Está en la página 1de 7

TÍTULO PRELIMINAR

PRINCIPIOS GENERALES
PRINCIPIO I. OBJETIVOS DEL CÓDIGO.
Este código de familia se encuentra organizado conforme a un conjunto armónico y
sistematizado de normas jurídicas que corresponden a la regulación de la familia,
teniendo como fundamento la Constitución de la República, la Ley, los Tratados
Internacionales ratificados, opiniones consultivas de órganos internacionales creados
por convenios ratificados, decisiones del Tribunal Constitucional y de los tribunales
internacionales cuya competencia ha sido reconocida.
Por consiguiente, los objetivos principales de este código son:
1. Contribuir al fortalecimiento de la familia y de los vínculos de cariño, solidaridad y
respeto recíprocos entre sus integrantes;
2. Contribuir al fortalecimiento del matrimonio y de la unión marital reconocida,
fundado en la igualdad de derechos de hombre y mujer;
3. Contribuir al más eficaz cumplimiento por los padres y madres de sus obligaciones
con respecto a la protección, formación moral y educación de los hijos para que se
desarrollen integralmente;
4. Contribuir a la plena realización del principio de igualdad de todos los hijos; y
5. Contribuir a la protección prioritaria de los niños, niñas y adolescentes, los
discapacitados y los adultos mayores, de modo que se propicie en todos los ciclos de
sus vidas el pleno, efectivo e integral disfrute de derechos.
PRINCIPIO II. OBLIGACIÓN DEL ESTADO.
El Estado reconoce a la familia como el grupo natural primario y fundamental de la
sociedad e institución moral dotada de derechos inalienables y anteriores a todo derecho
positivo. Por ello, el
Estado se compromete a proteger su constitución, promover la maternidad y la
paternidad responsable, garantizar la igualdad jurídica de los cónyuges y de los hijos y
las hijas entre si y la institución de la familia en su conjunto, el cual promocionará las
condiciones que favorezcan su estabilidad, su vida moral, religiosa y cultural.
PRINCIPIO III. ORDEN PÚBLICO.
Las normas del derecho de familia son de orden público e interés social y no pueden ser
derogadas ni renunciar a su aplicación por voluntad de los particulares, ni por actos,
acciones u omisiones de órganos del poder público, bajo pena de nulidad, salvo las
excepciones legales.
PRINCIPIO IV. DE LA FAMILIA: IGUALDAD Y NODISCRIMINACIÓN.
El principio de igualdad y no discriminación constituye la base del ejercicio del
principio de la responsabilidad compartida y la solidaridad familiar.
Toda persona tiene derecho a constituir una familia, en cuya formación y desarrollo la
mujer y el hombre gozan de iguales derechos y deberes y se deben comprensión mutua
y respeto recíproco, no pudiendo estos ser objeto de ninguna discriminación por razón
de color, sexo, género, raza, origen, lenguaje, nacionalidad, religión, edad,
discapacidad, opinión política o filosófica, vínculo familiar, condición social o personal,
condición económica u otro motivo, salvo las acciones afirmativas o compensatorias
tendentes a lograr la igualdad real. En tal sentido las relaciones familiares se basan en la
igualdad de derechos y deberes, su capacidad para la resolución pacífica de los
conflictos, promoción de valores humanos universales y respeto recíproco entre todos
sus integrantes.
PRINCIPIO V. OBLIGACIÓN DE LA SOCIEDAD. Las familias tienen el derecho a
que la sociedad les proporcionen las condiciones morales, educativas, recreativas,
sociales y económicas, que les permitan ejercer su función con madurez y
responsabilidad.
Párrafo. Los medios de comunicación tendrán un papel importante en la aplicación de
este código, mediante un tratamiento de la familia y especialmente de los niños, niñas y
adolescentes, los discapacitados y los adultos mayores quesea respetuoso con los
