Está en la página 1de 2

14-15 GLOBAL

Fronteras

EL ITINERARIO DE LAS REFUGIADAS

ALERTA:
ABUSO
SEXUAL
Las mujeres refugiadas están
sufriendo violencia sexual en toda
la ruta migratoria hacia Europa

donde sigue”, relata Hala, siria de


Patricia Manrique
Redacción 23 años. Los traficantes de personas
eligen a las mujeres que viajan solas
sabiendo que son más vulnerables e
“Nunca quise dormir en las instala- intentan coaccionarlas para que ten-
ciones. Tenía demasiado miedo de gan relaciones sexuales con ellos.
que alguien me tocara. Las tiendas Otras –y, a falta de datos, se estima
eran mixtas y fui testigo de escenas que muchas– corren el riesgo de
de violencia. Me sentía más segura caer en las redes de la trata.
mientras nos desplazábamos, espe- Pero la violencia no se reduce, ni
cialmente en autobús, el único lu- mucho menos, a los indeseables que
gar donde podía cerrar los ojos y están haciendo negocio del dolor ten en la falta de métodos de detec- violaciones de mujeres en Croacia
dormir”, explica Reem, una joven dentro y fuera de Europa. Las muje- ción de la violencia sexual, de apoyo y Bosnia Herzegovina.
siria, a Amnistía Internacional. Vio-
lencia de género en origen –toca-
res han explicado que se sienten es-
pecialmente amenazadas en las zo-
psicosocial, y la carencia de intér-
pretes femeninas que puedan faci-
Líbano: mujeres Para Viviana Weissmann, presi-
denta de Women’s Link, organiza-
mientos, asaltos, acoso, violacio- nas de tránsito. litar las conversaciones con las su- abusadas que no ción feminista experta en violencia
nes, matrimonio precoz y forzado–, En campamentos de Hungría, pervivientes de violencia sexual en de género que ha documentado
peticiones de sexo transaccional Croacia y Grecia duermen junto a árabe, persa y otros idiomas. Sin pueden denunciar abundantemente la violencia sexual
para abaratar el coste del viaje o los hombres refugiados por lo que un entorno seguro, la mayoría de sufrida por las migrantes subsaha-
conseguir comida y ropa en los cen- algunas prefieren descansar en la las mujeres ni habla de sus expe- rianas en su periplo a Europa, el he-
tros de recepción... El cuadro com- playa, donde se sienten más segu- riencias ni mucho menos denuncia:
El informe de Amnistía Internacio- cho de la violencia sexual masiva es
pleto de la violencia sexual contra ras. Se quejan también de compar- por miedo, para evitar la estigmati- nal Quiero un lugar seguro sobre universal y “es clave cuánto se tar-
las mujeres, habitual en conflictos tir aseos y duchas con los hom- zación y para no tener que detener Líbano documenta cómo las muje- de en que la información salga”.
y desplazamientos, se suma al dra- bres, y algunas de haber sido su camino. Esta falta de medios su- res, que junto con los niños consti- “En los procesos de desplaza-
ma migratorio, en especial de quie- espiadas por ellos, en este caso en pone el incumplimiento de diversas tuyen el 79% de la población refu- miento”, explica Ruiz Trejo, “las
nes viajan solas o con menores. Alemania. Llegan a adoptar medi- normas internacionales. giada en el país con la mayor tasa mujeres despojadas se ven expues-
Sirias, iraquíes, afganas... pero das extremas, como no comer ni del mundo de refugiados per cápi- tas a distintas violencias tanto por
también eritreas, nigerianas, pa- beber para evitar ir al baño. Los parte de los pobladores de los luga-
quistaníes, somalíes, sudanesas, tocamientos, las miradas lascivas
Cuerpo femenino y conflictos ta, sufren la violencia sexual sin res de destino como por los propios
gambianas y malíes –estas últimas y los requerimientos sexuales a “La violencia sexual ha sido el ar- siquiera poder denunciarla. Los trá- compañeros de grupo que, a su vez,
convertidas en migrantes ‘de segun- cambio de ropa o comida, incluso ma de guerra que se ha utilizado mites burocráticos y el alto precio han vivido situaciones de violencia”.
da’– constituyen, junto con los me- por guardias de seguridad de los históricamente para dominar y de renovar los permisos de residen- Se combinan diversas formas de
nores , en torno al 43% de los flujos campos, son habituales. controlar los cuerpos-territorios de cia desde 2015 las condena a la “tráfico de mujeres” –término de la
migratorios mixtos que llegan a En general, explica Verónica Ba- las mujeres”, explica la doctora en irregularidad, lo cual las hace vul- teórica feminista Gayle Rubin– que
Europa. Sufren una violencia se- rroso, responsable de refugio y Antropología Social y feminista en el caso de violencia sexual por
nerables a la explotación sexual y
xual que raramente denuncian, sin migraciones en Amnistía Interna- Marisa Ruiz Trejo, que sigue muy parte de los propios refugiados se
que la comunidad internacional to- cional, las investigaciones en toda la de cerca el juicio Sepur Zarco, en laboral, y precariza sus condiciones puede interpretar como “estrategia
me medida alguna al respecto. ruta de Grecia, Macedonia y los Guatemala, donde hubo 30.000 hasta límites insoportables. Muchas para ganar poder dentro del grupo”,
Balcanes muestran la falta de aten- mujeres violadas, buena parte de son cabeza de familia y difícilmente y si se trata de violadores de los paí-
ción a las necesidades específicas ellas indígenas, en un 98% de los pueden alimentar a sus familias ses de recepción puede ser “un ar-
Un periplo terrorífico de género, incluidas las medidas es- casos por agentes del Estado. En la ma para humillar y desmoralizar a
tras un drástico recorte en la asis-
“Una amiga que vino conmigo desde pecíficas de embarazadas o de mu- misma línea se expresan Mujeres tencia de la ONU, que en 2015 los varones y al grupo social ‘ene-
Siria se quedó sin dinero en Turquía jeres con lactantes. de Negro, que el año pasado parti- migo’”. Se trata, en definitiva, de la
y el ayudante del traficante le ofreció Acnur apunta que muchos centros ciparon en el Tribunal de Sarajevo.
apenas alcanzó el 37% del presu- cultura patriarcal –universal– de
que se acostara con él. Ella se negó, de recepción carecen de espacios se- Durante el conflicto en la ex puesto estimado para ese año. la violación, abundantemente tema-
claro, y no pudo salir de Turquía, en guros para mujeres y niñas, e insis- Yugoslavia se denunciaron 60.000 tizada en el feminismo desde los
Diagonal Del 18 de febrero al 2 de marzo de 2016

