Está en la página 1de 21

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/259853862

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO: Globalización y potencias emergentes

Article · January 2010


DOI: 10.2307/20787301

CITATIONS READS

0 2,318

1 author:

Emilio Lamo de Espinosa


Complutense University of Madrid
61 PUBLICATIONS   373 CITATIONS   

SEE PROFILE

All content following this page was uploaded by Emilio Lamo de Espinosa on 04 April 2017.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 29/09/10 12:35 Página 49

EMILIO LAMO DE ESPINOSA

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO


Globalización y potencias emergentes*

l viejo Hegel, a quien ya nadie lee, le gustaba decir que los periodos

A felices de la humanidad carecen de historia porque en ellos no pasa


nada importante y, al no pasar nada, las cosas están bien. Puede que
tenga razón, el hecho es que el mundo actual se caracteriza por una acu-
mulación grande de acontecimientos y de incertidumbres. Vivimos en unas
sociedades sometidas a todo tipo de cambios y de transformaciones.

En este momento, los jóvenes no saben si van a encontrar empleo, los


mayores no sabemos si vamos a poder cobrar nuestras pensiones, no sabe-
mos muy bien cuánto vale el dinero que tenemos o lo que nuestros ahorros
valdrán en el futuro. No sabemos bien lo que valen nuestras casas, no sabe-
mos si el euro seguirá existiendo dentro de unos meses, no sabemos tampoco
cuál es el futuro de la Unión Europea.

El otro día una persona inteligente decía: “no sé si España continuará


existiendo dentro de treinta o cuarenta años”. Asimismo, emergen poten-
cias enormes, operándose cambios en el mundo a una velocidad de vértigo.

Emilio Lamo de Espinosa, catedrático de Sociología, Universidad Complutense de Madrid. Aca-


démico electo de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.
*
Este texto es la transcripción editada de la conferencia impartida oralmente el pasado 5 de julio
dentro del curso “La libertad en 2010: encrucijadas y oportunidades” del Campus FAES 2010.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 49


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 50

CUADERNOS de pensamiento político

Podríamos, en ese sentido, recordar aquel comentario de Ortega, en una


época parecida, cuando decía que “no sabemos lo que nos pasa y eso es lo que
nos pasa”; ésta es en buena medida la situación. La modernidad es líquida, lo
sólido se desvanece en el aire. El caso es que no sabemos bien dónde estamos.

Lo que pretendo es objetivar nuestra situación y el único modo de


objetivarla, de verse uno mismo de un modo objetivo, es tomando dis-
tancia, es decir, alejándose de uno mismo. Y pretendo hacerlo de dos
modos: tomando distancia en el espacio, no ver el mundo desde Europa
y España, sino vernos desde fuera, ver a España y a Europa desde fuera,
desde el mundo. Y objetivándonos también en el tiempo, vernos desde
el pasado, ya que todo tiene un comienzo y todo tiene un final. Trate-
mos de tomar distancia, recular en el tiempo para ver los aconteci-
mientos con una perspectiva histórica. Cuando hagamos ese ejercicio
podremos concluir que nos encontramos en el punto de inflexión de tres
ciclos históricos.

En primer lugar, existe un ciclo corto, el de la crisis económica, que co-


mienza el año 2007, y del que todavía no hemos salido. Efectivamente, em-
pieza a hablarse de un double deep, de una doble recesión, que puede
prolongarse bastante tiempo. En segundo lugar, un ciclo de medio-largo
plazo en el que nos encontramos plenamente inmersos, el ciclo de la glo-
balización que comienza con la caída del Muro de Berlín y del Telón de
Acero en los años 1989-1991. Y el tercer ciclo, que es sin duda el más im-
portante, un ciclo de muy largo plazo, que podríamos describir como el fin
de lo que los historiadores han llamado la era de Occidente. Una era de Oc-
cidente que comienza con las grandes navegaciones de altura en el siglo XV
y con la gran expansión de Europa por todo el mundo.

Tres ciclos que se superponen, tres ciclos que se refuerzan, tres ciclos que
hay que entender el uno sobre el otro. Así, no se entiende la crisis económica
sin entender lo que es el proceso globalizador, ni lo que significa el proceso
globalizador sin entender el gran ciclo histórico de la era de Occidente.

Y pretendo abordar cuatro grandes temas: un breve comentario sobre


el ciclo corto de la crisis; en segundo lugar, un recorrido por el mundo ac-

50 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 51

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

tual, lo que yo llamo la segunda revolución económica mundial y por el


ciclo de medio-largo plazo de la globalización; y en tercer lugar daré una
ojeada al pasado y otra al futuro para situar el ciclo largo de Occidente. Fi-
nalmente haré algunos comentarios a modo de cierre.

