Está en la página 1de 27

‹‹Muchas mujeres han realizado proezas, pero

tú las superas a todas.›› Proverbios 31:29 (NVI).

Mamá, cíñete de los superpoderes que Dios te ha


dado, y alégrate de la buena marcha de tu hogar.
Tú puedes educar con amor porque eres la
fuente de todo bien; que el ser madre no te limite,
sino que sea un impulso ¡A lograrlo!.
Engañoso es el encanto y pasajera la belleza...
Plantados en la casa del Señor, florecen en los
atrios de nuestro Dios.
Proverbios 31:30 y Salmo 92:13, (NVI).

Los cactus , símbolo de fortaleza, resiliencia Así como los cactus, suele ser la maternidad,
y exuberante belleza, cubiertos de espinas; cada mamá es única, cada hijo es único, todo
pero a la vez con un interior lleno de agua parece caótico (incierto).
que fluye, existen miles de diferentes formas Entonces, ¿Cómo florecer dentro del caos?
y tamaños; el entorno en el que se Fluye y vive plenamente en medio de un
desarrollan suele parecer caótico y desértico, paisaje desértico (inexplorado), apoyándote
pero pese a todo siempre florecen. de la palabra del Señor y veras lo hermoso de
florecer como nunca en la vida.
¡Sean reconocidos sus logros, y públicamente
alabada sus obras! Proverbios 31:31 (NVI).

Mamá, usted es esa gran persona que cuando instruye lo hace con el
corazón, carácter, y como la mujer ejemplar quien corona a su esposo.

La crianza que hagas en la vida de tus hijos, será la mejor recompensa en


tu vida y la más importante herencia que les transmitas. Pero no lo único;
el ser madre sea solo el principio de todas las cosas grandiosas que eres
capaz de lograr.
‹‹La verdadera revolución educativa, empieza por conocerte a ti misma,
para potenciar todo lo bueno que hay en ti, y ofrecérselo al mundo.››

Recuerda estos superpoderes que te han sido otorgados. Es tu deber y tu


decisión desarrollarlos, practicarlos, y usarlos para tu mayor bien y el de
tus hijos.
Tú misma, eres quien tiene las posibilidades de aprender algo nuevo, y
quien elige hacerlo o no. Tú misma, es quien elige creer o aplicar algo.
Eres tú, quien crea su propio aprendizaje.

‹‹Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su


producción o su construcción. Quien enseña aprende al enseñar, quien
enseña aprende a aprender.›› Paulo Freire.
Los
superpoderes
de una
mamá REAL
Por Andrea de Petit Amour y Nadivet Cruz
Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida
y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido.
2 Timoteo 1:5 (NVI).

La fe, es la certeza de que aquello en lo que creemos


sucederá, aún si no lo vemos.
Primero creo, después veo.
¿Qué es lo que más anhelas que suceda en tu vida y
la de tu familia? ¿Qué anhela tu corazón? ¿Cuáles
son tus sueños?
La fe es el escudo que derrota cualquier temor.
No es fácil usarlo, requiere práctica, constancia y
perseverancia.
La fe no hace las cosas fáciles, las hace posibles.
¡Usa tú escudo de la fe!
¡Yo y mi casa, serviremos a Jehová!
Josué 24:15 (Reina Valera 1960).

Glorioso es escuchar a una persona declarar con su boca, lo que acompañan sus acciones. Josué
mostró a lo largo de toda su vida, su Fe, con hechos, ¿qué familia se rehusaría a escoger al Dios
de su padre habiéndolo visto a través de su propio ejemplo? Un Dios que nunca le fallo, que le dio
la tierra de la promesa, aunque por la incredulidad de otros, debió caminar junto a ellos 40 años,
pero esos 40 años no debilitaron su Fe, sino que lo prepararon para tomar aquella tierra.

Tus días de desierto te capacitan para lo que vendrá.

Esa resistencia en medio de la prueba que no nos deja claudicar, no dependiendo de nuestra
fuerza humana, sino la que viene por dependencia de la ayuda y la fuerza que proviene de Dios.
Esto nos lleva a un carácter firme, una Fe firme, que alimenta y establece nuestra esperanza y nos
da seguridad, desechando la duda.

Fijemos la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Hebreos 12:2.

Ruth Delpino – Mi Casa, Asamblea de Dios. Monte Grande, Argentina.


¡Soy una creación admirable! Salmo 139:14 (NVI).

¿Sabías que solo si te amas a ti misma, te será


posible amar verdaderamente a otros?
Dios te ama y te acepta, eso es suficiente.
No se trata de un amor que viene desde tu ego, sino
desde el deseo mismo de amar a otros; tu familia, tus
hijos, todos los que te rodean.
No tiene caso vivir como si no fueras suficiente; eres
única, un producto hecho a mano, con formas, con
dones y talentos únicos.
Acepta tu poder, ¡amaté!
De la abundancia del corazón habla la boca.
Lucas 6:45 (Reina Valera 1960).

