y dulce, octubre.

Bartlett: Acampanada, pulpa carnosa y blanda, se usa en conservería, julio-


agosto, variante Red Bartlett de color rojizo.

Passacressana: Redondeada, color verde amarillento, resistente al


manipulado, diciembre.

De Roma: Piel rugosa, verde-amarilla, carne jugosa y blanda, sabor a


moscatel, octubre.

Otras variedades: Anjou, Comicio roja, Moratini, Castells, Leonardeta,


Tendral de Valencia, Donguindo.

Descripción botánica, características agronómicas y comerciales de


las principales especies y variedades de frutales de hueso
 Aguacate o palta

Pertenece a la familia: Lauráceas. Especie: Persea americana, Persea


gratissima.

Árbol extremadamente vigoroso (tronco potente con ramificaciones


vigorosas), pudiendo alcanzar hasta 30 m de altura.

Hojas alternas, pedunculadas, muy brillantes.

Flores: flores perfectas en racimos subterminales; sin embargo, cada flor


abre en dos momentos distintos y separados, es decir los órganos femeninos y
masculinos son funcionales en diferentes tiempos, lo que evita la autofecundación.

Esta característica de las flores de aguacate es muy importante en una


plantación, ya que para que la producción sea la esperada es muy conveniente
mezclar variedades adaptadas a la misma altitud, con tipo de floración A y B y con
la misma época de floración en una proporción 4:1, donde la mayor población será
de la variedad deseada.

Sequías prolongadas provocan la caída de las hojas, lo que reduce el


rendimiento; el exceso de precipitación durante la floración y la fructificación,
reduce la producción y provoca la caída del fruto.

El terreno destinado al cultivo debe contar con buena protección natural


contra el viento o en su ausencia, establecer una barrera cortavientos
preferentemente un año antes del establecimiento de la plantación.

El exceso de humedad relativa puede ocasionar el desarrollo de algas o


líquenes sobre el tallo, ramas y hojas o enfermedades fúngicas que afectan el
follaje, la floración, la polinización y el desarrollo de los frutos.

Un ambiente muy seco provoca la muerte del polen con efectos negativos
sobre la fecundación y con ello la formación de menor número de frutos.

Las variedades más conocidas en España son:

Gema

Bacon

Rincón
Ettinger (se cultiva en Israel, fruto verde muy resistente)

Fuerte (californiana, color verde punteado, madura en invierno, es la


variedad más extendida por todo el mundo)

Hass (californiana, fruto negro muy tardío).

 Albaricoque

Familia: Rosáceas. Especie: Prunus armeniaca = Armeniaca vulgaris

Árbol que puede pasar de los 6 m de altura, en la región mediterránea con


ramas formando una copa redondeada.

La corteza del tronco es pardo-violácea, agrietada; las ramas son rojizas y


extendidas cuando jóvenes y las ramas secundarias son cortas, divergentes y
escasas.
Las yemas latentes son frecuentes especialmente sobre las ramas viejas.

Hojas arrolladas cuando son jóvenes, lisas, brillantes, irregularmente


dentadas, ovales, algo acorazonadas en la base, de ápice acuminado, con el haz
de color verde oscuro y más pálido en el envés. Peciolo largo, asurcado y
glanduloso.

Flores grandes, solitarias, con cáliz rojo y pétalos blancos o rosados.


Aparecen en primavera antes que las hojas.

Fruto: Drupa globosa, amarilla y muy sabrosa. Piel más o menos


anaranjada, teñida de rojo en la parte expuesta al sol, recubierta de una finísima
pubescencia y con un surco muy marcado, que se extiende del pedúnculo a la
parte opuesta. Pulpa más o menos adherida al hueso, más o menos jugosa y
perfumada.

Es un árbol bastante rústico, propio de climas templados, aunque resiste


bien los fríos invernales.

Debido a lo temprano de su floración, puede sufrir por las heladas tardías


en las localidades frías.

Exige calor estival para la completa madurez de la fruta. Es resistente a la


sequía.

Se da mejor en exposiciones aireadas y soleadas de las mesetas y colinas


que en las llanuras.

La mejor altitud para su cultivo es la de 200-500 metros.

En cuanto a suelo, es muy poco exigente pero prefiere los suelos cálidos,
secos, ligeros y profundos, no adaptándose a los suelos fuertes, fríos y húmedos.

La permeabilidad del subsuelo tiene una gran importancia en este cultivo,


pues todo estancamiento de agua es fatal para el albaricoquero.

En tierras profundas toma un gran desarrollo y los frutos son de buena


calidad.

Variedades de albaricoques más cultivas en España (duraznos,


albaricoques):
Bulida

Canino

Nancy

Paviot

Moniquí

 Cerezo

Familia: Rosáceas (Rosaceae). Especie: Prunus avium.

Árbol caducifolio que puede llegar a los 25 m de altura, con la corteza lisa,
anillada, de color marrón rojizo, que se desprende de anchas bandas
transversales.
Presenta problemas de conducción, debido a la dominancia apical (ramifica
muy poco), que también se manifiestan en los tratamientos fitosanitarios, la
recolección y cualquier técnica que requiera el acceso a la planta.

Hojas: simples, ovado-oblongas, acuminadas, de 7.5-12.5 cm de longitud y


3.5-5 cm de altura, fasciculadas en el extremo de cortas ramillas.

Margen irregularmente aserrado. Haz glabro y envés más o menos


pubescente.

Pecíolo de 4-5 cm de longitud, con 2-3 glándulas rojizas cerca del limbo. Al
caer las hojas adquieren una tonalidad rojizo-anaranjada muy decorativa.

Flores: blancas de 2-3 cm de diámetro que aparecen antes o al tiempo que


las hojas. Tienen 5 sépalos, 5 pétalos blancos, obovados, numerosos estambres y
pistilo lampiño; se agrupan en hacecillos sentados, a la manera de umbelas, en
número de 2-6, rodeados en la base por una corona de brácteas y llevan cabillos
muy largos (2-5 cm).
Órganos fructíferos: ramos mixtos, chifonas (son como ramos mixtos de
menor vigor) y, sobre todo, ramilletes de mayo que presenta varias yemas florales
y una vegetativa, por lo que la poda debe encaminarse hacia su producción.

Fruto: Drupa de color rojo negruzco, globosas o con figura de corazón. El


hueso es globoso, casi liso.

El cerezo tiene una gran capacidad de adaptación a distintas áreas


edafoclimáticas de la zona templada. Se trata de una especie muy delicada en
cuanto a climatología, aunque tolerante al frío.

Puede cultivarse desde la mínima altura sobre el nivel del mar hasta los 500
m de altitud, aunque su cultivo es más propio de situaciones más bajas, para
poder garantizar la cosecha.

Es uno de los frutales más resistentes a las bajas temperaturas invernales.

Las yemas florales durmientes mueren con temperaturas entre -22 y -35ºC.
Las flores son dañadas con temperaturas de -2ºC.

Requiere muchas horas-frío para la floración (900-1.800), de forma que


florece muy tarde, escapando a las heladas primaverales a las que es sensible.

Presenta escasas necesidades de unidades de calor para el desarrollo del


fruto, que es muy rápido (100 días desde la floración a la recolección), lo que le
permite ser el primero en el mercado.

Es el único fruto de hueso no climatérico, por lo que si se recolecta con


antelación, no madura fuera del árbol. Prefiere inviernos largos y fríos y veranos
cortos y calurosos pero de noches frescas y primaveras templadas, pues a partir
de la floración y del cuajado del fruto un cambio brusco de temperatura puede
comprometer la cosecha.

La exposición de las yemas a las altas temperaturas o a la radiación directa


del sol durante la inducción floral tiene como resultado la formación de pistilos
dobles.

La elección de variedades resulta más difícil que la de patrones, debido a


los problemas de incompatibilidad. Las características más buscadas en las
variedades son: precocidad, calibre adecuado para evitar el aclareo, firmeza,
color, buen sabor, baja susceptibilidad a la aparición de frutos dobles, buena
tolerancia al agrietamiento y buena resistencia al transporte. Las principales
variedades de cerezas existentes en España son:

Burlat

Garrafal Napoleón (Garrafal de pulpa más dura que los mollares.


