Está en la página 1de 14

¿Qué diferencia existe entre desarrollo sostenible y desarrollo

sustentable?

De acuerdo con las Naciones Unidas, la diferencia que existe entre desarrollo


sostenible y desarrollo sustentable  es que el desarrollo sustentable es el proceso por el cual se
preserva, conserva y protege solo los Recursos Naturales para el beneficio de las
generaciones presentes y futuras sin tomar en cuenta las necesidades sociales, políticas ni
culturales del ser humano, mientras que el desarrollo sostenible es el proceso mediante el cual
se trata de satisfacer las necesidades económicas, sociales, de diversidad cultural y de un medio
ambiente sano de la actual generación, sin poner en riesgo la satisfacción de las mismas a las
generaciones futuras.

29/03/19 Redactado por: Dancaru

Las Naciones Unidas ONU, definen ciertos conceptos de modelos productivos para que todos
podamos tener un punto de referencia, considerando las definiciones que han realizado de
DESARROLLO SUSTENTABLE y DESARROLLO SOSTENIBLE podemos entender que la
diferencia entre ambos es la amplitud de relaciones que protege o que considera como
importantes dentro de su Modelo Productivo.

Desarrollo Sustentable
El proceso productivo preserva, conserva y protege solo los Recursos Naturales para el
beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Desarrollo Sostenible
El proceso productivo busca satisfacer las necesidades económicas, sociales, de diversidad
cultural y de un medio ambiente sano de la actual generación, sin poner en riesgo la
satisfacción de las generaciones futuras.
 
En este ejemplo puedes ver ambas características:

En chile, solemos usar sustentable porque es un concepto más conocido, importante es ampliar
nuestro vocabulario hacia conceptos más profundos y de esta manera normalizar su significado e
importancia.

15 DE MARZO DE 2013 redactado por: Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS

Arquitectura Sustentable & Sostenible


Hace ya varios años que venimos escuchando la palabra “sostenibilidad” y
“sustentabilidad” y el hecho es que están cobrando cada vez más fuerza y
se están convirtiendo en condición indispensable para llevar adelante
cualquier tipo de tarea.
La arquitectura sustentable es aquella que satisface las necesidades de sus
ocupantes, en cualquier momento y lugar, sin por ello poner en peligro el bienestar y
el desarrollo de las generaciones futuras, por lo tanto, la arquitectura sustentable
implica un compromiso honesto con el desarrollo humano y la estabilidad social,
utilizando estrategias arquitectónicas con el fin de optimizar los recursos y
materiales; disminuir al máximo el consumo energético, promover la energía
renovable; reducir al máximo los residuos y las emisiones; reducir al máximo el
mantenimiento y el precio de los edificios; y mejorar la calidad de la vida de sus
ocupantes.

Por lo tanto, la Arquitectura Sustentable va más allá de la no contaminación o


del reciclado. La sostenibilidad se sustenta sobre tres
pilares: Economía, Sociedad y Ecología.

Veamos entonces, en base a estas tres áreas, qué es y qué no es arquitectura


sustentable:

Economía

Una arquitectura sustentable debe ser una arquitectura económica, sin


dispositivos que la encarezcan o mecanismos que corrijan errores que están
presentes desde la concepción del edificio.

Existe la creencia popular de que la arquitectura sostenible es mucho más cara, y


la realidad es precisamente al contrario. Esto se debe a que la prensa se ha
encargado de llamar como sostenibles muchos edificios, que se anuncian como de
consumo energético casi nulo, o incluso que generan más energía que la que
consumen, pero con un coste de construcción y mantenimiento que los deja fuera de
ser considerados sostenibles:

Por ejemplo el Media-TIC de Barcelona está formado por una estructura metálica y


un revestimiento de burbujas de plástico hinchables, lo que permite regular la luz y
la temperatura interior a costa de gran cantidad de energía de la cual se suministra a
partir de una gran superficie de placas solares. Es un edificio ajeno al lugar donde
esta construido con un sistema altamente tecnificado, y por tanto caro, que se
encarga de convertir en vividero este objeto: inmueble tecnoecológico.

