Está en la página 1de 25

República de Panamá

Instituto Superior C&C Technologies

Historia de Panamá

Facilitador:

Noel González

Participante:

Candy C. Calderón C.

Cédula:

6 – 715 - 1459

Tema:
Trabajo No 2
“Invasión de Panamá”

Año Lectivo:

2020
1
Introducción

La dictadura y el militarismo en Panamá no nacen con la llegada de Manuel Antonio


Noriega, sino que aparece con el derrocamiento del presidente Arnulfo Arias Madrid
el 11 de octubre de 1968. El presidente de Arnulfo Arias estaba en el cine cuando
el mayor Boris Martínez y el coronel Omar Torrijos Herrera le anunciaron que su
gobierno había sido derrocado.
El general Omar Torrijos Herrera se convierte en el jefe de estado del país después
de algún tiempo y Manuel Antonio Noriega como su mano derecha. Con la trágica
y misteriosa muerte del general Torrijos, Manuel Antonio Noriega llega al poder y se
convierte en “el hombre fuerte de Panamá”.
En este trabajo investigativo el lector puede conocer la historia e inicio de la invasión
de Panamá bajo el lema “Operación Causa Justa” donde se resalta la intervención
militar de Estados Unidos a Panamá con 26,000 militares que se enfrentarían a más
o menos 15,000 soldados panameños. Se hace una historia desde la firma del
tratado Torrijos – Carter donde se negocia el retorno paulatino de la zona del Canal
de Panamá a manos panameños hasta el acenso al poder de Manuel Noriega.
El segundo punto que se toca son las consecuencias de la invasión de Estados
Unidos a Panamá la cual se ha intentado contabilizar, pero la dimensión de los
hechos y la confusión de aquellos difíciles años hacen que sea una tarea difícil.
Esta invasión fue duramente criticada por la sociedad internacional desde el hecho
que nunca existió una declaración de guerra, que murieron en esta incursión
murieron muchos civiles, pero sobretodo y lo que es claro la diferencia entre la
cantidad de soldados y armamento entre los militares estadounidense versus los
miembros de las Fuerzas de las Defensa de Panamá.
En este punto también se planteas las consecuencias humanas, políticas y
económicas de la invasión de Estados Unidos a Panamá.
Además se presenta los años de poder de Manuel Antonio Noriega desde la muerte
del general Omar Torrijos el 31 de julio de 1981 hasta su caída y deportación a
Estados Unidos en 1990.

2
El general Manuel Antonio Noriega fue miembro de la DEA y la CIA y brinda
información al gobierno estadounidense sobre los países centroamericanos, pero a
su vez era un doble agente puesto que también llevaba información de Estados
Unidos a estos además de participar en narcotráfico y blanqueo de capitales.
Manuel Antonio Noriega se convierte el dictador de Panamá actuando duramente y
con represalias a quienes no estaban de acuerdo con su régimen muestra de ello
fue el fallido del mando de la institución gestado por un grupo de oficiales que habían
llegado de la misión de paz de Namibia y el resto del cuartel central al mando del
mayor Giroldi quien fuera asesinado.
También se habla sobre las razones de la invasión a Panamá y la entrega y captura
del general Manuel Antonio Noriega bajo las negociaciones entre el gobierno
estadounidense, el nuncio Sebastián Laboa y el general Noriega.
La desaparición del ejército panameño, además de las muertes de cientos de
panameños por la “Operación Causa Justa” entre civiles y militares.
Al final presentamos nuestras conclusiones del tema investigado.

3
1. HISTORIA E INICIO DE LA “OPERACIÓN CAUSA JUSTA”

Su nombre en código fue “Operación Causa Justa” y fue la última intervención militar
de Estados Unidos en la Guerra Fría y su última invasión unilateral en américa latina.
Más de 26,000 militares desembarcaron en Panamá, además de las tropas que
habitualmente permanecían en las bases cercanas al Canal de Panamá todos ellos
contra 12,000 oficiales panameños que defendían el territorio nacional y por ende
el régimen de Manuel Antonio Noriega. El objetivo de esta invasión era de arrestar
al General Manuel Antonio Noriega, comandante de las Fuerzas Armadas y
gobernante de facto.
Con la firma del tratado Torrijos – Carter el gobierno estadounidense se compromete
a devolver gradualmente el territorio de la zona del canal cedido a perpetuidad por
el gobierno panameño para la construcción del canal en 1903.
El general Omar Torrijos en ese entonces jefe de gobierno tras un golpe de estado
en 1968 y quien se encargó por parte de Panamá de negociar los tratados.
Manuel Antonio Noriega en ese entonces era la mano derecha del general Torrijos
y dirigía el servicio de la Guardia Nacional encargados de controlar la oposición al
general Torrijos.
Manuel Antonio Noriega se forma como militar en la Escuela de las Américas, una
institución que formaba militares en américa latina, además de ser la mano derecha
del general Torrijos trabajaba también para la CIA ofreciendo información sobre
grupos políticos de izquierda de Centroamérica, pero era también era un agente
doble pues pasaba información de Estados Unidos a grupos o países izquierdistas
como Cuba.
El 31 de julio de 1981 muere misteriosamente el general Torrijos en un accidente
aéreo y Manuel Antonio Noriega entonces consolida su poder en el país
convirtiéndose en el “Hombre fuerte de Panamá” y también uno de los más ricos por
su relación a los narcotraficantes como Pablo Escobar y el tráfico de armas a las
guerrillas anticomunistas financiadas por Estados Unidos en América Central.
Hugo Spadafora político y guerrillero panameño señaló los tráficos ilícitos que
realizaba Manuel Antonio Noriega y por esto fue brutalmente asesinado. Su muerte