EL CICLO CORTO DE LA CRISIS ECONÓMICA

Resulta pertinente recordar aquella brillante portada de The Economist en


la que veíamos a un pobre bebé recién nacido arrastrando el peso enorme
de la deuda que le han dejado sus padres en herencia. Normalmente re-
solvemos los problemas futuros de nuestros hijos con nuestro esfuerzo ac-
tual, eso es lo que los padres tratamos de hacer, pero ¿qué tal esta idea de
solucionar nuestros problemas actuales con los esfuerzos futuros de nues-
tros hijos? Pues bien, esto es lo que significa el endeudamiento, un proceso
de transferencia intergeneracional, no de activos, sino de pasivos. Nos en-
contramos ante una situación de endeudamiento colosal de los países oc-
cidentales. Según una página web estadounidense que mide el reloj de la
deuda pública americana día a día, momento a momento, a 4 de julio de
2010 la deuda pública de los EE.UU. era de 13,2 billones de dólares. El
PIB era de 14,5, lo que significa un endeudamiento de 42.700 dólares por
persona, un endeudamiento salvaje.

Pero, evidentemente, los estadounidenses no son los únicos que se


han endeudado masivamente. El siguiente dato también está tomado de
The Economist: España debe en este momento, si sumamos la deuda pú-
blica y la deuda privada, 3,5 veces su PIB; Japón, 4,5 veces. De hecho,
España es el tercer país más endeudado del mundo desarrollado des-
pués de Japón y Gran Bretaña. Nótese, sin embargo, cuáles son los
menos endeudados: China, Brasil, la India y Rusia, volveremos sobre
eso inmediatamente.

Si hay una deuda colosal es porque debe haber acreedores colosales.


Siempre nos fijamos en los deudores, pero nunca nos preguntamos por los
acreedores. Pero si nos hemos endeudado es porque alguien nos ha po-
dido prestar esas ingentes cantidades de dinero, porque había, en fin,

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 51


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 52

CUADERNOS de pensamiento político

mucha liquidez. ¿Cómo ha sido posible esto? ¿Quién ha prestado esas


sumas? ¿Quiénes son, en definitiva, nuestros acreedores?

Básicamente, la explicación la encontramos en dos elementos. Uno, lo


que se ha llamado en referencia al caso estadounidense el “triángulo del en-
deudamiento”. Consiste en que el Gobierno federal de los EE.UU., por ra-
zones electorales, no cobraba impuestos, generando así un importante
déficit presupuestario desde la época de Greenspan al frente de la Reserva
Federal. Con ese dinero que no pagaban al Estado, las familias compraban
productos extranjeros, generando un déficit comercial creciente. Y a su vez
los proveedores extranjeros, especialmente China, devolvían el dinero com-
prando deuda pública americana a empresas estadounidenses, generando
así una deuda externa. Un proceso extendido a otros países y retroali-
mentado en un círculo vicioso que, al parecer, ha tocado a su fin.

La segunda clave del endeudamiento es mucho más sencilla: consiste


en ahorrar o no ahorrar. Las familias en Estados Unidos dejaron de aho-
rrar a partir el año 1996-1997, ya que con la abundancia de dinero barato
carecía de sentido hacerlo. Los niveles de ahorro familiar descendieron
hasta cero prácticamente, llegándose posteriormente al endeudamiento.
Por el contrario, en China a partir de las reformas de los 70, y especial-
mente desde los años 1992-1993, las familias llegaron a ahorrar hasta el
50% de la renta familiar disponible. Ésta es la explicación última de la re-
alidad: los pobres han estado financiando a los ricos, nos han estado fi-
nanciando a nosotros. Ésta es la gran paradoja: los países emergentes han
estado financiando el déficit de los países ricos.

Y la situación puede empeorar si le incorporamos en los próximos años


lo que los expertos llaman age related expenses, el incremento del gasto pú-
blico como consecuencia del proceso de envejecimiento. En el caso de
España, y para el año 2040 (según un informe del Banco Central de Ba-
silea sobre el caso español), el nivel de deuda podría llegar al 300% del
PIB. No va a ocurrir, son cifras tan disparatadas que no pueden llegar a
darse, pero ése es el escenario que se plantearía si llegáramos a 2040 rebus
sic stantibus.

52 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 53

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

LA SEGUNDA REVOLUCIÓN ECONÓMICA MUNDIAL

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Ha sido posible –y paso a tratar


el segundo ciclo histórico al que aludí antes– porque nos encontramos
ante una revolución económica y social, por fortuna todavía no política,
mayor que la Revolución Industrial.

En efecto, la revolución actual es bastante más extensa, mucho más


intensa y mucho más rápida. Es más extensa porque afecta a todo el
mundo. La Revolución Industrial, recordémoslo, sólo afectó al mundo
nor-atlántico, sumándose Japón más tarde. Pero en la actualidad todo el
Globo se encuentra sumido en el proceso de revolución económica. In-
cluso África, aunque ha empezado más tarde, que lo está haciendo fun-
damentalmente por medio de las inversiones chinas.

Es mucho más intensa porque afecta a más procesos, a más produc-


tos y a más hábitos. Pensemos en este dato crucial: el año 2007, por pri-
mera vez en la historia de la humanidad, la población urbana del mundo
excedió en número a la población rural. Pues bien, los sociólogos sabe-
mos muy bien que nada cambia más los hábitos, los modos de pensar,
las actitudes y las costumbres que el tránsito rural-urbano. Y ese pro-
ceso de urbanización continúa en este momento de forma acelerada. Por
lo tanto, la revolución no es una revolución únicamente extensa; afecta
a muchos hábitos, a muchas costumbres, a muchos procesos, a muchas
prácticas.