Mamá, no amarás a otros si antes no reconoces que eres una creación admirable formada por
Dios. Todos los cabellos de tu cabeza están contados, eres una extensión del gran Yo Soy. En Él tú
vives, te mueves, y eres: tú eres su descendencia.

Él te ama con amor eterno, sus pensamientos sobre ti son incontables como la arena en la orilla del
mar, se regocija sobre ti con cánticos. Nunca para de hacerte bien, tú eres su tesoro más precioso,
y desea afirmarte dándote todo su corazón y toda su alma.

Búscale con todo tu corazón, y le encontrarás. Deléitate en Él y te concederá las peticiones de tu


corazón. Puede hacer por ti mucho más de lo que tú podrías imaginar.

Vive y aprende a amar como Él te ama, mírate y aprende a amarte a ti misma como Él lo
hace.
Presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo.
Romanos 12:1 (Reina Valera 1960).

El autocuidado es una prioridad en nuestras vidas.


Este poder te permite cuidar de otros desde el amor, y
no desde el cansancio, las frustraciones o la
insatisfacción. Al igual que tus hijos, tu ser tiene
necesidades afectivas, físicas, mentales y espirituales
que deben ser cubiertas. ¡Nadie lo hará por ti!; es tu
deber, potenciar este gran poder para sacar al máximo la
energía que vive dentro de ti, úsalo para poder dar más
a los que amas.
Por sobre todas las cosas cuida tu corazón,
porque de él mana la vida. Proverbios 4:23 (NVI).

Querida guerrera, esfuérzate en tu autocuidado, se valiente, no temas ni desmayes en el proceso


de renovación de tu entendimiento porque Él es tu Dios, aquel que te ha dado nombre, eres suya,
Él es quien te acompaña donde quiera que vayas.

Tú eres más que vencedora por el poder del Espíritu Santo, todo lo puedes en Jesucristo quien te
fortalece.

Que tu hermosa apariencia sea siempre acompañada de una conducta integra y respetuosa, con
un espíritu afable y apacible.

Entonces podrás dar lo mejor de ti para servir a otros.

¡Después de todo, juntos, la gente brilla más fuerte! Dani Ferraz.


¿Qué haces aquí, Elías? 1 Reyes 19:9 (NVI).
¿Dónde estás? Génesis 3:9 (NVI).

Tu vida fue creada para mucho más que ser una


gran madre; existe un propósito mayor, el cual solo
tú puedes descubrir y usar para bendecir tu vida y
la de otros.

¿Qué me apasiona? ¿A quién puedo servir a


través de mis dones? ¿Cuál es mi verdadera
vocación? ¿En qué soy buena? ¿Qué profesión
tengo, o me gustaría ejercer? ¿En dónde el
mundo me necesita? Estas son algunas de las
preguntas que te llevaran a usar este gran poder.
‹‹Padre mío… no sea lo que yo quiero, sino lo
que quieres tú.›› Mateo 26:39 (NVI).

Amada, hace exactamente un mes, compartí con ustedes el quinto clamor de nuestro salvador
Jesús en la cruz del calvario, nos gozamos al conocer que Él tuvo sed de nosotros, y glorificamos
su santo nombre porque nuestro Señor nos ofrece de beber ríos de agua viva.

“Es importante reconocer nuestra sed, debemos examinarnos para conocer de qué estamos
llenando nuestra vida, qué es lo que perseguimos, cuál es nuestro propósito, es el propósito de la
voluntad de la persona que te envío a esta tierra o son tus propósitos”. Central Point, Aarón Feroz
Romero.

No estas aquí para llenar tu vida de temor, angustia o fracaso, pues eres una mujer escogida, no
fuiste un error, porque todos tus días están escritos en su libro.

Dios, está a la distancia de una oración, para recordarte quién eres y que tiene un propósito
con tu vida.
Decidida se ciñe la cintura y se apresta para el trabajo.
Proverbios 31:17 (NVI).

Por donde meto la cabeza, por ahí la saco. Una vez


decidida a no rendirte. El poder de la determinación
elimina las excusas; dejándote sin buenas razones,
para no hacer, lo necesario para lograr los resultados
que anhelas, en todas las áreas de tu vida.

Tú haces que las cosas sucedan, tu fe hará el resto.


Fe + Determinación + Acción = Resultados
inimaginables.

Usa este gran poder que es el acero que te mantiene


fuerte.
Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos
días lo hallarás. Eclesiastés 11:1 (Reina Valera 1960).

Quiero contarte una gran historia que identifico mucho con el texto bíblico citado arriba.