4
y los escándalos que les sucedieron por esto y otros atropellos a los panameños
generaron protestas en todo el país lo que fue el inicio de todo lo que se veía venir.
En 1987 la administración de Ronald Regan que durante años apoyó al régimen
panameño pidió la destitución del Hombre Fuerte de Panamá e incluso fueron
impuestas sanciones económicas a Panamá.
Además el gobierno estadounidense incriminó a Noriega por el blanqueo de
capitales y por narcotráfico, por ello el general Noriega comienza a incentivar en los
panameños el sentimiento antiestadounidense pero también existían en Panamá
los movimientos que deseaban terminar con el régimen del general Noriega y fue
así que en mayo de 1989 durante la campaña de elecciones presidenciales llegaron
al punto de no retorno y se incrementa la crisis en el país.
Los candidatos de la oposición fueron agredidos brutalmente en las calles de la
ciudad capital por los batallones de la dignidad, grupo creado por personas civiles
fieles al régimen, todo esto siendo filmado por las cámaras de televisión.
Esta noticia dio la vuelta al mundo e indigno a la comunidad internacional, por su
parte en Estados Unidos George Bush era candidato presidencial y que fue director
de la CIA y conocía al general Noriega pidió públicamente su renuncia.
A pesar que la oposición liderada por Guillermo Endara Galimany gana
rotundamente en las elecciones panameñas y al pedido de la renuncia al poder,
Manuel Antonio Noriega se niega a dejar el poder, el 16 de diciembre de 1989 un
oficial panameño dispara y mata a un Marine estadounidense durante una situación
confusa todavía pero fue la razón que desencadena la invasión.
El 20 de diciembre de 1989, exactamente a las 12 y 46 a.m., el sismógrafo de la
Universidad de Panamá registró una explosión. Consignaría 90 explosiones del
mismo tenor durante los siguientes 10 minutos. Después de otros cuatro largos
minutos de silencio atronador registró una explosión de 1.7 grados en la escala de
Richter, por los lados del aeropuerto de Tocumen. Pero, antes de que el reloj
marcara las 2:00 de la madrugada hubo 55 explosiones en las áreas cercanas a
Pacora. Luego explotaron 3 con magnitud de 1 grado en algunos lugares de San
Miguelito.

5
Las bombas caían desde lo más alto del cielo, en el más absoluto silencio y la más
absoluta oscuridad.
Antes de la salida del sol se escuchaba el tableteo de las ametralladoras. Los
helicópteros artillados sobrevolaban los edificios y las barriadas periféricas de las
ciudades de Panamá y Colón.
Noriega se refugió en la embajada del Vaticano donde se rindió el 3 de enero de
1990, fue capturado y llevado a Florida, Estados Unidos, pero la invasión de
Estados Unidos duró hasta el 31 de enero.

2. CONSECUENCIA DE LA INVASIÓN DE ESTADOS UNIDOS A


PANAMÁ

Las fatales consecuencias de la invasión estadounidense a Panamá se han


intentado contabilizar, pero la dimensión de los hechos y la confusión de aquellos
difíciles años hacen que sea una tarea difícil.
La invasión a Panamá fue duramente criticada a nivel internacional y la ONU la
consideró una violación flagrante del derecho internacional, sobretodo porque
nunca hubo una declaración de guerra.
Manuel Antonio Noriega pasó de ser uno de los más fieles colaboradores de la
Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Administración para el Control de Drogas
(DEA) a convertirse en enemigo de Washington.
Durante la invasión a Panamá se estima que murieron miles de panameños entre
soldados y civiles y unas 20,000 personas quedaron sin hogar.
Esta acción bélica fue realizada en tiempos que el país estaba sufriendo, por las
situaciones que se vivían pero también en un país de una población desprevenida
atacada con armas sofisticadas y con tropas que excedían por mucho a los oficiales
panameños.

Este sofisticado armamento que el ejército estadounidense usado en Panamá


incluyó los últimos adelantos tecnológicos alcanzados por Estados Unidos fue
usado masivamente en la Guerra del Gólfo Pérsico.

