Está en la página 1de 26

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD PILOTO DE
ODONTOLOGÍA

ORTOPEDIA
Docente: Dr. Eduardo Pazmiño Rodríguez.

TRABAJO GRUPAL

GRUPO #5

TEMA: Radiografía Carpal

INTEGRANTES:
 Bravo Klever
 Castro Evelyn
 Cepeda Ma. Eugenia
 Cruz Marley
 Daza Jathna
 Melgar Andrés
 Triviño Carolina
NOVENO SEMESTE/ PARALELO 4

CI: 2020 - 2021


INTRODUCCIÓN

La radiografía carpal determina los eventos relacionados con el crecimiento y maduración


ósea del individuo, siendo uno de los puntos claves en diferentes campos de la
odontología, esto debido a que los especialistas, actualmente se inclinan a la
armonización de las relaciones intermaxilares, mediante la redirección del crecimiento del
complejo craneofacial, a través de aparatología . Para esto es necesario reconocer los
periodos de maduración y crecimiento óseo.
El único indicador de desarrollo que está tenemos desde el nacimiento a la madurez es la
edad esquelética, para realizar él estudio de la edad esquelética es necesario una muestra
de mayor cantidad de huesos en desarrollo, por ello la radiografía carpal es ideal porque
requiere de un mínimo de exposición radiológica y podemos evaluar muchos huesos en
desarrollo sin afectar el resto del cuerpo, que forman parte de los exámenes
complementarios utilizados para el diagnóstico y la planificación del tratamiento
odontológico.
La ortodoncia contemporánea cada vez se preocupa por la corrección precoz de las
maloclusiones, dando gran importancia a la armonización de las bases óseas y a la
posición dentaria.
RADIOGRAFÍA CARPAL
La radiografía carpal o de la mano es el método de diagnóstico más usado y aceptado
para determinar el nivel de maduración ósea de un individuo. Cosiste en un estudio que se
utiliza para evaluar la edad ósea del paciente y poder establecer una relación con respecto
su edad cronológica con el fin de determinar el nivel de desarrollo y maduración.
Asimismo, permite diagnosticar trastornos de desarrollo asociados a factores endocrinos y
alteraciones genéticas. [CITATION Dra18 \l 3082 ]
La edad ósea se determina en la radiografía carpal por el grado de mineralización de los
huesos de la mano y de la muñeca (huesos del carpo, metacarpo y falanges de los dedos).
Se analizan radiográficamentelos centros epifisiarios de osificación, es decir el desarrollo
de estos huesos, los cuales deben ser comparados con las normas existentes para cada
edad y sexo. Este estudio por lo general se realiza en la mano izquierda pues en la
mayoría de los pacientes es la mano menos dominante y el desarrollo óseo no se ve
afectado por factores externos. [ CITATION Dra18 \l 3082 ]
CRECIMIENTO Y DESARROLLO

Desde el nacimiento y hasta alcanzar la edad adulta se pasa por una serie de estadios de
crecimiento y desarrollo que son medibles y que implican un grado creciente de
maduración. Existen diferencias individuales, que hacen que para una misma edad y sexo,
sea posible distinguir un mayor o menor grado de maduración ósea.
En una forma simple puede decirse que el crecimiento es el aumento en tamaño, talla y
peso; en cuanto que el desarrollo es el cambio en las proporciones físicas de un individuo.
La edad cronológica invariablemente no coincide con la edad ósea o esquelética, ya que
varios factores varían, tales como: genéticos, raciales, climáticas, circunstancias
nutricionales, condiciones socioeconómicas y alteraciones de la maduración, la cual es
cada vez más precoz en el hombre. [ CITATION Osw03 \l 12298 ]
EDAD CRONOLÓGICA.

Es el tiempo que transcurre desde el nacimiento, hasta la muerte del individuo. Esta edad
se divide en función de las etapas del desarrollo humana, lo cual se describe a
continuación:
 Infancia
 Adolescencia
 Nubilidad (juventud)
 Edad adulta
 Senilidad

EDAD DENTAL

Es la que menos correlación guarda con los otros índices. Esta puede ser valorada a través
de dos formas: mediante el conteo del número de dientes que han erupcionado, sirviendo
para ello tanto la emergencia de la dentición caduca como la permanente.

