Está en la página 1de 168
LA REFORMA UNIVERSITARIA EN AMERICA LATINA una compilaciin de anélisisy entos preparados por distinguidos catedraticos y dirigentes estudiantiles latinoamericanos publicado en nombre de Va conferencia internacional de estudiantes por la secretarla coordinadora de uniones nacionales de estudiantes En vista del interés suscitado entre los dele- gacos de is 66 ones Nacionales de Ete. fantes que pacticiparon en la Octave Confe- fencia. Internacional de Estudiantes, celebrada fen Lima, Berd, en febrero de 1939, por los postilados de le Reforma Universitaria tal co- mo sca, consis on el ctlebre Mamie de Cérdoba, Ta. Conferencia.encomendo, Sete hr cuteeth ae Sendo tradueidos al inglés y al francés, para 4 dlfusion ulterior entre todos los socfores une Serwtarion del ore. Mientras tanto fa Sexton fia se complace en presentar la edciOn espa- ‘la clempares spleens de a sual ue den’ see solictadas diecetamente. a [a siguiente oo Post Box 36, Leiden, Holanda La Reforma Universitaria en América Latina * ANALISIS Y DOCUMENTOS * Una Publicacién de ta Conferencia Internacional de Estudiantes INDICE Introduccién 1 — DOCUMENTOS El Manitieste de Cordoba Mensaje a Ja Juventud [beroamericana, por Alfreda Palacios . oo It ~ EL, PENSAMIENTO REFORMISTA ‘YY SUS GESTORES Lo Que Significa ls Reforma por Gabriel del Mazo La Reforma y el Problema Americato, por Aifzedo Palacios . : La Universidad y os Misiones, por Risiesi Frondizi El Movimiento Reformists, ‘por Manvel Ducés Universidad y Democracia, por Luis Alberto Sanchez Ideclogia y Reivindicaciones de la Reforma, por José Carlos Mariategui Le Auionomia Universizaria en Venzcuela, or Focién, febres Pag, 45 49 60 B BL 90 it ~ PUNTOS DE VISTA DE LOS ESTUDIANTES La Reforms Universitaria en: Coste Ries por Alberto Raven ae El Salvador. por Abel Salazar 113 Micoeagua. por Alfreda Usroz . ue Haiti, por Benito Crepsac . 122 Puerto Rico, por Norman Pietxi . 133 Peri, por Mario Cama : 136 Bolivia, por Antonio Céspedes 1st Paraguay. por Miguelingel Fesrara - 149 IV ~ APENDICES Resoluciones del Tercer Congreso Latinoamericano de Estudiantes . eos 158 Conclusiones del Seminario de Estudio de América Latina . 158 LA REFORMA UNIVERSITARIA EN AMERICA LATINA 4p. Dominicans spun Mize INFRODUCCION Bota es una celeccidn de jas mav sobsesalientes opiniones sobre fs Reforma Universitaria en América Latina, Maestros connotados hoy, luchadores en Ins barricadas estusiantiles ayer, forman la basica coleccién de coninbuciones de la primera parte de este documento, Peto como fa misiéa de difundir de uaz manesa més amplia ol tema de referencia s6lo puede Iograrse con le complementacion necesatia del pensamiento estudiantil actual, hemos incluide en la segunda parte una seni de artcalos escrtos por drigentes estudiantes de zecono- cido prestigio y sobrada experiencia ‘Vacins son las racoues que Geterminacon la_preparactéx de este documento. En primer lugar, a partir de 1918, aio en que en lov vie~ jos claustros de Ja Universidad de Cérdoba, Argentina, inmumpié el Primer grite reformista americano, maestros ¥ estudiantes de diversos puises forjaron movimientos similares al calor de las mievas concep~ cfones esgrimides por sus gestores, Pronto el peasamiento relormista, penetré en todos los Ambitos académicos e intelectuales. Sus funda mentos doctrinarios respondian @ una necesidad irapostergeble, La Universidad habia sido un centro de privilogios antes que fuente de saber, La Universidad habia formado hombres con critesio feudal exento de la mas -pinima sensibilidad social, La Reforma, en estas Gircunstancias, no obedecia a un mero desacuerdo con supuestas auto- Fidades docentes 0 administrativas. Era algo mas . , . ers una necesi~ dad continental, En une América Lating permanentemente convalsionada como con- secuencia de las ambiciones politicas y las pretensiones econdmicas, este movimiento encontré detractores, Gobiernos dictatorisles, inte. reses fordneos, fuerzas enemigas de la cultura, ofrecie‘oa tena: opo- sicin a quienes s¢ empedaron en lograr sus objetivos pero la juventad siguié adelante logrando muchas conquistas. Puede deciese que st fuerza ideatdgica no s6lo tuvo eco en el seno mismo de las universi- 5 dades, sino gue se desbordé a través de debates parlamentarios, bases y programas de partidos politicos, y Gnalmente notmas constitucio- ales actualmente vigentes ea muchos paises de Ceatro y Sud Amézica, La enorme bibliografia existente no logré sin embargo vencet las limitaciones econdmicas y penetrat ea otras paises de otra lengua ‘qve no fuera el espatiol, cixcunstancia que sin duda obstaculiz6 el co- Aocimiento de tan importante movimiento en circulos univessitarios de ciras areas geograticns, ‘Afortunadamente, la cooperacién lograda en escale internacional desde que las Uniones Nacionales, comprendiendo tan importante ne- vesidad, comenzaron a estrechar sus vinculaciones, ha venido a consti- tuirse en uno de los medias més eficaces para la resolucién de los peo- blemas regionales, Frutos de esa cooperacién han sido el encueatro periédico de representantes en asambleas mundiales, et intercambio de delegaciones y la difusién de publicaciones en diversos idiomas, Con dicho cometido, la Conferencia Internacional de Estudiantes, desde 1950 hasta la fecha, ha desarrollado un exteaso programa de coopera- cién, Delegaciones estudiantiles visitaron en su nombre patses de Africa, América Latina, Asia y Buropa, elaborando informes cuyas publicaciones en espaol, francés e inglés, han sido ampliamente di- fundidas, En le que toca a la América Latina, ef informe presentado por la delegacién internacional que visitd Sud América, denominade “Luchas Estudiantiles en América del Sur”, fué en rcalidad el primer docamento serio que ha roto las barreras del idioma, hacléndose acce- sible a estudiantes de habla francesa e inglesa, Siruultaneamente, la realizacion de Seminarios Regionales de Estucic, fue otra media elo- cuente que ha contribufdo al conocimiento de los problemas ao hace suuicho desconocidos por los estudiaates de gaises de otzos continentes al través de los informes iguaimente difundios en escala internacio: nal. Por iltimo, la decisiéa de ls Conferencia Internacional de Estu- diantes de establecer publicaciones regutares en cuatro idiomay como Ta revista E} Estudionte, of Boletin de Informaciones y otros folletos de similar difusi6n, fué otso medio laudable que ha favorecido ef cono- cimiento de las inguictudes regionales, La Octava Confereacia Internacional de Estudientes, celebrade en Lima, Perit, evento gue seunid a representantes estudianiiles pra- venientes de 66 paises, comprendiendo la necesidad de difundir et pensamiento intinoamevicano sobre Is "Reforma Universitaria”, enca- mnends a fa Secretarfa Coordinadora la preparaciéa y elaboracion de tn documento sobre sse tema en varios idiomas. En cumplimiento de dicho mandato, hemos preparade ef presente trabajo en espefiol, fean- cés ¢ inglés, esperande que sv contenido cumplira plenamente los ob- a ielivos de is cesclucién de Cima Confiamos en gue al través de lov conceptos expuestos en esta seleccion de articulos, los estudiantes de ocos paises comprenderdn en sus justos alcauces une de los problemas mas importantes del movimiento estudiantil latinoamericano, us pro: ‘Blema cuya actualidad se hace cade dia mis evidente porque en una sociedad dindmica como en Is que vivimos, toda proceso de coforma Proporciona mejores Inaevaciones que favorecen el progreso Si en algunos paises han sida cumplidos les ebjetives de 1918, estos deben hoy ser superades. Si en ctros Ja incomprensién los ho frenaco, ahi estan fos estudiantes del mundo para manifestac su solideridad y vom: pet tales barseras negadocas de la cultara LA SECRETARIA COORDINADORA Primera parte: Doceementos EL MANIFIESTO DE CORDOBA ecumenso con et que se inetd ef movinients faegenting —y anericany — de le Refooma Uttiveratoca, Hombres de una Repiblica libre, acabamos de romper la altima cadena que. ea pleno siglo XX, nos ataba ala dominacién mondrquica ¥ monastica, Hemos resvelte ilamar a todas las cosas por el nombre Que tienen. Cordoba se redime, Desde hoy contamos para el pais ua Yergiienza menos y una libertad mas. Los dolores que quedan son las Thettades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resanancias del corazén nos lo advierten: estamos pisendo sobre usa revolucion, estamos viviendo una hora america. La rebeldia estalla ahora ea Cordoba y es viofenta porque agui los tironas se habian ensoberbecido y era necesario borra: para siempre el recuerdo de Jos contrarrevalucionatios de Mayo, Las universidades han sido hasta aqui el refugio secular de los mediocses, la