6
Al igual que la ONU diversos organismos de derechos humanos, entre los que
podemos mencionar a la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos
(ALDHU), consideran que tal despliegue de capacidad bélica, muy superior al
armamento de las Fuerzas de Defensa panameñas, no sólo era injustificado, sino
que es violatorio de la Convención de Ginebra.
Dentro de los primeros objetivos militares de la invasión fueron los cuarteles de las
Fuerzas de Defensa de Panamá y áreas aledañas que fueron afectadas muy
fuertemente tanto por la acción directa de las tropas estadounidenses como por el
saqueo que ocurrió posteriormente. Esta áreas fueron el Cuartel Central en El
Chorrillo, el Cuartel de Tinajitas y de la XI Zona Militar en San Miguelito, el Cuartel
del escuadrón UESAT en Panamá Viejo, el Fuerte Amador en el área revertida,
aeropuertos de Tocumen y Paitilla, Batallón 2,000 en Pacora y el Fuerte José
Domingo Espinar en Pacora. Algunos objetivos militares se encontraban en zonas
altamente pobladas por lo que se perdieron muchas vidas de panameños inocentes,
con pérdidas de bienes materiales donde los residentes quedaron en la calle lo que
lleva a pensar que las tropas norteamericanas no hicieron el menor intento por
limitarse a los blancos militares y vetar los daños a las vidas y bienes de la población
civil.

A. Consecuencias Humanas
Algunas fuentes estiman en más de 3,000 los muertos como consecuencia de los
bombardeos de El Chorrillo, y que aproximadamente 20 mil personas perdieron sus
hogares y nunca fueron compensadas. Las víctimas de esta ofensiva fueron
denominadas por el Gobierno estadounidense como "daños colaterales" para evitar
que la opinión pública del país se volviera en su contra.

B. Consecuencias Económicas
La invasión conllevó daños materiales. El barrio de El Chorrillo fue casi destruido en
su totalidad. Edificios públicos, escuelas, aeropuertos, viviendas, etc., sufrieron
daños. Los saqueos aumentaron las pérdidas económicas que se unían a la

7
situación de crisis que ya sufría el país. El congreso norteamericano no compensó
a Panamá por los daños causados, en contra de lo prometido.

C. Consecuencias Políticas
Noriega fue llevado a Estados Unidos y condenado a 40 años de prisión. Guillermo
Endara, ganador de las elecciones anuladas de mayo 1989, prestó juramento en
una base militar estadounidense en la Zona del Canal como presidente en un país
con presencia temporal de tropas de ocupación.

3. AÑOS QUE PRESIDIERON LA INVASIÓN (1985 – 1887)

Manuel Antonio Noriega ya no respondía a los deseos de Estados Unidos y los


problemas se agravan como ya se mencionó con el cruel asesinato del doctor Hugo
Spadafora quien fue brutalmente torturado y del cual se encuentra su cuerpo sin
cabeza la que nunca fue encontrada.
El doctor Spadafora había hecho fuertes críticas contra Manuel Antonio Noriega por
el tráfico de drogas y otras actividades ilegales.
La mayoría de los panameños tenían alta estima al doctor Spadafora y al conocer
de su muerta brota el enfado y el clamor de justicia se hizo notar tanto así que el
entonces presidente Ardito Barletta ordena a Noriega a renunciar como comandante
de las Fuerzas de Defensa de Panamá lo que llevo a la renuncia forzada de Barlleta
reprimiendo la investigación de los hechos ocurridos.
Estos hechos llevaron a designar por los medios y la población como un dictador
corrupto que traficaba drogas y permitía su llegada a Estados Unidos, además de
proteger a los líderes de los carteles, apoyaba a terroristas y lavado de dinero,
reprimiendo brutalmente a los panameños.
Estas acusaciones llevaron al gobierno de Estados Unidos a cuestionar a su
administración, sobre todo a la DEA que apoyaba a Noriega en pro de la defensa
de los más grandes intereses de Estados Unidos.
El senador Jessi Helms fue crítico con el apoyo del gobierno estadounidense a
Noriega, puesto que decía que Noriega era demasiado corrupto para confiarle la

8
administración del Canal de Panamá y no estaba de acuerdo con la reversión del
mismo.
En su carácter de miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado,
Helms trató de liderar un movimiento de mayor dureza hacia Noriega, pero su
postura reticente a abandonar el control del canal no permitió que su posición contra
Noriega lograra apoyos significativos. El hombre clave del gobierno en América
Central, Subsecretario de Estado Elliot Abrams, también logró desactivar muchas
de las críticas haciendo resaltar el beneficio de continuar apoyando a Noriega.
El Senador Helms no logró que el público se interesara en la cuestión de Panamá
y, al no tener apoyo en el Congreso para su postura anti-Noriega, pronto se
esfumaron las críticas a este último.
La prensa, en cambio, comenzó a prestarle mucha atención a Noriega y a su
actividad en el tráfico de drogas en 1986.
El New York Times publicó una serie de artículos de investigación en los que se
revelaban sus extendidas conexiones con los traficantes y con la CIA. Estas
acusaciones pegaron en la conciencia norteamericana que estaba comenzando a
darse cuenta de su creciente y serio problema de drogas. Las revelaciones del New
York Times provocaron mayor cobertura por parte de otras agencias de noticias, lo
que comenzó a elevar el sentimiento anti-Noriega entre el público norteamericano.
Esta preocupación aumentó cuando a principios de 1987, el Coronel Díaz Herrera,
segundo en la cadena de mando de Noriega, hizo públicas numerosas acusaciones
de corrupción en contra de Noriega, a raíz de que este último se negara a retirarse
en 1986 y dejarle las riendas de las Fuerzas de Defensa de Panamá, tal como se
había acordado con anterioridad.
Mientras la situación en Panamá empeoraba, en junio de 1987 se produjo un cambio
de mandos en el Comando Sur apostado en Panamá, el cual era responsable de
todos los asuntos militares que afectaban a Panamá. El nuevo comandante, Gral.
Frederick F. Woermer, Jr. tenía gran experiencia en asuntos latinoamericanos,
hablaba perfecto español, conocía a Noriega y comprendía las cuestiones que
estaban en juego en Panamá.

