Está en la página 1de 18

Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E

Formación del maestro


y religión católica: del
poder pastoral a la
gubernamentalidad*
Teacher training and Catholicism: from religious power to
*
Este artículo es resultado
governmentality de la propuesta de investiga-
Recepción: abril de 2014
Evaluación: julio de 2014 ción “La formación del
Aceptación: febrero de 2015 Lola María Morales Mora*i Maestro para la infancia:
Una mirada genealógica”
Artículo de investigación que hace parte del proyecto
Filosofía e Infancia:
Investigación y posibilida-
y conducir las almas puras e inocentes des de innovación en la
Resumen escuela rural, inscrito en
de sus alumnos hacia la verdad, el deber la dirección de investiga-
En el presente artículo se muestra cómo y la perfección moral, considerando que ciones de la Universidad
Pedagógica y Tecnológica
las prácticas y los discursos de la religión los niños eran la esperanza de un futuro de Colombia, con registro
católica incidieron en la formación de venturoso de desarrollo y progreso para SGI 1616, la propuesta
los maestros para la infancia durante la nación, razón por la que los esfuerzos mencionada pretende ubicar
las condiciones que hicieron
la primera mitad del siglo XX. La del maestro estaban puestos en formar posible la aparición del
perspectiva metodológica utilizada se al ciudadano ideal que profesara amor maestro para las infancia
y fidelidad a sus creencias y a su Patria, en Colombia durante la
remite a algunas de las herramientas primera mitad del siglo XX.
arqueológico-genealógicas propuestas por estando alejado del pecado, para tales fines **
Licenciada en
Michel Foucault, para dar cuenta de cómo la escuela se convirtió en un escenario en Educación Preescolar, de la
Universidad Pedagógica y
los discursos que se movilizaban en torno el que se profesaban los dogmas religiosos Tecnológica de Colombia,
a la fe Cristiana permearon directamente como base de su función educadora. lm_morales@hotmail.com.
los principios de la formación del
maestro, que fue caracterizándolo como Palabras clave: Religión Católica,
un discípulo de Dios, encargado de cuidar maestro, formación, infancia, escuela,
historia de la educación, Foucault.

85 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

Abstract: of his students towards truth, duty,


and moral perfection, considering that
The incidence of the practices and children were the hope for a fortunate
speeches of Catholicism over the future of development and progress for
education of teachers for childhood the nation. Reason why the efforts of
during the first half of the XX the teacher were put on educating the
century is shown in this paper. The ideal citizen who professes love and
methodological perspective used, faithfulness to his Nation and beliefs,
adheres to some of the genealogic- while staying away from sin. To that
archeological tools proposed by Michel effect, school became into a setting in
Foucault, to account for how the which religious dogma were professed
discourses that were mobilized around as base for the teaching function.
Christian faith permeated straightaway
the principles of teacher training, Keywords: Catholicism, teacher,
portraying the teacher as a disciple education, childhood, school, history
of God, in charge of taking care and of education, Foucault.
guiding the pure and innocent souls

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 86


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
Introducción lo que, el Estado se propuso la tarea
de abrir la mayor cantidad de escuelas
En la actualidad, la infancia se ha posibles, en los sectores urbanos y
convertido en una categoría de rurales del país, y formar en las escuelas
investigación que es abordada por normales a los maestros necesarios para
diversos campos de saber disciplinar atender a toda la población infantil que
y epistemológico, resaltando que se encontraba en edad escolar y que
la infancia se convierte en una necesitaba ser alfabetizada y educada,
construcción social y cultural que creyendo que los futuros adultos que
está influenciada por las condiciones tendrían que conducir los designios del
particulares de cada contexto; por país serian el reflejo de la educación que
esta razón, con el presente artículo, se les impartía en la escuela.
se busca crear una aproximación a las
concepciones que se tenían sobre la En este orden de ideas, Pineau (1999)
infancia durante la primera mitad del argumenta cómo la escuela se configura
siglo XX en Colombia, tomando como tomando elementos propios de la cárcel
punto de referencia la formación de los y de los monasterios para controlar
maestros, para llegar a una comprensión lo que acontece dentro de su espacio
histórica de las condiciones que hicieron físico, así:
posible la aparición de los discursos y las
prácticas que constituyeron al maestro En ambos casos el espacio edu-
cativo se construye a partir de su
como el sujeto que debía desarrollar cerrazón y separación tajante del
las habilidades y capacidades exigidas espacio mundano, separación que
para atender las necesidades físicas e se justifica en una función de con-
intelectuales de los niños. servación del saber validado de la
época, y que emparenta a ambas
El contexto educativo de la primera instituciones a su vez con el tem-
mitad del siglo XX estuvo marcado por plo antiguo. La escuela se convierte
en la caja donde se conserva algo
las relaciones de la Iglesia Católica con el positivo de los ataques del exte-
Estado, era función del mismo, de forma rior negativo. La lógica moderna le
constitucional, garantizar a los fieles el sumó a esta función de conserva-
pleno goce de sus derechos religiosos. ción de los saberes la obligación de
Sumado a lo anterior, se presentó un expandirlos y difundirlos sobre su
profundo cambio pedagógico y social al mundo exterior como una forma
de su dominio (p. 31). El contexto educativo de
convertirse la escuela en una institución la primera mitad del siglo
pública que estaba al servicio de toda XX estuvo marcado por
la población colombiana, y a escala Se reitera que, tanto la escuela como las relaciones de la Iglesia
global “la escuela se convirtió en un el maestro desde su formación fueron Católica con el Estado, era
pensados por el Estado y la Iglesia función del mismo, de forma
innegable símbolo de los tiempos, constitucional, garantizar a
en una metáfora del progreso, en una Católica como el escenario y los los fieles el pleno goce de sus
de las mayores construcciones de la sujetos, respectivamente, que tenían la derechos religiosos.

modernidad” (Pineau, 1999, p. 28); por responsabilidad de resguardar, cuidar y

87 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

educar a los niños según los principios pilares indiscutibles de la educación.