renta de los ignocantes, a hosptalizneion segura ds ts fnuidos|y — fp. gue es pero adn ~~ el ligar en donde todas Jas formas de tiranizar y de insen- Eibilizas hallaron la catedra que las dictara, Las universidades han Ile- gado a ser asi fiel reflejo de estas sociedades decadeates que se em~ pean en ofrecer el triste espectaculo de una immovilidad senil, Por so es gue fa ciencia, frente a estas casas madas y cetradas, pasasilen- Giosa 0 entra mutilada y gxotesca al servicio buroceatico. Cuando en boa rapio fugaz abre sus pucrtas alosaltes espititus,«s para arrepentirse Juego y hacerles imposible la vida en su recinta, Por eso €5 que, dentro de semejante régimes, las fuerzas naturales llevan a mediocrizar la ensehanza, y el easanchamiento vital de fos organisms universitarios ho es el fruto del desarrollo orgaaico, sino el aliento de te periodicidad revolucionaria Nuestro régimen uaiversitario — aun el mas reciente — es anactd- nico, Esta fandado sobre una especie de derecho divino: el derecho Givino del profesorado oniversitaria, Se crea a si mismo, Ex al nace y en él suere. Mantiene un algjaraiento olimpico. La federacién unives- Sitaria d= Cérdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende ae en ello le va la vida, Reclama un gobierno estriccamente, demo- trdtico y sostiene que el demos universitario, la soberania, el derecho fa dexse €} gobremo propia cadica priacipalmente en los estudiantes. Bi 8 concepic de aatorided que corresponde y acompata 2 un ditector 0 a un maestro en un hogar de estudiantes universiterios no puede spayacse en Ip fuerza de disciplinas extvafas a la cubstancie misms de los esindios. La autorided, en un hogar de estudiantes, no se ejercita mandando, sino sugiiende y amando: ensefiando, x Si no existe una vinculscién espicitual entre el que enselia y el gue apzende, toda ensefiansa es hostil y de consiguiente infeconda, Toda la educacién eg wna larga obra de amor a los que aprenden, Bindar la gavantia de vee paz fecunda en el atticulo conminatoxio de un reglamente 0 de wn estatuto es, en todo caso. amparat ut tégix mea cuartelaio, pezo ao eng labor de ciencia, Mantener la ectual relaciga de gobernsntes a gobermados es agilar el fermento de fs- turos transioraos. Las almas de los jévenes deben sec movidas por fuerzas espitituales. Los gastados resortes de Ja autorided que emana de la fuetza no se avienen con lo que reclaman el sentimiento y ol concepo modemo de las universidades. El chasquido del latigo s6lo puede rubriear el silencio de los inconseientes 0 de los cobardes, La nica actitud silenciosa que cabe en un instituto de ciencia es Te del que escucha ana verdad o le del que experimenta pera creasla © comprobarla. Por eso queremos arrancar de caiz en el organismo universitarie ef arcaico y barbaro concepta de autoridad que en estas casas de estudio fs un balwarte de absurda tirania y solo sirve para proteger criminal- mente Ia [alsa dignidad y la falsa competencia. Ahora advertimos que Ja reciente reforma, siaceramente liberal, aportada a fa universidad de Cordoba por el doctor [ose Nicolas Matienzo, sélo ha venido a probar que el mal era mis afligente de lo que imaginébamos y que los aati- {quos privilegios disimulaban un estado de avanzada descompostcien. La reforma Matienzo a6 ha inauguzado wna democracia universitarias ha sancionada el predominio de una casta de profesores, Los intereses ereadas en torno de los mediocres han encontrado en ella un snespera- do apoyo. Se nos scusa ahora de insurrectos en nombre de un orden que no discutimos, pero que nada tiene que hacer con nosottos. Si tllo es asi, si en nombre del orden se nos quiete seguir buslando y em- brnteciendo, prociamamos bien alto el derecho sagrado a fa insx- sseccién. Batonces la dnice puerta que nos queda abierta 2 la eape- yanza es el destino heroico de tz javentud, El sacrificio es nuestro mejor estimulo; 1a redencién espiriival de las juventudes amecicanas nuestra Gnica recompensa, pues sabemos que nuestras verdades lo 9 son — y dolorosas — de todo el continente, {Que en nuestro pais una ley — se dice ~. la ley de Avellaneda, se opane a nuestros anhelos? Pues 2 reformar ia ley, que nuestra saliid moral lo esta exigiendo La juventud vive siempre en trance de heroismo, Es desinteresada, es puta, No ka tenido tempo atin de contaminarse. No se equivoca nunca en Ia cleccién de sus propios maestros. Ante los jovenes no se hhace mérito adulando o comprande. Hay que dejar que ellos mismos eliian sus maestros y directores, seguros de que el acierto ha de coro- nar sus determinaciozes. En adelante, s6lo podsén ser maestros en la fotura repiblica universitaria los verdaderos constructores de almas, los creadores de Ia verdad, de belleza y de bien, La juvented universitaria de Cérdaba cree que ha llegado Ia hora de plantear este grave problema a la consideracion del pais y de sus hombres representatives. * Los sucesos acaecidos recientemente en la Universidad de Cécdoba, con motivo de la eleccién rectosal, aclasan singularmente nuestra razéa en la manera de apreciar el conllicto universitario, La lederacion universitaria de Cérdoba cree que debe hacer conocer al pais ¥ @ América las circunstencias de orden moral y juridico que invalidan el acto electoral verilicado ef 15 de junio, Al confess: los ideales y Prineipios que mueven a la juventud en este hora vinica de su vida, quiere seferie los aspectos locales del conllieto y levantar bien alta Ja llama que est quemando el viejo reduicto de la opresién clerical En fa Universidad Nacional de Cérdoba y en esta ciudad no se hen presenciado desdrdenes; se ha contemplado y se contempla el naci- miento de uns verdadera revoluciéa que ha de agrupar bien pronto bajo att bandera a todos los hombres libres del contmente, Referiremos Jos sucesos para que se vea cuanta raz6n aos asistia - cuanta vergiien- za nos sacé a Ie cara la cobardia y la perlidia de los xeaccionarios. Los actas de violencia, de los evales nos responsabilizames integramente, se cumplian como ens] efercicio de puras ideas. Velteamos fo que representaba um alzamiento anacrénico y lo hictmes para poder levan- tat siquiera el corazon sobre esas ruinas. Aquéllos representan tom bien Ja medida de nuestra indignacién en presencia de la miseria mo- ral, de la simulacién y del engafa artero que pretendia filtcarse con las apariencias de la legalidad, E) sentido morol estaba oscurecide en las clases dirigeates vor un fasiseismo tradicional y por uaa pavorosa indigencia de ideales. El espectacnlo que oftecia la asamiblea universitaria era repugnant, 10 Grupos de smoraies deseosos Ge csptarse Ja buena voluntad del futuze rector exploraban los conigenos en ef primer esceutinin, pace inclie arse luego al bando gue pacecia asegurar el triunfo, sin recordar ie adhesion piblicamente empeliada, el compeomiso de honor cantraido por ios iniereses de lp universiéad, Otros ~ los mss ~ en nombre de! sentimiento zeligioso y bajo la advocacion de la Compania de Jess, exhortaban a le isaicion y al pronunciamiento subalterno. (Curios religion que ensefia » menospreciar el honor y deprimir la personeli- dad! |Religién paca vencidos o para esclavosl). Se habia obtenide une reforma liberal mediante el sacrificio heroico de una juveatud. Se sreis haber conquistaco una garantia y de la garantis s¢ apoderaban los tinicos enemigos de la reforms, En la sombra los jesuitas ha- bian preparade el trivafo de ena profundsinmoralidad. Consentisla ha- bria compostade otra traicién, A la burls respondimas con la revol eign, La mayoria expresaba le suma de la cepresién, de la igaorancia y del visio. Entonces dimos la dnice leccién que cumplia y espantamos para siempre la amenaza del dorinio clerical. La sancion moral es nuestra. El derecho también. Aquétios pudie- ron obtener Ia sencién juridica, empotrarse en la ley, No se lo permiti- mos. Antes de que Is iniquidad fuera un acto juridico, irrevocable y completo, nos apoderamos de] salén de actos y arrojamos a la canalla, sélo entoaces amedrentads, a la vera de los cloustros. Que esto °s cierto, lo pacentiza el hecho de haber, @ continuacién, sesionade en el propia salén de actos Ia federacidn universitaria y de haber firmado anil estudiantes sabre el mismo pupitre rectoral, Is declaracion de huel- ga indefiaida. En efecto, los estatutos reformados disponen que la election de rector terminaré en una sola sesidn, proclaméndose inmediatamente el resultado, previe lectura de cade una de las boletas y aprobacian del acta respectiva. Afirmamas, sin temor de ser rectificados, que Jas, boletas no fueron leidas, que el acta no fué aprobada, que el rector no fut pooclamade y que, por consigulents, para le ley