9
En su discurso de asunción de la comandancia del comando sur dejó en claro que
Noriega debía devolver el control del gobierno de Panamá a los civiles, pero
rápidamente se dio cuenta rápidamente de que Noriega no se retiraría por propia
voluntad y que probablemente se haría necesario utilizar la fuerza.
También el Congreso comenzó a interesarse en la cuestión de Panamá a mediados
de 1987 cuando las audiencias por la cuestión Irán-Contras revelaron detalles de
actividades ilícitas de los Estados Unidos en Panamá.
Los representantes se enteraron de que miembros del Consejo Nacional de
Seguridad (el Almirante Poindexter y el Teniente Coronel North) habían utilizado a
Noriega para evadir las restricciones que el Congreso había impuesto en 1983 a la
ayuda a los Contras de Nicaragua.
Se había utilizado a Noriega para que el Gobierno comprara y entregara armas a
los contras utilizando las ganancias de la droga mediante diferentes esquemas,
incluido el transporte y venta de cocaína desde Panamá a los Estados Unidos.
Estas revelaciones y la continuada cobertura negativa en los medios sobre el propio
Noriega obligaron a revisar la política de Estados Unidos en Panamá y llevaron al
Senado a promulgar una resolución que exigía a Noriega y sus asesores más
importantes a abandonar el poder inmediatamente.
Manuel Antonio Noriega reaccionó con enojo y acusó a Estados Unidos de interferir
en los asuntos internos de Panamá e instigó ataques populares a las instalaciones
de Estados Unidos y a la misma embajada, además acentuó su represión de las
manifestaciones del pueblo y suspendió la libertad de prensa.
Estados Unidos respondió con la suspensión de toda ayuda militar a Panamá y
cercenó todos los contactos entre los militares estadounidenses y las Fuerzas de
Defensa de Panamá. Lo más significativo fue que la CIA cortó todos sus lazos con
Manuel Antonio Noriega interrumpiendo de ese modo una relación que se había
prolongado por 20 años.
Para entonces, el gobierno de Reagan había llegado a la conclusión de que Manuel
Antonio Noriega debía ser eliminado pero no se ponían de acuerdo de cómo
hacerlo.

10
Ante los ojos del Departamento de Defensa y de la CIA, si bien Noriega tenía sus
desventajas, no había alternativas reales que pudieran suplantarlo. Tenían la visión
de que los Estados Unidos no debían tomar medida alguna hasta tanto los
panameños no iniciaran un proceso serio para desplazarlo del poder.
Tampoco los medios norteamericanos en 1987 estaban haciendo ninguna presión
en contra de Manuel Antonio Noriega ya que los interrogatorios del caso Irán-Contra
y el papel que los altos funcionarios del gobierno habían tenido en el hecho se
llevaba toda la atención, unido a que los asesores principales del presidente Reagan
no tenían un consenso de la decisión a tomar; además de la renuencia de Manuel
Antonio Noriega a retirarse del poder en Panamá.
Alrededor de tres emisarios fueron enviados entre 1987 y 1988 para hablar con el
general Noriega y se retirara del poder y el darse cuenta el general se da cuenta
que el gobierno norteamericano no se pone de acuerdo en cuanto a que debían
hacer en cuanto a su situación por lo que no vio la necesidad de soltar su lucrativa
posición.
Todo esto lleva a que se agrave la relación entre el general Noriega y el gobierno
estadounidense, unido a que el departamento de justicia lo acusa a Noriega por
tráfico de drogas y lavado de dinero en Florida y que lo relacionan directamente con
los carteles de droga que contrabandeaban cocaína a los Estados Unidos.
Manuel Antonio Noriega siempre había cumplido con las solicitudes de la DEA y
cultivado la imagen de que estaba fuertemente comprometido con la guerra
norteamericana contra las drogas, pero se hacía evidente que él había ejercido
esta cooperación para su beneficio personal.
El departamento de justicia estadounidense pretende condenar al general Noriega
por tráfico de droga, pero no coordina con el departamento de estado y el gobierno
de Ronald Reagan por lo que no fueron prevenidos ni el secretario de estado
George Schultz ni el presidente Reagan.
Esto y que el general Noriega se negaba a dejar el poder dio como resultado que
se buscara una acción más enérgica, puesto que la gestión del presidente Ronald
Reagan no estaba siendo bien aprobada por los estadounidenses.