morales y religiosos que constituían Enunciados que movilizaron el
las bases de la nación, alejándolos de surgimiento y la reafirmación de una
los malos ejemplos que podían tener serie de prácticas que caracterizaron al
de aquellos que vivían en pecado y no maestro de esa época, por lo que los
profesaban la fe cristiana. Sumado a esto, enunciados ubicados son reconocidos
se resalta cómo la escuela se convirtió como condiciones que hicieron posible
en un dispositivo1 de producción de la constitución de un sujeto maestro que
ciudadanos (Pineau, 1999, p. 28), que respondía a los ideales de la fe Cristiana.
pretendía controlar los modos de ser y Por otra parte, las categorías estudiadas
de pensar de las personas, empezando por Foucault, y que él denomindó como
por los niños, quienes se percibían poder pastoral y gobierno, sirven como
como seres maleables. referentes para analizar las relaciones
de poder que se tejían en la época en
Metodología torno a la formación de los maestros
y a la configuración de un sujeto que
Las herramientas metodológicas arqueo- respondiera a los ideales espirituales de
lógico-genealógicas, desarrolladas por la nación.
el francés Michel Foucault (2008),
proponen Mediante un análisis de discursos
y prácticas de la primera mitad del
Sustituir la historia de los conoci- siglo XX en Colombia, se reconoce la
mientos por el análisis histórico de influencia de los ideales de la Iglesia
las formas de veridicción; sustituir Católica en relación con la formación
la historia de las dominaciones por
el análisis histórico de los procedi- de los maestros para la infancia. Para
mientos de la gubernamentalidad, tal efecto, se aborda el tema desde tres
y sustituir la teoría del sujeto o la perspectivas particulares: en primer
historia de la subjetividad por el lugar, la religión como componente
análisis histórico de la pragmática esencial en la formación de un maestro
de sí y las formas adoptadas por con las facultades espirituales necesarias
ella (p. 15).
para profesar la fe cristiana, y conducir
las almas puras de los niños hacia los
En este sentido, en el proceso de designios de Dios; en segundo lugar, la
investigación se realizó un análisis de relación de la Iglesia con la educación,
archivos de la primera mitad del siglo convirtiendo los ideales religiosos en
1 Deleuze, desde los estudios
que realiza de las teorías
XX, donde se destacan documentos principios escolares que estaban acordes
de Foucault, describe los como Boletines y Revistas de a los fines de la Patria; y, en tercer lugar,
dispositivos como una Instrucción Pública y Memorias del la influencia de las creencias religiosas
madeja, una unidad que
se compone de líneas de Ministerio de Educación Nacional, en la concepción de infancia que se
distinta naturaleza, líneas localizando diferentes discursos en tenía en esa época, otorgándole a los
de fuerza, de saber y de los que circulaban los principios de
subjetivación. niños características relacionadas con la
la Iglesia Católica como uno de los divinidad.

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 88


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
El magisterio es Dios. A los padres corresponde la
sacerdocio sublime educación física e intelectual de sus
hijos; y también la moral, bajo la
dirección de la Iglesia; a esta últi-
Jamás un maestro cristiano ma toca el arte de la salvación eter-
renunciará por temor a la lucha, na a toda criatura. Cualquier otro
dejar de conquistar un alma para maestro, [...] no tiene otra autori-
Jesucristo, él que todo lo puede dad sino la que el padre de familia
(Gómez, 1916). o la Iglesia hayan querido delegarle
(Carrasquilla, 1914, p. 86).
Abordar la formación del maestro para
la infancia, durante la primera mitad del De acuerdo con lo anterior, los
siglo XX, implica profundizar sobre el maestros, además de ser personas
entramado de relaciones que se tejieron consagradas al oficio religioso entre
en esta época entre la Iglesia Católica los que se destacaban sacerdotes,
y la educación colombiana, teniendo religiosas, diáconos, etc., también eran
en cuenta que, durante el periodo laicos que profesaban la fe católica y
mencionado, la Iglesia como institución las costumbres religiosas, características
tenía dentro de sus funciones guiar las que eran de suma importancia en el
almas cristianas según los designios ejercicio de la enseñanza, por lo que “la
de Dios, y también “la obligación primera y más importante obligación
indiscutible de ir ampliando y de un educador —alrededor de la
desarrollando gradualmente la vida cual giran todas las demás— consiste
sobrenatural que sus hijos reciben en profesar la fe cristiana, no sólo en
al ser bautizados; lo cual hace, muy el corazón, sino también con actos
principalmente, por medio de la externos” (Celis, 1916, p. 424), dejando
instrucción y educación religiosa” (Uría, entrever que las tendencias y prácticas
1946, p. 29). En el tránsito en el que la religiosas eran aceptadas socialmente
educación dejó de ser un privilegio de solo desde el ideal Católico, estando
las élites para masificarse a todo el ubicadas por encima del campo del
pueblo, condujo a que la Iglesia y la dominio de saberes disciplinares o
Familia, se vieran obligadas a compartir métodos de enseñanza, convirtiéndose
con la escuela su misión educadora, en un requisito indispensable para quien
haciéndose evidente la necesidad de pretendía llegar a ser maestro demostrar Abordar la formación del
formar la mayor cantidad de personas su lealtad a las creencias cristianas, y maestro para la infancia,

para que ejercieran como maestros donde tener la recomendación de un durante la primera mitad
del siglo XX, implica
en las escuelas de todo el país, en este Jerarca de la Iglesia Católica se convertía profundizar sobre el
sentido, en la mejor carta de presentación para entramado de relaciones
ser nombrado oficialmente en una que se tejieron en esta época
entre la Iglesia Católica y
la familia y la Iglesia [eran], pues las escuela. la educación colombiana,
únicas sociedades que [tenían] po- teniendo en cuenta
que, durante el periodo
testad docente propia y ordinaria, La movilización de este tipo de ideas mencionado.
comunicada inmediatamente por religiosas en el plano formativo,

