Está en la página 1de 2

Masca la Iguana / Avatar con hoyo negro / Luis Fernando Paredes Porras

De todo lo negro, me fascina el hoyo. Es profundamente misterioso y encantador, enigmático e


insaciable. Y además, libre de todo racismo, y eso es fundamental para vivir en paz.

Y en cotidiano vivir de pronto se vuelve tendencia el avatar de Facebook, una imagen caricaturizada
de uno mismo pudiendo seleccionar las partes de múltiples opciones. Y como la vida es real y de
todo los colores para salir de dudas si en México tenemos introyectado en la médula del ser el
racismo, el avatar sirve para ello. Eso me hizo reflexionar las axilas y codos de un amigo citadas en
su muro:

“Está más negra (ella, refiriéndose a alguien, real o imaginaria), que mis axilas y codos y se pone
rubia. ¡Par favor!” (sic)

Así mientras los Estados Unidos se convulsionan por las manifestaciones por abusos policiacos
matizados de racismo hacia la población afro, mandando al diablo toda distancia social por el
contagio del virus que ocasiona el covid19, en México seguimos las noticias con avatares riéndonos
de nuestro racismo profundo mediante chistes, nada más por divertirnos.

Las axilas y codos de mi amigo me hicieron recordar que ahí estará otro mexicano para recordarte
que tu piel no es blanca y que no mereces estar en esta categoría divina de la pureza simbólica si
osas negar tu genética indígena o afro.

No se trata de contribuir a la aceptación de un origen, no, se trata de señalar la poca valía del mismo
al ubicar el lugar que la pigmentación de tu piel te otorga en la orquesta de simulaciones racistas
que padecemos desde nuestros orígenes. Lo que el antropólogo chileno Alejandro Lipschütz acuñó
con el término Pigmentocracia a mediados del siglo pasado.

Y es que en las colonias españolas, explica la pigmentocracia, la estratificación social en las se


fundamentaba principalmente en el color de la piel. No ha cambiado mucho la cosa. El hoyo sigue
siendo negro.

Hace unos meses Alfonso Cuarón habló de ello, de la pigmentocracia, no del hoyo, cuando un sector
de la población criticó los éxitos de Yalitza Aparicio; el cineasta calificó a México como un país
racista.

Hemos negado el racismo, nos reímos de él, como de todas nuestras desgracias, pero la
pigmentocracia “salió del closet”, como lo enunció Jenaro Villamil, especialista en política y medios
de comunicación. Y ahora, empoderada, se manifiesta sin mesura, sin piedad, sin vergüenza alguna
para ser recordada con la moda de los avatares.

“El Módulo de Movilidad Social Intergeneracional que levanta el INEGI presentó en 2017, por
primera vez, información sobre la percepción de movilidad social por autoreconocimiento de color
de piel. Se destaca que de las personas que se autoclasificaron en las tonalidades de piel más clara,
solo 10% no tiene algún nivel de escolaridad, mientras que la cifra se eleva a 20.2% para las personas
que se autoubicaron en las tonalidades de piel más oscuras”, señala la revista Forbes y añade,
“según el estudio de Oxfam, “Por mi raza hablará la desigualdad”, las mujeres tienen menor
probabilidad de acceder al quintil más alto que los hombres, tanto por color de piel como por hablar
una lengua indígena; en las mujeres con tonos “oscuros” la brecha crece a 58%”.
https://www.forbes.com.mx/pigmentocracia-desventajas-por-el-tono-de-piel/

Por eso si me dan a elegir entre las negritudes la de las axilas y codos pasan de largo al preferir la
del hoyo, al que todo le cabe y todo lo iguala.

La verdosa iguana me pide que le haga su avatar para ver si sale negra, roja, amarilla, pinta, blanca,
rayada o negra. La convenzo de que no corra el riesgo de que alguien le recuerde su precio y lo que
lo vale por atreverse a retar los destinos de Dios. Me mira con sus reptilianos ojos y en ellos veo un
cosmos de misterios, y por supuesto, en la lejanía, un poderoso agujero negro que todo lo traga.
Nos abrazamos bailando Noche Negra de Deep Purple buscando el camino de la frontera para ser
libres.

https://www.youtube.com/watch?v=Et3AJIry4iI

También podría gustarte