Y finalmente es mucho más rápida que la Revolución Industrial. La


actual se completará en treinta o cuarenta años, mientras que la Revo-
lución Industrial necesitó prácticamente 150 años. Por poner un ejem-
plo, en la época clásica de la Revolución Industrial, en el siglo XIX,
Inglaterra y Estados Unidos necesitaban del orden de cuarenta o cin-
cuenta años para doblar su renta per cápita; en este momento, los paí-
ses emergentes lo hacen cada diez años, de hecho veremos que China
lo ha hecho ya tres veces en los últimos treinta años (lleva treinta años
creciendo al 10% acumulativo).

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 53


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 54

CUADERNOS de pensamiento político

EL CICLO LARGO DE OCCIDENTE

Pero veamos los datos en el largo plazo. Con la Revolución Industrial, a par-
tir de 1800-1820, comienza el despegue marcado de Occidente, mientras que
el crecimiento del resto del mundo es todavía lento. Es entonces cuando tiene
lugar el despegue del G-8, que se acelera desde 1900, y especialmente desde
1950. A lo largo del siglo XX, sobre todo en la segunda mitad, el PIB mundial
se multiplica por cinco: pasa de 5 billones de dólares constantes a nada menos
que 35 billones de dólares, un crecimiento espectacular. El PIB se multiplica
por siete, mientras que la población lo hace sólo por dos, lo cual explica mu-
chas de las cosas que están ocurriendo ahora. Y ese crecimiento se ha man-
tenido durante los veinte años transcurridos desde la caída del Muro de Berlín
(1989-1990), en los que hemos pasado de 35 billones de dólares a nada menos
que 69-70 billones, un crecimiento de nuevo espectacular.

Pero es un crecimiento claramente asimétrico. A partir de finales del siglo


pasado las tasas de crecimiento de los países emergentes han sido superiores
a las de los desarrollados, y la crisis económica ha agudizado este fenómeno:
los países emergentes crecen mucho más deprisa que los desarrollados.

Según los datos de crecimiento del PIB mundial en el periodo 1980-


2005, China creció al 10,2% entre 1980 y 1990, al 10,5% entre 1990 y
2000, al 9,6% entre 2000 y 2005. Y sigue creciendo al 9%. Hay temor de
que baje al 8,5%, pero en este momento está creciendo aproximada-
mente al 9%. La India creció un poco más despacio, sobre todo al prin-
cipio, luego subió al 6%, para más tarde alcanzar el 6,9 %. En este
momento está en el 8%. La tasa de crecimiento de los países desarro-
llados, de los high income countries, no superó, por el contrario, el 3,2%.
En España estamos entre el 0 y el 1%. Como vemos, los ritmos de cre-
cimiento han variado enormemente: los países emergentes crecen muy
rápido, mientras que los países desarrollados lo hacen muy lentamente.

¿Qué consecuencias ha tenido este crecimiento asimétrico?

Básicamente tres, todas ellas muy positivas.

54 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 55

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

La primera es el ascenso de los BRIC (Brasil, Rusia, la India y China).


El acrónimo BRIC lo inventó un analista de Goldman Sachs, Jim O’Neill,
en un famoso trabajo que publicó en 2001. Yo lo leí y no le concedí nin-
guna verosimilitud. En aquel momento todos veíamos el auge de estos pa-
íses con enorme escepticismo. Pero estábamos equivocados y ya tenemos
a todos esos países en cabeza de la economía mundial. China es la tercera
economía del mundo y no hay ninguna duda de que pasará a ser la se-
gunda en breve plazo; la pregunta es cuándo pasará a ser la primera. Rusia
es la octava, y ahí tenemos también a Brasil y a la India. Estamos hablando
en términos de PIB nominal; si lo valoráramos en términos de paridad de
poder adquisitivo, estas potencias estarían todavía más arriba. ¿Qué ha su-
puesto esto? Pues inevitablemente la necesidad de saltar del G-7, que al-
bergaba sólo a las antiguas economías desarrolladas, al actual G-20.

El segundo cambio fundamental es lo que se ha denominado decoupling,


esto es, el desacoplamiento de la economía de los EE.UU. de la economía
mundial, que se beneficia de nuevos motores. Así, en el año 2007 China
contribuyó, en dólares nominales, al crecimiento mundial más que la eu-
rozona y más que EE.UU., mientras que la contribución de la India fue
equivalente a la de Japón. En este momento el gran motor del crecimiento
mundial es China. Es decir, la economía del mundo depende cada vez
menos de los motores tradicionales, Europa y EE.UU., y se nutre cada vez
más de los nuevos motores: China, la India, Brasil y Rusia (aunque hablar
de Rusia como un país emergente resulta discutible, porque ciertamente es
un país más “hundiente” que emergente).

El tercer resultado es la revolución de las clases medias. Hay un enorme


crecimiento de las clases medias y se está reduciendo muy significativa-
mente la pobreza absoluta. Se ha reducido mucho la desigualdad entre las
personas, aumenta en ocasiones dentro de los países, pero se reduce entre
las personas del mundo. Se mantienen, eso sí, niveles indecentemente altos,
casi obscenos, de malnutrición, término con el que ocultamos el drama del
hambre que continúa existiendo en el mundo.