Botánicamente Prunus cerasus)

Garrafal Tigre

Ambrunesa

Pico Negro y Pico Colorado

Mollar de Lérida

Garrafal de Lérida

Guinda "Tomatillo" (botánicamente Cerasus caproniana)

Guinda Royale

Guinda Montmorency

Cerezo ácido, guindo

Nombre común o vulgar: Guinda, Guindas, Cerezo ácido, Guindo, Cerezo


guindal. Nombre científico o latino: Prunus cerasus. Familia: Rosáceas
(Rosaceae).

Hay que distinguir cerezas, picotas y guindas.

Las cerezas llevan rabo para evitar que el fruto se desangre.

Las picotas son más resistentes y se venden sin rabo.

Las cerezas ácidas contienen menor cantidad de azúcares.

Las guindas son más ásperas y se utilizan en confitería y para conservar en


aguardiente.

Al Guindo es un árbol pequeño o arbusto caducifolio.


Hojas simples, de ovales a elípticas de 3,5-7,5 cm de longitud y 2-4 cm de
anchura.

Flores de color blanco puro, de 2-2,5 cm de diámetro, agrupadas en


racimos. Floración en primavera.

Frutos redondeados de color rojizo a negruzco, con carne blanda, jugosa y


ácida.

 Ciruelo

Familia: Rosáceas (Rosaceae). Especie: Prunus domestica L.

Árbol de tamaño mediano que alcanza una altura máxima de 5-6 m. Tronco
de corteza pardo-azulada, brillante, lisa o agrietada longitudinalmente. Produce
ramas alternas, pequeñas, delgadas, unas veces lisas, glabras y otras
pubescentes y vellosas.

Hojas: caducifolio de hojas oblongas, aserradas, de color verde, lisas por el


haz y pubescentes por el envés.

Flores: aparecen en pequeños ramos cortos de un año de edad. Son


blancas, solitarias, con pedúnculos más cortos que los de las flores del cerezo,
pubescentes, aplastados y con pequeñas yemas de escamas ásperas.

Fruto: drupa redonda u oval recubierta por una cera blanquecina (pruina),
de color amarillo, rojo o violáceo, con pedúnculo mediano, peloso, con hueso
oblongo, comprimido, algo áspero y que por un lado presenta una sola costilla.

Dentro del hueso se encuentran dos semillas o más frecuentemente una


sola, por aborto de la otra. Las semillas pierden después de un mes la facultad
germinativa.

Es uno de los frutales más rústicos y fáciles de cultivar. Resiste bien las
bajas temperaturas. Dado lo temprano de su floración, en algunas exposiciones
puede sufrir con las heladas primaverales; sin embargo, las flores son bastante
resistentes a la misma.
Prefiere los climas templados, pero se desarrolla bien en climas
relativamente fríos, con tal de cultivarlo en sitios bien abrigados.

Las variedades europeas son bastante resistentes a las heladas


primaverales, pero las japonesas y americanas son más exigentes en temperatura
y humedad, cultivándose en las exposiciones sur y este.

Sufre la escasez hídrica en verano. Los frutos y las ramas finas son
sensibles a los vientos. Puede cultivarse hasta altitudes de 700 m.

En cuanto al suelo, aguanta bien la caliza, la humedad y los terrenos


compactos. Debido a su sistema radicular superficial, tolera la humedad y puede
vivir en terrenos poco profundos mejor que otros frutales, pero es necesario que el
subsuelo sea fresco, pero sin humedad en exceso.

Las principales variedades de ciruelo cultivados en España son.

Golden Japan. Fruto grueso, amarillo dorado, piel resistente, carne jugosa y
dulce. Junio.

Santa Rosa. Fruto grande. Piel rojo intenso, carne amarilla-rojiza, blanda,
muy dulce y jugosa. Julio.

Claudia. Fruto pequeño-medio. Grande según tipos. Piel verde, dorada,


violácea, carne fina y jugosa, muy dulce y perfumada, color de la carne entre
verdoso y dorado. Julio-agosto.

Agen. Llamada también Ciruela de Ente. Piel fina azul-violeta. Carne verde
muy dulce. Se utiliza para elaborar ciruelas pasas.

Otras variedades de ciruelas: Anna Spart, Arandana, Harris Monarch,


Questche de Alemania y Questche de Italia.

 Melocotonero

Familia: Rosáceas (Rosaceae). Especie: Prunus persica (L .) Batsch.

Porte: pequeño árbol caducifolio que puede alcanzar 6 m de altura, aunque


a veces no pasa de talla arbustiva, con la corteza lisa, cenicienta, que se
desprende en láminas. Ramillas lisas, de color verde en el lado expuesto al sol.
Hojas: simples, lanceoladas, de 7.5-15 cm de longitud y 2-3.5 cm de
anchura, largamente acuminadas, con el margen finamente aserrado. Haz verde
brillante, lampiñas por ambas caras. Pecíolo de 1-1.5 cm de longitud, con 2-4
glándulas cerca del limbo.

Flores: por lo general solitarias, a veces en parejas, casi sentadas, de color


rosa a rojo y 2-3.5 cm de diámetro. El color de las hojas en otoño es un índice
para la distinción de las variedades de pulpa amarilla de las de pulpa blanca: las
hojas de las primeras se colorean de amarillo intenso o anaranjado claro, las de
las segundas de amarillo claro.

Fruto: drupa de gran tamaño con una epidermis delgada, un mesocarpo


carnoso y un endocarpo de hueso que contiene la semilla.

Se trata de un frutal de zona templada no muy resistente al frío, su área de


cultivo se extiende entre 30 y 40º de latitud.

Las temperaturas mínimas invernales que el melocotonero puede soportar


sin morir giran en torno a los -20ºC.
A -15ºC en la mayoría de las variedades se producen daños en las yemas de flor.

Requiere de 400 a 800 horas-frío y los nuevos cultivares requieren incluso


menos. La falta de frío puede ser un problema si la elección varietal es errónea.
Las heladas tardías pueden afectarle, los órganos más sensibles a las
mínimas térmicas son los óvulos, el pistilo y la semilla.

Es una especie ávida de luz y la requiere para conferirle calidad al fruto. Sin
embargo el tronco y las ramas sufren con la excesiva insolación, por lo que habrá
que encalar o realizar una poda adecuada.

Los diferentes patrones le permiten cualquier tipo de suelo, aunque prefiere


suelos frescos, profundos, de pH moderado y arenoso.

El melocotonero es muy sensible a la asfixia radicular; por ello hay que


evitar los encharcamientos de agua y asegurar una profundidad de suelo no
inferior a 1-1.50 m.

También es muy sensible al contenido en caliza activa, que no debe ser


superior al 2-3%, ya que puede producir clorosis férrica.

El melocotonero es la especie de mayor dinamismo varietal dentro de los


frutales, cada año aparecen numerosas novedades en el mercado y la renovación
varietal es de las más rápidas.

Debido a las características climáticas y de producción, la distribución


varietal no solo varía con el tiempo sino también en las áreas de cultivo.

La elección de variedades tiene enormes posibilidades y no resulta sencilla.


Los principales criterios de elección son: requerimientos edafoclimáticos, destino
de la fruta (consumo industrial o en fresco), demanda del mercado, época de
producción, vocación y área de producción y calidad de la fruta.

Principales variedades cultivadas en España:

Las variedades más precoces se cultivan en Andalucía y la Comunidad


Valenciana.

Aparecen en el mercado en mayo y duran hasta julio.

Las semiprecoces aparecen a finales de julio y duran hasta septiembre.

Finalmente los tardíos van desde septiembre hasta diciembre, utilizando


atmósfera controlada.

Melocotones Precoces: casi todos son americanos.


De pulpa blanca y piel vellosa, están:

Maryblanca

Iris

Armgold

Large White

Royal Gold

Alexander

De pulpa amarilla o rosácea, piel vellosa, pulpa desprendida del hueso:

Spring Crest

Spring Lady

Cardinal

Dixiered

Red Haven

Fair Haven

Springtime

Royal Glory

Early Crest

Maycrest

Early Maycrest

Flavor Crest

Queen Crest

Melocotones Media estación:


San Lorenzo

Jerónimo

Gallur

Pavía Amarillo

Babygold

Mountain Gold

Sudanell

Amarillo de Septiembre

Melocotones Tardíos:

Malvenda

Amarillo de Octubre

Admirable

 Nectarina

Familia: Rosáceas (Rosaceae). Especie: Prunus persica var.