principios recogidos en el mismo, sin menoscabo de los principios de libertad de
expresión y de información.
PRINCIPIO VI. CONSTITUCIÓN DE LA FAMILIA:
La familia es el fundamento de la sociedad y el espacio básico para el desarrollo
integral de las personas. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión
libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable
de conformarla.
PRINCIPIO VII. PROTECCIÓN DE FAMILIAS EN CONDICIONES ESPECIALES.
El Estado debe promover políticas, acciones, prácticas, programas y proyectos a favor
de las familias vulnerables por razones de extrema pobreza, discapacidad, mono-
parentalidad, desempleo, violencia intrafamiliar u otra situación de desventaja que
requieran de intervenciones especiales.
PRINCIPIO VIII. MATERNIDAD.
La maternidad, sea cual fuere la condición, edad o el estado civil de la mujer, gozará de
la protección de los poderes públicos y tiene derecho a la asistencia oficial en caso de
desamparo.
PRINCIPIO IX. DESCENDENCIA FAMILIAR.
Todos los hijos e hijas son iguales ante la ley, tienen iguales derechos, deberes y
garantías disfrutarán de las mismas oportunidades de desarrollo social, espiritual y
físico Se prohíbe toda mención sobre la naturaleza de la filiación en los registros civiles
y en todo documento de identidad.
PRINCIPIO X. INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE.
El principio del interés superior del niño, niña o adolescente debe tomarse en cuenta
siempre en la interpretación y aplicación de este Código y es de obligatorio
cumplimiento en todas las decisiones que les sean concernientes. Busca contribuir con
su desarrollo integral y asegurar el disfrute pleno y efectivo de sus derechos
fundamentales. Para determinar el interés superior del niño, niña y adolescente, en una
situación concreta, se debe apreciar:
A. La opinión del niño, niña y adolescente;
B. La necesidad de equilibrio entre los derechos y garantías del niño, niña y adolescente
y las exigencias del bien común;
C. La condición específica de los niños, niñas y adolescentes como personas en
desarrollo;
D. La indivisibilidad de los derechos humanos y, por tanto, la necesidad de que exista
equilibrio entre los distintos grupos de derechos de los niños, niñas y adolescentes y los
principios en los que están basados, de acuerdo a lo establecido por la Convención
Internacional sobre los Derechos del Niño;
E. La necesidad de priorizar los derechos del niño, niña y adolescente frente a los
derechos de las personas adultas.
Párrafo. Son aplicables los demás principios y todos los derechos contenidos y
desarrollados en el Código Para el Sistema de Protección y Derechos Fundamentales de
Niños, Niñas y Adolescentes y cualquier otro previsto en los convenios internacionales,
las opiniones consultivas, observaciones generales y las decisiones del orden judicial y
constitucional.
PRINCIPIO XI. GRATUIDAD.
Todas las actuaciones que se tramiten ante los organismos judiciales en materia de
familia o de niñas, niños y adolescentes, están exentas del pago de impuestos.
PRINCIPIO XII. NORMAS DE INTERPRETACIÓN.
La aplicación e interpretación de este código debe inspirarse en el amor y afecto
recíprocos propios del parentesco, en la igualdad de derechos de la mujer y el hombre y
de los hijos entre sí, la protección integral de los menores de edad, los discapacitados y
los adultos mayores y el interés superior de los niños, niñas y adolescentes, en armonía
con los demás principios rectores del derecho familiar contenidos en los tratados
internacionales ratificados por el país. Las acciones que puedan derivarse o ser
promovidas en torno a la realidad familiar tomarán en cuenta estos principios, asumidos
como esenciales para todos los integrantes del núcleo familiar.

