Está en la página 1de 4

Resumen de “NUDGE”

Nudge se trata de elecciones: cómo las hacemos y cómo podemos hacer mejores. Todos
los días tomamos decisiones: sobre las cosas que compramos o las comidas que
comemos; sobre las inversiones que hacemos o la salud y educación de nuestros
hijos; incluso las causas que defendemos o el planeta mismo. Desafortunadamente, a
menudo elegimos mal. Todos somos susceptibles a sesgos que nos pueden llevar a
tomar malas decisiones. Y, como muestran Thaler y Sunstein, nunca se nos presenta una
opción neutral. Al saber cómo piensan las personas, podemos facilitarles la elección de lo
que es mejor para ellos, sus familias y la sociedad. Utilizando docenas de ejemplos
reveladores e investigaciones originales, los autores demuestran cómo empujarnos en la
dirección correcta, sin restringir nuestra libertad de elección.
En este libro se promueve el uso en las instituciones sociales de un instrumento sutil y
sencillo, un nudge -o pequeño empujón-, de gran utilidad para mejorar nuestras
decisiones.

Un nudge, un pequeño empujón, es cualquier aspecto de la arquitectura de las decisiones


que modifica la conducta de las personas de una manera predecible sin prohibir ninguna
opción ni cambiar de forma significativa sus incentivos económicos. Un nudge debe ser
barato y fácil de evitar. Colocar la fruta de forma bien visible es un nudge. Prohibir la
comida basura no lo es.

El error humano y los nudges Nos equivocamos sistemáticamente. Los problemas de


autocontrol combinados con la decisión irreflexiva tienen malas consecuencias para la
gente real. Los humanos nos vemos influidos por la masa. Y muchas personas tomamos
la opción que requiere menor esfuerzo. A nadie le hace falta un pequeño empujón para
comer otro brownie, pero sí para hacer ejercicio. El objetivo de un nudge es que la gente
siga su propio camino con el menor coste posible.

En inversión, se recurre con frecuencia a la propia intuición sin fundamento, al consejo de


amigos no preparados o a seguir a la masa. La mayoría de la gente necesita ayuda: una
buena arquitectura de las decisiones y unos nudges bien escogidos pueden
proporcionarla. Los inversores tenemos una racionalidad limitada, nos falta autocontrol y
nos influye la masa. Las respuestas de tipo nudge ayudarían a la gente, respetando su
libertad, a afrontar la complejidad, resistir la tentación y evitar verse engañada por las
influencias sociales. Un nudge sencillo es aumentar la transparencia y la información
disponible en todos los ámbitos de la inversión.

Paternalismo libertario Los paternalistas libertarios pretenden facilitar a las personas que
sigan su propio camino. El aspecto paternalista radica en que piensan que es legítimo que
los arquitectos de las decisiones traten de influir en la conducta de la gente para hacer su
vida más larga, más sana y mejor.