Se trata de un árbol derivado por mutación de los melocotoneros comunes,


y los únicos caracteres diferenciales son la ausencia de tomentosidad en la piel
del fruto.

La planta, si se deja crecer libremente, adopta un porte globoso con unas


dimensiones medias de 4-6 metros.

Hojas: oblongas, lanceoladas, con una longitud generalmente de 140-180


mm y una anchura de 40-50 mm; el limbo es liso, a veces ondulado a lo largo del
nervio central, los bordes son serrados, crenados o doblemente dentados.

Flores: pueden ser solitarias, reunidas o en grupos de tres a cuatro, son de


dos tipos: rosáceas o campanuláceas.
Fruto: es una drupa (pericarpio membranoso, mesocarpio pulposo,
endocarpio leñoso), de forma más o menos globosa con una línea de sutura y una
cavidad alrededor del pedúnculo. Su piel es lisa, de coloración atrayente, pulpa
muy sabrosa y el hueso es libre, no está adherido a la pulpa como en el
melocotón.

Las nectarinas son frutales propios de las zonas de poca altitud, desde el
mismo nivel del mar hasta alturas de 300 metros.

Estas no tienen la necesidad de un largo reposo invernal como ciertas


variedades de melocotonero, prefiriendo climas de inviernos cortos y relativamente
templados y veranos largos de atmósfera seca, por ser muy sensible a las
humedades, ya que pueden favorecer el desarrollo de enfermedades y la pérdida
del fruto por agrietamiento.

La nectarina puede soportar durante el invierno temperaturas inferiores a -


7º C; el botón floral soporta los -3,9º C; las flores abiertas los -2,5º C y los frutos
recién formados -1,6º C, con temperaturas menores puede perderse la cosecha.

La elección de una variedad está muy ligada a factores o parámetros de


tipo económico, por lo que habrá que sopesar o tener en cuenta su productividad,
la calidad (calibre, forma, color, calidad gustativa, resistencia a manipulaciones) y
su rusticidad (sensibilidad a las bajas temperaturas, a las enfermedades, a las
fisiopatías: cracking o agrietado, huesos abiertos, frutos gemelos, etc.).

La capacidad o potencialidad de cada una de las variedades se pondrá más


en manifiesto cuanto mejor se realicen las técnicas de cultivo (poda, aclareo,
riego, abonado, estado de madurez al recolectar, etc.).

Existe un gran número de variedades de nectarina, la mayoría procedentes


de los Estados Unidos, pero en general, todas ofrecen una piel lisa, fina y brillante,
tomando diversas coloraciones que se intensifican según los climas, siendo las
variedades tempranas las que ofrecen coloraciones más fuertes. En el mercado se
pueden encontrar nectarinas de pulpa blanca y nectarina de pulpa amarilla.

 Paraguayo
Nombre común o vulgar: Paraguayo, Paraguayos, Paraguaya. Nombre
científico o latino: Prunus persica var. platycarpa

El Paraguayo o Paraguaya (Prunus persica var. platycarpa) es una variedad


del melocotón (Prunas persica). Procede de una mutación del melocotonero.

La forma del fruto es aplastada y piel aterciopelada.

Existen variedades de pulpa blanca con o sin vetas, con estrías verdosas
y/o rojizas, de pulpa amarilla, total o parcialmente desprendida del hueso.

Exigencias de clima y suelo y cultivo como el melotoconero y a la nectarina.

Descripción botánica, características agronómicas y comerciales de


las principales especies y variedades de frutales subtropicales.
 Cidra

Pertenece a la familia de la Rutaceae, los cítricos. Conocida como Citrus


media.

Copa abierta, espinas en axila de hojas.

Hojas elípticas.

Flores hermafroditas o masculinas de color blanco, crema, violeta.

Fruto grande de cáscara gruesa y rugosa de color amarillo.


 Mandarina

Se conoce como citrus reticulata blanco.

Ramas delgadas con espinas.

Hojas lanceoladas.

Flores pequeñas blancas solitarias o en racimos.

Frutos achatados con cáscara delgada y glándulas aceitosas y fácilmente


se desprende de pulpa. Segmentos color salmón, piel naranja intenso.
 Pomelo

Se conoce como Citrus grandis Osbeck.

Hojas y tallos jóvenes pubescentes. Peciólos, es el rabillo que une la lámina


de una hoja a su base foliar o al tallo, son de alas anchas en forma de corazón.

Fruto grande con corteza gruesa o muy gruesa y eje central hueco o
semihueco.
 Toronja

Conocido como Citrus paradisi Macf.

Abundante follaje.

Hojas grandes.

Flores en racimo de color blanco.

Fruto grande con corteza delgada, amarilla, eje central sólido con pulpa
suave, rosada-rojiza y de sabor amargo.
 Chirimoya

Se conoce como Anonna cherimolia Mill. Perteneciente a la familia de las


Anonaceae.

Tallo con corteza verde grisácea y es de carácter frondoso.

Hojas ovaladas con vellos y aterciopeladas.

Flores de color blanco verdoso.

En cuanto a los frutos se produce la infrutescencia, es decir, los frutos se


encuentran en una formación donde un fruto está adherido y contiguo a otro de
forma que el conjunto se asemeja a un gran fruto. Son de color verde oscuro,
verde claro o negruzco.
 Granada

Conocida como Punica granatum L. Granado de la familia de Punicaceae.

Hojas verdes brillantes y lustrosas.

Flores solitarias en grupos de 2 a 5, grandes, rojas y acampanadas.

El fruto se conoce como balaústa, fruto sincárpico, procedente de un ovario


ínfero, de carpelos dispuestos en dos estratos, con el pericarpio coriáceo y el
interior dividido en cavidades mediante tenues telillas, indehiscentes y repletas de
multitud de semillas de episperma jugoso. Es decir, tiene el interior de color rojo
lleno de semillas las cuales se encuentran rodeadas de pulpa jugosa.

En cuanto al clima es un fruto o árbol que no tolera heladas, le favorecen el


clima cálido.
 Litchi

Su nombre científico es Litchi chinensis Sonn y pertenece a la familia de


Sapindaceae.

Se trata de un árbol perenne de 15-20 m.

Sus flores están agrupadas sin pétalos.

El fruto lo compone una drupa pequeña, fruto monospermo de mesocarpio


carnoso, coriáceo o fibroso que rodea un endocarpio leñoso (carozo o más
comúnmente "hueso") con una sola semilla en su interior.

Mesocarpo formado por pulpa blanca, dulce y translúcida. En el centro se


encuentra la semilla rodeada por endocarpo.

En cuanto al clima prefiere los meses de verano, cálido y húmedo e


inviernos secos y frescos.

Descripción botánica, características agronómicas y comerciales de


las principales especies y variedades de agrios
 Naranja

Es una de las frutas más populares y saludables del mundo. Tienen un alto
contenido de vitamina C. su sabor, especialmente de algunas variedades, es
realmente soberbio por su acidez y dulzura.

Como todas las frutas cítricas contiene de un 40 a 50% de zumo, 20 a 40%


de piel y de un 20 a 30% de pulpa y semillas.
 Limón

Fruta cítrica que florece en los limoneros del Mediterráneo. Pertenece a la


familia de las Rutáceas, al género Citrus.

Forma una copa abierta con gran profusión de ramas, sus hojas son
elípticas, coriáceas de color verde mate lustroso (5–10 cm), terminadas en punta y
con bordes ondulados o finamente dentados.

Sus flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o
flores de azahar, presentan gruesos pétalos blancos teñidos de rosa o violáceo en
la parte externa, con numerosos estambres (20–40). Surgen aislados o formando
pares a partir de yemas rojizas.

Su fruto, de color amarillo, posee un alto contenido en vitamina C (501,6


mg/L) y ácido cítrico (49,88 g/L).
 Lima
La lima es una fruta exótica y fuertemente aromática perteneciente a la
familia de los cítricos.

La lima, es un pequeño fruto de forma redondeada, globosa u oval.

Color: la corteza de la lima es lisa, verde o amarilla, delgada, compacta y su


pulpa, que se encuentra dividida en gajos, es verde translúcido, jugoso y
aromático y no suele contener pepitas.