Otro ejemplo aún más claro de lo que es un edificio insostenible económicamente es


el de la Torre Bankia, sede de una entidad bancaria que no está pasando por su
mejor momento precisamente. Según se muestra en esta noticia se pagó 815
millones de euros por ella y cuesta más de seis millones de euros al año en
concepto de mantenimiento.

Unos edificios con estas características, nunca se podrán considerar sostenibles.

Sociedad

Podemos decir que una ciudad socialmente sostenible se caracteriza por cuestiones


como la eliminación de la exclusión y marginalización social; la existencia de mezcla
social en cuanto a rentas, edad y etnias en todas sus zonas; una alta sensibilidad
respecto a las necesidades específicas de cada colectivo presente, especialmente de
los más vulnerables como mayores, niños o discapacitados; y la disposición a la
comunicación con los ciudadanos, facilitándoles la información que necesiten para
poder participar activamente en la vida urbana y dándoles la oportunidad de ser
escuchados.

Un municipio o núcleo urbano sostenible debe responder a las siguientes


características:
 Planificar y gestionar adecuadamente su suelo. El desarrollo
urbanístico debe minimizar la modificación del paisaje. Esto se conseguirá a
través de la óptima integración de los diversos usos del suelo con su entorno.

 Utilizar de manera eficiente sus recursos, ahorrar agua y energía y


tender a la utilización de recursos renovables, con un ritmo inferior al de su
regeneración.

 Planificación de la gestión de residuos urbanos: el objetivo es reducir,


reutilizar y reciclar los residuos.

 Aplicar mecanismos para minimizar la contaminación desde el origen,


como el autoconsumo.

 Diseñar una estructura urbana equilibrada: es necesario la mejora de


espacios públicos y diversificar la distribución de los barrios con el objetivo de
fomentar las interrelaciones sociales.

 Fomentar una estructura económica diversificada que garantice mayor


estabilidad socio-económica, reduzca los desplazamientos de las personas y
disminuya el transporte de bienes.

 Planificar adecuadamente los desplazamientos de los ciudadanos por el


municipio, valorando el transporte a pie, en bicicleta y el transporte público.

Para conseguir estos objetivos son muchas las medidas a tomar de cara al


planeamiento, pero quiero hoy destacar una aquí que nos afecta especialmente
en Canarias y es la densidad de edificación.

Veamos dos ejemplos de tipo de asentamiento en dos localizaciones diferentes y


analicémoslos:

 Por un lado tenemos una imagen de Benidorm, ejemplo de turismo de alta


densidad que la mayoría de la gente detesta verlo.

 Al otro lado una imagen de urbanizaciones de baja densidad que son el


deseo de todo promotor, puesto que sus adosados se venden como rosquillas.

Pues bien, si tenemos en cuenta que el suelo es uno de los bienes más escasos
en nuestro territorio, y que un asentamiento basado en la densidad, ademas de
reducir el consumo de suelo, reduce distancias de desplazamientos, con lo que se
consume menos energía e incluso se potencian los desplazamientos a pie o en
bicicleta, se potencia la colectivización de servicios y se incentivan las relaciones
personales a través de los espacios libres públicos, mientras que una construcción de
baja densidad es depredadora del suelo, dependiente del vehículo privado y que
fomenta el individualismo (cada vecino tiene su parcela de espacio libre: jardín),
podemos concluir que por mucho que nos guste más el segundo modelo que el
primero, este es totalmente insostenible.

