Está en la página 1de 9

HABLE DE LA IMPORTANCIA DE LOS DERECHOS PENALES PARA LA

POLICÍA NACIONAL
El derecho penal es el conjunto de normativas que sirven para el castigo de
actos criminales. El mismo tiene una larga tradición conceptual que comienza
con el derecho romano y que puede entenderse como una superación de
la sociedad con respecto a prácticas que eran poco sistemáticas en lo que
respecta al castigo. Así, el derecho penal tiene como finalidad la protección de
la sociedad ante eventuales accionares que dañen a alguno de sus miembros y
es desde esta perspectiva que debe comprenderse su importancia; para esta
finalidad, el derecho penal se vale del establecimiento de distintas penas en
función de la gravedad del acto cometido.

Desde la antigüedad el hombre se interesó por aplicar una pena a aquellos


comportamientos que eran considerados antisociales. No obstante, este interés
estaba asociado a diversas prácticas primitivas y la crueldad siempre estuvo
presente. Así, por ejemplo, en los albores de la humanidad la venganza
siempre fue un hecho que estuvo vigente y esta circunstancia era nociva
porque desconocí a la proporcionalidad de la pena.

La importancia de los Derechos Penales para la Policía Nacional, radica en que


hoy en día, el código penal remite por lo tanto a todo lo relativo al
esclarecimiento de un crimen y el posterior establecimiento de una pena. Esta
perspectiva incluye todo lo relativo al procedimiento que debe llevarse a cabo
para probar un delito, garantizando en el mismo salvaguardar los derechos del
imputado.

Es importante decir que así, vemos como existe un gran desarrollo en lo que
concierne a la protección de la sociedad: ya no será la mera de venganza o el
hecho de causar el mal el derivado de un delito sino ante todo un proceso que
garantiza seguridad a los inocentes y reconoce derechos a los culpables.

Para finalizar cabe señalarse que existe también un derecho penal de carácter
internacional. El mismo remite a una serie de normativas que se aplican a
crímenes que trascienden las barreras de los estados, como por ejemplo los
llamados crímenes de lesa humanidad, crímenes que son lesivos a la propia
condición humana.

DEFINICIÓN DEL DERECHO PENAL DOMINICANO

El Derecho Penal tiene por objeto el mantenimiento de la tranquilidad social y la


paz, garantizando el cumplimiento de las leyes fundamentales para la
convivencia, y la protección de las personas y los bienes jurídicamente
protegidos.

El Código Penal de la República Dominicana, promulgado mediante Decreto-


Ley No. 2274 del 20 de agosto de 1884, después de más de un siglo de
vigencia, es un instrumento legal que no responde eficazmente a las
necesidades de prevención, control y represión de las infracciones que se
presentan en la sociedad y en el mundo actual.

Objetivamente se le define como: "el conjunto de leyes que reglamentan en


cada país el derecho de represión del Estado". Desde el punto de vista
subjetivo se le define como: "el derecho de castigar, de imponer penas que
corresponde al Estado". Mayormente, y de manera más práctica se le conoce
como la ciencia de los delitos y de las penas. Más propiamente, lo define el
profesor Leoncio Ramos como: "el conjunto de principios y reglas jurídicas que
determinan las infracciones, las penas o sanciones, y las relaciones del Estado
con las personas con motivo de las infracciones o para prevenirlas".
HABLE DE CADA UNA DE LAS INFRACCIONES TRIPARTITA DE LAS
PENAS

Clasificación Tripartita de las Penas.


La primera clasificación que ofrece el Código Penal es la llamada clasificación
tripartita de la pena y se la encuentra en el artículo 1, el cual reza así: “La
infracción que las leyes castigan con penas de policía es una contravención. La
infracción que las leyes castigan con penas correccionales, es un delito. La
infracción que las leyes castigan con una pena aflictiva o infamante es un
crimen."

De ese texto se desprende que la clasificación tripartita de la pena es aquélla


que la divide en penas criminales, correccionales o contravencionales. Como
se puede ver esa clasificación está asociada a la gravedad de la infracción.

Penas Criminales.
El artículo 6 del Código Penal Dominicano establece que: "las penas en
materia criminal son aflictivas, infamantes o infamantes solamente". Ahora bien,
según el artículo 7 del referido Código (Modificado por la Ley No. 46-99 del 20
de mayo de 1999  del referido Código las penas aflictivas o infamantes son:
1) la reclusión mayor.
2) la detención.
3) la reclusión menor.

