Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD TECNICA DE MANABI

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA DE LABORATORIO CLINICO

AUTOR:

BURGOS VERA KELLY NICOLE.

CATEDRA:

INMUNOLOGÍA

PARALELO:

“D”

ENSAYO DE:
LINFOCITOS B
Linfocitos B

Los linfocitos B son células del sistema inmunitario, también conocidos como células B que
produce anticuerpos contra los patógenos invasores; y además son un tipo de glóbulo blanco
responsables que cumple múltiples funciones como la inmunidad humoral del sistema inmune
adaptivo con anticuerpos. Los linfocitos B son formadores de células de memorias para la
recordación de patógeno y así reproducir anticuerpos para las infecciones.

Los linfocitos B presentan antígenos y secretan citosinas, ya que cuando se exponen a antígenos
libres o extracelulares se da este proceso; a diferencia de cuando se forman y cuentan con la
maduración en la medula ósea, van adquiriendo moléculas a su membrana. Cabe acotar que los
linfocitos B no migran al timo; cuando completan estos cambios se ubican en los ganglios linfáticos
donde se activan con un agente extraño (linfocitos T helper).

Los linfocitos B expresan receptores BCR lo cual permite que se una a un antígeno especifico y así
dar una respuesta de anticuerpos. Estos linfocitos además contienen inmunoglobulinas en su
superficie como parte de su estructura; estas inmunoglobulinas presentes son IgM e IgD. Los
linfocitos B pueden llegar a tener 100 000 inmunoglobulinas idénticas a las membranas de su
superficie. Estas inmunoglobulinas también permiten que un linfocito B se active cuando se une a
un epitopo. Los linfocitos B activados sufren una expansión clonal o una proliferación productora
de anticuerpos. Es aquí en todo este proceso que los linfocitos B adquieren ayuda de los linfocitos
T helper. Por lo tanto ambos linfocitos sufren una pérdida de DNA ya que son las únicas células
somáticas. Durante estas fases sucesivas los linfocitos B buscan expresar su maduración e
identificación.

La maduración de los linfocitos B son cambios irreversibles, con el fin de obtener linfocitos activos
de células madres. Durante la maduración de los linfocitos B se va adquiriendo receptores de
inmunoglobulinas con cadenas pesadas y livianas.

“Estos linfocitos son los únicos capaces de producir anticuerpos y de mediar la inmunidad
humoral.” (Nogales, 2015)

La función de los linfocitos es la defensa del huésped contra los gérmenes por medios de los
anticuerpos que reconocen las células, la presencia de antígenos en los linfocitos T y la regulación
negativa de las respuestas inflamatorias. Los linfocitos B presentan una forma o morfología
redondeada de célula con poco citoplasma y gránulos con 6-10 micras. ‘’Se denominan linfocitos
B porque se observó que la Bursa de Fabricio, un órgano linfoide cercano a la cloaca en
aves, era fundamental para la maduración de estas células, aunque en los humanos se
desarrollan en la médula ósea’’ (África González Fernández, 2005).

Los linfocitos B producen anticuerpos de distintos isotipos, en esta se desencadena funciones


efectoras como activación del complemento y diversas receptoras para anticuerpos.
Maduración de los linfocitos B.

Maduración de los linfocitos B, inicia en las medula ósea y concluyen en el tejido linfoide
periférico. “Los precursores de los linfocitos T, durante el proceso de maduración, sufren el
reordenamiento de los genes que codifican las cadenas A y B de su receptor (TCR)”. (nogales,
2015)

Los linfocitos B se activan en 2 tipos de células, una de ella es mediante el proceso de células
memoria que permite que el patógeno ingrese al cuerpo, para poder una respuesta inmunitaria
especifica de forma eficaz; y por otra parte se puede transformar en plasmocito, que es una célula
especializada en fabricación y segregación de anticuerpos circulantes. Durante todo este proceso
cabe acotar que los linfocitos T participan en aquellas fases para la transformación y maduración
de los linfocitos.

