Está en la página 1de 10

1

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL APLICADA AL LIDERAZGO Y A LAS


ORGANIZACIONES.
De ROBERT K. COOPER

“[…] el impulso es el instrumento de la emoción […] que estalla por expresarse en la acción
[…] la capacidad de controlar el impulso es la base de la voluntad y el carácter” 1

Daniel Goleman

Introducción.

Aproximarse a la complejidad de una Inteligencia Emocional que nos plantea Robert Cooper
para asumir el liderazgo en las organizaciones y llevarlas a un estadio de éxito posible, es conocer
las partes de un conjunto de elementos que están estrechamente relacionados y que actúan entre sí
para el logro de los objetivos. Desde allí el líder debe estar al tanto de su naturaleza, de la
naturaleza de las organizaciones y de cada una de las personas que la hacen ser o existir. Es
comprender muy bien todos sus datos y las energías que la ambientan y que ellos entregan, para
darles una salida, transformándolas en energías más potentes, o puras si se quiere, para
materializarlas en hechos concretos de éxito y, de manera transversal, producir un bienestar
general.

De este modo recordaremos el concepto de Inteligencia Emocional que nos da el autor: “La
inteligencia emocional es la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la
agudeza de las emociones como fuente de energía humana, información, conexión e influencia”.
Así mismo, nos introduce en los breves ensayos que intentaremos reconstruir a partir de los
cuatro pilares planteados para desarrollar está Inteligencia Emocional.
2

Pilar 1.
Conocimiento Emocional

“[…] la conciencia de los propios sentimientos en el momento que se experimentan […] es la


piedra angular de la inteligencia emocional”
Daniel Goleman

Para comprender este pilar nos concentraremos en el problema central por el cual el
conocimiento emocional no se ha podido aplicar de forma acertada, planteado por el autor: “Una
de las más perjudiciales actitudes que ha perpetuado nuestra moderna cultura de trabajo, es que
no debemos, en ningún caso, confiar en nuestras voces o percepciones interiores. Nos han criado
para dudar de nosotros mismos, para desechar la intuición y buscar validación externa para
todo lo que hacemos. Nos han condicionado para dar por sentado que otros saben más que
nosotros mismos y nos pueden decir la pura verdad más claramente de lo que nosotros
podríamos verla”

La referencia “voces o percepciones interiores” se nos antoja el camino a seguir, no como un


capricho, sino porque son precisamente producto de los impulsos emanados de las experiencias
que logramos a través de lo que sentimos. No es casual que después de mucho tiempo de estar
practicando o pensando en alguna situación -sea esta profesional, laboral, personal o
sencillamente dentro de un ocio bien orientado- concurran a nuestra mente ideas o “cosas”
nuevas, tan novedosas que se salen de lo habitual, y que en algunos casos más concretos han roto
paradigmas. Toda la información interna y externa que nos permea ha confluido con los demás
ecosistemas (las informaciones entregadas por todos los involucrados), les hemos permitido
converger en ese resultado como ganancia de lo experimentado. Poner en circulación el hallazgo,
es justamente el propósito en el que debemos convocar nuestra energía para canalizar las de
quienes acompañan la empresa y encontrar el bien mutuo.
3

Entender qué es lo que me sucede, y qué es lo que le sucede a los demás en tal o cual situación
dentro de nuestros marcos de acción, es ése análisis concienzudo de las emociones y sentimientos
al que nos invita el conocimiento emocional, de tal manera que al echar de ver se puedan abordar.
Asumir que este proceso no es estático, que es una constante observación que está en
movimiento, porque me identifico con los sentimientos de los otros, los adopto para comprender 1
los propios. El discernimiento de aquello que no nos permite avanzar, o de lo que hasta ahora ha
ido bien, allana el camino para evitar futuros apuros y así emprender nuevas estrategias.

Es la forma en que pretendemos expresar lo que nos afirma Cooper “Hoy por hoy los que
alcanzaron el éxito y el triunfo en la vida dan fe que todo fue posible gracias al conocimiento
emocional pues este pilar fue el causante de las decisiones sabias nacidas como corazonadas
que los llevó a ser grandes y fuertes.” A esta altura es prudente que le preguntemos a él ¿Qué es
Conocimiento Emocional? “es aquel que proviene del funcionamiento del corazón, del cual
proviene la energía que nos hace reales y nos motiva para identificar y perseguir nuestro
potencial único y propósito” pero que además “se concentra en aprender la gramática, el
alfabeto y vocabulario del conocimiento emocional, respetar y valorar la sabiduría inherente de
las sensaciones” El doctor Robert hace énfasis en el corazón y la corazonada, lo que hace inferir
que quienes van a participar en la reconstrucción de las organizaciones y de la sociedades, no lo
lograran sino no existe una verdadera reciprocidad afectiva al involucrase en las realidades y
sentimientos que antes les eran ajenos.