Según un trabajo de Martin Ravallion, uno de los grandes expertos del


Banco Mundial y la ONU en la cuestión de la pobreza en el mundo, la

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 55


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 56

CUADERNOS de pensamiento político

clase media de los países en desarrollo creció del 33% en 1990 al 50% en
2005, es decir, de 1.400 a 2.600 millones de personas. Sólo China supone
la mitad de ese incremento, del 15 al 62%, y eso supone el 81% de ese cre-
cimiento. La clase media de China y la India (de “Chindia”, como se dice
en ocasiones) representa ya más del 50% del total mundial. Estamos, pues,
ante una transformación brutal y extraordinariamente positiva.

El porcentaje del total de pobres en el mundo ha bajado del 63% al


47%, de 2.700 a 2.500 millones. En China el porcentaje de población vi-
viendo con menos de un dólar al día ha pasado del 84% en 1990 al 36%
en 2005. El coeficiente de Gini ha ido descendiendo en todo el mundo. Si
echamos un vistazo a la gráfica de distribución de la renta per cápita en
China observamos que bajo condiciones de extrema pobreza, la desigual-
dad es muy baja, la diferencia entre unos y otros es escasa porque todos
están al borde de la malnutrición. A medida que la curva se va trasladando
a la derecha ésta se abre y lógicamente la desigualdad dentro de China au-
menta, como aumenta en todos los países que comienzan crecimientos
importantes, pero a su vez la diferencia entre China y los países desarro-
llados se reduce porque los chinos en su conjunto están mejor, de modo
que la desigualdad en el mundo se reduce. Por lo que respecta a la mal-
nutrición, hay 1.000 millones de personas en condiciones de hambre, una
cifra que ha aumentado en los últimos tiempos a consecuencia de la cri-
sis económica y financiera.

¿Quiénes son los ganadores de este proceso?

Evidentemente, los ganadores netos son los cuatro BRIC, especialmente Bra-
sil, la India y China. Representan más del 40% de la población mundial (casi
3.000 millones), más del 40% del territorio y el 23% del PIB mundial. Tres son
países nucleares; dos de ellos tienen derecho de veto en el Consejo de Seguri-
dad de la ONU; ninguno es europeo (esto es importante); dos son occidenta-
les periféricos (Brasil y Rusia), mientras que los otros dos son “monstruos”, no
sabemos bien lo que son. Huntington los llamaba “civilizaciones disfrazadas de
Estados” y me parece una buena denominación. Un país estándar tiene 40,
60, 80, quizás 100 millones de habitantes. Ya EE.UU. con 300 millones de ha-
bitantes está out of the scale, es otra cosa, y siempre lo hemos considerado otra

56 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 29/09/10 12:35 Página 57

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

GRÁFICO 1
Nuevo mapa del mundo.
Extremo Occidente = Gran Bretaña y la Península Ibérica

En el nuevo mapa del mundo, Asia (China y la India) ocuparía una posición central.

cosa. Pero cuando hablamos de un país como China con 1.300 millones de ha-
bitantes y 5.000 años de historia estamos hablando de algo que escapa a nues-
tro entendimiento, es un objeto político no identificado. Lo pensamos como
Estado, lo pensamos como país, pero es un “monstruo”. La India, con 1.100 mi-
llones de habitantes, es otro “monstruo”. Los monstruos y los gigantes a veces
hacen daño sin querer, simplemente no pueden evitarlo.

¿Quiénes son los perdedores netos?

Sin duda, los viejos países del G-7: Estados Unidos y Japón pierden peso re-
lativo, mientras que la Unión Europea pierde peso absoluto. El porcentaje
que EE.UU. aporta al PIB mundial se ha mantenido, pero el de la Unión
Europea ha ido descendiendo hasta quedarse en el 20%. El de China ha cre-
cido rápidamente desde menos del 5% hasta casi el 20%, al igual que el del
resto de Asia, que también se aproxima al 20%. Hay un proceso de conver-
gencia de estos cuatro grandes bloques económicos hacia el 20% desde po-
siciones de partida muy dispares.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 57


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 58

CUADERNOS de pensamiento político

¿Cuáles son las causas?

Básicamente cuatro: insistiré en las demográficas, políticas, económicas y


tecnológicas. Todas menos la segunda son debidas a la difusión de la tec-
nociencia, una variable fundamental en todos los sistemas sociales.

1. Causas demográficas
Nos encontramos en plena transición demográfica a nivel mundial. Así,
entre 1950 y 2000 la población mundial creció de 3.000 a 6.000 millones, es
decir, se dobló. Un crecimiento brutal que absorbía cualquier incremento del
PIB, por lo que no se traducía en un aumento de la renta per cápita sino en
mayor pobreza. Desde el año 2000 el crecimiento se ha reducido a la mitad:
vamos a pasar de 6.000 a 9.000 millones. Estamos pues en transición demo-
gráfica y ésa es una variable clave. Pero nótese que ese crecimiento es clara-
mente asimétrico y está concentrado en los países emergentes. Europa y
EE.UU. ven cómo su volumen de población se estanca, descendiendo incluso
en algunos países, como España, hasta el inicio del aflujo de inmigrantes. Este
estancamiento está rompiendo el equilibrio demográfico entre las regiones.

