Está en la página 1de 6

5 señales con las que tu cuerpo está

pidiendo vitaminas
Cuando tu cuerpo está tratando de decirte algo, como por ejemplo, que estás teniendo niveles
bajos o críticos de vitaminas se pueden llegar a presentar efectos un poco extraños.

“Con la dieta actual que llevamos, acostumbrados a los alimentos procesados, es fácil llegar a
ser vitamina-deficiente. Ya sea por no comer suficientes alimentos correctos o por no
absorberlos de manera adecuada debido a problemas digestivos”, dice la Dra. Susan Blum,
fundadora del Centro Blum para la Salud y autora del nuevo libro “el Plan de recuperación del
Sistema Inmune.”

“Quizás no tengas una enfermedad, pero puedes terminar con problemas de


funcionamiento, ya que las vitaminas son factores importantes para todas las reacciones
bioquímicas en el cuerpo. Las necesitamos para poder funcionar correctamente.”

La alteración en el funcionamiento a veces puede manifestarse de maneras misteriosas.

A continuación se presentan cinco señales de advertencia inusuales que podrían caracterizar


una deficiencia de vitaminas.

Las buenas noticias son que la mayoría de estos síntomas son corregibles con la dieta; una
razón más para que la nutrición sea una prioridad. Pero si los tratamientos con alimentos no
funcionan, asegúrate de consultar con tu médico.

Señal N º 1: Las grietas en los bordes de la boca.


Deficiencia de: Hierro, zinc y vitaminas del complejo B, como niacina (B3), riboflavina (B2),
y B12. “Es común que si eres  vegetariano, no recibes suficiente hierro, zinc y vitamina B12″,
dice Blum. Debido a la dieta es que estás escatimando en proteínas esenciales de la
construcción de tu sistema inmune.

La solución: Comer más pollo, salmón, atún, huevos, ostras, almejas, tomates secos, acelgas, el
tahini, el maní y las legumbres como las lentejas. La absorción de hierro se ve reforzada por la
vitamina C, que también ayuda a combatir infecciones, por lo que es bueno combinar estos
alimentos con verduras como el brócoli, pimiento rojo, col y coliflor.

Señal N º 2: Erupción cutánea de color rojo en la cara (y a veces en otros lugares) y pérdida
del cabello.
Deficiencia de: Biotina (B7), conocida como la vitamina para el pelo. Mientras que el cuerpo
almacena vitaminas liposolubles (A, D, E, K), no almacena la mayoría de las vitaminas B, que
son solubles en agua. Los físicos culturistas, tomen nota: Comer huevos crudos te hace
vulnerable, debido a una proteína llamada avidina la cual inhibe la capacidad del cuerpo para
absorber la biotina.

La solución: Prepárate unos huevos más cocidos (ya que cocinarlos desactiva la avidina), y
empieza a consumir más salmón, aguacate, champiñones, coliflor, frijoles de soya, nueces,
frambuesas, y plátanos.

Señal  N º 3: La aparición de manchas blancas y rojas tipo acné, generalmente en las
mejillas, los brazos, los muslos y las nalgas.
Deficiencia de: Los ácidos grasos esenciales y vitaminas A y D.

La solución: Disminuir el consumo de grasas saturadas y grasas trans, lo cual deberíamos


hacer de todos modos, y aumentar las grasas saludables. Centrarse en adicionar más salmón y
sardinas a nuestras comidas, frutos secos como nueces y almendras, y semillas como la linaza,
el cáñamo y la chía. Para el aumento de la vitamina A, consume hortalizas de hojas verdes y
verduras coloridas como las zanahorias, papas dulces, y pimientos rojos. “Estas proporcionan
beta caroteno, un precursor de la vitamina A, el cual tu cuerpo va a utilizar para producir
vitamina A”, dice Blum. “Para la vitamina D, sin embargo, les recomiendo utilizar un
suplemento que contenga vitaminas A y K, que ayudan con la absorción de D”.

Señal N º 4: Hormigueo, cosquilleo y adormecimiento en las manos, los pies o en otros


lugares.
Deficiencia de: Vitaminas del grupo B como el folato (B9), B6 y B12. “Es un problema
directamente relacionado con los nervios periféricos y en dónde terminan en la piel”, dice
Blum, señalando que estos síntomas pueden ser combinados con la ansiedad, la depresión, la
anemia, la fatiga y los desequilibrios hormonales.

La solución: Consuma muchas espinacas, espárragos, remolachas, frijoles, huevos, pulpo,


mejillones, almejas, ostras y pollo.

Señal No. 5: Calambres musculares en forma de dolores punzantes en los pies, las
pantorrillas, las plantas de los pies y en las partes posteriores de las piernas.
Deficiencia de: Magnesio, calcio, y potasio. “Si te están sucediendo con frecuencia los
calambres, es una pista de que estás falta de estas vitaminas”, dice Blum. Si tu eres deportista o
estás entrenando duro, puedes perder más minerales (y vitaminas B solubles en agua) a través
del sudor.

La solución: Come más bananas o plátanos, almendras, avellanas, zapallo o ahuyama, cerezas,


manzanas, pomelo, brócoli, col, y verduras de hojas verdes como la col rizada, espinacas, y
dientes de león.