Está en la página 1de 3

LA EDUCACION “UN ACTO ADMINISTRATIVO”

.
La educación empezó a gestarse como la trasmisión de experiencias y
conocimientos de una generación a otra, generando límites de investigación, luego
fue asumida por la iglesia y por último paso a ser un derecho que el estado debe
garantizar.

La educación debe ser un agente de cambio donde un individuo tiene el acceso a


un conocimiento, y de esta manera ser vista como el instrumento y eje
fundamental para fortalecer la democracia. Frente a la posición del Estado se
observa que para el cumplimiento de su rol “garantiza” la construcción de escuelas
y de esta manera “asegurar” la igualdad de acceso. Se analiza que una cosa son
los documentos y otra la puesta en marcha de la educación en Colombia. La
Constitución de 1991 contempla en su artículo 67 que “la educación es un derecho
de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca
el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y
valores de la cultura. La educación formará al colombiano en el respeto a los
derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la
recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la
protección del ambiente. Lo anterior es desvirtuado a la puesta en march a el rol
del Estado frente a la educación al tratar de disponer cupos escolares y “brindar”
una educación por un simple acto administrativo sin escuchar y tener en cuenta
las necesidades de los individuos.

El estado debe garantizar el desarrollo de los procesos de aprendizaje, gestando


una educación de calidad, financiar la educación total como lo hacen otros países,
de esta manera garantizar una educación adecuada, digna para el cumplimiento
de la definición de democracia y no una democracia administrativa para lavar su
conciencia como Estado democrático. El estado debe ser sensible a los factores
que se involucran para el cumplimiento de una educación digna y de calidad.
Donde empodere y potencialice a los individuos, desarrollando agentes
democráticos a través de la educación.
Otra cuestión es la corrupción presupuestal del Estado, como Ospina menciona en
su ensayo ¿Dónde está la franja amarilla?

[ CITATION Osp96 \l 3082 ] así también nuestra dictadura de un solo partido


(con dos cabezas y con dos colores) convirtió al Estado en una eficiente mole de
corrupción, continuamente enfrentada consigo misma, a la que ningún
presupuesto le alcanza, donde cada pequeño funcionario manipula la ley a su
antojo con toda impunidad, y donde una vasta red de compadres y amigos
parasita del caos y exprime a todo el que cae en sus manos. Desde las más altas
hasta las más bajas esferas el tráfico de influencias es la norma.

Para la población colombiana no es un secreto los escándalos de corrupción que


existen en el estado afectando la sociedad y decisiones que deberían beneficiar al
pueblo y no al bolsillo e inflando la economía de los individuos que están a cargo
de dirigir el estado colombiano, de esta manera se ve gran afectada la educación y
actores que participan para la ejecución de una educación digna de un ciudadano.

Todos los aspectos mencionados anteriormente me llevan a cuestionar y mostrar


un desenlace de estudiantes que el tiempo pasa, generando una ignorancia de
cuestionamientos argumentativos que se enredan en el tiempo sin un aprendizaje
y una solución para un cambio, donde usan la cabeza y no la mente, por que
pocos son los que leen libros, pocos son los que con un clic investigan, pocos son
los que se consideran realmente estudiantes generadores de un cambio, pocos
son los que demuestran que quieren adquirir un conocimiento.

Hemos sido capases de ver como el gobierno nos conduce al engaño pero aquel
engaño perpetuo, que vemos lo que el gobierno hace con nosotros pero no lo
observamos donde los únicos pasos que damos son de la ignorancia y un gran
paso de la medio cridad, donde sabemos que aquel factor de distracción como
entornos inseguros, intimidación escolar, consumo de alucinógenos, bajo interés
de aprendizaje, libertad de sexualidad, así como nos lo ha pintado el gobierno
hemos sido mentes inocentes bajo el poder y corrupción de mentes perversas,
que buscan su beneficio propio e inflar sus bolsillos.
Hemos sido marcados solo por llevar la contraria solo para que todos nos
observen, pero no hacemos la diferencia. sin darnos cuenta estamos aguantando
hambre de conocimiento, sin darnos cuenta hemos sido realmente ignorantes con
lo que nos pasa, donde la “libertad de decisión” nos sigue estorbando para un
desarrollo de la educación.

A el gobierno no le conviene que seamos de la manera correcta educados, porque


va a ser más fácil dominar una mente sin conocimiento o inocente con todo lo que
nos dicen nos vendan los ojos.