2. Causas políticas
Son fundamentales. En 1989, concretamente el 9 de noviembre, comienza
la globalización. Cae el Muro de Berlín y se unifica Alemania, cae el Telón
de Acero que dividía Europa en dos bloques y se unifica el continente. Pa-
samos de la Unión de 15 a la de 27. Pero sobre todo cae la URSS y se aca-
ban los bloques. Éstos eran ideológicos y militares, pero también económicos
(recordemos el COMECON), y separaban el mundo en dos escenarios ra-
dicalmente distintos. A partir de ese momento el mundo se ha ido unifi-
cando alrededor de dos marcos institucionales básicos de éxito indiscutible:
uno es un marco político, el Estado democrático; el segundo es un marco
económico, la economía de mercado, lo que antes llamábamos modo de
producción capitalista. Porque China es capitalista, la India es capitalista,
Rusia es capitalista. Hoy no hay legitimidad alternativa alguna ni al Estado
democrático ni a la economía de mercado, ni siquiera en estos momentos de
crisis profunda de la economía de mercado y del sistema financiero interna-
cional tenemos ninguna propuesta alternativa. El Estado democrático y la
economía de mercado han triunfado absoluta y rotundamente.

58 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 59

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

Y esto se explica fundamentalmente por la caída del Muro de Berlín.


Así, durante el largo periodo de la Guerra Fría (1945/1950-1989) el nú-
mero de autocracias aumentó enormemente, mientras que el de demo-
cracias se mantuvo estable. Pero desde la caída del Muro las democracias
han superado ampliamente en número a las autocracias. Por tanto, esta-
mos ante un marcado proceso de democratización del mundo, algo muy
positivo. Según Freedom House, hoy el 46% de los países del mundo (89
países) son libres, constituyendo las autocracias sólo el 22% (42 países). En
términos poblacionales, el 46% de la población mundial vive en países li-
bres y sólo el 34% vive bajo regímenes autoritarios (20% bajo regímenes
mixtos). En América Latina sólo queda una dictadura, que es Cuba, una
situación muy distinta a la de hace quince años. La única región por de-
mocratizar es el MENA (Middle East and North Africa), todo el norte de
África y Oriente Medio, donde sólo hay un país libre y con elecciones de-
mocráticas: Israel.

Es evidente que la calidad de algunas democracias es muy discutible.


Si recurrimos a datos más finos, como los que elabora el Economist Inte-
lligence Unit, podemos concluir que completamente democráticos sólo
son el 18% de los países y el 14% de la población mundial, pero el pro-
ceso democratizador es indiscutible. Además, sólo la democracia tiene
legitimidad universal: los Estados se dicen democráticos aunque no lo
sean, y la inmensa mayoría de la población del mundo apoya la demo-
cracia. Fukuyama, en aquel libro famoso, El fin de la Historia y el último
hombre, tenía razón: el Estado democrático no tiene ningún tipo de al-
ternativa. Sólo dos Estados, sin contar el Vaticano, afirman no ser de-
mocráticos: Myanmar y Arabia Saudí. Todos los demás afirman serlo,
incluso Cuba, porque tienen que presumir de pedigrí democrático ya que
ninguna alternativa a la democracia tiene credibilidad. Asimismo, la
mayor parte de la población mundial opina que los gobiernos deben ser
elegidos, da igual que sea en Rusia, en Turquía, en Irán, en Nigeria, en
Egipto, en Hungría, en China. Curiosamente, es en un país democrático
como la India donde hay menos apoyo a la democracia. ¿Cuál es el apoyo
a la democracia en África? Total. En Ghana, en Kenia, en Senegal, en
Benin, en Cabo Verde, en todo el continente el apoyo a la democracia es
indiscutible.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 59


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 60

CUADERNOS de pensamiento político

¿Es la democracia incompatible con el islam? Pues no, como demues-


tra el apoyo que el sistema democrático tiene entre las poblaciones de pa-
íses musulmanes como Kuwait, Jordania, Nigeria, Líbano o Marruecos.

¿Por qué es importante esto? El proceso de democratización es impor-


tante per se, sin duda, pero también lo es porque existe una nítida correla-
ción entre libertad política y prosperidad económica: casi todos los países
prósperos del mundo son libres y casi todos los países libres son próspe-
ros. Los politólogos y los sociólogos llevamos décadas discutiendo cuál es
el huevo y cuál es la gallina, cuál es la variable dependiente y cuál la inde-
pendiente, pero el caso es que van juntos. La relación entre PIB per cápita
y libertad económica es lineal, a medida que aumenta en el eje horizontal
la libertad económica, aumenta en el eje vertical el PIB per cápita.

¿Cuál es la explicación? Probablemente que la democracia suele ase-


gurar un buen gobierno, esto es, un capital institucional importante; hay
una relación clarísima entre buen gobierno y prosperidad, y entre mal
gobierno y pobreza, corrupción y mala asignación de recursos. La prác-
tica totalidad de los países con buen gobierno son países ricos, la prác-
tica totalidad de los países con mal gobierno son pobres, mientras que los
países con gobiernos mixtos tienen una situación mixta. Hay pues una
clara correlación entre buen gobierno, democracia, libertad económica y
prosperidad económica.