Ecología

Un edificio sustentable debe ser bioclimático, es decir, aprovechar las mejores


orientaciones  para disminuir ganancias en verano y evitar pérdidas de calor en
invierno. Aprovechar vientos y flujos de aire para el enfriamiento del edificio. Para
esto deberá contar con una envolvente que optimice su comportamiento frente al
clima durante todo el año. La arquitectura bioclimática puede definirse como la
arquitectura diseñada para lograr un máximo confort dentro del edificio con el
mínimo gasto energético. Para ello aprovecha las condiciones climáticas de su
entorno, transformando los elementos climáticos externos en confort interno gracias
a un diseño inteligente. Si en algunas épocas del año fuese necesario un aporte
energético extra, se recurriría si fuese posible a las fuentes de energía renovables.

Las estrategias de diseño conllevan un análisis profundo de la función que


desempeñará la edificación, de sus usuarios, ubicación geográfica,
conocimiento del clima del lugar y de qué manera está influenciada por el
entorno inmediato.

Los pilares básicos en los que se debe fundamentar la arquitectura sustentable son:

1. Optimización de los recursos y materiales


2. Disminución del consumo energético y fomento de energías renovables
3. Disminución de residuos y emisiones
4. Disminución del mantenimiento, explotación y uso de los edificios
5. Aumento de la calidad de vida de los ocupantes de los edificios

Green Wash: El lavado verde


Pero hay que tener cuidado sobre lo que se vende
como sustentable. Así como “no es oro todo lo
que brilla”, no todo lo que se ve “verde” es
sustentable. Por ejemplo, un techo verde será
sustentable siempre y cuando sus especies vegetales
sean autóctonas, no requiera riego además del
proveniente de la lluvia, su ejecución se justifique
como para realizar la inversión (los techos verdes
tienen un costo más elevado que el de una cubierta
tradicional), etc.

Ahora, los adjetivos "sostenible", "sustentable",


"bioclimática", "ecológica", "verde", a menudo se
unen a la Arquitectura, en soluciones edificadas que
verdaderamente no son ni unas cosas ni otras por
mas arbolado y césped que se ponga.
Llevar a cabo una arquitectura ambientalmente consciente no es tarea fácil, ya que
depende de muchos factores, varios de los cuales están fuera del alcance del
arquitecto, como por ejemplo la actitud que adopten los usuarios del nuevo edificio
para contribuir a su eficiencia energética.

La arquitectura sustentable debe ser eficiente durante todo el año; debe sentirse


confortable; debe consumir lo menor posible y optimizar el consumo de agua. Es una
arquitectura que casi no debería recibir mantenimiento.

Pero tengamos en cuenta de que todo esto es posible si se abordan los conceptos de
sostenibilidad desde el origen del proyecto y durante su etapa operativa, es decir, a
lo largo de toda su vida útil, lo cual requiere de un aprendizaje y compromiso de la
persona que la habita.

El reto más importante es la educación ciudadana. La concienciación respecto al


impacto medioambiental es un reto importante para la arquitectura sostenible. Se
debe hacer un esfuerzo por enseñar a las personas que ya la arquitectura
sostenible no es un "lujo" o "moda", hoy en día es una necesidad.
SUSTENTABILIDAD O SOSTENIBILIDAD
¿Es una diferencia conceptual o lingüística? Se mezclan ambas y se suma otra geográfico
– cultural. Es un todo un debate de sutiles miradas, deformas de ver el mundo: una
latinoamericana y otra europea.
La discusión se genera en la traducción desde el inglés del término “sustainability”. Los europeos
prefieren sostenibilidad que nos remite a su raíz “sostener” y “sostén”. Hay quienes destacan que
esta acepción implica a alguien externo que “sostiene” lo que ya está. También el término está
asociado a “desarrollo sostenible” desde el informe Brundtland de UN en 1987.

Allí se definió desarrollo sostenible como “satisfacer las necesidades del presente sin
comprometer la posibilidad de generaciones futuras de satisfacer las suyas.” Pero se difundió por
ese tiempo la visión de que el desarrollo sostenible no era incompatible con el crecimiento de la
producción y el consumo, que no cuestionaba el fondo del modelo imperante y por tanto no
garantizaba la continuidad. Algunos dirían que se puede pensar en sostenibilidad a costa de la
sustentabilidad.