11
El Departamento de Estado fue el primero en proponer el uso de las fuerzas
militares para deponer a Noriega del poder en Panamá. Elliot Abrams, Subsecretario
de Estado para Asuntos Interamericanos, fue quien diseñó esta política. Abrams era
un hombre de la más alta confianza personal del Secretario de Estado George
Schultz, pero su estilo abrasivo y arrogante lo hacían antipático a los ojos de todos
los demás asesores presidenciales de alto rango. Pero Schultz estaba conforme
con dejar que Abrams fijara la política del Departamento de Estado hacia Panamá
y Centro América, puesto que su atención estaba centrada en los problemas más
apremiantes de la Unión Soviética y Medio Oriente.
La atención de Abrams en Panamá llegó tarde. Inicialmente toda su atención en
América Central estaba dominada por Nicaragua y el gobierno Sandinista, que
había subido al poder en 1979.
Muchos pensaban que Abrams se había obsesionado con deponer al gobierno
sandinista. Cuando todas las operaciones ilegales de los Estados Unidos en ese
país quedaron al descubierto y debieron dejarse sin efecto a raíz del escándalo Irán-
Contra, el papel de Abrams fue objeto de críticas muy severas.
Su reputación y credibilidad entre los miembros del Congreso quedaron muy
dañadas por la falta de sinceridad durante los interrogatorios y por el apoyo que el
Gobierno había prestado a los Contras.
Sus críticos lo acusaban de que su nuevo interés en Panamá y el general Noriega
era sólo un intento de reconstruir su reputación ante el Congreso y otros
detractores.
A medida que se reveló la obstinación de Noriega por permanecer en el poder,
Abrams se convenció al Secretario Schultz de que la intervención militar era el mejor
curso de acción. El Jefe del Estado Mayor Conjunto (CJCS), Almirante William
Crowe, se oponía fuertemente a Abrams y Schultz en el uso de la fuerza militar en
Panamá y tenía muy buenas razones para hacerlo puesto si se implementaban
las acciones desde las bases ubicadas en Panamá para derrocar el régimen
imperante, se pondrían en riesgo los derechos de los Estados Unidos de mantener
bases en otros países, con cuyos anfitriones mantenía cuestiones sensibles.

12
- Razones por la cual no se realizaron acciones desde las bases
ubicadas en Panamá
Había 50.000 estadounidenses viviendo en suelo panameño y todos estarían en
riesgo si se lanzaban acciones militares. El uso de la fuerza militar contra Panamá
reforzaría la percepción de abuso del poder "Yanqui" en un momento en que las
ideologías comunistas estaban logrando establecer bases en la región.
Había otras razones igualmente poderosas para la resistencia de Crowe ya que
Manuel Noriega permitía que Estados Unidos usara sus bases en Panamá, para
espiar a los países vecinos y entrenar otras fuerzas militares de la región en
flagrante violación de los tratados del Canal. Otro líder podía no ser tan pasivo ante
tales operaciones.
Cuando el Departamento de Estado y Abrams proponían cualquier forma de
intervención militar, Crowe y la Junta de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas se
oponían con detalles de los costos, riesgos y obstáculos inherentes a tal
intervención.
El Departamento de Defensa, por su parte, señalaba los problemas prácticos de
tales operaciones y planteaba la cuestión de que las Fuerzas de Defensa de
Panamá podrían responder tomando rehenes norteamericanos para recuperar a
Noriega. La CIA también se mostraba renuente a apoyar una operación militar
contra del general Noriega, ya que estaba apenas saliendo de los efectos de la
revelación sobre su actuación en el escándalo Irán-Contras.
Todo deseo de Washington para implementar alguna medida contundente en contra
de Noriega se vio atemperado por las elecciones presidenciales de 1988. La
administración Republicana necesitaba correr una cortina sobre el problema de
Panamá, para que no se convirtiera en un tema de campaña que los Demócratas
pudieran utilizar en contra del Vice-Presidente Bush.
Aunque se había descartado la opción militar, el Presidente Reagan reconocía que
algo había que hacer con Manuel Noriega. Por lo tanto, se autorizaron sanciones
económicas en contra de Panamá.
Panamá era altamente sensible a la presión económica de Estados Unidos ya que
su economía estaba fuertemente ligada a la de Estados Unidos y utilizaba el dólar

13
norteamericano como moneda y se busca entablar un bloqueo económico a
Panamá bloqueando la transferencia de fondos hacia y desde el país.
Pero por la división existente en las facciones de la administración del gobierno de
Reagan y a pesar de todas las reservas, el Presidente Reagan siguió adelante con
las sanciones aunque permitió que se cambiara el plan. Las sanciones se
demoraron por los problemas prácticos que la burocracia encontraba para
implementar las sanciones económicas a Panamá en forma completa. En primer
lugar, estaba la cuestión de cómo se haría para que los varios miles de empleados
norteamericanos y panameños del Canal de Panamá recibieran su paga y que
muchas empresas y bancos norteamericanos comenzaron una campaña para
obtener excepciones que los protegieran de las grandes pérdidas que sufrirían, si
se aplicaban las sanciones en forma total.
Al final, las sanciones se demoraron más de dos meses y nunca se aplicaron en
forma completa debido a que la burocracia no dejaba de lidiar con los numerosos
pedidos de excepción. El resultado fue que las sanciones terminaron teniendo un
efecto mucho menor que el que pudieron haber tenido.
Al acercarse el final del período Reagan, se determinó que Estados Unidos tenía
que esperar que la solución para Panamá se presentara como un levantamiento
popular como el que había sacado a Marcos del poder en Filipinas, o un golpe de
estado. Algunos abrigaban la esperanza de que fueran las elecciones de 1989 en
Panamá las que sacaran a Noriega del poder.

