Está en la página 1de 120

Luis Valero Aguayo y Rafael Ferro García ·

)
\

EDITORIAL
SJNTESIS ' ..
PSICOTERAPIA
:,
ANALÍTICA FUNCIONAL
"
.!-1 El análisis funcional en la sesión clínica

,,
'
PROYECTO EDITORIAL:
TERAPIAS DE TERCERA GENERACIÓN

Director
PSICOTERAPIA
Marino Pérez ANALÍTICA FUNCIONAL
El análisis funcional en la sesión clínica

Luis Valero Aguayo


Rafael Ferro García

EDITORIAL
SINTESIS
.

Consulte nuestra p~oina web: www.sintesis.com


En ella encontrará el catálogo completo ycomentad o

Índice

r 11
Prólogo (Robert Kohlenberg) ···········································

Presentación ......................................................................... . 13

1. Introducción ......................................... :.................................. 15


l. l. Limitaciones de las terapias conducruales .......................... . 17
© Luis Valero Aguayo
1.2. Limitaciones de las terapias cognitivo-conductuales .......... . 18
Rafael Ferro García
1.3. Tefapias de tercera generación .......................................... . 20
1.4. Surgimiento de la psicoterapia analítica funcional (FAP) .. . 23
© EDITORIAL SÍNTESIS S A
Vallehermoso, 34. 28015 M~drid · 1.5. Desáx;pllo y aplicaciones de FAP ...................................... . 25
Teléfono: 91 593 -20 98 1.6. Descripción del uso del libro y de los capítulos ................ . 26
http://\v-ww.sintesis.com

ISBN: 978-84-9077-15-0-!
Depósito Legal: M-15.812-2015
2. Lafundamentación_y las fases en.FAP ...................... . 29
2.1. Los fundamentos en FAP .................................................. . 29
Impreso en España. Printed in Spain 31
2.1.1. Conductas clínicamente relevantes (CCR) .....: ........... .
2.1.2. Las reglas terapéuticas .............................................. . 33
Reservados todos los derechos. Está prohil;iido bajo las san . 2.2. El curso de la terapia y las fases en FAP ............................ . 39
pe~ales y el resarcimiento civil previstos en la; leyesreproC1duoe1nesr 40
registrar 2.2.1. La fase inicial.. ....................................................... .
. . o. trans m.rtir
· · esta publicación, íntegra o parcialmente,
' Or,
cualqmer sisrema de recuperación y por cualqWer medio sea P. . 2.2.2. La fo_se intermedia .................................................. . 42
el tr, · ,. , mecamco,
ec o~1co, ma~etico, electroóptico, por fotocopia 2.2.3. La fase final ........................................................... . 43
o cualquier otro, sm la autorización previa por escrito 44
de Editorial Sfutesis, S. A.
2.3. Resumen .......................................................................... .

5
Psicoterapia Analítica Funcional
Índice

3. Evaluación y conceptualización de casos clinicos ...... 47


5.5.1. Generalización estimular y funcional ···· ······· ·· ··· ········ . 93
5.5.2. Equivalencia funcional ······ ··· ····· ······· ···· ··············· ··· · 94
3.1. Evaluación durante el proceso de cambio en FAP ............. .
47 5.5.3. Transferencia de función ··············:··························· 95
3.1.1. Cuestionarios de ayuda a la terapia .......................... . 49 5.6. Resumen ................................................................... ···· 98
3.1.2. Sistemas de codificación de conductas ....................... . 49
3.2. Cuestionarios de evaluación del individuo ........................ .
51
3.3. Cuestionarios de evaluación del terapeuta ........................ .
52 6. La relación terapéutica en FAP ······································ 101
3.4. Conceptualización de casos clínicos ......: .......................... .
53 ·6.1. EstUdios sobre relaciones terapéuticas ································ 101
3. 4.1. Esquema de conceptualización del caso ..................... . 54 6.2. La creación de una relación terapéutica ... :........................ . 104
3.4.2. Escala FIAT. ........................................................... .
55 6.3. La relación terapéutica desde FAP ····································· 106
3.5. El proceso práctico de formulación de un caso ................. .
58 6.4. Las emo.ciones e iotuiciones del terapeuta ························· 107
3.6. Resumen ........................................................................... .
61 6.5. La intimidad como fuente de problemas ··························· 109
6.6. Lam· timidad en la relación terapéutica ............................. . 112
4. Elproceso de cambio en FAP............................................ 63
6.7. Las autorrevelaciones en la relación terapéutica ................ . 112
6.8. Resumen ....... :.................................. ······················· 114
4.1. DelasCCRlalasCCR2 ... ~---··········································· 63
4.2. Métodos motivacionales para generar CCR ....................... 65
4.3. De las CCR2 a las CCR3 ... ,.............................................. 73 7• Análisis fancional de la conducta verbal ···,·"···i········ 117
4.4. El uso del reforzamiento positivo .................................:.... 75
7.1. El lenguaje en su forma y función ····································· 117
4.5. El uso del lenguaje para alterar comportamientos .............. 77
7.2. Las funciones del lenguaje ················································· 118
4.6. Resumen ··········································································· 80 72
. .1. L osmandosy las continuencias o directas ·······•············· 119
72.2. Los tactos y descripciones ·········································· 120
72.3. Tactos impuros o mandos disfrazados ························ 122
5. Principios del análisis fancional en la interacción ....
81 72.4. Causación múltipk ·················································· 124
5.1. El análisis funcional de la conducta .................................. . 72.5.. Ecoicas ...... ······· ········ ············ ······· ··· ····· ···· ·· ·· ············ 125
81
5.2. Moldeamiento de las conductas en sesión ........................ . 72.6 Jntraverbales en la interacción ................................. . 125
83
5.2.1 . .Aproximaciones su,esivas ......................................... . 72.7 Autoclíticos y la complejidad del lenguaje humano ····· 126
83
5.2.2. Reforzamiento diferencial ........................................ . 84
7.3. Las funciones del lenguaje en FAP ···································· 128
5.3. Contingencias y reforzamiento natural ............................. . 7.4. Relaciones de equivalencia verbales ··································· 130
85
5.3.1. Habilidades del terapeuta para reforzar de forma 7.5. Seguimiento de reglas verbales ··············· · ························· 131
natural.................................................................... 7.6. Resumen·································································· 134.
87
5.3.2. Contexto terapéutico no punitivo ............................. . 89
5.3.3. La motivación del terapeuta .................................... .
5.4. Conducta gobernada por contingencias o por reglas ......... .
90 8. Los eventos privados en FAP ··········································· 137
91
5.5. GeneralizaCión; équivalencia y trá.nsferencia ...................... . 8.1. La actividad cognitiva como conducta verbal ···················· 138
93
8.2. El papel de los recuerdos en FAP ································· ·· 142

6
7
Índice
Psicoterapia Analítica Funcional

8.3. Las emociones en FAP ...................................................... 143


8.4. Resumen........................................................................... 149
11. Estudios sobre efectividad y eficacia ······················· 185
187
11.1. Estudios clínicos de caso único ········································· . 191
. 11.2. Estudios de eficacia de caso único ····································· 201
9. El yo, una construcción social......................................... 151 l 1. . Estudios sobre efectividad con grupos ·······························
3 203
9.1. La formulación conductual del yo ..................................... 152 11.4. Estudios de efectividad comparanvab¡-························:······· 208
11.5. Extensión a otras poblaciones y pro emas ························ 212
9.1.1. Conceptos básicos necesarios para la comprensión del
fenómeno ... .-.................... :........................................ 152 11.6. Otros desarrollos de FAP ······································· 21
6
11.7. Resumen ........................................... ··············
9.1.2. Aprendizaje de las unidades foncionales y su control
privado .................................................................... 153
9.1.3. Aprendizaje de conceptos .......................................... 154
9.1.4. Etapas del desarrollo del yo ....................................... 156 12, 'A n
El camino que sigue E=- ·············································
217
217
9.2. La toma de perspectiva desde la teoría del marco relacional ... 159 12.1. Líneas de investigación actuales ·········································
219.
9.3. Diferencias idiomáticas ..................................................... 160 12.2. Su integración con otras terapias ···:··········_-·_-·············-;;;;;,¡··
9.4. El mindfalness y el yo .... ...... ...... .... ............ ........... ........ ..... 160 12.2.1. Su integración con la terapia cogniti.vo-condu
· 9.5. Resumen .............:............................ ;................................ 161 deBeck ................ :.............................................. . 220
12.2.2 .. Su inteuración

con la terapia de aceptación
221
y compromiso ······································~·················
1Ü. Problemas clínicos del yo .............................................. 163
12.2.3.
Su inteºqración con la activación conductual (A C) ... 222
de nd
10.1. Trastornos leves del yo ...................................................... 164 ? 4 Su inteo-ración con la terapia co_ ucta
12.-. · o· 222
10.1.1. Elyo inseguro ....................................................... 165 dialéctica (DBT) ··················································
10.1.2. Elyo inestable ...................................................... 167 12.2.5. Su integración con terapias que promueven
223
· 10.1.3. Dificukadpara la creatividad y la espontaneidad... 169 el mindfulness ····· ············ ········ ················ ······ ······
224
10.2. Trastornos graves del yo .................................................... 170 12.3. Aspectos éticos en la aplicación de FAP ···············:·············
10.2.1. Trastorno narcisista de la personalidád ................... 171 12.4. Resumen ........................................................................... . 227
10.2.2. Trastorno límite de la personalidad........................ 172
10.2.3. Otros trastomos de personalidad............................ 174
m
10.3. La evaluación del yo .............................. ,...........................
10.4. La intervención en problemas del yo .................................
175
176
13 • Bibliografía ......... :.............................................................. .

1 O. 4.1. Reforzar el hablar en ausencia de claves externas


específicas ............................................................ 176
10.4.2. Ajustar las tareas terapéuticas al nivel de control
privado del repertorio del cliente ............. ,.. ......... ... 177
10.4.3. Reforzar tantas expresiones "yo X" como sea posible.... 179
10.4.4. Usar técnicas que promocionen elmindfulness ....... 180
10.5. Resumen ...........................:................ ,.............................. 183

9
8
Prólogo

Luis Valero y Rafael Ferro han escrito un libro notable sobre psicoterapia
analítica funcional (FAP). Lo que hace a este libro notable es que es al
mismo tiempo comprensible y profundo, tanto para investigadores como
para clínicos. Los autores están particularmente bien cualificados para
ofrecer este volumen basándose en su propia experiencia como terapeutas,
investigadores, y también como autores, puesto que han hecho contribu-
ciones valiosas a FAP desde hace más de diez años. Este volumen abarca
todos los temas, desde los antecedentes históricos de F AP, que la sitúan
en la ''tercera generación" de la terapia de conducta, hasta las bases teóri-
cas y filosóficas que la fundamentan, y también proporciona las líneas
maestras para aplicar FAP en la consulta terapéutica. Para el interés de los
clínicos prácticos, el libro incluye numerosos ejemplos de casos en una
amplia variedad de trastornos. Siempre hemos defendido la idea de que el
mejor trabajo clínico ocurre cuando el terapeuta no solo entiende los prin-
cipios básicos, sino que también tiene una guía de ,:cómo hacerlo".
Los 2'utores proporcionan secciones específicamente dirigidas a los te-
rapeutas, como una ayuda para la aplicación de la terapia y para hacer esta
aproxjmación utilizable en el contexto clinico día a día. Así, incluyen
.instrumentos de evaluación, éuestionarios prácticos, ejercicios específicos
para realizar durante la terapia y ejemplos del tipo de preguntas que los
terapeutas pueden hacer para facilitar el proceso.
F AP es, sobre todo, una terapia que se centra en las relaciones entre el
terapeuta y el cliente. Por ello, los autores dan tanto guías como ejemplos
clinicos de lo que los terapeutas pueden hacer para desarrollar una rela-
ción terapéutica valiosa y significativa. Abarcan tanto el delicado proceso
de moldear en el momento las mejoras del cliente como las dificultades
que pueden surgir durante ese proceso.

11
Psicoterapia Analítica Funcional

El libro incluye investigación-y datos sobre la naturalez ..


terap~utica, y lo que los terapeutas pueden hacer ar a de la refac10n
curativas y terapéuticas. Después de delimitar la p . a crear relac10nes
sobre cómo realizar investigá.ción co ta ~ vanas aproxunaciones
una revisión de los estudios sobre efic:ci:s e!rap~, los autores incluyen
Para redondear la naturaleza co y . ectiv1dad.
Presentación
bién los últimos desarrollos s b mprehens1va de este libro, aborda tam-
. .. · o re conceptos inn d
exphcac1on de lo que significa 1 . D ova ores tales como la
se dan ejemplos específicos so:r:~óm~ :~~:do ;on este punto de vista,
del yo, tales como un yo inse . o ar AP con los problemas
personalidad limite. gur y otros trastornos más serios, como la
En pocas palabras, este es un libro .
forma agradable a aquellos que están a nnportante que. puede servir de
están familiarizados con F AP . prendiendo por prnnera vez y/o no Hace ya casi 20 años que leímos por primera vez el libro de Kohlenberg y
res que están buscando nueva~ ~~1 com:;t aquel!os c'.inicos o investigado- Tsai (1991) sobre psicoterapia analítica funcional (FAP), y, sin lugar a
der FAP. rmas mvestigar, nnplementar y enten- dudas, es una obra que ha influido notablemente en nuestras tareas aca-
démicas y profesionales. En los años noventa, junto con un grupo· de
compañeros y amigos, descubrirnos y comprendimos lo que eran las tera-
pias de tercera generación (sin olvidar nunca disfrutar de una buena comi~
. Robert J. Kohlenberg da). Releímos muchas veces el manual de FAP y lo tradujimos también al
Unrverszty o/Washington español en 2007, con tanto éxito que ya no se encuentran ejemplares. En
estos años la terapia de FAP se ha éxtendido a muchos países, se han ini-
ciado numerosos grupos de investigación sobre su· eficacia y sobre el pro-
ceso terapéutico que supone, por supuesto, con abundantes .casos clínicos
e instrumentos de evaluáción, en los que también hemos colaborado. Una
visita a Granada y el correspondiente seminario de Kohlenberg y Tsai nos
convencieron completamente de que F AP era la terapia conductista por
excelencia; no se apartaba de los. principios clásicos del análisisúmcional,
pero los aplicaba de una forma aparentemente tan natural que chocaba con
nuestra práctica clínica habitual hasta ese momentc,.
Hemos de agradecer a Bob Kohlenberg y a Mavis Tsai que nos hicie-
ran ver la terapia conio algo diferente a lo que estábamos acostumbrados,
algo natural que ocurre entre dos personas, sin miedo a equivocarnos, con
coraje, y estableciendo una relación terapéutica auténtica. Es sorprendente
la humildad que tienen ambos a la hora de hablar de su aportación a la
psicoterapia en general, teniendo en cuenta que es uno de los libios más
citados en terapia de los últimos veinte años.
Su mayor contribución a la terapia es el reconocimiento de la impor-
tancia de lo que se hace dentro de la sesión· clínica, y su estudio, que no es
poco. Con unos principios sencillos de cinco reglas básicas para el tera-

12
13
Psicoterapia Analítica Funcional

peuta y tres tipos de conductas clínicamente relevantes, han construido un


entramado completo sobre cómo desarrollar una terapia de base radical y
1
conductista aplicada en un contexto de trabajo terapeuta-cliente de forma
íntensiva, emocional, profunda y auténtica.
Introducción
Una aportación más, sin duda, de ese libro era la formulación conduc~
tual de una teoría de la formación del yo, como fruto de un entrenamiento
socioverbal. Un concepto que ya estaba en Skinner, pero que ellos desa-
rrollan como una base explicativa de cómo se forma verbalmente y cómo
pueden aparecer problemas clínicos precisamente debido a ello. Su análi-
sis podría ser ún factor transdiagnóstico común de muchos problemas
psicológicos. Su propuesta de intervención en esta área es eficaz; tal y
como hemos podido comprobar no solo por la literatura, sino también por . las caracterlsticas, 1a "'.tOTID a de aplica- -.
El objetivo de este libro es mostrar da sicoterapia analítica fancional
nuestros casos clínicos. ción y la eficacia de la denomma. ~ ue surgió en la década de
Hemos de agradecer, precisamente, a Bob Kohlenberg que se prestara 91
(en ad elante FAP) (K.ohlenberg Y Ts":, 1 ), qb. la fonna de hacer terac
·a escribir el prólogo de este libro y nos dedicara unas amables palabras h vemdo a cam iar .
los 90 y que coru;ideramos que ªu t . a que supone un escalón mas en
como botadura de este barco en el que hemos querido plasmar las caracte- ia desde el análisis de c9nd11:cta. _na :'r~J~ sin apartarse del análisis fun-
risticas y situación actual de la psicoterapia analítica funcional.
Queremos agradecer también el papel representado por Marino Pérez Ál-
P:
~I progreso de las psic?terap1as 1colo~e ' ero adaptados ahora estos al
cional ni de los princ1p1os exp_';rmie: s, ferápeuta y un cliente frente a
varez en la difusión del conductismo en -España, y su primer libro, quehacer clínico en la mteracc1on e~o:: de mejora del individuo. Una
La psicoterapia desde un punto de vista conductista, que allá-por 1996 supu-
frente ' embarcados en] un proceso . c"piOS con Uv~
d ""ºtas radicales, puesto que parte
.
so encontrar un oasis en el desértico panorama de lo cognitivo-conductual. terapia que se basa en os pnn 1 . to que ahora se aphca en un
Además de agradecerle la oportunidad de publicar el libro que nos ocupa. , del coroportam1en ' . "
del estudio de las ra1ces. .. 'd ran'dose una terapia con-
Cómo no, nos gustaria agradecer la revisión de Miguel Ángel López 1 de interacc1011s cons1 e
nuevo contexto yerb ª Y - · _ .
Berm(,.dez de los primeros borradores de los capítulos más complejos del -_ ,, (l'érez-Alvarez, 2014). t la palabra "conductls-
t extual - • . . ápidamente an e . . .
libro, sus oportunos comentarios mejoraron la comprensión de los mismos; Muchos clínicos reacc10nan: d. al" Hay muchos pre¡mc10s y
pero más aún hemos de agradecerle su visión lúcida de FAP y de las psico- . o" y más aún arite '.'conductismo ra ic . ción de la psicología su-
m ' . b e lo que esta concep . . d1
terapias de terc_era generación, así como las apasionantes discusiones en malas inte1,>retac1ones so r . ortando al conocmnento e
común_ sobre casos clínicos, que finalmente vieron la luz en algunas publi- pone, ~obre lo que ha aporta:al~ :=r:~ación habitual es que el_ con-
caciones comunes. Agradecemos a Rosario Vaca Ferrer la lectura y comen- comportamiento humano. La . . . - . ulativo y que como mucho
tarios de los primeros esbozos de este libro, que sirvieron como un buen ductis~o es sinlplista, mecamc1stady tmarue.:'.e~as ';gnorando los pensa-
feedback de lo que hacíamos. Sin duda este libro no sería así, tampoco, sin . b. r las con uc as "' ,µ ' . "dad 1
puede explicar y _caro ia d -la conciencia, la creat1v1 ' e yo,-
las múltiples revisiones y correcciones de Lourdes Ascanio _Velasco, su mientos, las ero.oc1ones, los recuer os, . .
precisión y rapidez en las rectificaciones ayudaron a terminarlo; gracias por la personalidad, etc. l" ductismo" viene dada, entre otras co-
su entusiasmo y su esforzado trabajo en esta tarea a veces atosigante, y, en Esa forma de considerar e con . d epi" stemoloo-ía inductiva,
fin, por estar siempre dispuesta a echar una mano en cualquier proyecto. . ·, uy ho-a a a una O
sas, por su pr?p1a concep~1~n, D1 o er:cionales, cuari.tificación, y ~a f?!~
Y nuestra dedicatoria muy especial a Loly y Belén por estar siempre basada en variables, definiciones p d . ar los procesos ps1colog1-
ahí, acompañando, apoyando y soportando con cariño tantas horas de . , ifica para es1gn
cantidad de termmologia esp~c " d" l" ara algunos tiene las connota- -
reclusión frente al ordenador. cos que se estudian· El ad¡et1vo ra ica p

15
14
Introducción
Psicoterapia Analítica Funcional
. 'lisis de la conducta aplicado (ABA).
ciones de ."extremo" o "intransigente". Sin embargo, lo único que implica han, dado lugar al denommad? ª~ª se rodujo sobre todo en las déca-
es la propia definición etimológica de la palabra: radical significa "raíz", La extensión de todas esas aphca?'.º~es 1p aplicación de esos principios
el origen de algo, donde radica algo. Precisamente por eso, el conductis- das de los 50, 60 y 70, expand1en ose_ a ducta humana. Entre ellas
mo radical intenta llegar a las raíces últimas de los procesos que estudia. experimentales prácticamente. a cua'.qud1er conducta para tratar problemas
, . d mod1ficac1on e con
Intentaremos en este libro mostrar cómo la FAP es una psicoterapia suro-ieron las tecmcas e . d . , trastornos mentales gra-
"' . di 'd 1 . ansiedad, epresrnn,
que va al foco de la relación terapéutica, que tiene en cuenta y tratá las Psicológicos
. .
m v1 ua es.
t
.
alimentanos sexua ,
les de pareia de salud, etc.
:.i '
emociones (tanto del cliente como del terapeuta), que analiza lo que dice y ves ad1cc1ones, tras ornos ' anuales que incluyen este
' t llano numerosos m
piensa el cliente, que considera los recuerdos, las ideas, los valores, la Pueden consultar_se en cas _e . (K din 1996; Labrador, Cruzado _Y
personalidad y el concepto de yo como parte de todas las vivencias de la conjunto de técmcas y aphcac1ones. ~003: Martín y Pear, 1999; Míl-
persona y que constituyen el material para el cambio terapéutico. Para Muñoz, 1995; Malott, Malo~ ~ºJ~,999 ). Podría hablarse aquí de una
explicarla, pues, necesariamente hay que comenzar por la historia, el con-
texto de las terapias en el que surge y los desarrollos que ha ido teniendo
tenberger, 2013; _9hvares y.
primera generacwn de terapias e
e:
:~dificación de conducta.
.
hasta ahora.
1.1. Liroitaciones de las terapias conducmales.
Las técnicas de modificación de conducta surgen ya desde las prime-
ras· aplicaciones del descubrimiento del principio de aprendizaje por con- ., e or ue el modelo psiquiátri?o "'! bioló-
dicionamiento clásico de Pav!ov (1926/1986), del clásico experimento del . La modificacwn de conducta surg p q ad taba a los conocumentos y
. se momento no se ap ..
pequeño Albert (Watson y Rayner, 1920) y de los posteriores procedi- gico !Illperante en e . . . d 1 análisis de conducta. Se cntica que
mientos para tratar los miedos infantiles, el control de esfínteres, tics, rácticas de los descubnm1entos e " -" .dad mental" y que el siste- .
,P · 1' -· os sean una euienn.e '
alcoholismo, alimentación, etc. La declaración de Watson (1913) sobre los problemas ps1co og¡c. . .· 1 ada más que para poner
cuál debería ser el objeto de estudio de la psicología: la conducta, dio ma diagnóstico psiquiátnco no s1rvadparla a gop!tamental y más ps.icoló-
" S
"etiquetas . e co
nstituy e así un rool' e. o coro
basado en considerar que as
1
lugar al conductismo y al desarrollo de un estudio científico del compor-
tamiento humano, basado en la predicción, explicación y control de la s:ico para abordar los problemas c m1frucots, d 1 aprendizaje y obedecen a
"' . d 1 ortarmento son o e · .
conducta. El descubrimiento del condicionamiento operante por Skinner alteraciones e. co~p d ta ue otros comportamientos, Y, por
(1938/1975, 1953/1970) sentó las bases para poder explicar, predecir y los mismos pnnc1p;os de con u~ ~ al forma comienza a desarrollarse
controlar gran cantidad de comportamientos humanos de todo tipo. Con- tanto, pueden tamb1en camb1arse. e I ~ da en la búsqueda de una "en-
ductas todas ellas adaptativas, que se mueven por las consecuencias que una forma de evaluar los prob,iem~s no :~:nálisis específico de las varia-
reciben, conductas que cambian el entorno y este a su vez cambia su pro- fennedaÜ" o ''trastorno" com~, smo;~ el terapeuta puede desarrollar un
babilidad de ocurrencia futura. Con todos estos principios experimentados bles .que los controlan y mantienen. s.11'· . funcionales y llevarlo a cabo
. t basado en esos ana 1s1s ' .
en laboratorio, con animales unas veces y con humanos otras, surgió el plan de tratarmen o. ' b do los resultados progresivos
como s1 . de un evperimento
.,,.
se tratara, pro an
denominado análisis funcional de la conducta (AFC), que reúne las bases
. para analizar cualquier conducta que se quiera evaluar o tratar de cambiar. de las técnicas que aplique. . . . d 1 análisis funcio~al tienen ya
Las aplicaciones de esos principios en muy diversos campos, desde la Las terapia_s ~asadas en los pnnc1p1~e :atos que muestran su eficacia,
educación, el retraso en el desarrollo, el autismo, el lenguaje, los trata- una fuerte trad1c1on y un amplio cuerpo , e tienen todas esas técnicas
mientos clínicos en muy distintos problemas psicológicos, las aplicaciones efectividad y eficiencia. Un aspecto co1;1u: q; se tienen que dar en el am-
en instituciones psiquiátricas, en rehabilitación motora, el análisis de ta- es que en todas ellas lo~ P'?cesos terax-~ IC~ón de conducta se aplican en
reas en puestos de trabajo, la economía conductual, las conductas de gru- biente inmediato. Las tecmcas de mo 1 ca\tuciones educativas psiquiá-
pos sociales y organízaciones, la prevención y tratamiento en la medicina niños, con y sin proble~as de retrasol,len ms s~s en los que el t~rapeuta-
conductual, la intervención en problemas de tráfico o de ecología, etc. tri.cas, sociales, con exito en aque os ca

17
16
Introducción
Psicoterapia Analítica Funcional
me 197911983), y posteriormente se asen-
educador-investigador puede manejar directamente las contingencias y las Beck (Beck, Rus~, Shaw y _E ry, ales ue harían un mayor énfasis
condiciones en que ocurren esos problemas. Cuando se aplican en con- tarfan otras terapias cogru~;o-conduc~ ue ia conducta verbal o motora
textos "ambulatorios", es decir, con limitaciones temporales y espaciales, en el cambio de la cognicion, mientra q iciones Esta amalgama de
como es la terapia individual con adultos, no son tan eficaces ya que in- abierta sería solo el modo ~e ll~g"-; ª esas ~o:ales s~ adueñaría durante
tervienen muchos más factores. En estos casos, se supone que el terapeu- técnicas, incluyendo tamb_1en tecmcas con u ,
ta, durante una hora de consulta, ha de tener tan fuerte influencia como años del abordaje terapéutico. . . . .de terapias de con-
.d · =da generaczon
para cambiar el resto de horas del día de la existencia de esa persona. Pero Podria hablarse aqm e una se:° .t . es de los métodos conductua-
en cuanto el cliente sale por la puerta, la influencia y contingencias apli- ducta. Desde esta perspectiva, l_as limi ac10: or el añadido del modelo
cadas por el terapeuta (el tratamiento) se van alejando en el espacio y en s y de condicionamiento se vieron· supera as p .. 'tiva" Estas
Ie .. 1 . . s de "reestructurac10n cogru .
el tiempo. de cambio cogn11:Ivo y as tecn1ca h sultado eficaces en una amplia
La cuestión que se planteaba en las terapias individuales con adultos, terapias están bien establec1~~s _Y an ~re todo en los relacionados con
ya desde la década de los 70, era el no séguimient.o de esas instrucciones, variedad de problemas pSl~O orcos]) S~ cho tanto unas como otras están
la leve influencia del tratamiento sobre la vida del cliente y el poco man- ansiedad y problemas emociona es. e .e de '1os trastornos psicopatológi-
tenimiento a largo plazo de los resultados terapéuticos. Pero, además, la reconocidas como e:fica~::!: ::,:~~:pias con ªP?Yº empírico (A! A,
crítica era que la modificación de conducta no tenía en cuenta los pensa- cos en los estudios Y , B _ 2000 . Pérez-Alvarez, 1996; Perez,
mientos, las emociones y los razonamientos del cliente, al que se trataba 2013 '· Labrador, ·Echeburua Y econa,
Arnigo, 2005)
·'
.
como en los experimentos de laboratorio, como a un autómata que obede- Femández, Fernandez Y . · ·r conductual persiste el dua"
Pero en este modelo de terapia cogn1 ivo- .
ce estímulos. Este problema fue suplido por las denominadas terapias
"cognitivo-conductuales", añadiendo un componente "cognitivo" a las lismo. anti científico, puesto que se asume que:
técnicas ya existentes. Es decir, se añadía el "cambio de ideas irraciona- . , . iento o las respuestas del individuo,
les", "aumento de autoestim~", "otra forma de razonamiento", "toma de . l. Por un lado está el ~~mportam . to incluso la emo.ción o los
decisiones", "elaboración de las emociones", "creación de autoconcepto", y por otro la cogmc1on .º el pensam1~n ' de distinta naturaleza.
"reconsideración de las atribuciones", etc. Centrando desde entonces la sentimientos, como entJ.dade~ sepa:a a;,:n las causas fundamenta-
terapia en lo "cognitivo"; ~n hacer cambiar al individuo a partir del cam- 2. Los pensamientos o los sentmnen os
bio de sus ideas, la sustitución de unos pensamientos por otros más racio- les de. ]a conducta externa.- . t obedecen a principios o vma-
nales o más positivos. 3. Los pensamientos y sentun1en os del com ortamiento ex-
bles de funcionamiento diferentes a las :6 s ~e cambiarlos o
.erno y, por tanto , habría que buscar otras arma
t
1.2. Limitaciol]es de las terapias cogmtivo-col]ductuales actuar sobre ellos.
. . : lver cómo la "mente" puede actuar so-
.La fijación de la conducta conio método para obtener datos sobre varia- Pero este mo~elo deJa sm reso cómo actúan los eventos privados,
bles intervinientes, más que como objetivo de estudio en sí mismo, era bre la conducta, como s': h:'11 creado yociones Existe una circu!m:i.dad en
característica del llamado "conductismo metodológico;', que sería la base sean pensamientos, senmmentos o eml .o mediadores a partir de la
conceptual posteriormente de las teorías cognitivas que supuestamente la explicación: estos ev~ntos se postu anti~i:: como explicaciones de esa
sustentaban la conducta, bien sean procesos cognitivos basados en la me- conducta extema y al mismo tJ.empo se u
táfora del ordenador, procesos de decisión o procesos emocionales inter- misma conducta. · , . robaciones de la eficacia del con-
medios que causan la conducta externa directamente observable. A partir Por otra parte, hay. ~ult1ples com~ ero no hay evidencias expe-
de abi, en la década de los 70, aparecerían la terapia racional-emotiva- junto de técnicas cogmtJ.vo-conductua es, ~e actuación de esas técnicas,
conductual de Bilis (1977/1992) y la terapia cognitiva de la depresión de rimentales de cuáles son los mecamsmos

19
18
Introducción
Psicoterapia Analítica Funcional
1 t utas conductuales hasta ahora..
más allá de Ja propia teoría que lo sustenta. Falta por estudiar cuáles son demasiado existencialesdpara os edraepteerc""ª o-eneración (Rayes, 2004;
Jos principios activos que las componen, y a veces cuando se han hecho
, ¡ d omina as terapzas
Surgen as1 as en , ,.
= o
4 como una "tercera ola'' de tera-
201
estudios intentando aplicar aisladamente los elementos conductuales de o'Donohue ' 1998;

Perez-Alvarez, ), ·
1 r itaciones de las antenores
"olas" de la
Jos cognitivos en una misma técnica, la parte cognitiva de la terapia no pias que veman a superar as 1:11 bases comunes en el conductismo y
incrementa el éxito terapéutico ya conseguido con lo conductual (Cui- modificación de conducta, que tiben_en entan cada una de ellas caracte-
tual . y que taro 1en pres
jper, Van Straten y Warmerdam, 2007; Dimidjan et al., 2006; Jacobson en el contex . 1smo, , . d"D entes entre sí, a veces compa-
et al., 1996). rísticas, procedumentos y tecmcas muy 1 er
Además, un cambio que introdujo la terapia cognitivo-conductual tibies y otras veces no tanto. - la tera ia de aceptación y compromiso
respecto a la anterior generacjón fue abordar los problemas de forma no_: Surgen, pues, en estosW;ios, 1999{ la terapia dialéctica conductual
motética a partir de categorías generales psicopatológicas, tratando a to- (ACT Rayes, Stroshal Y 1 son, ' . d de are·as (IBCT
dos los clientes de la misma forma si tenían la misma "etiqueta". La forma c'
(TD ,
Linehan 1993), la terapia conductual znte'('a -~ p d 7 tu l (AC,
'. 996) 1 lera ia de activaczon con uc a ,
de hacer terapia es estandarizada, es un proceso general idéntico para Jacobson y Christensen, 1 ' a rp . . · nalitica fa.ncional
todos. Con ello se sigue en un modelo médico-psiquiátrico que busca Martell, Addis y Jacobson, 2001) y la pszcoterapza -~camente vamos a
(FAP, Kohlenberg y Tsai: 1991), que es la que espec1
causas únicas y comunes a los problemas del individuo, y donde habría
que tratar· esas causas, generahnente internas. Este modelo médico- tratar de explicar en este hbro. .d . . d las técnicas conductuales de
psiquiátrico identifica los problemas como déficits, es decir, como defi- Suponen una nueva r_econ~1 ~~:~1~: laeprimera generación y se. les da
ciencias o mal funcionamiento de alguna parte del ''psiquismo" (para unos siempre, se vuelv~n a revisar te? . . ero lo es el caso de la aplicación
el cerebro, para otros la mente), por lo que el terapeuta tendria la misión un papel primordial ?1 la terap~~ie~r e~ la pactivación conductual para la
de arreglar ese déficit. Esta forma de actuación de los clínicos cognitivo- de reforzadores pos1ti".os y so ~ . t atiual del terapeuta en. F AP
.. l ldeam1ento y re,orzam1en o n . .
conductuales está muy enraizada y asumida como un hecho indiscutible, depres1on, e roo . .. ACT Pero los aspectos comunes que ne-
lo que ha llevado a considerar al DSM como la Biblia de la psicología o el bloqueo de la ev1tac10~ end las. de segunda generación, son que no
clínica. nen, y los que las difere~ia~ e .edad la depresión, las obsesiones, los
tratan de qmtar de en me_ 10 : ans1 t l~s de entender por qué se tienen
su.friroientos, en suma; smo e acep ar ~ xto veI'bal y ter~péutico desde·
1.3. Terapias de tercera gel!lleración esos problemas, plantean1o un nuevo con e
2
el que abordarlos (Pérez--~:re2¿ ~~:; ~~r~i;~s se prueban en el laborato-
A partir de los años noventa comienza a surgír un grupo de nuevas tera- Los pnnc1p1os conduc es e · ¡ endizaje relac10-
pias que van a abordar los eventos privados, los pensamientos y senti- rio, parten de ~studios_~ontrolados so~ti~~ \:~¿:<loes :~\os tratamientos.
mientos de los clientes basándose en los recientes conocimientos que ha nal· y la expenmentac10n de los pnn p ; busca robar los procesos y
aportado el AFC en nuevos fenómenos como las relaciones de equivalen- Más que comprobar. los resiµtados globalest, xts ha s~aido el análisis de
. . 1 sustentan En este con e o, º ál ..
cia, las relaciones entre conducta verbal y ho verbal, el seguimiento de
instrucciones, las conductas gobernadas por reglas o el aprendizaje rela-
cional. La "mente" ya no es una caja negra, sino un repertorio lleno de
prínc1p1os que os ·
conducta clínico (ACC, Doughe_r, 20 00
? 0
una derivación del an 1s1s
co: y que muestra cómo utilizar·
funcional aplicado a las mte~acc1ones c ~c r;blemas psicológicos.
conductas privadas, pero abordables científicamente como eventos, igual
que otros.
t
los nuevos conocimientos exJS'.ente_s_ en '~s conductas desde el AFC, ya
Tienen en común _l~ exphcacio;ble:,':S no es biológica, psicopatoló-
Por otra parte, las limitaciones antes descritas sobre la práctica de las que ahora la exphcac10n de los ~r blemas por sus interaccio-
terapias de conducta y las cognitivo-conductuales hacen que se intente dar gica ni cognitiva. Una perso~a nene esos pro ntorno más inmediato. Se
solución con innovaciones terapéuticas y nuevas formas de abordar pro- nes, tanto públicas como pnvadas, con s~ e licación y la forma de
blemas psicológícos a veces crónicos, dificiles de tratar a largo plazo o fijan más en la función que en la forma. a exp

21
20
Introducción
Psicoterapia Analítica Funcional

Surgimiento de la psicoterapia analítica funcional (FAI')


cambiar los problemas ¡;sicológicos no es "mentalista", sino funcional. 1.4.
En este sentido, lo que se propone, más que cambiar los pensamientos . f¡ ales de los años ochenta comenzó un mo-
del individuo, es cambiar el contexto en el que se dan los problemas, y Como hemos menc10nado, a m . d" xperimentales y las técnicas
. d tu ¡ dentro de los estu 10s e . .. d
así momficarlos. No se discute el contenido de los pensamientos, ya sean viroiento con uc a ' .. . rtamientos cogmtivos des e
112
irracionales o distorsionados, sino la función que esos pensamientos terapéuticas, para investi?ar Y¡t: : ~~:e:on a revisar los conceptos
tienen en la vida de esa persona. Los ejercicios terapéuticos y las inter- una perspectiva. conductista.. si, s de otros autores, el papel de las emo-
acciones en la propia consulta tienen por objeto cambiar el contexto de sobre eventos pnvados de Skinner y . b todo las funciones del len-
esas conductas. ciones y los eventos motivacionalertams, Y,_esotoreque p~ede alterar, a su vez, a
Otra característica común será la cre,¡ción de nuevos repertorios en el "d d como un campo I n b"'
guaje cons1 e'.a o . . . ividuo. Este avance se produjo taro ien a
cliente, tratar de crear flexibilidad conductual y conductas más efectivas en otros repertonos del mismo !Ild . . bre relaciones de equivalencia, el
su ambiente cotidiano, más que eliminar respuestas especificas. Se pone el nivel experimental, con los pnnbalcip10~~ºrelaciones entre comportamientos
énfasis en crear nuevas habilidades, objetivos de vida, nuevos valores, funcionamiento de reglas ver es y
relaciones interpersonales más profundas y emocionales, etc. Esto hace que como decir-hacer. . . icoter ia analítica fancional.
los "síntomas'' (depresivos, emocionales, ansiosos, psicóticos, obsesivos, . Dentro de este m~vimiento surge la p~ ?considerar la situación
etc.) pasen a un segundo plano, sin necesidad de que desaparezcan, ya que de Kohlenberg Y Tsai (!99l/Z007),frquetVl!laoclªi·e~te) como la interacción
, . , · ma (terapeuta en e .
a partir de ahí no tienen importancia para el individuo. terapeutica en si mis . d eta En este caso, sería precisamen-
Se denominan también "contextuales" porque adoptan un modelo de fundaroental para el cambio de con 1:a . cosas que en ella ocurrieran,
los trastornos psicológicos basado en una filosofía contextual, es decir, en te esa interacción _durante la cons~\os (l~e se produjesen) la que crearía
el contexto que los determina. Más que la búsqueda de un trastorno in- las cosas que se dlJesen y los caro
un cambio más. pennanente en la V1
·a.al ian
·a del individuo fuera de esa
terno, a veces de tipo puramente biológico, se buscan las causas en el
contexto y en la interacción continua e histórica del individuo con ese consulta. · . T . rofesores y siguen investi-
contexto. Esto supone un replanteamiento de todo el campo de la psicolo- Robert J. Kohlenberg y Mav.is saie:º;e;_ttle (EE.UU.). Kohlenberg
gía clínica, donde se critica la medicalización y psicopatologizadón de los gando en la Universidad _de W~s~~on inica sobre migrañas, problemas
problemas psicológicos, que a veces lleva incluso al tratamiento de pro- se había dedicado a la mv~stigacwn ~l . era director del Centro de
blemas de la vida cotidiana como si de graves enfermedades se tratase obsesivos, depresión~ relac10nes ter~peu:;~:¿ re Washington. Mavis Tsai
(Gonzá!ez-Pardo y Pérez-Álvarez, 2007). Entrenamiento Terapeutico. ~e ~a ~~a;:utas en los casos clínicos, y estaba
También se da mayor importancia a las habilidades del terapeuta, y al se encargaba de la superv1S1on e e, rico en este centro, además de traba-
hecho de que este tenga en su repertorio la capacidad de establecer una investigando sobre el ?r.oce~odterap~~ t En su práctica clínica encontra-
relación estrecha y significativa. Las terapias no solo dependen de las J·ar como psicóloga chmca m epen ie~ e. taban meJ·orías y cambios que
d sus clientes expenmen ·
técnicas, sino de la relación !erapéutica, de la creación de un "espacio ron que a]~os e . . del tratamiento. Observaron que esos pr~-
sagrado" entre terapeuta y cliente donde tenga lugar el cambio. Durante el iban más alla de los obJetivos !los casos en que se habia
, fr cuentemente en aque . E
proceso terapéutico ambos están embarcados en un mismo proyecto, don- gresos se dab an mas e . 1 entre terapeuta y c!Iente. n
· • · tensa y emociona
de la relación entre los dos es la clave del.proceso de cambio. producido una re1aci?n m . ur ían de manera espontánea, co!IlO
A pesar de estas diferencias respecto a las terapias de generaciones an- ocasiones esas re!ac:ones mt_ensas s ~ establecida dentro de la terapia,
teriores, el conjunto de terapias de tercera generación supone una trans- resultado de la propia relacion person studiarlas y a utilizarlas de manera
formación de las aportaciones de todas las anteriores. En palabras de Ra- pero Kohlenberg y Tsai comenzaron a e_ l' .cas y basándose en rodas
. . 1 A arur· de esas expenencias c mi , . d
yes (2004), serian una evolución basada en la evolución empírica anterior. mtenc10na. P ,. . . al el lensroaje y los eventos pnva os
No rompen ni elirnin~ las terapias anteriores, sino que vienen a comple- · los principios del 811ahsis func10~ ' " a delinear una forma
mentarlas y mejorarlas. desde un punto de vista conductlsta, comenzaron
Introducción
Psicoterapia Analítica Funcional

. . . funciones del lens:uaje serán fundamentales


nueva de terapia cuyo punto central era aplicar el análisis funcional dentro y la utilizac1~n de ,1asldistJnt~ h de discrimin;r la función de la conduc-
de la relación terapéutica, en vivo, en tiempo real, estableciendo esa rela- en esta terapia; as1, e terapeu a a .
ción como contexto fundamental donde producir los cambios terapéuticos. b I d I liente en cada momento. .
ta ver a e c . . h . tas O en las de ]ogoterapia, se pro-
El resultado de esta nueva forma de abordar los casos clínicos fue la
publicación en 1987 de un primer capítulo dentro de un manual de psico-
terapia clinica en el que los autores exponían ya las líneas generales de la
duce un diálogo socrati~o ~ue pl:
individuo. Pero en cua qmera .
:~w:
En otras aproXJ":ª.ciones ~am~ . c~biarla "forma de pensar'' del
situaciones solo está manejando
mo terapeuta para reforzar o cas-
terapia que estaban desarrollando (Kohlenberg y Tsai, 1987). Y poco des- . y sus propias connngencias co ' 1 F AP
]enguaJe . fr d 1 !iente. El proceso terapéutico en a .
pués la publicación del primer manual de la FAP en 1991 (Kohlenberg y tigar deternunadas ases e c oluciones ocurran durante el tiem-
Tsai, 1991; que se traduciría al castellano unos años más tarde, en 2007). imp!ica que todos los proble;~s Y_ su~; atento a esos comportamientos, a
Progresivamente iría apareciendo en artículos de revistas especializadas la pode sesión, Y·~I terapeuta e er~ dando frente a él, y a cómo modifi-
descripción de casos clínicos, detallando los diálogos y la forma de abor- la función que tienen cuando se e .
dar desde FAP esos casos, a los que después se irían sumando otras publi- carios in situ. . . d fsta por excelencia, por cuanto
caciones sobre casos clínicos en otros países, y las primeras investigacio- La FAP sería la psicoterapia 'clo~ uc ienm· ental del comportamiento,
· · · d ¡ ana !SIS exp
nes más controladas sobre la eficacia de la terapia. En el capítulo 11 se supone coger los p~c1p1os e tiem o real momento a momento, en cada
ofrecerá una panorámica exhaustiva del avance e investigaciones sobre
FAP desde esos años hasta la actualidad.
puros y duros, ~ aphcarlo; et t t ts una hora de trabajo intensiva donde
diálogo que se tiene con e c~en no tanto del contenido, sino de la fun-
El subtítulo del manual de 1991 era bastante sugerente: Creando re- el terapeuta ha de estar pen en e .
laciones terapéuticas intensas y curativas, pero el manual de 2009 (Tsai ción que tiene cada conducta del c~ente. 1 terapeuta el encargado de res-
et al., 2009) llevaba por subtítulo Conciencia, coraje, amor y conductismo Es una psicoterapia por cuan o es e . . ocurren dentro de la
haciendo aún más explícita la forma diferente que suponía FAP de aplicar ponder diferencialinente a las _conducta~;~:!-~º1;:~ue quiere disminuir,
la psicoterapia desde un punto de vista conductista, apelando a conceptos . t to las que qmere mcremen .
terapia, an . . ente durante la propia terapia.
tan difusos como "conciencia, coraje y amor", pero que en FAP suponen las cuales trata de_meJor";'"_directarn d trata de analizar e identificar las
un cambio contextual y radical al abordarlos en la relación terapéutica. Al Es una terapia anal'.ttc~ p;r cu~ /interacciones tanto ]as cotidianas
año siguiente publicarian en forma de libro una recopilación de publica- clases de conductas del mdiv1 uo yd a 1 . óu clasificándolas según su
ciones sobre FAP alrededor de los distintos tipos de problemas, ámbitos y como las que tienen lugar dentro e a ses1 '
también países donde se estaba aplicando esta terapia (Tsai et al., 2010). función. . . t no se centra tanto en la topogra-
Y ya en 2012 han publicado un pequeño manual como resumen de FAP Es una terapia.fanczona/ por cuan° · · · función tienen,
la "orma que tienen esas respuestas, smo en que
que hace énfasis especial en las diferencias respecto a otras terapias., espe- fí aoen " . ti ·
cialmente cognitivo-conductuales, acentuando cómo se manejan aquí los para qué sirven, qué consiguen, que ]as man ene.
pensamientos, las emociones y la intimidad en la relación terapéutica
(Tsai, Kohlenberg, Kanter, Holinan y Loudon," 2012).
La FAP, como indica su nombre, se basa en el uso del AFC para ave- l.S. Desarrollo y aplicaciones de F Al' Li,.
riguar las funciones (variables, factores de control) de los problemas del . . d I nevo si<>]o cuando comienzan a l.!
cliente, y a continuación actuar con ella directamente para modificarla, En la práctica_ es _desde ¡om1enzo~ín~c; realizados siguiendo el manual
moldeando progresivamente la conducta y utilizando contingencias natu- aparecer publ!caci~nes e casos b~ , . - stigaciones de caso único en las
!I
rales en ese momento. Además de este principio básico, el terapeuta solo d FAP rogresivamente tam ien mve L FAP
e 'Y, p . ' atar distintos tipos de problemas. a .• :¡\
dispone de sus propias habilidades, recursos y experiencias para producir . que se muestra su eficacia para tr ¡·dad, problemas emoc10na-
ese moldeamiento, por lo que será el lenguaje, su propia conducta verbal,
. r e a problemas
comienza a ap 1cars . . al
de persona 1
d . problemas de carácter nias

el recurso terapéutico más eficaz en esta perspectiva. El análisis funcional les crónicos, problemas e.xistenc1 es, es ecrr, :.1
1
:1
25 i
24 i
Introducción
Psicoterapia Analitii::a Funcional

difuso, más complejos y crónicos de los que solían abordarse desde la terapia de F AP ~nsus d)stintas fas~~er~:s c:;~;é~ti~;J ~::c:ip:~~~:~
modificación de conducta clásica. Posteriormente han aparecido estudios ción del caso cl!Il!CO, como se eva d FAP ,
. d b · terapéutico dentro e ·
de caso único o intragrupos comparando F AP con otras terapias, o bien progresivo e cam 10 ., d d d FAP y de las bases que sus-/
. b I comprens1on a ecua a e . ,
complementándolas, analizando cómo el añadir los componentes relacio- Sm em argo, a ., cesi·ta un conocimiento mas
· d tercera generac10n ne
nales de F AP mejora notablemente los resultados. En el capítulo II se tentan las terapias e d I AFC que fundamentan esta tera-
I
ofrecerá una revisión detallada de todos estos casos clínicos y estudios detallado de las bases experimenta es le tercera generación. Por eso ofre-
sobre eficacia de FAP. pia, así como algunas de l~s ]]amadas a descripción más detallada de
La aparición de publicaciones e investigaciones sobre F AP se ha mul- . . .
?'
. 1 endo ademas e ana 1s1s
7
cernos también en los cap1tulos 5, yl U';!. . funcional de la conducta
tiplicado en los últimos años (Mangabeira, Kanter y Del Prette, 2012), no esos pnnc1p1os, me 1:Y b ·1 imiento de reglas, los tipos de re-
solo se ha extendido a oi:ros problemas, como se ha mencionado, sino que verbal, las invest1gac10_nes so re \as~:ducta de decir-hacer y hacer-decir
tmnbién ha generado estudios sobre técnicas propias de evaluación me- glas verbales, las relaciones entre t dos ellos con los que se puede
diante la observación directa durante la terapia, cuestionarios y escalas y la creación de autorreg]as. Procesos do hacer que el lenguaje cambie a
para la evaluación de la marcha de la terapia, y ·cuestionarios para la eva- mejorar la eficacia del terape~ta'. )'. pue ~ns estudios sobre relaciones de
luación del yo, de las habilidades terapéuticas, del proceso de supervisión, su vez otr'.'-8 condu?tas del 1?d1~~~u;¡rba~es, han permitido estudiar cómo
etc. De igual forma, ha comenzado a utilizarse FAP en otros contextos equívalenc;ª' tamb1en con estnnu de forma convencional, y cómo se crean
c!inicos, por ejemplo, en grupos de adolescentes con problemas de con° se crean vmculos entre palabras ueden a su vez alterar la fun-
ducta y parejas tratadas en grupo. Además se han publicado replicaciones redes de palabras y conceptos. verbal~s 1ue pambiar la conducta del cliente
de estudios sobre FAP en distintos grupos de investigación en BE. UU ., ciona!idad de otras conductas, Y, por anl o, ctudios sobre generalización de
t D igual forma os es . .
Bras.il, Japón, Suecia y España. fuera de la consul a. e. . al, de la transferencia de aprendízaJes
La diferencia importante en la investigación de FAP es que es el pro- respuestas, generaliza_c1on func10~ _Y. s nara favorecer bs cambios fuera
ceso de· cambio lo que hay que estudiar, no es tan relevante la evaluación ermiten también utihzar estos pnnc1p10 -~ , ti" .
P di b e la relac1on terapeu ca.
antes y después de la terapia (aunque tmnbién se realice), sino cómo va de la consulta y los estu _os so_ r d tu les el lector se quedaría solo
cambiando la conducta del cliente poco a poco durante las sesiones. Con Sin entender esos prmc1~10s con .~e a 1' a'bano por las hojas". Si el
. . d FAP sena como coger e r ..
con la apanenc1a e , ta FAP durante una ses1on,
esto entronca con la tradición conductual de utilizar diseños de caso úni-
co, y mantener al tiempo criterios clínicos y experimentales en el trabajo
. b
lector pudiese o servar ,
en vídeo a un terapeu
"conductista", seguro que no le oye
1l.,,
diario de las consultas. Lo que interesa demostrar no es solo que haya probablemente no pensana que, er~los ni de contingencias, ni de control;
cambios al final de la terapia, y el individuo esté más satisfecho y tenga hablar de reforzadores, m de estim , . ó , tim" a entre dos amigos, una
·auna conversaci n m
nuevos rumbos en su vida, sino por qué se ha producido ese cambio.- probablemente 1e parecen . altibajos sus dudas, sus
conversación confidencial, emo:,r:~~ c~~0 ::cos y existenciales, Nada
a!egrias, a veces con temas p,o 'd un psicólogo conductista. Pero
1.6. Descripción del uso del libro y de los capítulos parecido a la imagen que P_':edan tener eersonas están presentes los prin-

cipios que mantienen y cambian cua q


f
debajo de toda e_sa mteracc10~ entre º~!'r ti o de conducta, incluyendo la
p
Los contenidos de este libro no son una traducción ni una adaptación del
manual de FAP, sino una elaboración -intentamos que didáctica- a partir actividad cognitiva Y emocio1;~1. s ca ít<llos específicos dedicados a
de esos manuales y de las múltiples publicaciones sobre casos clínicos e Por eso ofrecemos tamb1en otr~vent! rivados, pensamientos, emo-
investigaciones -incluyendo las nuestras- que han surgido en tomo a esta cómo se consideran _Y maneJan, los a la !nstrucción del yo y sus pro-
terapia. Los diversos capítulos se han organizado de una manera progresi- ciones en F AP (cap11'.1!0 8), as1 como ue pueda entenderse cómo se
va, para introducir al lector en las características, procedimientos y aplica- blemas clínicos (cap1tulos 9 _Y JO), ~ar~-
aborda desde un punto de vista con uc is a
i (tanto teórica como clinica-
.
ciones de FAP. Exponemos en los capítulos 2, 3 y 4 cómo se desarrolla la

27
26
Psicoterapia A~alitica Funcional

mente) ¡0 que otros psicólogos consideran como personalidad, autoestima


O despersonalización, sin caer en una dualidad mental!sta. .
2 • r
También ofrecemos un amplio capítulo 11 con una revisión exhausti-
va de todos los estudios sobre efectividad y eficacia que se han generado La fundamentaczon
hasta el momento sobre FAP, incluyendo en su metodología los numero-
sos estudios de caso con una amplia variedad de trastornos, diseños de
caso único y también algunos estudios comparativos de grupos.
y las fases en F AP
Aparte de las referencias fundamentales, recogídas al fmal de este li-
bro, en la web d.e la editorial (www.sintesis.com) puede encontrarse una
relación exhaustiva de todas las referencias de la obra que el lector podría
necesitar para ampliar información. Desde luego recomendamos leer las
fuentes directas: los cuatro manuales sobre FAP ya publicados en caste-
llano o en inglés. Además, los artículos de investigación y los múltiples
casos clínicos publicados muestran en detalle, con diálogos de la terapia,

=
. . . . tres fases diferenciadas: el comienzo,
cómo se aplica FAP, por lo que esa literatura específica puede ser un gran Cualquier_terap1a puede div1d:isece:da una de ellas. tiene unas cuestiones
complemento para el clínico que quiera comprender y utilizar FAP en la una fase mtermed1a y el fin .. ductas clínicamente relevantes
práctica con sus casoS. distintivas y evoca di:erentes npos d;. absoluta de hacer FAP (Tsai
Por último, ofrecemos también un capítulo final (capítulo 12) para (CCR). Como se vera, ."º. hayfununa_; o del terapeuta y del tipo de proble-
detallar las investigaciones y aplicaciones más recientes en las que se 1 2009) , Ya que vanara
et a., .
eri c10n
L d cióri de FAP puede variar desde una
está desarrollando esta terapia, y sobre todo la integración que puede mática que preserite e'. cl!erite. ad ura I tiempo segúll la gravedad de los
tener en los casos clínicos utilizándola junto con otras terapias de tercera forma breve a una mas prolOI1lgali a teeri eEri este c,rpítulo se describirári los
eseritados por e c eri · .
generación. problemas pr 1 distintas fases de la terapia.
Además, no olvidamos los aspectos éticos que supone para el propio fundameritos de FAP, el curso y as .
clínico la adopción de FAP, puesto que al promover una relación intensa y 1
emocional entre terapeuta y cliente, supone también aspectos éticos aña- 1
didos a los habituales deontológícos profesionales, especialmente algunas 2.1. Los fundamentos en FAP
recomendaciones .del denominado FAP "ecológico" o "verde", que pone tes básicos o técnicas específicas; si así \
en otra perspectiva más global el trabajo del terapeuta. FAP no propone unos componen . fil sofia En cambio se proponen una
lo hiciera, iria en contra de su propr b~ .ca; para cualquier iritervención
serie de fundamentos y unas. reg as as1 si ·entes· el análisis funcio-
1
clínica, Estos pilares o fundamentos son ~º:re~ en l~ sesión cliriica, las
na! de las conductas de los cllerites qu~ p en la relaciones terapéuticas y
contingencias de reforzamiento que_ se ~n además se asume que hay una
el contexto donde_se dan estaslrela~:on;s, lírico y diario del cliente (K.oh-
equivalericia funcional entre e arn ien e c '
leriberg y Tsai, 1991, 1994b, 1995)- ue lo que una persona ha-
Las conductas del cliente no son otra c~sa ,;cord,rr etc. (Kohlenberg y
ce, incluyendo hablar, pensar, sentir, ver, -~r, :-fic,rr y' analizar funcional-
Tsai, l 994b). La t,rrea del terapeuta es 1 en 1

28 29
La fundamentación y las fases en FAP
Psicoterapia Analítica Funcional

"¿qué sientes en este momento?" diciendo lo que siente y el terapeuta


mente las conductas que aparecen en la sesión clín. . .
ficar funcionalmente lo que dice 1 ¡·
. . e e 1ente es decrr
:ºª· Es necesano c]as1-
d
actúa en función de esa respuesta (función reforzante). En cambio, si la
pregunta es aversiva para el cliente, podría hacer que se sonrojara, que
s1gmendo las categorías funcionales elaho-;das ' s~ con ucta verbal,
según sea un tacto un mando un d ' . por Skinner (1957/1981), sudara, etc. (función evocadora). La explicación de por qué el cliente
. ' , man o dzs+<azado O • reaccione de una manera u otra se encuentra en su historia personal. En
traverbal; .y s1 estas respue.stas serefi erenaunestím
V' ,
I una
d 1respuesta
. . zn- F AP se asume que el único modo de ayudar al cliente es a través de las
de. la propia terapia y si ·tienen una causac1on
. , múltiplu o e da vida
· .diaria,, funciones discrimínativas, reforzantes y evocadoras de lo que hace el te-
causadas por varios estimules El fund . . e, es ecrr, s1 estan
tipo de función de esa conduc~ ac::nto prmc1pal. es identificar el rapeuta, y, además, que el mayor efecto de estas funciones estimulares
mente, el terapeuta debe fi<iar y¡ n consecuencia. Fundamental- ocurrirá cuando aparezcan en la sesión.
, . " se en as respuestas qu stán .
estímulos localizados en la sesi, Ifni . ee controladas por
tiple. on e ca y que tienen una causación múl-
2.1.1. Conductas clínicamente relevantes (CCR)
EI siguiente fundamento o base de . . :
. gencias de reforzamiento qu stabl esta terapia radica en las contin-
comienda él uso de re"orzadeo se e elcen dentro de la sesión. FAP re- Como antes se ha dicho, FAP se basa en lo que el cliente hace y dice en la
. . ,, res natura es Oos hab"tual . propia sesión clínica. A esto se le denomina conductas clínicamente rele-
d1ano del cliente), probabilizandO , 1 . 1 .. es en el ambiente
vantes (CCR) y hay tres tipos (Kohlenberg, Rayes y Tsai, 1993; Kohlen-
terapéuticos a la vida diaria El as~ ~ generaI12:ac1on de los objetivos
uno~ efectos muy limitados ~n la~ind~c~efor_z"-:'11ento ~cial produce berg y Tsai, 1991, 1994b, 1995; Kohlenberg, Tsai y Kanter, 2009).
Las CCR tipo 1 son conductas problemáticas del cliente que ocurren
Tsa1 (1991), hay dos formas de a li I l,bJetiv_o. Segun Koh!enberg y
ta relacionada con la forma en pe ~~ e re orZllll?-1.ento natural: una direc- durante la sesión, y que la terapia tiene que tratar de disminuir en su fre-
para dar reforzamiento· y otra -~- terapeuta ut1hza su propio repertorio cuencia. En general, suelen tener funciones de escape y de evitación y,
les terapéuticas. Asimismo I m ~~eta r_elacionada con las reglas genera- por lo tanto, están bajo control de estímulos aversivos. Los problemas de
~ los objetivos clinicos, '/e1~:ra :ento es fundamental para conse- los clientes pueden implicar pensamientos, percepciones, sentimientos o
que reforzar en función de d; d p debe conocer en cada momento recuerdos que han de ocurrir siempre dentro de la sesión. Además, si
. . · on e se encuentre el cli t ., estas conductas no ocurren dentro de la sesión, el terapeuta ha de hacer lo
os objetivos terapéuticos. · en e Y en re!ac10n con
1 posible para provocarlas y así tener la oportunidad de comenzar a cam-
Otro fundamento principal de F AP e 1
el contexto clínico y el ambiente diario ~et .
equrvalencia fimcional entre
ser comparados en función de la conducta chente. Los ambientes deben
biarlas. Veamos algunos ejemplos:
El caso de Manuel, un joven que mostraba un problema del yo y
ductas que son re!.evantes el'mICamente
. dentro
que d ellos
¡ evocan,
·, de, las
. con-
las que se dan en la v1·da d. . E . e a ses1on terapeutica y de problemas con el control del dinero. En una de las primeras sesio-
. iana. sa eqmvalenci fun . al . nes, y después de describir que se había gastado el poco_ dinero
da s1 evocan la misma conducta a . c10n entre ambos se
funcionalmente. . . ' y se puede decrr que son equivalentes que tenía en máquinas tragaperras, el terapeuta le preguntó: "¿ Qué
sientes ahora?", a lo que contestó: "no quiero cargarme de energía
te deF AP
queselacentra
única en d y end el a!tor~ de la relación
el aquí
forma . terapéutica y par- negativa" (estaba evitando enfrentarse al hecho y a sus sentimien-
. . e ayu ar al chente es a·tr · d 1 .
tos, CCRl).
discrumnativas
. ' reforzantes y e]·c·t
1 1 ad oras que el teraavest eti. as funciones Luisa, una chica joven con obsesiones que, al pedirle que hiciese
estas func10nes estimulares puedan lle peu a ene, y de que un ejercicio de clarificación de valores, describía por escrito sus
ta del chente que ocurre en la s . , gar a tener sus efectos en la conduc-
berg, Tsai y Kanter 2009) Cadaes10n _(!-Codh!elnberg y Tsai, 1991; Kohlen- obsesiones (no escuchaba lo que se le pedía y seguía con sus obse-
, · , · acc10n e terap ta d
mas de estas tres funciones L - eu pue e tener una o siones, CCRl).
función discriminativa po; _as p~e~tas del terapeuta pueden tener una
. ' eJemp o, s1 el chente responde a la pregunta

31
30
Psicoterapia Analíticá Funcional
La fundamentación y las fases en FAP

Ana, una mujer mad1:'a que al P;illcipio de la terapia, al edirle


que real12ase un cuestionano prelllllinar escrib", , . P , Por último, las CCR tipo 3 son las interpretaciones del cliente de su
tard e, en e¡ curso de ¡a terapia, se vio ·que
' 10 15 paginas Mas
esa d . ¡· propia conducta y de lo. que cree que la causa, y consisten en observacio-
su probl ema es 1o que hacia, con lo de , manera e exp 1car . nes y descripciones de la conducta de uno mismo y de los estimulas refor-
de lo mismo (CCRI) E mi:s, pasando horas hablando zantes, discriminá.tivos y elicitadores que están asociados a ella. También
I
material escrito con ; 1 p;et:;:~era sesión le Pfdió al terapeuta el se consideran CCR3 todas aquellas verbalizaciones que describen relacio-
tó más adelante).
1i
desconfiaba del terapeuta como ;;ue_ n~ qrna pe~derlo \CCRl,
ac,a e os demas, segun rela-
nes entre lo que ocurre dentro y fuera de la sesión. A continuación se ex-
ponen varios ejemplos:
José Luis, un varón de 50 afias que se ue·ab .
que la terapia no funcionaba q , a, muy nerv:toso, de Luisa, tras realizar bien el ejercicio,. preguntó de forma espontá-
divorcio (C_CRI, evitaba habl:nd~~::~:~o)~ordaba el tema de su nea: "¿para qué me sirve hacer esto?". Al explicarle la función del
~:r;:~=~;;;:-~:
(CCRl
~o:ifi~ a;;s q~e al _sentarse en la consulta duda-
. , la IZquierda o en la de la derecha
mismo, lo relacionó con lo que le ocurria, el hecho de que no le
veía sentido a su vida (aclarar lo que valoras en cada área vital da
, como se vera mas adelante). sentido a tu vida, esta interpretación verbal es una CCR3).
En el caso de Manuel, cuando hablaba de lo mal que se sentía tras
. Las CCR tipo 2 son las mejorías del cliente perder el dinero en el juego (CCR3).
s1ón. Es lógico que al comienzo del tr . que ocurren durante la se- Al preguntarle a Teresa por qué dudaba al sentarse en la silla, des-
can frecuencia o ten an mu . atam1ent9 estas conductas no se den pués de evitar varias veces hablar de las razones, confesó que tenía
deberán incrementarsge p . ? pocla fuerza, pero en el curso de la terapia
. ar eJemp o: · la idea de que si se sentaba en la silla equivocada el trabajo de esa
sesión no iba a servir (CCR3).
Cuando el terapeuta consiguió ue M En el caso de Ana, describir por qué se puede confiar en el tera-
se sentía tras gastarse el dinero ;,, el ·uanu~I hablara de lo mal que peuta sería una CCR3.
reció tras repetirle la re ta _J ego. es una CCR2, que apa-
En el caso de L · p gun de cuando fue Y en qué condiciones. Como se ha visto, las CCR son hipótesis que el terapeuta debe come
. .
h1c1era UISa, que tras describirle que se le había pedido que
otra tarea, y al expr I d probar y evaluar durante el curso de la terapia. Y debe actuar en función
lo hizo correctamente re icar e e nuev~ lo que tenía que hacer, de cómo haya categorizado esa conducta, es decir, de si hay que reforzarla
(CCR2). 'P guntando ademas sus dudas al terapeuta
o eliminarla.
José Luis, cuando evitaba habl d ¡ d' .
dejaba escapar y le insistía sab: ei°te~:orc10 y el terapeut~ no '.e
tar esa situación (CCR2). , al final hablaba sm eVI- 2.1.2. Las reglas terapéuticas
En el caso de Ana, cuando de fonila espontánea di" . "C
eres una buena persona y se puede confiar en ti" (Cc5~ . reo que La psicoterapia es una interacción compleja que implica muchas conduc-
hipo:etizó que la desconfiar¡za era un problema) ' ya que se tas por parte del terapeuta y del cliente. FAP propone una serie de reglas
Glona, una chica con un · .· que hay que tener en cuenta durante las sesiones clínicas. Esto no quiere
pidió un informe p . y~mseguro que al pnncipio de la terapia decir que sean las únicas, ni que se excluyan otros procedimientos que no
or an . . ara JUS c~ que había evitado ir un examen
p s1edad; Y, a pesar de ser mcapaz de pedir al 1 . se exponen aquí. Al contrario, se pueden usar técnicas de otras terapias
no conocía, sin embargo lo hiz go a a gu1en que siempre que ayuden al cliente y evoquen CCR. Es de suponer que el tera-
0
que es una CCR2). ' con el terapeuta (se hipotetiza peuta actuará en función de su experiencia y de sus teorías, y estas reglas
no hacen más que centrar la atención en lo que ocmTe en la terapia. La
tarea fundamental del terapeuta es observar y relacionar de forma equiva-

32
33
La fundamentación y las Jases en FAP
Psicoterapia Analítica Funcional
. . !era éuticas que frecuentemente evocan
lente lo que el cliente hace dentro y fuera de la sesión. Se deben seguir En general, hay s1tuac10nes á ps 63-68): la estructura temporal de
cinco reglas (Kohlenberg, Rayes y Tsai, 1993; Kohlenberg y Tsai, 1991, CCR (Koh!enberg y Tsai, 1991, p g . t 1 conductas en clientes que
, uf puede evocar a es
1994b, 1995; Tsai, Kohlenberg, Kanter y Waltz, 2009) que se describen a las sesiones terape ,cas b d dirse al final de la sesión o que
continuación. siempre llegan tarde, que no s~ ef espe a de forma evitativa; las vaca-
sacan temas difíciles al final e a ml.,smt s con historias de rechazos y
t en las que e 1en e .
La regla n. 0 1 consiste en que el terapeuta debe observar y buscar las ciones de l terapeu a, . . . .steza· el final de la terapia evoca
posibles CCR durante la sesión terapéutica,. Esta regla es uno de los ejes abandonos pueden sent1r miedo'. 1ra, tn '·ones etc como se verá al
. d 1 pérdidas separac1 , ., .
de la terapia; cuanto más experto sea el terapeuta en esta tarea, mejor será CCR relac10na as con as .' t' elacionados con el maneJO
el resultado. Se hipotetiza que seguir esta regla hará que la relación entre final de este capítulo; lo~ honorarzos ~:/~ors errores del terapeuta son
ambos sea más intensa en lo que atañe a las reacciones emocionales tanto del dinero en otras relac1on;:,.p~~~:e1;cionadas con la expresión de
del cliente como del terapeuta. Lo más natural en una relación terapéutica ocasiones que pue_den evo ce tar los fallos ajenos; los szlenczos
es la reacción del terapeuta a la conducta del cliente, y también su conse- sentimientos negat1vos, co~o no a u?den generar ansiedad, confusión,
cuencia lógica y principal. Si no se observan las CCR, el reforzamiento o lapsus en ]as conversaciones ~ esiones de afecto tales como
de las mismas no se podría dar. No seguir esta regla supone una actua- dificultad para reanudar el tema; as expdr vacar CCR relacionadas
. d · ·ño etc pue en e ,
ción antiterapéutica. tristeza, neces1da ' ira, can ' bi der el control que se r1an de
con mostrarse débiles, ser vulnera es, pe{gunas person;s puede funcio-
La regla n. º 2 propone construir un ambiente terapéutico que evoque . uno; sentirse bien, hacer alfo bzen p::; lo en aquellas cuya historia
las CCR. Una relación terapéutica prototipica seria aquella que evoque nar con un estimulo av_ers1vo, por 1 f ~e bien o en aquellas en que
CCRI y fomente CCR2. No. hay reglas para hacer esto, en general va a implica haber sido casugados por sent_1r 1 ·,o·n' aversiva· la expresión
. señal de es 1mu ac '
depender de los problemas del cliente. En unos clientes se necesita un terminar la terapia sea un~. or arte del terapeuta puede entenderse
estilo terapéutico más frío y distante, y en otros un estilo más cálido, e de afecto o feedback posztiVo p p [ble o estar asociado a conse-
b ·1rario y poco cre1
incluso dependerá de los distintos momentos de la terapia. La mayoria de como tm reforzador ar 1 . tz" se cercano al terapeuta
. avocar malestar' sen r .
los clientes necesitan aprender a. relacionarse con los demás de una mane- cuencias avers1vas y pr , didas abandonos o rechazos y
ra efectiva, lo que supone el desarrollo de relaciones de intimidad dentro uede estar asociado en el pasado con petr , tz. 'as del terapeuta (edad,
P tia· las carac erzs e
de la terapia. Independientemente del estilo que el terapeuta pueda adop- provocar males~, angus . ' forma de ser, etc.) pueden evocar_ CCR;
tar (piénsese que también él está sujeto a lo que la propia relación le evo- sexo, peso, atractivo_ fis1co, su o ver al terapeuta con su pareJa, que
que), hay formas para estructurar el ambiente para evocar CCR. Kohlen- los acontecinlientos musuales, com . "'am1·1,· ar grave etc. pueden
t ga una urgencia " '
berg y Tsai (1991) proponen los siguientes métodos evocativos: la se rompa un brazo, qu~ en ciados a la posesión, rivalidad, depen-
asociación. libre, como una tarea no estructurada que requiere fatrospec- funcionar como sentnmentos aso d . dos del terapeuta hacia el
· · tos. y esta os prrva
dencia· y los sentzmzen . . ., aburrimiento son
ción y la evocación de CCR relacionadas (véase el capítulo I O); la hipno-
' R, f ientos como 1mtac1on o . .
sis, que puede evocar CCR relacionadas con la pérdida de control; las cliente evocan CC sen un . 1 demás ante situaciones s1mila-
propias tareas para casa, que evocan CCR relacionadas con la obedien-
cia o la falta de cumplimiento; y los ejercicios de imaginación, que pue- ~;t;:1:::in:~º:ig~;0r:r~:i;1::~: e~:as situaciones:
den evocar CCR relacionadas con ser creativo o espontáneo. Se pueden . de bulimia dijo que empezó la terapia
utilizar otras técnicas de otras terapias pero sin olvidar que el objetivo es Una mujer con un problema - ora mayor al ver al tera-
evocar CCR y no tanto distorsiones cognitivas, material inconsciente, etc. porque el terapeuta era delgaddo. Otr~ seJ·~ven y que'no le iba a po-
A veces un cambio del contexto terapéutico (cambio de despacho, sesio- peutajoven, le dijo que era emas1a o
nes online, llamadas telefónicas, etc.) puede evocar CCR vinculadas con der ayudar.
la seguridad y la predicción de lo que va a ocurrir.