89 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

dan cuenta de la relación directa eficaces, porque éste libro es el código


que se construyó entre los fines de todas las magnificencias morales;
evangelizadores de la Iglesia Católica sus enseñanzas son barrera de toda
y la labor que debía cumplir el maestro concupiscencia, sanción de todo
en el ámbito educativo. Esto es de desarreglo” (Gonzaga, 1913, p. 743). Así,
gran importancia y trascendencia la Biblia Católica era considerada como
en un periodo en el que la sociedad el libro primordial que fundamentaba
colombiana estaba viviendo grandes el quehacer cotidiano del maestro y le
transformaciones políticas, económicas posibilitaba “poner en práctica cuantos
y culturales, y en donde la Iglesia medios fueran adecuados para corregir
buscaba mantener su influencia sobre aquellas almas que han sido confiadas
la población colombiana, a pesar de las a su cuidado” (Gómez, 1916, p. 426).
reformas orientadas, principalmente, Cabe destacar que, además de la Biblia
por gobiernos liberales.2 se encontraban los catecismos, los
cuales eran de uso obligatorio en las
Durante la primera mitad del siglo escuelas, en ellos estaban consignados
XX, se resaltaba la función que, de las oraciones que todo Católico debía
acuerdo con la Iglesia, el maestro debía recitar, vidas de santos que servían
desarrollar; exaltando la profesión como ejemplos dignos de ser imitados,
de ser maestro como una de las el culto a la Virgen, el rezo del rosario
que más aportaba a los objetivos de y ciertas normas de comportamiento
modernidad y progreso por los que del buen cristiano, que debían ser
estaban encaminados los programas de apropiadas y replicadas por los niños a
desarrollo del Estado. En este sentido, diario.
se reconocía “la importancia del papel
que desempeñan los que abrazan la El uso de los textos sagrados era
carrera del profesorado; difundir las indispensable en las clases, estaban en
luces y sembrar la semilla del bien estricta relación con los contenidos
constituye uno de los apostolados más académicos y los manuales o libros
sublimes, más bellos” (Celis, 1916, de texto utilizados en las escuelas,
p. 424), asignándole al maestro unas eran diseñados y/o aprobados por
facultades de apóstol, entendido en representantes de la Iglesia Católica,
ese contexto como un ser enviado por situación fundamentada desde el
Dios, que tenía por misión promulgar Concordato entre la República de
2 Colombia cambia, de la fe cristiana como principio esencial Colombia y la Santa Sede que, en su
manera sustancial, durante
la primera mitad del siglo e inquebrantable en la vida de todo artículo XII, estableció que:
XX; el motor de estas católico, invitando a todos a conformar
transformaciones, fueron el cuerpo de la iglesia, promulgando las En desarrollo del derecho que tie-
los procesos de moderniza- nen las familias católicas de que sus
ción que se emprendieron ideas de conversión, en este sentido.
con el fin de entrar de lleno hijos reciban educación religiosa
en la órbita del capitalismo acorde con su fe, los planes edu-
mundial. El maestro debía reconocer que “en cativos, en los niveles de primaria y
el Evangelio están las lecciones más secundaria, incluirán en los estable-

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 90


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
cimientos oficiales enseñanza y for- del bien, semejando a Jesucristo como
mación religiosa según el Magiste- pastor que guía y cuida de su rebaño,
rio de la Iglesia. Para la efectividad por cuanto se concebía que “las ideas
de este derecho, corresponde a la religiosas son el complemento de la
competente autoridad eclesiástica
suministrar los programas aprobar verdadera educación, y cuando no
los textos de enseñanza religiosa y iluminan la mente del maestro, no
comprobar cómo se imparte dicha podrá conducir a sus educandos a
enseñanza. La autoridad civil ten- la perfección moral” (Celis, 1916, p.
drá en cuenta los certificados de 424). Esto implicaba que el maestro
idoneidad para enseñar la religión, estuviera en conexión directa con Dios
expedidos por la competente auto-
ridad eclesiástica. a través de la permanente vivificación
de los sacramentos, en especial del acto
Manifestando abiertamente su rechazo a eucarístico, al que se acudía incluso en
cualquier tipo de educación o temáticas compañía de los niños, siendo prácticas
que se alejara de sus principios religiosos, que aún se replican en la actualidad.
pues se consideraba que desviar la
atención de los niños hacia asuntos que La labor que desarrollaban los maestros
no tuvieran a Dios como eje central era enaltecida como una de las más
atentaban contra el Estado, la sociedad esenciales, dignas de todo el respeto y
y la familia, conduciendo a los alumnos la admiración por parte de la sociedad,
por los caminos del mal, lo que tendría teniendo en cuenta que:
graves consecuencias en el futuro. Por
ello, los maestros debían estar muy [...] es indiscutible la nobleza del
magisterio, muy grandes son los
bien formados en su oficio para lograr deberes que nos impone; pues si
cumplir “con fidelidad sus gravísimos todo hombre, en cualquier esfera
deberes, contribuyendo poderosamente de acción, tiene que rendir culto al
a la realización de los planes benéficos deber, esta obligación crece de im-
de Jesucristo sobre la Humanidad, portancia al tratarse de un modela-
planes que muy principalmente se dor de los ciudadanos del porvenir
(Celis, 1916, p. 424).
encaminaban a la recta formación de la
niñez” (Uría, 1946, p. 31). Manifestando abiertamente
De acuerdo con lo anterior, se le dio
su rechazo a cualquier tipo
al maestro un lugar de relevancia, por de educación o temáticas que
En este orden de ideas, se consideró que
cuanto en sus manos está formar a los se alejara de sus principios
“el magisterio es sacerdocio sublime religiosos, pues se considera-
niños, los cuales se convirtieron en
[...] cuyo ejemplar es el Maestro Divino, ba que desviar la atención de
la esperanza de un futuro próspero. los niños hacia asuntos que
Nuestro Señor Jesucristo” (Gonzaga,
Asimismo, se reconoció que el no tuvieran a Dios como
1913, p. 740); con esto, se asignaba al eje central atentaban contra
“educador no puede ser un simple
maestro unas características de entrega el Estado, la sociedad y la
asalariado, porque su labor exige familia conduciendo a los
desmedida hacia su trabajo, asumiendo alumnos por los caminos del
elevado espíritu apostólico. Es apenas
una responsabilidad mayor en la medida mal[...]
natural prever, si, la remuneración que
en que era este quien llevaría las almas
permita al maestro y a su familia vivir
puras de los niños por los senderos