4. LA INVASIÓN A PANAMÁ POR ESTADOS UNIDOS Y LA ENTREGA


DE MANUEL ANTONIO NORIEGA

George Bush padre presidente de Estados Unidos ordena la invasión a Panamá


bajo el nombre de “Causa Justa” y fue así que a las 12 y 46 a.m., el sismógrafo de
la Universidad de Panamá registró una explosión el 20 de diciembre de 1989.
Sólo se oyó el ruido de las explosiones una avalancha de cazabombarderos
estadounidenses surcaba el cielo de Panamá en vuelo rasante, dejando un
estruendo de turbinas y proyectiles tras de sí.

14
Arrojaban bombas sobre áreas populares de El Chorrillo un barrio en pleno centro
de la capital destruyendo todo lo que encontraban a su paso.
Aunque el objetivo era el cuartel central de las Fuerzas de Defensa, todo el barrio
desapareció entre las llamas, junto al aeropuerto de Albrook “Marcos A Gelabert” y
varias bases militares en Ciudad de Panamá y en Colón.
Utilizaron artillería y aviación para bombardear las zonas más densamente pobladas
de la capital, donde había una gran cantidad de población viviendo en caserones
antiguos de madera según cuenta el sociólogo y escritor panameño Guillermo
Castro Herrera. Fue una operación militar a gran escala. Hay testimonios y
anécdotas muy desgarradoras
El fotoperiodista estadounidense Scott Wallace, quien entonces trabajaba para el
diario británico The Guardian y para la cadena estadounidense CBS, pasó mucho
tiempo ese año en Panamá recuerda ver las tropas en las calles vestidas de
camuflaje, con la cara pintada y ramas de árboles en los cascos; decía: "Uno tenía
que tener bastante cuidado porque había retenes por toda la ciudad de Panamá",
le dice a BBC Mundo.
También recuerda escuchar desde el hotel donde se alojaba el hotel Holiday Inn
frente a la embajada de El Vaticano donde estuvo refugiado Manuel Noriega, música
heavy metal a todo volumen que atribuye al ejército estadounidense "haciéndole
guerra psicológica" al militar.
Tras aquella intervención, las fuerzas militares panameñas fueron disueltas.
Afuera de la ciudad, en la zona del Canal, los estadounidenses tenían una especie
de campo de detención al aire libre, el más grande de Estados Unidos desde
Vietnam, donde procesaban a los miembros de Defensa de Panamá y valoraban si
calificaban para ser integrantes del nuevo ejército que estaban formando, recuerda
Wallace.

- Operación Causa Justa

Es el nombre que se le dio a la invasión estadounidense de Panamá de 1989 y duró


poco más de un mes desde el 20 de diciembre de 1989 al 31 de enero de 1990.

15
El propósito, según la versión de Washington, era capturar a Manuel Antonio
Noriega quien era requerido por la justicia estadounidense por delitos de
narcotráfico y fue juzgado en ese país tras la invasión.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó los hechos en
2018 y exigió a Estados Unidos resarcir a las víctimas e iniciar una investigación
completa.
Pero no ha habido una real investigación ni reparación de ningún tipo a los familiares
de todas las víctimas y al país, por las pérdidas humanas y los daños a bienes del
Estado y se desconocen dónde se encuentran sepultados los cadáveres de muchos
panameños.
Víctor Manuel Ortiz Salazar, historiador y coordinador de investigación en el Instituto
de Estudios Nacionales de la Universidad de Panamá, define la invasión como "un
hecho muy traumático".
Afectó a la sociedad en su conjunto; el país estaba dividido entre quienes anhelaban
sacar al dictador y entre aquellos que veían la invasión como un acto de agresión
por parte de Estados Unidos hacia el país", comenta Ortiz.
Eso provocó serias heridas en la sociedad panameña y a pesar que hoy el antiguo
Cuartel Central de El Chorrillo es un parque de diversiones familiar, y las casas de
los vecinos mutaron a edificios de hormigón multifamiliares todavía es una herida
abierta en la historia panameña que dejo muchos muertos.

- Captura del General Manuel Antonio Noriega

Manuel Antonio Noriega era militar al servicio de la inteligencia estadounidense y


que antes de convertirse en militar ya estaba al servicio de la CIA. Fue acusado de
narcotráfico, de terrorista, de dictador (dictador entrenado en Estados Unidos y que
su figura fue alimentada por la propia agencia estadounidense y militar de confianza
para Bush).
Todo ello desembocó en una invasión para sacar al general Noriega del poder y,
como decía la 'Operación Causa Justa', por la seguridad de los ciudadanos
estadounidenses y para devolverle según su visión la democracia a Panamá.