at no existe rector de esta universida * La juventud universitaria de Cordoba aficma que jamas hizo cues- tién de nombres ni de empleos. Se levanté contza an régimen adminis trativo, contra un método docente, contra un concepto de avtoridad. Las funciones piblicas se ejercitaban en beneficio de determinadas ‘camarillas. No se reformaban ai planes ni reglamentos por temor de que alguien en los cambios pudiera perder su empleo. La consigna de “hoy para ti, mafiana para mi”, cortia de boca en boca y asurnia la preeminencia de estatuto wniversitario, Los métodos docentes estaban viciades de un estrecho dogmatismo, contribayendo @ mantener 2 la universidad apartada de la ciencia y de las disciplinas modernas. Las elecciones, encerradas en Ie repeticion interminable de viejos textos, amparsban el espiritu de rutina y stmision, Los eserpos universitarios, celosos qvardianes de los dogmas, trataban de mantener en clausura a la javentud, creyendo que la conspiracién del silencio puede ser ejerci- fada en contra de la ciencia, Fue entonces cuando !a oscura universi- dad meditesranea cers6 sus puertas a Ferti, a Fervero, a Palacios y a otros. ante el temor de que fuera perterbada su plcida ignorancia. Hicimos entonces una santa revalucion y el régimen cay a nuestros golpes. Creimos honzadamente que nuestro esfuerzo habia czeado algo nuevo, que por lo menos la elevacion de nuestros idesles merecia algiin respeto. Asombrados, contemplamos emtonces como se coaliga~ ban para acrebatar auesiza conquista los mis crudos reaccionatios. No podemos dejar librada auestra suerte a Io tixania de una secta seligiosa, ni al juego de intereses eqoistas, A ellos se nos quiere sacsi- ficar, El que s2 titula vector de la Universidad de San Carlos ha dicho su primera palabra: “Prefiero antes de renunciar gue guede el teadal de cadaveres de los estudiantes”, Palabeas Menas de piedad y de amox, de respeto revesencioso @ la disciplina: palabras dignas del jefe de una casa de altos estudios. No invoca ideales ni propésitos de accién cul- fural. Se sionte-custodiado por la fuerza y se alze soberbio y amenaza- dor. ;Azmoniosa leccién que acaba de dar a la juventud el primer civ dadano de una democcacia universitatial Recojamos Ia leccién, com paiieros de toda América; caso tenga el sentido de un presagio glo- rioso, la virtad de un Yamsmiento a la lucha suprems por la libertad: lla nos muestra el verdadero caracter de la autoridad universitavia, tiranice y obcecada, que ve en cada peticion ua agiavio y en cada peasamiento una vemilla de sebelion. La juventnd ya no pide, Exige que se Ie reconoven el derecho a ex- teriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sas representantes, Esta cansada de soportar a fos taranos. Si haa sido capar de realizar una revolucion en las concieacias, no paede desconocérsele la capacidad de intervenit en el gobierno de su propio La juventud universitaria de Cérdoba, por intermedio de su fede- racién, saluca a los compatieros de la América tode y ies incita a cola borar en la obra de libertad que inicia MENSAJE A LA JUVENTUD IBEROAMERICANA Por Aledo L. Pelacics, Maestro de (a fever fat Refoomiste de Amesica Latina Jévenes universitarios de Iheroamérica: Nuestra América, hasta hay ha vivide de Europa, teniéndola por guia. Su cultura fa he nutride y orientado, Pera Ia altima guesra ha hecho evidente lo que ya se adivinaba: que en of covazén de esa cul- tura iban los gérmenes de su propia disolucién, Su ciencia estaba af servicio de las tsinorfas dominantes, y alimentaba ia lucha del hombre contra el hombre. Ciencia sin espirita, sin alma, ciega y fatal como las leyes naturales; iastrumento inconscieate de Ja fuerza que ae escuchs los Tamentos del débil y ef humilde; que da més a fos que tienen, ¥ remacha las cadenas del menesteroso; que desata en la especie los instintos primarios contra ios mas aktas fines de la humanided. Tal aos aparece hoy la cultura europea, que amenaza desencadenar una guerra intermimable, capaz de hundix en el caos Ja civilizacion occi- dental *Seguiremos nosotros, pueblos jévenes, esa curva descendente? {Seremos tan insensaios que emprendamos, a sahiendas, wa camino de disolucién? gNos dejaremos vencer por los apetitos y codicias mar teriales que han acrasteado a la destruccién a los pueblos eucopeos? imitaremos a Norteamérica, que, como Fausto, ha vendieo su alma 3 cambio de la riqueza y el poder, degenerando ea In platacracia? Volvamos la mirada a nosotros mismos. Reconozeames que no nos sirven Tos caminos de Europa ni les viejas cultures, Estamos ante nuevas realidades. Emancipémonos del pasado y del ejemplo eucopeo, utilicando sus experiencins para evitar sus eccores, * Somos pueblos macientes, bres de ligaduras y atavismos, con in mensas posibilidades y vastos horizoates ante nosateos. Elerazamiento de razas nos ha dado un alma nueva, Dentro de nuestras fronteras acampa la umanidad, Nosotros y nuestros hijos somos stntesis ce zazas. No podemos, por tanto, alimentar los viejos odies zacéeles frutos de parcialidad y limitacién. Conservamos, ademas, la kerencts pura de Saa Martin y Bolivar, dos de los hérozs més generosos que B hha producido la historis. Tenemos que concebir una nueva humanidad dotada de la més alta conciencia, La dilatada extension de nuestros paises, casi despoblados, hace absurda la lucha de los pueblos por la tierca, No necesitamos disputéenasla, ni xegarla con sangre fraticida, sino dividitla entre los hombres, haciéndola fecunda por ¢] esfuerzo, en_beneficio de todos. ‘No necesitamos como en Europa, alimentar el odio implacable, sino teadec a su desaparicion; borcar Ins diferencias exteriores que separan 3 Jos hombres y substituir la concusrencia y los antagonismos con Ja cooperacién y Ia ayuda muta. Utilizar para el bien social todos los esfuerzos y poner al alcance de eada uno todas las posibilidades. Debemos libertar a la mgjer y hacerla nuestra igual, ea los derechos, en Ingar de mantenerla sometida a perpetuo y odioso tutelaje. Bs in- dispensable la colaboracién del alma femenina en nuestea obra civili- zadora. 'Y tenemos, ante todo, que exaltar lo perconelidad humana, Darle al hombre conciencia de si fuerza: forja: su voluntad y su cardcter. Hacerle apto para dominar los tesoros que ha creado, en ver de cons- tituiese. como ahora, en sietvo de ellos, Para lograz esto, habremos. de realizar una incruenta cevolucién: la revolucion de} pensamiento, Ja relorma educotiva para trensformar al hombre. * ‘Vosotios, universitarios de le nueva genercion, habéis iniciado esa obra y debéis continuacla. Las posibles consecuencias de ells son incalcilables, Al emprender le Reforma wniversitaria, habeis contraido un geave deber ante el porvenir, con vuestra propia conciencia. No basta baber reformado los estatutos. Hay que transformar el alma de las universidades, Conseguir que en vez de maquinas de doctorar se conviertan en crisol de hombres, Deber ser laboratories de homani- ‘dad. Focos de pensamiento zenovador y fuexzas espiituales. Corazén y cerebo de fos pucblos y guia de las futuras generaciones, Es preciso que dejen de ser exsctas paca ellas estos palabras que en “Brewhon’ ateibuye Samuel Butler a ur profesos influyente de la “Universidad de Sine “Nuestra mision no consiste en ayudar a Jos estudiantes a pensar por si mismos .. . Nuesica deber es hacer de modo que piensen como nosotros, 0 a la menos como nosotras cree- 198 Gil decir que pensamos” La renovacién de Ta ensefanza vaiversitaria. Impliea la incocpora- cién a sus estudios de las modernas ideologias y los problemas socia- les, Debe salle de Ine universidades sna nueva concepcién social un sspititu nuevo. Los universitarios deben solidarizarse con el alma del W pueble y proponerse ia elevacién y Ia redencién de la masa humana, Deben reintegrarse al pueblo para que surja de todos Is conciencia social * Vosotios Jos jévenes universitasios, deberiais formulacos ol peo- pésito de consuiuiros en niicleo dizigente, Ser disigente no significa acupar los puestos Inerativos o disputarse el poder, sino astimie Is responsabilidad def destino de los pueblos y consagzarse a la Laren de extixpar sug males, resolver sus problemes y modelar su alma, Pata realizar esta obra, debe ser la primera condicién, la de hacer fective la solidaridad espiritual entee los pueblos de América Latina Labor tan vasta 20 puede emprenderla un pueblo solo. Debeimos ela borar una nueva culture concordante con nuestros iceales. que per- wonecen latentes én la raza, Debemnos ira ta accién. La cultura sia accién deriva en bizantinismo, Por lo contratio, la accién renovadare suscitard la ceeacién de ana cukura aueva, Por eso fa tarea mas in- mediate seria la