Durante la maduración de los linfocitos B surgen expresiones y ordenamiento de los genes las
cadenas de las inmunoglobulinas que van a formar parte del receptor. La expresión de estas
cadenas en el citoplasma o membrana de los linfocitos B tienen la capacidad de responder a un
antígeno y además determinan la región variable de la inmunoglobulina. Entonces los linfocitos
adquieren su especificidad; estos linfocitos salen a la periferia y se da su maduración al iniciar la
síntesis de cadenas; acabe acotar que los linfocitos B expresan IgM y IgD de la misma especificidad
de su membrana. La cual son inmunocompetentes cuando contactan antígeno y prolifera
activamente un clon correspondiente.

En la fase de maduración de linfocitos se da la diferenciación de las células plasmáticas, las que


secretan grandes cantidades de inmunoglobulinas. Pero antes de esta diferenciación en la
maduración de los linfocitos B, las células plasmáticas sufren una gran variación de cadenas
pesadas tales como gamma, alfa o épsilon y aumento por la afinidad por los antígenos que las
activo. Las otras células B activadas quedan como células memorias; además los linfocitos B
maduros que no contactan antígeno mueren espontáneamente.

‘’Las enzimas tirosina cinasa que están asociadas al segmento citoplasmico de los heterodimeros
también se encuentran presenten en los linfocitos B’’ (Tamayo, 2012). Estas enzimas o
heterodimeros son necesarios para la maduración de los linfocitos B.

Cuando los linfocitos reconocen un antígeno automáticamente se activa un conjunto de enzimas


cinasas o fosfatasas que activan el metabolismo de la célula. El final de la maduración de los
linfocitos B se da en los germinales de los folículos, en los órganos linfoides.

La maduración de los linfocitos B presenta dos selección que son positivas y negativa. La selección
positiva es cuando impide la muerte o apoptosis celular, la cual da una interacción con los
antígenos que da las células dendríticas produciendo una fuente de señal que en influye en la
maduración de los linfocitos B. Mientras la selección negativa energiza a los linfocitos B con el
reordenamiento de los genes en los centros germinales para el dominio de las inmunoglobulinas.

Clasificación y formación de rectores de los linfocitos B.


‘’La clasificación de las subpoblaciones de linfocitos B resulta más sencilla y generalmente se
realizan tomando en cuenta la clase de inmunoglobulina que sintetizan y expresan sonbre la
membrana’’ (Tamayo, Fundamentos de Inmunobiología, 2012).

Los linfocitos B se clasifican en 2 tipos que son, B-1 y B-2. Los linfocito B-1 son células que se
origina temprano en la ontogenia los cuales producen anticuerpos IgM,no requieren de la ayuda
de los linfocitos. Además participa en la primer línea de defensa contra infecciones y los linfocitos
B-2 son los convencionales, estos maduran y se originan en la medula ósea, es capaz de reconocer
antígenos solubles como en la superficie de estructuras como virus, bacterias entre otros. Este si
requiere de a los linfocitos T para convertirse en células efectoras. Además los linfocitos B-2
presentan marcadores como CD19, CD20 y CD21.

Los linfocitos B muy aparte de su maduración, reposo o activación se diferencian por la expresión
de moléculas en la membrana.

Los linfocitos B se caracterizan por presentar receptores específicos en su membrana. El receptor


que presenta es una inmunoglobulina o un anticuerpo, constituido por cadenas que se unen entre
sí por puentes disulfuro, dando lugar a una estructura muy estable.
En cada cadena del anticuerpo se forma estructuras de dominios siendo variable, se encuentra en
los extremos de los brazos del anticuerpo.

Activación de los linfocitos B.


‘’La expansión inicial de un linfocito B tras la primera expansión a un antígeno se llama respuesta
inmunitaria’’. (Lewin, 2000)
Las linfocitos B se activan cuando su receptor de BCR se une a antígenos solubles. Cuando se da la
unión de esta, el BCR se activa favoreciendo cascadas de señalización. Dada esta fase se forma una
sinapsis inmunológica que permite la interacción entre células T y B para favorecer señalización
bidireccional activa.
Las células al pasar este proceso optan por iniciar la conmutación de isotopos.

