Está en la página 1de 5

Educación ambiental y participación ciudadana

La educación ambiental es el proceso de aprendizaje, orientado a la


comprensión de aquellas realidades inherentes al medioambiente, con el propósito
de facilitar conocimientos que permitan mejorar substancialmente la calidad y el
nivel de vida de los seres humanos, transformando nuestra manera de pensar, a
través de la incansable búsqueda de soluciones efectivas a tantos problemas que
conllevan al daño ambiental, así como las acciones a seguir para preservarlo para
las futuras generaciones.

Constitucionalmente, el Artículo 107, establece que “La educación


ambiental es obligatoria en los niveles y modalidades del sistema educativo, así
como también en la educación ciudadana no formal. Es de obligatorio
cumplimiento en las instituciones públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado,
la enseñanza de la lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela, así
como los principios del ideario bolivariano”, claramente se observa, que el
legislador en este artículo, dedico especial cuidado en establecer como una
prioridad la Educación Ambiental, tomando en consideración, que es la única vía
que le permitirá no solo a nuestra nación, sino al mundo entero, preservar a través
de la educación y la cultura ambiental, este único e insustituible planeta tierra.

Igualmente, en el Artículo 34 de la Ley Orgánica del Ambiente, se lee que


“La educación ambiental tiene por objeto promover, generar, desarrollar y
consolidar en los ciudadanos y ciudadanas conocimientos, aptitudes y actitudes
para contribuir con la transformación de la sociedad, que se reflejará en
alternativas de solución a los problemas socio ambientales, contribuyendo así al
logro del bienestar social, integrándose en la gestión del ambiente a través de la
participación activa y protagónica, bajo la premisa del desarrollo sustentable”.

En cuanto a la Participación Ciudadana, en la Educación Ambiental: La Ley


Orgánica del Ambiente, no deja dudas en cuanto al Derecho y Deber de Participar
y los Mecanismos de Participación:
Derecho y deber a participar. Artículo 39 “Todas las personas tienen el
derecho y el deber de participar en los asuntos relativos a la gestión del ambiente”.
Mecanismos de Participación. Artículo 40 “El Ejecutivo Nacional, a través del
ministerio con competencia en materia ambiental, reglamentará los mecanismos
para hacer efectivo el ejercicio legítimo del derecho a la participación ciudadana
en la formulación, adopción, ejecución y control de las políticas, planes, proyectos
y otras medidas dirigidas a la conservación del ambiente”.

Estos artículos establecen claramente la intención del legislador, de vincular


y establecer que la participación ciudadana debe ser una prioridad en las políticas
y planes de preservación y mantenimiento del medio ambiente, estableciéndola
como un Derecho y Deber del ciudadano de participar y ser protagonista en la
adopción de estrategias dirigidas hacia la conservación del medio ambiente.

Como complemento, es pertinente mencionar el contenido del Artículo 127


Constitucional, el cual establece que “ Es un derecho y un deber de cada
generación proteger y mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo
futuro. Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una
vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. El Estado
protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos
ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de
especial importancia ecológica.

Relación del Derecho Agrario y ambiental del desarrollo sustentable,


conservación ambiental y calidad de vida.

El Derecho Agrario ha ido experimentando una trascendental


transformación que se sintetiza en el hecho de su internacionalización. A su vez, el
tema de los recursos naturales, la actividad agraria y la problemática ecológica
ambiental se ha convertido en una gran preocupación de todos los países en
general. La cuestión ambiental se ha instituido como aspecto fundamental del
Derecho Agrario provocando el surgimiento de una intrínseca relación entre la
actividad agraria y el medio ambiente que ha ido aumentando gradualmente.

Toda la actividad agraria se ha visto modificada y redimensionada en el


último tiempo por la cuestión ambiental. El deterioro de los recursos naturales y la
contaminación se ha hecho visible en la materia. Las exigencias de los
consumidores también impactan en los modos de producción que buscan ser
ambientalmente más seguros y sano.