de trazar las lineas directives de a Confedecacidn Tberoamericana, Esa etapresa debe set obra de la juventud, que se halla libre de compromicos con el pasado y de mezquinas civalidades, Tal labor es también de fmperiosa urgencia para contener Ia expan si6n aezolladoca y envolvente del capitalismo yanqui El destino os ha impuesto csa misién, que no és menos gloriosa y trascendente, aunque si menos ardua. que la Hevada a término por nuestros proceres de ta gesta libertadara Emprendamos resueltos el camino de la nueva era de América La- tina. No defraudemos a Bazopa, a los mejores hombres de Europa, gue esperan de nosotros Ja conquista de nuevos horizontes para el Progreso del mundo. Nadie tiene a su disposicién condiciones mas Propicias que las auestras. Renovemos las antiguas glorias, en bien de la humanidad. Seamos dignos de la herencia de audacia y energia gue nos impusiecon los conquistadores 7 del heroismo ejemplar que nos legaron los autores de nuestra independencia Nuestro progcama de accién y de idealismo puede concretarse en los siguicates puntos: Renovacioa edacativa, Solidaridad con el alma del pueblo, Blaboracién de una cultura nueva, Federacion de los pueblos iberoamericanos, A la obra, pues, Coma de toder be abide, to Re fone’ Cinioes= gre acid Girdodse Argon fina, Ponte © fo once oo freee {fete ort BSF omen fr engita ae finda En ie Jom de abajo. a paras de los fe Bikes estudiante fet de Cordoba selene fieado de fospos fetes elo fs aero ee fos ans Seguada Parie: BL Pensemiento Reformista y sus Gestor QUE SIGNIFICA LA REFORMA Sintesis explicaties formulada durante ta con Rerencts que prague en af Aula Magno de fa Facattad de Cicnetas Juriices 3 Sociales ot 26 de octubre de J996, bain ef susp del Cet feo de Rutudianten de, Dewovio. of eonceldo ee tedbatico argentino Gabsiel det Was Los Estudianice ex le Cordoba de 1918 Desde los comieazos del conflicts von las autosidades de le Univec- sidad, que fue er lo inmediato una protesta por su estado de atraso piritual, docente y cientifice y por su gobierno oligérquico, ios estu- diantes buscavon, ne un correctivo momenténeo a esos males, sino wna reorganizacion fundamental, mediante el establecimiento de institueio- nes que constituyesen una garantia permanente pera la eficacia do- cenfe de la Universidad y su constante renuevo, Nace asi la decision de reformar el régimen de les universidades argentinas y lo convic~ ein de que solamente con Ia ingerencia de los shirnos en st gobiet~ no, se daria solucién con firmes perspectivas en el tiempo, a los graves problemas de Za enzefanca superior. Como consecuencia, las autorida- des de las Faculiades y de la Universidad estasian formadas por todos Jos profesores, titulares y suplentes en ejercicio, por una representa cién de los estudiantes y por wna représeatacion de los graduados inscriptos. sta férmsla representa en embsién todo ef desarrollo posterior de Ja concepctén reformista en cuanto al problema del go- bieza0 universitario. Fil primer pensamienta de los estudiantes fué por lo tanto destinado exclusivamente a la Universidad, y de carécter orginico politico, es decir, relativo 2 la exigencia primordial de constituir democraticamen- te su gobiemno, como dase dé uaa amplia renovacion de vida y méto- dos para Ie enselianza superior. Si la cuestion esencial de toda Uni- versidad es su docencia, entendida como proceso de comunién peda- g6gica, deciaa, por eso mismo, resolver el problema del buen gobierne de su comunidad debe ser considerada ln cuestion previa y decisiva del problema docente. En la Universidad reformada, ef estudiante seria su centro vivificador y renovader a través de las generaciones, ¥ la participacién del graduado en las taceas y orientacién de la Unie versidad, une decisiva garantie social EI movimiento de fa Reforma Universitaria brota y se alienta en el fe Ambito de un movimiente mayor. de raiz democratiea y de inspiractén ftiea, con que ef pueblo argentino, por primera vez en sw historia (1916). por medio del sufagio universal auténtico,realiza sumowilizacion total en el plano de las instituciones politicas, en la busqueda de la autenticidad nacional y popular de los poderes piblicas. El renaci- miento democratico del pats trajo el renacimiento democratico de ta Universidad, Ademés, la no participacién de la Repsblica en la guerza de 19f4~18 permitié a I Nacion un repliegue sobre si misma que le dis perspectiva para esclarecer lag causas de aquel desastre, Frente @ ja civilizact6n europee en crisis, quebrabase el magisterio intelectual de Eusopa y surgie para la javentud la exigencia vital de salvar nves- tr0s pueblos del destino de los pueblos europeos. Las Universidades. Organos aqui de lag oligarquias econdmica ¢ intelectualmente extran- jerizantes, debian democratizarse y cambiar sus nocmas culturales. Desechado el papel ciscipular con relacién a lo extraiio, se alirmé y proclamé, entonces. la idea de plantear nuestros problemas como pro- pios y cesolverlos conforme a las caracteristicas de nuestro desarrollo histérico, programa de largo aliento en el que las Universidades tene rian ana intensa fonci6n promotara y esclazecedora. A poco andar, los términes dei Manifiesto iniciel fueron comple- mentados con un “orden del dia” de la Federacién Universitaria de los sstudiantes de Cordoba. Las nuevas generaciones cordobesas —~ esta- blecia el documento ~ consiceran que “wn nuevo ciclo de civibcacién se inicia y que su sede radicaré en América, con una distinta orienta jon de las Fuerzas espirittiales”, El programa de las generaciones na- cientes debe ser “realizar las grandes aspiraciones colectivas traicas por los factores histéricos y marcar con claridad las rutas que en consecuencia deben seguir estos paises”, El movimiento estudiantil iniciado — afirmaba la declaracién — Veva en su seno el “germen Fe- cunda de esos nuevos ideales". Fra necesario "senovar cadzeslmente Jos métodos sistemas de enseSanca implentados en estas Reptblcas, por cuanto ellos an se avienen ni con Ins tendencias de Ip Soca ni con Fos avevas modaiidades del progrese social BL Primer Congreso Nacional de Estudiantes Ei 11 de abril de 1918 se funda Ie Federacion Universitaria Argen- tine, formada por dos delegados de cada una de las federaciones estu- dianttles de las cinco universidades de entonces; trex nactonales: Ci doba, Buenos Aires y La Plota, y dos provinciales: Tecuman y Santa Fe. Su inmediats decision fue 12 de convocer el primes Congreso na sional de estudiantes oniversitarios, que foncioné en Ie ciudad de Cér- doba, El Congreso sancioné las Bases de oxganizacion de las universi- is dades, cuya claasula primeca definie csiticamente ia geon inaovesifa de fa Reforms al especificar, en oposicién a la vieja Universidad ong sizada por y para los profesores, que eran miembros de la Nueva Us versidad 20 s6lo los profesoves, sino también los estudiantes y ios gtaduados inscriptos, y que, una ez asi integrads por todos ous ele mentos y gacantizads la participacién de ésies en ss gobierno. 3 ley podia abadonarle Ia orieniacion suténema de Is ensefiauza y la die seccién de la labor cientifica nacional, Sobre esa firme y legittma base, se erigisfa In necesariz autonomia de la Universidad respecto del gobierno del Estado democratic Ademas de lag dos “bases” de le coparticipaciin esiudiantil y de Js vineulaciéa de Jos geaduados 2 que nos hemos referido, ambas relati- vas a Ia comunidad y gobierno de fas univversidades, el Congreso sa~ sioné otras ocho “bases” que considesd fundamentales para la mueva Universidad, Estas son: Ja asistencia libye: la docencia bbre: la perio dicidad de lo cétedsa; la publicidad de loz actos wniversitazios; fa ex tensi6a universitaria la ayuda social de fos estadiantes el sistema di- ferencial pora la organizacion de las Universidades: y fa ovientacién social de ls Universidad. Quedé establecido, « su ves, gue en vistud dei esta orientacion social que se propiciaba, tende'a entze sue obligacio~ nes la de afroniar por medio de sus Facultades e] examen de Jos gran- des problemas nacionales, Las diez “bases” han permanecido en pie come reivindicaciones du rate los 38 afios que lleva el movimiento, pero la Reforma Univers tara es una perspective abjerta a Ta renovacion de todas lag formas organizadoras y a la confrontacién de todos las experiencias docentes, La asistencia libre, a la ves que la doeeneia libre y la periodicidad de Ia eatedta. se estableciezon con ef objsio de mantener ia telorma constante del profesozado y de sus métodos, es decir, como correcti- vas del busacratismo docente: y en cuanto al sistema diferencial, ote de Jas “bases” adoptadas para la oeganizacion de las Lniversidades