ANÁLISIS
El proyecto de un código de familia empieza a asumirse a partir del análisis de la
realidad de las familias dominicanas que, en las últimas décadas, han sufrido cambios
demográficos y socioeconómicos que han transformado su estructura. Frente a la
realidad de las familias, se pensó en dar respuestas desde el ámbito jurídico y también
del estatal, a través de políticas públicas dirigidas a este sector.

El Anteproyecto de Código de Familia ya está redactado. Sus disposiciones parten del


nuevo concepto de familias que se plantea al inicio de la ponencia. Su objetivo es
garantizar los derechos de las familias, las relaciones jurídicas de sus miembros, en
virtud de su parentesco, las relaciones maritales y las demás instituciones relacionadas
con ella, de manera que se propicie el pleno disfrute y ejercicio de sus derechos y el
ejercicio efectivo de los mismos.

La propuesta de Anteproyecto establece novedosos principios generales del Código de


Familia, como son la obligación del Estado de proteger la institución familiar, la
consagración del principio de la igualdad y no discriminación en su seno, obligaciones
de la sociedad, la protección de las familias en condiciones especiales, del derecho a
compatibilizar la vida laboral con la familiar, entre otros.
Asimismo, el citado Anteproyecto reconoce los derechos fundamentales de las familias
y sus deberes, partiendo de un enfoque kantiano que plantea que los sujetos que son
acreedores de derechos también lo son de obligaciones correlativas. Como derechos y
garantías fundamentales se establecen el derecho a constituir una familia, a la
procreación, a la paternidad y a la maternidad, así como la protección de familias
vulnerables.
Entre las más importantes novedades que aporta el Anteproyecto se encuentran: la
regulación de las uniones, de hecho, o consensuales y la creación de un Sistema
Nacional de Protección Constituido por organismos de planificación y ejecución de
políticas públicas, así como de protección y apoyo a las familias más necesitadas, a
través de programas de intervención social; atención oportuna frente a situaciones que
atenten contra la estabilidad familiar; rehabilitación que permitan la recuperación física
y mental de integrantes de la familia, afectados por problemas que requieran
rehabilitación; integración y reinserción socio-familiar para los casos de familias con
miembros menores de edad, afectados por situaciones de vulnerabilidad o riesgo social;
apoyo socio-familiar de carácter temporal o permanente para familias afectadas por
situaciones que menoscaben el cumplimiento de las funciones de protección; entre
otros.
Por otro lado, legisladores como el presidente de la Comisión Permanente de Justicia de
la Cámara de Diputados, Demóstenes Martínez, hacen fuertes críticas a este
anteproyecto de ley, debido a que tendrían que estudiar nueva vez el proyecto que
modifica al Código Civil Dominicano.
Este sostiene que el proyecto del Código de Familia conllevaría una redundancia,
porque ya está contemplado en el Código Civil. Incluso las leyes que sugiere derogar el
Código de Familia ya están derogadas en el Código Civil. Todo lo que propone el
Código de Familia ya está hecho. Es una reiteración", afirmó. Declaró que en el caso de
que se tuvieran que excluir los artículos sobre la familia en el Código Civil eso sería
una aberración.
Entre aquellos que también cuestionan este proyecto se encuentran Abogados,
Ginecólogos y miembros de la Iglesia Católica:
La abogada y experta en derecho de la niñez y la familia, Dilia L. Jorge Mera, consideró
que algunos aspectos de ese proyecto son discriminatorios, como la orientación
sexual, lo que calificó como "ultra conservador", porque sólo se enmarca en la familia
tradicional, conformada por heterosexuales.
Los especialistas en reproducción asistida Ángel Terrero, Máximo Cunillera y Juan Cid
Troncoso creen es una aberración y violación a los derechos individuales que se prohíba
a las mujeres solteras el uso de este método para poder procrear.
Mientras que Fray Santiago Bautista criticó los matrimonios entre menores de edad.
También hay personas que defienden este nuevo Código de Familia entre los cuales se
encuentran: Altagracia Suriel, directora del programa Progresando con Solidaridad, y
Carmen Reyes, abogada y consultora jurídica del Ministerio de Educación, quienes
integraron la comisión redactora del Código de Familia, defendieron su contenido por
considerar que se hizo apegado a la Constitución y convenios internacionales.
Favorecieron el matrimonio entre menores de edad, porque es una tendencia regional.
Sobre la reproducción asistida, que se limita a las parejas casadas, afirmaron que eso
podría ser replanteado. Dijeron que la conformación de la familia está en la Ley de
Leyes.
Universidad Tecnológica de Santiago
(UTESA)

Facultad de Ciencias y Humanidades


Carrera de Derecho
Derecho Civil I, DER110-005
“Análisis del Proyecto del Código de Familia Dominicano”
Presentado por:
Lucia Minaya Bueno (1-12-0305)
Presentado a:
Lic. Bertha Gomez

Fecha
23 de Abril de 2014

También podría gustarte