La segunda forma se realiza utilizando radiografías que permiten la visualización y


evaluación de diferentes estadios por los que pasan los dientes en su proceso de
desarrollo, desde la calcificación de las cúspides hasta la formación completa del diente.
[ CITATION Osw03 \l 12298 ]

Para el presente estudio en lo que se refiere a edad dental, utilizamos el índice de

Nolla, el cual proporciona una medición de la calcificación (maduración)

dental en diferentes edades, valiéndonos de radiografías que permiten la

visualización del diente en su totalidad (corona y raíz). Siendo ésta una manera

mucho más precisa, que la erupción de los dientes, que se limita únicamente a la
observación de las coronas dentarias presentes en la cavidad bucal al momento del

examen.

El índice de Nolla se basa en once estadios, numerados del 0 al 10, (cero al diez) que se

describen a continuación:

0.- Ausencia de cripta


dental.
1.- Presencia de cripta
dental
2.-Calcificación
inicial de la corona
3.- Un tercio de la
corona completa.
4.- Dos tercios de la
corona completa.
5.- Corona
prácticamente
completa.
6.- Corona completa.
7.- Un tercio de la raíz
completa.
8.- Dos tercios de la
raíz completa.
9.- Raíz prácticamente
completa con ápice
abierto
10.- Raíz completa y
2
ápice cerrado.

EDAD ÓSEA.

La determinación de la edad ósea es el método más empleado en la valoración de la


maduración; consiste en la medición del avance de los huesos en su proceso de desarrollo
a través de radiografías.
Al planificar el tratamiento ortodóncico puede ser importante saber cuanto resta del
crecimiento esqueletal, por lo que a menudo es necesario valorar la edad ósea,
especialmente al momento de tomar la decisión de realizar movimientos de tipo
ortopédico. [ CITATION Osw03 \l 12298 ]
MÉTODOS PARA DETERMINAR LA EDAD ÓSEA

Existen métodos innumerables para determinar el estadío de maduración esquelética,


siendo los más antiguos los que preconizaban la toma de radiografía del tobillo, rodilla,
codo, pelvis y hombro, exponiendo al paciente a una cantidad considerable de radiación
ionizante y la necesidad de una técnica algo compleja. [ CITATION Liz10 \l 12298 ]

RADIOGRAFÍAS DEL CARPO.


Constituyen un procedimiento interesante para el diagnóstico de las anomalías de tiempo
de los maxilares, o sea, los retrasos o adelantos en la osificación de los huesos.
Se puede emplear cualquier mano, sin embargo, la izquierda ha sido utilizada con mayor
frecuencia, ofrece datos que, interpretados en su totalidad proporcionan la edad ósea del
paciente, que es lo que interesa al ortodoncista, traduciendo su estado de desarrollo.
[ CITATION Osw03 \l 12298 ]
DETERMINACIÓN DE LA EDAD ESQUELÉTICA EN RADIOGRAFÍAS
CARPALES
La relación entre el pico de crecimiento de la estatura y ciertos estadíos de osificación en
la mano y en el puño, ya se encuentra bien establecido en la literatura. Estos estadíos de
osificación constituyen los indicadores de maduración somática más comúnmente usados,
por su fácil determinación y eficiencia del método.
Cada hueso largo se inicia como un centro primario de osificación, pasa por un estadio de
aumento y alteración de la forma del área osificada, adquiere epífisis, y finalmente se
vuelve “adulto” con la fusión epifisiaria.
La maduración esquelética es evaluada por el número de centros presentes y el estadío de
desarrollo de cada uno de ellos. Existe entretanto, una gran variabilidad individual con
respecto a las épocas en que estos centros aparecen. Al nacimiento, por ejemplo, algunos
recién nacidos presentan más centros primarios desarrollados que otros, o presentan el
mismo número, pero con mayores áreas ya osificadas representando un estadío más
avanzado de desarrollo esquelético.
Radiográficamente, se identifican en los huesos largos en crecimiento, una zona
radiolúcida separando la epífisis de la diáfisis, llena por cartílago primario de
crecimiento. En los huesos muy jóvenes, no se visualiza la epífisis. Con el pasar del
tiempo, se observa el desarrollo de un pequeño punto de osificación en la región central
de la diáfisis, que se expande lateralmente hasta que se vuelve un poco más larga que la
diáfisis. Este estadío, en que la epífisis inicia el desarrollo de la diáfisis, constituye el
estadío de proyección.
A partir de este estadío, el cartílago va siendo substituido por la fusión ósea, iniciándose
en la porción central y extendiéndose lateralmente, eliminando toda la imagen
radiolúcida. El final del crecimiento longitudinal de un hueso está caracterizado
radiográficamente, por la desaparición del cartílago epifisiario. [ CITATION Liz10 \l 12298 ]
Mètodos para determinar la Edad Esquelética en Radiografìas Carpales:
A. Atlas De Greulich Y Pile Para estimar la edad ósea de una persona se necesita
una serie de estándares de referencia para hombres y mujeres, que mediante
comparaciones sucesivas permitan 59 aproximar la edad del examinado al
estándar más próximo, ya que la coincidencia perfecta entre todos los signos de la
radiografía y de estándar no es probable, debido a variaciones óseas individuales.
Así en los años 30, y como estándar de referencia, se publica el Atlas de Greulich
y Pyle.