35
34
Lafandamentacióny las fases en FAP
",
Psicoterapia Analítica Funcional
,::;1
' . e en tratar de desarrollar un repertorio par.a ob-
En el caso de nn error del terapeuta; una abogada con problemas La regla n. 4 conszst nt d 1· conducta del terapeuta en re/a-
de pareja, al ser citada de forma equivocada, estalló con un ataque l ,p
servar as pro z
·edades reforza es e
.
ª ¡
E d . el terapeuta debe observar a re a-
¡
de ira hacia este. Se podría interpretar que actuaba de forma equi- , z
cion con a
s CCR del clzente. s ecir, Et
duela del cliente y su conducta. s a reg .
la
valente con los errores de los demás, incluidos los del marido. ción reforzante entre la co~ los resultados terapéuticos: Si se observa
Una chica con ansiedad, al enterarse de las fechas de las vacacio- tiene importantes efectos so re euta sobre una conducta objetivo (en su
nes del terapeuta, dijo: "¿Y yo qué puedo hacer?, si me encuentro el efecto de la conducta del terax obar si la refuerza o la castiga y
mal, ¿dónde te puedo llamar?". Se puede pensar que hay una frecuencia o intensidad), se pue e com¡r de actuar para conseguir el
equivalencia con su vida diaria, pidiendo ayuda al sentirse angus- así mantener' mejorar o cambiar su orma
tiada y verse sola sin ayuda (e incluso '!abandonada"). efecto planificado.
Una mujer con una personalidad límite, al ver que el terapeuta te- º . ª rar en el cliente un repertorio de des-
nía un brazo escayolado (un acontecimiento inusual), lloró y dijo: La regla n. 5 consiste en °.ene . l . bles de control y sus
J l l . nesfunczonales entre as varza d
"¿Qué va a ser de mí si te ocurre algo?". Se podría hlpotetizar co- cripción ue as re aczo . , d 1. oldeamiento y a través de mo e-
mo miedo al abandono, una característica habitual 'de los proble- t Esto se realiza a traves e m d 1
conduc as. . . E descri ciones o interpretaciones e o que
mas de estos clientes. los del propio terapeuta. stas 1 p , efectivas para comportarse en
yu dar a generar reg as mas . al
le pasa van a a . . . . de las relaciones func1on es son
La regla n. º 3 consistiría en organizar el reforzamiento positivo de las un futuro (CCR3). Las descnp~1ones ue ocurren en la sesión y que ...
CCR2 o mejorías del cliente. Esta regla es dificil de llevar a cabo por la afirmaciones sobre los a~ontecu:,::lvo antecedente o situación que
propia lúnitación de la relación terapéutica, en la que los únicos reforza- tienen que ver con un ~stimulo/. ual a la respuesta o conducta operante
dores naturales ·son las acciones y las reacciones interpersonales entre el afecta, según la histona de_ ~a da i°ref~rzamiento. Es preferible hacer estas
cliente y el terapeuta. El reforzamiento inmediato es el principal agente de subsiguiente y que va segui ~ e . . Por e em ¡0 · a Miguel, un adul0 ·
cambio de que se dispone en psicoterapia. Como antes· se dijo, hay dos
aproximaciones a la hora de aplicar el reforzamiento. La aproximación to con un componente de eVI c1on I e re
!
interpretaciones en un lengu~~ ?~ti~~~~ante !n vida, se le dijo: "¿Te
to . ué sientes, cambias de
directa de reforzar la conducta del .cliente en el momento preciso corre el has dado cuenta de que cada vez q':1\ t pet~ c~nductas del cliente en .
riesgo de ser arbitraria; por lo tanto, hay que aplicarla con cautela. Por
ejemplo, ante cualquier mejoría el terapeuta puede decir: "¡eso está muy
bien!" y parecer poco creíble o artificial; en cambio, estar atento y asentir
tema?". En general el terap_euta rem
ténninos de relaciones func1onal_es y
tinuación se exponen algunos eiemp os e
fe;:u historia de aprendizaje. A con-
d la aplicación de las reglas en

seria más natural en un contexto social. Por otro lado, la técníca principal casos referidos anteriormente:
para debilitar las conductas de escape y evitación del cliente (CCRI) es hi · tenia un problema con el jue-
bloquearlas volviendo a presentar el estímulo aversivo. Una importante En el caso de Manue'., el e, co q~e on el poco dinero que te-
¡ gun tarle que sentia tras Jugar c .
recomendación a este aspecto es no bloquear todas y cada una .de estas go, a pre. , . d adre le tenía que pagar la terapia
respuestas, puesto que este bloqueo es un control aversivo y causa efectos , , mo se sentía cuan o su m tr
(r:iJ.ac~), describe cómo se siente y lo relaciona con el juego a a-
adversos. Se recomienda usarla en contextos de reforzamiento positivo 1
con la conducta objetivo y adecuándola al nivel de tolerancia del cliente. vés de las preguntas del terape':1dta (re~ ª,.;~e para que Je repitan el
d Gloria cuando p1 e un m,·
Esta tolerancia aumenta en función del reforzamiento a las conductas En e1 caso e , . tó (regla 1) que era una me-
objetivo. La aproximación indirecta, como se dijo, pretende aumentar las examen que evitó, el ternpeuta u:1~e7; ]e expuso tal razón para ex-
posibilidades de reforzamiento natural a través de las reglas generales de joría relac10nada con su
.
m_:;gun ªe 1 5) ya que ella era incapaz
• le hacia el Huonne reg a ,
la terapia. En otros capítulos posteriores se abordarán específicamente las pl,car por que , . d" . a A lo largo de las sesiones, el te-
técnícas de reforzamiento natural, moldeamiento y reforzamiento diferen- de pedir algo "-".1 en su v;da) laJ~Íoria le pedía que adelantara una
cial que el terapeuta irá aplicando durante las sesiones. rapeuta observo (reg1ª que

37
36
Psicoterapia Analítica Funcional
Lafandamentacióny las fases en FAP
consulta, por lo que la reforzó accedi
lo que tuvo como efecto posterior u endo ª. ~u petic_ión (regla 3), 2. Fomentar comparaciones que estén controladas por sucesos que se
blar con el decano de su facultad q e tambien Glona fuese a ha- den tanto en la terapia como en la vida diaria. El terapeuta debe
peuta y volvió a reforzar (regl 4) ~go que tuvo en cuenta el tera- conseguir que el cliente compare lo que siente, le pasa o hace en la
le dij o que la veía más segura ;e Ía ;as esto~ ~;anees el terapeuta sesión con lo que ocurre fuera de ella.
con el principio del tratam· t (g ) Yle p1dio que se comparara 3. Promover y moldear la expresión directa de deseos, peticiones y
T .. 1en o reglas 2 y 5) sugerencias en la sesión clínica. También debe presentar modelos
amb1en en el caso de José Luis cu . -
vorcio afirmaba que la te . ' ando al preguntar por su di- de peticiones de manera eficaz.
rap1a no estaba fun ·
le preguntó qué es lo que no fun . c10nando, el terapeuta 4. Usar las descripciones que hace el cliente de acontecimientos so-
her con su divorcio (reglas 2 ~ 5t~naba y qué relación podria ha- bre su vida como metáforas de hechos que ocurren en la sesión y
blemas de lo mal que lo asó · ua1;1do P_Dr fin hablaba sin pro- viceversa. Puede que los relatos del cliente en la sesión sean metá-
que él también lo pasó malp len su d1vorc10, el terapeuta le dijo foras de lo que ocurre en la propia sesión terapéutica. -Por ejemplo,
E en e suyo (regla 3) un cliente dijo que la consulta del dentista era cara, y, al preguntar
n el caso de Luisa, cuando se le a . . . .
con sus obsesiones y el tera t p so un cuestionano y contestó el terapeuta si pensaba que su terapia era cara, contestó que sí.

por lo que el terapeuta le expli~. t:


le pedía (regla 2), ~Ha cante~~~,~. moldea ~ue es_o no es lo que se
~ue ~e sirve hacer esto?",
gla 5) y ella lo relacionó con busºc ª1 c10nahdad de esa tarea (re-
También podria tratarse de una petición o un "mando disfrazado"
(como veremos después) y el terapeuta debe hipotetizar sobre qué
reforzadores están implicados. Por ejemplo, al preguntarle a un
Cuando Ana desconfió el t ar e sentido a su vida. cliente sobre el divorcio, contestó que la terapia no funcionaba, así
tras moldearla (regla 2) dee;i::~ obser;•ó tal hech? (regla 1), y, esta respuesta podría considerarse un "mando disfrazado" con una
por qué se podía confiar' en él ( sp)ontánea postenormente dijo función de escapar de los sentimientos que le evoca el recuerdo de
T b.. reg1a 5 ese acontecimiento, siendo esta forma de actuar equivalente a có-
aro ien en el caso de Teres
sentarse (regla 1) y le re i. l .
e t~rapeuta observó sus dudas al
dearle sus explicacionetprgunomuº qule le pasaba (regla 2); al mol-
mo se comporta en la vida diaria.
. . , eve a regla 5· "·P ,
s1 te sientas en una silla u otra fun . · ~ or que crees que Como se puede observar en estos ejemplos, podemos pensar que hay
va a c1onar meJor la terapia?". una equivalencia funcional entre lo que ocurre en la sesión y lo que ocurre
Kohlenberg y Tsai (1991 • 51 - - · en la vida diaria de esas personas que vienen a consulta. Tanto los pro-
les para promover el desarrol,lopadg. ) bproponen 1!11as sugerencias genera- blemas como las mejorías están siempre presentes dentro de la sesión, y el
.
la ocurrencia - e una uena re]a" · · t · ·
de las CCR: c10n erapeutica y evocar terapeuta ha de saber detectarlos.

l. Promover y reforzar los comentan d . .


los estimulas présentes en la situa/~ el cli~n:e relac10nados con 2.2. El curso de la terapia y las fases en FAJE'
vidar que en psicotera ia se _10n terapeutica. No hay que o!-
el!a. El objetivo funda! t trabaJa con 10 que ocurre dentro de Hay tres fases en el curso de cualquier terapia psicológica: el inicio, una
1
cliente sobre el terapeut:n ~ els refol rz'.1;" cualquier comentario del Tase intermedia y el final de la misma (Kohlenberg y Tsai, 1995; Tsai
.d y o a re ac10n terapéuti l h et aL; 2009). Evidentemente, siendo una intervención idiográfica, las CCR
ocurn os en sesiones anteriores cual . . . ca, os echos
tado durante esa sesión u otr ' . qu1er.sentin11ento experimen- fijadas y la duración de la intervención depeuderán de cada cliente. En la
objetos que haya en la consu]~ s~s10nes clnucas, la descripción de fase inicial se evalúa y conceptualiza el caso, en ella es donde más CCRl
de compañeros del terapeuta at, e personas en la sala de espera o del cliente emergen. En la fase intermedia aparecen las CCR2 y disminu-
. , e c. yen las CCRl. Y en la fase final es donde se evalúa la intervención misma
y los objetivos conseguidos por el cliente. Cada fase evoca diferentes

38
39
Lafundamentació11.y las fases en FAP
Psicoterapia Á.nalítica Funcional
. . dos formas de conceptualizar los casos
tipos de CCR y distintos objetivos terapéuticos. Ante todo, no hay una toda la terapia. ~ e han propuest:ás detalle en el capítulo signiente. Una
única y absoluta forma de hacer FAP, dependerá tanto del cliente como clínicos que seran d°".cntas con uesta inicialmente (Kanter et al.'
forma de conceptualIZar ~ cas~ k~hlenberg Kanter, Bolling, y Par-
1 '

', del terapeuta. Puesto que es una intervención funcional, las herramientas o
1,' ·, técnicas descritas a lo largo de este libro podrán ser usadas o no, depen- 2009· Kohlenberg Y Tsai, 2 000, CCR la historia del cliente Y
' 1
diendo de las cinco reglas expuestas anteriormente. ker, 2002) en la que se tien~n en c~:afo:na de 'conceptualizar los casos
· En el capítulo 11 se ofrecerá una revisión de las publicaciones apareci- sus conceptos cogn1tJ.vos o ideas; d la escala de evaluación idiográfica
das sobre FAP, entre ellas muchas referidas a casos clínicos que pueden clínicos se llevaría a cabo a traves e t 1 2009) En esta se definen
servir a los lectores interesados en una descripción más detallada y comple- ncional (FIAT .' eaJI aghan, 2006. ·' Kanter ena!a .y, eiemplos · , d
espec1ficos. , e ·
fu · amiento mterperso ,
ta de cómo se aplica FAP. Entre ellas recomendamos la lectura de varios unas clases de func1on bl . ticas en los clientes y que servman
estudios de casos publicados en castellano: un caso de celos (Carrascoso, as clases que pueden ser pro ema
2002); dos casos clínicos de depresión (Ferro, Valero y Vives, 2000; y Ló- ;~a observar y registrar la_s_ C~~- r te se proponen varios cuestionarios
pez-Berrnúdez, Ferro y Valero, 2010) y de ansiedad (López-Berrnúdez, En cuanto a la evaluac1on e c ien ' .
, til para concep a
tu 112·ar y evaluar el
_Ferro y Calvillo, 2002). Todos ellos muestran el desarrollo progresivo de la hojas de registro que sue1en ser u es. 1,·m,·nar de FAP (véase el
terapia, con el análisis del caso clínico y diálogos terapeuta-cliente como
Y r el cuestzonarw pre
caso. Se propone rea izar .. al de Tsai et al., 2009), donde se pide al
ejemplos de su aplicación. apéndice B del ~anual ~ngi.n f. a narrativa O esquemática, así como
cliente que descn?a su _vida de. o: ortantes de su vida, de forma que
los momentos ex1stenc1ales mas p
• 1 tr a consulta sus cua 1
l"dades o cai:acterísti- -
2.2.1. Lafase inicial rmitan comprender que e ae d : onseguir en terapia y cual-
. pe b. ti os que se eseana c
cas personales, 1os o ~e v ue deba saber el terapeuta
·· · rtante que crea q
En esta fase el objetivo principal del terapeuta es consegnir ser un refor- quier otra informac1on nnp? im ortante de estas y otras tareas radica
zador positivo y empezar una relación auténtica e inolvidable, sentando que le ayude a trab~Jar c?n el. L~ -~ Su aplicación debe ser adaptada a
las bases para una terapia significativa y transformadora. Se debe crear en evocar CCR e hipotetJ.zar ~u c10n. d usarse sería el cuestionario de
una sitifación de confianza y seguridad para el cliente e infundir esperan- cada cliente. Otro cuestJ.onano que pue el . dí"ce F del manual origínal
. . ( e puede ver en e apen .
za. Todo esto es un proceso idiográfico que dependerá de cada caso clíni- comienzo de l a te1 apza s . . túa el cliente al co!Illenzo
co. Se comienza desde la primera conversación telefónica con el cliente a de Tsai et al., 2009),_ donde;:::fú\~~~;e~~ncias y similitudes que el
trabajar este objetivo. Los autores (Tsai et al., 2009) proponen usar unos de una nueva relac10n o ac y 1 . o de la terapia cómo po-
til h bitual y e com1enz '
protocolos de la racionalización de la propja terapia, donde se explica qué cliente ve entre ese es o . a e ue va a bien la terapia, qué le gnsta
es lo que el terapeuta va a realizar á lo largo de la terapia y lo que se pue- dría incrementar la probabilidad ~ q se [dría adaptar la terapia al chen_-
de esperar que ocurra. En ellos se describe-que la terapia es más Oficaz de la terapia hasta el momento, co;~ pbe para poder ayudarlo. Podría
cuando se focaliza en lo que ocurre en vivo dentro de la sesión terapéuti- te y otras cosas que; el terapeuta e a sa r . es FAP (véase el apén-
' . lfi l ·0 puente entre seswn
ca. Esta explicación de las razones de FAP· es evocativa para el cliente, ya utilizarse ademas e orm~ an ai et al. 200 9) dividido en do_s partes:
que genera CCR. Se puede explicar, leer por teléfono o darse por escrito. dice D en el manual ongmal de_T~ 1 o~sulta (parte A) y otra antes de
Algnnos ejemplos de estos protocolos en_ español, más o menos evocati- una parte para ~~mpletar despts a':.t: l, en general, trata de analizar. lo
vos, pueden verse en Pérez Álvarez (2014) y los originales en Tsai et al. la siguiente ses1on (parte B). a PR2 '-an ocurrido y que podrían
(2009,págs. 71-73). ocurrido en la sesión_ Y evo~~;. C~é as~:~0~ºs;;'.,lilares a la vida diaria po-
Por otro lado, en las primeras sesiones se evalúa y se conceptualiza el haberlo hecho. Por eiemplo .. ,0~,, La arte B oretende evocar de nuevo
caso. La conceptualización del caso es una herramienta muy útil que ayu- drías haber sacado en la ses1on. . . p 1 . ,:. Qué desafíos asnntos o
· ·
CCR2 en la s1gmente ses,·ón· Por eJemp . . o. 0. . ?" De forma ' •
espec1fi-
da a los terapeutas a saber qué hacer en cada momento, y, al ser algo di- .. - 1 • para la proxnna ses1on. .
námico, hace que se vaya replanteando de forma continua a lo largo de cambios pos1t1vos sena anas

41
40
Psicoterapia Analítica Funcional
Lafandamentacióny las fases en FAP

ca para cada fase, se proponen varias preguntas que ayudarán al terapeuta e focalizar el tratamiento en la evita-
mues:::~ r.:
a evocar CCR a través de hacer consciente al cliente de lo que está sin- En general, en esta fase hay qu h nseguido en la primera fase
tiendo y pensando en este momento, y también sobre la terapia y la rela- ción que .1.os clie1:tes :or: :sºe afrontamiento y bloqueo de
ción terapéutica tanto en este momento como fuera de la sesión (véase el una relac10n positiva y se p "t c·o·n emocional interpersonal que se
apéndice E en Tsai et al., 2009). . .. Esta puede ser una evi a i 1 d l
la evitacion. . t bién intrapersona , cuan o o
En esta primera fase Kohlenberg y Tsai (1995) propusieron .explorar daría en la relación terapéutica mISma; y a.n;riencia emocional, por ejem-
las siguientes cuestiones, adaptadas al cliente y a sus circunstancias; cues- que se intenta evitar es sentir laLp'.opia exapde su divorcio. Contactar con
¡ aso de José ms acere
tiones que deben ser consideradas como meras guías y que se deben apli-
car de forma natural:
plo, como era e ~ . d una manera no evitativa genera
ambas experiencrns ~mocional~s e euta debe afrontar su pr-Opia evita-
CCR2. Ni qu': decir tienefrqu~i::;J de las evitaciones del cliente. Si un
¿Por qué me has escogido como terapeuta?, ¿ qué relación tiene ción en relac10n con el e~ en. al s no va a poder enseñar a un
esto con tufonna de tomar decisiones y riesgos? terapeuta evita los confüctos mterperson e .t á el conflicto con el clien-
Cuando comienzas una nueva actividad o relación, ¿qué es lo que cliente a resolver estos conflictoslporqutre ebVIaJ· ararlo En otros casos, cuando
· ·· • natura para a ·
te gusta?, ¿es muy importante para ti causar una buena impresión? te, que es la situa~10n mas • h h tr ático (abuso sexual, acciden-
¿Qué-diferencias y semejanzas hay en tu forma de comenzar una la evitación del cliente es al~ ec ~ ª : e la tendencia a evitar estas
relación y cómo has comenzado la terapia? tes muertes súbitas, etc.) y e terape ª¡·
, da le va a dar a su c iente. .
¿ Cómo puedes hacer posible un buen comienzo en la terapia? situaciones, poca ayu .dioQ:ráfica una serie de cuestio-
¿Qué te ha gustado o disgustado de Za terapia hasta este momento? Los autores proponen ~sarde ~aner; ~ ae"za terapia (véase el apéndi-
naríos y registros. El cuestionar~o e mz :eben señalar una serie de ítems
Al final de esta fase se debe haber conceptualizado el caso a través de ce G en Tsai et al., 2009), en e que ~~ t que el cliente va teniendo
toda la información recabada a través de los cuestionarios citados ante- sobre los progresos, dificultades, cam ~~:, :e~l~nes. También se propone
riormente, que han facilitado al terapeuta y al cliente fijarse en las CCR. Y experimentando c~nforme avanzan¡ . se el apéndice N en Tsai et al,
. d zesoo emoczona (vea ·
usar el regzstro e r .º d m Jeta la fecha, el riesgo emocio-
2009), una hoja de registro don_ e se coa fener con su terapeuta y el rango
2.2.2. Lafase intermedia na! que el cliente llega a estar dispuhestto "d al hacerlo Este registro tam-
ul el, d 1 uno al diez que a eru o ·
de dific ta e . el cliente ha asmnido en e1 pasa-
No hay una delimitación clara entre una fase y otra, ya que, como se ha co- bién sirve para comparar los nesgos que uevos valores en su vida futu-
mentado, depende de cada cliente y de sus problemas por la propia naturale- do, y los que está di~puesto a afr¡ntar ~ononse encuentra el cliente en ese
za funcional e idiográfica de ia terapia (Tsai et al., 2009). Como mantienen
Kohlenberg y Tsai (1995), en estafase aparecen comentarios espontáneos del
cliente que permiten al terapeuta ser sensible a la aparición de estas CCR, en
momento es la instantánea vztal F 11
ra. Otra hoja de registro que_ m ca cor'; el apéndice C en Tsai et al.,
c:~s~ diez el grado de &atisfacción
2009), en ella se s~ñala en un valor,~ 1 . eas de su vida (amor, salud,
relación con reconocer los progresos (''reconozco que he cambiado ... ", ''me
encuentro mejor que antes en ... "); expresión de deseos en la terapia ("qui- =s~~~~:::~~::~;i~~oc:~a~~a, ees:iri~alidad, etc.).
siera cambiar en ... ", "podría mejorar mi relación contigo en ... "); reaccio-
nes ante el terapeuta ("me he sentido mal cuando me has dicho ... ", "lo que
no me gusta de ti es ... "); las dificultades ("me seria dificil enfrentarme a... ", 2.2.3. Lafasefinal
"me. es dificil hablar sobre ... ", "me cuesta manejar inis sentimientos aqtú
. . . . ilar a cómo las personas terminan una
cuando ... "); y las reacciones en la propia terapia ("el comienzo de cada Este momento de la terapia es sirn t to también evoca nuevas CCR.
sesión me es difícil porque ... ", "me cuesta enfrentarme a... "). . , . tim n al2:men y este con ex - d
relac10n m
Además, es el amomento
co "' para, conso ri d ar 1as ganancias y asegurarse e que

42
43
Lajimdamentacióny las fases en FAP
Psicoterapia Analítica Funcional
. . e se deben seguir en las
las CCR2 se han generalizado a la vida diaria del cliente. Esta situación Por otro lado, las cinco regl~s tlerape~~~o~:1 que hay entre los con-
t éuticas y la eqmva encia . 1 d
puede ser dificil para ambos, ya que se ha creado una relación fuerte. Pero relacione; . erap . diaria del cliente. Se han expuesto eJemp os e
debe usarse para generar un nuevo repertorio relacionado con las pérdidas textos clm1cos y la vida CCR ad ás de ejemplos de esas reglas y
y la terminación de las relaciones. Se vuelve a analizar la conceptualiza- casos clínicos reales. de estas ~an e;nductas relevantes, en las que el
ción del caso, comprobando las CCRl y CCR2. Como en otras ocasiones, de situaciones terapeuticas que ev_o ductas También se ha anah- 1°:
d ctuar para cambiar esas con .
no hay un número de sesiones o tiempo terapéutico necesario para el pro- terapeuta pue e a . .coterapia y se ha propuesto un con- ,1
1 de las emoc10nes en psi . il:.!
ceso de terminación, así, dependerá de cada cliente y de su problemática. zado e¡ pape
De nuevo Kohlenberg y Tsai (1995) proponen algunas preguntas que pue- l
. e a éuticamente con ellas.
junto de directrices para trabaJar r p o de la terapia y _las fases que toda \\
:1
den ayudar .al terapeuta a evocar CCR relacionadas con el final del proce- · Por último, se ha_ expuesto \~~r~e tareas y evaluaciones que pueden
so terapéutico:· terapia tiene, desc_nbiendo ~a ~ t .a las características de los progre-
realizarse en la prunera fase e. a e~api , . como algunas características e
¿ Cuáles han sido los fracasos más memorables de tu vi.da?, ¿ có- sos Y
la fase intermedia de la terapia, asi
d
-"-"° ..
til" zarse en la fase de ;u,.a.,1Zac10n. .
mo reaccionaste ante ellos? instrumentos que pue en u i .
¿Qué supone para ti la terminación de una relación?
¿ Cómo te despides de alguien?, ¿ te gustaría que nuestra despedi-
da fuese similar o diferente?
¿Qué te ha gustado de mí?, ¿y de la terapia?
¿De qué te has arrepentido en la terapia?
¿Qué no has dicho aún que sea importante para ti?

Se propone una hoja de registro o herramienta del final de la terapia


(véase el apéndice K en Tsai et al., 2009) en la que se plantean por escrito
las preguntas antes expuestas y otras similares, además de una carta final -'¡'
del terapeuta dirigida al cliei,te en la que se especifiquen, entre otras co- i

sas, los objetivos y progresos obtenidos durante la terapia, las interaccio-
nes y las cualidades positivas del cliente, lo que el terapeuta ha aprendido
con él y lo que querría que recordarse de él, terminando con una despedi-
da y buenos deseos para su vida futura.

2.3. Resumen

En este capítulo se han expuesto los fundamentos o pilares de FAP. Por


un lado,.el análisis funcional de las CCR de los clientes, que el terapeuta
debe tratar de observar y cambiar directamente en la sesión: CCRI o pro-
blemas que se busca disminuir, CCR2 o mejoras que se busca reforzar, y
CCR3 o descripciones verbales de .su propia conducta, y de las relaciones
entre lo que ocurre dentro y fuera de la sesión.

45
44
3
Evaluación y conceptualización
de casos clínicos

Como· se ha ido comentando a lo largo de los capítulos anteriores, FAP


está arraigada dentro de la aproximación analítico-conductual, y, como su
propio nombre indica, se dedica a realizar un análisis funcional de las
conductas que aparecen en la sesión clínica. La evaluación en FAP es algo
que aparecerá de, forma continua a lo largo del curso de la intervención,
como se verá a continuación. Por otro lado, la conceptualización de casos
en FAP es algo dinámico y flexible a lo largo del curso de la terapia, que
influye tanto en la conducta del terapeuta como en la del cliente.
En este capítulo se van a exponer la evaluación en el proceso de cam-
bio en FAP, los diferentes instrumentos y cuestionarios de·evaluación, los
distintos tipos de conceptualización de casos y su relación con el proceso
de cambio en FAP, y, finalmente, el propio proceso de conceptualización
o formulación de un caso clínico. ·

3.1. Evaluación durante el proceso de cambio en F,AP

Las formas de evaluación basadas en los sistemas de diagnóstico CIE o


DSM no son de utilidad en F AP, ya que no son funcionales ni tampoco
idiográficas. La evaluación en FAP está relacionada inevitablemente con
el tratamiento, es una parte del proceso inicial de la intervención y, por lo
tanto, de la construcción .de la relación terapéutica.
En general, se puede decir que la evaluación en psicoterapia solo es
útil si afecta de algún modo a lo que se hace en ella, es decir, si está cen-
trada en las conductas clínicamente relevantes (CCR) y en las variables

47
l' . s
Evaluación y conceptualización de casos e mzco
PsicOterapia Analítica Funcional

con ]as que están relacionadas. Los terapeutas FAP buscan la función Cuestionarios de ayuda a la terapia
3.J.1.
que define las CCR, reconociendo los principios conductuales básicos, . . 1 " sobre el curso de la terapia, se pro-
apreciando la peculiaridad de cada caso e, idiográficamente, defmien- Como se ha descnto en el _cap,~ o ~ tionarios a lo largo de la interven-
do los objetivos del tratamiento para cada cliente en particular (Kanter pone el uso de_ dif~rentes tJ.po;a ~~~;: evolución y el desarrollo de las
et al., 2009). ción, unos al 1mc10, otr~s 1- "ón (cuestionario preliminar FAP, _cues-
Como ya se ha dicho, la evaluación en FAP es funcional e idiográfica sesiones, y otros como n; izac1 . formulario puente en·tre seszones,
y no tanto topográfica. Mientras que la topografía es lo que se ve de la tiOnario de comienzo de a terapza, tionario de final de la terapia,
conducta, su forma, se entiende por funcional, o la función de una conduc- cuestionarios de mitad de la terapza, cue~ .t l FAP) y las preguntas
ta, los efectos que tal conducta tiene en el ambiente. Un análisis topográ- registro del riesgo eniocional, la instantaneo:e:z :ómo v¡ la marcha de la
fico. de la.s conductas, como el que realizan los sistemas CIE o DSM, no es º FAP ayudan al terapeuta a con . . 1
típicas que 1 . dos en el apéndice del libro ongma
útil en psicoterapia, ya que no informa acerca de las variables que mantie- .
terapia (todos ellos. aparecen re aciana
nen esos problemas (no indica su función), ni tampoco indica el trata- de Tsai et al., 2009). . .. de evaluación, sino preguntas, es- '!1
. I!
miento que se tiene que llevar a cabo. como tales no son cuestJ.onarios CCRI Y para 1.i
. . . e sirven al terapeuta para evocar ' :¡
El objetivo clave en la evaluación conductual es identificar las rela- quemas, eJerc1c1os, etc. qu CCR2 demás de para contar con un
ciones funcionales existentes entre los antecedentes, las conductas y las tener la oport_umdad de ¡'°forz~ de la te:apia y la relación terapéutica. 1
consecuencias. Además, las evaluaciones de estas relaciones funcionales feedback contmuo sobre a marc a . '\¡i
entre variables requieren que sean observadas repetidamente en el tiempo:
Otra cuestión clave. en ese análisis es el concepto de clase funcional. Se·
3.1.2. Sistemas de codificación de conductas
l:¡
parte de que si diferentes conductas tienen el mismo efecto, son miembros
de la misma clase funcional. Cuando se conceptua!iza un caso se está I!:,
. . . . de conductas son formas de categorizar l~s :,
intentando agrupar las conductas en clases funcionales, más que en res- Los sistemas de cod1ficac10n . artrr. de la observación d1-
. 1 r nte y el terapeuta, a P . '11
.:
puestas específicas, que permitan una intervención rápida y eficaz. interacciones entre e c ie al' p·-'· de las grabaciones
· .. G almente se re izan a "'=
De forma clásica en la modificación de conducta, la evaluación se ha recta de la relac1on. ener . C !los se pretende no solo plasmar
entendido como algo previo a la intervención, pero en FAP esto no es así. de video o sonido de ]as sesiones. oln e_ 'n terapéutica sino también la
. ¡ c'a de ]a re ac10 ' .
Desde el mismo momento en que se contacta con el caso, se está intervi- empíricamente a secuen i . aI!lb1·ando progresivamente,
d tas del cliente van c .
niendo, y, además, la evaluación se realiza continuamente a lo largo del forma en que las con. ucd FAP d tro de un diseño de caso único, y no
curso del tratamiento. La evaluación debe darse de manera que vaya demostrando la eficacia e en .
creando y mejorando la relación terapéutica, como se explicó en el capítu- solamente con los datos pre-pos'.. . do es el Functional Analytic Psychot-
lo anterior. Los procesos de evaluación y conceptualización del ·caso con- EI sistema que más se ha unliza h t l 201 o· Ca!Iaghan y Pallete,
tinúan durante la terapia, como un proceso dinámico, cambiando en fun- herapy Ratzng ª -, '
. Sca ze (FAPRS· ' Bus e Cal] han 2008). Contiene seis ·
ción de lo que ocurra. Según Kanter et al. (2009), son procesos iterativos 2008; Callaghan et al., 200 8; Follette :¡) evo:! CCR, (2) moldea CCRl,
e interactivos, en los que se revisan las hipótesis sobre las CCR y su fun- códigos de la conducta del terapeuta. ~ 5 respuestas centradas en la
(3) moldea CCR2, (4) respuestas u::ca~esd; 1tros seis códigos para cate-
ción. Como se vio en el capítulo 2, en la fase inicial existen unas CCR, en
la intermedia otras, y otras en la final; y todas ellas van cambiando duran-
gorizar la conducta del cliente.
¿;;~,
relación, y (6) otro tJ.po de_ char~a(l) (2) CCR1, (3) respuestas cen-
d fuera (5) mejoras de fuera, Y (6)
te el curso de la terapia.
Para poder plasmar esa evolución, y realizar al mismo tiempo un tradas en la relación, (4) problemas_ e 'arta este sistema es su capa-
análisis cuantitativo del desarrollo de las interacciones durante la tera- otro tipo de charla. Una de las ventaias que ap nen FAP para el cambio.
pia FAP, se han creado algunos instrumentos encaminados a evaluar ese cidad para medir los mec":')smos que s~~ro~ri: permite realizar análisis
proceso. Este sistema de observac10n y de co ,ca

49
48
Psicoterapia Analítica Funcional
Evaluación y conceptualización de casos clínicos

matemáticos de las secuencias, así como de la cantidad de conductas de


. .
10. Gestos de aprobación, movmnentos y expresiones de confirma-
cada tipo que se van realizando y van cambiando a lo largo del curso de la
terapia. Para aplicarlo adecuadamente es necesario un entrenamiento pre- ción hacia el cliente. . es hacia lo que
vio de los observadores, ya que se exige conocer los principios del análisis 1l. Gestos de desaprobación, desacuerdos o negac1on
funcional y de FAP. Este sistema ha demostrado su fiabilidad y ha sido
utilizado para medir la efectividad de la terapia. Este tipo de registro, me- 12 _~:!~sd~:~~~e~!~~~d:~~~i:n!:~alizaciones del terapeuta para ha-
diante secuencias de interacciones terapeuta-cliente y a través del análisis cer algo concreto dur~te la ses10n. t s comunicativos no c!asifi-
de probabilidades de esas secuencias, ha permitido ver el mecanismo de 13. Otros gestos, cualesqmera otr~s ges o
cambio progresivo durante la sesión de terapia, observando cómo iban cables en las anteriores categonas.
disminuyendo las CCRl e iban aumentando progresivamente las CCR2 y
. ~iMCCIT se ha aplicado en un estudio (Xa- !·'"
CCR3, evidenciando no solo el éxito terapéutico, sino también la influen- En concreto, este sistema d bio durante la terapia
cia del terapeuta en ello (Busch et al., 2009, 2010; Callaghan, Surnmers y , M r 2012) sobre el proceso e cam . d
Weidman, 2003). · vier, Kanter Y eye , d d ta (déficits de aprendizaJe, falta e
con dos niños con problemas e ;:;a~:egativistas y desafiantes), con dos
También se ha utilizado en la investigación del proceso de F AP otro interés en tareas escolares y con d o observadores con experie.n-
sistema de codificación, el Sistema Multidimensional de Codificación de . tº peutas y otros os com .
estudiantes com_o ,rain:f: ti! y t bién en otros estudios del mismo gru-
Conductas en la lntercicción Terapeuta-Cliente (SiMCCIT, Zamignani, cia en_el tra:am1~~to(Oshir3:'1o y. Meamyer' 2014·' Xavier y Meyer, 2014).
2007). El sistema SiMCCIT codifica las distintas verbalizaciones y comu- po de mvestJ.gac1on
nicación gestual del terapeuta en diversas categorías, unas descriptivas y
otras más :funcionales: ·
3.2. Cuestionarios de evaluación del individuo
l. Preguntas de información, verbalizaciones en las que se pide al
alizar medir la experiencia del yo es el
cliente que describa acciones, eventos, pensamientos o senti- Otro cuestionario que pretende _an fyS lf Scale- Kanter Parker y Koh-
mientos. . . EOSS (Toe Expenence o e , '
cuestionano . .. oblación española (Valero, Ferro,
2. Facilitación, verbalizaciones cortas que indican atención y sugie- Ienberg, 2001), validado tam)~1en en ptionario se basa en la construcción
ren continuar la conversación. López y Selva, 2012, 2014 . ste cues utores (Kohlenberg y Tsai, 1991 ),
! :1
3. Empatía, acciones y verba!izaciones que sugieren calidez, acepta- social y verbal del yo de los m1sm~;b~emas psicológicos por una historia j
ción y comprensión. que puede dar lugar a numerosos p . . de esa experiencia. Y, como se
4. Información, verbalizaciones en las que el terapeuta .describe deficitaria o inadecuada en el ~prend1z¡;ie sos tipos de problemas clínicos
evento$ o informaciones. explicará más adelante, puede 1 ev~ta velurar s1· existen problemas del yo,
• "tul 9 y 10) Permi e eva
5. Preguntas reflexivas, verbalizaciones en las que pregunta al cliente (veanse los cap1 os . nes que se establecen con per-
. , ocial· en 1as re1ac10
para que s·e explique, interprete o analice los acontecimientos. como tal construccwn s . ' · , , f También permite valorar la
6. Interpretación, verbalizaciones en las que sugiere explicaciones o sonas conocidas o en relac1on~s ~a~ ~n tun~~nto (véase el capitulo 11 ).
infiere posibles causas. eficacia pre-post de los resulta _os e a am .d en una escala tipo Likert
7. Aprobación, verbalizaciones que evalúan o juzgan favorablemente Es un cuestionario de 37 items, que m1 e 1 . d" "duo tiene las
lo que ha hecho o dicho el cliente. . ( . ) el grado en que e m 1v1
desde uno (nunca) a siete siempre 1 "tp - Estos están agrupados en
8. Desaprobación, verba!izaciones que juzgan de forma desfavorable experiencias del yo que. ~escnben ~: ~cl:~ón social por el que se pre-
esos hechos o afirmaciones. cuatro secciones en func10n del 1:J.po de yo La sección 2 evalúa
gunta. La sección 1 ev_alúa el conc~pto gen:~des 1 y .acciones en relación
9. Otras verba!izaciones, afirmaciones generales, no c!asificables en
otras categorías. la expresión de necesidades, opm10nes, ac . , 3 alúa estas mismas
con la gente o conocidos en general. La secc10n ev

50
51
Evaluación y conceptualización de casos clinicos
Psicoterapia Analítica Funcional
.. d · nes Este sistema ha sido apli-
experiencias con relación a las personas más íntimas o cercanas. La sec- des con la experiencia y exprles1on \em;':os~do su utilidad (Callaghan
ción 4 evalúa la creatividad, disociación y sensibilidad a las criticas. Tanto cado en varios. estudios, en os qu; a "
la versión en inglés como la adaptación al castellano tienen altos niveles et al., 2004; K~hlenb~rg et al.,;}~!~borado la escala Therapist Jn-Session j
de fiabilidad (entre a = .83 y .94), además de mostrar diferencias signifi- En esta mISma !mea, se fi a de valorar la competencia y la ,-¡

cativas entre la población clínica /la mnestra de población sin problemas. Strategy Scale (THISS), como una ~: artir de otras escalas de valo- ,j
Leonard et al. (2014) han creado laFAP Intimacy Scale (Escala de In- adherencia del terapeuta. Fue constrm a: hi!" dades en un estudio sobre
timidad en FAP, FAPIS), para evaluar las conductas relacionadas con la ración de terapeutas para evaluar. sus ª.ti;a-conductual, FAP y terapia
intimidad dentro y fuera de la terapia, puesto que este tipo de repertorios comparación de resultados de terap1Ba clol~ Parker y Tsai, 2002; Kohlen-
ohlenberg Kanter o mg, . . .d
pueden ser los que causen problemas a los clientes, y también por ser interperso_nal (K . ; Kan;er 1999). Tiene 36 ítems dIVIdI os en
fundamentales para una buena relación terapéutica. Está compuesta de 14 berrr Tsa1, Parker, Bollm,, Y ' . ti cognitivas habilidades de
ítems elaborados en un estudio previo a partir de la selección de ítéms de cua';;o subes_calas: h_abilidades terap~:rac:: ínterperso~al. La subescala
otras muchas escalas relacionadas con la intimidad en relaciones persona- terapia en vivo, habilidades FAP y p ensamientos y emociones
les, familiares y de pareja. Se pregunta al usuario en cada ítem el grado en FAP tiene ítems _relacionados, co:o 1:t:::;\: ~ autorrevelaciones. Se ha
que está de acuerdo con lo qne se describe y se aplicarla a la relación con del cliente, explicar las razo1:1Ie~ e a los programas de entrenamiento de
alguien intimo en la última semana, con una escala de cero (nada en abso- demostrado que es fiable y va I a par . .
luto) a seis (completamente). Tiene alta fiabilidad por consistencia interna Jos terape':';as. b d . FAP Impact Scale (FAPIS). Es una escala
(entre a= .86 y .93), además de fiabilidad test-retest, y validez con otros Tamb1en se ha ela ora o 1a 1 QTama de entrenamiento de
. d. ti!" da para eva uar un pro,, d
cuestionarios de personalidad, relaciones sociales, competencias interper- no pubhca a, u iza · K 2012) Los ítems abor an
t T · Holman y oerner, · .
sonales, etc. Según los autores, tendria tres factores: pensamientos y sen- terapeutas (Kan er, sa1, t t al c11·ente atención a las propias
· tal orno estar a en o , ·fi
timientos ocultos, expresión de sentimientos positivos, honestidad y au- competencias es c . de análisis de conducta Y o-
. ¡ iones competencia .
tenticidad. Seria, pues, un bnen cuestionario para la evaluación de reacciones, autorre"."~ ac ,' . tú n una escala_ de uno a siete en
relaciones estrechas e íntimas tal como se utiliza en FAP, además devalo- calización en la ses1on. Los rtems punl an ~escnoen Tiene alta fiabilidad
rar la autenticidad y la expresión de pensamientos positivos, que serían de cuanto al grado de desacuerdo con o que .
relevancia también como medición de resultados de FAP. por consistencia interna (a= .94).

3.3. Cuestionarios de evaluación del terapeuta 3.4. Conceptualización el.e casos el.micos
., . nseouir una conceptualización
El programa Functional Assessment ofSkills far Interpersonal Therapists Uno de los objetivos de _la~¡~~~': ;:r~;eu; para responder de form,a .
(FASIT; Callaghan, 2006d) consta de un cuestionario para -evaluar cada del caso, corno una ~a g e .ndicó anteriormente, la evaluacion
una de las áreas de las conductas del terapeuta. Se trata de una aproxima- eficaz a las CCR del _clie1;te. C?:11° s :!ases de respuesta funéionales Y en
ción para mejorar las habilidades de cualquier terapeuta, intentando eva- debe centrarse en la 1dent1ficac1~n de tr 's del análisis de sus antece-
. . . fun . 1 de las mISmas a ave .
luar y clasificar los problemas que este pueda tener en la terapia. Es simi- la defimc1on c1ona . ante toda la interveúción,.y en especial al
lar a la forma FIA T de conceptualizar un caso, propuesta por el rnismo . dentes y sus consecuencias. Dur loo dinámico que se va realizando
autor, que se expondrá más adelante en este capítulo. El manual presenta .
comienzo, a " . Kohlenberg, Kanter, Bo¡¡·mg,
se prop one. esta tarea como 2009
definiciones y ejemplos de problemas en áreas de funcionamiento inter- . a lo largo de la terapia (Kanter et a1. , , han ro uesto dos fonnas
personal: aserción de las necesidades, comunicación bidireccional (dar·y : y Parker, 2002; Kohlenberg Y, Tsai,_ 2 ~ºº\!~a de ~oJceptualización del
recibir feedback), problemas con la resolución de conflictos, habilidades de conceptualizar los casos chmcos. e esq
de expresión relativas al desarrollo de relaciones de intimidad y dificulta- caso y el cuestionario FIAT.

53
52
Evaluación y conceptualización de casos clínicos
Psicoterapia Analítica Funcional

de los problemas que presenta. Las variables que mantienen el problema


3.4-1. Esquema de conceptualización del caso no suelen ser las mismas que las que lo generaron inicialmente. Se eva-
lúan estas variables históricas que representan un papel crucial en los ob-
La forma de conceptualizar un caso más al
(Kanter et al 2009· Kohle b K gener Y propuesta inicialmente jetivos del cliente. Aunque debemos aclarar que el terapeuta se centra en
berg y Tsai -'.2000), ti n erg, anter, Bolling y Parker, 2002; Kohlen- sucesos pasados solo si ayudan a comprender la conducta actual.
mas en la vida diaria yene eln cue~ta los. siguientes elementos: los proble- Los clientes vienen a consulta con malas interpretaciones de lo que
en a ses1on clímca, su histori al 1
los conceptos cognitivos o ideas sobr , . . a person re evante, ]es ocurre y de lo que les ha pasado, y estas reglas o conceptos cognitivos
qué medida pueden interferir con el :a:ffile.seonntoel bl1enesbt'.'-" "'! la salud Y en r del cliente (código de creencias, asunciones, etc.) son objetivos de la0
diaria y en sesión. . , Y os o ~etivos en la vida "'''¡.) terapia (CCR3), ya que pueden interferir con el tratamiento. Sus concep
tos sobre el bienestar psicológico, el sufrimiento, la salud, están influidos
En toda conceptualización se deben definir .
frºf lemas que el paciente presenta en la vida 1:,%~e~~erac1~n: los culturalmente.
e, os problemas que aparecen en la sesió , . ' amen a en- Se deben evaluar también los valores en cada área de la vida que el
~~:~::plo: estar aislado socialmente, evi; t:~;:·d~:~~ 1
camente, no reconocer que se está . d .
:;;.,c~~~ i} cliente posea. Por ejemplo, qué es para él o ella una relación de pareja, de
amistad, el trabajo, el ocio, étc., ya que pueden estar influyendo en sus
ante los demás, etc.). Se deben clasific me1oran o, _sentirse ridículo problemas. La clarificación de valores ayuda al proceso terapéutico (Kan-
dan ser equivalentes dentro y fuera de 1:Xs Pº: cl~es func10nales que pue- ter et al. 2009), ya que al discutir sobre lo que se espera conseguir, se crea
los procesos de evaluación momento amo:~:~~ dst~ se redahza a trav~s de il un clima que ayuda a mejorar la relación terapéutica y a poder reforzar los
Y de clasificación funcional El t e a con ucta del cliente ,, primeros intentos de cambio. También, la clarificación de valores. permite
• . · erapeuta debe preguntarse , · t ,
que 1e evocan esas CCR del clie t . . . que Sien e y ;.~.if.
identificar qué funciones de estimulo pueden servir de reforzadores natu-
tirían los demás. n e y s1 existe paralehS!Ilo con lo que sen- . rales para el cliente. Nótese que los valores marcan lo que es reforzante o
-+¡
aversivo para una persona.
Los objetivos de la vida diaria que el cliente se marcaría (ser feliz, no
sufrir, presentarse a unas oposiciones, salir más con su marído, enfrentarse
Nombre: a los comentarios de los demás, etc.) se deben aclarar y definir.
Problemas en la vida diaria Finalmente, los objetivos que se marcaría el terapeuta en la propia se-
Historia relévante sión (expresar sus sentimientos de manera natural, ser cercano, mantener
la mirada con el terapeuta, no abandonar la terapia, etc.) cerrarían este
Problemas en la sesión. CCRJ
esquema para conceptualizar el caso clínico.
Conceptos cognitivos
:;'{t
Objetivos en la vida diaria ·,·.. ¡¡·¡·.· .
Objetivos en- sesión. CCR2
..
/J
>:&
3.4.2. Escala FIAT
Figura 3.1. Esquema utilizado para el registro y esquematización de la
conceptualización del caso clínico. -
"
-ÍÍ
~:::o~:~ii~n:a~~~c:~faal::c~?: ::
:_--.'..••_._;,I¡"'
.•.•..··_-·.. ·.'-.:.-_•.-,:.••••. ;;:;@::a;::c~!~~
. (Functional Jdiographic Assessment Template, FIAT; Callaghan, 2006b;
~·--· - Kan.ter et al., 2009; Tsai, Kohlenberg et al., 2009). Es Uilll entrevista estruc-
::::c:~
;!}\("{ ~da en la que se dan unas clases de funcionamiento interpersonal y unos
Su historia relevante vien fi .d jJ,,y,> e1emp!os específicos de esas clases que pueden ser problemáticas en los
de la persona que estén impli:a~~t:~1 ~ap~~o~~gc~:syr:nleevlanmtes
anten _vida
erum1ento fa
:,','.__';;\\f clientes y que servirían para observar y registrar las CCR. No es una formu-

54 l1if~~~x _ 55
Evaluación y conceptualización de casos clínicos
Psicoterapia Analítica Funcional

]ación del caso absoluta, sino una forma alternativa y flexible de analizar el C) Los conflictos
caso. Cada categoría de evaluación o clase necesita· de un análisis por parte
del terapeuta de los antecedentes, de !ós repertorios conductuales y de las Estas clases de respuesta están vinculadas con la habilidad de i~enti-
ar hacer frente a los conflictos interpersonale~, habilidad que eter-
consecuencias de las CCR, a través de las preguntas establecidas en relación
: ~ el éxito a largo plazo de las relaciones sociales. Se valoran entre
con los problemas de la vida diaria. Estas preguntas ayudan a determinar y a
identificar las CCR durante la sesión terapéutica a lo largo del tratamiento. otras:
Estas categorías o clases de respuesta serían:
La dificultad para tolerar el conflicto o el desajuste.
La evitación de conflictos. . · . timi-
A) La aserción o la expresión de necesidades El involucrarse en conflictos como una manera de eVJtar la m
dad o cercanía. ·
Se incluyen aquí los problemas con la identificación y la afirmación La expresión de demasiada cólera..
de necesidades y valores que uno quíera, ya sean opiniones, ideas, deseos, La evitación del compromiso. .
sueños, etc. Se valoran entre otras: La dificultad para expresar sentimientos negativos.
La ineficacia para resolver conflictos.
La dificultad para identificar necesidades o tipos de ayuda.
La dificultad para expresar las necesidades o ayudas.
La expresión de las necesidades de forma sutil o indirecta. D) Cercanía personal
La exigencia a la hora de expresar sus necesidades.
La extrema independencia a la hora de pedir ayuda. Los problemas con la revelación y/o el desarrollo de la ce'.cania inter-
cómo uno se autodescubre y habla de su expenencia con otrstos.
Personal Y · tim"d d Se refiere a e ar
Son clases de respuesta relacionadas con la m I a . .
B) La comunicación bidireccional conectado con o cercano a otra persona. Se w.loran entre otras cosas.

Estas clases de respuesta están relacionadas con cómo los clientes im- El miedo a la c~rcanía o la intimid~d. ._
pactan en los demás y se ven afectados por ellos, cómo dan y responden al La dificultad para expresar cercan1a y canno.
feedback. Incluyen los fallos en n?tar el impacto sobre otros, ser insensi- ·La dificultad para recibir cercanía Y cariño.
ble a las consecuencias interpersonales, etc. Se valoran entre otras cosas: La dificultad para conversar.
El hablar demasiado sobre uno mismo .
Las dificultades para recibir feedback positivo (cumplidos, alabanzas). . El hacer demasiadas ·preguntas sobre la vida personal del terapeuta.
Las dificultades para recibir feedback negativo (críticas).
Las dificultades para darfee.dback positivo.
Las dificultades para darjeedbacknegativo. . .. E) Experiencia emocional y su expresión
Las expectativas irracionales sobre uno mismo (sensación de fra-
caso, perfeccionismo). .. Estas clases están relacionadas con las dificultades hacia_ la i_dentifi-
.- · 1 p ex;:,enencia emo-
Las expectativas irracionales con el terapeuta. - cación y la respuesta a experiencias emoc10na es. 0 r : . . t
La hipersensibilidad o conciencia excesiva al impacto del terapeuta. _· c:cwn~, se refieren los autores a todo tipo de emociones y senttm1en ~:3: no
La poca conciencia del impacto del terapeuta. a los "negativos" como angustia, ira, soledad, etc., sino taro ien a

56 57
Psicoterapia Analítica Funcional
Evaluación y conceptualización de casos clínicos

sentimientos como amor, alegría, humor, orgullo, etc., que se suelen dar
en un momento dado cuando se recuerda una experiencia. Se valoran cionales de las posibles CCR del cliente y confirmándolas, según la evo-
entre otras: lución de la terapia, así como los efectos de la conducta del terapeuta so-
bre las CCR. · ..
La dificultad para identificar sentimientos. Se recomienda empezar a plantearse el caso, a través de las distmtas
herramientas de evaluación que el terapeuta considere oportunas, e rr ela-
La expresión emocional, plana o distante.
Las dificultades para llorar. borando el esquema propuesto en la figura 3. l. Este esquema resume la
información sobre el caso, va orientando al terapeuta sobre las CCR ~ue
Las dificultades para expresar o sentir ansiedad, miedo. tiene que observar y evocar y ayuda a establecer una equivalenci~ func10-
Las dificultades para expresar o sentir alegria, humor. al entre ambos ambientes dentro y fuera de la consulta; tambien le m-
El sentir de' una manera demasiado lábil e intensa, etc. ~orma sobre las verbalizaciones del cliente de lo que le ocurre (CCR3),
sus valores acerca de la salud y el bienestar, así como de otras áre~s- en la
Para ·cada una de estas clases de respuesta se establece una serie de vida que pue.den estar influyendo en el problema. La_ relevancia chmca de
preguntas que el terapeuta debe plantearse y también hay unas escalas que las conductas del cliente debe ser valorada en relac10n con el COllJunto de
el cliente debe completar.. Se han publicado varios estudios sobre su utili- la conceptualización del caso, de ahí su importancia c!inica. Esta formula-
dad (Callagban, Surmners y Weidman, 2003; Kanter et al., 2009). Y tam- ción clínica ayuda a los terapeutas a comprender meJor al cliente Y a to-
bién se han publicado estudios de sus propiedades psicométricas en un mar decisiones sobre el caso. . . ..
formato de cuestionario FIAT-Q y en un formato abreviado FIAT-Q-SF A continuación se expone un ejemplo de la conceptualizac10n de un
(Darrow, Callaghan, Bonow y Follette, 2014), en este caso para evaluar el caso clínico expuesto en Ferro, V alero y López (2009). Berta es_ una muJer
funcionamiento interpersonal del cliente. Este cuestionario tiene 117 ítems de 19 años cuando viene a consulta, es la mayor de una familta de tres
(y el abreviado 32 ítems) con una escala numérica de -3 (gran desacuer- hermanos. Estudiante universitaria. Vive fuera de la casa familiar, en un
do) hasta +3 (gran acuerdo) en el cual el cliente va contestando sobre dis- piso de estudiantes. Presentaba un yo inestable, era muy sensible a las
tintos aspectos de sus relaciones e interacciones personales. Tiene una alta criticas y tenia problemas en las relaciones sociales y con las re.lac10nes de
fiabilidad como consistencia interna (a.= .94) y como test-retest (r .73), = intimidad.
dro 3.1).
Tenia una historia de invalidación en su familia (vease el cua-
· .
así como validez convergente con otros cuestionarios sobre relaciones
sociales, aunque la estructura de esos cinco factores no se confirma com- Al principio de la intervención y a través de las preguntas y ?uestiona-
pletamente. rios que plantea el terapeuta, se le demuestra al cliente el interes genumo
que tiene sobre su problemática y la génesis del problema, algo muy un-
portante ·en la creación de la relación terapéutica. Recordemos que la con-
3.5. El proceso práctico de formulación de un caso fianza del cliente hacia su terapeuta es algo que se va creando y es tam-
·- ""- una CCR. Se van marcando hipótesis de las CCR que aparecen en la
Como se ha venido indicando a lo largo de este capítulo, la conceptualiza- y de las que dice el cli~nte que aparecen fuera y/? que hipotetiza el
ción de un caso es un proceso que transcurre a lo largo de toda la inter- . · te,ra¡ieuta que pueden' aparecer, le informa de la bistona del cliente Y de
vención, al igual que la evaluación. Se adapta a cada fase de tratamiento, ,-,~ ,_, •' conceptos en relación con lo que le ocurre. . .
ya que en cada fase aparecen distintas CCR, como se explicó en el capítu- Este esquema, al igual que el sistema FIAT, permite en un tiempo
lo 2. De nuevo la evaluación como una forma de interacción con el cliente comprender al cliente de forma completa o glob~l. Desde nuestra
es una oportunidad para establecer una buena relación terapéutica y fy ;exp,,ri,,ncia clínica, estos esquemas de conceptualizaci~n resultan muy
que aprovecharla. La propuesta que se hace es que la conceptualización ,_,,_,,,,,.. ~·..w en una variedad de problemáticas y en el asesoramiento de terapeu-

un esquema dinámico en el que se van a ir replanteando las hipótesis novele, y con experiencia, independientemente de la visión terapéutica
-~II:-~l~-~i~e puedan tener.
58
59
Psicoterapia Analítica Funcional Evaluación y conceptualización de Casos clínicos

Cuadro 3.1. Esquema de conceptualización del caso de Berta • Objetivos en Enfrentarse a las situaciones sociales y comportarse de forma
(Fen-o, Va/ero y López, 2009). Ü la vida diaria natural.
lN~~om;:;;:;br~e~:PB;E;R~T~A~-__:__ _.:_.=_:.:..::~::'.'.':::'.'...'.:::'.~--------- fii Que no le afecten las críticas de los demás.
No aceptar sin más las críticas de otros.
Problemas en E . ,,
la vida diaria s muy sensible a las críticas. Presenta miedo a las críticas. '¡'. Enfrentarse las críticas del terapeuta defendiendo su opinión.
Preocupada por lo que piensen los demás. 1 Objetivos en
sesión. CCR2 Incrementar las respuestas "yo X". Qué piensa, quiere.
Evita situaciones sociales. ·W
...r Dejar de quejarse.
Tiene miedo al ridículo.
Reconocer sus mejorías.
S~ bloquea en las situaciones sociales, no sabe qué decir, nó sabe "\j
Hacer ejercicios de introspección sin evitarlos.·
como moverse, piensa que la están observando. . ::t.I.\
Saber qué le pasa y/o le ha pasado.
Dice y hace lo que digan sus amigas
No psicologizar los problemas.
P~egunta frecuentemente a sus amigas qué creen que le pasa a ella
Tiene proble~as en las relaciones de intimidad. No se siente queri- -:!
Hablar de cómo ella. es
Hablar de su historia con sus padreS en relación con sus pro-
da p~r su pareJa. Duda si lo quiere realmente, no se atreve a romper ·,,ri
blemas.
¡.¡:;;;,':;;;-;;---~co~n~el~-;::::-;:::--=:;;:::;-:;----:------------.:.___ J1.
Historia Su madre ha sufrido depresione_s y s~.-_compara con ella. i_t·
relevante S
~ padres la han comparado· con sus primas, nunca le han recorro- /~: -. >e·
c1do lo que hace bien y solo le señalan los errores. ';{W. 3.6. Resumen
~oble=dicon las relaciones sociales desde qÚe .era niña. ~.•.L.,_
ªªe arª otra ciudad para desconectar de su ambiente y co- " En este capítulo se ha expuesto la evaluación desde FAP, describiendo los
p,~-¡;;,;;;;:;;-:;~=::==::;:=--:-;;-~-------------------
f::!::;,as nocer gente nueva.
en Tiene quejas sobre ella y su incapacidad.
' Jl
·:::il:l
j:_;_~.:.:
distintos tipos de instrumentos específicos que se han elaborado desde
esta terapia y que incluyen orientaciones y preguntas prácticas~ además de
CCRJ Tiene un concepto de ella muy deteriorado (se ve fea, inútil, imbécil). e cuestionarios sencillos, para su utilización en las distintas fases y momen-

~:~::::1!~::};:::c:~ad~ :;:i:;::ión.
Pide una explicación psicológica de ¡ que le pasa.
._-.•._·.•,·. •
0
~¡. ~:~:!i1~s:~~:d~:!~~r~~~=~a::t::I:~::; 1::a;~~;::i~e~~ec~~
'.,!';·._.:•'.,_._•_'
.•.• · ·

forma directa (FAPRS, SiMCCIT). También se han descrito los cuestiona-


0
Habla bien de su familia y la defiende en su relación con ella misma rios específicos para ]a evaluación de repertorios del cliente, sobre todo
EVJtar las re!a~iones de intimidad con el terapeuta '.,l' •.···.:,.:. los conceptos que aporta FAP como problemas psicológicos, como son la
No tien_e relacwnes "yo X" bajo control privado. No sabe qué píen- !Ji formación del yo (EOSS) Y las habilidades de intimidad (FAPIS). Tam-
Co;;;,;;-;;--¿sa~y~q~u,~e~r2e.::;:=::-:;.
_Concentos ::-::::-=::--;-7------------~-/jf ·. ··. bién se han descrito los distin~os cuestionarios elaborados para la evalua-
• ·l."'· ción de ]os propios terapeutas, para su supervisión y mejor desarrollo de la

cognitivos
".t'

-:~::i:::~!º:~~:oamo
Cree que la causa de sus problemas está en:
algo necesario para poder vivir y
.-t~:--, . ::
'!it,'; _
c,ff·"· ternii:r (~::~:d:¿;t:·::::¡~
_la concep:"alización de _casos que resulta
fundamental para estructurar la informac10n y los obJetivos que delrrmta
- Necesidad de darse ánimo. 3;f.1}}Cfelterapeuta; y un ejemplo de un caso clínico. Esta conceptualización tiene
. - Sentirse superior a los demás para sentirse bien. Ijf}'.)> d?s propuestas: una en forma de esquema para incorporar las CCR Y obje-
Ti_ene probl~m:'-' de autoconcepto (no me he encontrado a .lill.-_.'_"_._fJ_:_··.•.c_·.··_.'·_·,_.".f:_. •._._·.·.ti·.,_·°'.iº. s
/\f'O: :·:.-nano terapéu:icos dentro y fue;a de la sesión'. otra (FIAT) como cuestio- y

~,sr""='"%
misma, no se como ser yo misma, no me reconozco). . 1deografico de valorac1on de los d1stmtos problemas Y relaciones

w dd ,u~, "
Psicoterapia Analítica Funcional

En s~a, FAP ha elaborado bastantes instrumentos para la evaluación


d~ la propia terapia, no solo de sus resultados y de los conceptos psicoló-
g¡cos que maneJa.y trata
. de camb iar,
· smo · de la propia marcha y evolución
4
de1proceso terapeutico. ·
El proceso de cambio en FAP

La FAP tiene una fundamentación experimental, como se ha explicado


con anterioridad. Pero además tendría unos principios explicativos basa-
dos en el AFC sobre por qué se puede producir el cambio terapéutico, y
cómo se busca ese cambio durante la terapia. V amos a tratar, pues, de
explicar en este capítulo qué procesos de aprendizaje explícitos ha de
utilizar el terapeuta para lograr esos cambios clínicos, describiendo cómo
va produciéndose el cambio progresivo a lo largo del proceso terapéutico.
Entre las técnicas basadas en el AFC se van a utilizar contingencias dife-
renciales sobre cada tipo de CCR, el moldeamiento progresivo, el refor-
zamiento natural, el lenguaje funcional y la interacción verbal, todas ellas
encaminadas a conseguir la generalización funcional.