El libro tiene dos grandes bloques uno que en el cual presentan los fundamentos de la
economía conductual y muestra las diferencias que hay con la economía tradicional y otra
parte en la cual a través de múltiples ejemplos nos muestran todas las aplicaciones que
han tenido específicamente en economías desarrolladas en la parte de los fundamentos
Thaler señala que allí se ve en la economía tradicional se ve al consumidor como una
persona racional que es capaz de optimizar el bienestar a través de sus decisiones tiene
una capacidad increíble para entender todos los datos que hay y poder tomar decisiones
Thaler le asigna a este consumidor el nombre de “homo económicus” abreviado con el
término de “econs” que es el que utilizan a lo largo del libro pero en el mundo real las
personas no somos así no tomamos decisiones óptimas no somos calculadoras no somos
computadoras cometemos errores y normalmente nuestras decisiones pueden ser muy
influenciadas por las emociones, la economía conductual parte de señalar que el ser
humano tiene dos tipos de pensamiento un pensamiento automático y uno reflexivo un
ejemplo nos permite entender esa diferencia si nosotros vamos conduciendo y el vehículo
de adelante frenó intempestivamente nuestra reacción también es frenar de manera
inmediata pero si a nosotros nos preguntan cuánto es 41 por 37 no podemos dar una
respuesta inmediata tenemos que pensarla para poderla dar esto nos muestra que el
primer caso es una aplicación del pensamiento automático mientras que el segundo es
una aplicación del pensamiento reflexivo ahora bien en la vida cotidiana en el día a día
nosotros estamos muy guiados por el pensamiento automático por qué razón porque
hacemos múltiples cosas y en realidad no nos detenemos a reflexionar sobre cada una de
las cosas que estamos haciendo si no se nos parecería eterno el día o sería agotador a
una jornada entonces lo que predomina es el pensamiento automático pero para poder
actuar de esa manera de estar tomando decisiones con el pensamiento automático este
se ve guiado por una serie de reglas básicas que nos permite abreviar caminos en cierta
medida tomando decisiones por ejemplo eso nos permite explicar que tengamos
capacidad de emitir un juicio sobre una noticia que acabamos de escuchar o de ver en el
televisor o podemos responder si nos preguntan cuál cree usted que es el precio de esa
vivienda o también dar una respuesta de si nos preguntan cuál es la distancia que hay
entre dos ciudades eso está todo guiado por el pensamiento automático pero el problema
que tiene esto es que puede llevarnos a cometer errores o generar sesgos.
Para explicar la disponibilidad Thaler plantea que si a una persona le preguntan cuál sería
su preocupación sobre la ocurrencia de un huracán o sobre la posibilidad de que haya un
ataque terrorista en las inmediaciones de donde está viviendo pues la probabilidad que la
persona le asigna a esos hechos está en función de la facilidad con que le vienen a la
memoria ejemplos similares si en el entorno en el que vive la persona ha ocurrido un
huracán devastador en el término digamos de dos años pues todavía está muy en la
memoria de las personas ese huracán y por lo tanto su decisión además de asignar una
alta probabilidad será en la intención de comprar seguros para protegerse frente a esa
eventualidad pero si por el contrario no ha ocurrido ese hecho lo más probable es que no
está inclinado a tomar una decisión de comprar un seguro eso lo vemos también
diariamente con nuestra percepción de noticias se estamos siendo bombardeados de
noticias por los medios y muchas veces terminamos teniendo unas percepciones que
pueden ser equivocadas a la luz de esas noticias por ejemplo si prendemos el televisor a
primera hora a la mañana y nos informan que cerca de nosotros en el vecindario donde
estamos hubo 13 homicidios pues tendemos a pensar que la inseguridad y la violencia
están aumentando dramáticamente en la ciudad o en el país aun cuando las cifras
agregadas desmientan eso entonces eso nos llevaría a tomar una percepción que es
equivocada entonces Thaler dedica una buena parte del libro a mostrar aplicaciones de
esos principios y los muestran sobre cosas cotidianas sobre cosas que afectan a todas las
personas por ejemplo en la percepción sobre el dinero cómo lo manejamos o la
percepción sobre cómo afrontamos el ahorro pensional qué decisiones tomamos frente a
esa vez a ese ahorro que es fundamental para nuestra vejez o qué actitudes tenemos
frente a la obesidad y las dietas porque las dietas por ejemplo no dan los resultados
esperados sino temporalmente y luego las personas incurren nuevamente en problemas
que los llevan a la obesidad o como un emoticón en una factura de consumo eléctrico por
ejemplo puede cambiar los comportamientos de las personas induciéndonos a cambiar a
reducir el consumo entonces esos son muchos de los elementos que contiene el libro hay
un principio básico que plantea Thaler en el libro que es el del paternalismo libertario este
principio consiste en aplicar la economía conductual para tratar de moderar la conducta
de las personas pero sin restringir la libertad de decisión que ellas tienen hay un ejemplo
que es muy famoso y es el aeropuerto de Ámsterdam allí en los orinales pintaron las
pequeñas moscas que indujeron a los hombres cruzaba los orinales los orinales a mejorar
su puntería y eso ha tenido unas repercusiones muy importantes en los costos en
implementos de aseo en el aeropuerto cuál es mi opinión sobre este libro pues creo que
es un libro muy importante está diseñado para un público muy amplio para que capten los
conceptos y las aplicaciones de la economía conductual y vean cómo ellos pueden
realmente mejorar la calidad de la vida de las personas hay numerosos países que vienen
a aplicar la economía conductual para mejorar la calidad las políticas públicas basados en
ese principio de paternalismo libertario.
Problema Aplicativo de “NODGE”
Dejar de fumar sin parches. Ya hay organizaciones para ayudar a la gente a
comprometerse y cumplir sus objetivos. Acción para Reducir y Abandonar el Tabaco
[CARES en sus siglas en inglés] es un programa de ahorro que ofrece el Green Bank de
Caraga en Mindanao, Filipinas. El fumador que quiere dejar el tabaco abre una cuenta
con un saldo mínimo de un dólar. Durante seis meses deposita en dicha cuenta la
cantidad de dinero que habría gastado en tabaco. (En algunos casos, un representante
del banco le visita cada semana para recoger el depósito). A los seis meses el cliente se
hace un análisis de orina para confirmar que no ha fumado recientemente. Si pasa esa
prueba, le devuelven su dinero. Si no la pasa, la cuenta se cierra y el dinero se destina a
fines benéficos. Los primeros resultados de este programa han sido evaluados por el
Laboratorio de Acción contra la Pobreza del MIT y parecían muy buenos. El hecho de
abrir una cuenta hace un 53 por ciento más probable que quienes quieren dejar de fumar
logren su objetivo. Ninguna otra táctica antitabaco, ni siquiera los parches de nicotina,
parece haber tenido tanto éxito.

También podría gustarte