91 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

en acuerdo con los deberes que su deza de nuestro principio y la su-


misión le impone” (MEN, 1949). En blimidad de nuestro fin; por ella la
ese sentido, que el maestro goce de inteligencia se remonta a contem-
plar las verdades sobrenaturales, y
bienestar cobra importancia teniendo
el hombre, orgulloso de poseerla,
en cuenta que “el educador debe se eleva en la atmósfera como que-
sembrar ideas, desarrollar energías y riendo salvar los límites que Dios
hacer aceptar principios, que den por le marcó (Martínez, 1916, p. 426).
resultado convicciones profundas, esto
es, que sus cualidades son de orden Identificándose que era el maestro
físico, intelectual y moral” (Gonzaga, quien, a partir de sus prácticas de
1913, p. 745), considerando que el instrucción, le proporcionaba a los niños
maestro debía ser el mejor ejemplo de las herramientas necesarias para que se
un cristiano ferviente que lucha contra convirtieran en ciudadanos ejemplares
el pecado para llegar al fin último de la que actuaban en todo ámbito movidos
redención. por el amor a su Patria y a sus principios
religiosos, así el Estado a través de
Dentro de las ocupaciones que se le los representantes del Ministerio de
atañen al maestro de esta época, se Instrucción Pública le solicitaban a
encuentra el uso indispensable de “la los maestros “elevar su escuela al nivel
instrucción, como parte esencialísima que debe ocupar en una república
de la educación [...] [la cual] contribuye democrática y cristiana [dar] pruebas
poderosamente a alcanzar el fin de de moralidad y cultura [ llevar] método
esta, es decir, conducir al hombre a sus y armonía en sus procedimientos”
destinos en la tierra y aún más allá de (Celis, 1916, p. 424) considerando que,
los horizontes de ella” (Martínez, 1916, a partir de estos lineamientos, la escuela
p. 426), razón por la cual se consideraba respondería perfectamente a los intereses
que todas las acciones que realizaba nacionales, resaltándose las pretensiones
el hombre eran un producto de la religiosas y sociales que tanto el Estado
instrucción, y la Iglesia esperaban de los maestros,
fundamentando la fe cristiana como
Largo sería enumerar uno a uno principio indispensable para conservar la
los fines que el hombre tiene que armonía y la paz en el país.
llenar sobre la tierra, pero en todos
ellos la instrucción desempeña el
Al maestro también se principal papel: por ella el hombre Al maestro también se le asignó la
le asignó la facultad de facultad de impartir castigos, que eran
impartir castigos, que eran pone los elementos de la naturale-
concebidos durante la za a su servicio; por ella penetran concebidos durante la primera mitad
primera mitad del siglo XX, en las profundidades desconocidas del siglo XX, como la mejor forma de
como la mejor forma de de los mares; por ella se atreve a reprender a aquellos niños que, tentados
reprender a aquellos niños investigar una a una las manifes-
que, tentados por los deseos por los deseos y el pecado, realizaban
taciones del espíritu, por ella se
y el pecado, realizaban actos
transforman las naciones, se civi- actos que iban en contravía del ideal
que iban en contravía del
ideal cristiano. lizan los pueblos, se establecen las cristiano. Dentro de las actitudes que se
escalas sociales, se conoce la gran- rechazaban a toda costa, se relacionaban

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 92


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
“la soberbia, generalmente en la forma pueden, por su cualidad religiosa, servir
de egoísmo, terquedad, desobediencia, a los otros” (p. 8). Este panorama deja
susceptibilidad, crueldad, el miedo que al descubierto que, durante la primera
suele llegar a convertirse en cobardía, mitad del siglo XX, al maestro se le
la timidez y vergüenza exageradas; la asignó unas facultades especiales que lo
mentira, la glotonería y la ira” (Restrepo, hacían digno de educar, como un gesto
1916, p. 569). Este tipo de características de entrega y de servicio hacia los otros
debían ser reprendidas cuanto antes que necesitaban de su orientación,
por el maestro al ser la autoridad de la desarrollándose así un poder pastoral
escuela, y quien era responsable de velar que era ejercido por el maestro a través
y preservar las almas puras de los niños, de las prácticas y los discursos con los
incentivando por el contrario virtudes que se relacionaba con sus estudiantes.
esenciales de todo aquel que profesaba
la religión católica, la piedad, el amor El poder pastoral es definido por
incondicional a la familia y al trabajo, el Foucault (1988) como un “poder cuyo
respeto a los semejantes y el temor de objetivo último es asegurar la salvación
Dios. individual en el otro mundo” (p. 8);
por lo que es pertinente relacionar este
En este sentido, el maestro —haciendo poder con la función que cumplía el
uso de su autoridad— debía “castigar maestro al ser la persona que conducía
en perfecta calma y después de pensar a los niños a través de la instrucción y
detenidamente la gravedad de la culpa, la educación hacia su fin trascendental,
sus causas, sus efectos y la naturaleza lograr la vida eterna y es un “poder
del delincuente [sólo así el castigo que no sólo se preocupa por toda la
posibilitaría] en el culpable el dominio comunidad, sino por cada individuo
de sí mismo haciéndole formar firme particular”(p. 9); papel que cumplía
propósito de apartarse del mal y obrar el maestro a cabalidad si se considera
con rectitud” (Gómez, 1916, p. 428), que debía estar pendiente de cada niño
asemejando un acto de contrición que como sujeto, pero también debía tener
hiciera que el niño fuera consciente del una perspectiva de los niños que tenía
pecado cometido y de las consecuencias asignados a su cuidado, desde un sentido
que traía consigo desagradar a Dios, colectivo que le brindara las luces
buscando reivindicarse y obtener el necesarias para direccionar sus prácticas
perdón a través de la oración y de las de enseñanza hacia el beneficio común.
obras de misericordia que pudiese Cabe reconocer que,
según Foucault (1988),
ofrecerle a sus semejantes. La formación de los maestros desde “El cristianismo es la
las influencias religiosas, posibilitó única religión que se ha
Cabe reconocer que, según Foucault las condiciones para que el maestro organizado a sí mismo como
Iglesia, y como tal, postula
(1988), “El cristianismo es la única se convirtiera en una réplica de los en principio que ciertos
religión que se ha organizado a sí pastores, para lo que era necesario que individuos pueden, por su
cualidad religiosa, servir a
mismo como Iglesia, y como tal, postula cada maestro desarrollara al máximo los otros” (p. 8).
en principio que ciertos individuos un control total sobre sí, teniendo en