Descripción botánica, características agronómicas y comerciales de


las principales especies y variedades de frutales de frutos secos

A continuación se exponen las más importantes características y


denominación de las principales especies y variedades de frutales de frutos secos.

 Almendra (Prunus amygdalus)

El almendro es una especie muy rústica. Es un frutal de zonas cálidas, por


lo que resulta poco tolerante al frío y muy tolerante a la sequía.
Se pueden presentar heladas en el momento de la floración o
inmediatamente después, lo que en algunos casos puede anular totalmente la
cosecha.

Se debe colocar polinizadores que coincidan plenamente en la floración con


la variedad elegida.

 Anacardo (Anacardium occidentale)

El anacardo es un árbol que crece en forma silvestre en muchos países


tropicales, no sujetos a heladas, lo que indica que este cultivo es rústico.

La nuez tiene forma de pera, carnosa, de color amarillo o rojo y brillante.

Sus frutos tostados son comestibles, pues crudos contienen un aceite


tóxico.

 Avellana (Corylus avellana)


El avellano es un arbusto o arbolillo de 2 a 5 m de altura, con la copa
extendida e irregular.

Es una planta de climas templados, aunque tiene un área de distribución


amplia.

El avellano es muy sensible a la sequía. A la más ligera sequía es muy


frecuente la caída prematura del fruto, y la cosecha puede verse reducida.

La mayoría de los cultivares de avellano son autoincompatibles, por tanto


en las plantaciones comerciales deberán plantarse dos o más variedades
intercaladas.
 Bellotas (Quercus ilex)

La encina es el árbol característico mediterráneo. Puede alcanzar hasta 30


m de altura.

Soporta muy bien tanto el frío como el calor, así como la sequía.

Las bellotas son el fruto de la Encina. Se aprovecha principalmente para el


ganado y en mucha menor medida en la alimentación humana, directamente o
cocidas.

De la fermentación de los azúcares contenidos en la bellota molida se


obtiene licor de bellotas.
 Castaña (Castanea sativa)

El castaño es un árbol de gran longevidad, porte majestuoso, pero de


tronco corto y copa amplia y frondosa cuando se aprovecha como frutal.

Aunque es un árbol que vive desde el nivel del mar, su óptimo se encuentra
entre los 500 y 1.200 metros de altitud.

Es exigente en humedad, más de suelo que de ambiente. Requiere


precipitaciones del orden de los 1.000 mm anuales. No obstante, un exceso de
agua estancada determina la muerte de la planta.
 Macadamia o Nuez australiana (Macadamia integrifolia)

Arbusto o pequeño árbol de hasta 4-5 m de altura.

Su fruto es utilizado en alimentación y en la industria de la cosmética.

Se consumen en crudo, tostadas y saladas. Se comen sobre todo en


aperitivos.

Es una especie que se adapta mejor a climas subtropicales. No tolera las


heladas.

Nueces (Juglans regia)


El nogal es un árbol vigoroso de 25 m de altura.

Muy sensible a la sequía, siendo impropio para ser cultivado en las tierras
de secano y de naturaleza seca. Si la pluviometría es insuficiente o está
irregularmente repartida, habrá que recurrir al riego para conseguir un desarrollo
normal de los árboles y una buena producción de nueces.

El nogal es muy sensible a las heladas de primavera, que mermarán


sustancialmente la cosecha, pero también a las heladas precoces de otoño que
interfieren muy negativamente en la formación los primeros años; durante este
periodo juvenil pueden llegar a producirse la muerte de toda la parte aérea del
plantón.

 Nuez americana, Nuez Pecán (Carya illinoinensis)

El nogal americano es un árbol caducifolio, de gran tamaño, puede alcanzar


60 m de altura.
Es un fruto seco que se conoce como 'nuez americana' por su parecido a la
nuez tradicional, aunque más alargada y de corteza lisa, y porque procede de
América.

La pacana se consume principalmente al natural como aperitivo y en


postres. Agradable sabor y alto valor nutritivo.

Su introducción en el mercado es poco a poco y todavía no se conoce


demasiado.

 Nuez de Brasil, Coquito de Brasil (Bertholletia excelsa)

El árbol de nuez del Brasil es uno de los más altos en los bosques de la
Amazonía.

Se encuentra en forma natural y silvestre solamente en los bosques


amazónicos de Bolivia, Brasil, Perú, Guayana y Colombia.

Frutos grandes que pesan entre uno y dos kilos, en los que se encuentran
entre 12 y 14 coquitos por nuez.

Los coquitos se consumen en crudo, salados o tostados, con o sin cáscara,


en helados, chocolates, productos de panadería y pastelería.

Se pueden establecer plantaciones, sin embargo son raras en el mundo


pues los árboles alcanzan la madurez y producen fruta en 12-15 años y se estima
que el cultivo sería rentable en aproximadamente 30 años.
 Piñones (Pinus pinea)

Los piñones son producidos por el Pino piñonero (Pinus pinea).

Es una conífera de hasta 30 m de altura con la copa en forma de sombrilla


cuando son adultos.

Soporta bien la sequía estival y las heladas.

Plagas de la Procesionaria del pino (son orugas). Es la plaga más común


en España.

La piña madurará al tercer año o en la primavera del cuarto año después de


aparecer.

Los piñones se consumen directamente, en confiterías y en algunos guisos,


a los que da suavidad y buen gusto, chocolates con piñones, morcillas con
piñones, etc.
 Pistachos (Pistacia vera)

El pistachero es un árbol pequeño o arbusto de desarrollo lento, aunque la


planta es muy longeva: de 150 a 300 años según diferentes autores.

Es una planta muy resistente a la sequía (superior a otras especies frutales)


y a las altas temperaturas del verano, pero no tolera un exceso de humedad.

Requiere ser plantada en lugares soleados. Esta condición es básica para


obtener árboles sanos, vigorosos y productivos.

Al tratarse de un árbol dioico es imprescindible distribuir en las plantaciones


un número adecuado de plantas masculinas junto a las plantas femeninas para la
polinización. Se puede utilizándose una relación de 1 pie macho por 9 hembras,
aunque no existe una regla fija, o bien árboles masculinos injertados sobre pies
femeninos.

 Tamarindo (Tamarindus indica)

Árbol perennifolio que puede llegar a medir hasta 20 metros de altura.


Necesita cultivarse en zonas de clima suave, siendo muy sensibles al frío
las plantas jóvenes.

El fruto es una vaina de color café de forma alargada o curva.

La pulpa del fruto joven es muy ácida, y por lo tanto recomendable para
muchos platillos, mientras que los frutos maduros son más dulces y pueden ser
utilizados en postres, bebidas o como botana.

Características de los patrones frutales

Un árbol injertado es una planta compuesta por dos partes: patrón y


variedad. Se denomina patrón a la parte del árbol enterrada que forma el sistema
radicular, mientras que la variedad es la parte aérea que comprende tronco,
ramas, hojas, flores y frutos. Cada una de las partes procede de individuos
distintos y estos a su vez pueden pertenecer a la misma especie o especies
distintas.

Los portainjertos o patrones se pueden clasificar según su origen en


francos, cuando proceden de semilla, o clonales, cuando proceden de
multiplicación vegetativa. Las principales características del patrón franco son que
es muy vigoroso, confiere lenta entrada en producción a la variedad injertada
sobre él, posee una gran longevidad y se caracteriza por tener una cierta
heterogeneidad. Por el contrario el patrón clonal es menos vigoroso, produce fruta
antes y de mejor calidad, dura menos años y todos los patrones procedentes de
un mismo clon son exactamente iguales.

Si la decisión sobre qué variedades elegir a la hora de hacer una plantación


es difícil, aún más complicado resulta elegir el patrón adecuado para esas
variedades.

Debe evitarse el procedimiento clásico de solicitar al vivero las variedades


deseadas, siendo el vivero el responsable de enviar el patrón que quiera o el que
tenga disponible en ese momento. El fruticultor ha de ser partícipe en la elección
del patrón que mejor se adapte a sus necesidades y a los requerimientos de la
zona donde se vayan a implantar.

Las características que debe reunir un buen patrón y que justificarán su


elección son:
 Buena propagación: tanto si procede de semilla como de
multiplicación vegetativa, un buen patrón debe propagarse bien y tener un buen
enraizamiento.