Olmo Calvo
LESBOS. Las mujeres que llegan a
Lesbos relatan duras experiencias del
viaje, sobre todo de su paso por Turquía.


dano de acogida, está muy bien or-
ganizado y hay muy poco sufri-
miento –entre comillas, teniendo
en cuenta que pasan cuatro o cinco
horas con las condiciones y las tem- Es impresionante
peraturas que hay ahora allí–, pero
lo que es gravísimo y lo están de- cómo la sociedad
nunciando muchas organizaciones
son las llegadas que están recibien-
civil está salvando
do más en el sur, en la zona del ae- esta crisis con
ropuerto de Mitilene, la capital,
porque allí no existe esa organiza- todo lo que está
ción que hay en el norte y están de
cualquier forma.
en su mano
D.: ¿Cuál es la situación
de las mujeres?
C.F.: Hay un campa-
mento, Pikpa, que
lleva dos años fun-
cionando y está
centrado, de for-
ma totalmente
consciente, en
los más vulnera- ta para salir, las mafias las pueden
bles. Acogen a retener y hay bastantes salidas fa-
mujeres embara- llidas, y en todo eso hay muchos
zadas, solas, niños procesos de explotación.
solos, gente mayor,
con discapacida- D.: ¿Se hacen distinciones entre po-
des… En este campa- blación refugiada y migrantes?
mento, asambleario y C.F.: Pude hablar allí con una co-
autogestionado, un espacio munidad magrebí que cada vez es
ocupado que las autoridades mayor, ciudadanos procedentes de
les han permitido usar, hay un tra- Argelia, de Marruecos, que han to-
años 70 y apoyada en abundante to muy especial. Recibe ayuda de mado esta vía que se ha abierto
documentación, a la que Mujeres
de Negro oponen “la justicia con en-
foque feminista donde la repara-
ción se consigue mediante el papel
“Se ven más ropas, zapatos, de todo, y tiene
montado todo un sistema con gente
en guardia toda la noche por si llega
una lancha y cada mañana se orga-
‘más fácil’ para llegar al norte de
Europa y se han quedado estanca-
dos. Al lado de Moria se ha creado
una zona llamada “el monte afga-
activo de las propias mujeres”.