La Reclusión Mayor. Estas se pronunciará por tres años a lo menos y veinte


años a lo más (Art. 18 Cód. Penal);

La Detención no podrá ser menor de tres años ni mayor de diez (Art. 21 citado
Código);

La Reclusión Menor. La duración de la reclusión menor, no podrá ser menor


de dos años ni mayor de cinco (Arts. 22 y 23 del Código Penal).
Los tres artículos citados fueron modificados por la Ley No. 46-99 del 20 de
mayo de 1999).
También son consideradas como infamantes las siguientes penas:
1.- La degradación cívica (Art. 8 Código Penal);
2.- La interdicción legal (Art. 29 Código citado);
3.-La confiscación especial del cuerpo del delito (Art. 11 Código Penal);
4.- Sujeción a la vigilancia de la alta policía (Art. 11 Código Penal).
La pena de sujeción a la vigilancia de la alta policía, es aquella que da el
derecho al gobierno de determinar ciertos lugares, a los cuales, no podrá
presentarse el condenado, sino después de haber sufrido su condena. Esta
pena ha caído en desuso, por eso no se entrará en detalles sobre ella.
Con las modificaciones que trae el Proyecto del Código Penal las penas
correspondientes a la materia criminal serán diferentes:

Las Penas Correccionales.


Entre las penas correccionales, que señala el Código Penal se encuentran:
1.- El destierro de 1 a 3 años (art. 37).
2.- El confinamiento de 6 meses a 2 años (art. 39). 3) Prisión correccional de 6
días a 2 años (art. 40).
3.- La interdicción de algunos derechos cívicos, civiles o de familia de 1 a 5
años (arts. 42 y 48-4).
4.- La interdicción de algunos derechos cívicos, civiles o de familia de 1 a 5
años (arts. 42 y 48-4)
5.-  La Multa.
            .          
Es importante destacar que un tribunal apoderado de un crimen puede
condenar al acusado a una pena correccional, puesto que el juez de fondo
tiene facultad para dar la verdadera calificación a un expediente, tomando en
cuenta los medios de pruebas que se les han suministrado.

Así también en caso de comprobar una excusa legal, el tribunal apoderado de


un delito correccional puede condenar al imputado a una pena de simple
policía.
Penas Contravencionales O De Simple Policía.
Las penas en materia de simple policía son:
1.    El arresto;
2.    La multa;  
3.    El decomiso de ciertos objetos embargados.
El arresto en materia de simple policía va desde 1 a 5 días, y las multas
desde 1 a 5 pesos.
Las sanciones establecidas por leyes especiales, pueden ser mayores a las
enunciadas, en el Código Penal Napoleónico.
Las penas comunes a la materia criminal o correccional son la súper-vigilancia
de la alta policía, la confiscación especial del cuerpo del delito y la milita,
algunas penas son comunes a las tres materias criminal correccional y de
simple policía, son ellas: la confiscación especial del cuerpo del delito y la multa

HABLE DE RESPONSABILIDAD PENAL DEL INFRACTOR

La responsabilidad penal o responsabilidad criminal depende de que el autor


haya obrado culpablemente”, este autor se refiere a la culpabilidad como
sinónimo de responsabilidad.

“Las penas no pueden alcanzar sino al culpable de su propia acción”. Así es


como comprendemos que la responsabilidad penal es tan personalista que no
hay modo en que otra persona no-culpable supla o pase a hacerse cargo de la
culpabilidad de otra. Para la tipicidad de un determinado tipo penal es
necesario que estén reunidos o que concurran los elementos constitutivos
generales del delito, así como sus elementos constitutivos específicos.

En el Código Penal Dominicano, que se refiere a las excluyentes de


responsabilidad penal. Esto se apoya en la necesidad de que el hecho punible
pertenezca a su autor no solo material y subjetivamente, sino que también
pueda verse como obra de un ser suficientemente responsable para asumir su
culpabilidad. La finalidad preventiva no se integra en el concepto de
culpabilidad, sino qué necesidad de pena y culpabilidad juntas se
complementan y limitan mutuamente y conforman la “responsabilidad” del
autor. 

HABLE DE LOS DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD FÍSICA DE LA


PERSONA

Homicidio, asesinatos, y otros crímenes capitales: amenazas de atentado


contra las personas párrafo i: homicidio, asesinato, parricidio, infanticidio y
envenenamiento

Art. 295.- El que voluntariamente mata a otro, se hace reo de homicidio.

Art. 296.- El homicidio cometido con premeditación o acechanza, se califica de


asesinato.

Art. 297.- La premeditación consiste en el designio formado antes de la acción,


de atentar contra la persona de un individuo determinado, o contra la de aquél
a quien se halle o encuentre, aun cuando ese designio dependa de alguna
circunstancia o condición.

Art. 298.- La acechanza consiste en esperar, más o menos tiempo, en uno o


varios lugares, a un individuo cualquiera, con el fin de darle muerte, o de
ejercer contra él actos de violencia.

Art. 299.- El que mata a su padre o madre legítimos, naturales o adoptivos, a


sus ascendientes legítimos, se hace reo de parricidio.

Art. 300.- El que mata a un niño recién nacido, se hace reo de infanticidio.

Art. 301.- El atentado contra la vida de una persona, cometido por medio de
sustancias que puedan producir la muerte con más o menos prontitud, se
califica envenenamiento, sea cual fuere la manera de administrar o emplear
esas sustancias, y cualquiera que sea sus consecuencias.

