Está en la página 1de 4

Elementos

Procesos en la logística inversa


Procuración y compras: Se requiere que todos los materiales que se usaran para la elaboración del producto sean
amigables con el ambiente, por ejemplo, envases, empaques, embalajes, entre otras cosas.
Reducción de insumos vírgenes: Esta actividad implica en su mayoría la culturización del recurso humanos, ya que
se debe implementar la cultura de la reutilización de los materiales, de preferir materiales de origen reciclado.
Reciclado: Implementar políticas de reciclado en la empresa, procurar utilizar materiales reciclables, reutilizar los
propios, de igual forma realizar estudios dentro de la misma organización los cuales permita realizar una reducción
de materiales vírgenes y aumentar el material de recicle.
Sustitución de materiales: Esto debe impulsar la utilización de materiales más ligeros que los que se usan
normalmente, esto viéndolo desde el punto de vista costo beneficio, ya que un material más pesado cuesta más que
uno más ligero, por otro lado, la utilización de materiales más ligeros como el plástico facilita su reciclaje o
reutilización.
Gestión de residuos: Las políticas de procuración de materiales deben evaluar la tasa de residuos en la utilización
de materiales; el manejo de residuos es un costo nada despreciable.
Teorías

Logística Inversa, también llamada “distribución inversa”, “retrologística” o “logística de la recuperación y el


reciclaje”. Entre las definiciones más destacadas se encuentran las siguientes:
 La Logística Inversa consiste en el proceso de planificación, ejecución y control de la eficiencia y eficacia del flujo
de las materias primas, inventario en proceso, productos terminados e información relacionada, desde el punto de
consumo hasta el punto de origen, con el fin de recuperar valor o la correcta eliminación (Rogers y Tibben-Lembke,
1999).
 La Logística Inversa es el conjunto de actividades relacionadas con el manejo y gestión de equipos para la
recuperación de productos, componentes, materiales o incluso sistemas técnicos completos (por defecto
generalmente se utiliza únicamente el término de productos) (Brito et al., 2002).
 La Logística Inversa supone integración de los productos usados y obsoletos de nuevo en la cadena de suministro
como recursos valiosos (Dekker et al., 2004).
 La Logística Inversa comprende las operaciones relacionadas con la reutilización de productos y materiales
incluyendo todas las actividades logísticas de recolección, desensamblaje y proceso de materiales, productos
usados, y/o sus partes, para asegurar una recuperación ecológica sostenida. (REVLOG, 2004) De estas definiciones
se deduce que, en alguna medida, los diferentes autores revisados concuerdan en el concepto de la Logística
Inversa, como un proceso de movimiento de bienes desde su típico destino final, con el propósito de recuperar valor,
asegurar su correcta eliminación, o como simple herramienta de marketing. Según las definiciones anteriores, si las
analizamos, podemos entender que la Logística Inversa constituye un importante sector de actividad dentro de la
logística, que engloba multitud de actividades. Algunas de estas actividades tienen connotaciones puramente
ecológicas, como la recuperación y el reciclaje de los productos, evitando así un deterioro del medio ambiente. Otras
buscan mejoras en los procesos productivos y de abastecimiento, así como mayores beneficios. Algunas de las
operaciones que pueden enmarcarse dentro de la Logística Inversa son: los procesos de retorno de excesos de
inventario, devoluciones de clientes, productos obsoletos, inventarios sobrantes de demandas estacionales, etc., y
actividades de retirada, clasificación, reacondicionamiento y reenvío al punto de venta o a otros mercados
secundarios. Mediante la Logística Inversa, cuando un producto se ha devuelto a la empresa, ya se trate de una
devolución dentro del período de garantía o de un producto al final de su vida útil, la empresa dispone de diversas
formas de gestionarlo con vistas a recuperar parte de su valor.
1.Ikea
Ikea, la empresa sueca de muebles y reconocida por su innovación, ha logrado afrontar el reto de
la logística inversa. Como parte de su estrategia de sostenibilidad, Ikea desafía la percepción de
que sus productos son desechables al crear oportunidades para reciclar y reutilizar productos.

Lee también: Cómo implementar la logística inversa en tu empresa: las 4 cosas que debes saber

Entre sus iniciativas se destacan programas que permiten a los consumidores devolver plásticos,
baterías, muebles, bombillos fluorescentes, colchones y textiles a la tienda. Estos artículos se
venden “tal cual” o se reciclan.

Por otro lado, uno de los principales factores del éxito de la logística inversa de IKEA es que
reducen al máximo los desplazamientos de sus productos y materias primeras. Muchos de sus
productos en los centros de distribución pasan directamente de la cadena de fabricación a la
tienda, sin tener que pasar por un punto de distribución logística, ahorrando así costes de
almacenamiento, transporte y residuos.

Actualmente la empresa está estudiando otras soluciones como tomar productos devueltos y
reciclarlos en otros productos. La idea sería sacar viejos estantes, muebles o puertas que
terminaron su primer ciclo de vida y usarlos en la producción de nuevos productos. Podría ser una
cocina que antes era un estante, pero sin que se vea ninguna diferencia visible.

2. Hewlett Packard
Hewlett Packard, uno de los mayores fabricantes de impresoras y tintas en el mercado, es otro
ejemplo de lo que una multinacional necesita para adoptar una cadena de abastecimiento integral.

“Más del 75% de los cartuchos de tinta y el 24% de los cartuchos de tóner HP
LaserJet se fabrican con plástico reciclado.”
Los programas de fabricación que ofrece HP le dan una nueva vida a sus cartuchos de tinta
y productos de hardware. La idea es que cuando un cliente usa un cartucho de HP original
nuevo, no lo tire a la basura. La empresa ofrece varios métodos gratuitos a través de su programa
de reciclaje Planet Partners, para que las empresas y personas reciclen no solo sus cartuchos de
tinta y tóner, pero todas sus impresoras y hardware de IT.

En Norteamérica, los cartuchos de tinta van una planta en Tennessee en donde se ordenan por tipo.
Luego, dependiendo del cartucho, los diversos materiales y componentes son separados. Una vez
que los cartuchos son recibidos, ordenados, reciclados y triturados, las piezas resultantes se
enjuagan y se limpian antes de ser transportadas a Montreal. Allí, una empresa los combina con
plástico reciclado local de otras fuentes, como botellas de agua potable usadas, y aditivos plásticos
adicionales para crear cartuchos nuevos.

3. Apple
Apple ha logrado implementar un exitoso sistema de logística inversa. La empresa fabrica
iPhones y otros productos y los venden en varias tiendas alrededor del mundo. Los consumidores
compran los celulares y disfrutan del producto hasta que quieran cambiarlo por uno más nuevo.
Cuando los consumidores regresan a una tienda para comprar el último modelo, les ofrecen a los
consumidores descuentos si entregan su producto anterior.

Luego Apple recoge los modelos antiguos y los llevan a sus fábricas. Este proceso les permite usar
partes de modelos anteriores en sus productos más nuevos, ayudándolos  a ser más amigables
con el medio ambiente y ahorrar dinero en costos de producción.

Según un reporte de Greenpeace, el cual analiza y mide lo que las principales empresas de
tecnología del mundo están haciendo para abordar sus impactos ambientales, Apple recibió uno
de los mejores puntajes. El reporte se basa en tres áreas para medir la gestión responsable de la
cadena de abastecimiento de las empresas, incluyendo uno que evalúa el diseño sostenible y el uso
de materiales reciclados.

También podría gustarte