16
Manuel Antonio Noriega “El hombre fuerte de Panamá” sale a esconderse y se
refugia en la nunciatura (embajada de El Vaticano), Noriega se rindió el 3 de enero
de 1990.
Existen muchas versiones de donde estaba escondido el general Noriega desde la
posibilidad de que durante unos días en la casa de Vicky Amado, la que se creía
que era su amante, hubiera permanecido todo este tiempo en el hotel Holliday Inn,
situado a 50 metros de la nunciatura y del que eran propietarias las Fuerzas de
Defensa, hasta el rumor de que el general llegó disfrazado de mujer y se traslada a
la Nunciatura Apostólica de Panamá el 24 de diciembre de 1989, amparada por el
Nuncio en ese entonces por el Arzobispo Sebastián Laboa quien estuvo en
conversaciones con Manuel Noriega y el jefe de su escolta para que se entregara.
Establecer la captura de Manuel Noriega provoca la mayor movilización militar de
Estados Unidos desde la guerra de Vietnam.
El portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Valls, informó que la nunciatura accedió
a ofrecer refugio al general Noriega después de que éste asegurase que pondría fin
al conflicto. Es así que desde las tres de la tarde del día 24 en el interior de la misión
diplomática vaticana, rodeada por más de 500 soldados y decenas de carros de
combate norteamericanos que dicen proteger al general y al propio nuncio, el
arzobispo español Sebastián Laboa, de un ataque de las turbas.
El nuncio apostólico en Panamá, Sebastián Laboa, y el propio Manuel Antonio
Noriega desarrollan desde el interior de la sede de la representación vaticana
intensas gestiones, en contacto con funcionarios norteamericanos, para decidir el
destino del general.
En estas conversaciones se propusieron varias propuestas, según se supone, la
primera que se concediera autorización para su traslado a Cuba o a España, donde
podría vivir el general Noriega como refugiado político.
España fue uno de los países que le ofreció asilo político en varias ocasiones desde
inicios de la crisis desatada hace más de dos años y medio, pero siempre fue
rechazada por el general, que, probablemente, agotó hasta el límite sus planes
iniciales de vivir en Panamá, mas esta propuesta pudiera quedar descartada, puesto

17
que el embajador español, Tomás Lozano, declaró que antes de cualquier decisión
del Gobierno español debían ponerse de acuerdo todas las partes implicadas
El día de su entrega a las tres de la tarde penetró en la nunciatura a bordo de un
coche con placa diplomática y acompañado, según fuentes de la representación
vaticana, por 32 personas, entre ellas varios miembros destacados de su Estado
Mayor. Según versiones no confirmadas el general Noriega llegó acompañado
también de varios miembros del cuerpo diplomático, entre ellos el embajador de
Japón, país con el que el régimen del general Noriega mantuvo siempre relaciones
privilegiadas.
A la incertidumbre sobre la nueva situación provocada por el general Manuel
Antonio Noriega se unían toda clase de rumores sobre la forma en que el general
había conseguido escapar durante cinco días a la persecución de Estados Unidos
y burlar en el último momento la vigilancia norteamericana para llegar hasta la
nunciatura.
Para Estados Unidos, la rendición de Noriega en la misión diplomática vaticana es
el cumplimiento a medias del objetivo de esta invasión, pero es también una mala
solución ya que el general Noriega abandona el poder, pero no cae en manos
norteamericanas. Para el propio general tampoco es la salida más heroica que sus
seguidores podían haber esperado, pero, al menos, podrá salvar la vida y,
probablemente, librarse de pasar el resto de su vida en una cárcel de Estados
Unidos.
Se debe establecer que por un lado, el Vaticano no puede echar por la fuerza a
Noriega de su representación diplomática, por el otro lado no parece probable que
el general salga si no es con un compromiso para abandonar Panamá y por último,
no se buscaba que Estados Unidos ordene a sus tropas que penetren en el interior
de la nunciatura.
La rendición del general Manuel Antonio Noriega coincidió con la llegada a Panamá
del secretario de Defensa de Estados Unidos Richard Cheney, el cual declaró que
la decisión del general derrocado de pedir asilo demuestra que no cuenta con el
apoyo del pueblo panameño. Cheney viajó a este país, según fuentes militares
norteamericanas, para pasar la Navidad con los soldados que habían intervenido

18
en la acción militar iniciada el pasado día 20 y felicitar a los oficiales por la correcta
ejecución de los planes previstos.
Por su parte los medios políticos panameños afirman que la visita de Cheney está
también relacionada con las discrepancias surgidas sobre el carácter que deberá
tener la nueva fuerza militar de este país.
El general Noriega se entrega a las autoridades estadounidenses y es trasladado al
país norteño para ser juzgado por narcotráfico.

- El Ejercito Panameño

La invasión de 1989 no solo le permitió a Estados Unidos derrocar al general


Noriega, sino también liquidar a las Fuerzas Armadas de Panamá, su base de
apoyo, la cual fue creada bajo el emblema "Todo por la patria".
Los miembros del ejército fueron desmovilizados y remplazados en 1989 por una
suerte de fuerza policial armada que contaba con un organismo policial, uno judicial,
uno aéreo y uno marítimo, además de los destinados a la protección de mandatarios
y edificios públicos. Convirtiendo a Panamá junto a Costa Rica, el único país de
América Latina que no tiene ejército.
Las Fuerzas Armadas panameñas quedaron inutilizadas en menos de 24 horas
unido a que el ejército norteamericano no entró a la ciudad por 72 horas eso permitió
que se formara una ola de saqueos a negocios que hizo que, cuando entró, fuera
recibido como un salvador y no como el invasor que era.