93 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

cuenta que el imaginario que tenían los estaban establecidos en concordancia


niños sobre su maestro se convertía en con los ideales de la Iglesia Católica,
un referente a imitar, esto quería decir la escuela era considerada como “el
que el maestro era una figura pública, y germen de todo bien, el principio
que sus comportamientos y formas de fecundo de donde la vida se escapa
vivir estaban en la mira constante del de todas las formas posibles: semeja
resto de la sociedad, donde el estado al hogar paterno; toma prestados
y la iglesia ejercían la vigilancia y el los rasgos del templo, y constituye la
control necesario para que cada maestro prolongación de ambos” (Gonzaga,
cumpliera, de forma intachable, la tarea 1913, p. 741), entendiéndose que la
que le había sido confiada, reflejando escuela era una extensión del núcleo
“los procedimientos que, sin duda, familiar y de la Iglesia, y el lugar en
existen en toda civilización, propuestos donde el niño reafirmaba sus principios
o prescritos a los individuos para fijar su morales y religiosos, ya que se tenía una
identidad, mantenerla o transformarla profunda creencia en que “la enseñanza
en función de determinados fines, y cristiana encerraba la solución de todos
por eso gracias a relaciones de dominio los grandes problemas, que ilumina las
de sí sobre sí” (Foucault, 1997, p. 109). tinieblas de lo pasado, de lo presente y
El maestro de esa época era un claro de lo futuro” (Gonzaga, 1913, p. 742).
ejemplo de dominio sobre sí, ya que Esto conllevaba a reconocer que la fe
todos los ámbitos de su vida debían trascendía a través del tiempo y del
estar acordes a los ideales impuestos espacio para bien de la nación.
por sus superiores.
La escuela, como institución donde se
La escuela es una creación y una desarrollaban una serie de dinámicas
redención particulares, se concebía como

Una casa de educación se convierte [...] un mundo pequeño; ella pre-


en un templo; el empleo de maestro para, arregla y destina a esas almas,
que como tiernos tallos empiezan
se levanta a las alturas del sacerdocio; allí a brotar hojas, flores, frutos y
entonces el árbol de la educación espinas que ha de embellecerlos o
fructifica, y sus frutos son el hombre ahogarlos en ese inmenso y oscuro
injertado en el cristiano; fruto digno jardín del mundo; y que esos cora-
de la palabra y sangre de Cristo zones infantiles existen en germen
(Gonzaga, 1913) o se desarrollan las mismas vir-
tudes y vicios que dominan a los
El maestro de esa época hombres de mundo (Gómez, 1916,
era un claro ejemplo de p. 426).
dominio sobre sí, ya que En este apartado se abordan las
todos los ámbitos de su vida relaciones de la educación y la religión
debían estar acordes a los Consideraciones por las que los
ideales impuestos por sus católica, teniendo en cuenta que, durante maestros para la infancia debían tener
superiores. la primera mitad del siglo XX, los las herramientas necesarias para hacer
principios fundamentales de la escuela que la educación, que se les impartía a

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 94


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
los niños, estuviese dirigida a garantizar En la escuela se preparaba al hombre
el desarrollo y fortalecimiento de sus no solo para que tuviese una vida
facultades espirituales, haciendo que fructífera sino para que, a través de
cumplieran con respeto y obediencia sus actos de bondad y fidelidad a las
los designios de Dios, alejándose de los creencias Católicas, logrará salvar su
malos hábitos y del pecado. alma, teniendo como recompensa la vida
eterna en el cielo después de la muerte.
Los principios de la Iglesia Católica se En consecuencia, el maestro por medio
arraigaron en la escuela. De tal manera de la instrucción buscaba “dar flexibilidad
que, para el maestro “educar un joven era al entendimiento del niño, energía a su
desenvolver completamente los dones voluntad y vigor a sus fuerzas físicas, a fin
que ha recibido del cielo; es formar el de hacerlo apto para el combate de la vida
hombre, el ciudadano y el cristiano: y para encaminarlo a la consecución de
el hombre con dignidad, ciudadano su fin sobrenatural” (Celis, 1916, p. 424),
con intenso amor patrio y cristiano a entendido como la salvación eterna.
carta cabal” (Gonzaga, 1913, p. 739).
Los objetivos, tanto de la iglesia como Durante la primera mitad del siglo XX,
de la escuela, eran formar personas se consideró la necesidad de estructurar
con tres características fundamentales la escuela primaria que, según el MEN
para la sociedad: en primer lugar, (1941), era amorfa en su contenido
un hombre creyente, respetuoso de espiritual, por falta de orientaciones
los preceptos religiosos; en segundo precisas y objetivos concretos, como
lugar, un ciudadano consciente de su también la escaza dotación de materiales
responsabilidad para con la sociedad y y mobiliario de los que carecía gran
el Estado; y, en tercer lugar, un patriota parte de las escuelas, y especialmente las
defensor de su país. En este sentido, ubicadas en las zonas rurales del país,
la escuela debía formar al niño para para que se cumplieran las aspiraciones
convertirlo en un hombre que cumpliera de estructurar espiritualmente la escuela
con unas cualidades necesarias que lo primaria, se consideró preciso que:
hiciesen convertirse en un ser digno de
representar a su familia, a su país y a su Cada maestro reciba del Estado
fe. Por ello: los instrumentos indispensables.
Ellos consisten no solamente en el
La educación consistía en excitar y programa de la materia, sino tam-
dirigir la actividad libre del hombre bién en el texto-guía que desarrolle
para que adquiera toda la perfec- en forma consciente, progresiva,
Los principios de la Iglesia
ción en consonancia con su natu- científica tal programa, para que el Católica se arraigaron en
raleza; es la dilatación del ánimo maestro no tenga lagunas ni vacila- la escuela. De tal manera
hasta llegar al ideal natural y so- ciones en el ejercicio de su labor do- que, para el maestro “educar
brenatural, como el fin para el cual cente… ese desarrollo mínimo pero un joven era desenvolver
suficiente del programa, permitirá completamente los dones que
Dios lo ha criado y puesto en este ha recibido del cielo [...]
mundo (Gonzaga, 1913, p. 739). al maestro ampliar sus lecciones, y
asegurará una enseñanza básica de
las materias fundamentales que el

