Está en la página 1de 4

EL PENSAMIENTO

Filosófico, Político Y
ÉTICO De SÓCRATES

INTEGRANTES:

Dario Alonso salcedo


Geraldine Justina Rodríguez
Diego Tapia Reyes
Lucas Enrique Barrenechea Taboada
Ronald Edinson Mantari Bancayan

JULIO 2020
UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA

ÉTICA Y FILOSOFÍA POLÍTICA

INTRODUCCIÓN
Hay dos modos de entender la filosofía, que han quedado clásicamente representados
para siempre: en primer lugar, en los primeros dos capítulos de los libros metafísicos
de Aristóteles; y en segundo, en la defensa de Sócrates escrita por Platón.
Según el primero, el filósofo, el hombre, de nada necesita menos que de la filosofía.
Sólo cuando otras actividades culturales han cubierto nuestras verdaderas
necesidades, e incluso sólo después de que las carencias de diversiones también
estén suprimidas por ciertas artes de segundo orden, entonces, en el ocio perfecto,
nace la filosofía. Por ejemplo, nace en el fondo de los santuarios egipcios, cuando un
poder milenario ha logrado que la acumulación de las artes y las curiosidades y las
necesidades humanas se decante, en el centro de esa estabilidad formidable, en
auténtico ocio. Sólo entonces aparece un apetito como de tercer orden, aunque es
verdad que su hueco se va señalando en los anteriores campos de los conocimientos
y en el ámbito de la vida humana y sub humana, ya desde el dominio de los animales
incapaces incluso de memoria y de todo aprendizaje. Se trata del apetito de saber por
saber, sin necesidad, sin emoción, como los Dioses mismos sabrán.

Para esta visión de la filosofía, todo se reduce a tesis, pruebas e hipótesis. Todo es
perfecta objetividad y, por lo mismo, perfecta intersubjetividad. En la filosofía cabe
olvidar por completo al hombre que la descubre, la busca, la trabaja.

Según el segundo modo de entenderla –que bien puede llamarse existencial, por
contraste con el objetivo o cósico–, la filosofía, en cambio, es ni más ni menos
necesaria que la vida misma. Es, desde luego, un modo de vivir; pero, a la larga, se
descubre que, en definitiva, es el único modo en que la vida realmente es vivible para
el hombre. Y, en consecuencia, el contenido de la filosofía no puede ser, para esta
comprensión de ella, realmente separable del hombre que así vive. No está
constituido por proposiciones, más que en la medida en que las mismas afirmaciones,
las pruebas y las hipótesis se dejan entender como partes vivas del hombre. Quizá la
distinción mal entendida entre revelación y razón, que ha actuado desastrosamente en
los últimos siglos sobre la historia intelectual de Occidente, tenga mucho que ver con
lo confuso de toda esta situación. Pero para un socrático el pensar es, entre otras
muchas cosas que también podrían decirse de él con verdad, el más pleno de los
sentimientos, la emoción más auténtica, la obra moral principal, la vía misma para
cualquier seguimiento de la santidad de Dios.

¿Por qué elegimos este tema?

El principal objetivo que queremos brindar al lector es mostrarle la importancia que


tuvo el pensamiento filosófico del personaje que escogimos y la reflexión que se le dio
en la época en la que iniciaron estos conocimientos.

Para empezar Sócrates fue uno de los primeros pensadores en plantearse una
filosofía moral. El busca especialmente llegar a una definición de lo que es el bien. En
lo que respecta a su pensamiento como filósofo, Sócrates destacó por centrar su
atención en el terreno de la moral y la ética. Consideraba que el ser humano tiende al
bien y que todo vicio es producto de la ignorancia. Creía que el bien, el amor, la
bondad y la ética partían de definiciones universales. Para él, entonces, la filosofía
debía enseñar saber vivir. Por tanto este conocimiento implica comprender sobre el
bien y el mal para que el individuo pueda acercarse al conocimiento

¿Cuál es la importancia que tuvo este personaje en la sociedad?


Dado que Sócrates fue un filósofo que no escribió ninguna de sus enseñanzas,
aquellos pensamientos que se conocen en la actualidad se deben a las anotaciones
de sus discípulos, más específicamente las de Platón.

La razón que lleva a que Sócrates no quiera dejar ningún escrito es porque él creía
que los futuros lectores podrían confundir aquello que él quería decir. Por ende, todo
el legado de Sócrates se verá reflejado en los diálogos de Platón.

Los escritos mediante los cuales se conoció el pensamiento de Sócrates fueron los
diálogos, estos se representaban mediante preguntas y respuestas entre el filósofo y
sus alumnos. A este tipo de método se le denomino mayéutica y se utiliza hasta la
actualidad.
RESUMEN
En el presente trabajo vamos a encargarnos de analizar y mostrar las reflexiones que
se le dieron a los conocimientos brindados por uno de los filósofos más importantes de
la edad antigua, la importancia que tuvo él como pensador de la moral y de la
obtención de los conocimientos mediante la duda (mayéutica), por último la ironía que
mostraba como parte de del rechazo hacia la existencia del conocimiento absoluto