No obstante, para que todo se pueda llevar a feliz término ha planteado cuatro fuentes, como
parte de un sistema, donde interactúan entre ellos y que el uno no puede existir sin el otro, a
saber: Honestidad emocional, Energía emocional, Retroinformación emocional e Intuición
práctica. En el primero, se habla de una “Verdad Interna” que proviene en su mayor parte de la
Inteligencia Emocional. En este sentido es la firmeza de poder autorregular las capacidades
emocionales, reconociendo las positivas y negativas, para establecer esos impulsos al servicio de
los objetivos. “Actuar en consecuencia”, plantea en el segundo, “el que una persona conozca su
propia energía emocional”, para que sea capaz de poner al servicio de los objetivos comunes sus
debilidades y fortalezas (emocionales). Podríamos establecerla como quien se encuentra en
algunos casos desmotivado y otras veces motivado, pero que en ambas situaciones se logre un
buen desempeño. Es decir, que en una se esfuerce un poco más para lograr un aceptable
4

cometido. Y en la otra, no dejar que la motivación se desborde y sabotee su quehacer. En el


tercero, estamos conscientes que el flujo de la información íntima consiente instaurar un tono
emocional consecuente para la interacción con los otros, a esto nos arroja parte de su definición
“hace referencia a recibir información de nosotros mismos, de nuestras emociones, de nuestros
estados emocionales en determinado momento.” Por su parte, el cuarto, “es otro de los elementos 1
en que se basa el conocimiento y sirve para la creatividad, la fomenta y la alimenta.” Es por
tanto que contiene todas las anteriores fuentes al permitirnos poder evaluar todos los sentimientos
experimentados (el conocimiento adquirido) y darles un giro para generar nuevas visiones.

Pilar 2.
Aptitud Emocional

“[…] la aptitud emocional es una meta-habilidad y determina lo bien que podemos utilizar
otros talentos, incluido el intelecto puro”
Daniel Goleman
5

Una madeja de hilo enredada nos representa un reto interesante: ponerla en un espacio donde
se pueda observar, tomar distancia para mirar al detalle, pensar en silencio por dónde arrancar
delicadamente a desenredar, transcurre un tiempo prudente, paciencia para ver los avances y no
romper el hilo. En la medida que progresamos con el caos apretado del filamento entrecruzado,
1
poco a poco podemos ver y sentir que la hebra se va deslizando por entre los dedos, hasta tener
un nuevo orden del carrete. Se asume desentrañar la maraña e hilvanarla en un nuevo tubino, por
lo tanto, hay un alto estado de satisfacción porque se resolvió la situación sin recurrir a ningún
corte de la fibra durante el proceso.

La anterior introducción, es porque se afrontará este pilar primero por sus fuentes, tomando
como referencia inicial a la tercera de ellas, Descontento constructivo, y finalmente por el
concepto. La decisión se debe a que la sugerencia de encontrar oportunidades en ambientes
(personales y organizacionales) hostiles para el éxito de las metas planteadas, es la excusa indica
para el análisis del mismo.

Robert Cooper afirma en el Descontento constructivo: “[…] convertir la discrepancia o