- Muertos de La Causa Justa

Sobre la invasión no hay nada oficial a pesar que existen estudios individuales y
grupos que se están organizando para saber la verdad, y existe la Comisión 20 de
diciembre, pero todavía desconocemos muchos hechos. Nadie sabe a qué
conclusión llegó esa comisión, algunos sociólogos dicen que hay quien plantea que
en la invasión hubo 3,000 personas asesinadas, entre combatientes y civiles.

19
Conclusiones

La invasión a Panamá debe ser un hecho que no debe ser olvidado por ningún
panameño y las futuras generaciones debieran conocer los hechos reales ocurridos
y debe convertirse día de duelo nacional junto a los hechos ocurridos el 9 de enero.
Al culminar el desarrollo de este tema podemos concluir:
 Manuel Antonio Noriega se forma como militar en la Escuela de las Américas,
una institución que formaba militares en américa latina, además de ser la
mano derecha del general Torrijos.
 El 31 de julio de 1981 muere misteriosamente el general Torrijos en un
accidente aéreo y Manuel Antonio Noriega entonces consolida su poder en
el país convirtiéndose en el “Hombre fuerte de Panamá”
 Hugo Spadafora político y guerrillero panameño señaló los tráficos ilícitos que
realizaba Manuel Antonio Noriega y por esto fue brutalmente asesinado.
 Algunas fuentes estiman en más de 3,000 los muertos como consecuencia
de los bombardeos de El Chorrillo.
 Las víctimas de esta ofensiva fueron denominadas por el Gobierno
estadounidense como "daños colaterales" para evitar que la opinión
pública del país se volviera en su contra.
 La Operación Causa Justa es el nombre que se le dio a la invasión
estadounidense de Panamá de 1989 y duró poco más de un mes desde el
20 de diciembre de 1989 al 31 de enero de 1990.
 George Bush padre presidente de Estados Unidos ordena la invasión a
Panamá bajo el nombre de “Causa Justa” y a las 12 y 46 a.m. se escuchan
las primeras explosiones.
 El propósito de esta invasión era capturar a Manuel Antonio Noriega quien
era requerido por la justicia estadounidense por delitos de narcotráfico y fue
juzgado en ese país por narcotráfico.
 Víctor Manuel Ortiz Salazar, historiador y coordinador de investigación en el
Instituto de Estudios Nacionales de la Universidad de Panamá, define la
invasión como "un hecho muy traumático para la sociedad panameña".

20
 El 24 de diciembre de 1989, amparada por el Nuncio en ese entonces por el
Arzobispo Sebastián Laboa quien estuvo en conversaciones con Manuel
Noriega y el jefe de su escolta para que se entregara.
 El general Manuel Antonio Noriega, el nuncio Sebastián Laboa y el gerenal
encargado del comando sur entablaron conversaciones para su entrega a la
justicia estadounidense.
 Podemos establecer que la captura de Manuel Noriega provoca la mayor
movilización militar de Estados Unidos desde la guerra de Vietnam.
 A la incertidumbre sobre la nueva situación provocada por el general Manuel
Antonio Noriega se unían toda clase de rumores sobre la forma en que el
general había conseguido escapar durante cinco días a la persecución de
Estados Unidos y burlar en el último momento la vigilancia norteamericana
para llegar hasta la nunciatura.
 Los miembros de la Fuerza de Defensa de Panama fueron desmovilizados y
remplazados en 1989 por una suerte de fuerza policial armada y desde
entonces Panamá no volvió a tener ejército.
 Este 20 de diciembre se cumplen 31 años de la invasión de Estados Unidos
a Panamá “Prohibido Olvidar”

21
Bibliografía

https://es.wikipedia.org/wiki/Invasi%C3%B3n_estadounidense_de_Panam%C3%A
1
https://www.google.com/search?q=intento+de+derrocar+a+noriega&oq=intento+de
+derrocar+a+noriega&aqs=chrome..69i57.11267j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8
https://www.laestrella.com.pa/nacional/180316/golpe-noriega-fallido
https://www.prensa.com/judiciales/ascenso-caida-dictador_0_4768773077.html
https://www.ecured.cu/Invasi%C3%B3n_estadounidense_a_Panam%C3%A1_(19
89)

22
ANEXOS

23
Las calles, casas y edificios quedaron destruidos por las bombas y artillería

Muchos panameños ven el 20 de diciembre como un día de duelo nacional

Murieron muchos civiles y soldados panameños durante la invasión

24
Soldados estadounidenses apostados frente a la embajada del Vaticano en la
capital panameña, el 25 de diciembre de 1989

Manuel Antonio Noriega, general y hombre fuerte de Panamá

La Operación Causa Justa su propósito era la captura de Manuel Antonio Noriega

25