3. Causas económicas: la convergencia


En tercer lugar, hay una lógica económica que explica lo que está su-
cediendo, lo que William Baumol llamó en un trabajo clásico publicado
en American Economic Review la convergencia. Es mucho más fácil copiar
que inventar, y lo que hacen los países atrasados es copiar a los países
avanzados. Y copian de dos maneras. En primer lugar, copian tecnología,
productos, hardware, cosas, técnicas. Pero también copian buenas políti-
cas, buenas instituciones, good governance, software social, cultura. Copian
ética, copian el rule of law, copian la contabilidad, las auditoras, las hipo-
tecas, la escuela, las universidades, los marcos institucionales. Así pues, no
solamente copian objetos, copian también cultura, ética, organización e
instituciones. El resultado es la difusión de muchas innovaciones, y en la

60 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 61

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

medida que se difunden se produce una convergencia en las productivi-


dades: los trabajadores de los países pobres producen y su productividad
aumenta. A medida que se produce una convergencia en las productivi-
dades per cápita, se produce una convergencia en la renta per cápita. Re-
cordemos la ecuación más elemental de la economía: la riqueza de un país
es igual al volumen de población multiplicado por su productividad. A
medida que aumenta la productividad, a mayor población, mayor riqueza
del país.

Si estudiamos el proceso de convergencia entre 1870 y 1970, observa-


mos que al principio Gran Bretaña (y luego Estados Unidos) mantiene una
gran diferencia como país líder con el resto de las economías abiertas, pero
poco a poco las demás recuperan terreno a medida que se difunden las in-
novaciones. Así, hacia 1975 las diferencias prácticamente han desapare-
cido, produciéndose una casi total convergencia de productividades per
cápita, y por tanto de renta per cápita. En la actualidad asistimos a un pro-
ceso de convergencia global en el medio plazo. EE.UU., la UE, la India y
China convergen en torno al 20% del PIB mundial.

4. Causas tecnológicas
Y finalmente habría que hablar de elementos tecnológicos, como el
transporte de mercancías y las TIC. Un invento tan simple y aparente-
mente vulgar como el container o contenedor, desarrollado por un ameri-
cano para organizar la logística de la Guerra de Vietnam, ha reducido el
coste del transporte de mercancías en 36 veces, nada menos, abaratando
enormemente el transporte de commodities, de los productos manufactura-
dos. Y de otra parte, tenemos el transporte de mensajes, las TIC (tecnolo-
gías de la información y de la comunicación): hoy el transporte de
cualquier tipo de mensaje tiene un coste cero.

La introducción del contenedor permite deslocalizar el trabajo manual


de los blue-collar : si puedo transportar mercancías por poco dinero, puedo
llevarme la fábrica de neveras o de lo que sea a cualquier lugar a un coste
reducido. Y si puedo enviar los mensajes con coste cero y de manera ins-
tantánea, puedo llevar mi oficina a cualquier sitio y puedo, por tanto, des-
localizar el trabajo white-collar, esto es, el trabajo de oficina.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 61


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 62

CUADERNOS de pensamiento político

De esta manera, tenemos dos tipos ideales de crecimiento: el modelo


chino y el modelo indio. El modelo chino es un modelo que fabrica cosas,
fabril, basado en la deslocalización del trabajo blue-collar, con mano de
obra poco cualificada y orientado a la exportación de mercancías. China
es, efectivamente, la fábrica del mundo: todos los electrodomésticos, casi
todos los televisores, todos los ordenadores, todos los teléfonos que lle-
vamos en los bolsillos son made in China. Y probablemente fabricados en
la misma ciudad y quizá en la misma fábrica, que produce para todas las
firmas occidentales.

La India es lo contrario. Ha crecido sobre la base del software, sobre la


deslocalización del trabajo white-collar, sobre la mano de obra cualificada.
Orientada más hacia el consumo interno que externo, es la oficina del
mundo. No olvidemos que uno de los activos de la India es la amplia difu-
sión de la lengua inglesa, y por eso se ha podido convertir en el back office del
mundo angloparlante, y éste es uno de los factores de crecimiento del país.

Los países emergentes ya no exportan solamente minerales o produc-


tos agrícolas, exportan también manufacturas. Así, el porcentaje de sus ex-
portaciones representado por los minerales y los productos agrícolas está
descendiendo, mientras que el representado por la exportación de manu-
facturas y servicios ha ido aumentando, lo que ha permitido que el co-
mercio mundial se multiplique por cincuenta.

Asimismo, aparecen nuevas multinacionales de los países emergentes


que son competitivas en la economía global. Unas multinacionales entre las
que no se hallan solamente empresas petroleras, agrícolas o mineras, sino
también firmas de tecnologías de la información y de la comunicación así
como empresas farmacéuticas o aeronáuticas (como Embraer, una em-
presa aeronáutica brasileña). Algunas de estas multinacionales compran
empresas occidentales: el icono de la automoción británica, Jaguar, es ya
propiedad de los indios. Quién iba a pensar que la India compraría en Gran
Bretaña y no Gran Bretaña en la India. Entre las veinte mayores empresas
del mundo seis son chinas. Y no estamos hablando sólo de puestos de baja
cualificación: hoy China está invirtiendo en I+D tanto como Japón. La tec-
nología de Nokia la están desarrollando no ingenieros estadounidenses o

62 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 63

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

europeos, sino chinos. La India y China cuentan, además, con muchos más
usuarios de Internet que Europa o EE.UU.