B. Método de Björk Divide el proceso de maduración de los huesos de la mano en 9


estadíos evolutivos entre el noveno y los 17 años de edad. Las características de
osificación se detectan a nivel de las falanges, huesos del carpo y radio. Los
estados de crecimiento de los dedos se valoran según la relación entre la epífisis y
la diáfisis.
C. Método de Tanner y Whitehouse Se dividen en estadíos, los cuales son ubicados
en la gráfica de velocidad de crecimiento.

D. Método de Abdel Kader Basado en el método de Hägg y Taranger (el cual


utiliza una radiografía carpal), propone la determinación de la edad ósea, con una
radiografía periapical de la falange media del tercer dedo, ya que los cambios
morfológicos en este dedo, se acercan más a los estadíos de la curva de
crecimiento puberal. Éste autor extrae una parte de la clasificación de Hägg y
Taranger, ya que éste último propone los cambios morfológicos 65 en la falange
media del tercer dedo, pero como parte de su clasificación general de mano y
muñeca. Se identifican claramente los cinco estadíos de maduración de MP3.
E. Método de Silva La utilización de una radiografía periapical del dedo aductor
(pulgar), como implementación del método de Björk & Helm. La metodología
definitiva defiende la utilización de una radiografía periapical de tamaño 2, el
paciente con la mano izquierda abierta con el dedo pulgar posicionado sobre la
película. [ CITATION Liz10 \l 12298 ]
La película queda centralizada a la altura de la articulación metacarpofalángica,
con su eje longitudinal acompañando el dedo, y el cono de rayos X localizado
proximalmente y para el lado de la mano.
F. Método de Fishman La metodología para este estudio es examinar en conjunto a
los grupos respecto a las características de maduración individuales específicas. El
sistema usa sólo cuatro fases de maduración del hueso, todos ubicados en seis
sitios anatómicos localizados en el dedo pulgar, tercer dedo, quinto dedo y radio.
[ CITATION Liz10 \l 12298 ]
TÉCNICA PARA TOMAR LA RADIOGRAFÍA DE MANO Y MUÑECA.

 El formato de la película es de 20 x 25 cm colocado dentro del chasis del


cefalostato, perpendicular al piso, a una distancia de 1m del foco. Se regula el
aparato a 60 Kvp, 10 mA y tiempo de exposición de 0,25 segundos.

 Se le indica al paciente que se debe quitar, si es posible, todas las alhajas de la


mano izquierda y posicionarse al costado del chasis.

 Se coloca la mano en posición prona (P - A), con el pulgar y los dedos restantes
extendidos y ligeramente separados. Centrándose en colocar la porción media del
3er metacarpiano al centro del chasis.

 El rayo central se dirigirá de modo que incida perpendicularmente sobre la parte


media del cuerpo del 3er metacarpiano y el centro del chasis, e indicar al paciente
que haga ligera presión sobre la placa durante la exposición de los rayos.