acionales, es un modo inspirado en Ia tradicién fedecalisia argentina fundado por consiguiente en el convencimienta de que tos distiatos matices culturales de las regiones © de las naciones, en lo intimte de In cuitura nacional o continental, fa vigosizan por complementacién, ¥en que, ademas, cade Universidad obtiene vemajas en organizarse con formas institucionales propias, segdn sus distintes caracterizacione: geogréficss, historicas y soctales y segtin le parte que le toca en el tra bajo de la comunidad general, s¢a ésta nacional o sudamericana. Aparte estas “bases” de organizacién, hay algo més, de caracter sustancial, relecionado coa el contenido de los estudios, y es que el Congreso sefiai6 Ia necesidad de los estudios humanisticos y de las materfas de cardcter social en tos planes correspondientes 3 los cacre- 8 ras profesionales. Esta definicion del Congreso de Cordoba, tendiente a Ia infegraciéa lumanista de la Universidad, fué todavia una fézmula incompleta, pero simboliza desde entonces, une de las grandes zeivin- dicaciones del Movimiento. Propagacién Americana de ta Reforata En este mismo alo de 1918 triunfaron las “bases” no sélo en la Universidad de Cérdoba sino en la de Buenos Aires, asi como en la cde Santa Fe en 1919 y en la de la Plata en 1920. El gobiermo del Pre- Sidente Vrigoyen apoys el movimiento y éict6 los nuevos estatulos feformistas pare dichas Universidades, de acuerdo con las bases de orgamizacioa concertadas por el Congreso de Esiudiantes de 1918, {lé una gran conmoci6® espisitual. Imponentes manifestaciones po- pulares acompafiaron a los estudiantes, y su lucha se di6 en los cam- pos inas diversos, desde los familiares hasta los intelectuales y politi- fos, La prensa de gran tirada, sin excepeion, combatio el movimiento, Tp mismo gue los sectores conservadores y phitoczéticos, mientras la solideridad de estudiates y obrezos fue completa. Las nds notorias Figures intelectuales a0 yespondieron al gran momento. Slo una may pequefia minozis de profesores Ia apoy6 de verdad. itel afc 1920, se destacaron Tas labores estudiantes argestinas en fevor de la “extension universitaria” y en 1922—24, Cordoba encare cid se reiterase la obligacion de las Universidades de organizar la in- Gestigacion cieatifics, Bjada en los nuevos estatutes, pero que habia Guededo muy lejos de aleanzer el nivel de ofcas imnovaciones. Qued& Eateadido sia embargo en el conjunto del Movimiento, que la Ciencia ho es la Cultura, pues si aquélla explora y mide el tundo objetivo, Io culbora es una obra histécica distinta de Ia naturalesa, que cxea var Jores, La investigacién cientifica es importante, pero su presencia no justificaria que en te Universidad estoviese aucente la investiga. cidn humanistica, Por otra parte, investigaciéa es todo acto autéaomo y st eerciiaciéa es el hecho Mentet permanente de la fun ion uaiversitecia, sin el cual mi siguiera se la con El Congreso de Estudiantes de Cordoba habia sustentedo en 1918 fa nacionatacién de la Universidad provincial de ‘Tucumin como uino de los perentorios deberes estudiantiles, y también propugné fuese ereada fe Uiniversidad del Livorel, El movimiento aacioual reforinists, apoyade par el gobierno nacional, layed en 1921 su cometido respecto Se Tucumsn, ast como en 1919 Ia ley de cxzacién de la Universidad Gel Litoral. Del mismo iodo. ea 1921 apoys una iniciativa surgide en et Congreso Nacional ex favor de la Universidad del Sur, yen 1928 al movimiento de los estudiantes secundarios de Mendoza, San Juan y 2 San Luis, gestions fa creacién ds ia Universidad de Cuye. De este ‘odo, el Movimiento ine promotor de nueva untvessiiages nacio- En el avio 1919 ce iniciéren la Universidad de San Marcos de Limo, € movimiento reformista inspieado en les ‘basse ergentinas y on 1920 se reunié en Is ciudad de Cuzco, el primer Congreso nacional de estudianies peruanas, que creé las "Universidades populares Gon- zélex Pada” y ocienté socialmente a fos estudiantes. En 1920, la Reforme Universitaria estatlo en Santiago de Chile, con! wna segunda campana en 1922: y por Ta fraternidad czeada por los ideales del Movimiento, los estudiantes de Chile y Pera restablecieron ai menos para fa juventad, los vincules frateraales quebrentades du- rante casi medio siglo entre Jas dos naciones. Pae eiva paxte, en 1926 se fiemaron dos convenios internacionales estudiantiles: e! peruano = argeatino y el argentino - chileno. que demarcaron el rumbo fsa- temnaimonte consteuvetivo que proseguit Ea 1922 cn Medellin y en 1924 en Bagot, proclamacon los estu~ diantes de Colombie la Reforins Universitaria, entrando como los demas en relzcida con Jos estudiantes argentinos. En 1919 comenz6 ef movimiento reformisia de Montevideo, En 1921, México reunié of, pHimer Congreso internacional de estudiantes, que fué ef primer e2r- amen continental de la Reforma Universitaria, Sus notables eesotu- ciones se difundieron por todas tas universidades sudamericanas. En 1923, los estudiantes de La Habana se sumaron a la lucha juventl con- finental, reuniéndose el primer Congreso nacional de estudiantes del fascismo y de la segunda gean guerca, Nuestras hbertades sucum- ben por carecex el conjunto de nuestros puebios de poder autondmico defensive particuiarmente ex ef orden mectsl, Han iniciado sobre ellos, venciendo al fin, aunque eventualmente, los in"lujos eorruptores de los regiments esclavistas europeos, de uno a otto extremo, ¥ las fuercnsdisocadosas y divisionstas del imperialism, aue afiema cada ‘vez, no los pzineipios que alega, en favor de los cuales dice siempre Bacinse. sino aus intereses materiales Bs docks, que lay tendencies coanaturales de lo americano — las de la libertad — estan blaqueadas y desquarecidas y sigue en pie el gsan problema denunciado en el Manifesto inicial de Cordoba, en 1918; "Es necesario crear hombres, y hombres americanos, como Ja més xécia imposicién de Ja hora". 2 Hemos examinado cdma, ante Ia conciencia actual, ese problema no s6lo es mozal, espititval y educativo, sino social, econémico y politico. La Universidad Sudamericana Como cansecuencia del Movimiento de Ie Reforma Universitaria, al cabo de 38 aitos, vemos disefiarse las lineas distintas y delinitacias de un ncevo tipo de Universidad entre las universidades del mendo: Ja Universidad Sudamericana (Iamando "Sudamérica” al cuerpo his- s6rieo 0 conjunto histérico geogrdico de naciones desde Mexico a la Argentina). [a caracterizacion de la Universidad Sudamericana re~ sala cuando a fas actuales universidades en él contineate, que han Htegado a ser 76, se las ubica en el panorama histérico de las Universi- dades del mundo, ¥ por lo tanto, en Ia confrontactén de Ja erisis de la Universidad contemposinea 1), Sefiaiamas sélo algunas de las modali- dades fundamentalments tipificantes, 1. La Universidad Sudamericana 0 Lotinoamericana tiend® a zeali- gar Ia clasica idea de comunidad de profesores, alumnos y graduados, ¥ todas sus autoridades tienen su fuente electiva en los profescres ¥ altenos. Sobre esta base. ia Universidad sustenta su autonomia, Estos principios estan (an arraigados en Jas instituciones de la Universidad Latinoamericana, o ea Io conciencia de las instituciones, que no se concebirian de otro modo por la opinién ilustrada, asi como en las universidades europeas 9 norteamericanas, tal sistema de orgeniraciin, y gobierno ex hoy inconcebible, BL Pedagégicameate, l2 Universidad Sudamericana tiende a ecivin: dicar Is personexia del estudiante, despiszendo hasta el joven ef centro de Ja vida educativa y la razén de ser de la Universidad, Se tests de hacer del educanelo uaa entidad activa y creadora en la coparticipa- cion general de Ja comunidad universiearia dentro de la comunidad nacional, La personcria del estudiante estd presente no sélo en el go- iene sino ex toda le organizacién docente, En la Gcbita uaiversite- ria, es éste, el primero y mis intenso ensayo mundial de “escuela activa’, y ea absoluto el primero con sus conquistas institucionsles, por ias consecuencia socisles y hasta por la extension geografica de sus expertencias 8) Para demostear ese tmportaate ecko, Lis Alle agistal y nordo de imiornaciin, gue wild La Llaloersidad Lavimoamericsne, por bicnde por Te Usivectidod de Gustemola 2a 1949, axl couge habla considerado snaremateamien(® cL tama ex ve capita desu bro Un sudameriesns Brera (iiclla, Santiago de Chile, 1942) 2e La Universidad Latinoamericana — 0 Sudamericana, ceria dice Gabriel det Bhazo ~ tires fay dis 2 unis sus diferentes elementos cor [amos de Peepers elda ade vee dz testis, grscioe primoriliaimente 1 os rmnones periedicas de eatedeticns y extiantes univerwearios. Prucba de wffo sin le Azawikea de a Union ae