Y así, si nos preguntamos quién se opone hoy al libre comercio y a la glo-


balización, descubrimos que la India y China están encantadas con la aper-
tura de los mercados y que los que más se oponen son los estadounidenses.
China es el país más favorable a la economía de mercado, el tercero es la
India y el sexto es Brasil, todos ellos países que están experimentando un es-
pectacular crecimiento y desarrollo gracias al viejo modo de producción ca-
pitalista. ¿Opinión positiva sobre el comercio? Tres cuartos de lo mismo.
¿Opinión negativa sobre el comercio? La encabezan Estados Unidos, Francia
y los viejos países que erigimos barreras contra el mundo emergente.

EL FIN DE LA ERA DE OCCIDENTE

Esto es prueba del fin de la era de Occidente, el gran periodo de expansión


europea. Europa se desangró en dos guerras civiles europeas que se convir-
tieron en sendas guerras mundiales. Tras la segunda de ellas, Europa pierde
su imperio y se produce la descolonización política del mundo. Surgen nue-
vos Estados, que ahora se están descolonizando económicamente.

De acuerdo con los estudios de Angus Maddison, el gran historiador


económico, alrededor del año 1000, Asia producía más del 70% del PIB
mundial, en buena medida gracias a su gran volumen de población, mien-
tras que Europa apenas llegaba al 9%. Hacia 1500, Europa había mejo-
rado, estaba en el 18% mientras que Asia había bajado al 67%. Hacia 1820,
en los comienzos de la gran Revolución Industrial, Europa había alcan-
zado el 24% y Asia había descendido hasta el 60%. A la altura de 1900,
Asia era sólo el 30%, EE.UU. el 17% y Europa el 37%. Finalmente, para
1950, Asia era poco más del 20%, EE.UU. el 30% y Europa otro 30%.
Queda patente la gran decadencia experimentada por el continente asiá-
tico en esos casi mil años. De una convergencia inicial se pasa a una gran
divergencia coincidiendo con la Revolución Industrial, pero se retorna a
la convergencia a partir de 1950. Estamos, pues, periclitando el periodo de
la gran era de Occidente.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 63


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 64

CUADERNOS de pensamiento político

Pensemos que Europa tenía el 25% de la población mundial en 1950, mien-


tras que en este momento tiene sólo el 7,1%; Asia tiene el 60%, mientras que
África va a llegar al 20-22% en breve.

¿Es sostenible esta dinámica?

Ésta es la gran pregunta, ya que países que crecen con 1.100 ó 1.300 mi-
llones de habitantes al 8, 9 ó 10% anual acumulativo se convierten en in-
mensas aspiradoras de toda clase de recursos naturales: petróleo, níquel,
cinc, hierro, soja, carne, agua, etc. El ritmo de crecimiento de estos países
es brutal, ¿cómo administramos el petróleo y los demás recursos naturales?
Hacer sitio a gigantes es siempre un gran problema: hacer sitio a las po-
tencias que emergieron a finales del siglo XIX provocó dos guerras mun-
diales. Vivimos, pues, en un mundo neomalthusiano, con gigantescas
presiones sobre los recursos, que se han mitigado a consecuencia de la cri-
sis económica, pero que reaparecerán en cuanto ésta llegue a su fin y se ini-
cie un crecimiento fuerte.

¿Cómo gestionar este nuevo mundo?

Esta es la gran pregunta. Tenemos ya una sociedad-mundo emergente: te-


nemos una política-mundo, una economía-mundo, una opinión pública-
mundo. Sin embargo, las gobernanzas son todas nacionales y locales. Los
problemas son globales, las gobernanzas son locales; éstas se encuentran te-
rritorializadas, mientras que los problemas se han desterritorializado. Tene-
mos una emergente agenda de desgobierno, una agenda de problemas que
sólo se pueden abordar a nivel global, pero carecemos de instrumentos para
ello. Pensemos en la proliferación de armas de destrucción masiva, en los
movimientos migratorios, en el cambio climático, en las grandes epidemias,
la gestión de los recursos naturales, etc. Todas ellas cuestiones que sólo se
pueden abordar de manera global. El gran problema de hoy es que la hu-
manidad carece de instrumentos para gestionar los problemas globales, in-
ventándonos cauces como el G-20 para poder solucionarlos ad hoc, pero que
no constituyen medios adecuados. Además, la ONU se ha quedado obsoleta.

64 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 65

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

¿Qué es lo que tenemos?

Tenemos un juego de grandes potencias en el cual EE.UU. sigue siendo el


país líder, y lo seguirá siendo mucho tiempo gracias a su posición geográ-
fica, por su PIB, por su Ejército, por su soft power, por múltiples razones.
Creo que tenía 18 años la primera vez que oí que el imperio americano se
hundía. Pues no se ha hundido y le quedan muchos años de existencia,
aunque es evidente que el cénit de su supremacía ha quedado atrás y que
el poder relativo de los EE.UU. se ha debilitado. Las potencias se entien-
den a través del G-20 y del Consejo de Seguridad, pero detrás del G-20 está
emergiendo un G-2, es decir, un entendimiento entre EE.UU. y China.
Obama lo ha dicho por activa y por pasiva: el gran problema de EE.UU.
es el entendimiento con China. EE.UU. se está desentendiendo de Europa,
ya que el Viejo Continente no es un problema ni una solución para las
grandes controversias mundiales.