desacuerdo en un medio más para el progreso […] se ha verificado que el descontento es un
semillero de ideas creativas y oportunidades de crear más confianza y creación.” Entendemos
entonces que quien lidera está en una constante escucha de ideas y opiniones contrarias, que
desean a toda costa imponerse por encima de las otras. Lo cual nos remite a todo lo que hasta
aquí se ha esbozado de la empatía: se tiene que imaginar desde su intelecto cómo se sienten los
otros, si están tristes, alegres o furiosos, en y desde sus posiciones, luego sumarse
emocionalmente para sentir lo que sienten ellos, encontrar un equilibrio, percibir futuras
soluciones, tomar riesgos que compartirá con todos para llegar acuerdos que permitan avanzar.
De esta manera es pertinente acercarnos a la fuente Presencia Autentica: “es una esfera
silenciosa de energía que emana no solo de la mente sino también del corazón que trasmite
momento a momento la verdad emocional de quienes somos en el fondo”. Al ser transparentes
con nuestros pensamientos, deseos y emociones, dejamos ver esa verdad que somos. Sólo así se
hará más fuerte y creativa la construcción colectiva, como resultado de esa amalgama de los
talentos que de cada quien son característicos. El Radio de confianza se ajusta al derrotero por el
que deseamos ascender. Puesto que, en este punto hay un goce en lo que estamos reconstruyendo
ahora, que se ve reflejado en un aumento de la creatividad, produciendo bienestar a todos. Se ha
6

generado una mutua confianza. De esta forma a nuestro entender ya estaremos más predispuesto
a la siguiente fuente, Flexibilidad y renovación: “Esta en una forma de enfrentar el hecho de que
todo cambia. Las circunstancias nos cambian de una manera favorable o desfavorable,
premeditada, planeada o fortuita.” Se han creado unos vínculos desde la humanidad de cada
uno, en el estricto sentido de sentirse ser humano, que piensa, que siente y que hace parte de un 1
grupo.

Finalmente nos encontramos con la definición total del perfil escudriñado Aptitud emocional
como la suma de todas las fuentes porque es “la encargada de crear cualidades en el corazón
permitiéndonos poner en práctica las destrezas del conocimiento intelectual, desarrollando
mayor autenticidad y credibilidad. Es aquella que fomenta entusiasmo, flexibilidad y dureza
constructiva frente a los retos y cambios. Gracias a ella comenzamos a iluminar nuestros valores
básicos, carácter personal y los sentimientos que le dan vida y la impulsan.” Deducimos así que
la mejor inversión de las organizaciones está precisamente en la heterogeneidad de pensamiento y
saberes de las vidas de sus integrantes.

Pilar 3.
Profundidad Emocional

“La sintonía con otros exige un mínimo de serenidad con uno mismo”
Daniel Goleman

¿Por qué profundidad emocional? Porque lo general es lo que es común a todos. Se debe convenir
entre la persona que se es y el “Yo” (Ego), un viaje interno a lo más recóndito de nuestro ser
emocional – no se vea esto como un talento, sino como lo que es, un compromiso, un acuerdo
consigo mismo- para hallar lo incomprensible en el hombre presente. Todo aquello que es
7

necesario revelar, descubrir, que desconozco y que por ningún motivo debo dejar que sobrevenga
por azar. En aras de conquistar el carácter único que me hace diferente, trazando la diferencia.

A su vez es equilibrada con “Al hablar de profundidad emocional nos referimos al medio por el
cual una persona u personas viven desde el fondo de su corazón, escucha la voz de su conciencia 1
y no flaquea en adoptar una posición. Descubre el potencial que define nuestro destino y nos
conduce a la realización de nuestro propósito de vida.” Que es justamente la definición que nos
regala Cooper. De igual modo nos facilita cuatro fuentes para adquirir el ideal de una
profundidad emocional.

En consecuencia pasaremos a revisar las fuentes: Potencial único y propósito: “el ser humano
quisiera dedicar la vida a las cosas que son significativas, que son profundas. […] El hacerlo
nos ubica en nuestra capacidad y alcances, así poder tomar decisiones y ubicar nuestro
propósito de una forma alcanzable.” Las personas como las organizaciones siempre están en
constante cambio, algunas mutaciones son perceptibles, como las que suceden en nuestra piel o
en las infraestructuras de las empresas, otras tal vez no las veamos pero están sucediendo a
nuestro alrededor e internamente. El estar alertas a ellas hace que nos adelantemos a situaciones
futuras que puedan afectar nuestro bienestar. Tanto como en el Compromiso, responsabilidad y
conciencia, nos alienta a perseguir comprometidos con pragmatismo pero con responsabilidad
todo lo que podamos visionar y poder hacerlo posible. En la integridad aplicada está implícito el
compromiso personal que se adquiere con los otros, lo que recuerda el adagio popular –y
perdonaran la trivialidad- pero considero que le hace justicia a lo que queremos llegar “Palabra
comprometida, palabra dada” así lo indica su definición: “comprometerse a dialogar y evaluar
lo que es correcto, no lo rutinario ni lo erróneo. Ser autentico consigo mismo y con los demás, y
hacer las cosas que dice que va hacer”. Tanto como en la Influencia sin autoridad propone
inspirar antes que mandar o dictar: “la influencia cultivada por el líder sin abusar ni manipular
[…] la influencia sin autoridad es la habilidad para convencer a las personas e implementar
tácticas de persuasión efectivas, en tal sentido esta amplitud deben desarrollarla especialmente
los supervisores, gerente y ejecutivos”. En este orden las fuentes procuran la búsqueda de las
soluciones desde el interior del ser, antes que buscar respuestas en el exterior de sus ambientes o
situaciones.
8