Lintooesindes Letinoamereanas g el Congres Latinoamericano de Extudfantes, Fl qo possdo 90 efewtsd on Caracar of fil CLAB, af que com currieron jaranes untvecstacios de todo ef continente. En In yrifics apoeece grupo de’ dslegedas af eendie tibuto 2 la memoriz dal Libertador Simon Bolivas, Hay mis, y es que fa innovactén que confiere personeria a la juven- ud estudiosa en Jas universidades de Sudamérica, apazte lo pedagé- gico ¥ sa significado ético-joridico, tiene sentido histérice. Vemos en Ih actividad plenaria de los estudiantes de las aulas superiores una fuerza de fa emazcipacion de nuvstras naciones y det proceso fecundo de la demacracia que es una creactén constant, ‘Mas dua, y es que las Universidades del mondo, en sus ultimos coa- gresos celebrado en Europa, y por sa parte algunas estadounideases, fratado hasta el maximo los problemas que se preseatan en nues- jaca para la ensefianza superior y han {ormulado planes de orga- hizaciou y contenido, tedricamente intachables; pero estos programas evades a Ia zealidad, con relacién a lo que se proponen, fallan vital- mente, como un organismo en que fueron aparentemente perfectas su anatomia y fisiologia, pero al que faltasen tas hormonas. Carece Ie actividad ynivessitaria ast planeada, del “élaa” juveail, de su anima- cién vitaizadora — ao fa simple participacién juvenil sino su activi- dad plenaria — que, perticularmente en Europa, no es entiende, ¥ es asi que, en la crisis de fa Universidad contempozinea, dada Ta completidad de sus necesavias funciones, aguellas universidades bus- ‘can ansiosamente formulas de solucién que no encuentran o que fos hechos {recasaa, III, Apaste los funciones propias de todos las Universidades comple- is8 del mundo, la Universidad Latinoamericana, alli donde ha sido fn: ftuida por el movimiento nacido en 1918, pretende furdamentalmente servir al pueblo y al Estado, Es decie, aparece en ella, con mas nitides que ea Europa y tos Estados Unidos, otra funcién ajena a fa cultucal a la cleatifica y a la profesional: la social: Ia de pones ef sabev al ser~ vicio de la colectividad, La Universidad desea influir como cuerpo en. Ja vida nacional, aspiza a dar base nacional a sus orientaciones ¥ tra- bajos. ast come @ divulgar Ia cultura por distintos medios. Si prete- sentewente ex las estedounideases se mezclan en Ia Universidad los intereses financieros y a veces de los canitanes de industria. en fas cudamericanas, prevolecen de sigiia modo les intereses més generale: del Estado o de Ja colectividad. Le contribucton necuniacia de los estndiantes es may escasa, pues los aranceles son tan bajos (a veces, ulos), que pueden confundirse con la gratitud, peineipio que junte- mente com Ia ayuda social general a jos estudiantes, la Universidad tiene en se programa, La Linwersided debe oaganizerae y funeionar encarande el ardue problema académico de un alumnado en general proletarizada que necesita trabajar para vivie y estudiar, 6 vive ea Condiciones dz comodidad y sustenie muy insuficientes pare 1s efice- cia del estudio, Lox estudiantes de la Universidad Laiineamericana no vives ea los “campus” alejados de Jas ciudades y dedieades a los wu depories, sino compartiendo {2 vida ciudadena, sintiende sus paipita- srones, siguiendo con profuude interés las prablewes politica Soeiales y actuando en consecuencia. "EL contacto con la vide convierte al es. fudiante sudamecicano en palance de inconformidad y keservoric de protesta, Siente Is justicia y ama lo auevo que es 21 destizn. Tal es entonces ana fipilicacion, a través de sole alguxios gocos vasgos fendamentales de Is Universidad Sudamericana, que ha ido surgiende como consecuencia de les planteamientos de Ia joventud estudiosa en todos los paises coutinentales. Esta concebids de modo que sea adecuads: 2 auestcos pueblos, por fo tanto lous y humana como deberin cer sus Estados, Esta es la Universidad que, mediante las hases de onganizacién y la otientacién universitaria 9 coctal dadas por la Reforma, debera suscitar las formas peculiares de auestra cal- ura en relacion con Is cultuca universal y si, tanto como el Estado, 22 kealmente adecuada a nuestros pueblos, acopiaré ly demecracia coma organizacion y método y erigira Ia libertad en principio e nente, con (odee Jas fecundas conseeuencias pedagOgicas Integracién Corporal de la Universidad Si la aituaci6n de todas log pueblos americanos de! Sue de América fuera vestituida y, en consecuencia, la Reforma Lniversitacia eepusie~ ya sus conquistas = Is altura 2 que Hlegaron en las universidades conti nentales cque faltarta cumplic de su programa renovador e integrador considerandolo en sus geandes kneas? Comzncemos por establecer que la nueva Univecsidad Sudamerica- na, concebida por la Reforma, esti definida por grandes coordenadas. Una se refiere a su composiciéa come cuerpo, otra a sa contenido cul: tural, otra a sus bases socisies, ott a la orientacién nacional de 833 estudios, otra a su orientacién continental. Ex estas giandes direccio- nes, la obra comenzada debe completarse. Veamos en qué estado se haila el problems en cuanto el "corpus" Los alunos: El primer gran paso innovador fué dado: el reeanaci- imiento del estudiaat> como persona del derecho universitario: como centro y rarén de ser de la Universidad; como factor principal de la renovacién permanente de la comunidad de estudios que concurre a coastituic, Esa fu€ la gram conguista: y aunque eventuslmeate ca al- guinos paises haya sido legal o reqlamentoriamente abolide el principio de la ingerencia estudiantil, nada padra ya vencerlo como idea, y 1¢- saceré vigaroso cuando Ia oportunidad politico socisl se presente. pot gue esta afirmade en Ia conciencia del proceso mismo que, ast ea subterréneamente, prosigue. Los profesores: La experiencia muestra como en todas tas Untversi- 3 dades, en las que sin excepcion la Reforma Universitaria proclam6 la libre docencia — sea de cursos parciaies o de cursos completos parale- Jos —. salvo en algunas Faciltades y en contados momentos, los ad- versarios de Ta insovacién, emplearon toda clase de argucies, 0 bien Tranca oposici6n, para impedie gue prosperase esa gran institucion reformista y cenovadora del profesor libre. De modo gue la docencia igre sigee siende uno de los grandes capitulos de la instauracion 0 reposicidn de la Reforma Universitaria, :Por qué? Porque le docencia libre es el gran motor de lo Reforma del profesozado, y sin reforma del profesorade no hay reforma de la Universidad Ta libre docencia y Is libse asistencia se complementan, consti- tuyen el fundamento de los derechos de enseter y spcender: de le ver- dadera Universidad libre, puesta bajo la proteccion y tutela del Estado democratico: fatice mede sepublicage que asegura a todos el maxima aproveckamsiento de [a ensefanza superior, sin distinciones relotivas a la condicion social y econémica de ios alumnos. Conjuntamente, puede considerarse como el daico sistema que da beses democriticas Serias para obtener un eficez profesorado con el mejor método didé- Gico, que es donde reside ef meollo de una Universidad con capacidad educadora, Unico sistema también que conduce a Ie formacién com- pleta del profesor cuya orientacién intelectual esté atrasada respecto Ge la ertalidad estudiantil, que en Jos pueblos swdamericanos, intei- tiva v objectivamente va adelante, yen los ultimes tiempos ha aven- zado de menera notable en el aspecto politico social. Gravisimo error es pars las Universidades, Ja creacian por acto ¥ nno por proceso, del Hamada catedratico o profesor titular, que, ade inds, se instltuye como propietario vitalicio de su cAtedra, especie de Foudo docente. Las clases que diets, por exeluyentes, se convierten en Ja ciencia offeial, y el estuctante debe confarmarse con la porcién que Te dispense st depesitario o dlctador. En ta Universidad del Estado democeatico, fe formactén docente es un proceso basado en la Mbre docencis, punto de partida de una carsera prolesorsl, con grados y pesiodicidad, para que todos los estuciosos puedan ensefar y para ue los alunos puedan escoger como macstres 2 los mejores. Ea 1918, os jovenes dijeron gue Ja Reforms axa “un carsino provin~ ciano que iba a dara un Maestro”, ex que la palabra “provinciano’” incheaba el sentido cle intimidad, de interioridad euliucal, de utenti. Gad nacional sin sneagua de lo universal, La ccisis de lo Universidad sudamericana, sea Ja espiritval o la estructural, gira alrededor de que falten verdaderos moesteos. {Algunos de los que habfa legrado, fue ton elisinados por la regresién ensefioreada del poder piblica). Pién- Sece que, 2 vers, wm slo masstro salva a una Universidad, en ef Seatido de que puifica y zonueva su ambiente eneacecido, morbose © 32 infecando, Las Universidades necesitan, pasa ser viiales, que algin soplo creedor vivifigue sus aulas, Toda el pensamiente sobre cuanto debe ser la Universidad come idea {es decir, como entidad eduesdo- 73}. 