 Buen comportamiento: debe admitir el injerto y tener una adecuada


aptitud durante toda su vida.

 Compatibilidad: no deberá tener rechazo a las variedades que se


injerten en él.

 Polivalencia: deberá ser compatible con el mayor número posible de


variedades existentes, o al menos con las variedades elegidas.

 Adaptabilidad: tiene que presentar la mayor capacidad de adaptación


posible a las condiciones adversas que puedan presentarse en la zona donde se
ubique.

 Productividad: debe conferir a la variedad injertada sobre él una


rápida entrada en producción, además de conseguir una buena calidad de fruta.

 Resistencia frente a enfermedades: debe ser resistente frente a


plagas hongos y bacterias en situaciones de riesgo.

 Control de vigor: no debe ser muy vigoroso con el fin de que las
operaciones sobre la variedad injertada como la poda, los tratamientos
fitosanitarios o la recolección puedan efectuarse con facilidad y sencillez.

Por lo general, existe una relación inversa entre el vigor del patrón y la
rapidez de entrada en producción.

Antiguamente, los árboles que se plantaban lograban grandes dimensiones


debido a que se disponían sobre patrones muy vigorosos, en su inmensa mayoría
francos, pero tardaban muchos años en alcanzar la plena producción. Por el
contrario, en la actualidad se tiende a utilizar patrones muy poco vigorosos y los
frutales alcanzan la plena producción mucho antes.

A la hora de elegir el patrón, el fruticultor no ha de analizar solamente el


vigor del patrón, sino que también se ha de tener en cuenta el vigor de la variedad,
pues no todas tienen el mismo vigor. Hay que saber asociar patrón y variedad
para que el tamaño final del árbol sea el deseado, ya que la vida de una plantación
frutal dura muchos años y la elección se hace una sola vez. Si bien la variedad
puede cambiarse a lo largo de la vida del árbol mediante sobreinjerto, el patrón
solo se puede cambiar arrancándolo y haciendo una nueva plantación.

Afinidad variedad-patrón

El injerto es la técnica de multiplicación más utilizada en fruticultura, tanto


para la obtención de nuevas plantas como para propagar las variedades
existentes. El árbol frutal comercial es en general la asociación de dos entes, el
patrón que proporciona el sistema radicular y la variedad que aporta la parte área,
a los que se hace vivir en estrecha dependencia mediante el injerto. Puede ocurrir
que estos dos individuos que integran el árbol frutal vivan en armonía formando
una unión satisfactoria o que de lo contrario, manifiesten de maneras diversas su
falta de afinidad y den lugar a los casos de incompatibilidad. En general, son
compatibles los cultivos y especies muy relacionadas y también algunos géneros
próximos, pero plantas más alejadas taxonómicamente manifiestan
incompatibilidad casi siempre.

El problema de incompatibilidad asumió especial importancia en la


fruticultura comercial con el aumento de la demanda no solo de nuevas variedades
sino también de nuevos patrones. El patrón determina el control del crecimiento, la
tolerancia a diversos suelos, compatibilidad del injerto, el aporte y balance de
nutrientes, calidad de los frutos y eficiencia de la cosecha. La búsqueda y
utilización de portainjertos alternativos requiere la elección de aquellos que se
adapten a las condiciones del suelo, y que posean una buena afinidad con la
variedad que se vaya a injertar sin plantear problemas de compatibilidad.

Es por ello que en los programas de selección de nuevos patrones y


variedades, el estudio de la compatibilidad de injerto con las variedades de mayor
interés comercial es un criterio de selección indispensable. Sin embargo, los
estudios tradicionales sobre la compatibilidad de injerto han abordado el problema
una vez que éste se ha producido, y con frecuencia esta manifestación ocurre tras
varios años de crecimiento normal en vivero, lo que hace que los estudios de
determinación de la incompatibilidad, aunque son abundantes y fiables, puedan
demorarse varios años hasta obtener la respuesta correspondiente. Esto da lugar
a pérdidas por el tiempo transcurrido de: mano de obra, material vegetal y en
definitiva medios que más tarde van a resultar infructuosos. Por tanto, se hace
necesaria la búsqueda y aplicación de otros estudios que determinen este
problema en una fase más temprana.

Nuevas variedades y patrones


La manera más aconsejable y cómoda de producir patrones, desde el punto
de vista práctico, es partir de una planta madre. Para obtener patrones se parte de
una estaquilla enraizada. Ésta se planta en un vivero o huerta.

A continuación se corta a ras del suelo, dejando tres yemas por encima de
la tierra. Con la llegada de la primavera en cada una de estas yemas nacerá un
brote. Cuando estos brotes tengan una longitud de 30-40 cm. se aporca tierra
cubriendo la base de los brotes. A medida que estos vayan creciendo se ha de
proceder a aporcar más tierra.

En la primavera siguiente se procede a descubrir la planta madre cortando


los brotes que habrán formado los nuevos patrones que ya tienen raíz. Al realizar
el corte de los patrones, se han de dejar dos o tres yemas en la parte que queda
unida a la planta madre, con el fin de obtener nuevos patrones en el próximo año.

En la primavera siguiente, se vuelve a repetir la operación del año anterior


obteniendo de seis a nueve patrones en cada planta madre.

Marcos de plantación

Las distintas variedades de frutos, así se llama de manera correcta a la


parte productora del frutal, dan como resultado plantas de desarrollos muy
dispares, cuestión que se debe tener muy en cuenta cuando se planifica una
plantación, por pequeña que sea. En todo caso, el asegurarse de que las plantas
ocuparán un mayor o menor espacio cuando sean adultas es un dato que nunca
debe pasarse por alto.

De este crecimiento se deriva el marco de plantación, que es la distancia a


la que han de plantarse los árboles o arbustos para que utilicen el mínimo espacio
y den la máxima producción. Cada variedad necesitará su marco de plantación
correspondiente, de modo que no se estorben unas plantas a otras y aprovechen
mejor el sol y la aireación que precisan para crecer sanos y fuertes.

La separación entre árboles y filas depende de si son más o menos


vigorosos y del tipo de formación que se quiere hacer: vaso, pirámide, eje central,
cordón o palmeta.

Las disposiciones pueden ser: cuadrado, rectangular, tresbolillo (triángulo) o


en espaldera.

En fincas de frutales, las filas se orientan perpendicularmente a los vientos


dominantes y paralelas a la longitud máxima de la parcela.
Factores socio-económicos

Los factores socio-económicos que hay que tener en cuenta se basan en la


zona de plantación y su tradición agrícola existente, así como en el tamaño
necesario para que el producto sea rentable a nivel económico. Es necesario
conocer y respetar el tipo de cultivo y la forma de laboreo de la zona para sacar el
mayor beneficio del cultivo.

Factores geográficos

Otro de los puntos a tener en cuenta es la situación geográfica y las


características del suelo. Es necesario disponer de una superficie plana suficiente
para la producción que se quiere generar y poder llevar a cabo todas las
necesidades de laboreo que requiera. Así como analizar el suelo para comprobar
que sus características físicas y químicas lo hacen apto para el cultivo.
Favoreciendo la elección o mejorando las características para conseguir un suelo
fértil, con buen drenaje, profundo, rico en materia orgánica, sin exceso de caliza y
no salino.

Factores climáticos

Hay que considerar los valores o factores climáticos de la zona o área de


plantación, favoreciendo la orientación Norte-Sur de las plantaciones, para
aprovechar de la mejor manera la luz solar.

Comprobar que las necesidades de horas de frío del frutal elegido se


cubren con las temperaturas de la zona. Si no, no fructificará. Por ejemplo, un
Cerezo en un clima tropical no acumula frío suficiente (horas-frío) y la producción
será nula.

Factores edafológicos

Por último, que los factores edafológicos del suelo, la composición y


naturaleza del suelo en su relación con las plantas y el entorno que le rodea,
permite el cultivo de las especies correspondientes.

Por lo que, existen marcos de plantación diferentes para cada cultivo,


porque existen variedades rastreras, trepadoras, erguidas, sin volumen denso de
hojas. Por esto, habrá que situar las plantas pensando en el futuro para que no
haya sombreo de unas a otras, ni se interfieran al sistema radicular de cada una
de ellas.
A continuación se muestran algunas distancias orientativas:

Marqueo

El marqueo de plantaciones se puede definir como el arte de organizar el


establecimiento de una nueva plantación para que, independientemente del marco
que se elija, conseguir que las líneas formadas por las nuevas plantas o árboles
en el terreno estén todos a la misma distancia y para que desde cualquier punto
que se mire formen líneas rectas, facilitando así el aprovechamiento del terreno y
las labores posteriores que es preciso realizar en las plantaciones, además de
obtener un conjunto estético agradable.

