Está en la página 1de 4

José Joaquín Palma Lasso (Bayamo, 11 de septiembre de 1844-Ciudad de

Guatemala, 2 de agosto de 1911) fue un poeta, profesor, diplomático y periodista


cubano, que escribió la letra del himno nacional de Guatemala. Se casó con
Leonela del Castillo con quien tuvo cuatro hijos. Participó en los convulsiones
independentistas en Cuba y fue diplomático del Gobierno cubano en Nicaragua y
Guatemala.

Nació en una modesta casa en la calle de San Vicente Ferrer en Bayamo,


contigua al convento de Santo Domingo, que ya estaba en ruinas para entonces.
Luego de aprender las primeras letras y aficionarse a las lecturas bíblicas -gracias
a las instrucciones de su madre-, se mudó junto a su familia al campo. 2

A los doce años regresó a Bayamo y estudió en el convento de San Francisco y


luego en el famoso colegio de San José y tuvo entre sus maestros al prestigiado
pedagogo José María Izaguirred y al profesor Ignacio Martínez Valdez. Luego de
graduarse permaneció en la institución como maestro de primaria y se hizo muy
aficionado a las letras y a sus maestros. 3 Cuando Martínez fue encarcelado por
culpa de una calumnia, lo acompañaba en la celda desde las seis de la tarde
hasta la nueve de la noche y allí leían las obras clásicas de la literatura española. 4

En 1864 se retiró del colegio de San José y empezó a editar un vocero con la
colaboración de Francisco Maceo Osorio llamado La regeneración de
Bayamo órgano sencillo, pero de un contenido interesantísimo: en cada tema
campeaba el distintivo nacionalista de Osorio y de Palma; este periódico fue
cerrado por el gobierno español de la isla. Tiempo más tarde, Palma apareció
luchando al lado del insigne José Martí, de Carlos Manuel de Céspedes y
de Máximo Gómez, entre otros.

Cuando su esposa falleció en su natal Bayamo, tuvo que abandonar la lucha


revolucionaria y regresar a hacerse cargo de sus hijos; pero allí, dirigió El Cubano
Libre desde donde luchó desesperadamente por la abolición de la esclavitud y
describió la penosa situación porque atravesaba Cuba. A estas publicaciones,
siguió una ola de persecuciones, encarcelamientos y destierros; gran cantidad de
cubanos fueron condenados al exilio; José Joaquín Palma Lasso fue uno de ellos. 5

Su primera etapa de destierro la vivió en Jamaica, luego pasó a territorio


estadounidense de donde salió rumbo a Suramérica, visitando entre otros países
el Perú, terminando su itinerario en Guatemala, que sería su última escala hasta la
muerte. Llegó a Guatemala en 1873. 5En Centroamérica, Palma dejó memorables
huellas de poeta, profesor, periodista y promotor cultural, ayudó a numerosos
intelectuales y escribió la letra del Himno Nacional de Guatemala, obra por la cual
recibió grandes homenajes; además, tuvo vínculos profundos con dos de los
mejores poetas latinoamericanos de todos los tiempos: José Martí y Rubén Darío,
el cubano precursor y el nicaragüense cumbre del Modernismo, primer gran
movimiento literario surgido en América. También compartió con el célebre poeta
peruano José Santos Chocano,5 y con los intelectuales liberales
hondureños Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa quienes ejercían las secretarías de
Instrucción Pública y de Relaciones Exteriores del gobierno de Justo Rufino
Barrios.
Rafael Álvarez Ovalle (San Juan Comalapa, 24 de octubre de 1858 - Ciudad de
Guatemala, 26 de diciembre de 1946) fue un compositor, flautista, guitarrista,
pianista y violinista guatemalteco.

Nació en la localidad de San Juan Comalapa, Chimaltenango; era hijo de Rosendo


Álvarez e Ildefonsa Ovalle. Aprendió sus primeras letras con el profesor Juan
Alegría y su iniciación musical la recibió de su padre, 2 quien desempeñó durante
mucho tiempo el cargo de maestro de capilla del pueblo y después fue designado
para ocupar la dirección de la escuela de música de Santa Lucía
Cotzumalguapa en el departamento de Escuintla. Sus estudios musicales fueron
aprendidos en la Antigua Escuela de Sustitutos, actualmente se llama Escuela
Militar de Música "Maestro Rafael Álvarez Ovalle", llamada así en su honor, la cual
se ubica en la 23 avenida final, 32-36 zona 5, Guatemala.

En 1874 falleció su padre y a pesar de contar solamente con 16 años de edad, lo


sustituyó en el cargo de director de la escuela de música en Santa Lucía. 2
Contrajo matrimonio con Anita Minera de García, con quien procreó ocho hijos.b

En 1879, por orden expresa del presidente Justo Rufino Barrios, Álvarez Ovalle
llegó a la capital del país a estudiar en la Escuela de Sustitutos de la Banda
Nacional, bajo la dirección de Pedro Vissoni. A los tres meses ya podía tocar
la flauta y el pícolo, y pasó a formar parte como integrante de la Banda Marcial,
bajo la dirección del músico alemán Emilio Dressner.2

En 1887 se llamó a un concurso literario para seleccionar la mejor composición


que serviría como himno nacional de Guatemala. El poeta Ramón Pereira
Molina (de Totonicapán), ganó la competencia. Se promovió entonces la selección
de una partitura para acompañar la composición triunfante. El ganador de este
concurso musical, por unanimidad, fue Rafael Álvarez, quien a la sazón contaba
con 28 años de edad. Sin embargo no se avanzó en la oficialización de este
certamen.2

Nueve años después, en 1896, el presidente de la República José María Reyna


Barrios abrió un nuevo concurso para seleccionar definitivamente la letra y música
al himno nacional de Guatemala. Nuevamente la partitura escogida fue la de
Rafael Álvarez Ovalle; en cambio se eligió la poesía del autor Anónimo.c Por
decreto oficial de fecha 19 de febrero de 1897, fue declarada como música
del Himno nacional.2
El 14 de marzo de 1897, los alumnos del Conservatorio Nacional ―dirigidos por el
propio maestro Álvarez Ovalle― cantaron por primera vez el himno oficial de
Guatemala en el teatro Colón.

Rafael Álvarez Ovalle tocaba la guitarra, el piano, el violín y la flauta. Organizó


diversos conjuntos musicales, entre otros, las estudiantinas La Broma y La Tuna,
para difundir la música guatemalteca. Fue maestro del Conservatorio Nacional de
Música y de escuelas públicas y privadas. Fundó también la Concertina
Guatemalteca y la orquesta femenina del Instituto Normal Central para Señoritas
Belén y la del Colegio Centroamericano.

El 15 de septiembre de 1911, el presidente Manuel Estrada Cabrera le rindió un


homenaje en el teatro Colón, donde fue condecorado con una medalla de oro. Un
mes antes, el poeta cubano José Joaquín Palma encontrádose ya en su lecho de
muerte, reveló que él había sido el autor de la letra del Himno Nacional, la cual
había permanecido como «anónima» desde 1897. El gobierno de Estrada Cabrera
le rindió sendos homenajes, y también lo hizo con el maestro Álvarez Ovalle.
Palma falleció el 2 de agosto de 1911.

El 24 de octubre de 1941, con motivo de cumplir 83 años de edad, las autoridades


de su ciudad natal, San Juan Comalapa, le rindieron masivo homenaje.