RADIOGRAFÍA CARPAL COMO INDICADOR DE MADURACIÓN

Durante mucho tiempo se ha buscado un indicador que permita estimar con mayor
exactitud la maduración del individuo. Puesto que la edad cronológica no es un indicador
de maduración adecuado, la edad ósea calculada con la radiografía carpal o radiografía de
la mano proporciona la información necesaria para determinar alteraciones en el
crecimiento del niño, ya que existe una gran cantidad de centros de osificación, de ahí la
importancia de la comprensión e interpretación de la misma.

La edad dental, al igual que la edad ósea, actúa como un índice de maduración biológica
mediante la evaluación de la erupción y grado de formación de los gérmenes dentarios a
través de una radiografía panorámica.

La edad cronológica no siempre permite valorar el desarrollo de la maduración somática


del paciente, por lo que se recurre a determinar la edad biológica, la cual se calcula a
partir de la edad ósea (índice carpal), dental y morfológica (talla y peso) o del momento
de maduración sexual.

Estos patrones de osificación son los indicadores del momento en que va a comenzar el
desarrollo prepuberal y de cuándo llega al pico máximo, así como cuándo disminuye, por
lo que se puede hablar de un ritmo de crecimiento, ya que los brotes de crecimiento
dependen del sexo y varían con la edad cronológica. Estas variaciones determinan la
velocidad y duración del proceso de crecimiento. Por lo general, el brote de crecimiento
puberal en las niñas se inicia entre los 10 y 12 años, y en los varones entre los 12 y 14
años, con un margen de variación de 3-6 años. Se habla de trastornos del ritmo de
crecimiento cuando se produce una desviación de +-2 años entre la edad cronológica y la
biológica.[ CITATION Gon08 \l 12298 ]

Los patrones de osificación se dan de manera ideal a nivel de las manos, ya que de los 30
huesos que componen cada miembro superior, 29 están involucrados en su radiografía:
diáfisis, epífisis y extremo distal de cúbito y radio, 8 carpianos, 5 metacarpianos y 14
falanges.
Para cada sitio se establece una serie de fases de osificación reconocibles. Se observan y
comparan los centros de osificación hasta localizar el estándar que más se aproxime a la
radiografía.
La osificación se da de la siguiente manera:
• Hueso grande: tres meses
• H. piramidal: 2 años
• H. semilunar: 3 años
• H. escafoide y trapezoide: 3.5 años
• H. trapecio: 4 años
• H. pisiforme: 9 años

En ortopedia maxilar se ha utilizado el análisis de Bjork (1972), que divide el proceso de


maduración de los huesos de la mano en 9 estadios evolutivos entre el noveno y los 17
años de edad. Las características de osificación se detectan a nivel de las falanges, huesos
del carpo y radio. Los estados de crecimiento de los dedos se valoran según la relación
entre la epífisis y la diáfisis. Se distinguen tres estadios de osificación de las falanges, los
cuales se describen a continuación:

Primer estadio: la diáfisis tiene la misma anchura que la epífisis. Éste comienza
aproximadamente tres años antes del brote de crecimiento puberal.

Segundo estadio (estadio de capuchón): donde la diáfisis rodea a la epífisis a modo de


capuchón. Coincide con el brote máximo de crecimiento puberal y corresponde al quinto
estadio de maduración del esqueleto de la mano.

Tercer estadio (estadio de U) (U=unidad): donde la diáfisis se osifica con la epífisis.


Indica la culminación del brote de crecimiento puberal y corresponde con el sexto,
séptimo, octavo y noveno estadios de maduración de la mano. Los dedos se denominan
con las cifras 1 a 5 a partir del pulgar. [ CITATION Gon08 \l 12298 ]
Hueso del carpo Hueso de la mano y numeración de los dedos
ESTADIOS EPIFISARIOS EN ANÁLISIS RADIOGRÁFICO CARPAL

Se denomina estadio epifisario al grado de osificación del cartílago de crecimiento,

localizado entre la epífisis y la diáfisis y, por tanto, la manera por la que la epífisis

inicia y aumenta su osificación hasta que se une a la diáfisis en los huesos largos. En la

mano, estos estadios epifisarios ocurren primero en las falanges distales, luego en las

proximales y, por último en las falanges medias.