Replanteo en el terreno y apertura de hoyos manual y mecánico

El replanteo consiste en dejar marcados en el terreno aquellos puntos y


líneas que definen la plantación, como son las filas de plantas, situación de las
plantas, de los postes y tutores, borde perimetral de cierre, etc.

Se comienza fijando y marcando la primera línea de plantación y las demás


se marcan en paralelo a ésta.

Se puede llevar a cabo con una cinta métrica de 25 - 50 metros y varios


jalones. Para trazar ángulos de 90º, con la cinta métrica, se forma un triángulo
rectángulo de lados proporcionales a 3, 4 y 5 metros.

Se emplean estacas, cuerda u otros marcadores para dejar las referencias


necesarias para la posterior plantación e instalaciones.

Apertura de hoyos

En el proceso normal de plantación, después de terminado el replanteo, el


paso siguiente a realizar es la apertura de hoyos. Esta operación puede realizarse
de las formas siguientes:

 Manual

 Mecánica

Apertura manual

Se emplea en parcelas pequeñas, o cuando por alguna razón no puedan


utilizarse elementos mecánicos. Al estar el terreno removido, el trabajo es más
fácil, y los hoyos se suelen hacer de 0,60 x 0,40 m y de 0,50 m de profundidad,
extendiendo la tierra extraída del hoyo, sin amontonarla. El trabajo suele realizarse
con azada, azadón o pala recta, y por contrato “a destajo”.

Apertura mecánica

En la mayor parte de las plantaciones comerciales, el mejor sistema de abrir


los hoyos es el empleo de las máquinas hoyadoras. En caso de estar el terreno
bien mullido, se puede recurrir a hoyadores de 20 a 30 cm de diámetro y 50 cm de
profundidad, que son aperos baratos y con un gran rendimiento si se manejan
adecuadamente.

Este es el caso de los hoyos realizados con barrena helicoidal, ésta


necesita de un tractor de 75 CV, como mínimo, al que se le adaptan barrenas de
entre 20 y 50 centímetros de diámetro y longitudes de 1 y 1,3 metros. Se puede
trabajar en pendientes acusadas, puesto que el tractor circula en el sentido de
máxima pendiente. Sin embargo, si existen piedras a la profundidad en que se
trabaja o si los suelos son excesivamente arcillosos, el procedimiento puede ser
inviable. Se necesita un desbroce previo, preferentemente puntual.

En terrenos con cierta pendiente y peligro de torrencialidad, puede interesar


realizar una remonición de la tierra, sin extracción, mediante un pico mecánico o
pala percutora. Esto se lleva a cabo realizando un prisma de dimensiones
variables, entre 0,4 y 0,6 metros de ancho, 0,4 y 0,8 metros de largo y 0,5 y 0,8
metros de profundidad. A continuación, con una azada se forma una microcuenca
haciendo una plataforma horizontal y excavando los regueros de la microcuenca
en el trozo de ladera inmediatamente por encima. Esta formación recibe el nombre
de "banquetas con microcuenca". Hacen falta picos mecánicos percutores con
boca plana de 10 centímetros de ancho y vástago de longitud suficiente para llegar
a la profundidad deseada. Pueden estar conectados a un generador eléctrico
portátil o a la toma de fuerza de un tractor. Estas banquetas ejercen un buen
efecto contra la erosión. Se necesita un desbroce previo, preferentemente puntual.

Una labor parecida se puede realizar mediante una retroexcavadora. El


único equipo necesario es una máquina retroexcavadora convencional,
preferiblemente de cadenas, con cazo de 40 a 50 centímetros, de buena
estabilidad y potencia de más de 100 CV. La máquina clava el brazo, levanta la
tierra y la vuelve a soltar en el mismo sitio, repitiendo la operación hasta alcanzar
las dimensiones deseadas. Se puede complementar esta operación con la
intervención de una azada manual. Se necesita un desbroce previo,
preferentemente puntual.

Sistemas de plantación y formación

Plantaciones asociadas

Esto se conoce como la plantación o cultivar varios ejemplares en cordón u


otras formas pequeñas de variedades diferentes.

El beneficio es mutuo, pues los árboles se polinizan entre sí.


Frente a los cultivos extensivos, que presentan un solo cultivo o
monocultivo, cultivar los frutales en pequeñas parcelas permite asociar diferentes
cultivos, es decir plantar diferentes especies juntas. El cultivo extensivo puede
presentar ventajas económicas para las grandes producciones pero un cultivo
asociado presenta muchas más ventajas en el huerto-jardín. Entre todas las
ventajas, se pueden mencionar las siguientes:

 Aprovechar mejor el suelo: Desde un punto de vista productivo, las


asociaciones permiten aprovechar mejor el suelo y sus nutrientes.

Otras veces se plantan en el mismo lugar especies que crecen en épocas


diferentes. De esta manera pueden disponer de los nutrientes del suelo y del
espacio sin competir entre ellas.

 Disminuir el nacimiento de malezas: Combinar diferentes plantas


permite una ocupación más completa del terreno lo que incide en una menor
disponibilidad de luz y nutrientes. Todo ello disminuye la producción de malas
hierbas.

 Mejorar las condiciones del terreno: Algunas especies son capaces


de cambiar las condiciones del suelo, permitiendo que otras especies puedan
aprovecharse.

 Beneficiar a especies cercanas: No se debe olvidar tampoco el papel


que algunas especies desempeñan en el control de plagas y enfermedades de las
plantas.

Plantaciones puras

Plantación pura o monoespecífica responden al tipo de plantaciones puras


o monoespecíficas, que son las que se realizan con una sola especie. Es el
sistema de plantaciones de mayor frecuencia a nivel nacional.

Forma de los árboles

Al trazar un corte verticalmente por la médula de un árbol se obtiene como


resultado una línea característica de su contorno de configuración, llamada curva
del fuste. Algunos árboles presentan un contorno convexo desde el pie hasta una
fracción de su altura, luego pueden presentar un contorno recto o cóncavo hasta
las ramas, etc.
A los castaños, nogales, nísperos, kakis, se les deja en total libertad para
desarrollarse.

Los árboles frutales de hueso, especialmente los ciruelos, cerezos y


albaricoqueros, se desarrollan mucho mejor sin espaldera (1). Para los jardines
pequeños, es preferible los árboles de medio tallo (altura de la ramificación entre
1,30 y 1,50 m) (2).

Los melocotoneros pueden cortarse en forma de huso (3) o a medio tallo.

Los manzanos y los perales son mucho más fáciles de acomodar y


permiten prácticamente todas las formas. Existen muchos tipos de formas para los
frutales, siendo las más conocidas la palmeta (4), la U doble (5), la palmeta
tridente (con tres ramas), la palmeta oblicua de dos pisos, el huso, el medio-tallo y
los tallos altos (altura de unos 2 m), etc...

Los "cordones" son formas exclusivamente reservadas para los manzanos


que son los frutales más pequeños. Existen cordones de 1 o 2 brazos y 1 o 2 pisos
(6).
Todas las formas requieren una poda de mantenimiento con cierta
regularidad para una buena fructificación así como para conservar la silueta del
árbol.

Densidad de plantación

La rentabilidad de una plantación o huerto depende más de los


rendimientos acumulados hasta el año 5 que de los precios unitarios de la fruta, o
que los rendimientos estabilizados en plena producción.

La relación entre alta densidad y altos rendimientos precoces es


prácticamente lineal hasta que un huerto alcanza un 50-60% de cubrimiento de la
superficie del suelo.

El objetivo es llenar el espacio de plantación (75% de interceptación de luz)


alrededor del 5º a 6º año.

En ese período los rendimientos deben aumentar enforma lineal según la


densidad.

Marco de plantación

Existen numerosos sistemas de organizar o establecer las nuevas


plantaciones, pero por su interés y aplicación práctica, se van a explicar las cuatro
formas más frecuentes.