4.1. De las CCRl a las CCR2

El énfasis se pone sobre la conducta directamente mostrada por la perso-


na durante la terapia y, por tanto, en la interacción que tiene lugar con el
terapeuta. La díada terapeuta-cliente se convierte eri el eje fundamental
cambio terapéutico, y el análisis funcional de esa interacción es la
del proceso. Los cambios han de producirse in situ, dentro de la
y dentro de ella han de aparecer los problemas ante el terapeuta.
, .. ce·•, una transferencia hacia dentro de lo que ocurre fuera (CCRl pro-
;;i;<.·,.blem.ático,,) y durante el cambio terapéutico de dentro hacia fuera (CCR2
m,eioras). De esta forma, el terapeuta tiene posibilidad de moldear esos
comp,ort:arrtie11tos, presentar contingencias para modificarlos, ir moldean-
(c:i;;",_d<J n,gl:as verbales para que el cliente comi_ence a actuar de otra forma; y

62 63
Psicoterapia Analítica Funcional El proceso de cambio en FAP

toda esa interacción ha de producirse de la forma más natural posible drían una función de crear una distancia interpersonal con el_ terapeuta, 11;'
para facilitar la generalización funcional a la vida cotidiana. cierto alejamiento equivalente funcionalmente a la distancia que estaría
Es aquí donde entran en juego las llamadas ''habilidades del terapeu- teniendo respecto a su pareja.
ta". Tiene sentido entrenar explícitamente en los terapeutas esas ''habili-
dades" no porque sean las que produzcan el cambio clínico, sino porque,
teruendo esas experiencias, el terapeuta podrá aplicar reforzamiento social 4.2. Métodos motivacionales para ge11erar CCR
más inmediato, reaccionar de manera más natural y aplicar el moldea-
miento progresivo de forma más efectiva. El agente de cambio no son las Una forma de adquirir esas habilidades terapéuticas en F AP es aprender
~abilida~es del terapeuta, sino los procesos conductuales que se dan en la a crear situaciones motivacionales que generen CCRI Y_ CCR2, para
mteracc10n, y esas habilidades solo son la forma de aplicar mejor las téc- der moldearlas en el momento. Antes de crear esas situac10nes, el
nicas. Así, por ejemplo, un terapeuta poco experimentado, o con pocos terapeuta ha de haber realizado la evaluación y la con~eptual"
Pº · • d ~1
. izac10n
recur~os personales por sus experiencias vividas, no reaccionará con rapi- caso según se ha explicado en el capítulo 3, para tener _1~entrfica~ cua-
dez m de forma natural cuando el cliente exprese un recuerdo largamente les son ]as CCRI y CCR2 que desea cambiar en la ses1on. Ademas, esas
reprurudo en su pasado, o la primera vez que muestre una pequeña sonrisa conductas objetivo han de ser también identificadas y pue~t~s en colabo-
tras varias sesiones mirando al suelo. ración con el cliente, de forma que faciliten la generahzac10n fuera d~ l_a
· A lo largo del manual de Kohlenberg y Tsai (1991) aparecen más ex- consulta. Por ejemplo, si un cliente tiene dificultades_ para dar Y rec1brr
tensamente explicados estos principios básicos del AFC en un contexto de feedback afectivo con otras personas (por ejemplo, evita conta?to ocular,
psicoterapia y, especialmente,· cómo desarrollar ese conjunto de habilida- no tiene sentido del hllIIlor, corta las conversaciones), que senan CCRl,
des consistentes en "estar atento". Así, desarrollan las situaciones dentro se deben identificar también cuáles serían las CCR2 deseables (por
de la propia sesión que podrían dar lugar a esas CCR, y aprenden cómo ejemplo, mantener el contacto ocular, aceptar_ bromas de otros, p~rmane-
pro".ocarlas si es que no suceden; cómo aprovechar las emociones y pen- cer atento/a en la conversación, no inteITllIIlpir al otro). Una vez identifi-
samientos del terapeuta para reaccionar de una forma natural· cómo im- ,cadas ambas se pueden crear interacciones· o situaciones que evoquen
plicarse personalmente en la relación terapéutica y aprender de,ella. esas conductas (por ejemplo, pedirle un feedback sobre!~ marcha de:ª
Por ejemplo; una clienta podría tener un problema de relaciones de pa- . sesión, hacerle llI1 chiste de algo que acaba de decir, cambiar de posicion
reja, decir que tiene discusiones frecuentes, que está muy deprimida y le para que fije la mirada, confuuar hablando por en~rrna allllque ~aya
falta comunicación porque su marido no habla lo suficiente con ella. El interrumpido). Estas situaciones pueden provocar, segun _el ti~o de situa-
terapeuta podría observar dentro de la propia sesión, mientras ella está ción creada, ]as CCRl para que el terapeuta pueda extingurrlas o blo~
habl':1'do Y contando su historia, cómo interrumpe al terapeuta, cómo se quearlas, 0 bien ser ]a oportunidad para que aparezcan las CCR2, Y asi
desVIa de los temas, tiene expresiones condescendientes, 'ignora el · ser reforzadas por el terapeuta. .
feedback que le da el terapeuta, etc. Una simple muestra de un diálogo En d libro de Kohlenberg y Tsai (1991, págs. 72-76) se descnben
terapeuta-cliente puede estar mostrando también en la sesión los mismos numer~sos procedimientos pára ge11erar CCR, muchos de ellos aprove-
problemas de comunicación que tiene en su relación de pareja, sus dificul- chando situaciones naturales tales como la propia estructura temporal_ de ,·
tades para escuchar al otro, y no mantener una comunicación bidireccional ·. la terapia, las vacaciones del terapeuta, finalizar la tera~ia, los hono:~os,
o no expresar emociones y cercanía en sus interacciones verbales. En ·. los errores del terapeuta, los silencios en la conversac1on, la expres1on de
al~os casos de problemas de trastornos de personalidad es frecuente que ,, afecto, sentirse bien, la expresión de afecto par parte del terapeuta, ~ent1r-
el chente ~able con y para sí mismo/a, no con el terapeuta, que hable con ,. se cercano al terapeuta, las características del terap~uta, los acontecrrmen-
. m~gnac10n y t?nos emodonales, sin esperar respuesta, sin establecer . inusuales y los sentimientos del terapeuta. Basandose en ellas Y _en el
dialogo, puede mterrump1r constantemente al terapeuta, decirl.e que se propio manual de FAP, Nelson etal. (en prensa) dan nna sene de _e!erc1-
eqmvoca, que no ha dicho esto sino lo otro. Todas estas conductas ten- sobre cómo crear situaciones evocadoras de CCR, pero tamb1en re-
St\'i:{h

64
Psicoterapia Analítica Funcional El proceso de cambio en FAP

comiendan que el clinico reciba primero un entrenamiento en estas activi- que ha llegado a tener en sus interacciones durante la semana con
dades mediante la supervisión de otro terapeuta, antes de llevarlas a cabo
otras personas. _ . . .
con los clientes en las sesiones. El propósito es asegurar su eficacia, por Jo 4. Ejercicio de la mano no dominante. Se le pide al cl!ente escnbrr
que deben estar basadas siempre en un análisis funcional individual de durante un tiempo breve (cinco minutos) con su mano no domi-
cada caso· que permita suponer el posible éxito de esas actividades; y, nante sobre un episodio que implique fuertes emociones para él.
además, adaptadas a las características de cada cliente.
Generalmente, en clientes poco dados a comunicar o revelar in-
formaciones muy íntimas, este ejercicio suele provocar bastante
l. Cuestionarios de opinión sobre la sesión. Se trata de preguntarle ansiedad, y s,:,_elen aparecer los repertorios de evitación al escribir.
al final de la sesión a través de un formulario breve, o bien hacerle Hay un protocolo de este ejercicio en el. manual de Tsa1 et al.
preg_untas de feedback sobre el desarrollo de la sesión: "¿qué te ha (2009) en el que se le pide que hable de sus sentimientos, necesi-
serv~do más de esta sesión?", "¿algo que te haya quedado por decir dades, miedos, etc. Esto provoca a veces fuertes respuestas emo-
o_qme~as_preguntar?", "¿qué hemos tratado aquí que sea similar a tu cionales, con una escritura con muchas dudas, comienzos de :fr~s~s
v~da diana?", "¿qué progresos has visto que puedas trasladar a tu que no terminan, errores en palabras, etc., )º que da _oporturudad
Vlda diaria?". Este tipo de preguntas pueden evocar comentarios para profundizar en lo que ha escnto, espec1~1'.'1ente s1 re:ela al~o
so~r~_Jo que el cliente ha sentido o pensado durante la sesión, su nuevo y sobre todo para reforzar la expres10n de emociones m-
Op!Illon sobre lo que ha ocurrido, y además se le está invitando timas.' T~das ellas s;n CCR2 que de otra forma hubiera sido bas-
co'!tinuamente a expresar en cualquier momento s,:,_ parecer de tante difícil que aparecieran dentro de la sesión. En srrma, lo que
forma honesta y directa. Se debe evitar que esta actividad se con- se pretende con este ejercicio es que el cliente llegue a expresar
vierta en una forma de alargar la sesión, lo cual podría ser una algo íntimo, sus eventos privados, sus relaciones ''yo X" (tal como
CCRJ del cliente cuando la función de este comportamiento es no se explicará más adelante en el capítulo 10). ..
terminar la sesión clínica. ·
5. Inventario de pérdidas. Se trata de pedirle que haga una relac10n
2. Reconocimientos y quejas. También se trata de preguntarle al fi- de las pérdidas (las cosas, las oportunidades, las personas perdi-
nal ?ºr los asp~ctos positivos y negativos de la sesión, y por sus das). Suele utilizarse en la fase fmal de la terapia, y da opo_rtum-
queJas y-molestias durante esta. Por un lado, para que opine sobre dad al cliente de incrementar su contacto con las cosas perdidas Y
los aspectos positivos que hayan ocurrido, un feedback sobre Jo sentir las emociones que ha estado evitando largo tiempo, dándo-
que le hay~-servido, lo que haya visto útil o positivo para él; y por se cuenta del impacto que esas pérdidas han tenido en su vida.
otro, ™:'bien lo que haya visto negativo, o que no esté de acuerdo Por ejemplo, las instrucciones son del tipo: "Este ejercicio te
c?n algun aspecto del desarrollo de la sesión. Además esta acti- permitirá conocerte a ti mismo, lo que has amado Y has perd1d~,
Vldad podría servirle al cliente para practicar de forro¡ adecuada . Jo que te ·ha hecho daño, las decepciones, bs cosas que han_term1-
cómo dar feedback positivo y negativo a otras personas en su vida nado, y las traiciones <J.Ue te han endurecido d_esde ~ pnmeros
diaria.
recuerdos hasta ahora. Qué te ha hecho sentir tnste, que te ha roto
3. Anotación del riesgo emocional. Se trata de valorar en una escala el corazón, qué te ha dejado un hueco en tu vida, qué significó
Like:1 de cero a diez el grado de riesgo emocional que el cliente para ti una despedida. No hay respuestas correctas o mcorrectas,
cons1_dera que ha terudo durante la sesión. El riesgo emocional in- solo deja hablar a tu corazón al revisar las cosas perdidas. Los
dicana el grado de conexión pernonal e intima que ha habido du- fmales y las pérdidas suponen nuevas oportunidades, nuevos ca-
rante esos momentos. Además, esta valoración permitiría al clien- minos nuevas formas de ser. A veces puede ayudarte a que te
te dar~e cuenta de _las conexiones emocionales y del grado de des c~enta de lo que has ganado como resultado de esa pérdida.
cercania que_ v~ !eruendo _~on el terapeuta. También se le puede Si te resulta útil, puedes escribir qué te ha resultado ?uratwo de
preguntar al m1c10 de ses10n sobre el grado de riesgo emocional cada una de esas pérdidas". También se Je puede ped1r que, para

66 67
' 11 !]
'

Psicoterapia Analitica Funcional El proceso de cambia en FAP

crear una mayor conexión emocional al hacer ese inventario~ se tar esa "misión personal" conforme el cliente va cambiando a lo
ayude de fotos, vídeos, "tesoros guardados", que le hagan reen- largo de todo el proceso. . .
contrarse con esas experiencias pa_sadas. 8. Carta de enfado o de gratitud. Se trata de que escnba una carta di-
6. 100 positivos. Se trata de pedirle que haga una relación de sus rigida a alguien concreto al que quiera mostrar su enfado o ~u g_r~-
puntos flacos y sus fallos. Tan pronto como comienza a escribir titud. Este ejercicio brinda la oportunidad de bloquear la ev1tac10n
unos pocos se le pide que diga el opuesto de cada uno. Al finali- que tiene el cliente para expresar sus em?ciones a otr_os. Sob1:e to-
z3:, se le pide que realice· una lista de 100 cosas positivas de él do cuando ha tenido experiencias avers1vas en sus mteracc1ones
mismo, tanto cualidades y valores de sí mismo como habilidades con otros, el cliente suele tener pensamientos nnniatorios sobre lo
características, formas de comportarse, relaciones con otros, cosa~ que pasó, sobre sus reacciones emocionales, incluso sobre su pr_o-
conseguidas, etc. El acto de completar ese listado ofrece al cliente pia validez al no haber reaccionado en ese momento. La carta s~r-
una oportunidad para fijarse en los aspectos positivos de su vida y ve para expresar todas esas emociones, confrontarl_as en la ses:~n
reconocer las cosas buenas que tiene. En suma, tratar de cambiar y que sea también una oportunidad para conseguir una _relac10n
hacia un autoconcepto más positivo. De esta forma, también al más profunda y cercana con el terapeuta. Más que_un _escnto gene-
h~blar sobre esas cualidades positivas el terapeuta tiene la oportu- ral o descriptivo sobre lo que piensa o siente, al dmgrr la carta ha-
mdad de reforzar en la sesión las afirmaciones más positivas que cia alguien se provoca una mayor profundi~ad emoci?nal, mayor
el cliente hace sobre sí mismo, centrar la atención sobre lo que ha antenticidad y conexión con las razones y crrcuns~c1as que ~ro-
conseguido, sobre los sentimientos agradables que tiene en su vi- piciaron esas emociones. De igual forma, una carta de gratitud .
~ª· Este ejercicio es especialmente recomendable en clientes que puede ayudarle a expresar esas emociones profundas que no ha
?enden a pensar solo en las cosas negativas, anticipar lo malo o fi- querido o no ha podido expresar en persona, y ~s una oportunidad
Jar~e solo en los aspectos negativos de todo. A lo largo de varias para reforzar también CCR2. Las cartas de gratitud son una opor-
ses10nes haciendo esa lista, no solo va dando oportunidades de re- tunidad para expresar emociones profundas y aumentar la gratitud
forzar CCR2, sino que s.eria.una forma de moldear y reforzar res- y el amor hacia otra persona. Hay que h_acer not":1' _que no se :"ªta
puestas incompatibles. Seria un ejercicio similar al que se realiza de enviar esa carta a ninguna persona, smo de utilizar la escntrrra
en la terapia de activación conductual como cuestionario de vida como ejercicio para provocar CCR. Este ejercicio también es simi-
significativa (Wilson et al., 2010), en el que se revisan todas las lar al ejercicio experiencia! de la "silla vacía" de la terapia de la
áreas vitales de una persona y el cliente valora los aspectos positi- Gestalt, donde el cliente expresa emociones a alguien ausente
vos Y negativos de cada una, y con ellos encontrar los valores po- (Tsai et al., 2009). . . . ·
tenciales para esa persona. · 9. Ejercicio de las voces internas. Se trata de que descnba Y. haga
7. IJ_eclaración de misión personal. En este ejercicio se le pide éscri- una lista de las distintas ''voces" o conc.eptos que tiene de s1 mis-
brr una carta en la que describa cuál seria su misión personal en la mo. Especialmente útil en aquellos clientes co_n problemas de. yo
Vida: "Construir una misión personal inspiradora podría ayudarte a inestable y/o insegmo, que continuamente nnn1an un p_ensarmento
centrarte en los principios que guían tu vida, quién quieres ser, qué y su opuesto, una posibilidad u otra, _c~n dudas contrnu~s, _Y no
quieres hacer con tu vida, y el legado que quieres dejar a los de- toman decisiones. Al identificar esas distintas facetas de s1 mISmo,
más". Al escribir estos objetivos, el cliente va creándose una "hoja el cliente empieza a darse cuenta de los cambios en su conducta en
de ;":"" de lo que desea hacer con su vida, hacia dónde se dirige y función del contexto y también a aceptarse a sí mismo tal cual es,
q_ue_nesgos debe asumir para conseguirlo. Seria un procedimiento con sus contradicciones y cambios. Por ejemplo, un cliente con
Sllllilar_ a la formulación de valores en ACT. Esta declaración pue- );;;~;,:;:'(. problemas para tomar decisiones en su vida sentimental puede
de reVIsarse a lo largo del proceso terapéutico, sirve para dar describirse como un marido complaciente, una pareia celosa, un
feedback de los objetivos que se vayan cumpliendo y para reorien- .· ,j,:cf;':/;'' amante fogoso, un hombre infiel, un ligón ocasional, un buscador

68 69
Psicoterapia Analítica Funcional El proceso de cambio en FAP

de emociones, un aprovechado con las mujeres, un hombre se- También es importante que la sesión tennine con algún aspecto posi-
xualmente acomplejado, etc., y todo ello en la misma persona. Es- tivo, con los clientes mostrando algún tipo de CCR2. Cuando hay <lema-
te ejercicio es valioso para que el cliente se conozca a sí mismo y . das CCRI durante la sesión es probable que el cliente abandone la te-
asuma nesgas al.reconocer su naturaleza más embarazosa o ver- m 1 .
rapia prematuramente (Tsai y Reed, 2012). Como ocurr~. en cua quier
gonzosa. También se puede complementar el ejercicio añadiendo forma de terapia de modificación de conducta, la proporc10n de reforz~-
una valoración con escala Likert de cero a cien de cada una de iento positivo ha de ser siempre muy superior a la de casttgo o extmc10n
esas "voces", para que el cliente las ordene en cuanto al grado de :licada en la sesión. Si al individuo se le cierran todas las vías, se bl~-
importancia que tienen, o en cuanto al porcentaje que constituyen quean sus formas habituales de evítación y solo ocurren CCRl_ problema-
como parte de su vida. Con ello va aceptándose y tomando deci- ticas durante la sesión, es dificil que pueda darse el moldeamiento. Ad:'-
siones para cambiar y crecer. · . podria ocurrir que el terapeuta formara parte de la es1:Jmulac10n
10. Lista de cosas por hacer. Como su nombre indica, se trata de que mas, . h "d
aversiva del problema, más que de la solución que el cliente a vem o a
el cliente escriba un listado de las cosas pendientes por hacer tras buscar. . ·.
la terapia, con los objetivos que quiere conseguir en su vida. En También ocurre que a veces el terapeuta no puede provocar reacc10-
este caso, a diferencia de la misión personal, se trata de que con- nes, 0 que el tipo de conductas que se dan fuera es_ dific,l que ocurra
crete los objetivos futuros tras la terminación de la terapia, cuáles dentro. Por ejemplo, las críticas al terapeuta es dificil q~e aparezcan al
son _s~ aspiraciones, sus objetivos de vida, objetivos personales, inicio de la terapia, puesto que el cliente supone que esta para ayudarle.
famihares, laborales, etc. Debe concretar operaciona!mente esos Por ejemplo, la pérdida por una separación es dificil de reprod'.'-c1r en las
objetivos alcanzables, por ejemplo, no "aprender a pintar" sino primeras sesiones, antes que nada el terapeuta ha de convertus~, en un
"acudir a una escuela de pintura una vez a la semana"; no "~uerer reforzador potente en esa interacción, para que pueda aparecer el miedo
más a mi padre", sino "llamar todos los días y visitar una vez a la a la pérdida". En algunas de esas ocasiones, las CCRl Y CCR2 solo
semana a mi padre". Este ejercicio, además de marcarle la senda pueden darse tras un prolongado proceso de terapia. Vandenbergue Y
que quiere seguir después de la terapia, sirve para reforzar valores Silveira (2012) presentan un par.de casos clínicos donde muestr"": l_as
aspiraciones Y realizaciones personales. Este ejercicio también s; CCRl que aparecen tras una larga terapia y que n~ estaban al_ !IllC!O,
realiza de forma similar en la terapia de activación conductual y patrones conductua!es de largo recorrido que esos che';~es repetían a lo
enACT. ·
largo de su vida no cuando iniciaban una nueva relac:on, smo cuando
llevaban algún tiempo; por ejemplo, retrasarse en las clt~s, no hacer l~s
H~y que tener en cuenta, sin embargo, que todos estos ejercicios son tareas propuestas, pedir ayuda continuamente .entre ses10nes, ~roduc1r
solo eJe~plos de posibles actividades para evocar CCR, para que ocurran lástima O hacerse las víctimas. Estos patrones se daban en sus v:das co-
oportunid_ades de moldear esas conductas, y que han de adaptarse al clien- tidianas durante una nueva relación de pareja o un nuevo trabaJO, rela-
te en particular. Cualquier ejercicio, aunque provenga de otras concepcio- ciones en las f!Ue al principio_ todo iba bien hasta.que co_menzaban a apa-
nes terapéutic~s e incluso filosóficas, puede utilizarse en FAP siempre que recer este tipo de patrones que hacían que las P";eJas rompieran la
cumpla los entenas de ayudar al cliente, es decir, de evocar CCR. De ahí relación O que finalmente los despidieran de los trabajos. En estos cas~s,
que: ~~ependiente de la forma que tengan esos ejercicios (mindfalness, tras largas sesiones los autores bloquean la evitación dentro d_e la sesion,
relaJacwn: escntura, asociación de palabras, ejercicios experienciales, plantean consecuencias sociales directas, muestran sus_ emociones nega-
etc.) lo IDlportante es la función que tengan. Desde FAP no hay ningún tivas y, al tiempo, refuerzan progresivamente_ los c_~bios. positivos en la
problema en utilizarlos como medio para conseguir que aparezcan dentro sesión que tendrian su repercusión en una vida diana mas estable. Para
de la sesión CCR! y CC~ para moldear directamente. De nuevo, lo im- tratar ;ste tipo de patrones largos de conductas problemáticas los autores
portante no es la forma de la conducta sino su función.
recomiendan:

70 71
Psicoterapia Analitica Funcional El proceso de cambio en FAP

l. Identificar las conductas precedentes que podrían llevar a un 4.3. De fas CCR2 a las CCR3
patrón de largo recorrido, e incluirlas como parte del análisis
del caso como CCRl. A Jo largo del proceso terapéutico van a comenzar a darse cada vez más
2. Tener cuidado de que lo que se cambie sea la conducta del CCR2, es decir, aquellas conductas deseables y que el terapeuta debe au-
cliente, no el patrón de largo recorrido que se suponga va a mentar, pero de forma simultánea ha de ir moldeando también CCR3,
ocurrir. En algunos casos en las primeras sesiones el terapeu- aquellas que constituyen posibles análisis de las funciones de la propia
ta va a reforzar la búsqueda de seguridad, la pérdida de ini- conducta del cliente o posibles relaciones entre Jo que ocurre fuera y den-
ciativa, la búsqueda de apoyo, la expresión de necesidades, tro de la sesión. Para producirlas, el terapeuta va a ir reforzando frases en
pero pueden convertirse en CCRl a largo plazo, provocando -las que el cliente haga descripciones de su conducta con relación a otros,
la dependéncia hacia el terapeuta. Las preguntas para el tera- con relación a la situación y contexto donde ocurrió, más que buscar justi-
peuta deberían ser: "¿cómo debería responder si esta conduc- ficaciones en su conducta privada. En muchos casos, si no se producen, se
ta se repitiera una y otra vez durante toda la terapia, cómo ac- puede ir haciendo preguntas específicas sobre la situación, sobre las per-
tuaria cualquiera con esta conducta si estuviera fuera de la sonas, qué ocurrió antes, qué ocurrió después, etc. Por ejemplo, si el clien-
sesión?". te describe "le colgué el teléfono e insulté porque me sentí furioso", que
3. Buscar los déficits conductuales en la vida diaria de los seria una respuesta de explicación cognitiva (emoción-respuesta), Je ha-
clientes y buscar la forma de evocar esas conductas que les remÓs ver que no era la furia Jo que Je Uevó esa respuesta, sino lo que
faltan. En muchos de estos casos clínicos se trata de hacer- pasó inmediatamente antes (respuesta-emoción): "¿Qué te hizo ponerte
les ver cuál es la reacción que provocan en las otras perso- furioso? ... Que me dijo que Je había decepcionado, que no era sincero ...
nas, qué le hacen sentir al terapeuta cuando hacen eso, cómo Luego lo que te dij.o es lo que hizo que le insultaras, ¿por qué te hace sen-
provocan el rechazo _al hacerlo, y promoverles comporta- tir tau mal que te digan que no eres sincero?". Con diálogos socráticos de_
mientos que no provoquen esas emociones y rechazo en los este tipo, el individuo va haciendo poco a poco descripciones más realis-
demás. tas que no dependen tanto de las emociones y pensamientos privados, sino
4. Ser franco con las propias emociones y sentimientos negati- de los acontecimientos que le ocurren.
vos hacia el cliente, aunque puedan ser dificiles de expresar Otra posible forma de aumentar esos efectos del reforzamiento del te-
en un primer momento. Si están produciendo esas reacciones rapeuta es expresarlos en forma de reglas verbales o descripciones de
en el terapeuta, ello implica que también ocurren fuera y es el contingencias, con el objetivo de que el cliente se dé ·cuenta de nuestro
momento de bloquear esas conductas antes de que formen un propósito, si no Jo ha hecho aún. Por ejemplo, el terapeuta puede decir
patrón disruptivo de largo recorrido en la terapia. Un ejemplo frases del tipo: ''me he dado cuenta de que cada vez que hablamos de tus
de este tipo fue un cliente con un trastorno de persona1idad sentimientos cambias de tem·a y después no volvemos a elio", "quizás has
con demandas repetidas, muy pesadas, hacia el terapeuta y notado que cada vez que hablas de eso, me distraigo y no te hago caso",
hacia sus familiares. Tras dos años de terapia, en una ocasión "te he mostrado ya antes mi reacción, realmente me ha alegrado mucho
llamó por teléfono a casa del terapeuta un sábado a las 23:00 esa decisión que has tomado", etc. De esta forma, el efecto de las contin-
de la noche, con la excusa de que estaba muy mal. Se le aten- gencias directas se ve aumentado por las reglas verbales que describen
dió la demanda en el momento, que realmente no era muy esas contingencias, y aún pueden ser seguidas mejor por el cliente en su
grave, pero también se le hizo ver el efecto que había tenido vida diaria y romper su tendencia a evitar. Sobre todo, ayudarán también a
sobre el terapeuta, cómo se sentía, cómo había irrumpido en crear esas CCR3 al formula, verbalmente relaciones entre conductas del
su vida, y si la demanda realmente estaba justificada. No vol- individuo y la reacción que producen en los demás. -
vió a hacer nada similar. De alguna forma, muchas de las descripciones que hacen los clientes
son intentos de dar razones o explicaciones de lo que hacen, pero esas

72 73
Psicoterapia Anal,ítica Funcional El proceso de cambio en FAP

razones no responden a un AFC, no son razones o causas como tales sino


HISTORIA Problemas Objetivos
"excusas" o "pseudoexplicaciones". Nuestro entorno cultural utiliza las
RELEVANTE en la vida diaria en la vida diaria
emociones como justificación de lo que hacemos, y las explicaciones con-
siguientes que se dan son de ese tipo. Por ejemplo, ''no puedo hacer nada
porque estoy deprimido", "no puedo enfrentarme a eso porque soy ansio-
so", "he reaccionado así porque estoy furioso", "todos me abandonan
porque soy aburrido", etc. En esta etapa, el terapeuta hace preguntas e
intenta que el individuo describa de forma más objetiva su conducta, qué
le pasa con relación a qué otros acontecimientos. El diente ha de intentar
formular un AFC en un lenguaje cotidiano, sin utilizar terminología con-
ductual en ningún caso. Por ejemplo, "si me levanto por la mañana y veo Problemas Objetivos
todo desordenado, me siento mal y entonces no puedo hacer nada", "si en la sesión en la sesión
tengo que contestarle a mi padre, me quedo en blanco y él todavía me CCR-1 CCR-2
trata más de tonto", "cuando algo me sale mal, me pongo :fuñoso y contes-

t
to gritando, por eso los demás me temen", "cuando estoy en una conver-
sación, no hablo y los demás acaban por ignorarme", etc. Se trata de que
CONCEPTOS
el cliente describa. su comportamiento en términos funcionales: estimula-
COGNITIVOS
ción-respuesta-consecuencias, y que progresivamente se le muestre de qué
Descripciones Regla3
depende su propio comportamiento, es decir, cuáles son las verdaderas
sobre su conducta Reforzar
causas de su conducta. y Jo que la causa CCR'2
En etapas finales de FAP, el individuo comienza a hacer AFC sobre lo CCR-3
que le ocurre fuera, sobre los avances que va teniendo también en su vida
Reglal
diaria, lo que ayudará a la generalización funcional. Por ejemplo: "ayer Observar- CCR
cuando vi a mi padre, en vez de irme a otra habitación, comencé a hablar- Regla4
Reglas Observar
le de lo que me había contado el día anterior y finalmente estuvimos más Desarrollar un repertorio las propiedades
de media hora hablando", "la otra mañana, cuando me levanté, no quise ni de descripc[ón correcta reforzantes
mirar cómo estaba la cocina; me bajé a desayunar al bar y luego ya estaba de las variables de control del terapeuta
Regla2
con otro ánimo para limpiar'', "el fin de semana, cuando estaba con los de la CCR
EvocarCCR
amigos, finalmente me atreví y les sugerí ir a una actuación gratuita ·que
Figura 4.1. Esquema de la conceptualización de un caso clínico en FAP
había; aceptaron y lo pasamos bien". Este tipo de frases indican AFC del
incluyendo las cinco reglas terapéuticas y las tres CCR a conseguir. '
cliente que han ocurrido fuera, y que han tenido ya contingencias de re-
forzamiento positivo en su ambiente natural.
En el proceso de cambio terapéutico, pues, se han de tener .en·cuenta to-
das esas indicaciones, ayudados por este tipo de ejercicios y otros similares,
4.4. El uso del reforzamiento positivll
de forma tal que en el proceso continuo de interacción se están aplicando
todas las reglas terapéuticas, y moldeando progresivamente las CCRl,
Es de s_ob:a conocido el efecto del reforzamiento positivo, que es el mejor
CCR2 y CCR3. En la figura 4.1 podemos observar un esquema global sobre
procedumento que puede manejar el terapeuta. El reforzamiento tiene su
cómo interaccionan las distintas reglas FAP con la consecución de objeti-
efecto cuando se aplica de forma rápida e inmediata a la conducta que se
vos en las CCR, dentro de la conceptualización general de un caso clínico.

74 75
,-----,-,.,,,~-~-~-""~~" - -,~ ·----

Psicoterapia Analítica Funcional El proceso de cambio en FAP

desea aumentar cuanta más demora o menor relación temporal haya, me- podría ver a continuación que el cliente se viene abajo, se cierra y no
nos efecto sobr~ la condncta. Así pues, el terapeuta puede reforzar contin- comparte más informaciones confidenciales. En este caso, el cliente ha
gentemente la conducta del cliente y comenzar a cambiarla. Por ejemplo, interpretado las palabras del terapeuta como una forma de castigo, y su
si el cliente afirma que tiene problemas para cónñar en la gente, más que retirada muestra que realmente ha actuado como castigo y no como refor-
indicarle qué hacer con las personas mentirosas o sinceras, debería prese~- zamiento social. Para prevenirlo, conviene hacer preguntas sobre la propia
tar reforzamiento en cuanto muestre alguna respuesta de confianza hacia actuación como: "Cómo te has sentido cuando te he dicho eso?, ¿cómo te
el terapeuta y, por ejemplo, confiar también en el cliente contando' algo ha afectado mi reacción?, ¿por qué mi reacción te ha cambiado?". En
personal. ocasiones, este tipo de preguntas pueden hacerse hacia el final de la se-
Los reforzadores artificiales son útiles para comenzar a reforzar con° sión, para no interrumpir la interacción natural y producir otras evitacio-
ductas cuando no hay otras oportunidades para hacerlo, son especialmente nes al cambiar el tema de conversación, e incluso esa interrupción verbal
útiles en situaciones también artificiales como son las que se dan en insti- del terapeuta para reforzar podría ser una forma artificial de hacerlo.
tuciones centros de salnd mental, escuelas, etc., para cambiar conductas A menudo los terapeutas exageran sus respuestas sociales de júbilo, sa-
específi~as en entornos controlados. Sin embargo, són muy limitados si se tisfacción y alabanzas para con el cliente, intentando ser naturales y res-
pretende que lo conseguido en sesiones clínicas se generalice al entorno ponder solo con reforzadores sociales. Sin embargo, esas reacciones exage-
natural de la vida diaria. Por ejemplo, en el caso .de que la expresión emo- radas pueden parecer poco naturales y perder su efecto reforzante. Incluso,
cional y asertiva .con el terapeuta fuese una CCR2, si este le diese fichas o en algunos casos, los clientes pueden verlas como intentos de manipula-
le dijese "me alegro de que expreses tú opinión, así me gusta que te com- ción, de actuar deliberadamente sobre él, y entonces podrían dar lugar a un
.r
portes cuando tienes esas emocioiles'', sería un reforzamiento artificial. Es contra-control por parte del cliente, que finalmente tendría un efecto más
poco probable que otras personas le dijesen algo parecido en su vida dia- aversivo que reforzante sobre la conducta que se intenta cambiar.
ria. En cambio, si el terapeuta reacciona tomándole en serio, discutiendo El dilema, pues, para el terapeuta es mantener un equilibrio entre sus
con él y finalmente aceptando sus criticas, sería una reacción más natural respuestas como reforzadores sociales naturales y el exceso de esas reac-
de reforzamiento positivo, y que probablemente se generalizaría más fá- ciones, que puede hacer que pierdan su efecto reforzante. De ahí que la
cilmente a otras situaciones diarias donde tenga qne expresár asertividad. creación de una relación intensa entre terapeuta y cliente pueda dar pie a
En un caso en el que el cliente cuenta experiencias traumáticas, se la aparición de CCRl en el cliente, pero también a reacciones naturales
abre emocionalmente y relata algo muy intimo para él, si el terapeuta del terapeuta que actúen como contingencias adecuadas en cada caso. Si
reacciona con una frase típica como: "es normal que te sientas así" o "'gra- el terapeuta se mantiene en una relación personal distante (por ejemplo,
cias por contármelo, es importante", el cliente podría sentir que realmente un profesional que aconseja y dirige, pero no implicado en la interacción),
el terapeuta no lo entiende, no empatiza con él. Una forma de reforza- entonces es más difícil que aplique contingencias naturales.
miento más natural sería seguir escuchando, atender vivamente, afirmar 1
1
con la cabeza y hacerle ver la ~moción que ha provocado en nosotros. Al
11
reaccionar de una manera más natural, el terapeuta puede no solo crear 4.5. El uso d.el lenguaje para alterar comportamientos
una relación más estrecha con las revelaciones y emociones del cliente,
sino reforzar esas conductas de forma más eficaz, lo que tendrá una mayor El terapeuta solo dispone de sus propias habilidades, recursos y experien-
generalización en sus relaciones en la vida diaria. cias para producir ese moldeamiento, por lo que será el lenguaje, su propia
Más que suponer que de forma habitual las respuestas del terapeuta conducta verbal, el recurso terapéutico más eficaz en esta perspectiva. El
van a ser reforzantes para el cliente, se debería observar cuidadosamente terapeuta ha de discriminar la función de la conducta verbal del cliente en
si aumentan o disminuyen a continuación las respuestas de ese cliente cada momento, a veces como mandos, otras como tactos sobre otros, o bien
(regla 4). Por ejemplo, si un terapeuta intenta mostrar empatía y reforza-. autorreferidos, con autoc!íticos especmcándo el propio lenguaje, con reglas
1:iiiento diciéndole: "Me pone malo saber que tu madre te trate tan mal", de seguimiento o de cumplimiento, etc., como se explicará en el capítulo 7.

76 77
Psicoterapia Analítica Funcional El proceso de cambio en FAP

¿Cómo puede cambiar la conducta de una persona a partir de lo que se ha- Todas las palabras tienen múltiples significados (múltiples contextos),
bla? ¿Cómo una hora de. conversación con un cliente puede cambiar lo que pero, además, un mismo contexto, experiencia o hecho puede narrarse de
haga con su vida durante el resto de la semana? La clave radica en basarse múltiples formas. De ese contexto dependerá la interpretación que se haga
en los principios del análisis funcional de la conducta verbal. de ese hecho o conducta. Es importante que el terapeuta conozca el análi-
El lenguaje se adquiere en un contexto social y, por tanto, ese lenguaje sis fancional del lenguaje para conocer las interacciones verbáles que
determina también cómo. interactuamos con ese contexto. En otras pala- llenen lugar durante la sesión. Por ejemplo, no es lo mismo que un cliente
bras, el lenguaje que se utiliza y la función que tienen determinan nuestra se disculpe por llegar tarde a una cita diciendo: "siento haber llegado tar-
"visión del mundo". En muchas ocasiones, y más en situaciones terapéuti- de", ''he tenido un atasco y no he podido llegar antes", "creía que había-
cas; el lenguaje no es descriptivo, el contenido de las palabras (sU: signifi- mos quedado más tarde", "a esta hora siempre llego muy apurado a la
cado o referente en otra terminología) no es lo fundamental, sino la fun- consulta", "lo siento, por mucho que lo intente siempre llego tarde", etc.
ción que tiene en ese momento de la interacción. De manera general, todas esas frases podrian tener una función de discul-
F AP utiliza las afirmaciones,- expresiones de comprensión, lenguaje pa para evitar la posible contingencia aversiva del terapeuta, pero, ade-
emocional, etc., como reforzamiento positivo para producir ese moldea- más, alguna de ellas podria tener una función de reforzamiento positivo o
miento de CCRl y CCR2. Pero también como estimulación verbal ante- aprobación social, o bien ser una petición de ayuda por un problema, in-
cedente. Las palabras que utilice el terapeuta para describir los problemas, cluso una petición de cambiar la hora de la consulta la próxima vez, y aún
la relación terapéutica o las causas de esos problemas son muy importan- más, también podría ser un desafio hacia la autoridad del terapeuta.
tes para la comprensión del cliente sobre la situación. Si esas palabras Respecto a las frases del cliente, la mayor parte pueden considerarse
comparten experiencias comunes con el cliente, están relacionadas con .el como descripciones verbales de acontecimientos, de eventos privados de
mismo tipo de· conceptos y significados, o provocan las mismas reaccio- algún tipo. El reforzamiento de esas descripciones privadas puede llegar a
nes emocionales, la probabilidad de que siga la interacción con· el terapeu- ser fundamental (como veremos en el capítulo 10 sobre los problemas del
ta de una forma más positiva será muy elevada. yo), puesto_ que se pretende que la persona exprese sinceramente eventos ,.
El terapeuta debe observar y valorar las reacciones que se producen ante
sus palabras, puesto que el lenguaje es lo que está manejando constantemen-
privados, sus pensamientos, sentimientos, deseos, etc., y el terapeuta ha de
estar atento para detectar que realmente son tales descripciones y no tie-
nen otra función.
li·
l·i·:.
1,
·11
:¡1
1¡,·
te. Ha de ser sensible a sus efectos, puesto que algunas palabras pueden ac-
tuar como reforzadores y otras como estimules aversivos, y no necesaria- Por ejemplo, el cliente puede estar describiendo un episodio que le iill
mente de la misma forma en que lo son para el terapeuta. Las historias de ocurrió el día anterior ("me enfurecí, me puso como loco, estuve a punto 1,
¡d,,r
aprendizaje de cliente y terapeuta pueden ser muy diferentes, y debe produ- de pegarle"), pero solo aparentemente, puesto que la función de esa des-
!\I
cirse un acercamiento desde el terapeuta para compartir el contexto en el que cripción paede ser también una petición (por ejemplo: "ayúdame, ¿qué
hago si me ocurre otra vez?"), o bien una búsqueda de aprobación (por Íi'
se mueve el cliente. i¡,
Pero hay' otros mecanismos verbales, también basados en condiciona- ejemplo: "dime que no fue culpa mía lo que.pasó"). En estos ejemplos, 1,
miento operante, que son más sutiles y que tienen que ver con las distintas podemos asumir que contar lo que le ha sucedido es la forma habitual de 1¡:
iJ!
funciones de la conducta verbal, como se describirá en el capítulo 7. El ese cliente de buscar ayuda o aprobación de otras personas, y si el tera- 11!
terapeuta puede crear nuevos comportamientos a través del lenguaje, pue- peuta no está atento a esas otras funciones del lenguaje, puede que sea un
de inducir cambios de conducta a través de ejemplos, metáforas, ejercicios elemento más que mantenga los problemas del cliente al que supuesta-
verbales, etc. En este caso, las creencias del individuo, las normas o reglas mente intenta ayudar. l1i'

sociales adquiridas, los valores personales, los ideales o las metas en la En estos casos, la aparente descripción realmente tiene una función de 111

vida no son otra cosa sino lenguaje, y constituyen uno de los focos de conseguir contingencias explícitas del terapeuta.· Por ejemplo, una chica ¡1¡1
cambio de las llamadas psicoterapias de tercera generación (Rayes, 1987, con un problema de personalidad puede describir simplemente que la se- ,l]I
1

198\ Pérez-Álvarez, 2014). · mana pasada, después de mucho tiempo, fue a la peluquería y también se '11
1
i, ·i
1,1.
·1'
78 79 titt·
Psicoterapia Analítica Funcional

hizo una limpieza de cutis. Parecería una descripción o tacto sobre un he-
cho determinado, e incluso el terapeuta podría considerarlo una CCR2 en
un caso de problemas depresivos o de un ·yo inseguro. Sin embargo, si se
5
tratase de un problema de dependencia de los demás podría ser una CCRl
que busca explícitamente el reforzamiento social del terapeuta: "Pues te ha
Principios del análisis
quedado muy bien, estás mucho más guapa". Con lo cual el terapeuta se
equivocaría diametralmente y estaría reforzando aún más esa dependencia. funcional en la interacción
De hecho, las respuestas misteriosas, los actos fallidos y los lapsus
linguae del cliente también podrían ser analizados funcionalmente. En
FAP el terapeuta ha de ser un observador muy cuidadoso y estar atento a
todo el comportamiento que ocurre durante la hora de sesión. Los hechos
fortuitos de una semana· a otra pueden proporcionar buenas oportunidades
para que aparezcan las conductas problemáticas y modificarlas.

Las terapias de tercera generación agrupan varias terapiás e innovaciones


4.6. Resumen en la forma de hacer terapia de adultos, como una progresión de los cono-
cimientos extstentes. La:s leyes sobre la conducta, y lo comprobado ya
Los mecanismos de actuación de las psicoterapias de tipo conductual man- extensamente en el laboratorio, están presentes en estas terapias. Al análi-
tienen los principios del comportamiento de la modificación de conducta, sis funcional de la conducta (AFC) se añaden nuevos principios, sobre
pero ahora se aplícan en un contexto clínico de forma más natural. Aquí la todo los basados en relaciones de equivalencia, re!áciones derivadas y
actuación in vivo el cambio de conducta directo a través del terapeuta es la funcionales, relaciones entre conducta verbal y no verbal, seguimiento de
varíable clave. L~; problemas han de presentarse dentro de la consitlta, y el reglas, etc., que suponen nuevas aportaciones experimentales desde los
terapeuta ha de resolverlos in situ. En ese proceso se van a crear las situa- años ochenta y noventa que lo han venido-a complementar.
ciones dentro de la sesión para que aparezcan las CCRl y pueda darse el
moldeamiento y reforzamiento de las CCR2, y al tiempo también el mol-
deamiento verbal de las CCR3. 5.1. El análisis füncionail de la conducta
Para ello va a manejar, fundamentalmente, sus propias habilidades
como reforzador social, para conseguir llevar al cliente a nuevos compor- El análisis funcional implica realizar hipótesis sobre las variables de man-
tamientos e interacciones que no tenía. Una forma de reforzar socialmente tenimiento d_e una conducta determinada. Esas hipótesis se pueden probar
que sea congruente con una interacción entre dos adultos, y donde el tera- en pequeños experimentos en diseños de caso único, como realiza el gru-
peuta deberá acudir a su historia de aprendizaje y a sus propias emocio- ·po de Iwata (Iwata et al., 1994; Iwata y Dozier, 2008) respecto a las con-
nes, para que las contingencias que aplique sean también naturales. ductas autoagresivas y estereotipadas en niños con problemas; o bien se
Otro elemento fundamental para producir el cambio terapéutico será el pueden inferir a partir de datos de observaciones y autorregistros (Kazdin,
manejo de las funciones del lenguaje por parte del terapeuta. A través del 1982; Yoman, 2008), o bien a partir de las múltiples informaciones des-
lenguaje se puede ir cambiando la conducta del cliente. El terapeuta debe- criptivas que suelen ·obtenerse en el proceso de evaluación de un caso
rá conocer los fundamentos de un análisis funcional del lenguaje (como clínico (Cone, 1997; Haynes y O'Brian, 2000).
veremos en el capítulo 7), para actuar con ellos cambiando el contexto Y Esos análisis pueden ser de carácter molecular, es decir, un análisis
la función del lenguaje, no su apariencia formal, y con ello el terapeuta muy específico sobre las varíables inmediatas que inciden en una respues-
pueda tener influencia en el resto de la vida del individuo. ta del individuo. Es el concepto habitual de análisis funcional que se cen-

80 81
Psicoterapia Analítica Funcional Principios del análisis funcional en la interacción

traen los eventos antecedentes y consecuentes a una respuesta. Por toda la caso. El terapeuta de F AP realiza su conceptualización del caso y el análi-
experimentación y conocimientos previos sobre comportamiento, se co- sis funcional de las principales categorías de conductas problemáticas
noce ya que los estímulos inmediatamente anteriores a una respuesta son (CCR), y a partir de ellas intentará manejar los eventos antecedentes y
]os que hacen probable que esta ocurra, son la condición para que si ocu- consecuentes irrrnediatos a esas CCR para cambiarlas directamente duran-
rre la respuesta, esta reciba contingencias que la hagan más probable en el te la sesión de consulta..
futuro. De igual forma, los estímulos inmediatamente posteriores a una Al aplicar las técnicas de moldeamiento e intervención se observará si
. respuesta son los que pueden hacer que esta cambie. Este análisis funcio- esas variables se modifican y si, por tanto, también cambia la conducta
nal se representa básicamente con el esquema de la triple contingencia de problemática dentro y fuera de la consulta. Los cambios en las conductas
Skinner (antecedente-respuesta-consecuente), al.que posteriormente otros del cliente y los resultados del tratamiento son los que mostrarían si esas .
autores han ido añadiendo otros elementos como el organismo o condi- hipótesis del análisis funcional eran ciertas o no. De ahí la estrecha rela-
ciones biológicas, las contingencias como forma de relacionarse la res- ción entre el análisis funcional, el análisis del caso y cómo se cambia cada
puesta con las consecuencias, o bien las condiciones del contexto que una de esas variables durante el proceso terapéutico.
cambian a su vez la estímulación antecedente, y las condiciones motiva-
cionales. En el cóntexto clínico es el tipo de análisis más habitual en la
modificación de conducta, a partir del libro de Kanfer y Phillips (1970), r 5.2. Moldeamiento de las conélurcfas en sesión
aunque también se realizan análisis más interconductuales que tienen en
cuenta el contexto más amplio (Kantor, 1968; Ribes, 1980; Segura, 1.991), El procedimiento de moldeamiento por aproximaciones sucesivas fue
o teniendo en cuenta variables históricas y variables actuales al mismo descrito teóricamente por. Skinner en su libro La conducta de los organis-
tie~po, como realiza el análisis del conductismo psicológico (Staats, mos (1938/1975), pero no fue realmente hasta 1943, dentro del proyecto
1980; Fernández-Ballesteros, 2004). Pigeon, cuando aplicó por primera vez este procedimiento. Consiste ·en
Pero también el análisis funcional puede tener un carácter molar, es reforzar diferencialmente las respuestas aproximativas hasta la respuesta-
decir, más global relacionando interacciones más complejas de variables, objetivo fmal que se desea conseguir. El moldeamiento tendría a su vez
e incluyendo varias respuestas moleculares dentro de ese análisis más dos características: las aproximaciones sucesivas y el reforzamiento· dife-
amplio. Es el tipo de anáHsis que se realiza para comportamientos q~e rencial.
ocurren en cadena (siempre en el mismo orden), la conducta de soluc10n
de problemas, que se compone a su vez de estimulación compleja ? múl-
tiples respuestas concurrentes, o la conducta de autocontrol y segurrmen- .5.2, 1. Aproximaciones sucesivas
to de reglas verbales. Desde este punto de vista más molar también. se
realizan esquemas de análisis funcional relacionales, de forma tal que Es parte consustancial del moldeamiento, pues supone ir programando
todos los problemas de una persona puedan analizarse en sus múltiples respuestas progresivas cada vez más cercanas al objetivo final. De he-
interacciones (Haynes y O'Brian, 2000; Virués y Haynes, 2005; Kaho- cho es un procedimiento muy habitual en el entrenamiento de habilida-
lokula et al., 2013). des motoras y de la vida diaria en niños con retraso, donde se ha de
Puesto que en los contextos clínicos con adultos mediante entrevistas descomponer un comportamiento objetivo complejo en pequeños pasos,
no se suelen hacer pruebas experimentales para analizar la influencia y luego ir entrenándolos sucesivamente hasta conseguir ese objetivo
exacta de las variables de mantenimiento, cualquiera que sea el tipo de final. En el caso de la terapia con adultos ocurriría igual, reforzando
análisis funcional que se realice sobre un caso clínico siempre será hipoté- pequeños avances (CCR2) poco a poco, y también verbalizaciones so-
tico. A partir de toda la información recogida en la evaluación inicial, el bre relaciones funcionales (CCR3) que el cliente va describiendo cada
terapeuta realiza su análisis funcional, y, como se ha visto en el capítulo 3, vez mejor y más acordes a un análisis funcional de su propio compor-
en FAP también se realiza el esquema de conceptualización general del tamiento.

82 83
Psicoterapia Analítica Funcional
1 Principios del análisis funcional en la interacción
1

5.2.2. Reforzamiento diferencial El moldeamiento actuaría sobre clases de respuestas, presentando re-
forzamiento positivo y extinción por parte del terapeuta, para ir cambiando
Por otro lado, el reforzamiento diferencial implica que el terapeuta ha de ir esas respuestas por aproximaciones sucesivas. Durante el proceso de mol-
aplicando reforzamiento positivo a la conducta adecuada (CCR2 y CCR3) deamiento el terapeuta aplica contingencias casi simultáneas de reforza-
y extinción a la no deseada (CCRl). Cuando se producen otras respuestas miento y extinción contingentes a la clase de respuestas que quiere cam-
no adecuadas, ha de ir extinguiéndolas, también poco a poco, intentando biar. Por ejemplo, en el supuesto caso anterior, el terapeuta presta atención
que disminuyan en la sesión y después también en la vida habitual. El re- cuando el cliente dice que al levantarse sintió un dolor en la pierna, pero
forzamiento diferencial nos lleva directamente al problema de cómo em- que no le dio importancia y se preparó el desayuno; en cambio, no atenderá
plea el terapeuta el reforzamiento durante todo el proceso terapéutico, pues o cambiará de- conversación (es decir, extinguirá) en el momento en que
aquí sí que cambia la manera en que actúa un terapeuta desde F AP. empiece a quejarse del dolor en la pierna. En otro ejemplo, si un cliente
Haf que matizar que el moldeamiento supone utilizar reforzamiento con problemas para expresar sus emociones y sentimientos, afin:Íla en lffl
diferencial, bien de otras conductas, o bien de respuestas incompatibles. momento de la sesión: "estoy hecho un lío, estoy. que echo chispas, no sé
Ello quiere decir que el terapeuta va a aplicar a· veces contingencias de qué hacer", entonces· el terapeuta podría reforzar esa expresión de malestar
extinción, y el proceso de cambio más poderoso será el reforzamiento de (por ejemplo, "sí, es verdad, y es normal dada la situación que estás pasan-
otras conductas, de los progresos que se van realizando a lo largo de va- do") y en sucesivas conversaciones reforzar también otras frases similares
rias sesiones (Schmitt, 1985). indicativas de la clase de respuesta "expresar emociones"; así, progresiva-
Se parte del repertorio actual que presenta el cliente al inicio de la te- mente, irían aumentando en ese proceso de moldeamiento. Pero, en otro
rapia, hasta conseguir el objetivo finaL En el proceso se van reforzando ejemplo, podría darse el caso de que esa frase "estoy que· echo chispas" la
diferencialmente aquellas respuestas que se vayan aproximando a los ob- dijese una persona con un problema de personalidad limite, donde ·preci-
jetivos terapéuticos (CCR). Por ejemplo, en un caso clínico con pocas samente el exceso de emocionalidad es el problema, entonces el terapeuta
habilidades sociales, poco contacto visual y evitación de una relación más debería extinguir ese tipo de expresiones, incluso castigarlas verbalmente
íntima, puede comenzar simplemente reforzando los primeros contactos (p.or ejemplo, "no es tan interesante sab~r cómo estás, sino en todo caso
visuales esporádicos, aumentando progresivamente el tiempo de contacto, cómo has llegado a estar así"): Podría ir cambiando poco a poco esas ex-
las expresiones-de ligeras sonrisas, las expresiones faciales de:aprobación presiones emocionales, reforzando descripciones de lo que piensa, perÓ sin
y alegría, la expresión de palabras emocionales, frases completas emocio- carácter emocional; podría incluso sugerirle otras formas verbales alterna-
nales, concordancias entre expresiones faciales y frases emocionales, y, tivas para expresar malestar sin llegar a ser agresivo, y así progresivamente
finalmente, expresión de emociones más intensas y auténticas. en ese moldeamiento ir cambiando esa CCRJ.
Estas conductas no serían respuestas específicas, sino las denominadas Hemos áe considerar que al reforzar un ejemplo de una clase de res-
"clases de respuestas". Una clase de respuestas es un conjunto de respues- puestas, se están reforzando y cambiando también- las demás 'instancias de
tas que tienen características formales o topográficas diferentes entre sí, la misma clase de respuestas. Estas clases pueden variar de un cliente a
pero que tienen variables de mantenimiento comunes, es decir, tienen la otro, y dado el contexto de cada conducta, como se ha descrito anterior-
misma función. Por ejemplo, típicamente una persona con un problema mente, las mismas respuestas específicas pueden ser CCRl para un caso,
obsesivo sobre enfermedades puede quejarse de dolor de espalda, de te- o bien CCR2 para otro diferente.
mor a tener un cáncer, de dolor de cabeza, de manchas en la piel que po-
drían ser peligrosas, habla con los amigos de _enfermedades, se hace prue-
bas médicas continuas aunque sean negativas, etc.; todas estas conductas, 5.3. Contfumgencias y reforzamiento natural
aunque formalmente puedan parecer diferentes, si tienen las mismas con-
tingencias (suelen ser reforzamiento social y atención), todas ellas forma- Mientras la mayoría de las terapias de conducta ven al terapeuta como
rían. una clase de respuestas única. alguien que da instrucciones a los clientes para conseguir que cambien sus

84 85
Psicoterapia Analítica Funcional Principios del análisis funcional en la interacción

conductas, FAP se fija en la conducta moldeada directamente por las con- te natural, del día a día de esa persona. En el trabajo con adultos, al propio
tingencias. Más que decirle al cliente qué hacer, cuando aparecen CCR en cliente le resultaría extraño que le propongamos sistemas artificiales de
la sesión el terapeuta puede proporcionar consecuencias inmediatas. De reforzamiento, que le gritemos llenos de alegria "¡muy bien, me alegra ver 1

1,
alguna forma, como afirmaba Krasner (1962), el terapeuta es "una máqui- que vas progresando!", que elogiemos efusivamente lo que acaba de hacer
na dé reforzamiento social". o que le pongamos cara de alegria y le digamos "muy bien" continuamen-
Para realizar ese moldeamiento se aplica reforzamiento natural duran- te, como se le haría a un niño. Es necesario, pues, utilizar contingencias
te la sesión, es decir, el propio reforzamiento social que puede proporcio- naturales desde un principio.
·,·i nar el terapeuta pero de una manera natural a la conversación o interac-
ción que se lleva a cabo. Se está tratando a personas adultas Y el
reforzamiemo natural tiene mayor efecto y generalización que un refor- 5.3.1. Habilidades del terapeuta para reforzar eje forma natural
. zamíento artificial. Por ejemplo, seria muy artificial felicitar al cliente por
lo bien que ha dicho una frase, o porque p9r fin ha expresado verbahnente Eso supone que la mejor herramienta van a ser las habilidades del propio
un sentimiento determinado; en estos casos, el terapeuta debería reaccio- terapeuta, comportándose de forma natural, contingente y auténtica a las
nar de forma más natural siguiendo la conversación o bien reaccionando respuestas adecuadas del cliente. Se ha de seguir la conversación, estar
con sus gestos a esa emoción expresada. atento a sus palabras, sonreír y afirmar con la cabeza, parafrasear lo que
· La distinción entre reforzamiento natural y artificial proviene de acaba de decir, concederle o acceder a lo que acaba de pedir, etc. En su-
Ferster (1967) y Skinner (1982). Los reforzadores naturales son los refor- ma, responder de una forma natural tal como lo haría cualquier persona en
zadores propios que se dan en la situación normal de la vida diaria; mien- una conversación, solo que el terapeuta aplicaría esas consecuencias se-
tras que los reforzadores artificiales son los administrados por el terapeuta gún los objetivos que quiera conseguir, aplicando ese moldeamiento y
sin una relación natural con la respuesta. Por ejemplo, dar caramelos a un reforzamiento diferencial que describíamos antes.
niño por ponerse un abrigo cuando hace frío sería un reforzador artificia), Además de expresar apoyo y comprensión hacia el cliente, ese res-
mientras que no pasar frío en la calle seria un reforzador natural (negati- ponder de forma natural viene del propio írnpacto que la conducta del
vo). De igual forma, en una situación clínica, decir "muy bien, me estás cliente causa sobre el terapeuta, de forma que este puede actuar como lo
mirando muy bien" por mantener el contacto ocular sería artificial, mien- harían otras personas en un ambiente cotidiano, pero también de una for-
tras que responder con atención, sonrisa y contacto ocular recíproco seria ma que produzca resultados más positivos para el cliente (Callaghan,
natural. Naugle y Follete, 1996). A lo largo de la interacción entre las dos perso-
El éxito de los programas de tratamiento de la modificación de con- nas, se va creando esa "relación profunda"., "empatía" o "alianza terapéu-
ducta de la primera generación se basaba en la utilización de contingen~ tica", que no es algo buscado directamente, sino el producto de las inter-
cias artificiales, consecuencias que el terapeuta administraba contingentes acciones y contingencias que va creando el terapeuta en la historia de las
a la conducta que quería aumentar, pero que no eran consustanciales a sesiones clínicas. Para lograrlo, el terapeuta ya ha de tener en su repertorio
ella. Muchos de esos procedimientos, que se siguen empleando hoy día esa forma de respuesta inmediáta y natural, que no se puede aprender por
con total éxito, incluyen reforzadores consumibles, físicos y de actividad reglas, sino por experiencia directa. Para ello el terapeuta ha de aprove-
(por ejemplo, chucherías, pequeños regalos, juegos) que resultan ':'uy char sus propias reacciones privadas, los pensamiento? inmediatos que le
útiles en entornos controlados, en contextos institucionales o educativos genera la conducta del cliente o las emociones que siente en ese momento
donde el terapeuta puede manejarlos con facilidad, pero que luego hay para actuar de manera contingente. No se trata de crear una "relación de
que desvanecer. amistad", puesto que el terapeuta tiene el objetivo de cambiar ese compor-
Sin embargo, en los problemas clínicos con adultos, y más en contex- tamiento, y su planificación servirá para que aplique esa contingencia
tos ambulatorios, lo ·deseable seria utilizar contingencias naturales, de · social de forma más positiva para el cliente.
forma tal que las conductas del individuo queden bajo control del ambien-

87
Psicoterapia Analítica Funcional
.T Principios del análisis funcional en la interacción

Para manejar esas habilidades de reforzamiento natural, Kohlenberg y riencias del terapeuta se transfieren también a sus relaciones en la
Tsai (1991) dan algunas sugerencias en lo que denominan estilos directos sesión.
e indirectos para utilizar el reforzamiento natural. Como estilos directos d) Seleccionar clientes adecuados para la terapia FAP. Es decir, una
sugieren: buena evaluación inicial y análisis funcional de los problemas del
cliente pueden ayudar a seleccionar si FAP seria lo más apropiado,
a) Reforzar una amplia clase de respuestas, no una conducta especí- si esos problemas realmente podrían darse dentro de la sesión y
fica; de esta forma se amplía la posibilidad de generalización. podrían ser susceptibles de reforzamiento por el terapeuta.
b) Adaptar los repertorios del terapeuta a los del cliente, con gran to-
lerancia y paciencia hacia los pequeños avances que se vayan pro-
duciendo, sin esperar cambios espectaculares. 5.3.2. Contexto terapéutico no punitivo
c) Amplificar las propias emociones para· hacérselas saber al cliente
y así mostrar reacciones naturales ... La cuestión fundamental en FAP es que si el terapeuta aplica consecuen-
d) Tener siempre presente que se busca el máximo beneficio para el cias naturales, estas serán taínbién las que mantengan esas conductas ade-
cliente, mostrando afecto, autenticidad e implicación con el cliente. cuadas, o los beneficios de la terapia, en el contexto natural, en el día a día
e) Si se utilizan reforzadores arbitrarios, hacerlo solo transitoriamen-· de esa persona. En muchas ocasiones, los familiares y allegados lo que
te y explicarlo así al cliente. hacen es prestar atención a las conductas inadecuadas, a las quejas, las
f) Evitar el uso del castigo verbal, aunque pueda ser necesario para justificaciones, la expresión inadecuada de emociones, etc.; en cambio
bloquear y dejar de evitar CCRl, presentando de nuev6 en la con- cuando esa ,persona expresa sus deseos adecuadamente, es asertivo ~
versación el tema evitado. muestra ideas diferentes de las de su interlocutor, este suele castigarle,
g) Ser auténtico y congruente con uno mismo no solo como terapeu- cambia de conversación, e incluso lo extingue, no mirándole a la. cara y
ta, sino taínbién como persona; de esta forma, sean cuales sean los dejando de prestarle atención.
reforzadores sociales que se utilicen en la sesión, serán naturales a En muchos problemas clínicos lo que el cliente cuenta son pensamien-
esa interacción terapéutica, no parecerán forzados. tos, recuerdos, deseos, emociones muy íntimas, que en un contexto diario
suelen recibir desaprobación, juicios de valor y descalificaciones. En
Por otra parte, estilos indirectos serian todas aquellas condiciones an- cambio, el contexto clínico es un sitio seguro, con un terapeuta que escu-
teriores al reforzamiento que harían más probable que este ocurriese y que cha y no juzga, que va a prestar atención de manera natural a lo que dice,
además fuese natural. Por ejemplo, ]as condiciones motivacionales del y que incluso va a reforzar muchas dé esas afirmaciones si considera que
propio terapeuta; si está cansado, si tiene hambre, si está estresado por las son objetivos terapéuticos. El hecho de ser una "audiencia no punitiva",
demás sesiones del día, etc., dificilmente podrá ser natural. En concreto, como afirmaba Skinner (1953/1971), ya tiene un efecto terapéutico. Y no
recomiendan: tanto porque la persona "se ct.esahogue" o "exprese sus ~mociones repri- .
midas", sino porque se están dando unas contingencias diferentes a la que
a) Incrementar la atención sobre las CCR2 y CCR3 que se van a re- se dan en su contexto díario, en este caso con un procedimiento de extin-
forzar, se trata de seguir lo más estrictamente posible la regla 1. ción del castigo social que antes seguía a ese tipo de expresiones.
b) Evaluar el efecto que se obtiene .al utilizar el reforzamiento, ob- En otros casos, la normalización del problema del individuo, la vali-
servar y valorar si realmente comienzan a cambiar las conductas a dación de sus problemas a través del terapeuta, también son suficientes
las que se aplica. para tener un efecto terapéutico, puesto que, por un lado, se le quita gran
c) Tener un repertorio genérico de ayuda a los demás, implicarse en parte del efecto aversivo de la psicopatologización de cualquier problema,
beneficio de los demás, trabajo de voluntariado, etc. Estas expe- Y, por otro, se está validando como real el sufrimiento que presenta esa
· persona al inicio de las sesiones.

88 89
Psicoter(!pia Analitica Funcional Principios del análisis funcional en la interacción

5.3.3. La motivación del terapeuta 5.4. Conducta gobernada por contingencias o por reglas

Para que el terapeuta sea natural en su ·forma de reforzar, ha de sentir liI; La distinción entre conducta gobernada por contingencias o por reglas
verdadero "amor terapéutico". Este es el concepto que introducen Tsa1 procede de Skinner (1969) cuando distinguía entre aquellos comporta-
eta/. (2009) en la segunda versión del manual sobre FAP. Este amor mientos aprendidos por las contingencias directas recibidas (por ejemplo,
implica un interés auténtico y genuino por el cliente, no implica unos si el niño peligrosamente mete los dedos en un enchufe recibirá un calam-
sentimientos de "amor" en su sentido social habitual, sino en el de cariño, brazo eléctrico, y probablemente ya no vuelva a tocar un enchufe) y aque-
benevolencia, sensibilidad, cuidado, ternurá, comprensión hacia todo lo . llos otros aprendidos a partir de instrucciones o reglas verbales dadas por
relacionado con· el cliente. Si el terapeuta tiene como primer interés fun- otras personas (por ejemplo, los padres advierten repetidas veces al niño
damental el máximo beneficio para el cliente, tendrá por él ese tipo de de que el enchufe es peligroso, pero en ningún momento el niño recibirá
sentimientos que son los que le harán reaccionar de una manera natural. el calambrazo). De esta forma, muchísimos de nuestros repertorios están
Así, que el terapeuta explore sus propias emociones o amplifique sus aprendidos a partir de las reglas dadas por los padres, al principio, los
sentimientos serán las formas en que pueda utilizar sus. consecuencias maestros después, los amigos, la pareja, etc., y por la cultura en general
1
sociales de una forma natural, sin forzar nada ni utilizar reforzamiento (los libros, las películas, los anuncios de televisión, etc.). Algunos dé esos 1i:

artificial. comportamientos, una vez puestos en práctica, quizás reciban contingen- 11

El terapeuta debería ser genuino, auténtico y afectuoso, procurar cias naturales directas (por ejemplo, llevar el cinturón tal como dicen las
siempre el cuidado y beneficio del otro. La pregunta que debe hac:rse es campañas de tráfico puede que algún día evite un fuerte traumatismo), 11
si está haciendo lo mejor para el cliente en ese momento y tamb1en para pero no necesariamente, y en muchas ocasiones todos esos comportamien- 1!1_'

su futuro. Teniendo esta máxima en cuenta, el terapeuta evitará situacio- 1


tos se mantienen porque son reforzados y mantenidos por las personas que
nes de dependencia, implicaciones sexuales o tratamientos interniinables, dan las reglas, en primer lugar, y por nosotros mismos en última instancia. 11
pues, aunque se pueda m.antener una relación de forma muy gratifican~e, Por ejemplo, "la satisfacción de un trabajo bien hecho" es el autorrefor-
la relación terapéutica es más que una relación de amistad: busca la meJ o- zamiento que quizás nos demos por seguir la regla "un trabajo debe hacer- 11

ra del cliente. se bien, sistemátic.o, ordenado, perfecto". ['


Pero que las contingencias sean naturales no implica necesariamente Las reglas verbales serían estímulos discriminativos que especifican
que sean las mismas que esa persona recibe en su contexto habitual,
pues en muchos casos, aunque sean naturales, son las que están ma:1te-
contingencias. El terapeuta utiliza con frecuencia las reglas para instruir,
por ejemplo, sobre cómo realizar un autorregistro, que será reforzado a la
il
niendo los problemas. Por ejemplo, prestar atención a los estallidos semana siguiente cuando el cliente lo traiga a la consulta; pero puede que
l'I
rl[:
emocionales de una chica con un problema de personalidad limite pue- además, al hacerlo, se haya dado cuenta de los avances producidos, mues- 1

de ser natural, y es lo que toda la familia suele hacer, pero no es lo más tre la satisfacción con alguna de las tareas registradas, y entonces ese
adecuado· en cambio no suelen hacerle ningún caso si se expresa ade- comportamiento quedará tamj,ién reforzado por contingencias directas,
¡¡1
r
1
cuadame~te si es asertiva o si es amable con los demás. El terapeuta aunque se haya iniciado a partir de reglas verbales. Para Catania (2006) la ·11'
FAP va a in~entar cambiar esas contingencias actuando de manera natu- distinción entre estos dos tipos de conductas estaría en relación con el tipo 111t'
ral, pero enfocando en otros objetivos a qué le hace caso (CCR2) Y a
qué no tanto (CCRl). ,
de estinmlo que las controla: en el caso de las conductas gobernadas por
'. 111
111¡i'l_

Además, el terapeuta debe ser sensible a las -pequeñas mejoras, debe


contingencias el evento antecedente puede ser cualquier estímulo ambien-
tal, mientras que en las conductas gobernadas por reglas siempre el estí- l']','
captar los pequeños progresos que se van produciendo sesión a sesión, Y mulo antecedente sería verbal (visual, hablado, gestual); a su vez, el indi-
1¡_1¡:

1\1'1
estos progresos han de ser también los reforzadores para el terapeuta, por viduo puede mostrar una respuesta verbal o no verbal, y, finalmente, 'lli,.\1
lo que podrá responder a ellos de manera también natural. recibir consecuencias directas o bien consecuencias mediadas por otra 1¡!11,'
persona (consecuencias sociales).
1

"jii
l,ll1i

90 91 •.·,11
11111
,'11ll1,
Psicoterapia Analítica Funcional Principios del análisis funcional en la interacción

Por ejemplo, una clienta puede afumar: "no puedo confiar en nadie, al. que el cliente encuentre similitudes funcionales entre sus conductas dentro
final todos me abandonan, siempre ha sido así en mi vida", y probable- de la sesión y su vida diaria.
mente estemos ante una conducta aprendida por contingencias directas a Los clientes normalmente van esperando que el terapeuta les propor-
partir de las experiencias de abandono a lo largo de su vida. También cione instrucciones o reglas sobre qué hacer, cómo comportarse o cómo
podría afirmar: "mi madre siempre me decía que no me fiara de los ho~- terminar con sus problemas. Sin embargo, una terapia basada en reglas de
bres, que van a lo suyo, que a la que te descuides te das la vuelta y te trai- otros puede obstaculizar el propio proceso de avance, de ser sensible al
cionan con otra; y qué razón tenía'.', en este caso se trata de una conducta contexto y verse moldeado por las contingencias directas. Generalmente
aprendida probablemente por las reglas verbales de su madre, que luego una persona que solo sigue reglas tendrá un tipo de comportamiento muy
pueden haber tenido contingencias directas naturales y han confirmado restrictivo, poco flexible y muy rígido, dónde incluso en ocasiones el se-
esa regla para ella. · guir esas reglas vaya en contra de las propias contingencias directas expe-
En FAP, durante el desárrollo de los diálogos y de lá terapia, se tendrá rimentadas. Cuando el terapeuta en FAP moldea nuevos comportamientos
muy en cuenta cuál es la función exacta que cumple cada conducta del . directamente durante la sesión, hace que el cliente sea más sensible a las
cliente. No solo dentro del diálogo de la propia sesión, sino también la consecuencias naturales de su conducta, le ayuda también a que sea sensi-
descripción que realiza sobre lo que le ocurre fuera, puesto que el objetivo ble al entorno y se adapte mejor a las vivencias fuera de la consulta.
es crear reglas de seguimiento como autorreglas (CCR3), que se manten-
gan por contingencias directas en su contexto natural, bien porque esas
contingencias sean connaturales a la conducta que muestre, o bien porque 5.5. Generalización, equivalencia y transferencia
sean muy reforzadas por sus allegados u otras personas. En muchos casos,
lo que se haga en la sesión creará conductas de seguimiento de reglas que Para provocar que las CCRI aparezcan dentro de la sesión, y también para
actúen como autocontrol o automanejo de su propia conducta fuera de intentar que los cambios producidos durante la terapia se generalicen y ex-
ella. De esta forma, el terapeuta no necesitará instruir sobre qué hacer tiendan a la vida diaria del individuo, se utilizan los procesos de generaliza-
.específicamente en una situación dada, sino que el cliente habrá elaborado ción, equivalencia y transferencia funcional. Conceptos del análisis funcio-
ya la regla o respuesta verbal que actuará como estimulación discriminati- nal muy relacionados entre ellos, pero que presentan matices y diferencias. 1
va en las próXÍillas ocasiones. Analizando de esta forma el tipo de com-
portamiento que está ocurriendo delante del terapeuta, este podrá cambiar·
el tipo de reglas que van apareciendo, e ir moldeando progresivamente la 5.5.J. Generalización estimular y funcional
conducta del cliente, enseñándole también a aplicar esas mismas reglas 11
verbales en el resto de situaciones de su vida diaria. La generalización es el proceso según el cual estímulos nuevos o con los
De hecho, Abreu, Costa y Lucchese (2012) han resaltado ef efecto de que el individuo no tiene experiencia pasan a controlar su comportamien-
las reglas y el moldeamiento del terapeuta de FAP sobre las interpretacio- to debido a la similitud física y formal entre los estimules que ya tienen
nes que el cliente hace de sus propias interacciones en su vida diaria. control discriminativo y los· nuevos. De forma más específica, sería
Cuando el cliente describe con precisión su propia conducta con relación a cuando la conducta ocurre en presencia de estimules antecedentes simila- 1¡

los estimules antecedentes y consecuentes que mantienen esa conducta, ha res a los estímulos discriminativos presentes cuando fue reforzada (Mil-
creado reglas verbales efectivas, que pueden llevarle a controlar mejor tenberger, 2013). Por ejemplo, si el cliente tiene una historia aversiva con
esas conductas en otras situaciones y otros momentos. Estas nuevas reglas su padre y este se parece fisicamente al tecapeuta, podría ocurrir cierta
sobre las contingencias que le ocurren, o, de otra forma, "interpretacio- generalización· y tener con él la misma conducta inhibida o el mismo i:
nes" funcionales de lo que le ocurre; serán los objetivos que se persigue malestar que tiene con su padre. Es el proceso habitual de la reactividad
.. conseguir como CCR3. A través de estas reglas auto generadas, se busca (positiva o negativa) hacia el terapeuta que puede producirse al comienzo
de cualquier proceso clínico. De forma similar, es también el proceso que 111

92 93 li
Psicot(!-rapia Analítica Funcional Principios del an.álisis funcional en la interacción.

se utiliza en la modificación de conducta al entrenar dentro de la sesión · sumisión que tenga el cliente en su vida diaria. También el establecimien-
habilidades d~ afrontamiento y habilidades sociales, en diálogos simula- to de una relación íntima y confidencial con el terapeuta tendría esa equi-
dos mediante role-playing, donde se espera que la semejanza formal de valencia con iniciar una relación íntima con otra persona querida.
. esos diálogos se generalice a la situación real, cuando el contexto o las De esta forma, dentro de FAP, para promover la generalización de los
personas sean similares. · resultados de la terapia y establecer esa equivalencia funcional, el terapeu-
En el caso de la generalización funcional lo que se extiende de una si- ta debería utilizar varias estrategías y reglas (se explicaron en el capítu-
tuación a otra es la función de esa estimulación. Por ejemplo, en el con- lo 2) que traten fundamentalmente de:
texto diario, una conversación crítica o de confrontación puede tener para
.el cliente una función aversiva que haga que este se inhiba y abandone de a) Identificar las estimulaciones y estímulos que controlan la conducta
inmediato el diálogo; si esa crítica o confrontación la realiza el terapeuta, del cliente, en suma, qné estimulación específica dispara esos com-
puede encontrarse exactamente con la misma reacción inhfüida Y con una portamientos problemáticos.tanto dentro como fuera de la sesión.
evitación continua a las propuestas del terapeuta. También podría darse el b) Identificar las contingencias naturales que están manteniendo esos
caso de una persona que siempre recibiese reforzamiento social por sus problemas, o bien cuáles podrían ayudar a mantener los avances o
quejas continuas, con lo que ante el terapeuta esperaría también obtener la mejoras que se vayan produciendo durante la terapia.
misma atención al quejarse de su mala suerte, de Jo mal que le van las e) Aplicar las estrategías adecuadas para crear equivalencia funcional
cosas, de lo mal que Je ha tratado la vida. Lo que se generaliza en estos y hacer similares funcionalmente las interacciones ·que ocurren
casos no es la similitud formal de una respuesta sobre otra, sino que ten- dentro y fuera de la sesión.
gan la misma función reforzante o aversiva. d) Estar atento a los cambios de conducta que ocurren poco a poco
dentro y entre sesiones, así como a los cambios que el cliente na-
rra sobre lo que Je va ocurriendo fuera, para valorar el grado de
5.5.2: Equivalenciafuncional transferencia de Jo aprendido en las sesiones.

