Está en la página 1de 1

Dulces acéntos

tradicional de la Virgen María

∀∀ 2 Ó 3 µ˙ œ 32
% 3 œ œ ∀œ œ 3 œ œ ˙ œ œ œ œœ
D Am D7 G

∀ ∀ 2 − Aœ7−
Con dul - ces a - cén tos, fe - liz len - gua mía En -

œ œ œ 33 œ ˙ œ 2 Aœ7 œ −− Œ
6 1. 2.

% 3 − 3 œ
D D D

Ι œ ˙ ˙
sál - za a Ma - rí a más be - lla que el sol en sol

CON DULCES ACÉNTOS Y brota del alma Saltar de alborozo


FELIZ LENGUA MÍA copiosa alegría y estorbos rompiendo
ENSÁLZA A MARÍA ¡Oh cuanto daría el alama saliendo
MÁS BELLA QUE EL SOL por verte una vez! a ti volará

Eleva mi alma, Tus ojos convierten Volemos, volemos


cuán alto es el cielo si miras propicia al cielo alma mía
con súbito vuelo en gloria y delicia buscandoa a María
su ansioso anhelar la triste aridez. que ahí se ha de ver

y en nube celeste pues son tan amables Allí esta inundado


subido en un punto ¡Oh virgen divina! de gozo la gloria
al Ángel me junto a mis los inclinas y es premio, victoria,
y empiezo a cantar: con blando mirar y eterno placer

¡Oh dulce María! y al ver tanto halago y dicha inefable


el Ángel y el hombre derrítame luego y gozo exquisito
bendigan tu nombre cual cera que al fuego y bien infinito
mil veces y mil. se ve liquidar del alma sión.

Tu nombre a mi boca Si el sol es tan grato La ensalzan querubes


es miel regalada de Mayo a la rosa en fúlgido coro
con flores labrada que ostenta donosa las arpas de oro
del próspero Abril. su gracia y color modulan el son.

Hechiza, embelesa y el seno le abre La mira el eterno


tu amable dulzura su gala campea con suma caricia
divina hermosura y el aura recrea inmensa delicia
sonrisa y candor balsámico olor y amor divinal

te invocan mis labios si tu me mirares pues si eres tan bella


y siento una llama afable halagüeña que Dios se embriaga
que el pecho me inflama con boca risueña ¿Qué quieres que haga
y aviva el ardor ¿mi pecho qué hará? un debil mortal?