Marco Real

En el marco real, o el cuadrado, las plantas, una vez colocadas en el


terreno, ocupan cada una el vértice del ángulo de un cuadrado, por lo que la
distancia entre plantas y entre las filas formadas, siempre es la misma, o sea, la
del marco elegido.

Por este sistema, las labores culturales pueden darse, por igual, en dos
direcciones perpendiculares.
Marco en calles (rectangular)

En el sistema de calles las plantas ocupan, en el terreno, cada uno de los


vértices de los ángulos de un cuadrilátero rectángulo. El lado menor de este
rectángulo es lo que se denomina «distancia entre plantas»; el mayor, «distancia
entre filas», que son, evidentemente, distintas.

La ventaja que tiene este sistema es la siguiente: AI ser mayor la «distancia


entre filas» que la «distancia entre plantas», las labores culturales y de
recolección, así como los tratamientos y paso de maquinaria grande se hace con
mayor facilidad entre tales filas. Hay que tener presente que una máquina de
mayor tamaño trabaja, normalmente, con mejores rendimientos y rentabilidad.

El número de plantas, por unidad de superficie, puede ser el mismo que en


el marco real.

Como inconvenientes cabe señalar: Al ser menor la «distancia entre


plantas», las labores cruzadas se realizan con mayor dificultad y, por ello, es
preciso, frecuentemente, dar las labores siempre en el mismo sentido, o sea, entre
filas.

Tresbolillo

Por el sistema de marqueo al tresbolillo, las plantas ocupan en el terreno


cada uno de los vértices de un triángulo equilátero, guardando siempre la misma
distancia entre plantas que entre filas. Un árbol cualquiera forma parte de tres filas
o alineaciones de árboles distintas.

En cuanto a las ventajas de este sistema se pueden enumerar de la


siguiente manera:

1. En el sistema de plantación al tresbolillo, el número de plantas que cabe


por unidad de superficie es mayor que en cualquier otro sistema regular, siendo la
diferencia tanto mayor cuanto más estrecho es el marco elegido.

2. Es apropiado para plantaciones intensivas.


3. Permite dar las labores de cultivo en tres direcciones, con lo cual la tierra
queda mejor trabajada y disminuye el riesgo de dejarla cada vez más desnivelada
y más expuesta, por tanto, a la erosión.

Entre los inconvenientes que presenta este sistema, cabe mencionar


únicamente que el marqueo es algo más complicado y la mecanización más
dificultosa.

Una vez realizada la plantación ésta queda con gran vistosidad, por lo que
es con frecuencia preferido por agricultores muy cuidadosos.

Cinco de oros

En este sistema de marcación, como su nombre indica, los árboles, una vez
colocados en el terreno, ocupan la forma típica de las figuras del naipe cinco de
oros, por lo que es aplicable únicamente para doblar plantaciones, bien sea
cuando interesa eliminar la plantación existente, pero conservándola unos años
hasta que la nueva plantación está en producción, bien sea cuando una plantación
establecida está a un marco de plantación muy amplio y por este motivo interesa
intensificarla doblando el número de plantas.

Las plantas inicialmente existentes o marcadas pueden estar formando un


cuadrado o un rectángulo, como puede verse en la figura correspondiente.
Factores que influyen en el sistema de plantación

Hoy en día optimizar la producción desde un punto de visto de vista


económico y simultáneamente responder a las exigencias socioculturales pasa en
primer lugar por el estudio preliminar de los recursos naturales disponibles en el
medio (suelo, clima, variedad,...) y en segundo término por analizar otros recursos
suplementarios (disponibilidad de agua, fertilizantes, fitosanitarios,...). Y desde
luego son imprescindibles siempre tanto el sentido común del fruticultor como un
buen asesoramiento técnico.

En todos los sistemas de plantación citados anteriormente y para lograr los


objetivos perseguidos por cada fruticultor se han de considerar las múltiples y
posibles combinaciones de aquellos factores a tener en cuenta, como son:

 Características de la variedad

Conocer las características agronómicas de la variedad así como sus


interacciones con el tipo de suelo, climatología y densidad de plantación es
fundamental para el éxito de una explotación tanto de frutales antiguos como para
el caso de nuevas plantaciones.

 Marco de plantación

 Poda

 Manejo de suelo

Es uno de los factores con mayor peso específico a tener en cuenta en el


cultivo por las repercusiones que tiene sobre el aprovechamiento del agua de
lluvia, sobre la erosión con la consecuente pérdida de suelo y sobre el control de
las malas hierbas.

 Manejo de agua

Siendo el agua el factor limitante de la producción, se hace necesario tanto


en secano como en regadío tomar medidas apropiadas para almacenar y
conservar este preciado recurso y satisfacer, en la medida de lo posible, las
necesidades del cultivo.

 Fertilización
Tiene por finalidad restituir al suelo los nutrientes que la planta extrae del
mismo para su desarrollo vegetativo y para la formación de los frutos, así como
incrementar los niveles de aquellos nutrientes cuya disponibilidad es insuficiente.

 Control de plagas y enfermedades

Además de ser el factor determinante que diferencia los actuales sistemas


de cultivo, es el que tiene mayor repercusión sobre la calidad y cantidad de los
frutos obtenidos.

Elección de especies y variedades

Uno de los indicadores que pueden ayudar en la elección de especies o


variedades de árboles frutales es conocer cuáles son las que se están
desarrollando o se han cultivado a lo largo del tiempo en el entorno de la parcela o
finca.

Primero se eligen las especies: Manzano, Peral... y luego, las variedades de


cada una de ellas: de Manzano, 'Golden delicious', 'Sarkrimson'...; de Peral,
'Ercolini', 'Blanquilla', etc.

Uno de los aspectos principales a tener en cuenta en la elección de las


especies es el clima. Por ejemplo, hay tres limitaciones relacionadas con las
temperaturas bajas:

 Un clima fresco tipo continental. Por ejemplo, el de Madrid, donde


hay heladas frecuentes en invierno y fuertes que impide que puedan vivir al aire
libre todo el año muchas especies frutales como Aguacate, Limonero, Guayabo,
etc.

 Un clima en el que se producen heladas en época de floración,


también impide que sea una buena elección determinados frutales que florecen
justo en momentos del año donde el riesgo de que le coja una helada es alto. Si
ocurre esto, se caerían las flores y no habría producción.

 En un clima cálido, el problema es que no hay suficiente frío para


cultivar ciertas especies y variedades que necesitan acumular frío en invierno. Por
ejemplo, un Cerezo plantado en el Amazonas no daría nada de fruto o muy poco
porque sus yemas no habrían estado sometidas a un necesario periodo de frío.

A continuación se detallan cada una de las 3 limitaciones que tienen los


climas a la hora de plantar frutales:
Climas fríos, con heladas

En climas frescos, con heladas frecuentes en invierno, en otoño y en


primavera, hay muchas especies de frutales que directamente no sobrevivirían.
Para entenderlo se puede pensar en un caso extremo: Mango plantado en Moscú,
quedaría fulminado nada más terminar el verano. O menos exagerado, un
Limonero en Madrid, si le coge una helada fuerte, muere. A continuación se
expone un listado de las especies que sí podrían ser plantadas en un clima de
estas características.

Los daños por helada van a depender de su intensidad (no es lo mismo una
helada de -2º que de -10ºC) y de la duración de la helada (peor 7 horas bajo cero
que 15 minutos).

Heladas en plena floración, (helada: temperatura menor de 0ºC)

Hay que tener en cuenta que las variedades o especies no florezcan en


unas semanas del calendario en las que haya alto riesgo de que ocurran heladas.
Para evitarlo, hay que conocer dos datos:

 La época aproximada de floración de la variedad.

 Y si en esa época es probable que se den heladas o no.

Para saber la fecha de floración de la especie y variedad que, lo mejor es


mirar en la zona cuando se ven en flor. O consultar bibliografía para zonas
similares pueden ser datos interesantes.

En la Estación Meteorológica más próxima (las hay por todo el territorio) se


pueden facilitar los datos para ver la fecha de la primera y última helada más
probable en el año.

Climas cálidos, sin 'horas-frío'

Muchas especies frutales necesitan acumular frío durante el reposo invernal


para florecer adecuadamente.

