Está en la página 1de 4

Trabajo practico N° 4 Taller literario: el tú nel

¿POR QUÉ SELECCIONÉ ESTE


TRABAJO?

Taller literario: el tú nel.

La elecció n de este trabajo se da porque considero que la literatura para el disfrute


y el ofrecimiento de diversas obras literarias es algo que se da muy poco en las
aulas. Habitualmente se las utiliza como soporte para enseñ ar algú n contenido.

En esta propuesta presentamos un taller literario para el 2do ciclo, donde se


exponen una diversidad de géneros narrativos.

Como primera actividad se enseñ an todos los libros que pertenecen a la biblioteca
y se les entrega una fotocopia de alguna de las partes de dichos libros. La consigna
es explorar detenidamente y averiguar a qué libro pertenece la fotocopia.

Estas “mesas de libros”, es decir, momentos en los que el maestro y sus alumnos
van a la biblioteca o solicitan un importante nú mero de libros, con el propó sito de
explorar libremente los materiales, permite que los chicos tengan la oportunidad
de hojear libros, leer y dejar de leer, comentar, elegir uno para leer allí o en sus
casas.

A continuació n se les da 20 minutos para que realicen la lectura del mismo. Se


considera que en este momento de su escolaridad los niñ os ya han desarrollado
cierta autonomía y fluidez para leer y escribir, y que ya son capaces de tomar cierta
distancia crítica frente a los textos.

Luego de la lectura se solicita que cada alumno comente brevemente có mo se


llama su libro, de qué trataba, quién era su autor y su ilustrador. Se pretende de
esta manera crear un clima que permita a los chicos seguir desarrollar su oralidad.

El momento de escritura que se propone es realizar las fichas de préstamo, escribir


clasificaciones, segú n diferentes criterios, ya sea por género, por autor, por
extensió n.
En cuanto a los textos literarios, en esta etapa los niñ os no solo reparan en “lo que
dice” el texto, sino que ademá s comienzan a prestar atenció n a ciertos juegos del
lenguaje, a algunos personajes típicos y a las convenciones de los géneros
literarios.

Lo que se pretende es generar espacios de diá logo sobre lo que todos van leyendo
en el aula o en la biblioteca, espacios que no necesariamente parten de una
pregunta formulada por el docente, sino de las asociaciones que los propios chicos
van realizando.

En este sentido, los cuadernos de aula expresan que los niñ os deben continuar con
el aprendizaje de la lectura, el cual también implica, por ejemplo, que comiencen a
moverse con mayor soltura en las bibliotecas. En otras palabras, el progreso de los
chicos y las chicas en la autonomía lectora supone que dispongan de mayor
cantidad de saberes para la bú squeda y elecció n de materiales escritos.

La realizació n de este taller me sirvió para pensar la literatura desde una nueva
mirada. Principalmente se trata de ofrecer ejemplares de calidad, generar un
interés de los chicos por leer nuevos géneros. Dar a conocer la variedad de géneros
narrativos para que los chicos pueden elegir dependiendo de sus gustos, sus
preferencias y así generar un deseo por leer.

En fin pensar que la literatura brinda un espacio protegido para vivir alternativas
frente a los límites de la propia vida; incita a la reflexió n acerca de la propia
experiencia; amplía la mirada y la comprensió n de los otros y de otras culturas al
sumergirnos en otras maneras de sentir, de pensar, de decir; expande las
posibilidades sobre las formas de ver y de contar la realidad.

EVALUACIÓN

La evaluació n como un proceso necesario y fundamental en el acto de enseñ anza y


aprendizaje permite la reflexión continua sobre nuestras propias prácticas, y desde
una clara toma de posición crítica, podrá colocarnos en un camino de formación
continua, que nos permita realmente transformarnos en verdaderos educadores.
Esta  visió n autocrítica permitirá   resignificar  nuestras prá cticas docentes sin
perder de vista el objetivo de la educació n y las relaciones entre la enseñ anza y el
aprendizaje, mantener una actitud abierta, para poder reflexionar  de manera
consciente  sobre nuestros desempeño,  permitirá  pensar  nuestras
prácticas desde otro lugar,  siendo autocrítica de mi experiencia luego de realizar
el portfolio y de mi aprendizaje y paso por la cá tedra de Didá ctica de Lengua, el
aná lisis que pude realizar de mis trabajos se vuelve má s profundo y complejo por
las experiencias que tuve en mis prá cticas. Pero también porque al releer los
autores de la cá tedra, pude interpretar concepciones/nociones que quizá s antes
los comprendía de una manera simple pero luego, al tener que ponerlos en juego
en la prá ctica misma, esos contenidos tomaban otro significado.
Esto también me genera los interrogantes de saber si en el momento de estar
frente a una clase tendré las suficientes herramientas para brindar una clase
significativa, ya sea estando en un 1er ciclo donde me enfrentaría con el desafío de
la alfabetizació n inicial, como también en un 2do ciclo, donde esa alfabetizació n
deberá ir avanzando progresivamente.

Si pienso en la alfabetizació n inicial, los cuadernos para el aula de Primer Ciclo,


explican que el proceso de alfabetizació n no consiste en pasar de las letras a las
palabras, y de las palabras a las oraciones hasta llegar a los textos. Por el contrario,
un proyecto alfabetizador debe incluir a los niñ os desde un principio como
lectores de textos completos.

No cabe duda que el papel que desempeñ a el docente frente una clase es
sumamente importante porque de las intervenciones que realice y de las
actividades que proponga dependerá del éxito o no de clases, logrando o no la
apropiació n de los saberes en los estudiantes.

Algo que me parece importante destacar es que la simulació n propuesta por la


cá tedra me sirvió mucho para verme en el papel de docente, el tener que enseñ ar
las letras, y los sonidos de cada una de ellas en un 1er grado, y también porque
surgieron cosas que no las habíamos pensado, por lo tanto también me sirvió en la
realizació n de secuencias didá cticas posteriores, no solo del á rea de lengua sino de
otras materias. Por otro lado trabajar de manera lú dica para presentar nuestras
unidades didá cticas donde nos posicionamos como docentes y para los trabajos de
los demá s compañ eros pasamos a ocupar el lugar del alumno.