En los tiempos bíblicos la infertilidad era la situación más penosa para las mujeres, especialmente
en los días del Antiguo Testamento cunado cualquier mujer judía albergaba la esperanza de que
pudiera convertirse en la madre del Mesías de Israel. En la actualidad, un número alarmante de
matrimonios no tiene hijos tanto por razones naturales como antinaturales.

Ana, una mujer desdichada y que creía que Dios se había olvidado de ella, con gran angustia oró a
Jehová y le lloró desconsoladamente por un hijo varón que a cambio de concedérselo, le prometió
que se lo entregaría. Esta mujer fue tratada por borracha por el varón investido como sacerdote,
pues oraba largamente y sólo movía los labios, puesto quien es Jehová el que conoce los deseos
del corazón del ser humano. Ana, en ese día resolvió en su corazón esperar en Dios, y que Él le
daría un hijo, y como sabemos no fue en vano.

Enséñanos, Señor, a cómo persistir en la oración y alabarte.


Para los que tienen la capacidad de distinguir… pues
han ejercitado su facultad de percepción espiritual.
Hebreos 5:14 (NVI).

El poder de la "Corazonada". Tu corazón conoce el


camino, imagina que es el GPS que Dios usa para
Perspicacia guiarte a los lugares más asombrosos, con las personas
correctas en los tiempos correctos, y para enviarte
señales cuando te equivocas de rumbo. Es la mente el
conductor, pero es el corazón el que guía tu camino. Tu
labor es ponerlos en sintonía todo el tiempo. La
perspicacia es esa voz suave en tu interior que te anima
y te dirige, si te sientes feliz, ¡allí es!.
A otros, el discernir espíritus.
1 Corintios 12:10 (NVI).

Mujer, la perspicacia es la manifestación del Espíritu para el bien de los demás, es el don espiritual
que ejerces para servir a otros.

Es esa voz que tiene la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, en todo los sentidos. Es la
habilidad que te hace prosperar en los negocios, provisionar para el porvenir, la que te insta a ser
prudente, a ser acertada cuando hablas con la razón, a cuidar de sus hijos y a alejar a estos de
aquello que no les conviene.

Gracias madre, por guiarnos por el camino correcto, y apartar nuestros pies del tropiezo.
A fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
enteramente preparado para toda buena obra.
2 Timoteo 3:17 (Reina Valera 1960).

Solo el despegue requiere un esfuerzo REAL, tus


fuerzas aumentaran sobre la marcha si usas tu poder
de preparación.

Que tu lucha contra la ineptitud se convierta en algo


automático en tu vida. Organiza tu tiempo, haz al
calendario tu mejor aliado. Anótate en un curso, lee un
libro, mira vídeos, aprende algo que te ayude a ser la
mejor. Se una maestra en eso que amas. Decide ser
mejor cada día. Compárate solo contigo misma.
¡Prepárate para brillar.!
El perezoso ambiciona, y nada consigue;
el diligente ve cumplidos sus deseos.
Proverbios 13:4 (NVI).

Anda mamita, preocúpate por tu campo, quita los cardos y las ortigas que están creciendo.
Esfuérzate en producir siempre en todo el año, no descuides ni abandones tu preparación, que
nadie te engañe, al decirte: no podrás lograrlo. Siéntete bien realizando tus tareas con perfecto
empeño.

La cosecha vendrá, pero debes encontrar las herramientas para preparar el campo. Toma la
iniciativa para anticiparte al futuro y prepararte para la adversidad, tú puedes, tienes la capacidad
de hacer planes de largo alcance.

“Levántate y prepárate, no hay pero que valga”.


No se amolden… sino sean transformados. Romanos
12:2 (NVI).

No esperes a que todo mejore en tu vida, para tomar


una decisión, para actuar.

La vida no es perfecta, siempre existirán cosas que no


seremos capaces de controlar; pero al igual que los
cactus, tu poder de adaptabilidad te ayudara a florecer
aún en los terrenos desérticos. No esperes a que tus
hijos crezcan para "Ser o Hacer". Se recursiva, usa todo
lo que tienes hoy en tus manos, tú puedes transformarlo
en algo hermoso, este es tu gran poder mujer. ¡Úsalo!
Jadasá, conocida también como Ester.
Ester 2:7 (NVI).
Camina en belleza, como la noche
De regiones despejadas y cielos estrellados;
Y lo mejor de la luz y las tinieblas
Se encuentra en su apariencia y en sus ojos delicados.
Byron.

Esta última mujer del Antiguo Testamento adapto su permanencia en la tierra de cautividad antes
que regresar a Jerusalén. Cada incidente de su historia se relacionan entre sí, hasta llegar al
clímax de la dificultad y la situación que es tan complicada que parece imposible de escapar.
Entonces se produce un desenlace con una destreza maravillosa, que obtuvo al llenarse de valor
para ajustar la situación a su conveniencia.