Se habla de equivalencia funcional cuando los factores de control de una Por ejemplo, un cliente puede mostrar en la consulta una conducta
conducta son similares. No si se parecen las respuestas, como .en la genera- continua de pedir consejo, de preguntar siempre "¿qué hago?", "¿tú qué
lización estimular, sino si las variables antecedentes y consecuentes son las crees?", y aplicando esas reglas para crear CCR3 se le puede hacer ver
mismas en ambos contextos. Desde un punto de vista conductual, toda que es exactamente equivalente a su conducta habitual de dejarse Ilevar
nuestra conducta depende de nuestras experiencias anteriores, de nuestro por la opiníón de otros. Son conductas que buscan exclusivamente refor-
aprendizaje con otras personas, incluido también el terapeuta. De esta for- zamiento social, y que además evitan el peligro de tomar decisiones pro-
ma, dentro de la sesión, el terapeuta, tras varias sesiones, ya constituye un pias. Si el terapeuta respondiese a esas preguntas dándole soluciones,
estimulo con funciones evocadoras, y en parte también van a depender de caería en la misma trampa al r~forzar. las dudas y la dependencia de otros.
la semejanza tanto física como funcional del terapeuta con otras personas
del entorno del individuo. Así, por ejemplo, una persona con una historia
pasada de sumisión a su padre podría mostrar esa misma sumisión ante el 5.5.3. Transferencia defunción
terapeuta (siempre Je va a dar la razón, le hará caso mientras esté presente,
Je obedecerá en las tareas para casa que Je mande, etc.). Si el terapeuta no Por su párte, el concepto de transferencia de función implicaría no solo
advierte esa "equivalencia funcional" de un comportamiento similar en dos que la conducta en ambos contextos presenta equivalencias funcionales,
.contextos o momentos diferentes, no actuará de manera efectiva. sino que la función que tiene en una hace cambiar la otra. Por ejemplo, la
La situación inicial de autoridad que supone la relación terapeuta- función aversiva que tiene una situación de diálogo o comunicación ínti-
cliente puede tener bastante equivalencia funcional con una relación de ma para un cliente no solo es equivalente a cualquier otra conversación

94 95
Psicoterapia Analítica Funcional Principios del análisis funcional en la interacción

íntima con una pareja o un amigo íntimo, sino que se transfiere también al cotidiano de esa persona. De hecho, los cambios progresivos que muestra
contexto clínico y el cliente actúa de la misma forma. En el lado opuesto, el cliente, los giros y nuevos comportamientos que muestra ante sus fami-
si el terapeuta consigue cambiar esa conducta de intimidad, crear un con- liares son los que van a conseguir ese reforzamiento social, que hará que
texto más reforzante para ese tipo de repertorios, y además eriste equiva- se mantengan en el tiempo.
lencia con otra similar que pueda ocurrir en su vida diaria, esa función En esa extensión de dentro-fuera sería cuando se consiguen nuevas
reforzante se transferirá también a su vida cotidiana. CCR2 dentro de la consulta y se moldea al cliente para que se comporte
. El término "transferencia" se usa para referirse a la generalización de así, como lo ha heclio con nosotros, en situaciones similares de su vida
un entrenamiento especifico hacia otras respuestas similares, pero que son diaria. Por ejemplo, si el terapeuta ha conseguido cambiar una conducta
nuevas y no se han entrenado con anterioridad (transferencia de aprendi- de intimidad, de contar episodios emocionales de su vida, se le moldea
zaje). La transferencia en la modificación de conducta tradicional se ha para que haga lo mismo con su pareja o con algún amigo intimo; o si ha
estudiado dentro del proceso de generalización y de la extensión de lo mostrado alguna conducta asertiva ante el terapeuta, se le moldea para que
enseñado en el contexto educativo o clínico a otras actividades similares lo haga también en su vida diaria con desconocidos. Se trata de mostrar al
en el contexto cotidiano (Kazdin, 1996; Malott, Malott y Trojan, 2003; cliente que si lo ha hecho delante de nosotros es también capaz de reali- ·
Miltenbeger, 2013) . zarlo con cualquier otro, aunque le cueste al principio.
. Kohlenberg y Tsai, (1991) precisamente afirman que la "transferencia Naturalmente, la generalización no se produce de inmediato; se consi-
psicoanalítica" no es sino una conducta operante que ocurriría debido a la gue con la presentación de múltiples ejemplos de la misma estimulación y
similitud entre la situación presente, la que tienen terapeuta y cliente en su las mismas contingencias. De ahí que, en cuanto se producen los primeros
relación estrecha, y aquellas otras situaciones similares experimentadas avances en CCR2, el terapeuta está incidiendo también (siguiendo la re-
por el cliente en situaciones o momentos pasados. En este sentido, desde gla 5) en crear las condiciones para la generalización funcional. Kohlen-
FAP se va a promocionar esa transferencia en la relación terapéutica con berg y Tsai (1991) han dado una serie de sugerencias para promover esa
el cliente, y se va a promocionar en ambos sentidos. . transferencia de la sesión clínica a la vida diaria:
Por un lado, se busca una transferencia de fo.era-dentro, creando si-
tuaciones dentro de la consulta para provocar CCR y que el terapeuta a) Promover y reforzar los comentarios relacionados con la situación
tenga ocasión de aplicar moldeamiento y reforzamiento natural para cam- presente en la terapia,. por ejemplo, cualquier comentario o des-
biar la conducta in situ. Desde un punto de vista conductual, si se crean tripción del cliente sobre el terapeuta, sobre interacciones ocurri-
las condiciones dentro de la sesión, el cliente tendrá las mismas reaccio- das en sesiones anteriores, expresión de sentimientos sobre la se-
nes que ha tenido en ocasiones anteriores en su historia. sión o el proceso terapéutico, etc.
Pero también en FAP se busca la transferencia dentro-fuera para que b) Fomentar comparaciones entre acontecimientos que se den tanto
lo aprendido y cambiado dentro de la sesión se generalice a la vida diaria· dentro como fuera de la sesión. Por ejemplo, reforzar todo tipo de
de esa persona. Dentrp de la sesión, el individuo tendrá sus propias expe- afirmaciones como "esto "s parecido a cuando h~blo con mi mujer'',
riencias vitales, sus cambios emocionales y cambios verbales que le per- "me recuerdas los mismos Comentarios que hace mi madre", "eres.
mitirán generalizar hacia fuera, en otras relaciones similares a las que como todo el mundo, al fmal me dices lo mismo que los demás", etc.
tenga con el terapeuta, lo aprendido dentro. Así, por ejemplo, si el tera- e) Promover expresiones directas de deseos, peticiones y sugeren-
peuta ha creado las condiciones y ha moldeado que el cliente se rebele, cias. Por ejemplo, "¿podemos cambiar la hora de la sesión?", "no
exprese disgusto o sea asertivo con el propio terapeuta, entonces es muy me siento a gusto tratando eso ahora", "no quiero entrar en deta-
probable que también lo haga con esa figura paterna, o con cualquier otra lles", "necesito que entiendas mi posición", "me gustaría poder es-
que exija sumisiQn. tar hablando más tiempo", etc.
El objetivo fmal va a ser siempre que los nuevos repertorios y cam- d) Utilizar las descripciones que haya hecho el cliente sobre aconte-
bios. conseguidos se mantengan con reforzadores naturales del ambiente cimientos de su vida, como metáforas de lo que ocurre dentro de

96 97
Psicoterapia Analítica Funcional Principios del análisis funcional en ~a interacción

la sesión. Por ejemplo, sf habla de lo mal que le fue con su ante- lugar durante la hora de consulta. Por eso es fundamental conocer bien
rior terapeuta, podemos tomarlo como una metáfora de la marcha todos los principios funcionales ya asentados, extraídos a partir de la ex-
inadecuada de la terapia en ese momento; si menciona las dudas al perimentación animal y humana, para aplicarlos a la interacción terapéuti-
hablar con su pareja, podemos tomarlo como metáfora de las du- ca. Hemos mostrado en este capítulo algunos de esos principios, funda-
das que tenga para hablar con el terapeuta también; o si cuenta un mentalmente en la relación terapéutica, y diálogos terapeuta-cliente, así
episodio en el que alguien le debe un favor, podemos preguntarle como el manejo de la conducta gobernada por reglas y por contingencias
expresamente si considera que el terapeuta tiene una obligación directas. ·
similar y le debe también algún favor. Esto supone que la gran herramienta terapéutica va a ser el reforza-
miento positivo aplicado en esa conversación, y en los ejercicios que sé
Una cuestión diferencial en esta terapia es que no se utilizan activida- apliquen a lo largo del proceso. La distinción fundamental en FAP es que
des o "tareas para casa", como hace la terapia de activación conductual Y el terapeuta debería utilizar reforzamiento natural, aquel que sigue de
la modificación de conducta habitual. Aunque pueden enviarse tareas para manera habitual a esa conducta en el contexto social, junto con el proce-
realizar en su .vida diaria, estas no son tareas formales, sino la excusa para dimiento de moldeamiento por aproximaciones sucesivas. que resume la
producir determinados comportamientos, por ejemplo para ver cómo obe- técnica fundamental de cambio durante las sesiones, ir llevando al cliente
dece instrucciones de alguien con autoridad. También se le puede pedrr progresivamente hacia un objetivo terapéutico final.
que realice un autorregistro sobre las actividades que ha llevado a cabo Y por último, también se ha explicado el proceso de generalización
durante la semana, pero será de tipo abierto, descriptivo de lo que ha he- funcional -que no formal- en la que se basa la "transferencia" de compor-
cho, para que pueda servir como material de discusión y comparaciones tamientos de fi1era-dentro, cuando el cliente muestra dentro de la consulta
fuera-dentro durante la siguiente sesión. En algunos casos se trata de es- los comportamientos problemáticos que también tiene fuera; y la transfe-
cribir cartas, narraciones, poesías, etc., que expresen sus emociones, sus rencia dentro-fuera, que sería el proceso que se ha de utilizar para que los
vivencias diarias, sus relaciones con los demás, que de nuevo servirán de avances conseguidos dentro de la terapia se generalicen y mantengan en la
material para el moldeamiento en las siguientes sesiones. vida diaria del cliente.
Durante la terapia se deben hacer con frecuencia preguntas sobr.e las
similitudes entre lo que ocurre dentro y fuera: "¿ en qué se parece lo que
acabas de sentir con cómo te sientes en otras situaciones?; cuando haces
esto en tu vida diaria, ¿los demás reaccionan igual que lo he hecho yo?;
¿hay semejanzas entre la autoridad que pueda tener yo sobre ti y la que
ejerce esa persona?; cuando alguien te hiere, ¿te sientes igual que ahorn
cuando yo te he criticado?". El objetivo de ese tipo de preguntas es que el
individuo establezca conexiones entre su vida habitual .y las interacciones
con el terapeuta.

5.6. Resumen

La FAP se denomina "analítica funcional" precisamente porque se fun-


damenta en el análisis funcional de la conducta. El terapeuta va a ir reali-
zando continuamente análisis funcionales de las conductas del cliente Y de
su propia conducta, así como de las interacciones entre ambos que tienen

98 99
1
1

6
La relación terapéutica
i
! enFAP

La literatura sobre el proceso terapéutico siempre ha señalado la importan-


cia de la relación terapeuta-cliente, aunque este concepto se interprete de
forma muy diversa según la orientáción del clínico· en cuestión (empatia,
alianza terapéutica, relación profunda, comprensión, rapport, etc.). Básica-
mente podría ser definida como una relación afecth:a, profunda y colabora-
dora entre terapeuta y cliente.

6.1. Estudios sobre relaciones terapéuticas 1.


1

Los conceptos iniciales de tipo más psicoanalítico sobre la alianza tera-


péutica comenzaron a cambiar con los estudios de Luborsky (1976) y
Bordin (1976) al centrarse en el pacto terapéutico o en el hecho de "traba-
jar juntos". Consideraban que la alianza terapéutica no es privativa de una
orientación clínica, sino que forma parte del proceso bidireccional de rela-
ción entre dos personas que tr3cbajan junta~. Una relación que depende
mucho de las relaciones afectivas y emocionales entre uno y otro. De he-
cho, sus publicaciones se centraron más en tratar de identificar la presen-
cia· o ausencia de una buena relación terapéutica, y en su impacto sobre
los resultados.
Muchos estudios sobre terapias cognitivo-conductuales muestran que
aque1!os terapeutas comprometidos o muy implicados en la relación tera'.
péutíca suelen tener mejores resultados clínicos. Por ejemplo, un estudio
empírico observacional sobre diferentes tipos de terapeutas, incluyendo
cognitivo-conductuales, dinámicos y rogerianos, mostró que aunque cada

101
. ,<,,

Psicoterapia Analítica.Funcional , La relación terapéutica en FAP

orientación tenía sus técnicas más frecuentes (a veces más directivas e valorando de forma muy positiva a su terapeuta, y los que no lo hacen o
instruccionales y en otras más dialogantes o de escucha receptiva) en no comienzan a ver resultados, abandonan el proceso terapéutico, con Jo
i.
todos los caso; los terapeutas más eficaces mostraban un índice muy ele-. cual no se tienen en cuenta en estas comparaciones de eficacia y habilida-
'
vado de respuestas verbales contingentes sobre el cliente, es decir, afirma- des terapéuticas.
ciones, gestos de comprensión, reconocimiento, etc. (Stiles, Shapiro Y En general, dada la disparidad de metodologías en los estudios sobre
l.I' estilos de relación terapéutica, y también en la medición de esos resulta-
,: Firth-Cozens, 1988).
E: Algunos estudios señalan una clara aso~iación entre el estilo de rela- dos, no hay una asociación clara entre la forma de interacción del terapeu-
¡¡-- ta y los resultados obtenidos. La concepción general desde las terapias
I i.
ción terapeuta-cliente y los resultados obtemdos; por eJemplo, Orhnsky Y
Howard (1986), que, a partir de 54 estudios siguiendo la terapia de Ro- . cognitivo-conductiiales es que la relación terapéutica es un ingrediente
gers, hallaron que en el 65% de ellos la relación terapeuta-cliente era el añadido que ayuda a la aceptación y seguimiento del trabajo terapéutico,
factor fundamental del éxito obtenido; y el de Orlinsky, Grawe Y Parks pero no el elemento causal del cambio.
(1994), que, a partir de 132 estudios sobre proceso y resultado te;apéutico, La interacción terapéutica se ha intentado estudiar en los casos clíni-
encontraron una alta relación entre la calidad de la alianza terapeutica Y el cos de adultos de una manera mis empírica, observando las distintos tipos
resultado terapéutico. También Lambert (1992) señala que en los resulta- de respuestas que dan tanto terapeuta como cliente, categorizándolas de
dos de todos 1o(estudios revisados, el 15% de la varianza seria debida a forma descriptiva por un lado (por ejemplo, topografía discriminativa de
)as técnicas, mientras que el 30% seria por la relación terapéutica. varios tipos, refuerzo verbal en varias intensidades, topografía de castigo
Por el contrario, otros estudios con rnetaanálisis muestran que proce- verbal, etc.), pero también funcional, relacionando matemáticamente las
sos como )a "alianza terapéutica:' solo tienen una correlación pare~ con secuencias de respuestas en cadena, es decir, las dadas por el terapeuta
Jos resultados terapéuticos (Martín, Garske, Davis, 2000). Las rev1S1ones respecto a las del cliente, y las de este respecto al primero. Estudios de
metaanalíticas como.las de Hovarth et al. (20lla, 20llb) apoyan la idea este tipo son los realizados por Froján y su grupo (Froján, Montaño y
de que Ja alíanza terapéutica contribuye solo en un 7_% a la varianza ~e los Calero y Ruiz, 2010; Froján, Montaño y Calero y Ruiz, 2011; Froján y
resultados terapéuticos, aunque muchos de los estud10s que refieren tienen Ruiz, 2013), donde a través de observaciones sistemáticas de gran cantidad
definiciones y prácticas diferentes sobre lo que consideran "alianza tera- de sesiones terapéuticas, registrando las interacciones a través de vídeo y
péutica". Keijsers, Schaap y Hoogduin (2000) hacen una rev)sión_ extensa ordenador, aplican un análisis matemático para ver las secuencias de ver-
de todas las variables de la relación terapéutica que pueden influrr en los balizaciones que preceden o siguen a otras. Así, por ejemplo, entre propor-
resultados terapéuticos, y concluyen que: (1) algunas variables detectadas cionar ínformación y reforzamiento posterior de la conversación, o entre
afectan a los resultados, tales corno la empatia, apoyo positivo, ánimo Y solicitar información por el cliente y recibir instrucciones para realizar
sinceridad; (2) no hay datos concluyentes sobre la influenciad~ la "alian- fuera de ía sesión, entre mostrar aceptación y recibir reforzamiento de la
za terapéutica", además de ser un concepto vagamente defimdo; (3) la conversación, tener más estimulación discriminativa ínformativa por parte
percepción que teBga el cliente sobre el t~rapeuta también infl~ye; aunque del terapeuta; o la más interesante, entre mostrar desacuerdo o afirmacio-
hay evidencias dispares sobre ello, es unportante que el cliente_ vea al nes sobre fracaso por parte del cliente y recibir castigo verbal por parte del
terapeuta corno competente, activ~ y ~~ierto, a~que no ne~esanamente terapeuta, que sería algo habitilal en los terapeutas de conducta.
sea un experto; (4) ]a actitud o rnotivac10n del cliente para abrase Y_ contar · Dentro de FAP se ha creado un sistema de categorización de las inter-
sus problemas más íntimos también influye en los resultados terapeutrcos; acciones terapeuta-cliente, el denominado FAP Rating Sea/e (FAPRS,
y (5) Ja valoración del propio cliente sobre su estado antenor al~ terapia Y Bush et al., 2010; Callaghan y Follete, 2008; Callaghan et al., 2008), para
los cambios ocurridos también afecta a los resultados de la terapia. · registrar las relaciones terapéuticas entre uno y otro. Es un sistema que
Pero hay que tener en cuenta que estos estudios suelen realizarse con necesita entrenamiento de los observadores, codifica las conductas fun-
medidas de autoinforme y a partir de la satisfacción o valoración final del cionalmente y exige conocer los principios de un análisis funcional y de
cliente al finalizar la terapia. La mayoría de los clientes siempre termina FAP para registrar adecuadamente qué tipo de interacción se está obser-

_¡ ' 102 103


1
""f'F_···,.
·: 1-·

Psicoterapia Analítica Funcional La relación terapéutica en FAP

varido durante el diálogo terapéutico. De forma específica, se registran Esto crea un espacio de cooperación donde la sinceridad inicial del
conductas del terapeuta tales como evocar CCR, moldear CCRl, moldear terapeuta también es fundamental. Las dificultades iniciales aquí
CCR2, respuestas ineficaces, respuestas centradas en la relación Y otro se van a observar porque el cliente no se fia del terapeuta, no se.
tipo de charla; y otros seis códigos de la conducta del cliente: CCRl, sincera en las primeras sesiones, y duda de su competencia, su ha-
CCR2, respuestas éentradas en la relación, problemas de fuera, mejoras de bilidad o su experiencia como terapeuta. Conforme la relación de
fuera y otro tipo de charla. Con esta forma de observación se pueden rea- comprensión, igualdad y sinceridad se va desarrollando, esas du-
lizar también análisis matemáticos de las secuencias, así como de la canti- das se disipan y el cliente suele expresar mayor confianza hacia el
dad de conductas de cada tipo que se van realizando y van cambiando terapeuta.
progresivamente a lo largo de las sesiones. Con estos sistemas se pretende 3. Experto, compromiso y colaboración. Inicialmente, el cliente ve al
no solo plasmar empíricamente la secuencia de la relación terapéutica, terapeuta como experto; pero si es joven, el cliente suele creer que
sino también la forma en que las conductas del cliente van cambiando no tiene experiencia o madurez como para ser un especialista que
progresivamente, para demostrar la eficacia de FAP dentro de un diseño resuelva sus problemas. Esa asunción del terapeuta como experto
de caso único, y no solamente con los datos pre-post. En el capítulo 3, implica una relación asimétrica, pero ello no signífica que haya
dedicado a los sistemas de· evaluación, se han detallado este Y otros ins- distancia emocional; el terapeuta no ha de ser un "amigo espe-
trumentos· de FAP pata registrar la interacción terapéutica, así como los cial", sino también un experto que dirija el proceso terapéutico. De
estudios que los han utilizado. igual forma, se valora que el terapeuta esté comprometido con la
terapia, esté atento, alerta, esté inmerso .en la relación, trabajando
junto con el cliente. Aunque algunos momentos puedan .ser emo:
6.2. La creaciólll. de 1IDa relaciólll. terapéutica ciona!mente negativos, se produzcan retrocesos, o bien haya difi-
cultades, el terapeuta no debe abandonar la lucha junto con el
Al descomponer los posibles elementos de la alianza terapéutica, Krauc cliente. ·
se, Altimir y Horvath (2011), a partir de sus propias inv.estigacioríes Y 4. Evolución emocional en el proceso. La mayoría de los clientes va-
de otros autores, proponen como fundamentales para la creación de loran como aspectos clave de su cambio los momentos de la inter-
alianza terapéutiea los siguientes elementos, que tienen mucho en co- vención en. que surgen fuertes emociones, las sesiones emociüna-
mún conFAP: les suelen ser las más apreciadas como fundamentales. También,
por su parte, los terapeutas v,µoran esos puntos de inflexión cuan-
l. Expresiones emocionales y afectividad recíproca. Los clientes .es- do el cliente muestra afecto hacia él, cuando hay una cualidad más
peran que el terapeuta sea amable, aceptador, no agresivo, que no afectiva en sus :frases, lo que delata la unión producida, ese lazo
juzgue, que sea caluroso y empático. Los clientes quieren sentir emocional entre ambos, lo que indicaría que la terapia va por buen
que el terapeuta, emocionalmente hablando, se pone en su lugar. camino.
Por su parte, .también los terapeutas desean sentir la misma rela-
. ción calurosa en sus clientes, que se expresen abiertamente, cuen- Todas estas características, que han sido expuestas por otros autores,
ten experiencias y emociones muy intimas, y que perciban al tera- tienen muchos puntos comunes con la idea de relación terapéutica desde
peuta con aprecio y como protector. En suma, que ocurra entre los FAP entendida como una relación de colaboración, compromiso y expe-
dos un enlace emocional, y que durante la sesión haya fuertes la- riencias afectivas que emergen durante todo el proceso corno parte de. las
zos emocionales positivos. · interacciones momento a momento dentro de la sesión. La historia de una ·
2. Aceptación, comprensión y sinceridad. Esto incluye la sensación persona y su problema pueden ser muy importantes, pero la sesión ha de 1
del cliente de que no va a ser juzgado ni criticado, una demostra- centrarse en el aquí y ahora del problema. rl¡
ción de respeto continuo, de confirmación y validación del otro.
1
1
1

104 105 iJI,


Psicoterapia Analítica Funcional
La relación terapéutica en FAP

6.3. La relación terapéutica desde JFAP tenido, buscar relaciones eµtre conductas: "¿qué otras cosas en su vida,
aparte del trabajo, le hacen sentir así también?; cuando habla con otras
Desde el punto de vista de FAP, la diferencia estriba en que la "relación personas, ¿se siente así de enfadado también?; cuando se siente así, ¿cómo
terapéutica" no es _una variable más añadida a las técnicas de tratamiento habla con su jefe o con esas otras personas?".
habituales, sino que es precisamente el manejo de esa relación lo que va a Un primer paso en FAP es identificar aquellas conductas interpersona-
producir el cambio terapéutico. Una de las aportaciones de FAP fue que les que puedan interferir con el progreso del cliente fuera de la sesión, y
[: -
reconsideró la propia situación terapéutica en si misma como la interac- tratar de identificar cómo ocurren esas mismas conductas dentro de la
í ción fundamental para el cambio de conducta. En este caso, seria precisa- - sesión, o tratar de evocarlas si no aparecen. A continuación, el terapeuta
1
mente esa· interacción durante la consulta (lo que en ella ocurriera, las necesita entender la función que tienen esas conductas del cliente, para
cosas que en ella se dijesen y los cambios que se produjesen dentro de ella) qué sirven, y determinar si se trata de una conducta problemática (CCRl)
11 ... la que crearia un cambio más permanente en la vida diaria del individuo o una mejoría (CCR2). Por ejemplo, un cliente que cuestione la necesidad
1
fuera de esa consulta. de las tareas para casa podría estar siendo asertivo, y ser una mejora en
1
De esta forma, la llamada "alianza terapéutica" forma parte del propio una persona que inicialmente no mostraba ese tipo de conductas asertivas
i
1¡, :;
proceso de cambio. Lo que ocurre durante la terapia es que el psicólogo frente a una autoridad; pero también podría ser una conducta que interfie-
pone en marcha una serie de procesos de aprendizaje que darán lugar en el ra en su vida cotidiana, al cuestionar cualquier cosa y llevar siempre la
cliente a nuevas conductas más adaptativas, menos ·problemáticas; y esos contraria al interlocutor. Es importante determinar la función que tenga,
procesos se van a dar con el manejo de la propia conducta del terapeuta y puesto que según sea, así debería comportarse el terapeuta: reforzando,
¿on las contingencias que aplica, junto con la forma de manejar el lengua- ignorando o bloqueando dicha conducta.
je y las funciones que tiene para promover cambios en otras conductas en
el cliente.
Kanter et al. -(2009) han denominado al papel de las relaciones tera- 6.4. Las emociones e i.mttuiciones del terapeuta
péuticas en F AP intervención centrada en las relaciones (RFI, relations_-
hip focused interventions). El máximo cambio terapéutico ha de ocumr Si el terapeuta sigue la regla 1 (estar atento a las CCR), es más probable
cuando la conducta del cliente tiene consecuencias inmediatas en el espa- también que aplique contingencias naturales. Si esas CCRI y CCR2 que
cio y en el tiempo justo en que ocurren. El proceso de cambio centrado en- ocurren en la sesión pasan desapercibidas, es dificil que reciban contin-
las relaciones -es una estrategia de cambio de conducta que no todas las gencias naturales. El terapeuta ha de estar atento a cualquier expresión
aproximaciones terapéuticas utilizan. Aunque muchas de ellas se centren verbal sutil, a las palabras o frases inacabadas, a los silencios, a los cam-
en las habilidades terapéuticas, incluso en ejercicios y experiencias in vivo bios repentinos de tono, a los cambios de tema, etc., para observar muchas
dentro de la sesión, FAP centrará su proceso de cambio precisamente en CCRI de evitación.
esas relaciones entre terapeuta y cliente. De manera fundamental, _el terapeuta va a desarrollar varias funciones
Por ejemplo, un hombre puede decir que se siente muy deprimido, que como estimulación antecedente. Por un lado, es un estimulo discrirninati-
está muy agobiado por el trabajo y que odia a su jefe. La estrategia en la vo que hará unas conductas más probables que otras, las preguntas que
terapia de conducta tradicional seria entrar en el terna, preguntar sobre el tra- haga, sus expresiones verbales y faciales, incluso su aspecto son estímulos
'l,C -
bajo, el jefe y cómo son sus pensamientos o emociones depresivas. El discriminativos para la conducta del cliente. P0r tanto, es fundamental que
,_' terapeuta FAP ha de prestar atención a cómo se ha producido ese mensaje, el terapeuta conozca qué conductas hace más probables con su presencia y
qué lenguaje corporal tenia esa persona al comunicarlo, si era de tristeza o su lenguaje. Así, por ejemplo, si tiene un habla lenta y confidencial puede
de agresividad, si era una actitud desafiante o pasiva. Ha de prestar aten- hacer más probables respuestas verbales y emocionales de mayor intimi-
ción a las posibles variables que influyen en esa depresión y también a las dad en el cliente; si hace preguntas abiertas es más probable que obtenga
que influyen en esas afirmaciones del cliente. En vez de entrar en el con- largas descripciones; o, de forma similar, si somíe al formular una pregun-

107
Psicoterapia Analítica Funcional La relación terapéutica en FAP

ta es probable que obtenga respuestas más positivas o que suavice el efec- "me gustarla ayudarte, me siento bien ayudándote". Al amplificar sus
to aversivo de la pregunta que acaba de hacer. reacciones privadas, el terapeuta aplica contingencias naturales, que no ha
Por otro lado, una segunda función antecedente del -terapeuta va a ser de fingir y que tendrían más efecto que cualquier frase extemporánea de
como estimulo condicionado, como posible estimulación respondiente ánimo. Probablemente ese tipo de expresiones emocionales en el cliente
ante la que el cliente tenga respuestas condicionadas. No solo porque va a también se repitan fuera con otras personas, y sean reforzadas con expre-
provocar situaciones que produzcan malestar al individuo (CCRJ ), sino siones de ayuda.
porque va a hacer preguntas, ejercicios e interacciones que produzcan En ocasiones las reacciones y emociones privadas del terapeuta le ha-
respondientes emocionales en el cliente. cen tener la "intuición" de que algo pasa en la sesión, en la información
Siguiendo la regla 2 (evocar CCRJ), podrá ofrecer oportunidades ·para que está dando el cliente, en la reacción que acaba de tener, etc. Es impor-
que aparezcan esas conductas inadecuadas y comenzar a tratarlas. La rela~ tante comentar en las sesiones de supervisión esas "intuiciones", puesto
ción terapéutica estrecha ofrece muchas de esas oportunidades al expresar que suponen que el terapeuta percibe alguna estimulación, aunque sin
sentimientos, los cambios de horarios, las interrupciones durante la sesión, formularla verbalmente, mientras que el terapeuta-supervisor u observa-
]as peticiones del cliente, etc. También se pueden provocar creando situa- dor externo puede darse cuenta mucho mejor de cuáles son las conductas
ciones y preguntas en las que el cliente tenga que hablar sobre el desarrollo problemáticas, observar las reacciones de uno y otro, y realizar también
de la terapia: el reconocimiento del progreso, las mejoras que ha tenido, las un posible AFC de lo que está ocurriendo con ese tema concreto. Esas
reacciones que ha sentido hacia el terapeuta, dificultades que ha tenido ? conductas privadas sutiles del terapeuta son conductas moldeadas por las
tiene durante las sesiones, las reacciones que tiene al comenzar o al termi- contingencias directas de la interacción, más que guiadas por las reglas de
nar las sesiones, etc. Siguiendo la regla 4 (observar los efectos reforzantes la terapia, por lo que implican situaciones muy naturales; muy comunes
del terapeuta), también puede actuar de manera más natural. Es importante con lo que probablemente le esté ocurriendo también fuera a ese cliente.
que una vez aplicada alguna contingencia en una clase de respuestas, estas Por ejemplo, en un caso de problemas depresivos, el terapeuta puede re-
han de ir aumentando progresivamente, si no lo hacen probablemente no se forzar verbalmente el aspecto más cuidado y arreglado del cliente al inicio
esté aplicando tal reforzamiento. En ocasiones este efecto puede apreciarse de la sesión, asumiendo que constituye una CCR2; sin embargo, algo en la
a partir de las reacciones subsiguiente del cliente al alegrarse, gest~s, ex- conducta del diente, en sus gestos o en su forma de reaccionar a las ala-
presiones, sonrisas, etc., lo que puede hacer suponer que lo que ha dicho el banzas le dice al terapeuta que "algo pasa". Si está atento a esas reaccio-
terapeuta tiene efectos reforzantes o de extinción. Pero la comprobación nes sutiles, el terapeuta puede intentar otras alabanzas a su aspecto poste-
definitiva es observar que esas CCR2 aumentan. riormente y ver si .se producen las mismas reacciones, quizás sea una
La forma en que un terapeuta puede aprender a reaccionar y aplicar CCRJ, o bien en la historia de ese cliente ese tipo de alabanzas sea una
contingencias de manera natural es examinando sus propias emociones y estimulación aversiva, o bien en su contexto diario sea la estimulación
reacciones privadas a lo que hace o dice el cliente. Si el terapeuta autoob- inicial para una crítica posterior.
serva estas reacciones privadas, estará en disposición de saber cuáles se-
rian las contingencias naturales que ·ocurrirían en la vida real. En muchas
ocasiones, si son CCR2, con esas· reacciones privadas el terapeuta estará 6.5. La intimidad como fuente de problemas
en disposición emocional de responder a su vez de manera natural, Y ale-
grarse, alabar o reforzar verbalmente sin que parezca forzado. Por ejem- La intimidad se ha conceptualizado de varias formas, una de ellas es como
plo, si un cliente con déficits para tener amigos y relaciones personales una experiencia básicamente interpersonal, de carácter emocional, cogni-
está expresando esa emoción de soledad y se está mostrando vulnerable, tivo y conductual que incluye compartir sentimientos de amor mutuo,
esto podría crear en el terapeuta una reacción privada de protección, de formas· similares de ver el mundo o experiencias vividas (Jamieson,
querer ayudarle, protegerle; en este caso, el terapeuta podría aprovechar 2011 ). También se defme como un proceso que incrementa la apertura
esas emociones privadas para reforzar de manera natural con frases como recíproca entre dos individuos que ponen en comítn sus experiencias, sus

[08 109
·- r

Psicoterapi.a Analíticq Funcional La relación terapéutica en FAP

formas de entender las cosas, las autoafirmaciones y el cuidado uno del zás estudios como los de Kohlenbérg et al., (2002) han mostrado más
éxito al añadir el componente FAP, centrado en la interacción y la intimi-
otro (Reis y Patrick, 1996).
En el estudio de la eficacia de las terapias se habla más de factores dad, a la terapia cognitiva de Beck para la depresión.
transdiagnósticos, comunes a varios problemas diagnosticados foTI?al-
1 Wetterneck y Hart (2012) presentan una revisión pormenorizada de
1
mente como diferentes, pero que comparten aspectos como la tole~anc1a al . los diversos trastornos que, en algunos casos, podrían tener como factor
estrés, ]a evitación experiencia!, la búsqueda de seguridad o la intimidad común el miedo a la intimidad y a las relaciones personales. Por ejem-
plo, en los trastornos obsesivo-compulsivos aparece un factor trans-
interpersonal. · . ·
En otros casos clínicos, un factor transdiagnóstico como la "evitación diagnóstico debido a las dificultades de estas personas para relacionarse
experiencia!" (Rayes, Strosahl y Wilson, 1999) puede ser e_! mecanismo con intimidad, ser abiertas. o tener una relación significativa con al-
de escape y evitación que fundamente sus problemas, por eJemplo, en el . guien. En ocasiones, sus obsesiones y manías podrían ser también una
estrés postraumático el individuo siempre evita todo lo relacionado con 1 forma de provocar rechazo en otros para evitár así la cercanía emocio-
sus "síntomas" y el "trauma", y las historias iniéiales de. desprotección Y 1 nal, especialmente en aquellos casos de obsesiones sexuales, culpabili-
desapego de esa persona pueden cambiarse para enfrentarse a su situación dad, pensamientos blasfemos, etc. También conductas repetitivas como
y producir progresivamente la aceptación y extinción de la ansiedad. las de tricotilomanía pueden tener en algunos casos su mantenimiento
La intimidad (o el miedo a tenerla) podría ser también uno de esos facto- en un mal funcionamiento interpersonal y en el miedo a la intimidad.
res transdiagnósticos. En FAP se enfatiza precisamente ese factor interper- En muchas de estas personas las conductas repetitivas llevan a alterar el
sonal de intimidad como fundamental en la relaéión terapéutica. La intimi- propio aspecto (uñas, ojos, pelo), lo. que podría indicar una desconfian-
dad e'o sí misma juega un papel importante en el desarrollo, mantenimient? Y za en las relaciones interpersonales, que también lleva a evitaciones
resurgimiento a largo plazo de bastantes trastornos que el DSM d~scnbe soci_ales Y evitaciones de la intimidad sexual en algunos casos. Algo
como diferentes (Wetterneck y Hart, 2012). Excepto en los denorn.mados similar ocurre en los trastornos de bulimia, donde los episodios de in'
"trastornos de personalidad", no se reconoce ese factor de intimidad corno gesta compulsiva son disparados por variables interpersonales (Kohlen-
parte de las conductas problemáticas. Muchas conductas ~ferente_s po'.111an berg y Tsai, 1998). .
provenir de un déficit en el apego con otros, o de un patron de ev1tac1on de La .intimidad con otra persona, o las dificul:ades e,; esa intimidad no
ese apego, y al menos en muchas de ellas -desde problemas depresivos, sé han tenido en cuenta nunca como una fuente de problemas, ni com~ el
estrés postraumático, ansiedad, tendencias suicidas o u:a3:ornos de alimenta- objetivo a cambiar en una terapia. Algunas formas de tratamiento lo han
ción- suelen estar presentes ese tipo de problemas de mtun1dad o conductas hecho en parte, por ejemplo, la "reestructuración cognitiva" intenta cam-
de evitación de la intimidad (Kohlenberg, Kohlenberg y Tsai, 2009). biar formas de pensar erróneas, y en algunos casos formas de pensar que
Mansfield y Cordova (2007) definen conductualmente ese apego co~ impiden tomar contacto con las emociones .o las situaciones reales del en-
mo una clase conductual moldeada por una función operante en la que torno. Precisamente este es el objetivo de la terapia de aceptación y com-
esas conductas obtienen cuidado de otros. Aunque la historia que ha teni- promiso, que la persona deje de evitar y tenga contacto con las contingen-
do una persona sobre el cuidado recibido no puede cambiarse, sí pu~den cias de su entorno; pero también las técnicas· de exposición y las jerarquías
darse nuevas oportunidades para aprender a relacionarse con mayor mtJ.- de estimulas podrían aplicarse, especialmente en fobias sociales y ansiedad
midad moldear una forma más segura de apego durante la terapia. generalizada, para conseguir una intimidad mayor en esa persona.
T~bién en los problemas depresivos un elemento común suele ser la Solo la terapia de FAP busca esta intimidad como objetivo propio,
disfunción interpersonal, el mal funcionamiento social y personal con el buscando mayor intimidad en la relación terapeuta-cliente, para exponer
entorno inmediato; aquí también, la pérdida de intimidad o la búsqueda de al individuo a su ambiente relacional directo y conseguir contingencias
protección está relacionada con la mayor probabilidad de pro~Ie;11as d~- reforzantes en su vida diaria. Consiguiendo esa intimidad en la sesión,
presivos, aunque no aparece tanto asociada en los hombres, qmzas prec:- también tenderá a mostrarla en sus relaciones sociales y personales fuera
samente debido a las pautas culturales de crianza y cuidado. Por eso, qm- de la consulta.

1
110 111 :1
11
1
Psicoterapia Analítica Funcional
1
La relación terapéutica en FAP

6.6. La mtimio:lladl en fa relación terapéutica otros autores las defienden como Uila estrategia y uso terapéutico en
ciertos contextos (Barret y Berman, 2001; Knox y Hill, 2003; Watking
Desde el pUilto de vista de FAP, la intimidad sería aquel conjUilto de 1990). Las autorrevelaciones implican que el terapeuta comparte infor'.
comportamientos desarrollados a partir de Uila colección de ev_ent?s en l_a '
- t
mación que el cliente normalmente no sabría o no podría descubrir. Para
historia, donde la conducta vulnerable de una persona, que recibma casti- el terapeuta supone asumir riesgos y mostrarse vulnerable, pero es un
go interpersonal en la mayoría de los casos, sin embargo es reforzada por aspecto fundamental de la naturalidad, sinceridad y autenticidad del te-
la respuesta de la otra persona. Serían eventos tanto públicos como priva- rapeuta.
dos, que incluyen diversos tipos de pensamientos, sentimientos positivos Y Dentro de FAP se asume que el terapeuta ha de convertirse en Uil re-
negatiVos, autorrévelaciones, cercanía, fisica, compartir recuerdos Y esta- forzador para el cliente, y Uila de las formas de hacerlo es compartir tam-
dos subjetivos de cercanía, calor y amor_ (Cordova y Scott, 2001). bién experiencias, opiniones y emociones dentro de la consulta. N O solo
FAP enfatiza el uso del reforzamiento natural, proporcionando Uil eso, sino que al tener esas vivencias comunes, las autorrevelaciones serían
acercamiento· natural al cliente, especialmente cuando este muestra con- también la forma más natural de reforzamiento de las CCR2. Por ejemplo,
ductas de intimidad, o cuando revela informaciones que habitualmente cuando un cliente revela con gran esfuerzo.·un acontecimiento aversivo
son castigadas por otros. En estos casos, el terapeuta es Uila audiencia no largamente ocultado, el terapeuta debería no solo reconocer esa circuns- -
punitiva, atendiendo la demanda, confirmando la confidencialidad, estan- tancia y agradecerle la revelación, sino también mostrarse vulnerable
do y haciéndole sentir cercano en un tono de ánimo y calor emocional. emocionalmente afectado, y compartir que él también ha pasado por cir'.
Puede que, a lo largo de las sesiones el terapeuta necesite incrementar el CUilstancias emocionales similares. De igual forma, en Uil cliente que no
número de situaciones que provoquen acercamiento para que haya opor- se comUilica de forma efectiva, deja las frases inacabadas, responde con
tunidades de crear la relación mutua. Cuando surjan, el terapeuta debería monosílabos, etc., las propias emociones de frustración del terapeuta de-
mostrar sus respuestas emocionales, sus sentimientos de tristeza, de pesa- berían servirle para bloquear esa evitación, para hacerle ver que no lo
dumbre o de dolor ante lo que el cliente le acaba de contar. entendemos, que nos hace sentir mal porque no se sincera y que no termi-
La intimidad en FAP implica invitar al cliente a abrirse, a revelar sus nar las frases nos hace sentir como si no confiase en nosotros.
secretos más profundos, a mostrarse vulnerable .. Para conseguirlo, el t~ra- De esta forma, en FAP el terapeuta puede compartir intimidad, puede
peuta ha de implicarse fuertemente en esa relación, ha de ser una audien- cóntar episodios de su vida que tengan relación con el tema, incluso auto-
cia no punitiva, que no juzga, que solo recibe y comprende. Por su parte, rrevelaciones que puedan ser útiles a las respuestas que se desean mol-
también el terapeuta ha de implicarse, abrirse y sincerarse, ha de correr dear. En algUilOS casos, Tsai et al. (2010) recomiendan al terapeuta gene-
riesgos en la relación si quiere que el cliente confie en él. En principio, rar confianza a través de confiar en el cliente, también echar mano de sus
crear esas situaciones de intimidad va a provocar CCRl en muchos de los propias experiencias emocionales, que pueden ayudarle a conectar y con-
clientes, que, como los trastornos que me!_!.cionábamos anteriormente, seguir esa Uilión emocional con el cliente, especialmente porque puede
tienen miedo a la intimidad, a m9strarse vulnerables. Pero, por otra parte, ocU(rir que los comportamientos tratados en la sesión sean también viven-
cuando se consigue ese ambiente íntimo, pueden reforzarse CCR2 de ciales para el terapeuta. Además es Uila forma de evocar (regla 2) revela-
mostrarse auténtico, de expresar sentimientos, de mostrarse también vul- ciones en el cliente.
nerable. Este proceso de compartir intimidad entre cliente y terapeuta no signi-
fica necesariamente que el terapeuta comparta detalles de su vida (en todo
caso algUilos episodios), sino que muestre un compromiso y una compren-
6. 7. Las autorrevefaciones en la relación terapéutica sión genuina con lo que dice el cliente, y esa expresión emocional del
terapeuta es lo que ayuda a esa conexión y entendimiento mutuo. Tsai
1 et al. (2012) dan las siguientes recomendaciones en el caso de que el tera-
Aunque algUilas concepciones terapéuticas consideran las autorrevela-
ciones como una brecha en la relación terapeuta-cliente, sin embargo peuta quiera utilizar autorrevelaciones:
1
i

112 113 11
l.
i
,r l.
Psicoterapia Analítica Funcional La relaci1n terapéutica en FAP

l. Asegurarse de que la autorrevelación va a ser de utilidad para la Por tanto, FAP se va a centrar en la relación terapéutica y en ]a crea-
terapia y para el cliente. ción de una relación estrecha, profunda y emocional entre 'terapeuta y
2. Debe evaluarse el impacto de esa autorrevelación, preguntar cómo cliente. La forma de abordar muchos de esos problemas con diferentes
se ha sentido después el cliente, qué ha pensado del terapeuta, si le tipologías es creando un nuevo contexto donde puedan darse respuestas de
ha ayudado en algún modo, etc. confianza, de intimidad, de vulnerabilidad, que puedan ser reforzadas
3. Deberían estar supervisadas previamente por otro terapeuta, y ase- dentro de la sesión y que ayuden al individuo a tener esa misma confianza
gurar que esas autorrevelaciones no forrnan parte de las propias e intimidad en su vida diaria.
CCR del terapeuta, que serían las respuestas naturales de cualquier
otra persona en un contexto similar y que no son reacciones pro-
pias dada la historia del terapeuta.
4. Si se utilizan las autorrevelaciones como eventos aversivos, debe-
ría asegurarse de que existe ya una buena alianza terapéutica, de
forrna que sean de utilidad para avanzar en la terapia y no para
romper esa interacción positiva ya conseguida.

6.8. Resumen

La relación terapéutica es el inolde que contiene todos los elementos de las


técnicas que se aplican en FAP. Sin relación directa entre terapeuta y cliente
· no se entendería el funcionamiento de FAP. Esta terapia fundamenta su
actuación en el marco de esa relación de confianza, intimidad y seguridad
que supone una relación terapéutica. Mientras unos estudios de revisión
atribuyen a la relación terapéutica un gran porcentaje de la varianza del
éxito de las psicoterapias, otros apenas le dan importancia. Dentro de FAP-
no es algo que se venga a añadir, como en otras terapias, sino que es la base
sobre la que el terapeuta va a crear situaciones de interacción, provocar
CCRl, reforzar CCR2, promover CCR3, utilizar el moldeamiento progresi-
vo, el reforzamiento diferencial, los distintos tipos de reglas verbales, los
ejercicios experienciales, etc. De hecho, todos los cambios han de dars,
inmersos en· esa relación terapeuta-cliente.
De ahi que sean fundamentales las técnicas para promover que esa re-
lación sea estrecha e íntima, donde reíne la confianza, la revelación de
informaciones confidenciales, la intimidad emocional. Desde FAP se rea-
liza también un análisis de algunos casos clínicos en los que la pérdida de
intimidad, no tener una relación estrecha con alguien, puede ser un ele- /:
mento transdiagnóstico de diferentes tipos de problemas, no solo emocio- i!
ji
nales y depresivos, sino también obsesivos, sexuales, alimentarios y, sobre r:1

todo, de trastornos de personalidad.


1·.:¡
1,

114
1¡,,
115
-r·

· .. \'.: 1
' -'.

7
. 1· Análisis funcional
de la conducta verbal
'•.
I : ._

'¡i,
;,-_!

1:
1
1 •
La relación terapéutica está basada fundamentalmente en lo que ocurre
IC dentro de la sesión y especialmente en el diálogo entre el terapeuta y el
cliente. Hacer un análisis de la conducta verbal ·del cliente es fundamental ·
en FAP. El análisis funcional del lenguaje parte de los trabajos pionero~
de Skinner en su lfüro Verbal behavior (1957/1981), en el que se descríe
ben las íiístintas funciones de la éonducta veroaT,lJasiiiícloseeñTosmis-
mos principios del análisis ~~aj: ElaborO'{ii\'ersas ·categorías c)'e com-
portañilento-,,-erbá1-aifereiiciadas por las variables que lo mantienen y no
por la forma. Los principios Cfe~esfe anállsissehallapfícado en é(eñtre'.-
ñam1en"fo([e lenguaje en niños con retraso y autismo, en el tratamiento de
algunos problemas de lenguaje, etc. (Lovaas, 2003; Oah, y Dickinson,
1989; Sautter y LeBlanc, 2006; Sundberg y Partington, 1996).
Aunque en un primer momento este libro generó varias investigado-
nes en Cúiltextos de terapia, esos hallazgos no se extendieron a la práctica
clínica hasta la década de los 80, cuando los estudios sobre seguimiento
de reglas, relaciones entre decir y hacer y relaciones dé equivalencia ver-
. bales fijaron de nuevo la vista en la importancia de la interácción verbal
dentro de la psicoterapia con adultos, constituyendo una de las bases de
actuación de las terapias de tercera generación.

7.1. El lenguaje en su forma y función

El lenguaje, básicamente, supone una interacción entre dos personas, y


tiene una función de comunicación entre ambas. Todo comportamiento

1
117
1
Psicoterapia Analítica _Funcional AnáliSis funcional de la --conducta verbal

humano supone también una interacción. Precisamente, se define la con- manti~nen. Se:rfan las siguiente_s:_ mandos, tactos, ecoicas, intraverbales y
ducta como la interacción entre un organismo y su medio ambiente. Este aut.ocht1co. s. Esta. s .relac1:~es ..func29naies _se d"'1_~~::e!~ción-terapéutiéal .~
medio influye sobre el individuo, y a su vez este influye sobre el medio. Y desde_ FAP ,_se p_ro_!'_º"'.,e__anal~:z:arlas para que el terapeuta apllque Tascoñ- j&-¡: \~
De esta forma, también el lenguaje es un tipo especial de conducta (a tmg_e_11cia:5_mas oportunas segun e:r-c·as·o .. ·- .. -.. · ·- - ..-. - --·--·· · - 0 ""\''
. - - '
la que denominamos "conducta verbal"; no empleamos el polisémico
r --- - . .~_
término "lenguaje"). En el análisis y la modificación de la conducta ver-
li bal se parte de esta interacción para estudiar sIJ!Qariables afectan al len- 7.2.1. V,03_ m_andos)y las contingencias directas
-.-.=-,=""-~.,·-···~
guaje, cuáles son sus funciones. La if!iferencia resRe~ una concepción
t_u".__mando \es la respi:e_~t~-"~_r!?_~l ~~~o control fundamental de las

cognitivo-conductual e5 que no se pretende que se esté modificandola·
cognición, ni el proceso de pensamíéñto,ru.Tas 'ideas irracionales, nílás · co};:E".~uen;:8;s, en_ unas operaciones de eitaíJíecrmlento ae pñvaCíoiCo - ·
· atribuc10nes, ni ninguna estructura subyacénte._a la propia conducta." Se est_¡,¡¡!,]],ipC>n ayersiva, donde_~~~J:!;niulación verbal antececrerrte solo es:"
1 está cambiandoclrredaysenc:ilfan:ieiite1aconducta en "sí misma, conside- . .pe~ficalascori:seéufficias .~ir=c~iUfa@cer::á.if:Se:_traiaaeaqúeJÚjjD
1
r0:da ahora"coino "éonducta verbal y fruto eleuna interaccióÜ eÜtre terapeu- de ~-n~':"_~ª~!':º'.':1_ conn:oladá: po_r vanables _Tn5'tiv"'-cionalés o nisposiffo:·
i ta y cliente. · ·-· ..... y-·· . _ na~~'..-!..'!':~_si:Il;Pre ob_tiene una co_nsecuencia explícita, d~:'!f póf alguna
P'.'r~:'1" ;''?1:"'1_º mtel1llediana en esa mteracción. Estaría diiectam-erite rela:
Al psicoterapeuta d¿, FAP l'e interesa la funció11)¡ue cumple la conduc-
ta verbal, es decir, qué variablei"iiacen que seproduzcan y qué contingen- . c~?nada con la :fuÍición básica de supervhencf{del lenguaje, la coopera-
cias hacen que se mantenga eserepertonó:XsCpor ejemplo, con i.mclien- CIOn Y la ayuda del otro. De esta forma, se enseñan diversas respuestas
te con un ¡Íroolema Óbsesivodecoñiprobación porque témeaüñ-posible ve;bales,. que tendrí~ esta función básica, y que irían de las peticiones
peligro o desgracia, el terapeuta de FAP no va a entrar en los contenidos mas sencillas a las mas complejas. ·
. de esa comprobación ni en los supuestos peligros, en ningún momento se ,,___ E~ l~s-adultos, los_Ill:~:r1dos verbales suelen ser fQT]!I.JS gramaticales en
le va a intentar convencer de que su pensamiento es exagerado o irracio 0 L1.fr:sente·e rmpe_rañv0__c~n P:'ticiones muy directas (por ejempÍÓ, "desa!Ó-
na!. Por el contrario, se va a fijar en qué está evitando el cliente con esas Jer!J.~--~~-~le", r~_6__:_~_e_3__: -.~o~';-"quedese ·coo·1a·~pTOPII1a'~~íie]álñe~liáCéi-~
comprobaciÜnes, <iué genera esa preoqupaciqn, en qué contexto, tanto l~_ ª-~~~~?" :~q~~~t~ 9e C::n,,me~~,,., "ijúiérO-tjue_'íieD.giS''), iñC1ll$0-.1QS-úiSU.HóS.,
social como verba,!, es más probable que se den esos pensamientos y com- pueden ser mandos que co~s11s;1en la retirada inmecliata d~l h:iterlo~utór"y,
probaciones, etc. por tanto, una contmgenc1a {H!~~ta, sol:Jr~J"- otra persona. Sin embargo,
muchos rn,_~~os verbales S()nj,.JIJ,ts_edru;adqsjpuesto_q_t1e han de conseguir
mayo_E_pro~':~1:~~ad de que la otra personarealiceaigíiña acción,yse "Ífo:-'
7.2. Las funciones del lenguaje :izan con te':Il~º..:' mas asocfüdosa"réforzanuentopiísítívo·-(p-óY ejemplo, "
por favor, te agra:;:;<;:rr:-é¡1:1_é_"éérr~~-l~__¡,_llej!a'', ' ¡farra,, C9!!!)2!!_Jl_aJ1 sL .
La¡rc;;;;¡ructa verbal jpcluye cualquier conducta CClmo unidad funcional,. ya_ pasas por la tien~ , -· !'-Pª_guen@_s_Il_ID_':'Ile_s, 2Qr:..fay9r:);_o son frases inte-
sean respuesfas habladas, 7srrfüts· o Sena]es; que "tieríéri efectos sobre el rroga~vas, donde el oyente se :v_e obligado a contestar sí o no y, por tanto,
oyeiiteylá-coñaíicta de-ese oyeiite~ que ése! q_íie presentitcorisecuencías a realizar la consiguiente acc10n (por ejemplo, "¿podrías cerrar la puer-
y estimulación al hahlañté:t:ualquier unídac:I verbal está siempre creada y ?"'. "·i,po drí as comprar pan antes de llegar a casa?", "¿pueden apagar sus
t ª·,
mantenida por Üna comunidad social y verbal (Catania, 2006b). _---·--··- mov1Ies antes de empezar?", "¿puede cambiarme el día de la cita?", "¿po-
El análisis funcional de la conducta verbal ha dador cuatro funciQ.~Ü demos hablar de otra cosa?"). Sea cual sea !B. forma de emisión de estos
bá~i_cas, que s; diferencian precisamente por el tipo de vciables qu;;-con- man~-°-~~ren~...t~':."!11!: reaJizando algún tipo de a~_g.f.óns~. éorre~QJ!.-
trolan cada una de e!Tá:s: Estas fii¡i.9ioues~Jlarten del libro Verbal beñaviór' deACia COTl esa !l.~P.c;ión_ · ... · · · · · · -·- ~-- · -- ¡
&skiñner" (Í957/1981) y" sirvén ¡Íara diferenciar distintos tipos de com- .,,V ''=\
. . En el contexto de la relación terapéutica, el cliente puede formular pe-\" ,..-J.:,-"',
~-1
ti c10nes o mandos directos, pero son menos frecuentes debido quizás por ~""'' - 1
-~·.--_____
portamientos verbales según la estimulacíón
.,, -- ,....-·~--,...... -~-~--
. . -·
y las contingencias que las
' ¡~jYt!Jlj
119
' l.
118
PSicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta ve;bal

un lado, a la posición de autoridad del terapeuta en los inicios de latera- en la niñez. Seria ll!l tacto autorreforido, pero al que están asociados desde
. ,/1.),(J- pia, pero también a que muchos de los clientes suelen tener pocas habili- el prop~n3m"?re(quetéridrau.ñ fuérte "c6iiirol estimular y r~foriiirité a la
VJ', ~O~ dades asertivas, además de problemas ~e ansiedad social, poca c?nfianza vez) hasta otras verbalizaciones "autorreféiiiias, citiás" caiácterísticas·solíi'e .