Si no hace suficiente frío en invierno, no se deberían plantar porque


tendrían problemas de brotación, tirarían yemas, producirían una floración
escalonada, las ramas aparecerían sin hojas en su mayor parte, sólo en el
extremo ('plumero') y algunos síntomas más.
En el periodo de reposo, que va desde una parte del otoño hasta el final del
invierno, se produce esta acumulación de frío. Es un proceso de tipo hormonal
complejo, por el que las yemas deben estar un cierto tiempo por debajo de + 7ºC.

Cada 60 minutos que el termómetro esté por debajo de 7ºC, a eso se le


llama una hora-frío. A lo largo del periodo de reposo (2, 3, 4, 5 meses, según el
clima) se cuentan todas las horas en las que el termómetro ha estado por debajo
de 7ºC y la suma de todas ellas es el número total de horas-frío de ese periodo.

Cada clima tiene un número de horas-frío medio. En el trópico


prácticamente no se contabilizan horas-frío, porque la temperatura baja raramente
de esos 7ºC.

Se ha determinado experimentalmente la cantidad de horas-frío que precisa


cada especie y variedad para brotar y florecer con normalidad. Por ejemplo, una
variedad de Avellano que necesita 1.400 horas-frío y en Sevilla como tiene 600 no
iría bien y no se debe plantar.

Para saber cuántas horas-frío hace en un año medio, normal, en tu zona,


hay que dirigirse a la Estación meteorológica más cercana, ellos darán el dato. Lo
determinan mediante una fórmula matemática a partir de las temperaturas o por
bandas de termógrafo, que es más preciso.

Tienes unas listas de las especies frutales clasificadas por los climas más
idóneos para cultivarlas. No significa que cada lista de especies se limite a ese
clima y no sirva para los demás. Se trata de una selección de climas idóneos
orientativa.

 Clima fresco: heladas frecuentes en invierno. A veces fuertes de -


10ºC o más. [Lista de frutas para clima fresco]
 Clima templado: heladas escasas en invierno. Hasta -5ºC. [Lista de
frutas para clima templado]
 Clima cálido mediterráneo: heladas muy pocas o inexistentes. Si las
hay, no superan los -3ºC. [Lista de frutas para clima mediterráneo]
 Clima tropical o subtropical: las heladas son prácticamente
desconocidas. El termómetro no baja de 5ºC. [Lista de frutas para clima tropical o
subtropical]
Otros parámetros climatológicos

 Lluvia: Un dato bueno es saber cuánto llueve en la zona cada año de


media: 550 litros/m2, 630 litros/m2...

 Granizo y pedrisco: Contra ellos lo único que se puede hacer es


cubrir con redes en los momentos de riesgo. Hay zonas geográficas con más
riesgo que otras. Por ej., en España, el Levante es una de ellas.
Plantación.

Épocas de plantación

Los árboles frutales se plantan desde el Otoño hasta la Primavera, sin


embargo aquellos que necesitan un clima cálido tales como "Albaricoques o
Melocotoneros" la mejor época es finalizando el invierno.

A raíz desnuda se plantan obligatoriamente en otoño e invierno. En las


zonas de fuertes heladas invernales la plantación se debe retrasar hasta finales
del invierno.

Si viene en maceta o cepellón se puede plantar durante los 12 meses del


año, evitando las épocas de excesivo frío o el calor del pleno verano.

Preparación de los plantones para su plantación

En el caso de plantones a raíz desnuda, es preciso desenredar las raíces


que estén enmarañadas. Además hay que eliminar las raíces que estén rotas,
secas, enfermas, las que no se sean capaces de desenredar y también aquellas
que sean demasiado largas. Para ello se hará un corte limpio utilizando unas
tijeras de podar.
Los plantones con cepellón requieren que se retire la tela o recipiente que
los contiene y para los que vienen en maceta conviene aflojar las raíces que estén
muy compactadas.

Proceso de plantación.

1. Cavar un hoyo

El tamaño del hoyo debe de ser suficiente para permitir que las raíces se
desarrollen con normalidad. Además, con esta operación la tierra se removerá y
oxigenará. En el caso de plantones con cepellón o en maceta, el tamaño del hoyo
ha de ser, al menos, el doble de ancho pero no más profundo que el tamaño del
cepellón o maceta, aunque conviene remover la tierra del fondo para permitir el
paso de las raíces.

Los plantones a raíz desnuda no necesitan tanto espacio pero la


profundidad del hoyo ha de permitir colocar las raíces de manera vertical, sin que
queden dobladas hacia arriba. En este caso conviene acomodar las raíces sobre
un montículo de tierra situado en el fondo del hoyo y compactar la tierra alrededor.
En ambos casos, se aconseja regar el hoyo antes de colocar la planta para
favorecer que la humedad llegue a las raíces.
2. Plantación

Es importante colocar el plantón de tal manera que el cuello de la raíz (zona


donde ésta se une al tallo) no quede enterrado sino a ras de suelo. Posteriormente
se va echando tierra apretándola bien para que no queden bolsas de aire. Para
finalizar, se hace un alcorque que favorezca la retención del agua y, si es posible,
se riega abundantemente.

Cuidados posteriores a la plantación

Durante los dos años posteriores a la plantación es fundamental mantener


unos cuidados que favorezcan la supervivencia de los plantones:

 Eliminar la vegetación más próxima para reducir la competencia.

 Proteger los plantones del ataque de herbívoros mediante tubos,


mallas o elementos similares.

 Se recomienda mantener el riego, sobre todo durante el verano.

Realizar el proceso de plantación de los plantones

Como se ha descrito anteriormente, lo primero que hay que tener en cuenta


en este proceso es la preparación de los plantones. Las raíces nunca deberán
recibir luz solar directa o evitar su deshidratación.

Hay que hacer un agujero, ya sea manual o de manera mecánica, el doble


de profundo que las raíces del plantón y mezclar una cantidad generosa de
compost y fertilizante con el suelo antes de colocar la planta al fondo del agujero.
Mientras se sostiene la planta, rellenar el agujero con tierra y más compost.

Si el área es húmeda, sembrar el árbol en un montículo de tierra más alto


que la superficie general del suelo. Si el área es seca, siembre el frutal en una
cavidad más baja que el suelo de alrededor.
Estructuras de apoyo

La estructura de apoyo, no es más que un sistema para la conducción de


los árboles. Consiste en colocar una doble línea de alambres paralelos a la fila de
árboles, a una altura del suelo de 0,35-0,50 m, apoyados en unas crucetas (poste
+ travesero) de madera para mantener una separación de 0,75-1 m entre los
alambres. Los postes que soportan los traveseros para el soporte de los alambres
están clavados en el suelo a unos 0,50 m de profundidad y una distancia entre
ellos a lo largo de la fila de árboles de 8-12 m. Las crucetas (poste + travesero) de
los extremos de cada una de las filas y los alambres van sujetos a un anclaje. El
poste que soporta el travesero suele ser de madera de castaño de 1,5 m de largo
y 9-11 cm de diámetro y el travesero sobre el que se apoyan los alambres, puede
ser de hierro o bien de madera.
Tutores

Antes de plantar el árbol clava un tutor en el fondo del hoyo o dispón alguno
de los siguientes sistemas del dibujo:

Para evitar heridas por rozadura, antes de atarlo al tutor envolver el tallo
con tela de arpillera o con un trozo de gomaespuma. Luego atar en forma de ocho,
dejando el extremo de atadura un poco largo, de modo que permita ir aflojando la
tensión a medida que el tronco crece.

Colocar los tutores del lado donde sople el viento dominante clavándolos
muy bien en el suelo. Mediante un par de fijaciones se enlaza al árbol con material
elástico y no dañino para la corteza. Para el caso de palmeras, coníferas y árboles
grandes en los que no es posible colocar tutores, se disponen vientos o tensores,
consistentes en tres tirantes de cable galvanizado equidistantes formando un
triángulo.

Preparación, regulación y mantenimiento de maquinaria

La maquinaria usada para la siembra debe ser comprobada previamente a


su uso y posteriormente antes de guardarla. A su vez, los equipos que requieran
calibración, se realizará en cada uso y el mantenimiento o arreglos de averías será
llevado a cabo por personal cualificado, así como en el momento que se detecte
que cualquier apero o maquinaría que no se encuentre en perfecto estado y no
pueda ser reparado, será desechado y sustituido por uno de similares
características.