0 relative a la comuniclad de su vida espititaal, o 2 sus estructuras exiemas ino desemboca acaso en Ja ansiedad por maestros que encar~ nen 7 vivifiquen fa llama creadora de las nuevas genecaciones? Los graduados: Pero aim este gran paso de ensanchamiento del coerpo docente no seria suliciente: faltarfa a la Universidad para al- canzar su plewitud congregamte, que a Ja integracioa de su cuerpo con los estudiantes y lng protezores de tode categorfa, se afiadiers ta inte- gracion de so comunided con sus ios graduedos, uno de Tos grandes amhelos refocmistas Cuando la visculacién de Ia Universidad con sus ex alumnos se concievte — en los estudios, en la investigacion cientifica y humanis- fica, ex fs abra cultural, en'el sbordamiento de los problemas nacic. rales —, os paises sudamericanas, guedarin asombrades ante la gran- deza y eficacia que adquinied la Universidad, at afiemar su poderic espisitual, su capacidad cientifica, su influencia social, Aparecers ‘como increible ia desestimacién sistemdtica, durante afios y alles, real= menie svicida para Ia Universidad, de la fuerza moral clentifica, téc- nica y social de sus ex alumaos diplomados, asi como de Ja magnitud de los bienes que estos a sv vez perdieron por no seguir vinculados. Abertacién constitutiva es gue la Universidad "despida” a sus propios hijos, rompiendo Ia asocizeién natural, precisamente en ef momento de conferirles grado, es decir ex el momento de su maxima formacion regaias, de la més intima y cordial conciencia Hlial. La vinculacién permanente de la Universidad con sus graduados, no sélo es condicion de rejuveneciméento ¢ inilujo, sino también de adecuaeién nacional de sus tareas, Asi como los alamnos son en la Universidad el pulse vital los geaduados son su pulso cientifico y social La Autonomia: Desde ef Congreso de Estudiantes de Cérdoba er 1918, vi6se con claridad, hasta qué punto el problema ¢e la autonomie universitaria est relacionado por una parte, con la indole politica del Bunda; por ora parte, con la integracton de Ia Universidad por todos Asi, el Estado democratico ampara la libertad universitaria porque reconoce y necesita de su indole espiritual, Es conseiente de que la Universidad no sélo es educadora del ciudedano y de la sociedad sino del Estado, pues trata inclusive de su formacién inteligente, Sabe tam- bién que la Universidad es la entidad nacional que enlaza 2 su pueblo con el Ambito universal de la cultura, Para el Estado democratico, ie Universidad basada en una minoria no es una Universidad y no’ se trata de otorgar autonomia @ s6lo un grupo de ella, asi sea calificado, a por cjempio el de Jos profesores. sino de conceder autonomia a su Comunidad total; por Je misma légica con que opuestamente, las dicta- duras no consienten en conferir esos paderes ni siquiera a grupos par- ciales, ya que na es la libertad. sino la sumisi6n en todos fos ordenes To que interesa a su método y fines Asi, otzas veces, en el orden de les relaciones del Estado con la Universidad, cuando oyéramos ei reclamo de las universidades Hleraa- das “libres”, preguntaciamos, buscando 12 sustancia de fa demande: dlibres de quien? {Libres del Estado democratico, que representa los intereses mag genevales? Porque ne valdria la pena que los prohijan- tes dijeran abjertamente. a quién o guiénes estarian sujetas? Es decit. si lo estariaa a un pasticularismo politico, a uno ideologico o dogmma- fica, a Jas orgenizaciones internacionales confesionales o plutocraticas, ‘0.2 una combinacidn de esos fectores, Tia verdadera Universidad libre sélo puede estar dentro del Estado democratico, porque para que ef derecho de aprender y el de enseiiar sean efectivos, sobre todo el de aprender que es la clave de Ia libertad pedagégica. es preciso gue el Estado nacionalice Ia Universidad bajo su protecciéa ¥ la cologne al aleance de todo e! mundo, defendiendo la libre formacin de ta mente y alma del joven. Frente a los predominios de que padece el mundo, las aaciones de ‘muestra América, si aspiran a sec efectivamente nacionales y Iibces, de- Berar tence en sus Estados. por necesidad patridtica y democratica, la devensa eminence de sus blenes, pasticwlarmente los de su alma, los de su propio cardcter. Asi como nuestros Estados deben defender en to- dos los drdenes avestea independencia nacional, deben amparat aues- tre nacionalidad cultural. Le posibilidad de que se organicen Universi- Gades luers de le égida del Estado democratics puede establecer 9 acentuar innecesaxios divisionismos © prevaleacies de tipo interaa~ tional, que se iradizcan en claudicaciones politicas, 0 subordinacién econdmca, o dependencia mental. Poede también servir 2 ea23 Uni- versidades pata que los coallictos entre los gobiecnos opresores y Ta Universidad llamada “libre”, ésta ceciba privilegios eon tal de pres farse a propositos politicos © antipedagégicos, o sirve a dichos go- Biernos para hacer posible e! cierre gubernamental de la Universidad del Estado, o limitar las coasecuencias de Ia clansuea, quebrando una juste evblevecion, cama Ta experiencia ka probado en varios de mues- {coe paises, Digamos también gue Is democratizacién de la ensefanza superior, como de la edacacion en general, para que no sea ua privilegio de ‘grupos pacticulares que tienden a crear espiritn de cast. ¥ alceoce tada ver més a todas los sectoces, importa ima de las mas influyentes conitibucionze para gue los hibits democraticas de pensamiento 7 % accién estés presentes en todos las celaciones sociales @ fin de vigori- zar y dar seguridad a la democracia politica, que debe coreegirse cons: tantemente 2 sf misma, y no resontiise © peligror en el sislamienio de ses eventuales comitentes, De mado que, on cede una de Jas situaciones reciproca do y Universidad, cortesponde analizar cuél es le sustancia de la ‘auitonomia” que se pide, porque jaué ganariamos, por ejemplo, con substituir el despotismo, la ineptitnd y fa arbitrariedad de un centzalis no gubemnamental, por el nepotisme o cerrazdn interna de los claus nos? {Qué ganerianios ai la reclamada "libertad” académica sirviese paza defender alguna oligerquia docenie, para dejar en pie algun ca Bildo de momias profesoreles, o pars tapior Is mentize de una Univer- sidad socieimente insensible? Integraciin Caltzral o Espivitual En otio sentide hay que coutizuar ef proceso iniciodo: ef de Ia sate gracién espiritual o culture de la Universidad, Tienea naestzas ual versidades, invertido el proceso natural de uaa cultura humana, que ¢ partir de lo cultural para llegar a lo profesional; y la coasecueacia ha sido el tipo de profesional incalfo que produjeran: aquelle qse ha sido Wamado el “barbare moderne”. El movimiento de la Reforma Universitaria planted en nuestzas naciones el problema mundial con Kemporaneo de la integracion cultural de Ja Universidad y de (cds educactén pablica, En cuanto ¢ le Universidad, no puede Namarse tal sino tene solidas bases cultarales, o si en si misma esti hiperteotiada Ge funcida tecnica e inspirada sélo en fines de stilitasismo individual in lazos intelectuales que mantengen Ia solidaridad humans. Cou estos pzopésitos, bregd por establecer cl concepio secular incloide ea Ia idea de Universidad, como unidad que se preocupa en el orden in felcetual de] desarrollo armoniosa de todas las facultades det hombre, con vistas a su formacién no unilateral sino completa, y del cultivo de los fines éticos de su vida, en caya vietud aingin estudionte mi profe- sor, ai graduado en geneval. podiian desentenderse de los destinos ni vicisitudes de su pueblo, Y¥ como la Reforma Universitaria es uno de los caminos gue conduce 4 ls Reforma mayor, a la Reforma Nacional, en estos fines populares, nacfonales, colectives, sociales, estardin las correcciones culfusales y hureanistas a In unilateralizaciéa, en verdad antiuniversitaria, predominente en Jos estadios superiores Lo técnico profesional en Ja ensefanza univessitaria debe nutrisse con aquellos conocimientos que haces al hombre como totalidad y como migzabro de la comunide:l nacional. Sélo asi, lo tecnico profesio- nal podré Ulegar @ ser una fecunda manifestacién de cidtura moderna 35 especie de brazo armado. Cuando nuestra Universidad retome €) gui- tio de su vida esencial, de donde fue desencajada desde comienzos del siglo XIX, en gue las Facultades se independizaron, quedaria la téc~ nica cientifica tkaida por el mundo moderno, embebida de la unidad del espiritu humano y sobre todo, de sus