,-,;'·,
¡
6;,_-y1"' en sí m!smos, in_seguridad, no saber que dec!f, etc., todo lo cual inhibe la
expres10n de petrc10nes drrectas.
nosotros -mismós qüe"11einos ido ápréndiencfo-éori el tiem¡,ó y-a "'través-tle'º
los demas. E:ri~muchos problemas ps"íéoíógkos, cómo se haya·rormado ese -
1 ~ i "concepto_ "dé yo" puede séi"l_a fu~nt~_-:;íe problemas, como se explicará
1
I' " d~és.
1. 7.2.2.(.Los tacto~ descripciones_ _- Habría otras formas más complejas de tactos verbales, como, por
e1emplo, los t tactos extenmd,os''l que serian generalizaciones de las mis-
1
1 Los tactos son a~~~poi:tam~entos _ye_,bale~ <!e i_de11ti_fica0~~ Y mas respuestas· vefbales---ápficáb)es a objetos y acciones diferentes pero
denominación de objetos y de acciones. Un tacto ocurre bajo el contra1 con alguna similitrrd formal. Sería Jo que lingüísticamente se conoce como
funCwíí.ar,re-Uñ estímuío''"~discriiiimá1fvo de manera fundamental:-:Esta ambigüedad Y polisemia, lo que supone que pueda utilizarse un tacto es-
conaÜCta estacoñtrolaaa¡Íor"la-estimulación antecedente del_ 06jetciréÍé- pecífico par~ referirse a otro objet~ o sitrración diferente. Por ejemplo, un
rente"fi:i~1:1<i:.§i_e_!IlJ)_~~OI!l_O _conse~uencia el reforza.miento o atenc~ó_ll¿~ chente podría estar hablando continuamente sobre "su pareja", y el tera-
ciál. También aquí se entrenan inicialmente gestos y expresiones onoma- peuta no darse cuenta, hasta tener algún detalle, de_ si se trata de una pare-
tópéyicas, para iniciar la denominación con palabras sencillas que Jª hombre o muJer. En otras ocasiones, por ejemplo, el cliente está ha-
progresivamente se van convirtiendo en frases más complejas. blando con formas verbales reflexivas e indefinidas, cuando realmente se
En el contexto de la interacción terapéutica, la mayor parte del tiempo e~tá re-firien~o a él mismo (por ejemplo, ''hay que sobreponerse",_ "una
el individuo está expresando tactos, está describiendo Jo que le ha pasado, srtuac1on as1 no se puede aguantar", "quién soporta una vida así", "hay
hechos ocurridos hace tiempo o la semana pasada, cómo se siente, lo que momentos dificiles_,le s11perar''.L=c=,
piensa (por ejemplo, "ayer tuve una pelotera con mi madre", "mi exmari- Y también loef "tactos metafóricos"\, "tactos por extensión metafóri-
do :q.o' par~ de enviarme mensajes", "no me siento bien al levantarme por ca") suponen la ex'téñSíón áe- las niiSm'as ·consecuencias de reforzamiento
las inañanas", ''tengo una preocupación constante, pienso que va a pasar social de un estímulo a otro que tiene otro contexto y, posiblemente, otras
algo y no puedo evitarlo"). La tarea del terapeuta es también saber de qué consecuencias. Serían las típicas metáforas, por ejemplo, hablar de una .
está hablando el cliente, si de su vida diaria ("trrve una pelotera con_ mi sonrisa radiante, de una depresión profunda, o del disco duro cerebral.
madre"), de la propia sesión ("tengo una preocupación constante") o de Las formas verbales metafóricas que utilice el individuo indican a veces
ambas situaciones a la vez. má~ claramente que las frases directas, el control estimular baio el que
Generalmente los tactos van a incluir formas gramaticales en presente esta l_a conducta de ~sa persona. Este lenguaje metafórico denota el tipo de
y ~_":~~~Lai'.;n1~s _cí[rn_1:1cña[foñnás noniinales y éaliri_catiyos.· S~gún relac10nes entre estímulos verbales que ha· formado el individuo en su
el cliente, esas descripciones pueden ser muy flondas y neas en matices, historia.
otras veces más sencillas y en un lenguaje cotidiano. Además, muchas Las metáforas tienen una explicación y utilización corrio herramientas
i
veces el terapeuta pregunta expresamente sobre lo acontecido la semana clínicas según los estrrdios sobre relaciones de equivalencia verbales. Co-
anterior, si puso en práctica alguna de las ·estrategias aprendidas, si ha mo se explicará más adelante, los estímulos verbales pueden conectarse a
habido cambios en su vida, et_c., con lo que remite al cliente a describir al otros, y esos a otros, creando clases estimulares que tienen la misma fun-
detalle muchos de esos acontecimientos, y el terapeuta va a reforzar o no ción, aunque formalmente sean diferentes. De esta forma, se pueden for-
en función de sus objetivos terapéuticos. ma; relaciones de equivalencia entre múltiples tactos, de forma que todos
· En FAP se va a considerar con especial interés la formación del tacto están conectados en la misma red relacional, y alterar una de esas verbali-
\ del ".Yo''Les O:ecrr, eTCoriceptc\"verbáJ d(:gr,"§_jpíSJI)O. Como se explicará zaciones puede actrrar también de forma similar sobre los demás de la
iñ'ás-adéfáñi "écá.pii:ülo 9), este.concepto se forma, verbal y socialmente, misma relación. Con esta base, el terapeuta puede utilizar las metáforas y

120 121
Psicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta verbal

ejemplos verbales para crear nuevas relaciones de equivalencia verbales . En~l_c_o_ntexto _ve_rbal de la terapia estos "tactos impuros" 0 "mandos
que sean más terapéuticas, utilizando solo el lenguaje como herramienta. dis_frE-ª1?.S.'.'..]?ll ~ndar_nentalés, pue_sto que el terapeuta pue'de-respon-
Las metáforas serán una herramienta en ACT, pero también en FAP se der.:~?-~~lme_1~t~..~1:11:11_as, ?_uand'? su funcióri eS prom.over~·ajgl!ñ:\itfo
van a utilizar durante los diálogos y explicaciones :funcionales, así como c8:mb_10, CD_l1,S<=¿;UIT a]~1:' otro objetivo con el terapeutá. Por ejem¡5lli!uñ'
para crear extensiones verbales desde la terapia a la vida diaria.
Especialmente en la terapia, un tipo de tactos interesantes a tener en
c~1en~e comienza 1~,,ses1ón ~on_ "~o siellto"~ otra vez 116·go -ta.rae: es~uy . ,
difícil aparcar aqm , en pnnc1p10 es la descripción de un hecho que
cuenta son los autorreferidos o bajo control de estimulación privada. Los suele sucederle, pero si el terapeuta cede y afirma "no te preocupes,
taciósauforrererfdi5s"soñ réf'orzados por la comunidad verbal porque pue- por Hegar_ 1mos mmutos tarde no pasa nada", estará aplicando contin-
den ser importantes para lá supervivencia del individuo; especialmente las gencias directas al permitirle cierta eyitación, acortar las.. sefilillles
O
mach-es enseñan a sus hijos a describir lo que les duele, cómo están, qué m~ntener el control sobre el tiempo del terapeuta. En; otro ejemple!; el
les pasa, etc., y de adultos nos interesamos igualmente por los demás, por che1:te puede. comentar "ayer estuve en el psiquiatrá;-pero no 'quiso
qué les pasa, cómo se si_enten, qué piensan, qué recuerdan, etc. El probl~- re~aJar la dosrn de lo que tomo", puede ser una descripción, pero tam-
. ma en ese aprendizaje es que los oyentes no tienen ninguna referencia b1en un mando para que el terapeuta hable con el psiquiatra y Je con-
exacta de la estimulación que controla esas verbalizaciones, y solo la tiene \'enza de rebajar la dosis.
! el propio hablante. Este proceso puede producir graves alteraciones psico- No podemos estar seguros de si una respuesta es un tacto o un man-
I lógicas si, como producto de esa historia, no llega a establecerse una co- do por_ su forma. En este análisis cuanto más sepamos sobre el contexto
rrespondencia entre la estimulación privada y la respuesta verbal, bien por Y la_ h1sto':a ue ':aduce la respuesta, más seguros estaremos de su
un reforzamiento .inadecuado, por procesos de extinción o incluso por cla~1fícac1on. Po~__eJemp!Q.) si el cliente dice frases como: "nadie me
castigo de esa correspondencia. Trataremos este tipo de tactos verbales en entiende, ·1:adie está pendiente de mí, nadie me dedica tiempo" puede
los capítulos 9 y 1O, dedicados al yo. · estar d_escnbiendo_ su _situación, pero también puede estar pidiendo que
le de~~~uemos m_as tiempo y alarguemos la sesión; o bien una frase
como. anoche e~~ve por llamar al teléfono de la esperanza" puede que
7.2.3. Tactos impuros o mandos disfrazados se~ un mando ~1d1endo ayuda, para que pueda llamarnos al teléfono
mo~1l en cualqwer momento; o quizás también con una frase corno: "mi
En el uso del lenguaje dur!'E!-"Jª_terapia ayec,os n.o _e,_s_tan fácil id!',n~fícar man~o no qu)~re venir, no hay quien le convenza", podría ocurrir que
si la frase que acaba de decir el cliente es un tacto o un mando, atendiendo estuviese p1d1endonos que le convenzamos y obliguemos nosotros a
a su-:funcionalidád. . . . . - - -. . . . acudir a la terapia.
-Sk1ñrier (1957/)981) denominó\"t':"to irnpuro'j a la co~1:1~t'.'-_:'.:rbal_ ( Po;~e~plol el die~te puede estar describiendo un episodio que fe
que formalmente tiene una apariencia de tacto, peÍo-que tiene realmente ocumo el dia antenor ( me peleé y tuve una trifulca tremenda con mi
una-:fimcíon: de mimda~·uñejempío"fíj,foó es Ia füise ''Race··rrfo aqur-(es pa_dre"), pero solo aparentemente, puesto que la función de esa descrip-
una descripciónde_un ___i1ec1105~re;o-·es m~yJ:ro_b~~1~ gue ªCS:t~°F~.~:..Je: c10~ puede _ser también una "petición indirecta de ayuda ("ayúdame
v~~]rr.ii..:tfvei:.~,.ccé,J). lOg_u_e la_J9rgia_verl5aJ.meramel).te":~ffill;-tl:- l,~u_e hago s1 me ocurre otra vez?"), o bien una búsqueda de aprobació~
va tiene una función real de mando, al haber cambiado sus_contm~c1as
habrtuaÍ~- --= ----·-- . .- , .,.-- ( dime que no fue culpa mía lo que pasó"). Euito_,, ~jemplos, podemos
as11~1.1;._qll~ ~:_la_~~rma ~abJtu_al de ese ;>li"ll~<=.~~ ~ll~C~r. ~~ª-ª oapr-9-
-Yo'61enberg y T_sai (1991) denominaron a esta conducta verbal¡'ma~ b'!,_C_!fn ij:e,_op:¡i,;_personas, Y_Sl___~_!e_rap~ll!_a no está atento aesas otras
aoaísffazaa'ifjto qué Iiá introducido cierta confusión en la terminología. ~9..1.~-~-1el !~ngu_aje, quizás to_IIJe, ese tipo de fi'~s~s)itfaá1meIÍt." (<in~·
s'"ñí'ernbargc("hace referencia exactamente a la misma función verbal: tran~o en el contemdo);y1 observara_su fünxt4npoc!.ría darse cuenta-de !/
mandos verbales qué tienen la apariencia de tactos, o tactos formales que que e]_l!l.1sm? c9n_ s11~c_qnj:ingengj¡t_¡;_e!l_tá JI1a!lj,>l"liendo aún más ;;;-;-for-
tienen función de mandos. ma de hacer peticiones o demandas. · ·· -- ---- - · 11

-----·--· -·----- ---·- . ,,--·


I'il
¡JI
122 123 ¡:11

.,¡:¡J
. Psicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conduct~ verbal

7.2.4. Causación múltiple 7.2.5. Ecoicas

La mayoría de la conducta verbal tiene múltiples variables entre sus Serían >:_q11el_l~s. respuestas verbales bajo control de una estimulación ver-
factores de mantenim1entó-:- ¡,¡_--esfo"füiiómen:o lo ·dc:nominó"-Shnnér bal_anteced~12t_e__c:_on ~ª- gue "se ccirresporideñ pliritó á j:iiilifü "de una manera
(19s·1119.sl)~·~~us~ción múltiple"(Por
\...
ejemplojsi de forma repentiná un
. );;
formal, Y que también obtienen ·reforzamiento social comci ciiiisecuéri.cfa: ·
I cliente dice: "ayer me caí y me disloqué el hombro". Puede ser un tacto Son_las habituales respuestas de imitación verbal, donde unaperson_itrépi-
I que se refiera a esa variable evidente de lo ocurrido ayer.· También pue-
; de ser que además de esa variable, ahora lo recuerde porque le duela el
t~)o_,,.~11e acaba de escuchar. Generalmente repetimos lo que' otros dicen, y
escnbunos lo que leemos de otros, en un caso u otro las palabras son las
i hombro; referido el tacto de ambas situaciones. Pero también podría ser mJSmas, como estimulación y como respuesta, hay una similitud formal
que lo dijese en ese momento porqué se sienta dañado por lo que ocurre entre ambas. La repetición tiene una importancia funcional porque sirve
, en terapia. En este caso la variable sutil es la experiencia dolorosa que para afi"':"_ar la conducta verbal del oyente y hablante, al repetir aumenta
tiene ante el terapeuta, y seria un "mando disfrazado". En este ejemplo, la probabthdad de que esa misma conducta se emita en el futuro tanto por
se habla de causación múltiple porque, además de un estimulo de control pa'.'.e del hablante como del oyente (Catania, 2006b). Por ejemplo, la repe-
primario (dolor de1 hombro), hay otros estímulos de control suplementa- ttcrnn vanas veces del mismo mensaje por parte del hablante afianza esa
rios (la situación dolorosa en terapia; pedir ayuda, etc.) que afectan a la estimulación discriminativa en futuras ocasiones para el oyente (es cono-
respuesta. cido el refrán de que una mentira repetida muchas veces se convierte en
La· mayor parte de la causación múltiple es menos intensa que una verd~d). Pero también la repetición propia que hace el oyente del mensaje
cauSación única, por esta razón es necesaria una estimulación suplemen- r~c1b1do puede hacer que se mantenga más tiempo en el futuro, en ausen-
taria para que se produzca. Como se ha dicho, los mandos disfrazados cia del hablante.
tienen úna causación múltiple controlada por reforzadores especiales. · En la interacción clínica esté tipo de conductas _verbales son impor-
Estos reforzadores especiales de forma tradicional se han denominado , tantes por__cuanto el chente puede acabar un1tando las palabras del tera-:.
significados ocultos o inconscientes. Los fenómenos como el lapsus lín- pe~:ta, _y_e~_to ocurre. en mu-9.ho_s _tI¡,os_de psjcot~rapia. _9uando después de '
guae se pueden explicar así. También las metáforas, como respuestas. var¡as ses1011es el i::_hente acaba hablando como el terapéüta';estecree-güe '
controladas por variables. sutiles, suelen estar multicausadas y el cliente h~- .º?n:.~~do ~11 ob1et1vo, ha cambiado al cliente, cuando quizás sÓlo
no necesariamente se da cuenta de lo que dice y quiere. Simplemente, la está nmtanaosu propióvo·cabn!ario:----· · · "-·--------------
probabilidad de una determinada respuesta verbal está sujeta al control de De esta.rorma, eti-·FAP es fundamental que el cliente realice sus
varias otras estimulaciones verbales simultáneas, tanto como eventos pro~ios anális!s funci~nales,_ pero en su lenguaje, sin que tenga que
privados del cliente y como estimulación externa presente en el momento uti.hzar tccmc1smos m exp!tcac10nes con terminología conductual O
de la terapia. · psicológica. Se va a intentar cambiar la función de su lenguaje, no la
1 Sean cuales sean las verbalizaciones del cliente (mandos directos o forma que tenga.
1
\ d~fraz.·ªª.os,:tictos d.ire.-ctos, exteñdido_s:-:o·in1pll!'º.·";·o:brerr-autoH.~d0sr,
la misión del terap.éutá es identificar acertadamente cada una de ellas, Y
hacerlodurante-lá sesióll, cuando se prodµ~en;_pai:a rea,ccionar y aplicar_ 7.2.6. Intraverbales en la interacción
las contingencias ade~uadas. a cada Dgli <ie ellas,..segi)p. _sean lo'!_gl:Jj~!iyos
terapéuticos· que .se proponga con esecliente. Como contrapartid~;~el Se..trata de aquel;¡¡s _c?~~11~tas ~rb_al_es contr?_la_das .!..S."-V-~ por otra_UQ!lc_
terapeuta no tiene en cuenta la verdadera función_ de esas _fr~~e~_y___s_o!ó duelas. verbales llli".e,.:l'.~tamente anteriores del interlocutor, y mantenidas
responde a su forma,_ puede _que se equivo@e bastante_ al _m,wt<e_IJeJ..A~ tamb1en por este con reforzarñ1enio.SOciat·süpoñenaíñfffacc10n hafüfuaI'
forma antiterapéutlca algunos de _los problemas del cliente,,. · de la conversación cotidTaria:; e incluye todas aquellas conducfasae'ñacer..-.. I'
Y responoefa-ptegu,,tmr(Tqzé:::?-· ·-cómo--?~,
• • • - . -···· J
.. uién-·r,;;-··-z;
¿ ___ ...•. , ¿_q -+---
____ .·:··,.. _1.,_(:,Z,l_(!._'l}__ q:.:_:'-!.. · 1

J,1

124 125 111


1
Psicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta verbal

¿por·qué ... ?), _ade1I1ás de complet'.'r _las frases del otr?:_orden de interve_1:_, La topografía de algunos autoclíticos podría indicar también las varia-
. ció 11eñ.Ta.conversación, etc. En todos los casos, ese tipo derespi:test~s bles_ motivacionales que mantienen esas respuestas verbales, aumentando
verbales. tendría siempre reforzamiento. social como. consecuencia, bien .. ? d1smmuyendo el po~ible reforzam!ento social posterior (por ejemplo,
obtenienció una contestación a esas preguntas, completando las_ltas·es;-·o 'J:-:lº creo que usted entienda lo que pienso ... quisiera decirle que ... desde
bien siguiendo la conversación con otra respuesta verbal su:i:,~igu]ente. · · . m1 punto de vista creo que... podría decirse que... desearía pensar
Este tipo ·de.respuestas está en la base de la terapia, puesto que consti- que ... "). Todas ellas tienen un efecto sobre el oyente de disminuir el posi-
tuye el entramado de toda la relación verbal terapéutica. De esta forma, el ble castigo social.
terapeuta deberá estar alerta a cómo formula las pr~~tas, ~uesto que Un!!,Pº--,llil.lli9J!a,r. de_ autoclíticos interesante _én una interacción ~lí-
condicionarán en gran medida la forma de contestac10n del cliente. Pero nica son!~~ negaciones[(por ejemplo, no, :.iunca,ja,;;6s)afi°;;dida;·~-otro
también a otras posibles intraverba!es, cuando el cliente deja las frases a tacto_':_a11toc2ícito desériptivo. Desde nuestro apren_cilzaJe .sóciá.Tef"n-o"··
medio terminar, mezcla en la frase una palabra por otra, repite frases he- .:a~
est~- 1:s_c,_co~o ~stiiñuli1~tó1_1 ~aversiva, y cuando .si~proñüúdt en una
chas, hace paráfrasis, evita contestar directamente la pregunta, estable':e frase ti~_11~~-ft:~_de__evitáción. Cuando im. cliente afir~;;·;~,;:~pue-
paréntesis en las frases, etc., puesto que todas ellas muestran_ su repertono do_ h~ce~ e~?:_ ~-~_!~n~°-- !ti~~_as_, j_amás podriá." no· 8()10· -ñleg·a"la--aéCión
verbal aprendido o asociado de distintas. palabras y conceptos. prmc1pal, smo que espera una disculpa por no· poder hacerlo; ese tipo de
frases. son una :forma ~e evitación, y si son reforzadás por el terapeuta, ·
aceptandolas o JUstificandolas, se mantendrán en el repertorio del cliente
7.2. 7. Autoclíticos y la complejidad del lenguaje humano sin conseguir mejoTas-. · - ·
. De f~~a similar; lof;;;:;_to¿Íític?j_ ~~ _I!iega1_1Ja fi:~s;;--anteti2.I,(I,or
Tienen una :función de perfeccionamiento de la propia conducta verbal (au- eiemplo, yo qmero -~.9erlo,_pero no puedo", "me gustaría tener más VC::-
toclítica). Se tráta de la conducta verbal autorreferida, es decir, que _se cam- luntad, pero s!,emp~e}?. dej_o'', "debería hacer más aeporte;s~"biigo_n~
bia, corrige o perfecciona a manera de autoedición, buscando camb:os en_ la tengo tiempo ) suponen una forma de evitación, puesto que la ·segunda
expresión, conceptos sinónimos, matices en el tiempo verbal, especificac~o- parte de la frase anula la primera, con la segunda se excusa y evita la pri- ·
nes de Illodo, tiempo, lugar, etc:; en suma, lo que se conoce como cambios
gramaticales. En esta conducta, el antecedente es !~ anterio~ respuesta ve:·
!:':.:.:ª·
De ahí que .'E!), F AP)y también en otras terapias de tercera genera~
c10n; se _re~~ re~e_11_e_8!_as yerbales alternativas en las que no haya evi~
bal de esa persona; y la consecuencia, el reforzamiento social de la propia tac1on y aumente la probabilidad.de lá acción (por-éjemplo;·"aiíñqíie nci"
persona, o bien el autorreforzamiento por la nueva respues_ta generada. En puedo, voy a hacerlo", "a pesar de" que tengo poca voluntad; h voy a ha-· ·
este caso se trata de la :función de todos los matices gramaticales, mcluyen- ce?';'~erfa ñacér más deporte y voy a ·sacar ffempo·par,inaceilo''r Poi
do tiempos verbales, conjunciones, adverbios, preposiciones, concordancia el co~,rrmo, autoclíticos ~ativos-(porejemplo; "sí; así es-;·ajá; ·claro;
entre palabras, etc. .·· .--·..-·.· . , · c1e:rio ) aume:"tan la probabilidad de la acción que describen, y la proba-
Los autocliticos pueden ser de tipo descriptivo, .como los tactos, cuan· bilidad de recibir reforzami,c_I!!_Ojlositivo del oyente. ·
do las respuestas hacen referencia a otros estúnÜ.Íos (presentes o ausentes). También estarían los! auioc!fÍ:icos·refacioñalés ! que establecen cone-
Por ejemplo, el terapeuta puede preguntar: "¿Cu_ándo ocurrió eso?", Y la xiones diversas entre lós _ele,:nentos" () tactísae'lilia frase, relaciones que
respuesta del cliente: "Recuerdo que era por Navidad, estamos celebrando pueden.ser de eqm,:alencia, sunetria, superioridad, correspondencia, cuan-
una cena en la familia y ... ". Mientras continúa describiendo los hechos t1ficac10n, temporalidad, etc. A partir de los experimentos sobre relaciones
que pasaron, todas estas respu_estas se manti~nen por las pregun;as del de equivalencia de estímulos, la teoría del marco relacional (Rayes, Bar-
terapeuta y por su atención soCJal fmal; adema~ de por la mteracc10~ ver· nes-Holmes y Roche, 2001) ha definido este tipo de relaciones de forma
bal, que continúa con más. preguntas. Tamb1en p.';e.den ser autochticos más empírica, Y en parte se utilizan como sustento de las metáforas, ejer-
descriptivos de eventos pnvados (por eiemplo, pienso que ... espero c1c10s verbales y experienciales que realiza la terapia de aceptación y
que ... quiero decir que ... "), compromzso (Rayes, Strosahl, y Wilson, 1999; Hayes y Strosahl, 2004).

126 1-27
Psicoterapia.Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta verbal

7.3. Las foncfones dd lenguaje en FA? ca_da un? _está en su vida, pero no sé qué me pasa que no puedo mantener
n:,i~ decis10~es. Solo c?ntigo me siento fuerte para mantenerlas". En prin-
La clasificación de la conducta verbal tiene la función de ayudar al terapeuta cip10,_ podríamos analizar todo como un tacto evidente, puesto que está
a incrementar la córripetencia para observar las CCR y marcar hipótesis. so- descnb1endo un acontecimiento, cómo se sentía y qué hizo y ta b' · t'
e tand , . , m 1enesa
bre su función .. Él terapeuta puede hacer estas interpretaciories"sofüe 16 que' on o como se siente
. en la sesión · Por otro lado , tambi" d ·
en po namos
dice ei cliente'porque se encuentra en una situación privilegiada, en el senti- suponer q~e es una mtraverbal evidente, en el diálogo pregunta-respuesta
do de que las hace de forma inmediata a la afirmación, está en contacto con de la t~rapia, donde además se incluyen algunos autoclíticos que cambian
las circunstancias que rodean tal afirmación y está interactuando con él y el sentido de la frase anterior. Pero, en todo el párrafo, está afirmando ue
puede validar esta interpretación, obteniendo más información. El terapeuta n_o ha seguido las reglas (decisiones) que había tomado en sesiones :!te-
debe estar atento a los estúnulos discriminativos que ocurren antes de la nores, c~n lo qu~, la frase final es unmando disfrazado para que el tera-
respuestáiy á los estímulo·s contingentes a ella. Los primeros son claves para peuta le perdone por saltarse las reglas.
definir los tactos;lossegÜñdos, para los mandos. Estas dos relacfones filií.~
cionales desempéñan un papel central en 'ra clasificación e interpretación de .
la' éoñducti del cÍiente. Pero, .además, es necesario que se clasifique, en el
caso deftaéto;si ésa respuesta está controÍada por un estiñi.ú!o 'dé la sesión; Respuesta del cliente
d,naviilamanii.; de ambas situaciones, O si tiene causacióri múltiple, corno
. se puede ver en h figura 7.1 sobre el esquema de clasificación de FAP. .
Sigúierillo-esté esq\ieri:tá., las respuestas del cliente deben ser clasifica-
das, primero, en función de las variables manifiestas presentes, como un
tacto, si están presentes los estímulos de control o está controlado por su
vida diaria o con ambos controles (causación múltiple); o como un mando
¡ ¡
evidente si es evidente el reforzador; o también como una intraverba1 evi- 1. Evidente ,. Sutil 3. Evidente 4. Evidente
dente. Si estas variables de control no están claras,. hay que buscar esas Tacto

variables sutiles presentes en la sesión que podrían haber ·suplementadq' a


[fa) +-~ Mando
disfrazado
Mando
(Ma)
-lntraverbal
11,1
los estúnulos manifiestos para que ocurra esa respuesta, que podría clasifi-
carse entonces como mando disfrazado. Hay que señalar que no todas las' 1
Localización de[ estímulo discríminafivo (Ed
respuestas del cliente tienen un significado oculto, ni mucho menos. En
general, este sistema de clasificación de FAP nos ayuda a plantear hipó~-
sis sobrelas variables que puedan estar influyendo en las afirmacfoñes-def
diente, y pen:nite ir recabando información adicional que ayude ·;;:confir-
mar Órecliazar-táles suposiciones. También la clasificación expuesta ayuda
·~ .. - ,e '~

al terapeuta a comprender el contexto-general de la coIÍducta del chente-;-a 5. Sutil 6. 7. 8. 9. 10.


tener ún,,.'visión más amplia, para entender que tanto las variables mani- Causación~ ,-- .¡_ Evidente Evidente Evidente Sutil Evidente
múltiple en Vida
fiestas como las sutiles de las respuestas del cliente reflejan su historia. Terapia Terapia y Reforzador Reforzador
terapia diaria vida diaria especial
· · Siguiendo, pues, este análisis, pongamos por caso que un cliente cuen-
ta un episodio de la semana anterior: "Volví a llamarla [a su expareja] y
(EdCmTe) (EdVd} (Edre) (EdTeVd) ~ (E,)
,,'
hablé con ella un rato, ya sé que me dijiste que no era bueno para mí, y
estuve resistiéndome toda la semana. Necesitaba hacerlo, ya sé que había Figura 7.1. Esquema de análisis de los distintos tipos de respuestas verba-
tomado la decisión de no volver a llamarla. Han pasado varios meses y les en FAP (Kohlenberg y Tsai, 1991, pág. 64).

128 129
Psicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta verbal

Pero habría que continuar el análisis, intentando averiguar cuáles se- entrenami_ento de ~jemplares múltiples, y permitiría ampliar el conjunto de
rían las fuentes de estimulación de esas frases. En principio, parece eviden- aprend1za1es que trene una persona a partir del lenguaje. Desde esta teoría
te que son estímulos discriminatívos de la vida diaria, y en la últíraa frase se pr~duce. un nuevo trr:o ~e aprendizaje, un aprendizaje relacional, que
tanto de la vida diaria como de la propia sesión. En todo el diálogo se su- ademas sena la base explicatrva. del propio lenguaje.
pone que seguiría un reforzamiento social de atención y comprensión sobre U~ aspecto ~<lamenta! de esta teoría es la posibilídad de cambiar la
lo sucedido. Pero en el caso del mando disfrazado ocurriría un reforzador funcwn de un es:m1u10, cambiando solamente la función de otro que esté
negativo al intentar disminuir en lo posible el enfado del terapeuta. re]ac10n~do con el. De alguna forma, todos los estúnulos que formen una
Más aún, si se tíene en cuenta la conducta del cliente como seguimien- clase estimular Y estén relacionados, tienen la misma función, y si se alte-
to de reglas ( como veremos más ·adelante), resulta evidente que el terapeu- ra u~o de ellos se puede alterar la función y probabilídad de todos los
ta está dando reglas de cumplimiento (pliances), que se están manteniendo dem~s. En este caso, en un ejemplo clínico, supondría que si un cliente ha
solo cuando el terapeuta está presente, en cuanto este no está en su vida relacionado por su historia anterior los conceptos de "pareia" a "fid 1·-
cotidiana, la regla no se mantiene. Es evidente que el terapeuta debería ir da d" , Y est e a " est ab"l"d " 'J ' e1I
. , 11 ad , y este a "seguridad" , todos ellos estaran' rea-
hacia reglas autogeneradas y que sean de seguimiento (tracking), que c10nados .entre s1,. y controlarán por igual su conducta habitual de conv1- ·
.
tengan contingencias positivas en la vida diaria del cliente. ;~nc1a _en ,f"':eJa. Pero si :111ª .~ueva experiencia, por ejemplo .la
'!"fidelidad , mtroduce una s1tuac10n de castrgo a ese conjunto de rela-
c10nes, ahora para el cliente no solo se romperá su concepto de ·
7.4. Relaciones de equivalencia verbales smo_ , :en
. tamb·, 1 pareJa,
o que considera estabi!ídad en su forma de vida, incluso se
sentrra mas .mseguro a pamr de a:hora en sus nuevas relaciones. Es decir
El proceso de la conducta verbal que está 'siendo más útil en las psicotera- las relaciones verbales que haya formado esa persona pueden verse altera~
pias contextuales es el aprendizaje relacional entre estímulos o "relaciones das al cambiar la función de alguna de ellas. Esas relaciones son las que
de equivalencia". La experimentación sobre relaciones de equivalencia ha pueden cond1c10nar el resto de su comportamiento, puesto que la conducta
mostrado que tras un aprendizaje de discriminación condicional relacio- verbal puede alterar otros comportamientos a su vez. ·
nando dos estímulos, si se relaciona uno de ellos con un tercero, este últi- En _este ~spe~t~, en F AP también se utilízará la asociación de palabras
mo se relacionará también con el primero; incluso si se añade un· cuarto como eJerc1c10 chmco, puesto que las asociaciones que el cliente establezca
estímulo, también se relaciona con los anteriores. De esta forma, y crean- respecto a una palabra o concepto están implicando su aprendizaje relacional
do una historia de.aprendizaje con relaciones estimulares, pueden aparecer con,,esa pal~bra. Por eje~plo, si preguntamos sobre su concepto de "sinceri-
múltiples nuevas relaciones entre estímulos que no han sido entrenadas dad ;, estara asoc1~_do a tennmos co~o "confianza, fidelidad, franqueza, ser
directamente (Sidman, 1994). Las relaciones de equivalencia pueden esta- legal '. pero _tamb_1en puede que este asociado a "amistad, confidencialidad,
blecerse con todo tipo de estímulos, pero en terapia se aplican fundamen- p;1vac1dad: mtrm;dad, cariño", Y. podría ocurrir que, por el contrario, estu-
talmente a las relaciones verbales. viese asociado a 'falsedad, mentira, hipocresía, doblez, traición", indicando
Este aprendizaje relacional de forma más compleja ha sido elaborado con ello el grado de control ·estimular de esas verbalizaciones y por tanto
como la teoría de los marcos relacionales (Rayes, Barnes-Hohnes y Roche, su historia de aprendizaje relacional respecto a estos conceptos.' ' '
2001) y sería la base teórica de la conducta verbal que se hace en la terapia
· de aceptación y compromiso. Según esta teoría sobre relaciones de equiva-
lencia verbales, se pueden aprender varios típos de relaciones, que tienen 7.5. Seguimiento de reglas verbales
que ver no solo con la equivalencia entre ellas, sino también con relaciones
.,,'
de superioridad, orden, temporalidad, distinción, oposición, inclusión, ana- La_s conductas gob~rnadas por reglas serían aquellas respuestas que están
logía, etc. Este nuevo aprendizaje sería relacional no por generalización o b~Jo co~trol exc!:151vo de una estimulación verbal que describe contingen-
asociaciones directas entre unos estímulos y otros, sino por una historia de cias, mas que baJo control de las propias contingencias directas (Skinner,

130 131
Psicoterapia Analítica Funcional Análisis funcional de la conducta verbal

1969/1979). Catania (1998) las definía de una manera más amplia como da la_ ins~cció_n y fundamentalmente consiguen reforzamiento social, la
"cualquier conducta bajo influencia de antecedentes verbales". La regla obediencia sena un eJemplo característico. Aunque topográficamente
verbal generalmente describe la conducta a mostrar, la estimulación para puedan ser similares, son funcionalmente muy distintas. -
esa conducta y las consecuencias típicas que le seguirán si se aplica. En el Por ejemplo, es muy diferente que el individuo haga caso y obedezca
contexto clínico son frecuentes porque gran parte de lo que habla el tera- una ~e~la del terapeuta, como "has de comunicarte más, abrirte más a los
peuta -instrucciones, recomendaciones, consejos, orientaciones, qué ha- demas (cumplumento), a que al hacerlo se encuentre emocionalmente
cer, en suma- son reglas verbales. Aunque el terapeuta FAP no suele usar- mucho mejor y reciba reforzamiento de otros que también se comunican
las, el cliente sí que las presenta, y sí que se moldean nuevas reglas. ~ás con él (seguimiento). En este último caso, la regla tiene contingen-
Las conductas que se. aprenden por reglas están bajo control de las cias naturales y se mantendrá más fuertemente en el repertorio del clien- ·
operaciones de establecimiento relacionadas con la historia anterior de te. D~-una forma ge~eral, la diferencia entre estos dos tipos de reglas es
seguir reglas, Y, con las contíngencias presentes cuando se siguieron esas tamb1en la diferencia entre las "obligaciones" y las "querencias" que
reglas. Este aprendizaje por reglas acelera la adaptación a cualquier nueva tenemos en la vida. . ·
situación,. no es necesaria una historia de ensayo-error para adquirir cual- Por su parte, las reglas de augmenting aumentan el valor reforzante
quier nueva habilidad. Las reglas permiten también regular nuestra con- que especifican o describen las reglas anteriores. Todos estos tipos de
ducta futura, pueden mantener una conducta aunque se demoren las con- reglas verba)es se han aplicado a la práctica clínica, puesto que las íns-
secuencias y, por tanto, perpetuar un comportarniento·a más largo plazo. trucc1ones directas sobre "qué.hacer" están mantenidas solo por e¡ tera-
Por ejemplo, el consejo del terapeuta sobre la importancia de rellenar un peuta, Y pueden conseguir o no contingencias naturales si el cliente las
cuestionario o un autorregistro para su discusión en la siguiente sesión lleva. a cabo en su ~bie~te cotidiano. En el ejemplo anterior, el terapeuta
puede mantener esa conducta del cliente de forma más permanente. podna aumentar motivac10na!mente fa probabilidad de que se siguiese esa
Entre las variables que se conocen sobre la efectividad de las reglas regla.si añade: "sé que puedes hacerlo;vas a_ conseguirlo, y por experien-
verbales está el que se mantienen siempre que finalmente obtengan refor- cia se q1:te cuanto más das, más recibes"·. Estas palabras, como forma de
zamiento, bien del contexto natural al seguirlas, o bien por reforzamiento regla motivacional o augmenting, harán mucho más probable esa conduc-
social de la persona que da esas reglas. Las reglas poco fiables, o que en ta en su vida cotidiana, que, al tener reforzamiento natural, se mantendrá
ocasiones llevan a una estirnulación aversiva, tienden a seguirse cada vez con toda seguridad durante mucho tiempo en su vida.
menos (extínguirse). Sín embargo, cuando el individuo tiene una larga La utilización de preguntas, reflexiones, metáforas, ejemplos o ejerci-
historia de seguimiento de reglas, el mero cumplimiento de esa regla ver- cios durante la sesión puede servir para que el cliente forme sus propias
bal es un reforzador condicionado. De esta forma, cuando una persona reglas, llegue a sus propias conclusiones y así determine qué ha de hacer O
· sigue exclusivamente reglas, puede tener una gran rigidez conductual al cuáks son sus propósitos de cambio en su vida cotidiana. Por ejemplo, si
seguir exclusivamente la regla y no tener contacto con las contingencias el cliente durante el proceso terapéutico ha llegado a la conclusión como
directas. Las reglas le pueden impedir aprender de la experiencia directa. autorregla de que quiere dedica¡ más tiempo a su. vida familiar en vez de
La experimentación sobre las conductas q1;1e siguen reglas o ínstruc- al trabajo, entonces un último consejo del terapeuta, por ejemplo; una
ciones verbales ha mostrado que las reglas de seguimiento (tracking) tie- frase de- Confucio: "Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces
nen mayor probabilidad de controlar la conducta que las denomínadas entonces estás peor que antes", podría servir muy bien como acicate moti'.
reglas de cumplimiento (pliance), y más aún si se presentan junto con vacional para aumentar el seguimiento de esa regla.
reglas motivacionales (augmenting) (Rayes, 1986; Rayes y Rayes, 1989; En '.11-uchos casos _clínicos, durante la terapia se pueden crear reglas de
Luciano, 1999). Las primeras son aquellas que reciben contingencias na- segumuento o cumpfumento que actúen como antecedentes de otras con-
turales y pueden ser dadas inicialmente por otras personas, pero también ductas, a las que modificarán. Pero también, una vez ocurrido un episodio,
generadas por el propio índividuo. a partir de sus experiencias. Mientras puede, generarse una regla que intente explicar las consecuencias, que
·que las segundas serian aquellas que están bajo control de la persona que actuaran como reforzamiento de esa conducta en concreto. Es lo que ocu-

132 ]33
Psicoterapia Analítica Funcf.onal Análisis funcional de la conducta verbal

rre en muchas interacciones clínicas cuando se lleva al individuo a que les, los principios descubiertos sobre seguimiento de reglas verbal
perciba las consecuencias directas de lo que acaba de hacer, [as reacciones especial, las reglas autogeneradas y reglas de seguimiento con I es, Y, en
que ha provocado en la otra persona, lo que ha conseguido con ello; de . [ , as~R
va a conseguir que os logros de la terapia se mantengan a largo ¡
esta manera puede generarse una regla propia sobre la relación conducta- la vida del cliente. P azo en
consecuencia (por ejemplo, "si sonrío y soy agradable, las demás personas Hemos descrito las distintas circunstancias pues en las qu I
también me tratan de forma agradable", "cuando expreso mis emociones duct v b I d . fl . , , e a con-
a ·er a pue. e..m urr en los problemas del cliente, y co'mo ut¡·¡·izar
me siento mejor", "cuandó .hablo con seguridad, los demás me prestan esos mismos prmc1p10s del lenguaje funcional para cambiar ]a conducta
más atención"), que funcionará como una regla verbal antecedente en las del chente dentro y fuera de la consulta.
próximas ocasiqnes.
Sin embargo, el seguimiento de reglas también puede explicar algunos
tipos de problemas psicológicos, puesto que, según sean estas en la expe-
riencia del individuo, pueden generar conductas que no tengan contacto
con las contingencias directas, que eviten continuamente, o que manten-
gan una conducta rígida bajo control exclusivo de esas reglas (Thorneke,
Luciano y Valdivia, 2008). Es lo que se denomina "insensibilidad a las
contingencias" (Rayes et al.,' 1986; Shimoff, Catania y Matthews, 1981).
Por ejemplo, si una persona piensa "no he de implicarme emocionalmen-
te, no me romperán el corazón otra vez, así no tendré más deseñgaños", 1
efectivamente, no los tendrá, pero tampoco tendrá el reforzamiento natural
de las relaciones personales afectivas e intimas.

7.6. Resumen
Unas de las bases de actuación en FAP es el manejo de la conducta verbal.
Se fundamenta en los conceptos de un análisis de la conducta verbal de
Skinner (1957/1981), donde se especifican los distintos tipos de conducta
según las variables que los mantienen (n¡andos, tactos, ecoicas, intraver-
bales y autoclíticas). De esta forma, el terapeuta ha de conocer bien estas
funciones _del lenguaje X_ anayica,r e'!§1'.d~_l!!_q"1~.!!t.9 qué f@ci?J1: p~~[e
teíiei-téi" "cjue escucha del cliente. Especiabnente, debe estar atento a los
"mandos d1sfrazádos" o'""'tactos. unpuros",y a.Ta
cailsác1on-múltíple, con
vana.blessutiles en la mteraccion, _puesto. qÚflocfas e!Tas áyucfán a 1dent1-
-----·
· -·--"-"•· ..•-·.• - ...• -- .
ñcfü:taSñinciones reales del lenguaje del cliente. En rAP·se va mas a la
-.. ____ ,,_., ,......-,-
~ __
iáiide.fos ypor esºo
pioiíTeiñas; ___...,__ _,,,.. ____
. __ ..,.,.___·-·~-.=,,__..,__. -,,, .. ,_._... · - . . . "ra.élicá!'
etferapemaesiiiás . . ':-',...,,._,,=,._"
E:1 contení- ___ . --
do de ese lenguaJe, esos pensamientos e ideas no es lo fundamental, sino
,,f .sl.l funclóil. ·. ·~·-·- - _,_ . ,.,,. ,. . ---~----.,,~...,,""=,-..,.~-=,.,..--=-""""..,_·,---=~~.,,_. · · · --~ ---~=,.,.··~
· · · Hemos 'visto que hay otros principios sobre el lenguaje que también se
tienen en cuenta en FAP, tales como la;; relaciones de equivalencia verba-

~-·-· _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _..::______________ 134 135


8
Los eventos privados en FAP

El. mayor desconocimiento sobre el "conductismo radical" se produce


precisamente sobre la concepción conductista de los eventos privados.
Gran número de criticas se han referido a que el conductismo considera
los pensamientos, las sensaciones, los sentimientos, los recuerdos, etc.
como carentes de valor, y ha pervivido la leyenda de la "caja negra". El
conductismo estudiarla solo las estimulaciones, respuestas y consecuen-
cias externas, y todo lo que ocurriese "dentro" seria una caja negra que no
interesa como objeto de estudio científico. Nada más lejos de la realidad,
puesto que el propio Skinner dedicó numerosos escritos a los eventos
privados, y de hecho varios capítulos de Ciencia y conducta humana
(Skinner, 1953/1977) abordan el estudio de.los pensamientos, los hechos
internos, el autocontrol e incluso el "sí.mismo".
En esta concepción, los eventos privados se distinguen por tener una
accesibilidad limitada, solo son accesibles al propio individuo, pero no
por ello han de tener propiedades especiales, ni una estructura, ni una
•, naturaleza especial. Por el contrario, la concepción del conductismo me-
todológico, cognitivo-conductual, o, directamente, de la psicología menta.-
lista supone la existencia de un mundo privado "mental", de naturaleza y
procesos diferentes a los del· mundo público externo. Esta posición es
dualista (la mente por un lado y la materia por otro) e insostenible desde
un punto de vista científico.
La concepción conductista asume que hay una única naturaleza de los
fenómenos psicológicos, y esa es la interacción entre un ,organismo vivo
y su entorno. De esas interacciones, muchas de ellas son accesibles al
individuo y a otras personas de su entorno social; otras muchas, sin em-
bargo, solo son accesibles al individuo, y son conductas también, son

137
- !-

Psicoterapia Analítica Funcional Los evf!ntos privados en FAP

interacciones sujetas a los mismos principios y funcionamiento que el ma de actuación determine cómo se siente o lo que pierisa (parten de una
resto de conductas. r~lación lineal percepción-emoción-respuesta). Pero desde un punto de
El problema de las teorías cognitivo-conductuales es reificar la activi- vista conductual y contextual, podria darse cualquiera· de las secuencias:
dad privada, tratándola como objetos en vez de como acciones. _Los com- emoción-percepción-respuest_a, respuesta-emoción-percepción, emoción-
portamientos de pensar,. memorizar, recordar, imaginar, sentir, emocio- respuesta-percepción, percepción-respuesta-emoción, etc., incluso varias
narse, etc. son interacciones como tales, no son objetos. Por tanto, para d~ esas conductas a la vez. Kohlenberg y Tsai (1991) amplían la explica-
explicar científicamente esas acciones hay que acudir a las variables del ción a la concepción cognitiva A-B-C, en la que A sería la estimulación '
1

entorno que las han creado y que.las están manteniendo. Por ejemplo, en antec_ederite, B los eventos privados, como pensamientos, ideas, procesos 1,

los recuerdos concretos de una persona está influyendo tanto su historia cogm~vos, etc., y C la propia conducta de actuar por influjo de esos pro- 11,

sobre esos acontecimientos como las variables que los traen al momento cesos mternos. Proponen un esquema múltiple en que es posible cualquier 11'

presente dentro de la sesión. . . · interacción entre los tres elementos.


Sobre esta base el análisis de todos esos eventos pnvados es siempre Esta es una concepción contraria a la linealidad cognitivo-conductual il
¡,
"contextual", depe~de del contexto o estimulación alrededor de ese even- donde primero es pensar y luego actuar, o bien sentir y después actuar ,:

to. Los problemas psicológicos, sean privados o "mentales" no se dan primero lo privado y luego lo público. Sin embargo, en un análisis contex'. 1

aisladamente, ningún pensamiento ocurre en el vacío, ha de considerase tual podria ocurrir que la persona actuase y luego sintiese alguna emoción
siempre en el contexto donde ocurre esa actividad de pensar. Este análisis _ (recordemos a William James), o bien que actuase y después reflexionase I¡
contextual, que es común a las terapias de tercera generación, será tam- sobre lo que acaba de hacer. Cualquiera que sea la secuencia, no necesa-
bién el que se utilice en FAP respecto a los eventos privados como pensar, riamente una es causa de la otra, sino distintos eventos relacionados entre
recordar o emocionarse. sí. Los distintos tipos de respuestas motoras, emocionales y cognitivas
están interrelacionados, pero no son causas unos de otros porque ~curran
en una aparente secuencia temporal, sino que son distintos eventos simul-
8.1. La actividad cognitiva como conducta verbal táneos o encadenados, todos ellos conductas privadas o públicas del mis-
mo individuo.
Como se ha comentado, F AP parte de que "pensar'' o "percibir" es tam- . Las razones verbales que el terapeuta da al inicio para explicar latera-
bién una conducta. Son interacciones en privado que no tienen que tener pia suelen ser un elemento importante en el seguimiento de estas reglas
ningún estatus o cualidad diferente del resto de conductas. Esos eventos verbales durante el resto de sesiones En una investigación de Kanter,
pueden ser antecedentes de otras conductas emocionales o motoras, Y en Kohlenberg- Y Loftus (2002), le preguntaron a los participantes en una·
otros casos pueden ser consecuentes con esas mismas respuestas. Las tarea de identificación de imágenes qué sentían o pensaban inmediatamen-
personas piensan y sienten, tienen eventos privados. El problema vi.ene te después de verlas. A los dos grupos les dieron diferentes explicaciones
porque esos eventos, al no ser accesibles a los deniás, s_olo son comunica- verbales sobre la relación e,:¡tre emociones y pensamientos: uno de ellos
dos a los demás a través del lenguaje. recibió una explicación tipicainente cognitivo-conductual (estimulos-
El aprendizaje de la asociación entre lenguaje y eventos privados es lo cogniciones-emociones), y el otro una explicación más contextual (estí-
que el entorno social ha ido moldeando progresivamente a lo largo de la mulos-emociones-cogniciones). Los resultados mostraron que antes de la
historia de esa persona. Generalmente, la audiencia ha reforzado la deno- explicación del terapeuta, ambos grupos daban una explicación habitual
minación de las emociones a partir de los correlatos externos (gestos, co~tiva Oos pens".lllientos antes que las emociones); sin embargo, des-
expresiones, lloros) y bajo control de intraverbales ("¿dónde te duele?", pues de las mstrucc10nes del terapeuta, el segundo grupo cambió su inter-
"¿cómo te sientes?"). pretación, diciendo que percibían de inmediato las emociones y después
La explicación cognitivo-conductual es que las emociones o la per- pensaban sobre ellas. En otro estudio posterior (Kanter, Kohlenberg y
cepción de estos eventos es lo que determina su actuación, no que su for- Loftus, 2004) utilizaron un procedimiento similar pero empleando imáge-

138 139
Psicoterapia Analítica Funcional Los eventos privados en FAP

nes positivas, negativas y neutras, y los participantes habían de responder emociones asociadas, y progresivamente el cliente pueda contar sus histo-
con los pensamientos o emociones automáticas que les hubiesen sugerido nas de forma más descriptiva, más distanciada.
esas imágenes. Los resultados fueron también similares; según el tipo de Una relación importante en clínica entre conducta privada y pública
instrucciones previas dadas, los clientes solían informar de más pensa- o_curre ~n las relaciones entre "decir-hacer'' o "hacer-decir''; esto es, cómo
mientos o más emociones. En suma, las instrucclones o Verbalizaciones la propia conducta verbal del individuo (privada generahnente) puede
delterapeuta influyen grandemente sobre la interpretación de los eventos . con~olar su conducta pública, o a la inversa, que la actividad que acaba de
cognitivos por parte del cliente. El tipo de razones que se dé a los clientes realizar c?ntrole sus respuestas verbales privadas (Delgado y Mares,
sobre la terapia puede influenciar en gran medida la experiencia y el tra- 2012; Luciano, Herruzo y Bames-Holmes, 2001; Luciano, Barnes-Hohnes
bajo terapéutico. y Barnes-Holmes, 2002; Molina, Amador y Fernández, 2008). .
Por otro lado, los estimulas verbales -incluyendo las respuestas priva- -El primer tipo de relación (d_ecir-hacer) ocurriría en repertorios como
das, lo que nos decimos a nosotros mismos- pueden también tener efectos el cumplimiento de promesas, la planificación de una actividad, el auto-
emocionales, actuando como estimulas condicionados que provocan res- control y el automanejo. En estos casos, al igual que en el seguimiento de
puestas condicionadas,· que solemos denominar como ansiedad, rabia, reglas, el ~dividuo se díce .a sí mismo qué va a hacer y luego lo cumple, 0
tristeza, malhumor, miedo, o, tá.mbién, alegría, atracción, amor, etc. Por piensa que debe hacer y lo ejecuta, o se impone una exigencia en lo que
ejemplo, una persona con problemas de sobrepeso, al ver los modelos de va hacer y lo lleva a cabo ..
las revistas, puede tener una respuesta privada de autocomparación que El segundo tipo de relación (hacer-decir) ocurriría en repertorios como
actuaria como estimulo condicionado, provocando de inmediato una res- describir lo que se acaba de hacer, dar explicaciones de lo que uno hace
. puesta condicionada de ansiedad. De igual forma, una persona con pro- justific_arse a uno mismo lo que ha hecho, recordar comportamientos ante'.
blemas depresivos que reciba una crítica de alguien puede llegar a pensar riores y decir la verdad. En estos casos, el cliente puede hacer algo inade-
de forma muy negativa sobre sí mismo (como respuesta verbal privada), y cuado y luego intentar justificarse, o bien dar explicaciones de por qué lo ha
ello provocarle respuestas condicionadas de estado de humor depresivo. hecho, _PUede hacer algo y luego recordarlo de una manera algo tergiversa-
En todos estos ejemplos, los pensamientos como conducta verbal privada da, o bien puede dar una descripción muy fidedigna de lo que ha hecho.
tienen una función evocativa según el condicionamiento clásico. No es En c~alquiera -~e esas relaciones, lo que se ha comprobado es que el
. necesaria una explicación más compleja y "cognitiva" para entender su reforza=e~to positivo de la congruencia (decir y hacer lo mismo, hacer y
funcionamiento. decrr lo mismo) aumenta la propia congruencia de forma generalizada,
También la conducta verbal privada, lo que el individuo se dice a sí mientras que si ~e refuer~a la incongruencia, tendremos clientes que re-
mismo, puede actuar como estimulo discriminativo que controle otras res- construyen sus histonas, mcumplen sus promesas, sesgan la información
puestas suyas (ya hemos explicado las distintas funciones del seguimiento que pr<>porcionan o son poco veraces y auténticos en sus relaciones,
de reglas y las autorreglas), pero también como condiciones motiváciona- Este tipo de repertorios serán fundamentales en las psicoterapias de
les, incrementando el valor reforzante para escapar de una situación emo- terce~ generación, y también en FAP, porque el objetivo a largo plazo en .
cional o de unos pensamientos aversivos. A través de un condicionamiento la psicoterapia FAP será cónseguir que el cliente sea cornrruente consi"o
clásico de segundo orden, una palabra o una frase puede asociarse a otro .
mismo, "
que mantenga los compromisos a los que llega consigo y con "el
estimulo condicionado ya establecido, y provocar también respuestas con- terapeuta, que sea una persona veraz y auténtica.
dicionadas emocionales; Así, por ejemplo, el simple hecho de hablar en la De forma similar, también en FAP se va a trabajar con conceptos co-
consulta de acontecimientos aversivos pasados ya provoca respuestas emo- mo "creencias" o "valores", pensamientos más generales que actúan a su
cionales, aunque esos acontecimientos sean remotos en el tiempo y, desde vez sobre otros pensamientos y conductas externas. Es decir. relaciones
luego, no sean estímulos presentes actuahnente en la sesión. De ahí que, encadenadas _con~~cta-conducta. En este caso, ese pensamiento podrá
también, hablar de esos acontecimientos aversivos sirva para extinguir esas cambiarse mas fac1lmente cuanto más cercano esté a los estímulos de
control y a las contingencias de esa segunda conducta. Por eso el terapeuta

140 141
Psicoterapia Analítica Funcional Los eventos privados en FAP

ha de centrarse en el pensamiento aquí y ahora, el que ocurre durante la De la misma manera se puede evocar un hecho traumático y como
sesión y que comunica el cliente. No se trata de considerar esos pensa- mantiene en FAP, el problema clave que produce el trauma ;s ~ue evit:~
mientos como irracionales o distorsionados, como haría un terapeuta cog- mos I~s estímulos actuales que nos recuerdan ese trauma. El recuerdo
nitivo-conductual, sino como una conducta más, antecedente a otras, Y espontaneo. de sucesos traumáticos es un efecto automático del contacto
que habría de cambiarse en la situación clínica misma. Por eso se hacen con las vana~les de control relevantes y, a la vez, una señal de que esas
preguntas continuamente al cliente sobre qué piensa de determinada situa- variables estan presentes. En ese contexto de afrontamiento de ]as varía-
ción, qué piensa de lo que el terapeuta acaba de decir, cómo ve los avan- bles de_ control del trauma, se pueden aprenderse nuevas conductas más
ces o no de la terapia, etc. adaptativas.
Podría ocurrir también que el pensamiento fuese una conducta conse- Por otro fado'. ~ diferencia del recuerdo que es evocado por estímulos
cuente a otra ya mostrada en la terapia; por ejemplo, li regla verbal que qne fueron cond1c10nados respondientemente en el pasado, el recuerdo
resume las conclusiones de lo que se acaba de decir, o la posible explica- operante se ve afe:tado por otros estím¡¡los discriminativos y verbales, por
ción sobre lo que acaba de ocurrir, o una posible descripción de las emo- e~~ados _de_ pnvacrnn y de reforzamiento. Este "ver sin un estímulo presen-
ciones qué acaba de tener. Todas ellas serían posiblemente CCR3. que el te es_ s1m1Iar al _ver con el _est.ímulo presente, donde el recordar producirá
terapeuta ha de reforzar y mantener. Hay que.tener especial precaución las_ mismas funcrnnes d1scnmmativas, y, como cualquier conducta volun- ·
para que, al reforzar estas nuevas reglas, no ocurra como en la t~rapia tana? la fuerza que tenga este recuerdo va a mostrar su historia de refor- ·
cognitivo-conductua! y el cliente tienda a imitar al terapeuta o bien tienda ~am1~nto Y su. pri~ación. Por ejemplo, en alguien que esté sexualmente
a seguir esas reglas de cumplimiento. Se ha de intentar que sean autorre- msatisfecho, su pnva".ción va a _incrementar la probabilidad de la operante
glas, asumidas como propias por el cliente, como reglas de seguimiento de ve~ sexo en ausencia ~el estimulo. Claro que si esta operante tiene una
que luego tengan contingencias naturales en su día a día. h1stona ~e caStigo,_ va a mterferir su ocurrencia, y esté castigo puede pro-
ducrr ol~1do selecti~o o amnesia. De esta forma, también en FAP se pue-
~en analizar los olvidos y relac10narlos con material castigado en la histo-
8.2. · El papel de los recuerdos en F AP na del cliente.
. Ni que decir tiene que el terapeuta debe promover los recuerdos a tra-
Los recuerdos representan un papel importante en psicoterapia. Desde ves del ref~rzam1ento y moldeamiento de los mismos, adaptándolos al
FAP, y de acuerdo con el conductismo radical, no se cree que exista una ch~nte. Se~n Kohlenberg y Tsai (1991 ), recordar un trauma puede tener
cosa llamada "recuerdo" que se extrae de la mente, lo que sí se considera vanas func10nes: (1) una vez recordado el trauma, el cliente puede formu-
es el acto de "recordar" como actividad, y este es el proceso importante en 1~ nuevas reglas que le ayuden a mejorar su funcionamiento en la vida
la psicoterapia. Recordar es un proceso conductual de ver, oír, sentir, oler, diaria; (2).también aumenta el contacto con los estímulos presentes dentro
tocar, etc. estímulos que no están presentes en ese moment6. de la -~es10n evocan~o CCR; y (3) fundamentalmente, ayuda a reducir la
Hay dos formas de recordar en psicoterapia, una de forma espontánea avers10n de los .~stimulos evitados, incrementando el contacto con las
a lo largo de la conversación y otra provocada directamente por el tera- vanables Ypermitiendo el aprendizaje de conductas más adaptativas.
peuta. Es decir, se puede ver, sentir, etc. de forma respondiente, como
cuando recordamos una cena cuando pasamos por la puerta de un restau-
rante o cuando vemos una playa y recordamos algo del verano anterior. 8.3. Las emociones en FAP
Se dice que es el resultado de estar en contacto con algunos estímulos que
han estado asociados con el hecho original. Se facilita el recuerdo cuando Sentir ta_mbién es una actividad, y, por tanto, un comportamiénto. El pro-
en la situación actual hay estímulos equivalentes o similares a los que blema viene porque en el lenguaje _cotidiano (una concepción mentalista)
estaban presentes cuando sucedió el hecho recordado. lo considerarnos un obJeto (sensac10n, sentimiento, afecto), cuando solo es
una mteracc1ón. Habitualmente sentimos las señales desde los órganos

'--'.-,:· .. -

142 · 143
I(.:.
,d..:.:._',
Psicoterapia Analítica Funcional Los eventos priva.dos en FAP

exteroceptivos, y es fácil referimos a la sensación de luminosidad, de ocin:e;1 esos ~entimientos. En muchas situaciones, lo que hay que hacer
calor, de suavidad, de olor. Pero es más dificil conseguir consenso cuando explicito al cliente es que al actuar va a tener emociones simultáneas de
los órganos afectados son interoceptivos y propioceptivos. En cualquiera fo'.111ª que si hace algo concreto los sentimientos acompañarán a esa' ac-
de esos casos, el cuerpo recibe también estimulación sensorial de los ór- cion. Este es el tipo de ejercicios que también se realizan en la activación
ganos internos, pero abí esas sensaciones son privadas. Podemos hablar de ~onductual; si el cliente se activa en su vida, obtendrá reforzadores de todo
un dolor, de un nudo en el estómago, de unas palpitaciones en el pecho, tipo Y las consiguientes emociones positivas asociadas a esas actividades.
pero serán eventos privados solo accesibles al propio individuo. Aquí la orientación terapéutica es muy contraria a la "psicología positiva"
Aunque en los casos clínicos se midan las respuestas fisiológicas co- aquí la máxima es actuar en positivo para sentir y pensar en positivo. '
mo la tasa cardiaca o respiratoria, en cada cliente las sensaciones que ten- La expresión de los sentimientos se ajusta a un continuo que va desde
ga serán solo suyas. Pero lo importante no será medir externamente esas mostrar los sentimientos hasta comunicar los mismos a lo !aro-o del cual
sensaciones como respuestas verbales· (un autoinforme o autorregistro), se sitúan distintas formas de expresarse. Con mostrar' sentimie;tos se re-
sino conocer qué variables de control llevan a que se produzcan. Lo que fiere a conductas respondientes no verbales que son evocadas de forma
interesa es la función de esas sensaciones. · automática (por _ej~mplo, reír, llorar, somojarse, sobresaltarse, etc.). Co-
Cuando nos referimos a emociones hablamos de conceptos más abs- municar los sentunientos hace referencia a operantes verbales con la fina-
tractos,. como cambios corporales más generales que están asociados a lidad_ de informar (tactar) a otros de nuestros sentimientos ("estoy conten-
otras conductas. Skinner (1974/1977) hablaba de este estado como de un to, triste, asustado" ;etc.).
"efecto colateral de causas ambientales". Cuando el individuo está impli- Desde FAP se va a promocionar la comunicación de sentimientos y
cado en la realización de alguna conducta ocurren simultáneamente cam- también la expresión de sentimientos. Lo primero hace referencia a las
bios corporales que percibimos como emociones, son respuestas operantes conductas verbales (tactos) q11e informan sobre esos estados emocionales.
y respondientes simultáneas que tienen a su vez las mismas variables de Como hemos visto con anterioridad, hablar de emociones, sobre todo si
··Control: ·En este caso, además, esas sensaciones las denominamos con son_ n~~ativas, en un ambiente de terapia no punitivo va a promover la
palabras .como ansiedad, angustia, temor, enfado, ira, cólera, amor, ter- extincion de todas las respuestas respondientes asociadas a esas palabras.
nura y otras muchas denominaciones, que vienen marcadas por el contex- Pero, adem~, si durante las sesiones se crea el contexto para que el clien-
to verbal de esa persona y por su historia. te expre_se drrectamente _esas emociones, es decir, respuestas operantes y
El problema con las emociones en los casos clínicos es que estamos respond1e_~tes que _co?-stitu~en las emociones, entonces se va a propicia±
acostumbrados a utilizarlas como "causas", y, por tanto, también como una r~lacion terapeutica mas profunda e íntima. Se pretende que esta ex-
"excusas" de nuestras acciones. Por ejemplo, si un niño pega a otro y los pres10n de emoc10nes se generalice también a la vida diaria en sus rela-
padres le regañan, el niño aprende pronto que si le dice a los padres que le ciones f';fililiares e intimas, de forma que el comportamiento del cliente
pegó porque estaba enfadado, probablemente el castigo sea algo menor. sea s_ensible a las respuestas emocionales de los demás, creando, pues,
También si un adulto que tiene que hacer una exposición pública en su relac10nes mucho más estrechas y espontái,eas en su vida cotidiana.
trabajo se disculpa para no hacerla diciendo que siente ansiedad, proba- No se va a justificar ante el cliente que "expresar sentimientos es
blemente le acaben disculpando y sea otro quien la realice en su lugar. De bueno_ ~~ra. sacarlos fuera, para manifestar lo reprimido, para producir una
igual forma, en la terapia un cliente puede utilizar el estar hundido y de- catarsis , smo que las emociones son un producto de los acontecimientos
primido como causa de su inactividad. que vive en ese momento, de forma que si al hablar sobre algo o al com-
Interpretar la relación lineal emoción-conducta como una relación cau- portarse de _alguna manera afloran esas emociones, ello supone que está en
sal hace suponer que primero es la emoción y bajo ella el individuo actúa. contacto mas directo con las contingencias que mantienen esos compor-
El problema de atribuir causas a esos estados corporales emocionales es tamientos, lo que le permitirá también aprender nuevas relaciones cada
que deja fuera las verdaderas causas de esas conductas y esos estados emo- vez más estrechas e íntimas.
cionales a la vez. Es decir, se deja fuera un análisis funcional de por qué

144 145
Psicoterapia Analítica Funcional Los eventos prtvados en FAP

Por otro lado, también desde FAP se va a considerar que, en ocasio- Según Kohlenberg Y Tsai (1991) en FAP es muy útil la muestra de
nes, la expresión de emociones puede recibir ca?tigo, y entonces se ve emo~1ones, ya que es un indicador de que se está en contacto con varia-
como un problema de "vulnerabilidad". En la cultura occidental se castiga bl.es unportantes en la ter~pia. De hecho, proponen un conjunto de direc-
habitualmente que se expresen emociones en la edad adulta, más aún en el trices generales para trabaJar las emociones: ·
caso de los varones ("los hombres no lloran"), puesto que las emociones
se consideran como problemas que interfieren en la conducta fundamental Proporcionar una explicación con una base conductua/ de /a
que interesa en cada caso. Lo que ocurre es que en una persona con una zm1:ortancia ~e la expresión afectiva. Hay que explicar al cliente
historia de castigo por la expresión de· sentimientos también todas las va- la unportancia de la e'.'presión emocional con un lenguaje llano.
riables y contextos asociados a ellos serán estimulación aversiva que con- Indicando que es crucial no solo porque es curativa en sí misma,
trole su evitación constante de esas emociones. ~mo porque es una señal de que la persona está en contacto con
A partir de este análisis, ha surgido un concepto acuñado también por unportantes variables de control, lo que le permitirá aprender
la terapia de aceptación y compromiso bajo el término de "evitación ex- nuevas conductas. Además, hay que indicar que una emoción es
periencia!", y que constituye una fuente de problemas transdiagnósticos so~o un producto secundario al experimentar cualquier aconteci-
para muchos clientes. En este caso, F AP va a tratar de facilitar esa expre- miento y al tomar contacto con estímulos importantes.
sión de emociones "negativas" dentro de la sesión clinica, especialmente Inc¡rementa¡- el control privado de las emociones. La propia situa-
llevando a ese contexto las condiciones y estimulaciones que controlan CiQn terapeunca (ambiente apacible, decoración neutra, luces te-
esas emociones para el individuo. Por tanto, a menudo los objetivos de n_ue~) coon pocos estímulos públicos que puedan indicar qué se es-
tratamiento de CCRl serán traer al presente las experiencias y recuerdos ta smti~ndo, hace que el cliente deba confiar exclusivamente en
aversivos de la historia de ese cliente, evocarlos, que se produzcan las sus estimulas pnvados. Si la situación clínica evoca emociones
emociones correspondientes, y, progresivamente, reaccionar de una mane- que s_uelen, tener escaso control público (CCR), un objetivo de la
ra más adecuada a esas situaciones, también en el presente. , terapia_ sera moldear que los estímulos privados asociados con los
En general, la expresión de sentimientos es muy útil en el desarrollo y sentunientos tomen mayor control. Los autores mantienen que pa-
en el mantenimiento de las relaciones íntimas, y constituye un objetivo en ra consegu1Tlo, el terapeuta debe estar seguro de que los estados
FAP, ya que estas relaciones de intimidad implican una sensibilidad de los co_rporales relevantes estén presentes y que el entrenamiento dis-
efectos de la conducta de una persona sobre la otra. Se da en toda clase de cI;1Ilmati~o se haga ~n la propia sesión. Según FAP, la ínterven-
relación íntima: de los padres con los hijos, en la amistad o en la pareja. c1on es mas potente s1 la situación evocadora de emociones ocurre
Esta expresión aumenta la probabilidad de que se satisfagan nuestras ne- en la sesión clínica. Existe una gran coincidencia entre las condi-
ce;idades ("no me digas más eso, que me haces sentir triste"), y puede c10nes que producen un escaso control privado de los sentimien-
evocar en el oyente los mismos estados corporales del hablante. Las rela- tos : las que producen los trastornos del yo, como se verá en el
ciones de intimidad parece que requieren saber qué esperar de la otra per- capitulo 10. .
sona; por tanto, requieren expresar emociones. Pero también tiene una Hay que aumentar_ Za expresión de sentimientos por parte del te-
serie de desventajas la comunicación de sentimientos como medio de rapeuta. Se recomienda una expresión activa de sentimientos por
expresión emocional. Para una persona, el significado de un sentimiento parte del terapeuta, sobre todo en clientes que muestren dificulta-
es altamente idiosincrático por su propia experiencia o historia, y puede des para aceptar el cariño de otros, necesiten ayuda para contactar
tener una errónea interpretación. Pero la principal desventaja es que es Y expresar s~ntimientos, y, en general, cuando tienen dificultades
fácil engañar con la conducta verbal. Mostrar los sentimientos, en cambio, con las relaciones de intimidad.
'"' está menos sujeto. a las contingencias que comunicarlos verbalmente, y, Mejorar el contacto del cliente con Zas variables de control. En
por lo tanto, son más espontáneos y es menos probable que estén contro- FAP se considera una variable de control cualquier cosa presente
lados por el engaño. que recuerde o evoque algún acontecimiento emocional O algún

146 147
Psicoterapia Analítica Funcional .Los eventos privados en FAP

trauma ocurrido en el pasado. La tarea del terapeuta es aumentar el 3.4. Resumen


contacto de esta persona con las variables de control y limitar la
evitación de esas situaciones que ocurren en la terapia y que evo-
Los eventos privados forman parte también de los objetivos y procedi-
can afecto.
mientos dentro de FAP, al igual que sucede dentro del conductismo radi-
cal. La diferencia :respect~ a una concepción cognitiva-conductual es que
De nuevo, Kohlenberg y Tsai (1991) proponen unas líneas de actuación esos eventos son 1nteracc1ones o conductas por sí mismas, no tienen un
del terapeuta para poner en contacto al cliente con estas variables de control: estatus o características diferentes al resto de las conductas de un cliente.
De esta forma, será fundamental en FAP el análisis de los pensamien-
l. Presenlar reiteradamente el estímulo aversi:vo. El terapeuta. debe tos, las emociones y los recuerdos del cliente. Parte de la terapia se va á
estar atento a cuándo el cliente está intentado evitar alguna emo-
centrar en ellos, Y, al igual que el resto de conductas, no tanto por su con-
ción (regla 1) para, entonces, volver a presentar el estímulo aver-
te~do, sino por las funciones que tienen. El terapeuta ha de averiguar qué
sivo o variable de control relevante (regla 2), bloqueando así la
vanables contr_olan en la historia y en el momento presente esos pensa-
. evitación y prómocionando nuevas conductas positivas. Ni que mientos, emoc10nes o recuerdos. De ahí que gran cantidad de preguntas
decir tiene que estos bloqueos de la evitación tienen que adaptarse ejercicios e interacciones verbales durante F AP se centren en los pensa'.
al repertorio del cliente.
mientas y las emociones como conductas fundamentales, pero no como
2. Centrarse en el modo en que el cliente evita el afecto. Esta forma causas, sino como otras conductas problemáticas más a tratar.
de mejorar el contacto con las variables de control consiste en pe-
Así pues, fomentar la descripción y expresión de emociones, al igual
dir al cliente que analice qué hace para no sentir tal emoción. Esto que la expresión y el recuerdo de eventos traumáticos serán también CCR
puede ser un paso intermedio del caso anterior. Después de ser dentro de todo el proceso terapéutico en FAP. El objetivo final es lograr
consciente de cómo evita ese sentimiento, se le pide que deje de
que el cliente tenga un comportamiento congruente consigo mismo, que
hacerlo o que haga algo incompatible, como respirar profunda- sea más emocional, tenga relaciones más estrechas e íntimas, y que actúe
mente. Las formas principales de evitar que muestra la gente son de acuerdo con las contingencias naturales en su vida diaria. . .
las siguíentes: realizar actividades cognitivas que distraigan (con-
tar, concentrarse en una imagen en blanco, repetirse frases, etc.),
mirar fijamente algo (un objeto, una mancha, un botón, una venta-
na, etc.), realizar actividades motoras distractoras (apretar los pu-
ños, aguantar la respiración, apretar los dientes, etc.).
3. Centrarse en el afecto del cliente relacionado con las equivalen-
cias fancionales entre la terapia y la vida diaria. Una equivalen-
cia funcionál entre ambos ambientes es cualquier cosa de la situa-
ción terapéutica que pueda evocar en el cliente sentimientos o
acciones similares a los que podrían evocarse en una situación en
su vida diaria, como ya se ha dicho en otros capítulos. En general,
una descripción del problema y de sus variables de control basada
en un hecho acaecido en la sesión es más beneficiosa terapéutJ.ca-
mente que otra basada solo e:rí el pasado del cliente.

148
149
(

9
El yo, una construcción social

El planteamiento de Descartes fue "Pienso, luego existo" en el sentido de


yo pienso, por lo tanto soy. En este capítulo se mostrará que es preferible
proponer: "Hablo, luego existo", usando el título de un trabajo de Kohlen-
berg y Tsai (2001 ). En terapia es frecuente oír expresiones de este tipo:
''no sé quién soy", "yo no soy nadie, no ten~o autqestima", "nadie sabe
cómo soy realmente", "me encuentro vacío"~ "tengo que ser yo mismo.~\_
1
etc. En cualquier caso parece evidente que el yo representa un papel im-
portante en el contexto social y en el clínico, donde hay que analizar qué
es el "yo" y cómo se forma. Además, está en la base de muchas experien-
1 cias personales. Hay distintas formas de entender el fenómeno del yo.
1 Kohlenberg y Tsai (1991) han formulado cuatro: (a) como la experiencia
de sí mismo como "yo", como algo central, permanente, equivalente a la
1 conciencia; (b)' como origen de nuestras acciones, como una fuerza orga-
1 nizadora que nos obliga a actuar; (c) como el origen de los gestos o ac-
ciones espontáneas y que tiene que ver con la creatividad; y (d) como
identidad personal, como la percepción de la autoidentidad y la identidad
de uno mismo reconocida por los demás.
Estas formulaciones son. ajenas a un análisis funcional del yo, pero
son reconocidas por todo el mundo porque forman parte de nuestra cultu-
ra. Pero la concepción del yo como un concepto que explique la conducta
es la antítesis de lo que se pretende en este capítulo. Cuando se íntenta
explicar la conducta del cliente en térmínos del yo como algo no' conduc-
tual, lo que se hace es caer en la falacia de la reificación o la cosificación,
es decir, convertir el yo en una entidad o cosa, dándole propiedades expli-
cativas que no tiene. Lo que aqui se pretende es la comprensión de esa
experiencia.