En Latinoamérica, en cambio, se prefiere el término sustentabilidad que viene de “sustentar” y


“sustento” o alimentar y alimento. Se argumenta que ahí está la diferencia: lo sustentable sería
autónomo y “alimentaría” a quienes son parte del sistema. Lo sustentable tiene que ver con la
“manutención” que corresponde en un sistema endógeno, es decir aquello que tiene que ver con
la mantención del sistema en el tiempo.

En este sentido lo sostenible es todo aquello dependiente de energía externa para dar marcha a
un sistema en su funcionamiento, que sin apoyo se desvanece en el tiempo. Mientras lo
sustentable tiene la capacidad autónoma de sustentarse por sí solo sin necesidad de esperar
recursos externos, es decir, consiste en la capacidad del sistema de utilizar la autogestión para
generar los recursos necesarios.
Luego hay quienes han afirman que la única diferencia que existe entre desarrollo sostenible y
desarrollo sustentable es que el desarrollo sustentable es el proceso por el cual se preserva,
conserva y protege solo los recursos naturales para el beneficio de las generaciones presentes y
futuras sin tomar en cuenta las necesidades sociales, políticas ni culturales del ser humano. En
cambio el desarrollo sostenible es el proceso mediante el cual se satisfacen las necesidades
económicas, sociales, de diversidad cultural y de un medio ambiente sano para la población
actual sin poner en riesgo la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras.

Mientras hay quienes afirman que es al revés. Se dice que sostenible es un planteo
unidimensional referido básicamente a la mantención en el tiempo del crecimiento económico. Se
prefiere sustentable porque implica un desarrollo que incluye beneficios más amplios que los
meramente económicos respondiendo a una visión sistémica y mundializada puesto que el
medio ambiente es uno y el mismo para todos en el planeta. También sustentable se usa para
definir un desarrollo equitativo para todos en la sociedad – sin exclusiones -, para las
generaciones futuras, con total cuidado de la naturaleza, con políticas y procedimientos de
gestión participativa y transparente que superen a
la democracia formal actual.

En definitiva, sostenible y sustentable están siendo usados cada vez más por muchos autores
como significados “parecidos pero diferentes”, como sinónimos. Hoy, ambos términos significan
responsabilidad social, y mientras en Latinoamérica hacemos estudios e informes sustentables,
en Europa los hacen sostenibles.

Resumiendo: ¿Sostenibilidad o sustentabilidad? Dos palabras de distinta raíz que


conceptualmente quieren ser sinónimos, del mismo modo que sus progenitores en Latinoamerica
y España quieren encontrarse, converger en una mirada integral, respetuosa de los seres
humanos y de su progreso, ecológica, que cuide del medio natural y social, para un futuro
necesariamente común.

Gonzalo García-Huidobro S.
Arquitecto PUC, MSc. UCL
Sustentable vs. sostenible
¿Cuál es la diferencia?
STEPHANIE VALLE 20 de febrero de 2020

Para hablar de desarrollo, medioambiente y una vida más amigable con el planeta, solemos usar
indistintamente los términos “sustentable” y “sostenible”. Pero ¿significan realmente lo mismo?

La respuesta corta es que no precisamente, a pesar de que ambos términos comparten una
esencia.

¿Por qué surge la pregunta?

El inglés sustainable no permite esta duda, y es precisamente en el español donde nace la división


entre ambos términos.

Aparentemente, el uso de las palabras “sostenible” y “sustentable” se formalizó por primera vez
en un documento conocido como informe Brundtland (1987), realizado por la Comisión Mundial
del Medio Ambiente y Desarrollo. Pero es a partir de la Declaración de Río –una proposición de
la ONU para promover el desarrollo sostenible (1992)– que se acotó el término sustainable
development en inglés, generando la confusión de si existe o no alguna diferencia entre los
términos «desarrollo sostenible» y «desarrollo sustentable» en español, según Manuel
Rodríguez Lacherre, académico de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional
de Trujillo, Perú.