El Derecho Agrario es un derecho joven, con un contenido bastante amplio,


en el cual se incluyen las normas relativas a la protección del medio ambiente en
la actividad agropecuaria. Es una rama trascendental y de gran importancia en las
condiciones de Cuba ya que es un país eminentemente agrícola.

El Derecho Ambiental es una de las ramas más jóvenes, que aún cuando
debió haber sido una de las primeras ramas del derecho tuvo su consolidación en
la década de los 90. El surgimiento de los problemas ambientales está dado por el
origen de la evolución de la especie humana y de las relaciones de producción
que han existido. El hombre constituye el peor enemigo del medio ambiente ya
que si no lo utiliza de forma racional y consciente puede provocar su total
degradación. El medio ambiente debe cuidarse al máximo ya que cualquier daño
que se le ocasione resulta generalmente irreversible.

El Derecho Agrario como rama de nuestro ordenamiento jurídico se


relaciona con otras ramas del derecho, entre ellas con el Derecho Ambiental ya
que tiene elementos que lo vinculan indudablemente con el medio ambiente: la
tierra, los bosques, el agua, entre otros. La producción agrícola tiene una fuerte
dependencia de factores materiales, tales como: fertilizantes, plaguicidas,
sistemas y equipos de riego, etc.

La relación del Derecho Ambiental con el Derecho Agrario es una de las


más evidentes, no solo por encontrarse en el campo y en los bosques muchos de
los ecosistemas cuyo cuidado y conservación son regulados por el Derecho
Agrario, sino por constituir la actividad de explotación agrícola una de las que más
inciden en la estabilidad del medio ambiente.

El Derecho Ambiental busca integrar las diferentes ramas del ordenamiento


jurídico a fin de prevenir, reprimir o reparar las conductas agresivas al bien jurídico
ambiental, teniendo en cuenta las características culturales y sociales del medio
humano. Existen diferentes órganos y organismos en correspondencia con el
Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) que tienen una gran
responsabilidad en cuanto a la regulación de las normativas que se establecen
para proteger el medio ambiente, entre ellos podemos mencionar: el Ministerio de
la Agricultura (MINAGRI), el Ministerio del Azúcar (MINAZ), etc. El Derecho
Agrario ha adquirido nuevas dimensiones en la contemporaneidad, entre las que
podemos mencionar:

Para combatir la degradación de la naturaleza surge, con una energía sin


precedentes, el Derecho Ambiental. La relación del Derecho agrario con el
Derecho Ambiental fue a partir de una visión transversal del hombre respecto al
medio ambiente. Ya que indiscutiblemente existe un vínculo constatable de ciertas
instituciones agrarias para la correcta gestión del ambiente.

En el Segundo Congreso de la Unión Mundial de Agraristas Universitarios


señaló Louis Lorvellec, que: “…la relación del hombre y la tierra, la solidaridad
campesina y la prevención de los riesgos climáticos, son bases invariables y
quizás universales, sobre las cuales todos los países han construido su derecho
rural. Sobre estas bases, el derecho debe encuadrar la evolución de la agricultura,
tomada en sus dos funciones: por una parte, la función alimentaria y, por otra
parte, la función de organización del espacio y de protección de los medios
naturales”.

Resulta sumamente necesario que el Derecho Agrario se ajuste


paulatinamente a las nuevas realidades que surjan en materia ambiental, teniendo
en cuenta que en la actualidad se encuentra vinculado tanto a la actividad
económica y social como a la ambiental. Debiendo replantearse los desafíos del
momento para buscar nuevas soluciones.

Metodología de evaluación

Semana3:realizar un ensayo individual de los numerales 9,10,11,12

Semana 4: realizar un trabajo completo individual, de los puntos 13,14, e


indagar las actividades que degradan y contaminan el ambiente en la
comunidad donde vives y aportar propuestas para la participación de la
comunidad en la corrección de las mismas en función de la calidad de vida
comunitaria.

Actividades que degradan y contaminan el ambiente

Las actividades que degradan y contaminan en el ambiente son variadas, desde el


humo del automóvil, hasta los desperdicios del hogar, por tal motivo