151
Psicoterapia Analítica Funcional
El yo, una construcción social

9.1. La form1JLfación cond1JLcfual deli yo


riencia. ~or o~a parte,\hay U!l":_rc"spi,est_a y,orb2,)de noll!bi:ai:_q_l!~__llamam_qs
ta~to, caractenzada por ~s~_¡,_ilj__o co¡¡trnl.<k_~stfu;¡_u).9_s_y_gg_e es ref~rzada
La formulación conductual del yo es realizada por Kohlenberg y Tsai
por___re_!~r~~~re_s_g~':er_ahz~~~s. En nuestro caso pueden ser la alegría cie
(1991, 2001) como un producto del entrenamiento de la conducta verbal
los padres, sus cancias, sus alabanzas, etc. Podemos decir de este entre-
que se ha establecido socialmente. Por un lado, parten de los primeros namiento que:
escritos de Skinner -en Ciencia y conducta humana (1953/1971) y en
Conducta verbal (1957/1981)-, donde se explica cómo se establecen las
l. La respuesta verbal "manzana" ocurre cuando está presente una
respuestas verba.les sobre estímulos privados (como dolor, frío, ansie- manzana fe! estímulo
__ -"'-- . . ... _ n_ o-·-[E·--D]).
... _ _ disc_rimi_Íla 'v
.. - -- ...•. ·- ···- ... -.- .....
dad ... ); y, por otro lado, también parten del análisis de este fenómeno que
2. L~_¡:,§puest-ª--.5):tB.!,Zana" _está bajo-elcontrol estimular de la
·realizan los propios autores. El modelo teórico se basa en las relaciones manzana. · · · · · - ~·-----
verbales equivalentes al término "yo" (mí, me, mío, mis, etc.). Aunque eri
3. L_a_re,~~est~-~':'aJl:2.~_a''...~.--
es una unidad
.
funcional..
español el uso del "yo" como pronombre es diferente al inglés, vamos a -, -. .

partir del modelo que ellos utilizan y luego veremos las diferencias con el
español. Como se ha dicho, se pretende la comprensión funcional de la 9.1.2. Aprendizaje de las unidades fancionales y su c_ontrol privado
experiencia del yo, que es coherente con la especificación de los estímulos
que controlan la respuesta verbal "yo".
Unrn_ u_nidp;f_/j!,:,cjonalJes eLco11cepto propue_st~J~gr ~-~er (1957, 1981)
de··-·a;-
urndad... de conducta verba]-
-·-·-· ___ ___ ... .
ta - depend e · del·· modo
, _su __ mano
,-------·-··-·-···-·-·-·
en que se
aprend10 y se mantuvo . Puesto_ que
_ ." _··- _ una· ·urn·
-·-=--=-----~!"'···-- -,---
Uc1u 1u.uc1ona1 es a conuucta
9.1.1. Conceptos básicos necesarios para la compresión ·4;,
que se da entre el ED_ y el reforzador, eftainaño eif'~c:to J(miid,id Quede ·
del fenómeno c~b~8!_ ?on la expenenc1a,_ desde "nana", "manz3.11a", o ":veo un¡ mWa-·'
~a . n el caso. del estímulo "peITo'\. se aprende igiíáf"qUe ·ercte "manza- -
Se parte de una serie de conceptos básicos necesarios relativos a la con- na", en este caso el niño dirá la respuesta ("guagua" "guau" 0 "d " t )
ducta verbal: un control de estímulo, una respuesta de tacto, unas unida- 1 - . Id ' og ' e c.
que uego se m¡,_Ill_o eando COl)_una forma o topograffa correcta. ,
des funcionales, y la emergencia de pequeñas unidades funcionales a
partir de estas unidades mayores. Como en cualquier informe verbal, hay
El_ asunto e~.~-~s- ~~~pleJ~su~do _lo q~-~!Il_CJ]dea es algo(pri;~do
~or e1emplo, ca1or o hapi6reJ:l':n esto:a._9,!SO§,.l"-fuente:de _é:Sí:i _ . Qn..es
un control de estímulo, un estímulo discriminativo, una respuesta (por mterna, ~!''l_ll<' hay_ unos referentes o señales que permiten saber si la
ejemplo, "yo veo una manzana"), y unas consecuencias (reforzamiento,
castigo). Si analizamos más profundamente esta situación, y como en t -------"'ª -·- -
respuesta es correcta ("tengo c_afo_· r- "ten_g_o harnb -•rr--· - - · -
--~---·-·a.-_ ~ ·- , re ;, como son la -
tmhperatui-d":__d_~Ila hab_itación,_ lásu.doración, etc., y en el caso.del hambre;-
·1

,
I
cualquier entrenamiento en discriminación (por ejemplo, palomas picando
as . or.as -~S...-",- a_iíltllil_':_Í!'~."_sta y otras menos precisas~ comcitoc,rrs~-¡;;:--
una tecla), esta contiene una serie de elementos. Supongamos a un niño
péqueño que está aprendiendo hablar c~e es reforzado _¡,or sus-padres al
~ai:i;:iLªClte_n:,r m~:11etud. Como se verá, eri"el casó de la llIÍidad fuiidoná1' li
. 'yo__s_<:__E:'al!Za de manem diféreI1te' a estas otras un1aadefl'ülicioñá1es' 11 _·1

decir "manzana'' cuando_ esta prOseµte-sÜ!o_li\.mJUJAna Y.1!Q otra fruta. Se


po~qu: _e_mer.g:e ~O!Il()_ll!l SUbprodÚª_o~iíe:~fü}aqii.fsicí§n cferespuesfas"-·
collséguir(c¡ue iuando esté presente el estímulo (manzana) el niñ~a: mai;re~ qb:1~ contengan elemen!CJS iclént_i~".S· · · · - -- ~~
1!
l~-
"llaíia';-~"zariá"'
' - '
-o-''níáñiáñaj',-sm
.
embarao
.:::, '
en esta situación -también
--"'==-~
está
1:_es 1en, nos mteresa sa~er cómo llega a darse una unidad funcional 1, ,1 1

presOíite -ima!<;estiniuladonpú5Fca(la habitación, el ruido, el. calor, los peque_n~_qu:l~_am,o~ ''yo"],~_d_ecir, cói:ng sur¡¡e-uña pafábrá. mdividÚal 1'
padres, etc.) y" una: <,_s:tifiliii.ación_pm¡¡g,~J (propioceptiva, interoceptiva, q~ tiene un s1gn1~c_1:do in_d_ep~ndiente, como eíielcáio-éfe-pe,;;;·;;,a~- 11¡
1

~~..a.l0o largQ_d_~l,,~prendIZaJe ~ uso_d_e,_e~~ concepto va teniendo !ug~r


etc.). Para los padres puede parecer obvio que el estímulo relevante es la
ó
manzana, pero esa relevancia solo ocurre debido al entrenamiento o expe-
_:r, 22,__Jll!Ol pro~e,51vo\~des~"-.1!11ª estimulac10n _ex_~!l!§~"'.!lgl_e_ll!e__Bgblica a ,I!
otra PQ"'.ada-pubhca y, finalmente, a una ex~lus1vam"11~ privada. Esta . , ¡!j'i
I ~ e_c:;, ;7'~-e)l.1111_1·
. c::.9' <.__, • -" 1$ I
152
153 '
c..: e=!'-"
l:;2~
e)
7
,¡!!;
1/·:i.~i!'
1.¡I,,.
VO 11:i11
Psicoterapia Analítica Funcional
El yo, una construcción social

última ·es la que generalmente utilizamos los adultos cuando,~:amos


deseos, necesidades, sentimientos, etc. Como jiiieile verse.:éri la,-figcya 9.1, Estim.uladónpúhliC!l

¿;<-;( la denoriíináción de "manzana" está-bajo.contrOl¡réibliéb de..e-sa fruta y de


(Y Ía p,opi~ ¡iaJabra !iab~a~~--:-_'Í_:'-_:_~á t"._f_or~aaa ]JÓr J0Íp-ácffes cuáiino _?CU-

1'·t
rran ambos 1:!pos de estunufac10n. "Eñ o_l!"o1_momento ~ e a : e que "manzana"
el niño diga "9.~~P.m~ana" o "tengo hambt~', p~r~_~n-~§.!~_B§Q,_ll_ara Est:imu/ar:i6n.pú.blica
reforzar esta verbalización, los padres deberán valerse de alguna estimula-
rr .-, _,,,.,;f¡1r
cionpú5licá .céiñcu:rren!e, P.o,: ejéiñ¡i1o;·;¡_ue el niño se eche maño_ a Taba- Estimufación. privr:uiay pública \r \i..--f;_r.-·
rr.iga~ que seahorá d~ comer o qÜeJÍeie.wJ.ÍQ!Í<Úiimp-9_[ffi to_lJL¡µ- n~En NlÑO.
que aprende Mano en la barriga
..r-1....2~
PADRES
eite-casc{íiara el niño bta conducta está bajo control tanto deestimula- Tiempo desde la última
ción públiéa como privada, pero para los padres solo de· la pública, y es ienguaje COm.ida
Audiencia
que refuerza
algo mis&fíéif Eñ"ü:ltimo térmill.o:~eLiiiíioj,iíed1e~~xpiesai''~w~ gustan ías verbalizaciones
man.za.nas;;; su c:onducta estarla bajo control de eventos internos, p e ~ r1.tengo hambre"
este caso los padres no tieiíeñruiigil.:;,referente-·extemó" y puede que re- . Esti.mulur:tón pública

\ \ºfuercen-esa""é:o.iiifU:cta aleatoriamente, a_síuniendo que, efectivamente, el


!Í ''niño quiere comerlas, e incluso podria ocurrir que n,-régañas·éu: (' a tr no te Estimulaci6n prtvaaa

_,?ei¡gustan las manzanas, son.las naranjas lo que te gusta").°A pártrrde ahí, el ???
(/;;, f' conflicto está servido: entre estimulación privada y pública, entJ:e efcon-
1
:A: &-1dh"ol.P.!9.P.!º y_el ele.los demás.
u
me gustan las
-<:v ,\/\ v'? . ,., . manzanas"
'''.)º\,,'
,...-,../¡ rlº~"" Estim.ulac:ión pública

,J, 'iJ • 9.1.3. Aprendizaje de conceptos


()) Figura 9.1. Esquema de adquisición de conceptos verbales y de control de
La adquisición del informe verbal "yo" es muy parecida al modo en que la audiencia.
se aprende ~rralg_uier otro conceptO-:--Enelapiendízajé de cónceptos como .
"pequeiio", una caracterisi:ica. deTosestimulas emerge como el estimulo
relevante de manera indirecta a través de responder a tal caracteristica.
másEn general, ~I yo como ~:','.' _1:llida_d inªe.l'.endiente surge de unidades
Este entrenamiento se puede hacer de dos maneras. Por un lado, a través
de unidades funcionales más grandes. Se entrena como unidad funcional
~¡;~~ J'.l:ev1amente aprendidas_q1:e contenían el término yo: Este-·
aprendizaJe se realiza en una etapa de desarrollo-del ·-·· · ···d. · ··- ·
"coche-pequeño", después "manzana-pequeña"; después de varias expe- ¡ · nmo que se a entre
os seis meses y los dos años, llamada "periodo de habla con al b
simp_les". ~erq'l.Z.olilenli§t,ür_)sái}l991) creen que es más adecJad~ ~:~
riencias con diferentes objetos, alimentos, etc., surgirá la unidad funcional
"pequeño". O también, a través de un entrenamiento específico en discri- nommarla '"'eríodo la unidad fun cwna
· 1 Sl111.Qk.:,
minación con múltiples estímulos (por ejemplo, en el entrenamiento de d --.--Y. ______de··-·----·--. · -····;, ya que 'el- --
niño - -~-
ªJ:lI!n-
".}'~2_dades m_ayores_ o menores que una palabra, y que son en--;-í mismá;
pequeño, un oso frente a otro, de un vaso frente a otro, de un niño con
otro, etc.). Ni "que decir tiene que estos entrenamientos en la vida real se ~<!"-des ~cio_iiaíes_·_~i_iiíji_~r .ATfüiaT de este períoc!o las unidades s;n
cada ~ez mas comple1as y tienen forma de frases de dos o tres alabras
realizan de manera mucho más inconsistente y aleatoria. La palabra pe- (por ejemplo, "quiero-coche", "nene-agua" "pan-mío" etc) E t p ·d ·
queño se adquiere mediante combinaciones de aprendizajes por separado, des b ·, ' , . . s as un1 a-
y su emergencia se produce a partir de unidades mayores, y de procesos -E:.8X_c:>;es !.":ll.2en se_ap~en~:n 9.º.111_º. un todo. Es en este_ momento ds0J
des~ollo c_ulilla_o_sur¡;e, el 'yo'\ Proponerj_!1:_e~- e~pa~. dél desarroílo d-e-fa
de discriminación entre ellas. con ucta verbal que danan lugar a la emergencia de] jro ...

154
155
Psicoterapia Analítica Funcional El yo, una construcción social

9.1.4. Etapas del desarrollo del yo Para el caso de otras actividades se reali.za de la misma manera y de forma
simultánea, así se van generarido unidades funcionales tales cómo "yo-
La'.e,tapa ;!:]ería la del aprendizaj" de ~andes unidades funcio~s. En tengo", "yo-quiero", "yo-siento", etc., que ·se pueden combinar con distin-
las primeras experiencias verbales aparecen umdades pequeñas tales co- tos objetos particulares'. ·
mo "mam.á", ~'gua-gua", "nene", "agua", "coche"; los padres suelen en- . Se ha descrito un ambiente familiar no patológico que consigue poner
señar al niño frases más grandes que se aprenden como un todo, por b~J~.- co~í:"?}.Jlliv_a_cl~-e~peli~~~ias~).~:2L,:~}on pafües que moldean,
eje:riiPTO'.''yo~veo-péITo", .'~l9.:~~11:g6-coclie'',-"t~yo.:-qúlerO~recJie';, etc. En rá ayudan y refuerzan que el !liño c!jg~o-veg::_, ''y_9_~sieíi'Fó";-e1c:-cuañdo
vidii"'c'ótidiaria est.is ·frases podrían ser: "Veo-guagua" o "nene-leche". Se realmente e! niño ve, sie~_ek_Hay__que re_".?21:ºc!ij_ue esto es ideal y es
usa "yo" como una forma genérica de autorreferencia. Estas unidade_s Ill_UY comph_c~-~º- ~e re_":!_~~p_or_!a ~fic:1lta~_que tienen 1os paare3 -a:e-ac:-·
grandes se aprenden como un todo, como_ se ha dicho. El proceso de en- cederalaactmdad pnvada del niño. Se _p_arte de 12adres 9!,!e- están atentos
seiÍanza lo realíza.n -to,ias las personas ~üé se-i'"éI.ícionaii éon el niño, no a,_l_~~-~eñales públicas d5' la situación y que tienen ~sa
habÜid~d-ili~;;.;;;;¡_
S<J.~'2 Íos padr~. · · ·· - , · •. · ~--- nai:Jva. Pero, por ejemplo, en casos-donde !á éstirriulaciónp~blica-es"i:)oCO
En esta etapa. las unidades funcionales, no solo descnben.-~L~.!9 (un cl'!;a o lo~,padr_es no la .han visto.,_ como_p_or ejs,n:¡IiJ!Ls!!...e_l_c_~Q_de que el
perro), sino tambiéiluna activid~d privada del niño (laexperiepcia de' nmo diga he v1st~1:':"c!_lltó~', que desaparece tras decrrlo, el entrenamien-
"ver'' un perról-Al nombrar. nn éstlmu.!o !Íay" Masene de estímu!ºª··prtva- .. to ¡itie~~rrerente. Si Ios_padres r,fue,-zaii t(is informes
.def nifío cuan.'."
dos y p~'SllC~ se pap:e de que lo~ padr~s nQ_plieden. observarJ.a ª,':_:tiyia_a.Cl - do ellos U()_puede~ ~er el_ estimulo de '°-ºn!!:<el, proporcionan un amhie[!te
--devéfun perro, ya que es algo pnvado y solo lo_puede hacer el nmo. Son normal o no pato!()~-~oen_ el que íin,almente;Jqs e,gtimulos privados con-
aTgimos de Osos estímu!os.púbhcosTós~q~~J!Ueden ay,.idar·a· observ~_e_§ trolarán esi:aconduéta.
actividaéf áé inanera indírecta:. (a)..el:pmp.i.o_obj~to de la observa9.i_óg__(_en Otra sitúaCi~ñ-C~mún en los niñqs es i.maginar.Jos padres que refuer-
este caso, el perro); (b) la orjenJ:ac.ióI)_<i~l.I!Jñ9 hacia ~l estímulo_ (losoj~ z~~~stas expen~~c1~~~:1-~~~. -q1:1-e _?.º tie~~!l -ª~~~so a esa estiuiulación
abiertos, girar la cabeza, la mirada hacia el perro); y (c) la perspectiva del pubh_ca, __est_lill r._efo_rzando el control_por parte. de_]os estímulos privados.
mfio,-·o)a Íefacion ~Jͪ.CiªJ ~ñj:¡_-é e] nfüo..y: fos: Óbj.e,fos~ext=os..q1IB..Je.J:O- Por el contrario, en ambas situaciones; los padres qile critiéán o ridicul(.
dean. Pero además de estos estímulos públicos, también hay estimulación zan, estos casos red~cirán el control de los éstímuToFQrfj,~~2fy woFabJl{~'
pñvadá: (d) en el caso de la orientáción hay un reflejo de orientacfó11;_Y zaran respuestas__evidentes con un fuertesol).trol púb]ic_q_,,No es un caso de
claro, (e) la propia actividad de ver ~~hel fisiológico del sistema visnaJ; vergü':nza o timidez. N?~ refe~_2~__"!.PEºcesc,_po:r:__e.l_q,i."___;,lol:,jeto se ve
y (f) los componentes privados de la toma de perspectiv":,_.,~g_eg_erah_ por pnmera vez solo baJO control privado del niñp, en ausencia de.sefia]es-
COmOf~siiñlüloSViSUales; aüdÍtiVOS 0 olfatorios,. gj¡statiVOS,_ agtQ!l<ÍIDi:.__ para·rosyailieL-o ~effcilíameiite sé hnagi)la. Es &c;;:,:~I~ir]a:
re!Ítción
cos y cinestésicos ·_ entre fo experiencia interna y el ver. Esto traería como consecuencias difi-
- En la fet;;pa Ii°}mergen unidades más peq~eñ~ :tr~s_Ill~tiples e_!<pe_:: culfüaes-pafa imaginar, crear º emitir informe; ·¡;;_5;·;midicfoíies exc!Ú-
riencias con ífüiiliiaes mayores de la fase antenor: 'yo-veo-un-perro, yo- sivamente privadas. · · : · · · · · · · ·--
···-- .. L .. ,. ~=-"· ¡ .
v~o-i.ma~manzana, yo-veo-agua''. De este entrenamiento ..einerge la unidad En I~/lapa II[ ps donde emerge la unidad si.mple ''yo", como el ele-
fuñcíonal''yo-::veo"-como-uri._~eleme_11t\) -~om_1:Í!l___~e __t5'~~ las fórmulas mento común de todas J~~--~~tua~~nes "yo xi, (veo, quiero, tengo, co¡o,
'yo:veo:x»:Esta un1dad°ya se puedecombinar con cualqmer otro tacto como, etc.). El yo como umdad funcional está bajo control estunu!ar de :ra-
que te~_ga ~(~Iliii? ~~~::~~~~p~~9~i~·.~ejíei~~~gR~i~s,·~-*fu;~:~íC?ñ~~ P~;, loca!i.z_ación fíii~~:de es~tj.¡:ío-ae experiencias:
de ·1a perspectiva O locu~,
profüb]é.. qúe fa estilnulación m;ivada asocrnda. cOILJlLactiyrdac! ele 'ver es__d_ec!I:, ,eJiu~'.'r..~esde ~] _que se ve, siente, coge o quiere, eri el sentido·
vaya-adquiiieñdo control sobre _el_~Y~::_v_e9~~1Il:~S qu_e_ e}_control P ~ antes_'0'IJ11;esto. T~~~p~riencia, fa1ocalizácioñ délññío. en'él ·mi.indo en
pai:emó. ·sr sonlós estímulos prÍvados de ver los que controlan la respues- rel~ción con los demás, tiene una estimulación pública y privada. Es esta'
ta '"yo-=-veo-un-perro", es muy d1stmto al tacto ''unperro". En el caso de ¡:,~~:¡,_ectiva comoestimulo-pú.blico la que se usa para-eriseíi.ar ádécu;da-,
"yo~ved; Sena-íiíi tactó· coJitrOfaifci. po~ la iictivíifá:áAe-vff§~TJiablante. mente al niii:o a §ecir"tií quieres lecl1e" frénté á ';10 c¡ÜíerÓ ieche'~- ~ ''y~

156 157
\ El yo, una cons-trucción social
Psicoterapia Analítica Funcional
9.2. La toma d.e perspectiva d.esdle la teoría del marco relacional
, ,, "tú ves un ratón". El yo frente al tú. Un tipo _de
veo un raton frente a - .--h-- bl , ás tarde La perspectrva
. 1
marco relaciona eicuco de los que se a ara
d , " da m1 fr . "yo X" ya -que Se ha· descrito cómo se moldea la experiencia del yo a través de la teoría
es e1 esttm , ulo que perm· an_ e_ c_e_---····-----
constante ···· - __ s_ -~ ---ª~"-~----'---
,m t!)_ • ¡ t xtns v a de Kohlenberg y Tsai (1991 ). Hay que completarla desde la teoría del
- --ti~.-d____d_s..v-·a·n-"an--de uÍ:{a ocasió_n a otra. Ademas, o_s__S9!! ..L ~ 1 marco relacional (Dyrnond y Roche, 2013; Rayes, 1994; Rayes, Barnes-
1as ac vi a e _ . __., - -. --- "------ ----- -- uede ha-
]-0 cal'ízaci.'on de-los. padres van cambiando en c~da situ~9.10n, Y .E.,_ d_. ti.- Holmes y Roche, 2001). Esta teoría, que explica la cognición y el lengua-
"_' .... .:r:-.c:::::";·-----·· -· tr J '~aqm"., -·fi-
ente al_" aJI'" i , de nuevo
__ ··- -otro
- -marco
---- e1c
-
·1 O uuerenc1as en e e -- - · · · · · . · · ·d je, parte de que las relaciones de estímulo derivadas de otras relaciones
1,-i) ¡
er , - ectiva es la localización física de estas actJ.vi a-
verbales son conductas aprendidas. Un marco relacional es una clase de
r, ,1/'_- co. Esta claro que la persp _ -_- y- 1arespuesa
,_,,,1 . -, .. · - ( - . ----· · - t -,,y··0-,, estaí:'oaJ··o·-control
J·/,i' i des privadas ver, q:1-erer, . etc)
.. ' . . . .. . .·- ··:..,·.eo--=---~----·-- respnesta relacional aplicada de forma arbitraria y controlada contextual-
. . esnrñitlar"de esa posición o persr.ecti".~ mente, que tiene una serie de características concretas (vinculación mutua,
vinculación combinatoria y transformación de funciones). Existen varias
familias de marcos--relacionales; más específicamente en relación con_ el
yo, aprendemos a responder de acuerdo con unos marcos relacionales que
se denominan deícticos y que están implicados en la toma de perspectiva.
/·,:;). ~,;::~pa I
: <.'_(¡:';,:,:.._,:::: Se proponen tres marcos relacionales deícticos: yo-tú (marcos_ inter-,
1'0 ·CJu1erio un kclado
'.\'a jj!.tj¿;ró lll'.i :tl.ll!:W .
~/¿;';riµle:i"G..e m:=im.:i
.' ).'q-,q~1e_ro
,.....,.,,.,.,

'. ·:·,i¡::: ·. '


X--
} personales), aquí-allf (marcos espaciales) y ahora-antes (marcos tempo-
rales) (Kohlenberg, Tsai, Kanter y Parker, 2009; McHugh, Stewart y
Hooper, 2012; Stewart, 2013; Stewart, Villatte y McHugh, 2012). Cuando
hablamos con otra persona lo hacemos desde la perspectiva del yo
localizado "aquí y ahora" sobre eventos que han ocurrido "allí y entonces".

Ir
\ ...(i~~t,é''.frio
:.y,/fe.,·{t~_ ~[~g,r!a -
Los marcos deícticos establecen una distancia o división entre el hablante
/Yú:~i{s:j~nto mll . y lo hablado. Este entrenamiento tiene lugar a la vez, que el expuesto,
· yÓ:!sie..l)to X -
cuando se le pregunta al niño sobre su identidad (marcos interpersonales),
·,:i'r.·- por ejemplo: "¿Quién ha hecho tal cosa?"; o sobre su localización (marcos
-~~¡/t~ b.miL"t"e
· ·Yo·:~ó:s;·~ señ~
'io·te'Jl!!:.,;,·ma1.).e.c,,
.Yh_f¿iii~x- }'

-
espaciales), por ejemplo: "¿Dónde está Luis?"; o sobre cuestiones que
tienen que ver con marcos temporales: "¿Cuándo vimos a Rafa?". Esta
alternancia en el entrenamiento de los marcos yo-tú, aquf-allí, ahora-antes
permite entrenar el fenómeno de la perspectiva.
..-yQ:.v~ ~~pt Esta teoria del desarrollo del yo como resultado de la adquisición del
Yci 'fi6;:i'6:-tle lenguaje permite explicar algunas de sus cualidades marcadas cultural-
. fil, \.::¿¿·.PS2
1t01,-'iwX~- mente. El yo se describe como trascendente en el tiempo, inherente a la
·· ·""'' :,,.· persona, algo constante, como consciencia. Esto puede llevar a confusio-
:{i::::;:i':\i~·.:.:.-:
nes a las personas y a que distintas experiencias se interpreten como pato-
..Yo,_-a_~~-:X
'Yó.':io'!'.:oX lógicas. Además, los estímulos discriminativos que controlan el yo son los
i·o'.'h~s,:; ~ · · siguientes: sensaciones, necesidades, estirnulaciones fisiológicas, perso-
!~{ci·Pi~X
· ,yO:i.,~~rbfr:t_ nas, objetos y conductas relacionadas con ser conscientes. Esto nos lleva
directamente a comprender la frase con la que comenzamos este capítulo,
- .·"' •. -9 2 Es uema de la formación del concepto de yo según el análisis
yopienso (hablo), luego existo (soy).
Figura · · q T - ( 1991 ) (reproducido con permiso de los autores).
de K.ohlenberg y sa1

159
15E
Psicoterapia Analítica Funcional El yo, una Construcción social

9.3. Diferencias idlfomáticas Para estos autores no es una intervención específica sino una conducta en
el proceso terapéutico que tiene una finalidad. En ACT se le denomina el
Existen diferencias idiomáticas en esta experiencia con el yo. En inglés se yo c~mo proceso, clave en la flexibilidad psicológica y el objetivo de ]a
usa el pronombre I como sujeto para cualquier primera persona en cualquier terapia. Hay diferentes definiciones de mindfulness, casi todas basadas en
tiempo verbal, y el verbo permanece con el mismo aspecto formal. Pero la top?grafia. Para evitar confusiones se propone el término mindfulness
esto no es así en español, ya que con frecuencia se usan otras partículas tercpeutzco, excluyendo defimc10nes como práctica espiritual, autodesa-
personales diferentes a este pronombre. No quiere decir que esta experien- rrollo, etc.
cia de formación del yo no exista, lo que mantenemos es que se establece . Se define funcionalmente como un tipo de autoconciencia que ayuda al
de otra manera. Se usan partículas personales como "mío", ~'mí", "me", "el cliente a permanecer en presencia de estímulos discriminativos aversivos
nombre propio"; y otras propias de los verbos en presente como como vs. ·(tales coro? _rensamientos negativos, sentimientos y otros eventos priva-
comes, o juego vs. jugamos, y también como en el pasado: "he comido, dos) que tipicamente evocan repertorios de evitación (Kohlenberg, Tsai,
comí", etc. El pronombre personal yo se usa fundamentalmente cuando nos Kanter Y Parker, ?009). E~te tipo de intervención ayuda a bloquear el
preguntan: ¿quién ... ?, donde de nuevo surge el marco deíctico yo/tú. Sin escape o la evitac10n, centrandose la terapia en los ·procesos de cambio de
embargo, en el aprendizaje inicial de esta experiencia en español, el pro- func10n~s de esos estímulos aversivos. De hecho, la observación del
nombre apenas se utiliza, y la diferencia entre personas ocurre por la termi- pens"';;iento como proces_o es una función de la emergencia del '.'yo
naclón verbal, por ejemplo: "quiero/quieres/quiere", "como/comes/come", piens_o co~o unidad func10nal (etapa II), en la que el cliente nombra ]a
"juego/juegas/juega". Una vez pasada esta fase, se va usando el pronombre actividad privada de pensar como una unidad independiente del contenido
yó en. el lenguaje formal escrito o hablado. De esa manera, al inicio, la for- del pensamiento. De forma equivalente ocurre con otros "yo X", como
mación de este concepto en español viene dada por las propias referencias a sentir, querer, etc. Con esto se reducen esas propiedades aversivas ·de-los
la acción, alguien que realiza la acción, y que se diferencia del sitio o lugar estímulos Y se da !a oportunidad de producir conductas diferentes. Para
desde el que se inicia esa acción; y no tanto por un nombre o pronombre muchos a~tores, las dos caracte~stícas del mindfulness son que se focaliza
diferenciado de los demás como sujeto verbal. Quizás en estas diferencias en el aquz y ahora (mar~os relac10nales)y que no es evaluativo o juicioso,
también radique el hecho de que los niños pequeños, o con retraso en su de form_a que promoc10na . la aceptación. En el próximo capítulo se
desarrollo, tengan problemas para poder diferenciar el uso correcto de los expondran eJemplos de este tipo de proceso de intervención.
pronombres yo vs. tú, yo vs. nosotro~ o también yo vs. vosotros.
Además, como mantiene Pérez Alvarez (2012), otra diferencia idiomáti-
ca con el inglés es la naturaleza dual del verbo to be (ser/~star). En español 9.5. Resumen
es muy útil diferenciar esa dualidad del verbo. Por ejemplo, no es lo mismo
ser depresivo que estar depresivo, "ser'' como una característica estable y En este capítulo se ha descrito la formulación conductual del yo desde
fija del yo, y "estar" como una característica transitoria y temporal. Esta esta terapia. Se ha mostrado cómo se puede explicar el desarrollo de un
distinción es muy valiosa en terapia, pues permite trabajar con el yo como concepto de yo formado a partir del lenguaje y de las interacciones verba-
contexto, como antes se ha descrito y como se verá en el siguiente capítulo. les con una audi~ncia, generalmente los padres que son quienes moldean
el pnmer lenguaje. Desde esta perspectiva, e! concepto de yo está cons-
trui~o soc1almente, no hace falta acudir a explicaciones mentalistas O de-
9.4. El mindfulness y el yo masiado profundas, el propio desarrollo del lenguaje puede explicar cómo
se forma un concepto sobre uno mismo.
Kohlenberg, Tsai, Kanter y Parker (2009) parten de que el mindfulness es :1ª
"'."demás, se ampliado la explicación de cómo se forma el yo a
un fenómeno que se da en todos los tipos de psicoterapia y es un tipo de traves de la teona del marco relacional, analizando la toma de perspecti-
autoconciencia que representa un papel importante en el desarrollo del yo. va Y los diferentes !J.pos de aprendizajes relacionales -de nuevo, verbales-

160 161
,,1
Psicoterapia Analítica Funcional

ue fundamentan las relaciones verbales entre el yo y lo~ otros. Se ~an


~alizado también las diferencias idiomáticas entre el_ mgles Y el espanol,
10
ue permiten suponer las diferencias en las perspectivas que el hablante
\opta en cada cultura sobre el concepto y experiencia del yo. E! lenguaje Problemas clínicos del yo
~ondiciona nuestra visión del mundo, y también de nosotros m1sm?s; en
función de cómo se hayan adquirido esos conceptos, en func1on del
contexto verbal que los haya moldeado, el conce1;to de yo puede cambiar
culturahnente. Finalmente se ha descrito el fenomeno_ del mz~dfaln":;
muy relacionado con esa experiencia privada del yo, visto aqu_i c_omo
proceso experiencia! personal y como un proceso de uso terapeutico para
centrarse en la experiencia del yo.

Hay personas que no saben qué quieren, qué sienten o qué piensan, a ve- ·
ces de forma éóntinuaáa, unas veces cuando estárféoi:ralguierrde c'onfüíiV
za, y otras veces con algúncciñocído. No saber quéqüíere-s",-qtfesieñíes·ó·-·
piensas es como si uno fuera ciegO-ofoudo-en riüestí-acul1:Ür:i;es--decrr;
supone tru:nbiéllmía -dlsc~iddad éoni:o cua!qiuerotr~ j,Uestó que limita·
las-posihllidades de ~teraCcióny° Cl;esarr2fü,-púsoiiaL !p_tro pToblema paiá
el individuo súrge cuando no hay congruencia entre lo que se Siente';' pien-
sa, etc. y el comportamientopósterior. En el capítuloañi:enorse ha-ex-
puesto el modelo deTaroññación,fefyo propuesto por Kohlenberg y Tsai
(1991). Siguiendo esta teoría, se va a exponer cómo se generan los pro-
blemas del yo, o más específicamente, los trastornos de personalidad y su
intervención.
La5Jav~ rad!'.'.'.':.~1:.!':.'.':1:~fer.i!· e_Lsontrol de las resp_ue,;ta,s ''y_o X"-~" ]Q
público a lo privado. Según esta teoría,_hayun continuo en _la severidad _de ·
-- . - --- ----------- -.-, - -- .. ,_. - ---- -..... - ·r;;:,;;:;r..-;;.:
los probJen¡_aSOelyo basado en_ ese grado decontról privad5i. En~---¡
rña-·mas~ estarían aquellos problemas del yo que se.desarrollan a par-
tir de un control privado insuficiente de las respuestas ):o X" (de la etapa ·
II). Puesto.qÜe-eT'yo"emerge·Como una unidad funcional-;;"través de un
elevado número de unidades "yo X" controladas privadamente. I2."H~JJ.-_
diendo del número y del tipo de unidad funcional (yo quiero, siento, veo,
etcTasí··_,ér,lJá.ii.aveéiaéi.aétjirooTema.Yneiotroexfr,,-mo;·¡,1·ma:s··grave:·
est~:,iaelia2 o e_Ilil_;i._~i-J,-:S p~§re~I19han puésto bajócóntiólprivadolás_
necesarias unidades ''yo X". Tales problemas nci son excluyentes mi.ífua:
mente,así se puea:eaar qile personas con trastornos del yo graves tambi~n
pued~n préséntar otrosprobiemaiiievés. - - . . . -- .. - - --
- . - --------·-··· ..- ·-. --------'

163
T
Psicoterapia Analítica Funcional Problemas clínicos del yo

Como ya se dijo; la dificultad del entrenamiento hace frecuentes los . p~tolo.gías, al ser un tipo de conducta problemática transversal a varios
problemas leves del yo. Como mantiene Martín-Murcia (2006), el cambio diagnosticas.
en los valores en este momento cultural postmodemo en el que vivimos
(búsqueda de reconocimiento social, la consiguiente dependencia de los
demás, el temor al fracaso, el temor a ser heridos por los demás, la conse- 10.1.J. iEZyo inseguro /
cuente búsqueda de índependencia, etc.) da lugar a una alta prevalencia de
los trastornos de personalidad. Est~.l':2?~~.::1ª.Earact"ríz.'l a 11TI.a :e.e,i-s9!1.~.q!]..\'.g_,>~ab~_qt1é_ quiere, qué sien-
En general, cuantas menos respuestas "yo X''-tenga una P~!~e_na b.ajo
control privado, mayor sera la confüs1on O d1ficÜ]tad ar contestar p_regun-
~e- o quel:!:..n~:.En el peor de los casos, ocurriría en más de una á.e estás'
relaciones "yo X", agravando su problema. ·como se ha ido explicando,
tas ~ q1,1e. teng_~ que ver- cOil sus pref6fencíaS peiS.6iialé.S, -slls- deseos, .~~ cuan.do. el control de algunas de estas relaciones (ver, sentir, pensar, etc.)
valores, etc., y, en general," r·el8.Ci0riad·as con lo que teng~. q_1¿.~ .ver cqn él es publico, la experiencia e yo esta parcia en e contra a a por as per-
mismo. Es decir, el grado de problema del yo experimentado por un índi- sonas__que han llevado a cabo el entrenamiento, y, en la vida cotidianª-,
viduo puede variar en función del grado de control privado sobre sus rés-· tambien por l~s perso11as que son equivalentes funcionahnente a ellas. Se
puestas ''yo )C. Seguiremos en esta explicación la c]asififaéfüri cféKóh- exp~nmen_tara un (yo .."'.18e~o ;que variará según quien esté presente y
lenberg y Tsai (1991) y se parte de esta aproximación para hacer el segun el tipo de relac10n )'<:>_~'.~~.Sl.':!e ~e trate. En general, los demás
análisis de los problemas personalidad. p~eden convernrs_: en e~tímulos discrimínativos de inseguridad y provo-
car el no s«ber que se qUJere, que se siente o qué se :¡,knsa. ----···---- ·-· · ...,
. Acontiii.uacíon seaesáibe cómo-s,i"realrza..elpr;;;;;so.de aprendizaje
10.1. Trastorn.os leves del yo t de_ es;e problema en ca~a una de las unidades funcionales "yo X". La rela-
L.c10n 1éo__g_u1eroJ esta relac10nada con conocer nuestras necesidades O
Los autores han descrito tres tipos de problemas leves del yo: el yo ínse- f:'ÍOrzadore~ .. Supongañi0sg_lleu¡¡~piadre7padre.ensefia· tal relacióñ de u-;,_
guro, el yo inestable y el yo con dificultad para la creatividad y la espon- lll~cional, es. decir, solo refueizitfá-éíemandade! niñÓ cuando
taneidad. Como antes se ha expuesto, las personas con estos problemas qli!ere que el niño respó"ñéíá-deese"moilo: S"ei:iaii"¡iadi-es qüe i:ieneiéí.H\cui:"'"'
tienen un número significativo de respuestas "yo X" bajo control público, ta,des para sei:arar_ sus necesidades de las de süi hijos. Supongamos a una.·
y el sentido de su yo puede verse afectado por la presencia de otras persa- madre con su hijo pecjiieño· eñ: .tiri sUpeñneicado; pasan por el estante de ..j'
. nas y/o por sus opíniones, por sus estados de ánimo o por los deseos de las patatas fritas. A la madr~_ le apetecen unas patatas y, en vez de com- :e,<
estas. El problema no reside en la dificultad de exponer lo que necesitan o
sienten,. sino eg_ 1Q que la.¡;¡¡,rn_opa_ q))i©,~ ..9.. i;)~11te _cui!if<f!5~é_5!á~]¡!'j:<J=C.!JAtt.ol
de los deñi,k El hecho de que el yo esté controlado por la presencia de los
demás va a afectar a las relaciones íntimas. Estrus pneden lleiár a ser una
fuente de conflictos Ímportañfés,-transfüi:máridose en: estímulos avérsivos;
prarse una bolsa, ayuda al h1Jo para que diga: "quiero patatas fritas". En ·.
camb10, supo~~~mos q~e el mño dice: "patatas"; a la madre no le apete- 1
cen Y le dice: tú no qUJeres patatas ahora". Si esto lo repite con todas las
rel~ciones "yo quie:o X", es decir, si i_I:s!!ga al niño a pedir algo que ella
q:11.e.!:a y ,:nando q1:~':.":eJ'. _ca~ti_g~- al nmo eü-eI caso contrano, va ·aproé!ü-=-
I
y el c]ieñtepué"ddlegáia evitarlas en uncontexto de amistad, de.familia_!) c1: ..est_e efecto. As1 se crea una d1scnmmac1on conilic10naY-énla qUe_éT_
de parefa: Se-puede dar.que_ un,;::-~1iente_1;é_queie <k qµe pierde su.identida<L h;J_Cl~oyrerealgo -~a11do_ hay presentes dos estímulos: eí estimulo de'
éiiai:tdo comienza una relación, pero que se sienta bien consigo mi~:g;;a qu~~er algo privado E_ara el_ nino§;aaemás, el estímu]o.dé-i~actre que
ciíandcí"está sola: . . . . . .. . . . . .. .
qu1e~-eso, esta vez como estímulo público. Si no se dan ambas condicio~
·-·· En esfé..capífulo vamos a dedicar a estos problemas un espacio sufi-
ciente, porque pensamos que, por un lado, son muy frecuentes en las
nes, el niño no quiere P.":_ta~s-fritas. Esto es;¡;;; d-;;;~ps ct.-;1 ~~~~;pend;~
r~ de ls,§_d_e_s_e~!!e_la__D1adie en un momento dado. Cuando llegue áadul-
consultas de adultos; y, por otro, porque forman parte de otras muchas !.~X-~aya a comer _con la familia o con unos amigos, y el camarero ¡~-diga
s1 qu1ere,__pos!):~_p_qi:. e1.ern1,]o, se sentirá b!~qi¿ead9_ y .s.olo querf~ "_sf)ós

164 165
Psicoterapia Analítica Funcional Problemas clínicos del yo

demás también quieren: En el caso de un cliente en tratamiento, el tera- Y le dijo que co_giera el teléfono a los clientes porque estaba cansado de
peutide pregúnfu' "¿cuándo quieres que nos volvamos a ver?", se sentirá que no lo h1c1era; a continuación, el cliente describió una bronca
confuso y no sabrá qué responder, "no sé, no sé, dímelo tú". Estaría en monumental por parte de su jefe. Al ser preguntado por cómo se sentía en
función de las señales que dé el terapeuta para adivinar la respuesta. este m~ment_o, ~0;11entó que normal. Y al preguntarle sobre qué pensaba
Cuanto más abierta haga la pregunta el terapeuta, más inseguro se sentirá. de su Jefe, md1co q~e e_ra una buena persona, que eso lo hacía para
Este problema es muy frecuente en terapia. En general, el resultado de ayudarle. Juan no sabia como se sentía o evitaba describirlo Luego J
11' . . · ,uan
este entrenamiento seria una persona que tiene dificultades para los "yo ~-go a re1ac10nar esa situación con otra equivalente en su historia: de

ll. qmero X." en ausencia d.e. e.stímulos .p.u.OliCoS evidentes, º.- sea, una perso. na
que se pregw:itácoilnnüamente_q_u_e quiere, qúé debe!Í~_'l~ºE.':~?~~U~_':S_@_
que losdemasespeiiñ que quiera. . . .
···1r,r·e1··entrena:m1ento..CÍe la relación "yo siento X", el proceso sería
nmo, su padre, tras castig_arle físicamente, siempre le decía que todo eso
era p~r su bren. De~".::~~-':1.d.°"..1~--tjp-o __de entrenamiento, el niño solo
sentira _cu~-ª9..Jg~ p_adre.§, le _indiq11en. éi.iii~ii:aiecuacl.É.1rac;;.l~- y--d~-íá"''
fo':1:ª--=~~Ic~<l_~: DiIII~o --~:'f_';:. a una. situación muy difléifcJ..e- resoive~""
equivalente al anterior. El desarrollo de ser conscientes _de ~uestros c_1:llill~º ~e.encuentran ~ol~s,_~n éontacto_.con sus séntimientos~ --- ---- -·-··-·e--,.-~
sentimientos y de cómo llegamos a darnos cuenta por primera vez aeellos La relacióíí. "yo pienso X;; t:iéñe que ver con dar miestrá; opiniones
ya se analizó en el capíi:ülo antenoi.-:E'.ñ este.caso hay .inií.s -clificiiltail;ya ace~ca ~e algo, y es un caso concreto del siguiente trastorno. El proceso lo
que "hay poco ·acceso a la estimulación privada y se puede dár_füganr- realizanan _padres _que refuerzan solo sus propias opiniones y que repri-
confiar demasiado en. lÓs estímulos públicos durante el desarrollo d~}.'.'yo _ men o castig~ opm10nes diferentes a las suyas o que se salen de sus pro-
\?siento X". Pero, por ejempfo;·iinaginemós a un padre al que no le gusta
0 pios ,~n;en_os (~,te callas, que eres muy pequeño", "tú de esto no sabes
>-..6:!- hablar de sus emociones y que no refuerza una variedad de resp_uesta~ ~ue nada , 'mira qUien :'-'e a hablar", '.'mejor te callas, que pareces tonto").
ÍJ\ están controladas por estímulos privados, y/o que castJ.ga srntematica- ~omo resultado _dan_a una persona que no tiene opiniones propias. Por ,
.).(\1 mente la aparición de estos comentarios. Conseguiría educar una persona
:;~ ~rtf que no sabría nombrar qué siente en cada momento. El caso es más
ejemplo, una chica Joven nos md1caba: ''yo no tengo ninguna opinión fv9,
sobre nada, no sé nunca qué decir", y durante las primeras sesiones no :sf.,,-
.;J\\f'problemático cnando el niño refiera lo que _siente (por ejemplo: '':engo
\":;--.. _,'f · miedo", "tengo pena" o "no sé qué me pasa"), pero los padres le md1quen
.-p· al niño lo que siente, no en función de las variables de control privadas del
paraba de decir: "no sé". Un comentario muy frecuente en la práctica clíc [ ;;5
ruca, aunque no en todos los casos se trate de un problema leve del yo. ¡
niño sino de las suyas propias; bien si les dan miedo determinadas !1' l
emociones, o bien si están en otra cosa (podría decirle, por ejemplo: "no 10.l.2JElyo inestable .
.1:::•.:...,__;,__,:,_~,,.;,:...,.,..;;:;zi,,
tienes pena, tienes hambre").
Las consecuencias son obvias y este fenómeno se observa con fre- Un yo ;nest~ble caracte:12a a una persona que· tiene dificultad para esta-
cuencia en la práctica clínica: personas _gue_no~ran de comer cúando blecer relac10nes de mtJ.m1dad con otras personas y tiende a evitar este
están deprimidas o ansiosas. Esto nq quiere decir que todos los problemas tipo de relac10nes, ya que s1:ponen una fuente de ni.estabilidad y de sufri-
éi.e""fa coñducta"aiiÍÚentaria tengan su origen en un problema leve del yo, mrent~. Como ya se ha dicho, cuantas menos respuestas "yo X" bajo con-
sino que un mal entrenamiento hace que la persona confunya lo C!1:'_e 5Íe!l- tr~nvado tenga, mayor será SJLfOnfi-l§ión y sufümienJo""áfresponelef a
te. Otro ejemplo fue erae1macT1eñte.qúe-ñi,-s-indicó· que cuando estaba preguntas gu,e tengan que ~eE.."911Jl)lS_PI.eferenc~as, deseos, valores u-obje-
··errfurma con gripe dudaba si lo que sentía era ansiedad o que estaba enfer- tivos. Ademas, Cll":.n<!g_ est, '111te~sgnas con las que sea dificil de fo.ter- ··
ma. Otra cliente, Luisa, que presentaba un trastorno de personalidad evi- pretar ese control..eúblico,
···- - . ---~---.-.-. - - - - - se-sentirá
---- aturdido e
___ . .. _m· e-s.ta-bl·e--s--··-----····-·-·
__ .. _ . : on personas
tativo y un yo inseguro, en un momento de la terapia dijo: "No sé qué con un_a)ens1_~1hdad_ex~~-1!1":. a:g_te_ las_ opinigge_§,_g,e_el)_c:~s, !!~seos o-
~stá=
siento o qué quiero. No sé si tengo hambre o ansiedad". En otro ejemplo, d?s de,~::..111;º-~~ los demás,_Unindividuo así interpreta como ;,_;ol¡d-;;;.¡
Juan, un abogado de 50 años, tras preguntarle cómo Je iba en el trabajo, cualqUier entre~,. Xª..s~~- real_o_percibida P.OI H. ~_egfm_Kohlenberg y Tsa1· ··
relata que su jefe irrumpió en su despacho mientras estaba con un cliente (1991), porque entiende como equivocados cualquiera de los "yo X" criti-

166 167
Psicoterapia.,Analítica Funcional
Problemas clínicos del yo

cados por los demás, y siente que debería asumir los "yo X" de quien hace
la crítica. En estas condiciones, la vida es impredecible, caótica y sujeta a
dese~s, e intery'.:~-c~~o ~eva~tadorn cualquier crítica. fü
yo inestable
es .mas· grave,
--· ·· ya
· ·· que -tiene· diñcuTtiid'éñ
. . las r·elácio·nes d·e· m··-·tirn···,-a··ad. ·y· 1as
los caprichos de los demás; por tanto, aversiva. Hay que notar que hay un eJ1ta,_¡~11es _le sup?nen una,Juente de ine.stabi!idad. Por esta razón veñ la ·
mínimo control privado de esas relaciones "yo X" y que estaría bajo con- vida como rmprevis1b!e y confusa. · ·•·
trol público de la crítica, en este caso. Sus reacciones a las críticas son de
----------··· ···--·· - ·-·. --···- . --

enfado, desesperación, tristeza, etc., en un primer momento, y más tarde


las asume sin más.
Este tipo de problemas del yo está relacionado con relaciones ''yo
pienso X" más que con necesidadeS ·o sentini1eritoS, ··aunque estas op1n10-
Si el niño crece e~ un ambiente donde el uso de estímulos aversivos es
iíesñeberían estar.basadas eri esá.s ·riecesii:ládes.pr6¡51as, Como ya se ha ~e:~t':_e_rtr;lac1Q.~ils "yo X ... '';estaclafoque no vaaser espon- -
"mendonadó, ambos trastornos . dei yo no son excluyentes; se puede tarte~:.Jlnt..,nd1endo espontáneo como algo CJ,lle surgeautmñáti.c~iiiente siñ
experimentar un yo inse!@E.Q_<,__ inestable a la vez en una misma persona. nmgun control verbal antecedente. Hay ambientes familiares que ca_,rngá.ñ..
':¡"? 'µ génesis dé este problema je deriva de padres que actúan de manera
1

º. -~e~erzan de_ forma muy arb1trari_aJa originalidad. Supongamos una


'JJ !hcons1stente · aíite cuálquier "yo pienso X", castigándolos de forma 1 s1tua_c10~, e~ la que, por las razones que fuera, cüañaoel Úilio áígá:'''ieñgo-·
intermitente unas veces e ignorándolos otras. Un padre que ante el comen- un~ idea : 'he v1~;º una vaca vo[an~o", o incluso cuando dibuje algo ex-
tario nuevo de su hija "me gusta la lluvia" reaccionaría devaluándola: "no tr"-;1~ Y diga que es una nave espacial", se le castigue. En el caso de las
1
digas más tonterías", "esta niña es tonta", etc. Además, pueden reforzar opuuone_s espontáneas o~urre igual, la limitación vendría dada por padres
1
opiniones relacionadas con las opiniones de ellos mismos, por ejemplo: que castigan de forma sistemática las opiniones de los niños: "No inte-
"no me gusta el pescado" cuando al padre tampoco ie gust..a. Las criticas
de los padres pueden estar relacionadas con su propio estado de humor,
padres inestables emocionalmente cuyo humor llega a ser un· estimulo
discr:iplinativo para las relaciones "yo pienso X ... ". Al ser :inesperada la
~: !:t:;~::::~~
~pas a!º~ mayores", "tú te callas, que eres un niño", etc. Se le limita-
~~:J~:~t~~:if:!sde sus a~tos. Cuando el "O~trClLJ:l?blt. ,
. .. ---·.,..-· ··-· ........ , - - .-.... ,_ ¡:,9_11j,¡¡¡~1d!id,J))Le_l.ca..s.o_conn:au.o~_si
la_.Eiadre comge o refüe,~_:'>:Jlr_eJiones de ~.sJi,__1;ipo_("no )1;,s visto una
crítica, la vida se hace caótica.
Un ejemplo· de este problema sería el caso de una chica joven que
afirma: "lo que a mí me pasa es que no tengo autoestima"; al preguntarle a
qué se refiere, contesta: "no sé, es lo que dicen mis amigas", asumiendo
hdad, ?.".Par'.'.'.'-~~~!- contr?l d_e. _lo_~ estí_mulos_exte111 Ó? ª~
".ªº."-. volan~o, t_" lo_~asimaginado"), molé!eária la creatividad y°ia-;;-ri·Írin--,,::-

va<!_os rmagma<!.9s. Ser creativo requiere que los padres vayan reforiáncio
)9,~ eit~~¡¿¡ij::

sistemáticamente todas las aproxirria"cf011~s _hacía la· priginalidad a través


sin más lo que dicen otros. Además, según relató, cuando se lo dijeron ella del molaeaím~nto, su .ILI!!itaciónv_',!l!lri-ª' gªd-ª,_goi:..Ia.extinción y/o catti@
se enfadó. Cuando el terapeuta le indica que no creía que fuera tan de esa "_re~tmdad. L~ lirnitaci<5n_ a_ ser es¡:,o1it_áneo tiene q11e .;~; ~~¡{ ~i
sencillo como una opinión sobre sí misma, sino que es muy sensible a lo 1
castigo de esa11attrr.3h_dady_1l~tanto con la falta de moldeamiento. Las
que le dicen los demás, repitió: ''yo creo que no tengo autoestima". En per~onas con un yo inestable, '.11-úy'senshiles. a las criticas, tendrán muy
este caso no estaba repitiendo lo que los demás decían y se interpretó lrm1tad_as estas ªº.:''?ne~ espontaneas y_ creativas, como es lógico suponer,
com una me.orla CCR2), al estar dando su propia opinión. . ; debido a un amfüente _mvahdante. Este tipo de problemática ,es indepen-
\Lsu!iferencia litr_e .ambos trastornos leves_ CO)l~jste ~n. ~¡_ ~ntre_~~ diente de las dos antenores, aunque una misma persona puede mostrarlas
miento de las relaciones ''yo X~',_L_a P,'!~OI!a con_UIJj,Yo inseguro )no s~ de forma combinada. .
qií[steñte; qué quiere, etc~j~gún ~i§!l esté. de_lante., y. si llegas.ª ser~ Los trastornos leves del yo (inseguro e inestable) podrían ser conside-
muy-grave. entonces .dÜda en todas las situaciones_. En el caso 4.<,!h9.,_ rados como factores transdiagnósticos que recorren de forma transversal
Tñestafüe!:li.ay algún grado de control privado de las relaciones en gene- muchos de los problemas psicológicos que están definidos topográfica-
ral, pero~eS~cí:ficamente tiene Pioblemas con ''yo pienso ... " y,_:funda- mente en los s1~:emas d~ clasificación (CIE, DSM). Por ejemplo, algunos
meirta]qente son personas muy sensibles a las opiniones, creencias y casos de depres10n podrían ser una consecuencia de un problema en donde
. IXO\L . .
. O "-~ D "0
\.( .. }: v- 'l W
\} ,,Jv V"." 168
169
f Il
·¡
1

1
Psicoterapia Analítica Funcional Problemas clínicos del yo
d
.,;f)se. evitan las relaciones íntimas y cuya causa es un_yo ínestable, como_ el tivo,. dependie1:te y. o~sesivo-compulsivo. Aunque el nuevo manual ha
~' expuesto por Ferro, López y V alero (2012). Determmados casos de fobrns rr:ante;11do el. d1agn_ost1co en función de estas categorías, ha añadido un
Y, sociales podrían ser considerados desde esta perspecnva: la persona evita diagnostico d1mens10nal, de graduación progresiva, dado el alto grado de
J las relaciones sociales, pero, en el fondo, el problema es un problema solapamiento en;r~ unas y otras caract~rísticas en todas ellas, puesto que
menos grave del yo. Si esto es así, la íntervención debe ir dirigida a i;nejo- muchos . casos• chrucos / pueden comc1dir con más de un diagnósn·c O. A SI,·
lf · \ rar al yo y no tanto a la activa{ión del cliente ni a sus ideas irracionales, 1as agrupa mas por e usters de símilitudes: por un lado el cluster A qu
1 // como se hizo en ese estudio de cas_o. Ni tampoco dirigirse al afrontamien: ' 1as condnetas mas • extrañas y excéntricas (incluye parano ·d ' e_
reune
· ·d · . . 1 e, es
f
'-'·
to de situaciones sociales como obJetlvo a corto plazo, ya que eso ocumra qmzo1 e, ~sqmzot;p_1co); por o~o el cluster B, que incluye comporta-
O de forma espontánea como una consecuencia de la mejoría en el control mientos mas drarnancos y emocionales (antisocial, histriónico narcisista
privado del yo. Y límite); ~ un último cluster C, que tendría relación con com~ortamien-
tos de ansiedad y miedo (personalidad evitativa, dependiente y obsesivo-
compuls1va) .
10.~. Trastornos graves del yo _j . D~~de el análisis funcional que se realiza en FAP y a partir de ]a ex-
' phcac10n sobre el desarrollo social del yo, no interesa tanto ]a forma O '
Cuando hay muchas relaciones "yo X" bajo control público, se producen topografia concreta de las conductas problemáticas que presenta el clien-
los problemas graves del yo. En ambientes ínvalidantes, c:iando los pa~es te, sino la función o variables de control de esas conductas. De esta ma-
• son ínestables ei;nocionalmente (problemas de personalidad esqmzo1de, nera, aunque varios de esos diagnósticos psiquiátricos puedan tener for-
límite, paranoica) e ínconsistentes.antelos estímulos públicos que señalan ro.as. diferentes, p_odrían compartir elementos comunes o transdiag-
¡0 que el niño siente o quiere, se ¡JIQ,ducen reacciones aversivas y/o un nostlcos como sena un problema en la formación del yo. En este caso
reforzamiento arbitrario.\Suporigamos jma situación de apre~dizaje en este además de esos "trastornos leves del yo" mencionados anteriormente'
ambiente, la respuesta "yo veo ... " sería refor.za_di>.__filllil-31 se <l'1'.._(fila h~brí~ º:"?s más gra_ves -causan mayor limitación a la persona en s~
onentac10n pulillca del niñ() hi:ci"un obj~to taml,ién_pú:t,lic?; (b)_ la orie~.=__ Vida mdiv1dual y social- en parte coincidentes con esas mismás catego-
tación de los padres; y, fund_amentalmente, (c) que_los Pª-dres.1,_q ~sten rías diagnósticas.
preocupados, distraídos_ o baj_o una_cri~i~ e_JJJ.o_cionaL __ . . .
Esfe"j:,róceso dé ap,:endizaj~_tendría como consecuencia que 1~.ac~r=-
dad privada relacionada con "ver" estaría controlando la relac10n _YQ.... 10.2.1. Trastorno narcisista de la personalidad
veo ... " solo en una pequeña parte condicionaL La respuesta estará contra-_ ,
lada por estímulos públicos, como ef estado de humor y/o la orientaci_óll. Según la hipót~sis de Kohlenberg y Tsai (1991 ), este tipo de trastorno
pública deJos padies. Erniño solo vería un páj~o vol~qº: por ekgrJ2:!g," parte de un yo mestable. Las personas que lo tienen se han desarrollado
cuando los padres estén_presentes y den unas senales condic1onales de que __ en un ap_b_i_ente familiar donde no recibieron afecto . amor ni atención a
ellos lo ven. En- general, en este ambiente, el sentido del yo, lo que s0e ve, s~2:_e__coesi_da_desliásic:":s_( cómida, abrigo, etc} Ailero'ás, tampoco se-val~-
se siente, se quiere, lo que gi,¡~~ o no,_está contr_qlado por.la pr~~enc1A d~-/ raron sus opíniónes o ·ideas de una manera congruente. En cambio, han
ellos ' de las señales emocionales que dan, o bien de la estabilidad .
que
. _......-, sido reforzado~ de _fo~a limitada_~__ s11¡,~J:1'icjal_p_9r_EJ.9strarse bellos, en- 1
téngaI:J:en "ése momento. c~~dores, exigentes,. poderos:is, !!'entirosos y!o. manipuladores. Esté
¡:1
El manual DS.Kr-"51:AP A, 2013) considera los trastornos de persona- control pú5hco ae su yo_v1ene _dado por U!l e:<:ceso de alabanzas_y elo.&os
lidad como formas de pensar y sentir sobre uno mismo Y sobre los de- d_e:_ fonna mcongruente. Es dec1r,el reforzamiento se ha a]Jlicado sobre ]a
,!1
más que tienen importantes efectos negativos en el funcionamiento indi- P~;s_o:1."::!ob_r_e el yo, de una forma superficial (aspecto fisico, sus encan-
vidual y social de la persona. Señala diez tipos diferentes: paranoide, t?..'l:.~:) ::~ ~_!íre _¡,l__~~mpoitamJeñto, por eje_iíípfo'.~"qirélísfo;quégf:icfo- 11
111
esquizoide, esquizotipico, antisocial, límite, histriónico, narcisista, evita- so _e:r':'1.. , no por lo que~_!!~~- Como resultado, estas personas !Ían perdido
111'

li¡li!,
,,
170 171
1:1
i'}
Psicoterapia Analítica Funcional

el control privado de su yo, y dependen excesivamente de reforzadores


l Problemas clínicos del yo

bajo control público. Son padres que castigan las preferencias (o en-
extemos-falés coi:no lá ádmffacíóñ, erefogío, los. cumplidos y/o los rega- sam!_entos, valores,_. etc:")""::qu~-:11.º-se~- éómo las suyas. Además, Pson-
los. Para-téiier un sentido de su yo y para hacer más tolérables las· rela- per.5_ci11~~.-9,_ue s~¡:,hfican_e!_ co11trof de ras einocíónes y pensamientos··
ciones sociales, saben cómo controlar y manipular a los demás· (por
pr~.l.'º111:'ndoI~ ~~~-1::1ª}'.'::.':~fá~il,]_ e~!9_;rae_como consecuencia pa:ra ·eJ·'
ejemplo, mediante el encanto, la mentira o el poder). Usan esos elogios, nmo_1:11()~-e~ctc,_~.E_":'."dqi1cos. Ridi~ülizan ("¡pór "ésa-tóiítei:tá ü,iras!") o"
cumplidos y demás verbalizaciones positivas hacia los demás, aunque anulan las expresiones de emociones negativas ("estoy nervioso" " · t
· d d" ~'t ,, , . ,, 0 sien o
.sean mentiras, como una manera de conseguir lo que quieran de ellos. ansie a , engo pena , 'tengo miedo ) y/o cambian el tipo de re] · ·
Quedan atrapados en esa forma de relacionarse en la que el yo narcisista ''y o X" ("no d"igas t ont enas
, ,~ " ._ acion
, esta runa es tonta", "lo que tú tiene
esti: en un plan.o superior a los demás: Si·no obtienen admiración, atenº ,, ''tú . . s es
pavo , o. no tienes pena, tienes hambre"). Son padres rígidos en sus·
cióii; etc.· de los demás, escapan de Já situación social. Suelen ser perso- valores, me~:ables emocionales: es~uizotipiC(?S, o, incluso, límites; con
nas que usan mucho el pronombre personal "yo". Un ejemplo de un lo _que los ~Jos, ante tanto castigo mcontrolable, terminan por aislarse y
cliente es Jaime, un arquitecto de 40 años, habla de sus amigos en el si- evitar continuamente interacciones con otras personas que puedan cn,i ·•· _
,
car1es 1o mas mmnno.
. .
guiente tüno: "YO tengo un amigo pintor que es muy bueno"; pero nunca ·
dice el nombre del pintor, subrayando el "yo". También puede citarse el
. En estos casos, .las relaciones familiares generan conflictos con uno
caso de Carlos, un empresario ·arruinado tras una larga historia de drogas mismoiues se per~1b~n estas relaciones como caóticas e impredecibles, y
y juego, que continuamente estaba hablando de "yo era ... yo tenía ... yo se pue en ver eqmva entes con otras relaciones de intimidad -p ·
maneia . ba ....
" · d, · .. areJa,
~sta ~ne1uso con el terapeuta , lo que puede dar lugar a evitación. Es
n.:,iq frecuente que estos clientes dejen fácümente el tratamiento, y esta
puede ser una de las razones. - --- ··· ·· . ·· ----
10.2.2 Trastorno límite de la personalidad - · Est~ evitación de relacwnes de intimidad ocurrirá si 1a persona siente
que esta controlada (su y_c,)_.P2[ los_o._el!lás..l2.e.:.al;iLs11s_s_mfunientos de
La característica de los clientes que tienen un trastorno grave del yo es la desconfianza hacia los otros. Pensemos que una característica de 1 ·
ausencia de estímulos discriminativos privados que controlen la expe- rerso~a]i_dades límites son los frecue~tes conflictos con ]as arDistades a;
riencia del yo. Es decir, la toma de perspectiva, como se vio en el capítu- as re acio1:eslm,y la ruptura de las mismas, gracias a la cual consiguen
lo anterior, no se da y el control de su yo. es público o externo J_ depen- ais1arse socia ente y evitar relac10nes estrechas y significativas.
diente de los demás (de sus padres en el caso del niño). Como el__c<Jr,!!:~- Otr~act"_rí.:>ti_G_'.1_9Ue se puede presentar en este tipo de personalidad
déTós·estii:nul.os qU:e-controlan él Yo (querer, sentir, pensar, etc.) es~ex- e~_un "Yº21!"'.':1~e':,._"n el_~s~®__d.9 d~_ªjs]iirse.q.e"Joo.oló.que le rodeii: sin
terrio, cuando hay una ausencia de los estímulos,. la persona tendría..~ ~~.':.~delo 3.1::e_~<:urre a su alrededor. !s_te ~islamie~to hac;que"se
experiencia de ausencia o pérdida del yo. Por esta razón, son muy cO_Ill.:1.::_ expenrll_~.11:te_ este yo como algo estafile, que no depende dé fos áefüás · --
nes ·entre este tipo de clientes frases como: "me siento vacío". El ~".nti- esto se mt,wrete-fümb-üfia buena· experíeiida: Algunos Íie los clien~J-
miento de vacío se refiere a la falta de estímulos ·de la experiencia del yo :elat~ que les ocurre la experiencia de eñcerrarse en sí mismos desde su
-como una mefiifora de la pérclida dei contenido ·de alg9_,_Ade_m_~~ cuan~o mfancrn. Pero, por otro lado, también puede ocurrir que estas personas
los estímu]Ós están presentes (la presencia de los padres, por ejemplo) la perciban como msoportable el estar solas. Es muy común en este tipo de
experiencia del yo se vive como una despersonalización, como si" é!tílvie~ personas que teng~kdo al abandono.) En este caso, aparte de haberse
se separado de la experiencia, como si uno fuese un observador if~ desarrollado en un ambiente invalidante, puede que se vieran en unas
mismo. ___ -., cond1c10nes de abando':º extremo y de negligencia por parte de sus padres
i\ ia ~nesis \ie este trastorno está en un ambiente familiar invalidante, (estar_ hambnentos, suc10~, asustados durante largos periodos de tiempo).
doiidelo; p;dres castigan un amplio rango de respuestas "yo X", como: Las .~i11laci~:1es_ ~e a1slamie:_1~0 p11eden serpercibida~_como terribles y las
''yo quiero", "yo siento", "yo creo", etc., y han puesto tales relaciones p e ~ bus_~~~an companrn para evitar ese vacío :y" las -e~{jieriéñcias

172 173
Psicoterapia Analftica Funcional Problemas clfnicos del yo

aversivas del abandono. Esta contradicción entre buscar la soledad y la Hemos de tener en cuenta que desde el propio sistema diagnóstico
dependencia de los demás es una característica del problema, que da lugar DSM Y CIE, los_trastornos de personalidad serian un conjunto efe compor-
a situaciones paradójicas. Familiares y amigos las describen como: tamientos en me~or escala o gravedad que los propios diagnósticos a que
"contigo pero sin ti", "ni contigo ni sin ti". se refieren (por eJemplo, personalidad esquizotipica es un grado menor de
En general, se puede decir que las personas con un sentido muy de- esqmzo:frerua, una personalidad obsesivo-compulsiva es un problema más
teriorado del yo aspiran a tener compañía y soledad al mismo tiempo. reducido que un TOC, o una _personalidad evitativa algo menos grave que
Además, este tipo de perfil se caracteriza por ataques de cólera o ira. un problema de ansiedad social). Este análisis propuesto de los problemas
Partiendo de unos padres que ven el control de las emociones como una del yo, como u:astornos leves o graves del yo, podria arrojar luz sobre la
tarea sencilla, solo prestarían atención a las demandas de ayuda o fo_rma ~ tratar e~e_t!p_:?_~e pfobleriiaticas-;Jfüeéle5eria dmg_¡rsealrcon~-
atención cuando son explosiones intensas y muy emocionales, mol- so]1~."."'.?n de un i'...º _personal congruente entre un control público yprivá::""
deando al niño tales expresiones. Con el tiempo, los estallidos emocio- do. En otraspalabras, crear una nueva historia verbal y de moldeaiiiieiitó ·-·
nales t=inan siendo una caracteristica o comport_amiento habitual de ¡¡~~t~1a feratna. e1¡- el que Ta persoiia apreñc!iese a poner bajo control
esa persona. Prl"l'~do _Sll)_'O,_Y desarr()nar una cierta cong¡:g"!_lflaj11~e__e_)~()__l_l:trol público -
Y,I_':rl"":~º-segun cada np_o de trastorno del yo, por ejemplo, entre lo-qÚe
dice que siente y lo que
- - . ··-··-···-····· - .
siente realmente.
--- ....
· ·· --
10.2.3. Otros trastornos de personalidad

Desde esta hipótesis conductual de los problemas del yo se podrian anali- 111.3. La evaluación del yo
zar otros problemas de personalidad, como los clasificados descríptiva-
mente por Millon y Everly (1985). Por ejemplo, el trastorno pasivo- Teniendo en cuenta estos conceptos sobre los trastornos del yo desde una
agresivo seria un caso grave de un yo inestable, en el que la persona se persp_~~:Vª funcionalfy contextual,_ los autores de FAP. han desarrollado
enfada de forma intensa por los comentarios, criticas y opiniones de los tambre m~entos, para medir ese conceJ)tO_y_e;r~l d~YQ,_~ecialm.eA-
· otros, y más tarde las asume sin más. Tanto el trastorno de personalidad te-~o_n r_e_l_'lc10n..!, ev_e_n_to_s ~rívad-?.:'.Y_Jlú~_li_cos2.~l _c_?1:'.~ept9_~e ~o mismo
por evitación como el dependiente son de los tipos definidos más funcio- frente_a los dell!_~ m t o s tlj:)Q§_de r<e];isi<;,n,,_[_más o menoíi1ñtirnas.
nalmente, y también serian ejemplos claros de yo inseguro y/o inestable. Así el cuestionaric(~!The Experience ofSelfSc,;ie; KÍinier;-_¡,;,¡.fer"y
La personalidad evitativa tiene como una de sus caracteristicas o meca- Kohlenberg, 2001) es _1:1!1_1_nstrumento que pretende analizar y medir el
nismos de defensa la fantasía, que podria ser explicada como en el caso gr,ado -~e_ control públi_co y_prívado sob:e_la expenencia del yo. Pregúñ"taa!
del yo- ausente, expuesto antes. Seria un caso extremo del trastorno de cliente soóre el grado de influencia por los clei:riás de-ümi serie de"senn-=-·
evitación experiencial propuesto por Rayes, Wilson et al. (199_6). El resto m1entos, necesiaades;-ópiJiiones: 'yac9iones:-:Esrecuestíonatio·se·h1rva:li=··
de trastornos están definidos de.una manera muy pobre desde un punto de ~ado también con población espal'íofa y"há. mostrado alta fiabilidad y va-
vista operacional. hdez, correlaci_~nándose significativamente con escalas que - miden
El trastorno antisocial de la personalidad, su génesis es parecida a !al despersonahzac10n y autoesnma, mostrando también diferencias entre la
de la personalidad narcisista: desprecian a los demás y tienen miedo a poblaci?n con problemas psicológicos y la población estándar. Esto P--"I;;,,.
depender de ellos (en esto está más cercano al límite). Las personalidades m1!e __t1tt11:2ar este cuesnonaII()_no solo para evaluar si hay o no estos pro-
esqnizoides, paranoides y esquizotipicas son ejemplos de procesos de blemas
. . ,__ del.. yo
__ como
____ .base _ _ p rofüi;---a-
____ . de_ _otros · ,. ---- --- ·smo
m _sps1co_lo_g¡cos, · tamb1en
· -...
aprendizaje de relaciones ''yo X ... " supersticiosas, fuera de la realidad, Pai:":_".'.":~!__"::l_a_ef!~ac.'..a_p~~~]lost de los resultados del tratamiéñto (Valer~,
casi mágicas. En general, en todos los trastornos existe un continuo de Ferro, Lopez Y Selva, 2012, 2014). En las díreréntés suoéscálas eñcon!ta-
gravedad que, como explicamos anteriormente, vendria dado por el entre- ~";! se puede evalnar_e_tgr,3:do_~Aque hay un mayor o menor cg tro1_¡:,g_bJi;:,
namiento de las relaciones "yo X" en la formación del yo. 12
~º--~el yo, por ~-l~<!_o_en _re]¡¡c10I1es de intimidad o muy_cercanas, por otro

174 175
Psicoterapia Analítica Funcional Problemas clínicos del yo

en relaciones sociales Con conocidos, un tercero referido al yo en general, cedim!ento terapéutico pretend~ ~ es.tiJi:i'!lar Lreforzar_1_8:S_)'Cl_ ~·_t,_ajg__coJJa
y un último factor referido al yo posrtlvo ó autoestfii:J.a. En suma, es un tr<:>Lprrvado, ya que esto perrmtira_l_it~mergenci~_:furnl\l'\l_con:g-~l pJjy_~dQ del ..
instrumento útil para indicar al clínico si existe un problema del yo y su J-'2..EI)_ un p~on_ient~. de~,tra!?ffiiento,_l~ terapia_ debe_!l"_r e~ct)!ra,da,
gravedad, qué tipo de relaciones son las que ~aí~Íll:@:~~n ~n_ su concepto E_OSte~fll:~nte \?e h!'f'.: 1!1~_.a~1erta__x COÍl una acfifücroefTerapeuta"~nos;
de yo (relaciones íntimas, ante_conocidos o engerteral),_y_t_ambt~rr._si hay drrectiv:I;Í esto pe~tná que vayan apareciendo CCR2: Asís,:"~coñsegriÍi'
probÍemas con la espontaneidad :ila creatividad. I'e:forzar estas r_e~ac10':':es y moldear\~- Si se hiciera al contrario, podría,;;-os
... ---·--·----- - -·--·-·---------~
provocar en el chente una fuerte evitación y que abandonase el tratamiento .
Un tratamiento más directivo al principio hace que al cliente no le
10.4. La intervención en los problemas d.el yo evoque ansiedad, pero tampoco va a evocar CCRJ y, por consig)gente no
hay oportunidad de reforzar CCR2. Para ir provocando estas CC~mo
Las personas con problemas de personalidad suelen ser cautelosas y des-
obl~:?:o, se propo~~-_9_2-~e~a!.._~~~!~0~?:f~'-)'9_~_/)/'.. q_~~-~~[j_eiiJi~"ii~
confiadas, se caracterizan por estar alerta y pendientes de la más mínima suponga que no sonco:1,fhctivas (describir objetos en la sesión, sensacio-
reacción del terapeuta, atentas ante lo que él diga, y, al tiempo, evitando
expresar sus opiniones, deseos, creencias, gustos, .etc. Como se ha anali-
o
n_e~.3i.1:1ple~ cifriío-c._a!°.i:._ ~ó):f ci__ai--áJU.d3:. Por _eje!IlPlQ,-ªl p,egurjª1'_ ~u~
SI<:_ni.:, ante !'llª ~~ula3~_p_ú]2lic:.~_evidente (frío, calor, la muerte de~
zado anteriormente, esa falta .de control privado de su yo vendría provo- f~li_ar, un-~~~ho problemático2,_~J~_P!_Opone una_ serie de emociones:
cada por un ambiente poco validante. El término "validante" hace referen- calor, fffo,_lllie§o,_tJisteza, ~te. para ¡Jermitir que los estímulos privad~s
cia a confirmar, dfilvalor a lo que dice, siente y hace una persona. P ~ vayan adqumendo control. También se pueden presentar modelos de res-1 .
obvio que si el cliente tiene este tipo de experiencias en su vida, la prime- puesta; por eJemplo, _con un cliente de este tipo, el terapeuta comentó: '('.;\
ra recomendación es crear un ambiente terapéutico donde se prime todo lo 'Hoy tengo mucho frío", y se esperó a que él contestara. Repitió con dis-
coñtrario, es decir, la vahdacrón contfuüa del clieñte. Se trataria.aefomen- tintas relaciones simples hasta que apareció una relación ''yo X"; tras va- ,
tar1asexpresíonesaeséntiñiíeIÍ1:os, y procurar dar consecuencias na]m1,:=· rios intentos el cliente dijo: "pues yo no, me he abrigado mucho". /
les para fortalecer el control privado. Es ~e9r,_reforzar tod~las relacio: ··
nes verbales qliO estéii -ci:iñtrOia.das- priváclamente,3in. olvjciar _otras CCR-
no rélacionadas con fos trastornos del y:Q,_™)te.an..o.p.artunidades teiap_é11- ] 0.4.2/Ájustar las tareas terapéuticas a) nzvetcle COnzrttl--pFiw,de-¡ .
tiéas: Díiraiite Ta .mtervención, pues, se pueden dar varias recomendacio-
nes-terapéuticas fundamentales para este tipo de casos (Kohlenberg y
Tsaí, 1991; Kohlenberg, Tsaí, Kanter y Parker, 2009):
-.
----
1 del repertorio del cliente
-~\
· --

Como se ha mencionado anteriormente, hay que tener cuidado con las


- ·

tareas ternpéuticas para que no sean demasiado dificiles para el cliente.


l. Reforzar el hablar en ausencia de claves externas específicas. Lo_s autores proponen usar una variante de la("asociación librel para tra- 1
2. Ajustar las tareas terapeutrcas .-al_ mvel de control privado del baJar en este tipo de casos, aclarando que el objetivo de su aplicación no
repertorio del cliente. - es descubrir significados o contenidos ocultos, sino que el propósito es Ía
3. Reforzartantas· expresiones ''yo X" como sea posil?IE'°' 1 propia conducta verbal de asociar libremente. Esta estrategia terapéutica
4. Usar técnicas qúe promoóonen el mirnljülness.-- puede vanar desde una asociación muy estructurada a .ta menos estructu-
. -- -··- ·------·-··----------·-··--·- .......... -··-·--··---.- .... -
rada. Al realizar esta tarea S~.J'!{Íge al cliente hablar coñ uñ mminro de

' 10.4.1. Refor;a~ ~lh;_blar en ausencia de ciaves eiterr1gs_-especificai)


·----·-------··------------- . "-----·-····---·-

La mayor parte de la conducta verbal del cliente sobre sí mismo, al comienzo


----. claves externas del terapeuta,· consiguiendo que el clie;te diga -''yo veo
siento, imagino", etc. bajO unas condiciones que favo!ecen el Control p1i~
va_do. Los clientes C<:l~ pro_l)!ema.s_gfavesael yo soni:o.capac0s deiealizar
..esta tarea, se ponen muy~sjosos_,¡lérdén su sentido deÍ yo:-y~qÚ~-n~
del tratamiento, está controlada por la presencia del terapeuta. Lo que el pro- hay claves públicas para sus respuestas. · ··· ---- - ·· · ··- ------
-. ··- .... ·--------·--~·-· .

176 177
Psicoterapia Analítica Funcional Problemas clínicos del yo

En una "asociación libre estructurada" le pedimos al cliente que 2. La tarea _debe ele~rse o modificarse en función del grado de
termine una frase o le darnos una serie de palabras obvias (conceptos control pnvado segun el repertorio del cliente.
contrarios, colores, etc.) y le pedimos que siga. Un ejemplo de ejercicio de 3. Se debe reforzar al cliente por hacer afirmaciones "yo X" de
asociación libre estructurada es "el cine de tu mente". En esta tarea se le forma muy natural. Si es necesario, se debe ayudar para que ¡
pide al cliente que cierre los ojos e imagine que está sentado en un cine. haga. 0

Se le dice que vea una pantalla en negro y que imagine que empieza la 4. El terapeuta no debe olvidar otras CCR no relacionadas con los
película. La primera escena es el terapeuta y él en este preciso momento. trastornos del yo, y que sean oportunidades terapéuticas.
La película retrocede: sale de la consulta, coge el bus, etc. Es en este
momento Cl\ando se le dice que la película va cada vez más rápido; ahora . En ___ r~sumen, _las. sesiones....de.....te1]1'i.Lidea!e§__¡le]2,rta.rL_1>er._..rnuy_
se le pide al cliente que vea esas imágenes borrosas, que pare de golpe la estructuradas al prmc1p¡o, y g¡:a,dµªlmente... pasarían a__S!'u,ad¡c__\Cez...más
película y describa qué ve. No hay que reforzar todas las respuestas "yo dese~cturad~-ª.1:1~-d~d~q_u_e ~~ P~Cl_!l1:_es:J._ (Kohlenberg y Tsai, J991 ).
X" que aparezcan, ya que, si así se hiciera, pondríamos esas relaciones
bajo control públíco y se pretende lo contrario. ·
Otro posible ejercicio es decirle al cliente que escriba· en un Y,,_0.4.
- 3. íi.e]Oizartantas
-:-·--.-- - -----·--·· -....
expresiones. . -'yo X'' como sea posible:
-- - .- ,-~ ~~--...~-~.,,.,.~
programa de texto en el ordenador todo lo que se le ase por la mente sin
ningun tipo de censura. Al principio se le permite que pueda borrar o· ~a propuesta _e_s reforzru:_ tantas. respuestas "yo X" como sea posible,
que quiera antes de revisarlo co11 _,r_0ra2"_Ut_a._Más tard~ _se le dice que m_col~s~..-cuanj_o la~ opm10nes, ~d~as, creencias, etc. del cliente sean
borre -io-riiei,osposible. El terapeuta revisa los textos de una forma o¡,~;::'t":s._ a las del t<erapeuta. Hay que respetar las "yo + pienso, creo
acrítica:-cüanéfo ei nivel del cliente lo permita, se puede pasarauna opmo .. :" deic!1e_nte, en el sentido d<: que_ nues_ti-~s reacciones deb"éri ,,;:·
variaiité irías desestruciurada.~.Yoí'..:aj.emp.JQ,¿_e le pÚede d~crr7 -"Diñie reforzantes positivamente s_obre lo que exprese, aunque pe~s;m~de
cualquíe~ . cosa que te venga a la cabeza, pensamientos, imágenes, forma_ ~uy _diferente. Prec1san:iente,_ ]~_s__ gpÍII_i_o:nes,. ideas f creencias·
sé"ñtñll1entos, sin cens·urar··náaa,. .l9 _q:µJ~~~se_ 1:e ·ocürra; 'álliléJ!le •te ""iiate'zca contranas a ~as nuestras son.~specialmente imps,rts!lcte_s, porgu"yrÜbª=
toñto y. sin .ímpcirtáncia, o embarazoso". Mientras, el terapeuta no dice blemente est'.'11 baJo control pnvado. En este sentido, es bastante diferen-
nada y no le da feedback, ya que si se refuerza de forma específica se te a otras psicoterapias donde finalmente parece buscárse que el cliente.
pondría esas relaciones bajo control público y ese no es el objetivo, como hable co~o el terapeuta, que. se ajuste a _lo que él le. recomienda y que·
se dijo antes. También se pueden emplear técnicas de meditación o siga sus mstrucc10nes; cualquier desacuerdo del cliente es visto como u;;
relajación, como se verá más adelante. Estas técnicas suelen poner muy problema. Desde FAP, precisamente, esto es una 012.ortunidadpararefo~-
ansiosos a estos clientes, ya que no hay claves públicas para sus ,;ar CCR2., -- · -
respuestas y pierden su sentido del yo, como se ha comentado anterior- , En refe:encia a las i:_e~p~estas<'yo siento ... " ¡on clientes que no saben
mente. como se sienten eálas pnme~s__~se~ dto_l__ trátamlentq,/es. útil ~ el
En general, también s~ pueden usar tareas de asociación libre o de terape:1ta l~-- ayude _a decrr cOmo,eaJ~ie_n~e~~":::sien!_e_fCEi terapeuta daría_
imaginación de otras terapias, siempre que evoquen CCR y sirvan para la respu.'.'sta delo que ~1ente cuando se den los estímulos piíbiicos que
ayudar al cliente. Kohlenberg y Tsai (1991) recomiendan adaptarlas en acompa:1"11 .~ ~~ ex_fenencia de sentir, como Jo harían los padres en Ja
cuatro aspectos: et_apa_I,2:::!a,_;f_<J~a~_1_on _del yd. T.Jna clave},s la apariencia fisica (parecer
tris1:".,_~~~~ nerv10so, etc.).l_Q_g:'!;_clave pµede ser un acontecimienfo: la
l. Deben presentarse como tareas cuyo valor depende del proceso mue_r:t:~e al~~eñ;ifüaccidente, perder elautobús, etc. También la propia
(por ejemplo, imaginar y describir en pms.en.cia..deLtei;apeutaBUIQ_ relac1_o_n tera¡,_e_utica ~uede dar claves, como cuando er tera¡í"éufa qülere
del resultads,,~ue\lo que se pretende es evocar C C ~ que se en:fre:nt<c..~ algun hecho desagradable y el cliente no quiere. Pod:ría
coñtiollri"td?·"',/ · mo~~~_9_:_~I_:_ q~e se siente presionado, jrrfficfo, Il10feSto, etc., e-sta.S
_,

178 179
Psicoterapia Analítica FUncional Problemas clínicos del yo

claves también pueden servir para otras relaciones verbales nuevas, o K?hlenberg, :.sai, Kanter_ y P_":'"ker (2009) pr?J:ºllen para exp_licar esta
expresiones de eventos privados que anteriormente el cliente no quería o expenencia ª:,:Iiente la ':eahzac101L_de 1Ju_eJer,1.i:1Q que denominan "mi-'
no se atrevía a decir. · r~se la mano . Eñ un p;1111er paso, se le__ ªic~ ~11~ ~e ~u _rn__ano ·durante'
En las respuestad, "yo guier_o;;,,,.en cli_entes c~_llllª' falta_ de sop:t,rol cmco segundos_ Despues se repite la misma mstrucción pero- ah--- - · --- ---- -
-d ·¡ . --- orase
privado, es necesario qge_ el terap_euta s_ea consciei;i!e de qu_e__la resJ21cl~sta ana e que se mrre a mano y sea consciente de que está.mirando ¡ - -- -
ha de estar bajo control int=o, __ c.omo. opuesto al N.9RÍ-9_ control __dd En el primer paso, uno mira la mano y nota la mano en sí es- ·c·o·-nª ':'1ª!1-(L
,. . , c1enc1a
térapeuta. Si el terapeuta se empeña en forzar respuestas "yo X" bajo sus pura automat:Ica_ En el segundo, se añade un tipo conciencia en la - -·
''dl · ------- queuno
instrucciones, probablemente lo que esté reforzando aún más sea· -¡,1 es!~_'{Jen _o~m~_o }'. al_iajsmo .tiempqyier¡g_q_~_e_s!:í,__:;::i,e,11do Ja mano.
confrol]:,úfüico de esas éxperiencias del yo. El terapeuta ha de ser .sert:Síble Es. decrr, la conciencia de ser el observador
- de uno mismo - ·E-s·t-oesun
· · -·
a cuándo una expresión "yo X" está bajo control exclusivamente pñvado, e1emplo de .lo que -es mindfulness y explica cómo la autoobservacio'n crea
ypfü tiiñ.tb ·reforzarla.· Una clave para ello puede ser la tenáéricía(§ la un~ distancia c~n lo observado. ~n el caso de un cliente con ansiedad, los
mayoría .de Tos terapeutas a rechazar una demanda o una crítica del estunulos discrunmativos aversivos que hacen que se evite sistem 'ti' _
- ment e esa ans1e . da d (sensac10nes
.
corporales), son muy diferentesaos
a ca
cliente. Por ejemplo, una clienta con problemas de inseguríáad--deCyo .. . 1
pidió una consulta a una hora fuera del horario habitual, en ese caso fue edstiml discnrndmativos que controlan la autoobservación de la ansie-
d pu os ..
aceptada por el terapeuta al considerarla una éCR2 como expresión de a . enmtien o que se produzcan respuestas de exposición. Este t' d
·-· d' , 1poe
deseos y opiniones propias, bajo control privado. En otro caso, una chica e1ercic10s po na ser muy util en aquellos clientes con problemas d
con un yo inestable pidió un informe psicológico como excusa para no sonalidad
. evitativa,
, dependiente
. e incluso obsesivo-compulsiva, que per-
e con-
presentarse a· un examen. En otras condiciones, con seguridad el terapeuta 1:Jnuamente están ev1tan_do eventos privados; intentan no sentir esa ansie-
se habría negado, asumiendo que era una forma de reforzar la evitación; pdad Y. dan lugar a todo 1:Jpo de respuestas extrañas que puedan dismm·u·ITL ¡
sin emb.argo, en este caso se le concedió, puesto que era una primera· recisamente este a~pecto es común en el análisis funcional que realiza la
expresión de deseos o peticiones propias ante el terapeuta. terapza
., de aceptaczon
. . ,, y compromiso (Rayes y Strosahl, 2004) com oev1 " --
t ~c1on exp~ne~c1a1 e~ muchos otr?s trastornos clínicos, donde los ejerci.:
c10s expemmc1ales e mcluso el mindfulness son las técnicas que m,
10.4.4. Usar técnicas que promocionen el mindfulness uti·¡·12an. - as~
_ Hay una considerable variación individual en la habilidad de autoob-
El concepto de mindfulness o "conciencia plena" es difuso y su descrip- s;'rvac2on, que es cohere_11:te.c:_0_11 ~ teo1:":~XJJ1::.e~~' yaque-na"yuñavaña.iii=- -
ción solo puede hacerse como una_ experiencia privada. El mind!(ulness hdad ene! e~tr_e:1-arn_i.ento_~e la_f~i1:iación delyo -eii-éail.a persona.. Exísté
terapéutico se definió en el capítulo anterior como un tipo de autoconcien- una_s1:¡:,e:'Po,~n entre_l_,t_~J_<penencia mindfulness__ (ser wnscieiite clefo
cia que ayuda al cliente a permanecer en presencia de estímulos discrimi- que ves_ o __s~_:1tes) r_te11:z: ~ se_ntido del yo estable. Ambos impiícaitún
nativos aversivos (tales como pensamientos negativos, sentimientos Y fortalecun1ent~~el coI1:tr<:llp_riv_ado de los repert~rios "yo X", Ell!a terapia -
otros eventos privados) que típicamente evocan repertorios de evitación se refuerza de_111ai1.:r.ª_n,,tl!r_al_ la autoconc1enc1a, desde los registros de
(Koh!enberg, Tsai, Kanter y Parker, 2009). p_en~am1ento, conductas, etc. hasta las preguntas naturales s·obre qÚéestá
En general, se pueden describir dos tipos de conciencia: (a) como algo smtiendo o JJ_e_11E_a_ndo e_n cada m~mento. Generando, de foriná~iiatiira!,
que está en la experiencia privada o que es el centro del individuo (re- meJoresrelac10nes de control privado en sus respuestas "yo X". Es de --
cuérdese el concepto de perspectiva), y (b) también como algo ajeno, o ser con este ppo_de eteEcLc!_o~.<:__v~forta~e~iendo es"e cóncepto de yo a p;~;
consciente de lo que se hace, como la experiencia de describir una tarea de expei:iencia~ p__nvada_s_y_~~O_ll!_r'.'l exclusivamente privado. Las pre-
que no está bajo el control de la perspectiva, o como en algunas experien- guntas que haga _el terapeuta_ sobre qué es lo que siente el cliente cuando
cias de despersonalización. hay u? estímulo discriminativo público son un caso claro de mindfalñess
terapeutico. Hay que aclarar que los clientes con problemas cteryo van a

180 181
Psicoterapia Analítica F14,ncional Problemas clínicos del yo

tener dificultades para realizar la autoobservación, la relajación progresiva Ul.5. Resumen


y estos ejercicios de autoconciencia, de forma que intentarán escapar de la
situación. Se recomienda de nuevo adaptar la tarea con mayor o menor Se ha expuesto en este capítulo cómo a partir del análisi·s de ¡º "o ··
d1 d . . . . a " rmac1on
dificultad al nivel del cliente, pero el propósito es generar un control pri- e yo pue en realizarse h1potes1s funcionales sobre los distintos proble-
vado de esas experiencias y que pueda comunicarlas también en otras mas del yo que suelen pr~sentar muchos de los clientes que acuden a tera-
similares de su vida diaria como "yo X". pia, Y que a veces son etiquetados con categorías como "trastorno d _
Kohlenberg, Tsai, Kanter y Parker (2009) presentan el ejercicio ARA ~onahdad límite", "despersonalización", "trastorno emociona~"pero
(crwarenesslrelaxationlacceptance) como una tarea de mindfulness tera- 'trastorno de personalidad X".
péutico para ayudar al cliente. Este ejercicio enfatiza la utili.dad de las Desde la concepción de FAP, muchos de estos problemas podría
fact tr d. . . n ser
habilidades de conciencia, relajación y aceptación en presencia de otros, ores. _ans 1agnosticos, es_ decir, aunque tengan comportamientos y
en especial durante situaciones interpersonales difíciles. Esta técnica se caractensticas formalmente diferentes, podrían tener en común el hecho
adapta a la problemática específica de cada cliente. Se le explica lo que se de hablt desarrollad_o__p_ro~lemas e:,1 la formación de su yo, especialmente
pretende con este ejercicio, que le va a permitir la observación de su acti- con un,~{~)nseg11I23/0mestable.~.La _e,cpl\ca,:}ó11_ ~?J?ún es un yo bajo
vidad mental y le dará una herramienta para ayudarle a tomar conciencia contra_! e__iaj11:1enc¡a exc)l!s1vamente p@Ji_ca, g,'rsonas 'liii.:íio lim cíésarrO-
de sí mismo. Esto le ayudará a esa toma de conciencia tanto cuando está llado un yo_personal
. --------·. y privado
.. _ . ........... _ . , que
. est an
· SUJe
· t as en su vida
· -·-·- - - - ·-
al devenir de
haciendo los ejercicios ante el terapeuta como cuando está solo en su casa l_~_s dese,os de los <lemas, o bien en una situación· dé indistiiléíó___ tr· 1
practicándolos y cuando está con otras personas. El ejercicio ARA consta ~úlilico :{lo P?V~cJ;:0:-gii~Of.asl~evaría iÚnúltiples alteraciones con~~~~e:
de tres pasos: (1) se asocia la respiración a una palabra o frase clave. Des- cuando .:!_contr_r:l est!:nmlar de esas conductas no está bien establecido. '
pués de elegir cualquier palabra que quiera el cliente, se asocia la respira- Se han moirtrado ejemplos de casos clínicos que podrían analizarse de
ción a la palabra elegida. Con los ojos cerrados, soltando la respiración, se esta fo:'11~ _Y como el terapeuta ha de seguir varias pautas para intentar
repite la palabra en varios ensayos. (2) Después, en una posición de rela- que el md'.v1duo teng~ un mayor control privado de su propia conducta. Se
jación y con los ojos cerrados se hace una exploración de la tensión mus- han menc1?nado vanas técnicas concretas, formas de reforzar el yo, de
cular del cuerpo y se intenta relajar una lista de partes del cuerpo. (3) En - . ?rovocar s1tuac10nes para que pueda darse el reforzamiento de CCR2 e
el paso de mindfalness o de ac'eptación, a través de la respiración y el uso mcluso el uso _d_e mindfalness como técnica de atención a los eventos ;ri-
de la palabra clave se hace una autoobservación, manteniendo una actitud vados, que fac1htaría la exposición a los estímulos privados aversivos.
no juiciosa y pasiva, sin evaluar, no permitiendo que los pensamientos
distraigan. De esta forma -durante unos diez o veinte minutos, un par de
veces al dfa- se afrontan los pensamientos y sentimientos ·que les dfs~s-
tan. Este ejercicio pretende evocar y moldear CCR2 de repertonos de
mindfalness inadecuados. Es especialmente beneficioso en los casos don-
de los problemas interpersonales, la vulnerabilidad ante los otros, es debi-
da a un control privado inadecuado, con repertorios públicos, que no pri-
vados, del "yo X". En general, el uso de estas técnicas similares a las de
otras terapias, como ACT, se justifica siempre que ayuden al cliente Y
puedan evocar CCR.

182 183·
11 (

/
Estudios sobre efectividad
y eficacia
1.

Dada su fundamentación teórica y experimental en los principios del aná-


lisis funcional, se ha generado un amplio abanico de literatura e investiga-
ciones sobre la eficacia clínica de FAP. Aunque gran parte de ella está
basada en replicaciones de caso único, por su naturaleza idiográfica y por
su adaptación específica a cada caso clínico. FAP es un modelo de inter-
vención que no especifica un modelo de psicopatología y no se adapta a la
habitual investigación de tratamientos empíricamente validados. Resulta
dificil de defmir como una variable independiente global que afecte a
patologías globales. Puesto que FAP es una forma de terapia de interac-
ción social, la clave está en medir la interacción entre el cliente y el tera-
peuta, medir las mejoras y ganancias en la relación. interpersonal, y la
consiguiente mejora en las interacciones en la vida diaria.
Una parte de los estudios se ha dírigido a la identificación y codifica-
\ ción de las CCR. Hay algunos intentos de realizar esa codificación y obte-
ner medidas comunes durante las sesiones terapéuticas (Callaghan, Follet-
te, Ruckstuhl y Linnerooth, 2008), pero no ha llegado a crearse una única
evaluación funcional o una forma de medir los cambios, las interacciones
y las clases de conductas que se dan dentro de la terapia. Estamos de
acuerdo con Cordova y Koerner (1993) en que los. datos de la investiga-
ción sobre psicoterapia más útiles no son los datos brutos directos de
cambios tras la terapia y en determinadas categorías diagnósticas, sino
aquellos que pueden persuadir a los clínicos de la utilidad de los procedi-
mientos terapéuticos que se describen. Al investigador pueden interesarle 1
los cambios cuantitativos y la significatividad estadística, pero al clínico
lo que le interesa es conocer cómo se ha hecho la evaluación, cómo están
il
II
1
1¡1
185 ,1
.Psicoterapia Analítica Funcional
Estudiós sobre efectividad y eficacia

interconectados los diversos problemas del cliente, cómo se han tomado describiremos tanto casos clínicos con diseños de caso u' · b.
las decisiones clínicas, por qué se eligen unos objetivos terapéuticos y no I d . . meo ien contro-
a os como estudios comparativos cuasiexperimentales con casos ¡· ·
otros, y el detalle de cómo se ha hecho el proceso terapéutico. En suma, o pequeños grupos. e micos
una eficacia no solo· basada en datos comparativos pre-post, sino en la Por el_ contrario, la efectividad enfatiza más ]a validez externa de los
utilidad terapéutica de lo que se describe, dando validez clínica a los re- estud10s, mtenta demostrar que un tratamiento es ioual O •
sultados. En este sentido, la descripción detallada -incluyendo diálogos o . b meJor que otro
que ya es benefic10so: Aquí, en muchos casos, la muestra no es aleatoria,
escenas relevantes de la terapia- de muchos de los casos clínicos (con o los terapeutas son asignados a tratamientos que ya suelen realizar en su
sin datos), además de la "conceptualización del caso" que supone FAP, trabaJo habitual, no todos los terapeutas tienen el mismo entrenamie t ·
puede resultar muy útil para los clínicos. se toman la.s medidas rigurosas por igual. Respecto a F AP aqUJ' n o,tum.
Por ello, muchos de los estudios empíricos sobre FAP se han dirigido d' , 1os es -
10s son escasos, describiremos aquellos que comparan alguna t ·
a comprobar los mecanismos y el proceso de cambio durante la terapia ·· d . ., erapia
cognitivo-con uctual
, . o entre .grupos. y la mtegrac10n de F AP , bien en estud·o d
1secaso
(Baruch et al., 2009; Busch et al., 2009), intentando hacer análisis deta- unico
llados de las variables implicadas, como ·se ha mostrado en el capítulo 6.
Aun así también se han realizado numerosas publicaciones sobre la efec-
tividad~ eficacia de FAP siguiendo los parámetros habituales de la inves- 11.1: Esfuru.os clfuicos de caso ú.nico
tigación clínica. En principio, muchas de ellas son descripciones de casos
clínicos, otras han incorporado diseños de caso único con medidas repeti- Muchas de las publicaciones de los primeros años eran sobre estudi d
das y evaluaciones pre-post, algunos con buen control experimental, in- d ti d . . os e
caso e . po escr.iptivos. Precisamente, en el libro original s.obre FAP de
cluyendo diseños reversibles y una evaluación continua observacional Kohlenberg y_Tsai (199;) se describen varios casos clínicos, pero siempre
durante el tratamiento. También se han realizado algunos estudios con de forma.parcial, con di~logos y escenas ilustrativas del proceso terapéuti-
diseños de grupos, pero aún son escasos. De hecho, cuando Ost (2008) co. El pnmer estud10 clmico des~rit~ es el de Cordova y Koerner (1993),
publica su estudio de metaanálisis sobre la eficacia de las terapias de ter- que pr~sentan el caso de una muJer Joven con ansiedad, dolor de cabeza
cera generación, solo encuentra un estudio comparativo de grupos respec- depresión Y un~ situa?ión dificil entre dos parejas, con dificultad par;
to a FAP. Pueden consultarse otras revisiones, como F ernández y Ferro desarroll~ relac10nes mtimas y con temor al abandono. Desarrollan una
(2006), Ferro, Valero y-López (2007), Ferro (2008), Mangabeira, Kanter y forrnulac10n del caso a partir de CCRI y CCR2 que ocurren tanto en la
Pretta (2012), para un mayor detalle de los estudios y publicaciones empí- co_ns~ta como en su vida diaria. Los datos los toman a partir de ]a trans-
ricas sobre F AP. cnpc10n de las ses10nes y de los tipos de verbalizaciones de la cliente
Los términos "eficacia" y "efectividad" se utilizan en este capítulo pa- (e/zen~ vozce quality, _CVQ), registrando también las verbalizaciones que
ra referirse a los diferentes tipos de estudios clínicos, al tipo de compara- supoman avances posit:Ivos durante la terapia.
ciones de datos y al tipo de conclusiones que se pueden obtener en la in- Poco después, Kohlenberg y Tsai (l 994a) muestran el caso de un
vestigación clínica. La eficacia del tratamiento viene determinada por los hombre de 35 años con pro.bkmas depresivos de tipo crónico, que había
ensayos o estudios clínicos en los que se controlan numerosas variables esta~o. en diversas psicoterapias y en tratamiento farmacológico sin mu-
para demostrar que el efecto obtenido se debe solo al tratamiento. Los cho exito, cuando fue al centro comenzaron a utilizar la terapia habitual de
estudios sobre eficacia enfatizan la validez interna en los diseños experi- Beck para estos proble~as y a partir de la octava sesión siguieron las re-
mentales, incluyendo el tipo de clientes que participan en el estudio, el glas ~e FAP. _El tratamiento completo fu<: de 15 sesiones, con medidas
tipo específico de problema tratado, generalmente siguiendo algún m~nual repetidas de diversos cuestionarios cada semana, también cada sesión era
de psicopatología diagnóstica, las técnicas y el protocolo de tratamiento grabada y transcrita, y posteriormente analizada por el terapeuta y el su-
utilizado, el entrenamiento de los terapeutas, la asignación aleatoria de los P;':"isor. Los resultados mostraron un éxito progresivo, con la disminu-
participantes, el procedimiento de obtención de datos, etc. En este caso c10n de las puntuac10nes en los cuestionarios de depresión y una desapari-

186 187
Psicoterapia Analítica Funcional Estudios.sobre efectividad y eficacü;,,

ción de sus problemas &presivos, además de la mejora en las relaciones compr?metido con nuevos proyectos y habían desaparecido sus problemas
sociales y personales en su vida diaria. depresivos.
En un capítulo de libro, explicando las caracteristicas de FAP (Koh- En Espa~a: Ferro, Valero Y Vives (2000) presentan el primer caso en
lenberg y Tsai, 1995), describen un caso de problemas de ansiedad tratado castellano utihzando esta _terapia, se trata de una mujer con un trastorno
tanto de forma individual como en pareja, incluyendo trozos dialogados d'.'?res1vo, donde se descnbe en detalle el proceso terapéutico, incluyendo
de las interacciones terapeuta'cliente. Kohlenberg y Tsai (1998) tamb.ién dialogas
., d y las fases de mtervención
. progresivas , mostrando la di"sm·1nu-
presentaron el caso de una persona con graves problemas de ansiedad, c10n e las CCRl, es decrr, las habituales conductas depresivas, y el au-
insomnio, pesadillas recurrentes e imágenes flashback sobre un secuestro, men~o. de las C_CRZ o con~uctas adecuadas y positivas. Aunque sin datos
que corresponderla a un trastorno -de estrés postraumático. Esta persona empmcos, el ex1to terapeutico se mantenía 15 meses después. López,
también tenía una fuerte evitación de situaciones sociales y de relaciones Ferro y Calv11lo (2002) presentan el caso de una mujer con un trastorno de
interpersonales de mayor intimidad. El objetivo de la terapia fue reducir angus~ia sin agorafobia, con numeros~ crisis de ansiedad y numerosas
esa evitación a la intimidad, manejándola dentro de la propia relación conductas de evitación de situaciones sociales y privadas. Describen el
terapéutica, actuando la terapeuta como protectora, dando intimidad sin tratamie~to durante diez sesiones, con diálogos del proceso terapéutico y
consecuencias aversivas, lo que fue exponiendo poco a poco a esa persona los cambios en CCRl y CCRZ, además de describir en detalle las distintas
a las relaciones y revelaciones más intimas. El tratamiento se prolongó fases en que se llevó a cabo. Al final, con gran éxito terapéutico (aunque
durante seis años. sm datos cuantitativos). ·
Poco después presentarian el caso clinko de una mujer, identificada Sonsa (2003) presenta el caso de una mujer con una larga historia de
como Katrina (Kohlenberg y Tsai, 2000), con el diagnóstico de trastorno problemas depresivos e intentos de suicidio, la cual, en el momento de la
límite de la personalidad. Un articulo que tuvo posteriormente varias criti- evalúación, mostraba caracteristicas de un trastorno limite de personali-
cas por parte de otros autores debido a la forma de conceptualizar y abor- dad, con frecuentes cambios de humor, sin posibilidad de controlar sus
dar el trastorno. Los autores lo consideran como un problema de desregu- sentimientos ni lo. que queria, con miedo a la pérdida y al rechazo, pro-
lación emocional debido una historia de abusos en la infancia, con blemas de autoestuna sobre su cuerpo, obesidad y bulimia, evitación de
intentos de suicidio como una forma de regular esas emociones. Por lo situaciones sociales y agorafobia, sentimientos de vacío y dificultades
que realizaron un tratamiento FAP basado en las relaciones interpersona- para entrar en una relación íntima, y a la que todos sus familiares conside-
les terapeuta-cliente dentro de la sesión, identificando y expresando emo- raban como "loca". A partir de una historia de maltrato de su exmarido
ciones en vivo, cenD:ándose más en increm.entar las interacciones positi- tambi_én tenía p~nsamiento~ y deseos homicidas. Al principio, la terapia s~
vas. Los autores van descrilíÍendo cómo esas estrechas relaciones van centro en habilidades ·sociales, exposición a situaciones, resolución de
cambiando sus problemas diarios, su forma de pensar y el control de sus p_roblemas y _técnicas habituales de terapia cognitivo-conductual; poste-
emociones, de forma que la mujer fue asumiendo la historia que había normente se mtroduJo la terapia en vivo con FAP, ma.,iejando sentimien-
vivido. tos y situaciones terapeuta-cliente dentro de la propia sesión, moldeando
De estos primeros casos clínicos, Dougher y Hackbert (1994) presen- la ex~resión ·de sentimientos y la concordancia entre lo que decía y las
tan el de tma joven con una historia larga de depresión mayor, con lloros emociones que expresaba, dando información de mayor intimidad cada
continuos y profunda tristeza, con una relación de pareja problemática, vez. La terapia era semanal, con dos horas de sesión, y se prolongó duran-
con celos constantes, y muy pocas relaciones sociales. El tratamiento con- te más de dos años.
sistió en una mezcla de ACT y FAP, buscando que la cliente aceptase sus Wagner (2005) presenta el caso complejo denominado Ms. S que
eventos privados, las historias pasadas, al mismo tiempo que se iba mol- muestra la necesidad de un abordaje diferente, no sintomático, de los pro-
deando su conducta dentro de la sesión hacia CCR2. Al final de la terapia blema~ de una_ persona. Esta tenía una gran cantidad de problemas que no
se había independizado de sus padres, había roto con su pareja, se había entranan en mnguna categoria diagnóstica específica, pero que presenta-
ban caracteristicas de depresión mayor, trastorno de estrés postra'umático,

188 189
Psicoterapia Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia

trastorno de personalidad limite, dificultades en las relaciones personales, al que ~plicaron_ FAP con éxito, mostrando dentro de la sesión cómo· se
e intentos de suicidio. Muchos de estos problemas provenían de una histo- ~anteruan sus ntuales de preguntas y peticiones constantes hacia otros,
ria pasada de abusos físicos y sexuales continuados. El autor defiende una como se relacwna~a con los demás a través de sus rituales, haciendo ejer-
formulación idiográfica del caso, el análisis funcional y la necesidad de CIC!OS de ex~oslC!on drrecta dentro de la sesión. y también trataron a otra
adaptar el proceso terapéutico a las características especiales. de esa per- mu!er con diversos rituales obsesivo-compulsivos, por ejemplo antes de
sona y sus diferentes problemas. Por esa razón, describe todo el proceso salir de casa o de una habitación, o rituales sobre cómo dirigirse a un sitio
terapéutico mezclando distintas técnicas de las terapias conductual dialéc-
tica, de activación conductual y de exposición en imaginación; y también

por calle o p?r. los pasillos de un edificio. Aunque los dos casos se re-
solvieron con ex1to, no presentan datos sobre sus resultados (Mendes y
F AP a lo largo de toda la intervención. . Vandenberghe, 2009).
El grupo brasileño de Luc Vandenberghe (Vandenberghe, Cruz y Fe- Nas.ser Y Vandenberghe (2005) también presentan un ca;o clínico de
rro, 2003; Vandenberghe, Ferro y Cruz, 2003) presenta una aplicación de un~ muier h_omo~exual con anorgasmia y ton una gran cantidad de reper-
F AP en grupo a tres pacientes con problemas de dolor orofacial crónico, tonos de ev1tacwn, donde el tratamiento FAP se centró en saber expresar
que era resistente al tratamiento anterior de modificación de conducta se~tirruent?s, aceptar y. explorar su propio cuerpo, así como aceptar la
tradicional durante seis meses. En las terapias habituales se enseña al in- estirn~ac10n de s;1 pareia, aceptando los sentimientos y emociones de su
drviduo qué hacer y cómo comportarse, pero las circunstancias y las va- s1tuac1?n de pareia; llegando a conseguirlo y obteniendo éxito total del
riables en la vida real no son las mismas que en la consulta, las variables tratamiento, aunque los autores no presentan datos y solo describen el
que mantienen el dolor pueden ser diferentes de unas a otras. Desde FAP caso._ ~n otro_ estudio posterior (Vandenberghe, Nasser y Silva, 2010)
se trata de crear las condiciones para tratar el dolor directamente en la tai_nb1en desc?ben otros dos casos de terapia sexua~ uno referido a la rela-
sesión. En estos estudios se analizaron las conductas problemáticas de los c10n de pareia donde se centraron en la expresión clara de necesidades
casos en la vida diaria y en las sesiones, así como los objetivos de latera- entre ellos y la colaboración en la relación; y un segundo caso de una
pia respecto al dolor. De esta forma, dentro de la sesión se tenían en cuen- muier con ~is.función. orgásmica cuyo tratamiento se centró en aprender
ta sus opiniones y sus sentimientos, se hablaba sobre sus decisiones en la las caractenstlcas r~~1procas en una relación íntima, aceptar iniciativas y .
vida, sobre formas más constructivas de criticar, de no utilizar el dolor camb1_~s en la relac1on. Igual que en el anterior, solo describen los casos ·
para provocar lástima o hacer sentir culpables a los demás; además, se con dialogas Y 1a·r~I~ción terapeut~-cliente. Perguer y Colombini (2010)
planteaban iniciativas y actividades-en grupo. También se les enseñaba a presentan el cas~ clnnco de una muier con problemas depresivos y en sus
relacionar sus situaciones interpersonales con el grado de dolor, a tomar relac10nes familiares, donde describen en detalle, sesión por sesión, los
responsabilidades o iniciativas en su vida, a tener claros sus valores, a camb10s que_ se van P:ºd;1c(endo, especialmente en las revelaciones pro-
organizar y planíficar lo que habían de hacer con relación a los demás y a gresivas de informac1on mtirna y las relaciones terapeuta-cliente que se
participar constructivamente en los diálogos de las sesiones. El tratamien- van estableciendo.
to se prolongó durante 12 meses y al final los dolores y el estrés remitie-
ron· los clientes se relacionaban de forma más positiva con los demás, y
al~os dejaron de tomar analgésicos para el dolor. De forma similar, 11.2. Estudios el.e eficacia de caso único
aplican también FAP al tratamiento je un caso de fibromialgia (Queiroz y
V andenberghe, 2006). . Otros. e:rtudio_s de caso sí_ presentan datos de tipo clínico en diseños de
Este mismo grupo de Brasil presenta otro conjunto de casos c!inicos cas~ un1co, bien con medidas repetidas pre-post o con medidas continuas
de personas con dolor crónico tratadas con FAP, pero tampoco presentan en !mea base. Este es el caso presentado por Paul, Marx y Orsillo (1999)
datos empíricos sobre resultados (Vandenberghe y Ferro, 2005). Poco sobre u? Jo;en_ de 20 años con un problema de exhibicionismo con mas-
después, Kohlenberg y V andenberghe (2007) presentan el caso de un turbac10n publica, adem_ás de otros problemas depresivos, de ansiedad y
hombre diagnosticado de trastorno obsesivo-compulsivo de comprobación drogas. Utilizaron un diseño de caso único con medidas repetidas cada

1
11
190
,~·::::--; -··
19! I¡
lr.l
Psicoterap_ia
----.._
Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia
/
·· mes a través de cuestionarios y autorregistros. En una primera etapa, los o explicaciones que hacía sobre su propia conducta. Utilizaron un diseño
autores utilizaron la terapia de ACT, posteriormente combinada con FAP; de caso único A-B con mediciones pre-post con varios cuestionarios, y el
a partir de esta, los comportamientos problemáticos y los deseos de llevar- registro observacional durante las sesiones grabadas en vídeo de las prin-
los a cabo fueron disminuyendo. El tratamiento duró.12 meses y tuvo un cipales conductas problemáticas (véase la figura 11.1). El tratamiento se
seguimiento a los seis meses con total éxito: disminuyeron la necesidad de llevó a cabo a lo largo de 60 sesiones terapéuticas, mostrando los datos
exhibirse y el consumo de drogas, y fueron aumentando las interacciones una disminución progresiva de esas conductas problemáticas, especial-
sociales y de pareja. mente las de "suspicacia". También los datos pre-post de los cuestionarios
Carrascoso (2003) presenta el caso de un hombre con problemas de mostraron disminuciones significativas.
celos donde se realizó una evaluación pre-post y un seguimiento de un
año, con varios cuestionarios, además del registro semanal de episodios de
celos y el registro en la sesión de CCRI y CCR2, mostrando los cambios 8 ---
progresivos durante el tratamiento. Las conductas de celos se repetían
también dentro de la misma sesión, y tenían por función asegurar la fide-
lidad de la pareja y lograr seguridad en la atención por parte de la otra
~
·o
iJ
:,
7
6
5
C nductas !
spicaces_J.

persona, pero, a la vez, lograban evitar muchas situaciones sociales, inter- 4


acciones con personas diferentes y situaciones posibles de ansiedad y """ 3
preocupación, que tenían su base también en una relación de dependencia "' 2
respecto a su madre. La FAP se centró en la relación de pareja, no en re- 1
ducir los celos o eliminarlos, sino en cambiar su función -dentro y fuera o
de la pareja, dentro y fuera de la sesión- con la madre y otros amigos. En 1 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60
el tratamiento se combinaron también al inicio exposición en vivo, pre- Sesiones
vención de respuesta y entrenamiento asertivo, al tiempo que el terapeuta
iba dando instrucciones para moldear y extinguir poco a poco esos com- Figura 11.1. Datos de evolución de las conductas suspicaces
portamientos, creando situaciones que los provocasen y al tiempo blo- del caso presentado por Oliveucia y Cangas (2005)
queando la evitación. El tratamiento fue de 31 sesiones. Los cambios se (reproducido con permiso de los autores).
apreciaron en la disminución significativa de las puntuaciones de los cues-
tionarios y en la disminución a lo largo de las sesiones de los episodios
semanales de celos y los comentarios sobre celos; además, la vida de la
Otro c~tudio con un diseño acumulativo es el de Kanter et al. (2006),
pareja cambió radicalmente al cesar las discusiones, tener salidas con que estudiaron el efecto de FAP añadida tras la terapia cognitivo-
amigos y nuevos objetivos de vida.
conductual habitual, en dos clientes con problemas depresivos. Utilizaron
Olivencia y Cangas (2005) muestran el caso de una chica con un tras- un diseño de· caso único B - B' + C, tomando mediciones semanales de las -
torno de personalidad de tipo esquizotípico que fue tratada combinando CCRI Y CCR2 ocurridas en las sesiones mediante el registro FIAT (por
estrategias de ACT y F AP. Presentaba conductas "raras" según los fami- eJemplo, búsqueda de aprobación, excesivo control de los demás, no en-
-liares, que se parecían a las de una tia suya diagnosticada de esquizofre-
frentarse a la pareja, excesivas autocríticas, etc.). En el primer caso realiza-
nia. Algunos de esos comportamientos eran hablar sola, ser descuidada y ron 12 sesiones de terapia cognitiva (TC) habitual y ocho añadiendo FAP·
no querer responsabilidades, ser tímida y desconfiada de todo el mundo, en el segundo caso realizaron ocho sesiones y solo cuatro más con FAP'.
indecisa, acomplejada con su cuerpo. Los autores utilizaron FAP en la
En los resultados, el primero de ellos mejoró significativamente tras intro-
definición de CCR, especialmente las de tipo CCR3 sobre la relación en-
ducir FAP y el otro abandonó, según los autores, por los procedimientos
tre su conducta y las variables de control, las descripciones operacionales

192 193
~
Psicoterapia An~lítica Funcional !
¡¡

Estudios sobre efectividad y eficacia

aversivos en los controles usados en FAP para el estudio._ En una _publica- cambios emocionales rápidos, comunicaciones exageradas e· inadecuadas
ción posterior del mismo grupo (Busch et al., 2009) ampliaron la mforma- de sus sentimientos, malestar en situaciones donde no era el centro de
ción y datos sobre este caso, ahora con un diseño A - B - B + C, con ?meo atención o conversación, pérdida de empatia hacia los demás y compor-
sesiones iniciales de linea base, seis sesiones de tratamiento cogmtJvo- tamiento arrogante en general. Su objetivo al acudir a consulta era mejo-
conductual habitual y nueve sesiones añadiendo también _F AP. Este estudio rar sus problemas para poder tener una relación íntima, no tenía estabili-
estaba centrado en la fiabilidad y utilidad clínica del sistema de registro . dad emocional en su vida y era incapaz de mantener una relación de
FARPS, porque la recogida de datos se centró en los códigos de conducta pareja largo tiempo. Los autores utilizaron como evaluación los sistemas
de FARPS: cambios en CCRl y CCR2 que fueron mayores en el trata- de observación y registro FIAT y FAPRS, registrando las distintas CCR!
miento mejorado con FAP (véase la figura 11.2). y CCR2 y las correspondientes respuestas ,¡decuadas del terapeuta. Las
sesiones eran grabadas en vídeo y codificadas después por dos observa-
dores, aplicaron un análisis no paramétrico secuencial para ver las rela-
-control del yo ciones entre las conductas del cliente y las del terapeuta. Los datos mos- .
7 , -&-Histrionismo traron que las CCRl del cliente disminuyeron a lo largo de las sesiones,
6 al tiempo que se incrementaron las CCR2; y de igual forma se incremen-
"" s taron las respuestas efectivas del terapeuta. Por otra parte, los avances en
"a las sesiones también se reflejaron en los cambios en su vida diaria, mos-
"'"'o
....
4 trando menos conductas emocionales y provocadoras, expresaba adecua-
o. 3 '.
1
damente sus ideas y emociones, y era capaz de atender al efecto emocio-
"'" 2 ¡ nal sobre los demás y mostrar mayor empatía. Al final de la terapia no
i5 tenía ninguna de las conductas del posible diagnóstico de trastorno de
1 personalidad.
o López, Ferro y V alero (2010) muestran la aplicación de FAP en un es-
1 2 3 4 S 6 7 8 9 101112 1314151617181920
tudio de caso del tratamiento de un trastorno depresivo mayor, con un
Terapia cognttivo-conductual FAP cambio significativo en las medidas de· depresión pre-post, manteniéndose
Figura 11.2. Datos del caso presentado por Kanter et al. (2006). compa~ durante un seguimiento de 17 meses. Estos mismos autores (Ferro, López
y Valero, 2012) presentan un caso clínico de una mujer de 24 años con un
rando conductas problemáticas del caso Mehssa duran~e la terapia cogm-
tivo-conductual y durante FAP (reproducido con permiso de los autores). diagnóstico de depresión mayor y problemas de un yo inestable, tenía
numerosos comportamientos típicamente depresivos tales como tristeza,
fatiga, anhedonia, así como múltiples conductas de evítación como pasi-
vidad, pensamientos rurniatorios, evitación de tareas,. etc. Se realizó un
Calla"han Surnmers y Weidman (2003) presentan un estudio de tratamiento mediante fAP duránte 23 sesiones, y además un seguimiento
efectivi<fud a través de los datos de un estudio de caso de un tr~storno _de 13 meses después. Se evaluaron antes y después sus repertorios depresi-
personalidad histriónico y narcisista, donde mues:ran los camb10s po~it:- vos, problemas· del yo y evítación experiencia! mediante cuestiona1ios
vos producidos en el cliente a lo largo de la terapia, que fueron. estadísti- (BDI-II, AAQ y EOSS), y los resultados mostraron la disminución de esos
camente significativos. Se trata del caso de un_ ho~br~ con ?istJntos. pro- problemas tanto dentro como fuera de las sesiones, disminuyeron en gran
blemas de relación que no respondían a un diagnos1:Jco ps1copatolog¡co medida esas puntuaciones y desaparecieron los comportamientos proble-
concreto y que reunían gran parte de las caracteristicas de un trastorn~ de máticos que llevaban a ese diagnóstico de depresión (véase la figura 11.3).
personalidad narcisista, tales como un estilo de interacción provocativo, Además, al final tenía menos evítaciones y mayor aceptación de sus emo-
ciones y pensamientos; y, en general, había mejorado su concepto del yo.

194 195
Estudios sobre efectividad y eficacia
PsicoteraJ}ia An~líticaJ:__uncional

tín-Murcia, Cangas y Pardo (2011) presentan el caso de una chica con


40
problemas de anorexia nerviosa, atracones y episodios de bulimia, junto
35

.
e
.g
30
25
con una personalidad obsesiva, a quien aplican un tratamiento basado en
FAP dentro de las sesiones, favoreciendo una intensa relación terapéutica
g de sinceridad, fuera del control de los padres, donde se utilizan metáforas
§ 20 y ejercicios experienciales de ACT, y, además, instrucciones y tareas
~

15 para favorecer sus relaciones sociales y apertura al mundo como forma


10 alternativa de conseguir que la comida no fuese el centro de su vida. Uti-
5
lizaron un diseño de caso único A-B c·an varios seguimientos sucesivos
hasta de un año, varias líneas bases concurrentes de diversos comporta-
o EOS5-3
BDl-11 AAQ EOSS-1 EOSS-2 mientos dentro y fuera de consulta, así como cuestionarios estandariza-
dos de personalidad y alimentación pre-post (véase la figura 11.4). Los
Figura 11.3. Datos pre-post del caso sobre depresión presentado por resultados mostraron el descenso progresivo de los problemas y el au-
López, Ferro y Valero (2010) (reproducido con permiso de los autores). mento también progresivo de s\J.s oportunidades sociales y su apertura a·
nuevas experiencias.
McClafferty (2012) muestra el caso clínico de un hombre de 35 años
con un diagnóstico de depresión, además tenía gran cantidad de pensa-
Se ha aplicado F AP también para el tratamiento de estrés postraumáti- mientos rumiatorios negativos, autocríticas,- indecisiones continuas, aisla-
co. Prins y Callaghan (2002) ·presentan el caso clínico de una m~j:,r solda- miento social y evitación de situaciones de íntimidad con su pareja. Se
do con varios episodios en su vida de agresiones, robos y v10lac1on, Y que realizó un tratamiento con FAP durante. 30 sesiones, donde fueron produ-
además había desarrollado problemas de alcoholismo, adicc10nes a dro- ciéndose ca~bios progresivos en la expresión de emociones, toma de
gas, bulimia y trastornos de personalidad. 1:'l '.'atamiento -~vo varias eta- decisiones, mejora en las habilidades sociales, mayor implicación en su
pas, en una primera se aplicaron los procedume~tos cogm~v?_-conductua- trabajo (que le sirvió para ascender) y una mayor intimidad con su pareja,
les habituales durante tres años, tuvo una reca1da y se nnc10 una nueva de la que, como consecuencia, hubo un embarazo. La evaluación se reali-
etapa de tratamiento con FAP, que duró nueve me~es. El 1:atam1en:o se zó en el pretratamiento, en medio de la terapia y al finalizar, con múltiples
centró en CCR2, como identificar el contexto para mteracc1onar Y smce- cuestionarios sobre ansiedad, depresión, ansiedad generalizada y el siste-
rarse, implicarse en relaciones más estre~has y n? es_capar o ev1t~. las ma FIA T. Los resultados mostraron en todos los cuestionarios la disminu-
relaciones sociales, discutir con los demas expenencias tanto posrttvas ción progresiva de las puntuaciones, con éxito total al fmalizar la terapia.
como negativas, hablar con mayor cercanía, preguntar a. ~tras p_or temas Se realizó un seguimiento del caso un año después, aunque no se muestran
de intimidad y cambiar el foco de los temas de conversac1on hacia la_ mtl- los resultados cuantitativos.
midad y proximidad emocional. Los resultados, medidos con cuestlona, Mandnchi y Schoendorff (2012) presentan el caso de una mujer cie
·as cada tres meses mostraron una disminución de las conductas de eVl- 36 años con problemas de personalidad obsesivo-compulsiva y personali-
n ' · ' d 1
tación social, evitación del contacto e intimidad, Y una meJQna e .ª dad límite, con dificultades para controlar su ira, especialmente hacia su
apertura hacia los demás. Al final del tratamiento pre~entaba una ab~- marido, del que queria separarse. Tenía dificultades para tomar decisio-
nencia completa del alcohol, utiliza~a menos l_os serV1c:os de salud, _t~ma nes, falta de habilidad para comunicar sus sentimientos, preocupaciones
menos dependencia del terapeuta e mcrem~nto su propia responsabilidad constantes sobre cuestiones éticas, rigidez en su forma de pensar, era per-
y las decisiones sobre el bienestar para su vida. . , . feccionista, con dificultades para delegar, sentimientos de vacío; con un
Otro tipo de problema clínico al que se ha aphca~o con ~x,to una sufrimiento y Mediante un diseño de caso único reversible (A-B-A-B-A)
combinación de FAP y ACT es el de los trastornos alunentanos. Mar- Oshiro, Kanter y Meyer (2012) mµestran la eficacia y el mecanismo de

197
196
1

Psicoterapia Analítica Funcional


- Estudios sobre efectividad y eficacia

8 i --e--Atr:acones
7
, --0--P.:estlicción Ro berta --0--CCRl
--..:i- CCRZ
•~•O• .. ~ Ccn.fllicto:. fa:nti1ia i --=-ct.R3
6 ·-------·--
1
100 A
~ B1 A1
•¡¡
s "u
u B2 A2
=
•u 4 -"-
80
~
"• "• e 60
~

"'
3
2
l
. ~ 40

20 t,-i!
.,[:>
-,;

o o
1 2 3 4
1 2 3 4 5 6 9 12 18 5 6 7 8 9 10 11 12 13 1415 16 17 18 19 20
Sesiones
Sesiones meses Seguimientos

Respuestas del terapeuta


~Act:i11i:dadsocial.
14 J l---cr- Actividades ocio 1

"¡¡"
I 50 A Bl
12 Al 82 A2
¡... -O ... Relaciones sociales I
'
40
~
'¡¡
10 "i
§ 8
"E 6 !
.¡¡
30
20 /A.--
"' 4 f
1o
10

1 2 3 4 5 6 7 8 9
1~
10111213 14151617 181920
Sesiones
123456 9 12 18
Sesiones meses S-egui.m:ientos Figura _11.5. Datos del caso Ro berta con un diseño reversible del estudio
de Oshiro, Kanter YMeyer (2012) (reproducido con permiso de los autores).
Figura 11.4. Datos de evolución del caso sobre trastornos alimentarios
presentado por Martín-Murcia, Cangas y Pardo (2011)
(reproducido con permiso de los autores).
terapeuta, efectivas o no efectivas, hacia cada una de esas CCR s h ¡¡
1os m'di d .eaaron
ces e acuerdo entre observadores por tres terapeutas
. 1"ndepen di en-
fueron desde .79_hasta ·.93. En este diseño las fases A sou d~ eva-
tes, q_ue __
cambio progresivo de FAP en dos clientes con problemas de relaciones luac10n llllC!al (cuatro sesiones) y de retirada (cuatro sesiones cada e )
sociales, agresividad verbal y verborrea, que impedían el desarrollo de d · . 1ase,es
ec1T, son sesrnnes en las que _no s". aplica la t".rapia, se discutía y hablaba
relaciones más estrechas con otros. Registraron las categÓrias de conduc- sobre lo ocurndo fuera en la vida diana, pero sm ninguna relación t ·
tas de terapeuta y del cliente mediante el código de FAPRS, que incluye ti · ¡· .. d . . . erapeu-
ca ru ap 1cac10n e contingencias explícitas del terapeuta dentro d I
las CCRl, CCR2 y CCRJ. En estos casos clínicos se registraban como "'¡e· ease-
s10n; as ,ases B (cuatro sesiones cada una) son sesiones en las que sí se
CCRl conductas como hablar mucho sin concretar ideas, habla superficial, aplicaba FAP, manteruendo la relación terapéutica sobre las CCR ¡·
hablar de otras cosas sin correspondencia con lo que decía el terapeuta, y d . . . y~~
can o contm~enc1as para moldear progresivamente esas conductas. Los
conductas verbales agresivas. También se registraban las respuestas del resultados evidentes en las gráficas (véase la figura 11.5) mostraron en los

198 199
PsicoterapiáAnalítica Funcional r Estudios sobre efectividad y ~ficacia
f
dos casos la disminución de las CCRl durante el tratamiento, así como la f
f'
en otro de ellos era disminuir CCR! (hacer críticas continuas a otros). Los
consiguiente recuperación en las fases de retirada; y el aumento progresivo resultados mostraron un cambio de los datos en la dirección esperada, y
de las CCR2 y CCR3 en las fases de tratamiento, volviendo a disminuir 1
generalización a su vida diaria.
cuando se retiraba el tratamiento de FAP. Puesto que también se registraban
'
1
t'
las interacciones del terapeuta, los autores muestran claramente la relación
entre el moldeamiento que ejerce el terapeuta en las sesiones de tratamiento 1: H.3. Estmllios sobre efectividad con grupos
FAP (fases B) y que no realiza en las fases A, y los cambios que ocurren de
forma paralela con las conductas problemáticas del cliente. Este estudio - Gaynor y _Lawrence (2002) probaron el efecto de una terapia combinada de
con un diseño de caso único, con buen control.experimental-permite com- tipo cogmt'.vo-conductual estandarizada junto con una adaptación de FAP
parar la eficacia paso a paso de FAP frente a su retirada o fases de control. que denommaron LIVE, con aprendizaje e ínteracciones en vivo dentro de
Weeks (2013) ha utilizado un diseño de caso único con línea base múlti- la consulta. Utilizaron un diseño de caso único, replicado como intragrupos
ple A-A+B, con parejas con problemas relacionales y de commücación. La con medidas pre-post y seguimiento a los tres meses. Formaron dos grupos
primera fase era solo de control de asistencia, autorregistros e instrucciones de adolescentes con problemas depresivos, uno con mayor gravedad de los
para implicarse en éonductas interpersonales; la segunda fase incluía además problemas que el otro_- Los dos pasaron por el mismo protocolo de. terapia
el tratamiento basado en FAP con el terapeuta ayudando a las parejas a res- en grupo, con una pnmera etapa de tres sesiones de línea base midiendo
ponder en las interacciones en vivo dentro de la propia sesión. Se utilizaron se:n~almente con cuestionarios los problemas depresivos, después se
varios cuestionarios para la evaluación de las parejas, sus problemas y sus nn,c10 el tratamiento combmado durante 16 sesiones de dos horas de dura-
ínteracciones, además de un autorregistro y grabación de las conductas in- c10n durante ocho semanas, se hizo una evaluación final y un seguimiento a
terpersonales en casa. También se grababan las sesiones terapéuticas en los tres meses. La terapia combinada incluía ejercicios en vivo dentro de la
vídeo para su ·posterior codificación siguiendo el sistema FAPRS. Sin em- sesión, por ejemplo, búsqueda de objetivos para uno mismo, juego de roles
bargo, el estudio tuvo bastantes problemas y, por diversas circunstancias, de d: actor Y d¡rector, centrarse en qué hablar, expresar sentimientos y emo-
las nueve parejas seleccionadas inicialmente solo dos termínaron: fue a las c10n~s en el grupo, dar feedback positivo a los demás, preguntar e intervenir
que se pudo aplicar la evaluación final. Los resultados mostraron cambios en positivamente en el grupo, practicar habilidades asertivas y comúnicativas
los cuestionarios, aunque no significativos, y también cambios en las inter- en vivo. Los resultados_ mostraron cambios inmediatos a las pocas semanas
acciones de pareja a partir de autorregistros y observaciones en la sesión, de mtr?ducir el tratamiento en todos los jóvenes, y se mantuvieron en el
pero que no permitían asegurar que esos cambios fueran solo debidos al segurrmento. Los cambios fueron significativos. en todos los cuestionarios
tratanüento de pareja recibido. La autora explica estos resultados por ·ser utilizados, tambié~ en el cambio progresivo semana tras semana, y en el
parejas no clínicas, que no tenían graves problemas de pareja inicialmente. mvel de sa1:Isfacc10n con el programa; y solo dos participantes del grupo de
Otra explicación podría ser que alteraran los autorregistros y cambiasen su mayor gravedad abandonaron el tratamiento. Los porcentajes de cambio
comportamiento normal al ser grabados, además del corto número de sesio- fuer?~ mayores en el grupo con menores niveles depresivos iniciales. Los
nes FAP (solo tres) que pudieron realizar con una de las parejas. pa~1~1pantes que termmaron finalmente no cumplían los criterios psicopa-
Un diseño de caso único similar (A-A+B) han utilizado Landes, Kan- tolog1cos para considerar que tuviesen problemas depresivos.
. ter, Weeks y Busch (2013) para estudiar el impacto específico de los Ma1tl_and Y Gaynor (2012) describen un estudio, aún en proceso, sobre
componentes de FAP (evocar conductas, aplicar contingencias por el tera- los cambios durante la terapia, comparando con un diseño de tratamientos '

peuta, generalización funcional) sobre conductas específicas de cuatro alternos la F AP y la terapia interpersona7. con estudiantes universitarios
clientes. Utilizaron autorregistros de cada una de las conductas elegidas co~ problemas p_sicológicos que acuden a consulta. Evalúan antes y des- 1

para cada cliente, que registraban durante toda la semana. En tres de los pues con un conJunto de cuestionarios estanda.'izados, también con FIAT 11
11
participantes era aumentar CCR2 (iniciar conversaciones, conductas de Y FSBF (un cuestionario sobre valoración de la sesión por parte del clien-
autocuidado y autoestima, y conductas asertivas en situaciones íntimas) y te). Los resultados fin&les aún no han sido publicados. i11i
,11

11¡¡

200 20] ,11


1 ;I
Psicoterapia Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia

A través de diversos estudios. de caso único repetidos en pequeños bién los terapeutas mejoraron su eficacia para evo CCRJ
. car y para refor-
grupos, Ho!man, Kohlenberg y Tsai (2012) han desarrollado un protocolo zar CCR2, mostrando avances dentro de la sesio"n
. . · , am b"'
t 1en a partir· de las
breve de cuatro sesiones para la aplicación de F AP para mejorar las rela- observac10nes dJTectas, pero las puntuaciones pre-post d ¡ · ·
. e os cuest1onar1os
ciones de pareja. La sesión inicial se centra en una evaluación funcional estandanzados no mostraron esas mejoras Los auto
. , . . . · res conc 1uyen -que
rápida de las relaciones de pareja, basándose en los informes de ambos qmzas se deba a que m1c1almente las pareias no teni'an gra d bl
., ,. :.i 1nesproemas
miembros y en la observación directa de sus conductas dentro de la se- no era una poblac1on clm1ca, por lo que no podrían camb· h '
· · b"' d . 1ar mue o, pero
sión. A partir de esta primera evaluación se seleccionaban los objetivos de qmzas tam 1en a que 1a urac1ón de la terapia -con solo cuatr ·
, • L o ses1ones-
mejora y satisfacción en la pareja, con las CCRl que.se busca disminuir y podria no ser suficiente para producir grandes cambios.
las CCR2 que se desea aumentar a través de la generalización con tareas .
para casa. Cada sesión de tratamiento tenía una primera parte de "agrade-
cimiento y apertura'' que implicaba a terapeuta y clientes compartiendo 11.4. Estuili.os ile efectividad comparativa
experiencias y sentimientos, oyendo al otro expresar esas emociones y
experiencias; y una parte fmal de "compartir puntos de vista"· en la que Uno de los estudios comparativos iniciales y más extensos fue el realizado·
terapeuta y clientes hacían una ronda de pareceres sobre lo que había pa-_ por ~ohlen~e.rg et al. (2002) durante tres años sobre la comparación de
sado en la sesión y el curso del tratamiento, ofreciendo al terapeuta una terapia cogn1ti".ª: que contó con la participación de tres terapeutas expertos
oportunidad para reforzar los avances o CCR2. En medio de ellas se apli- en terapia cognitiva de Beck; frente a una mejora de la terapia cognitiva con
caban las reglas terapéuticas de F AP y se diseñaban tareas para realizar en FAP que denominaron FECT (FAP enhanced cognitive therapy). Los parti-
casa. En un primer estudio participaron siete parejas, que completaron una cipantes no estaban aleatonzados y los terapeutas eran los mismos en am-
batería de cuestionarios pre- y postratamiento, incluyendo.los de satisfac- bas formas de terapia. Se evaluaron los resultados pre-post con cuestiona-
ción con la terapia; pero estas parejas no tenían grandes problemas, sino rios en ambos grupos. En el primer grupo participaron 18 personas, y 28 en
que deseaban mejorar su relación. Durante la terapia se completaba dia- el grupo FECT. En general, hubo una mejoría en el 79% de los participan-
riamente un autorregistro sobre el nivel de sentimientos hacia la pareja, el tes en el grupo de FECT, frente al 60% de los casos dentro del grupo de TC
grado en que habían compartido la relación, el número de conflictos que de Beck. En el grupo FECT hubo también mejora en las relaciones persona-
hubiesen ocurrido; y también el terapeuta informaba sobre las CCRl y les y en las características de los comportamientos depresivos, pero los
CCR2 que se habían programado y los cambios que iban ocurriendo, re- datos no mostraron diferencias significativas entre ambos tratamientos
gistrando el número de interacciones positivas dentro de la sesión. En los (véase la figura 11.6). En un análisis posterior de los resultados (Kanter, ·
resultados de este prim_er estudio las parejas estaban más satisfechas, pero Schildcrout y Kohlenberg, 2005), analizando los comportamientos de los
no había muchos cambios ni habían avanzado en su relación de pareja. En terapeutas, aparece una mayor frecuencia d.e intervenciones en vivo de los
un segundo estudio cambiaron algunos aspectos del protocolo, por ejem- terapeutas del grupo FECT frente al grupo TC, lo que mejoraba variables
plo, seleccionando objetivos dentro de una lista ya estandarizada, creando terapéuticas como_ la cercanía, la adherencia o la satisfacción con el terapeu-
un registro de identificación del contexto; conducta y consecuencias de ta. Además, los pacientes infoimaron de mayores mejoras en la vida diaria,
cada problema o mejora, y creando procedimientos para evocar CCRl después de las intervenciones en vivo dentro de la terapia mejorada FECT.
dentro de la sesión. De esta forma crearon un protocolo manualizado, que Otro de los estudios de grupo fue el de Gifford et al. (2011), sobre la
necesita dos sesiones de entrenamiento para los terapeutas, y un protocolo comparación de bupropión y terapia combinada de bupropión + ACT + FAP
de supervisión semanal. Realizaron ese segundo estudio con seis parejas, para el tratamiento del tabaquismo. En el grc.po de tratamiento farmacoló-
tomando varias medidas de linea base, no solo con cuestionarios sino· gico hubo 90 participantes aleatorizados, y en el grupo combinado de
también sobre las interacciones diarias en autorregistros, además de una terapias hubo 77 participantes que terminaron todo el proceso terapéutico.
supervisión continuada cada semana para los terapeutas en grupo. Las El tratamiento farmacológico produjo el doble de abandonos del progra-
parejas informaron de la satisfacción con la terapia y de las mejoras; tam- ma, y además las medidas de diversos cuestionarios fueron mejores en el -

202 203

Psicoterapia Analítica Funcional 1 Estudios sobre efectividad y eficacia

grupo combinado. La terapia combinada produjo mayores tasas rmales


!
,,l!
Cuadro 11.1. Resumen de las publicaciones sobre eficacia y efectividad
de lapszcoterapza analíticafimcional
para dejar el tabaco y mayor mantenimiento de abstinencia en el segui-
miento a un año, además de un mayor grado de alianza terapéutica, que el &tudio Problema Diseño Medidas Resultados
tratamiento farmacológico por sí solo. Cordovay Ansiedad, Caso descriptivo CVQ Éxito terapéutico
Koernec (1993) depresión,
pareja
25 ,, Kohlenbergy Depresión Caso único pre-post BD~MMPI Éxito terapéutico, c.i.mbios
i l.:ITC
l
ÉDI

~
I caFBCT Tsai (1994a) con medidas Transcripción y progresivos en todas las

1
repetidas registro directo medidas utilizadas-

ª~
20
Dougliery Depresión Caso descriptivo Éxito terapéutico
15 Hackbert (1994)

~
S 10
.
~
~

Pt-e Post
ma
Seguimiento
5 '
,1 Pre Po!:."'t Segu.im.iento
Koblenbergy
Tsai (1995)
Koblenbergy
Ansiedad

Trastorno de
Caso descriptivo

Caso descriptivo
Éxito terapélltico

·Éxito terapéutico
Tsai (1998) estrés
l . postraumático
SCL·S:O
Paul,Marxy Exhibicionismo Caso único con . BDl,B.Aly Éxito tera!)éutico, cambios
Orsillo (1999) y drogas medidas repetidas autorregistros progresivos en todas las
medidas utilizadas
Kohlenberg y Trastorno límite Caso descriptivo Éxito terapéutico
o.z Tsai (2000) de personalidad
o· Ferro, Val.ero y Depresión Casó descriptivo Éxito terapéutico
Pr.e- Pose Pre Post Segunnient.:.,
Vtves (2000, Cambio siguificativo
2006), CCRlyCCR2
Figura 11.6. Datos de los distintos cuestionarios pre-post del estudio de Kohlenberg et al. Depresión Diseño de grupo con BDI,HRSD, Mejores resultados al
grupo de Kohlenberg et al. (2002) (reproducido con p=iso de los autores). (2002) medidas repetidas, SCL-90, GAF añadirFAP
comparando TC
Beckcon
TCB+FAP
López, Ferro y Angustia y Caso descriptivo Éxito terapéutico
Como afuman Corrigan (2001 ), Óst (2008) y Mangabeira, Kanter y Cavillo (20.02, ansiedad
Del Prette (2012), no se han producido estudios comparativos aleatoriza- 2010)
Gaynory Depresión Caso único y diseño BDl,HRSD, Éxito terapéutico (dos
dos que apoyen la eficacia de la terapia FAP, muchos son casos clínicos Lawrence (2002) intragrupo con RDQ, YGCS, abandonos): cambios
descriptivos, otros son diseños de caso único o diseños intragrupo que medidas repetidas CSQ, TEQ, durante el tratamiento y
muestran esa eficacia, pero es necesario que se realicen más investigacio- varias sesiones DISC cambios pre-post
significativos en todas las
. nes con mayor control experimental, con grupos controlados -o diseños de medidas
caso único con mayor validez interna con objeto de mostrar de forma más Prins y TEPT, Caso único pre-post, PTSD-SC, Éxito terapéutico: cambios
clara la efectividad de FAP, y, sobre todo, el proceso de cambio que se Callaghan (2002) alcoholismo, con medidas FIAT-Q, durante el tratamiento, y
bulimia y repetidas en varias F!AT-D cambios pre-post
produce durante las sesiones, con el objetivo de averiguar cuáles son los trastorno de etapas significativos
mecanismos conductuales que promueven ese cambio durante el proceso. personalidad
En el cuadro 11.1 se ofrece un resumen de todas las investigaciones Callagban, Trastorno de Caso único pre-post F!AT. FAPRS y Éxito terapéutico y
sobre eficacia y efectividad, relacionando el tipo de problema abordado, el Summersy personalidad y medidas repetidas análisis de cambios en registros
Wódman (2003) en varias sesiones secuencias obseivacionales
diseño y las medidas utilizadas en cada caso para probar esa eficacia.