Desde el punto de vista lingüístico, sostenible y sustentable son adjetivos verbales o posverbales,


porque derivan de los verbos sostener y sustentar. Ahora bien, existe poca claridad en cuanto a la
diferencia entre estos términos dado que los conceptos de desarrollo sustentable o sostenible
están aún en construcción y muchas veces se definen con matices que responden a intereses
particularmente económicos o particularmente ambientales, como señala este artículo de la
Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), México.

¿Cuál es la diferencia?

Sustentable usualmente aparece en el discurso como una forma de conciliar el crecimiento


económico expresado en términos de desarrollo versus equilibrio del ecosistema, lo que implica
mantener una elevada capacidad productiva y proteger a la vez los recursos naturales, según el
artículo de la UJAT. Mientras que sostenible muchas veces se ocupa para referirse a aquello que
puede sostenerse en el tiempo específicamente.

En otros espacios, vemos que la definición de desarrollo sustentable tiene dos objetivos: mejorar


la calidad de vida de todos los habitantes y no comprometer el futuro de las futuras
generaciones, según el mismo artículo. Por tanto, la sustentabilidad no está reservada para el
aspecto económico y sí contempla el aspecto social.

Por su parte, “la definición de desarrollo sostenible se ha ido ajustando gradualmente al irse
incrementando las condiciones sociales en donde el ser humano es parte de un sistema y no
dueño del mismo, en un proceso que armonice el crecimiento económico, la preservación de los
recursos naturales, la reducción del deterioro ambiental, la equidad social todo en un contexto
político a todos los niveles, local, regional, nacional y global”, dice.

Según un discurso de Axel Dourojeanni, Director de la División de Recursos Naturales e


Infraestructura de la CEPAL en 1999, “solo si el desarrollo sustentable se mantiene en el tiempo se
alcanza el denominado desarrollo sostenible”. Además, menciona que el
desarrollo sustentable tiene un vínculo particular con el territorio y la capacidad de
gobernabilidad de la sociedad sobre este.

Ambas palabras se explican usualmente mediante aspectos económicos, sociales y ambientales,


pero algunos académicos consideran que esto es una reducción, ya que “el desarrollo sostenible
del ser humano se logra si la sociedad, que comparte un territorio, es capaz de tomar decisiones
día a día para manejar un conjunto de procesos, para lidiar con la incertidumbre y la
complejidad causada por el comportamiento del medio que la sustenta y de los cambios en sus
propias actitudes y conocimientos”, escribe Dourojeanni.

Por su parte, los autores del libro El planeta, nuestro cuerpo: La ecología, el ambientalismo y la crisis
de la modernidad (2003), consideran que el reto del desarrollo sustentable para la humanidad
depende de la garantía de la sostenibilidad de la biosfera y de sus ecosistemas; y requiere
también de la acción de los gobiernos y de la cooperación entre estos y los grupos no
gubernamentales.

¿Qué podemos sacar de este debate?

Que el desarrollo sustentable y sostenible se refieren, más que a una meta tangible o
cuantificable, a la posibilidad de mantener un equilibrio en lo ambiental, social y económico, en
el presente y en el futuro.

También nos lleva a reflexionar sobre el abuso de estos términos. Sobreusarlos los pone a
ambos “al borde de la retórica”, como sostiene este artículo de Trinidad Alemán (2005). Y
debemos ser cautos ante el greenwashing, que no está lejos de apropiarse de ellos.

Fuentes: CEPAL | Desarrollo sustentable: Teoría y práctica | UJAT

Más lecturas: El desarrollo sostenible y la educación para el desarrollo | De la sostenibilidad a la


sustentabilidad |