95 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

Estado considera como estructu- zación cristiana y, por decirlo así,


ra espiritual de la escuela primaria la reglamentación práctica de la li-
(MEN, 1941, pp. 6-7). bertad en el sentido kantiano: obra
de tal suerte que el ejercicio de tu
Por esto, se realizó la elaboración de derecho pueda coexistir con el de
cartillas en las que se incluían todos los demás, según una regla gene-
aquellos temas que debían ser atendidos ral” (MEN, 1941, p. 7).
en la escuela, con el ánimo también de
unificar los planes de estudio de acuerdo Esto conducía a que el niño, como
con las exigencias nacionales, y donde la ciudadano colombiano, estaba en la
educación religiosa ocupó un lugar de obligación de respetar y velar por los
relevancia, por cuanto hacia parte del derechos de sus semejantes y de los
ideal de ciudadano que el Estado deseaba propios, logrando una convivencia en
que se formaran en la escuelas, sumado paz.
al sentido patrio, siendo una tarea
Fundamental para el maestro rememorar En este orden de ideas, aparece también
ante las generaciones nuevas, que son “la cultura física, como base de la
el porvenir, todo el esfuerzo de los defensa de la raza, temple de sus resortes
fundadores de la República, los ejemplos morales y de su varonía, cimiento de
imperecederos de héroes y de mártires de la confianza en el propio esfuerzo y
la patria, los derechos fundamentales de de la disciplina del carácter” (MEN,
una democracia que ellos conquistaron 1941, p. 4), resaltándose la intención de
para hacernos libres, y los deberes formar al niño como un hombre con
correlativos que impone a todo ciudadano la fortaleza física y espiritual necesaria
(MEN, 1941, p. 8). Concluyendo que la para defender a su patria con valentía
Educación, en sus aspectos intelectual, y honor si era necesario, y donde la
moral y religioso en la Escuela Primaria familia también cumplía un papel
Colombiana, se continuará llevando a la influyente en formar al niño con esas
práctica según el espíritu y significado características, considerándose que “el
contenido en la Constitución y Leyes de hombre inteligente y libre requiere de
la República, con la dirección y vigilancia educación. Y el formar física, intelectual,
de las autoridades competentes para cada moralmente al hijo es uno de los deberes
caso (MEN, 1949, p. 10). [...] que le corresponden a los padres”
(Carrasquilla, 1914, p. 85), quienes, a
En conexión a lo anterior, se resaltan través del ejemplo, les demuestran a sus
Concluyendo que la
Educación, en sus aspectos otros aspectos que no pueden ser hijos fidelidad y amor por su patria.
intelectual, moral y descuidados en la escuela y que
religioso en la Escuela
necesariamente deben formar parte de Por otra parte, aunque en la época
Primaria Colombiana, se
continuará llevando a la la educación que se les impartía a los se concebía que el “problema de la
práctica según el espíritu y
niños, dentro de los que se destacan: educación entraña, desde la raíz a sus
significado contenido en la vastas ramificaciones intelectuales,
Constitución y Leyes de la
República [...] los principios de moral y urba- espirituales y sociales, el problema de la
nidad, que son la base de la civili- plenitud de la vida. Así, es inútil crear

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 96


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
en su torno concepciones y sistemas la conducta de los niños, para lo que
que nunca podrán contener el sentido Foucault (2006) aclara que:
del hombre” (Tudela, s.f, p. 10); se
empezaron a presentar fisuras que [...] conducta hace regencia a dos
pretendían desligar la educación de cosas: es la actividad consistente
los niños de los principios religiosos, en conducir, la conducción, pero
también la manera de conducirse,
argumentando que “el niño es la manera de dejar conducirse, la
imaginación pura; el anciano, desabrida manera como uno es conducido y,
experiencia. Vale decir: el niño crea y finalmente, el modo de comportar-
re-crea; el viejo, disuade, repite, des- se bajo el efecto de una conducta
crea” (Bermúdez, 1942, p. 27). Estas que sería acto de conducta o de
características se convertían en el punto conducción (p. 233).
de partida para impulsar la idea de que
los niños no debían ser formados a Por lo que, educar está ligado al
imagen y semejanza de los adultos, sino gobernar, si se reconoce que “las
que debían constituirse como sujetos a prácticas pedagógicas son en lo
través de la interacción y la exploración fundamental prácticas destinadas a
del mundo sin limitaciones, donde: conducir conductas: formar, instruir,
disciplinar, enseñar, orientar, etc.”
La experiencia es una larga cade- (Marín & Noguera, 2013, p. 130). En
na de renuncias, de derrotas, de este sentido, se identifica que el maestro,
limitaciones en el espacio y en el desde su formación, era conducido por
tiempo. Todo hombre achacoso, el estado y por la Iglesia Católica, para
todo organismo enfermo, todo co- que a su vez él fuera capaz de conducir
razón estropeado es seguramente
un apóstol de la experiencia, que a los niños según sus intenciones.
predica la abstención como norma
universal de sabiduría eterna Así, Reconocer que las prácticas educativas
la educación “normal” es hasta el que posicionaron al maestro, durante
día un conjunto de experiencias, es la primera mitad del siglo XX, como
decir, de abstenciones, de ayunos, un sujeto de saber, están relacionadas
de truncamientos, de limitaciones. principalmente a su apropiación de
Viejos Salomones averiados le pre-
dican al niño y al adolescente que se las costumbres y la fe cristiana, deja al
limiten, que se abstengan, que se re- descubierto que:
corten –mirifico sistema de obtener
hombres truncos, incapacitados, in- En su articulación con las relacio-
completos (Bermúdez, 1942, p. 27). nes con el otro (como es encon-
trado en la pedagogía, en los con- A partir de esto, se crea una
crítica sobre los principios
A partir de esto, se crea una crítica sobre sejos de conducta, en la dirección de la Iglesia Católica, que
espiritual, en la prescripción de pretendían dirigir los
los principios de la Iglesia Católica, que los modelos de vida, etc.)… no se comportamientos y las
pretendían dirigir los comportamientos puede considerar que la pedagogía, acciones del hombre según
y las acciones del hombre según el gobierno de sí y salvación consti- el ideal de cristiano que ellos
esperaban formar.
ideal de cristiano que ellos esperaban tuían tres dominios perfectamente
formar. La escuela buscaba controlar distintos y que operaban con no-

97 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

ciones y métodos diferentes; de feccionar” a los niños conside-


hecho entre uno y otro había mu- rados como sujetos “maleables e
chos intercambios y una verdadera imperfectos, irreflexibles y frágiles
continuidad (Foucault, 1997, pp. y encauzarlos por el camino de la
111-112). vida racional y cristiana (Muñoz y
Pachón, 1991, p. 374).
Es así que, en esa época, el Estado y la
religión encontraron en la pedagogía un La formación del maestro para la
complemento perfecto para desarrollar infancia, a través de las influencias
dispositivos de gobierno que les religiosas, configuró la relación
posibilitaran mantener su poder sobre pedagógica que se establecía entre el
los sujetos de forma individual, pero maestro y el niño en la escuela, dado
también de toda la sociedad en general. que el principal objetivo de las prácticas
que realizaba el maestro estaban
Los niños: ángeles de amor encaminadas a responder a