205
204
¡
lj
Psicoterapia Analítica Funcional ¡ Estudios sobre efectividad y eficacia

Vandenberghe, Dolor crónico Casos clínicos Éxito terapéutico


¡ Buschetal. Depresión y Caso único A-B- FARPS Éxito terapéutico en CCR1
Ferro y Cruz Terapia en descriptivos (2009) -trastorno B+C de varias líneas y CCR2, y demostración
(2003) ~po personalidad bases del efecto de interacción
Vandenberghe, del terapeuta
Cruz y Ferro López, Ferro y Depresión Caso único pre-post, BDI Éxito terapéutico
(2003) Valero (2010) seguimiento 17
Cambio cuestionarios
Carrascoso Celos Caso único pre-post BDI, STA!, Éxito terapéutico: meses pre-post
(2003) patológicos y seguimiento PSWQy cambios durante sesiones y Vandenberghe, Terapia sexual Casos descriptivos
autorregistros Éxito terapéutico
12meses pre-post Nassery Silva
Sousa (2003) Trastorno limite Caso descriptivo Éxito terapéutico (2010)
de personalidad Perguery Depresión e Casos descriptivos Éxi_to terapéutico
Goschy N egati.vista:. Diseño de caso Observación Éxito terapéutico: Colombini intimidad
Vandenberghe desafiante únicoA-B casa y escuela, cambio completo durante (2010)
(2004) y autorregistros el tratamiento Dykstra, Shontz, 120 pacientes Casos descriptivos Sin datos Publicados
Casos descriptivos Observación en Éxito ~éutico Indovinay en institución
Vandenberghey Negativista-
la sesión clínica Moran (2010) psiquiátrica
ilasso (2004) desafiante
Éxito terapéutico . Martín-Murcia, Anorexia Caso único A-B con MCMI-ill, EDI-
Vandenderghey Dolor crónico Casos descriptivos Éxito terapéutico
Cangas y Pardo nerviosa y seguimientos y 2, IMC, registro
Ferro (2005) Cambio cuestionarios
(2011) Personalidad varias líneas bases en vídeo de
Wamer (2005) Caso complejo Caso descriptivo Éxito terapéutico pre-post y cambio
obsesiva concurrentes sesiones
Ms.S mezclando diversas progresivo en Th1C y todas
(depresión, técnicas contextuales las conductas
Gifford et al. Tabaquismo, Diseño entre grupos BDl,BAI, La terapia combinada
TEPT,
(2011) comparando con medidas FTND,CAGE, produjo mayor abandono
personalidad,
relaciones, tratamiento repetidas, CSQ, STWS, del tabaquismo (50%
suicidio) fannacológ!Co comparando POMS,AIS, frente al 28%) y mejor
frente a tratamiento AAQ, WA!y mantenimiento un año
Nassery Anorgasmia Cas.o descriptivo Éxito terapéutico
combinado con fannacológico frente autorregistros después
Vandenberghe FAPyACT a combinado con
(2005) FAPyACT
Olivenciay Personalidad Caso único A B MCM-11, IPDE, _Cambio progresivo, y éxito Ferro, López y Depresión Cas::i úruco pre-post, BD!,AAQ, Éxito terapéutico
Cangas (2005) esquizotipica registro terapéutico pre-post Valero (2012) Problemas del seguimiento EOSS Cambio cuestionarios
observacional,
yo 13 meses pre-post
evaluación
continua McC!afferty Depresión, Caso único pre-post PHQ-9, GAD-7, Éxito terapéutico
(2012) . evitación social y medidas repetidas, WSAS,CORE- Cambio progresivo en las
Queirozy Fibrom.ialgia Caso descriptivo Éxito terapéutico
y problemas de seguimiento OM,FIAT-Q medidas utilizadas
Vandenberghe pareja 12 meses
(2006)
Holman, Problemas de Caso único pre-post DAS,QRly Satisfacción con terapia y
K.anteretal. Depresión Caso único B + C .· FIA.T y registro Un caso con éxito, otro Kohlenberg y pareja, y medidas repetidas autorregistros mejoras progresivas.
(2006) Observacional abandonó
Tsai (2012) prdtocolo de 13 parejas total
Dos casos Autorregistros Ambos casos con éxito No hubo cambios
Kohlenberg y TOC aplicación breve
descriptivos significativos, no era
Vandenberghe de cuatro población clínica
(2007) sesiones
Mendesy TOC Caso descriptivo Éxito terapéutico Maitlandy Problemas Diseño tratamientos FIAT-Q, FSBS, Cambios terapéuticos, pero
Vandenberghe Gaynor (2012) diversos de alternos, con y autorregistros aún no publicados los
(2009) estudiantes. evaluación continua resultados finales
Comparando y pre-post
Silveira et aL Entrenamiento Intragrupos FIAT Terapeutas y clientes FAP y terapia
(2009) de terapeutas acumulativo mejoranconFAP interpersonal

206 207
Psicoterapia Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia

Manduchi y Trastorno de Caso único pre-post BDl,AAQ, Éxito terapéutico después


Schoendorff personalidad WDQ,MFSEI de largo tratamiento y
contexto donde los terapeutas puedan observar las conductas con sus con-
(2012) cambio de terapeuta. tingencias reales y puedan moldear y cambiar las interacciones diarias de
Cambios cuestionarios pre- estos pacientes, no solo en el contexto de programas estructurados de
post
terapia individual o en grupo, sino en otros momentos como el tiempo de
Oshiro, Kan.ter y Problemas Caso único FAPRS,y Cambios de CCRl y
Meyer (2012) relaciones reversible observación con CCR2 acordes a cada fase comida o el tiempo libre entre sesiones. Todos los miembros del sta.ff
sociales y (A-B-A-B-A), S!MCCIT del diseño. Correlación profesional, y los no profesionales, tienen tarjetas de objetivos y registros
agresividad con registro continuo entre conductas del para cada paciente, donde se incluyen las CCRI y CCR2 que deben refor-
verbal por observación de terapeuta y del cliente
dos terapeutas y dos zarse, utilizando también una economía de fichas. Esta parte del programa
clientes FAR se centra más en desarrollar repertorios de comunicación interperso-
Cattivelli, Tire!li, Problemas Caso único linea Obser'vación y Éxito terapéutico nal, resolver conflictos y aumentar las conductas de cumplimiento de ta-
Berardo y Peri.ni conducta en base múltiple a autorregistros
(2012) adolescentes través de s,ujetos reas terapéuticas, interacciones de grupo o intimidad con otros. Han apli-
Padilla (2013) Problemas Diseño de grupo pre- CBCL, YSR, Éxito terapéutico Y cado este programa a 120 individuos en una institución de salud mental en
adaptativos, post, con grupo en STA!, AFQ-Y, diferencias signiñcativas Dlinois, incluyendo también un programa de rehabilitación psicosocial y
disociales, lista de espera rendimiento del grupo tratado con ACT tratamiento farmacológico habitual. Sin embargo, no se han presentado
depresivos y académico, yFAP. El grupo tuvo un
TDAHen áreas 42% de altas terapéuticas; aún datos -cuantitativos de esta experiencia.
adolescentes funcionales, el grupo en lista de espera, También se ha mostrado la posibilidad de utilizar FAP para paliar los
aéeptación ninguna .
. efectos emocionales de personas que han pasado por diversos traumas, y
Weeks (2013) Problémas de Caso único de línea BS!-53, DAST, Cambios pre-post en
pareja base múltiple AUD!T,DAS, cuestionarios pero no cómo pueden abordarse los distintos problemas emocionales y de intimi-
A-A+B LWMAT,CPI, significativos, ni tampoco dad que tienen estas personas (Kohlenberg y Tsai, 1998, 2000; Kohlen-
Vlll,FARPS en las interacciones de berg, Tsai y Kohlenberg, 2006). Esta línea de investigación ofrece un
autorregistros y pareja
observación en análisis funcional de dos tipos distintos de trastornos de estrés postraumá-
sesiones tico: unos debidos a situaciones esporádicas o accidentales, situaciones
Landes, Kanter, Problemas · Caso único de línea SC!D-Iy l!, Cambios en CCRl y traumáticas momentáneas co:r;no accidentes, ?~taques, actos terroristas,
WeeksyMush depresivos y de base múltiple HAM-D,BDI, CCR2 acordes al momento
(2013) personalidad A-A +B, en cuatro autorregistros de int~en.ción. secuestros, violaciones, etc.; y otros debidos a situaciones continuas y
clientes persistentes de castigó, tales como el abuso o maltrato continuado, situa-
ciones de estrés permanente.
En el primer caso se desarrollarían conductas de escape y evitación
11.5_ E:de1tnsió1tn a otras polofado1tnes y pro Memas que los hada similares a un problema de fobia específica, de forma que su \r
mantenimiento· dependeria de esa evitación posterior que no se resuelve;
Las publicaciones aparecidas sobre FAP han mostrado su eficacia e:1 ca- mientras que en los segundos, .al no poder haber respuestas de escape o
os clínicos O en grupos en distintos tipos de problemas, tanto. en_ runos Y evitación inmediatas, pueden aparecer cambios más fuertes de personali-
sadolescentes como en adultos, aunque estos u• ltim"os so:' roa:ontarios: Una dad, de relaciones interpersonales y problemas emocionales o sexuales
extensión de esta terapia se ha realizad~ en la reh_ab1htac10n de_ pacientes más a largo plazo. En aquellos casos en que el abuso es de su entorno
crónicos en instituciones sociales o samtanas (ps1cos1s, depres10n mayor cotidiano, el cliente no tiene posibilidad física de escapar o evitar a esa
recurrente trastornos de personalidad limite). Los autores la han denom1- persona que, además, es quien le cuida· y proporciona alimento. En esa
nado fanctional analytic rehabilitation (FAR, Holmes etal., 2003; Dyks- situación, el individuo ha de generar alguna forma de evitar o aislarse en
tra, Shontz, Indovina y Moran, 201 ~) y _co:1-siste e:' un progr~ma para crear el momento en que ocurren los abusos, con lo que aparecerian conductas
en la institución un ambiente lo mas snmlar posible a la vida real, en un de evitación social extremas y conductas privadas de despersonalización o
evitación de los estimulos presentes en ese momento. Ello conllevaría

208 209
Psicoterapia Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia

graves problemas posteriores en las relaciones personales, las relaciones el resto de comportamientos negativistas, que disminuyeron tanto en ]a
de intimidad y en la formación del yo. Por lo que sugieren que la terapia casa como en la escuela. .
F AP podria ofrecer un tratamiento efectivo para esas conductas interper- . Este mismo grupo ha publicado otro estudio con dos niños con pro-
sonales, el miedo a las interacciones intimas y pensamientos y emociones blema~ negativistas desafiantes (Vandenberghe y Basso, 2004), uno era
continuos alrededor del trauma. una rnna pequeña de tres años con :frecuentes rabietas y llantos además de
FAP también ha abordado la terapia de pareja; especialmente cómo conductas desafiantes y agresivas; el otro caso era un niño de seis años
manejar los roles de cada miembro de la pareja, los estereotipos de géne- que no aceptaba famuerte del padre y presentaba también gran cantidad
ro, la conducta sexual en pareja y la mejora de la interacción, buscando de conductas negativas y desobediencia, gritos, rechazo a la familia, y se
una mayor comunicación, intimidad y unión de la relación (Rabin,. Tsai y e_ncerraba en su cuarto continuamente. Realizaron primero tres sesiones de
KohÍenberg, 1996). Otros casos clínicos con parejas y relacionados con la !mea base para observar las variables de mantenimiento de esos proble-
terapia sexual se han descrito anteriormente. mas,. con los padres realizando anotaciones. En ambos se utilizó el entre-
Gosch y Vandenberghe (2004) han aplicado F AP también en latera- namze~to en _comunicaciónfancional (Durand, 1990) entre padres e hijos
pia infantil, con un niño con un trastorno negativista-desafia.ri.te. De hecho, a n:~ves. del Juego, y las reglas de F AP para la interacción directa en la
se combinaron estrategias de entrenamiento de los padres, contrato de ses10n entre los padres y sus hijos. En el primer caso durante 14 sesiones y
contingencias y FAP. El objetivó fundamental era eliminar la interacción en el segundo durante 19. Al principio el terapeuta actuaba como media-
mutua de mantenimiento de los problemas entre los padres y el hijo. El dor Y en ~ocas sesiones dejaba el control de la interacción a los padres,
niño tenía nueve años, le habían. diagnosticado en distintos momentos q~e man~Jaban fundamentalmente reforzamiento social, contactos y cari-
trastornos de conducta con hiperactividad, impulsividad y agresividad, cias ~~ntingentes, además de extinción y reforzamiento de otras conductas
que aparecía en cuanto no se cumplían sus deseos, tanto en la casa como tamb1en contingentes a esos problemas negativistas y desafiantes.
en la escuela. El tratamiento fue de 24 sesiones, se realizó una linea base También sobre este tipo <le población es el estudio de Cattivelli Tirelli
inicial de seis días de observación de las conductas agresivas en la casa, Berardo Y Perini (2012), que han aplicado FAP a una pequeña m:estra d~
durante dos horas, también se observaron durante una hora diaria a lo adolescentes entre 11 y 15 años para promover en ellos habilidades socia-
largo de cinco días en la escuela, y el propio niño hizo un autorregistro. l~s. El ~rograma comenzaba con un análisis de las conductas inadecuadas O
En el tratamiento a los padres se les instruyó en las técnicas de modifica- disfunc10nales que tenían estos adolescéntes en su vida diaria, que se clasi-
ción de conducta y reforzamiento de incompatibles, se les dio bibliotera- ficaban como CCRl; también se identificaban las CCR2. Algunas de esas
pia sobre relaciones padres-hijos, y también un entrenamiento directo de conductas inadecuadas incluían el rechazo a la escuela y las ausencias reite-
cómo interaccionar entre ambos, realizando en las sesiones tareas, activi- radas, dificultades sociales, especialmente en las relaciones con ]os profeso-
dades de juego y diálogos para ir cambiando las interacciones dentro de la res, gran c~~ndad de conductas evitativas, aislamiento social y dificultades
sesión. Además, la madre del niño se encontraba en una situación depresi- en la re!a~,~~ con s~s compañeros. Gran parte de estos problemas mostra-
va, indefensa por las constantes agresiones fisicas y -yerbales. También se ban un análisis funczonal como respuestas de evitación para evitar conteni-
trataron la expresión de emociones y el control emoéional de situaciones dos emocionales aversivos, o bÍen como búsqueda de atención de los adul-
conflictivas, así como el apoyo social por los avances. Conforme se iban tos .. En las sesiones con los padres se identificaban esas conductas y se
alcanzando los objetivos (conductas más positivas), aplicaban también registraban por observación directa, tanto por los padres como por los tera-
reforzamiento con actividades y contingencias pactadas con el niño. Una peutas. En algunos de los adolescentes, los padres llegaron a regisn·ar hasta
vez que se iban consiguiendo en la sesión, los objetivos se extendían a la 40 conductas apropiadas que deberían desarrollar en.la vida diaria. A conti-
casa y a la escuela, con contactos periódicos con el profesor. Las pautas nuación, .dentro de las sesiones desarrolladas por los terapeutas se aplicaba
educativas cambiaron radicalmente; así, las interacciones agresivas conti- reforzarrnento natural_ a las CCR2 para incrementarlas, al tiempo que se
imas entre ambos progenitores y el niño pasaron a una tasa cero, siguiendo bloqueaban las ev1taczones promoviendo otras conductas más adecuadas de
así durante dos meses de seguimiento; también hubo cambios drásticos en acercamiento e interacción social. Algunas de las sesiones eran individuales

210 211 1¡1


I'
111
Psi9oterapia Analítica Funcional Estudios sobre efectividad y eficacia

y otras en grupo; incluyeron también entrenamiento en mindfulness, para binación con otras terapias, estudios sobre los mecanismos de cambio
abrirse a los demás, compartir contenidos emocionales e intentar no evitar formas de supervisión y registro durante la terapia, y extensiones a múlti~
interacciones con los demás, así como para bloquear repertorios de evita- ples tipos de problemas y en países e idiomas diferentes. Precisamente
ción experiencia! y promover estrategias de contemplación y descripción de Mangabeira, Kanter y Del Prette (2012) realizan una revisión exhaustiva
experiencias internas. Se trataba de crear las condiciones y oportunidades de todos los estudios publicados internacionalmente sobre FAP hasta
para que los adolescentes emitieran las conductas apropiadas, utilizando 2010, mostrando un indice acumulativo sobre la progresión de.más de 80
instrucciones o indicaciones verbales en interacciones específicas. El trata- publicaciones científicas en los últimos años, sin incluir libros y capítulos
miento se fue introduciendo en un momento diferente para cada adolescen- sobre el tema .. Los autores describen cómo en los primeros años gran parte
te, siguiendo un diseño de línea base múltiple a través de sujetos. De forma de esas publicaciones eran de tipo teórico (58%), pero desde 2000 hacia
paralela, los mismos objetivos de cambio en conductas adecuadas se iban i'1 delante ha aumentado el número de casos clinicos e investigaciones expe-
programando con los padres en la vida diaria. Los resultados mostraron un
~ rimentales.
incremento significativo en todos los adolescentes de las conductas proso-
ciales más adaptativas (CCR2) en su contexto natural, al tiempo que rara-·
rf·· Gran parte de los estudios publicados han utilizado medidas de cues-
tionarios estandarizados para la evaluación pre-post de los resultados del
mente mostraban las inadecuadas (CCRI). tratamiento. Pero dado el carácter idiográfico de FAP, progresivamente se
Padilla (2013) ha realizado un estudio en un grupo de adolescentes en- ha ido extendiendo el uso de los instrumentos de registro observacional a
tre 13 y 17 años, con la comparación de resultados pre-post y también partir de transcripciones, categorizando las conductas del terapeuta y
respecto a un grupo en lista de espera, y un seguimiento de tres meses. El cliente, con objeto de medir los cambios progresivos durante la terapia.
grupo -formado por 19 adolescentes en el grupo de "aceptación" y 15 en Algunos de ellos también han empleado vídeos y grabaciones para anali-
el de ''lista de espera"- presentaba diversos tipos de problemas: trastornos zar en detalle esas interacciones y tener fiabilidad de los datos. De ahí que
adaptativos, negativista-desafiante, depresión, TDAH, trastorno disocia! e parte de esos desarrollos se hayan dirigido a crear formas de evaluación
inclus_o uno con abuso de sustancias. Los del grupo de "aceptación" reci- del proceso de terapia y de sus resultados. Estos instrumentos y formatos
bieron, tras la evaluación, una sesión individual y cuatro sesiones de tra- de registro se· han abordado en el capítulo 3, y solo cabe mencionar aquí
tamiento en grupo con ejercicios de ACT y mindfulness, y también la que constituyen otro campo de desarrollo e investigación en tomo a FAP.
integración de FAP en la relación terapéutica y las relaciones entre las Otra área de desarrollo de las investigaciones sobre FAP es la supervi-
experiencias dentro del grupo y los problemas fuera de la terapia (Padilla sión terapéutica y el entrenamiento de habilidades terapéuticas. Así, Folle-
y Jiménez, 2014). Los resultados mostraron los beneficios de esta combi- tte y Callaghan (1995) presentaron un sistema de entrenamiento de tera-
nación de terapias contextuales sobre el grupo de "aceptación" en todas· peutas, centr_ado en las habilidades terapeuta-cliente y en la identificación
las medidas, no solo en los diversos cuestionarios utilizados (STAI, y reforzamiento de las CCR según FAP. Esta forma de entrenamiento se
AFQ-Y, CBCL), sino también en la disminución de problemas (reducción basa más en el aprendizaje directo, con moldeamiento del terapeu-
de ansiedad, aumento de la flexibilidad psicológica y la aceptación, mejo- ta-supervisor, que en las instrucciones, se utiliza también el vídeo como
res relaciones con la familia y mejoras en la funcionalidad de la vida dia- feedback para incrementar las reacciones adecuadas del terapeuta-alumno·
ria). En ese grupo hubo un 42% de altas terapéuticas a los seis meses, en ante el cliente. Otros formatos de entrenamiento han utilizado audífonos
el grupo en lista de espera no hubo ninguna. pequeños teléfonos, seguimiento a través de cristal. unidireccional o ví'.
deos, en este caso utilizan un monitor de ordenador que está controlado
por el terapeuta-supervisor que observa desde la otra habitación, este va
· U.6. Otros desrurrolfos de F AP indicando por la posición del joystick con una barra mayor o menor si las
respuestas del terapeuta-alumno son adecuadas a la interacción con el
Desde que apareció el primer libro sobre FAP en 1991 han ido desarro- terapeuta, si son efectivas para cambiar su conducta. Con este sistema
!lándose múltiples aplicaciones de esta terapia en casos clínicos, en com- ayudan a los terapeutas-alumnos a identificar las CCR y aprender a res-

212
Psicoterapia Analítica Funcional
Estudios sobre efectividad y eficacia

ponder a ellas reforzando o extinguiendo durante el proceso de moldea-


terapeuta y en sus habilidades para identificar conductas problemáticas O
miento teranéutico. En estudios posteriores, Callaghan (2006a) ha anali-
avances. Dado que gran. parte de los problemas de los clientes tienen que
zado las variables que afectan a la supervisión de los terapeutas y cómo
ver con dificultades para manejar sus emociones, es esencial que el tera-
deberían ser los terapeutas F AP. ·
peuta tenga también en su repertorio esas habilidades emocionales como
Para evaluar esas habilidades terapéuticas se han utilizado también al-
requisitos para poder observar, expresar y evocar emociones durante la
gunos instrumentos como el Therapist Jn-Session Strategy Scale (THISS),
terapia (Follete y Batten, 2000). Es el caso del estudio de Vandenberghe,
que ha mostrado su fiabilidad y ha sido utilizado en programas de entre-
Sousa Y Ohveira (2005), que describe a seis terapeutas con diversos casos
namiento de terapeutas (Kohlenberg et al., 1999). También para la evalua-
clínicos con problemas de trastornos de personalidad. Los terapeutas eran
ción de las habilidades terapéuticas se ha desarrollado el Functional As-
entrevistados cada cierto tiempo, y con algunos de ellos se realizaban
sessment Of Skills Far Interpersonal Therapist (FASIT, Callaghan, 2006c,
sesiones para analizar sus emociones y los pensamientos evocados durante
2006d) para evaluar las habilidades de interacción dentro. de la labor de la
las sesiones terapéuticas. Los datos indican que a los terapeutas les resul-
supervisión y formación de terapeutas. Este cuestionario clasifica y valora
tan dolorosas emocionalmente algunas sesiones FAP, pero que progresi-
los distintos problemas que el terapeuta pueda tener durante el proceso de
vamente van meiorando, Junto con sus habilidades para identificar sus
terapia. Ha mostrado su utilidad en varios estudios sobre el entrenamiento
propias emociones y sentimientos, con lo que mejoran su relación terapéu-
de terapeutas (Callaghan et al., 2004; Kohlenberg et al., 2002). · tica y el éxito con los usuarios.
Una innovación en la forma de realizar la supervisión de terapeutas es
Silveira et al. (2009) presentan un estudio sobre el entrenamiento de
el estudio de Kanter, Tsai, Holman y Koemer (2012) en el que entrenan a
terapeutas comparando el entrenamiento en F AP y el realizado en la tera-
los terapeutas con un sistema de supervisión online a través de videocon-
pia_ de conducta h~bitual. Los resultados mostraron que los terapeutas
ferencia. Compararon 16 terapeutas-alumnos divididos en un grupo expe-
m~Joraban en identificar las CCR2 tras la introducción de FAP y supervi-
rimental y otro en grupo en lista de espera, cada grupo tenía dos terapeu-
s10n, lo que aumentaba la probabilidad de tratar positivamente la conducta
tas-supervisores. Recibieron dos sesiones iniciales de preparación de las del cliente. . .
sesiones en video y por correo electróníco, el sistema técníco y también
Colombini y Pergher (2009) presentan una descripción detallada se-
incluían sus biografias y tareas escritas para los ·supervisores. Después
sión por sesión del proceso de supervisión de un caso, donde el terapeu-
recibían un entrenamiento de supervisión con audio y vídeo web, además
ta-estudiante realizaba la sesión y anotaba las íntervenciones realizadas.
de presentaciones multimedia. En cada sesión de grupo los terapeutas-
Después de cada sesión, el terapeuta-supervisor discutía la sesión y anali-
alurnnos hacían ejercicios dentro de la _sesión, comunícaban sus experien-
zaba las decisiones tomadas por el terapeuta, la adecuación de su conducta
cias, reflexiones o problemas, y recibían feedback del terapeu-
al cliente, los aciertos y fallos en las contingencias, así como la propia
ta-supervisor; además debían realizar actividades o ejercicios fuera de condu9ta verbal y emocional del terapeuta durante el proceso.
estas sesiones sobre sus propias emociones, los contenidos que evitaban,
Tsai et al. (2010) presentan uu ejemplo sobre cómo la autorrevelación
ejercicios para realizar con amigos .Y familiares, ejercicios de "tareas de
Y el comp?Jiir sentimientos por parte del terapeuta puede ayudar también
riesgo" (interpersonal, emocional) para la semana, ejercicios de concep-
al proceso terapéutico del cliente. Por un lado, puede evocar CCR! del
tualización del caso, sus opiniones sobre la marcha del entrenamiento,
propio cliente, mostrar la distancia emocional o la evitación que pueda
etc., y en algunos casos también recibían feedback personal. Se compara-
tener ante esas respuestas emocionales, y, por otro, ayudarle a que aparez-
ron los resultados con cuestionarios y ejercicios prácticos pre-post, mos-
can CCR2 dentro de la propia sesión, por ejemplo: hablar en profundidad
trando cambios significativos en el grupo entrenado frente al de lista de
de las pérdidas del cliente o promover mayor intimidad y acercamiento a
espera, que solo mostró esos cambios cuando pasó después a ser también
otros. Pero también advierten de que puede ser un riesgo en aquellos casos
grupo experimental.
en que ese a~rirse del terapeuta puede disminuir la alianza terapéutica, 0
Otras investigaciones se han centrado sobre el propio proceso de su-
cuando el cliente no pueda manejar aún esas pérdidas emocionales. Si
pervisión en los cambios que tienen lugar en las emociones del propio
bien es cierto que muchas sesiones iniciales de FAP pueden suponer emo-

214
215
Psicoterapia Analítica Funcional

cienes dolorosas y dificiles para el terapeuta, también son importantes las


sesiones donde se producen avances, mejoras del cliente que se celebran,
momentos de alegria y satisfacción compartidos con los clientes, lo que
12
permite al terapeuta también alegrarse del éxito en la terapia y en la vida
de esa persona.
El camino que sigu,e FAP
En este sentido, Vandenberghe y Silva (2013) han presentado un estu-
dio sobre las opiniones y afectos de los terapeutas al desarrollar las sesio-
nes, donde se muestra que los terapeutas acuden a sus propias relaciones y
experiencias personales para mostrar afectiyidad en la relación terapeuta-
cliente, y, especiahnente, que añadir experiencias positivas también ayuda
a mejorar la cercanía y afinidad con el cliente.

~orno ya _s:' vio en el capítulo anterior, existe un extenso número de estu-


11.7. Resa1men d10s_ emp~cos en ~A:- En este capítulo se describen los caminos de in-
vest1~ac10n que esta s1gu1endo F AP actualmente, su integración con otras
Hemos abordado en este capítulo una revisión exhaustiva de las investiga- terapias Y, fm~lmente, algunos aspectos éticos que hay que tener en cuenta
ciones empíricas que se han producido, y siguen produciéndose, sobre la en su aphcac10n.
efectividad de FAP en una gran diversidad de casos clínicos transdiagnós- En la revisión bibliográfica de Mangabeira, Kanter y De!Prette (2012)
ticos, desde problemas de ansiedad a depresión, trastornos de personalidad Y en la q~e hemos realizado en el capítulo 11, se expone que hay unos 90 ·
diversos, problemas sexuales, problemas de conducta en adolescentes, etc. autores diferentes que publican en F AP distribu.idos en tres países funda-
Se han descrito en primer lugar los casos clínicos aparecidos donde se me~talmente. EE. UU., _Brasil y España. Actualmente se está produciendo
va explicitando el desarrollo de la terapia, el análisis del caso, la defini- un mc:eme~to de pubhcac10nes en otros países como Colombia, Italia,
ción de CCRl y CCR2, las diferentes etapas en que se aplica el tratamien- Canada, Remo Umdo, Australia, Costa Rica y Suecia. También hemos
to, etc., todo ello a partir de transcripciones y descripciones exhaustivas desc;1to cómo se ha P.ro~ucido. un incremento exponencial en el número de
de los casos. Posteriormente se han revisado todos los casos clinicos pu- publicac10~es en lo_s_ últim?s diez años y cómo en los últimos tres años se
blicados de forma más controlada, con diseños de cas.o único, con medi- ha produc_1do_ tamb1en. un mcremento de las publicaciones de intervencio-
das continuas y con evaluaciones pre, post y seguimiento, que permiten nes con disenos experunentales y cuasiexperimentales. Todo ello muestra
obtener conclusiones fiables sobre la eficacia de FAP. Pero también se que el d~sarrollo de FAP -al igual que el de otras psicoterapias de tercera
han explicitado aquellos estudios que han comparado F AP én grupos, o en generac10n- es un proceso que se· encuentra en plena efervescencia. Proce-
diseños acumulativos añadiendo FAP a otras terapias. so cuyos resultados solo se podrán conocer pasadas unas décadas ..
Finalmente también se han descrito otras aplicacibnes y derivaciones
que se están produciendo en los estudios sobre F AP, como es la utiliza-
ción en instituciones, en grupos, en poblaciones más jóvenes, y, sobre 12.1. Líneas de investigación actuales
todo, el proceso de supervisión y formación de terapeutas. Hemos visto la
importancia de las emociones en la relación terapeuta-cliente, la necesidad Los últimos estudios de efectividad y eficacia oue se están llevando b
s d · · . - acao
de experiencias vitales del propio terapeuta y cómo manejar sus emocio- on. e vanos tipos: estud10s de caso con medias pre-post y durante el tra-
nes, las formas de supervisar en directo el trabajo clínico, etc. Temas to- tamiento (Ferro, López y Valero, 2012; Holman et al., 2012; Manduchi y
dos ellos que constituyen también una parte fundamental de esta terapia y Sch~endorff, 2012; McC!afferty, 2012; Oshiro, Kanter y Meyer, 2012), con
un campo de investigación creciente para mostrar su eficacia. ¡
d1senos experunentales de caso único (Landes et al. , 2013·, Pedersen et a.,

216 217
Psicoterapia Analítica Funcional El camino qu& sigue FAP

2012; Weeks, 2013), con diseño de grupos (Maitland y Gaynor, 2012). trado su fiabilidad Y utilidad para medir la efectividad de ]as terapias
Algunos de estos estudios son tesis doctorales (Graciano y Mayo, 2014; (Bastos, Kanter Y Meyer, 2012; Busch, Cal!aghan, Kanter, Baruch y
Rincón, 2013); también se ha desarrollado un protocolo breve de aplicación Weeks, 2010; Callaghan, Summers y Weidman 2003· Xavier Kante
(Holrnan, Kohlenberg y Tsai, 2012). M eyer, 2012). Ademas, , ' ' ' r y
hay un nuevo sistema de categorización de las
Por otro lado, están surgiendó otras lineas dedicadas a estudiar los conductas en te_r~pia llamado S1MCCIT (Sistema Multidimensional para
principios conductualés básicos (Landes, Kanter, Weeks y Busch, 2013); la C~tegorzzaczon de Comportamientos en las Relaciones Terapéuticas)
la conducta del terapeuta (Darrow, Dalto y Follette, 2012; Vandenberghe (Osh1ro Y_ Meyer, 2014; Xav1er y Meyer, 2014) que se ha aplicado en
y Silvestre, 2013); las autorrevelaciones del terapeuta y su efecto en la dos estud10s de caso Junto con el sistema FAPRS· (Xavier, Kanter y
relación terapéutica (Tsai etal., 2010; Vandenberghe y Silva, 2013); la Meyer,.2012). .
creación de actividades evocativas· de CCR (Nelson, Yang, Maliken, Tsai También hay novedades en cuanto al entrenamiento y supervisión de
y Kohlenberg, en prensa), la conceptualización universal de un caso y una terapeutas siguiendo la linea iniciada por Cal!aghan (2006c) con la escala
alternativa a la expuesta anteriormente (Bonow, Maragakis y Follette, Functional Assessment of.Skills for Interpersonal Therapists (FASIT).
2012); y en la linea de crear nuevos valores en los cliéntes basados en el Recientemente Schoendorffy Steinwatchs (2012) han propuesto el uso de
altruismo, responsabilidad universal, etc., que los terapeutas deben tener, FAP para entrenar terapeutas ACT, aunque no presentan datos de este
propuesta por Tsai, Kohlenberg, Bolling y Terry (2009). proyect_o., Desde Brasil se han realizado dos experiencias de supervisión
Otra linea se basa en estudiar patrones conductuales de determinados para ps1cologos ~?veles_en FAP y se describen los cambios que ha produ-
diagnósticos formales con FAP como tratamiento. Como el análisis de los cido tal supervis10n (W1elenska y Oshrro, 2012). Además, existe un estu-
trastornos de personalidad (Pankey, 2012); los problemas de imagen cor- dio piloto aleatorizado de entrenamiento y supervisión de terapeutas a
poral y los trastornos dismórficos (Callaghan et al., 2012); los problemas trav_és de Internet en el que hay resultados muy prometedores (Kanter,
relacionados con la intimidad como un factor transdiagnóstico general Tsa1, Hoi:nan y Koerner, 2013). También se ha expuesto un ejemplo de
(Wetterneck y Hart, 2012). También en ver cómo se puede tratar desde superv1s1on y tratamiento de un trastorno de personalidad por un terapeuta
FAP a jóvenes que han cometido abuso sexual (Newring y Wheeler, 2009; no experto enFAP (Manduchi y Schoendorff, 2012).
2012). Su aplicación en trastornos mentales graves (Holrnes eta/., 2003; . Como vemos, existe una amplia variedad de investigaciones muy re-
Dykstra, Shontz, Indovina y Moran, 2010). Se han propuesto estrategias cientes que están expandiendo én muchos sentidos las lineas de evalua-
para trabajar con adolescentes (Newring, Parker y Newring, 2010) y su ción, intervención, supervisión y aplicabilidad de FAP,
aplicación para promover habilidades sociales en esta población (Cattive-
lli, Tirelli, Berardo y Perini, 2012). También para mejorar la terapia de
pareja (Gurman, Waltz yFollette, 2009). 12.2. Su mtegración con otras terapias
Dentro de las lineas de investigación dedicadas a los instrumentos de
medida e intervención, hay distintas áreas: los estudios que tratan de me- FAP pu_ede ayudar con sus principios a mejorar otras terapias, y, como
jorar la validez estadística de instrÚmentos ya elaborados, como en el caso se ha mencionado anteriormente y en los estudios de revisión, combi-
de EOSS (Valero, Ferro, Lópezy Selva, 2012, 2014) y del FIAT (Darrow, nada con otras formas terapéuticas puede producir resultados sinérgi-
Callaghan, Bonow y Follette, 2014). Otra linea, la elaboración de nuevos cos. En general, estas integraciones con otras terapias de segunda O
instrumentos, como la escala de intimidad FAP (Leonard et al., 2014) y la tercera generación son nuevas líneas de investigación. Se ha combina-
escala FAPIS creada para determinar el impacto del entrenamiento en los do con la terapia cogn.itiva, con la terapia de aceptación y compromiso
terapeutas noveles (Kanter, Tsai, Holrnan y Koerner, 2013). (ACT), con la terapia de conducta dialéctica (DBT), con la activación
En la linea de mejorar los sistemas de estudio de las interacciones en conductual (AC), con terapias psicodinámicas y con terapias feminis-
terapia, y en referencia a la codificación de las relaciones terapéuticas, tas (Kanter, Tsai y Kohlenberg, 20 !Oa). Incluso con terapias que pro-
se sigue investigando con el sistema FAPRS. Su aplicación ha demos- mueven el mindfulness, como se verá. En este capítulo solo expondre-

218 219
Psicoterapia Analítica F~ncional El camino que sigue FAP

rnos la línea más interesante que supone su integración con otras psico- 12.2.2. Su integración con la terapia de aceptación y compromiso
terapias de tercera generación y con la terapia cognitivo-conductual de
Beck. fa
La integració;' con te:apia de aceptación y compromiso (ACT) es una
de_ las que_ mas pubhcac10nes ha producido. Ambas terapias surgen de un
mismo ?ngen, comp~en la filosofía conductista radical y tienen una
12.2.1 Su integración con la terapia cognittvo-conductual de Beck mfl_uenc;a mutua, podría decrrse que son ''primas hermanas". La primera
aphcac10n conJunta fue en el tratamiento de un caso de exhibicionismo
Uno de los estudios donde primero se integró FAP con la terapia cognitiva ob~e~iendo buenos r_esu]tados (Paul, Marx y Orsillo, 1999). Aunque I¡
de Beck fue el realizado por Kohlenberg et al. (2002) en el que se compa- . mas unportante es, sm duda, el programa para dejar de fumar de la Uni-
ró la terapia cognitivo-conductual con una mejora de la terapia cognitiva versidad de Reno, que se ha denominado fanctional-analytic acceptance
con FAP a la que denominaron FECT (FAP enhanced cognitive therapy), and commitment therapy (FACT, Callaghan et al., 2004; Gifford et al.,
ya descrita en el capítulo anterior. A partir de. este estudio, los autores 2011). Este ensayo aleatonzado comparó el bupropión frente a FACT
(Kohlenberg, Kanter, Tsai y Weeks, 2010) hacen una serie de recomenda- junto a la medicación,_ mostrando que el tratamiento combinado da mejo-
ciones para mejorar la terapia cognitiva de Beck: ampliar la explicación res resultados para deJar de fumar que la medicación sola, tanto al final
cognitiva de la causa del comportamiento, usar las relacibnes terapéuticas, del tratamiento como en el seguimiento a los seis meses y al año.
poner en práctica estas mejoras a través de reglas de FAP y conceptualizar Kohlenberg y Callaghan (2010) dedican un capítulo completo a la
los casos. comparación entre FAP y ACT en cuanto a sus características y similitu-
Por otro lado, Gaynor y Lawrence (2002) elaboraron un estudio des, sobre todo por los primeros años de comienzos comunes basadas
donde combinaron la terapia cognitivo-conductual de Beck con una ambas en las raíces del análisis funcional y en una filosofia conductista ·
adaptación de F AP a la que denominaron LIVE, con aprendizaje e in- radical, con bases comunes en la experimentación de algunos de esos
teracciones en vivo dentro de la consulta. Utilizaron un diseño de caso principios en el laboratorio, pero, sobre todo, porque sus autores son clí-
único repetido corno intragrupos con medidas pre-post y seguimiento a ni~os_ que trabajan en terapias individuales. Ambas han surgido desde la
los tres meses. Formaron dos grupos de adolescentq con problemas practica clínica con numerosos casos de sufrimiento humano, y, de he-.
depresivos. Los resultados indicaron que hubo una gran mejoría en los cho, sus autores comparten alguna publicación inicial (Kohlenberg Ha-
problemas depresivos que aún se mantenían durante un seguimiento de y~s Y Tsai, 1993). También discuten en ese capítulo los aspecto; que
seis meses. diferencian ambas terapias, tales como el énfasis en FAP sobre la rela-
También Pedersen et al. (2012) muestran cómo puede ayudar FAP ción terapéutica, el trabajo dentro de la sesión, el valor de la intimidad y
después de una intervención cognitivo-conductua] en un caso de una mu- la necesidad de supervisión clínica, así como su integración en casos
jer con trastorno por estrés postraumático, problemas de dependencia del 1 clínicos donde se puedan aplicar conjuntamente ambas terapias (Ca-
alcohol, bulimia y trastorno de personalidad. Los resultados mostraron un llaghan et al., 2004). ·
mayor decremento en las medidas después de impl,;mentar FAP, que con- Esta combinación dé FAP y ACT se ha aplicado en el tratamiento de
tribuyó a mejorar los avances del cliente, como mejores relaciones inter- un cliente con depresión mayor y síntomas psicóticos, el cual presentó
personales fuera de la terapia. Además, los autores sugieren que F AP po- notables mejoras en depresión, aceptación y relaciones sociales (Baruch
dría disminuir los abandonos que se suelen producir con una terapia con Kanter, Bu~ch Y Jusldewicz, 2009). Y también en un trastorno de persona~
exposición progresiva y en imaginación. También puede ayudar a crear hdad obsesivo que presentaba anorexia nerviosa, en el que mostró resulta-
una relación terapéutica apropiada en los casos en los que un trauma trae dos positivos (Martín-Murcia, Cangas-Díaz y Pardo-Gonzá]ez, 20 I ]).
corno consecuencia una ruptura de la conñanza en las relaciones con los Otra integración de estas dos terapias se ha aplicado a una adolescente que
demás, incluida la relación con el terapeuta. presentaba graves problemas en varias facetas de su vida; obtuvo resulta-
dos positivos (Páez y Luciano, 2012). Novoa y Guzmán (2008) aplican

220 221
Psicoterapia Analítica Funcional
El camino que sigue FAP

principios y componentes de ACT y F AP en un joven con un trastorno tratadas mediante DBT. Por otra parte, hemos visto en los capítulos 9 y 10
mixto ansioso depresivo; los resultados señalan la utilidad de la interven- el concepto de yo y los trastornos del yo que pueden tratarse desde FAP
ción. También se ha aplicado en adolescentes con dificultades emociona- por lo que ambas terapias serian muy compatibles entre sí cuando el tera'.
les (Cattivelli, Musetti y Perini, 2014). peuta decida ponerlas en marcha en un caso clínico.
Hasta ahora no hay evidencia empírica sobre la integración de FAP y
·1a DBT. La única experiencia de integración de estas dos terapias es el
12.2.3 Su integración con la activación conductual (AC) estudio de Waltz, Landes y Holman (201 O), donde entrenaron a terapeutas
en los dos tipos de terapia, y donde los autores sostienen que el entrena-
También se ha propuesto la integración de FAP en AC para mejorarla -miento en FAP puede ayudar a los terapeutas a aplicar posteriormente
(Busch, Manos, Rusch, Bowe y Kanter, 201 O; Kanter, Manos, Busch y DBT con mayor experiencia y eficacia. -
Rusch, 2008f En este caso, FAP puede ayudar trabajando las interaccio-
nes directamente dentro de la sesión, y buscando reforzadores naturales de
las conductas del cliente con problemas depresivos. Por otro lado, puede 12.2.5 Su integración con terapias que promueven el mindfulness
ser también de gran ayuda en aquellos casos en que la depresión proviene
de las dificultades para entablar una relación estrecha y personal, o inclu- Se han encontrado solo dos estudios que integren FAP en terapias que
so cuando hay cierta aversión a la intimidad o la vulnerabilidad. promuevan el mindfalness. El estudio de Bowen et al. (2012) intenta me-
Esta combinación se ha aplicado en un estudio de caso, mostrando jorar el tratamiento basado en mindfalness añadiendo FAP en otra etapa
buenos resultados (Manos et al., 2009). También McClafferty (2012) ha de tratamiento. De la muestra inicial de 104 participantes, se obtuvieron
integrado AC con F AP en un caso de un hombre que presentaba un tras- datos comparativos fmalmente de 54 estudiantes. Estos fueron asignados
torno mixto ansioso depresivo. Los resultados de las medidas de los cues- aleatoriamente a tres grupos: uno de ellos realizaba un programa de medi-
tionarios previo, simultáneo y po$1:erior a la intervención son más que tación individual, otro grupo realizaba esa misma meditación y además un
significativos, llegándose a la normalidad tras el tratamiento. Además, programa interpersonal con FAP, y otros formaban el grupo control. El
Holman et al. (2012) realizan un estudio piloto, donde han integrado AC y primer grupo se basaba en la terapia de mindfalness mediante relajación y
terapia de conducta clásica para dejar de fumar en el marco de FAP en meditación; el segundo grupo, en FAP, en la que se les pedía en los ejer-
cinco clientes que presentaban depresión mayor y consumo de tabaco. Los cicios ser conscientes de la presenciá de otros en la misma habitación,
resultados de los cambios pre-post en medidas de depresión indican que ejercicios para centrarse en las relaciones que habían tenido en sus vidas y
en cuatro de los cinco participantes remitió su depresión, y tres de ellos . para ser conscientes de las formas en que intentan comunicarse en sus
dejaron de fumar completamente después del tratamiento: -relaciones. Se les daban instrucciones para estar pendientes de otros y
después centrarse en su propia respiración, un proceso interactivo que
altem_a estímulos externos, con la presencia de otras personas, y estímulos
12.2.4 Su integración con la térapia de conducta dialéctica (DBT) internos de sus propias sensaciones, emociones y pensamientos. Final-
mente, se les daban instrucciones para identificar sus "zonas conforta-
Tanto la DBT como FAP tienen bastantes características en común, sobre bles", momentos en los que debían interactuar con otros de forma abierta
todo por cuanto suponen el trabajo directo dentro de la sesión y el énfasis Y honesta y que variaban en función del contexto de esas personas. Se
en las interacciones terapeuta-cliente; además, en ambas se busca una trataba de hacerles ver cómo podrían mejorar abriéndose a otros y tener
1
relación genuina, auténtica y emocionalmente intensa. De esta forma, lo relaciones más satisfactorias "arriesgando", saliendo de su zona de con-
1
que aporta F AP de reforzamiento natural, moldeamiento continuo de las 1
fort. Después de una breve meditación de cinc.o minutos se les exhortaba a
CCRl y CCR2, será de gran ayuda para el cambio de comportamientos abrir los ojos e interactuar con los demás presentes en los ejercicios, p~ra
emocionales de las personas con trastornos límite de personalidad que son 1
poner en práctica ese riesgo in vivo. El grupo control solo estuvo viendo
I;
222 223
1·::·
J.
Psicoterapi.a Analítica Funcionál El camino que sigue FAP

durante 50 minutos un vídeo sobre naturaleza. Las medidas pre-post mos- de intimidad, hay que ser cuidadosos con su aplicación y con los efectos
traron que los participantes del grupo con ambas terapias mezcladas in- que estas reacciones produzcan.
formaban de mayor conexión con otros y menor evitáción experiencia!, Desde FAP se cree que los problemas éticos se dan en terapia cuando
aunque no hubo diferencias en el grado de intimidad o de mindfulness. En las acciones del terapeuta están controladas por reforzadores que no son el
el seguimiento a las dos semanas no había diferencias entre los grupos. progreso y la mejoría del cliente. Reforzadores como el dinero la admira-
Los autores justifican esa pérdida posterior quizás por la brevedad de la ción, el flirteo, la cortesía, etc. pueden controlar la conducta del terapeuta e
intervención con una sola sesión de práctica, además de por el hecho de interferir en su ética. Como los problemas éticos son posibles, recomien-
que la muestra empleada no tenía problemas psicológicos y poco podía dan la _monitorización del proceso terapéutico por medio de compañeros,
beneficiarse terapéuticamente de ambas terapias. supervisores y/o a través de medios de grabación con permiso del cliente.
Collins (2012) muestra un ejemplo de cómo adaptar la FAP a la tera~ Hay que asegurarse de que los terapeutas en ejercicio estén bien entrena-
pia Hakomi que promueve el mindfulness. Esta terapia utiliza mindfulness dos, sean conscientes y sensibles clínicamente y tengan en su repertorio las
para exponerse a experiencias privadas (pensamientos, sentimientos, re- conductas que van a pedir a los clientes; y, en general, hay que asegurar
cuerdos; sensaciones, gestos y posturas, etc.). Trata de enseñar al indivi- que sean personas que se vean reforzadas por las mejorías del cliente.
duo una manera cuidadosa y segura de evocar experiencias pasadas, pro- Por otro lado, recientemente desde FAP (Tsai, Kohlenberg, Bolling y
porcionando formas más efectivas de relacionarse consigo mismo y con el Tew, 2009), se vuelye a incidir en los problemas éticos y morales y en
mundo. El autor aplica las reglas de FAP y va introduciendo estímulos valores que deben aparecer en terapia. Los valores son declaraciones ver-
que provoquen experiencias y reacciones en el cliente, entresacadas de bales que especifican los reforzadores y las actividades que los producen.
esas experiencias aversivas pasadas, con lo que el terapeuta puede aplicar Prop?nen lo que denominan FAP "verde o ecológico" (green FAP) para
reforzamiento natural para cambiarlas progresivamente. refenrse a una forma de hacer esta terapia donde existan valores éticos en
la práctica de la terapia, como se ha señalado antes, y donde se promocio-
nen en el cliente valores que mejoren nuestra convivencia y conlleven
12.3. Aspectos éticos en la aplicación de FAP consecuencias positivas sociales a largo plazo. ·
Se trataría de introducir entre los valores personales del terapeuta las
Desde sus comienzos, !_os autores de FAP han estado interesados en los ideas del movimiento ecologista o "verde". Incorpora una conciencia
aspectos éticos de la aplicación de la terapia. En 1991, Bob Kohlenberg y ideológica que da gran importancia al ambiente ecológico, la justicia so-
Mavis Tsai mantenían que las contingencias que entran en conflicto entre cial y los objetivos sociales no violentos, específicamente valores como
terapeutas y clientes son la fuente más importante de problemas éticos. cuidar.y ayudar a otros, tener responsabilidad y conciencia social, y utili-
Los p:Sicoterapeutas de cualquier orientación teórica están en una posi- zar las propias virtudes y habilidades para contribuir a mejorar el mundo.
ción privilegiada en momentos muy delicados para los clientes, y esta De manera fundamental, el terapeuta FAP debería asegurar tres valo-
posición puede dar ayuda y también generar daños, precisamente por res como tal terapeuta: (a) decir al cliente los hechos científicos que pue-
esto. Ellos proponen una serie de precauciones· para minimizar que la den predecir su mej6ría; (b) asegurar al cliente los valores éticos en los
terapia sea mal usada: hay que proceder con cautela en la aplicación de que se basa, que son los que vienen ya marcados en los códigos deontoló-
los procedimientos, adaptándolos al cliente; evitar la explotación sexual, gicos de la profesión; Y (c) asegurarle también los valores éticos y perso-
puesto que la propia relación puede generar atracciones de este tipo; no nales que tiene como terapeuta y como persona.
continuar un tratamiento que no resulte beneficioso para el cliente; ser · Los valores éticos del terapeuta tarn bién son importantes, porque to-
conscientes de los valores autoritarios y de los prejuicios que pueda tener dos estamos en una encrucijada, en una civilización global, cuyo futuro
el terapeuta; y evitar la tiranía emocional o abuso de poder del terapeuta. está en nuestras manos. No hace falta recordar aquí la pobreza y hambru-
Como los procedimientos de F AP tienden a evocar reacciones emociona- na de millones de habitantes del planeta, ·el calentamiento globa]y la de-
. les intensas y efectos reforzantes que están asociados con las relaciones vastación del medio ambiente, la violencia política y armamentística en

224 225
Psicoterapia Analítica Funcional El camino que sigue FAP

casi todos ·1os países, y las enfermedades pandémicas que no conocen b) Desarrollar un sentido de responsabilidad universal. Ese altruismo
fronteras. El terapeuta de FAP es consciente de que en el mundo actual ha se extiende también en una responsabilidad hacia el grupo social al
de procurar no solo el bienestar de los clientes o la consecución de sus que pertenecemos. En el mundo actual, ese grupo no es una nación,
metas individuales, sino extender su acción al entorno social más inmedia- sino un planeta completo. Las comunicaciones e Internet han crea-
to y al mundo en general. De hecho, dentro de los psicólogos conductistas do ya la sensación de un mundo interconectado; por lo tanto, nues-
existen varias asociaciones y publicaciones dedicadas a mejorar el mundo tro trabajo ya no tiene que ver so_lo con nuestro grupo más inmedia-
(Green Behavior Science, Behavior Change far a Sustainable World, to, sino con todos los "ciudadanos de un lugar llamado mundo".
Behavior Analysis far Sustainable Societies). El análisis de conducta pue- c) Mantener el corazón abierto. Tiene que ver con el desarrollo de la
de ayudar a individuos, pero también a mejorar las condiciones de vida de intimidad y de la conexión emocional ·con otros. Todas las relacio-
grupos sociales. nes humanas suponen una cuestión de conflicto de intereses y de
Hay algunos estudios que han mostrado el efecto de reactividad políti- poder, pero si se incluye el afecto, el amor, en esas relaciones, qui-
ca entre terapeutas y clientes cuando son de ideologías opuestas más libe- zás los beneficios sean muy superiores. Conseguir la felicidad indi-
rales o demócratas en BE. UU. (Bilgrave y Delutty, 2002), incluso de vidual dejaría de ser un esfuerzo, puesto que seria un producto aña-
cierta "transferencia ideológica" porque los terapeutas más liberales o de dido al crearse relaciones más afectivas, intensas y desinteresadas.
izquierdas tienden a empatizar y ayudar más a los clientes con una ideolo- d) Avanzar hacia un sentido o propósito personal. Creemos que las
gía similar, y los terapeutas más tradicionales o de derechas tienden a personas tienen un sentido de plenitud cuando tienen pasión, ta-
hacerlo con los clientes más conservadores y tradicionales también (Gart- lento o un propósito en la vida. La terapia de F AP puede ayudar al
ner et al., 1990). Desde FAP, el terapeuta ha de ser muy consciente de sus cliente _a encontrar ese propósito, tomar las riendas de su vida y
propios valores, de forma que si los valores de_! cliente son demásiado encontrar fmahnente que su vida tiene un sentido.
tradicionales y no están en el camino de vivir con los demás, ayudar a la e) Practicar estos valores en el día a día. La mayoria de las personas
comunidad y al mundo, quizás sería el momento de negarse a realizar la persisten en sus valores cuando están en terapia, realizan algón
terapia y derivarlo a otro terapeuta. De otra forma, quizás no se consiguie- curso de "superación psicológica", de mindfalness o de yoga, pero
se una buena alianza terapéutica y no pudiesen trabajar juntos por una al poco tiempo esos efectos desaparecen. El terapeuta FAP debería
búsqueda de valores y objetivos en la vida. practicar todos los días estos valores, en mayor o menor grado, pe-
Muchos de los propósitos de F AP durante el proceso terapéutico tie- ro tenerlos siémpre presentes en el día a día, aunque sean peque-
nen que ver con exponerse a los demás, ser sensible a las contingencias de ñas acciones, momentos de reflexión y meditación, momentos en
1
los demás, estar y tener relaciones estrechas con los demás, dar y aceptar . los que desarrollar esa conexión con otros y crecer como terapeu-
cuidados, mostrarse sensible y vulnerable, incrementar un sentido estable tas y como personas.
del yo, aumentar el apego y las emociones hacia y con los demás. Al fmal 1
1
de la terapia, el cliente se vuelve más sensible hacia todo lo que le rodea,
y, lógicamente, también hacia las situaciones de injusticia, desigualdad y
1
12.4. Resumen
violencia que hay en el entorno social. En suma, estos valores verdes que
proponen Tsai et al. (2009) serían los siguientes: Hasta hace poco, la mayor crítica que se le hacía a FAP era el reducido
número de publicaciones empíricas y la falta de estudios sobre eficacia y
a) Ser más altruista. El dar y compartir con otros· es una conducta 1 efectividad. Al igual que Maitland y Gaynor (2012), pensarnos que hay
con reforzamiento social inmediato. La conducta altruista se ve re- ! razones que explican la dificultad para generar investigaciones que so-
compensada por el grupo, y según la teoría evolucionista es la que 1
porten a FAP como tratamiento· empíricamente validado. Una de las ra-
mantiene el grupo. zones es que F AP es una aproximación general a la psicoterapia que no
1
está basada en un modelo de psicopatologia concreto y no es específica
1

1
1
1
226 1 227
'
L 11
Psicoterapia Analítica Funcional

para un determinado trastorno, lo qne hace que sea dificil definir unas
variables dependientes a los estudios. Como se ha podido comprobar en
el capítulo 11 y en este mismo, recientemente se han íncrementado las
publicaciones de estudios empíricos de forma exponencial. También ha Bibliografia
· aumentado el número de grupos de investigación y de nuevos países
donde se estudia. Se ha aplicado a múltiples problemas clínicos, clientes
adultos y adolescentes, con problemas menores y con problemas clínicos
graves, en contextos ínstitucionales. y en la práctica privada: Estos es-
fuerzos en la ínvestigación van dirigidos también a estudiar el proceso
clínico, la efectividad de la propia interacción, la influencia. de la íntimi-
dad, del concepto de yo, el desarrollo de nuevos ínstrnmentos de evalua-
ción y registro, etc. Con el propósito de poner en práctica unos principios ecológicos, econó-
Además, se sigue avanzando en la íntegración con otras terapias de es- micos y prácticos, .el listado completo y actualizado de las fuentes biblio-
ta generación y de la anterior. Hemos mostrado los diversos estudios que gráficas empleadas por la autora en este libro se encuentra disponible en
han íncluido la íntegración de FAP con otros tratamientos, especialmente la página web de la editorial: www.sintesis.com.
con las psicoterapias de tercera generación, con las que combínan de for- Las personas ínteresadas se lo pueden descargar y utilizar como más
ma más eficiente. Pero también con otras terapias y aproximaciones, pues- les convenga: conservar, imprimir, utilizar en sus trabajos, etc.
to que FAP es una forma de hacer terapia, unos principios funcionales
sencillos que cualquier terapeuta podría aplicar en su práctica diaria. Pen-
sarnos que FAP sigue un buen carníno para alcanzar los criterios para ser Busch, A.M., Kanter, J. W., Callagban, G. M., Barucb, D. E., Weeks, C. E. y
considerada un tratamiento útil y validado empíricamente. Berlín, K. S. (2009). A micro-process analysis of Functional Analytic
También se han desarrollado los conceptos éticos que deben guiar al Psychotberapy's mechanism of change. Beho:vior Thérapy, 40(3), 280-290.
terapeuta de FAP, no solo por las pautas estandarizadas de los códigos Carrascoso, F. J. (2003). Jealousy: A case of application ofFunctional Analytic
Psychotberapy. Psychology in Spain, 7, 88-98.
éticos profesionales, síno por cierta ética "ecológica" o "verde" que impli-
Cautilli, J., Riley, T. C., Axelrod, y Hineline, P. (2005). Toe role ofverbal condmoning
ca trabajar para el beneficio de los clientes, y, al mismo tiempo, también in third generation behavior therapy. The Behavior Analyst Today, 6(2), 135-145.
para el grupo social, para mejorar el entorno y las relaciones con el mun- Fernández-Parra, A. y Ferro-García, R. (2006). La psicoterapia analítico-
do, como un lugar de ínterconexión en el que todos estamos implicados. funcional: una aproximación contextual funcional al tratamiento psicológico.
Edupsykhé, 5(2), 203-229.
Ferro-García, R. (2006). La psicoterapia analítica funci011al: estableciendo relacio-
nes terapéuticas intensas y curativas. Psicología Conductual, 14, 3, 343-359.
Ferro-García, R. (2008). Recent studies in Functional Analytic· Psychotberapy.
lnternational Journal o/Beho:vioral Consultation and Therapy, 4(2) 239-249.
Ferro-García, R. y Valero-Aguayo, L. (1998). Psicoterapias conductistas: Nuevos
enfoques clínicos. Psicologemas, 12, 31-62.
Ferro-García, R., Valero-Aguayo, L. y López-Bermúdez, M. A. (2007). Noveda-
des y aportaciones desde la Psicoterapia Analítica Funcional. Psicothema.
19(3), 452-458.
Ferro-García, R., Valero-Aguayo, L. y López-Bermúdez, M. A. (2009). La
conceptualización de casos clínicos desde la psicoterapia analítica funcional.
Papeles del Psicólogo, 30(3), 255-264.

228 229
Psicoterapia Analítica Funcional Bibliografía

Ferro-García, R., Valero-Aguayo, L., y Vives-Montero, M. C. (2000). Aplicación López-Berrnúdez, M. A.,_ Ferro, R. y Valero, L. (2010). Intervención en un tras-
de la psicoterapia analítica funcional: Un análisis clínico de un trastorno torno depresivo mediante la psicoterapia analítica funcional. Psicothema 22
depresivo. Análisis y Modificación de Conducta, 26, 291-317. 1, 92-98. - ' '
Hopko, D. R. y Hopko, S. D. (1999). What can functional analytic psychotherapy Maitland,. D. W. M. Y Gaynor, S. T. (2012). Promoting efficacy research on
contribute to empirically-validated treatments?. Clinical Psychology and Functiona! Ana!ytic Psychotherapy. lnternational Journal o/ Behcrvioral
Psychotherapy, 6(5), 349-356. Consultation and Therapy, 7, 2-3, 63-71.
Kanter, J. W., Tsai, M. y Koh!enberg, R. J. (2010a). The Practice o/Functional Michae!, J., Palmer, D. C:, y Sundberg, M. L. (2011). The multiple control of
Analytic Psychotherapy. New York: Springer. verbal behavior. The Analysis o/Verbal Behcrvior, 27, 3-22.
Kahlenberg, R. J., Rayes, S. C. y Tsai, M. (1993). Radical behavioral psychothera- Miltenberger, R. G. (2013). Modificación de conducta: principios y procedimien-
py: Two contemporary examples. Clinical Psychology Review, 13(6), 579~592. tos. Madrid: Pirámide.
Kohlenberg, R. J., Kanter, J. W., Bolling, M. Y., Parker, C. R. y Tsai, M. (2002). Oliven~ia, J. J., y Cangas, A. J. (2005). Tratamiento psicológico del trastorno esqui-
Enhancing Cognitive Therapy for Depression with Functional Analytic .. zotip1co de la personahdad: Un estudio de caso. Psicothema, 17(3), 412-417.
Psychotherapy: Treatment Guidelines and Empirical Findings. Cognittve and Ost, L. G. (2008). Efficacy oftbe third wave ofbehavioral therapies: A systematic
Behcrvioral Practice, 9, 213-229. review and meta-analysis. Behcrviour Research and Therapy, 46(3), 296-321.
Kohlenberg, R. J.. y Tsai, M. (1991/2008). Functional Analytic Psychotherapy. Padilla, D., y Jiménez, M. A. (2014). Experiencia clínica de psicoterapia grupal
Creating intense and curative therapeutic relationship. New York: Plenum contextual en adolescentes con problemas emocionales. Clínica Contem-
Press. (Traducción Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga). poránea, 5(1), 53-68.
Kohlenberg, R. J. y Tsai, M. (1995). Functional analytic psychotherapy: a beha- Pérez-Álvarez, M. (2006). La terapia de condÚcta de tercera generación.
vioral approach to intensive treatmenÍ. En W. O'Donohue y L. Krasner EduPsykhé, 5(2), 159-172.
(Eds.), Theories o/ behcrvior therapy. Exploring behcrvior change, (pp.: 637- Pérez-Álvarez, M. (2012). Third-generatian therapies: achievements and challen-
658).Washington: APA. ge~. Internationa/ Journal o/ Clmical and Hea/th Psychology, 12, 2, 291-310.
Kohlenberg, R. J. y Tsai, M. (1998). Hea!ing interpersonal tramna with the intimacy Pérez-Alvarez, M. (2014). Las terapias de tercera generación como terapias
ofthe relationship. En V.M. Follette; J; l. Ruzeg y F. R. Abueg (Eds.). Cogni- contextuales. Madrid: Síntesis.
ti:ve-Behcrvioral Therapies far Trauma. (pp.: 305-320). New York: Guilford. Skinner: B. F. (1957/1981). Verbal behcrvior. Acton, MA: Copley Publishing.
Kohlenberg, R. J. y Tsai, M. (2000). Radical behavioral help for Katrina. (Edición en castellano México: Trillas). .
Cogniti:ve and Behcrvioral Practice, 7(4), 500-505. Skinner, B. F. (1953/1971). Science and human behcrvior. New York: MacMillan.
Kohlenberg, R. J. y Tsai, M. (2001). Hablo, luego existo: una aproxhnación con- (Edición en castellano Barcelona: Fontanella).
ductual para entender los problemas del yo. Escritos de Psicología, 5, 58-62. Skinner, B. F. (1974/1977). About behcrviorism. New York: Knopf. (Edición en
Kohlenberg, R. J., Tsai, M., Ferro, R., Va!ero, L., Fernández-Parra, A., y Virués- castellano Barcelona: F ontanella).
Ortega, J. (2005). Psicoterapia analítico-funciona! y terapia de aceptación y Tsai, M., Kohlenberg, R. J., Kanter, J. W., Kahlenberg, B., Follette, w. c. y
compromiso: Teqria, aplicaciones .y continuidad con el análisis del compor- Callaghan, G. M. (2009). A Guide to functiona/ Analytic Psychotherapy.
tamiento.International Joumal o/Clinical and Health Psychology, 5¡2), 37-67. · Awareness, Courage, Love, and Behaviorism. New York: Springer.
Kohlenberg, R. J., Tsai, M., Parker, C. R., Bolling, M. W., y Kanter, J. W. Tsai, M., Kohlenberg, R. J., Kanter, J. W., Holman, G. !. y Loudon, M. P. (2012).
(1999). Focusing on the · client-therapist interaction: FAP a behavioral Functiona/ Analytic Psychotherapy. Distincti:ve F eatures. N ew York: Routledge.
approach. European Psychotherapy, 1, 1, 15-25. Tsai, M., Koh!enberg, R. J., Kanter, J. W., Kohlenberg, B., Follete, W. C., Ca!!a-
Landes, S. J., Kanter, J. W., Weeks, C. E., y Busch, A.M. (2013). Toe impact of ghan, G. M., (2010). The practice o/ Functional Analytic Psychotherapy.
the active components of Functional Analytic Psychotherapy on idiographic New York: Springer.
target behaviors. Journal o/Contextual Behavioral Science, 2, 49-57. Tsai, M., Plununer, M. D., Kánter,_J. W., Newring, R. W. y Kohlenberg, R. J. (2010).
López-Berrnúdez, M. A., Ferro, R. y Calvillo, M. (2010). An application of Therap1st gnef and Functional Analytic Psychotberapy: Strategic self-
Functional Analytic Psychotherapy in a case of anxiety panic disarder disclosure ofpersona! loss. Journa/ o/Contemporary Psychotheravy, 40, 1-1 o.
without agoraphobia. Internacional Journal of Behavioral Consultation and Tsai, M., y Reed, R. (2012). Working in-vivo witb client sense ofunlovability. Jn-
Therapy, 6, 4, 356-372. ternational Journal o/Behcrvioral Consultation and Therapy, 7(2-3), !47-150.

230 231
Psicoterapia Analítica Funcional

Valero, L., Ferro, R., Kohlenberg, R. J. y Tsai, M. (2011). Therapeutic Change Pro-
cesses in Functional Analytic Psychotberapy. Clínica y Salud, 22, 3, 209-221.
Valero, L., Ferro, R., López, M. A., y Selva, M. A. (2012). Reliahility and
validity ·of tbe Spanish adaptation of Experiencing of Self Scale (EOSS)
comparing normal and clinical sarnples. Internacional Journal of Behavioral
Consultation and Therapy.7, 2-3, 151-158.
Valero, L., Ferro, R., López, M. A. y Selva, M. A. (2014) Psychometric properties
of tbe Spanish version of tbe Experiencing · of Self Scale (EOSS) far
assessment in Functional Analytic Psychotberapy. Psicothema, 26, 3, 415-422.
Vandenberghe, L. (2009). A functional analytic approach to group therapy. The
Behaviar Analyst Today, 10, l, 71-82. ·
Vandenberghe, L, Ferro, C. B. L., y Cruz, A. C. (2003). FAP-enhanced group
tberapy far chronic pain. The Behavior Analyst Today, 4, 369-375.
Wettemeck, C., y Hart, J.·M. (2012) Intimacy is a transdiagnostic problem far
Cognitive Behavior Therapy: Functional Analytical Psychotherapy is the
solution. Journal o[Behavioral Consultation and Therapy, 7(2-3), 167-176.

232
,ilr.1~~1
~ ~~~ í;1LJSR Ulbrerla, S.L
i: uayo, u1s
.tro Garcia,A Rat¡¡~~ I F~:::i<'.nai9 El análisis ...
,,.,.,,, ,,.,...,,n.,e~, 'sic,itellrl' ¡P¡¡¡¡¡¡ li IÍ
111 ,

630372 F 21/C•111016
lll lll lll lllllll