También la secuencia de ocurrencia de estos fenómenos epifisarios en los dedos, aparece

primero en el pulgar y luego va en dirección al meñique. Radiográficamente en huesos

muy jóvenes las epífisis no son visualizadas. Enseguida, aparece un pequeño punto de

osificación que va aumentando en lateralidad hasta llegar a la misma anchura que la

diáfisis. A partir de ahí, la epífisis comienza a emitir una prolongación lateral

(cubrimiento), después la porción central del cartílago va siendo sustituida por la fusión

ósea (unión inicial) y finalmente se observa una fusión total, visualizándose solamente

una línea de unión (unión total).


Estados epifisarios. A. Epífisis menor que la diáfisis (forma de disco); B. Epífisis =
Diáfisis (misma anchura). C. Cubrimiento epifisario, en forma de capuchón (cap). D. Inicio de la unión
epifisaria. E. Unión total epifisaria. F. Senilidad (sin línea de unión). .
El periodo desde el inicio hasta el final del surto de crecimiento puberal, dura

aproximadamente dos años, ya que el pico de velocidad de crecimiento puberal

(P.V.C.P.= momento de máxima velocidad), ocurre alrededor de un año después de

inicio del surto.

A continuación se describen los estadios epifisarios y los momentos de osificación,

explicando el significado de cada uno, así como el estadio en que ellos se

encuentran en relación con el surto de crecimiento puberal (S.C.P.).

1. FD=.- Epífisis de las falanges distales con la misma anchura de la diáfisis,

falta aproximadamente dos años para el surto de crecimiento puberal

(SCP).

2. FP=.- Epífisis de las falanges proximales con la misma anchura de la

diáfisis. Falta aproximadamente un año para el inicio del surto de

crecimiento puberal.
3. FM=.- Epífisis de las falanges medias con la misma anchura de la diáfisis,

faltan aproximadamente 4 a 6 meses para inicio del surto de crecimiento

puberal

4. G1.- Inicio de la aparición del gancho radiopaco del hueso ganchoso. El

estadio G1 determina el inicio del surto de crecimiento puberal y es la

época adecuada para el inicio de los tratamientos ortodónticos,

principalmente en las maloclusiones esqueléticas. Este estadio corresponde

cronológicamente al inicio de la pubertad, es decir en las mujeres a los

once años aproximadamente; y en los varones en una edad aproximada de

doce años.
5. Psi.- visualización del hueso pisiforme, puede ser utilizada como

indicador del inicio de la adolescencia. Está situado en una posición tal que su

imagen radiográfica se confunde con el hueso piramidal y así muchas veces se

confunde su visualización.

6. R=.- Epífisis de radio con la misma anchura de la diáfisis, en la mayoría

de los individuos precede el pico de velocidad de crecimiento puberal

(PVCP).
7. FD cap.- Cubrimiento epifisario de las falanges distales.

8. S.- visualización del hueso sesamoideo. Aparece en forma de almendra,

localizada entre la distal del metacarpo 1 y la epífisis de la falange

proximal del pulgar. Su osificación se inicia a los 6 meses después del

inicio del surto de crecimiento puberal y termina cuando ocurre el inicio de

la unión epífisis-diáfisis de la falange proximal del pulgar. Las primeras

señales de osificación aparecen en las diferentes razas y media entre 10 y

12 años en individuos de sexo femenino y entre 12 y 15 años en el sexo

masculino. El sesamoideo nunca surge después del PVCP y su imagen

radiográfica con contornos nítidos indica que el PVCP ya ocurrió y, por

tanto, el crecimiento futuro será progresivamente menor en velocidad.


9. G2.- Gancho radiopaco nítidamente visible en el cuerpo del hueso

ganchoso, faltan aproximadamente tres meses para el pico de velocidad de

crecimiento puberal.
10. FP cap.- Cubrimiento epifisario de las falanges proximales.

11. FM cap.- Cubrimiento epifisario de las falanges medias.

Los estadios epifisarios FP cap y FM cap corresponden al pico de

velocidad de crecimiento puberal (PVCP) e indican que ya transcurrió un

año dentro del surto del crecimiento puberal, cronológicamente

correspondería a los doce años en la mujer y a los trece años en el varón


aproximadamente. En estas etapas, los aparatos extrabucales y ortopédico-

funcionales ya deben haber alcanzado sus objetivos, siendo la época ideal

para la colocación total del aparato correctivo.