En la parte inactiva de los linfocitos B expresan IgM y IgD, pero cuando se activan pueden producir
IgA, IgE y IgG, o mantener el IgM. Esto se da mediante los isotopos no requeridos. Cabe acotar que
las citosinas producida por los linfocitos T son importante para saber que isotopo se expresa en el
linfocito B.

En pocas palabras los linfocitos B pueden activarse directamente por si solas cuando reconocen a
jun antígeno, pero en las respuestas dependientes este si necesita de las células T para activarse.
Cuando los linfocitos B se activan se colocan en las zonas de los bordes los linfocitos T para una
interacción. Las células T de helper que se presenta en los linfocitos B expresa CD40, ligando una
interacción son las células B lo que produce que se dé una adhesión estable.
‘’Las citocinas secretadas por las células T permiten la proliferación y conmutación de
isotipo en las células B y mantienen los centros germinales’’ (Turner, 2015)
En sí, si no se da todo este proceso referente, se daría un colapso rápidamente en los
centro germinales. Cuando ciertas células de linfocitos B dan con un antígeno y proliferan,
pueden abandonar el folículo, hasta diferenciarse en células plasmáticas. Que significaría
que son células productoras de anticuerpos, para neutralizar antígenos extraños.
Esta respuesta no vive más de 3 días pero es una ayuda importante para los patógenos.
En los dominios variables del BCR surgen mutaciones aleatorias, cuando se da el proceso
de la respuesta inmunitaria y las células B proliferan, acabo de darse una hipermutacion
somática, en los centros germinales.

Los linfocitos B ingresan a la parte clara de los centros germinales y compiten con otros
antígenos. Si en la mutación tiene un incremento resultan, los linfocitos
B pueden tener una ventaja en frente de otros clones y sobrevivir.

En resumen los linfocitos B son células que se dan en la inmunidad humoral, productor,
principalmente de anticuerpos contra los patógenos.
Para que se lleve a cabo los anticuerpos o antígenos de los linfocitos B tiene que pasar
por unos procesos que son, la maduración, proliferación o activación en la medula ósea,
donde sufren un reordenamiento de genes o expresión de moléculas en su membranas.
Incluso como ya antes mencionado, en cierta activación de los linfocitos B, requiere de los
linfocito T para que, se de aquella activación y diferenciación de células memorias o
productoras.
Los linfocitos B en este proceso también cuentan con inmunoglobulinas que expresan IgM
e IgD, de cadenas pesadas y livianas que se presentan que su estructura, para que
aquella sea más estable.
Toda aquella fase o proceso del linfocito B, es prácticamente una defensa o barrera para
nuestro sistema inmune cuando se presencia alguna infección de algún patógeno. Es
necesario saber e informarse como se da su activación o transformación del linfocito B, y
saber cómo se desempeña en favor de nuestro sistema inmune o de la inmunidad
humoral.
Los linfocitos B son importantes porque secretan anticuerpos que reconocen las
moléculas antigénicas de los anticuerpos. La cual contribuye con la especialización
funcional de los linfocitos T.
Bibliografía

África González Fernández, E. F. (2005). LINFOCITOS T Y B. Researchgate, 3-3.

Lewin, B. (2000). Genes: Tomo II. Barcelona: Editorial reverte, S.A.

nogales, j. (2015). Tratado de Neurología Clinica. Santiago : Editorial Universitaria.

Nogales, J. (2015). Tratado de Neurología Clinica. Santiago : Editorial universitaria .

Tamayo, F. G. (2012). Fundamentos de Inmunobiología. mexico: Universidad nacional autonoma


de Mexico.

Tamayo, F. G. (2012). Fundamentos de Inmunobiología. Mexico: Universidad nacional autonoma


de Mexico.

Turner, V. (2015). Activación de las células B y formación de centros germinales. Immunology, 2-2.