Ester es la heroína que libra a su nación del desastre. Una mujer de claro juicio, de un
excelente dominio propio y capaz de los más nobles sacrificios. Una mujer que aprendió a buscar
la dirección divina en tiempos de dificultad; a obtener conocimiento de la naturaleza humana, para
saber como sacar provecho de cualquier circunstancia que pueda favorecer nuestra causa; a estar
lista, cuando existe una necesidad, y ejercitarnos por el bien de los demás; a valorar y buscar la
cooperación de los demás.
‹‹Ve y reúne a todos…para que ayunen por mí.
Ester 4:16 (NVI).

No estas destinada a pelear sola tus batallas.

¡Pedir ayuda es de valientes!. Usa tu poder de conexión


para hacer tus peticiones.

Aumenta tu valentía; conecta con tus seres amados, con


tu pareja, con tus hijos, con todas aquellas personas a
las que Dios ha dispuesto para complementar tu vida y
ayudarte a sacar tu máximo potencial. Conéctate con
Dios a través de la oración, que es capaz de hacer
posible lo imposible.
Oren unos por otros. Santiago 5:16 (NVI).

Aprovecha el tiempo para pasarlo con Dios, recuerda que eres frágil y tienes necesidad absoluta
de Él. Se abrazado en Cristo y abraza a cada uno de los que te rodean, ya que están a la distancia
de una oración, unidos por un mismo espíritu.

La oración es el lugar donde las cargas cambian de hombro. Es la evidencia de la dependencia de


Dios, y es aquella que acorta distancias.

Júntate con otros para dedicarte a la oración, y buscar la llenura del Espíritu Santo. Empodérate en
el poder de Dios, su fortaleza, y su verdad, para permanecer firmes.

Unidos en un mismo clamor, por un mismo espíritu. Unamos nuestras voces y seamos uno.
Alcemos la mirada al cielo.
Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a
sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias,
alaben su nombre. Salmo 100: 4 (NVI).

La gratitud es el poder que abre todas las puertas,


incluso las del cielo.

Úsalo cada mañana apenas abras los ojos, da gracias


por todo lo que tienes hoy, aprende a vivir en gozo y
gratitud. Haz lo mismo cada noche. Disfruta de tus
momentos de conexión, de las pequeñas cosas. Abre tus
ojos a milagros cotidianos.

Agradece por lo que ya esta hecho, lo aprendido y lo


vivido. Y agradece el hermoso futuro que esta por
venir cuando comprendas todo el poder que habita en ti.
A ti, Dios de mis padres, te alabo y te doy
gracias. Daniel 2:23 (NVI).
Al meditar Dios mío, en las cosas que me has dado,
mi corazón se inflama, turbado de emoción.
Que no encuentro palabras con que expresar mi Cristo,
en agradecimiento de mi alma para ti.
Cambiaste tu vida, me diste esperanza,
y desde aquel instante mi alma recibió:
un gozo tan sublime, que al correr de los años,
ha sido cual la fuente de mi felicidad.

Agradecimiento, hay en mi corazón,


canto de alegría elevó con mi voz.
Muchas son las cosas que mi Dios me ha dado,
y en agradecimiento, le sirvo a mi Señor.

Las veces que la prueba has puesto en mi camino


en vez de ser derrotas han sido bendición.
Pues ni por un momento, tú me has dejado sólo.
Y así tu santa mano ha sido mi sostén.

Permite que vida, yo ponga por servirte,


que dentro de mi mente, presente siempre estén:
los múltiples favores y tus misericordias,
que ya sin merecerlos tuviste para mí.

Agradecimiento, hay en mi corazón,


canto de alegría elevó con mi voz.
Muchas son las cosas que mi Dios me ha dado,
y en agradecimiento, le sirvo a mi Señor.

Agradecimiento, Efraín Valverde.


Oren unos por otros. Santiago 5:16 (NVI).

Ama y agradece la vida que tienes hoy, y construye el futuro que deseas para ti y para tus hijos
mañana. No se trata de tener más, sino de dar más. No se trata solo de Hacer, sino de Ser.
Recuerda siempre que tú no educas como quieres, sino como eres.

Usa tus superpoderes, y conoce tu mejor versión, enamórate de ella, y enamórate del proceso de
transformación que comenzara en el momento que decidas usarlos. He pedido a Dios que
estuvieras lista para ello y se que así será.

Se paciente, amorosa y compasiva contigo misma todos los días. ¡Ámate! te vas a necesitar.

Con todo mi amor


Andrea.
Agradecimientos

Mi Casa, Asamblea de Dios. Monte Grande,


Argentina.

Daniel Carro, José Tomás Poe, Rubén O. Zorzoli.

Herbert Lockyer.

También podría gustarte