Prevenir, detectar y reparar


intentos de nizan para tenerlo todo preparado.
Allí las mujeres tienen un espacio
muy cuidado, casi da miedo pensar
el contraste con lo que después se
no”, donde están todos los que no
podrán coger el Ferry en 24 o 48
horas. Allí hay un campamento
que llaman “Better Moria” –como
Amnistía Internacional, Acnur y
otras organizaciones piden que se
habiliten rutas legales y seguras
que eviten la acción de traficantes y
control que de van a encontrar.

D.: ¿Y en otros campamentos? ¿Es


igual la situación?
crítica a Moria, campo del que ha-
blan mal bastantes refugiados–, lle-
vado por ciudadanos, y donde te
puedes quedar sin necesidad de re-
mafias dedicadas a la trata. Tam-
bién se insiste en la necesidad de
contar con profesionales y medios
para abordar la violencia sexual en
ayuda en las C.F.: Hay otros dos importantes:
Moria, donde los registra Acnur, y
otro donde hay familias completas.
Estuve entrevistando al delegado
gistrarte. Se rumoreaba que la
ONU a lo mejor lo vallaba para ver
quién está ahí. Y es que por parte
de las instituciones se ve más acti-
todas sus dimensiones.
Para Weissmann, es fundamen-
tal que desde el principio haya
“identificación de la situación, acce-
so a protección, tratamiento post-
instituciones” en Lesbos de Médicos Sin Fron-
teras y me decía que la situación es
inhumana, aunque no se refirió en
concreto a las mujeres. En los cam-
pamentos provisionales, donde pa-
tud de control que de ayuda.

D.: ¿Crees que los abusos sexuales


a refugiadas son algo excepcional?
C.F.: Yo creo que se está visualizan-
violación, acceso a salud y derechos
reproductivos –nunca podemos ha-
Carla Fibla, periodista de san unas horas, sí tienen contem-
plados espacios para mujeres. La
do algo que ocurre siempre y que
está normalizado en todas las rutas
blar de violencia sexual y viola- Lolamora, recién llegada de Lesbos sensación cuando llegan a Lesbos clandestinas y de tráfico de seres
ciones sin pensar en las consecuen- es que en Turquía lo han pasado humanos. He vivido en Marruecos
cias para las mujeres: embarazos muy mal y los relatos de mujeres y he seguido la migración subsaha-
no deseados o mujeres embaraza- personas, con lo que la situación no suelen ser muy duros, sobre todo riana y marroquí y todas las entra-
P. M.
das que necesitan servicios de sa- Redacción está para nada controlada y la gra- las que van solas con niños, que das por Oujda y desde Argelia eran
lud– e, importantísimo: que estos vedad sigue siendo enorme. Pero es son muchas ya. He podido seguir terroríficas para las mujeres y las
crímenes no queden impunes”. impresionante cómo la sociedad ci- casos en Jordania, Turquía y Líba- que se quedaban estancadas en
Hasta la fecha, nada hay en mar- DIAGONAL: ¿Cómo has encontra- vil está salvando esta crisis con todo no, y deduces que el paso por Tánger las metían en redes y tení-
cha, pese a los ‘lavados de cara fe- do el ambiente en Lesbos? lo que está en su mano. Las llega- Turquía tiene que ser durísimo an que acceder a barbaridades. Lo
ministas’ con que se arma el racis- CARLA FIBLA: A Lesbos están lle- das son muy diferentes. En el norte, porque además tienen que estar que va saliendo a la luz corrobora
mo machista en toda Europa. gando, al día, entre 1.300 y 1.500 donde existe todo un sistema ciuda- tiempo. Cuando ya llegan a la cos- lo que ha ocurrido siempre.

También podría gustarte