12. R cap.- cubrimiento epifisario en el radio. Ya transcurrieron

aproximadamente 3 meses del pico de velocidad de crecimiento puberal.

13. M.- Momento de la menarquia. Para los individuos de sexo femenino, la

menarquia es un excelente indicativo que el surto de crecimiento puberal.

ya está cerca de su final, aproximadamente faltan 6 meses para final del

surto. El momento de la menarquia viene siendo cada vez más precoz en

los países industrializados. En Europa en el siglo XIX ocurría entre los 15

y 17 años, mientras que actualmente ocurre entre 12,5 y 13 años de edad.

Se cree que esta precocidad se debe a una mejor nutrición, menos

enfermedades, mayor exposición de la luz solar y aumento del estímulo

psicosocial.
14. FD ui.- Inicio de la unión epifisaria en las falanges distales. Este está

altamente relacionado con la menarquia que ocurre en las mujeres y

también indica que faltan 6 meses para el final del surto de crecimiento

puberal.

15. FP ui.- Inicio de la unión epifisaria en las falanges proximales.


16. FM ui.- Inicio de la unión epifisaria en las falanges medias.

17. FD ut.- Unión total epifisaria de las falanges distales, indica que ya han

transcurrido dos años desde el inicio del surto; que cronológicamente se

daría a los trece años en la mujer, y a los catorce años en el hombre

aproximadamente. Este estadio representa el final del surto de crecimiento

puberal pero no el final del crecimiento. Los objetivos del tratamiento

ortodóntico deben ser alcanzados hasta este estadio.


18. FP ut.- Unión total epifisaria de las falanges proximales.

19. FM ut.- Unión total epifisaria de las falanges medias.

El periodo que va del final del surto de crecimiento puberal, hasta el final

del crecimiento (Rut) varía en medida, de 2 a 4 años.


20. R ut.- Unión total epifisaria en el radio. Indica el final del crecimiento de

la maxila. Sin embargo el crecimiento en estatura, el corporal y de la

cabeza de la mandíbula solo cesa uno o dos años después de la unión total

del radio. De esta manera mientras exista cartílago entre epífisis y diáfisis

a nivel del radio, la estatura y la mandíbula continúan creciendo. Esto de

cierta manera explica el crecimiento terminal de la mandíbula, observando

en la clínica, algunas veces contribuyendo para un apiñamiento en la

región de los incisivos inferiores durante la fase de poscontención.

Con base al trabajo de Martins, se puede crear una curva patrón de

velocidad de crecimiento en estatura y estadios de osificación de la mano y de la

muñeca. Esta curva facilita al ortodoncista clínico precisar la época del surto de

crecimiento puberal (SCP). Todos los eventos de osificación y estadios epifisarios

ocurren en una secuencia, sin embargo para la utilización de la curva se debe

considerar el elemento más maduro, es decir, el que esté más avanzado. Como
ejemplo, se puede tener una radiografía donde las falanges medias de la epífisis y

diáfisis aún no están iguales, sin embargo, ya visualizamos el pisiforme. Este niño

por tanto ya inició el surto de crecimiento puberal (SCP).

Curva patrón de velocidad de crecimiento de la estatura y estadios de osificación de la mano y la


muñeca.
Bibliografía
Andrea Suárez Sanquiz. (2018). Radiografía Carpal. SUVEXE Centro radiológico, 1.
G, O. D., & C, C. G. (2003). CORRELACIÓN ENTRE LA EDAD ÓSEA Y LA EDAD CRONOLÓGICA A
TRAVÉS DE Rx CARPAL, Y SU USO EN LA PRÁCTICA ORTODÓNTICA. Cuenca:
UNIVERSIDAD DE CUENCA.
González , E., & Landeta, K. (2008). Determinación de los niveles de maduración y su aplicación clínica.
IntraMed.
Villasis, L. K. (2010). Relación entre los estadíos de maduración ósea carpal y calcificación dentaria.
Lima: UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS.