Está en la página 1de 5

Política criminal para poder superar la situación del país, generar empleos en el

sector privado o público que les permita generar el pago de lo que cuesta el
sostenimiento.

1. Establecer razones por los cuales resulta procedente o improcedente de


esa política publica

En este momento uno de los problemas más grandes que enfrenta el país además de la
recesión económica y el derecho al trabajo para los trabajadores se encuentran en las
cárceles. Cabe tener en cuenta que el sistema carcelario se encuentra congestionado, y
que el hacinamiento es uno de los factores más preocupantes por ello, hace algunos
días se conoce por medio de los diferentes medios de comunicación, como se solicita al
gobierno desplazar a los presos que se encuentran mayor vulnerabilidad como los son
los adultos mayores de 60 años, ser beneficiarios de la casa por cárcel, siempre y
cuando el preso no se encuentre por problemas con menores, violaciones, secuestros u
otro tipo de violación de derechos fundamentales.

Es como la Política Pública Criminal Colombiana es improcedente para poder contribuir


a la solución de la problemática contextual que sufre el país. Pues se necesita dentro
de este campo, una solución que pueda modificar diferentes leyes para beneficiar a los
presos. Por ejemplo, artículo 38G y 68A del Código Penal, al igual que la Política
Publica Criminal, teniendo en cuenta que esta política no lleva un norte definido y muy
pasiva con respecto a las penas y sanciones. El autor Gutiérrez Marcela (2014) afirma
que la política criminal en Colombia, ha llevado a que muchas vidas humanas se
pierdan, dejando a un lado la idea de satisfacer los derechos a las víctimas y sociedad.
También expresa como la Corte Constitucional mediante varias sentencias ha declaro
que la Política Pública Criminal es Inconstitucional y viola sistemáticamente los
derechos humanos y un estado permanente de indignidad. (Pág.22).

Teniendo en cuenta lo anterior se puede decir que a la Política Publica Criminal le


queda grande hacer valer unos de los derechos más violados en Colombia como es la
vida. Pues en el contexto del Derecho Penal se puede ver ciertos casos, el manejo y
uso de la información es uno de los problemas más grandes que afronta esta política
pública, la falta de pruebas e información, estas se convierten en una de las mayores
fallas en un juicio, el acceso a la información es limitado, su acceso es imposible, las
cifras que presentan la policía y los centro penitenciaros muchas veces no son las
indicadas y al mismo tiempo esto ocasiona aún mas problemas.

Por esta razón para poder pensar en que la Política Pública de criminalidad pueda
generar opciones de autoabastecimiento y el poder mitigar la problemática del país
debe tener un norte y muy definidas las penas, sin excepciones y ni ningún tipo
beneficio, pues para poder llevar a cabo esta labor se necesita, tener medidas
excepcionales que violen la norma, mayor acceso a la información y que esta tenga
información que se pueda validar y no se contradice de acuerdo las circunstancias.
Existen también serios problemas de acuerdo a la información pues las fuentes en
muchos de los casos no usan la metodología adecuada y esto causa varios problemas.
La Universidad de los Andes (2011) afirma que las metodologías utilizadas para
recaudar información se quedan cortas al mostrar resultados, pues la Policía Nacional
que es una de las fuentes más confiables, recoge sus cifras de acuerdo a las denuncias
que ingresan por los diferentes medios de comunicación, por su parte Medicina Legal
hace una filtración de sus registros de medicina forense, teniendo en cuenta causales
específicas y finalmente el observatorio criminal procesa la información dentro de una
base de datos, donde mezcla los datos obtenidos por la Policía Nacional y el IDH.
(Pág.11).

Por otro lado, la Política Criminal actual presenta otros problemas, dicha política es
cambiante esto quiere decir que no existe un diagnostico serio y riguroso con respecto
al fenómeno criminal del país, y mucho menos el Estado es capaz de ofrecer
respuestas serias a las diferentes problemáticas y casos que despiertan repudio social,
donde se exige de manera inmediata una acción por parte del Gobierno. Esto impide
que la información se diversifique y al mismo tiempo no existan criterios claros de
elementos para enjuiciar, esto ocasiona que se generen de manera arbitraria por parte
del Congreso y Gobierno reformas que son sociales y políticas con poco análisis de la
realidad criminal.
Igualmente, la Política Criminal en el país está fragmentada, se encuentra separada de
la política penitenciaria del país, esto se evidencia con la realidad contextual por la que
afronta Colombia, poca atención se les presta a las condiciones de los presos, el
hacimiento cada día incrementa, maltratos, violación de derechos y condiciones
inhumanas son de las populares. Pues la solución que el gobierno propone para
responder a estos problemas es muy tradicional, siempre se crean nuevas cárceles que
al pasar del tiempo se llenan. Solamente hasta ahora es que se presenta una nueva
alternativa, debido a la emergencia que se presenta y porque se acaba de declarar una
emergencia. A esto se le suma que existen problemas con la Política Penitenciaria y
Carcelaria en Colombia, esto se debe a la volatilidad que existe y a la debilidad en la
Política Carcelaria.

Finalmente se puede decir que es improcedente la Política Criminal y Penitenciaria no


se toma enserio la resocialización. El aumento de penas y la creación de delitos se
encuentran acompañados de programas de reintegración social efectivos, como la
propuesta laboral dentro de las cáceles, con mayores, mejores garantías y recursos
penales, las reformas penales no ocasionarían mayores problemas. Los actuales
problemas de resocialización son limitados, pues una parte muy mínima de los reclusos
acceden a ellos, y dichos mecanismos no son efectivos, muchos de estos programas
provocan el aumento de la criminalidad. Prácticamente el problema actual se genera
por la debilidad del sistema, sus medidas, la incompatibilidad con la Política Carcelaria
y el poco control y vigilancia sobre las medidas resocializadoras. Es importante
entender que Colombia aún necesita tomarse muy enserio el problema Carcelario que
existe, debido a que la necesaria reforma al sistema carcelario y la criminalidad es aún
muy lejana y para reactivar nuevas propuestas metodológicas, es necesario que el
sistema cambie por completo, exista una integralidad entre la Política Criminal y la
Carcelaria, el código penal y sus reformas sean más regias al impartir la penas, antes
de pensar en cualquier reforma con respecto al aspecto metodológico.

2. Destacar principios en pugna.

La Pugna se conoce como los diferentes conflictos u opiniones que se generan sobre
determinado hecho, es así como en el anterior comentario y teniendo en cuenta la
propuesta presentada es posible anunciar que uno de los principios en Pugna se puede
considerar como el Derecho a la Vida, pues actualmente con la Política Criminal
existente se violan derechos de las victimas además que las medidas son muy livianas.
Con la reforma solicitante, endurece aún más el sistema, pero desde su método
aplicativo, sin tener en cuenta que, desde el aspecto contextual, para llegar a la
privación de la libertad y el trabajo para satisfacer las necesidades propias, hay una
serie de limitantes y actividades de resocialización que muchas veces imponen otro
tipos de medidas desiguales, y esto mezclado con la propuesta, simplemente permitiría
que la persona que tenga casa por cárcel llevar una vida normal, sin ningún tipo de
medida y violación del Derecho simplemente queda replegado.

El Derecho a la igualdad social es otro principio en pugna, pues se entiende que el


trabajar es para personas libres, y aunque esta medida sea más drástica, de acuerdo a
la Política Criminal actual, tal como pasa con los grupos armados ilegales, dichos
presos tendrían mayores garantías. Por lo menos, eximir de pagos fiscales y renta a los
empleadores y con respecto a los empleados, los pagos de seguridad social corrían por
cuenta del estado, por lo que sería más económico contratar a un preso que a una
persona en libertad.

Con esto igualmente se deben considerar ciertas condiciones de salud, por lo que el
Derecho a la Salud es otro principio en pugna, teniendo contradicciones, con respecto a
los beneficios, los presos son obligación del estado y es este el que debe velar por su
seguridad, donde la salud será una condición de obligatoriedad y preferencial para esta
población. Finalmente se encuentra el mínimo vital, pues las cargas salariales para los
presos, deben ser iguales a las estipuladas por la Ley y aunque esto suene lógico, tiene
diferentes puntos de vistas, por ejemplo, como que una persona que atienden las leyes
y tiene un buen comportamiento genere los mismos ingresos que un preso con mayores
responsabilidades.

3. Determinar cuál prevalece

De todos los principios expuestos anteriormente prevalece el Derecho a la vida, sobre


cualquier otro, es de recordar que este es considerado como uno de los más
importantes, pero también de los más violentados en Colombia. Con el sistema penal,
carcelario y criminal actual es importante decir que esta medida se convertiría a futuro
en un beneficio más que una exigencia, por lo que las victimas pueden sentirse
opacadas y al mismo tiempo, considerar el sistema como débil y sin medidas
restrictivas que mejoren las condiciones sociales.

Referencias Bibliográficas.

Gutiérrez Quevedo, Marcela (2015). Políticas públicas y prevención en Colombia,


Universidad Externado de Colombia, 1(1), p.21-43. Recuperado en:
https://books.openedition.org/uec/1131?lang=es
Universidad de los Andes (2011). Comentarios sobre la política criminal en Colombia,
Grupo de Derecho de Interés Público (G-DIP), Facultad de Derecho, 1(1). Recuperado
en: https://grupodeprisiones.uniandes.edu.co/images/stories/relatorias/PRISIONES-
OCT2011/PRODUCTOSRELATORIA/politicacriminal.pdf

También podría gustarte