“Dios ama a los niños porque son [...] la formación religiosa, moral,
intelectual y física del niño, sobre
en la tierra los divinos intérpretes la base de los dogmas y de la moral
de su celestial idioma: el amor y la de la Iglesia Católica, tendiente a
verdad, y, sin embargo, hay quienes formar el ciudadano perfecto, ple-
se complacen en poner en sus tiernos namente consciente y cumplidor
labios frases descompuestas, para de sus deberes para con Dios, para
provocar la hilaridad inconsciente, con la patria, con la sociedad, con
la familia y consigo mismo (MEN,
fuera de sentido moral, que sólo 1949, p. 10).
debiera complacer a seres agotados
por el vicio”
Así, se entendió que el niño era un
(Goethe, 1916).
sujeto al que el maestro podía ejercer
control sobre su voluntad, modelándola
en el bien moral; el espíritu, guiando
Durante la primera mitad del siglo
sus facultades estéticas; el carácter,
XX, se resalta la necesidad de que los
robusteciéndolo en la severa disciplina;
niños fueran cuidados, protegidos y
cualidades necesarias para alcanzar
orientados por los adultos a través de
un estado sublime de perfección que
ejemplo, quienes debían inculcarles
respondiera al perfil del ciudadano que
desde los primeros años las creencias y
el país necesitaba.
prácticas religiosas que los distinguían
como verdaderos cristianos, por tanto:
La formación del maestro A su vez, las creencias católicas le
para la infancia, a través atribuyeron a los niños características
de las influencias religiosas, Padres, maestros y sacerdotes apa-
configuró la relación recen como la trinidad educadora relacionadas con la divinidad, haciéndose
pedagógica que se establecía de la época y constituyen aquellos evidente metáforas donde se expresaba
entre el maestro y el niño en
la escuela pilares en los que la sociedad de- explícitamente que “los niños son
positó la responsabilidad de “per- diáfanas y blancas nubes que transportan

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 98


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
al cielo. Son ángeles de amor que alegran desviara de la senda correcta, incitado
la tierra. Su candorosa sonrisa, su por las acechanzas del mal.
estrepitosa algazara, forman el himno
constante de la inocencia que se eleva La familia como eje central de la
al cielo” (Goethe, 1916, p. 167); lo cual sociedad, no podía dejar toda la
refleja que el niño era visto como un ser responsabilidad de la educación de los
de alma pura que debía ser resguardado a niños en las manos de los maestros, por
toda costa de las acechanzas permanentes el contrario debía asumir un papel activo
del mal, bajo el fundamento de que los reafirmando las creencias y prácticas
niños estaban libres de toda culpa, pero cristianas a través del ejemplo y de los
esto no era un impedimento para que aun buenos consejos que le brindaban a
así existieran personas que se empeñaban sus hijos, entendiéndose que las malos
en “[...] cambiar el destino de los niños, modales o las acciones indebidas que
robándoles la inocencia [...]” (Goethe, realizaba un niño estaban influenciadas
1916, p. 168), contaminando sus almas por la formación que le había sido
con el pecado y los deseos terrenales. Por impartida en su casa, resaltándose que
ello, se creía que cualquier manifestación un niño irrespetuoso y malcriado era
de conductas inapropiadas en los niños “insoportable para propios y extraños,
era causado por una influencia externa un descredito para sus padres” (Restrepo,
a él, ya que la naturaleza del niño no 1916, p. 571).
poseía ningún vicio, por tanto, sus
curiosidades, inquietudes e instintos eran Por otro lado, se creó una caracterización
“apremios claros de la vida sin sombra del hombre adulto como un ser acabado
de perversidad ni de bajeza” (Bermúdez, con pocas iniciativas de transformación
1942, p. 27). o cambio, contrario a la percepción
de principio que se le asignaba al
En este sentido, se consideraba que los niño, argumentándose que el “niño
niños estaban libres de toda culpa, al es siempre nuevo. Y precisamente en
ser templos vivos de un alma pura que esta maravillosa ineditez radica el valor
Dios había puesto en cada uno de sus inapreciable de la persona infantil como
corazones, pero a su vez se reconocía que posibilidad de renovación humana, de
el niño “de igual manera que experimenta progreso moral” (Bermúdez, 1942,
las incitaciones de la sed, del sueño y del p. 27), con lo cual se reitera que, los
hambre, del mismo modo siente, por niños son referenciados como una
ejemplo, una curiosidad sagazmente nueva generación que fortalecería los “de igual manera que
insaciable por la realidad sexual y los propósitos del país hacia su visión de experimenta las incitacio-
“misterios” de la perpetuación humana” desarrollo económico y social. En este nes de la sed, del sueño y
del hambre, del mismo
(Bermúdez, 1942, p. 27); intereses sentido, también se resaltaba que “en modo siente, por ejemplo,
naturales que debían ser atendidos por el adulto la historia era un perpetuo una curiosidad sagazmente
el maestro con la mayor sutileza posible retorno, una comedia monótona que insaciable por la realidad
sexual y los “misterios” de la
para que ningunos de los alumnos, se repite. En la niñez, por el contrario perpetuación humana”
asignados a su cuidado y orientación, se la historia, en cuanto es una posibilidad

99 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

proyectada hacia el futuro, es siempre se gobierna una estructura política.