Pilar 4.
Alquimia Emocional

“Fijar el tono emocional de una interacción es en cierto sentido una señal de dominio en un
nivel íntimo y profundo: significa guiar el estado emocional de la otra persona”
Daniel Goleman

No en vano asertivamente este pilar lo encontramos finalizando este viaje por las emociones. En
él se van a verter todos los hallazgos anteriores y los presentes, provenientes de esa introspección
personal juiciosa, atenta y consciente, que ayudarán a desentrañar las emociones que se han
convertido en fijaciones profundas tomando un carácter de conductas destructivas. “Lograremos
conocer y dirigir nuestras frecuencias personales en vez de rechazarlas” – dice Cooper- y
continua diciendo que “nos va ayudar a experimentar la confluencia, la cual es el resultado
clave para este pilar”.
9

En este sentido veamos sus fuentes. En el Flujo intuitivo comunica que: “es importante que todo
ser humano active y ejercite su flujo intuitivo, esta facultad nos ayuda en los momentos en que se
presentan dificultades”. De acuerdo a la intuición que proferimos de esto, es que precisamente la
cavilación serena que cada uno haga de sus propios sentimientos o emociones, en una especie de
1
revisión que va y viene, de origen a un trabajo sincero a partir de lo que le dicte su corazón. Por
su parte el Cambio de tiempo reflexivo apunta a que “todas las personas poseen un sentido del
tiempo y usándolo puede dirigir a voluntad la intuición creativa, llevándola de experiencia
pasada a experiencia futura, y luego a experiencia presente. Trayendo como consecuencia que el
individuo sea más sensible y adaptable innovando más fácilmente”. Hay que recordar a esta
altura que en el pilar dos una de sus fuentes se refiere a una Flexibilidad y renovación donde se
hacía hincapié en la heterogeneidad de pensamiento y saberes de las vidas de sus integrantes, lo
que en el pasado nos afectó es hora de transmutarlo en un sentimiento más propositivo. De tal
manera que en la fuente Percepción de oportunidades en la medida que aprendemos a enfrentar
los viejos hábitos halla una mejor disposición con los nuevos descubrimientos, como en un aparte
nos lo proclama el autor “que frente a los problemas que se nos puedan presentar a lo largo de
nuestras actividades, siempre habrá oportunidad para el individuo. Puede nacer frente a la
búsqueda de oportunidades”. Finalmente, en la Creación del futuro “alejarnos de la zona de
confort y certidumbre, para así poder tener el valor de asumir riesgos creativos, accediéndose y
accediendo a los demás cometer errores y explorar nuevos territorios”. Involucra la toma de
decisiones ingratas asumiendo riesgos, porque hay que vencer el miedo, la ansiedad, temores y
dudas al retirarnos del estado de comodidad en el que nos encontramos.

Como conclusión, en adelante es ineludible que el liderazgo del futuro en todas las esferas
sociales esté ligado a esa capacidad de entender y aplicar el juicio de las emociones como esa
energía que da origen al nuevo conocimiento, entendida como la Inteligencia Emocional. Hacer
una especie de transición desde la razón a una filantropía de las emociones, donde en el dar y el
reconocer al otro desde su sentir, es garantía de producir una felicidad mutua y constante. Hay
que agitar el desarrollo de estas nuevas ideas, activando los circuitos que emanan del corazón,
apartado de lo exterior, para estimular la lucidez del pensamiento. En suma cabe preguntarse
entonces ¿Estamos dispuestos y preparados a desplazar la razón, para darle sentido al corazón?
10

San José de Cúcuta, junio 05 del 2020.


Juliana Cuéllar Castro
Joselyn Triana Manrrique

También podría gustarte