Art. 302.- (Modificado por las Leyes 64 del 19 de noviembre de 1924 G.O.
3596; 224 del 26 de junio del 1984 y 46-99 del 20 de mayo del 1999). Se
castigará con la pena de treinta años de reclusión mayor a los culpables de
asesinato, parricidio, infanticidio y envenenamiento.
Art. 303.- (Modificado por la Ley 24-97 de fecha 28 de enero de 1997 G.O.
9945). Constituye tortura o acto de barbarie, todo acto realizado con método de
investigación criminal, medio intimidatorio, castigo corporal, medida preventiva,
sanción penal o cualesquiera otro fin que cause a las personas daños o
sufrimientos físicos o mentales. Constituye igualmente tortura o acto de
barbarie la aplicación de sustancias o métodos tendentes a anular la
personalidad o la voluntad de las personas o a disminuir su capacidad física o
mental, aún cuando ellos no causen dolor físico o sufrimiento síquico.

Art. 303-1.- (Agregado por la Ley 24-97 del 28 de enero de 1997 G.O. 9945 y
modificado por la Ley 46-99 del 20 de mayo del 1999). El hecho de someter a
una persona a torturas o actos de barbarie se castiga con reclusión mayor de
diez a quince años.

HABLE DE LOS DELITOS CONTRA LA LIBERTAD Y DE LA SEGURIDAD


DE LA PERSONA

Los delitos contra la libertad individual son aquellos tipificados en el Código


Penal que tienen por objeto la privación de libertad individual de las víctimas de
este tipo de delitos.

El delito contra la libertad por excelencia es el delito de detención ilegal.

Cometen delito de detención ilegal: El particular que encerrare o detuviere a


otro, privándole de su libertad, será castigado con la pena de prisión de cuatro
a seis años.

Atenuación de la pena del delito de detención ilegal. Si el culpable del delito


diera libertad al encerrado o detenido dentro de los tres primeros días de su
detención, sin haber logrado el objeto que se había propuesto, se impondrá la
pena inferior en grado.

El primero de los requisitos exigidos por el tipo atenuado de estos delitos contra
la libertad, es que sea el autor quien da libertad al detenido o encerrado, lo que
excluye los casos en los que sea la actividad de la víctima o la intervención de
terceros lo que ocasiona la cesación de la situación de
detención.

Además, esa decisión del autor ha de ser voluntaria y libre, en el sentido de


que no venga impuesta por las circunstancias.

HABLE DE LOS DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Son delitos contra el patrimonio aquéllos destinados a menoscabar el activo de


bienes y derechos de un particular, persona jurídica o institución pública, con
ánimo de lucro, ya sea propio o en beneficio de un tercero.

Los delitos más comunes contra el patrimonio son el hurto, el robo, siendo éste
una modalidad agravada de aquél, la estafa, las defraudaciones, la apropiación
indebida, el alzamiento de bienes o los daños, ya sean éstos dolosos o los
cometidos por imprudencia grave.

HABLE DE LOS DELITOS CONTRA LA SALUD

Por lo generalmente, son infracciones especialmente grave de disposiciones de


naturaleza administrativa, lo que motiva su represión en ámbito penal. De lo
anterior se deduce que la mayoría de los tipos del Título se configuren como
tipos penales en blanco.

Los delitos contra la salud pública son: distribución de sustancias nocivas a la


salud y productos químicos regulados por la ley de forma dolosa.

Delitos contra la salud pública relacionados con el comercio, Medicamentos,


Alimentos y productos nocivos, Envenenamiento o adulteración de aguas o
sustancias alimenticias, entre otros de igual importancia.
HABLE DE LOS DELITOS COMETIDOS POR LOS EMPLEADOS Y
FUNCIONARIOS PÚBLICOS.

En el código penal dominicano en los Artículos: 166.- El crimen cometido por


un funcionario público en el ejercicio de sus funciones, es una prevaricación.
Art. 167.- La degradación cívica se impondrá al crimen de prevaricación, en
todos los casos en que la ley no pronuncie penas más graves. Art. 168.- Los
simples delitos no constituyen al funcionario público en estado de
prevaricación. PÁRRAFO I: DE LAS SUSTRACCIONES.

En el Art. 3.- La falta, negligencia o negativa de cualquier funcionario o


empleado en depositar o remitir fondos cuando deba hacerlo, o en devolver los
balances cuando le sean pedidos; o a entregar a sus sustitutos en el cargo
cuando o de cualquier otro modo sea ordenado entregarlos por autoridad
competente, todos los sellos de correos, sellos de Rentas Internas, papel
sellado, terrenos, edificios, útiles, muebles, equipos, materiales, suministros y
otras cosas de valor de las cuales deba responder, será considerado como
desfalco. (LEY 712 DEL 27 DE JUNIO DEL 1927, G.O. 3872 QUE SUSTITUYE
LOS ARTÍCULOS DEL 169 AL 172 DEL CÓDIGO PENAL)

También podría gustarte