nueva, venturosa, inédita” (Bermúdez, Los gobernados, con todo, son gente,
1942, p. 26). Por esta razón, los niños hombres, individuos, colectividades”
se convertirían en los forjadores de un (Foucault, 2006, p. 149). Es por esto que,
país renovado y próspero, escribiendo para el Estado, se hace indispensable
una nueva historia encaminada al éxito controlar a las nuevas generaciones,
de la nación colombiana. promoviendo en ellos la construcción de
una identidad que esté en sintonía con
La idea del niño, como sujeto de sus objetivos económicos y políticos.
posible transformación, consideraba
que el “niño —tanto urbano como Para que las personas no estuviesen en
campesino— es algo más que hombre: desacuerdo con las dinámicas del Estado,
es superhombre, por cuanto en él se hizo necesario que, desde las escuelas
la historia, al reemprender el curso primarias, los niños le profesaran respeto
enigmático, se renueva precipitando su a las autoridades nacionales; por lo que,
marcha hacia un encumbramiento final” el maestro, desde su poder pastoral,
(Bermúdez, 1942, p. 27). A partir de estas infundía en sus estudiantes prácticas que
ideas, educar a los niños se convierte en fortalecían su sentido de pertenencia
una responsabilidad trascendental de hacia la nación. En este escenario, se
la que depende el futuro inmediato de resalta que no se puede gobernar a
la nación; por tal razón, los maestros los otros sin “conocer el pensamiento
fueron formados con gran disciplina y interior de la gente, sin explorar sus almas,
cautela para responder a los desafíos sin hacerlos revelar sus secretos más
que se enfrentaban tanto en las escuelas íntimos. Ello implica el conocimiento de
urbanas como rurales, promulgando los la conciencia y la habilidad de guiarla”
principios de igualdad de oportunidades (Foucault, 1988, p. 9). Para tales fines,
como lema bandera del Estado. las prácticas de disciplinamiento cobran
fuerza, y el sentido de culpa que se
Las características que les eran asignadas siembra en los niños cuando cometen
a los niños durante esta época, reflejan acciones que están rechazadas desde los
la intención de gobernarlos. En este principios cristianos, se convierte en el
sentido, se entiende el gobernar como principal mecanismo de control sobre
Para que las personas no las acciones “orientadas a actuar sobre los pensamientos y las acciones de los
estuviesen en desacuerdo con
las dinámicas del Estado, se
las posibilidades de acción de los otros. niños.
hizo necesario que, desde las Gobernar[…] es estructurar el posible
escuelas primarias, los niños campo de acción de los otros” (Foucault, Conclusiones
le profesaran respeto a las
autoridades nacionales; por 1983, p. 16). El maestro era formado para
lo que, el maestro, desde su conducir a los niños hacia el desarrollo La formación de los maestros, en la primera
poder pastoral, infundía en de las capacidades y habilidades físicas, mitad del siglo XX en Colombia, estuvo
sus estudiantes prácticas que
fortalecían su sentido de intelectuales y espirituales. Cabe resaltar marcada por las influencias religiosas de
pertenencia hacia la nación. que, “nunca se gobierna un Estado, la Iglesia Católica, lo que produjo que
nunca se gobierna un territorio, nunca los maestros se constituyeran a través de

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 100


Formación del maestro y religión católica: del poder pastoral a la gubernamentalidad E
discursos relacionados con la salvación, esperanza del futuro. Por esta razón, se
la redención y prácticas religiosas de buscaba brindarles todos los cuidados
disciplinamiento y conducción que necesarios para asegurar el desarrollo
legitimaban la importancia de su labor: integral de sus facultades físicas,
gobernar en la escuela las almas puras intelectuales y morales, y garantizar que
de los niños y conducirlos según los la educación que recibían en las escuelas
designios de Dios, para alcanzar el fin oficiales estuviese dirigida a formar
último de la vida. ciudadanos leales a su patria y a su fe
cristiana, contribuyendo a los objetivos
La escuela, como institución, se de progreso y modernización a los que
convirtió en una extensión de la familia apuntaba la nación.
y de la iglesia, siendo el lugar donde
los niños reafirmaban sus principios Finalmente, vale la pena traer a colación
morales y corregían sus conductas. que, el poder pastoral y el gobierno se
Esta era la encargada de formar a los fusionaron en la escuela como prácticas
niños, preservando las costumbres y los que fueron instauradas por el maestro
ideales de la fe Cristiana, apartándolos para controlar y conducir a los niños,
de las acechanzas del mal. para lo cual se hizo necesario que el
maestro se formara como un cristiano
La infancia ocupó un lugar relevante ejemplar que lograba replicar el sentido
dentro de la sociedad durante la auténtico de la Iglesia; y, asimismo,
primera mitad del siglo XX, no por lo los dispositivos de disciplinamiento se
que representaban en el presente sino convirtieron en el principal mecanismo
porque los niños eran considerados la para regular las acciones de los niños.

Referencias
Bermúdez, P. (1942). Personalidad infantil. Horizontes órgano de la asociación
Santandereana de maestros, (46), 26-27.
Carrasquilla, R. (1914). El Maestro. Boletín de Instrucción pública de Cundinamarca
(Tomo I), 82-86.
Celis, J. (1916). Deberes del Maestro. Boletín de instrucción pública de
Cundinamarca (tomo III), (21), 424-425.
Foucault, M. (1988). El sujeto y el poder. Revista Mexicana de Sociología, 50(3),
3-20.
Foucault, M. (1997). Resumo dos cursos do Collège de France (1970-1982). Rio de
Janeiro: Jorge Zahar.
Foucault, M. (2006). Seguridad, territorio, población (H. Pons, trad.). Buenos Aires:
Fondo de Cultura Económica.
Foucault, M. (2008). El gobierno de sí y de los otros. Madrid: Ediciones Akal.
Goethe. (1916). Los niños. Boletín de instrucción pública de Cundinamarca (tomo
III), (21), 167-168.

101 Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102


E Lala María Morales Mora

Gómez, M. (1916). Castigos que deben usarse en la escuela. Boletín de instrucción


pública de Cundinamarca (tomo III), (21), pp. 426- 428.
Gonzaga, L. (1913). Ideal del maestro cristiano. La escuela es una creación y una
redención, elementos de educación. Revista de la Instrucción Pública de
Colombia (Tomo XXVI), pp. 739- 747
Martínez, I. (1916). Importancia de la Instrucción. Boletín de instrucción pública
de Cundinamarca- Bogotá (tomo III), (21), 425-426.
Ministerio de Educación Nacional. (1941). Discurso del ministro (Tomo I). Bogotá:
Biblioteca Nacional, pp. 3-9.
Ministerio de Educación Nacional. (1949). Conclusiones aprobadas por la
conferencia de inspectores Nacionales de educación primaria, en sus sesiones
del 6 al 11 de diciembre de 1948. Bogotá: Biblioteca Nacional, pp. 10-11.
Muñoz, C., & Pachón, X. (1996). La aventura infantil a mediados de siglo. Bogotá:
Planeta.
Pineau, P. (1999). ¿Por qué triunfó la escuela? O la modernidad dijo: “esto es
educación”, y la escuela respondió: “yo me ocupo”. En P. Pineau. La escuela
como máquina de educar. Tres escritos sobre un proyecto de la modernidad.
Buenos Aires: Paidós.
Restrepo, M. (1916). Pedagogía doméstica, Sección científica, pedagógica y literaria.
Revista de la instrucción pública de Colombia, (28), 568-578.
Tudela, R. (s.f). La vida como Educación. Revista Educación, 10-17.
Uría, J. (1946). La Iglesia y el niño. Revista Interamericana de educación, 5(4), 29-51.

Educación y Ciencia - Núm 18. Año 2015 • Pág. 85-102 102

También podría gustarte