En cualquier caso, el hard power de EE.UU. es brutal, sin parangón en


la historia. Por ejemplo, su marina tiene doce veces más portaaviones que
todas las demás armadas combinadas. La Royal Navy se conformaba con
poseer un tonelaje superior al de las dos siguientes flotas juntas, pero
EE.UU. tiene un tonelaje equivalente a doce veces el resto del mundo.
Según una encuesta de ámbito mundial realizada recientemente y que
tenía como pregunta cuáles son los grandes poderes a día de hoy, EE.UU.
es la primera potencia mundial para el 81% de la población mundial, se-
guido de China con un 50%. A partir de ahí figuran muy igualados Rusia,
Japón, la UE y el Reino Unido. Resulta muy curioso que la UE no sea
percibida como más poderosa que el Reino Unido, Japón o Rusia. Ade-
más, son los alemanes, los franceses y los británicos los que sostienen que
la UE es una gran potencia; pero cuando se pregunta fuera del territorio
comunitario si Europa es una gran potencia, sólo el 12% de los brasileños,
el 8% de los indios y el 4-5% de los rusos responde afirmativamente. Es
decir, los europeos estamos convencidos de que somos una gran poten-
cia, pero el resto del mundo no se ha enterado. La UE no está ni se la es-
pera en la escena internacional.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 65


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 66

CUADERNOS de pensamiento político

¿Cómo pensamos el mundo?

Siempre lo hemos pensado de forma descaradamente eurocéntrica, si-


tuando a Europa en el centro del mundo, y especialmente a las dos po-
tencias que iniciaron la globalización, España y el Reino Unido. No
olvidemos que el meridiano de Greenwich, el meridiano cero, pasa junto
a Londres, atraviesa la península ibérica y divide el mundo en dos. A un
lado, Oriente Próximo y Extremo Oriente: no caben expresiones más abier-
tamente eurocéntricas.

Dividir el mundo por el meridiano de Greenwich resulta ridículo por-


que supone colocar en el centro al 6% de la población mundial. Si coloca-
mos a Asia, es decir, al 60% de la población, en el centro de nuestro
mapamundi, descubrimos que el Imperio del Medio de los chinos vuelve
a ocupar el centro del mundo, y que surge un Extremo Occidente en el que
se encuentra Europa. Y en el extremo occidente de ese Extremo Occidente
encontramos a los tres grandes países que iniciaron la globalización: Por-
tugal, España y Gran Bretaña (ver gráfico 1).

Este cambio de esquema nos permite advertir que quizá los europeos y
los españoles estemos pasando del centro del sistema-mundo a la perife-
ria del sistema-mundo y no nos hayamos dado cuenta. Y a lo mejor eso es
precisamente lo que nos pasa.

PALABRAS CLAVE
• • • • •
Economía internacional Globalización Asia - China - India EE.UU Europa Occidente

66 OCTUBRE / DICIEMBRE 2010


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 67

EL NUEVO MAPA DEL MUNDO / EMILIO LAMO DE ESPINOSA

RESUMEN ABSTRACT
Emilio Lamo de Espinosa mantiene que el Emilio Lamo de Espinosa holds that the
actual momento histórico es el de la in- current historical moment springs from
flexión de tres grandes ciclos: el de la ac- the exhaustion of three great cycles: that
tual crisis económica que empezó en of the current economic crisis beginning in
2007, el de la revolución económica de la 2007, the economic revolution of
globalización, que nació con la aceptación globalisation which began with the
universal de la economía de mercado tras universal acceptance of market-based
la caída del Muro y del modelo soviético, economy after the collapse of the Wall and
y el ciclo que los historiadores han deno- of the Soviet model, and the cycle that
minado como fin de la era de Occidente. historians have denominated the end of
El autor señala, desde una visión exterior the Western era. The author points, from a
a nuestra realidad europea, las causas view outside our European reality, to the
–demográficas, políticas, económicas y causes − demographic, political,
tecnológicas– de este cambio de escena- economic, and technological − of this
rio mundial en el que se perfilan clara- change of world scenario where winners
mente ganadores y perdedores. Entre los and losers are clearly taking shape.
primeros, las potencias emergentes (es- Amongst the former, emerging powers
pecialmente China, la India y Brasil) y en- (especially China, India and Brazil), and
tre los segundos, las viejas potencias del amongst the latter, the old powers of the
G-7 (sobre todo, la Unión Europea). Todo G7 (particularly the European Union). All
ello configura el nuevo mapa del mundo al this shapes the new world map which we
que debemos enfrentarnos. are to face.

OCTUBRE / DICIEMBRE 2010 67


049-068 LAMO DE ESPINOSA.qxd:alvarovargas_llosa.qxd 27/09/10 12:33 Página 68

View publication stats

También podría gustarte