exigencias morales; y el sen- tido social, que les viene de 3918, ser para la euseianza universitaria tuna de las mas importantes [verzas umitivas, Asi se resolverd el pro blema presente hoy en las universidades, de todas las latitudes del inundo, de sbarcar la técnica seeiamente, coma fuerza que es la técnica de Ja vida empitica en el mundo contempordneo, pero por e£0 mismo, sin desequilibsio espiritual ni moral. La educacién se coneibe en vista det hombre entero ¥ en fencton de su pueblo y tierra, en un esfuerzo noble y permanente por interpretar, accecer y elevar la voluntad, los seatimientos, las ideas, los orandes rumbos, el geaio de la comunidad hermana # que pertenece. No se trata de zenunciar a las ciencias pasticulares, que seria pegar ut salto atras de siglos, sino de hacer mas fértil la’ vocacion por alguna de ellas, al restaurar culturameate la visién de fo universal y la con ciencia del hombre y su mision, de tal modo que el saber profesional sea una fecunda manifestacién de moderna cultura. Demas esta decir gue, con vistas a la integracién cultural, Ja Uni- versidad debe promover Ja correlacién formativa de los estudios, en el sentido que Mamaxiomos vertical, con los cicles anteriores de Ia educacién, no ignorando o desentendiéadose como hasta ahora, del pasado pedagagica de sus alumnos. ¥ en el sentido que podriamos lis~ mar horizontal o de combinacién de disciplines, dejando de sev sina agrupacion de Escuelas ajenas entre sf La Universided com que nos encontzamos en 1918, no daba a) pro- fesional futuro capacitacion suficiente para la lucha, por deficiencias ea in preparacién técnica, pera tamporo para et aharcamiento de Is realidad dle Ja lucha prolesional por deficiencias eu la preparacion cul. tural y social. Su progrema parecia ser preparar “hombres practicos" para ser utiles a si mismos ¥ s6lo a si mismos: pezo rv siguiesa para esa humeién exclusiva, sgofsta, la Universidad cumplia todo su deber. En vistud de tales aberraciones In cultura lasnada “general”, apa- rece en la Universidad de hoy Gnicamente como una especialidad, que ‘que tienen a su cargo las Facultades de Filosofia y Letras o Humani- dades, Ain asi, solo a partir de 1945 fuecon constituyéndose varias de Jas Escuelas de Humanidades que faltaban: Guatemala, Montevideo, Caracas, Bogots, Litoral (Argentina}, Asnacion. Salvador, Costa Rica, Con el aporte de estas Facufiedes humanistices, son todavia s6io 42 de Jas 76 Universidades las que cuentan con ese minime wniversite- fio. |Qué inmensa taren demoradal 8 En el afan tntegrador cultural se destzcaron des eafserzes entie los ensayos dltimos: el de Is Universidad de la Plata en 1943, instituyen- Go para los alemnes de toda Focultad cursos de “disciplinas genera~ Hes" pata completar sus estudios y el de 1945-49 en el Pers, creando de! Colegio Universitario de dos afios como clave de le unificacién ni- versitatia, erigide sobre las Faculrades de Letwas y Ciencias asocladas a ese efecto, con cursos fijos y optativos, abligatorios ¥ previos 2 Ia Peeparacion profesional propiamente dicha, la que 2 su vez Gene un coronamieato en tas Escuelas de Altos Estudios En este orden de realizaciones debe seifalarse que con vistas a la integraci6n cultural de ta Liniversidad, en varios paises se breg6 cons- tensemente por restablecer el principia de comunidad ea Ia vide uni- versiteria, con 2 convensimiente de las grandes ventajas que unplice paca la correiacion de fos estudios y la focmaciém espivitual y del ca telex, Tonto se trabojé con ese pensamiento, que al fin se pusiecon en marche o se prayectaton las “Ciwlades universitarias” para diez universidades sudamericanas, entre las que se destacan las magnilicas de Cozacas, Ragots, Panama y México: adelaata material que si los tiempos lo permiten, coniribuirs a que se forme en cada tind de esos centros, por uns cuitura de reusién, la Universidad completa, capaz de desactollar la individualidad enscfando 2 conjurac el yo y el no- otros Las universidades medievates cultivaron Ia comunidad y ao Ia indi vyidualidad: el Renactmienio queass la eorminidad para destacar al hombre individual, exacerbado en Ia dimensién intelectual, que dié on los altisos siglos un politico que dijo Namarse “Iiberal”, socialmente ingolidario, hasta que llegé el fascismo, negatorio de la autonomia de la individualided y de 1a avtonomia de Je comunidad. La afirmacion correctiva que corresponde al mondo actual, desgregado y coumovido, 2s Is de concertacion de los extreimos de Ia crisis: Ja individwalided ¥ Ja comunidad, Lo Universidad debe ser un mirocosmas de este em prendimiento. Integracibn Nacional La integeacién nacional de ta Universidad, tiene dos exigencias inseparables, Una, la de sus bases sociales, el problema de quienes Hlegan o de quienes pueden llegar a la Universidad, 9 en otras pala bras, el problema de las Iimitzciones econéinico-sociales de Ja educa cién completa para todas las personas del pueblo sein sean sus capa cidades y vocaciones, cuestién a que nos referitemos mas adelante: otra exigencie es la consubstanciacion nacional de sus estudios ense- Aanzas: €l problema de gue la educacién de la Universidad est com- a7 penetrada con las necesidades espitituales y materiales de la Nacién yal servicio de ellas. Una Universidad puede tener integridad corporal, en el sentido de gue en su comunidad participea todos sus mfenabros: puede estar inte- grada humanisticamente en el sentido de que el hombre completo més ‘gue Ia sola técnica jalorme su contenido edacativo, y en fin, puede estar Integrada en el sentido social de la més amplia procedencia popular de sus educendos, pero todo ello no garaatiza todavia que la Universidad posea sentido de servicio nacional, Para esa funcion es necesario una compenctracién constante con el pais y sus grandes pro- blemss y gue fa educacién que la Universidad impasta capacite para saber de lo propio y para dar a la Nacion y al servicio de su pueblo los irabajadores, los maestzos y los gobernantes, calificados y fieles a su indole, que faltan paca constrvitlo conforme a sus posibilidades idea- les y materiales, Cada Repiblica es un campo inexplorado en el qué la Universidad debe colocasse para establecer sus laboratorios y desplegar con amor social sus investigaciones, Aquello que la Universidad individualiste ai siqiuieza concibe, habra de exigirla moral y perentoriamente Ta Lini- esidad intimamente relacionada con Ia vida del pais, capaz de daz soluciones o colaboracion permanente para resolver con mente propia los grandes problemas uacionales. Este importante programa esta de- enito y ave cuando las cizcanstancias politicas fuesen pzopicias, no se Jo podria retomar ceriamente si ao se atendiese un conjunto de cues- tones que le esta divectameate ligadas, como que afecten a toda le ensefienza, Por de pronto, habria que focmar el personel docente y de investi- gacion gue reclamo el inmeaso németo de aluzinos de Is poblacion ac~ tual de nuesteas Liniversidades, que se ha muldplicado en brevisimo: liempo, @_fin de que terminen les “hordas de oyentes", como dijo el nests Gines de los Ries, y se divides tanto como sta necesario Ins clases, y el magistario de los profesores pueda ejercerse respecte de fos estudiantes, 20 en estado de multitud, sino de manera inmediata ¢ individualizada, es decis, realmente educadose, pues no se concibe una Universidad de masas, ainc de petsonsldaces, Cuando se considera gaz In Universidad de Buenos Aises, por sjemplo, sobrepasa en po- Blacion los setenta wil alusanos, se tiene una idea de las proporciones practices del problema, Por oita parte, no #8 posible ya proseguie con ef régimen exclusive de conferencia. Deberd reservarse ta ensefianza ex catedea de los protesores titulares para las grandes orientaciones, pera las siatesis: Como dixeccida general de los estadios y ajuste del método; sin contor ‘que para muchas ensefianzas no tiene razén de ser el magisterio pues oF menie lncutorio, La enseSanza dehera ester encaminada — coms dice J ley de Reforma Universitaria de Peru, 5 fomentar ei trabajo perso al de} alomno, mediante lecturas, enjuiclamiento de las mismias, asis- fencia a Iaboratorlos y gabinetes y prictica en ellos, a ia de provocar fa maxima inquietud espiritust y cfentilica, y Ia leccien oral prefesen- temente reemplazada por el estudio orientado, ef debate, fe monogre- fia, la investigacion. Debe suprimirse el examen segiin el modo actual -¥ come indice exclusiva de fos canocimientos del almnao y de sus dis- posiciones intelectuales, qua debertin ser juzgadas a través del ato: aparte que debe ser implantada el régimen de fos “consejeroa", que ofienten peimanentemenie al alumao o grupo de alunos en